Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

El Teatro Experimental, lecturas y ‘otras hierbas’ de la cultura

Texte intégral

Bueno, ¿algo más que se te venga a la mente de los años ‘40?

1Mi fascinación por el Teatro Experimental (creado en la Universidad de Chile) fue muy importante. Lo seguí en toda su historia, hasta el golpe de septiembre de 1973. Nunca dejé de asistir a los estrenos del Experimental.

¿Y te fascinaste en los ‘60 con el director uruguayo Atahualpa Del Ciopo cuando vino a colaborar con el Teatro Experimental de la U. de Chile (¿o era ya el Instituto del Teatro de la U. de Chile – ITUCH?) para montar obras de Bertold Brecht?

2Claro. Y, por otro lado, con Atahualpa Yupanqui también…, que vino a hacer algunos conciertos.

¿Dónde viste a Atahualpa Yupanqui?

3Un día en el teatro, dio un concierto y yo asistí.

¿Qué edad tenías?

4Dieciséis, diecisiete años. Era muy precoz.

No te habías iniciado en el periodismo.

5No, estaba muy lejos… lo del periodismo fue después que trabajé en el laboratorio Recalcine, ya te contaré.

Me decías antes que al terminar la escuela Sanfuentes recién recibiste ciertas percepciones que circulaban sobre ideas políticas, relativas a Chile y el mundo. Abordemos recuerdos sobre aquello…, y cómo continúan tus lecturas

6Bueno, mis percepciones de la vida política tienen mucho que ver con mi propia vida y con una vaga sensación de que el mundo era algo injusto. Al terminar la escuela Sanfuentes, dada nuestra pobreza, yo debía dejar de ser el sobrino de una pobre señora, que era cocinera y costurera, que tenía que mantenerme. Era urgente que yo no siguiera siendo un peso. Tenía entonces catorce años. Además, tenía no sólo que matricularme en un liceo, sino que también debía correr con mi sustento. Entonces ya era un muchachito, un adolescente, tenía una apariencia mayor. Tuve que empezar a trabajar con la idea de irme a un liceo nocturno, cosa que nunca cumplí porque -simplemente- no fui al liceo; ni nocturno ni nada.

7En mi juventud o adolescencia mi atracción fue Alberto Blest Gana, me encantaba. Un día en el conventillo cayó una edición de Martín Rivas que me fascinó, entonces me propuse leerlo. Me encantó siempre Pezoa Véliz. Bueno… fundamentalmente autores chilenos. Nicomedes Guzmán también me fascinó

¿Cuándo tuviste un contacto con la generación del ‘38, con Nicomedes Guzmán y otros?

8Un día me cayó en las manos la novela Los hombres oscuros, que era un reflejo de mi vida en el conventillo donde yo vivía, los mismos personajes; la misma gente, más o menos, y lo que pasaba también. Fueron autores muy importantes para mí Blest Gana y Nicomedes Guzmán.

¿Y conocías a José Santos González Vera?

9No, mucho después. Luis Durán también fue un escritor al que leí bastante.

Naturalmente el criollismo te cautivó. Acuérdate más de lecturas, ya estamos en los años ’40.

10Adolescente, me conmovió profundamente John Steinbeck, Las uvas de la ira.

¿Y relacionabas a Steinbeck con el comunismo?

11Por la lucha social, la clase obrera. Tenía una idealización de la clase obrera, se sentía orgulloso decía, de ser obrero, de la clase obrera.

¿Y Jack London?

12Menos, era más bien lector de obras de contenido social.

Pero Jack London tiene una literatura incluso más

13 “El talón de hierro”, claro, pero lo descubrí mucho después, cuando ya era adulto, a los 18 años.

¿Y a la Gabriela Mistral?

14Sí, pero no recuerdo que me haya fascinado tanto como Neruda.

¿Y cuándo supiste de Rokha, por ejemplo?

15No, de Rokha me cargó entonces, porque era enemigo de Neruda, lo encontraba muy exagerado, no me gustó ni fui su partidario.

¿Y esa opinión lo mantuviste?

16No, no lo he mantenido, pienso que es un gran poeta, hay cosas maravillosas, he leído Los Gemidos, varios de los libros de él.

¿Y el tercer gran poeta o el cuarto?

17El cuarto, es decir, aunque tú no lo creas es Baudelaire, me fascinaba tanto como Neruda.

¿Encontraste traducciones?

18Lo encontré traducido por Rubén Darío, y leí los poemas que en francés eran de otra manera, pero acá traducidos por Rubén Darío.

¿En algún momento te había impactado el mismo Darío como poeta?

19 Lo encontraba muy melodramático.

¿Amado Nervo?

20Lo encontraba muy cursi.

Bueno, ¿y Huidobro, cuando te topaste con él?

21Nunca fui muy partidario de él tampoco. Me encontré con él cuándo empezaba en el periodismo. Mi primer artículo fue sobre unas obras completas que había editado Zig-Zag de Huidobro.

¿En qué año sería eso?

22Debe haber sido el ’58; dos tomos bien gruesos.

¿En los ‘50 leíste a Howard Fast?

23No, no lo leía aún.

¿Qué más de literatura norteamericana?

24Hemingway

¿Te interesó mucho?

25Me interesó mucho. Durante buen tiempo encontraba que esa manera de narrar, de lenguaje común, era muy atractiva para mí.

¿Y del desarrollo de la literatura chilena, después de Nicomedes Guzmán, algo que te haya remecido?

26 Me gustó mucho Lafourcade un libro que se llamaba Para subir el cielo; otro, Tres terroristas.

Ya, pero más atrás; por ejemplo, Diego Muñoz.

27No, no lo conocí.

¿No leíste Carbón?

28No me gustó. Me pareció una literatura panfletaria.

¿Y Sub-Terra, Sub-Sole, ya los conocías de más atrás…, Baldomero Lillo?

29Por supuesto, fue un autor muy importante para mí.

¿Eso ya desde el colegio?

30Sí. Y Federico Gana.

¿Y entraste, al fin de la adolescencia, a leer ensayos o algo que no fuera literatura de ficción? ¿leíste a Edwards?

31Si lo leí, con interés. Recuerdo también haber leído El socio, de Genaro Prieto. ¿Tú lo has leído?

Si lo he leído y siempre me ha sorprendido que hay una película francesa que apenas reconoce en los créditos que se basaba en la novela de Genaro Prieto; y es muy buena película.

32Genaro Prieto era un ‘momio’ de El Diario Ilustrado, un enemigo de Neruda atroz, decía que Neruda era un poeta ridículo, nunca entendió la metáfora en su poesía. Nunca entendió Residencia en la Tierra, le parecía horrendo.

Dejamos pendiente a José Santos González Vera

33Lo conocí un día que lo llevé a la escuela Sanfuentes a dar una charla. Él me consiguió la pega en el laboratorio Recalcine. Le conté que estaba cesante, y me dijo: “a ver si lo ayudo”. Y llevó una carta a un amigo que era uno de los jefes en Recalcine.

¿Qué otra figura de la cultura, que recuerdas bien y que de alguna manera te impactaron o rechazaste?

34La figura de la cultura siempre fue Neruda. Recuerdo haber leído Crepusculario cuando era muchachito, alumno de la Sanfuentes; Farewell y, después, leí España en el corazón que me inflamó. Desde ahí, mi simpatía con los comunistas. Pero, espera… Ya hablaremos del vate

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search