Version classiqueVersion mobile

Estudios del Trabajo desde el Sur. Volumen II

 | 
Dasten Julián Vejar
, 
Álvaro Galliorio Jorquera

Relaciones Laborales en La Araucanía: Proyecto para una observación situada del trabajo

Felipe Marchant et Emilio Moya

Texte intégral

Introducción

1El presente texto pretende contextualizar y describir el nacimiento del Observatorio de Relaciones Laborales de la Araucanía (ORLA). El cual tiene como misión re-enfocar la producción investigativa y científica del conflicto laboral, apuntando a visibilizar y sistematizar las experiencias que confluyen en la centralidad del trabajo como un elemento de disputa, tensión y lucha de carácter multidimensional de los diversos aspectos sociales del trabajo y el papel de los sujetos laborales en el contexto regional de la Araucanía. Por medio de un proceso de institucionalización de un centro de observación, análisis y reflexión en torno al trabajo en el territorio en el que nos situamos.

2Nuestra definición del objeto de investigación se encuentra fijada y sujeta al reconocimiento de la heterogeneidad presentada por tres dimensiones centrales de configuración y construcción socio-histórica del trabajo en la región: 1. los procesos e interrelaciones entre los actores políticos y la institucionalidad; 2. la matriz, historia y modelos económico productivos; 3. Las configuraciones y diferencias socioculturales que coexisten en el territorio. Configurándose desde dinámicas y procesos de alta desigualdad económica, ruralidad, población indígena, pobreza, entre otras dimensiones.

3Por último, se destaca el proceso de investigación acción-participativa por el cual se persigue la recolección de información y datos relevantes para la constitución de diagnósticos y posibles soluciones en el campo observado.

Antecedentes3

  • 3 Agradecemos al Dr. Dasten Julián V. (FSU-Jena, Alemania), académico e Investigador del Depto. de So (...)
  • 4 Aravena, Antonio, “La recuperación de los estudios laborales en Chile (1990- 2014)”, en Los estudio (...)
  • 5 Manuel Antonio Garretón, Hacia una nueva era política, México D.F, Fondo de cultura económica, 1995 (...)
  • 6 En el contexto de la coyuntura de movilizaciones nacionales que son direccionadas al asunto de la p (...)
  • 7En Chile, el año 1981, en plena dictadura cívico-militar, se promulgó el Código de Aguas (…) este (...)
  • 8 En el año 1990, la tasa pobreza según ingresos era de un 38,6 %. Declinando hasta un 11,4 % al año  (...)
  • 9 Ricardo Gamboa & Carolina Segovia, “Chile: El año en que salimos a la calle”, Revista de Ciencia Po (...)

4Tal como se señala en un gran número de artículos de investigación, prólogos y capítulos de libros4, los cambios más significativos, y estructurales hasta nuestros días, en materias económicas, sociales y políticas se idearon, implantaron y desarrollaron durante la dictadura militar en Chile. Los gobiernos de la concertación se han dedicado a gestionar estos cambios y en algunos casos reformarlos, adaptarlos o mitigarlos. Cambios que se consolidaron –y en menor medida, se moderaron – durante los años de la Concertación de Partidos por la Democracia, coalición que gobernó (ininterrumpidamente) durante el periodo post- dictatorial hasta el año 2010. De este modo, se evidencia la dificultad que ha representado cambiar dicho legado, tal como si hubieran dejado los candados, pero no las llaves5 . Los cambios fueron en el ámbito político, la institucionalidad educacional, el trabajo y la previsión social6, el destino de las inversiones, la regulación de materias primas y commodities (minería, flujos y reservas de aguas7, etc.), fueron algunos de ellos. Cambios que afectaron positivamente otras variables como la tasa de pobreza según ingresos8, cobertura escolar e infraestructura, pero que igualmente han sido flancos de crítica y protesta desde diferentes movimientos sociales, que en el último tiempo se han masificado y diversificado en el país9.

  • 10 Karina Narbona, “Para una Historia del Tiempo Presente: lo que cambió el Plan Laboral de la dictadu (...)

5Uno de los cambios importantes que suscita nuestro interés, se generó en el ámbito de la (i) legalidad en Chile en el mudo del trabajo. El plan laboral que rige hasta la actualidad, fue sintetizado en el actual Código del Trabajo. Consignado bajo la autoría de José Piñera y su plan laboral de “4 patas”, reemplazó al Código que se encontraba vigente desde 1931. En dicho código, se respetaban algunos derechos y leyes tales como Comisiones Tripartitas en las negociaciones por área, huelga indefinida y sin reemplazo, y resultados de la negociación para todo el sindicato (socios actuales y futuros)10.

  • 11 Gonzalo Durán & Marco Kremenman, “Sindicatos y Negociación Colectiva Panorama Estadístico Nacional (...)

6Un ejemplo de la protección que poseían los trabajadores, son las tasas de sindicalismo que se presentaban. Éstas tuvieron un peak histórico en el año de 1973 con un 33,7 %, mientras que – 40 años después – la misma tasa en el 2013 solo alcanzó un 14,2 %. Después de la Dictadura, el peak de la tasa de sindicalización se alcanzó en 1991 con un 18,2 %. En 2013, para las Regiones del Maule, La Araucanía, Coquimbo y Los Lagos se registra menos de 10 % de sindicalización. Asimismo, se observan altos niveles de atomización sindical. En particular, se destaca que el 50 % del total de sindicatos activos en Chile tienen 37 o menos socios/as11.

  • 12 ENCLA, Informe de resultados octava encuesta laboral, Santiago de Chile, Departamento de Estudios d (...)
  • 13 La Dirección del Trabajo (DT), institución estatal que realiza la Encuesta Laboral (ENCLA) desde el (...)

7En una panorámica a nivel país, los datos de la octava Encuesta Laboral12 de la Dirección del Trabajo, señalan que en la mayor parte de las empresas “no hay ni ha habido sindicato”. Ya que en un 81,8 % de las empresas nunca ha existido un sindicato. Sin embargo, si comenzamos a filtrar este dato según el tamaño de la empresa13, ese porcentaje se extiende a un 88,5 % en la categoría Pequeña Empresa. Destacándose la Pequeña Empresa, ya que sólo en un 2,9 % de los casos existe al menos un sindicato. Mientras tanto en el 67,9 % de la Mediana Empresa nunca ha existido algún sindicato.

  • 14 ENCLA, op. cit., p. 27

8Para el caso de la categoría Grandes Empresas, se invierte esta tendencia, ya que es dónde existen la mayor proporción de sindicatos, estando presente al menos un sindicato en el 65,3 % de las Grandes Empresas14.

9Los datos anteriores muestran el debilitamiento de la inserción del sindicalismo en Chile en las distintas categorías de empresas, sin que la organización colectiva de trabajadores exista – o llegue a durar lo suficiente para aparecer – en la visualización de las estadísticas oficiales. La anterior tendencia tiene aristas multidimensionales, que no sólo se puede explicar o atribuir a la poca intención o disposición de participar y organizarse de los sujetos o por una legislación que presenta variados obstáculos para tener una representación colectiva legal y con fuero. Para explicar y comprender tendencias como estas, debemos analizar el objeto de estudio desde un paradigma multidimensional, que contemplen a nivel macro variables o aspectos institucionales, históricos, sociales y políticos. Pero también a nivel micro, con variables o aspectos como las trayectorias laborales, identidades laborales, culturales laborales locales, entre otros.

10Frente al aspecto anteriormente señalado, y otras características del trabajo – y de los trabajadores – en Chile, es necesario señalar los profundos cambios durante las últimas cuatro décadas. Cambios que no son particulares a este sector o ámbito de la sociedad, sino que también es coherente – y complementario – en relación con otros cambios y tendencias que se han desarrollado en diferentes campos sociales. Estos presentan un prisma multidimensional y complejo, que inciden en las relaciones sociales en la actualidad.

Araucanía: una región en la Periferia

11Para el proyecto que presentaremos, es necesario plantear y ubicarnos desde un prisma conceptual y teórico con el que se pueda asumir el desafío de problematizar, investigar y visualizar los aspectos sociales del trabajo y de los sujetos laborales que se desarrolla en nuestro contexto regional.

  • 15 La Región Metropolitana es la región con la mayor cantidad (absoluta) de personas perteneciente a e (...)

12En la región de La Araucanía habitan cerca de un millón (969.049) de personas, de los cuales 52,86 % son mujeres (512.195), y un 47,14 % (456.854) son hombres. Además, la región es comúnmente asociada a la gran cantidad de personas descendiente del pueblo mapuche. De hecho, es la región con más cantidad de personas (proporcionalmente15 ) que afirmar pertenecer a este pueblo. Estos representan el 31,79 % (308.143) de la población total de la región. Un 67,68 % total de la población de la región, se radica en las zonas urbanizadas. Mientras que el restante, 32,32 % habita en las zonas rurales de la región.

13La Araucanía, es una región caracterizada por altas tasas de vulnerabilidad social. Por ejemplo, la actual tasa de escolaridad es de 10 años promedio (tasa que, a nivel nacional, se alcanzó en el 2003). Al mismo tiempo, es la región más pobre a nivel multidimensional del país, con un 26,2 % de sus habitantes bajo esta categoría (CASEN, 2015).

  • 16 La Araucanía, según la medición de CASEN 2013, tiene una media de ingresos de $314.855,6 pesos (cal (...)
  • 17 Durán, op. cit.
  • 18 Para este dato se consideran sindicatos de trabajadores dependientes (asalariados formales) tales c (...)

14La Araucanía, región referente de los bajos índices sociales en el país16, también se destaca por la baja tasa de sindicalización en la región, llegando a una tasa del 6,2 %. La cual, sólo supera a la región del Maule con 5,9 %. Siendo estas dos, las regiones con más bajo nivel de sindicalización en el país. Además de tener una tasa de cobertura de negociación colectiva que sólo alcanza el 3,7 %, para ambas regiones17. Para complementar los datos anteriores, en la novena región, se encuentran 275 sindicatos activos, de los cuales el 50 % son organizaciones conformadas por 43 o menos socios/as18

  • 19 ENCLA, op. cit.

15Frente al otro lado de las relaciones laborales, se encuentra los empleadores. Los cuales, en La Araucanía presentan, cierta actitud de rechazo hacía los sindicatos. Lo que se específica a la valoración o percepción que tienen sobre organizaciones colectivas de trabajadores. Ya que el 41 % de los empleadores de la IX región declara que “los sindicatos dificultan las relaciones laborales”. El porcentaje que nos muestra este dato es el más alto en el país. Además, el 4,6 % de los empleadores posiciona a La Araucanía como la segunda región del país dónde existe mayor presencia de conflictos laborales (huelgas, paros, etc.), por debajo, eso sí, de Los Ríos (8,4 %)19.

16En términos de ingresos, La Araucanía, según la última medición de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) 2015, tiene una media de ingresos de $332.806,2 pesos (US 493). Mientras tanto, que el 50 % de los/as trabajadores/as perciben ingresos de $245.500 pesos (US 363,7) o menos. Estos datos posicionan a La Araucanía cómo la segunda región del país con los promedios más bajos de ingresos, debajo de la región del Maule; seguidas de Los Ríos y el Biobío.

Concepciones clave

a) Neoliberalismo:

  • 20 David Harvey, Breve Historia del Neoliberalismo, Madrid, Akal, 2007; Naomi Klein, La doctrina del s (...)
  • 21 Ejemplo de esto es el Documental “Chicago Boys” (2015), dirigido por Carola Fuentes y Rafael Valdea (...)

17En la actualidad el neoliberalismo es ampliamente discutido, y se le atribuyen ciertos efectos que han ido configurando el carácter de la sociedad en la que nos encontramos. Chile, ha sido puesto de ejemplo y nombrado como el laboratorio del experimento neoliberal20 . Este experimento se ejecutó en el periodo de la dictadura militar, pero sus bases ideológicas fueron establecidas mucho antes a nivel mundial y también a nivel nacional. Este tema ha sido abordado no solo por la literatura “especializada” de las ciencias sociales, sino que también últimamente por el periodismo de reportaje. Este último nos ha brindado un acceso a sabrosas referencias y testimonios de la elite y de distintos participantes (tanto locales como internacionales) que permiten comprender las acciones que hicieron posible re-estructurar la económica y la política del país21.

  • 22 Marek Hoehn, “Neoliberalismo. Aportes para su conceptualización”, Centro de análisis e investigació (...)

18A nivel de definiciones académica, Marek Hoehn22 analiza el neoliberalismo desde una óptica crítica, y lo entiende como un proyecto político y societal. Un proyecto opuesto a lo que fue el Estado de compromiso y al keynesianismo que tuvo importante influencia en la primera mitad del siglo pasado.

19Este proceso, en Chile, se inició posteriormente al Golpe Militar de 1973. El Ministro de Hacienda de la Dictadura, Jorge Cauas, implementó el llamado “tratamiento shock” en 1974. Para luego, en el año 1976, los Chicago Boys llegaran a los puestos claves en el Gobierno. En otras palabras, la reestructuración neoliberal dispone de mecanismos que le permiten al sistema capitalista, recuperar altos niveles de estabilidad política sin la necesidad de recurrir a políticas públicas de carácter redistributivo.

  • 23 Tomás Moulian, Chile actual. Anatomía de un mito, Santiago de Chile, LOM, 2002
  • 24 Byung-Chul Han, La sociedad de la transparencia, Barcelona, Editoral Herder, 2013, p. 97

20Durante este proceso de reestructuración, sin dudas, se generaron impactos materiales como también simbólicos en la estructura de la sociedad y en la subjetivación de sus l miembros En relación a lo último, compartimos el análisis que realiza Tomas Moulian en Chile: la anatomía de un mito y que describe esto cambios a nivel subjetivo, analizando dinámicas tales como el mayor acceso al consumo y al crédito por parte de la mayoría de las familias chilenas, los ciudadanos ya no se encuentran integrados a partir de una conciencia colectica o proyecto común, sino que lo están por medio del crédito23. En otras palabras, el ciudadano se va desintegrando e individualizando, convirtiéndose en un consumidor, Ya no le preocupa el bien común, o ser parte de un proyecto colectivo importa su plan individual y su proyecto de vida. Tal como señala Han “la responsabilidad por la comunidad caracteriza al ciudadano. Pero el consumidor no tiene esa responsabilidad24

  • 25 Franck Gaudichaud, Las fisuras del neoliberalismo chileno. Trabajo, crisis de la <democracia tutelada> y conflictos soci</democracia> (...)

21Estas consecuencias, resultado de la desregulación de diferentes ámbitos de la vida social produce impactos profundos como en la salud, la protección social, la educación y otras. Lo anterior nos muestran, siguiendo a Gaudichaud, que la dictadura “no es sólo pasado, sino presente, ya que en cierta medida “el pasado no pasa”, a pesar de los años25.

b) Precariedad laboral y social:

  • 26 Julio Godio, Sociología del trabajo y política, Buenos Aires, Atuel, 2001, p. 164
  • 27 Dasten Julián, “La precariedad laboral, modernidad y modernización capitalista: Una contribución al (...)

22Otro concepto importante a considerar es el de precariedad. Si bien, los estudios laborales se concentran en analizar la precariedad laboral o del trabajo, nos parece oportuno utilizar un concepto ampliado del término y que refleje las transformaciones generadas por el neoliberalismo. En nuestros análisis, el trabajo se entenderá desde una mirada amplia, no será entendido solamente como una actividad productiva, ya que “(…) el trabajo, como actividad, es un proceso permanente de construcción social y por lo tanto irreductible a ser subsumido en la ilusión neoliberal de la “sociedad de mercado”26. Es decir, el trabajo – y por lo tanto el trabajador – no son categorías estáticas, sino que se encuentra en un constante dinamismo, y son permeables a otros agentes e influencias exteriores. Por lo tanto, no podemos entender un análisis de la precariedad laboral, sin una reflexión de la precariedad social tomando en cuenta los antecedentes político-económicos que da paso a transformaciones que “se hicieron latentes en espacios que trasgredían el espacio del trabajo, y amenazan/reformulaban las formas de reproducción de la cotidianidad”27

  • 28 Ricardo Antunes, ¿Adiós al Trabajo? Ensayo sobre metamorfosis del trabajo y el rol central del trab (...)
  • 29 Zapata, Francisco, “ ¿Crisis del sindicalismo en América Latina?”, International Institute of Socia (...)

23Frente a este nuevo tipo de integración social – por medio del consumo y de la “adaptación” a la flexibilidad de la vida – también es pertinente reflexionar acerca de la centralidad del trabajo28. Discusiones dónde también existen reflexiones que sustentan la idea fin del trabajo, como la de Rifkin en el año 1995. En dicha visión se cuestiona si la categoría de trabajo sigue teniendo una centralidad vital en la reproducción social. Complementándose, en las observaciones sobre los desafíos e impactos que han repercutido sobre sindicalismo, dentro del contexto que ha propiciado los procesos de globalización y de transnacionalización del trabajo29.

  • 30 Han, Byung-Chul, Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder, Barcelona, Herder Editor (...)
  • 31 Hoehn, op. cit.
  • 32 Byung-Chul Han, 2012, La sociedad del cansancio, Barcelona, Editorial Herder; Han, “Psicopolítica…” (...)
  • 33 Dörre, Klaus, “La Precariedad ¿Centro cuestión social del siglo XXI?”, Revista Actuel Marx Interven (...)

24Por otra parte, también se han generado reflexiones sobre las lógicas de auto-explotación y regímenes de trabajo “independientes”, como es la reflexión sobre el empresario de sí mismo30. Observaciones sobre las implicancias de la agudización la nueva (des) regulación del neoliberalismo, como proyecto político y societal31 . Respondiendo así a procesos de individualización, e intentos de distinción individuales, proyectándose sujetos de rendimiento, que romperían con la dialéctica del amo y del esclavo. Internalizado y generando una auto-explotación, en conjunto a una proliferación de perfiles de trabajo/trabajadores con características que destaquen en el multitasking y de alta resiliencia para trabajar en contextos u ocupaciones laborales de alta presión y demanda32. Tal como afirma Dörre “podemos constatar que la flexibilidad e inseguridad del trabajo y del empleo son subjetivados de diversas maneras”33.

  • 34 Neffa, Julio César, “Subcontratación, tercerización y precarización del trabajo y el empleo: una vi (...)

25A lo anterior, se agrega la arista de la llamada informalidad del trabajo. Como referencia, en relación a este concepto, asumiremos la revisión que realiza el investigador Julio Cesar Neffa34 sobre las distintas perspectivas y definiciones que se han concentrado en el abordaje de este concepto.

26El autor resume en un intento de caracterización de la informalidad, y tomaremos la definición que realiza sobre los trabajadores informales:

  • 35 Ibid, p. 73

Los trabajadores informales pueden ser micro-empresarios, trabajadores cuenta propia, trabajadores familiares no remunerados (auxiliares) y asalariados (no registrados) de ambos sexos, que generalmente han acumulado un saber productivo gracias a la experiencia, aunque cuentan con un exiguo nivel de escolaridad y de formación profesional formal. (…) Se desempeñan en unidades económicas (informales e incluso formales), en hogares, o en la vía pública “a plena luz del día”, sometidos a las inclemencias a”, sometidos a las inclemencias del tiempo35

  • 36 De la Garza, Enrique, “Del concepto ampliado de trabajo al de sujeto laboral ampliado”, En Sindicat (...)

27Es decir, existe una heterogeneidad de trabajadores/as y de trabajos/labores que complejizan las definiciones de estos conceptos (precariedad, informalidad, inestabilidad, etc.). Heterogeneidad que no es una novedad en la historia de los modos de producción36. Pero que, sin embargo, hoy parecen ser más difusas.

  • 37 Dörre, op. cit., p. 85
  • 38 Hartmunt Rosa, “Aceleración social: consecuencias éticas y políticas de una sociedad de alta veloci (...)
  • 39 Rosa, “Alienación social…”, op. cit., p. 32

28Siguiendo en la misma línea, Klaus Dörre estudia la precarización de los empleos. Él establece como una las causas de la masificación de los empleos precarios, el régimen de los plazos cortos, definiéndolos cómo: “un modo de control abstracto y mercantil de la perpetuación de la competencia al interior de las empresas y entre sus trabajadores. Aquí podemos ubicar una de las causas esenciales de la precarización”37. Siguiendo la lógica anterior, Hartmunt Rosa38 nos presenta una conceptualización sobre la aceleración social – que se experimenta en un contexto de modernidad tardía – entendido como una polarización mayor de lo que ya Marx nos señala con la afirmación de que “todo lo sólido se desvanece en el aire”, señala hasta como el propio lenguaje se manifiesta la aceleración del ritmo: “La gente habla de trabajar (por el momento) como panadero en lugar de ser panadero39. Discursos, como estos, que son fácilmente evidenciables al momento de investigar la trayectorias e identidades laborales, por generaciones o tramos etarios.

  • 40 Hoehn, op. cit.
  • 41 Enrique De la Garza, “Trabajo no clásico y flexibilidad”, Cuadernos CRH, 26: 68, 2013, pp. 315-330.

29Propiciándose así una incertidumbre generalizada al algo – que no nosotros consideramos central - como lo es trabajo. Una incertidumbre que a juicio de Hoehn40 tiene el carácter de un dispositivo de disciplinamiento. De manera práctica, un dispositivo supone la posibilidad de coaccionar, influir o controlar, de manera direccionada de forma (in) directa a través de un conjunto de elementos que en relación tiene cierta coherencia, en cierto contexto especifico dónde opere. En este sentido es coherente el componente de la sumisión voluntaria de estos tipos de trabajos41.

  • 42 Ramón Llopis, “El ‘nacionalismo metodológico’ como obstáculo en la investigación sociológica sobre (...)

30Apoyados por estas reflexiones y conceptos claves, nos situamos en un escenario socio-histórico marcado por particularidades geográficas, socioculturales, económico-productivas y sociopolíticas que exhiben una diferencia con la idea de la homogeneidad territorial y con la propuesta de un nacionalismo metodológico42.

Observatorio de Relaciones Laborales de la Araucanía

31Tomando en cuenta lo descrito hasta aquí, nos proponemos la misión de constituir un Observatorio de Relaciones Laborales de la Araucanía (ORLA). Que pretende ser un aporte en: (1) la generación de conocimiento nuevo sobre las relaciones sociales en la Araucanía; (2) Indagar en la relación entre Estado-trabajadores y trabajadores-empresa; (3) la identificación de lazos y experiencias de comunicación comunes entre diversos actores sobre el trabajo y; (4) en el llevantamiento de datos novedosos desde distintos actores para caracterizar el campo laboral de la región.

  • 43 Michael Burawoy, “Por una sociología pública”, Política y sociedad, 42: 1, 2005, pp. 197-225.

32La propuesta del Observatorio de Relaciones Laborales de la Araucanía (ORLA) pretende reorientar la producción académica e investigativa – a nivel local - de las relaciones laborales, apuntando a visibilizar y sistematizar las experiencias que confluyen en la centralidad del trabajo como un elemento de disputa, tensión y conflicto de carácter multidimensional. Asimismo, busca generar un impacto en el debate público y académico – a escala regional y/o nacional –. principalmente, apoyados en la participación y (co) construcción social/colectiva del conocimiento43 Para lo propuesto anteriormente, nos decidimos comenzar trabajando sobre las siguientes líneas de estudio:

a) Conflicto y tensión en las relaciones laborales

33¿Por qué enfocarse en el conflicto y tensión en las relaciones laborales? Nuestra justificación para realizar este análisis es simple, el conflicto social es observable cotidianamente. El conflicto social es una constante en todas las sociedades y grupos sociales. Se explica por la heterogeneidad de los sujetos sociales, su posición desigual en el campo social, y también por las motivaciones, deseos, objetivos, valores o percepciones de mundo que estos presentan y que muchas veces se encuentran en tensión y conflicto.

34Esto puede generar una dinámica social de dos caras: la generación de cooperación o de conflicto entre individuos, entre individuos y organizaciones, o entre organizaciones. Generándose así, una disputa por la reconfiguración en la posición del campo social que ocupan los sujetos, hasta un cambio en los criterios o normas sociales que lo constituyen. Conflicto social que se analizará en el observatorio, enmarcándose en las contradicciones Capital-Trabajo, que se desarrollan en el campo laboral.

b) Organizaciones de trabajadores/as y Negociación Colectiva

35Por otra parte, tomamos como idea fuerza una perspectiva amplia de lo que consideraremos como organizaciones de trabajadores/as. No sólo enmarcándonos y limitándonos a observar sólo a los sindicatos como la única expresión de organización colectiva. Sino también, se toman en cuenta diversas organizaciones de trabajadores que tienen (o no) competencias legales enmarcadas en la legislación laboral. Además, la identidad, repertorios y proyectos sindicales, suscitan nuestros intereses, al visualizar su heterogenización en el mundo del trabajo. Por lo cual, no queremos reducir el análisis sólo a los sindicatos, disminuye la mirada global del tema.

  • 44 Peter Winn, Tejedores de la revolución: los trabajadores de yarur y la vía chilena al socialismo, S (...)
  • 45 Francisca Gutierrez, “ ¿Amenaza o Realidad? La Judicialización del Conflicto Laboral en Chile”, Ges (...)
  • 46 Del total de huelgas del 2015, 205 fueron extra-legales y 175 legales, considerando que desde el añ (...)

36Cabe mencionar, la metamorfosis de los repertorios y proyectos sindicales en Chile. A modo de ejemplo, recordamos la caída de lo que se podría denominar un movimiento sindical con carácter socio-político transformador44, una clara tendencia adecuación de los repertorios de acción sindical direccionado a la judialización de demandas y conflictos laborales45. Además de prácticas que desbordan con creces los marcos legales de las instituciones pertinentes que tienen como objetivo equilibrar las relaciones laborales, como se toma en cuenta los datos huelgas legales y las ilegales que se desarrollan en el país46.

  • 47 Se tratan de 2 casos imbricados en el sector industrial manufacturero de la región, relacionado a l (...)

37En relación a los anteriores procesos y dinámicas nombradas, como equipo estamos realizando un constante esfuerzo en poder observar participativamente 547 casos de procesos que se dan en el interior de las relaciones laborales, como son las negociaciones colectivas. Siguiéndolas desde la formulación de los proyectos de contrato colectivo hasta la finalización de la negoción. Siendo observadores de los procesos que se pueden dar entre el inicio y el final de las negociaciones, como por ejemplo son las asambleas de las bases del sindicato, mesas de negociación entre sindicato y empresa, buenos oficios mediados por la institucionalidad competente, gestiones con autoridades político/institucionales de la zona, huelgas, manifestaciones colectivas, paros, etc. Comenzando así, con un registro cualitativo de los distintos procesos que hemos podido participar desde el comienzo del 2017. El cual se centra de acuerdo a tres dimensiones:

  1. Las demandas del sindicalismo en el plano político y su concepción del trabajo. Tratamos de integrar en el debate concepciones como "trabajo decente" y "trabajo digno"48 de acuerdo a la relación con el estado y los partidos políticos; la política de género y el fenómeno de la migración; y el internacionalismo a nivel regional y global.
  2. Los modelos de negociación con el empresariado como actores nacionales, regionales y locales: consideramos la esfera económica e institucional de acuerdo a la debilidad o fortaleza del sindicalismo en estas esferas de acción, así como las más recurrentes dificultades con la legislación para la actividad sindical.
  3. Las experiencias actuales de confluencia con otros actores sociales y su percepción de aprobación social: consideramos la esfera comunicacional y una explicación de los mismos dirigentes a las características que esta esfera asume en cada sector, sindicato y/o organización. Además, caracterizamos la (no) política comunicacional de cada sindicato y las características de las redes de acción con movimientos sociales, de género, población indígena y/o de la “sociedad civil” que pudiesen estar involucrados en los conflictos.

Para concluir

38Situándonos desde un campo académico local y periférico a nivel nacional – insertado en un contexto de alta desigualdad, vulnerabilidad, caracterizada por conflictos políticos/históricos – se nos hace imperiosa una perspectiva crítica al momento de realizar ejercicios de clasificación y descripción social. Tomando en cuenta los problemas de “importación” de sistemas de clasificación, técnicas y teorías, hacía contextos que no encajan a tipos ideales. Para nuestro caso, La Araucanía se nos presenta como un problema y desafío al intentar entender, estudiar y socializar las situaciones, dinámicas y relaciones sociales centradas en la temática laboral.

39A partir de la propuesta de este proyecto, podemos constatar la relevancia en diversos aspectos, tales como:

  1. La generación de conocimiento incompleto: Creemos que el observatorio podría resolver una carencia de información sistematizada sobre la realidad sindical de la Araucanía, proponiendo un campo de estudio no-abordado por las ciencias sociales y la institucionalidad pública en la región.
  2. Una problematización del carácter político de la relación entre Estado-trabajadores, desde el prisma de la actividad sindical y la política laboral49 , especialmente en contextos regionales y locales, donde la negociación colectiva y la organización sindical tiende a presentarse a un nivel altamente descentralizado, en tanto “empresa”.
  3. La identificación de lazos y experiencias de comunicación sindical en la heterogeneidad productiva de la región, con el fin de detectar confluencias, disensos y trayectorias que promuevan la interacción flexible, democrática y vertical de diálogos entre organizaciones sindicales a nivel regional.
  4. El desarrollo de un modelo que sistematiza e integra la complejidad de tres dimensiones analíticas y tres corrientes teóricas en una expresión propia latinoamericana y regionalista del debate sobre "modelos sindicales".
  5. Articulación y propuesta de un modelo comparativo a nivel inter-regional de distintas expresiones en las trayectorias sindicales, políticas laborales y discursos sindicales.

40Pretendemos que lo expuesto en este texto sea nuestra hoja de ruta inicial, para la constitución y reconocimiento del Observatorio de Relaciones Laborales de la Araucanía (ORLA), desde el sindicalismo local, la academia regional y las instituciones y autoridades competentes en la temática en la región.

Bibliographie

Bibliografía

ANTUNES, RICARDO, ¿Adiós al Trabajo? Ensayo sobre metamorfosis del trabajo y el rol central del trabajo, Buenos Aires, Ed. Herramienta Taller de Estudios Laborales, 2003

ARAVENA, ANTONIO, “La recuperación de los estudios laborales en Chile (1990-2014)”, en Los estudios laborales en América Latina, Enrique de la Garza (Ed.), Barcelona-México D.F., Anthropos- UAM Iztapalapa, 2016, pp. 103-126.

BOLTANSKI, LUC. Y ÉVE CHIAPELLO, El nuevo espíritu del capitalismo, Madrid, Akal, 2002

BURAWOY, MICHAEL, “Por una sociología pública”, En Política y sociedad, 42: 1, 2005, pp. 197-225.

CASTEL, ROBERT, La metamorfosis social de la cuestión social. Una crónica del salariado, España, Ed. Paidos Ibérica. S.A., 1997

CASTILLO, ALEJANDRO & CAROLINA GARCÍA, “Gatopardismo en el proyecto de reforma laboral: Indefiniciones y ambigüedades que conducen a la judicialización y burocratización del conflicto laboral”, En Panorámica del trabajo en el Chile neoliberal, Felipe Ruiz Bruzzone (ed.), Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 2016.

COOK, Maria, “Unions and labor policy under left governments in Latin America”, Revista de Trabajo, Vol. 5, Núm. 7, pp. 55-73, 2011

DE LA GARZA, ENRIQUE, 2005. “Del concepto ampliado de trabajo al de sujeto laboral ampliado”, En Sindicatos y nuevos movimientos sociales en América Latina, Enrique De la Garza (coord.), Colección Grupos de Trabajo, Consejo Latinoamericano de ciencias sociales, pp. 9-17

2013. “Trabajo no clásico y flexibilidad”, Cuadernos CRH, 26: 68, pp. 315-330.

DÖRRE, KLAUS, “La Precariedad ¿Centro cuestión social del siglo XXI?”, Revista Actuel Marx Intervenciones, N°.8, 2009, pp. 79 - 108.

DURÁN, GONZALO & MARCO KREMENMAN, “Sindicatos y Negociación Colectiva Panorama Estadístico Nacional y Evidencia Comparada”, Documento de trabajo área Sindicatos y Negociación Colectiva, Fundación SOL, 2015

ENCLA, Informe de resultados octava encuesta laboral, Santiago de Chile, Departamento de Estudios de la Dirección del Trabajo, 2014

GAMBOA, RICARDO & CAROLINA SEGOVIA, “Chile: El año en que salimos a la calle”, Revista de Ciencia Política (Santiago), 32: 1, 2012, pp. 65-85.

GARRETÓN, MANUEL ANTONIO & ROBERTO GARRETÓN, “La democracia incompleta en Chile: La realidad tras los rankings internacionales”, Revista de ciencia política (Santiago), 30: 1, 2010, pp. 115-148,

https://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2010000100007

GARRETÓN, MANUEL ANTONIO, Hacia una nueva era política, México D.F, Fondo de cultura económica, 1995

GAUDICHAUD, FRANCK, Las fisuras del neoliberalismo chileno. Trabajo, crisis de la <<democracia tutelada>> y conflictos sociales, Santiago, Quimantú-Tiempo robado, 2015

GHIOTTO, LUCIANA & RODRIGO PASCUAL, “Trabajo decente versus trabajo digno: acerca de una nueva concepción del trabajo”, Revista Herramienta, No. 44, 2010, Disponible On-line: http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-44/trabajo-decente-versus-trabajo-digno-acerca-de-una-nueva-concepcion-del-tra

GODIO, JULIO, Sociología del trabajo y política, Buenos Aires, Atuel, 2001

GUTIERREZ, FRANCISCA, “ ¿Amenaza o Realidad? La Judicialización del Conflicto Laboral en Chile”, Gestión y Tendencias, I: 1, 2015, pp. 9-12, ISSN: 0719-6768 DOI: 10.11565/gesten.v1i1.6

HAN, BYUNG-CHUL, 2012. La sociedad del cansancio, Barcelona, Editorial Herder

2013. La sociedad de la transparencia, Barcelona, Editoral Herder,

2014. Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder, Barcelona, Herder Editorial

HARVEY, DAVID, Breve Historia del Neoliberalismo, Madrid, Akal, 2007

HOEHN, MAREK, “Neoliberalismo. Aportes para su conceptualización”, Centro de análisis e investigación política, Documento N° 32, 2009, www.caip.cl

JULIÁN, DASTEN, “La precariedad laboral, modernidad y modernización capitalista: Una contribución al debate desde América Latina”, Trabajo y Sociedad, n° 23, 2014, pp. 147-168.

KLEIN, NAOMI, La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre Buenos Aires, Paidós, 2008

LARRAÑAGA OSVALDO & MARÍA EUGENIA RODRIGUEZ, Desigualdad de Ingresos y Pobreza en Chile 1990 a 2013. Santiago de Chile, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – Chile, 2015.

LECHNER, NORBERT, “Modernización y democratización: un dilema del desarrollo chileno”, Estudios Públicos, N. 70, 1998, pp. 231-242.

LLOPIS, RAMÓN, “El ‘nacionalismo metodológico’ como obstáculo en la investigación sociológica sobre migraciones internacionales”, Empiria. Revista de Metodología de ciencias sociales, No.13, 2007, pp. 101 – 120.

MASSÓ, ESTHER, “Superando el nacionalismo metodológico: Comunidades cosmopolitas de interacción en el barrio de Lavapiés”, Migraciones internacionales, 7: 2, 2013, pp. 71 – 100.

MOULIAN, TOMÁS, Chile actual. Anatomía de un mito, Santiago de Chile, LOM, 2002

MUNDACA, RODRIGO, La privatización de las aguas en Chile. Causas y resistencias, Santiago de Chile, Editorial América en movimiento, 2014

NARBONA, KARINA, “Para una Historia del Tiempo Presente: lo que cambió el Plan Laboral de la dictadura”, Ideas para el Buen Vivir, N° 6, Fundación SOL, 2015

NEFFA, JULIO CÉSAR, “Subcontratación, tercerización y precarización del trabajo y el empleo : una visión regulacionista desde la economía del trabajo y el empleo”, Subcontratación laboral en América Latina : Miradas Multidimensionales , Medellín, CLACSO-Escuela Nacional Sindical, 2008, pp. 69-100.

ROSA, HARTMUNT, 2011. “Aceleración social: consecuencias éticas y políticas de una sociedad de alta velocidad desincronizada”, Persona y Sociedad, UAH, XXV: 1, pp. 9-49.

2016. Alienación y aceleración. Hacia una teoría crítica de la temporalidad en la modernidad tardía, Buenos Aires, Katz

WINN, PETER, Tejedores de la revolución: los trabajadores de yarur y la vía chilena al socialismo, Santiago de Chile, LOM, 2004

ZAPATA, FRANCISCO, “ ¿Crisis del sindicalismo en América Latina?”, International Institute of Social History [En línea], 2003, Disponible en: https://ntrda.me/2PLse0T

Notes

3 Agradecemos al Dr. Dasten Julián V. (FSU-Jena, Alemania), académico e Investigador del Depto. de Sociología y Ciencia Política de la Universidad Católica de Temuco, por ser el gestor inicial de este Observatorio, por medio del proyecto Pre Fondecyt “Cartografía de la (s) precariedad (es) laboral (es) y las relaciones laborales de la Zona Centro Sur de Chile” de la Universidad Católica de Temuco.

4 Aravena, Antonio, “La recuperación de los estudios laborales en Chile (1990- 2014)”, en Los estudios laborales en América Latina, Enrique de la Garza (Ed.), Barcelona-México D.F., Anthropos-UAM Iztapalapa, 2016, pp. 103-126; Castillo, Alejandro & Carolina García, “Gatopardismo en el proyecto de reforma laboral: Indefiniciones y ambigüedades que conducen a la judicialización y burocratización del conflicto laboral”, En Panorámica del trabajo en el Chile neoliberal, Felipe Ruiz Bruzzone (ed.), Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 2016

5 Manuel Antonio Garretón, Hacia una nueva era política, México D.F, Fondo de cultura económica, 1995; Manuel Antonio Garretón, & Roberto Garretón, “La democracia incompleta en Chile: La realidad tras los rankings internacionales”, Revista de ciencia política (Santiago), 30: 1, 2010, pp. 115- 148, https://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2010000100007

6 En el contexto de la coyuntura de movilizaciones nacionales que son direccionadas al asunto de la previsión social y la insolvencia que presenta las pensiones, entregadas en la actualidad, a los y las trabajadoras jubiladas, bajo la consigna “No + AFP”. Ver “La postal que dejó la marcha contra las AFP con miles de personas en la Alameda”. Consultado el 15 de noviembre de 2016. Disponible en: https://goo.gl/YGs0q9

7En Chile, el año 1981, en plena dictadura cívico-militar, se promulgó el Código de Aguas (…) este instrumento legislativo, a su vez, se encargó de separar la propiedad del agua del dominio de la tierra, transformando al vital elemento en un bien de capital susceptible de ser privatizado, como ocurre en nuestros actuales días, probando la dicotomía de que hoy existen propietarios de agua sin tierra, y propietarios de tierra sin agua”. Rodrigo Mundaca, La privatización de las aguas en Chile. Causas y resistencias, Santiago de Chile, Editorial América en movimiento, 2014, p 21.

8 En el año 1990, la tasa pobreza según ingresos era de un 38,6 %. Declinando hasta un 11,4 % al año 2009. Osvaldo Larrañaga & María Eugenia Rodriguez, Desigualdad de Ingresos y Pobreza en Chile 1990 a 2013. Santiago de Chile, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – Chile, 2015.

9 Ricardo Gamboa & Carolina Segovia, “Chile: El año en que salimos a la calle”, Revista de Ciencia Política (Santiago), 32: 1, 2012, pp. 65-85.

10 Karina Narbona, “Para una Historia del Tiempo Presente: lo que cambió el Plan Laboral de la dictadura”, Ideas para el Buen Vivir, N° 6, Fundación SOL, 2015, p. 5.

11 Gonzalo Durán & Marco Kremenman, “Sindicatos y Negociación Colectiva Panorama Estadístico Nacional y Evidencia Comparada”, Documento de trabajo área Sindicatos y Negociación Colectiva, Fundación SOL, 2015

12 ENCLA, Informe de resultados octava encuesta laboral, Santiago de Chile, Departamento de Estudios de la Dirección del Trabajo, 2014.

13 La Dirección del Trabajo (DT), institución estatal que realiza la Encuesta Laboral (ENCLA) desde el año 1998, considera el criterio del “número de trabajadores” en cada empresa, para generar la categoría “tamaño de empresa”.

14 ENCLA, op. cit., p. 27

15 La Región Metropolitana es la región con la mayor cantidad (absoluta) de personas perteneciente a este pueblo indígena.

16 La Araucanía, según la medición de CASEN 2013, tiene una media de ingresos de $314.855,6 pesos (calculados por ajuste IPC). Posicionándose cómo la segunda región del país con los promedios más bajos. La región de La Araucanía (26,5 %) se destaca por tener la más alta tasa de pobreza multidimensional del país.

17 Durán, op. cit.

18 Para este dato se consideran sindicatos de trabajadores dependientes (asalariados formales) tales como: (1) de empresa, (2) establecimiento, (3) transitorio e (4) interempresa. Elaboración propia a partir de los datos disponible en el Sistema Informático “Sistema de Relaciones Laborales (SIRELA)” de la Dirección del Trabajo.

19 ENCLA, op. cit.

20 David Harvey, Breve Historia del Neoliberalismo, Madrid, Akal, 2007; Naomi Klein, La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre Buenos Aires, Paidós, 2008; Lechner, Norbert, “Modernización y democratización: un dilema del desarrollo chileno”, Estudios Públicos, N. 70, 1998, pp. 231-242.

21 Ejemplo de esto es el Documental “Chicago Boys” (2015), dirigido por Carola Fuentes y Rafael Valdeavellano, véase: http://cinechile.cl/pelicula-3124; Monckeberg, M. (2015). “El saqueo de los grupos económicos al Estado chileno”. DeBolsillo: Santiago de Chile.

22 Marek Hoehn, “Neoliberalismo. Aportes para su conceptualización”, Centro de análisis e investigación política, Documento N° 32, 2009, www.caip.cl

23 Tomás Moulian, Chile actual. Anatomía de un mito, Santiago de Chile, LOM, 2002

24 Byung-Chul Han, La sociedad de la transparencia, Barcelona, Editoral Herder, 2013, p. 97

25 Franck Gaudichaud, Las fisuras del neoliberalismo chileno. Trabajo, crisis de la <<democracia tutelada>> y conflictos sociales, Santiago, Quimantú-Tiempo robado, 2015, p. 19

26 Julio Godio, Sociología del trabajo y política, Buenos Aires, Atuel, 2001, p. 164

27 Dasten Julián, “La precariedad laboral, modernidad y modernización capitalista: Una contribución al debate desde América Latina”, Trabajo y Sociedad, n° 23, 2014, p. 149

28 Ricardo Antunes, ¿Adiós al Trabajo? Ensayo sobre metamorfosis del trabajo y el rol central del trabajo, Buenos Aires, Ed. Herramienta Taller de Estudios Laborales, 2003; Castel, Robert, La metamorfosis social de la cuestión social. Una crónica del salariado, España, Ed. Paidos Ibérica. S.A., 1997

29 Zapata, Francisco, “ ¿Crisis del sindicalismo en América Latina?”, International Institute of Social History [En línea], 2003, Disponible en: http://kellogg.nd.edu/publications/workingpapers/WPS/302.pdf

30 Han, Byung-Chul, Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder, Barcelona, Herder Editorial, 2014; Luc Boltanski & Éve Chiapello, El nuevo espíritu del capitalismo, Madrid, Akal, 2002

31 Hoehn, op. cit.

32 Byung-Chul Han, 2012, La sociedad del cansancio, Barcelona, Editorial Herder; Han, “Psicopolítica…”, op. cit.

33 Dörre, Klaus, “La Precariedad ¿Centro cuestión social del siglo XXI?”, Revista Actuel Marx Intervenciones, N°.8, 2009, p. 91

34 Neffa, Julio César, “Subcontratación, tercerización y precarización del trabajo y el empleo: una visión regulacionista desde la economía del trabajo y el empleo”, Subcontratación laboral en América Latina: Miradas Multidimensionales, Medellín, CLACSO-Escuela Nacional Sindical, 2008, pp. 69-100.

35 Ibid, p. 73

36 De la Garza, Enrique, “Del concepto ampliado de trabajo al de sujeto laboral ampliado”, En Sindicatos y nuevos movimientos sociales en América Latina, Enrique De la Garza (coord.), Colección Grupos de Trabajo, Consejo Latinoamericano de ciencias sociales, 2005, p. 9

37 Dörre, op. cit., p. 85

38 Hartmunt Rosa, “Aceleración social: consecuencias éticas y políticas de una sociedad de alta velocidad desincronizada”, Persona y Sociedad, UAH, XXV: 1, 2011, pp. 9-49; Hartmunt Rosa, Alienación y aceleración. Hacia una teoría crítica de la temporalidad en la modernidad tardía, Buenos Aires, Katz, 2016

39 Rosa, “Alienación social…”, op. cit., p. 32

40 Hoehn, op. cit.

41 Enrique De la Garza, “Trabajo no clásico y flexibilidad”, Cuadernos CRH, 26: 68, 2013, pp. 315-330.

42 Ramón Llopis, “El ‘nacionalismo metodológico’ como obstáculo en la investigación sociológica sobre migraciones internacionales”, Empiria. Revista de Metodología de ciencias sociales, No.13, 2007, pp. 101 – 120; Esther Massó, “Superando el nacionalismo metodológico: Comunidades cosmopolitas de interacción en el barrio de Lavapiés”, Migraciones internacionales, 7: 2, 2013, pp. 71 – 100.

43 Michael Burawoy, “Por una sociología pública”, Política y sociedad, 42: 1, 2005, pp. 197-225.

44 Peter Winn, Tejedores de la revolución: los trabajadores de yarur y la vía chilena al socialismo, Santiago de Chile, LOM, 2004

45 Francisca Gutierrez, “ ¿Amenaza o Realidad? La Judicialización del Conflicto Laboral en Chile”, Gestión y Tendencias, I: 1, 2015, pp. 9-12

46 Del total de huelgas del 2015, 205 fueron extra-legales y 175 legales, considerando que desde el año 2002 que las huelgas extra-legales no superaban a las huelgas legales. (OHL-COES, 2015)

47 Se tratan de 2 casos imbricados en el sector industrial manufacturero de la región, relacionado a la industria forestal en la provincia de Malleco (norte de La Araucanía). Y los 3 casos restantes, se encuentran en el sector del retail, en la provincia de Cautín (sur de La Araucanía).

48 Luciana Ghiotto & Rodrigo Pascual, “Trabajo decente versus trabajo digno: acerca de una nueva concepción del trabajo”, Revista Herramienta, No. 44, 2010, Disponible On-line: http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-44/trabajo-decente-versus-trabajo-digno-acerca-de-una-nueva-concepcion-del-tra

49 Cook, Maria, “Unions and labor policy under left governments in Latin America”, Revista de Trabajo, Vol. 5, Núm. 7, pp. 55-73, 2011

Auteurs

Sociólogo por la Universidad Católica de Temuco, Estudiante de Maestria en Estudios Sociales en la Universidad Autónoma Metropolitana. Miembro del Grupo de Estudios del Trabajo desde el Sur (GETSUR) y del Observatorio de Relacionales Laborales (ORLA) de la Universidad Católica de Temuco

Sociólogo, Doctor en Estudios latinoamericanos de la Universidad de Chile, Académico del Departamento de Sociología y Ciencia Política. Observatorio de Relaciones Laborales (ORLA) de la Universidad Católica de Temuco.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search