Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Club de ex alumnos de la Sanfuentes

Texte intégral

1Empecé otra pequeña aventura interesantísima para mí. Volvimos a la escuela Sanfuentes con el Sáez, este querido amigo, y fundamos un centro de exalumnos e, incluso, pensando en una especie de proselitismo comunista. Entonces nos proponíamos llevar figuras de la cultura a la escuela, crear una especie de ateneo. Y recuerdo que uno de los primeros que llevamos fue a De Luigi al que fui a buscar. Él dio una charla sobre Augusto D’Halmar, y continuamos haciendo con mucho éxito esa actividad…

2Ahí me encontré con otro núcleo. Habían pasado ya diez años y algunos eran alumnos de la escuela de derecho. Éramos un grupo, en general, de orientación comunista. Nos ayudaba mucho Rodolfo Donoso para eso. Ah!, llevamos un día a José Santos González Vera. Era yo el que iba a buscar a las visitas, les hablaba y entusiasmaba para que vinieran los días domingo en la mañana. Venían apoderados, venían otros alumnos, era una buena cosa. Tuvo alguna importancia en mi vida González Vera, como te contaré… Le pedí una charla y él aceptó gustoso; hice su presentación y él habló sobre sus años juveniles…

3Después me dijo que le había impresionado mucho mi presentación y cómo yo conocía tan bien su obra, que le gustaría hablar conmigo y que lo fuera a ver un día. Entonces fui a verlo a su oficina en la universidad. En fin, era gentilísimo, tomamos té, unas pastillas de menta que sacaba… Él me pidió que le hablara de quién era yo, entonces me atreví a decirle que estaba cesante, que buscaba desesperadamente un empleo. Me dijo: “yo mismo no tengo ninguna posibilidad, pero intentemos con alguien, un amigo mío que es gerente de Laboratorios Recalcine, el señor Brockman. Entonces, yo fui con una carta de González Vera al laboratorio y quedé trabajando ahí. Ese fue otro capítulo de mi vida. Mientras el grupito de ex alumnos de la Sanfuentes seguía haciendo actividades, el ’54, se celebró el cumpleaños cincuenta de Neruda. Vino Jorge Amado, y varios más de otros países… Entonces a mí se me ocurrió, de manera desorbitada, que Neruda viniera a la escuela. No sé de dónde sacaba tanta personalidad. No obstante que era tímido, tomé el toro por las astas y me dije: “ ¿cómo llego a Neruda? Bueno voy a ir a verlo a su casa…”

¿A La Sebastiana?

4No, a la casa de la calle Lynch, en la comuna de La Reina, la Michoacán.

Estaba con la Hormiga…, Delia del Carril, ¿no?

5Con la Hormiga, por supuesto, su pareja, anterior a la Matilde Urrutia. Fui un día sábado. Me quedé un poco desconcertado porque la puerta de la calle estaba abierta, entonces ¿para qué iba a tocar el timbre si estaba abierta la puerta?… bueno entré a la casa, nadie me detuvo y de repente me encuentro con un salón lleno de gente, comiendo, tomando, una especie de cóctel ¡y todas estas notabilidades!, la María Rosa River, Jorge Amado… Entonces, ¿a quién conocía yo? A Volodia Teitelboim. Lo había visto, tampoco lo conocía, pero no me atrevía acercarme al poeta. Estaba con un sombrero mexicano, en fin… Nadie me preguntó nada, de dónde era, nada.

¿Y?

6Me quedé parado, es decir, maravillado porque yo tenía perfecta información de quien era toda esta gente. Me acerqué y me identifiqué como joven comunista y le dije: mire, nosotros tenemos una… Le hablé de la organización de los exalumnos de la Sanfuentes y que nos gustaría llevar a Pablo a que diera un recital allá, que estuviera en el programa…

¿Con quién hablabas?

7Con Volodia; era el que me pareció que podía dirigirme. Entonces, Volodia me dijo que estaría bien. “Vamos a ver”-dice- y entonces me presentó… Yo con una enorme emoción de saludar a Pablo en persona, y dijo “bueno sería bien, ¿dónde está eso?”. En Quinta Normal, le dije; me dijo “bueno, sería bueno, porque todo ha sido en el Hotel Crillón, todo ha sido en lugares muy pomposos, estaría bien… ¿y crees tú que iría gente?”. “Por supuesto, compañero”, atiné a decirle; y él: “bueno vamos, ¿qué día?”. Le dije: “tiene que ser luego porque sus amigos se van ir”. El hecho es que fue como una semana después…; eso fue un día sábado. Fui a la escuela y el profesor Donoso se conmocionó y todos los de la escuela. Pusieron carteles. Había un teatro muy bueno, con escenario y recuerdo que hicieron unos preparativos fantásticos, pusieron unas ramas como adorno en los portales, en los patios, que se yo.

8Cuando fui a encontrar a Neruda -porque me había dicho que lo fuera a buscar- él estaba con la Hormiguita y la caravana de autos en la que venían todos los invitados, los había invitado a todos. Me vine con él y con la Hormiguita, seguido de todos esos autos. Me dijo: “ahora soy yo el que tengo temores, ¿tú crees que irá gente? Porque no podemos hacer venir a estos amigos si no hay público, por mí no importa, pero por ellos… si hay algo dímelo.”. Te dije que estaban los famosos: Jorge Amado; Oscar Niemeyer, uno de los arquitectos que hicieron Brasilia, también comunista brasilero, en fin. Cuando Neruda llegó, había una multitud en la calle, y toda esta gente que se bajaba de los autos era aplaudida, reconocida, le pedían autógrafos, el hecho es que fue una cuestión triunfal.

¿Apareció en la prensa?

9No sé si apareció en la prensa, debe haber aparecido, no me acuerdo. Invité también a María Maluenda que leyó algún poema, pero el grueso fue Neruda y la gente le pedía de la galería el Poema Veinte, Farewell, y él accedía. Mira, fue estupendo, de las cosas realmente memorables que yo he hecho, que he asistido.

Así que quedaste altamente prestigiado

10Altamente prestigiado y amiguísimo de Pablo, y me dijo que lo fuera a ver, pero no me atreví. Después te contaré la desilusión de algunos años más adelante, pero él empezó diciendo “gracias a esta escuela, gracias a los aromos de esta escuela…” Unas gracias muy poéticas.

Retahíla de gracias

11Retahíla de gracias. Aceptó leer lo que le pidieran, todo el mundo encantado, después hubo una especie de cóctel de la escuela con los apoderados…; pero muy, muy bien. Eso lo hice el año ‘54. Después de la recomendación de González Vera, ya empecé a trabajar en serio y, de verdad, a ganar un salario. Por primera vez, podía aportar a la casa.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search