Version classiqueVersion mobile

Originales e inéditos, 1928

 | 
José Carlos Mariátegui

Segunda parte

Socialismo

Texte intégral

El problema de las elites*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1036, 7 de enero de 1928 (...)

1No son pocos los escritores de Occidente que reducen la crisis de la democracia europea a un problema de elites. Saturados de supersticiones intelectualistas y de una idea exagerada de su clarividencia y desinterés, estos escritores no ponen en duda la existencia de tales elites, entendiéndolas y definiéndolas, generalmente, como una aristocracia de pensadores y filósofos. El problema consiste en que no gobiernan ni dirigen a los pueblos. El poder está en mano de políticos rutinarios o escépticos, manejados por una poderosa plutocracia. El estado obedece los designios ambiciosos y utilitarios de una oligarquía financiera que, por medio de la gran prensa, controla la opinión pública. La responsabilidad de este malestar es atribuido por sus críticos melancólicos, a la democracia cuantitativa, a la mediocridad parlamentaria, etc.

  • 1 « resistencia », en El Alma Matinal, p. 40.

2Pero todos estos intelectuales, más o menos contemplativos, parten de un prejuicio conservador que invalida su especulación en apariencia desinteresada. Todos miran con horror, retóricamente disimulado, al socialismo, a la revolución, al proletariado. No son capaces de concebir —por mera y vulgar desistencia1 conservadora— la reorganización de Europa y la defensa de la civilización, sino dentro de los cuadros burgueses. Esta limitación, que es su drama, no les permite abarcar en su integridad el trajinado problema de las elites. No les consiente averiguar si las nuevas elites no estarán ya madurando fuera de la burguesía y, en todo caso, contra la burguesía; si las elites visibles, actuales, burguesas, no estarán representadas por esos barones de la banca y la industria y por esos políticos de ambigua tradición parlamentaria, tan supersticiosamente descritos. Es lógico suponer que el capitalismo oponga al proletariado sus mejores fuerzas. Si no se defiende con fuerzas más escogidas, con hombres más convencidos y elevados, es seguramente porque no los tiene. El caso del gobierno francés, sagazmente considerado, bastaría para desvanecer cualquier equívoco. Gobierna a Francia desde hace dos años un gabinete de antiguos premiers, presidido por uno a quien Albert Thibaudet ha incluido entre sus « príncipes del espíritu » y en quien la burguesía ve un hombre de elite, un aristócrata de la democracia. Entre los premiers que lo rodean, se encuentra Herriot, humanista erudito, demócrata sincero, idealista honesto, y Briand, uno de los más probados ingenios parlamentarios de la Francia contemporánea. Este gabinete de tanta autoridad política, compuesto por hombres diestros y experimentados, no está, sin embargo, menos sujeto que los anteriores a los intereses de la industria y la finanza. Por ejemplo, una campaña de prensa puede ponerlo, contra su intención, al borde de la ruptura con Rusia. ¿Un ministerio de elite intelectual, sabría acaso resistir mejor la presión de los intereses capitalistas? Más inverosímiles aún sería un Estado y un capitalismo regidos espiritualmente, desde sus bufetes, por tres o cuatro austeros catedráticos.

3Las verdaderas elites intelectuales operan sobre la historia revolucionando la conciencia de una época. El verbo necesita hacerse carne. El valor histórico de las ideas se mide por su poder de principios o impulsos de acción. He aquí algo que los desconsolados críticos de la democracia parecen olvidar totalmente.

4Es absurdo hablar de un drama de las elites. Una elite en estado de ser compadecida, por este solo hecho deja de ser una elite. Para la historia no existen elites relegadas. La elite es esencialmente creadora.

5Por obvias razones, la elite del capitalismo en los últimos tiempos, ha estado principalmente compuesta de jefes de empresa, de grandes comerciantes, industriales y financistas.

6¿No ha tenido la burguesía en este período una elite política e intelectual? Sin duda, la ha tenido. Sólo que, a medida que se ha acentuado la decadencia de sus principios y de su espíritu, esta elite ha parecido destinada a suministrar intelectuales y políticos al socialismo. El hecho de que muchos de los mayores estadistas de la Europa burguesa —Briand, Millerand, Mussolini, Masaryk, Pilsudsky, Vandervelde, etc.— proceden del socialismo, se debe a la atracción espiritual ejercida por el socialismo sobre los hombres de más sensibilidad política de la pequeña y media burguesía. En los países en donde el fenómeno capitalista no ha alcanzado su plenitud material y moral, la mayoría de estos hombres se ha sentido irresistiblemente impulsado a entrar en las filas socialistas, en las cuales ha militado por lo menos temporalmente.

7No es una auténtica elite la que debe el poder a un privilegio que ella misma no ha conquistado con sus propias fuerzas. Los ideólogos de la reacción, envalentonados más por la derrota del proletariado que por la victoria de la burguesía en la Europa Occidental, aguardan un militar o un caudillo cualquiera que instaure su dictadura. Se reservan el papel de asesorarlo. Esto los descalifica bastante como hombres de elite, título que más legítimamente correspondería al « providencial » que, por azar, los izase eventualmente al poder bajo su dictadura.

8Lo que echa de menos este género de crítica no es, por todas estas señales, una elite en general, superior ni extraña a la guerra de clases, sino una fuerte elite burguesa. Y más precisa y lógica, en este plano, resulta la actitud de quienes como Lucien Romier y René Johannet trabajan por forjar los resortes ideológicos espirituales de una gran ofensiva capitalista, sin preocuparse demasiado de los fueros de la inteligencia y del espíritu. Romier, que propugna el restablecimiento de una doctrina de orden y autoridad, maniobra con cautelas y reservas de político. Johannet, que plantea el problema de la elite en francos términos de reacción burguesa, razona con intransigencia y dogmatismo de ideólogo. Pero ambos coinciden en el esfuerzo de reavivar y excitar en la burguesía su instinto y su orgullo de clase. Porque —como lo observa Julien Benda— el burgués, abrumado por las ironías y las befas de varias generaciones, había perdido este orgullo hasta el punto de emplear, para hacerse perdonar u olvidar su burguesismo, toda suerte de declaraciones de amor al proletariado. « Hoy —dice Benda— es suficiente pensar en el fascismo italiano, en cierto Elogio del Burgués Francés, en tantas otras manifestaciones del mismo sentido, para ver que la burguesía toma plena conciencia de sus egoísmos específicos, que los proclama como tales y los venera como tales, considerándolos ligados a los supremos intereses de la especie; que se glorifica de venerarlos y erguirlos contra los egoísmos que quieren su destrucción ».

9Pero, así Romier como Johannet, necesitan indispensablemente identificar la suerte de la civilización con la del capitalismo. Aunque Romier, en su enumeración de los tipos de elite, no olvida al obrero, jefe de maestranza o de sindicato, que se eleva a ese rango, es evidente que considera el problema de la elite como un problema interno y particular de la burguesía. Para Romier y Johannet, la revolución proletaria significaría el imperio de la multitud, de la horda, del número, y por ende la negación de toda elite.

10A ninguno de estos críticos, se le ocurre, por supuesto, reparar en que una revolución es siempre la obra de una elite, de un equipo, de una falange de hombres heroicos y superiores; ni en que, por consiguiente, el problema de la elite, existe también como problema interno para el proletariado, con la diferencia de que éste, en su lucha, en su ascensión, va templando y formando dentro de un ambiente místico y pasional, y con la sugestión de mitos vivos, sus cuadros directores. Históricamente, hay mucha más posibilidad de que el genio creador surja en el campo del socialismo que en el campo del capitalismo, sobre todo en los países donde no sólo como hecho espiritual, sino también como hecho material, el capitalismo aparece concluido. (Concluido, a pesar de conservar el poder político, porque su posibilidad de crecimiento económico, han tocado su límite).

  • 2 « Autodidactos », en El Alma Matinal.

11Ninguna crítica seria y veraz, puede chicanear respecto a la calidad de elite de los hombres de la revolución rusa. Un burgués ortodoxo, el senador De Monzie, se la ha reconocido sin reservas. « La disciplina interna es tan ruda —escribe De Monzie—, las sanciones aplicadas son tan violentas, que en verdad no hay aristocracia bolchevique, es decir elite consolidada en la posesión de privilegios. Y sin embargo se encuentra una elite. Esto es innegable. Los viajeros atentos que han visitado Rusia después de la revolución, exaltan la calidad de estos hombres de Estado improvisados, cuya misión era precisamente improvisar un Estado. Autodidactas2 formados en largo exilio, por la experiencia de los congresos socialistas, por la frecuentación de las intrigas y amarguras cosmopolitas, se han revelado de un golpe, no individual sino colectivamente ». De Monzie admite que se les maldiga, « pero no sin admirarlos ». Por su parte Duhamel ha hallado en el gobierno de los Soviets al primer aristócrata ruso, que es a su juicio Lunatcharsky.

12El fracaso de la ofensiva socialista en Italia y Alemania se debió en gran parte a la falta de una sólida elite revolucionaria. Los cuadros directores del socialismo italiano no eran revolucionarios sino reformistas, como los de la social-democracia alemana. El núcleo comunista estaba compuesto de figuras jóvenes, sin profundo ascendiente sobre las masas. Para la revolución estaba pronto el número, la masa; no estaba aún pronta la calidad.

13Las nuevas elites vendrán del lado que, entre los intelectuales conservadores, confesos o embozados, no se quisiera que viniesen. El Napoleón de la Europa de mañana, que impondrá el código de la sociedad nueva, saldrá de las filas del socialismo. Porque al porvenir le toca realizar o mejor comprobar esta fórmula: Revolución-Aristocracia.

Trotsky y la oposición comunista*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1043, 25 de febrero de 1 (...)

14La expulsión de Trotsky y Zinoviev del Partido Comunista ruso y las medidas sancionadas por éste contra la oposición trotskista, reclaman una ojeada a la política interna de Rusia. La crítica contrarrevolucionaria, tantas veces defraudada por los acontecimientos rusos, se entretiene ya en pronosticar la inminente caída del régimen sovietista a consecuencia de su desgarramiento intestino. Los más avisados y prudentes de sus escritores prefieren conformarse con la esperanza de que la política de Stalin y el partido representen simple y llanamente la marcha hacia el capitalismo y sus instituciones. Pero basta una rápida ojeada a la situación rusa para convencerse de que las expectativas interesadas de la burguesía occidental no son esta vez más solventes que en los días de Kolchak y Wrangel.

  • 3 « y », en Figuras y aspectos de la vida mundial II, p. 213.
  • 4 Suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 214 (párrafo 1º). Recuperado en Ma (...)
  • 5 Texto suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 214 (párrafo 1º). Recuperado (...)

15La revolución rusa, como toda gran revolución histórica, avanza por una trocha difícil que se va abriendo ella misma con su impulso. No conoce hasta ahora días fáciles ni ociosos. Los problemas externos se complican, en su proceso, con los problemas internos. Es la obra de hombres heroicos y excepcionales, que3, por este mismo hecho, no ha sido posible sino con una máxima y tremenda tensión creadora. El partido bolchevique, por tanto, no es ni puede ser una apacible y unánime academia. Lenin le impuso hasta poco antes de su muerte su dirección genial; pero ni aún bajo la inmensa y única autoridad de este jefe extraordinario, escasearon dentro del partido los debates violentos. [El partido bolchevique no se sometió nunca pasivamente a las órdenes de Lenin, sobre cuyo despotismo fantaseó a su modo un periodismo folletinesco que no podía imaginarlo sino como un zar rojo]4. Lenin ganó su autoridad con sus propias fuerzas; la mantuvo, luego, con la superioridad y clarividencia de su pensamiento. Sus puntos de vista prevalecían siempre por ser los que mejor correspondían a la realidad. Tenían, sin embargo, muchas veces que vencer la resistencia de sus propios tenientes de la vieja guardia bolchevique. [Así sucedió, por ejemplo, en octubre de 1917, en la víspera del asalto al poder, que lo encontró en estricto acuerdo con Trotsky y en abierto contraste con Zinoviev y Kamenev]5.

  • 6 Palabra suprimida en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 215.

16La muerte de Lenin, que dejó vacante el puesto de un jefe genial, de inmensa autoridad personal, habría sido seguida por un período de profundo desequilibrio en cualquier partido menos disciplinado y orgánico que el partido comunista ruso. Trotsky se destacaba sobre todos sus compañeros por el relieve brillante de su personalidad. Pero no sólo le faltaba vinculación sólida y antigua con el equipo leninista. Sus relaciones con la mayoría de sus miembros habían sido, antes de la revolución, muy poco cordiales. Trotsky, como es notorio, tuvo hasta 1917 una posición casi individual en el campo revolucionario ruso. No pertenecía al partido bolchevique, con cuyos líderes, sin exceptuar al propio Lenin, polemizó más de una vez acremente. Lenin apreciaba inteligente y generosamente el valor de la colaboración de Trotsky, quien, a su vez —como lo atestigua el volumen en que están reunidos sus escritos sobre el jefe de la revolución—, acató sin celos ni reservas una autoridad consagrada por la obra más sugestiva y avasalladora para la consciencia de un revolucionario. Pero, si entre Lenin y Trotsky pudo borrarse casi toda distancia, entre Trotsky y el partido mismo la identificación no pudo ser igualmente completa. Trotsky no contaba con la confianza total del partido, por mucho que su actuación como comisario del pueblo mereciese unánime admiración. El mecanismo del partido estaba en manos de hombres de la vieja guardia leninista que sentían siempre un poco extraño y ajeno a Trotsky, quien, por su parte, no conseguía consustanciarse con ellos en un único bloque. Por otra parte, Trotsky, según parece, no posee [absolutamente]6 las dotes específicas de político que en tan sumo grado tenía Lenin. No sabe captarse a los hombres: no conoce los secretos del manejo de un partido. Su posición singular —equidistante del bolchevismo y del menchevismo— durante los años corridos entre 1905 y 1917, además de desconectarlo de los equipos revolucionarios que con Lenin prepararon y realizaron la revolución, hubo de deshabituarlo a la práctica concreta de líder de partido.

  • 7 Nuevo Curso.

17El conflicto entre Trotsky y la mayoría bolchevique, que arriba a un punto culminante con la exclusión del trotskismo de los rangos del partido, ha tenido un largo proceso. Tomó un carácter de neta oposición en 1924 con los ataques de Trotsky a la política del Comité Central, contenidos en los documentos que, traducidos al francés, se publicaron bajo el título de Cours Nouveau7. Las instancias de Trotsky para que se adoptara un régimen de democratización en el partido comunista miraban al socavamiento del poder de Stalin. La polémica fue agria. Mas entre la posición del Comité y la de Trotsky cabía aún el compromiso. Trotsky cometió entonces el error político de publicar un libro sobre 1917, del cual no salían muy bien parados Zinoviev, Kamenev y otros miembros del gobierno, duramente calificados por Lenin en ese tiempo por sus titubeos para reconocer el carácter revolucionario de la situación. El debate se reavivó, con un violento recrudecimiento del ataque personal. Zinoviev y Kamenev, que hacían causa común con Stalin, no ahorraron a Trotsky ningún molesto recuerdo de sus querellas con el bolchevismo antes de 1917. Pero, después de una controversia ardorosa, el espíritu de compromiso volvió a prevalecer. Trotsky se reincorporó en el Comité Central, después de una temporada de descanso en una estación climática. Y tornó a ocupar un puesto en la administración.

18Mas la corriente oposicionista, en el siguiente congreso del partido, reapareció engrosada. Zinoviev, Kamenev y otros miembros del Comité Central, se sumaron a Trotsky, quien resultó así el líder de una composición heterogénea, en la cual se mezclaban elementos sospechosos de desviación derechista y social-democrática con elementos incandescentemente extremistas, amotinados contra las concesiones de la Nep a los kulaks.

  • 8 Suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 216 (párrafo 3º). Recuperado en es (...)
  • 9 En Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 216 (párrafo 2º), dice: « Trotsky, por otra (...)

19[Este bloque, con todo, acusaba dominantemente en su crítica las preocupaciones y recelos del elemento urbano frente al poder del espíritu campesino]8. [Trotsky, particularmente, es un hombre de cosmópolis (Uno de sus actuales compañeros de ostracismo político, Zinoviev, lo acusaba en otro tiempo, en un congreso comunista, de ignorar y negligir demasiado al campesino). Tiene un sentido internacional, ecuménico, de la revolución socialista]9. Sus notables escritos sobre la transitoria estabilización del capitalismo ( ¿A donde va Inglaterra?) lo colocan entre los más alertas y sagaces críticos de la época. Pero este mismo sentido internacional de la revolución, que le otorga tanto prestigio en la escena mundial, le quita fuerza momentáneamente en la práctica de la política rusa. La revolución está en un período de organización nacional. No se trata, por el momento, de establecer el socialismo en el mundo, sino de realizarlo en una nación que, aunque es una nación de ciento treinta millones de habitantes que se desbordan sobre dos continentes, no deja de constituir por eso, geográfica e históricamente, una unidad. Es lógico que, en esta etapa, la revolución rusa esté representada por los hombres que más hondamente sienten su carácter y sus problemas nacionales.

  • 10 Suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 216 (párrafo 3º).

20Stalin, eslavo puro, es de estos hombres. Pertenece a una falange de revolucionarios que se mantuvo siempre arraigada al suelo ruso: [el presidio o Siberia eran Rusia todavía]10. Mientras tanto Trotsky, como Zinoviev, como Radek, como Rakovsky, pertenecen a una falange que pasó la mayor parte de su vida en el destierro. En el destierro hicieron su aprendizaje de revolucionarios mundiales, ese aprendizaje que ha dado a la revolución rusa su lenguaje universalista, su visión ecuménica. Por ahora, a solas con sus problemas, Rusia prefiere hombres más simples y puramente rusos.

Henri de Man y la «CRISIS del Marxismo»*

  • * En Variedades (Lima), núm. 1062, 7 de julio de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 17, septiembre de 1928 (...)
  • 11 Suprimido en Defensa del Marxismo (1976) p. 19.

21En un volumen que tal vez ambiciona la misma resonancia de divulgación de los dos tomos de La Decadencia de Occidente, de Spengler, [—y que ha sido ya traducida, con más premura que rigor, al español, para el editor M. Aguilar—]11 Henri de Man se propone —traspasando el límite del empeño de Eduardo Bernstein hace un cuarto de siglo— no solo la « revisión » sino la « liquidación » del marxismo.

22La tentativa, sin duda, no es original. El marxismo sufre desde fines de siglo xix –esto es desde antes que se iniciara la reacción contra las características de ese siglo racionalista, entre las cuales se le cataloga –las acometidas, más o menos documentadas o instintivas, de profesores universitarios, herederos del rencor de la ciencia oficial contra Marx y Engels, y de militantes heterodoxos, disgustados del formalismo de la doctrina del partido. El profesor Charles Andler pronosticaba en 1897 la « disolución » del marxismo y entretenía a sus oyentes, en la cátedra, con sus divagaciones eruditas sobre ese tema. El profesor Masaryk, ahora presidente de la República Checoeslovaca, diagnosticó en 1898 la « crisis del marxismo », y esta frase, menos extrema y más universitaria que la de Andler, tuvo mejor fortuna. Masaryk acumuló, más tarde, en seiscientas páginas de letra gótica, sus sesudos argumentos de sociólogo y filósofo sobre el Materialismo Histórico, sin que su crítica pedante que, como se lo probaron en seguida varios comentadores, no asía el sentido de la doctrina de Marx, socavase mínimamente los cimientos de ésta y Eduardo Bernstein, insigne estudioso de Economía, procedente de la escuela social-democrática, formuló en la misma época su tesis revisionista, elaborada con datos del desarrollo del capitalismo, que no confirmaban las previsiones de Marx respecto a la concentración del capital y la depauperación del proletariado. Por su carácter económico, la tesis de Bernstein halló más largo eco que la de los profesores Andler y Masaryk; pero ni Bernstein ni los demás « revisionistas » de su escuela, consiguieron expugnar la ciudadela del marxismo. Bernstein, que no pretendía suscitar una corriente secesionista sino reclamar la consideración de circunstancias no previstas por Marx, se mantuvo dentro de la social-democracia alemana, más dominada entonces de otro lado, por el espíritu reformista de Lasalle que por el pensamiento revolucionario del autor de El Capital.

23No vale la pena enumerar otras ofensivas menores, operadas con idénticos o análogos argumentos o circunstancias a las relaciones del marxismo con una ciencia dada, la del derecho verbigracia. La herejía es indispensable para comprobar la salud del dogma. Algunas han servido para estimular la actividad intelectual del socialismo, cumpliendo una oportuna función de reactivos. De otras, puramente individuales, ha hecho justicia implacable el tiempo.

  • 12 Omitido en Amauta, p. 5, y en Defensa del marxismo, p. 20.
  • 13 Omitido en Defensa del marxismo, p. 21.
  • 14 « conciencia », en Amauta, p. 5 y en Defensa del marxismo, p. 21.
  • 15 « acéptenlo », en Amauta y en Defensa del marxismo, p. 22.

24La verdadera revisión del marxismo, en el sentido de renovación y continuación de la obra de Marx, ha sido realizada, en la teoría y en la práctica, por otra categoría de intelectuales revolucionarios. Georges Sorel, en estudios que separan y distinguen lo que en Marx es esencial y sustantivo de lo que es formal y contingente, representó en los dos primeros decenios del siglo actual, más acaso que la reacción del sentimiento clasista [y]12 de los sindicatos, contra la degeneración evolucionista y parlamentaria del socialismo, el retorno a la concepción dinámica y revolucionaria de Marx y su inserción en la nueva realidad intelectual y orgánica. A través de Sorel, el marxismo asimila los elementos y adquisiciones sustanciales de las corrientes filosóficas posteriores a Marx. Superando las bases racionalistas y positivistas del socialismo de su época, Sorel encuentra en Bergson y en13 los pragmatistas ideas que vigorizan el pensamiento socialista, restituyéndolo a la misión revolucionaria de la cual lo había gradualmente alejado el aburguesamiento intelectual y espiritual de los partidos y de sus parlamentarios, que se satisfacían, en el campo filosófico, con el historicismo más chato y el evolucionismo más pávido. La teoría de los mitos revolucionarios, que aplica al movimiento socialista la experiencia de los movimientos religiosos, establece las bases de una filosofía de la revolución, profundamente impregnada de realismo psicológico y sociológico, a la vez que se anticipa a las conclusiones del relativismo contemporáneo, tan caras a Henri de Man. La reivindicación del sindicato, como factor primordial de una consciencia14 genuinamente socialista y como institución característica de un nuevo orden económico y político, señala el renacimiento de la idea clasista sojuzgada por las ilusiones democráticas del período de apogeo del sufragio universal, en que retumbó magnífica la elocuencia de Jaurès. Sorel, esclareciendo el rol histórico de la violencia, es el continuador más vigoroso de Marx en ese período de parlamentarismo social-democrático, cuyo efecto más evidente fue, en la crisis revolucionaria postbélica, la resistencia psicológica e intelectual de los líderes obreros a la toma del poder a que los empujaban las masas. Las Reflexiones sobre la violencia parecen haber influido decisivamente en la formación mental de dos caudillos tan antagónicos como Lenin y Mussolini. Y Lenin aparece, incontestablemente, en nuestra época como el restaurador más enérgico y fecundo del pensamiento marxista, cualesquiera que sean las dudas que a este respecto desgarren al desilusionado autor de Más allá del Marxismo. La revolución rusa constituye, admitirlo15 o no los reformistas, el acontecimiento dominante del socialismo contemporáneo. Es en ese acontecimiento, cuyo alcance histórico no se puede aún medir, donde hay que ir a buscar la nueva etapa marxista.

  • 16 Suprimido en Defensa del marxismo.
  • 17 « reformista », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 18 « conciencia », en Defensa del marxismo, p. 22.

25En Más allá del Marxismo, Henri de Man, por una suerte de imposibilidad [espiritual]16 de aceptar y comprender la revolución, prefiere recoger los malos humores y las desilusiones de postguerra, del proletariado occidental, como expresión del estado presente del sentimiento y la mentalidad socialistas. Henri de Man es un reformador17 desengañado. Él mismo cuenta, en el prólogo de su libro, cómo las decepciones de la guerra destrozaron su fe socialista. El origen de su libro, está, sin duda, en « el abismo, cada vez más profundo, que lo separaba de los antiguos correligionarios marxistas convertidos al bolchevismo ». Desilusionado de la praxis reformista, De Man —discípulo de los teóricos de la socialdemocracia alemana, aunque el ascendiente de Juarès suavizara sensiblemente su ortodoxia— no se decidió, como los correligionarios de quienes habla, a seguir el camino de la revolución. La « liquidación del marxismo », en que se ocupa, representa ante todo su propia experiencia personal. Esa « liquidación » se ha operado en la consciencia18 de Henri de Man, como en la de otros muchos socialistas intelectuales, que con el egocentrismo peculiar a su mentalidad, se apresuran a identificar con su experiencia el juicio de la historia.

  • 19 « Marx », agregado en Amauta, núm. 17, p. 6, y en Defensa del marxismo, p. 23.

26De Man ha escrito, por esto, deliberadamente podríamos decir, un libro derrotista y negativo. Lo más importante de Más allá del Marxismo es, indudablemente, su crítica de la política reformista. El ambiente en el cual se sitúa, para su análisis de los móviles e impulsos del proletariado, es el ambiente mediocre y pasivo en el cual ha combatido: el del sindicato y el de la social-democracia belgas. No es, en ningún momento, el ambiente heroico de la revolución que, durante la agitación postbélica, no fue exclusivo de Rusia, como puede comprobarlo cualquier lector de estas líneas en las páginas rigurosamente históricas, periodísticas —aunque el autor mezcle a su asunto un ligero elemento novelesco— de La Senda Roja, de Álvarez del Vayo. De Man ignora y elude la emoción, el pathos revolucionario. El propósito de liquidar y superar el marxismo, lo ha conducido a una crítica minuciosa de un medio sindical y político que no es absolutamente, en nuestros días, el medio marxista. Los más severos y seguros estudiosos del movimiento socialista constatan que el rector efectivo de la social-democracia alemana, a la que teórica y prácticamente se siente tan cerca De Man, no fue [… ]19 sino Lasalle. El reformismo lassalliano se armonizaba con los móviles y la praxis empleados por la social-democracia en el proceso de su crecimiento, mucho más que el revolucionarismo marxista. Todas las incongruencias, todas las distancias que De Man observa entre teoría y la práctica de la socialdemocracia tudesca, no son, por ende, estrictamente imputables al marxismo sino en la medida que se quiera llamar marxismo a algo que había dejado de serlo casi desde su origen. El marxismo activo, viviente, de hoy tiene muy poco que ver con las desoladas comprobaciones de Henri de Man que deben preocupar, más bien, a Vandervelde y demás políticos de la socialdemocracia belga, a quienes, según parece, su libro ha hecho tan profunda impresión.

  • 20 Párrafo suprimido en Defensa del Marximo (1959), p. 23.

27[En un próximo artículo resumiré y comentaré el pensamiento de este libro que, de toda suerte, tiene en la producción política contemporánea, una considerable significación, que lo señala para el estudio y la crítica, como el alegato y el testimonio de un intelectual, espectador y combatiente de uno de los más interesantes períodos históricos].20

La tentativa revisionista de Más allá del marxismo*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1063, 14 de julio de 192 (...)

28Ha habido siempre entre los intelectuales del tipo de Henri de Man una tendencia peculiar a aplicar, al análisis de la política o de la economía, los principios de la ciencia más en boga. Hasta hace poco la biología imponía sus términos a especulaciones sociológicas e históricas, con un rigor impertinente y enfadoso. En nuestra América tropical, tan propensa a ciertos contagios, esa tendencia ha hecho muchas víctimas. El escritor cubano Lamar Schweyer, autor de una Biología de la Democracia, que pretende entender y explicar los fenómenos de la democracia latinoamericana sin el auxilio de la ciencia económica, puede ser citado entre estas víctimas. Es obvio recordar que esta adaptación de una técnica científica a temas que escapan a su objeto, constituye un signo de diletantismo intelectual. Cada ciencia tiene su método propio y las ciencias sociales se cuentan entre las que reivindican con mayor derecho esta autonomía.

29Henri de Man representa, en la crítica socialista, la moda de la psicología y del psicoanálisis. La razón más poderosa de que el marxismo le parezca una concepción retrasada y ochocentista reside, sin duda, en su disgusto de sentirlo anterior y extraño a los descubrimientos de Freud, Jung, Adler, Ferenczi, etc. En esta inclinación se trasluce también su experiencia individual. El proceso de su reacción antimarxista es, ante todo, un proceso psicológico. Sería fácil explicar toda la génesis de Más allá del marxismo psicoanalíticamente. Para esto, no urge internarse en las últimas etapas de la biografía del autor. Basta seguir, paso a paso, su propio análisis, en el cual se encuentra invariablemente en conflicto su desencanto de la práctica reformista y su recalcitrante y apriorística negativa a aceptar la concepción revolucionaria, no obstante la lógica de sus conclusiones acerca de la generación degeneración de los móviles de aquella. En la subconsciencia de Más allá del marxismo actúa un complejo. De otra suerte, no sería posible explicarse la línea dramáticamente contradictoria, retorcida, arbitraria, de su pensamiento.

30Esto no es un motivo para que el estudio de los elementos psíquicos de la política obrera no constituya la parte más positiva y original del libro, que contiene, a este respecto, observaciones muy sagaces y buidas. Henri de Man emplea con fortuna en este terreno la ciencia psicológica, aunque extreme demasiado el resultado de sus inquisiciones cuando encuentra el resorte principal de la lucha anticapitalista en un « complejo de inferioridad social ». Contra lo que De Man presupone, su psicoanálisis no obtiene ningún esclarecimiento contrario a las premisas esenciales del marxismo. Así, por ejemplo, cuando sostiene que « el resentimiento contra la burguesía obedece, más que a su riqueza, a su poder », no dice nada que contradiga la praxis marxista que propone precisamente la conquista del poder político como base de la socialización de la riqueza. El error que se atribuye a Marx al extraer de sus reivindicaciones sociales y económicas una tesis política —y Henri de Man se encuentra entre los que usan este argumento— no existe absolutamente. Marx colocaba la captura del poder en la cima de su programa, no porque subestimase la acción sindical, sino porque consideraba la victoria sobre la burguesía como hecho político. Igualmente inocua es esta otra aserción: « Lo que impulsó a los obreros de la fábrica a la lucha defensiva, no fue tanto una disminución de salario como la independencia social, de alegría en el trabajo, de la seguridad en el vivir; era una tensión creciente entre las necesidades rápidamente multiplicadas y un salario que aumentaba muy lentamente y era, en fin, la sensación de una contradicción entre las bases morales y jurídicas del nuevo sistema de trabajo y las tradiciones del antiguo ». Ninguna de estas comprobaciones disminuye la validez del método marxista que busca la causa económica « en último análisis », y esto es lo que nunca han sabido entender los que reducen arbitrariamente el marxismo a una explicación puramente económica de los fenómenos.

  • 21 « adopta », en Amauta, p. 8, y Defensa del marxismo, p. 28.

31De Man está enteramente en lo justo cuando reclama una mayor valoración de los factores psíquicos del trabajo. Es una verdad incontestable la que se resume en estas proposiciones: « aunque nos dediquemos a una labor utilitaria, no ha cambiado nuestra disposición original que nos impulsó a buscar el placer del trabajo, expresando en él los valores psíquicos que nos son más personales »; « el hombre puede hallar la felicidad no solamente por el trabajo, sino también en el trabajo »; « hoy la mayor parte de la población de todos los países industriales se halla condenada a vivir mediante un trabajo que, aun creando más bienes útiles que antes, proporciona menos placer que nunca a los que trabajan »; « el capitalismo ha separado al productor de la producción: al obrero de la obra ». Pero ninguno de estos conceptos es un descubrimiento del autor de Más allá del Marxismo, ni justifica en alguna forma una tentativa revisionista. Están expresados no sólo en la crítica del taylorismo y demás consecuencias de la civilización industrial, sino, ante todo, en la nutridísima obra de Sorel, que acordó la atención más cuidadosa a los elementos espirituales del trabajo. Sorel sintió, mejor acaso que ningún otro teórico del socialismo, no obstante su filiación netamente « materialista » —en la acepción que tiene este término como antagónico del de « idealista », el desequilibrio espiritual a que condenaba al trabajador el orden capitalista. El mundo espiritual del trabajador, su personalidad moral, preocuparon al autor de Reflexiones sobre la violencia, tanto como sus reivindicaciones económicas. En este plano, su investigación continúa la de Le Play y Proudhon, tan frecuentemente citados en alguno de sus trabajos, entre los cuales el que esboza las bases de una teoría sobre el dolor testimonia su fina y certera penetración de psicólogo. Mucho antes de que el freudismo cundiera, Sorel reivindicó todo el valor del siguiente pensamiento de Renan: « Es sorprendente que la ciencia y la filosofía, adoptando el partido frívolo de las gentes de mundo de tratar la causa misteriosa por excelencia como una simple materia de chirigotas, no hayan hecho del amor el objeto capital de sus observaciones y de sus especulaciones. Es el hecho más extraordinario y sugestivo del universo. Por una gazmoñería que no tiene sentido en el orden de la reflexión filosófica, no se habla de él o se adapta21 a su respecto algunas ingenuas vulgaridades. No se quiere ver que se está ante el nudo de las cosas, ante el más profundo secreto del mundo ». Sorel, profundizando, como él mismo dice, esta opinión de Renan, se siente movido « a pensar que los hombres manifiestan en su vida sexual todo lo que hay de más esencial en su psicología; si esta ley psicoerótica ha sido tan descuidada por los psicólogos de profesión, ha sido en cambio casi siempre tomada en seria consideración por novelistas y dramaturgos ».

  • 22 Bastante.

32Para Henri de Man es evidente la decadencia del marxismo por la poca curiosidad que, según él, despiertan ahora sus tópicos en el mundo intelectual, en el cual encuentran en cambio extraordinario favor los tópicos de psicología, religión, teosofía, etc. He aquí otra reacción del más específico tipo psicológico intelectual. Henri de Man probablemente siente la nostalgia de tiempos como los del proceso Dreyfus, en que un socialismo gaseoso y abstracto, administrado en dosis inocuas a la neurosis de una burguesía blanda y linfática, o de una aristocracia esnobista, lograba las más impresionantes victorias mundanas. El entusiasmo por Jean Jaurès, que colora de delicado galicismo su lassalliana —y no marxista— educación social-democrática, depende sin duda de una estimación excesiva y touta fait22 intelectual de los sufragios obtenidos, en el gran mundo de su época, por el idealismo humanista del gran tribuno. Y la observación misma, que motiva estas nostalgias, no es exacta. No hay duda que la reacción fascista primero y la estabilización capitalista y democrática después, han hecho estragos remarcables en el humor político de literatos y universitarios. Pero la Revolución rusa, que es la expresión culminante del marxismo teórico y práctico, conserva intacto interés para los estudiosos. Lo prueban los libros de Duhamel y Durtain, recibidos y comentados por el público con el mismo interés que, en los primeros años del experimento soviético, los de H. G. Wells y Bertrand Russell. La más inquieta y valiosa falange vanguardista de la literatura francesa —el suprarrealismo— se ha sentido espontáneamente empujada a solicitar del marxismo una concepción de la revolución que les esclareciera política e históricamente el sentido de su protesta. Y la misma tendencia asoma en otras corrientes artísticas e intelectuales de vanguardia, así de Europa como de América. En el Japón, el estudio del marxismo ha nacido en la universidad; en la China se repite el fenómeno. Poco significa que el socialismo no consiga la misma clientela que en un público versátil hallan el espiritismo, la metapsíquica y Rodolfo Valentino.

33La investigación psicológica de Henri de Man, por otra parte, lo mismo que su indagación doctrinal, han tenido como sujeto el reformismo. El cuadro sintomático que nos ofrece en su libro del estado afectivo de la obrera industrial corresponde a su experiencia individual en los sindicatos belgas. Henri de Man conoce el campo de la Reforma; ignora el campo de la Revolución. Su desencanto no tiene nada que ver con ésta. Y puede decirse que en la obra de este reformista decepcionado se reconoce, en general, el ánima pequeñoburguesa de un país tampón, prisionero de Europa capitalista, al cual sus límites prohíben toda autonomía de movimiento histórico. Hay aquí otro complejo y otra represión por esclarecer. Pero no será Henri de Man quien la esclarezca.

Motivos polémicos. La crítica revisionista y los problemas de la reconstrucción económica*

  • * En Mundial (Lima), sec. « Peruanicemos al Perú », núm. 432, 21 de septiembre de 1928; ampliado y co (...)
  • 23 En Mundial como en Amauta; y « gloria », en Defensa del marxismo.

34No se concibe una revisión —y menos todavía una liquidación— del marxismo que no intente, ante todo, una rectificación documentada y original de la economía marxista. Henri de Man, sin embargo, se contenta en este terreno con chirigotas como la de preguntarse « por qué Marx no hizo derivar la evolución social de la evolución geológica o cosmológica », en vez de hacerla depender, en último análisis, de las causas económicas. De Man no nos ofrece ni una crítica ni una concepción de la economía contemporánea. Parece conformarse, a este respecto, con las conclusiones a que arribó Vandervelde en 1898, cuando declaró caducas las tres siguientes proposiciones de Marx: ley de Bronce de los salarios, ley de la concentración del capital y ley de la correlación entre la potencia económica y la política. Desde Vandervelde, que como agudamente observaba Sorel no se consuela (y aún con las satisfacciones de su gloriola23 internacional) de la desgracia de haber nacido en un país demasiado chico para su genio, hasta Antonio Graziadei, que pretendió independizar la teoría del provecho de la teoría del valor; y desde Bernstein, líder del revisionismo alemán, hasta Hilferding, autor del Finanzkapital, la bibliografía económica socialista encierra una copiosa especulación teórica, a la cual el novísimo y espontáneo albacea de la testamentaría marxista no agrega nada de nuevo.

  • 24 Pavoroso.

35Henri de Man se entretiene en chicanear acerca del grado diverso en que se han cumplido las previsiones de Marx sobre la descalificación del trabajo a consecuencia del desarrollo del maquinismo. « La mecanización de la producción —sostiene De Man— produce dos tendencias opuestas: una que descalifica el trabajo y otra que lo recalifica ». Pero este hecho es obvio. Lo que importa es saber la proporción en que la segunda tendencia compensa la primera. Y a este respecto De Man no tiene ningún dato que darnos. Únicamente se siente en grado de « afirmar que por regla general las tendencias descalificadoras adquieren carácter al principio del maquinismo, mientras que las recalificadoras son peculiares de un estado más avanzado del progreso técnico ». No cree De Man que el taylorismo, que « corresponde enteramente a las tendencias inherentes a la técnica de la producción capitalista, como forma de producción que rinda todo lo más posible con ayuda de las máquinas y la mayor economía posible de la mano de obra », imponga sus leyes a la industria. En apoyo a esta conclusión afirma que « en Norteamérica, donde nació el taylorismo, no hay una sola empresa importante en que la aplicación completa del sistema no haya fracasado a causa de la imposibilidad psicológica de reducir a los seres humanos al estado del gorila ». Esta puede ser otra ilusión de teorizante belga, muy satisfecho de que a su alrededor sigan hormigueando tenderos y artesanos; pero dista mucho de ser una aserción corroborada por los hechos. Es fácil comprobar que los hechos desmienten a De Man. El sistema industrial de Ford, del cual esperan los intelectuales de la democracia toda suerte de milagros, se basa como es notorio en la aplicación de los principios tayloristas. Ford, en su libro Mi vida y mi Obra, no ahorra esfuerzos por justificar la organización taylorista del trabajo. Su libro es, a este respecto, una defensa absoluta del maquinismo, contra las teorías de psicólogos y filántropos. « El trabajo que consiste en hacer sin cesar la misma cosa y siempre de la misma manera constituye una perspectiva terrificante24 para ciertas organizaciones intelectuales. Lo sería para mí. Me sería imposible hacer la misma cosa de un extremo del día al otro; pero he debido darme cuenta que, para otros espíritus, tal vez para la mayoría, este género de trabajo no tiene nada de aterrante. Para ciertas inteligencias, al contrario, lo temible es pensar. Para estas, la ocupación ideal es aquella en que el espíritu de iniciativa no tiene necesidad de manifestarse ». De Man confía en que el taylorismo se desacredite, por la comprobación de que « determina en el obrero consecuencias psicológicas de tal modo desfavorables a la productividad que no pueden hallarse compensadas con la economía de trabajo y de salarios teóricamente probable ». Mas, en esta como en otras especulaciones, su razonamiento es de psicólogo y no de economista. La industria se atiene, por ahora, al juicio de Ford mucho más que al de los socialistas belgas. El método capitalista de racionalización del trabajo ignora radicalmente a Henri de Man. Su objeto es el abaratamiento del costo mediante el máximo empleo de máquinas y obreros no calificados. La racionalización tiene, entre otras consecuencias, la de mantener, con un ejército permanente de desocupados, un nivel bajo de salarios. Esos desocupados provienen, en buena parte, de la descalificación del trabajo por el régimen taylorista, que tan prematura y optimistamente De Man supone condenado.

36De Man acepta la colaboración de los obreros en el trabajo de reconstrucción de la economía capitalista. La práctica reformista obtiene absolutamente su sufragio. « Ayudando al restablecimiento de la producción capitalista y a la conservación del estado actual —afirma—, los partidos obreros realizan una labor preliminar de todo progreso ulterior ». Poca fatiga debía costarle, entonces, comprobar que, entre los medios de esta reconstrucción, se cuenta en primera línea el esfuerzo por racionalizar el trabajo perfeccionando los equipos industriales, aumentado el trabajo mecánico y reduciendo el empleo de mano de obra calificada.

37Su mejor experiencia moderna, la ha sacado, sin embargo, Norteamérica, tierra de promisión, cuya vitalidad capitalista lo ha hecho pensar que « El socialismo europeo en realidad, no ha nacido tanto de la oposición contra el capitalismo como entidad económica como de la lucha contra ciertas circunstancias que han acompañado al nacimiento del capitalismo europeo; tales como la pauperización de los trabajadores, la subordinación de clases sancionada por las leyes, los usos y costumbres, la ausencia de democracia política, la militarización de los Estados, etc. ». En los Estados Unidos el capitalismo se ha desarrollado libre de residuos feudales y monárquicos. A pesar de ser ese un país capitalista por excelencia, « no hay un socialismo americano que podamos considerar como expresión del descontento de las masas obreras ». El socialismo, como conclusión lógica viene a ser algo así como el resultado de una serie de taras europeas, que Norteamérica no conoce.

38De Man no formula explícitamente este concepto, porque entonces quedaría liquidado no solo el marxismo sino el propio socialismo ético que, a pesar de sus muchas decepciones, se obstina en confesar. Pero he aquí una de las cosas que el lector podría sacar en claro de su alegato. Para un estudioso serio y objetivo —no hablemos ya de un socialista— habría sido fácil reconocer en Norteamérica una economía capitalista vigorosa que debe una parte de su plenitud e impulso a las condiciones de libertad en que le ha tocado nacer y crecer, pero que no se sustrae, por esta gracia original, al sino de toda economía capitalista. El obrero norteamericano es poco dócil al taylorismo. Más aún, Ford constata su arraigada voluntad de ascensión. Más la industria yanqui dispone de obreros extranjeros que se adaptan fácilmente a las exigencias de la taylorización. Europa puede abastecerla de los hombres que necesita para los géneros de trabajo que repugnan al obrero yanqui. Por algo los Estados Unidos es un imperio; y para algo Europa tiene un fuerte saldo de población desocupada y famélica. Los inmigrantes europeos no aspiran generalmente a salir de maestros obreros, remarca Mr. Ford. De Man, deslumbrado por la prosperidad yanqui, no se pregunta al menos si el trabajador americano encontrará siempre las mismas posibilidades de elevación individual. No tiene ojos para el proceso de proletarización que también en Estados Unidos se cumple. La restricción de la entrada de inmigrantes no le dice nada.

  • 25 « marxista », subsanado en Amauta.
  • 26 « Caillaux », subsanado en Amauta.
  • 27 « V. “Oú va la France?” », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 28 « presuntos », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 29 « (Deustche Volkspartie) », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 30 Aquí concluye el original de Mundial. En Amauta, núm. 17, septiembre de 1928, pp. 12-13 y en Defens (...)

39El neorrevisionismo se limita a unas pocas superficiales observaciones empíricas que no aprehenden el curso mismo de la economía, ni explican el sentido de la crisis postbélica. Lo más importante de la previsión marxiana25 —la concentración capitalista— se ha realizado. Social-demócratas como Hilferding, a cuya tesis se muestra más atento un político burgués como Vaillaux26 ( « Oú va la France ? »27) que un teorizante socialista como Henri de Man, aportan su testimonio científico a la comprobación de este fenómeno. ¿Qué valor tienen al lado del proceso de concentración capitalista, que confiere el más decisivo poder a las oligarquías financieras y a los trusts industriales, los menudos y parciales reflujos escrupulosamente registrados por un revisionismo negativo, que no se cansa de rumiar mediocre e infatigablemente a Bernstein, tan superior evidentemente, como ciencia y como mente, a sus pretensos28 continuadores? En Alemania, acaba de acontecer algo en que deberían meditar con provecho los teorizantes empeñados en negar la relación de poder político y poder económico. El partido populista [… ]29, castigado en las elecciones, no ha resultado, sin embargo, mínimamente disminuido en el momento de organizar un nuevo ministerio. Ha parlamentado y negociado de potencia a potencia con el partido socialista, victorioso en los escrutinios. Su fuerza depende de su carácter de partido de la burguesía industrial y financiera; y no puede afectarla la pérdida de algunos asientos en el Reichstag, ni aún si la social-democracia los gana en proporción triple30.

La filosofía moderna y el marxismo*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Peruanicemos al Perú », núm. 1072, 22 de septiembre de 1928 y en Amaut (...)

40En lenguaje bíblico el poeta Paul Valery expresaba así en 1919 una línea genealógica: « Y éste fue Kant que engendró a Hegel, el cual engendró a Marx, el cual engendró a… ». Aunque la revolución rusa estaba ya en acto, era todavía muy temprano para no contentarse prudentemente con estos puntos suspensivos al llegar a la descendencia de Marx. Pero en 1925, C. Achelin los reemplazó por el nombre de Lenin. Y es probable que el propio Paul Valery no encontrase entonces demasiado atrevido ese modo de completar su oración.

  • 31 « —añadimos nosotros— », agregado de Defensa del marxismo, p. 39.

41El materialismo histórico reconoce en su origen tres fuentes: la filosofía clásica alemana, la economía política inglesa y el socialismo francés. Este es, precisamente, el concepto de Lenin. Conforme a él, Kant y Hegel anteceden y originan a Marx primero y a Lenin después [… ]31, de la misma manera que el capitalismo antecede y origina al socialismo. A la atención que representantes tan conspicuos de la filosofía idealista, como los italianos Croce y Gentile han dedicado al fondo filosófico del pensamiento de Marx, no es ajena, ciertamente, esta filiación evidente del materialismo histórico. La dialéctica trascendental de Kant preludia, en la historia del pensamiento moderno, la dialéctica marxista.

  • 32 Suprimido en Defensa del marxismo, p. 40.
  • 33 « anude », en Amauta, p. 10, y en Defensa del marxismo, p. 40.

42Pero esta filiación no importa ninguna servidumbre del marxismo a Hegel ni a su filosofía que, según la célebre frase, Marx puso de pie, contra el intento de su autor, que la había parado de cabeza. Marx, en primer lugar, no se propuso nunca la elaboración de un sistema filosófico, [sino de un método]32 de interpretación histórica, destinado a servir de instrumento a la actuación de su idea política y revolucionaria. Su obra, en parte, es filosofía, porque este género de especulaciones no se reduce a los sistemas propiamente dichos, en los cuales, como advierte Benedetto Croce — para quien es filosofía todo pensamiento que tenga carácter filosófico— no se encuentra a veces sino su exterioridad. La concepción materialista de Marx nace dialécticamente como antítesis de la concepción idealista de Hegel. Y esta misma relación no aparece muy clara a críticos tan sagaces como Croce. « El lazo entre las dos concepciones —dice Croce— me parece, más que otra cosa, meramente psicológico, porque el hegelianismo era la precultura del joven Marx y es natural que cada uno reanude33 los nuevos a los viejos pensamientos, como desenvolvimiento, como corrección, como antítesis ».

  • 34 « histórico », agregado en Amauta, núm. 18, p. 10, y en Defensa del marxismo, p. 41.
  • 35 Omitido en Defensa del marxismo, p. 41.

43El empeño de quienes, como Henri de Man, condenan sumariamente al marxismo como un simple producto del racionalismo del siglo XIX, no puede ser, pues, más precipitado y caprichoso. El materialismo histórico no es, precisamente, el materialismo metafísico o filosófico, ni es una filosofía de la historia, dejada atrás por el progreso científico. Marx no tenía por qué crear más que un método de interpretación histórica de la sociedad actual. Refutando al profesor Stammler, Croce afirma que « el presupuesto del socialismo no es una filosofía de la historia, sino una concepción histórica determinada por las condiciones presentes de la sociedad y del modo como ésta ha llegado a ellas ». La crítica marxista estudia concretamente la sociedad capitalista. Mientras el capitalismo no haya tramontado definitivamente, el canon de Marx sigue siendo válido. El socialismo, o sea la lucha por transformar el orden social de capitalista en colectivista, mantiene viva esa crítica, la continúa, la confirma, la corrige. Vana es toda tentativa de catalogarla como una simple teoría científica, mientras obre en la historia como evangelio y método de un movimiento de masas. Porque el « materialismo [… ]34 — habla de nuevo Croce— surgió de la necesidad de darse cuenta de una determinada configuración social, no ya de un propósito de investigación de los factores de la vida histórica; y se formó en la cabeza de políticos y de35 revolucionarios, no ya de fríos y acompasados sabios de biblioteca ».

44Marx está vivo en la lucha que por la realización del socialismo libran, en el mundo, innumerables muchedumbres, animadas por su doctrina. La suerte de las teorías científicas o filosóficas, que él usó, superándolas y trascendiéndolas, como elementos de su trabajo teórico, no compromete en lo absoluto la validez y la vigencia de su idea. Esta es radicalmente extraña a la mudable fortuna de las ideas científicas y filosóficas que la acompañan o anteceden inmediatamente en el tiempo.

  • 36 « transportar », en Amauta y en Defensa del marxismo.

45Henri de Man formula así su juicio: « El marxismo es un hijo del siglo XIX. Sus orígenes se remontan a la época en que el reinado del conocimiento intelectual que inauguraran el humanismo y la Reforma, alcanzaba su apogeo con el método racionalista. Este método tomó su santo y seña de las ciencias naturales exactas, a las cuales se debía el progreso de las técnicas de la producción y de la intercomunicación; y consiste en trasponer36 el principio de la causalidad mecánica, que se manifiesta en la técnica, a la interpretación de los hechos psíquicos. Ve en el pensamiento racional que la psicología contemporánea no reconoce más que como una función ordenadora e inhibitoria de la psíquica, la regla de todo deseo humano y de todo desenvolvimiento social ». Y, enseguida, agrega que « Marx hizo una síntesis psicológica del pensamiento filosófico de su época » (conviniendo en que era, « singularmente en el propio orden sociológico, tan nueva y vigorosa, que no es lícito dudar de su genial originalidad »), y que « lo que se expresa en las doctrinas de Marx no son los movimientos de ideas, que no han surgido sino después de su muerte, de las profundidades de la vida obrera y de la práctica social; es el materialismo causal de Darwin y el idealismo teleológico de Hegel ».

  • 37 « más », agragado en Amauta y Defensa del marxismo.

46No son muy diversas las inapelables sentencias pronunciadas, de una parte, por el futurismo y, de otra, por el tomismo, contra el socialismo marxista. Marinetti junta, en un solo haz, para fusilarlos más rápido e implacablemente, a Marx, Darwin, Spencer y Comte, sin cuidarse de las distancias que pueden mediar entre estos hombres en sus conceptos igualmente ochocentistas y, por tanto, ajusticiables. Y los neotomistas, partiendo del extremo opuesto —de la reivindicación del medioevo contra la modernidad— descubren en el socialismo la conclusión lógica de la Reforma y de todas las herejías protestantes, liberales e individualistas. Así, De Man no presenta siquiera el mérito de la originalidad en el esfuerzo, perfectamente reaccionario, de catalogar el marxismo entre los [… ]37 específicos procesos mentales del « estúpido » siglo diecinueve.

  • 38 « historiadores », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 39 « y crítica », agregado en Amauta, núm. 18, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 43.

47No hace falta reivindicar a este siglo contra la artificiosa y superficial diatriba de sus execradores para confutar al autor de Más allá del Marxismo. Ni hace falta siquiera demostrar que Darwin, como Spencer y Comte, corresponde, en todo caso, de diversa manera, al modo de pensar del capitalismo, igual que Hegel, de quien desciende –con el mismo título aparente que el racionalismo revolucionario de Marx y Engels –el racionalismo conservador de los historicistas38 que aplicaron la fórmula « todo lo racional es real », a la justificación de los despotismos y las plutocracias. Si Marx no pudo basar su plan político ni su concepción histórica en la biología de De Vries ni en la psicología de Freud ni en la física de Einstein, ni más ni menos que Kant en su elaboración filosófica tuvo que contentarse con la física newtoniana y la ciencia de su tiempo; el marxismo —o sus intelectuales— en su curso posterior, no ha cesado de asimilar lo más sustancial y activo de la especulación filosófica e histórica posthegeliana o postrracionalista. Georges Sorel, tan influyente en la formación espiritual de Lenin, ilustró el movimiento revolucionario socialista —con un talento que Henri de Man seguramente no ignora, aunque en su volumen omita toda cita del autor de Reflexiones sobre la Violencia— a la luz de la filosofía bergsoniana, continuando a Marx que, cincuenta años antes, lo había ilustrado a la luz de la filosofía de Hegel, Fichte y Feuerbach. La literatura revolucionaria no abunda, como le gustaría a De Man, en eruditas divulgaciones de psicología, metafísica, estética, etc., porque tiene que atender a objetivos concretos de agitación [… ]39. Pero, fuera de la prensa oficial de partido, en revistas como Clarté y La Lutte des Classes de París, Unter den Banner des Marxismus de Berlín, etc., encontraría las expresiones de un pensamiento filosófico bastante más serio que el de su tentativa revisionista.

  • 40 « señaladamente influenciada », en Amauta, núm. 18, p. 12; « señaladamente influida », en Defensa d (...)
  • 41 « Wilfredo », error en Defensa del marxismo, 44.
  • 42 « pensar », en Amauta y en Defensa del marxismo.

48Vitalismo, activismo, pragmatismo, relativismo, ninguna de estas corrientes filosóficas, en lo que podían aportar a la Revolución, han quedado al margen del movimiento intelectual marxista. William James no es ajeno a la teoría de los mitos sociales de Sorel, tan [seriamente influenciada]40, de otra parte, por Vilfredo41 Pareto. Y la revolución rusa, en Lenin, Trotsky y otros, ha producido un tipo de hombre « pensante » y « operante », que debía dar algo que meditar42 a ciertos filósofos baratos, llenos de todos los prejuicios y supersticiones racionalistas de que se imaginan purgados e inmunes.

Rasgos y espíritu del socialismo belga*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1078, 27 de octubre de 1 (...)
  • 43 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 14 y en Defensa del Marxismo p. 49. En cambio, consta, en sustitució (...)

49[Vandervelde, máximo líder del socialismo belga, opera como amigable componedor entre las fracciones de la República Argentina. Su visita a Buenos Aires, en misión diplomática de la II Internacional, es una ocasión de considerar algunos aspectos y personas del más céntrico y típico de los partidos europeos de esta Internacional, a la que su último congreso de Bruselas ha tratado de rejuvenecer un poco]43.

50Bélgica es el país de Europa con el que se identifica más el espíritu de la II Internacional. En ninguna ciudad encuentra mejor su clima que en Bruselas, el reformismo occidental. Berlín, París significarían una sospechosa y envidiada hegemonía de la socialdemocracia alemana o de la S.F.I.O. La II Internacional ha preferido habitualmente para sus asambleas Bruselas, Ámsterdam, Berna. Sus sedes características son Bruselas y Ámsterdam. (El Labour Party británico ha guardado en su política mucho de la situación insular de Inglaterra).

51Vandervelde, De Brouckère, Huysmans, han hecho temprano su aprendizaje de funcionarios de la II Internacional. Este trabajo les ha comunicado, forzosamente, cierto aire diplomático, cierto hábito de mesura y equilibrio, fácilmente asequibles a su psicología burocrática y pequeñoburguesa de socialistas belgas.

  • 44 « de », en Defensa del marxismo, p. 50.

52Porque Bélgica no debe a su función de hogar de la II Internacional el tono menor de su socialismo. Desde su origen el movimiento socialista o proletario de Bélgica, se resiente del influjo de la tradición pequeñoburguesa de un pueblo católico y agrícola, apretado entre dos grandes nacionalidades rivales, fiel todavía en sus burgos a los gustos del44 artesanado, insuficientemente conquistado por la gran industria. Sorel no ahorra, en su obra, duros sarcasmos sobre Vandervelde y sus correligionarios.

  • 45 « èpicerie », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 46 « víveres », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 47 « como se sabe », en Amauta, p. 14, y en Defensa del marxismo, p. 50.

53« Bélgica —escribe en Reflexiones sobre la violencia— es uno de los países donde el movimiento sindical es más débil; toda la organización del socialismo está fundada sobre la panadería, la pulpería45 y la mercería, explotadas por comités del partido; el obrero, habituado largo tiempo a una disciplina clerical, es siempre un “inferior” que se cree obligado a seguir la dirección de las gentes que le venden los productos de que ha menester, con una ligera rebaja, y que lo abrevan las arengas sean católicas, sean socialistas. No solamente encontramos el comercio de especias46 erigido en sacerdocio, sino que es de Bélgica de donde nos vino la famosa teoría de los servicios públicos, contra la cual Guesde escribió en 1883 un tan violento folleto y que Deville llamaba al mismo tiempo, una deformación belga del colectivismo. Todo el socialismo belga tiende al desarrollo de la industria del Estado, a la constitución de una clase de trabajadores- funcionarios, sólidamente disciplinada bajo la mano de hierro de los jefes que la democracia aceptaría ». Marx, [… ]47 juzgaba a Bélgica el paraíso de los capitalistas.

  • 48 « De las cosas nuevas »: primera encíclica social de la Iglesia católica, promulgada por el papa Le (...)

54En la época de tranquilo apogeo de la social-democracia lassalliana y jauresiana, estos juicios no eran, sin duda, muy populares. Entonces, se miraba a Bélgica como el paraíso de la reforma, más bien que del capital. Se admiraba el espíritu progresista de sus liberales, alacres y vigilantes defensores de la laicidad; de sus católicos sociales, vanguardia del Rerum Novarum48, de sus socialistas, sabiamente abastecidos de oportunismo lassalliano y de elocuencia jauresiana. Eliseo Reclus había definido a Bélgica como « el campo de experiencia de Europa ». La democracia occidental sentía descansar su optimismo en este pequeño Estado en que parecían dulcificarse todos los antagonismos de clase y partido.

  • 49 « De aquí proviene », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 51.

55El proceso de la guerra quiso que en esta beata sede de la II Internacional, la política de la « Unión sagrada » llevara a los socialistas al más exacerbado nacionalismo. Los líderes del internacionalismo, se convirtieron en excelentes ministros de la monarquía. [A esto se debe]49, evidentemente, en gran parte, la desilusión de Henri de Man respecto al internacionalismo de los socialistas. Sus inmediatos puntos de referencia están en Bruselas, la capital donde Jaurès pronunciara inútilmente, dos días antes del desencadenamiento de la guerra, su última arenga internacionalista.

  • 50 « ante la invasión », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 51.
  • 51 « de bureau del socialismo europeo », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 52 « ausencia », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 53 « agrega », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 51.
  • 54 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 55 « obligatorio », en Amauta y en Defensa del marxismo.

56En su erección nacionalista, [… ]50 Bélgica mostró mucha más grandeza y coraje que en su oficio pacifista e internacional [… ]51. « El sentimiento de la falta de heroísmo –afirma Piero Gobetti– nos debe explicar los improvistos gestos de dignidad y de altruismo en este pueblo utilitarista y calculador que, en 1830 como en 1914, en todos los grandes cruceros de su historia sabe comportarse con desinterés señorial ». Para Gobetti —a quien no se puede atribuir el mismo humor de polémica con Vandervelde que a Sorel— la vida normal de Bélgica sufre de la falta52 de lo sublime y de lo heroico. Gobetti completa la diagnosis soreliana. « La fuerza de Bélgica —observa— está en el equilibrio realizado entre agricultura, industria y comercio. Resulta de esto la feliz mediocridad de las tierras fértiles y cerradas. Las relaciones con el exterior son extremadamente delicadas; ninguna audacia le es consentida impunemente; todas las crisis mundiales repercuten con gran sensibilidad en su comercio, en su capacidad de expansión, amenazando a cada rato constreñirlo en las posiciones seguras, pero insoportables, de su equilibrio casero. Bélgica es un pueblo de tipo casero y provincial, empujado por la situación absurda y afortunada, a jugar siempre un rol superior a sus fuerzas en la vida europea ». A las consecuencias de la tradición y la mecánica de la vida belga, no podía escapar el movimiento obrero y socialista. « La práctica de la lucha de clases — apunta53 Gobetti— no era consentida por las mismas exigencias idílicas de una industria experimental y de una agricultura que acerca y adapta a todas las clases. La mediocridad es [también]54 enemiga hasta de la desesperación. Un país en el cual se experimenta no puede dejar de cultivar la discreción de los gestos, la quietud modesta y optimista. Además, aunque del 1848 al 1900, han desaparecido casi completamente en Bélgica los artesanos y la industria a domicilio, el instinto pequeñoburgués ha subsistido en el operario de la gran industria, que a veces es contemporáneamente agricultor y obrero y siempre, habitando a treinta o cuarenta kilómetros de la fábrica, se sustrae a la vida y a la psicología de la ciudad, escuela del socialismo intransigente ». A juicio de Gobetti, los líderes del socialismo belga « han conducido a los obreros de Bélgica a la vanguardia del cooperativismo y del ahorro, pero los han dejado sin un ideal de lucha. Después de treinta años de vida política se hallan de representantes naturales de un socialismo áulico y oligárquico55, y continuador de las funciones conservadoras ».

  • 56 Omitido en Defensa del marxismo, p. 53, segundo párrafo.
  • 57 « quien », en Amauta y en Defensa del marxismo.

57La consideración de estos hechos nos explica no sólo la entonación general de la larga obra de Vandervelde, [el actual huésped del socialismo argentino]56, sino también la inspiración del libro derrotista y desencadenado de Henri de Man, que57 poco antes de la guerra fundara una « central de educación », de la que proceden justamente los animadores del primer movimiento comunista belga. Henri de Man, como él mismo lo dice en su libro, no pudo acompañar a sus amigos, en su trayectoria heroica. Malhumorado y pesimista, regresa, por esto, a lado de Vandervelde, que lo acoge con sus más zalameros y comprometedores elogios.

Estaciones de la crítica antimarxista o revisionista*

  • * En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 438, 2 de noviembre de 1928; y, con modificacio (...)
  • 58 Omitido en Amauta, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 44.
  • 59 « este », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 60 « Man », subsanado en Amauta.
  • 61 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 62 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 12 (párrafo 3) y en Defensa del marxismo, p. 45.
  • 63 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 12 (párrafo 3) y en Defensa del marxismo, p. 44.

58Karl58 Marx inició [un]59 tipo de hombre de acción y de pensamiento, de hombre pensante y operante. Pero en los líderes de la revolución rusa aparece, con rasgos más definidos, el ideólogo realizador. Lenin, Trotsky, Bukharin, Lunatcharsky, filosofan en la teoría y la praxis. Lenin deja, al lado de sus trabajos de estratega de la lucha de clases, su Materialismo y Empirio-criticismo. Trotsky, en medio del trajín de la guerrera civil y de la discusión de partido, se da tiempo para sus meditaciones sobre Literatura y Revolución. ¿Y en Rosa Luxemburgo, acaso no se unimisman, a toda hora, la combatiente y la artista? ¿Quién entre los profesores que de Henri de Manfel60, [autor de Más allá del Marxismo]61, admira, vive con más plenitud e intensidad de idea y de creación? Vendrá un tiempo en que a despecho de los engreídos catedráticos que acaparan hoy la representación oficial de la cultura, la asombrosa mujer que escribió desde la prisión esas maravillosas cartas a Luisa Kautsky [—declaro que pocas compilaciones de cartas me han emocionado tanto—]62 despertará la misma devoción y encontrará el mismo reconocimiento que una Teresa de Ávila. Espíritu más filosófico y moderno que toda la caterva pedante que la ignora —activo y contemplativo al mismo tiempo— [y Unamuno si la conoce bien la amará por esto —y la llamará espíritu quijotesco y agónico—]63 puso en el poema trágico de su existencia el heroísmo, la belleza, la tensión, el gozo que no enseña ninguna escuela de la sabiduría.

  • 64 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 13, y Defensa del marxismo, p. 46

59En vez de procesar al marxismo por retraso e indiferencia respecto a la filosofía contemporánea, sería el caso, más bien, de procesar a ésta por deliberada y miedosa incomprensión de la lucha de clases y del socialismo. Ya un filósofo liberal como Benedetto Croce —verdadero filósofo y verdadero liberal— ha abierto este proceso, en términos de la inapelable justicia, antes de que otro filósofo, idealista y liberal también, y continuador y exégeta del pensamiento hegeliano, Giovanni Gentile, aceptase un puesto en las brigadas del fascismo, en promiscua sociedad con los más dogmáticos neotomistas y los más incandescentes anti-intelectualistas. (Marinetti y su patrulla [futurista]64).

  • 65 « inmediatamente », agregado en Amauta, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 45.

60[Indagando las culpas de las generaciones [… ]65 precedentes, Croce las define y las denuncia así:

  • 66 « era », subsanado en Amauta.

61« Dos grandes obras: una contra el Pensamiento, cuando por protesta contra la violencia ocasionada a las ciencias empíricas (que era el motivo en cierto modo legítimo) y por la ignavia mental (que [… ]66 el ilegítimo) se quiso, después de Kant, Fichte y Hegel, tornar atrás, y se abandonó el principio de la potencia del pensamiento para abarcar y dominar toda la realidad, la cual no es, y no puede ser otra cosa, sino espiritualidad y pensamiento. Al principio no se desconoció propia y abiertamente la potencia del pensamiento y solamente se la cambió en la de la observación y experimento; pero, puesto que estos procedimientos empíricos debían necesariamente probarse insuficientes, la realidad real apareció como un más allá inaprehensible, un incognoscible, un misterio, y el positivismo generó de su seno el misticismo y las renovadas formas religiosas.

62» Por está razón he dicho que los dos periodos, tomados en examen, no se pueden separar netamente y poner en contraste entre sí: de este lado el positivismo, al frente el misticismo; porque éste es hijo de aquel. Un positivista, después de la gelatina de los gabinetes, no creo que tenga otra cosa más cara que el incognoscible, esto es la gelatina en la cual se cultiva el microbio del misticismo.

  • 67 « décimo nono », en Mundial; « décimonono », en Amauta y Defensa del marxismo.
  • 68 « o », en Defensa del marxismo, p. 45.
  • 69 « Revolución Francesa », en Defensa del marxismo.
  • 70 « décimo octavo », en Mundial y Amauta; « décimoctavo », en Defensa del marxismo.
  • 71 « Sacro Imperio Romano », en Defensa del marxismo.
  • 72 « y », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 73 « p. 187 », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 74 En Amauta, núm. 18, pp. 12-13 y en Defensa del marxismo, pp. 45-46, registran como nota a pie de pá (...)

63» Pero la otra culpa requeriría el análisis de las condiciones económicas y de las luchas sociales del siglo decimonono67 y en particular de aquel gran movimiento histórico que es el socialismo, o sea la clase de la entrada de la clase obrera en la arena política. Hablo desde un aspecto general; y trascendiendo las pasiones y las contingencias del lugar y del momento. Como historiador y como observador político, no ignoro que tal o cual hecho que toma el nombre de socialismo, en tal o cual otro lugar y68 tiempo, puede ser con mayor o menor razón contrastado, como por lo demás sucede con cualquier otro programa político, que es siempre contingente y puede ser más o menos extravagante e inmaduro y celar un contenido diverso de su forma aparente. Mas, bajo el aspecto general, la pretensión de destruir el movimiento obrero, nacido del seno de la burguesía, sería como pretender cancelar la revolución francesa69, la cual creó el dominio de la burguesía; más aún, el absolutismo iluminado del siglo decimoctavo70, que preparó la revolución; y poco a poco suspirar por la restauración del feudalismo y del sacro imperio romano71, y por añadidura, por el regreso de la historia a sus orígenes: donde no sé si encontraría el comunismo primitivo de los sociólogos (la lengua única del profesor Trombetti), pero no se encontraría, ciertamente, la civilización. Quien se pone a combatir al socialismo, no ya en este o en aquel momento de la vida de un país, sino en general (digamos así, en su exigencia), está constreñido a negar la civilización y el mismo concepto moral en que la civilización se funda. Negación imposible; negación que la palabra rehúsa pronunciar y que por esto ha dado origen a los inefables ideales de la fuerza por la fuerza, del imperialismo, del aristocraticismo, tan feos que sus mismos asertores no tienen ánimo de proponerlos en toda su rigidez y ora los modelan mezclándoles elementos heterogéneos, ora los presentan con cierto aire de bizarría fantástica o72 de paradoja literaria, que debería servir a hacerlos aceptables. O bien ha hecho surgir, por contragolpe, los ideales, peor que feos, tontos, de la paz del quietismo y de la no resistencia al mar ». (Crítica, 1907 y La Letterattura de la Nuova Italia, vol. IV. [… ]73)]74.

  • 75 « positivismo », subsanado en Amauta.
  • 76 « cientificismo », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 77 « como filosofía », agregado en Amauta, núm. 18, p. 13, y en Defensa del marxismo.
  • 78 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 13, y en Defensa del marxismo, p. 46.
  • 79 « reclama », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 80 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 13, y Defensa del marxismo, p. 46. En cambio, sustituido: « si algun (...)

64La bancarrota del positismo75 y del cientifismo76 [… ]77 no compromete absolutamente la posición de los marxistas. La teoría y la política de Marx se cimentan invariablemente en la ciencia, no en el cientificismo. Y en la ciencia, quieren reposar hoy, como lo observa Julien Benda en su Trahison des Glercs, todos los programas políticos, sin excluir a los más reaccionarios y anti-históricos [(el de la « Action Française », por ejemplo)]78. Brunetière, que proclama la quiebra de la ciencia, ¿no se complacía acaso en maridar catolicismo y positivismo? ¿Y Maurras no se reclamaba79 igualmente del pensamiento científico? La religión del porvenir, como piensa Waldo Frank, descansará en la ciencia [o se elevará sobre ella. « Copérnico, Newton, Galileo, Einstein, Spinoza, Leibnitz, Kant, los pensadores en psicología, política y leyes sociales —escribe Frank en el segundo de sus estudios sobre The Re Discovery of America en The New Republic— edifica desde la ruina de los mundos una nueva fundación para que culmine el futuro conjunto nuestra verdadera religión ». ¿Será también esto cientificismo superado? Análogas a las especiosas razones que se emplean para hablar de divorcio entre el marxismo y la nueva filosofía —y la nueva ciencia— son las que sirven para lamentar la despreocupación o indiferencia del socialismo marxista respecto a las bases éticas de un nuevo orden social. La culpa, en parte, la tienen ciertos marxistas ortodoxos, demasiado ortodoxos, a lo Lafargue, en los cuales sin duda pensó Marx cuando, con su habitual ironía, dijo aquello de « en cuanto a mí, no soy marxista ». Pero también, a este respecto Marx ha sido reivindicado enérgicamente por Groce, con argumentos semejantes a los que usa en la defensa de Maquiavelo]80

Ética y socialismo*

  • * En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 440, 16 de noviembre de 1928 y en Amauta (Lima) (...)
  • 81 « jesuítica », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 82 « del sobrevalor », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 83 Véase la carta de Unamuno a José Carlos Mariátegui, fechada a pie de carta el 28 de noviembre de 19 (...)

65No son nuevos los reproches al marxismo por su supuesta anti-eticidad, por sus móviles materialistas, por el sarcasmo con que Marx y Engels tratan en sus páginas polémicas la moral burguesa. La crítica neorrevisionista no dice, a este respecto, ninguna cosa que no hayan dicho antes utopistas y fariseos de toda marca. Pero la reivindicación de Marx, desde el punto de vista ético, la ha hecho ya también Benedetto Croce — esto es uno de los representantes más autorizados de la filosofía idealista, cuyo dictamen parecerá a todos más decisivo que cualquier deploración jesuística81 de la inteligencia pequeñoburguesa—. En uno de sus primeros ensayos sobre el materialismo histórico, confutando la tesis de la anti-eticidad del marxismo, Croce escribía lo siguiente: « Esta corriente ha estado principalmente determinada por la necesidad en que se encontraron Marx y Engels, frente a las varias categorías de utopistas, de afirmar que la llamada cuestión social no es una cuestión moral (o sea, según se ha de interpretar, no se resuelve con prédicas y con los medios llamados morales) y por su acerba crítica de las ideologías e hipocresías de clase. Ha estado luego ayudada, según me parece, por el origen hegeliano del pensamiento de Marx y Engels, siendo sabido que en la filosofía hegeliana la ética pierde la rigidez que le diera Kant y le conservara Herbart. Y, finalmente, no carece en esto de eficacia la denominación de “materialismo”, que hace pensar en seguida en el interés bien entendido y en el cálculo de los placeres. Pero es evidente que la idealidad y lo absoluto de la moral, en el sentido filosófico de tales palabras, son presupuestos necesarios del socialismo. ¿No es, acaso, un interés moral o social, como se quiere decir, el interés que nos mueve a construir un concepto de la plusvalía82? ¿En economía pura se puede hablar de plusvalía? ¿No vende el proletariado su fuerza de trabajo por lo que vale, dada su situación en la presente sociedad? Y, sin ese presupuesto moral, ¿cómo se explicaría junto con la acción política de Marx, el tono de violenta indignación o de sátira amarga que se advierte en cada página del El Capital? » (Materialismo Storico de Economía marxística). Me ha tocado ya apelar a este juicio de Croce, a propósito de algunas frases de Unamuno, en La Agonía del Cristianismo, obteniendo que el genial español, al honrarme con su respuesta83, escribiera que, en verdad, Marx no fue un profesor sino un profeta.

  • 84 « hay que », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 85 « halla », en Amauta, p. 11, y en Defensa del marxismo, p. 37.
  • 86 « en », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 87 « de », en Defensa del marxismo, p. 57.

66Croce ha rectificado explícitamente, más de una vez, las palabras citadas. Una de sus conclusiones críticas sobre la materia es, precisamente, « la negación de la intrínseca amoralidad o de intrínseca anti-eticidad de marxismo ». Y, como en el mismo escrito, se maravilla de que nadie « haya pensado en llamar a Marx, a título de honor, el Maquiavelo del proletariado », cabe84 encontrar la explicación amplia y cabal de su concepto en su defensa del autor de El Príncipe, tan perseguida igualmente por las deploraciones de sus pósteros. Sobre Maquiavelo, Croce ha escrito que « descubre la necesidad y la autonomía de la política que está más allá del bien y del mal moral, que tiene sus leyes contra los cuales es vano revelarse y a la que no se puede exorcizar o arrojar del mundo con el agua bendita ». Maquiavelo, en opinión de Croce, se presenta « como dividido de ánimo y de mente acerca de la política, de la cual ha descubierto la autonomía y que le aparece ora triste necesidad de envilecerse las manos por tener que habérselas con gente bruta, ora arte sublime de fundar y sostener aquella gran institución que es el Estado » (Elimenti di política). El parecido entre los dos casos ha sido expresamente indicado por el propio Croce, en estos términos: « Un caso, análogo en ciertos aspectos a éste de las discusiones sobre la ética de Marx, es la crítica tradicional de la ética de Maquiavelo: crítica que fue superada por De Sanctis (en el capítulo en torno a Maquiavelo de su Storia della letteratura), pero que retorna de continuo y se afirma en la obra del profesor Villari, quien encuentra85 la imperfección de Maquiavelo en esto: [… ]86 que él no se propuso la cuestión moral. Y me ha ocurrido siempre preguntarme por qué obligación, por qué contrato Maquiavelo debiese tratar toda suerte de cuestiones, inclusive aquellas por las cuales no se interesaba y sobre las cuales no creía tener nada [… ]87 que decir. Sería lo mismo que reprochar a quien haga investigaciones de química el no remontarse a las investigaciones generales metafísicas sobre los principios de lo real ».

  • 88 « a », en Defensa del marxismo.

67La función ética del socialismo —respecto a la cual inducen sin duda en88 error las presurosas y sumarias exorbitancias de algunos marxistas como Lafargue— debe ser buscada no en grandilocuentes decálogos, ni en especulaciones filosóficas, que en ningún modo constituían una necesidad de la teorización marxista, sino en la creación de una moral de productores por el propio proceso de la lucha anticapitalista. « En vano —ha dicho Kautsky— se busca inspirar al obrero inglés con sermones morales una concepción más elevada de la vida, el sentimiento de más nobles esfuerzos. La ética del proletariado emana de sus aspiraciones revolucionarias; son ellas las que les dan más fuerza y elevación. Es la idea de la revolución lo que ha salvado al proletariado del rebajamiento ». Sorel agrega que para Kautsky la moral está siempre subordinada a la idea de lo sublime y, aunque en desacuerdo con muchos marxistas oficiales que extremaron las paradojas y burlas sobre los moralistas, conviene en que « los marxistas tenían una razón particular para mostrarse desconfiados de todo lo que tocaba a la ética; los propagandistas de reformas sociales, los utopistas y los demócratas habían hecho tal abuso de la Justicia, que existía el derecho de mirar toda disertación al respecto como un ejercicio de retórica o como una sofística destinada a extraviar a las personas que se ocupaban en el movimiento obrero ».

68Al pensamiento soreliano de Eduardo Berth debemos una apología de esta función ética del socialismo. « Daniel Halevy —dice Berth— parece creer que la exaltación del “productor” debe perjudicar la del “hombre”; me atribuye un entusiasmo totalmente americano por una civilización industrial. No es así absolutamente; “la vida del espíritu libre” me es tan cara como a él mismo y estoy lejos de creer que no hay más que la producción en el mundo. Es siempre, en el fondo, el viejo reproche hecho a los marxistas, a quienes acusa de ser, moral y metafísicamente, “materialistas”. Nada más falso; el materialismo histórico no impide en ningún modo el más alto desarrollo de lo que Hegel llamaba el “espíritu libre o absoluto”; es, por el contrario, su condición preliminar. Y nuestra esperanza es, precisamente que, en una sociedad asentada sobre una amplia base económica, constituida por una federación de talleres donde obreros libres estarían animados de un vivo entusiasmo por la producción, el arte, la religión y la filosofía podrán tomar un impulso prodigioso y el mismo ritmo ardiente y frenético transportará hacia las alturas ».

  • 89 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.

69La sagacidad, no exenta de fina ironía francesa, de Luc Durtain constata este ascendiente religioso del marxismo en el primer país cuya constitución se conforma a sus principios. Históricamente estaba ya comprobado por la lucha socialista de Occidente, que lo « sublime proletario » no es una [nueva]89 utopía intelectual ni una hipótesis propagandística.

Moral de productores y lucha socialista*

  • * En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 441, 23 de noviembre de 1928 y en Amauta (Lima) (...)

70Cuando Henri de Man, reclamando al socialismo un contenido ético, se esfuerza en demostrar que el interés de clase no puede ser por sí solo motor suficiente de un orden nuevo, no va absolutamente « más allá del marxismo », ni repara en cosas que no hayan sido ya advertidas por la crítica revolucionaria. Su revisionismo ataca al sindicalismo reformista, en cuya práctica el interés de clase se contenta con la satisfacción de limitadas aspiraciones materiales.

71Una moral de productores, como la concibe Sorel, como la concebía Kautsky, no surge mecánicamente del interés económico: se forma en la lucha de clase, librada con ánimo heroico, con voluntad apasionada. Es absurdo buscar el sentimiento ético del socialismo en los sindicatos aburguesados, en los cuales una burocracia domesticada ha enervado la conciencia de clase, o en los grupos parlamentarios, espiritualmente al enemigo que combaten con discursos y mociones. Henri de Man dice algo perfectamente ocioso cuando afirma: « El interés de clase no lo explica todo. No crea móviles éticos ». Estas constataciones pueden impresionar a cierto género de intelectuales novecentistas que, ignorando clamorosamente el pensamiento marxista, ignorando la historia de la lucha de clases, se imaginan fácilmente, como Henri de Man, rebasar los límites de Marx y su escuela.

  • 90 Omitido en Amauta, núm. 19, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 60.

72La ética del socialismo se forja en la lucha de clase. Para que el proletariado cumpla, en el progreso moral [de la humanidad]90, su misión histórica, es necesaria que adquiera consciencia previa de su interés de clase; pero el interés de clase, por sí solo, no basta. Mucho antes que Henri de Man, los marxistas lo han entendido y sentido perfectamente. De aquí, precisamente, arrancan sus acérrimas críticas contra el reformismo poltrón. « Sin teoría revolucionaria, no hay acción revolucionaria », repetía Lenin, aludiendo a la tendencia amarilla a olvidar el finalismo revolucionario por atender solo a las circunstancias presentes.

73La lucha por el socialismo, eleva a los obreros, que con extrema energía y absoluta convicción toman parte en ella, a un ascetismo, al cual es totalmente ridículo echar en cara su credo materialista, en el nombre de una moral de teorizantes y filósofos. Luc Durtain, después de visitar una escuela soviética, preguntaba si no podía encontrar en Rusia una escuela laica, a tal punto le parecía religiosa la enseñanza marxista. El materialista, si profesa y sirve su fe religiosamente, solo por una convención del lenguaje puede ser opuesto o distinguido del idealista. (Ya Unamuno, tocando otro aspecto de la oposición entre idealismo y materialismo, ha dicho que « como eso de la materia no es para nosotros más que una idea, el materialismo es idealismo »).

74El trabajador, indiferente a la lucha de clase, contento con su tenor de vida, satisfecho de su bienestar material, podrá llegar a una mediocre moral burguesa, pero no alcanzará jamás a elevarse a una ética socialista. Y es una impostura pretender que Marx quería señalar al obrero de su trabajo, privarlo de cuanto espiritualmente lo une a su oficio, para que de él se adueñase mejor el demonio de la lucha de clase. Esta conjetura solo es concebible en quienes se atienen a las especulaciones de marxistas como Lafargue, el apologista del derecho a la pereza.

  • 91 « diletantismo », en Defensa del marxismo, p. 61.
  • 92 Continúa en Amauta, núm. 19, p. 13, y en Defensa del Marxismo, p. 62, en punto seguido, y antepone (...)

75La usina, la fábrica, actúan en el trabajador psíquica y mentalmente. El sindicato, la lucha de clases, continúan y completan el trabajo de educación que ahí empieza. « La fábrica —apunta Gobetti— da la precisa visión de la coexistencia de los intereses sociales: la solidaridad del trabajo. El individuo se habitúa a sentirse parte de un proceso productivo, parte indispensable en el mismo modo que es insuficiente. He aquí la más perfecta escuela de orgullo y humildad. Recordaré siempre la impresión que tuve de los obreros, cuando me ocurrió visitar las usinas de la Fiat, uno de los pocos establecimientos anglosajones, modernos, capitalistas, que existen en Italia. Sentía en ellos una actitud de dominio, una seguridad sin pose, un desprecio por toda suerte de dilettantismo91. Quien vive en una fábrica, tiene la dignidad del trabajo, el hábito al sacrificio y a la fatiga. Un ritmo de vida que se funda severamente en el sentido de tolerancia y de interdependencia, que habitúa a la puntualidad, al rigor, a la continuidad. Estas virtudes del capitalismo, se resienten de un ascetismo casi árido; pero en cambio el sufrimiento contenido alimenta con la exasperación el coraje de la lucha y el instinto de la defensa política. La madurez anglosajona, la capacidad de creer en ideologías precisas, de afrontar los peligros por hacerlas prevalecer, la voluntad rígida de practicar dignamente la lucha política, nacen de este noviciado, que significa la más grande revolución sobrevenida después del Cristianismo ». En este ambiente severo, de persistencia, de esfuerzo, de tenacidad, se han templado las energías del socialismo europeo que, aun en los países donde el reformismo parlamentario prevalece sobre las masas, ofrece a los indoamericanos un ejemplo de continuidad y duración. Cien derrotas han sufrido en esos países los partidos socialistas, las masas sindicales. Sin embargo, cada nuevo año, la elección, la protesta, una movilización cualquiera, ordinaria o extraordinaria, las encuentra siempre acrecidas y obstinadas.92

76Si el socialismo no debiera organizarse como orden social, bastaría esta obra formidable de educación y elevación para justificarlo en la historia. El propio De Man admite este concepto al decir, aunque con distinta intención, que « lo esencial en el socialismo es la lucha por él », frase que recuerda mucho aquellas en que Bernstein aconsejaba a los socialistas preocuparse del « movimiento » y no del « fin », diciendo, según Sorel, una cosa mucho más filosófica de lo que el líder revisionista pensaba.

  • 93 « antes », agregado en Defensa del marxismo, p. 63.
  • 94 « esto », en Amauta, p. 14, y en Defensa del marxismo, p. 63.
  • 95 « su », en Amauta p. 14, y en Defensa del marxismo p. 63.
  • 96 « éste », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

77De Man no ignora la función pedagógica y espiritual del sindicato y la fábrica, aunque su experiencia sea mediocremente social-democrática. « Las organizaciones sindicales —observa— contribuyen, mucho más de lo que suponen la mayor parte de los trabajadores y casi todos los patrones, a estrechar los lazos que unen al obrero al trabajo. Obtienen este resultado casi sin saberlo, procurando sostener la aptitud profesional y desarrollar la enseñanza industrial, al organizar el derecho de inspección de los obreros y democratizar la disciplina del taller por el sistema de delegados y secciones, etc. De este modo prestan al obrero un servicio mucho menos problemático, considerándolo como ciudadano de una ciudad futura, [… ]93 que buscando el remedio en la desaparición de todas las relaciones psíquicas entre el obrero y el medio ambiente del taller ». Pero el neorrevisionista belga, no obstante sus alardes idealistas, encuentra la ventaja y el mérito de éste94 en el creciente apego del obrero a este95 bienestar material y en la medida en que [… ]96 hace de él un filisteo. ¡Paradojas del idealismo pequeñoburgués!

El determinismo marxista*

  • * En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 443, 7 de diciembre de 1928, y en Amauta (Lima) (...)
  • 97 « marxista », agregado en Amauta, p. 14, y en Defensa del marxismo, p. 65.
  • 98 Omitido en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 99 « Guerra », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 100 « utopísticas », así también en Amauta y Defensa del marxismo.
  • 101 « místico », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 102 « Hay que hacer », en Amauta y Defensa del marxismo.
  • 103 « esta », en Defensa del marxismo.
  • 104 « volución » en Amauta y « volición », en Defensa del marxismo.

78Otra actitud frecuente de los intelectuales que se entretienen en roer la bibliografía [… ]97, es la de exagerar interesadamente el determinismo de Marx y su escuela con el objeto de declararlos, también desde este punto de vista, un producto de la mentalidad mecanicista del siglo XIX, incompatible con la concepción heroica, voluntarista de la vida, a que se inclina el mundo moderno, después de la gran98 guerra99. Estos reproches no se avienen con la crítica de las supersticiones racionalistas y utopísticas100 y de fondo mítico101 del movimiento socialista. Pero Henri de Man no podía dejar de echar mano de un argumento que tan fácil estrago hace en los intelectuales del Novecientos, seducidos por el esnobismo de la reacción contra el « estúpido siglo diecinueve ». El revisionista belga observa, a este respecto, cierta prudencia. [Hace]102 « constar que Marx no merece el reproche que con frecuencia se le dirige de ser un fatalista, en el sentido de que negara la influencia de la volición humana en el desarrollo histórico; lo que ocurre es que considera esa103 volición como predeterminada ». Y agrega que « tienen razón los discípulos de Marx cuando defienden a su maestro del reproche de haber predicado esa especie de fatalismo ». Nada de esto le impide, sin embargo, acusarlos de su « creencia en otro fatalismo, el de los fines categoriales ineluctables », pues « según la concepción marxista, hay una evolución104 social sometida a leyes, la cual se cumple por medio de la lucha de clases y el resultado ineluctable de la evolución económica que crea opciones de intereses ».

  • 105 Omitido en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 106 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 107 « al cristianismo », en Amauta y « al de la cristiandad », en Defensa del marxismo.

79En sustancia, el neorrevisionismo adopta, aunque con discretas enmiendas, la crítica idealista que reivindica la acción de la voluntad y del espíritu. Pero esta crítica concierne solo a la ortodoxia social-democrática, que como ya está establecido, no es ni ha sido marxista sino lassalliana, hecho probado hasta con el vigor con que se difunde hoy en la socialdemocracia tudesca esta palabra de orden: « el retorno a Lassalle ». Para que esta crítica fuese válida, habría que empezar por probar que el marxismo es la social-democracia, trabajo que Henri de Man se guarda de intentar. Reconoce, por el contrario, en la III Internacional a105 la heredera de la Asociación Internacional de Trabajadores, en cuyas asambleas [recuerda que]106 alentaba un misticismo muy próximo [al del cristianismo]107 de las catacumbas. Y consigna en su libro este juicio explícito: « los marxistas vulgares del comunismo son los verdaderos usufructuarios de la herencia marxiana. No lo son en el sentido de que comprenden a Marx mejor con referencia a su época, sino porque lo utilizan con más eficacia para las tareas de su época, para la realización de sus objetivos. La imagen que de Marx nos ofrece Kautsky se parece más al original que la que Lenin popularizó entre sus discípulos; pero Kautsky ha comentado una política en que Marx no ha influido nunca, mientras que las palabras que como santo y seña tomó Lenin de Marx son la misma política después de muerto éste y continúan creando realidades nuevas ».

  • 108 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 109 Ídem.
  • 110 « los reformistas de todo calibre, en primer término », en Amauta p. 15, y en Defensa del marxismo (...)

80A Lenin se le atribuye una frase que enaltece Unamuno en su La Agonía del Cristianismo; la que pronunciara una vez, contradiciendo a alguien que le observaba que su esfuerzo iba contra la realidad: « ¡Tanto peor para la realidad! ». El marxismo, ahí108 donde se ha mostrado revolucionario —vale decir ahí109 donde ha sido marxismo— no ha obedecido nunca a un determinismo pasivo y rígido. Los reformistas resistieron a la revolución, durante la agitación revolucionaria postbélica, con razones del más rudimentario determinismo económico. Razones que, en el fondo, se identificaban con las de la burguesía conservadora, y que denunciaban el carácter absolutamente burgués, y no socialista, de ese determinismo. A la mayoría de sus críticos, la Revolución rusa aparece, en cambio, como una tentativa racionalista, romántica, anti-histórica, de utopistas fanáticos. [En primer término, los reformistas de todo calibre]110, reprueban en los revolucionarios su tendencia a forzar la historia, tachando de « blanquista » y « putschista » la táctica de los partidos de la III Internacional.

  • 111 « que », en Defensa del marxismo, p. 67.
  • 112 Suprimido en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 68 [Julien, no Julián].
  • 113 « en », agregado en Defensa del marxismo, p. 68.
  • 114 Omitido en Defensa del marxismo, p. 68.
  • 115 « inmatura », en Defensa del marxismo, p. 68.
  • 116 « mudarla », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 117 « adhiere », en Amauta y « se adhiere », en Defensa del marxismo.
  • 118 « conciencia », en Amauta y en Defensa del marxismo.

81Marx no podía concebir ni proponer sino una política realista y, por esto, extremó la democratización de que el proceso mismo de la economía capitalista, cuanto más plena y vigorosamente se cumple, conduce al socialismo; pero entendió, siempre como condición previa de un nuevo orden, la capacitación espiritual e intelectual del proletariado para realizarlo, a través de la lucha de clases. Antes de111 Marx, el mundo moderno había arribado ya a un momento en que ninguna doctrina política y social podía aparecer en contradicción con la historia y la ciencia. La decadencia de las religiones tiene un origen demasiado visible en su creciente alejamiento de la experiencia histórica y científica. Y sería absurdo pedirle a una concepción política, eminentemente moderna en todos sus elementos, como el socialismo, indiferencia por este orden de consideraciones. Todos los movimientos políticos contemporáneos, a comenzar por los más reaccionarios, se caracterizan, como lo observa Julián112 Benda en su Trahison des Clercs, por su empeño en atribuirse una estricta correspondencia con el curso de la historia. Para los reaccionarios de L´Action Française, literalmente más positivista que cualquier revolucionario, todo el período que inauguró la revolución liberal es monstruosamente romántico y antihistórico. Los límites y función del determinismo marxista están fijados desde hace tiempo. Críticos ajenos a todo criterio de partido, como Adriano Tilgher, suscriben la siguiente interpretación: « La táctica socialista, para conducir a un buen éxito, debe tener [… ]113 cuenta de114 la situación histórica sobre la cual le toca operar y, donde ésta es todavía inmadura115 para la instauración del socialismo, guardarse bien de reforzarle la mano; pero, de otro lado, no debe remitirse quietistamente a la acción de los sucesos, sino insertándose en su curso, tender siempre más a orientarlos en sentido socialista, de modo de hacerlos maduros para la transformación final. La táctica marxista es, así, dinámica y dialéctica como la doctrina misma de Marx: la voluntad socialista no se agita en el vacío, no prescinde de la situación preexistente, no se ilusiona de cambiarla116 con llamamientos al buen corazón de los hombres, sino que adquiere117 sólidamente a la realidad histórica, mas no resignándose pasivamente a ella, antes bien, reaccionando contra ella siempre más enérgicamente, en el sentido de reforzar económica y espiritualmente al proletariado, de acentuar en él la consciencia118 de su conflicto con la burguesía, hasta que habiendo llegado al máximo de la exasperación, y la burguesía al extremo de las fuerzas del régimen capitalista, convertido en un obstáculo para las fuerzas productivas, pueda ser útilmente derribado y sustituido con ventaja para todos por el régimen socialista » (La Crisi Mondiale e Saggi critice di Marxismo e Socialismo).

  • 119 « proletariado », en Amauta, p. 16.
  • 120 «: la U.R.S.S.», agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 121 « cuyo impulso sería absurdo buscar », en Amauta y en Defensa del marxismo.

82El carácter voluntarista del socialismo no es, en verdad, menos evidente, aunque sí menos entendido por la crítica, que su fondo determinista. Para valorarlo, basta, sin embargo, seguir el desarrollo del movimiento proletario119, desde la acción de Marx y Engels en Londres, en los orígenes de la I Internacional, hasta su actualidad, dominada por el primer experimento de Estado socialista [… ]120. En ese proceso, cada palabra, cada acto del marxismo tiene un acento de fe, de voluntad, de convicción heroica y creadora, [al cual sería absurdo buscar su impulso]121 en un mediocre y pasivo sentimiento determinista.

La otra Europa, por Luc Durtain*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1084, 8 de diciembre de  (...)
  • 122 Sabiduría.

83De su viaje a Moscú, Luc Durtain y Georges Duhamel han dado al público una versión en que la mesura y la sagesse122 francesas se combinan estrictamente con una sinceridad y una honradez intelectuales rigurosas. Ni Luc Durtain ni Georges Duhamel son hombres de partido. No son tampoco revolucionarios. Pertenecen a esa línea de artistas y escritores apasionadamente preocupados por la defensa de la civilización que reconoce su más alto líder en Romain Rolland. Sus nombres están inscritos en primer término en el escalafón de Europe. Pero ni siquiera en un « rollandismo » puro o rígido cabe situarlos, no sólo porque el « rollandismo » no existe como conducta de grupo —no es una actitud egregia y absolutamente personal— sino porque así Durtain como Duhamel, sobre todo el primero, tienen una curiosidad y un eclecticismo de artistas y muestran un goce un poco sensual en la indagación psicológica, en la « posesión del mundo » que no se avienen del todo con la manera un poco ascética del autor de Jean Christophe.

84Duhamel y Durtain se distinguen de casi la totalidad de los escritores que han visitado la Rusia soviética, en que no han ido a Moscú y Petrogrado a interrogar a los jefes del bolchevismo, ni a los contrarrevolucionarios de derecha e izquierda, ni a las cifras de la estadística — que desde fuera es posible obtener y comprobar— sino a interrogar directamente, con sus lucidos sentidos, con su segura intuición de artistas, a la vida, a la calle, a las almas, a la multitud. ¿Cómo ha trascendido la revolución a las cosas, a las costumbres? ¿Cuál es su poder de elevación moral e intelectual? De este género son las preocupaciones que Durtain y Duhamel manifiestan en sus insospechables testimonios, tan distantes, tan diversos del « reportaje » truculento y vulgar con que nos obsequió hace dos años el escandalismo de Henri Béraud.

  • 123 Véase parte de la obra L’ Autre Europe sobre las costumbres de Rusia, traducida expresamente para A (...)

85Luc Durtain, novelista y poeta —y médico como Duhamel— tiene finamente entrenadas sus facultades de captación e interpretación de todo lo que hay que descubrir en un fenómeno de estas dimensiones históricas. Es uno de los escritores que, con más poderosa imaginación, a la vez que con más agudo análisis, ha explicado algunos profundos aspectos de la vida de Norteamérica. El éxito de L’Autre Europe123 sigue al éxito de Quarangtieme Etage y de Hollywood depassée.

  • 124 Omitido en Signos y obras, p. 77.

86Y esta experiencia resulta particularmente útil al objeto de Luc Durtain, porque le permite medir la exacta distancia que separa a estos dos polos de un mundo moderno —Nueva York y Moscú, Estados Unidos y la U.R.S.S.— al mismo tiempo que el extraño parecido paradójicamente anexo a una radical oposición. Su conversación con el director de una de las grandes empresas del Estado ruso, le sugiere esta afirmación: « Hay más semejanza de la que se cree entre capitalismo y comunismo, que tienen la misma fecha y provienen del mismo año, iba a decir del mismo tonel. Estos hermanos siameses pueden aborrecerse: se encuentran ligados por el milésimo como por una membrana. El milésimo imparcial reina: el milésimo, es decir, el tanto de técnicas, de ideas, de pasiones, el tanto de necesidades idénticas que una misma época impone a los campos opuestos ». La comparación o, al menos, la confrontación entre Estados Unidos y Rusia reaparece en varios otros instantes del viaje de Durtain. En el capítulo que resume sus impresiones, el paralelo se precisa. « Los dos países —observa Durtain— se encuentran compuestos de Estados casi independientes los unos de los otros, en teoría, enérgicamente soldados ante el extranjero por el interés y el orgullo. De una y otra parte, desdén por el imperialismo militar: las fuerzas de conquista confiadas aquí al dólar, allá a las ideas. En el fondo, teocracia, en Boston como en Moscú ». Fiel a su método de investigación psicológica, Durtain busca la prueba de estas semejanzas, dentro de la oposición, en el hombre de la calle. « Mirad — dice— los rostros en las calles de Chicago; ved después los de Moscú. Escuchad, aquí y allá, hablar a los hombres. Y124 buscad la cantidad de satisfacción real… ». Sin duda, Norteamérica asegura a sus hombres un confort material mucho mayor. Pero Rusia, donde el Estado de nada se preocupa tanto como del bienestar físico, con medios más modestos mantiene a los suyos en un equilibrio moral de fundamentos más nobles y humanos.

  • 125 « ella », en Signos y obras, p. 77.
  • 126 « tránsito », en Signos y obras.
  • 127 « restaurantes », en Signos y obras.

87Para llegar a estas conclusiones, Luc Durtain se atiene a los datos obtenidos en sus propias pruebas, en sus propios sondajes. Sus notas sobre las calles de Moscú, los tipos que circulan por ellas125, los mercados y los almacenes, el tráfico126 urbano, los bancos y las cooperativas, los restaurants127 y los comestibles, la escuela, el libro y el teatro, las costumbres, la mujer y el niño, las fuerzas y los adversarios del régimen, constituyen un documento de gran valor informativo y artístico que por sí solos convidan al más reacio, al más hostil, a la lectura del libro. Luc Durtain se ha acercado a la vida rusa con la más pura simpatía humana; pero no sin cierta cautela de cirujano, no sin cierta ironía parisiense, no sin cierta desconfianza semiburguesa, que ponen a su objetividad a cubierto de todas las fallas a que podría exponerse un espíritu propenso al entusiasmo y a la admiración.

  • 128 « Sire », en Signos y obras.

88Moscú y su Fe, se subtitula el libro. Porque la fuerza creadora, la virtud sobrenatural de esta nueva Europa, reside para Luc Durtain en su fe revolucionaria, en esa creencia y en esa esperanza, que dan tan extraordinario sentido histórico a los esfuerzos de la Rusia soviética. Durtain quiere comportarse con la sagesse, de aquel cortesano que el 14 de julio del asalto a la Bastilla, decía a Luis XVI: « No es una revuelta, Sir128, es una revolución ». Hoy tal vez, hay que decir, según Durtain: « No es una revolución, es una religión nueva ».

89Su diagnóstico acepta la decadencia del Occidente europeo. « Los protagonistas de otro tiempo, el genio latino, germánico o anglosajón, retrocediendo a modo de comparsas hacia el fondo de la escena, en tanto que —viniendo de los lados opuestos de ésta, derecha e izquierda— actores inesperados, Moscú y Washington, avanzan a las candilejas: tal es la peripecia de los nuevos tiempos ». El conflicto implacable, el choque eliminatorio entre estos dos órdenes no parece, por lo demás, indispensable a corto plazo. Comunismo y capitalismo pueden coexistir mucho tiempo como han coexistido y coexisten catolicismo y protestantismo. Porque para Luc Durtain la mejor analogía, a este respecto, es siempre la que puede encontrarse en el paralelo de dos religiones.

La economía liberal y la economía socialista*

  • * En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 444, 14 de diciembre de 1928. En Amauta, núm. 2 (...)
  • 129 « Aquellas », en Amauta, núm. 20, p. 15, y en Defensa del marxismo p. 75.
  • 130 « Presidente », en Defensa del marxismo.

90Las129 fases del proceso económico que Marx no previó –y hay que desistir de consultar como si fueran las memorias de una pitonisa, los nutridos volúmenes de crítica y teoría en que expuso su método de interpretación– no afecta mínimamente los fundamentos de la economía marxista, exactamente como los hechos mucho más graves y profundos que han rectificado en el último siglo la práctica del capitalismo, forzándolo a preferir según los casos el proteccionismo al libre cambio y el intervencionismo a la libre concurrencia, no destruyen los fundamentos de la economía liberal, en cuanto bases teóricas del orden capitalista. Hoy mismo, en plena época de estadización mundial de servicios y empresas, el líder del Partido Republicano y presidente130 electo de los Estados Unidos, reivindica estos principios individualistas como esenciales a la prosperidad y desarrollo de esa nación, considerando un ataque a la más vital fuerza de la economía yanqui la tendencia del partido antagónico a hipertrofiar al Estado con funciones de empresario. Por mucho que el régimen republicano mantenga al Estado yanqui en su línea clásica, reservando los negocios y la producción a las empresas privadas, la política de los trusts, la práctica del monopolio, representan por sí solas la derogación de los viejos principios a los cuales se reclama Hoover con tanto vigor. Pero, sin estos principios, que en último análisis se reducen al principio de propiedad privada, el capitalismo no tendría nada que oponer ideológicamente al socialismo. Aunque los hechos restrinjan y en ciertos casos anulen su vigencia —como corresponde al proceso de una economía que ha cumplido su misión— esos principios, que constituyen la sustancia de la economía liberal, son irrenunciables por ésta, y, en consecuencia, por sus estadistas o políticos.

  • 131 « abstracción », subsanado en Amauta, p. 15.
  • 132 « Sociedad », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 77.

91Esta constatación se emparenta estrechamente con la que, fallando en el proceso intentado a la economía marxista por su abstractismo131 — por su racionalismo diría ahora Henri de Man— sirvió a eminentes filósofos e historiógrafos de diversos campos, preocupados ante todo de una rigurosa objetividad científica, para demostrar la improcedencia y nulidad de ese cargo por parte de los profesores de economía política liberal, en razón de que esta misma tampoco correspondía exactamente a la realidad histórica regida por sus principios. « La economía política liberal — observaba Sorel— ha sido uno de los mejores ejemplos de utopías que se puede citar. Se había imaginado una sociedad en que todo estaría reducido a tipos comerciales, bajo la ley de la más completa libre concurrencia; se reconoce hoy que esta sociedad ideal sería tan difícil de realizar como la de Platón; pero grandes ministros modernos han debido su gloria a los esfuerzos que han hecho para introducir algo de esta libertad comercial en la legislación industrial ». Croce a su vez no se explica a qué título los economistas liberales podían tachar de utopía al socialismo, siendo evidente que con mucha mayor razón « los socialistas podrían devolver la misma tacha al liberalismo, si lo estudiasen tal cual es presentemente y no cual era hace años, cuando Marx meditaba su crítica. El liberalismo se dirige con sus exhortaciones a un ente que, por lo menos ahora, no existe, al interés nacional o general de la sociedad132; porque la sociedad presente está dividida en grupos antagónicos y conoce el interés de cada uno de estos grupos más no, o sólo muy débilmente, un interés general » (Materialismo Storico ed Economía Marxística, p. 96).

92Y no se diga, de otro lado, que el marxismo como praxis se atiene actualmente a los datos y premisas de la economía estudiada y definida por Marx, porque las tesis y debates de todos sus congresos no son otra cosa que un continuo replanteamiento de los problemas económicos y políticos, conforme a los nuevos aspectos de la realidad. Los Soviets, que al respecto pueden invocar una variada y extensa experiencia, han sostenido, en la última Conferencia Económica Europea, el principio de la coexistencia legítima de Estados de economía socialista con los Estados de economía capitalista. Para esta coexistencia que hoy se da en la historia como hecho, reclamaban el reconocimiento como derecho, a fin de llegar a la organización jurídica y económica de sus relaciones. En esta proposición, el primer Estado socialista se muestra mucho más liberal que los Estados formalmente liberales. Lo que confirmaría la conclusión a que arriban los pensadores liberales cuando afirman que la función del liberalismo, histórica y filosóficamente, ha pasado al socialismo y que, siendo el liberalismo un principio de evolución y progreso incesantes, nada es hoy menos liberal que los viejos partidos de este nombre.

Freudismo y marxismo*

  • * En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1087, 29 de diciembre de (...)
  • 133 Eastman Forrester, Max (1883-1969). Escritor estadounidense. Ligado en principio a ideas socialista (...)
  • 134 Suprimido en Amauta, núm. 21, p. 73, y en Defensa del marxismo, p. 79.
  • 135 « Depuis la Morte de Lenin », en Amauta y en Defensa del marxismo.

93El reciente libro de Max Eastman133, La Ciencia de la Revolución, [que acaba de ser traducido al español]134, coincide con el de Henri de Man en la tendencia a estudiar el marxismo con los datos de la nueva Psicología. Pero Eastman que, resentido con los bolcheviques, no está exento de móviles revisionistas, parte de puntos de vista distintos de los del escritor belga y, bajo varios aspectos, aporta a la crítica del marxismo una contribución más original. Henri de Man es un hereje del reformismo o la social-democracia; Max Eastman es una hereje de la revolución. Su criticismo de intelectual supertrotskysta, lo divorció de los Soviets, a cuyos jefes, en especial Stalin, atacó violentamente en su libro [Après la morte de Lenin]135.

94Max Eastman está lejos de creer que la psicología contemporánea en general y la psicología freudiana en particular, disminuyan la validez del marxismo como ciencia práctica de la revolución. Todo lo contrario: afirma que la refuerzan y señala interesantes afinidades entre el carácter de los descubrimientos esenciales de Marx y el de los descubrimientos de Freud, así como de las reacciones provocadas en la ciencia oficial por uno y otro. Marx demostró que las clases idealizaban o enmascaraban sus móviles y que, detrás de sus ideologías, esto es, de sus principios políticos, filosóficos o religiosos, actuaban sus intereses y necesidades económicas. Esta aserción, formulada con el rigor y el absolutismo que en su origen tiene siempre toda teoría revolucionaria, y que se acentúa por razones polémicas en el debate con sus contradictores, hería profundamente el idealismo de los intelectuales, reacios hasta hoy a admitir cualquier noción científica que implique una negación o una reducción de la autonomía y majestad del pensamiento, o, más exactamente, de los profesionales o funcionarios del pensamiento.

  • 136 « en sus distintos dominios », agregado en Amauta, p. 73, y en Defensa del marxismo, p. 80.

95Freudismo y marxismo, aunque los discípulos de Freud y de Marx no sean todavía los más propensos a entenderlo y advertirlo, se emparentan, [… ]136, no sólo por lo que en sus teorías había de « humillación », como dice Freud, para las concepciones idealistas de la humanidad, sino por su método frente a los problemas que abordan. « Para curar los trastornos individuales –observa Marx Eastman–, el psicoanalista presta una atención particular a las deformaciones de la conciencia producidas por los móviles sexuales comprimidos. El marxista, que trata de curar los trastornos de la sociedad, presta una tención particular a las deformaciones engendradas por el hambre y el egoísmo ». « El vocablo “ideología” de Marx es simplemente un nombre que sirve para designar las deformaciones del pensamiento social y político producidas por los móviles comprimidos. Este vocablo traduce la idea de los freudianos, cuando hablan de “racionalización”, de “traspaso”, de “desplazamiento”, de “sublimación”. La interpretación económica de la historia no es más que un psicoanálisis generalizado del espíritu social y político. De ello tenemos una prueba en la resistencia espasmódica e irrazonada que opone el paciente. La diagnosis marxista es considerada como un ultraje, más bien que como una constatación científica. En vez de ser acogida con espíritu crítico verdaderamente comprensivo, tropieza con racionalizaciones y “reacciones de defensa” del carácter más violento e infantil ».

96Freud, examinando las resistencias al Psicoanálisis, ha descrito ya estas reacciones, que ni en los médicos ni en los filósofos han obedecido a razones propiamente científicas ni filosóficas. El Psicoanálisis era objetado, ante todo, porque contrariaba o soliviantaba una espesa capa de sentimientos y supersticiones. Sus afirmaciones sobre la subconciencia, y en especial sobre la libido, infligían a los hombres una humillación tan grave como la experimentada con la teoría de Darwin y con el descubrimiento de Copérnico. A la humillación biológica y a la humillación cosmológica, Freud podría haber agregado un tercer precedente: el de la humillación ideológica, causada por el materialismo económico, en pleno auge de la filosofía idealista.

  • 137 « Así mismo » y « asimismo », agregados en Amauta y Defensa del marxismo, respectivamente.
  • 138 « en », en Amauta y en Defensa del marxismo.
  • 139 « latinos », en Defensa del marxismo, p. 82.
  • 140 « germanas », en Amauta y en Defensa del marxismo.

97La acusación de pansexualismo que encuentra la teoría de Freud, tiene un exacto equivalente en la acusación de paneconomicismo que halla todavía la doctrina de Marx. Aparte de que el concepto de economía en Marx es tan amplio y profundo como en Freud el de libido, el principio dialéctico en que se basa toda la concepción marxista excluía la reducción del proceso histórico a una pura mecánica económica. Y los marxistas pueden refutar y destruir la acusación de paneconomicismo, con la misma lógica con que Freud defendiendo el Psicoanálisis dice que « se le reprocho su pansexualismo, aunque el estudio psicoanalítico de los instintos hubiese sido siempre rigurosamente dualista y no hubiese jamás dejado de reconocer, al lado de los apetitos sexuales, otros móviles bastante potentes para producir el rechazo del instinto sexual ». [… ]137 En los ataques al Psicoanálisis no ha influido más que en las resistencias al marxismo el sentimiento antisemita. Y muchas de las ironías y reservas con que en Francia se acoge al Psicoanálisis, por proceder de un germano, cuya nebulosidad se aviene poco con la claridad y la mesura latinas y francesas, se parecen sorprendentemente a las que ha encontrado siempre el marxismo, y no sólo entre los antisocialistas, de138 ese país, donde un subconsciente nacionalismo ha inclinado habitualmente a las gentes a ver en el pensamiento de Marx el de un boche oscuro y metafísico. Los italianos no le han ahorrado, por su parte, los mismos epítetos ni han sido menos extremistas y celosos en oponer, según los casos, el idealismo o el positivismo latino139 al materialismo o la abstracción germana140 de Marx.

98A los móviles de clase y de educación intelectual que rigen la resistencia al método marxista, no consiguen sustraerse, entre los hombres de ciencia, como lo observa Max Eastman, los propios discípulos de Freud, proclives a considerar la actitud revolucionaria como una simple neurosis. El instinto de clase determina este juicio de fondo reaccionario.

  • 141 « Depuis la Morte de Lenin », en Amauta y Defensa del marxismo.
  • 142 « mínimamente », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

99El valor científico, lógico, del libro de Max Eastman –y esta es la curiosa conclusión a la que se arriba al final de su lectura, recordando los antecedentes de su [Après la Morte de Lenin]141 y de su ruidosa excomunión por los comunistas rusos– resulta muy relativo, a poco que se investigue en los sentimientos que inevitablemente lo inspiran. El Psicoanálisis, desde este punto, puede ser perjudicial a Max Eastman como elemento de crítica marxista. Al autor de La Ciencia de la Revolución le sería imposible probar en sus razonamientos neorrevisionistas, en su posición herética y, sobre todo, en sus conceptos sobre el bolchevismo, no influyen [… ]142 sus resentimientos personales. El sentimiento se impone con demasiada frecuencia al razonamiento de este escritor que tan apasionadamente pretende situarse en un terreno objetivo y científico.

Notes

1 « resistencia », en El Alma Matinal, p. 40.

2 « Autodidactos », en El Alma Matinal.

3 « y », en Figuras y aspectos de la vida mundial II, p. 213.

4 Suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 214 (párrafo 1º). Recuperado en Mariátegui Total, Tomo I, p. 1188 (párrafo 3º); y por la presente edición, revisado de la revista Variedades.

5 Texto suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 214 (párrafo 1º). Recuperado en Mariátegui Total, Tomo I, p. 1189 (párrafo 1º); y por la presente edición, revisado de la revista Variedades.

6 Palabra suprimida en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 215.

7 Nuevo Curso.

8 Suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 216 (párrafo 3º). Recuperado en esta edición.

9 En Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 216 (párrafo 2º), dice: « Trotsky, por otra parte, es un hombre de cosmópolis. Zinoviev, lo acusaba en otro tiempo, en un congreso comunista, de ignorar y negligir demasiado al campesino. Tiene, en todo caso, un sentido internacional de la revolución socialista ».

10 Suprimido en Figuras y aspectos de la vida mundial II (1970), p. 216 (párrafo 3º).

11 Suprimido en Defensa del Marxismo (1976) p. 19.

12 Omitido en Amauta, p. 5, y en Defensa del marxismo, p. 20.

13 Omitido en Defensa del marxismo, p. 21.

14 « conciencia », en Amauta, p. 5 y en Defensa del marxismo, p. 21.

15 « acéptenlo », en Amauta y en Defensa del marxismo, p. 22.

16 Suprimido en Defensa del marxismo.

17 « reformista », en Amauta y en Defensa del marxismo.

18 « conciencia », en Defensa del marxismo, p. 22.

19 « Marx », agregado en Amauta, núm. 17, p. 6, y en Defensa del marxismo, p. 23.

20 Párrafo suprimido en Defensa del Marximo (1959), p. 23.

21 « adopta », en Amauta, p. 8, y Defensa del marxismo, p. 28.

22 Bastante.

23 En Mundial como en Amauta; y « gloria », en Defensa del marxismo.

24 Pavoroso.

25 « marxista », subsanado en Amauta.

26 « Caillaux », subsanado en Amauta.

27 « V. “Oú va la France?” », en Amauta y en Defensa del marxismo.

28 « presuntos », en Amauta y en Defensa del marxismo.

29 « (Deustche Volkspartie) », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

30 Aquí concluye el original de Mundial. En Amauta, núm. 17, septiembre de 1928, pp. 12-13 y en Defensa del marxismo, 1976, pp. 36-38, se extienden en lo siguiente, tomado de Amauta: Lenin, jefe de una gran revolución proletaria al mismo tiempo que autor de obras de política y economía marxistas del valor de Imperialismo, última etapa del capitalismo —hay que recordarlo porque De Man discurre como si lo ignorase totalmente—, plantea la cuestión económica en términos que los reconstructores no han modificado absolutamente y que siguen correspondiendo a los hechos. « El antiguo capitalismo —decía Lenin en el estudio mencionado— ha terminado su tarea. El nuevo constituye una transición. Encontrar “principios sólidos y un fin concreto” para conciliar el monopolio y la libre concurrencia, es evidentemente tratar de resolver un problema insoluble ». « La democratización de sistema de acciones y obligaciones, del cual los sofistas burgueses, oportunistas y social-demócratas, esperan la “democratización” del capital, el reforzamiento de la pequeña producción y muchas otras cosas, no es en definitiva sino uno de los medios de acrecer la potencia de la oligarquía financiera. Por esto, en los países capitalistas más avanzados o más experimentados, la legislación permite que se emitas títulos del más pequeño valor. En Alemania la ley no permite remitir acciones de menos de mil marcos y los magnates de la finanza alemana consideran con un ojo envidioso a Inglaterra donde la ley permite emitir acciones de una libra esterlina. Siemens, uno de los más grandes industriales y uno de los monarcas de la finanza alemana, declaraba en el Reichstag el 7 de junio de 1900 que “la acción a una libra esterlina es la base del imperialismo británico” ».
El capitalismo ha dejado de coincidir con el progreso. He aquí un hecho, característico del monopolio, que un intelectual tan preocupado como Henri de Man de los valores culturales, no habría debido de negligir en su crítica. En el periodo de la libre concurrencia, el aporte de la ciencia hallaba enérgico estímulo en las necesidades de la economía capitalista. El inventor, el creador científico, concurrirían al adelanto industrial y económico, y la industria excitaba el proceso científico. El régimen del monopolio, tiene distinto efecto. La industria, la finanza comienzan a ver, como anota Caillaux, un peligro en los descubrimientos científicos. El progreso de la ciencia se convierte en un factor de inestabilidad industrial. Para defenderse de este riesgo, un trust puede tener interés en sofocar secuestrar un descubrimiento. « Como todo monopolio — dice Lenin— el monopolio capitalista engendra infaliblemente una tendencia a la estagnación y a la corrupción: en la medida en que se fijan, aunque sea temporalmente, precios de monopolio, en que desaparecen cierta medida de estimulantes de progreso técnico y, por consiguiente, de todo otro progreso, los estimulantes de la marcha adelante, surge la posibilidad económica de entrabar el progreso técnico ». Gobernada la producción por una organización financiera, que funciona como intermediaria entre el rentista y la industria, en vez de la democratización del capital, que algunos creían descubrir en las sociedades por acciones, tenemos un completo fenómeno de parasitismo: una ruptura del proceso capitalista de la producción se acompaña a un relajamiento de los factores a los que la industria moderna debe su colosal crecimiento. Es un aspecto de la producción en la que el gusto de De Man por las pesquisas psicológicas podían haber descubierto motivos vírgenes todavía.
Pero De Man piensa que el capitalismo más que una economía es una mentalidad y reprocha a Bernstein los límites liberados de su revisionismo que, en vez de poner en discusión las hipótesis filosóficas de que partió el marxismo, se esforzó en emplear el método marxista y continuar sus indagaciones, hay, pues, que buscar sus razones en otro terreno.

31 « —añadimos nosotros— », agregado de Defensa del marxismo, p. 39.

32 Suprimido en Defensa del marxismo, p. 40.

33 « anude », en Amauta, p. 10, y en Defensa del marxismo, p. 40.

34 « histórico », agregado en Amauta, núm. 18, p. 10, y en Defensa del marxismo, p. 41.

35 Omitido en Defensa del marxismo, p. 41.

36 « transportar », en Amauta y en Defensa del marxismo.

37 « más », agragado en Amauta y Defensa del marxismo.

38 « historiadores », en Amauta y en Defensa del marxismo.

39 « y crítica », agregado en Amauta, núm. 18, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 43.

40 « señaladamente influenciada », en Amauta, núm. 18, p. 12; « señaladamente influida », en Defensa del marxismo p. 44.

41 « Wilfredo », error en Defensa del marxismo, 44.

42 « pensar », en Amauta y en Defensa del marxismo.

43 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 14 y en Defensa del Marxismo p. 49. En cambio, consta, en sustitución del omitido, lo siguiente: No son arbitrarias las alusiones que el lector ha encontrado en el curso a la nacionalidad de Henri de Man. El caso de Man se explica, en gran parte, por el proceso de la lucha de clases de su país. Su tesis se alimenta de la experiencia belga. Quiero explicar esto antes de seguir adelante en el examen de sus proposiciones. El lector puede encerrar dentro de un paréntesis.

44 « de », en Defensa del marxismo, p. 50.

45 « èpicerie », en Amauta y en Defensa del marxismo.

46 « víveres », en Amauta y en Defensa del marxismo.

47 « como se sabe », en Amauta, p. 14, y en Defensa del marxismo, p. 50.

48 « De las cosas nuevas »: primera encíclica social de la Iglesia católica, promulgada por el papa León XIII (1891).

49 « De aquí proviene », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 51.

50 « ante la invasión », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 51.

51 « de bureau del socialismo europeo », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

52 « ausencia », en Amauta y en Defensa del marxismo.

53 « agrega », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 51.

54 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.

55 « obligatorio », en Amauta y en Defensa del marxismo.

56 Omitido en Defensa del marxismo, p. 53, segundo párrafo.

57 « quien », en Amauta y en Defensa del marxismo.

58 Omitido en Amauta, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 44.

59 « este », en Amauta y en Defensa del marxismo.

60 « Man », subsanado en Amauta.

61 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.

62 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 12 (párrafo 3) y en Defensa del marxismo, p. 45.

63 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 12 (párrafo 3) y en Defensa del marxismo, p. 44.

64 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 13, y Defensa del marxismo, p. 46

65 « inmediatamente », agregado en Amauta, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 45.

66 « era », subsanado en Amauta.

67 « décimo nono », en Mundial; « décimonono », en Amauta y Defensa del marxismo.

68 « o », en Defensa del marxismo, p. 45.

69 « Revolución Francesa », en Defensa del marxismo.

70 « décimo octavo », en Mundial y Amauta; « décimoctavo », en Defensa del marxismo.

71 « Sacro Imperio Romano », en Defensa del marxismo.

72 « y », en Amauta y en Defensa del marxismo.

73 « p. 187 », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

74 En Amauta, núm. 18, pp. 12-13 y en Defensa del marxismo, pp. 45-46, registran como nota a pie de página.

75 « positivismo », subsanado en Amauta.

76 « cientificismo », en Amauta y en Defensa del marxismo.

77 « como filosofía », agregado en Amauta, núm. 18, p. 13, y en Defensa del marxismo.

78 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 13, y en Defensa del marxismo, p. 46.

79 « reclama », en Amauta y en Defensa del marxismo.

80 Omitido en Amauta, núm. 18, p. 13, y Defensa del marxismo, p. 46. En cambio, sustituido: « si alguna creencia ha de ascender a la categoría de verdadera religión » (comillas nuestras).

81 « jesuítica », en Amauta y en Defensa del marxismo.

82 « del sobrevalor », en Amauta y en Defensa del marxismo.

83 Véase la carta de Unamuno a José Carlos Mariátegui, fechada a pie de carta el 28 de noviembre de 1926 (Hendaya), en Amauta, núm. 5, enero de 1927, pp. 1- 2.

84 « hay que », en Amauta y en Defensa del marxismo.

85 « halla », en Amauta, p. 11, y en Defensa del marxismo, p. 37.

86 « en », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

87 « de », en Defensa del marxismo, p. 57.

88 « a », en Defensa del marxismo.

89 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.

90 Omitido en Amauta, núm. 19, p. 12, y en Defensa del marxismo, p. 60.

91 « diletantismo », en Defensa del marxismo, p. 61.

92 Continúa en Amauta, núm. 19, p. 13, y en Defensa del Marxismo, p. 62, en punto seguido, y antepone lo siguiente:
Renán conocía lo que de religioso y de místico es esta fe social. Labriola enaltecía con razón en el socialismo alemán, « este caso verdaderamente nuevo e imponente de pedagogía social, o que en un número tan grande de obreros y de pequeñoburgueses se forme una conciencia nueva, a la cual concurren en igual medida el sentimiento director de la situación económica, que induce a la lucha, y a la propaganda del socialismo, entendido como meta y punto de arribo ».

93 « antes », agregado en Defensa del marxismo, p. 63.

94 « esto », en Amauta, p. 14, y en Defensa del marxismo, p. 63.

95 « su », en Amauta p. 14, y en Defensa del marxismo p. 63.

96 « éste », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

97 « marxista », agregado en Amauta, p. 14, y en Defensa del marxismo, p. 65.

98 Omitido en Amauta y en Defensa del marxismo.

99 « Guerra », en Amauta y en Defensa del marxismo.

100 « utopísticas », así también en Amauta y Defensa del marxismo.

101 « místico », en Amauta y en Defensa del marxismo.

102 « Hay que hacer », en Amauta y Defensa del marxismo.

103 « esta », en Defensa del marxismo.

104 « volución » en Amauta y « volición », en Defensa del marxismo.

105 Omitido en Amauta y en Defensa del marxismo.

106 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.

107 « al cristianismo », en Amauta y « al de la cristiandad », en Defensa del marxismo.

108 Suprimido en Amauta y en Defensa del marxismo.

109 Ídem.

110 « los reformistas de todo calibre, en primer término », en Amauta p. 15, y en Defensa del marxismo p. 67.

111 « que », en Defensa del marxismo, p. 67.

112 Suprimido en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 68 [Julien, no Julián].

113 « en », agregado en Defensa del marxismo, p. 68.

114 Omitido en Defensa del marxismo, p. 68.

115 « inmatura », en Defensa del marxismo, p. 68.

116 « mudarla », en Amauta y en Defensa del marxismo.

117 « adhiere », en Amauta y « se adhiere », en Defensa del marxismo.

118 « conciencia », en Amauta y en Defensa del marxismo.

119 « proletariado », en Amauta, p. 16.

120 «: la U.R.S.S.», agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

121 « cuyo impulso sería absurdo buscar », en Amauta y en Defensa del marxismo.

122 Sabiduría.

123 Véase parte de la obra L’ Autre Europe sobre las costumbres de Rusia, traducida expresamente para Amauta, en Amauta, núm. 19, noviembre-diciembre de 1928, pp. 1-9; de la misma obra, sobre la salud pública, traducida expresamente para Amauta por el doctor Hugo Pesce, en Amauta, núm. 22, abril de 1929, pp. 60-66; y un breve comentario de la obra por M. W. en Amauta, Libros y revistas, núm. 16, julio de 1928, p. 43.

124 Omitido en Signos y obras, p. 77.

125 « ella », en Signos y obras, p. 77.

126 « tránsito », en Signos y obras.

127 « restaurantes », en Signos y obras.

128 « Sire », en Signos y obras.

129 « Aquellas », en Amauta, núm. 20, p. 15, y en Defensa del marxismo p. 75.

130 « Presidente », en Defensa del marxismo.

131 « abstracción », subsanado en Amauta, p. 15.

132 « Sociedad », en Amauta, p. 15, y en Defensa del marxismo, p. 77.

133 Eastman Forrester, Max (1883-1969). Escritor estadounidense. Ligado en principio a ideas socialistas, las atacó más tarde. En 1941 pasó a dirigir el Reade’s Digest. Su obra de más altura literaria es The Appreciation of Poetry (1913). Obras: Marx y Lenin: La ciencia de la Revolución (1927); The Literary Mind (1932); Marxism: Is it a Science? (1938). Véase: La Enciclopedia, Madrid: Salvat Editores, 2004, vol. 7, p. 4853.

134 Suprimido en Amauta, núm. 21, p. 73, y en Defensa del marxismo, p. 79.

135 « Depuis la Morte de Lenin », en Amauta y en Defensa del marxismo.

136 « en sus distintos dominios », agregado en Amauta, p. 73, y en Defensa del marxismo, p. 80.

137 « Así mismo » y « asimismo », agregados en Amauta y Defensa del marxismo, respectivamente.

138 « en », en Amauta y en Defensa del marxismo.

139 « latinos », en Defensa del marxismo, p. 82.

140 « germanas », en Amauta y en Defensa del marxismo.

141 « Depuis la Morte de Lenin », en Amauta y Defensa del marxismo.

142 « mínimamente », agregado en Amauta y en Defensa del marxismo.

Notes de fin

* En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1036, 7 de enero de 1928. Incluido en Alma Matinal (1950) pp. 48-53; ed. 1959, pp. 40-45. Mariátegui Total, Tomo I, pp. 506-509.

* En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1043, 25 de febrero de 1928. Incluido en Figuras y aspectos de la vida mundial II, según la nota de sus editores a pie de p. dice: « Revisado conforme al original que poseemos: el autor ha interpolado algunas palabras y suprimido o modiicado algunos párrafos », (1970), pp. 213-217. Mariátegui Total, Tomo I, pp. 1188-1190.

* En Variedades (Lima), núm. 1062, 7 de julio de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 17, septiembre de 1928, pp. 4-6. Incluido en Defensa del Marxismo (1959) pp. 19- 23. Mariátegui Total, Tomo I, pp. 1291-1293.

* En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1063, 14 de julio de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 17, septiembre de 1928, pp. 6-9. Incluido en Defensa del Marxismo (1959) pp. 25-30. Mariátegui Total Tomo I, pp. 1293-1295.

* En Mundial (Lima), sec. « Peruanicemos al Perú », núm. 432, 21 de septiembre de 1928; ampliado y con modificaciones en Amauta (Lima), núm. 17, septiembre de 1928, pp. 9-12. Incluido en Defensa del marxismo, con el título « La economía liberal y la economía socialista », ampliado y con modificaciones, (1959) pp. 31- 36.

* En Variedades (Lima), sec. « Peruanicemos al Perú », núm. 1072, 22 de septiembre de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 17, septiembre de 1928, pp. 13- 14; y núm. 18, octubre de 1928, p. 10-12 (hasta el segundo párrafo). Incluido en Defensa del Marxismo (1959) p. 39-44 (hasta el 2° párrafo). Mariátegui Total Tomo I, pp. 1298-1301.

* En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1078, 27 de octubre de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 18, octubre de 1928, pp. 14- 16. Incluido en Defensa del Marxismo (1959) pp. 49-53. Mariátegui Total Tomo I, pp. 1301-1303.

* En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 438, 2 de noviembre de 1928; y, con modificaciones, en Amauta (Lima), núm.18, octubre de 1928, pp. 12-13 (a partir del 3° párrafo). Incluido en Defensa del Marxismo, pp. 44-47 (a partir del 3 párrafo).

* En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 440, 16 de noviembre de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 19, noviembre-diciembre de 1928, pp. 10-12. Incluido en Defensa del Marxismo (1959) pp. 55-59. Mariátegui Total Tomo I, pp. 1303-1306.

* En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 441, 23 de noviembre de 1928 y en Amauta (Lima), núm. 19, noviembre-diciembre de 1928, pp. 12-14 (a partir del 3° párrafo). Incluido en Defensa del Marxismo (1959), pp. 59-63 (a partir del 2° párrafo).

* En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 443, 7 de diciembre de 1928, y en Amauta (Lima), núm. 19, noviembre-diciembre de 1928, pp. 14-16. Incluido en Defensa del Marxismo (1959) pp. 65-69. Mariátegui Total Tomo I, pp. 1306-1308.

* En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1084, 8 de diciembre de 1928. Incluido en Signos y Obras (1959) pp. 75-78. Mariátegui Total, Tomo I, pp. 662-664.

* En Mundial (Lima), sec. « Motivos polémicos », núm. 444, 14 de diciembre de 1928. En Amauta, núm. 20, enero 1929, p. 15, y continúa en Amauta, núm.21 febrero-marzo de 1929, p. 72. Incluido en Defensa del Marxismo (1959), pp. 75- 77. Mariátegui Total Tomo I, pp. 1309-1310.

* En Variedades (Lima), sec. « Figuras y aspectos de la vida mundial », núm. 1087, 29 de diciembre de 1928. En Amauta (Lima), núm. 21, febrero-marzo de 1929, pp. 73-74. Incluido en Defensa del Marxismo (1959) pp. 79-83. Mariátegui Total Tomo I, pp. 1310-1312.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search