Version classiqueVersion mobile

Estudios del Trabajo desde el Sur. Volumen I

 | 
Dasten Julián Vejar
, 
Álvaro Galliorio Jorquera

Enfoques contemporáneos del trabajo

Identidad y Proceso de Trabajo

Enrique de la Garza Toledo

Texte intégral

Introducción

  • 7 Claude Dubar, La socialisation, construction des identités sociales et professioneles, Paris, Arman (...)
  • 8 François Dubet, “De la Sociología de la identidad a la Sociología del sujeto”, Estudios Sociológico(...)
  • 9 George Mead, Mind, Self and Society, Chicago, University of Chicago Press, 1972
  • 10 Talcott Parsons, “The position of identity in the general theory of action”, Chad Gordon y Kenneth (...)
  • 11 Michael Hogg, Deborah Terry & Katherine White, “A tale of two theories: a critical comparation of i (...)
  • 12 Gilberto Gimenez, “La identidad social o el retorno del sujeto en la Sociología”, Lucía Mendez y Me (...)

1En la Sociología en general, y en particular en la Sociología del Trabajo en Francia y en América Latina, el tema de la Identidad ha adquirido gran relevancia en los últimos 20 años78. Antes de los años setenta el tema de identidad en la sociología no era un tema de primer orden, se había tratado originalmente por Mead9 y Cooley y en el psicoanálisis, estuvo presente en forma marginal en el funcionalismo10. En los primeros relacionada con la formación del Yo (individual) y del Mi (social) y en los segundos, de acuerdo con su posición estructuralista, la Identidad era resultado sobre todo de la estructura cultural, como sistema de normas y valores, que por la vía de la socialización e interiorización formaba parte de la Personalidad. Personalidad vinculada con los roles que ocupaban los individuos, roles consecuentes con las normas y valores culturales, de tal forma que, finalmente, dependía de dos estructuras, las culturales y las de roles, pero estas al formar parte de un sistema deberían de ser coherentes. Los roles implicaban exigencias de tipo cultural y en la Personalidad, las culturales no dependían de los individuos y las de la personalidad se amoldaban a esa doble exigencia del sistema social y del cultural11. Es decir, la Sociedad (cultura e interacción) induciría a una identidad de rol como imperativo de integración del sistema que se traduciría en comportamientos acordes con dicho rol y con la identidad. Por otra parte, aunque Bourdieu no podría ser tachado de funcionalista, sí podría ser de estructuralista, en tanto el Habitus sería una estructura de clasificaciones para acondicionar la acción, dicho Habitus sería básicamente inconsciente. El Habitus se conformaría de acuerdo con las prácticas en campos de relaciones sociales12.

  • 13 Charles Taylor, Sources of the self: the making of modern identity, Cambridge, Harvard University P (...)

2Un primer problema en estas perspectivas sería si la diversidad de roles implicaría fragmentación de Identidades o si habría una suerte de supraidentidad resultante de todas las identidades parciales, sistémica e integrada en una Personalidad coherente. Por otro lado, la relación entre Identidad individual y social, evidentemente que en estas concepciones el individuo estaba subordinado a la sociedad y, en esta medida, los roles no serían individuales, como tampoco los Habitus, sino de un grupo social –clase para Bourdieu- y estos, junto a la cultura en el funcionalismo, se impondrían a los individuos, así como también las experiencias colectivas en los campos para Bourdieu. Es decir, la Identidad se impondría a los individuos y grupos sociales por parte de la sociedad13. En particular la Identidad en el trabajo sería el resultado de la cultura y de los roles ocupacionales para el funcionalismo y no una construcción en la que el agente participara activamente.

  • 14 Erving Goffman, Estigmas, Buenos Aires, Amorrortu, 2006

3Esta era la concepción que menudeaba hasta los años sesenta en la Sociología y la Antropología, la de Identidades por adscripción que eran distantes de las posiciones anteriores de Mead, que influenciaba a perspectivas que en esos años eran marginales como el interaccionismo simbólico14.

  • 15 Ilán Bizberg, “Individuo, identidad y sujeto”, Estudios Sociológicos 21: 7, Ciudad de México, 1989, (...)
  • 16 Marcela Geiser, Identidad, subjetividad y sentido común en Sociedades Complejas, México D.F., Juan (...)
  • 17 Paul Ricoeur, Oneself as another, Chicago, The Chicago University Press, 1992

4Los años setenta significaron en el mundo una gran revolución cultural, vinculada sobre todo con las protestas juveniles que contribuyeron a generar una nueva cultura en el capitalismo y que en sus momentos de radicalidad coincidió con la idea de Revolución. En esas condiciones de sensibilización de una parte de la intelectualidad con la protesta social emergió un interés que no existía por los movimientos sociales nuevos –en el pasado ese interés estaba muy concentrado en el movimiento obrero. Los nuevos movimientos sociales no podían explicarse por conflictos en las estructuras económicas, y en esta medida surgieron propiamente teorías para analizar movimientos sociales, ya que muchos autores dudan que estas en general existieran antes de los setenta. Una de estas fue la del llamado Paradigma de la Identidad15 , opuesta a la de movilización de recursos por sus supuestos racionalistas de costo beneficio. En cambio, se planteaba que se entraba al movimiento en busca de Identidad. Detrás estaba el interés de muchos académicos por dotar a los sujetos de capacidad de agencia en contraposición con las teorías estructuralistas que empezaban a decaer. Puesto que el punto de referencia empírico eran los movimientos sociales nuevos, los enfoques fueron, por tanto, para explicar la acción colectiva y no tanto la acción social estándar o individual. Pero en este camino se produjo un reencuentro con algunas de las teorías hermenéuticas sociológicas, como el interaccionismo simbólico, la fenomenología de Schutz y la etnometodología que desde hace tiempo reclamaban no tratar teóricamente a los sujetos como robots idiotas, planteando que el rol no determinaba sino la interacción misma que implicaba la construcción compartida de significados y su negociación16 , aunque, a diferencia de las nuevas teorías de la agencia, las estructuras que rebasaran las interacciones quedaban oscurecidas, desdibujadas, y todo el peso de la teorización se apostaba al mundo de la vida, al de la intersubjetividad. Asimismo, el énfasis por la negociación de significados llevó a evadir el problema del poder que impone o influencia significados. Este olvido del poder no se presentaría en los posestructuralistas como Foucault, aunque el sujeto era el oscurecido y con ello su capacidad de agencia. Es decir, muy pronto, en los años ochenta, se redescubrieron las teorías hermenéuticas que ponían en el centro la construcción de significados, al inicio en su forma sociológica, luego llevadas a sus profundidades filosóficas en un renacimiento de Dilthey, Husserl, Heidegger, a través de obras tan influyentes como las de Gadamer, Ricoeur17 o Rorty. Asimismo, la recuperación posestructuralista de las teorías del discurso fue una puerta de entrada al problema de la construcción de significados y especialmente de la constitución de Identidades.

  • 18 Jochen Dreher, Silvana Figueroa-Dreher & Hans-Georg Soeffner, Construcción de identidades en socied (...)
  • 19 Dubet, op. cit.
  • 20 Claude Dubar, “El trabajo y las identidades profesionales y personales”, Revista Latinoamericana de (...)

5El tema se quedó hasta los setenta en las teorías de movimientos sociales, pero para los ochenta se había difundido a la teoría social en general, convirtiéndose en uno de los más importantes de los últimos 30 años18. Es decir, ya no solo interesó la Identidad para analizar al movimiento social, sino a la acción social en el nuevo capitalismo neoliberal y postsocialismo real. Pero en su segunda etapa de emergencia, en la sociología y la antropología, la del interés por el movimiento social, la Identidad tenía una carga positiva, la investigación de su constitución previa o durante el movimiento19 . Muy diferente de lo que interesará desde finales de los ochenta, la fragmentación de las identidades, en particular la pérdida de sentido del Trabajo para la creación de Identidad o bien la ausencia de Identidad con el trabajo20. De esta manera, el tema de Identidad ahora adquiría un sentido negativo, el de la pérdida de Identidad, en especial con el trabajo, que lo hacía entrecruzarse con las teorías del fin del trabajo iniciadas en los inicios de los años ochenta. Al principio estas teorías no remitían al concepto de Identidad, tal vez porque en la teoría social todavía no adquiría la carta de naturalización que pronto tendría, sino que Offe, por ejemplo, habla de cómo el trabajo había dejado de ser el eje de las relaciones sociales, sin hacer referencia a la Identidad. Otros dirán que había sido sustituido por el consumo, pero, aunque fuera en el consumo, la identidad no se fragmentaba como en los noventa.

  • 21 Alessandro Pizzorno, “Identità e interesse”, Loredana Sciolla (ed.), Identità. Percorsi di analisi (...)
  • 22 Claude Dubar, La crisis de las identidades, Barcelona, Ed. Bellatorre, 2002

6En los noventa el contexto económico, político y social había cambiado substancialmente con respecto de la década del setenta e incluso de los años de transición de los ochenta. El neoliberalismo se presentaba como el fin de la Historia, los sujetos de oposición a este modelo en general habían sido doblegados (movimiento obrero) y sus antiguos proyectos de reconstrucción de la sociedad declarados fallidos e inviables frente a las fuerzas del mercado (socialismo, comunismo), el movimiento estudiantil no volvió a mostrar la fuerza ni el impacto del 68 y aunque continuaban los nuevos movimientos sociales no lograban hacer mella mayor en el nuevo modelo. Las teorías de elección racional proclamaban no sólo en el campo de la Economía el ser el único paradigma triunfante y pertinente para explicar a la sociedad21 y, en esta perspectiva, sí algunas adaptaciones sociológicas introducían el concepto de Identidad, este era visto como un recurso de tipo cultural que con el dinero y el poder podría permitir mejorar el juego del hombre racional. Es decir, una visión puramente instrumental de la identidad no requería de profundizarla, simplemente habría que documentar su uso interesado. Por lo tanto, no sería en esta perspectiva en la que se darían en los noventa los debates importantes sobre la Identidad, porque finalmente la nueva economía neoclásica tampoco la necesitaba, sino en el campo de los supuestos críticos que venían principalmente del marxismo o de la hermenéutica. Es decir, Lo que empezó como un interés en positivo por la constitución de identidades colectivas en nuevos movimientos sociales que supuestamente suplantarían al movimiento obrero como agentes transformadores, con el transcurrir del nuevo modelo neoliberal el clima de pesimismo y de desgano de una parte importante de la intelectualidad fue ganando terreno y se convirtió en los noventa en el interés por demostrar la imposibilidad de las identidades amplias22.

7Así, la forma principal que tomó en la sociología y antropología el tema de identidad en los noventa fue como crisis de las identidades. De manera genérica para el hombre neoliberal, pero específicamente de las identidades con el trabajo. Pareciera que no bastaba con la derrota histórica de la clase obrera a partir de los ochenta, la casi desaparición del comunismo o el desdibujamiento de la socialdemocracia para acabar con los fantasmas del pasado, cuando la clase obrera supo enarbolar proyectos, construir Estados, intentar nuevos modelos económicos, hacer revoluciones. Había que demostrar intelectualmente que el fantasma nunca más se levantaría de su tumba para asustar a medrosos capitalistas, políticos e intelectuales, había que demostrar teóricamente que ya no eran posibles las identidades que nacían del trabajo, que la fragmentación identitaria de los trabajadores había llegado para quedarse.

  • 23 Judith Howard, “Social psychology of identities”, Annual Review of Sociology, 26, Washington, 2000, (...)

8En este contexto se inscribe el nuevo interés sociológico encabezado por Bauman y Sennet. Sin embargo, hay que reconocer que el interés por la identidad tiene actualmente otra vertiente que nace de la psicología social y se introduce en la teoría de organizaciones y escuelas del Management23. Este es un interés positivo de cómo se crea e incluso se induce una identidad favorable a la empresa y, aunque las comunicaciones con la poderosa corriente pesimista existen, no por ello todos los analistas podrían ser considerados postulantes de la fragmentación. Es decir, en forma muy esquemática el impacto del interés por la fragmentación de las identidades laborales es sobre todo francesa y latinoamericana en la sociología del trabajo y probablemente en la antropología.

  • 24 Jean Pierre Durand, La question du consentement au travail, Paris, L’Hartmahan, 2006

9Aunque Bauman y Sennet pueden ser considerados como cabezas intelectuales de la perspectiva de la fragmentación de identidades laborales. Estos planteamientos son sociológicos más que filosóficos, psicológicos o del management: el trabajo fluido, inseguro en términos de duración en el tiempo y el espacio se estaría extendiendo en la nueva economía, impactando a las carreras ocupacionales que serían incoherentes, con saltos bruscos entre trabajo estable, precario, temporal, migratorio, formal, informal, típico, atípico, que atentaría con la acumulación de conocimientos laborales y obligaría al eterno retorno del aprendizaje para trabajar24. Esta fragmentación de la carrera ocupacional se traduciría en fragmentación de las relaciones personales y por ende en una falta de identidad con una profesión en particular. Como se ve, hay un trasfondo estructuralista que recuerda al funcionalismo, en tanto el rol ocupacional determinaría a la identidad o bien la estructura de ocupaciones se reflejaría en una estructura de identidades. Pero:

101). Difícilmente se puede afirmar a estas alturas de críticas al estructuralismo situacionista que las posiciones en las estructuras determinan comportamientos y significados, en particular, sentido de pertenencia. Además, pareciera haber una idealización de un pasado artesanal ya muy remoto que implicó para gran parte de las clases obreras el pasar por la dependencia con respecto de la máquina (maquinismo de Marx), de la organización del trabajo (taylorismo-fordismo) con la consecuente alienación del trabajo. Pero alienación no significó pérdida de identidad necesariamente. La protesta y la resistencia con respecto de un trabajo que se rechaza también puede generar identidad. Es más, cuando la clase obrera ha estado más identificada no ha sido en una supuesta etapa artesanal de realización en el producto, sino cuando se homogeneizó en alienación extrema con el trabajo.

  • 25 Enrique de la Garza, Hacia un concepto ampliado de trabajo, Barcelona, Antrhopos, 2010

11Tampoco en el pasado hubo homogeneidad en las ocupaciones, menos en las grandes fábricas con sus numerosos departamentos, y, no obstante, la clase obrera pudo generar identidad como proceso de abstracción de la diferencia y de alteridad, constituir importantes movimientos obreros y hasta hacer revoluciones. Demostrable también cuando esos trabajadores conformaron frentes políticos con otras clases sociales, como los frentes populares de los años treinta25.

122). No se profundiza en estas teorías en el significado y determinantes de la identidad, su relación con estructuras, con subjetividad, con acciones y al interior de la subjetividad sus vínculos con la cultura.

133). Empíricamente tampoco demuestran que, en el mundo desarrollado, al menos, hay una mayoría de trabajadores de identidad fragmentada o al menos participando de la nueva economía, porque la forma de demostrarlo es a través de ejemplos con un tono periodístico.

144). La identidad sólida no es un prerrequisito para el movimiento social. Partiendo de identidades ambiguas, estas pueden solidificar al calor del propio movimiento porque con éste se rompe la cotidianeidad y la acción puramente reproductora.

Acerca de las definiciones de Identidad

  • 26 Verta Taylor & Nancy Whittier, “Collective identity in social movement communities”, Aldon Murrys  (...)
  • 27 Peter Burke, Timothy Owens, Richard Serpe & Peggy Thoits, Advances in Identity Theory and Research, (...)

15Muchas de las definiciones de identidad están muy cargadas de psicologismo, como cuando se afirma que la Identidad es una autoidentificación con el Yo interno, una autoidentificación consigo mismo o lo que hace que una persona sea diferente de otras. Esta definición, aunque no ignore la influencia del contexto, de cualquier manera se trata de una identidad que en sí misma, se centra en el mundo interno, especialmente el mundo individual26. Este énfasis en el mundo interno lleva a la antigua polémica de Durkheim con las explicaciones psicologistas y a las críticas del psicologismo de Dilthey o de Freud. Habría que aclarar, en primer lugar, que hablar del mundo interno no necesariamente es psicologismo. Lo es más claramente cuando se remite solo al mundo interno individual, pero de manera más precisa a características y conceptos referidos al Yo desligados del entorno. Por ejemplo, la psicología cognitiva que remite la Identidad a esquemas de identificación que serían parte de ese mundo interno, de tal manera que a la pregunta de si hay Identidad, se contestaría solo remitiéndose a la psique, aunque en el origen de este algo se considerara el contexto27. La propuesta claramente psicologista plantearía que lo psicológico y lo social se explicaría por lo psicológico, es decir, por propiedades de ese mundo interno. Aunque en el psicoanálisis esto sea menos obvio, puesto que se considera la biografía y experiencia del sujeto e incluso habría una dimensión social explícita –tótem y tabú, el malestar de la cultura-, de cualquier manera, el trauma sería interno, aunque este mundo interno se desdoblase en un consciente y un inconsciente, y la cura sería en el plano de la subjetividad y no en las prácticas.

  • 28 Karen Cerulo, “Identity Construction: new issues, new directions”, Annual Review of Sociology, New (...)

16El panorama cambia, como en el interaccionismo simbólico o en teorías del discurso, en las que, tratando de evadir el psicologismo y el subjetivismo, se plantea que el significado está en la interacción o bien para los posestructuralistas en el discurso objetivado. Para los primeros no se ignora que hay mundos internos o significados subjetivos, como en Schutz, pero en las prácticas los significados que importan son los compartidos, porque estos son los que influyen en la interacción. Más aún, esos significados no preexisten a las prácticas, sino que se construyen precisamente en la interacción y como interacción deja de ser subjetividad individual y se vuelve objetiva. Semejante a la idea de discursos como textos que van más allá de los significados subjetivos de quienes los generaron, el significado del texto sería independiente de sus creadores y sus subjetividades, sería social. Es decir, la Identidad como significado de pertenencia, sería construida ya no en el mundo interno del sujeto, sino en la interacción simbólica, negociada, o bien podría ser impuesta por discursos que escapan también a la subjetividad individual28.

  • 29 Stuart Hall, “Who Needs Identity?”, Stuart Hall & Paul de Gay, Questions of Cultural Identity, Lond (...)

17La idea de que la Identidad no se genera en la soledad de los mundos internos, sino en interrelación, es una entrada elemental a la influencia de estructuras sobre la identidad y un escape al psicologismo. Porque pueden verse como estructuras tanto las redes sociales de interacciones, como las de la cultura o significados objetivos, o bien de los discursos. Aunque esta primera salida del psicologismo tiene frecuentemente el problema de reducir las estructuras al mundo de la vida, o bien a las del discurso, cuando el concepto de estructura no puede desligarse del de objetivación. Es decir, que las interacciones humanas con significado o los discursos más acciones llegan a cristalizar, objetivar, en realidades que rebasan el cara a cara o el discurso. Realidades de segundo o tercer orden, que algunas de estas siguen suscitando significados en los sujetos pero otras escapan a su conciencia, no siempre porque sean inconscientes psicoanalíticamente, sino simplemente no conscientes y sin embargo influir sobre sus mundos de vida y sobre sus identidades29.

  • 30 Gilberto Giménez, Estudios sobre la cultura y las identidades sociales, México D.F., Conaculta-Ites (...)

18En pocas palabras, la Identidad se desenvuelve en la subjetividad, que no tiene por qué pensarse sólo en el nivel individual, sino social, de determinados grupos sociales o colectivos en el movimiento social. Pero también en ciertos campos estructurados que no la determinan y que presionan a su condensación o no, así como también relacionada con interacciones con significado y acciones no interactivas. Estructuras de diferentes niveles, interacciones-acciones y subjetividad están en relación dialéctica. Esta es más cabalmente una superación del psicologismo, pero también del subjetivismo que plantea que la realidad se reduce a los significados –aunque fueran objetivos- o a los discursos. Los discursos contribuyen o no a la constitución de la Identidad, sean impuestos o construidos consensualmente, pero sería una forma de reduccionismo suponer que la realidad social se reduce a los discursos30.

  • 31 Gilberto Giménez, Teoría y Análisis de la Identidad Social: Reseñas Bibliográficas II, México D.F., (...)

19Lo anterior no implica obviar el mundo interno de los sujetos sociales en aras de un objetivismo también reducido a las interacciones con sentido o a los discursos como textos, sino que la subjetividad, entendida como el proceso social de determinados grupos sociales de construir significados, sin duda que forma parte de la generación de identidad, aunque, como dijimos, este proceso de subjetivación nunca se da en el vacío, de tal forma que sus resultados subjetivos dependen también de estructuras y acciones. Pero el campo de la subjetividad social también puede ser penetrado, en contraposición con la idea de reminiscencia positivista de que por no poder ser observado, no se podrían hacer afirmaciones sobre el mismo31. Al menos, corrientes importantes hermenéuticas como el psicoanálisis, el Historicismo filosófico alemán o Max Weber, trataron de afrontar el problema de la comprensión del significado (Verstehen) a pesar de no poder ser directamente observado el mundo interno a través de la interpretación, y no todos redujeron este proceso a la endopatía, sino que algunos como Weber trataron de sintetizarlo con la investigación analítica a través del concepto de explicación interpretativa.

  • 32 Danièle Linhart, Pourquoi le travillons-nous?: Une approche sociologique de la subjectivité au trav (...)

20En esta línea de argumentación, en la que no se supone a la subjetividad social como caja negra, algunas propuestas tratan de abordar algo cercano a su estructura cuando se afirma que la Identidad es una “estructura de sentimientos, de sentimientos de reconocimiento y dignidad”, o bien de comunidad o su contenido serían emociones, cogniciones, valores morales y biografía32, o bien la autorrealización que implícitamente remite a una esencia humana. Dejando atrás al psicologismo de la definición de Identidad como autoidentificación y rescatando el papel de estructuras e interacciones -dentro de estas el papel de los otros que nos asignan identidad también-, la Identidad puede concebirse como significado de pertenencia a un grupo social (superando la identidad individual que como quiera siempre juega en sentido social), pero esa pertenencia a un grupo puede trascurrir por la identificación grupal o social con objetos, ideas, grupos sociales, interacciones, estructuras, del pasado, del presente o imaginadas en el futuro. Parafraseando a Schutz, también se podría hablar de Identidad para, que conduce a la acción, e Identidad porque, o argumentación de porque tenemos Identidad.

  • 33 Claude Levi-Strauss, La Identidad, Buenos Aires, Ediciones Peterl, 1997
  • 34 De la garza, op. cit.

21Es decir, reducido a su aspecto subjetivo, la Identidad es una forma de subjetividad con los significados mencionados33, pero estos significados se construyen socialmente –nunca hay Identidad puramente individual- y esa construcción implica poner en juego códigos de la cultura social, o grupal, con ciertos parámetros de tiempo y espacio, de diversos órdenes: cognitivos, morales, emocionales, estéticos, y movilizar formas de razonamiento formal o bien cotidiano. Estos códigos de la cultura, movilizados en ciertas circunstancias externas al sujeto, no son directamente los significados, sino que permiten dar sentido a situaciones concretas. En nuestro caso, hacernos sentir parte de lo mismo junto a otros en relación con cierto problema. Pero estos códigos no funcionan aislados uno de los otros, aunque tampoco forman un sistema coherente. La contradicción está presente, de tal forma que una forma de organización de dichos códigos que permite moverse en un continuum, que en un extremo implicaría la fragmentación y en el otro el sistema, sería el de configuración. En nuestro caso, configuración de códigos de diversas valencias, organizados a través de razonamientos formales y cotidianos que originarían relaciones duras y laxas entre dichos códigos. Duras como la deducción, funcionalidad o causalidad, laxos como la metáfora, la metonimia, analogía, recursos retóricos, principio etcétera, etc.34.

  • 35 Josetxo Beriain & Patxi Lanceros, Identidades Culturales, Bilbao, Universidad de Deusto, 1996

22La oposición entre Identidad o fragmentación tal vez sea una simplificación inadmisible. Entre Identidad y no Identidad es probable que haya un continuum y una dialéctica en la que nunca habría identificación ni fragmentación totales35. Esa dialéctica, que implica momentos o períodos de afirmación de identidades y otros de relajamiento, se explica por la complejidad de lo que influye en esta: estructuras, cultura, proceso concreto de creación de significados, interacciones y acciones, en diferentes niveles y variables con el tiempo, complejidad que implica la posibilidad de la contradicción en todos los niveles. El proceso de opacamiento de las diferencias y el rescate de lo común por los sujetos sociales implica un proceso que desborda a la subjetividad como ya dijimos, y aún no deja de ser también, un proceso de abstracción en el pensamiento. Este proceso puede transcurrir por acumulaciones moleculares en períodos largos de tiempo o bien desencadenarse rápidamente a través de eventos extraordinarios, socialmente impactantes para un grupo social. De tal forma que no habría alguna razón estructural para que el proceso de identificación siguiera una línea recta e incluso continua. Puede haber períodos de ascenso y de descenso en niveles micro, messo o macro, local, regional, nacional o internacional. Por ejemplo, el impacto de la Revolución de Octubre en sus primeros años, más factores diversos, conformaron un ascenso de las luchas e identificaciones obreras en muchos países de 1917 a 1923, en Europa entre 1968 y 1974, o su descenso en los años 90 del siglo pasado.

  • 36 María Portal, “La identidad como objeto de estudio de la Antropología”, Alteridades, 2: 1, 1991, 3-

23Es decir, la Identidad no es una necesidad, sino una construcción social. Tampoco lo es la fragmentación, y la explicación del descenso actual en países capitalistas desarrollados no puede reducirse a la fragmentación o flexibilidad de las carreras ocupacionales36 . Podría ser más importante la pérdida de imaginarios colectivos de sociedad socialista frente a la caída del comunismo y el desdibujamiento de la socialdemocracia, con sus respectivas ideologías y organizaciones. Tampoco el planteamiento es el de la indefinición solo en la coyuntura, si bien las Identidades nunca están garantizadas, así como tampoco las fragmentaciones, tal vez se podría hablar del espacio de posibilidades para la construcción de Identidad social o colectiva en la coyuntura y este espacio estar en relación con estructuras, subjetividades-culturas y acciones. Es decir, su esclarecimiento tendría que ir más allá de la metodología positivista de la prueba de la hipótesis, y transitar hacia la reconstrucción concreta de la totalidad concreta en la coyuntura, en donde la totalidad nunca es el todo, sino los aspectos del todo pertinentes al problema que tienen que ser descubiertos en lugar de supuestos.

Identidad y proceso de trabajo

24El tema de identidad dentro del proceso de trabajo no es un tema que desarrollen Bauman o Sennet, estos suponen que una ocupación da identidad y que es el cambio frecuente e inorgánico de ocupaciones, como trayectoria laboral, lo que causaría la fragmentación de identidades. Uno podría deducir que si hubiera empleo de por vida, no se presentaría la fragmentación.

25Es decir, las teorías sobre el proceso de trabajo no han ido en general por la línea de la fragmentación. La versión más cercana sería la tendencia al individualismo que en parte fragmenta pero que, por otro lado, el management se encargaría de coordinar. Es decir, esta peculiar fragmentación que no sería del yo, sino del colectivo de trabajo, podría ser funcional a la eficiencia de la empresa en una surte de competencia de todos contra todos dentro de parámetros fijados por la gerencia.

  • 37 Michael Buroway, Manufacturing Consent, Chicago, University of Chicago Press, 1979

26Por otro lado, acerca de la identidad están las preocupaciones gerenciales de generarla o inducirla, que se conectan con las discusiones actuales, aunque parten de Buroway37 acerca de cómo se logra el consentimiento en la empresa a favor de los objetivos de eficiencia, productividad, ganancia. Buroway desde finales de los setenta puso el dedo en la llaga de las posiciones de Braverman. No sólo se puede controlar por la fuerza, sino también por el consenso e, incluso, la aceptación y el esfuerzo obrero en la producción no serían resultado de la presión del management, ni siquiera de la inducción ideológica para identificarse con la empresa y sus metas, sino de una aplicación de Durkheim en el proceso de trabajo. El proceso de trabajo funcionaría para Buroway como una microsociedad con su conciencia colectiva constituida espontáneamente y no como resultado del diseño del management, una sociedad autocontrolada por una conciencia colectiva que escaparía a las conciencias individuales, incluyendo la del management. Habría, como en el funcionalismo, la interiorización de las normas de la empresa que el colectivo de trabajadores, al hacerlas suyas, las cumpliría eficientemente sin necesidad de coerción. Estas atrevidas afirmaciones de Buroway cayeron en terreno abonado por el descenso de la protesta obrera en el mundo y el ascenso del neoliberalismo al inicio de los ochenta. Incluso Buroway se atrevió a afirmar que en el régimen de fábrica de la postguerra había una hegemonía gramsciana del capital sobre el trabajo. Frente a estas afirmaciones podríamos añadir que efectivamente Buroway contribuyó a negar la hipótesis de Braverman de predominio generalizado del control despótico del capital sobre el trabajo, pues también se podía controlar por el consenso e incluso los trabajadores podrían llegar a reconocer en el management una “capacidad intelectual y moral para dirigir la empresa”. Sin embargo, de la apertura de las posibilidades del control –por la fuerza, por el convencimiento, hegemónico, clientelar, corporativo, patrimonialista, carismático, patriarcal, caciquil, gansteril, etc., etc.-, hacia la ciencia política, que no se reduce a las categorías que Buroway adaptó a la fábrica, a que todo un período histórico del capitalismo haya sido de hegemonía gramsciana del capital, hay distancia. Posiblemente las afirmaciones de Buroway estaban marcadas por la situación en fábricas norteamericanas en los setenta, muy diferente si hubiera estudiado a los consejos europeos de fábrica de la época, que llevó a escribir a Pizzorno y Crouch su famoso libro acerca del ascenso de la lucha de clases en la Europa Occidental. En un plano nacional los años setenta en México fueron de una gran efervescencia y luchas por la democracia sindical que trastocaron el orden social en muchas empresas. Es decir, la afirmación de Buroway hubiera necesitado una muy superior investigación histórica

  • 38 Durand, op. cit.

27Es cierto que puede haber situaciones, por interiorización de normas de la empresa, de autocontrol, pero nuevamente sería aventurado afirmar que esto predomina, porque como afirma Durand38 , en realidad habría una dialéctica entre control y autonomía, entre cooperación forzada e interiorizada. Y el problema cuando se trata de Identidad, no se puede captar solo desde manifestaciones externas, porque puede haber autenticidad en los comportamientos de los trabajadores y a la vez simulación y ritualismo.

  • 39 Christophe Dejours, Souffrances en France: La banalisation de l’injustice sociale, Paris, Seuil, 19 (...)
  • 40 Danièle Linhart, Travaller sans les Autres, Paris, Seuil, 2009
  • 41 John Kirk & Christine Wall, Work and Identity, London, MacMillan, 2011
  • 42 Arlie Russell Hochschild, The Managed Heart: Commercialization of Human Feeling, New York, Hammonds (...)
  • 43 Marek Korczynski, Randy Hodson & Paul K. Edwards, Social Theory at Work, Oxford, Oxford University (...)
  • 44 Renaud Sainsaulieu, L’identité au Travail, Paris, References, 1977

28Entre consenso y control coercitivo en la vida cotidiana del trabajo es posible que haya un continuum en donde a veces predomine uno o el otro sin excluirse totalmente. Además, no pueden igualarse aceptación con consenso, así como el control no se reduce a la fuerza. Se puede aceptar las reglas de cómo trabajar por coerción e incluso la coerción ser interiorizada para reforzar la aceptación como el único de los mundos posibles o como algo natural39. La aceptación, el consentimiento en el trabajo, puede darse en forma espontánea. Pero tampoco puede negarse que al menos desde la difusión del Toyotismo, el management ha apostado a que se genere una cultura del trabajo de aceptación y también de involucramiento y participación del trabajador a favor de la eficiencia que implica también a la identidad con la empresa. Para esto ha emprendido múltiples tácticas inductoras: involucrar a la familia del trabajador, achatar los escalafones, comedores unificados, erradicación del saco y la corbata, ceremonias de premios, aceptación de sugerencias de los círculos de calidad, etc. En la bibliografía actual sobre management sin duda que esta es una preocupación muy importante, en donde el control por el grupo puede entrar, pero regulado desde arriba para que no trascienda ciertos límites establecidos por la gerencia40 . Sin embargo, el énfasis en la servidumbre voluntaria actualmente como fenómeno empírico predominante necesitaría de mayor información empírica, porque tampoco podría postularse que aquella es inevitable, porque esta visión tal vez adolezca – a diferencia de Durkheim- de excluir el problema del poder en la constitución de la conciencia colectiva. Si se fuera consecuente con Durkheim, la conciencia colectiva se impondría como hecho social por coerción social, como todo hecho social para este autor41. Además, como hemos expuesto anteriormente, desde el punto de vista histórico y dependiendo del país, no podría demostrarse una permanencia de largo tiempo de la servidumbre voluntaria. Un análisis más detallado encontraría a un proceso contradictorio en donde la servidumbre voluntaria se combinaría con resistencia, conflicto, porque la construcción social de la servidumbre no dependería solamente de la presión del grupo para cumplir con las normas, sino de estructuras, subjetividades e interacciones como ya hemos visto42. Por otro lado, se trata de visiones del proceso de trabajo capitalistas a las que falta economía política, es decir, el poner el acento de que no sólo son interacciones en comunidades del trabajo con sus normas, valores y presión social para cumplir con eficiencia, sino de estructuras que tienen agentes en el management que presionan hacia la tasa de ganancia, que la suerte del management depende finalmente de ésta y que, por tanto, no puede ser un sujeto pasivo frente a la autonomía de los trabajadores o que esta autonomía tiene sus límites cuando se afecta esa tasa de ganancia. Para aceptar que como eje de la dinámica de la empresa capitalista está la ganancia no se necesita ser marxista, las otras dos corrientes históricas del movimiento obrero coincidían en que se podría entrar en contradicción normal entre capital y trabajo, entre rentabilidad y condiciones de trabajo, que es la base de lo que Edwards llamó el conflicto estructurado, es decir, la potencialidad de que el conflicto de intereses aflore y nunca pueda ser erradicado. Este conflicto de intereses puede mantenerse en el nivel micro, en el nivel del proceso de trabajo, incluso como un problema de formas diversas de interpretación de las normas de cómo trabajar, pero en ciertas circunstancias aflorar como una contradicción que trascienda a los procesos muy concretos de trabajo, entonces se pueden desencadenar procesos de creación de significados e identidades que no necesariamente apunten hacia la servidumbre voluntaria, aflorar la resistencia y el conflicto colectivo. De tal forma que la identidad con la empresa también puede cambiar, puesto que no es la única forma de identificación que se presenta en el trabajo. Puede ser con el trabajo mismo y su producto, puede ser con la comunidad de trabajadores sin identidad con el trabajo (procesos muy taylorizados o alienados) e incluso con la organización obrera43 . Por supuesto puede haber identidad con la empresa, pero difícilmente estos niveles de identificación pueden plantearse como sistémicos. En todo caso, pueden tener puntos de comunicación, pero dentro del complejo de Estructuras-subjetividades y acciones, de tal forma que puedan presentarse reconfiguraciones que tomen códigos de las configuraciones de identidad anteriores que en su reestructuración apunten a otros sentidos, esto no por voluntarismo de los agentes, sino por cambios en prácticas y estructuras44.

  • 45 Vincent De Gaulejac, El Costo de la Excelencia, Buenos Aires, Paidós, 1993
  • 46 Richard Sennet & Jonathan Coob, The Hidden Injures of Class, New York, Knopt, 1972

29Así como la versión Durhemiana no es satisfactoria tampoco lo es la psicologista a la manera de De Gaulejac45 : el contrato narcisista entre trabajador y empresa, otra manera de explicar la servidumbre voluntaria, atendería a las necesidades innatas de la persona, su deseo de realización satisfecho a través de la empresa y expresado como reconocimiento de esta del trabajador. De esta manera se compaginarían objetivos de la empresa con necesidades psíquicas, se generaría una lucha, pero no del trabajador con la empresa sino entre trabajadores por los puestos, asignación que sería vista como justa al atender a mayores competencias y no como algo impuesto por el management. De esta manera se fragmentarían relaciones sociales por el individualismo, aunque se homogeneizarían subjetividades. En particular la lucha de clases sería ilegítima porque toda reestructuración vista como modernización de la empresa sería vista como necesaria por los trabajadores46. Demasiados supuestos, supuesto de naturaleza humana, supuesto de que empíricamente así es la realidad subjetiva de los trabajadores, supuestos de que hay plena conformidad con el management y clausura del conflicto de intereses.

Conclusiones

30Hemos visto como las teorías de la fragmentación, sean sociológicas – fragmentación de las carreras ocupacionales- o psicologistas –por efecto de la individualización-, resultan insuficientes para explicar los cambios identitarios y están llenas de supuestos sin suficiente base empírica. La primera por su simpleza de aquello que determina a la identidad, la homogeneidad en ocupaciones, que no deja de ser unilateralmente estructuralista; la segunda, por tener un fuerte supuesto de esencia humana muy fuera de época, y no tomar en cuenta que el individualismo en la empresa de cualquier manera tiene que ser coordinado por el management para tener los resultados deseados, es decir, estrictamente no podría verse como fragmentación, sino como un funcionamiento diferente del colectivo. Estas teorías resultan extremadamente débiles para dar cuenta de grandes tendencias en el capitalismo y, por lo tanto, es necesario complejizar el análisis del proceso de constitución de la Identidad, reconociendo sus componentes subjetivos, pero no reduciéndola a estos, sino poniendo en juego estructuras y acciones. Por otro lado, desentrañar más el contenido interno de la Identidad como un tipo de subjetividad que permite dar significado de pertenencia o de identificación. En esta perspectiva resulta estéril la diferencia entre identidad –muy psicologista como autoidentificacióncon identificación y entrar a su contenido de códigos culturales para dar significados organizados no en sistemas, sino en configuraciones que implican la contradicción, la disfuncionalidad y la discontinuidad.

31Llevado el problema de la fragmentación o creación de identidades a los procesos de trabajo, cambia el panorama, aunque no deja de aparecer la idea de fragmentación débil, habría más interés por la constitución de identidades, para unos generadas espontáneamente como parte de una conciencia colectiva de la comunidad de trabajadores, para otros sí habría estrategias del management para la inducción de una identidad con la empresa. Unos y otros tratarían de explicar la cooperación, la aceptación o bien la servidumbre voluntaria, dejando muy atrás las preocupaciones de Braverman por el control coercitivo, la imposición del interés del capital. Tampoco se corresponden estas posiciones con las primeras críticas a Braverman de que se podía controlar por la fuerza o el convencimiento, ni siquiera que el capital podría tener ganancias con autonomía responsable de los trabajadores, sino que ahora todos los dados estarían ladeados hacia una visión de trabajadores que de manera voluntaria aceptan las reglas de la empresa sin imposición, Dukhemianamente o bien por necesidades innatas. La servidumbre voluntaria podría relacionarse con el concepto de identidad con la empresa, es decir, una identidad para unos espontáneamente constituida en el colectivo obrero, para otros inducida por la gerencia. De cualquier manera, no parece ponerse en duda que la conciencia colectiva obrera siempre jugará con la empresa, y que las reestructuraciones productivas, aunque perjudiquen a grupos de trabajadores, siempre serían necesarias para ganar en el mercado. De tal forma que la falta de historización acerca de estos posibles comportamientos adquiere muchas veces la forma de que “llegaron para quedarse”, así como lo plantea Sennet para la fragmentación de las identidades. Es decir, para estos autores, sea la fragmentación, sea la hegemonía o servidumbre voluntaria, no se corresponden con una etapa del capitalismo caracterizada por una derrota histórica de las organizaciones, partidos y proyectos obreros, a la etapa neoliberal que efectivamente se presentó como el fin de la Historia y muchos intelectuales progresistas llegaron a creerlo, el mito de la superioridad del mercado tan extendió en los años noventa. Sin embargo, ¿qué sucede cuando este modelo muestra dramáticamente sus irracionalidades y genera una gran crisis como la de 2008-2009, con sus secuelas en sufrimiento humano?, ¿Acaso los siervos voluntarios siguen pensando que es un mal necesario e inevitable, o estamos acercándonos al final de un ciclo con sus consecuencias en identidades, controles sobre el trabajo, que obligará a cambiar a las teorías metafísicas predominantes en ciertos espacios geográficos y disciplinas hasta hoy?

Bibliographie

Bibliografía

BERIAIN, JOSETXO & PATXI LANCEROS, Identidades Culturales, Bilbao, Universidad de Deusto, 1996

BIZBERG, ILÁN, “Individuo, identidad y sujeto”, Estudios Sociológicos 21: 7, Ciudad de México, 1989, 485-518

BURKE, PETER, TIMOTHY OWENS, RICHARD SERPE & PEGGY THOITS, Advances in Identity Theory and Research, New York, Klewer Academic, 2000

BUROWAY, MICHAEL, Manufacturing Consent, Chicago, University of Chicago Press, 1979

CERULO, KAREN, “Identity Construction: new issues, new directions”, Annual Review of Sociology, New Jersey, 23, 1997, 385-409

DE GAULEJAC, VINCENT, El Costo de la Excelencia, Buenos Aires,

Paidós, 1993

DE LA GARZA, ENRIQUE, Hacia un concepto ampliado de trabajo, Barcelona, Antrhopos, 2010

DEJOURS, CHRISTOPHE, Souffrances en France: La banalisation de l’injustice sociale, Paris, Seuil, 1998

DREHER, JOCHEN, SILVANA FIGUEROA-DREHER & HANS-GEORG SOEFFNER, Construcción de identidades en sociedades pluralistas, Buenos Aires, Lumiere, 2007

DUBAR, CLAUDE,

1991. La socialisation, construction des identités sociales et professioneles, Paris, Armand Colin

2001. “El trabajo y las identidades profesionales y personales”, Revista Latinoamericana de Estudios del Trabajo, 13: 7, Buenos Aires, 5-16.

2002. La crisis de las identidades, Barcelona, Ed. Bellatorre

DUBET, FRANÇOIS, “De la Sociología de la identidad a la Sociología del sujeto”, Estudios Sociológicos 21: 7, Ciudad de México, 1989, 519-545

DURAND, JEAN PIERRE, La question du consentement au travail, Paris, L’Hartmahan, 2006

ERVING GOFFMAN, Estigmas, Buenos Aires, Amorrortu, 2006

GEISER, MARCELA, Identidad, subjetividad y sentido común en Sociedades Complejas, México D.F., Juan Pablos, 1997

GIMÉNEZ, GILBERTO,

1982. Teoría y Análisis de la Identidad Social: Reseñas Bibliográficas II, México D.F., UNAM, 1982

1996. “La identidad social o el retorno del sujeto en la Sociología”, Lucía Mendez y Mercado (coord.), Identidad: Análisis, teoría, simbolismo, México D.F., UNAM, 183-205

2008. Estudios sobre la cultura y las identidades sociales, México D.F., Conaculta-Iteso

HALL, STUART, “Who Needs Identity?”, Stuart Hall & Paul de Gay, Questions of Cultural Identity, London, Saje, 1997

HOCHSCHILD, ARLIE RUSSELL, The Managed Heart: Commercialization of Human Feeling, New York, Hammondsworth-Penguin, 1982

HOGG, MICHAEL, DEBORAH TERRY & KATHERINE WHITE, “A tale of two theories: a critical comparation of identity theory with social identity theroy”, Social Psychology Quarterly, 58: 4, Brisbane, 1995, 255-269

HOWARD, JUDITH, “Social psychology of identities”, Annual Review of Sociology, 26, Washington, 2000, 367-393

KIRK, JOHN & CHRISTINE WALL, Work and Identity, London, MacMillan, 2011

KORCZYNSKI, MAREK, RANDY HODSON & PAUL K. EDWARDS, Social Theory at Work, Oxford, Oxford University Press, 2006

LEVI-STRAUSS, CLAUDE, La Identidad, Buenos Aires, Ediciones Peterl, 1997

LINHART, DANIÈLE, Pourquoi le travillons-nous?: Une approche sociologique de la subjectivité au travail, Paris, Eres, 2008

LINHART, DANIÈLE, Travaller sans les Autres, Paris, Seuil, 2009

MEAD, GEORGE, Mind, Self and Society, Chicago, University of Chicago Press, 1972

PARSONS, TALCOTT, “The position of identity in the general theory of action”, Chad Gordon y Kenneth Georgen (eds.), The self in social interactions, New York, Wiley, 1968, 11-24

PIZZORNO, ALESSANDRO, “Identità e interesse”, Loredana Sciolla (ed.), Identità. Percorsi di analisi in sociologia, Torino, Rosenberg & Sellier, 1983, 139- 153.

PORTAL, MARÍA, “La identidad como objeto de estudio de la Antropología”, Alteridades, 2: 1, 1991, 3-5

RICOEUR, PAUL, Oneself as another, Chicago, The Chicago University Press, 1992

SAINSAULIEU, RENAUD, L’identité au Travail, Paris, References, 1977

SENNET, RICHARD & JONATHAN COOB, The Hidden Injures of Class, New York, Knopt, 1972

TAYLOR, CHARLES, Sources of the self: the making of modern identity, Cambridge, Harvard University Press, 1989

TAYLOR, VERTA & NANCY WHITTIER, “Collective identity in social movement communities”, Aldon Murrys & Carol McClurg (comp.), Frontiers in social movement theory, New Haven, Yale University Press, 1992

Notes

7 Claude Dubar, La socialisation, construction des identités sociales et professioneles, Paris, Armand Colin, 1991

8 François Dubet, “De la Sociología de la identidad a la Sociología del sujeto”, Estudios Sociológicos 21: 7, Ciudad de México, 1989, 519-545

9 George Mead, Mind, Self and Society, Chicago, University of Chicago Press, 1972

10 Talcott Parsons, “The position of identity in the general theory of action”, Chad Gordon y Kenneth Georgen (eds.), The self in social interactions, New York, Wiley, 1968, 11-24

11 Michael Hogg, Deborah Terry & Katherine White, “A tale of two theories: a critical comparation of identity theory with social identity theroy”, Social Psychology Quarterly, 58: 4, Brisbane, 1995, 255-269

12 Gilberto Gimenez, “La identidad social o el retorno del sujeto en la Sociología”, Lucía Mendez y Mercado (coord.), Identidad: Análisis, teoría, simbolismo, México D.F., UNAM, 1996, 183-205

13 Charles Taylor, Sources of the self: the making of modern identity, Cambridge, Harvard University Press, 1989

14 Erving Goffman, Estigmas, Buenos Aires, Amorrortu, 2006

15 Ilán Bizberg, “Individuo, identidad y sujeto”, Estudios Sociológicos 21: 7, Ciudad de México, 1989, 485-518

16 Marcela Geiser, Identidad, subjetividad y sentido común en Sociedades Complejas, México D.F., Juan Pablos, 1997

17 Paul Ricoeur, Oneself as another, Chicago, The Chicago University Press, 1992

18 Jochen Dreher, Silvana Figueroa-Dreher & Hans-Georg Soeffner, Construcción de identidades en sociedades pluralistas, Buenos Aires, Lumiere, 2007

19 Dubet, op. cit.

20 Claude Dubar, “El trabajo y las identidades profesionales y personales”, Revista Latinoamericana de Estudios del Trabajo, 13: 7, Buenos Aires, 2001, 5-16.

21 Alessandro Pizzorno, “Identità e interesse”, Loredana Sciolla (ed.), Identità. Percorsi di analisi in sociologia, Torino, Rosenberg & Sellier, 1983, 139-153.

22 Claude Dubar, La crisis de las identidades, Barcelona, Ed. Bellatorre, 2002

23 Judith Howard, “Social psychology of identities”, Annual Review of Sociology, 26, Washington, 2000, 367-393

24 Jean Pierre Durand, La question du consentement au travail, Paris, L’Hartmahan, 2006

25 Enrique de la Garza, Hacia un concepto ampliado de trabajo, Barcelona, Antrhopos, 2010

26 Verta Taylor & Nancy Whittier, “Collective identity in social movement communities”, Aldon Murrys & Carol McClurg (comp.), Frontiers in social movement theory, New Haven, Yale University Press, 1992

27 Peter Burke, Timothy Owens, Richard Serpe & Peggy Thoits, Advances in Identity Theory and Research, New York, Klewer Academic, 2000

28 Karen Cerulo, “Identity Construction: new issues, new directions”, Annual Review of Sociology, New Jersey, 23, 1997, 385-409

29 Stuart Hall, “Who Needs Identity?”, Stuart Hall & Paul de Gay, Questions of Cultural Identity, London, Saje, 1997

30 Gilberto Giménez, Estudios sobre la cultura y las identidades sociales, México D.F., Conaculta-Iteso, 2008

31 Gilberto Giménez, Teoría y Análisis de la Identidad Social: Reseñas Bibliográficas II, México D.F., UNAM, 1982

32 Danièle Linhart, Pourquoi le travillons-nous?: Une approche sociologique de la subjectivité au travail, Paris, Eres, 2008

33 Claude Levi-Strauss, La Identidad, Buenos Aires, Ediciones Peterl, 1997

34 De la garza, op. cit.

35 Josetxo Beriain & Patxi Lanceros, Identidades Culturales, Bilbao, Universidad de Deusto, 1996

36 María Portal, “La identidad como objeto de estudio de la Antropología”, Alteridades, 2: 1, 1991, 3-5

37 Michael Buroway, Manufacturing Consent, Chicago, University of Chicago Press, 1979

38 Durand, op. cit.

39 Christophe Dejours, Souffrances en France: La banalisation de l’injustice sociale, Paris, Seuil, 1998

40 Danièle Linhart, Travaller sans les Autres, Paris, Seuil, 2009

41 John Kirk & Christine Wall, Work and Identity, London, MacMillan, 2011

42 Arlie Russell Hochschild, The Managed Heart: Commercialization of Human Feeling, New York, Hammondsworth-Penguin, 1982

43 Marek Korczynski, Randy Hodson & Paul K. Edwards, Social Theory at Work, Oxford, Oxford University Press, 2006

44 Renaud Sainsaulieu, L’identité au Travail, Paris, References, 1977

45 Vincent De Gaulejac, El Costo de la Excelencia, Buenos Aires, Paidós, 1993

46 Richard Sennet & Jonathan Coob, The Hidden Injures of Class, New York, Knopt, 1972

Auteur

Doctor en Sociología por el Colegio de México. Postdoctorado Universidad de Warwick, Inglaterra; Cornell University y Berkley, California; Universidad de Texas, Austin. Académico e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa, división de Ciencias Sociales, departamento de Sociología.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search