Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

La Quinta Normal, el Municipal. Descubrí la Ópera

Texte intégral

¿Cómo era la Quinta Normal en ese tiempo?

1Era un espacio magnífico para mí, porque estaba cerca y debo haber leído cualquier cantidad de cosas ahí. Leía mucho, leía libros los entendiera o no, pero los leía.

Y acerca del paseo, la concurrencia, la laguna

2Había una casa llamada ‘de botellas’, creo que había sido hecha para el Centenario de la Independencia en 1910. Había un teatro al aire libre, en el que a menudo actuaba el Teatro Experimental (los días domingo), y este sigue siendo un sitio de los días domingo, de concentración, de empleadas domésticas, de mapuches y milicos, ejército de salvación y canutos, futbolistas. Era un lugar lleno de animación, pero durante la semana era un lugar tranquilo, una gran cantidad de árboles, no había sido urbanizado todo ese lado donde ahora está la USACH. Entonces eso pertenecía a unos espacios como salvajes, como no explorados de la Quinta.

¿Y te atrajo la Exposición Agrícola Ganadera, o ese tipo de espectáculos no te llamaban la atención?

  • 1 Amplios antecedentes de esta destacada soprano chilena, en https://blancahauser.weebly.com/biografi (...)

3Sí, pero no mucho. Había que pagar la entrada. Recuerdo, en cambio, haber ido de afición a la ópera, tenía gran interés por la música y por la buena música, Un día, de vuelta de la biblioteca, paso por la calle San Antonio y hay un caballero en la puerta de la galería. Yo me detengo a mirar y me dice: “ ¿quiere entrar?”, o más bien: “ ¿Querís entrar?”, me tuteó. Y yo le dije: “bueno”. Entonces me pasó un cartón y me dijo: “entrai, pero tenis que aplaudir, aplaude fuerte, cuando termine la cantante, aplaude, aplaude, incluso empieza tú primero a aplaudir para que la demás gente te siga”. Era el Teatro Municipal, después me enteré que el caballero que me había dado las entradas de claque era don Renato Salvatti, el empresario del teatro. Él traía cantantes de ópera y organizaba temporadas que, por supuesto, deben haber sido más malas que las de ahora; pero traía artistas y organizaba todo… De esa manera, recuerdo haber visto por primera vez la ópera Aida, que me impresionó profundamente; la Aida era Blanca Hauser1 que cantaba muy bien. Quedé muy impresionado y con ganas de seguir yendo a la ópera. Entonces, en mi mundo cultural estaba la biblioteca, la música, el teatro municipal, Augusto D’halmar y las conferencias estupendas no solo de D’halmar, pues todos los días había una conferencia en la casa central de la U. de Chile. A veces había hasta dos conferencias: una en la llamada sala de conferencia, y otra en el salón de honor. En fin, numerosas conferencias. Era un tiempo en que las noticias del mundo sobrecogían, estaba de moda la bomba atómica y el descubrimiento del átomo.

¿Y recuerdas algunos nombres de conferencistas?

4Por supuesto. Una vez fui a una conferencia -que no entendía mucho- sobre el átomo y los nuevos caminos de la ciencia, de un señor que era un sabio avecindado en Chile; se llamaba Giorgi Nicolai. Fui a una recepción a Rafael Alberti en la que estaba Neruda. También asistí a una conferencia de Salvador de Madariaga; y, bueno, había ciclos, muchas cosas, yo creo que más interesante que ahora. Eran cosas de las que no entendía nada, pero iba ‘de puro cantor’, nomas.

¿Y tú afición por el cine continuaba?

5Por supuesto que continuaba.

¿Existían ya funciones de cine club en la universidad?

6Me parece que sí, pero no me alcanzaba tanto el entendimiento como para ser tan selectivo.

¿No lo descubriste?

7No. Pero había descubierto la ópera, el teatro. En cuanto al cine, me gustaba ir a las salas cercanas a mi barrio. Por supuesto, en la medida que leía, me puse más selectivo en el cine.

¿Dónde funcionaba el Teatro Experimental?

8En el Municipal, tenía determinadas fechas, eran muy baratas las entradas.

¿Y se llenaba?

9Se llenaba.

¿Tú dirías que era un público mayoritariamente popular?

10No, no diría que era un público mayoritariamente popular, porque nunca el teatro tuvo un público popular. Era un público de estudiantes universitarios más bien. Un público de la clase media, a veces había funciones para los liceos. A esas no me gustaba ir porque metían mucha bulla y no estaban atentos, pero tenía mucho público.

Notes

1 Amplios antecedentes de esta destacada soprano chilena, en https://blancahauser.weebly.com/biografia.html

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search