Version classiqueVersion mobile

Estudios del Trabajo desde el Sur. Volumen II

 | 
Dasten Julián Vejar
, 
Álvaro Galliorio Jorquera

Sujetos, estructuras y medioambiente: Notas para (re) pensar el trabajo y las clases sociales desde las configuraciones geográficas del capitalismo periférico-dependiente

Osvaldo Blanco

Texte intégral

Quizás la cuestión de las clases, aunque a lo largo de nuevas líneas, pueda
encontrar su camino de regreso a la agenda política. Si se logra, sin embargo,
necesitaremos estar mucho más conscientes que antes acerca de las complejas
geografías en las que está enredada.
Doreen Massey

Introducción

1¿Es posible demostrar que el “giro espacial” otorga nuevos aires a las reflexiones sobre el capitalismo y las luchas sociales? ¿Cómo lograr articular los campos hasta hoy separados de la Sociología del trabajo y de las clases sociales, la Geografía humana y la Ecología política?

2El presente capítulo es un intento de sintetizar y articular algunas reflexiones teóricas respecto del territorio a la hora de pensar la realidad del trabajo y las clases sociales en las formaciones sociales capitalistas periférico-dependientes. Se comenzará con dos secciones que desarrollan aspectos ligados a las escalas geográficas de la realidad social capitalista y sus interconexiones, así como de sus dinámicas internas y movimientos. Luego, se desarrollan algunas reflexiones en torno a la territorialidad de las luchas, las estructuras de clases geográficamente situadas y las implicancias sociales del problema medioambiental. El texto termina con conclusiones que apuntan a la necesidad de establecer preguntas transdisciplinarias que abran la mirada sociológica a este tipo de perspectivas.

El entretejido escalar del capitalismo

  • 2 Joan-Eugeni Sánchez, Espacio, economía y sociedad, Siglo XXI, Barcelona, 1991

3La especificidad del sistema global capitalista implica tanto una manipulación del territorio con el objeto de la creación y acumulación de valor, así como también la conformación de una formación social, histórica y geográfica con características particulares. El espacio geográfico es tanto el lugar donde se obtienen los recursos, como el lugar de producción, distribución, intercambio y consumo de los productos del trabajo humano2. Entendido como fruto de las prácticas sociales, el espacio no es “natural”, sino un producto social en sí mismo. La humanidad fue disponiendo de una práctica ligada a la disposición de un espacio geográfico del cual obtener recursos que terminó siendo soporte, medio y factor de su vida y de sus relaciones sociales. Creció no sólo el dominio sobre el territorio, sino que también se configuraron las estructuras sociales mismas, haciendo del territorio no sólo un factor productivo, sino también escenario de la lucha de clases, la institucionalización de los mercados y la implantación de sistemas jurídico-políticos para la regulación de los procesos económicos y sociales, donde cada grupo social está condicionado por la ubicación y dominio espacial que posee.

  • 3 Dooren Massey, Spatial divisions of labour: Social structures and the geography al production, Lond (...)
  • 4 Gonzalo Falabella & Rafael Galdames, Repensar el desarrollo chileno. País, territorio, cadenas prod (...)

4Una noción importante para entender la complejidad geográfica del sistema capitalista es la de desarrollo geográfico desigual, la que da cuenta de procesos de desarrollo desiguales en el tiempo y espacio3. Se configuran “regiones perdedoras” – aquellas que no cuentan con atributos suficientes (recursos naturales, infraestructura, potencialidades agroclimáticas, etc.) para insertarse en la globalización, lo que provoca rezago socioeconómico que debe ser enfrentado mediante políticas asistencialistas– y “regiones ganadoras” insertas en la economía global y articuladas con escalas geográficas regionales y/o globales, vinculando su actividad económica a partir de una reprimatización, es decir, profundización en actividades mineras, ganaderas, salmonicultoras, etc.4

  • 5 Immanuel Wallerstein, Análisis de sistemas-mundo. Una introducción, FCE, México, 2005
  • 6 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; David Harvey, El nuevo imperialismo, Madrid, Akal, 200 (...)

5De esta manera, no estamos frente a una fuerza expansionista uniforme: lejos de un territorio homogéneamente estratificado, el capitalismo tiende a producir la desigualdad geográfica, explotando y acrecentando las asimetrías surgidas por las relaciones espaciales de intercambio5 . La riqueza de ciertos territorios aumenta a expensas de la situación de otros y ello se debe a la distribución desigual de recursos naturales, así como a la elevación de la concentración de riqueza y poder de determinados lugares generada por las relaciones asimétricas de intercambio. En tanto fenómeno de coexistencia de lo múltiple, el espacio es una red geométrica de poder que envuelve a territorios, estructuras, mercancías, grupos e individuos y los interrelaciona entre sí6.

  • 7 Smith, “Desarrollo desigual”, op. cit.
  • 8 Immanuel Wallerstein, Análisis de sistemas-mundo. Una introducción, FCE, México, 2005

6Más allá de la mera carencia de igualdad geográfica en el crecimiento del sistema, el término de desarrollo geográfico desigual abarca un aspecto integral del desarrollo capitalista, al combinar procesos opuestos, pero conectados de desarrollo y subdesarrollo7. La economía-mundo capitalista configura una unidad internamente heterogénea, estructuras sociales que ocupan y producen sus propios espacios centrales y marginales, poseyendo límites que ayudan a explicarlas y que varían con cierta lentitud. La forma espacial del capitalismo se fragmenta en núcleos, zonas intermedias y vastas zonas marginales8, donde el análisis geográfico del capitalismo busca encontrar tanto sus polos o centros (ciudades, centros urbanos, polos de desarrollo), como sus líneas de fuga y desestructuración.

  • 9 Fernando Henrique Cardoso & Enzo Faletto, Dependencia y desarrollo en América Latina. Ensayo de int (...)
  • 10 Wallerstein, op. cit.

7La desigualdad geográfica está estrechamente vinculada a la acumulación de capital en diferentes escalas, siendo la escala global la forma más básica de observar la situación del desarrollo geográfico desigual. El desarrollo capitalista se ha concentrado en lo que se ha denominado como “Primer Mundo”, formado por Europa y América del Norte, mientras que el Tercer Mundo sigue siendo subdesarrollado. Ello ha generado una tradición crítica dirigida hacia la comprensión de las interrelaciones centro-periféricas9 de las distintas regiones de la economía-mundo capitalista10.

  • 11 Massey, “Spatial división…”, op. cit.

8A esto se le suman las diferencias regionales, destinadas a comprender la complejidad de desigualdades de la división socio-espacial al interior de los propios territorios nacionales11, alejándose de la tendencia a invisibilizar la variabilidad interna bajo el supuesto de la homogeneidad de las estructuras sociales nacionales. El énfasis de esto último se centra en la concentración de sectores o tareas productivas en áreas geográficas (regiones) específicas, ya sean metrópolis centrales, medianas, pequeñas, así como áreas territoriales con una determinada especialización productiva (por ejemplo, extractivismo, industria, servicios). Se trata de interpretar las diferencias al interior del propio territorio nacional, pues los análisis comparativos entre países necesitan la contracara del análisis comparativo entre regiones al interior de los países mismos.

  • 12 Osvaldo Blanco, “Clases, desarrollo geográfico desigual y capitalismo periférico-dependiente: una a (...)

9Las formas histórico-concretas de acumulación capitalista significan el triunfo de unas regiones (supra e intra nacional) económica y políticamente hegemónicas respecto de otras. De esta forma, la interconexión de escalas geográficas en el estudio de las configuraciones sociales se presenta como un telón de fondo para estudiar las formaciones capitalistas concretas. En el caso de las naciones periférico-dependientes, su conexión hacia afuera se expresa en un vínculo de dependencia estructural respecto de los centros capitalistas a nivel global, mientras que, hacia el interior, se expresan en estructuras sociales con sistemas políticos y sistemas clasistas-racistas de estratificación social que también poseen una variabilidad geográfica específica12.

Movimientos y dinámicas territoriales

  • 13 Edward Soja, Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones, Traficante de sue (...)

10Con especial frenesí desde los años 70, el capitalismo genera la explosión misma del espacio, tomándose prácticamente la totalidad del planeta. Su movimiento no es lineal, sino más bien pendular: se vuelca hacia fuera para la creación de nuevos espacios de acumulación, así como también se vuelve hacia adentro para la destrucción y (re) creación de lo que ya existe (lo que Harvey denomina como “destrucción creativa del espacio”). El capitalismo ha invadido el conjunto de las superficies económicamente explotables, volviendo crítica la lógica expansionista que lo caracterizaba en sus fases coloniales e imperialistas. Su campo de acción lo obliga a recomponerse territorialmente también sobre sí mismo, sobre sus mismos espacios territoriales, recomponiendo también los modos de control y sujeción de las sociedades humanas. De este modo, la mundialización capitalista es una compleja lógica de fijación y dislocación13.

  • 14 Neil Smith, “Homeless/global: scaling places”, John Bird, Barrys Curtis, Tim Putnam, Lisa Tickner ( (...)

11Desterritorialización y territorialización son movimientos inherentes a la reproducción ampliada del sistema, tendencias que caracterizan el constante proceso de producción del espacio dentro del modo de producción capitalista. Estos movimientos se relacionan con la inherente tendencia de crisis que caracteriza al capitalismo, pero lo más importante de ello es la superposición de escalas, constituyendo andamiajes geográficos de alcance urbano, regional, global y nacional14.

  • 15 Soja, op. cit., p. 224
  • 16 Neil Brenner, “The limits to scale? Methodological reflection on scalar structuration”, Progress in (...)
  • 17 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; Harvey, “El nuevo imperialismo”, op. cit.
  • 18 Harvey, “El nuevo imperialismo”, op. cit., p. 88
  • 19 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit., p. 42. La burocracia de Estado perfecciona el proceso (...)

12La (re) territorialización es la dinámica que permite entender la creación de nuevas formas y combinaciones de identidades territoriales y de espacialidades sociales que, si bien no reemplazan a la escala clásica del capitalismo keynesiano-fordista (el Estado nación), están produciendo geografías humanas que son diferentes y complejas15 . Las formas de organización territorial del capitalismo son el producto de operaciones de “anclaje espacial”16 (Brenner, 2001), instituyendo escalas, límites o bordes donde las tendencias a la universalización desterritorializante y a la fijación territorial del sistema social encuentra cierto grado de coherencia. En otros términos, la (re) territorialización produce una “regionalidad”, fenómeno fruto de la fijación contingente, nunca definitiva, de procesos económicos, políticos y sociales en el territorio17. Se trata de un proceso molecular de fijación caracterizado por “economías regionales que consiguen durante un tiempo cierto grado de coherencia estructural en la producción, distribución, intercambio y consumo”18 . Tales inversiones en el ambiente construido delimitan espacios regionales para la circulación del capital, dentro de los cuales “la producción, la distribución, el intercambio, el consumo, el abastecimiento, la demanda (particularmente para la fuerza de trabajo), la lucha de clases, la cultura y los estilos de vida están juntos dentro de un sistema abierto que, sin embargo, exhibe algún tipo de coherencia estructurada”19.

  • 20 Soja, op. cit.
  • 21 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; Harvey, “El enigma del capital…”, op. cit.
  • 22 Wallerstein, op. cit., p. 65
  • 23 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; Harvey, “El nuevo imperialismo”, op. cit.; Harvey, “El (...)
  • 24 Peter Gowan, La apuesta por la globalización. La geoeconomía y la geopolítica del imperialismo euro (...)

13Junto con la producción de regionalidad (re) territorializante y con sus dinámicas moleculares, el capitalismo es capaz también de abrirse y desterritorializarse. Por una parte, esto último hace referencia a la creciente debilidad que caracteriza a los vínculos con el lugar, con las comunidades y culturas definidas territorialmente que abarcan desde los hogares, los barrios, el pueblo y la ciudad20. Ello alcanza hasta las metrópolis, las regiones y las comunidades contemporáneas basadas en las identidades nacionales dadas por la pertenencia al Estado nación. Simultáneamente, la desterritorialización hace alusión también a la expansión geográfica capitalista en tanto despliegue de estrategias de acumulación relacionadas con desarrollos geográficos desiguales en constante reordenamiento y reestructuración21. Todo intercambio de bienes y servicios – incluido el intercambio de fuerza de trabajo– supone cambios permanentes de ubicación de determinados sectores de la producción en otras zonas de la economía-mundo que se encuentran en áreas con más bajos salarios en promedio22 , nuevos territorios (muchos de ellos rurales o semi-periféricos) que aún no se han enganchado al mercado del trabajo asalariado23 . Las diferencias entre las áreas monetarias del sistema internacional permiten que, para la industria proveniente de una economía poderosa, siempre juegue a su favor el tipo de cambio de la economía con una zona monetaria con mayor valor24.

Territorios y repertorios de acción clasista

14Frente a este nuevo escenario, ¿habrá una adaptación de los sindicatos a las nuevas configuraciones espaciales del capitalismo o simplemente dejarán su lugar a nuevas formas de resistencia? Obviamente, las demandas por mejores salarios, condiciones de trabajo dignas, regulación del derecho laboral, conflictos por la seguridad previsional, sueldo mínimo, etc., son completamente legítimas y es factible pensar que seguirán siendo centrales en las reivindicaciones clasistas. La pregunta no apunta a deslegitimar este tipo de luchas justas, aun cuando la mayoría de ellas se restringe al modelo del trabajo asalariado keynesiano-fordista en crisis. Más bien, remite a la necesidad de encontrar nuevas formas de repertorios de acción y lucha obrera (des) territorializadas, procesos de ensamblaje creativo con otros movimientos, sindicatos, gremios, federaciones, colectivos y partidos, sobrepasando la mera singularidad y superponiéndose en sus alcances a escala local, transnacional y global.

  • 25 Enrique de la Garza, “Hacia un concepto ampliado de trabajo”, en Julio César Neffa, Enrique De la G (...)

15Indudablemente, para que ello ocurra la noción tradicional de la identidad clasista pasará por una revisión teórico-política profunda. No es posible pensar en un ataque frontal al sistema capitalista desde un sólo país, una sola región o un sólo continente, ni siquiera incluso a partir de una misma estrategia de ataque llevada a cabo por un mismo movimiento, partido o ideología. La variedad de situaciones y las múltiples caras del trabajo “ampliado”25 hacen de la lucha de clases en el proceso de mundialización individualizada un escenario de batallas múltiples en su territorialidad y múltiples también en sus protagonistas. Junto a la reconfiguración de nuevos espacios y formas de explotación, se han sentado posibilidades de articulación de nuevas identidades laborales. Identidades precarias y sujetas constantemente a las oscilaciones flexibles de los intereses empresariales que dinamizan procesos de subjetivación y prácticas de acción sindical, de identificación y acción colectiva que deberán ser comprendidas en torno a sus inherentes escalas geográficas y dinámicas de fijación y dislocación territorial que le concedan sentido.

  • 26 Pablo Baltera & Juan Pablo Dussert, Nuevo Sindicalismo y dinámicas regionales en Chile, División Na (...)

16Muchas organizaciones obreras se concentran en zonas o macrozonas territoriales vinculadas a la explotación de determinados recursos naturales o bien a la especialización en determinados sectores o ramas económicas, lo que lleva a plantear interrogantes respecto de si sus percepciones, procesos identitarios, repertorios, estrategias y demandas poseen características coherentes con las características sociales, políticas y económicas de sus territorios o bien poseen cualidades que les permiten saltar la particularidad territorial26. En un primer momento, esto guarda relación con la necesidad de mostrar cómo el movimiento obrero se reduce (o no) a los tradicionales aspectos tayloristas y fordistas atrapados en las unidades territoriales productivas fabriles fijas al suelo regional o local.

  • 27 COES, Informe anual de huelgas laborales en Chile (2014), Santiago de Chile, 2015
  • 28 El diseño institucional del código laboral –y que, al parecer, no sería modificado con la reforma a (...)
  • 29 Francisca Gutiérrez, “ ¿Amenaza o realidad? la judicialización del conflicto laboral en Chile”, Rev (...)

17Sin pretender reducir la complejidad de los procesos implicados, hoy sabemos que la actual situación de emergencia del fenómeno sindical ligado a la tercerización, subcontratación y flexibilidad está siendo acompañada por un alza significativa del uso de la huelga “ilegal”27, lo que indica la importancia de entender la dimensión geográfico-territorial de los movimientos obreros y su conexión a dimensiones históricas, culturales y geográficas propias. El marco jurídico del código laboral – tendiente a reducir las complejidades idiográficas a formas universales que aseguren legitimidad y estabilidad del orden social– codifica como legal sólo ciertos tipos de lucha28 . Ello genera una excesiva atención hacia repertorios de tipo institucional/legalista, repertorios sindicales y del ejercicio del derecho a huelga caracterizados por su alto nivel de procedimentalización29.

  • 30 Dasten Julián, “Tendencias de un sindicalismo fracturado. Sindicalismo autoritario v/s sindicalismo (...)
  • 31 Idem.

18Precisamente, habría que sacudirse de estas perspectivas legalistas del movimiento sindical, no necesariamente para desecharlas, sino más bien para complejizarlas. Al reducir las lógicas sindicales a la faceta de las huelgas y negociaciones excesivamente regladas, se corre el riesgo de no comprender tendencias contradictorias en el interior del movimiento obrero, así como las luchas con el Estado y las clases dominantes30. Se debe evitar reducir a una lógica estática, estructuralista y a-histórica de observar, definir y entender el movimiento obrero, apuntando más bien hacia dinámicas “movimientistas”31 , revisando la forma en que las tendencias contradictorias de descomposición-recomposición se encuentran relacionadas con aspectos (des) territoriales.

  • 32 Idem.
  • 33 De hecho, las huelgas ilegales son hoy casi tan frecuentes como las huelgas legales, pero involucra (...)

19En la actualidad, el movimiento sindical encuentra una heterogeneidad de formas: se ha fragmentado en una serie de centrales sindicales, federaciones y confederaciones, organizando y nucleado a “nuevos/as” trabajadores/as, con distintas expectativas sociales, que dan paso a una reconfiguración del mapa sindical en Chile32 . Dicha heterogeneidad interna estaría relacionada con el uso combinado de huelgas legales e ilegales, variando según el tipo de organización, procesos identitarios, dinámica orgánica, entre otros33. Esto abre, lenta e inexorablemente, una nueva fase de luchas que irán rompiendo los repertorios clásicos de demandadas y negociaciones colectivas.

20Dicho de otra forma: esta utilización de la huelga como recurso sería un fenómeno atravesado por el desarrollo geográfico desigual del capitalismo chileno. La tipología legalista/movimientista estaría correlacionada con la desigualdad geográfica del capitalismo y sus agentes clasistas.

21La actual situación de emergencia del fenómeno sindical ligado a la tercearización, subcontratación y con un alza significativa del uso de la huelga ilegal indica la importancia de entender la dimensión geográfico-territorial de los movimientos obreros y su conexión a dimensiones históricas y culturales que le confieren sentido.

Las estructuras de clases geográficamente situadas

  • 34 Nicos Poulantzas, Las clases sociales en el capitalismo actual, Madrid, Siglo XXI, 1977; Nicos Poul (...)

22Desde algunas perspectivas estructuralistas, las clases sociales se entienden como sistemas objetivos de conexiones regulares34. A diferencia del plano agencial de las clases recién esbozado, en este nivel de las estructuras clasistas estaríamos frente a sistemas cuyos agentes –las personas– son los “soportes”.

  • 35 Osvaldo Blanco, “La dinámica espacio/territorial en el estudio de las clases sociales”, en Ivo Gasi (...)

23Aceptando la dualidad estructura/agente –o, por lo menos, sin tener el espacio aquí para problematizarla–, podemos señalar que no existen razones por las cuales se tenga que definir a las estructuras de clases como objetos históricos estancos y sin movimiento geográfico. Por ello, lejos de hablar de “una” estructura de clases siempre igual en todos los lugares (países, regiones, continentes, etc.) o siempre igual en todas las sociedades capitalistas, lo que existen son estructuras de clases geográficamente situadas que muestran configuraciones distributivas variables que derivan en oportunidades y condiciones de vida territorialmente desiguales para individuos, familias y grupos35.

  • 36 Idem.

24La dimensión espacial de las estructuras de clases puede ser pensada como condición para su variabilidad en base a la heterogeneidad geográfica de las actividades de producción, distribución, intercambio y consumo de recursos en el marco de una formación social concreta. Por lo mismo, el espacio es también parte sustancial y activa del contexto de una estructura social, política y económicamente situada en determinado territorio. Una estructura de clase geográficamente situada implica entonces relaciones de poder económico y político que se expresan en formas de producción y distribución del excedente en una zona territorial determinada, generando una configuración de clases sociales propia de dicha escala territorial36. Las estructuras de clases geográficamente situadas relacionan los conceptos de las estructuras de clases, la desigualdad territorial y la distribución de las oportunidades de vida, encontrando su base no solamente en las condiciones geofísicas del territorio, sino también en el modo de producción y en la concreción de éste en formaciones sociales geográficamente situadas.

25A su vez, estas posiciones y relaciones entre las clases son ocupadas y reproducidas por los individuos y sus familias. Se trata aquí de una relación directa entre las estructuras de clases y las pautas desiguales de la reproducción de la especie, donde se definen formas particulares de consumo, endeudamiento y procesos de sobrevivencia y cuidados a nivel familiar. De esta manera, es importante estudiar de qué forma hombres y mujeres se insertan en las estructuras de clases sociales, además de ver si esta inserción de las personas de distintos sexos y razas en las estructuras clasistas muestra alguna tendencia que pueda ser expresada en configuraciones diferenciales de tipo geográfico.

  • 37 Blanco, “La dinámica espacio/territorial…”, op. cit.

26De este modo, los vaivenes en los ritmos y espacialidades de la acumulación capitalista producen efectos en las estructuras de clases. Si la regionalidad (re) territorializante nos permite hablar de estructuras de clases geográficamente situadas, la desterritorialización remite a fenómenos de descentramiento de las características de estas estructuras clasistas. Habrá entonces clases con características locales y otras más bien con propiedades de mayor alcance geográfico37, repercutiendo en configuraciones clasistas variables en cuanto a la cantidad de clases en los territorios, a las formas de distribución, a la inserción de los seres humanos dentro de tales estructuras de desigualdad y a las oportunidades de vida que estas posiciones diferenciales representan, no sólo a nivel global, sino que también dentro de un mismo país.

El artefacto medioambiental

27Mencionados los aspectos agenciales y estructurales de las clases y los nuevos horizontes abiertos por el telón de fondo geográfico del capitalismo, toca el turno de explicitar una nueva dimensión de lucha y desigualdad: el medioambiente.

28La dimensión territorial tiene diferentes aristas, siendo dos de las más importantes: 1) la especialización de ciertos territorios (y de su fuerza de trabajo) en determinadas actividades productivas y 2) los recursos naturales. La inserción de la economía chilena en cadenas trasnacionales de valor se basa en la extracción de recursos naturales y actividades productivas tales como la minería del cobre, la actividad forestal (celulosa, papel y maderas), la acuicultura del salmón, la agricultura, entre otros. Esta forma de inserción en el sistema-mundo capitalista basada en un modelo de desarrollo primario-extractivista ubica la economía de nuestro país en la posición periférico-dependiente propia del desarrollo geográfico desigual capitalista ya expuesta en este artículo. Este cuadro de caracterización socioproductiva tiene una clara connotación geográfica, localización específicamente ligada a las regiones. Toda la distribución geográfica de la producción en base a la explotación de materias primas o productos poco manufacturados refuerza un modelo de desarrollo histórico marcado por una burguesía no industrial concentrada en actividades primarias, así como configuraciones de clases geográficamente situadas.

  • 38 Horacio Machado, “Crítica de la razón progresista. Una mirada marxista sobre el extractivismo/colon (...)
  • 39 Eduardo Gudynas, “Extracciones, extractivismos y extrahecciones. Un marco conceptual sobre la aprop (...)

29En tanto apropiación desigual de las riquezas entre diferentes puntos del planeta, el sistema-mundo capitalista perpetúa el uso de recursos naturales y el extractivismo38. Este último es quizás el más antiguo y extenso modo de desarrollo y acumulación de capital en América Latina (y en el tercer mundo), siendo un tipo de extracción de recursos naturales, “en gran volumen o alta intensidad”, encaminados “esencialmente a ser exportados como materias primas sin procesar o con un procesamiento mínimo”39. El elemento clave aquí es el territorio y sus recursos, donde al ser un elemento que se puede apropiar, resulta fácilmente monopolizable y, por tanto, privatizable. Quien se apropia de la tierra se apropia de un recurso limitado: no es posible expropiar ni privatizar algo que sea de alcance universal y, por definición, la tierra es limitada y convertida en el primer factor a apropiar por toda clase dominante, privatizándola y expropiándola de formas históricas de propiedad comunal.

  • 40 Karl Marx, El Capital Tomo I, México DF, Fondo Cultura Económica, 2001. Para Marx, al apropiarse el (...)
  • 41 Harvey, “El enigma del capital…”, op. cit.

30No siendo necesariamente objetos directos de explotación, los bienes comunes sociales (agua, aire, medioambiente, etc.) son elementos centrales en el marco de los conflictos y antagonismos característicos de la reproducción ampliada del capital, entrando como insumos dentro de los procesos productivos (es decir, como recursos naturales a explotar) o directamente como elementos y/o zonas de sacrificio. En muchas ocasiones, estos bienes comunes sociales son expropiados vía mecanismos de la “acumulación originaria”40 y de “acumulación por desposesión”41 . Se produce así una separación ya no entre el trabajador y sus medios de producción originales (el antagonismo de las clases sociales y de las relaciones de explotación), sino entre el trabajador, las poblaciones, sus condiciones de vida y entornos naturales.

  • 42 Beatriz Bustos, Manuel Prieto & Jonathan Barton, Ecología política en Chile: naturaleza, propiedad, (...)

31Las formas en que los factores del trabajo y la tierra se conjugan y pueden ser liberados de la acumulación capitalista serán cuestiones cruciales tanto a nivel teórico como político. Es posible sostener que el límite ecológico (agotamiento de recursos naturales, conflictos socio-ambientales, etc.) pueda constituirse – si es que ya no lo es– en uno de los principales obstáculos para la acumulación del capital. La naturaleza es un fenómeno inevitablemente político, pues evidencia la politización de las relaciones entre el ser humano y el medioambiente, relaciones de poder, de generación de conocimiento, de producción y propiedad de la naturaleza42 (Bustos, Prieto & Burton, 2015). La dimensión ecológica del capitalismo nos muestra que el medioambiente es un campo político en la medida en que existen conflictos y desigualdades en el acceso, uso y distribución de los bienes de la naturaleza.

32Esto permite abrir el marco conceptual y problemático para el análisis del capitalismo, puesto que los problemas planteados por la ecología política ya no son sólo los de la economía política clásica (conflictos distributivos económicos): ahora se conjuga una problemática relación entre la fuerza de trabajo, el capital, las identidades, las territorialidades y las sustentabilidades. El problema de la ecología política es entonces el de la distribución ecológica, donde los patrones sociales, espaciales y temporales se analizan en cuanto al acceso a beneficios obtenibles de los bienes naturales y a los servicios proporcionados por el ambiente como un sistema de soporte de la vida.

  • 43 OLCA, op. cit.
  • 44 Idem.

33Todo lo anterior permite señalar que los conflictos territoriales en el capitalismo implican la lucha entre actores territoriales por la supervivencia de un ecosistema y las relaciones sociales que en él se desarrollan, ante la amenaza de actividades incompatibles con las formas de vida y/o cosmovisiones preexistentes en el lugar43. De esta manera, los conflictos socioambientales surgen cuando la comunidad afectada, con un alto grado de valoración de su entorno y de la importancia que éste tiene para su forma de vida, toma conciencia de la amenaza de daño ambiental o del daño inminente y decide emprender acciones de diverso tipo en defensa de sus derechos ambientales44 . De este modo, los movimientos sociales ambientalistas implican comunidades que se rebelan demandando ya no trabajo y redistribución (demanda clasista), sino la recuperación de bienes sociales comunes perdidos (agua, glaciares, tierras, etc.).

  • 45 En Chile, los conflictos socio-ambientales se concentran en dos sectores económicos específicos, fu (...)

34No obstante, no estamos frente a una antinomia (o las luchas ecológicas o las luchas clasistas), sino más bien una ampliación de los marcos epistémicos y políticos de la crítica al sistema capitalista. Esto porque la formación social capitalista cruza dimensiones humanas y naturales, convirtiéndose en un sistema de apropiación y privatización de la tierra y de sus habitantes (trabajadores, campesinos y pueblos indígenas). En efecto, el puente de conexión entre ambos campos de lucha –la demanda clasista y la ecológica– es, ni más ni menos, que el propio sistema capitalista, el cual no sólo explota y produce valor desde la fuerza de trabajo, sino que también se apropia y mercantiliza a la naturaleza misma. Estos conflictos no están alejados de las relaciones entre capital y territorio, toda vez que residen en el corazón del modelo capitalista y, particularmente, del estilo de desarrollo periférico-dependiente45.

35El problema medioambiental es una fibra íntima del sistema capitalista, de su modelo de desarrollo y acumulación basado en la extracción de recursos naturales, de sus mecanismos de alienación/explotación de seres humanos y de apropiación/mercantilización del territorio, así como de las configuraciones laborales y las estructuras de clases geográficamente situadas que se construyen en las áreas periférico-dependientes. Con todo este complejo marco de fenómenos entrelazados, las dimensiones clasistas se alejarán de sus formas tradicionales de acción y estructuración, por lo que habrá que ver hasta qué medida se ensamblan con repertorios ecológicos y nuevas formas de acción y lucha (des) territorializada a escala local, transnacional y global, estableciendo formas variadas de conexión entre sujetos, estructuras y territorios.

Conclusiones

36Por el territorio orbitan elementos humanos y no humanos tales como personas, mercancías (materiales y simbólicas), capital (en todas sus formas) y estructuras sociales. Estas órbitas de elementos materiales y simbólicos, productivos y reproductivos, humanos y no humanos, estructurales y agenciales, delimitan las geografías del capitalismo, obligando a establecer los límites espacio/territoriales de análisis. Esto último no como un cerco o línea fija en el suelo, sino como escalas más menos congruentes de producción, distribución, intercambio y consumo entre los grupos y clases sociales.

37Estas escalas no sólo son el marco geográfico de la desigualdad en tanto disímil distribución de mercancías y capital (objeto de la economía política clásica), sino que también de bienes comunes y problemas medioambientales mismos (objeto de la ecología política). Mientras que los bienes y recursos naturales se privatizan, los daños medioambientales se socializan, afectando y distribuyéndose de forma desigual por el territorio y por los grupos o clases sociales dentro de una regionalidad determinada.

38De este modo, cabe preguntarse por el tipo de relación entre la distribución de recursos socioeconómicos, la localización de actividades de producción y distribución, la dimensión residencial de la población y el desigual acceso a bienes naturales y problemas medioambientales. En ese sentido, ¿de qué forma las clases sociales –tan menospreciadas por la sociología actual– pueden ayudar a estudiar la desigual distribución en el acceso y distribución de recursos naturales y/o problemas medioambientales? Un problema como la contaminación del aire o las aguas, así como el disfrute y acceso a bienes naturales escasos ¿son fenómenos desigualmente distribuidos? Si esto es así, ¿sirven las clases sociales para el estudio de estos problemas distributivos y de acción política?

39Si algo puede aportar la dimensión territorial ecológica al campo de la desigualdad social, la estratificación o las estructuras de clases (geográficamente situadas), es que permiten imaginar investigaciones que busquen cruzar dimensiones humanas (socioeconómicas) con ecológicas (naturales), puesto que la naturaleza deja de ser un asunto por fuera de lo social, comenzando más bien a estar atravesada por las desigualdades sociales entre las clases y grupos sociales. Si esto es así, a nivel agencial los intereses de clases –a medida que la ciencia social haga su labor de proporcionar un conocimiento científico al alcance del sentido común– no se limitarán a cuestiones clásicas (salarios, condiciones laborales, acceso a recursos y/o activos sociales y económicos), sino que también se tomará conciencia de los problemas medioambientales y de privatización de bienes naturales como parte de la dinámica desigual inherente al capitalismo.

40Así puestas las cosas, ¿de qué manera las identidades y luchas adquirirán características intrínsecamente locales, regionales y/o transnacionales?, ¿cómo será el contenido de estas luchas, repertorios y agentes involucrados? y ¿cómo variarán y se articularán los niveles de organicidad, politización y capacidades de movilización a través de las geografías del capitalismo (des) territorializado? Las transformaciones históricas y geográficas ya vienen gestándose, por lo que urge comenzar a plantear preguntas en torno a las interrelaciones entre sujetos, estructuras y territorios dentro de las complejas geografías del capitalismo periférico-dependiente.

Bibliographie

Bibliografía

ARRIGHI, GIOVANNI, Adam Smith en Pekín. Orígenes y fundamentos del siglo XXI, Madrid, Akal, 2007

BALTERA, PABLO & JUAN PABLO DUSSERT, Nuevo Sindicalismo y dinámicas regionales en Chile, División Nacional del Trabajo, Santiago de Chile, 2008

BOCCARDO, GIORGIO, CRISTOBAL MOYA & DANIEL ALLENDE, ¿Una nueva cuestión laboral en Chile? Apuntes para abrir el debate, Cuadernos de coyuntura, No. 7, Santiago de Chile, 2015

BUSTOS, BEATRIZ, MANUEL PRIETO & JONATHAN BARTON, Ecología política en Chile: naturaleza, propiedad, conocimiento y poder, Santiago de Chile, Ed. Universitaria, 2015

BLANCO, OSVALDO,

2015. “La Dinámica espacio/territorial en el estudio de las clases sociales”, Ivo Gasic, Angelo Narváez & Rodolfo Quiroz (comp.), Reapropiaciones de Henri Lefebvre. Crítica, espacio y sociedad urbana, Ed. Triángulo, Santiago de Chile, pp. 96-119.

2016. “Clases, desarrollo geográfico desigual y capitalismo periférico-dependiente: una aproximación desde el caso chileno”, Pléyade, 18, pp. 221-267.

BRENNER, NEIL, “The limits to scale? Methodological reflection on scalar structuration”, Progress in Human Geography, vol. 25, No.4, 2001, pp. 591-614.

CARDOSO, FERNANDO HENRIQUE & ENZO FALETTO, Dependencia y desarrollo en América Latina. Ensayo de interpretación sociológica, Buenos Aires, Siglo XXI, 1969

COES, Informe anual de huelgas laborales en Chile (2014), Santiago de Chile, 2015

DE LA GARZA, ENRIQUE, “Hacia un concepto ampliado de trabajo”, en Julio César Neffa, Enrique De la Garza Toledo y Leticia Muñiz Terra (comps.), Trabajo, empleo, calificaciones profesionales, relaciones de trabajo e identidades laborales, Buenos Aires, CLACSO, 2009, págs. 111-140.

FALABELLA, GONZALO & RAFAEL GALDAMES, Repensar el desarrollo chileno. País, territorio, cadenas productivas, Universidad del Biobío, Concepción, 2002

FRANK, ANDRÉ GONDER, América Latina, dependencia y globalización. Fundamentos conceptuales, Bogotá, Siglo del Hombre-CLACSO, 2008

GOWAN, PETER, La apuesta por la globalización. La geoeconomía y la geopolítica del imperialismo euro-estadounidense, Madrid, Ediciones Akal, 2000.

GUDYNAS, EDUARDO, “Extracciones, extractivismos y extrahecciones. Un marco conceptual sobre la apropiación de recursos naturales”, Observatorio del desarrollo del CLAES, 18, 2013, pp.1-17.

GUTIERREZ, FRANCISCA, “ ¿Amenaza o realidad? la judicialización del conflicto laboral en Chile”, Revista Gestión y Tendencias, 1: 1, 2015, pp. 9-12.

HARVEY, DAVID,

2006. Notas hacia una teoría del desarrollo geográfico desigual, Cuadernos de Geografía y Ciencias Sociales Teorías contemporáneas de la Geografía, UBA-FFyL, Buenos Aires.

2007. El nuevo imperialismo, Akal, Madrid.

2010. El enigma del capital y las crisis del capitalismo, Akal, Madrid. INDH, Mapa de conflictos socio ambientales en Chile, Santiago de Chile, 2012

JULIÁN, DASTEN, “Tendencias de un sindicalismo fracturado. Sindicalismo autoritario v/s sindicalismo movimientista”, Actuel Marx/ Intervenciones, 13, 2012, pp. 95-113.

MACHADO, HORACIO, “Crítica de la razón progresista. Una mirada marxista sobre el extractivismo/colonialismo del siglo XXI”, Actuel Marx/Intervenciones, 19, 2015, pp. 137-172.

MARX, KARL, El Capital Tomo I, México DF, Fondo Cultura Económica, 2001.

MASSEY, DOOREN, 1984. Spatial divisions of labour: Social structures and the geography al production, McMillan, London.

2005. “La filosofía y la política de la espacialidad: algunas consideraciones”, Leonor Arfuch (comp.), Pensar este tiempo. Espacios, afectos, pertenencias, Paidós, Buenos Aires, pp. 101-127. 2008. Ciudad mundial, El perro y la rana, Caracas.

2012. “ ¿En qué sentido hablamos de problema regional?”, Abel Albet & Núria Benach (ed.), Doreen Massey. Un sentido global del lugar, Icaria, Barcelona, pp. 65-95.

MÉNDEZ, RICARDO, Geografía económica. La lógica espacial del capitalismo global, Barcelona, Ariel, 1997

OLCA, Dimensión socioambiental de los conflictos territoriales en Chile, OLCA, Santiago de Chile, 2016

POULANTZAS, NICOS, 1977. Las clases sociales en el capitalismo actual, Siglo XXI, Madrid.

1983. “Las clases sociales”, en Florestan Fernándes & Raúl Benítez (ed.), Las clases sociales en América Latina: Problemas de conceptualización, México DF, Siglo XXI, pp. 96-126.

SÁNCHEZ, JOAN-EUGENI, Espacio, economía y sociedad, Siglo XXI, Barcelona, 1991

SMITH, NEIL, 1984. Uneven development, Blackwell, Oxford

1993. Homeless/global: scaling places, John Bird, Barrys Curtis, Tim Putnam, Lisa Tickner (eds.), Mapping the Futures: Local Cultures, Global Change, Routledge, New York, pp. 87-119.

2000. “Desarrollo desigual”, Ronald Johnston, Derek Gregory, David Smith (eds.), Diccionario Akal de Geografía Humana Akal, Madrid, pp. 133-135.

SOJA, EDWARD, Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones, Traficante de sueños, Madrid, 2008

WALLERSTEIN, IMMANUEL, Análisis de sistemas-mundo. Una introducción, FCE, México, 2005

Notes

2 Joan-Eugeni Sánchez, Espacio, economía y sociedad, Siglo XXI, Barcelona, 1991

3 Dooren Massey, Spatial divisions of labour: Social structures and the geography al production, London, McMillan, 1984; Dooren Massey, “¿En qué sentido hablamos de problema regional? ”, Abel Albet & Núria Benach (ed.), Doreen Massey, Un sentido global del lugar, Barcelona, Icaria, 2012, pp. 65-95; Neil Smith, Uneven development, Oxford, Blackwell, 1984; Neil Smith, “Desarrollo desigual”, Ronald Johnston, Derek Gregory, David Smith (eds.), Diccionario Akal de Geografía Humana, Madrid, Akal, 2000, pp. 133-135; David Harvey, Notas hacia una teoría del desarrollo geográfico desigual, Cuadernos de Geografía y Ciencias Sociales Teorías contemporáneas de la Geografía, Buenos Aires, UBA-FFyL, 2006

4 Gonzalo Falabella & Rafael Galdames, Repensar el desarrollo chileno. País, territorio, cadenas productivas, Concepción, Universidad del Biobío, 2002; OLCA, Dimensión socioambiental de los conflictos territoriales en Chile, Santiago de Chile, OLCA, 2016, p. 4

5 Immanuel Wallerstein, Análisis de sistemas-mundo. Una introducción, FCE, México, 2005

6 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; David Harvey, El nuevo imperialismo, Madrid, Akal, 2007; David Harvey, El enigma del capital y la crisis del capitalismo, Madrid, Akal, 2007

7 Smith, “Desarrollo desigual”, op. cit.

8 Immanuel Wallerstein, Análisis de sistemas-mundo. Una introducción, FCE, México, 2005

9 Fernando Henrique Cardoso & Enzo Faletto, Dependencia y desarrollo en América Latina. Ensayo de interpretación sociológica, Buenos Aires, Siglo XXI, 1969; André Gonder Frank, América Latina, dependencia y globalización. Fundamentos conceptuales, Bogotá, Siglo del Hombre-CLACSO, 2008

10 Wallerstein, op. cit.

11 Massey, “Spatial división…”, op. cit.

12 Osvaldo Blanco, “Clases, desarrollo geográfico desigual y capitalismo periférico-dependiente: una aproximación desde el caso chileno”, Pléyade, 18, 2016, pp. 221-267.

13 Edward Soja, Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones, Traficante de sueños, Madrid, 2008, p. 223

14 Neil Smith, “Homeless/global: scaling places”, John Bird, Barrys Curtis, Tim Putnam, Lisa Tickner (eds.), Mapping the Futures: Local Cultures, Global Change, Routledge, New York, 1993, pp. 87-119.

15 Soja, op. cit., p. 224

16 Neil Brenner, “The limits to scale? Methodological reflection on scalar structuration”, Progress in Human Geography, 25: 4, 2001, pp. 591-614.

17 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; Harvey, “El nuevo imperialismo”, op. cit.

18 Harvey, “El nuevo imperialismo”, op. cit., p. 88

19 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit., p. 42. La burocracia de Estado perfecciona el proceso creativo del espacio mediante obras públicas o concesionadas destinadas a ofrecer un escenario para la acumulación de excedente. La acumulación de capital depende de la existencia de este entorno construido de infraestructuras materiales: ferrocarriles, carreteras, aeropuertos, instalaciones portuarias, redes de cable, sistemas de fibra óptica, redes eléctricas, sistemas de conducción de aguas y alcantarillado, oleoductos, etc., así como fábricas, hospitales, oficinas y escuelas (Méndez, 1997: 38; Arrighi, 2007: 228; Harvey, 2007). Estas infraestructuras materiales representan capital fijo inserto en la tierra, elementos que se diferencian de otros tipos de capital fijo (automóviles, camiones, aviones, maquinarias, barcos, etc.) que se pueden desplazar de un lugar a otro (Arrighi, 2007: 228-229).

20 Soja, op. cit.

21 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; Harvey, “El enigma del capital…”, op. cit.

22 Wallerstein, op. cit., p. 65

23 Harvey, “Notas hacia una teoría…”, op. cit.; Harvey, “El nuevo imperialismo”, op. cit.; Harvey, “El enigma del capital…”, op. cit.; Wallerstein, op. cit., p. 65

24 Peter Gowan, La apuesta por la globalización. La geoeconomía y la geopolítica del imperialismo euro-estadounidense, Madrid, Ediciones Akal, 2000.

25 Enrique de la Garza, “Hacia un concepto ampliado de trabajo”, en Julio César Neffa, Enrique De la Garza Toledo y Leticia Muñiz Terra (comps.), Trabajo, empleo, calificaciones profesionales, relaciones de trabajo e identidades laborales, Buenos Aires, CLACSO, 2009, págs. 111-140.

26 Pablo Baltera & Juan Pablo Dussert, Nuevo Sindicalismo y dinámicas regionales en Chile, División Nacional del Trabajo, Santiago de Chile, 2008

27 COES, Informe anual de huelgas laborales en Chile (2014), Santiago de Chile, 2015

28 El diseño institucional del código laboral –y que, al parecer, no sería modificado con la reforma actualmente en discusión– contempla que una fracción mayoritaria de los asalariados no pueda ejercer sus derechos colectivos elementales, quedando excluida desde un inicio de sus potenciales beneficios (Boccardo, Moya & Allende, 2015). Actualmente, en Chile el 53,5 % de los trabajadores queda excluido de la posibilidad de ejercer el derecho a huelga (ibíd.). El primer gran componente de esta fracción asalariada lo constituyen los trabajadores que se emplean en empresas con menos de ocho trabajadores o que se encuentran contratados en modalidad de honorarios o bajo contrato de faena o reemplazo (en total un 31,5 %). Es decir, son trabajadores que por ley no pueden siquiera formar sindicatos (empresas de menos de ocho trabajadores) o, de poder hacerlo, no tienen derecho a negociar colectivamente (por ejemplo, los honorarios). El segundo gran componente lo conforman los asalariados del sector público (14,9 %) que, a diferencia del primer grupo – producto de su cercanía política con el gobierno de turno y su capacidad de movilización–, han podido sortear la legalidad vigente y negociar sus condiciones de trabajo mediante la paralización de actividades y la negociación nacional (ibíd.).

29 Francisca Gutiérrez, “ ¿Amenaza o realidad? la judicialización del conflicto laboral en Chile”, Revista Gestión y Tendencias, 1: 1, 2015, pp. 9-12.

30 Dasten Julián, “Tendencias de un sindicalismo fracturado. Sindicalismo autoritario v/s sindicalismo movimientista”, Actuel Marx/ Intervenciones, 13, 2012, pp. 95-113.

31 Idem.

32 Idem.

33 De hecho, las huelgas ilegales son hoy casi tan frecuentes como las huelgas legales, pero involucran a un número mayor de trabajadores (COES, 2015). Mientras que en la Región Metropolitana se concentraría la mayor cantidad de huelgas y número de trabajadores comprometidos –siendo la huelga legal la expresión más frecuente– en regiones los trabajadores recurren menos a la huelga (en términos absolutos), pero cuando lo hacen optan más frecuentemente por la modalidad ilegal (ibíd.). Es decir, en regiones los conflictos laborales se expresarían predominantemente fuera del marco legal, mientras que en la capital se encuentran canalizados en la institucionalidad, lo que sugiere que los trabajadores de regiones viven en escenarios del conflicto caracterizados por marcos y repertorios de acción que obligan a utilizar en menor medida las herramientas legales de presión para defender sus intereses.

34 Nicos Poulantzas, Las clases sociales en el capitalismo actual, Madrid, Siglo XXI, 1977; Nicos Poulantzas, “Las clases sociales”, en Florestán Fernándes & Raúl Benítez (ed.), Las clases sociales en América Latina: Problemas de conceptualización, México DF, Siglo XXI, 1983, pp. 96-126.

35 Osvaldo Blanco, “La dinámica espacio/territorial en el estudio de las clases sociales”, en Ivo Gasic, Angelo Narváez & Rodolfo Quiroz (comp.), Reapropiaciones de Henri Lefebvre. Crítica, espacio y sociedad urbana, Santiago de Chile, Ed. Triángulo, 2015, pp. 96-119; Blanco, “Clases, desarrollo…”, op. cit.

36 Idem.

37 Blanco, “La dinámica espacio/territorial…”, op. cit.

38 Horacio Machado, “Crítica de la razón progresista. Una mirada marxista sobre el extractivismo/colonialismo del siglo XXI”, Actuel Marx/Intervenciones, 19, 2015, pp. 137-172.

39 Eduardo Gudynas, “Extracciones, extractivismos y extrahecciones. Un marco conceptual sobre la apropiación de recursos naturales”, Observatorio del desarrollo del CLAES, 18, 2013, p. 3

40 Karl Marx, El Capital Tomo I, México DF, Fondo Cultura Económica, 2001. Para Marx, al apropiarse el recurso de la tierra, se deja a los antiguos habitantes en una situación de despojo, separados de sus antiguos medios de producción y obligados a su proletarización.

41 Harvey, “El enigma del capital…”, op. cit.

42 Beatriz Bustos, Manuel Prieto & Jonathan Barton, Ecología política en Chile: naturaleza, propiedad, conocimiento y poder, Santiago de Chile, Ed. Universitaria, 2015

43 OLCA, op. cit.

44 Idem.

45 En Chile, los conflictos socio-ambientales se concentran en dos sectores económicos específicos, fuertemente ligados a nuestro modelo de desarrollo extractivista periférico-dependiente. En el 2011, 39 % del total de conflictos socio-ambientales se encontraban dentro del sector energético, mientras que 32 % en el sector minero (INDH, 2012).

Auteur

Doctor en Sociología, Universidad Alberto Hurtado, Santiago de Chile. Magíster en Ciencias Sociales y Sociólogo. Co-investigador del Proyecto Fondecyt Regular No.1161347. Miembro investigador del Grupo de Estudios del Trabajo desde el Sur (GETSUR)

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search