Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Don Pedro Aguirre… Mirando alrededor

Texte intégral

¿Recuerdas algo de la muerte de Pedro Aguirre Cerda, y luego, de Juan Antonio Ríos?

1Recuerdo nítidamente la muerte de Juan Antonio Ríos, porque durante un tiempo, mientras Ríos estuvo enfermo, se hizo cargo del gobierno un señor llamado Gerónimo Méndez. Era el vicepresidente…

2Juan Antonio Ríos me pareció… Bueno, yo vivía en un medio derechista en el que no se le quería, se le consideraba inoperante, ineficaz, insignificante.

¿Qué percepción tienes de tus primeros momentos de encuentro con la política?

3Bueno, pero tendríamos que hablar de más adelante, porque en esta época estamos hablando de mi infancia, hasta los quince. No, no recuerdo que me interesara el asunto. Estaba la guerra mundial, estaba la liberación de París, estaba este amor por los soviéticos que nos inculcaban los profesores de la Sanfuentes, estaba esta poesía de Neruda, estaba esta maravillosa velada en una casa en que nos dieron regalos. A mí me dieron pantalones una gente maravillosa, un caballero que se llamaba Rafael Luis Gumucio.

¿Y por qué…?

4Era una fiesta de La Falange, no sé, para captar gente. La Falange hizo una fiesta en la casa de éste señor.

¿Pero a quiénes invitaron a esta fiesta?

5A los niños pobres.

¿Y los Gumucio vivían en el barrio?

6Los Gumucio vivían en la esquina de mi casa. Tenían una gran casa señorial, con muchos patios. Y el que debe haber invitado, el que debe haber funcionado con la falange ahí era Rafael Agustín.

¿Escribiste algo sobre ellos?

7No, no escribí. Bueno yo recuerdo que… ¡este partido de gente cristiana tan buena! Que había unas damas muy solícitas. Nos sentimos bien y fueron cariñosos con nosotros, con los niños pobres y nos llenaron de regalos… eso me inspiró una profunda simpatía. Una gran simpatía… que gente tan buena…

8No recuerdo haber tenido ningún contacto, fuera de los profesores, con los comunistas. Vagamente vi a los comunistas con banderas rojas, con gente rotosa, como que me parecían agitadores, revoltosos, no creo que me inspiraran tanta simpatía. Esto, en la confusión de sentimientos no aclarados.

9Un detalle de mi infancia en el que quería detenerme un poco es que, no sé por qué, el cura de la… No, sí sé; porque era un niño muy piadoso, que comulgaba y acuérdate que yo era acusado de ‘eucarístico’. Al cura se le ocurrió que yo podía ingresar al seminario y entonces habló seriamente con mi tía para eso. A mi tía no le gustó mucho esa idea y a mí me inspiró terror. ¿Pero sabes qué me inspiró terror?; no era crisis de creencia ni nada de eso, era el hecho de andar con sotana, andar con sotana y no ir al cine. Los curas no van al cine, lo curas viven encerrados, los curas no hacen la cimarra, no van a la Quinta Normal…, porque yo iba a la Quinta Normal con mis compañeros. Era, en algunos aspectos, bastante normal, en otros bastante atípico. Entonces, una de las cosas que me hizo alejarme de la iglesia es este terror de que el cura insistiera en que yo entrara al seminario, ya que él decía que me iba a llevar con no sé qué obispo. Me decía que yo tenía todas las condiciones, que la iglesia se haría cargo de mi educación y todo, que ya más o menos estaba en edad de entrar al seminario. Una de las cosas que me inspiró miedo de ir a la iglesia, era evitar que el cura me pillara y me metiera al seminario. Ese fue un detalle para mí importante. La percepción de la política la tuve después de la escuela Sanfuentes, o sea, después de los catorce años. Esa es otra etapa.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search