Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Militante

Texte intégral

1¿Cómo ingresé al Partido Comunista? Víctor Sáez me visitaba mucho. Era un amigo entrañable. Yo vivía por San Ignacio con mi tía y, con Sáez hacíamos grandes paseos por el parque Cousiño, hablando del mundo… unos paseos filosóficos.

2En 1951 él había ingresado a estudiar derecho. El ‘52 estuvo en la UTE (Universidad Técnica del Estado). Un día me dijo: “oye, por qué no vienes a la Escuela (de derecho). Puedes asistir a clases, puedes ir como alumno libre. Comencé a ir todos los días y con mucho interés. Hasta el día de hoy recuerdo a los profesores de derecho internacional… Uno en especial, Ernesto Barros Jarpa, las hacía de una manera muy apasionada. La clase de política económica la hacía Felipe Herrera; derecho romano, Máximo Pacheco. Había otro señor que hacía unas clases muy aburridas pero que tenía prestigio de brujo, de médium, el profesor Galté. De alguna manera yo me mimetizaba con el alumnado. A veces hacía preguntas al profesor, o el profesor se dirigía a mí a ver si yo había entendido lo expuesto. En general entendía. A nadie le cabían dudas sobre mi condición de estudiante de derecho, tenía una buena apariencia, no desentonaba. Eran muy pocos los que sabían que yo realmente no era ni alumno libre, ni nada, era una persona que iba a clases.

3Ahí estaban las Juventudes Comunistas. Algunos de sus líderes eran Laureano León, Jorin Pilowsky y Sergio Politoff. Un núcleo muy respetable. Pilowsky y Politoff eran alumnos destacados, de los cursos superiores. Como yo aparecía tan concordante con ellos, insté a Víctor Sáez a que ingresáramos a la Juventudes Comunistas. Nos invitaron a participar, y pertenecía a la sexta comuna de Recoleta. De las cosas memorables de esa época, íbamos a un curso sobre el Manifiesto Comunista. Íbamos todos los sábados, comprábamos algunos pastelitos, hacíamos una vaca y hacíamos un viaje -que a mí me parecía estupendo-hacia Las Condes. Nos reuníamos en una casa como de estilo nórdico, de troncos. Había un viejo ciego que era el que nos hacía el curso sobre el Manifiesto Comunista. Hablaba de todo, pero menos del Manifiesto. Se pasaba a La Divina Comedia, a Dante y a los clásicos italianos. Este viejo se apellidaba De Luigi. Eran unas sesiones verdaderamente apasionantes. Empezábamos a las tres de la tarde y llegábamos hasta las diez de la noche. El gran gurú era, por supuesto, de Luigi, y se armaban unas discusiones interesantes. De Luigi era totalmente ortodoxo. Recuerdo que estaba entusiasmadísimo con Stalin a quien consideraba un genio de la lingüística porque había aparecido un folleto sobre la lingüística, de Stalin… Pero eso no impedía que este señor explicara con erudición de cuanta cosa… Uno de mis objetivos era desviarlo del Manifiesto y de la política del partido y lo grande que era Stalin… Era cuestión de hablarle de la Divina Comedia, o del Renacimiento Italiano y él se largaba… Creo que eso era lo más interesante; además, a todos les gustaba.

¿Qué más recuerdas de esas sesiones de escuelas de cuadros en que De Luigi exponía sobre El Manifiesto del Partido Comunista?

4Diría que nosotros no teníamos ningún espíritu crítico frente a la ortodoxia, al contrario, acatábamos la ortodoxia y todos amábamos a Stalin como la suprema voz de la revolución. Yo no podría decir que gente tan lúcida como Politoff -después lo conocí mejor-, ni tan brillante como Jorin Pilowsky, tuvieran ninguna discrepancia.

Laureano León, ¿participaba en esto mismo?

5Por supuesto

Era más chiquillo.

6No, era de mi edad Laureano.

Y estas reuniones, ¿se hacían en una cierta atmósfera de clandestinidad?

7 Se hacían en una atmósfera de clandestinidad. Nos juntábamos en la Plaza Italia como conspiradores y llegábamos a la casa de De Luigi. Eso tenía algún atractivo. Era una casa modesta, llena de libros; una casa modesta pero no pobre, estaba en alguna parte de Las Condes, donde había parcelas.

¿Por qué no me cuentas algo más de lo que tú sabes de De Luigi, su origen, formación?

8Hasta donde sé, De Luigi fue un muy destacado periodista. Entiendo que era italiano. Debe haber llegado niño a Chile, pero él era italiano y muy identificado con esa cultura. Era un periodista destacado, no sé qué estudios hizo, tengo la impresión de que hizo estudios de filosofía. Fue fundamental en la formación del diario Extra, tabloide del Partido Comunista de los años ‘44, ’45 o ’46. Era un diario estupendo, lo dirigió De Luigi. En la época en que nosotros lo visitábamos, escribía en El Siglo o escribía en el diario La Democracia, hacía unos enjuiciamientos terribles a González Videla. Estaba en un avanzado estado de diabetes cuando lo conocí. Había quedado ciego, era un ciego asistido, y entiendo que era viudo, su mujer había muerto. Era asistido de una manera conmovedora por un hijo, Gianetto, que era una especie de lazarillo y esclavo, que estaba pendiente de todas las cosas. También tenía una hija más joven que a veces asistía a nuestras conversaciones. Ella es la periodista María Angélica de Luigi. Íbamos todos los fines de semana a la casa de Juan. Era de una sabiduría extraordinaria, un italiano muy ilustrado. Sabía de todo, era una de las personas más cultas que yo he conocido… Hacíamos unos seminarios en su casa. Recuerdo que por algunas semanas nos explicó El tratado de lingüística, de Stalin.

¿Lo encontraba bueno?

9Lo encontraba maravilloso; Stalin había descubierto el origen de las lenguas, el origen de cuanta cosa. Yo hice un trabajo sobre los socialistas utópicos que le pareció estupendo. Los demás encontraban asombroso que dijera eso, todos creían que yo era un brillante estudiante de derecho… y ni siquiera estaba en esa Escuela.

Pero De Luigi, ¿de dónde apareció este señor, era militante del partido, o era un intelectual ‘suelto’?

  • 1 En un excelente artículo” (Recuperar a Juan de Luigi Rosi), la brillante periodista y escritora Vir (...)

10Yo no sé si era militante, parece que lo era. Había sido director de un diario comunista que se llamó Extra… Me parece que fue paralelo a El Siglo, pero para otro público, con noticias gráficas, con mucha historia policial, muchas cosas simpáticas. Yo no sabía mucho de la historia de este caballero. Supe que tenía un hijo que lo atendía, una cosa como guardaespaldas. Y una hija que fue una venenosa periodista de El Mercurio, enemiga de la UP, María Angélica de Luigi1.

Como a los 17 años –según indicaste- tú estás en la agencia de noticias UPI.

11Claro. Ahí ya tenía una cabal conciencia de todo, y empecé a informarme bien de todo, porque leía los cables, lo que publicaba la prensa sobre el mundo.

¿Y en qué consistía tu trabajo ahí?

12Consistía en ir a dejar los cables a los diarios.

Apuradito

13Muy apurado; en ese tiempo no había fax ni las demás cosas de hoy. Entonces se sacaba copia de los cables en un papel delgadito, y se ponía en unos sobres…

YaTambién te acercabas más a los comunistas ¿qué lecturas hacías?

14A ver, qué leía… no te digo que leía con provecho y que entendiera todo. Si soy honesto todas estas lecturas que yo hacía me resultaban confusas… armaba una mercocha… Por ejemplo, como parece que te dije, tuve unos años de fascinación por Federico Nietszche… No es que lo entendiera completamente, pero me encantaba el estilo o esa cosa heroica, lírica que él tenía. Y leí materialismo, es decir, una fiebre de lecturas comunistas: La enfermedad infantil del izquierdismo en el Comunismo, de Lenin, entre otras.

¿Y había facilidades para encontrarse con folletos?

15Había gran facilidad, empezaban a aparecer libros que eran vendidos por los propios comunistas.

¿De Ediciones Lenguas Extranjeras?

16Ediciones de Moscú que no sé de dónde aparecían porque no existían relaciones con la Unión Soviética y todo estaba muy perseguido, toda la literatura marxista. Pero había literatura marxista, podíamos disponer de eso. Para que te digo… otro libro fundamental, indispensable, nuestro catecismo, nuestra biblia: Las Cuestiones de Leninismo, de Stalin, las que analizábamos y discutíamos… Éste era un grupo fanático, eran jóvenes poco jóvenes estos comunistas de la escuela de derecho… Eran jóvenes muy serios. Se hablaba muy poco de sexo, muy poco de pololeo y se hablaba mucho de la revolución. Recuerdo haber ido en excursión a la cordillera, un domingo en la mañana. Se llevaba cocaví, algunos llevaban muy ricas cosas, me deslumbraban porque yo era un muchacho pobre. Monstruosos asados, estupendos, que llevaban en un canasto. Bueno, nos tendíamos por ahí y, en vez de ‘atracar’, o en vez de hacer cualquier cosa que hacen los jóvenes, nos detuvimos para leer colectivamente y hacer un comentario sobre las Cuestiones de Leninismo.

Oye, y en esta excursión por ejemplo ¿había una cantidad aceptable de niñas?

17¿Niñas?… Pocas. Por ejemplo, había una que hasta el día de hoy la conozco… era una especie de pasionaria. Creo que yo pasaba como un poco frío, como soñador, muy literario…; pero me aceptaban por simpatía. Yo no tenía nada del empaque que tenían estos jóvenes comunistas.

18Estaba esa niña terrible con la que yo salía a vender El Siglo en la mañana. Me exigía que vendiera todo, que me metiera a algunas casas. Ella controlaba y vendía, estaba dedicada a la organización el día entero. Era Margarita Labarca, la hermana del Guayo Labarca. Un día me invitó a su casa, una casa estupenda… ¿Cómo se puede ser comunista y ser burgués?, decía yo… Y pensaba en Sergio Politoff o Mario Migone. Hay otro que era muy loco, advenedizo, pero, igualmente, muy interesado en seguir la corriente. Actualmente es ministro de la Corte Suprema, de apellido Correa…

Bueno, te quiero preguntar por algunos recuerdos que pudieran llevar a una actitud crítica ante los acontecimientos como la sublevación de Berlín, que ya está presente a comienzos de los años ‘50 y, luego, los acontecimientos de Hungría.

19Es muy fácil ahora pensar que teníamos alguna actitud crítica. Tienes que ubicarte en la época: era el enemigo que trataba de liquidar todo lo que nosotros habíamos construido. Lo que salía del enemigo, lo rechazábamos… íntimamente. Yo recuerdo que, para la sublevación de Berlín, que fue el 51 o 52, había unos jóvenes que fueron al festival mundial de las juventudes. Sí fue esa época. Y este festival mundial de las juventudes y, a su regreso, daban cuenta de cómo el enemigo quería destruir a la naciente República Democrática Alemana, y cómo querían beneficiar al imperialismo…

A ese festival mundial de la juventud -que lo organizaba la Federación Mundial de la Juventud Democrática, la FMJD, la cual, en la guerra fría, fue tildada de organismo de fachada del comunismo internacional, fue una delegación de jóvenes chilenos. Varios de ellos luego se destacaron en el país. Entre otros estaba Fernando Ortiz, Luis Figueroa y algunos que eran, digamos, amigos de los comunistas, adversarios, en algunos casos y, en otros, no, como Julio Silva Solar, que fue de la Falange, democratacristianoCreo que la mayoría de los que iban a esos festivales, sentía el impacto de un encuentro masivo de jóvenesde la cultura de ‘liberación’, de las ideas de democracia, de lo popular, del “antiimperialismo”, en esas jornadas alegres, eufóricas; con africanos, asiáticos, europeos, americanos. ¡Colores, idiomas, bailes, arte! Ahora, no sé si Varsovia (u otras capitales del “socialismo real”) impresionaba positivamente a todos o a muchos ¿Te acuerdas que pasara algo entre ustedes con relación a los acontecimientos de Berlín, para apoyar o rechazar las manifestaciones obreras reclamando ante el gobierno ‘socialista’ de la República Democrática Alemana?

20Desde luego, concitó la atención. Imagínate tú El Mercurio le daba páginas y páginas y los tanques soviéticos aparecían en primera plana… el aplastamiento del ‘feudo’ alemán… Por su lado, los acontecimientos de Hungría fueron para mí otra cosa. Te estoy hablando de mis años de despertar a todo eso, pero como ya te dije, cualquier cosa que le ocurría a los países socialistas o al socialismo, era el malvado imperialismo yankee, el infame imperialismo que quería destruir el socialismo y, por lo tanto, nos encontraba a nosotros compactos ahí en la defensa del socialismo… Esto no cambió. Incluso algunos pasamos a considerar herejes a quienes dudaban del socialismo… Por ejemplo, un Jorin Pilowsky o un Sergio Politoff, después que rompieron con el partido…

Pero, en tiempos muy diferentes

21Si, en tiempos diferentes. Pilowsky más o menos en esa época y, mucho más tarde, en el exilio (¿durante los 70?), Politoff. Pilowsky se fue con los chinos, se hizo ultraizquierdista, mucho más izquierdista que los comunistas.

Para mediados de los años 50 ¿Qué destacarías tú, o tu recuerdo en el plano de la cultura?

22Bueno, hablemos de mi situación personal.

Es el hilo conductor.

  • 2 Se trata del TIAR, Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, del 2 de septiembre de 1947, ver (...)
  • 3 Se trata del matrimonio norteamericano de Julius Rosenberg y Ethel Greenglass Rosenberg, acusados d (...)

23El hilo conductor… Bueno, fue un tiempo muy retórico, de mucho discurso, de despertar político y de participación, por ejemplo, en contra del Pacto Militar2 (de los gobiernos latinoamericanos con EE. UU.), o en defensa de los esposos Rosenberg3, en EE. UU.

Ellos fueron acusados de ‘agentes del comunismo’, de espías y condenados a la silla eléctrica.

24Sí. También acciones en defensa del ‘socialismo agredido’ en Berlín. Durante todo el año 52 yo estuve cesante. Mi dentadura se debilitó, mi situación comenzó a ser muy precaria, casi insostenible. Nos habíamos cambiado, porque demolieron el conventillo que vivíamos en la calle Maipú. Nos fuimos a un cité un poco mejor; ‘cité’ le llamaban porque eran casitas individuales. ¿Tú sabes lo que es un cité? Y la pobre tía seguía haciéndole frente a la subsistencia de la casa, y ya reaccionaba mal… y yo no encontraba otra pega… Le hice empeño de encontrar trabajo, y no encontraba, solo algún par de cosas… no duré ni una semana, porque eran trabajos muy brutales. Recuerdo una cuestión donde se hacía sulfato de cobre, y yo no tenía ninguna aptitud para eso. Entonces reaccioné contra tal realidad. Me estaba creando una mitología… me creía parte de esos estudiantes de derecho y por lo tanto parte de la pequeña burguesía… Y llegaba a mi casa y era miserable, no tenía ningún recurso. Por eso decidí no continuar haciendo la farsa del estudiante de derecho.

¿Cuánto tiempo estuviste asistiendo más o menos regularmente?

25Un año, todo el año ’52, pero el ’53 ya no volví, lo que los otros lamentaban y les tuve que decir que realmente yo no era alumno, lo que los asombró. Me costó admitir que no era alumno, de admitir la realidad. Incluso, tuve miedo de que me echaran de la Juventud Comunista, por falsear… Si bien no llegué a dar pruebas -ahí tendría que haber estado matriculado-alcancé a votar: en las elecciones de la Federación de Estudiantes, la FECH, figuraba en la nómina. Por lo tanto, todos estaban convencidos y algunos todavía lo están; por ejemplo, el Pepe Vicencio, un amigo de ese tiempo que también era comunista que ahora es secretario de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, es alto funcionario de la Cámara…

¿Abogado?

26Es abogado, por supuesto. Una vez hablando con otros amigos, dijo “yo no sé por qué tú vives creando mitos, tú nunca has sido pobre, tu nunca… Yo te conocí como estudiante de derecho, te conocí en la escuela de derecho”. Hasta ahora hay quien cree que interrumpí mis estudios por… qué se yo. Bueno el ‘53 también pasé cesante, pero con empleos esporádicos.

Notes

1 En un excelente artículo” (Recuperar a Juan de Luigi Rosi), la brillante periodista y escritora Virginia Vidal, quien también se inició en los años ’50, recibió la sabiduría generosa del periodista-maestro Juan de Luigi. Ella señala: “Perteneció en su juventud a las filas de la combativa International Workers of the World, que sustentaba el pensamiento anarquista. Como todos los universitarios del año 20, vibró en las alturas de este ideal. Hablaba con admiración de José Domingo Gómez Rojas, recitando sus Protestas de Piedad. De la antigua FECh […] Colaborador del diario La Hora vinculado al Partido Radical, hizo famoso y respetado su pseudónimo The Ripper. Luego, él y Carlos Droguett fundaron el tabloide Extra, en un período que rememora acertadamente la poetisa Stella Díaz Varin cuando fue aceptada como joven reportera por de Luigi. Otro de sus seudónimos fue Dick Tracy, en homenaje al héroe de la primera historieta policíaca, hijo del dibujante Chester Gould.” Cito, de una entrevista que le hiciera el gran escritor Carlos Droguett: "De Luigi fue un maestro y un compañero extraordinario". Y después lo recordó en su novela Matar a los Viejos: “… Juan de Luigi, el italiano, quien, sin apresurarse ni amilanarse, despilfarraba su enorme talento en parrafitos venenosos e intrascendentes sobre política exterior o interior, sobre literatura chilena o extranjera y que moriría repentinamente una madrugada en su cama, ya olvidado y usado, abandonado por sus amigos y por sus ojos, ciego rematado en su cuerpo y en su ambiente.”
También José Miguel Varas, recordando los años 1954-1957, cuando trabajaba en el El Siglo y se publicó, de De Luigi, el reportaje verídico de la persecución de González Videla a los dirigentes sindicales de la clase obrera y a los comunistas: “Conocí y frecuenté a Juan de Luigi. En ese tiempo estaba publicando El tiempo de la infamia en forma de folletín. […] integró el periodismo de la bohemia de los años cincuenta. No era raro que se amanecieran la noche entera, por ejemplo, en el “Bar Juanito”, en la Plaza Almagro. Lo curioso es que el dueño del bar le puso ese nombre en homenaje a Juan de Luigi, llamado cariñosamente Juanito por sus colegas. […] La ruptura con el PC se produjo con motivo de la publicación de Neruda y yo”, pues Juan fue amigo leal de Pablo de Rokha.”
Manuel Cabieses que, siendo joven, trabajó en El Siglo, recuerda de que nuestro personaje, completamente ciego, llegaba a la redacción acompañado por su hijo Gianotto. Entonces, dictaba su artículo que Cabieses escribía a máquina. Le causaba gran impresión la seguridad y perfección de ese dictado, donde no había repeticiones, errores ni vacilaciones, como si De Luigi pensara “en limpio”. Por si fuera poco, el número de palabras correspondía, exactamente, al espacio asignado, de modo que no había que cortar ni añadir nada.

2 Se trata del TIAR, Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, del 2 de septiembre de 1947, ver detalles en https://bit.ly/2qsUwF6

3 Se trata del matrimonio norteamericano de Julius Rosenberg y Ethel Greenglass Rosenberg, acusados de haber entregado secretos militares (bomba atómica) a la URSS a inicios de los años 50. La ejecución de ambos en la silla eléctrica se verificó el 19 de junio de 1953

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search