Version classiqueVersion mobile

Luis Alberto Mansilla, autodidacta

 | 
Augusto Samaniego Mesías

Soy absolutamente autodidacta

Texte intégral

DimeEscuela Sanfuentestal vez las visitas a la casa de los Figueroa¿todo eso significó que en un momento tú empezaste -aparte del cine- a contactarte con los libros?

1Esa es otra cosa bastante extraña. Bueno, debo decirte que yo soy absolutamente autodidacta, a lo mejor ni lo sabes… Toda mi escolaridad terminó con la escuela Sanfuentes; o sea, terminó cuando aprobé el sexto año primario. Te puedo confidenciar algunas cosas.

2 Hace dos años atrás, el ‘94, por el Partido Democrático de Izquierda (el PDI), fui designado agregado de prensa en la Embajada chilena en Bonn, en el primer año de Frei Ruiz Tagle. Yo alegué mucho con que no podía aceptar ese cargo porque no sabía alemán. Cosa que era cierta - no tan cierta, en verdad, porque algo puedo entendersi bien hay muchos otros agregados que no saben nada. Lo que me dijeron fue: “lo que nos interesa es que tú conoces el lugar (se referían a la desaparecida República Democrática Alemana, la RDA). Nos interesa especialmente porque tú viviste en Alemania Oriental… . y son dominios como desconocidos. Tú puedes ser un nexo entre las dos cosas, las dos Alemania ahora unificadas”. Me lo dijo hasta José Miguel Insulza, que era el Subsecretario de Relaciones Exteriores. En vez de eso, pedí que me dieran una cosa en América Latina. El hecho es que estaba despreciando la oportunidad de mi vida… ¿Y sabes por qué no fue realmente? Porque un día me dijeron: “tienes que presentar todo, trae todos tus papeles, tus certificados de estudio, todo”. Y yo no podía presentar ningún certificado de estudio… imagínate un agregado de prensa que sólo había ido hasta el sexto de enseñanza primaria.

  • 1 ¿Cómo vivimos esa crisis? Dejaré constancia de ‘mi’ vivencia mediante un resumen apretado. Tú y yo (...)

¡Puchas! te mandantes un salto espectacular en el tiempo. Estás hablando de algo que pasó a inicios de los ’90. Como es bien importante en nuestras vidas, digamos algo más sobre ese momento. Es un período de crisis en el Partido Comunista de Chile (PC), saliendo de la durísima represión, la clandestinidades la crisis mayor que haya vivido el P. Comunista. Claro, con el telón de fondo de la implosión del ‘socialismo real’, del muro de Berlín, de la agonía de la Perestroika y el derrumbe de la URSS, el ajusticiamiento popular del ‘líder’ criminal que era Ceacescu, en Rumania1

3 Claro, ustedes eran más izquierdosos. Guastavino, Leal… querían ser diputados, políticos en la cruda realidad… Volviendo a la oferta de ser agregado cultural, un amigo al que le conté el tema, me dijo: “no seas tonto, yo te soluciono el asunto”. Entonces me hizo dar en el ministerio de educación una pila de exámenes. Me preparé un mes más o menos, un mes y medio y ahí aprendí las cosas elementales de matemática, biología, de química y física, qué se yo. El hecho es que di muy buenas pruebas, que me dieron la licencia de secundaria con una nota seis fíjate, y siete en historia, en literatura y filosofía.

¿Pero ya era tarde para…?

4Claro, era tarde porque yo hice tanta historia con que mi dominio del alemán era malo… Se frustró la oportunidad. Por lo demás, había por lo menos cien candidatos.

Notes

1 ¿Cómo vivimos esa crisis? Dejaré constancia de ‘mi’ vivencia mediante un resumen apretado. Tú y yo fuimos militantes del comunismo en Chile desde que éramos potrillos… (Yo decidí que era comunista y empecé a militar con trece años de edad). Fui conocido dirigente estudiantil, presidente del Pedagógico de la U. de Chile y parte del Ejecutivo de la FECH; dirigente, entonces, de las JJ.CC. Mucho después, del ’88 en adelante, fui miembro titular del Comité Central (CC) del partido. El ’90, ’91 junto a otros compañeros, entre ellos unos poquitos miembros del CC -y muchos dirigentes de las JJCC-, caímos ‘en desgracia’ con la Gladys Marín, la ‘jefa’, y su cúpula de hierro.
Yo era, en esa etapa, Director del CISPO. Discrepé de la Comisión Política del PC junto a otros dos miembros del C.C. y militantes del partido, junto a muchos otros dirigentes y militantes de las JJ.CC. Como ya dije, caímos en desgracia, quedamos bajo serias sospechas de Gladys y ‘la fracción legal’ (como decíamos refiriéndonos a el grupo compacto que formaba la mayoría de la Comisión Política). En una suerte de paradoja, ellos decidieron ante el ‘peligro’ que representábamos nosotros, los de CISPO, que teníamos que trabajar ‘separados’, para evitar el ‘amiguismo’… Así, me designaron Director del ICAL (que funcionaba en calle Concha y Toro, en la vieja y bella casa donde está ahora LOM editores y que había sido arrendada bajo la gestión de Miguel Lawner). Tontamente yo me enojé mucho por ese ‘castigo’ recibido… Pero poco después reflexionamos: ‘chitas… el castiguito que nos manda la Comisión Política… En verdad, ahora tenemos la posibilidad de opinar y de hacer cosas con dos instrumentos poderosos: el CISPO, (que lo encabezó M. Fernando Contreras) y El ICAL’. Este Instituto cultural a fines de los ’80 ya actuaba como espacio potente que permitía intervenir social, intelectual, políticamente. Especialmente en ese inicio de transición (años ’90, ’91). Hicimos una sonada Escuela de Verano del ICAL, inaugurada en el Salón de la Escuela de Derecho de la U. de Chile y seguida de tres días de conferencias, debates, paneles, etc., en el Pedagógico-Escuela de Periodismo. La convocatoria comunista (ICAL) era potente, sobre todo entre jóvenes. Participó en esa Escuela lo más granado de la ‘renovación socialista’, la Izquierda Cristiana, MIR ‘político’, intelectuales destacados en la resistencia, dirigentes sociales, representantes de sectores de izquierda de Brasil (del PT especialmente), de Argentina, Perú, de la URSS en plena Perestroika de Gorbachov, de Italia, Francia… en fin, un evento de marca mayor. Estuvieron, fijando posiciones, respondiendo a críticas, personajes políticos diversos: Volodia Teitelboim, Clodomiro Almeyda, José Miguel Insulza, Luis Maira, entre tantos más. Publicamos un libro con lo principal que se expuso en aquella Escuela de Verano; se titula (sintomática o ‘provocadoramente’) Crisis y Renovación.
La revista (del sector ‘político’ del MIR) que se llamó Página Abierta, me hizo una entrevista. Ese número de la revista se publicó con portada a varios colores. Allí yo hablé de la urgente necesidad de ‘abrir las ventanas del partido’, de aplicar una real ‘democracia interna’. Un puñado de miembros de Comité Central exigíamos un ‘Congreso extraordinario’ del PC, en vez de una ‘Conferencia’, por poco representativa para la dimensión de lo que ocurría en el país y en el mundo. Y aquella Página Abierta salió al público con una foto radiante de banderas rojas con la hoz y el martillo que cubría toda la página de portada. Lucía como un afiche colgado en los quioscos, y salió en la tapa una frase mía: ‘la Conferencia (del PC) o es con delegados elegidos desde abajo o será un fraude… ’. Decir abiertamente aquello ya anunciaba opiniones heréticas imperdonables. Hablar públicamente de lo interno y… la palabrita “fraude”.
Recuerdo que la noche posterior fue Antonio Leal a mi casa y me preguntó, ‘ ¿qué tienen preparado, por qué lo hiciste?’. Lo mismo sorprendía a Luis Guastavino. Yo les decía: no tenemos nada, nada preparado. Sólo que hoy hay que hablar en voz bien alta. En fin, renuncié a mi puesto en el CC y también lo hizo Fernando, otro integrante del CC del PC, de gran peso en la política de ‘Rebelión Popular de Masas’. Renunciamos en ese momento del revuelo interno con nuestros alegatos argumentando la necesidad de ‘una perestroika en el comunismo chileno’, de serio debate sobre ‘el socialismo que queríamos para el país. Todo eso requería una apertura democrática de la vida y toma de decisiones en nuestro PC.
Y vinieron tremendas expresiones de la crisis en la militancia, por todos lados. Nosotros, los que actuábamos desde el Centro de Investigación Social –CISPO- y del Instituto Alejandro Lipschutz -ICAL- hablamos de la imprescindible ‘renovación’ comunista afirmando su naturaleza de izquierda. Después de más de un mes de la crítica pública que hicimos a la ‘Dirección’, se delineó otro grupo de figuras comunistas críticas: Luis Guastavino, Antonio Leal, Fanny Pollarolo, entre muchos. Ellos pensaban más pragmáticamente en ‘hacer política’ con la Concertación y, sobre todo, valerse de la identidad de ‘comunistas que se oponían al grupo de Gladys’ y, además, todo lo concerniente al quiebre mundial, al ‘cambio de época’, en fin… Nosotros, los del CISPO, veíamos en Leal, Guastavino, Fanny… una iniciativa de insertar en la ‘Concerta’ a un partido ‘heredero’ del PC, pero renovado; y, con la sensatez parlamentaria de tiempos pasados, poco crítico respecto de la salida -consensuada con el pinochetismo- hacia una democracia, a la que no se le exigiría demasiado.
No había una disidencia comunista homogénea. Pero ‘la crisis’ se hizo masiva, había que responder a miles de compañeros con algo más que discurso. Surgió, con el trabajo espontáneo de muchísimos, la Convocatoria a un masivo evento: “Pro-Vocación Democrática”. Nos reunimos en la Universidad de Santiago (USACH), ex UTE. Días escuchando ponencias sobre variados temas: mujeres, jóvenes, cultura, sexualidad… política, qué es realmente el marxismo, qué queda del marxismo; ¿vale la pena?, o ¿cómo renovar un partido heredero del comunismo chileno?, etc. Luego, los dos grupos con figuras más reconocidas que recién nombré acordamos crear un “instrumento político eminentemente transitorio”, como nosotros insistimos en definirlo por escrito y firmado. Nuestra idea fue que no nos embarcaríamos en un segundo PC ligado, como tal, a la Concertación. Debíamos dejar el PC sin odiosidad y cuidando de no fabricar cargos de gobierno o parlamentarios en calidad de “ex” comunistas… Por eso, a poco andar, cuanto Fanny, Leal o Guastavino plantearon generar otro partido, nosotros dijimos: “lo esperábamos y ¡no nos embarcamos en eso!” Entonces ellos fundaron el PDI, habiendo conversado con los líderes concertacionistas.
Nosotros, los ex CISPO, habíamos intentado una ‘acción conjunta’ con compañeros del MIR (llamado ‘político’), y con otros de la Izquierda Cristiana. Para entonces, Clodomiro Almeyda ya se integraba a la reunificación del Partido Socialista en la Concertación, sin permanecer una tendencia ‘almeydista’ autónoma en el PS; tal vez había aún un ‘alma de socialismo de izquierda’ entre militantes. Por su parte, Luis Maira -figura de la Izquierda Cristiana (IC) en dictadura, del MDP y del partido ‘instrumental’ PAIS, formado para enfrentar las parlamentarias del ’90- decidió ser uno de los vice-presidentes del PS unificado. Así, se cerró la alternativa (muy improbable, debo reconocerlo…) de una “tercera fuerza” realmente de izquierda, entre el PC y la Concertación. Nos invitaron a ingresar al PS (conservando ‘los años de servicio’ en el PC, es decir, con ciertas consideraciones como viejos militantes). Muchos ingresamos al PS. En el Pleno del Comité Central socialista que nos recibió, le regalamos una linda fotografía ampliada de Luis Emilio Recabarren. Su presidente en la época, Jorge Arrate, pidió que los asistentes a la sesión plenaria cantáramos La Internacional, puesto que era ‘el himno de los socialistas del mundo… ’ Los del CISPO, llegados al PS desde la crisis en el PC, participamos desde ese momento y con vigor en la ‘tendencia interna’ del PS que pasó a llamarse “Nueva Izquierda”. Esta tenía a la cabeza a Camilo Escalona quien operaba y controlaba, con un gran porcentaje de dirigentes intermedios y de bases, un fuerte ‘aparato del partido’ (se decía que representaba cerca del 50 por ciento de los militantes y que pronto ganaría formalmente el control del PS). En otra vereda, los socialistas ‘renovados’ -en ruptura con el marxismo y con gran parte de su pasado- conducían el pololeo con la DC, con el gobierno, con el Rasputín- ‘guatón Correa’, etc. Y copaban las diputaciones, senadurías y cargos altos del Estado. Junto a Lucho Maira redacté la Declaración de Principios de la Nueva Izquierda socialista que fue ‘visada’ por el caudillo Escalona. Me integraron un tiempo a la Comisión Política del PS… y luego aprendí que ese no era un partido para hacer camino al cambio revolucionario… o que yo no sabía nadar en esa salsa política.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search