Version classiqueVersion mobile

La metrópoli de Simón Bolívar

 | 
Óscar Barboza Lizano
, 
Alexis Toribio Dantas
, 
Katarzyna Dembicz

Charter Cities/StartUp Cities ¿un modelo desechable en la era del desarrollo sustentable?

Hélène Roux

Texte intégral

Introducción

1Este texto no tiene otro propósito que el de abrir pistas sobre las nuevas configuraciones territoriales que se vislumbran en el espacio centroamericano y de observarlas, en un primer momento, a la luz de las reestructuraciones pasadas (lejanas y recientes) para luego deshilar sus fundamentos teóricos. Este modo de proceder se justifica por el hecho de que muchos de los proyectos más innovadores que se discutan en la actualidad, aun no se concretan y no son, por el momento más que proyecciones futurísticas. Pero, al respecto, cabe recordar que los planes “trasnochados” de Ferdinand de Lesseps y de sus seguidores, discípulos, continuadores o rivales, hoy son realidades tangibles. Eso nos lleva a la hipótesis de que muchas de las utopías con miras a transformar la geografía o la geopolítica, son la expresión de intereses económicos y políticos que buscan aprovechar una coyuntura. Por ende, lleguen o no a realizarse, no dejan de tener un impacto tanto en la configuración física, social y económica de los territorios mismos como en la forma de concebirlos en relación con su entorno inmediato y global.

2La construcción del Canal de Panamá, a inicios del siglo xx, y el proyecto alternativo en Nicaragua (en la misma época), corresponden a una cierta visión de las relaciones políticas entre Estados-nación, en este caso, relaciones de hegemonía (por parte de las grandes potencias) y relaciones de subordinación –con intentos de sacudirse de ella– si se mira desde el punto de vista de las naciones centroamericanas en proceso de construcción. Lo cierto es que el proyecto tuvo repercusiones importantes en el ámbito político y económico, así como en términos de soberanía tanto en Panamá como en Nicaragua. Se inscribe de lleno en el pensamiento liberal desarrollista de la época, marcado por el afán de los nuevos Estados-nación de insertarse en el mercado mundial. Este proyecto también nos da informaciones acerca del papel que se le asigna a la región centroamericana: el de un espacio de tránsito de los flujos (tanto de mercancía como humanos), más que un espacio del cual extraer recursos en gran cantidad.

3Ciertamente, no se debe minimizar el papel que jugaron, por ejemplo, las compañías bananeras en la región (en particular en Honduras y Guatemala). Sin embargo, el plato fuerte de la acumulación no residía en la extracción minera o maderera (con respecto a otras regiones del mundo), sino en el control de las rutas de tránsito y, por ende, del diseño de la geografía de la región. Ese control se realizó conjuntamente (aunque no en situación de igualdad) con las fuerzas oligárquicas de cada país, que tuvieron la oportunidad de enriquecerse y de controlar localmente algunos segmentos de la producción. La alianza entre el banquero neoyorquino Vanderbilt y la familia Pellas (de sensibilidad conservadora) para fundar la Compañía del Tránsito en Nicaragua, ilustra muy bien ese tipo de arreglos. El negocio, que consistía en trasladar por el istmo nicaragüense a los migrantes europeos atraídos por la fiebre del oro en California y Alaska, dio origen a la consolidación de un emporio azucarero que, hasta hoy, mantiene a la familia Pellas en las esferas más altas de la oligarquía centroamericana. Más adelante, los intereses foráneos llevaron también a sellar alianzas con las élites liberales, dejándoles la gestión monopólica de ciertos rubros, como fue el caso del cultivo de algodón controlado de cabo a rabo por la familia Somoza, cual ejerció un poder dictatorial sobre el país durante cuarenta años.

4El Plan Puebla Panamá, hoy Plan Mesoamérica, ideado a inicios del siglo xxi, marca un cambio en los conceptos de desarrollo territorial: se inscribe en la perspectiva de los tratados de libre comercio (ALENA, ALCA, DR-CAFTA y AdA) y surge en la continuación de la llamada década perdida (también conocida como crisis de la deuda). Para solucionarla, la receta impuesta por las instituciones financieras internacionales consistió en planes de ajustes estructurales, cuyos ingredientes principales son el desenvolvimiento del Estado y la privatización de los servicios públicos, en particular el intento de echar manos sobre los recursos estratégicos de la nación, por ejemplo, los hidrocarburos, agua, energía y comunicación. Es importante entender que el conjunto de dichas políticas se inscribe, a la vez, en una perspectiva de integración regional y de descentralización. La contradicción entre ambos enfoques solo es aparente, en realidad, contribuye en rediseñar la región en áreas de interés específico (zonas de conservación ambiental, por un lado, industria por el otro, turismo, culturas de agroexportación etc.). En ese contexto de relegación del papel soberano del Estado, los entes descentralizados, al verse privados de los subsidios que hasta el momento proporcionaba, más o menos, el Estado, se vuelven interlocutores directos de los actores externos (tanto de la cooperación como de inversionistas) y rivalizan para atraerlos. La trama desarrollada por los grandes programas de infraestructuras (Plan Puebla Panamá, hoy Mesoamérica) como herramienta indispensable para operativizar mecanismos de inversión siempre más volátiles, prefigura las evoluciones y los efectos que hoy se manifiestan en los distintos proyectos de ciudades modelos (Charter cities/StartUp Cities, principalmente en Honduras).

  • 9 Vease Enrique Dávila, Georgina Kessel y Santiago Levy: “El Sur también existe: un ensayo sobre el d (...)

5También se puede establecer un vínculo con los preceptos de desarrollo aplicados en las últimas décadas, así como resaltar las similitudes y diferencias entre las diferentes “escuelas de pensamiento” que promueven este modelo de espacios locales gestionados según normas propias (en el ámbito laboral, jurídico, económico, educacional…) En la medida en que, para sus promotores, el interés (y la rentabilidad) de estos espacios descansa en su cercanía con nodos de conexión y su ubicación a la intersección de los flujos de mercancías, recursos y capital, no necesitan, en absoluto, estar vinculados a la economía nacional, sino que se conectan directamente con el espacio global. Consecuentemente, estos espacios resultan intercambiables y su ubicación y desarrollo se plantea principalmente en torno a los recursos que pueden brindar, aunque sea en un momento dado. Este aspecto, que apuesta al desarrollo de las infraestructuras (y a la disminución de los costos de transporte), es destacado como más importante que el argumento del bajo costo de la mano de obra (como ventaja comparativa)9.

6La segunda idea fuerte es que la igualdad de los costos de los servicios públicos brindados por el Estado, perjudicó las regiones ricas en recursos (en particular el agua y los recursos para producir energía) al reducir sus ventajas comparativas. Lo que se desprende de lo anterior es la desigualdad de los territorios y, más allá de la simple constatación, la idea que esos desequilibrios “naturales” deben ser explotados y rentabilizados. Por lo tanto, son los recursos explotables de un territorio los que determinan su desarrollo (en infraestructuras especialmente) y ya no, como antes se pretendía, los programas de desarrollo que serían la condición para incentivar el desarrollo local y equiparar los desfases entre las regiones más favorecidas y las menos dotadas en el seno de una nación.

7Los reordenamientos territoriales, por consiguiente, se realizan en función de las nuevas prioridades del comercio mundial. En todos los ámbitos, incluso en el de la producción agrícola, se puede hablar de “economía extractiva”, que se caracteriza por una extrema volatilidad de las inversiones y presencia de las empresas que operan en el terreno. Pero, focalizarse en la implantación de empresas, llevó a subestimar el papel de los grandes proyectos de infraestructuras, los megaproyectos, las políticas de desarrollo y el refuerzo de las políticas de seguridad como herramientas de una nueva economía extendida a todos los ámbitos de la producción.

8En 2004, el investigador mexicano Armando Bartra, escribía: “Paradójicamente, cuando los críticos más acérrimos denostábamos al PPP porque nos iba a traer una invasión de maquiladoras, megadesarrollos turísticos y plantaciones agroexportadoras, amén de creciente exclusión social y mayor migración, resultó que el más angustioso problema mesoamericano del momento es que la maquila está cerrando, que el empleo en turismo disminuye, que las fincas cafetaleras, bananeras y otras, contratan menos cosechadores. Resulta que cuando alertábamos contra una nueva oleada de colonización salvaje, que, presuntamente ocuparía los espacios aún vacantes del sureste, estamos enfrentando lo contrario, el reflujo de capitales y la recesión. Y sucede que aún peor que tener un empleo negrero en la maquiladora, es perderlo; peor que derrengarse pizcando café para los finqueros del Soconusco, es que este año no hayan contratado a 60 mil cosechadores guatemaltecos sino a 30 mil y el resto se haya quedado pasando hambres en su tierra; peor que la familia desgarrada porque el padre se fue de mojado, es la familia en crisis porque el padre regresó con el rabo entre las piernas” (Bartra, 2004: 224).

9Hoy como antes, la división de la región en zonas de interés económico específico (medioambiente, agroindustria, maquilas, extracción minera) solo tiene coherencia en la medida en que permite conectar los distintos segmentos directamente con los mercados exteriores. La explotación de los recursos no sirve entonces al desarrollo de la región por sí misma, sino que se limita a incorporar algunas de sus enclaves a la dinámica de la economía mundializada. En su documento estratégico de análisis de los programas de cooperación con Honduras, para el período 2007- 2013, la Comisión Europea demuestra y pone como título de uno de sus capítulos: “fragmentación del territorio acompañada de desequilibrios crecientes en términos de desarrollo territorial” (EC, 2007: 11).

10El proyecto de construcción del canal interoceánico en Nicaragua muestra claramente cómo se redibujan las alianzas a nivel económico y como, saltando diferencias ideológicas, se crean sintonías entre las políticas implementadas por los llamados países emergentes y las “viejas” potencias hegemónicas (Estados Unidos, Europa). Rivalizan para obtener negocios y controlar territorios, pero no se oponen a los métodos para llevar sus planes a cabo. En el documento “La significación profunda del canal”, la apertura de una nueva vía marítima a lo largo de América Central se presenta menos como una obra destinada a competir que a complementar el canal de Panamá. La empresa china HKND se justifica con la necesidad de transportar más rápidamente bienes (en particular los recursos mineros y el petróleo) desde las Américas hacia Asia (y en primer lugar hacia China). El principal argumento descansa en lo conveniente para los países de América Latina (y de manera accesoria, para Estados Unidos) de mantener costos de producción competitivos para alimentar el mercado chino. Del desarrollo interno y de la buena salud de ese último depende, en esta lógica, la prosperidad de las naciones proveedoras. “Las mineras brasileras necesitan mantener costos bajos para poder competir con otros proveedores de mineral de hierro a China, como los productores australianos que se benefician por las distancias mucho más cortas. El Canal de Nicaragua les dará a los proveedores brasileños, y a otros proveedores de productos básicos, más competitividad, lo que facilitará más oportunidades de crecimiento” (HKND, sin fecha).

11Por su geografía, Honduras constituye una pieza clave. Dotado de modernas instalaciones portuarias, su amplia fachada atlántica mira directamente hacia Nueva Orleans. Esa ubicación justificó el financiamiento de 250 millones de dólares que le fueron otorgados en el marco del PPP, para la construcción de un corredor interoceánico (también conocido como canal seco) que enlaza el Valle de Sula, corazón industrial de Honduras, con el puerto salvadoreño de La Unión, que mira hacia Asia, y sus gigantescos y prometedores mercados. Por eso, hoy, las ciudades modelos de Honduras (Chárter cities), vienen a completar el mapa de centros económicos de producción que se planifican en la región centroamericana. Estos, a la vez, están conectados entre sí y con los países que los necesitan por los corredores interoceánicos que atraviesan todo el istmo de este a oeste y de norte a sur. Conocidas en Honduras como Zonas Especiales de Desarrollo Económico, ZEDE, esas entidades desvinculadas de la jurisdicción nacional (en particular en términos de derechos laborales), serían creadas ex nihilo para la producción de bienes y servicios de alto valor agregado (agricultura y piscicultura intensiva, minería, turismo, etc.…).

Fundamentos ideológicos y “fuentes de inspiración”

12Aunque pertenezcan a dos escuelas distintas de pensamiento, sus principales inspiradores y promotores, Paul Romer (hoy jefe-economista del Bano Mundial) y los llamados libertarianos (Peter Thiel, Thomas Bell, Universidad Francisco Marroquín en AC/Guatemala) parten de una misma constatación: el Estado no tiene la capacidad de aportar respuestas satisfactorias en materia de servicios (asegurar el bienestar) e incluso constituye un freno a la generación de riquezas. Se observa aquí un paralelo con los fundamentos del PPP antes mencionados: los subsidios del Estado y políticas cuyo propósito de homogeneizar los costos de los servicios en todo el territorio, sin reparar en los recursos (riquezas) disponibles en territorios específicos, han contribuido en desfavorecer ciertas regiones (en este caso el sur de México), concentrado la producción de riquezas en el norte del país (más cercano al lugar de exportación, los EE. UU.).

13Las instituciones y las infraestructuras (ciudades) existentes ya no son reformables, por tanto, más vale crear nuevas, dejando a empresarios y empresas la iniciativa de agruparse para crear (y administrar) riquezas que ponen al servicio de la colectividad que conforman. Para ello, se establecen nuevas normas de gobernanza, sin obligar al conjunto de la población a adoptarlas, lo que, de hecho, significa excluir a gran parte de ella de las ventajas que brinda dicha generación de riquezas; o sea, revela un rechazo contundente del principio de compartir.

Cuadro 1: Diferencias entre los proyectos de ciudades privadas

Cuadro 1: Diferencias entre los proyectos de ciudades privadas

Fuente: elaboración propia

Antecedentes en Honduras

14En el año 2010, Paul Romer “vende” su proyecto de Charters cities a Porfirio Lobo, entonces presidente de Honduras y a Juan Orlando Hernández, entonces presidente del Congreso (y hoy presidente de la República). Dicho proyecto se inserta en el marco de la política llamada Honduras is open for Business promovida por el gobierno en aras de atraer la inversión privada (principalmente extranjera). Dichas inversiones se dirigen principalmente a los sectores del turismo, de la extracción minera, de los monocultivos y de la energía (en particular las llamadas renovables/limpias), de las telecomunicaciones (que están en parte administradas por actores procedentes del ejercito) y finalmente de la infraestructura (carreteras, puertos, etc.). En el período 2011-2012, se modifica la Constitución del país con el fin de introducir la Ley de Regiones Especiales de Desarrollo (RED).

15En septiembre de 2012, la empresa NKG (de misteriosa procedencia, con sede en Guatemala y, aparentemente, vinculada con los libertarianos) firmó un convenio de entendimiento con el Estado de Honduras para dar inicio a las ciudades modelo. Romer, días después, retiró su apoyo a la iniciativa neoliberal, señalando que no fue informado al respecto como le correspondía a su cargo en la Comisión de Transparencia en la que había sido asignado como presidente por el poder ejecutivo hondureño. Paul Romer justificó su retiro por el hecho de que el proyecto que ideó fue desvirtuado: “Podría terminar como farsa porque no puedo imaginar que un inversionista acucioso iría a invertir en estas circunstancias, en un lugar controlado por una aristocracia de compinches. Mi predicción es que este esfuerzo se derrumbará por sí solo. Pero legalmente la estructura existe ahora” (OFRANEH, 2015).

16Para el mes de octubre del 2012, el recurso por inconstitucionalidad contra la Ley RED, introducido por numerosas organizaciones de la sociedad civil, es reconocido por la Corte Suprema de Justicia, situación que conllevó a un golpe del poder legislativo al Judicial (12-12-12), fortaleciendo de esta forma la dictadura civil que ya se había entronizado con el golpe al ejecutivo en el 2009.

17Posteriormente reaparecen las ciudades modelo bajo el apelativo de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), plagiando el nombre de la iniciativa ecuatoriana, las que difieren de la versión hondureña al no entregar la soberanía nacional (OFRANEH, Nov 2015).

18La implantación inicialmente prevista por Paul Romer se ubicaba en Trujillo (lugar simbólico en donde Cristóbal Colón hubiera tocado tierra en América Central) ocupando una extensión de aproximadamente 1000 km2. El modelo de organización se inspiraba en Hong Kong. La democracia sería introducida de manera progresiva cuando la ‘comisión de transparencia’ estimase la situación lo suficientemente madura como para que los residentes eligieran su consejo normativo (Normative Council). El financiamiento inicial se obtendría alquilando las tierras a los futuros inversionistas. Corrieron incluso rumores de compras previas de tierras por algunos iniciados al proyecto.

El proyecto libertariano en el Golfo de Fonseca

19Por su parte, los libertarianos, prospectando según criterios climáticos (riesgos de huracanes, catástrofes ambientales, etc.), concentraron su atención en lugares situados cerca de las costas o en islas. De las partes interesadas que hasta la fecha se han dado a conocer se sabe de inversionistas surcoreanos, pero también de inversionistas nacionales que actúan en el marco del programa COALIANZA, el cual privilegia la asociación público-privada. El proyecto más avanzado actualmente es el de Amapala (Golfo de Fonseca). Tiene la ventaja de estar situado a proximidad de Nicaragua (Canal) y de El Salvador (Puerto de La Unión), es decir en una zona estratégica, cerca de las costas y de las fronteras, y cerca de los departamentos de Valle y Choluteca, ubicados en el meollo de un corredor propicio al flujo de mercancías para alimentar el mercado global. No es, por lo tanto, sorprendente que esa región del país esté en pleno desarrollo en particular en el ámbito energético ya que alberga uno de los más importantes parques de paneles solares en América.

  • 10 Consulte el articulo: “Honduras: Invertirán 200 millones de dólares en proyecto de energía solar en (...)

20Que se materialicen en una forma altamente contaminante (como en el caso de la minería) o sean impuestos en nombre del “desarrollo limpio”, lo cierto es que estos proyectos no brindarán los empleos que tanto hacen falta en la región. Tampoco están diseñados para beneficiar a los habitantes de las comunidades, pese a lo que anuncian las páginas Web de sus organismos y empresas promotores. Inauguradas en 2015 por el presidente de la República en persona, las plantas “Nacaome” y “Valle” que interconectarán las líneas que corren de Honduras a El Salvador fueron presentadas en 2014 por Adolfo Larach, empresario socio de una de las dos empresas, Cohessa-Sopossa y Solar Power, a cargo de su realización, como “el proyecto más grande de América”10. Los 232 millones de dólares necesarios para instalar los 480.500 paneles solares fueron aportados por varios organismos: internacionales como la International Finance Corporation-IFC (adscrita al Grupo Banco Mundial) o el BCIE; regionales como el Banco de América Central-BAC y nacionales - Banco Industrial, Banrural, Ficohsa; el OIKO Credit, una financiera española que enarbola una vocación ética para sus inversiones y no por último por los fondos procedentes de las instituciones financieras de la cooperación al desarrollo como el Finnfund (Finlandia), o el OeEB (proveedor de la agencia de cooperación de Austria). Esas siembras de nuevo tipo (los paneles solares) les restan espacio a otros cultivos, en particular a los árboles necesarios para aplacar una sequía que año tras año asecha más la región. Un problema que reconoce implícitamente la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) en su documento titulado “Energías renovables y eficiencia energética en Centroamérica” es que, “[…] la producción hidroeléctrica, que representa el 40 % de la capacidad instalada, se ve afectada por el cambio climático y la escasez de agua” (GIZ, 2014). Pero lejos de abogar por soluciones en coherencia con una real preocupación por el ambiente concluye que “[…] el acceso a otras fuentes de energías renovables ya es una alternativa viable. Las tecnologías eólicas y fotovoltaicas, por ejemplo, hoy en día son rentables bajo las condiciones del mercado centroamericano”. (Ibid.)

  • 11 Sistema de Integración Centroamericana – instancia intergubernamental.

21Indiscutiblemente, sin energía, no hay negocios. El párrafo que lista los actores determinantes para la implementación de dichos proyectos permite entender mejor la lógica que impera en este caso: “La contraparte principal es la Secretaria General del SICA11, junto a su unidad coordinadora para políticas energéticas (UCE-SICA). Las organizaciones regionales y sus plataformas, los ministerios de energía y sus homólogos en los países, las distribuidoras de energía, las cámaras de industria, las asociaciones, la empresa privada y las organizaciones de capacitación y formación profesional son también contrapartes importantes, para la implementación de proyectos 4E en la región. El Programa 4E trabaja con el Banco Alemán de Desarrollo (KfW), además de otros bancos y organizaciones de desarrollo, tanto a nivel regional como nacional. Con la empresa privada se están implementando proyectos innovadores en algunos sectores claves en forma de PPP (Public Private Partnerships, asociaciones público-privadas)” (GIZ, 2014).

Conclusión

22Existe una tensión entre dos visiones que descansan sobre dos apuestas para la generación de riquezas (que no siempre se oponen): por un lado, territorios ricos en recursos para extraer (modelo estático, territorialmente definido), por el otro, la idea (sobre la cual descansaba el PPP en sus inicios) de interconexión y flujos, basada en los costos de transporte. En este sentido, poco importa donde se produce, solo importa que se pueda transportar fácilmente. En todos casos, la desigualdad “esencializada” (de los territorios) subyace al modelo de desarrollo.

23Se observan también fluctuaciones históricas en cuanto no tanto a la persistencia de los mecanismos de dominación, sino en la forma que adoptan. En el siglo xix e inicios del xx, los países dominantes industrializados (Estados Unidos) y/o ex potencias coloniales (GB) ejercían, sobre los Estados-nación nuevamente constituidos o independizados, una hegemonía económica y política que, sin embargo, descansaba en una alianza mínima con las élites locales. En los años 1980-1990 hasta el 2000, la crisis de la deuda debilitó a los Estados-nación, los ninguneó y los puso bajo la tutela de organismos financieros internacionales (tutela global) forjando así otro nivel de hegemonía “compartida”, la cual se basa en los “valores” que, supuestamente, hacen consenso (gestión privada más eficaz, estado incapaz, buena gobernanza).

24Desde hace un poco más de una década, en muchas partes del planeta, se observa el regreso de nuevos autoritarismos y la consolidación de nuevos bloques emergentes a la par con las potencias dominantes tradicionales. Los territorios nacionales desintegrados pasan como espacios locales (o enclaves) bajo tutela de distintas potencias o entidades (empresas privadas, entidades administrativas, proyectos de cooperación al desarrollo, instancias regionales, país tutor, etc.). En el mejor de los casos, el Estadonación del cual se desprendieron estos nuevos territorios (enclaves), es socio del proyecto… a veces ni eso.

Bibliographie

Bibliografía:

Bartra, A. (2004). “Mesoamericanos: recalentando una identidad colectiva” [En] Hegemonias y emancipaciones en el siglo XXI. Ana Esther Ceceña (coord.), Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), Recuperado de: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cecena2/bartra.rtf

Comisión Europea – EC. (2007). Honduras. Country Strategy Paper 2007-2013 (E/2007/478), Recuperado de: http://www.delnic.ec.europa.eu/en/docs/HONDURAS_EN.pdf

Dávila E., Kessel G. & Levy S. (2002). El Sur también existe: un ensayo sobre el desarrollo regional de México. Nueva Época, volumen XI, número 2.

Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit – GIZ. (2014). Recuperado de:https://www.giz.de/de/downloads/giz2014-es-energias-renovables-centroamerica.pdf

HKND Group, El Profundo Significado, El Gran Canal de Nicaragua, recuperado de: www.hknd-group.com/portal.php?mod=list&catid=23

Organización Fraternal Negra Hondureña – OFRANEH. (2015). No sé si estoy observando una farsa o una tragedia. Recuperado de:https://ofraneh.wordpress.com/2015/11/25/no-se-si-estoy-observando-una-farsa-o-una-tragedia-paul-romer-en-referencia-a-las-zede-en-honduras/

Notes

9 Vease Enrique Dávila, Georgina Kessel y Santiago Levy: “El Sur también existe: un ensayo sobre el desarrollo regional de México” Nueva Época, volumen XI, número 2, México, segundo semestre de 2002.
https://core.ac.uk/download/pdf/6506966.pdf . Este texto sirvió de referencia para la elaboración del Plan Puebla Panamá en los años 2000.

10 Consulte el articulo: “Honduras: Invertirán 200 millones de dólares en proyecto de energía solar en Choluteca”, 3 de noviembre 2014.
http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1771741, consultado el 26 de abril 2016.

11 Sistema de Integración Centroamericana – instancia intergubernamental.

Table des illustrations

Titre Cuadro 1: Diferencias entre los proyectos de ciudades privadas
Crédits Fuente: elaboración propia
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/5159/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 198k
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/5159/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 21k

Auteur

Instituto de Estudios del Desarrollo Económico y Social (IEDES), Universidad París 1, Francia. Ph.D. en sociología, asociada a la Unidad Mixta de Investigación (UMR) “Desarrollo y Sociedades”. Radicada en Nicaragua durante los años noventa, fue coordinadora gráfica de la revista Nueva Tierra Nuestra y periodista. Su tesis de doctorado es sobre el proceso de “Contrarreforma agraria en Nicaragua [como] instrumento para la reconquista del poder (1990- 2010)”. Actualmente investiga cómo las reestructuraciones territoriales y las nuevas normas en materia de políticas ambientales y de desarrollo, contribuyen a la redefinición de las identidades sociales y étnicas; las afectaciones de tierras, la militarización y los movimientos de resistencia que generan los grandes proyectos de infraestructura en Centroamérica (particularmente, el papel que, en esos últimos desempeñan los llamados países emergentes como China, Brasil y Rusia).

© Ariadna Ediciones, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search