Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Primeros trabajos y seguimos leyendo

Texte intégral

1Empecé a trabajar en una fábrica en donde hacía unos tubos para laboratorios, digamos, para inyecciones, unos largos tubos, y entonces yo tenía que lavarlos. Después los reducían y los transformaban en esas cosas que se necesitan para las ampollas. Recuerdo que me cortaba las manos, porque era extrañamente inútil, extrañamente poco hábil manualmente, con manos de lana, bueno, pero, aun así, aportaba con algo para la casa.

¿Dónde estaba esa fábrica?

2Estaba en la calle Maipú contigua al lugar en que vivíamos, al conventillo en que vivíamos. Era de una gente bien buena. Por ayudarme me dieron eso.

3En esa época uno de los lugares más fascinantes para mí, tal vez uno de los lugares al que le debo mayor gratitud, fue la Biblioteca Nacional. Recuerdo a un profesor de la escuela Sanfuentes que me debe haber estimulado… Al terminar, hicimos un viaje de estudio, de esas giras que se llaman de estudio, al sur, estuvimos en Valdivia, en Concepción, en Chillán, yo conocí por primera vez todos esos lugares, primera vez además que hacía un largo viaje en tren. Y el profesor era un hombre muy lector, un tipo que escribía poemas al parecer buenos.

4Después, a los 17 años, estuve en una oficina de contabilidad y, al rato, pasé a ser mensajero de la United Press Internacional, la agencia de noticias UPI.

Me cuentas de eso después¿Cómo se llamaba aquel profesor de la Sanfuentes?

5Se llamaba Hernán Campos Ruiz. Me entregó una lista de libros y me dijo: “estos libros son básicos para cultura literaria elemental”. Allí estaba, Doña Bárbara, Don Segundo Sombra, El Quijote, las obras de Shakespeare, las novelas de Víctor Hugo, Balzac… Entonces yo, por una extraña cosa, extraña afición que me había llevado a leer La Cabaña del Tío Tom, El Corazón de Edmundo de D’Amicis, Miguel Strogoff, no sospechaba que hubiese una mayor cultura literaria. Encontré que los libros eran fascinantes, muy entretenidos. Me fui a la Biblioteca Nacional, no sé cómo llegué ahí, y en la sección intermedia, que era una sección para adolescentes, empecé a buscar estos libros, leyéndolos en tardes enteras.

¿Y tú horario en la fábrica de tubos de vidrio?

6Mi horario en la fábrica… quiero decir, no pasaba tardes enteras en la biblioteca. Mi trabajo duraba como hasta las tres, cuatro de la tarde, después de eso iba a la biblioteca. Después tuve periodos de cesantía, pero el hecho es que siempre yo terminaba yendo a la Biblioteca Nacional. Después de eso encontré pega en una maestranza. Me llevó un maestro que vivía en el conventillo, allí se hacían betoneras para la construcción, o sea que trabaja con fierros. Me pusieron frente a un taladro y tenía que hacer hoyos. El maestro me regaló un montón de libros, y me encontré con que entre esos estaba una maravillosa colección que entonces vendían muy barata: la colección Sopena, debes conocerla.

La conozco.

7Aún tengo algunos, entonces fui comprando todos estos libros, algunos que no entendía mucho. Por ejemplo, recuerdo haber leído en esa época un libro que me parecía intraducible, que trataba de entender por todos los medios, y no lograba entender bien, me perdía, pero lo leí: La Crítica de la Razón Pura, de Kant… imagínate, apenas alfabetizado y leyendo eso.

Pero, espera un poquito. Volvamos a la fábrica de tubos de laboratorio, ¿había allí muchos niños trabajando?

8 Casi todos los que trabajaban ahí eran niños, y un poco mayores que yo, de dieciséis años, pero no más.

¿Estamos en el año ‘45 o ‘46?

91945, fin de la guerra, procesos de Nuremberg. Todas estas cosas las escuchaba por la radio, y las leía en los diarios, mi tía compraba un diario y hacía -porque mi tía era analfabeta- que yo le leyera. Le leía todas las noches. Era un diario de crímenes, era una especie de precursor de Clarín que se llama El Chileno. Era barato, como sería La Cuarta hoy día.

Y ese diario que el lenguaje popular llamaba ‘las copuchas gráficas’.

10 Las Noticias Gráficas, pero apareció en 1947, después. Estoy hablando del ’45. El Chileno era el diario popular, y a mi tía le encantaban los crímenes, porque ahí estaban contados profusamente, entrevistas a los asesinos, indagaciones de los periodistas. Bueno, este diario no que tuviera lo que los comunistas llamaban ‘conciencia de clase’. Tampoco yo era un rebelde contra la miseria. Digamos, pobre, pobrísimo, igual andaba bien vestido con los trajes dados de baja por la familia Figueroa… con pantalón de guardapeos. Entonces nadie me hubiese dicho que yo vivía en un conventillo, ni siquiera que era obrero de una fábrica, en la biblioteca pasaba como un estudiante.

¿Cuánto tiempo estuviste en la maestranza?

11En la maestranza estuve un año, en lo de la fábrica debo haber estado unos seis meses. La fábrica de vidrio que fue mi primer empleo. En la maestranza a veces el trabajo era brutal: me sacaban del taladro -me entretenía hacer hoyos- y me ponían de ayudante de maestros de que forjaban fierros. Entonces yo tenía que dar con un combo en unos fierros rojos y realmente no tenía ningún adiestramiento, ni fuerza, ni nada para eso.

12Pero no sólo descubrí la lectura, sino también el teatro. Recuerdo haber ido a la galería a ver Nuestro Pueblo, de Thornton Wilder, en el Teatro Experimental; haber visto Sueño de una noche de verano, Tartufo, obras que me gustaban mucho.

¿Todo esto lo hacías en solitario?

13En solitario, sí, siempre en solitario. Por eso yo tengo buena cultura de la soledad, que ya es parte de mí, de mi vida, más bien me cuesta estar acompañado en mi vida privada.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search