Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Las escuelas, la parroquia

Texte intégral

Rebobinemos, Luis Alberto, y volvamos a lo previo del paréntesis que acabamos de hacer. Cuéntanos de cuando empezaste a ir a la escuela.

1Empecé a ir a la escuela. Recuerdo, primero, una escuela primaria que estaba en la calle Libertad. Bueno, otro lugar mágico para mí del barrio, del entorno. Éste era un barrio más bien pequeño burgués. Calle Maipú con Santo Domingo, entre Catedral y Santo Domingo. La gente que vivía en los alrededores no eran pobres, sino familias pequeño burguesas que tenían sirvientes, algunos tenían automóviles que, en esa época, eran un gran lujo. Es decir, no existía, en esos años, una segregación social en las comunas. Los conventillos coexistían con las mansiones. Entonces, nuestro conventillo era una especie de lunar de la calle y de la cuadra, porque no había otro por los alrededores; era el único lugar, digamos, de gente pobre en el barrio. Pero un lugar muy mágico para mí, un lugar fraternal.

2Donde me sentí muy bien fue en la parroquia San Saturnino. Estaba en la plaza Yungay, había un cura, don Óscar de la Fuente. Un cura chico, movedizo, nervioso, iracundo, pero bondadoso. Yo iba al catecismo y me destacaba mucho. Ahí, por primera vez sentí el estímulo del reconocimiento por aprenderme muy bien todo lo que enseñaban en el catecismo. Al catecismo iba porque, después de eso, nos daban tazas de chocolate, nos daban dulces. Fui al catecismo siendo un niño un poco extraño, realmente. Ahora me veo como un niño un poco raro, porque a temprana edad, digamos 10 años, adquirí un misticismo poco claro, verdaderamente raro. Me gustaba, me entusiasmaba ir a misa. Me quedaba largo tiempo sentado en los escaños. Después, mi madre, digamos, en el tercer año de preparatoria, me puso en un colegio de una orden religiosa, pero que no eran religiosos los que lo sustentaban, sino laicos. El colegio de Santo Tomás de Aquino, que era una cadena de colegios para niños pobres que tenía la Sociedad de Santo Tomás. Ese colegio estaba en San Pablo, por aquí, cerca de donde yo vivo, entre Sotomayor y Libertad… Me pareció un lugar siniestro. Hasta ahora, recuerdo cosas traumáticas de ese lugar. Nos castigaban brutalmente cuando no sabíamos las lecciones. Teníamos que poner las manos y el profesor o la profesora nos daban correazos en las palmas de las manos.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search