Version classiqueVersion mobile

El debate permanente

 | 
Juan Marchena
, 
Manuel Chust
, 
Mariano Schlez

Segunda parte: Revolución

La presencia del campesinado en el proceso bélico de la Revolución Cubana (1956-1959): ‘El Vaquerito’ y su pelotón suicida

José Joaquín Gallego Jiménez

Texte intégral

  • 1315 Siempre que se trata algún aspecto del campesinado cubano en el periodo republicano, e incluso en e (...)
  • 1316 Martín Barrios, Adelfo, “Historia política de los campesinos cubanos” en González Casanova, Pablo ( (...)

1Todo aquel interesado en los inicios del proceso bélico de la revolución encabezada por el Movimiento 26 de Julio en Cuba sabe de la importancia del campesinado de la Sierra Maestra y del Oriente en general. Sus luchas por la tierra habían sido una constante, en algunos casos, incluso en los mismos inicios de la época republicana.1315 Así ocurrió en “El Vínculo”, en Guantánamo; Ventas de Casanova, en Jiguaní; San Felipe de Uñas, en Holguín; Viramas, en Victoria de las Tunas y uno de las más difíciles de sofocar para las autoridades, “Realengo 18”, en Guantánamo. Estos terrenos, como su propio nombre indica, eran de índole estatal y contaban con una considerable población asentada en los años treinta, pese a llevar en conflicto desde inicios del siglo XX. Los litigios por su titularidad habían provocado su cancelación, su reingreso y nuevamente su liberalización, favoreciendo la justicia cubana a latifundistas criollos y extranjeros ávidos de nuevos terrenos para cultivar, predominantemente caña de azúcar. Así quedó dispuesto por el Tribunal Supremo de Justicia el 8 de mayo de 1933, y tanto este año como el siguiente fueron el escenario de enfrentamientos entre realenguistas y propietarios primero, y de aquellos con el propio ejército después. La Asociación de Productores de “Realengo 18”, armados y con Lino de las Mercedes Álvarez al mando, mantuvieron en jaque al gobierno incluso estando cercados por los militares. Y es que la comunidad de “Realengo 18” y sus zonas colindantes llegó a abarcar a más de cinco mil familias y contó con la solidaridad del movimiento estudiantil y obrero, que propició las armas que a la postre obligaron al por entonces coronel Fulgencio Batista, cabecilla de la Revuelta de los Sargentos, a propiciar las conversaciones. Su fruto fue el Acta de Lima, donde quedaba reflejada una prórroga por dos años de todo tipo de litigio sobre el Realengo. El avance de los latifundistas sobre el mismo y tierras aledañas tras este periodo, mediante otras estrategias menos agresivas sobre el campesinado, no hicieron olvidar el hecho de la victoria misma. El movimiento campesino tuvo un referente a nivel nacional, así como para los precaristas que se enfrentaban a los desalojos y otras reivindicaciones de similar índole.1316 Era el paso previo al estímulo y desarrollo de las primeras ideas de reforma agraria.

  • 1317 Marifeli Pérez-Stable utilizó para calcular estos datos, entre otros, los documentos titulados Cens (...)
  • 1318 Los dirigentes de la revolución no perdieron tiempo en plasmar sus pretensiones con respecto al sec (...)
  • 1319 Winocur, Marcos, Las clases olvidadas en la revolución cubana, Crítica, Barcelona, 1979, pp. 125-13 (...)

2Las diferencias en la calidad de vida entre habitantes urbanos y rurales eran aún patentes a principios de la década de los cincuenta. Pese a que los servicios públicos de educación y sanidad en Cuba no estaban ni mucho menos entre los más deteriorados del continente, lo cierto es que la peor parte se la llevaba el mundo campesino. Según el censo de 1953, el analfabetismo rural era casi cuatro veces mayor y la matrícula escolar entre cinco y catorce años era de menos de la mitad que en el ámbito urbano. En cuanto a la salud, gran parte de la población rural infantil sufría parasitosis intestinal y la desnutrición suponía un grave problema. Los trabajadores agrícolas tenían un déficit diario de 1000 calorías y estaban por debajo de la media de estatura y peso del país en un 16 %. El 60 % de los médicos, el 62 % de los dentistas y el 80 % de las camas de hospital estaban en La Habana. En 1956-1957, cuatro de cada cinco trabajadores agrícolas debían pagar si querían recibir atención médica. En cuanto a condiciones de vivienda, mientras que aproximadamente ocho de cada diez habitantes urbanos poseían electricidad y agua corriente, los del campo padecía la situación a la inversa, siendo menor incluso el número que contaba con electricidad, y la mayoría de sus casas no estaban construidas con materiales sólidos. En ellas había menos de 150.000 aparatos de radio y 4.000 televisores, mientras que en las casas de los espacios urbanos se cuantificaban 475.000 y más de 75.000 respectivamente.1317 Estas cifras alcanzaban sus cotas más negativas en Oriente y de manera importante en las estribaciones de la Sierra Maestra, por lo que su elección como emplazamiento de un foco guerrillero por los hombres encabezados por Fidel Castro Ruz no fue ninguna casualidad. Ni tampoco el hecho de que mediante las estructuras del Movimiento 26 de Julio se tuvieran contacto directo con los líderes campesinos de la zona, sobre todo con el más destacado, Crescencio Pérez. Sobre su autoridad se depositó la confianza de cubrir la llegada de los expedicionarios del Granma, así como de establecer una red de apoyo para los recién llegados. El primer contacto de éstos con la Isla fue accidentado y sangriento, por lo que la red campesina se volvió imprescindible para la propia supervivencia, intendencia y crecimiento de la guerrilla. Además, en estos inicios de la lucha armada del Movimiento 26 de Julio se dieron otros acontecimientos que decantarían a buena parte del sector campesino a favorecer a aquellos hombres. El gobierno no había hecho gran cosa en las últimas décadas para mejorar la vida de pequeños propietarios y familias sin tierra o precaristas. De hecho, se habían tenido que organizar para defenderse de la geofagia practicada por latifundistas criollos y extranjeros. En aquel momento, las incursiones militares en busca de los hombres de Fidel Castro iban acompañadas por las de los latifundistas del café, que tomaban como inmejorable excusa las intenciones del ejército cubano para efectuar mediante la violencia numerosos desalojos y acaparar las tierras. Después llegarían la represión militar por el apoyo a la guerrilla y las concentraciones campesinas, haciendo irreversible la alianza en la Sierra Maestra y en sus zonas aledañas.1318 Una sinergia sin la cual no sólo el actuar del brazo armado del Movimiento 26 de Julio se hubiese visto gravemente comprometido, sino que la propia revolución cubana de Castro jamás podría haber triunfado.1319

3El personaje que nos ocupa no contactó con el Movimiento 26 de Julio y el Ejército de Liberación Nacional en el rol de un pequeño propietario o precarista. Ni siquiera era proveniente de la Sierra Maestra. Su profesión en aquellos momentos era la de viajante, y llevaba exactamente once años desempeñándose en las labores más humildes del sector terciario, como dependiente, maletero, bodeguero, camarero, operario de imprenta, etc. No obstante, Roberto Pedro Rodríguez Fernández era sin lugar a dudas un campesino, originario de Los Hondones, espacio rural perteneciente al barrio Bellamota, Perea, término municipal de Sancti Spiritus, provincia de Las Villas. Nacido en el seno de una familia humilde y numerosa, sufrió de pequeño reumatismo agudo y parálisis en las piernas, enfermedad que sólo pudo superar gracias al tratamiento desinteresado de un médico especialista. Tras su recuperación acudió a la escuela y con sólo nueve años y debido a las penurias económicas de los Rodríguez Fernández, la abandonó para empezar a trabajar. Su destino fue una vaquería de Pozo Azul, distante algo más de dieciséis kilómetros de su localidad natal. Allí ordeñaba las vacas y repartía la leche. Una labor que cumplió por un periodo aproximado de dos años, hasta que en 1946 llegó a la población de Morón. A partir de ese momento y hasta alcanzar el pico del Turquino, se dedicó al sector comercial. Aquella denominación de “vaquero” volvería más tarde a su vida, pero en este caso por otros motivos.

4Su contacto con la guerrilla establecida por Fidel Castro Ruz en la Sierra Maestra aproximadamente cinco meses antes fue condicionado sin duda por las presiones de las fuerzas represivas del estado cubano sobre los civiles, cada vez más propensos al registro e incluso al maltrato ante la más mínima sospecha. Este orden de cosas afectaba aún más a la población flotante, en este caso a los viajantes, y Roberto Rodríguez no fue la excepción. No obstante, fue la agresión y detención sufrida en Bayamo por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) lo que lo predispuso a ello. Junto a su compañero de trabajo Rolando Fundora, colaborador del Movimiento 26 de Julio, lograron un mínimo contacto para, prácticamente con lo puesto, lanzarse a ascender hacia los vértices de la Sierra. Su periplo se tornó odisea de contratiempos de más de un mes de duración, durante el que pasaron todo tipo de necesidades y les hizo presentarse ante el mismísimo Comandante en Jefe del Movimiento 26 de Julio con ropas raídas y sin zapatos. Tras las primeras reticencias de Castro ante el hecho de aceptar nuevos combatientes desarmados, finalmente accedió, y la dirigente Celia Sánchez fue la encargada de buscar calzado a Roberto Rodríguez. Este pequeño detalle cobraría una gran importancia, ya que los únicos zapatos de los que disponía aproximadamente de su talla eran unas botas mexicanas grabadas en blanco y de número pequeño, las cuales, junto a la camisa a cuadros que portaba el de Los Hondones, le dieron un aspecto de “vaquero”. Su pequeña estatura, unido al hecho de completar en ocasiones su vestimenta con un sombrero de guajiro, le bautizaron con el sobrenombre de “El Vaquerito”.

5Las capacidades tácticas y militares demostradas por Roberto Rodríguez durante su participación en la lucha armada fueron sin duda extraordinarias, teniendo en cuenta el hecho de que no contaba con ninguna preparación en la materia y una educación bastante elemental, sin más instrucción que la recibida hasta los nueve años. Su deseo de aprender, y de aprender deprisa, característica que aplicó en cada uno de los oficios que tuvo que desempeñar durante su corta vida, se hizo patente una vez más en la sierra. En aproximadamente ocho meses, un miliciano raso y sin zapatos concluyó su existencia con rango de Capitán y jefe absoluto del “Pelotón Suicida”, adscrito a la Columna 8 “Ciro Redondo” del Ejército Rebelde. El que sería su jefe más cercano, el comandante “Che” Guevara, recordaba su llegada de la siguiente manera:

  • 1320 Guevara, Ernesto, Pasajes de la Guerra Revolucionaria, Navarra, Editorial Txalaparta, 1997, pp. 77- (...)

6“En aquellos días se incorporó también uno de los más simpáticos y queridos personajes de nuestra guerra revolucionaria, El Vaquerito. (…) nosotros, como siempre se hacía en estos casos, procedimos a su interrogatorio y a darle un rudimento de orientación política, tarea que frecuentemente me tocaba. El Vaquerito no tenía ninguna idea política ni parecía ser otra cosa que un muchacho alegre y sano, que veía todo esto como maravillosa aventura. (…) De su vida entre nosotros recordamos todos su extraordinaria alegría, su jovialidad ininterrumpida y la forma extraña y novelesca que tenía de afrontar el peligro. (…) en sus actividades, ya fuera como mensajero en los primeros tiempos, como soldado después, o jefe del Pelotón Suicida, El Vaquerito demostraba que la realidad y la fantasía para él no tenían fronteras determinadas y los mismos hechos que su mente ágil inventaba, los realizaba en el campo de combate; su arrojo extremo se había convertido en tema de leyenda cuando llegó el final de toda aquella epopeya que él no pudo ver”.1320

  • 1321 Ídem, p. 91.
  • 1322 Ídem, p. 89.

7Su primer mando de hombres se le otorgó por orden del propio Fidel Castro sólo tres meses después de su llegada a la Sierra Maestra, y es una de sus primeras vivencias guerrilleras en las que se refleja este carácter. Fue en el Alto de Cahuara, donde un grupo de rebeldes se encontró a una patrulla enemiga, desatándose el caos debido a la inexperiencia de los revolucionarios. Estos dispararon y se dispersaron, mientras “El Vaquerito” se mantuvo en el lugar haciendo explotar una mina, con la consecuente confusión de los militares y su precipitada huida. El botín, una nada despreciable mochila llena de víveres, una granada de fusil Garand, y ser el único de sus compañeros en mantenerse en la posición a la llegada de Castro.1321 Su actividad en la Sierra fue constante hasta que las necesidades del conflicto hicieron necesaria la invasión al “llano”. Participó en los combates del Uvero, del Jigüe, de Santo Domingo, Casa de Piedra, y en el de Providencia.1322

  • 1323 Entrevista a Digno Zambrano Tejeda, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaqueri (...)
  • 1324 Entrevista a Hugo del Río Guerra, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito (...)
  • 1325 Su hermano, Ramón Rodríguez Fernández, le preguntó en una ocasión durante el transcurso del conflic (...)
  • 1326 Entrevista a Rolando Suárez, Alfonso (a) “Guao”, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larr (...)

8Su servicio en la guerrilla estuvo constantemente marcado por acciones y rasgos propios que demostraron su actitud y deseo de destacarse en la acción. Así quedó patente en la toma del batey de la finca “La Federal”, de puestos enemigos o de los cuarteles de diversas poblaciones, como veremos más adelante. No obstante, no es menos cierto que también supo hacer valer sus capacidades estratégicas adquiridas e innatas. En un momento de gran peligro para la Columna 8 de Guevara en Camagüey, en la emboscada sufrida en Cuatro Compañeros, Rodríguez y otros combatientes, entre ellos Rogelio Acevedo, fueron capaces de cumplir sin dificultades la misión de exploración más dura de todas, la de buscar la salida a un cerco.1323 Hugo del Río Guerra le atribuye un método para el cruce de calles bajo el fuego enemigo, consistente en colocar en la esquina un hombre agachado y otro de pie, disparando al enemigo, mientras cruzaban otros dos, que repetían la acción al llegar a la otra acera.1324 No dudaba en poner en práctica o recordar a sus subordinados consejos imprescindibles para la vida en campaña, como es el caso de llevar encima todo lo necesario en campaña (en su caso llevaba esta máxima al extremo),1325 o la temeridad de fumar de noche sin cubrir la lumbre con las manos.1326

  • 1327 Celia Sánchez llegó a decir de él que “cumplía muchas misiones en el llano. Fidel lo mandaba como m (...)
  • 1328 Entrevista a Orestes Concepción Luna, integrante del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquer (...)

9Al hecho contrastado que supuso su intensa voluntad de aprender, absorbiendo como una “esponja”1327 los procedimientos militares, hay que añadirle un dinamismo y empatía natural y, sobre todo, una valentía y arrojo desmedidos. Tanto es así, que le valieron la fama entre sus iguales y lo capacitó para encabezar al grupo de hombres escogidos del citado pelotón. Pruebas de su carácter quedaron grabadas en la memoria de sus compañeros de lucha, como fue el caso de Orestes Concepción Luna. Recordaba el mismo una de sus actuaciones tras la toma de Remedios, donde un exconcejal pululaba por la población con un brazalete del Movimiento 26 de Julio y un revólver. El individuo era tachado por los habitantes como un “chivato” del gobierno de la dictadura, por lo que estaban decididos a aplicar su propia justicia sobre él cuando “El Vaquerito” lo desarmó y lo despojó del emblema guerrillero. Ante las reclamaciones de la muchedumbre Roberto Rodríguez afirmó, como sin duda había aprendido de boca de los mismos dirigentes de la Sierra, que no se podía combatir “lo malo con lo peor” y que el Ejército Rebelde, como “ejército del pueblo” tenía “una justicia confiable y digna, la del Movimiento 26 de Julio”. Igualmente quedó en su memoria la férrea idea de la disciplina de la que hizo gala durante su liderazgo. En la misma toma de Remedios, “El Vaquerito” dio el alto a sus hombres en una calle hasta nueva orden, mientras se aventuraba en solitario a cruzar la esquina bajo la acción del fuego enemigo. Concepción y Ramiro Santiago, dos de sus hombres, no escucharon su directriz y lo siguieron. Al verlos en la acera opuesta, los obligó a regresar al punto de partida y caminado, mientras eran objetivo de las balas. Ninguno volvió a incumplir jamás una orden de “El Vaquerito”.1328

  • 1329 Entrevista a Diego Parra Pérez, fundador del Frente Norte de Las Villas, en Morales, Larry, El Vaqu (...)
  • 1330 Entrevista a Juan Rodríguez García, padre de Roberto Rodríguez, en Morales, Larry, El Vaquerito. Je (...)

10Por encima de todo lo demás, la popularidad de Roberto Rodríguez era consecuencia directa de su temeridad en la lucha. Un testigo de su proceder fue Diego Parra Pérez, un soldado del Frente Norte de Las Villas que colaboró con los hombres de Guevara en la toma de Remedios. Como persona nada acostumbrada a presenciar tales actitudes extremas en dirigentes rebeldes, se impresionó sobremanera al ver a el de Los Hondones efectuando disparos en primera línea de fuego contra la estación de policía de la localidad, prácticamente sin ningún tipo de parapeto.1329 Su propio padre tuvo la oportunidad de cuestionarle sobre el motivo de este arrojo casi suicida. Le preguntó, sin más tapujos, por qué no tomaba más precauciones en las refriegas, como cualquier otro. Roberto le respondió con la misma claridad: “Papá, una sola bala es la que mata a un hombre. Te coge lo mismo de pie, que acostado, que detrás de una muralla… A uno le pueden dar diez tiros, que la vida te la quita uno solo, eso es lo que yo creo, y por eso actúo así”.1330

  • 1331 Entrevistas a Juan Rodríguez García, padre de Roberto Rodríguez y Orestes Concepción Luna, integran (...)

11Lo cierto es que su vida terminó por el impacto de una sola bala. Muchas fueron estas acciones con tintes “suicidas” que quedaron en la historia del periodo bélico revolucionario. Tras la toma del cuartel de Cabaiguán y mientras realizaba una visita a los heridos por el combate, “El Vaquerito” fue informado de la existencia de un francotirador apostando en el techo de una de las casas del pueblo. Se trataba de uno de los guardias irredentos del cuartel, el cual había causado ya una baja civil. Ni corto ni perezoso, Roberto Rodríguez decidió subir al techo de una de las casas, y ante la advertencia de uno de sus compañeros de no subir, puesto que sería blanco fácil, replicó: “Bueno, si me matan a mí, ustedes sabrán entonces donde está escondido y podrán hacerle frente”.1331 El integrante del “Pelotón Suicida” Manuel Marzoa Malbesado rememora otro episodio recurrente de esta temeridad tan característica. Durante la toma de Placetas, sus hombres se toparon con un puesto enemigo consistente en aproximadamente una docena de soldados junto a una ametralladora media, popularmente conocida en el conflicto como “treinta”. La primera ráfaga tomó a los de Roberto Rodríguez por sorpresa, y milagrosamente sólo causó un herido. Ante el desconcierto causado por el encuentro, Marzoa Malbesado recordaba:

“En medio del desconcierto, veo que El Vaquerito le parte para arriba a la treinta, entonces le grité aturdido:
 - Pero, coño, ¿tú estás loco?
Me respondió excitado:
 - ¡Hay que eliminar la treinta sea como sea! ¡Cúbranme!”

  • 1332 Entrevista a Manuel Marzoa Malbesado, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaque (...)

12La carga del pelotón afectó la moral de los soldados del régimen, que huyó despavorida y abandonando el arma. Según el testigo, la acción fue tan arriesgada que con el solo hecho de mantener aquellos hombres la posición y utilizar la ametralladora, hubieran muerto todos.1332

  • 1333 Entrevistas a Rolando Suárez, Alfonso (a) “Guao”, Hugo del Río Guerra, Rubén Domínguez Solís y Orla (...)

13En Caibarién, y ante la negativa a rendirse del teniente al cargo del cuartel de la Guardia Rural, “El Vaquerito” le planteó una solución bastante radical: que caminara diez pasos y sacara la pistola. Sin embargo, la ocurrencia fue rápidamente abortada por los subordinados de Roberto Rodríguez. La situación continuaba estancada, con un grupo de guardias desarmados y un teniente bastante reticente a entregar el mando. El siguiente paso del de Los Hondones sigue resultando hoy sorprendente. En plena tregua y en el interior del cuartel, decidió acostarse en una colombina a dormir. A los veinte minutos lo despertaron para comunicarle la rendición del teniente Tapanes y su dotación.1333

  • 1334 Entrevista a José Manuel Iglesia, (a) “Pepe”, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, (...)

14Otro integrante del “Pelotón Suicida” José Manuel Iglesia, (a) “Pepe”, recuerda un momento especialmente peligroso en la toma de la Estación de Policía de Remedios. Cuando la misma estaba ardiendo, por acción de los cócteles molotov que les habían tirado los rebeldes, los policías allí acantonados decidieron subir a la azotea. El motivo fue revelado por otro miembro del cuerpo que se acercó a “El Vaquerito”: dentro de unas gavetas en una de las oficinas del edificio había cartuchos de dinamita, por lo que le advirtió el peligro de acercarse. Roberto Rodríguez corrió hacia el interior del edificio, penetró en la oficina indicada por el policía, forzó los cajones y sacó la dinamita, que entregó a “Pepe” ya caliente por la elevación de la temperatura que producían las llamas.1334

  • 1335 Entrevista a Hugo del Río Guerra, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito (...)
  • 1336 El acuerdo entre ambos movimientos políticos tenía un antecedente en el “Pacto de México” de agosto (...)
  • 1337 De hecho, el comandante argentino llegó a definirlo en sus Pasajes de la Guerra Revolucionaria como (...)
  • 1338 Según Tamayo Núñez, el “Che” planteó la necesidad de que el jefe del grupo fuera el más suicida de (...)

15La labor de extender las operaciones del Ejército Rebelde hacia el Occidente de la Isla marcó un nuevo punto de inflexión en la vida de Roberto Rodríguez. La responsabilidad recayó sobre dos nuevas columnas, la nº 2 “Antonio Maceo”, comandada por Camilo Cienfuegos y la nº 8 “Ciro Redondo”, dirigida a su vez por Ernesto “Che” Guevara”. Roberto Rodríguez no estaba incluido inicialmente en ninguna de las dos columnas, lo que provocó su solicitud de inclusión en la segunda. Su determinación fue tal que estaba dispuesto a ser relevado del mando sobre su escuadra y acceder como soldado. Guevara lo aceptó sin ningún inconveniente.1335 La tarea de descender y cruzar el llano hacia la relativa seguridad de las elevaciones del Escambray resultó ardua y difícil. Fue durante los días en los que desde esa zona se organizaban los distintos frentes en Las Villas y se consolidaban los lazos entre el Directorio Revolucionario 13 de Marzo y el Movimiento 26 de Julio, que se conformó el “Pelotón Suicida”.1336 No obstante, esta idea había rondado la cabeza de “El Vaquerito” desde hacía algún tiempo, ya que en el momento de planteársela formalmente al “Che” Guevara, este le respondió recordándole que ya le había planteado la iniciativa anteriormente, según testimonio de Leonardo Tamayo Núñez. Esta consistía en la creación de un pelotón de hombres capaces de realizar misiones comando de una forma rápida y eficaz cuando se le requiriese, lo cual implicaba un alto nivel de peligrosidad para todos sus integrantes. De ahí que el propio Guevara lo definiese como “Suicida”.1337 El Comandante argentino no encontró inconveniente alguno a su creación, más cuando Roberto Rodríguez le comunicó su deseo de liderarlo.1338

16Lo cierto es que si alguien en aquella columna era lo suficientemente audaz o temerario para liderar un grupo de tales características era el de Los Hondones. Y, de hecho, en dos ocasiones en el avance en el llano había tenido experiencias muy cercanas a la configuración que pretendía. Si hubiera sido por él, el citado pelotón hubiera afrontado su primera misión (y quizás la última) incluso antes de haber sido creado, en el cuartel de Caracusey (Las Villas). Se le había designado para acometer una misión de reconocimiento sobre el mismo junto a Emérido Meriño Peña (a) “Mero” y Leonardo Tamayo Núñez. El trío se aproximó mucho al cuartel, y “El Vaquerito” no pasó la oportunidad de proponer a sus compañeros la toma del mismo, a punta de cuchillo y aprovechando el factor sorpresa. Estos se negaron rotundamente, por la diferencia numérica (una veintena de guardias), y porque hubiera supuesto una insubordinación a las órdenes del comandante “Che” Guevara.

  • 1339 Entrevistas a Rogelio Acevedo, combatiente de la Columna 8 y Digno Zambrano Tejeda, integrante del (...)

17Antes del episodio del Caracusey, Roberto Rodríguez hizo frente a una situación propia de pelotones comando. Ocurrió en pleno despliegue hacia Las Villas, en el batey de la Hacienda “La Federal”, actual municipio de Colombia, provincia de Las Tunas, en las llanuras camagüeyanas. Allí, la Columna 8 cayó en una emboscada, de la que resultarían muertos dos guerrilleros. En el transcurso de la misma, los soldados del ejército cubano se replegaron hacia el chalet del batey, parapetándose en una de las habitaciones. Tres hombres fueron autorizados para asaltar el edificio como un grupo comando: Ángel Frías, Enrique Acevedo y Roberto Rodríguez. Tras facilitar Acevedo el acceso de sus compañeros por la puerta principal, registraron sin novedad la planta baja. Seguidamente subieron las escaleras hacia la planta alta, neutralizando al cabo al cargo de la tropa en las habitaciones del ala oriental. Al intentar acceder a la otra ala, “El Vaquerito” fue sorprendido por el fuego enemigo, del que consiguió evadirse retrocediendo hacia el pasillo, donde se encontraban sus dos compañeros. El de Los Hondones volvió a la habitación para abrir fuego contra los soldados allí apostados, exhortándoles a rendirse o a salir a pelear, uniéndosele Enrique Acevedo en el ataque. Durante el transcurso de la refriega, Ángel Frías cayó del segundo piso, fracturándose un tobillo, y Enrique Acevedo fue herido en ambos brazos. Pese a la intimidación verbal ejercida por “El Vaquerito”, la diferencia numérica se impuso y un proyectil inutilizó su fusil. Sin amedrentarse un segundo, tomó el de su compañero herido y cubrió su retirada. La posición firme e intimidatoria, sin parar de disparar, dio finalmente sus frutos, rindiéndose los tres guardias que quedaban con vida.1339

  • 1340 No es extraño encontrar un elemento que se repite en la mayoría de los relatos de los superviviente (...)

18La organización del “Pelotón Suicida” tuvo durante su corta pero intensa existencia (en torno a un mes y medio escaso) a Roberto Rodríguez Fernández como Capitán y jefe, con tres tenientes, Leonardo Tamayo Núñez, Hugo del Río Guerra y Emérido Meriño Peña, (a) “Mero”, contando con un total de cuarenta y tres individuos más que participaron en el mismo. Como parte de la Columna 8, tomó parte directa y necesaria en la toma de las poblaciones de Fomento, Cabaiguán, Placetas, Remedios, Caibarién y Santa Clara.1340 Precisamente sería en esta última ciudad, capital de la provincia de Las Villas y a la postre la última gran batalla entre las fuerzas de Batista y los rebeldes, donde Roberto Rodríguez encontraría la muerte. La causa de la misma no sería otra que el mejor ejemplo de su carácter y forma de actuar en la campaña: en primera línea de fuego, consecuencia de una sola bala. La toma de la ciudad por el Ejército Rebelde fue un episodio tan exigente como sangriento, que se cobró la vida del integrante del “Pelotón Suicida” Ramiro Santiago e hirió de suma gravedad a Ángel Roque Barroso, (a) “Barbarroja” en la Loma del Capiro. Ya en la ciudad, cayeron heridos otros tantos, siendo uno de los más graves José Manuel Iglesia, (a) “Pepe”, con cuatro proyectiles en el vientre. Finalmente, los hombres de Roberto Rodríguez se enfrentaban al objetivo designado por la comandancia de la Columna 8, la estación de policía.

  • 1341 Entrevistas a Leonardo Tamayo Núñez y Orlando Beltrán León, (a) “El Mexicano”, integrantes del “Pel (...)

19El importante número de efectivos desplegados por toda la ciudad, incluso con algunos tanques, blindados y tanquetas, provocó un avance lento de las fuerzas del “Pelotón Suicida”. El grupo se había dividido en dos fuerzas principales, una al mando del teniente Hugo del Río Guerra, y la otra en manos del Capitán Roberto Rodríguez Fernández, “El Vaquerito”. Las inmediaciones de la estación de policía estaban bien cubiertas por los soldados batistianos, lo que impedía el avance. Para hacer efectivo el asedio, era necesario tomar la iglesia del Carmen, el edificio más próximo. Emérido Meriño Peña, (a) “Mero”, se atribuye la idea principal de la estrategia esgrimida por los hombres de Roberto Rodríguez, aprovechar la disposición de calles y casas para abrirse paso hasta la parte posterior de la iglesia, rompiendo las paredes. Aproximadamente unos cien metros despejados por medio de una mandarria o mazo de hierro, evacuando a la vecindad de las casas. Otra parte de las fuerzas “suicidas”, con el teniente Leonardo Tamayo Núñez, cumplían a su vez las órdenes del “Che” Guevara de capturar los tanques operativos. En torno a las cinco de la tarde del 30 de noviembre, Roberto Rodríguez se situaba junto a Orlando Beltrán León, (a) “El Mexicano” y otro compañero en una azotea a unos cincuenta o sesenta metros de la estación de policía. Al tratar de neutralizar a un grupo de seis enemigos que corrían por el parque cercano, reciben los disparos de las metralletas de dos tanques. Una bala atraviesa la cabeza de “El Vaquerito” dejándole gravemente herido. Según Leonardo Tamayo, se trató de una bala de un fusil M-1 la que acaba con su vida. El doctor y comandante Óscar Fernández Mell le asistió en la agonía, pero resultó inútil. Su comandante, uno de los líderes que lo vieron alcanzar la sierra del Escambray con la ropa hecha jirones, y del que sin duda había aprendido muchos recursos para la lucha, reaccionó de forma inusual ante su cadáver. Guevara, que acostumbraba a interiorizar las pérdidas de sus hombres en campaña, no pudo reprimir el exclamar: “ ¡Me han matado cien hombres!”.1341 En su Pasajes de la Guerra Revolucionaria recordaba ese momento:

  • 1342 Guevara de la Serna, Pasajes de la Guerra Revolucionaria…, op. cit., p. 249.

“Se había logrado tomar la Central Eléctrica y toda la parte noroeste de la ciudad, dando al aire el anuncio de que Santa Clara estaba casi en poder de la Revolución. En aquel anuncio que di como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Las Villas, recuerdo que tenía el dolor de comunicar al pueblo de Cuba la muerte del capitán Roberto Rodríguez, El Vaquerito, pequeño de estatura y de edad, jefe del Pelotón Suicida, quien jugó con la muerte una y mil veces en lucha por la libertad.”1342

  • 1343 Entrevista a Roberto León González, combatiente de la Columna 11, en Morales, Larry, El Vaquerito. (...)

20Igualmente, y gracias a la entrevista de Larry Morales al compañero Roberto León González, como otras tantas que sustentan estas líneas, conocemos que el citado combatiente de la Columna 11 fue testigo de primera mano de la reacción del Comandante Camilo Cienfuegos al conocer la muerte de Roberto Rodríguez. Al dirigirse juntos a Santa Clara en busca de una bazuca o lanzacohetes antitanque en posesión de la Columna 8, un grupo del Ejército Rebelde les informa de la muerte de “El Vaquerito”. Según León González, Camilo Cienfuegos reaccionó súbitamente indignado: “ ¡Coño, con tanto hijo de puta que hay por ahí…!”.1343 El cadáver de Roberto Rodríguez fue velado y enterrado en tierra en Placetas, con la amenaza de la aviación aun cerniéndose sobre la zona. El “Pelotón Suicida” perdió así a su Capitán y jefe, responsabilidad que recaería en Leonardo Tamayo, con el auxilio de Hugo del Río Guerra.

21De esta forma se despedía Roberto Rodríguez Fernández de la Revolución Cubana, y de su propia revolución. Aquella que había comenzado muy joven dejando el medio agrario para buscar su sustento en el urbano, y tras considerar insoportables las condiciones del mismo, intentando cambiarlas junto a otros. Y durante todo ese tiempo, absorbiendo “como una esponja” de todo y de todos. Su vida resultó corta, es cierto, pero como llegó a escribir de él Guevara:

  • 1344 Guevara de la Serna, Pasajes de la Guerra Revolucionaria, p. 78.

“Una vez se me ocurrió interrogar a “El Vaquerito”, después de una de las sesiones nocturnas de lectura que teníamos en la columna, tiempo después de incorporado a ella. “El Vaquerito” empezó a contar su vida y, como quien no quiere la cosa, nosotros, a hacer cuentas con un lápiz. Cuando acabó, después de muchas anécdotas chispeantes le preguntamos cuántos años tenía. “El Vaquerito” en aquella época tenía poco más de veinte años, pero del cálculo de todas sus hazañas y trabajos se desprendía que había comenzado a trabajar cinco años antes de nacer”.1344

Notes

1315 Siempre que se trata algún aspecto del campesinado cubano en el periodo republicano, e incluso en el revolucionario, es imprescindible comprender la exaltación nacionalista de principios de siglo, su papel como representante de Cuba y su identidad. El campesino (blanco) como elemento clave de la forja de la identificación nacional, enfrentado a la desposesión de su tierra, la cubana. Para ello resulta imprescindible consultar Naranjo Orovio, Consuelo, “La historia se forja en el campo: nación y cultura cubana en el siglo XX”, Historia Social, Fundación Instituto de Historia Social, Valencia, N° 40, 2001, pp. 153-174.

1316 Martín Barrios, Adelfo, “Historia política de los campesinos cubanos” en González Casanova, Pablo (coordinador), Historia política de los campesinos latinoamericanos, vol. 1, Siglo XXI Editores, México D.F., 1984, pp. 64-65; “Organization and Collective Resistance in Oriente, 1934-1956” en Swanger, Joanna, Rebel lands of Cuba. The campesino struggles of Oriente and Escambray, 1934-1974, Lexington Books, Lanham, 2015, pp. 77-114.

1317 Marifeli Pérez-Stable utilizó para calcular estos datos, entre otros, los documentos titulados Censos de población, viviendas y electoral. Enero 28 de 1953 y Agrupación Católica Universitaria, ¿Por qué reforma agraria? (1957). Advertía que, para el primero, “se consideraba zona urbana a todas aquellas poblaciones de 150 personas o más, que contaran con una serie de servicios que incluía electricidad, salud, prestaciones legales y espectáculos”, Pérez-Stable, Marifeli, La revolución cubana. Orígenes, desarrollo y legado, Editorial Colibrí, Madrid, 1998, pp. 61-65.

1318 Los dirigentes de la revolución no perdieron tiempo en plasmar sus pretensiones con respecto al sector campesino, publicando su Ley de la Reforma Agraria, el 17 de mayo de 1959. Ver Jiménez Castro, Pilar (Ed.), Documentos de la revolución cubana 1959, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2008, pp. 165- 191.

1319 Winocur, Marcos, Las clases olvidadas en la revolución cubana, Crítica, Barcelona, 1979, pp. 125-137.

1320 Guevara, Ernesto, Pasajes de la Guerra Revolucionaria, Navarra, Editorial Txalaparta, 1997, pp. 77-78.

1321 Ídem, p. 91.

1322 Ídem, p. 89.

1323 Entrevista a Digno Zambrano Tejeda, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, Editorial Capitán San Luis, La Habana, 2008, pp. 108, 110-111.

1324 Entrevista a Hugo del Río Guerra, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 211.

1325 Su hermano, Ramón Rodríguez Fernández, le preguntó en una ocasión durante el transcurso del conflicto el porqué de llevar tanto peso encima, señalándose el perjuicio que para su agilidad de movimientos suponía cargar con tantas cananas, peines y cuchillos. La respuesta de “El Vaquerito” fue la siguiente: “a la hora de combatir, el hombre tiene que sentirse seguro y, ¿cómo sentirse seguro? pesando: mientras más peso tiene uno, más seguridad posee a la hora de realizar cualquier movimiento… (…) Todo lo que a uno le sea necesario en la guerra debe llevarlo encima: la cuchara, los peines, la cantimplora, el cuchillo, con todo se debe andar constantemente”. Entrevista a Ramón Rodríguez Fernández, hermano de Roberto Rodríguez, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 187.

1326 Entrevista a Rolando Suárez, Alfonso (a) “Guao”, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 202.

1327 Celia Sánchez llegó a decir de él que “cumplía muchas misiones en el llano. Fidel lo mandaba como mensajero. Este tipo de misión se le encomendó bastante porque las cumplía con esmerada precisión: era una esponja, todo lo captaba”, entrevista a Celia Sánchez, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 86.

1328 Entrevista a Orestes Concepción Luna, integrante del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, pp. 169-170.

1329 Entrevista a Diego Parra Pérez, fundador del Frente Norte de Las Villas, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, pp. 171-172.

1330 Entrevista a Juan Rodríguez García, padre de Roberto Rodríguez, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, pp. 222-223.

1331 Entrevistas a Juan Rodríguez García, padre de Roberto Rodríguez y Orestes Concepción Luna, integrante del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, pp. 160-161.

1332 Entrevista a Manuel Marzoa Malbesado, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 164.

1333 Entrevistas a Rolando Suárez, Alfonso (a) “Guao”, Hugo del Río Guerra, Rubén Domínguez Solís y Orlando Beltrán León, (a) “El Mexicano”, integrantes del “Pelotón Suicida”, y Óscar Fernández Mell, combatiente de la Columna 8 “Ciro Redondo” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, pp. 182-184. Ya le había ocurrido algo parecido al tomar un puesto enemigo en Cabaiguán. En medio de la refriega por el mismo le dijo a los miembros de su pelotón que iba a dormir un rato, y que si al despertarse no se habían rendido, iba a llevar a cabo un ataque comando. Manuel Marzoa Malbesado, testigo de la escena y parte de su pelotón, aseguraba que el espacio no se adecuaba para un ataque directo como ese, temiéndose lo peor. Roberto Rodríguez desistió en el último momento al resultar efectivo un trato de rendición sugerido por uno de sus subordinados. Entrevista a Manuel Marzoa Malbesado, integrante del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 156-157.

1334 Entrevista a José Manuel Iglesia, (a) “Pepe”, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 172.

1335 Entrevista a Hugo del Río Guerra, integrante del “Pelotón Suicida”, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 96.

1336 El acuerdo entre ambos movimientos políticos tenía un antecedente en el “Pacto de México” de agosto de 1956, suscrito por José Antonio Echeverría y Fidel Castro. Dos años después se firmaba uno nuevo en las inmediaciones de la sierra del Escambray, el “Pacto de El Pedrero”, concretamente el 1 de diciembre de 1958. Tras la derrota de la ofensiva batistiana contra la zona que da nombre al pacto, las fuerzas militares del directorio pasaron a constituir la “Columna Directorio Revolucionario 13 de Marzo”, subordinada al mando único del comandante “Che” Guevara. Ver Pérez Cabrera, Ramón, La Revolución. Pilares del Socialismo en Cuba, 1956-1959, Lulu, 2013, pp. 210-215.

1337 De hecho, el comandante argentino llegó a definirlo en sus Pasajes de la Guerra Revolucionaria como “un ejemplo de moral revolucionaria”. Tras recordar que sólo pertenecían a él voluntarios escogidos, afirmó que “cada vez que un hombre moría - y eso ocurría en cada combate- al hacerse la designación del nuevo aspirante, los desechados realizaban escenas de dolor que llegaban hasta el llanto. Era curioso ver a los curtidos y nobles guerreros, mostrando su juventud en el despecho de unas lágrimas por no tener el honor de estar en el primer lugar de combate y de muerte”, Guevara de la Serna, Pasajes de la Guerra Revolucionaria…, op. cit., p. 249.

1338 Según Tamayo Núñez, el “Che” planteó la necesidad de que el jefe del grupo fuera el más suicida de todos, a lo que Roberto Rodríguez respondió que aquello era lo más fácil, autonombrándose él. Entrevistas a Emérido Meriño Peña, (a) “Mero” y Leonardo Tamayo Núñez, integrantes del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 129-131.

1339 Entrevistas a Rogelio Acevedo, combatiente de la Columna 8 y Digno Zambrano Tejeda, integrante del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 103-105.

1340 No es extraño encontrar un elemento que se repite en la mayoría de los relatos de los supervivientes del “Pelotón Suicida”, la constante falta de sueño. La somnolencia les atormentaba en sus puestos de combate, consecuencia de un avance prácticamente sin tregua.

1341 Entrevistas a Leonardo Tamayo Núñez y Orlando Beltrán León, (a) “El Mexicano”, integrantes del “Pelotón Suicida” en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p. 221.

1342 Guevara de la Serna, Pasajes de la Guerra Revolucionaria…, op. cit., p. 249.

1343 Entrevista a Roberto León González, combatiente de la Columna 11, en Morales, Larry, El Vaquerito. Jefe del Pelotón suicida del Che, p .222.

1344 Guevara de la Serna, Pasajes de la Guerra Revolucionaria, p. 78.

Auteur

Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search