Version classiqueVersion mobile

Estudios del Trabajo desde el Sur. Volumen I

 | 
Dasten Julián Vejar
, 
Álvaro Galliorio Jorquera

Procesos políticos y trabajo

La transformación del movimiento sindical y los actores político-laborales en la industria siderúrgica de Huachipato, 1970-20131

Jorge Ayala Córdova

Texte intégral

Introducción

  • 1 El presente artículo, está basado en la publicación del libro “Historia del movimiento sindical de (...)
  • 2 Benjamín Coriat, “El taller y el cronómetro. Ensayo sobre el Taylorismo, el Fordismo y la producció (...)

1La industria de Compañía de Acero del Pacifico (CAP ACERO) o popularmente denominada Huachipato, es una empresa chilena que surge a partir de las políticas del modelo ISI (Industrialización de Sustitución de Importación), la cual buscaba formar polos de desarrollo industrial en la región del Bio bio. A partir de las presentes políticas de modernización nacional, el Fordismo se asume como el patrón de relaciones laborales a seguir en la firma, generando que la firma establezca políticas de bienestar social más avanzadas y subjetivamente, en los trabajadores, un sentido de identificación con la empresa2.

  • 3 Torcuato Di Tella, Lucien Di Brams, Jean-Daniel Reynaud & Alain Touraine, Sindicato y comunidad. Do (...)

2A partir de las primeras investigaciones sociológicas que se realizaron sobre la presente firma durante el año 1956, Di Tella, Brams, Reynaud y Touraine3 en su libro “Sindicato y comunidad”, sostuvieron que la organización sindical de Huachipato asumía una estructura burocrática, autónoma e impersonal, predominando una acción social de tipo racional con arreglo a fines. En este plano, los dirigentes sociales de la presente compañía se destacaban por ser agentes sociales con un elevado capital cultural (en ámbitos ideológicos e intelectuales), lo cual les permitía desarrollar una concepción del sindicalismo que mezclaba la legitimación del orden sociolaboral imperante y la lucha reivindicativa.

  • 4 Richard Sennett, La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo ca (...)
  • 5 Enrique De La Garza, “Critica de la razón para-posmoderna (Sennet, Bauman, Beck)”, Revista Latinoam (...)
  • 6 Fernando Robles, “Contra modernidad y desigualdad social: Individualización e individuación, inclus (...)
  • 7 Fernand Braudel, La historia y las ciencias sociales, Madrid, Alianza Editorial, 1970
  • 8 Luis González, Otra invitación a la microhistoria, Mexico, Fondo de Cultura Económica, 2003

3Con la irrupción del gobierno de la Unidad Popular en el año 1970 y la posterior intervención de la dictadura militar, la industria estará sujeta a un prolongado proceso de transformación hasta los tiempos más recientes, reestructurando en distintas etapas el modelo de relaciones laborales y con ello, el carácter subjetivo del actor laboral. El conjunto de cambios que se desarrollaron en las orientaciones político-sindicales como en el patrón de relaciones laborales, incidirán en las transformaciones sociales y el carácter flexible4 del actor laboral clásico del fordismo desarrollista. El conjunto de cambios que transcurrirán en la presente firma, no se traducirá necesariamente en la constitución de una comunidad no dependiente de una institucionalidad laboral, ya que la entidad industrial continuará siendo el articulador central de la vida social como sostiene De la Garza5 . Pero las nuevas lógicas de inclusión/exclusión del capitalismo moderno6, formarán un nuevo tipo de sujeto. El presente texto sociohistórico es un análisis basado en la “La larga historia”7 del tiempo reciente, aplicando los métodos de la historia local8 a partir del caso de CAP ACERO, donde se busca comprender cómo los cambios estructurales del capitalismo neoliberal, han impactado en una empresa referente del proceso de modernización en América Latina.

Sindicalismo por un proyecto político popular Estatal (1970-1973)

  • 9 Rodolfo Fortunatti, Enrique Errázuriz & Cristian Bustamante, Huachipato. 1947-1988. De empresa públ (...)

4La industria de Huachipato abre sus operaciones de forma plena a comienzos de la década de 1950, la cual estará marcada en un comienzo por un conjunto de conflictos sindicales y político-nacionales. Desde dicha década, el movimiento sindical de la presente empresa se estructurará de acuerdo a organizaciones que aglutinaban a los asalariados a partir del estatus laboral y los departamentos de trabajo. Dentro de las organizaciones sindicales, existían los sindicatos de obreros que se aglutinaban bajo la figura del Sindicato Industrial, y las organizaciones profesionales que de forma fragmentada aglutinarán a los sindicatos de mecánicos y eléctricos, de capataces, administrativos, empleados, etc.9 Este conjunto de organizaciones formarán durante la década de 1950 y 1960 el movimiento sindical de Huachipato, integrándose al sistema de relaciones industriales por medio de la presentación de petitorios y la realización de negociaciones colectivas.

  • 10 Ibid., p. 114
  • 11 Fortunatti, op. cit.
  • 12 Mario Garcés, El despertar de la sociedad. Los movimientos sociales en América Latina y Chile, Sant (...)
  • 13 Franck Gaudichaud, Poder popular y codones industriales. Testimonios sobre el movimiento popular ur (...)
  • 14 Carlos Espinoza & Samuel Zimbalist, Democracia Económica. La participación de los trabajadores en l (...)

5Desde el comienzo de la década del 1970, Huachipato asume una política de unificación sindical de los trabajadores contratados de la industria, creando el Sindicato Único Profesional Mixto de la Compañía de Acero del Pacifico. Este cambio estará orientado a la integración de los grupos laborales que tenían las categorías de obreros y de empleados administrativos, suprimiéndose de esta forma ambas definiciones por la categoría única de “Trabajadores” y formalizando un sistema de Sindicato Único. El modelo laboral de CAP ACERO, durante este periodo, se vió influenciado directamente por las reformas laborales y propietarias que impulsó el gobierno de Salvador Allende, cuestión que se materializó con la estatización de un 99,02 % de las acciones de la empresa10. Este periodo, descrito por Fortunatti et al.11 como “democratización de las relaciones laborales” (1971-1973), o por Echenique y Rodríguez (1996) como “Formalización de las relaciones laborales” (1960-1973), buscó regularizar la participación social e institucionalizar de forma ascendente la relación sindicato-empresa. Con la política de la Estatización de las empresas estratégicas a nivel nacional bajo el gobierno de Salvador Allende, esta industria será intervenida por el Estado, pero no se regirá bajo el modelo de control obrero o de intervención mixta1213, sino que se regirá por un régimen de cogestión mixta entre la autoridad estatal en conjunto con los comités de producción y de departamentos de los trabajadores. El presente modelo productivo estaba orientado a democratizar las relaciones laborales en las industrias del “Área de la Propiedad Social”, buscando que la democracia fabril se expresará por medio diversos mecanismos que posibilitarán asegurar la participación plena de los asalariados, lo cual se acoplaría teóricamente a un enfoque socialista que predominaba en Yugoslavia o China14.

  • 15 Antonia Echenique & Concepción Rodríguez, Historia de la compañía de Acero del Pacifico S.A. “Cincu (...)

6La disputa político-sindical en este contexto, se demostraría en la composición de la directiva del Sindicato Único de Huachipato, la cual desde el año 1971 estuvo compuesta en su mayoría por dirigentes pertenecientes al bloque de la Unidad Popular, pero con una tendencia opositora que tenía una presencia no menor en la industria. En este escenario, el conflicto sindical se centrará en como las distintas tendencias agrupadas en partidos políticos o movimientos, disputarán los espacios de representación en los comités de producción y en la directiva sindical. En el caso de las fuerzas proclives a la Unidad Popular, la disputa se orientará a legitimar el régimen de cogestión institucional, mientras que las fuerzas opositoras cuestionarán radicalmente el modelo de Estatización15. Los sindicalistas que se oponían al programa de reformas laborales-productivas, criticaban el modelo de integración socialista debido al burocratismo excesivo, la indisciplina laboral en los asalariados y por ciertas expropiaciones que realizo el Estado hacia los trabajadores propietarios de pequeños paquetes de acciones.

7Después de una intensa disputa político-sindical a nivel nacional y a escala local, las fuerzas proclives a la Unidad Popular verán debilitada su posición, producto de la ofensiva político-sindical de la oposición y por las políticas económico-industriales que transformaban el estatus laboral de la presente elite laboral a escala regional. Esto se materializaría con la elección sindical del 6 de septiembre de 1973, donde las tendencias opositoras integradas por el gremialismo sindical de derecha y la Democracia Cristiana (agrupadas en el Frente Unitario de Trabajadores-FUT), lograron un triunfo estrecho frente a la Unidad Popular y el Partido Radical, teniendo 6 de los 11 miembros de la directiva de la asociación. Ante este resultado, una de las mayores votaciones la habría obtenido el Demócrata Cristiano Pedro Briceño, quien se posicionará como uno de los referentes sindicales que legitimaban la dictadura militar.

Hegemonía del Gremialismo sindical (1973-1990)

  • 16 Rodolfo Fortunatti et al., op. cit.
  • 17 Francisco Zapata, Autonomía y subordinación en el sindicalismo Latino Americano, Ciudad de México, (...)
  • 18 Verónica Valdivia, “Lecciones de una revolución: Jaime Guzmán y los gremialistas, 1973- 1980)”, Ver (...)
  • 19 Verónica Valdivia, “Estatismo y neoliberalismo: Un contrapunto militar en Chile 1973-1979”, Revista (...)

8El periodo de “Hegemonía del gremialismo sindical (1973-1990)”, debe ser considerado desde el momento del golpe de Estado hasta el inicio del periodo de la transición democrática, donde al interior de CAP ACERO se implantará un régimen de “integración autoritaria16, el cual generará una ruptura en ámbitos político-administrativos con el modelo de cogestión mixta, y en ámbitos político-sindicales con el desplazamiento de las corrientes que apoyaban el proyecto socialista. La definición de “Gremialismo” no debe entenderse exclusivamente a partir de las concepciones clásicas que nos entrega la sociología del trabajo en cuanto al accionar sindical del corporativismo17, sino que debe comprenderse a partir de las definiciones político-sindicales que se desarrollaron en el plano nacional, con la articulación de las fuerzas políticas de derecha desde la década de 1960. El gremialismo político surge en Chile, a partir de las movilizaciones estudiantiles con la reforma Universitaria en la Universidad Católica durante el año 196718, donde el abogado Jaime Guzmán articuló una organización político estudiantil, la cual posteriormente se expandirá a otras esferas de la sociedad civil durante el gobierno de la Unidad Popular. De tal forma, el gremialismo sindical se formaría como una mixtura del gremialismo laboral y el político: En el caso del gremialismo laboral, este abogaba por la consolidación de un accionar sindical ligado a la defensa particular de los beneficios de cada entidad sindical, orientando su accionar hacia la figura de un grupo de interés y no de un movimiento social. En el caso del gremialismo político, se orientaba por el establecimiento de una relación entre el Estado y la sociedad civil alejada de la lógica de la lucha de clases, apuntando a la conformación de un corporativismo Anti estatista19.

  • 20 Echenique, op. cit.

9En el ámbito de las relaciones industriales, la pérdida del consenso básico que existía al interior del sindicato y la política de seguridad nacional que operó a escala nacional, fueron los principales factores que incidieron en la implementación de un modelo laboral de tipo vertical y asimétrico. Echenique y Rodríguez20 denominarán a este periodo bajo el título de “Relaciones laborales: despolitización de los sindicatos”, el cual se caracterizará por tener un sindicalismo que va a desechar las estrategias de confrontación laboral. Cabe destacar que a pesar del receso y de la inestabilidad nacional de los sindicatos, el Sindicato Único de Huachipato siguió operando, sin emitir demandas sociales en la primera fase de este periodo (1973-1979) y solamente dedicándose a prestar servicios sociales, individualizando la solución de las diversas necesidades de los asociados.

  • 21 Guillermo Campero & José Valenzuela, El movimiento sindical en el régimen militar Chileno: 1973- 19 (...)
  • 22 Gabriel Salazar & Julio Pinto, Historia contemporánea de Chile, Tomo III. La economía: mercados, em (...)

10Durante los primeros años del periodo dictatorial, el sindicalismo a nivel nacional estuvo en un proceso de desmembramiento en cuanto a su contenido político, sus prácticas sociales y su composición ideológica21, ya que el gobierno militar impulsó una política discursiva de descalificación hacia aquel sindicalismo que se situara bajo la tradición de la época de la Unidad Popular. Por otro lado, la estructura del sindicalismo chileno se vería modificada por la reforma laboral de 1978-1979, con la aplicación de las reformas laborales, la apertura económica y los regímenes de trabajo que potenciaban la competitividad laboral22.

11El periodo de la hegemonía del gremialismo en el sindicato al interior de CAP ACERO, se dividirá en dos fases: a) La fase de repliegue político y de anulación del capital social. 1973-1980. b) La fase de reapertura de la disputa política y reactivación participativa (1980-1990).

Fase de repliegue político y de anulación del capital social (1973-1980)

  • 23 Rolando Álvarez, “ ¿Represión o integración? La política sindical del régimen militar. 1973- 1980”, (...)

12Al interior del sindicato, los distintos partidos reestructurarán la composición de sus fuerzas sociales, lo cual se demostrará en que habrá una consolidación de las agrupaciones políticas proclives a la dictadura y un debilitamiento de los partidos políticos de izquierda y de centro. Lo anterior, se debe a que los partidos de izquierda sufrieron una fuerte represión social: despidos, persecución política, exilio, ejecuciones, prisión política y vigilancia militar al interior de la empresa. Por otro lado, la tendencia Demócrata Cristiana perdió su posición de fuerza producto del quiebre político que encabezó Pedro Briceño, generando un desligamiento considerable de la militancia del partido. En este escenario, la activación de las bases sindicales del Partido Comunista, la Democracia Cristiana, el Partido Radical o el Partido Socialista, se dará de forma lenta y paulatina. En el caso del Gremialismo, esta tendencia se consolidará producto de la incorporación de la fracción que quebró con la Democracia Cristiana encabezada por Pedro Briceño; pero también por una política paternalista que asumirán con los trabajadores al interior de la empresa, por medio de diversos tipos de convenios entre los dirigentes gremialistas, la empresa y el gobierno de turno. La vinculación que existiría entre Briceño y la dictadura sería clave para entender el presente periodo, ya que el gobierno buscará establecer distintos pilares de apoyo dentro del sindicalismo nacional, siendo el caso de Huachipato un ente fundamental para las políticas sindicales a escala nacional. Esto se puede constatar, a partir de las intervenciones públicas de Pedro Briceño en defensa de la dictadura militar en las distintas conferencias de la OIT en Suiza23, y con la colaboración para la formación de la Secretaría Nacional de los Gremios, organismo fundamental para fomentar un “nuevo sindicalismo” que se acoplara a los intereses del gobierno de la época.

  • 24 Sidney Tarrow, El poder en Movimiento: Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política, (...)

13Este bloque social (El gremialismo sindical, la gerencia de la compañía y el gobierno), tenía como objetivo político generar bastiones sindicales de apoyo al régimen militar, sosteniendo un pacto de consenso social al interior de la industria y evitando las tensiones laborales manifiestas. Este elemento, en conjunto con la derogación de los espacios de participación social no pauteados (las elecciones sindicales libres y las asambleas no supervisadas), generaron que los procesos de protesta se dieran por medio de acciones de resistencia al interior de la industria, lo cual se materializaba a través de las acciones de sabotaje y de propaganda insurreccional. En este sentido, los repertorios de acción colectiva de las fuerzas opositoras más radicales al régimen militar, decantaron en la utilización del recurso de las acciones disruptivas violentas24, ya que las políticas de control social y de vigilancia militar directa, incidieron en que los agentes sociales apostaran por una estrategia centrada en la disrupción del proceso productivo.

  • 25 Patricio Frías, Movimiento sindical Chileno en la lucha por la democracia, Santiago, Programa de ec (...)
  • 26 Gabriel Salazar, “De la participación ciudadana: Capital social constante y capital social variable (...)

14En este contexto, el tipo de acción social que prevalecerá en el sindicalismo nacional, Frías25 la denominaría como de “Acción pública y reactivación – reactivación de base. 1977-1980.”, que se caracterizará por la rearticulación sindical y por la reapertura de las negociaciones colectivas. En el caso del sindicalismo de Huachipato, esto se materializaría a partir de la elección sindical de 1980 y por medio de la huelga legal de 9 días de 1979, habiendo una apertura para el desarrollo de la participación social variable26, conformándose los primeros frentes sindicales opositores al gremialismo y la dictadura militar. Con este proceso, se articulará esporádicamente una agrupación de tendencias opositoras a la dictadura militar y al gremialismo llamado “Frente de Trabajadores Libres”, que buscará disputar la directiva sindical, logrando poseer la mayoría directiva solamente durante el período 1980-1982.

Fase de reapertura de la disputa política y reactivación participativa (1980-1990)

  • 27 Frías, op. cit.

15En la presente fase de desarrollo, los partidos políticos por medio de sus intervenciones sociales, impulsaron un proceso de politización subjetivo bastante avanzado en las bases sindicales de Huachipato. En ámbitos macrosociales, el movimiento sindical nacional durante el periodo de 1981- 1986 denominado por Frías27 como de “Resistencia y Reforzamiento orgánico”, asume una estrategia en la cual se apuesta a potenciar los conflictos laborales por medio de los pliegos de petición y las movilizaciones nacionales convocadas por las coordinadoras sindicales. Este nuevo periodo histórico del sindicato de CAP ACERO, estará entrecruzado con la disrupción de las protestas populares del año 1983 y las convocatorias de paralización nacional antes mencionadas. Sin embargo, el sindicato como entidad no va a adherir formalmente a estas jornadas. El apoyo sindical de los trabajadores de Huachipato a las mencionadas movilizaciones regionales y nacionales, se darán exclusivamente a través de la adherencia colectiva de las corrientes político-sindicales opositoras al régimen dictatorial, e individualmente con las intervenciones públicas de los dirigentes. Cabe destacar que el repertorio de acción disruptivo violento (las acciones de sabotaje) que se dieron en la década pasada, dejarán de presentarse, ya que la reapertura participativa que posibilitó el Plan Laboral, generó que la oposición subalterna se volcara a la lucha institucional del sindicato.

16A partir del desplazamiento de las tendencias proclives a la dictadura militar en la directiva sindical entre los años 1980-1982, el proceso de rearticulación de las fuerzas políticas tradicionales en conjunto a los colectivos no tradicionales, permitirán operar a los diversos partidos o tendencias políticas por medio de diversos cuadros administrativos más orgánicos. Con la reapertura democrática al interior del sindicato, se forjará espacio de participación intermedio, entre la directiva sindical y la asamblea sindical, el cual será el cuerpo de delegados, instancia donde los representantes de los diversos departamentos laborales podrán respaldar ciertas labores de la directiva sindical o ser los portavoces de distintas secciones de la industria.

17Las tendencias gremialistas, crearán sus propias agrupaciones políticas sindicales con un carácter más orgánico, como fue el caso de “La Comunidad Laboral de Huachipato”, las cuales tendrán como objetivos impulsar un sindicalismo subordinado, el cual generará un respaldo a las políticas de la empresa y que fomentará las relaciones de colaboracionismo.

  • 28 Diario El Sur, Concepción, 15 de mayo de 1986

18Estos colectivos no tradicionales, estuvieron muy influenciados por los partidos políticos de derecha y por simpatizantes de la dictadura militar. Está organización particular fue la más trascendental del gremialismo de Huachipato, y fue impulsada principalmente porque Pedro Briceño tendría una fuerte oposición en el momento que se desplazaría a los gremialistas en el periodo 1980-1982. A partir de la conformación de ésta con otras agrupaciones de menor influencia, el sindicalismo empresarial controlará las mayorías directivas del sindicato en los periodos 1982-1984, 1984-1986, 1986- 1988, 1988-1990. Cabe destacar, que el sindicalismo gremialista, a pesar de aspirar a generar un mismo tipo de relación empresa-sindicato, se bifurcará en dos corrientes, liderarás una por Pedro Briceño (de la “Comunidad Laboral de Huachipato”) y otra por Eleazar Vargas, quienes en varias ocasiones se presentarán en listas electorales distintas, existiendo en algunas ocasiones la intervención directa de Augusto Pinochet para solucionar las tensiones28 , hecho que demostrará que la dictadura militar buscará insertarse en determinados pilares del sindicalismo nacional.

19En el caso de aquellas tendencias opositoras al sindicalismo que apostaban a romper con la sumisión, estarán sujetas a una fragmentación política y a alianzas políticas inestables, forjadas principalmente por determinadas coyunturas laborales o electorales, existiendo tres corrientes de oposición que serán el fiel reflejo de los conglomerados macro-políticos de oposición a la dictadura con las tendencias alternativas. Cabe resaltar que los conglomerados y las alianzas van a variar a partir de los escenarios de las alianzas partidarias, como fue la que existió en 1986 donde los bloques serían: 1) “La Alianza Democrática”, compuesta por las organizaciones institucionales tradicionales (PS-Briones y DC). Tendencia por un sindicalismo de Consenso. 2) “Movimiento Democrático Popular de Huachipato”, conformado también por organizaciones institucionales de tipo tradicional (PS-Almeyda y PC). Tendencia por un sindicalismo de Conflicto. 3) “Movimiento Alternativo Sindical. MAS”, organización colectiva no institucional que estaba integrada por diversos partidos políticos menores (MAPU y MIR) con corrientes ideológicas de tipo marxistas o anarco-sindicalistas que apostaban a la autonomía de los partidos políticos.

  • 29 Diario el Sur, Concepción, 17 de septiembre de 1988
  • 30 Fortunatti, op. cit
  • 31 Diario el Sur, Concepción, 23 de Octubre de 1986

20En este contexto, solamente existieron tensiones al interior del sindicato debido a las decisiones tomadas por la directiva sindical y por determinadas coyunturas internas, como fueron el caso de distintos despidos injustificados29, tensiones entre los supervisores-trabajadores, la instauración de nuevos modelos laborales30 y la privatización de la empresa31.

  • 32 Naomi Klein. La doctrina del Shock. El auge del capitalismo del desastre, Barcelona, Ediciones Paid (...)
  • 33 Jorge Rojas & Fernando Echeverría, Dirigentes sindicales hablan de la transición. Añoranzas, sueños (...)

21En el caso de este último tipo de conflicto que se generó con la industria, hubo una gran controversia en el sindicato de Huachipato, ya que el mecanismo para privatizar la empresa fue por medio del capitalismo popular, donde gran parte de las acciones estatales que se vendieron fue directamente a los trabajadores. Este tipo de política, en ámbitos discursivos, se fundamentaría en las posibilidades de que trabajadores pudieran constituirse en propietarios, adoptando un modelo industrial corporativista32 , donde participarían el Estado, los empresarios y los trabajadores como accionistas. En este escenario, los actores sindicales que se mostraron a favor de este proceso (el sindicalismo de subordinación) defendían este proceso ya que planteaban que los beneficios iban a favorecer directamente a los empleados de Huachipato33, posibilitando aumentar considerablemente sus ingresos. En el caso de los opositores de la privatización (el sindicalismo de conflicto y de consenso), articularon un discurso de defensa por el desarrollo nacional y la política distributiva de los ingresos estatales.

  • 34 María Olivia Monckeberg, El saqueo económico de los grupos económicos al Estado de Chile, Santiago, (...)
  • 35 Jorge Ayala, Historia del movimiento Sindical de Huachipato. 1080-2013. Procesos de articulación y (...)
  • 36 Jaqueline Weinstein, La industria en una estrategia de desarrollo para Chile, Santiago, Centro de e (...)
  • 37 Jaqueline Weinstein & Enrique Errázuriz, Capitalismo popular y privatización de empresas públicas, (...)

22Este acontecimiento social adquirió tal relevancia, debido a las consecuencias sociales que trajo este tipo de enajenación propietaria como a la vez por el carácter paradigmático de los procesos privatizadores o de saqueo al Estado chileno después del golpe de Estado34. Por un lado, la nueva fuente de ingresos económicos generó que los asalariados adscribieran a los postulados ideológicos neoliberales propios del actor “propietario empresarial”, en desmedro del sentir colectivo del proletariado industrial, como lo sostendría augusto Pinochet en su frase célebre “Queremos un país de propietarios y no proletarios”. En cuanto a las características del proceso político del capitalismo popular, éste buscó hacer partícipes a los trabajadores del desarrollo de las políticas de privatización constituyéndolos en agentes legitimadores de la política neoliberal35. En cuanto al carácter paradigmático de la privatización, tal fenómeno habría reconfigurado el núcleo de principios del rol de la política industrial dentro de una estrategia de desarrollo nacional36, buscando como objetivo reunir nuevos recursos para el fisco, obtener recursos externos y reconfigurar el carácter propietario del patrimonio industrial37.

Transición nacional y al interior del sindicato Único. (1990-1995)

23A comienzo de la década de 1990, al interior del sindicato existirá un proceso de transición política y de reordenamiento social, producto de la pérdida de influencia de los sectores gremialistas; en contraste del mayor posicionamiento de aquellas tendencias más proclives a un sindicalismo de conflicto (como lo era el MAS, el PC y ciertas tendencias del PS) y un sindicalismo de consenso (como lo era la DC y otras corrientes del PS). En cuanto a los conflictos laborales de mayor tensión que se manifestaron por medio de huelgas, fueron la de 1991 que tendrá una duración de 39 días, con la de 1995 que durará 28 días. A partir de estos elementos, este periodo estará sujeto a una inestabilidad laboral para el modelo de no contradicción de la relación Capital-Trabajo.

24A partir de la huelga legal de 1991, producto de la negociación colectiva que se realizaría en aquel entonces, la correlación de fuerzas al interior del movimiento estará marcada entre aquellos que no apostaban a generar la paralización (encabezados por el gremialismo, que poseía la mayoría de la directiva sindical), y los opositores al sindicalismo empresarial, quienes asumirían la conducción de la huelga por medio de la tendencia minoritaria de la directiva sindical. Cabe destacar que posteriormente a la huelga de 1991, existió el primer quiebre sindical con el modelo de sindicato único imperante; fundándose el sindicato de administrativos y profesionales de la industria, que abiertamente se declarará como un sindicato gremialista y sin influencia de partidos políticos.

  • 38 Zapata, Francisco, “Transición democrática y sindicalismo en Chile”, El colegio de Mexico, 32: 5, 1 (...)
  • 39 Diario el Sur, Concepción, 2 de noviembre de 1995

25El impacto de esta huelga llegó a tener tal envergadura y trascendencia nacional, que autores como Francisco Zapata38 sostendrán que esto será parte de aquellos conflictos emblemáticos, que se enmarcarán dentro de la intensificación del conflicto laboral en Chile en el comienzo de la transición democrática. En dicho conflicto, las tendencias que no apoyaban la huelga eran encabezadas por la mayoría de la directiva sindical; en contraste del comité de huelga con el cuerpo de delegados de otros activistas sindicales proclives al sindicalismo de clase39.

26Una vez que finalizó la movilización, se observa que existiría una deslegitimación de las tendencias políticas afines al gremialismo y de ciertas figuras, producto de sus prácticas de intentar generar una invalidación de la paralización. En medio de dicho proceso, quienes asumirán un mayor posicionamiento y proyección social serán aquellos que habrían asumido el liderazgo de la movilización.

Cooptación empresarial sobre el sindicalismo de consenso y de conflicto (1996-2012)

27A partir de este último conflicto, se volverá a consolidar un sindicalismo que frene posibles focos de tensión constante, buscando consolidar de forma permanente el orden social laboral y la subordinación del sindicalismo industrial. A partir de la elección de la directiva sindical de 1996, podría haberse generado un desplazamiento de las tendencias pro-empresa hacia las posturas proclives al sindicalismo rupturista; pero este hecho no se pudo comprobar, ya que, en enero del mismo año, despidieron a los principales agitadores de la huelga y a los miembros de sus cuadros administrativos. Esta práctica coercitiva generó un impacto relevante en el sindicato de Huachipato, puesto que existió un sentimiento de inseguridad relevante entre aquellos que quisieron aspirar a transformar el sindicalismo industrial; pero también porque se anularía el cuerpo de delegados. Estos elementos vendrían acompañados de un pacto político entre los gremialistas y ciertos sectores de la concertación, en función de no sostener huelgas ni apostar a generar conflictos con la empresa, que perdurará al interior del sindicato hasta el año 2012.

  • 40 Magdalena Echeverría & Diego López, La flexibilidad laboral en Chile. Las empresas y las personas.” (...)
  • 41 Benjamín Coriat, El taller y el Robot. Ensayos sobre el fordismo y la producción en masa en la era (...)
  • 42 Benjamín Coriat, Pensar al revés. Trabajo y organización en la empresa japonesa, México D.F., Siglo (...)
  • 43 Guillermo Beck, Percepción y evaluación de trabajadores de planta y subcontratados sobre Responsabi (...)

28El modelo laboral imperante en CAP durante este periodo, será aquel en que predomine la precarización con la flexibilidad laboral40, aplicando modelos laborales propios del Post-Fordismo41 o el Toyotismo42, lo cual se materializará en que por un lado, existirá un aumento cuantitativo considerable del personal subcontratado, donde el año 2012 se estimaría que serían alrededor de 3.000 trabajadores en contraste de 1739 funcionarios de planta43. Esto a su vez, estaría acompañado por la flexibilización del régimen laboral, lo que se traduce en la reducción de personal de planta cuantitativamente, desligándose –de este modo– de las políticas que potenciaban la estabilidad laboral, sustituyéndolo por la externalización de personal por medio de contratistas y fomento de la polifuncionalidad.

  • 44 Echeverría, op. cit.; Helia Henríquez, “Las relaciones laborales en Chile: ¿Un sistema colectivo o (...)

29Dentro del personal contratado, a partir de un convenio colectivo firmado entre los dos sindicatos vigentes con la empresa el año 2003, se impulsaría una política de desintegración laboral, generándose dos tipos de contratos laborales, diferenciados para el personal contratado previamente y posteriormente a dicho año. En el caso del personal contratado previamente a dicho año, tendrían un convenio colectivo que poseería una serie de cláusulas que les otorgarían beneficios especiales (premios de antigüedad, un sistema de indemnización por años de servicios más extendido al legalmente establecido, etc.) y un sistema de categorías ascendentes del 1-16. En el caso de aquellos contratados posteriormente al 2003, se eliminarían los beneficios especiales del contrato colectivo, instalando un nuevo modelo laboral ( “balances scorecard”) que eliminaría el sistema de categorías laborales, implementando un sistema de evaluación personal que se define a partir de la flexibilidad interna44.

  • 45 Alicia Gariazzo, Tratados de libre comercio y desafíos competitivos para Chile: La extensión del IS (...)
  • 46 Diario el Sur, Concepción, 21 de abril del 2002.

30Todas estas políticas que apuestan a aumentar la competitividad y la eficacia productiva, se introducirían en un contexto en que la industria ha disminuido su posicionamiento en el mercado nacional, a partir de los TLC firmados entre el país y diversas economías emergentes a nivel mundial. Ante el debilitamiento del sector industrial manufacturero, las empresas enfrentarían este escenario a partir de la modificación de los regímenes laborales tradicionales, en vez de modernizar las cadenas productivas o invertir en capital tecnológico45. Este fenómeno propio de las naciones que adoptan modelos neoliberales con una gran apertura económica, generaron un conflicto sindical violento el año 2002, donde los trabajadores de la industria realizarían barricadas con barras de acero importadas al país en los sectores aledaños a la industria46.

31A partir de la década del 2000, el sindicalismo de Huachipato no sufriría conflictos con la empresa, pero el hecho de que el sindicato haya aprobado el convenio colectivo del año 2003, rompería con la tradición histórica de la política de integración laboral de Huachipato, generándose un quiebre generacional entre los trabajadores.

32Esto generaría que en determinado momento aquellos dirigentes provenientes del sindicalismo de subordinación, en la elección sindical del 2012 perdieran ante una nueva dirigencia sindical independiente contratada después del 2003, la cual no apostaría a darle continuidad al estilo de negociación imperante. Este último hecho, generaría que al interior no volviera a existir un periodo de estabilidad prolongada y de equilibrio social en las relaciones sindicato-empresa.

Últimas consideraciones

33A partir de este análisis socio-histórico, podríamos afirmar que el sindicalismo de Huachipato se presenta como un movimiento social intermitente, ya que la acción estratégica que la agrupación asume depende exclusivamente de la corriente política predominante, donde podríamos distinguir a este como una colectividad constitutiva de un grupo de interés particular y otro como un movimiento social-sindical. El tipo de colectividad variará a partir del grupo social que sostenga la dominación legítima en la asociación laboral y por el periodo histórico que se atraviese.

34En el caso del Sindicato de Huachipato con características de un grupo de interés particular, tuvo existencia en los períodos de “Hegemonía del gremialismo en el Sindicato” y en el de “Cooptación empresarial sobre el sindicalismo de consenso y de conflicto (1996-2012)”. Esto se afirma porque en dichos contextos históricos tendió a predominar un sindicalismo de subordinación, invalidando cualquier apuesta que fomentara rupturas o lazos transversales con otros actores sociales. En la fase de “Hegemonía del gremialismo en el sindicato. (1973- 1989)”, la estrategia que asumió la empresa como institución dominante, fue la de crear un bastión social propio dentro de la clase subalterna (el sector gremialista), lo cual posibilitaría que el gobierno entablara una relación proyectiva que pudiera constituir un referente político social en cuanto a las relaciones de colaboración y las políticas de desarrollo laboral a nivel nacional. Posteriormente en la fase de “Cooptación empresarial sobre el sindicalismo de consenso y de conflicto. (1996-2012)”, la desarticulación del movimiento sindical se dará por medio de la anulación y desvinculación de los grupos sociales que estaban constituyendo un bloque social crítico a los intereses de la empresa y del sindicalismo de subordinación.

  • 47 Alberto Melucci, , Acción colectiva, vida cotidiana y democracia, México D.F., Editorial El colegio (...)

35En los momentos en que el sindicalismo Huachipatense logró constituirse como un movimiento social-sindical, podría considerarse al período de la “Apertura democrática e inestabilidad sindical. (1990-1999)” con el de “Sindicalismo por un proyecto popular Estatal. (1970-1973)”. Esto se afirmaría porque en el primer periodo mencionado, la corriente sindical en pos de un sindicalismo de oposición y de integración, tendría la capacidad de dirigir a los trabajadores en sus reivindicaciones sociales como en los procesos de conflicto sin poseer los puestos directivos establecidos por la organización burocrática, mientras que en el periodo de la Unidad Popular, el sindicalismo asumirá la lógica de ser un movimiento social-contractual47 , por el hecho de lograr administrar institucionalmente los medios de producción.

36Si ahondamos un poco más en el análisis del proceso de inestabilidad política que se vivió en el periodo que abarca del 1990 a 1996, es posible destacar la mayor relevancia que tuvieron los grupos de presión, los cuales aspiraban a rompen el equilibro social que imperó durante gran parte del periodo autoritario. El ingreso a la directiva por parte de dirigentes proclives al sindicalismo de consenso o de conflicto, provocó una mayor apertura en la directiva sindical a estas tendencias.

  • 48 Salazar “De la participación ciudadana…”, op. cit.
  • 49 Antonio Gramsci, Ontología, Buenos Aires, Editorial Siglo XXI, 2010.

37Realizando un análisis más profundo sobre los procesos del transformismo político y la reconfiguración del contenido de la acciones políticas, desde una perspectiva gramsciana, podría plantearse que el proceso de cooptación sindical, el “gatopardismo” y las desvinculaciones, fueron producto de un proceso general que habría impulsado principalmente la industria con el objetivo de frenar el proceso de cambios subjetivos que estaba viviendo la clase trabajadora Huachipatense, en cuanto a sus concepciones de comprender el qué hacer de la política sindical. La potencia ascendente que fue teniendo el capital social variable sostenido por Salazar48 y la consolidación de una contra hegemonía social49 en pos de conformar un movimiento social al interior de la asociación sindical, fueron considerados como un obstáculo para la empresa, ya que posiblemente tal proceso podría decantar en una ruptura de las relaciones entre los actores dominantes y los agentes subalternos.

Bibliographie

Bibliografía

Periódicos

Diario El Sur, Concepción, 15 de mayo de 1986

Diario el Sur, Concepción, 23 de Octubre de 1986

Diario el Sur, Concepción, 17 de septiembre de 1988

Diario el Sur, Concepción, 2 de noviembre de 1995

Diario el Sur, Concepción, 21 de abril del 2002.

Publicadas

ÁLVAREZ, ROLANDO, “ ¿Represión o integración? La política sindical del régimen militar. 1973-1980”, Historia (Santiago) [online], 43: 2, 2010, 325-355.

AYALA, JORGE, Historia del movimiento Sindical de Huachipato. 1080- 2013. Procesos de articulación y acción política, Concepción, Editorial Escaparate, 2016.

BECK, GUILLERMO, Percepción y evaluación de trabajadores de planta y subcontratados sobre Responsabilidad Social y Seguridad y Prevención de Riesgos Laborales en CAP Acero, Talcahuano, Tesis para la obtención del grado de sociólogo, Universidad de Concepción, 2013.

BRAUDEL, FERNAND, La historia y las ciencias sociales, Madrid, Alianza Editorial, 1970

CAMPERO, GUILLERMO & JOSÉ VALENZUELA, El movimiento sindical en el régimen militar chileno: 1973-1981, Santiago de Chile, Instituto Latinoamericano de Estudios Transnacionales, 1984.

CORIAT, BENJAMÍN 2004. El taller y el Robot. Ensayos sobre el fordismo y la producción en masa en la era de la electrónica, México D.F., Siglo XXI Editores.

2008. El taller y el cronómetro. Ensayo sobre el Taylorismo, el Fordismo y la producción en masa, Buenos Aires, Editorial Siglo XXI.

2009. Pensar al revés. Trabajo y organización en la empresa japonesa, México D.F., Siglo XXI Editores.

DE LA GARZA, ENRIQUE, “Critica de la razón para-posmoderna (Sennet, Bauman, Beck)”, Revista Latinoamericana de estudios del Trabajo, 13: 19, 2008, 9-38.

DI TELLA, TORCUATO, LUCIEN DI BRAMS, JEAN-DANIEL REYNAUD & ALAIN TOURAINE, Sindicato y comunidad. Dos tipos de estructura Latinoamericana, Buenos Aires, Editorial del instituto Torcuato Di Tella, 1967

ECHENIQUE, ANTONIA & CONCEPCIÓN RODRÍGUEZ, Historia de la compañía de Acero del Pacifico S.A. “Cincuenta años del desarrollo siderúrgico en Chile 1946-1996, Santiago, CAP Inversiones, 1996.

ECHEVERRÍA, MAGDALENA & DIEGO LÓPEZ, La flexibilidad laboral en Chile. Las empresas y las personas.” Santiago, Departamento de estudios de la Dirección del Trabajo, 2002.

ESPINOZA, CARLOS & SAMUEL ZIMBALIST, Democracia Económica. La participación de los trabajadores en la industria chilena, 1970-1973, México, Fondo de Cultura Económica, 1984

FORTUNATTI, RODOLFO, ENRIQUE ERRÁZURIZ & CRISTIAN BUSTAMANTE, Huachipato. 1947-1988. De empresa pública a empresa privada, Santiago, Programa de Economía del Trabaja PET, 1989.

FRANCISCO, ZAPATA “Transición democrática y sindicalismo en Chile”, El colegio de Mexico, 32: 5, 1992, 703-721

FRÍAS, PATRICIO, Movimiento sindical chileno en la lucha por la democracia, Santiago, Programa de economía del Trabajo PET, 1989.

GARCÉS, MARIO, El despertar de la sociedad. Los movimientos sociales en América Latina y Chile, Santiago, LOM Editores, 2012

GARIAZZO, ALICIA Tratados de libre comercio y desafíos competitivos para Chile: La extensión del ISO 9000, Santiago, Publicación de las Naciones Unidas. Unidad de Desarrollo Industrial y Tecnológico División de Desarrollo Productivo y Empresarial, 2004.

GAUDICHAUD, FRANCK, Poder popular y codones industriales. Testimonios sobre el movimiento popular urbano, 1970-1973, Santiago, LOM Ediciones, 2004

GONZÁLEZ, LUIS, Otra invitación a la microhistoria, Mexico, Fondo de Cultura Económica, 2003

GRAMSCI, ANTONIO, Ontología, Buenos Aires, Editorial Siglo XXI, 2010.

HENRÍQUEZ, HELIA “Las relaciones laborales en Chile: ¿Un sistema colectivo o un amplio espacio para la dispersión?”, Paul Drake & Iván Jacksin, El modelo chileno: democracia y desarrollo para la dispersión, Santiago de Chile, LOM Ediciones, 1999, 9-123.

KLEIN, NAOMI La doctrina del Shock. El auge del capitalismo del desastre, Barcelona, Ediciones Paidos, 2008.

MELUCCI, ALBERTO, Acción colectiva, vida cotidiana y democracia, México D.F., Editorial El colegio de México, 2010.

MONCKEBERG, MARÍA OLIVIA, El saqueo económico de los grupos económicos al Estado de Chile, Santiago, Ediciones B, 2001.

ROBLES, FERNANDO, “Contra modernidad y desigualdad social: Individualización e individuación, inclusión/exclusión y construcción de identidad. La necesidad de una sociología de la exclusión”, Revista MAD, 12, 2005, 27-57

ROJAS, JORGE, “Procesos de modernización, clase obrera y movimiento sindical en América Latina.”, Ingo Bultaman, Michaela Hellmann, Klaus Meschkat & Jorge Rojas, ¿Democracia sin movimiento social? Sindicatos, organizaciones vecinales y movimientos de mujeres en Chile y Medico, Caracas, Editorial Nueva Sociedad, 1995, 53-130.

ROJAS, JORGE & FERNANDO ECHEVERRÍA, Dirigentes sindicales hablan de la transición. Añoranzas, sueños y realidades, Santiago, Ediciones Sur, 1992, P. 48.

SALAZAR, GABRIEL, “De la participación ciudadana: Capital social constante y capital social variable (Explorando senderos trans-liberales)”, Revista Proposiciones, 28, 1998, 156-188.

SALAZAR, GABRIEL & JULIO PINTO, Historia contemporánea de Chile, Tomo III. La economía: mercados, empresarios y trabajadores, Santiago, LOM Ediciones, 2002.

SENNETT, RICHARD, La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo, Barcelona, ANAGRAMA, 2000

TARROW, SIDNEY, El poder en Movimiento: Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política, Madrid, Alianza, 1997.

VALDIVIA VERÓNICA,

2001. “Estatismo y neoliberalismo: Un contrapunto militar en Chile 1973-1979”, Revista Historia, Link

http://www.archivochile.com/Dictaduramilitar/docsobredm/DMdocsobre0006.pdf

2006. “Lecciones de una revolución: Jaime Guzmán y los gremialistas, 1973-1980)”, Verónica Valdivia, Rolando Alvares, Julio Pinto, Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973-1981), Santiago de Chile, LOM EDICIONES, 49-100.

WEINSTEIN, JAQUELINE, La industria en una estrategia de desarrollo para Chile, Santiago, Centro de estudios del Desarrollo: Documento de Trabajo N° 33, 1984.

WEINSTEIN, JAQUELINE & ENRIQUE ERRÁZURIZ, Capitalismo popular y privatización de empresas públicas, Santiago, Programa de Economía del Trabaja PET: Documento de Trabajo N° 53, 1986.

ZAPATA, FRANCISCO, Autonomía y subordinación en el sindicalismo Latino Americano, Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica, 1993

Notes

2 Benjamín Coriat, “El taller y el cronómetro. Ensayo sobre el Taylorismo, el Fordismo y la producción en masa”, Buenos Aires, Editorial Siglo XXI, 2008

3 Torcuato Di Tella, Lucien Di Brams, Jean-Daniel Reynaud & Alain Touraine, Sindicato y comunidad. Dos tipos de estructura Latinoamericana, Buenos Aires, Editorial del instituto Torcuato Di Tella, 1967

4 Richard Sennett, La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo, Barcelona, ANAGRAMA, 2000

5 Enrique De La Garza, “Critica de la razón para-posmoderna (Sennet, Bauman, Beck)”, Revista Latinoamericana de estudios del Trabajo, 13: 19, 2008, 9-38.

6 Fernando Robles, “Contra modernidad y desigualdad social: Individualización e individuación, inclusión/exclusión y construcción de identidad. La necesidad de una sociología de la exclusión”, Revista MAD, 12, 2005, 27-57

7 Fernand Braudel, La historia y las ciencias sociales, Madrid, Alianza Editorial, 1970

8 Luis González, Otra invitación a la microhistoria, Mexico, Fondo de Cultura Económica, 2003

9 Rodolfo Fortunatti, Enrique Errázuriz & Cristian Bustamante, Huachipato. 1947-1988. De empresa pública a empresa privada, Santiago, Programa de Economía del Trabaja PET, 1989

10 Ibid., p. 114

11 Fortunatti, op. cit.

12 Mario Garcés, El despertar de la sociedad. Los movimientos sociales en América Latina y Chile, Santiago, LOM Editores, 2012

13 Franck Gaudichaud, Poder popular y codones industriales. Testimonios sobre el movimiento popular urbano, 1970-1973, Santiago, LOM Ediciones, 2004

14 Carlos Espinoza & Samuel Zimbalist, Democracia Económica. La participación de los trabajadores en la industria Chilena, 1970-1973, México, Fondo de Cultura Económica, 1984

15 Antonia Echenique & Concepción Rodríguez, Historia de la compañía de Acero del Pacifico S.A. “Cincuenta años del desarrollo siderúrgico en Chile 1946-1996, Santiago, CAP Inversiones, 1996.

16 Rodolfo Fortunatti et al., op. cit.

17 Francisco Zapata, Autonomía y subordinación en el sindicalismo Latino Americano, Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica, 1993; Jorge Rojas, “Procesos de modernización, clase obrera y movimiento sindical en América Latina.”, Ingo Bultaman, Michaela Hellmann, Klaus Meschkat & Jorge Rojas, ¿Democracia sin movimiento social? Sindicatos, organizaciones vecinales y movimientos de mujeres en Chile y Medico, Caracas, Editorial Nueva Sociedad, 1995, 53-130.

18 Verónica Valdivia, “Lecciones de una revolución: Jaime Guzmán y los gremialistas, 1973- 1980)”, Verónica Valdivia, Rolando Alvares, Julio Pinto, Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973-1981), Santiago de Chile, LOM EDICIONES, 2006, 49-100.

19 Verónica Valdivia, “Estatismo y neoliberalismo: Un contrapunto militar en Chile 1973-1979”, Revista Historia, 2001, Link
http://www.archivochile.com/Dictaduramilitar/docsobredm/DMdocsobre0006.pdf

20 Echenique, op. cit.

21 Guillermo Campero & José Valenzuela, El movimiento sindical en el régimen militar Chileno: 1973- 1981, Santiago de Chile, Instituto Latinoamericano de Estudios Transnacionales, 1984.

22 Gabriel Salazar & Julio Pinto, Historia contemporánea de Chile, Tomo III. La economía: mercados, empresarios y trabajadores, Santiago, LOM Ediciones, 2002.

23 Rolando Álvarez, “ ¿Represión o integración? La política sindical del régimen militar. 1973- 1980”, Historia (Santiago) [online], 43: 2, 2010, 325-355.

24 Sidney Tarrow, El poder en Movimiento: Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política, Madrid, Alianza, 1997.

25 Patricio Frías, Movimiento sindical Chileno en la lucha por la democracia, Santiago, Programa de economía del Trabajo PET, 1989.

26 Gabriel Salazar, “De la participación ciudadana: Capital social constante y capital social variable (Explorando senderos trans-liberales)”, Revista Proposiciones, 28, 1998, 156-188.

27 Frías, op. cit.

28 Diario El Sur, Concepción, 15 de mayo de 1986

29 Diario el Sur, Concepción, 17 de septiembre de 1988

30 Fortunatti, op. cit

31 Diario el Sur, Concepción, 23 de Octubre de 1986

32 Naomi Klein. La doctrina del Shock. El auge del capitalismo del desastre, Barcelona, Ediciones Paidos, 2008.

33 Jorge Rojas & Fernando Echeverría, Dirigentes sindicales hablan de la transición. Añoranzas, sueños y realidades, Santiago, Ediciones Sur, 1992, P. 48.

34 María Olivia Monckeberg, El saqueo económico de los grupos económicos al Estado de Chile, Santiago, Ediciones B, 2001.

35 Jorge Ayala, Historia del movimiento Sindical de Huachipato. 1080-2013. Procesos de articulación y acción política, Concepción, Editorial Escaparate, 2016.

36 Jaqueline Weinstein, La industria en una estrategia de desarrollo para Chile, Santiago, Centro de estudios del Desarrollo: Documento de Trabajo N° 33, 1984.

37 Jaqueline Weinstein & Enrique Errázuriz, Capitalismo popular y privatización de empresas públicas, Santiago, Programa de Economía del Trabaja PET: Documento de Trabajo N° 53, 1986.

38 Zapata, Francisco, “Transición democrática y sindicalismo en Chile”, El colegio de Mexico, 32: 5, 1992, 703-721

39 Diario el Sur, Concepción, 2 de noviembre de 1995

40 Magdalena Echeverría & Diego López, La flexibilidad laboral en Chile. Las empresas y las personas.” Santiago, Departamento de estudios de la Dirección del Trabajo, 2002.

41 Benjamín Coriat, El taller y el Robot. Ensayos sobre el fordismo y la producción en masa en la era de la electrónica, México D.F., Siglo XXI Editores, 2004.

42 Benjamín Coriat, Pensar al revés. Trabajo y organización en la empresa japonesa, México D.F., Siglo XXI Editores, 2009

43 Guillermo Beck, Percepción y evaluación de trabajadores de planta y subcontratados sobre Responsabilidad Social y Seguridad y Prevención de Riesgos Laborales en CAP Acero, Talcahuano, Tesis para la obtención del grado de sociólogo, Universidad de Concepción, 2013.

44 Echeverría, op. cit.; Helia Henríquez, “Las relaciones laborales en Chile: ¿Un sistema colectivo o un amplio espacio para la dispersión?”, Paul Drake & Iván Jacksin, El modelo chileno: democracia y desarrollo para la dispersión, Santiago de Chile, LOM Ediciones, 1999, 9-123.

45 Alicia Gariazzo, Tratados de libre comercio y desafíos competitivos para Chile: La extensión del ISO 9000, Santiago, Publicación de las Naciones Unidas. Unidad de Desarrollo Industrial y Tecnológico División de Desarrollo Productivo y Empresarial, 2004.

46 Diario el Sur, Concepción, 21 de abril del 2002.

47 Alberto Melucci, , Acción colectiva, vida cotidiana y democracia, México D.F., Editorial El colegio de México, 2010.

48 Salazar “De la participación ciudadana…”, op. cit.

49 Antonio Gramsci, Ontología, Buenos Aires, Editorial Siglo XXI, 2010.

Notes de fin

1 El presente artículo, está basado en la publicación del libro “Historia del movimiento sindical de Huachipato. 1970-2013. Procesos de articulación y acción política” (2016), editado por Ediciones Escaparate. Chile. El libro, fue producto de la investigación para la memoria de la obtención del título de sociólogo, el cual fue parte del proyecto Fondecyt 1111007 dirigido por la Doctora Alejandra Brito, titulado “Industrialización, Formación de identidad obrera y cambio social. Concepción, (1930-1970)”. La investigación está basada en material empírico, donde se realizaron 12 entrevistas a dirigentes sindicales de distintas generaciones y se contó con una extensa base de datos documentales, medios de prensa, documentos sindicales, declaraciones públicas y documentación institucional.

Auteur

Sociólogo titulado de la Universidad de Concepción y Magister de Ciencias Sociales mención en Sociología de la Modernización de la Universidad de Chile.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search