Version classiqueVersion mobile

Neoliberalismo, Neodesarrollismo y Socialismo bolivariano

 | 
Paula Vidal Molina

Parte II. Trabajo, Políticas públicas y modelos de desarrollo en Brasil, Chile y Venezuela (2005-2013). Una mirada crítica

La precariedad en Chile: ¿Nueva clase trabajadora o fenómeno transclasista?280

Osvaldo Blanco et Dasten Julián Vejar

Texte intégral

  • 280 Este capítulo es fruto del Proyecto Fondecyt Regular N° 1161347 “Cartografía de la (s) precariedad (...)

1El artículo presenta una propuesta de medición y análisis de la precariedad laboral desde un paradigma multidimensional, abordando la complejidad de factores que definen diferentes posiciones y situaciones precarias dentro del contexto de las transformaciones históricas del trabajo. Se propone un enfoque que permite entender que estamos frente a un fenómeno no ligado a una única clase o posición dentro del mercado laboral, sino más bien a un proceso histórico trans-clasista, atravesando diferentes posiciones dentro de la estructura ocupacional chilena.

2El artículo se divide en tres partes. La primera revisa de forma muy rápida los principales elementos presentes en la bibliografía sobre el tema, dando cuenta de un fenómeno en diferentes niveles y planteando que la precariedad se plantea como una condición estructural del trabajo. En el segundo capítulo se desarrolla una presentación metodológica de las variables y técnicas utilizadas, mientras que en el tercero se evidencias los principales resultados obtenidos. El texto concluye demostrando de qué forma la precariedad es un fenómeno que cruza dimensiones y componentes entre sí, atravesando fluidamente diferentes niveles de la estructura ocupacional chilena.

1. Precariedad y morfología del trabajo

3Cada vez parece ser más cotidiano encontrarse con el concepto de “precariedad” dentro de distintos contextos y referencias al campo de las ciencias sociales. El término se encuentra presente en distintos enfoques sociológicos, dando cuenta de fenómenos contradictorios tales como la ausencia de seguridad y la crisis de la integración social (Castel, 1997); la primacía del riesgo en la conformación de una “sociedad global” (Beck, 2007); una situación histórico-concreta de introducción de “negatividad” (Neilson y Rossitier, 2008); una condición de “inequidad”, “desigualdad”, etc. (Therborn, 2008), etc. El concepto de precariedad parece cobrar una dimensión explicativa, descriptiva y fenoménica, esto es, parece alcanzar un estatus de telón de fondo general ligado a las transformaciones del capitalismo y del mundo del trabajo que ha logrado posicionarse en la literatura y análisis de la sociología del trabajo y de las ciencias sociales (Kalleberg, 2011; Kwan y Kofman, 2012; Munck, 2013), generando nuevos debates con respecto a su caracterización y atingencia en diversos contextos económicos, sociales, culturales y políticos (Ross, 2008). La relación de degradación del estatus del empleo y las transformaciones productivas a escala global de las últimas tres décadas, exhiben la posibilidad de entender la precariedad laboral en medio de la crisis del trabajo y su pérdida de centralidad en la teoría social (De la Garza, 2001; Fevre, 2007; Dörre, 2012). Por otro lado, la precariedad laboral forma parte, paradójicamente, de la recomposición de la sociología del trabajo con el objetivo de reordenar el debate de “la crisis del trabajo” y del “fin del trabajo”, desde una orientación que visualiza la degradación del empleo como una transformación global de las formas de producir y trabajar (Castel, 2003; De la Garza, 2012) y como “una nueva cuestión social” (Dörre, 2009). En tanto tendencia global asimilada a la crisis de los sistemas de bienestar y protección social (Brooks, 2008), la precariedad laboral “se inscribe un modo de dominación de nuevo cuño, basado en la institución de un estado generalizado y permanente de inseguridad que tiende a obligar a los trabajadores a la sumisión, a la aceptación de la explotación” (Bourdieu 1999: 125-126).

4La principal hipótesis que queremos presentar es que la heterogeneidad y diversificación de formas que dan cuenta de la nueva morfología de la clase trabajadora se encuentra atravesada por el reordenamiento de diversos segmentos de trabajadores/as en situación de precariedad. Ésta avanza como un fenómeno transversal caracterizado como degradación de las condiciones de trabajo sumada a la estructura dual del mercado del empleo, generando una serie de líneas y preguntas nuevas para la comprensión y estudio del trabajo en Chile. Las consecuencias de este fenómeno pueden ser analizadas desde distintos registros disciplinares, obteniendo un panorama crítico de la situación y sus alcances para las relaciones sociales de conjunto. La precariedad alcanza niveles estructurales y agenciales, objetivos y subjetivos. A la vez que es posible constatar consecuencias en términos de la estabilidad, seguridad y protección del empleo, la precariedad potencia doblemente nuevos espacios de reconocimiento e identificación subjetiva dentro de la relación de poder capital/trabajo/vida. Esto principalmente debido a que:

  1. Objetivamente, las condiciones de degradación del empleo movilizan y desplazan los procesos de reconocimiento y malestar psíquico, político y social desde los trabajadores de empleos formales a la informalidad, desde la estabilidad a la inestabilidad, desde la seguridad a la inseguridad, como fenómeno transversal de colonización de los mundos de la vida laborales y de los imaginarios del trabajo que asumen una crítica a la precarización.
  2. Los procesos de precarización se vuelven transversales no sólo a los segmentos de trabajadores/as de baja cualificación, sino que a las profesiones tradicionalmente cargadas de mayor estatus y estabilidad. Este hecho moviliza los procesos de identificación y reconocimiento – como trabajadores – desde la llamada “clase media y de servicios”, hacia una categoría gris de identidad e identificación social.
  3. Se potencian así, estructuralmente una fuerza de degradación de las condiciones laborales, la cual se caracteriza por la exclusión en el empleo
    y el desempleo, la intensificación del trabajo, la institucionalización, etc. Esta tendencia se desenvuelve desde los núcleos del trabajo inestable a la composición de los segmentos y las clases populares. Con ello, es posible reconocer la redefinición de la composición de los actores subalternos, así como la ampliación de los límites de las zonas de vulnerabilidad y marginalidad social.

5De este modo, la condición de precariedad está intrínsecamente asociada a distintas vertientes y dimensiones de la precariedad del trabajo, las cuales parecen haberse convertido en una tendencia a nivel internacional en el reordenamiento de los espacios de trabajo y de restructuración productiva desde la década de los 80 (Castel, 1997; Auer y Cazes, 2000; Antunes, 2003; Castel & Dörre, 2009; Marín, 2013). Esta incorporación de la precariedad como parte de la nueva realidad del empleo exhibe: a) una aparente permeabilidad e internalización de los debates de las ciencias y estudios del trabajo sobre los cambios en la matriz socio-productiva (Kalleberg, 2003; Paugam y Zhou, 2007; Van der Linden, 2014); b) un nuevo escenario de flexibilización de las relaciones de empleo (Esping-Andersen & Regini, 2000; Thompson & Van der Broek, 2010), como también c) una connotación especial a los procesos constitutivos de resistencias, colectividades y movilización social (Frege & Kelly, 2004; Ross, 2008; Barattini, 2009; De la Garza, 2011).

6En Chile, la precariedad se mueve fluidamente por la estructura del empleo, a partir de la incidencia multidimensional y compleja en las condiciones de trabajo. Esta incertidumbre de la venta de la fuerza de trabajo se encuentra acompañada de nuevos modos de gestión empresarial, modelos de pauperización y de control/vigilancia en el trabajo. En ese sentido, en el capitalismo contemporáneo la división social del trabajo y la explotación requieren de la precarización como una relación instituida para presionar y tensionar las posibilidades de reproducción de la fuerza de trabajo en general. Su institución en las políticas neoliberales, así como su persistencia estructural en la sociedad chilena hacen considerar a la precariedad como una relación social que desmonta y problematiza los enfoques tradicionales de entender las características estructurales de composición de las clases sociales a partir del trabajo.

  • 281 En nuestro proyecto Fondecyt N° 1161347 nos abocamos a esta articulación de las tipologías estadíst (...)

7En el presente artículo presentamos un ejercicio de medición multidimensional de la precariedad que resulta incompleto si no se articula con análisis de tipo cualitativo, especialmente centradas en aproximaciones a los “habitus precarios” (Julián, 2013)281. La importancia de una primera aproximación estadística remite a que cualquier forma de comprensión de la cara subjetiva de la precariedad se anida dentro de estructuras laborales que permanecen en el tiempo y que dan continuidad a la precariedad, recordándonos que no es un fenómeno “nuevo” en América Latina, sino que más bien es parte de las condiciones originarias del capitalismo a nivel global.

2. Metodología

a) Variables utilizadas

  • 282 Datos secundarios tomados de la encuesta de caracterización socioeconómica nacional, CASEN 2013.

8A partir de los cambios señalados anteriormente, creemos necesario debatir críticamente con el proyecto de cuantificación del fenómeno de la precariedad laboral, el cual se ha valido de diversos modelos estadísticos y totalizadores del trabajo. Este proceso de problematización metodológico de la precariedad laboral ha tenido diferentes expresiones, experiencias e instrumentos en materia de su medición en América Latina, aportes con los cuales se vuelve necesario dialogar y profundizar un modelo de análisis integral (Escoto 2010; Grau y Lexartza 2010; Rubio 2010; Monteforte 2012; Mora Salas 2010; Fernández 2012; Guadamarra, Hualde y López 2015). Nuestra propuesta de medición comienza por trabajar con cinco componentes centrales de la precariedad laboral (Cuadro 1), dimensiones que han sido extraídas luego de una revisión de las propuestas metodológicas de índices de medición de la precariedad laboral en diversos contextos de América Latina282.

9Por el lado de las ocupaciones y las situaciones del empleo, se han usado las variables CISE y CIUO-88. Esta última operacionaliza la propiedad – y no propiedad– de los medios inmateriales de la calificación y la organización del trabajo, vale decir, es una clasificación en torno a la calificación y grado de especialización de los trabajos manuales y no manuales. Por su parte, la variable CISE operacionaliza diferentes condiciones y situaciones del empleo, tales como los familiares no remunerados, el trabajo por cuenta propia (independiente), las diferentes formas de dependencia (en sector público y privado) y los servicios domésticos. Es decir, la CISE permite una aproximación a formas de subordinación y relaciones de trabajo integradas o no a los mercados formales del trabajo. Ambas variables se deben considerar como interdependientes metodológicamente entre sí, es decir, como variables separadas, pero que su información multivariada da bastantes posibilidades de interpretación conjunta.

Cuadro 1 Operacionalización de la precariedad multidimensional

Componente Definición operativa Indicador Casen 2013
Inestabilidad Componente asociado a la ausencia de contrato, a la existencia de contratos temporales, de corta duración y de incierta finalización. o.12. ¿Su trabajo o negocio principal es de tipo…?
o.16. Tipo de contrato.
o.17. Contrato de trabajo escrito.
o.20 ¿Con quién firmó su contrato o estableció su acuerdo de trabajo?
Inseguridad Componente referido a la ausencia (o no) de cobertura social, de protección ante el desempleo, ante accidentes en el trabajo, salud, previsión social y/o a las características que los sistemas existentes prestan en materia de “seguridad y protección social”. o.29. Afiliado al sistema previsional.
o.30. Cotiza en algún sistema previsional.
s.14. Sistema previsional (salud).
Insuficiencia Este componente hace mención de las características, cantidad y composición del salario/ingreso. Ingreso del trabajo (agrupado)
Ingreso Ocupación
principal (agrupado)
Condiciones de trabajo Dimensión que considera la accidentabilidad por ocupación, la infraccionalidad y la caracterización de los lugares de trabajo. o.26 Lugar en donde realiza la actividad o se ubica el negocio.
s.17. Enfermedad o accidente.
Cronopiedad Componente basado en la cantidad de horas de trabajo que se realizan diaria, semanal, mensual y anualmente en un
trabajo, por un/a trabajador/a.
o.10. Horas de trabajo empleo principal (agrupado).

Fuente: Elaboración propia.

cuadro 2 CISE y su recodificación (CISEREC)

CISE CISErec Abreviación
Trabajador por Cuenta Propia Trabajador por cuenta propia. Trab.cuenta_
Propia
Empleado u Obrero del Sector
Público (Gobierno central y municipalidades).
Empleado u obrero del sector público. Emp_Spúb
Empleado u Obrero del sector público (empresas públicas).
Empleado u obrero del sector privado. Empleado u obrero del sector privado. Emp_SPriv
Servicio Doméstico Puertas
Adentro.
Servicio doméstico puertas adentro. ss_dom_paf
Servicio doméstico puertas afuera. Servicio doméstico puertas afuera. ss_dom_pad
Familiar no remunerado. Familiar no remunerado. Fam_no_rem

Cuadro 3 CIUO y su recodificación (CIUOrec)

CIUO CIUOrec Abreviación
Miembros del poder ejecutivo y de los cuerpos legislativos y personal directivo de la administración pública y de empresas. Directores y/o gerentes de empresas. Dir_Gerent
Profesionales científicos e intelectuales. Profesionales científicos e intelectuales. Prof_cientif_int
Técnicos y profesionales de nivel medio. Técnicos y profesionales de nivel medio. Téc_prof_nivel_M
Personal de apoyo administrativo. Personal de apoyo administrativo. Apoyo_adm
Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados. Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados. Trab_ss_vend_com _merc
Agricultores y trabajadores calificados agropecuarios, forestales y pesqueros. Agricultores y trabajadores calificados o semi-calificados agropecuarios, forestales y
pesqueros.
Agricultores y trabajadores agropecuarios y pesqueros de subsistencia.
Agric_calif_sem_ca lif
Agric_pesq_subs
Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios. Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios. Of_op_art_mec_of i
Operadores de instalaciones y máquinas y ensambladores. Operadores de instalaciones y máquinas y ensambladores. Op_inst_maq
Ocupaciones elementales. Trabajadores no calificados. Trab_cuent_prop

Fuente: Elaboración propia.

b) Técnicas estadísticas

  • 283 El primer sociólogo en popularizar ampliamente esta técnica fue Pierre Bourdieu. Para él, el ACM ex (...)

10Como forma de construcción, análisis y validación de tipologías se han usado dos técnicas estadísticas: i) Análisis de Correspondencias Múltiples (ACM); ii) Clúster de k-medias. La técnica del ACM y sus similares pueden entenderse como un tipo especial de análisis factorial adecuado a variables categóricas (Escofier, & Pagès, 1992; Ferrán, 2001; Visauta & Martori, 2003; Pérez, 2004; Le Roux, & Rouanet, 2010). Permite estudiar la relación entre variables y categorías de las variables nominales u ordinales, así como su reducción a factores/dimensiones que las resumen. Este ejercicio permite obtener un gráfico que expresa visualmente estas relaciones. Estas técnicas geométricas permiten la analogía de los espacios sociales en tanto disposición de relaciones distribuidas en el plano cartesiano (Le Roux, B. & H. Rouanet, 2010)283. En este contexto, son especialmente importantes las relaciones de cercanías y distancias: categorías relacionadas se encuentran más cercanas que aquellas que no están relacionadas y que están más lejos. Ello da cuenta gráficamente no sólo de la relación entre variables, sino que permiten ir más allá al mostrar gráficamente la relación entre categorías de variables.

11La segunda técnica por utilizar permite encontrar patrones de agrupamiento mediante análisis de clúster, permitiendo descubrir la manera en que los individuos se agrupan o diferencian entre sí. El análisis de clúster permite formar agrupaciones homogéneas a partir de variables prioritarias según los intereses del investigador.

12La creación de grupos basados en similaridad de casos exige una definición de similaridad o de su complementario (distancia entre individuos) (ibíd.; Visauta & Martori, op.cit). Siguiendo esta lógica, el análisis de clúster suele comenzar estimando las similitudes entre los individuos u objetos a través de la correlación (distancia o asociación) de las diferentes variables (cuantitativas o cualitativas).

13Luego, se establece un procedimiento que permite comparar los grupos en virtud de las similitudes. Por último, el investigador puede decidir cuántos grupos se construyen, tratando de formar el mínimo número de grupos lo más homogéneos posibles dentro de sí y lo más heterogéneos posibles entre sí. Una vez concluido el análisis de clúster, el investigador dispondrá de su colección de casos agrupada en subconjuntos jerárquicos o no jerárquicos.

14Los pasos que se han seguido para poder generar los resultados que se verán a continuación se pueden resumir de la siguiente manera:

  1. Un análisis factorial de correspondencias múltiples entre los indicadores de la precariedad multidimensional (Cuadro 1) y las variables CISE (Cuadro 2) y CIUOrec (Cuadro 3). Mediante este procedimiento, se generaron dos variables métricas referidas a las coordenadas de los casos en cada uno de los ejes/factores del plano cartesiano.
  2. La utilización de estas dos variables cuantitativas en un análisis de clúster de k-medias. Se han analizado diferentes posibilidades y se decidió por la existencia de tres conglomerados.
  3. El análisis descriptivo de cada clúster según las variables de la precariedad. Se identifican las características principales de cada conglomerado y se procedió a identificarlos.

3. Resultados

15Los resultados permiten presentar 3 conglomerados que clasifican distintos tipos de situaciones frente a la precariedad:

  1. Protegidos: Dependientes en sector privado y público fundamentalmente de nivel profesional y técnico (28 % del total de la PEA).
  2. Precariedad independiente: Independientes y, en mucho menor medida, dependientes en sector privado (20 % del total de la PEA).
  3. Precariedad subordinada: Dependientes en sector privado manuales
    y/o de baja calificación (52 % del total de la PEA).

GRÁFICO 1

GRÁFICO 1

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.277.759)

Tabla 1

Tabla 1

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.081.242)

Tabla 2

Tabla 2

Nota: El resto de tablas en ANEXO 1.

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.243.780)

Tipología de precariedad multidimensional chile (2013)

  • 284 Este primer clúster representa un 93 % del total de Profesionales, científicos e intelectuales (Tab (...)
  • 285 Del total de casos pertenecientes a Técnicos y profesionales de nivel medio, un 67 % pertenece a es (...)
  • 286 El caso específico de la Minería muestra claramente un sector económico con un grupo de trabajadore (...)
Conglomerado Características
Cluster 1
Protegidos
Subordinados:
Dependientes en sector privado y público fundamentalmente de nivel profesional y técnico.
Grupo que alcanza un 28 % del total de la PEA con condición de actividad ocupada (Gráfico 1). Posee una considerable proporción (64 %) de trabajadores dependientes en el sector privado, 26 % en el sector público y 10 % de trabajadores por cuenta propia (Tabla 1). Respecto de las ocupaciones fundamentales, estamos frente a un conglomerado de trabajadores calificados: i) Profesionales, científicos e intelectuales (38 %)284, ii) Técnicos y profesionales de nivel medio (21 %)285 (Tabla 2). Llama la atención que el grupo de iii) Gerentes y/o directores de empresa sólo un poco menos de la mitad de los casos pertenecen a este grupo (49 %) (Tabla 2). Se trata del grupo de mejor situación del ingreso del trabajo (Tabla 3) y de la ocupación principal (Tabla 4), donde la mediana del primero son $669.678 y del segundo $600.000 (Tabla 16). Las horas trabajadas están principalmente dentro de las 45 horas semanales (Tabla 5), mientras que el tipo de trabajo es fundamentalmente permanente (94,5 %) (Tabla 6), con contrato de Plazo indefinido (90 %) (Tabla
7) y firmado (96 %) (Tabla 8). A su vez, en una gran cantidad, este grupo establece una relación de trabajo directa con la empresa o negocio donde trabaja (97 %) (Tabla 9), siendo este último el principal lugar donde realiza su actividad (81 %) (Tabla 10).
Respecto de la afiliación a sistema previsional, se trata de un grupo muy bien cubierto, donde un 97 % señala estar afiliado al sistema (Tabla 11), de los cuales un 86 % están cotizando obligatoriamente en AFP (Tabla 12).
Respecto de las ramas económicas, se observa un grupo diverso, aunque centrado en sectores de servicios, destacándose la Enseñanza (17 %), las Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (13 %), Servicios Sociales y de salud (12 %), Administración pública y defensa (11 %) y Comercio (10,4 %). En otro sentido de los totales, la Intermediación financiera es una rama que, si bien no muestra gran presencia dentro del grupo (debido a su pequeño tamaño relativo), es un sector con alto porcentaje de trabajadores protegidos (79 % del total de casos dentro de este sector pertenecen a este grupo de trabajadores protegidos). Junto a esta última, se puede agregar aquí a la Explotación de minas y canteras (55 % pertenecen a este grupo de trabajadores protegidos) (Tabla 13)286.
Por último, pese a que dentro de este conglomerado las enfermedades provocadas por el trabajo son bajas (4 %), no es menos importante destacar que del total de estos casos un 32 %
pertenecen a este grupo. Lo mismo sucede con los accidentes, los cuales dentro de este conglomerado alcanza una cifra de 1 %, no obstante, del total de los casos de accidentes laborales un 25,5 % pertenecen a este grupo. La modalidad de salud principal es la ISAPRE, con 55 % (Tabla 15).
Clúster 2
Precariedad independiente:
Independientes y, en mucho menor medida, dependientes en sector privado.
Grupo que alcanza un 20 % del total de la PEA ocupada (Gráfico
1), estando caracterizados principalmente por el trabajo por cuenta propia (79 %) y, en mucho menor medida, por el trabajo dependiente en el sector privado (13 %) (Tabla 1). Las ocupaciones en este grupo están centradas fundamentalmente en i) Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados (23 %), ii) Trabajadores no calificados (23 %), iii)
Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios (21,5 %). Es posible señalar en este punto que los casos de iv) los Directores y/o gerentes de empresas muestran que, si bien dentro del total de este conglomerado alcanzan un 10 % (explicado principalmente por su pequeño tamaño), un significativo 49 % de los casos pertenecientes a esta ocupación forman parte de este segundo grupo. Misma situación en los casos de los v) Agricultores y trabajadores agropecuarios y pesqueros de subsistencia (97 %), vi) Agricultores y trabajadores calificados o semi-calificados agropecuarios, forestales y pesqueros (31,5 %) (Tabla 2). Respecto de la situación de los ingresos, estamos frente a un grupo con presencia en tramos bajos tanto de los ingresos del trabajo (Tabla 3) como de los ingresos de la ocupación principal (Tabla 4), donde la mediana de los primeros alcanza $150.000 y del segundo $130.000 (Tabla 17).
De hecho, se puede sostener que este sería el grupo de menores ingresos, incluso más bajos como el caso del tercer grupo, al cual hemos denominado de precariedad pronunciada.
El tiempo de trabajo semanal indica que es un conjunto donde predomina el rango de menos o igual a 44 horas de trabajo semanal, siendo el grupo de mayor presencia en este rango (Tabla
5). A su vez, la modalidad permanente es mucho más baja que en el caso del grupo anterior, alcanzando un 61 %, mientras que los trabajos ocasionales o eventuales llegan a un 26 % y los De temporada o estacionales a 11 % (Tabla 6). La relación contractual predominante es la del plazo fijo (61,5 %) (Tabla 7), mientras que un altísimo porcentaje de casos no tienen contrato firmado (82 %) (Tabla 8). Un 96 % de casos establecen sus relaciones o acuerdos de trabajo directamente con la empresa o negocio donde trabaja (Tabla 9), mientras que los lugares donde se realiza la actividad son tremendamente heterogéneos, principalmente en la vivienda del trabajador, en un establecimiento independiente, en la casa del cliente o empleador o en la vía pública (Tabla 10). Respecto del sistema previsional, un 47 % señala no estar afiliado (Tabla 11). A su vez, de los que sí lo están, un elevadísimo 81,5 % no están cotizando en el momento de la encuesta (Tabla 12).
Las ramas económicas predominantes son el Comercio (35 %), los hogares privados con servicio doméstico (12 %), las industrias manufactureras (12 %) y la Agricultura (9 %). Otra rama a incluir es la Pesca, ya que, del total de trabajadores de este sector, un 48 % pertenecen a este grupo (Tabla 13).
Por último, 18 % del total de casos de enfermedades provocadas por el trabajo pertenecen a este grupo, cifra que llega a 15 % en los casos de accidentes laborales (Tabla 14). La modalidad de salud más significativa es la de FONASA A (54 %) (Tabla 15).
Clúster 3
Precariedad subordinada
Dependientes en sector privado manuales y/o de baja calificación.
Conglomerado que alcanza un 52 % del total de la PEA ocupada (Gráfico 1), estando caracterizados principalmente por el trabajo dependiente en el sector privado (86 %) (Tabla 1). La categoría ocupacional más importante es el Trabajo no calificado con 28%289, seguido por los Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios (18 %)290, Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados (19 %)291, Personal de apoyo administrativo (13 %)292 y los Operadores de instalaciones y máquinas y ensambladores (11 %)293 (Tabla 2). Los
Agricultores y trabajadores calificados o semi-calificados agropecuarios, forestales y pesqueros, si bien son pocos dentro del conjunto, son fundamentalmente clasificados dentro de este clúster (68 %) (Tabla 2). Respecto de los ingresos de la ocupación principal, la mediana de este grupo es $220.400, mientras que $250.000 es la mediana del ingreso del trabajo (Tabla 18), evidenciándose un grupo muy presente en los primeros tramos de ambas variables (Tabla 3 y 4).
Además, se trata de un grupo donde un 56 % señala trabajar 45 horas semanales (Tabla 5), así como un empleo fundamentalmente de tipo Permanente (77 %). No obstante, hay 11,5 % de casos con empleos De temporada o estacional y 8 % Por plazo o tiempo determinado (Tabla 6). De esta forma, en términos generales un 70 % posee contratos de plazo indefinido y 30 % de plazo fijo (Tabla 7), donde 84 % posee contrato de trabajo firmado, aunque 13 % no tienen contrato de trabajo (Tabla 8). Estas relaciones o acuerdos de trabajo se realizan en 87 % Directamente con la empresa o negocio donde trabaja, mientras que 10,5 % lo hace con un (sub) contratista (Tabla 9), mientras que un 60 % realiza su actividad en un establecimiento independiente (fábrica, oficina, etc.) y 11 % en un predio agrícola (Tabla 10).
Respecto de la afiliación a alguna modalidad previsional, 95 % están afiliados (Tabla 11), de los cuales 88 % cotiza obligatoriamente en AFP y 11 % no se encuentran cotizando, aun cuando están afiliados (Tabla 12).
Las ramas económicas más significativas son el Comercio (17 %), las Industrias manufactureras (13 %), la Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (13 %), Construcción (13 %), entre las principales (Tabla 13). Si bien dentro del total de casos de este
clúster, la Minería alcanza apenas un 2 % (principalmente por su pequeño tamaño), es significativo observar que del total de casos pertenecientes a esta rama un 44 % pertenecen a este tercer grupo (Tabla 13).
Por último, del total de los casos de enfermedades provocadas por el trabajo un 50 % pertenece a este tercer grupo, mientras que del total de accidentes laborales un 60 % pertenecen a este tercer conglomerado (Tabla 14). La modalidad de salud más significativa dentro de este tercer grupo es FONASA B (37 %), seguido de FONASA C (23 %), FONASA A (14,5 %) y FONASA
D (12 %) (Tabla 15).

16La caracterización recién señalada exhibe una desigualdad multidimensional de la distribución de las precariedades y protecciones en el trabajo. Esta distribución dibuja los contornos de una segmentación entre una población con acceso a bienes privatizados y mercantilizados de mayor calidad, más expeditos, de mejor infraestructura y de mayor tecnología, versus una población de mayor cantidad con acceso a los servicios provistos por el sistema público, con una temporalidad más lenta –con la presencia de listas de espera –, menos capacidad de cobertura, subvenciones, menor calidad y limitado financiamiento. Esta brecha entre ambos sistemas se expresa y define parte importante de las condiciones e instituciones en que se reproduce e interrelaciona la clase-que-vive-de-su-trabajo. La precariedad reafirma y erosiona el sostenimiento de la polarización de la segmentación a la vez que induce un efecto importante en las formas de subjetivación de la población, en cuanto habitúa las formas significar y entender las relaciones de poder.

17Sumado a lo anterior, para una importante parte de los trabajadores las deficiencias del sistema público justifican la “acción racional (izada)” de elección del sistema privado para “cuidarse” de la precariedad y volatilidad de los servicios públicos. Estos mercados se legitiman en las justificaciones de los actores respecto a sus estrategias individuales para enfrentar la vulnerabilidad ante la desprotección pública y solidaria de su bienestar. Aquí es donde se procrea sujetos del malestar neoliberal en la precariedad de las sociedades contemporáneas, donde se ensamblan los modelos de extracción de valor y los diversos equipamientos de reproducción social. Las precariedades deben ser vistas como las sombras y siluetas de un capitalismo radical y feroz que se expande a nivel global como síntoma de sus imposibilidades de constituir un proyecto societario incluyente, solidario, ecológico y humanista.

4. Conclusiones

18Como ha sido posible constatar en el análisis de datos, la precariedad del trabajo se exhibe de manera transversal en la estructura de la fuerza de trabajo. Si bien es posible identificar un grupo de protegidos (28 %), es también necesario de considerar que en Chile algunos factores de protección como los previsionales o los sistemas de salud se encuentran modelados por definiciones mercantiles y por la privatización de los derechos sociales. Este hecho no es menor, ya que también desafía los cánones tradicionales de entender la protección y el aseguramiento social, haciéndonos cuestionar los alcances y límites de la protección ante la profundidad de los alcances de las políticas neoliberales en la precarización de las relaciones sociales.

19Por otra parte, podemos relevar las distinciones ocupacionales que se pueden constar en los resultados. Tal como hemos descrito anteriormente, los trabajadores de mayores calificaciones encuentran regularmente niveles de mayor protección y seguridad, lo cual los localiza en el grupo de los protegidos (clúster 1). Sin embargo, es de considerar que esta situación no es parte de una norma absoluta, sino que más bien, supone la presencia de trabajadores calificados vinculados con alguna de las dimensiones de la precariedad del trabajo. Este hecho implica considerar a las ocupaciones como prácticas sujetas a una heterogeneidad de manifestaciones en el trabajo, lo cual vuelve las variables ocupacionales volátiles para entender la cohesión, fragmentación o complejización de una clase social.

20Con respecto a los grupos identificados, se constata que los precarios independientes (clúster 2) se caracterizan por la dimensión de insuficiencia, donde se registran los rangos de ingresos de menor tamaño, mientras que la presencia o falta de seguridad se ve reflejada en que casi un 50 % de los trabajadores de este grupo presenta la falta de cotizaciones previsionales y la pertenencia de un sistema de salud se concentra en FONASA A. Estos rasgos se suman a la alta presencia del sector comercio (1 de cada 3 pertenece a este grupo), del servicio doméstico, el sector industrial y del sector agrícola. Finalmente, se destaca por jornadas menores a las 44 horas, donde se asume una cronopeidad de baja intensidad y de control del proceso de trabajo.

21Los trabajadores en una precariedad subordinada (clúster 3) son, en su mayoría, trabajadores del sector privado y se caracterizan por su insuficiencia. Al contrario del caso de los precarios independientes, esta insuficiencia va acompañada de una alta cronopeidad, con jornadas que van más allá de las 45 horas semanales. La subordinación les provee de una significativa seguridad y estabilidad, lo cual se grafica en el gran porcentaje de contratos indefinidos que los encadenan a cotizaciones obligatorias en el sistema de pensiones (AFP) y al sistema de salud pública en las categorías B y C.

22Como hemos considerado en este trabajo, la importancia de las variables de ocupación obliga a advertir que ésta no es un sinónimo de clase. Por tanto, no podemos dar cuenta a la precariedad como un fenómeno transclasista en la sociedad chilena. Más bien, los resultados obtenidos en este trabajo señalan una clara fragmentación al interior de cada ocupación, lo cual creemos debe ser estudiado desde con un concepto y un marco teórico que complejice la definición de las clases sociales en el capitalismo contemporáneo.

23Creemos que esta complejización se hace resolviendo, entre otros asuntos, el complejo paso de la utilización de variables de ocupación a sistemas de clasificación y tipologías de clases sociales. Las variables de ocupación que encontramos en los sistemas de medición internacionales – tales como la CISE y la CIUO-88 usadas en el presente trabajo– sólo son proxys para dar cuenta de esquemas de clases sociales. Es decir, los modelos de clase social no se reducen a meras clasificaciones de los mercados laborales (Crompton, 1994), por lo que se debe comenzar a aclarar de qué forma las clasificaciones ocupacionales permiten operacionalizar las construcciones de clases sociales. Efectivamente, la ocupación sería una posición en el seno de las relaciones técnicas de producción –esto es, una posición dentro del conjunto de funciones o actividades en la división técnica del trabajo–, mientras que las clases sociales se definirían por la posición en las relaciones sociales de producción, es decir, relaciones sociales de poder, explotación, lucha y dominación en las sociedades capitalistas.

24De esta forma, no se puede definir a las clases como conglomerados de ocupaciones, pues clases y ocupación se situarían en órdenes teóricos diferentes. La dinámica del cambio social debe teorizar las relaciones entre estas dimensiones más que reducir la una a la otra ¿Es posible entonces utilizar un sistema de medición pensado desde la racionalidad técnica, la búsqueda de eficiencia productiva y una división del trabajo funcional para dar cuenta de modelos y relaciones de poder social entre las clases sociales? Esta pregunta inicial debiese orientar nuestra reflexión, considerando las variables que podrían acompañar estos esquemas de clases sociales. Sólo una vez resuelto esta cuestión, podríamos dar cuenta de la relación entre clases sociales y precariedad, lo que involucra un programa de investigación que vincule las reflexiones provenientes de la sociología del trabajo con la sociología de las clases sociales y la estratificación social.

25Lo que ha exhibido este texto es un avance en la materia, más no una cuestión concluyente, cerrada y resolutiva. Y, ante esta advertencia, ¿qué hemos logrado avanzar? Sostenemos que hemos dado cuenta que la precariedad multidimensional permea transversalmente las ocupaciones, lo cual nos hace sugerir como hipótesis que la precariedad podría ser pensada como un fenómeno social transclasista. Sin duda, este trabajo requerirá de una nueva comprensión del mismo fenómeno, por medio de un enfoque relacional e interseccional entre género, raza, clase y edad, con el objetivo de identificar los pliegues en que la dominación se expresa, así como las nuevas/viejas potencialidades de lucha para la emancipación social.

26Junto con estos factores recién señalados, también habrá que avanzar en el estudio de la forma en que la precariedad se distribuye por las estructuras ocupacionales y clasistas de forma geográficamente diferencial. Ello es así puesto que las formaciones sociales capitalistas, sus mercados laborales y sus estructuras clasistas, poseen una dimensión geográfica marcada por el desarrollo geográfico desigual (Blanco, 2016). La variedad de situaciones y las múltiples caras del trabajo hacen de la precariedad un fenómeno tremendamente complejo y heterogéneo, permeando en el interior de múltiples territorialidades, mercados laborales y protagonistas. La precariedad, tanto estructural como agencialmente hablando, se reconfigura en diferentes espacios y formas de explotación, abriendo la necesidad de comprender la forma en que este fenómeno posee distintas escalas geográficas y dinámicas de fijación y dislocación territorial que le conceden sentido.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Allen-Sheila, A., ‘Restructuring the World?’, in Work, Employment and Society, 8, 1, March, 1994, pp. 113-126.

Antunes, R. (2003) ¿Adiós al Trabajo? Ensayo sobre metamorfosis del trabajo y el rol central del trabajo. Argentina: Herramienta.

Auer, P. & Cazes, S. (2000) “The resilence of long-term employment relationship: Evidence in the industrialized countries”. International Labour Review, 139 (4): 379 – 407.

Barattini, M. 2009. El trabajo precario en la era de la globalización ¿Es posible la organización? Polis Revista de la Universidad Boliviana, No. 8 (24), pp. 17-37.

Beck, U. 2007. Un Nuevo mundo feliz. Barcelona, Paidós.

Blanco, O. (2015) “Gubernamentalidad, estadística y producción científica de la realidad”, en Sociología Histórica, Universidad de Murcia, pp. 257-279.

– (2016) “Clases, desarrollo geográfico desigual y capitalismo periférico-dependiente: una aproximación desde el caso chileno”, Pléyade 18 / julio-diciembre, pp. 221-267.

Boltanski, L. & E. Chiapello (2002) El nuevo espíritu del capitalismo. Madrid, Akal.

Bourdieu, P. (1999) Contrafuegos, Barcelona, España: Anagrama.

– (2007) Razones prácticas, Anagrama, Madrid.

Brooks, S. (2008) Social Protection and the Market in Latin America: The Transformation of Social Security Institutions. Cambridge: Cambridge University Press.

Castel, R. (1997) La metamorfosis de la cuestión social. Una crónica del salariado. Paidós Ibérica, España.

– (2010) El ascenso de las incertidumbres: trabajo, protecciones, estatuto del individuo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Castel, R. & Dörre, K. (2009) Prekatität, Abstieg, Ausfrenzung. Die soziale Frage am Beginn des 21. Jahrhunderts. Alemania: Campus.

De la Garza, E. (2001) “Problemas clásicos y actuales de la crisis del trabajo”, en El Futuro del Trabajo. El Trabajo del futuro, E. de la Garza & J.C. Neffa (comps.), CLACSO, Buenos Aires, págs. 11-31.

– (2005) “Del concepto ampliado de trabajo al de sujeto laboral ampliado”. En En Sindicatos y nuevos movimientos sociales en América Latina (pp. 9 – 17). Buenos Aires: CLACSO.

– (2012) “La metodología marxista y el configuracionismo latinoamericano”, en De la Garza, E. y Leyva, G (eds.) Tratado de metodología de las ciencias sociales: perspectivas actuales. México D.F.: Fondo de cultura Económica, UNAM. Pp. 229 – 255.

Dörre, K. (2009) “La Precariedad ¿Centro cuestión social del siglo XXI?” Revista Actuel Marx Intervenciones. No. 8. Santiago, Chile: LOM Ediciones, p. 79 – 108.

Escofier, B. & J. Pagès (1992) Análisis factoriales simples y múltiples. Objetivos, métodos e interpretación, Universidad del País Vasco, Bilbao.

Escoto, A. (2010) Precariedad laboral y juvenil en El Salvador, 2003-2007. Tesis de Maestría en Población y Desarrollo; Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. México. 164 p.

Esping-Andersen, G. & Regini, M. (2000) Why desregulate labour markets? Oxford, Oxford University Press.

Fernández, M. (2012) “Dimensiones de la precariedad laboral: un mapa de las características del empleo sectorial en la Argentina”. Revista Cuadernos de Economía, vol. 33, núm. 62. 231 – 257. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.

Ferrán, M. (2001) SPSS para Windows. Análisis Estadístico, Mc Graw Hill, Madrid.

Frege, C. M. & J. E. Kelly (2003) “Union Revitalization Strategies in Comparative Perspective”. European Journal of Industrial Relations, Vol. 9 (1): 7 – 24.

Grau, A. & L. Larraitz (2010) Precariedad laboral en Centroamérica. Impacto para las mujeres. San José de Costa Rica. San José, Costa Rica: Fundación Friedrich Ebert.

Guadamarra, R., A. Hualde & S. López (2015) La precariedad laboral en México: Dimensiones, dinámicas y significados. México D.F.: El Colegio de la Frontera Norte - UAM Cuajimalpa.

Hualde, A. (2000) “La sociología de las profesiones: Asignatura pendiente en América Latina”. En Tratado Latinoamericano de Sociología del Trabajo (pp. 664 – 679). Mexico DF: Fondo de Cultura Economica.

Julián, D. (2013) “Trabajo, precariedad y “habitus precario”. Aproximaciones al estudio de la (s) precariedad (es) en América Latina”. Revista Latino-americana de Estudos do Trabalho, Ano 18, nº 30, 2013, 185-210

Kalleberg, A. (2011) Good jobs, bad jobs: the rise of polarized and precarious employment systems in the United States, 1970s to 2000s. New York, Russell Sage Foundation.

Kessler, Gabriel y Denis Merklen (2013) “Una introducción cruzando el Atlántico”, en Individuación, precariedad, inseguridad ¿desintitucionalización del presente? Paidós, Argentina. pp. 9 – 32.

Kiely, R., ‘Globalisation, post-Fordism and the contemporary context of development’ in International Sociology, Vol. 13, Issue 1, 1998, pp. 95-115.

Le Roux, B. & H. Rouanet (2010) Multiple Correspondence Analysis, SAGE, US-CA.

Marin, E. (2013) “Precarious Work: An International problem”. International Journal of labour Research Vol. 5 (1): 153 – 168.

Monteforte, E. (2012) “Precariedad Laboral: debate sobre su contenido y formas de medición.”, II Jornadas de Estudios Regionales y Mercados de Trabajo, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe.

Mora Salas, Minor (2010), Ajuste y empleo: La precarización del trabajo asalariado en la era de la globalización. México D.F.: Centro de Estudios Sociológicos y El Colegio de México.

Munck, Ronaldo (2013) “The precariat: a view from the South”. Third World Quarterly, 34 (5): 747 – 762.

Neilson, B. & Rossiter, R. 2005. “From Precarity to Precariousness and Back Again: Labour, Life and Unstable Networks.” Fibreculture Journal 5: FJC- 022.

Mora Salas, M. (2010) Ajuste y empleo. La precarización del trabajo asalariado en la era de la globalización. México: El Colegio de México (Colmex).

Pacheco, M. E., de la Garza, E. y Luis Reygadas (coords.). 2010. Trabajos atípicos y precarización del empleo. México D.F., Colegio de Me⃞xico-Centro de Estudios Demogra ficos, Urbanos y Ambientales.

Palomino H. (2008). ¿Por qué la precariedad no es un fenómeno inevitable del capitalismo contemporáneo? El debate incipiente sobre la instalación de un nuevo régimen de empleo en Argentina, Veredas 9 (16): 153- 179.

Paugam, S. y Zhou, Y. 2007. “Job Insecurity”, en Employment Regimes and the Quality of Work, Gallie, D (ed.) Oxford University Press.

Pérez, C. (2004): Técnicas de análisis multivariante de datos. Aplicaciones con SPSS, Pearson, Madrid.

Procter, S.J., Rowlinson, M., McArdle, L., Hassard, J. and Forrester, P. (1994), ‘Flexibility, politics and strategy: in defence of the model of the flexible firm’, in Work, Employment and Society, 8, 2, June, pp. 221-242.

Ruiz, C. y G. Boccardo (2015), Los chilenos bajo el neoliberalismo. Santiago: El Desconcierto Nodo XXI.

Ross, A. 2008. “The new Geography of Work: Power to the Precarious?”, Theory, Culture & Society, Vol. 25 (7–8): 31–49.

Standing, G. (2011), The precariat. The new dangerous class. London: Bloomsbury.

Thompson, P. & Van den Broek, D. (2010) “Managerial control and workplace regimes: an introduction”. Work, Employment & Society. 24 (3): 1 - 12.

Van der Linden, M. (2014) “Santo Precario: A new inspiration for Labor Historians”. Labor. Studies in Working-Class History of the Americas. Vol. 11 (1): 9 – 21.

Visauta, B. & J. Martori (2003) Análisis estadístico con SPSS para Windows. Estadística multivariante, Vol. II, Mc Graw Hill, Madrid

Annexes

5. Anexo: Tablas Descriptivas

Tabla 3

Tabla 3

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.113.736)

Tabla 4

Tabla 4

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.044.289)

Tabla 5

Tabla 5

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.277.759)

Tabla 6

Tabla 6

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.243.052)

Tabla 7

Tabla 7

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 5.677.324)

Tabla 8

Tabla 8

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 5.662.442)

Tabla 9

Tabla 9

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 5.688.735)

Tabla 10

Tabla 10

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.261.362)

Tabla 11

Tabla 11

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.165.282)

Tabla 12

Tabla 12

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 6.142.624)

Tabla 13

Tabla 13

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.223.927)

Tabla 14

Tabla 14

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.115.510)

Tabla 15

Tabla 15

Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.123.944)

Tabla 16

Tabla 16

a TIPOLOGIA DE PRECARIEDAD MULTIDIMENSIONAL = PROTEGIDOS (28.3%)

Tabla 17

Tabla 17

a TIPOLOGIA DE PRECARIEDAD MULTIMENSIONAL = PRECARIEDAD INDEPENDIENTE (20.3%)

Tabla 18

Tabla 18

a. TIPOLOGIA DE PRECARIEDAD MULTIDIMENSIONAL = PRECARIEDAD SUBORDINADA (51.4%)

Notes

280 Este capítulo es fruto del Proyecto Fondecyt Regular N° 1161347 “Cartografía de la (s) precariedad (es) laboral (es) y las relaciones laborales de la Zona Centro Sur de Chile. Tipología del Trabajo Precario y su incidencia en la práctica sindical en las regiones del Maule, Biobío y La Araucanía” (2016 – 2019). Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), Chile.

281 En nuestro proyecto Fondecyt N° 1161347 nos abocamos a esta articulación de las tipologías estadísticas de la precariedad con componentes subjetivos y políticos de la misma.

282 Datos secundarios tomados de la encuesta de caracterización socioeconómica nacional, CASEN 2013.

283 El primer sociólogo en popularizar ampliamente esta técnica fue Pierre Bourdieu. Para él, el ACM expresa las propiedades relacionales entre los puntos distribuidos en el plano, relaciones que tan sólo existen en y a través de la relación con otras propiedades (Bourdieu, 2007: 16). La idea de espacio geométrico como fotografía del espacio social se funda en la noción misma de espacio entendido como “conjunto de posiciones distintas y coexistentes, externas unas a otras, definidas en relación unas de otras, por su exterioridad mutua y por relaciones proximidad, de vecindad o de alejamiento y asimismo por relaciones de orden, como por encima, por debajo y entre” (ibíd.). Las técnicas estadísticas como éstas sirven, en ese sentido, para representar una foto de la batalla por las posiciones en la estructura social. La estadística se convierte así en una técnica espacial de inscripción y representación de la realidad, una superficie sobre la que se inscribe y representa el proceso de (re) producción social y sobre la cual se registran objetos y valores representativos de personas y grupos (Blanco, 2015).

284 Este primer clúster representa un 93 % del total de Profesionales, científicos e intelectuales (Tabla 2).

285 Del total de casos pertenecientes a Técnicos y profesionales de nivel medio, un 67 % pertenece a este primer grupo.

286 El caso específico de la Minería muestra claramente un sector económico con un grupo de trabajadores protegidos (pertenecientes al primer clúster) y otro grueso de trabajadores significativamente precarizados (pertenecientes al tercer clúster) (Tabla 13). 270

Table des illustrations

Titre GRÁFICO 1
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.277.759)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre Tabla 1
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.081.242)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Titre Tabla 2
Légende Nota: El resto de tablas en ANEXO 1.
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.243.780)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 67k
Titre Tabla 3
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.113.736)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre Tabla 4
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.044.289)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre Tabla 5
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.277.759)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Tabla 6
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.243.052)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 41k
Titre Tabla 7
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 5.677.324)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Titre Tabla 8
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 5.662.442)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Tabla 9
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 5.688.735)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Tabla 9
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Titre Tabla 10
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.261.362)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Titre Tabla 11
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.165.282)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Tabla 12
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 6.142.624)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Titre Tabla 13
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.223.927)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 86k
Titre Tabla 14
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.115.510)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
Titre Tabla 15
Crédits Fuente: Elaboración propia CASEN 2013 (N = 7.123.944)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 50k
Titre Tabla 16
Légende a TIPOLOGIA DE PRECARIEDAD MULTIDIMENSIONAL = PROTEGIDOS (28.3%)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre Tabla 17
Légende a TIPOLOGIA DE PRECARIEDAD MULTIMENSIONAL = PRECARIEDAD INDEPENDIENTE (20.3%)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Tabla 18
Légende a. TIPOLOGIA DE PRECARIEDAD MULTIDIMENSIONAL = PRECARIEDAD SUBORDINADA (51.4%)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/4307/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 40k

Auteurs

Doctor © en Sociología por la Universidad Alberto Hurtado, Magíster en Ciencias Sociales y Sociólogo. Becario Conicyt, 2012-2015. Coinvestigador del Proyecto Fondecyt Regular N° 1161347.

Dr. en Sociología por la Friedrich Schiller Universität de Jena (Alemania). Académico e Investigador del Departamento de Sociología y Ciencia Política e Investigador Adjunto del Observatorio Regional (UCT). Universidad Católica de Temuco (Chile). Investigador del Proyecto Fondecyt Regular N° 1161347.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search