Version classiqueVersion mobile

El debate permanente

 | 
Juan Marchena
, 
Manuel Chust
, 
Mariano Schlez

Primera parte. Modos de Producción

Derroteros de la expansión capitalista en Argentina: la formación de un mercado de fuerza de trabajo agrícola pampeano durante la etapa agroexportadora (1880-1914)

Pablo Volkind

Texte intégral

I. Introducción863

  • 863 Quiero agradecer especialmente a Claudio Spiguel y Gabriela Gresores por los fecundos intercambios, (...)

1En Argentina –y en especial en la región pampeana-, el avance del capitalismo presentó un derrotero particular en función de la centralidad que tuvo la producción agropecuaria para exportación. El desarrollo industrial quedó relegado a un segundo plano y la economía giró en torno al cultivo de la tierra, la cría de ganado y la expansión de los servicios y el transporte, mayoritariamente controlado por el capital monopolista extranjero. Este fenómeno coincidió con la plena incorporación de nuestro país al mercado mundial contemporáneo como resultado de las transformaciones que operó la penetración de las grandes potencias imperialistas.

2El desarrollo del nuevo régimen de producción tuvo un recorrido sinuoso y zigzagueante determinado por el entrelazamiento y la coincidencia de intereses entre los grupos oligárquicos locales (grandes propietarios y comerciantes) y el capital extranjero, que resultó en la consolidación de una formación económico-social dependiente de Gran Bretaña y otras potencias europeas. Esa dependencia, unida a la hegemonía de los terratenientes detentadores del monopolio de la tierra determinó una marcada desigualdad en el desarrollo de cada una de sus regiones. La conquista de la Patagonia y el Chaco y la delimitación precisa de la superficie de los campos, garantizaron a los terratenientes el control sobre el conjunto del territorio y materializaron “el fin de la frontera abierta”.

  • 864 Sobre el concepto de modo de producción y formación económico-social ver Marx, Carlos, Introducción (...)

3En la pampa húmeda, el avance del alambrado y la nueva legislación limitó el acceso a los recursos básicos a un porcentaje significativo de la población rural. Así fueron cercenando las posibilidades de garantizar su reproducción a un porcentaje significativo de los habitantes que se vieron obligados a vender su fuerza de trabajo, aunque sea por unos meses. Este proceso confluyó con el arribo de millones de inmigrantes que transformaron y engrosaron las filas de la naciente clase obrera, de los diversos estratos de chacareros, de los comerciantes y los empresarios. En otras zonas del país la expropiación se dio a expensas de las poblaciones originarias y campesinas en beneficio de un reducido número de grandes latifundistas que fundaban su poder no sólo en diferencias económicas, políticas y sociales sino también étnicas. Sin embargo, el despojo de sus tierras o el confinamiento en otros espacios no implicó necesariamente que estas comunidades terminaran acudiendo al mercado como mano de obra, sino que, en muchos casos, buscaron formas alternativas de supervivencia. La configuración histórica de las condiciones objetivas y subjetivas de estas regiones, tuvieron una directa incidencia en la pervivencia y reconfiguración de relaciones precapitalistas donde la compulsión y coerción resultaron un componente fundamental a la hora de proveer fuerza de trabajo para las plantaciones azucareros o los yerbatales.864

4Poblaciones criollas, inmigrantes y originarias se transformaron en los diversos afluentes de la fuerza de trabajo que, con diversas temporalidades, incentivos, dificultades y modalidades, garantizaron la recolección de los cultivos en un país cuyos sectores dominantes se jactaban de haberlo transformado en el “granero del mundo”.

5Las desigualdades regionales mencionadas fueron producto de una serie de procesos y factores. Por un lado, las características del proyecto social que logró hegemonizar la construcción del país luego de la ruptura revolucionaria de Mayo de 1810. Por otro, la orientación agroexportadora que le impusieron la clase terrateniente criolla y sus socios comerciales que dirigieron ese proceso. También, hacía fines del siglo XIX, por la cristalización de una nueva formación económico-social donde pasó a predominar –a escala social- el trabajo asalariado, aunque se conformaron mercados de fuerza de trabajo acotados espacialmente y con pautas de funcionamiento particulares en las diversas zonas del país. Se incorporaron nuevos medios de producción y se consolidó un nuevo bloque de clases dominantes.

  • 865 Es el caso de Ernesto Tornquist quien no sólo compró miles de hectáreas en distintas provincias arg (...)
  • 866 Pequeño núcleo de poderosos empresarios que operaron como representantes e intermediarios del capit (...)

6Dicho bloque estuvo conformado por la asociación entre los terratenientes y el capital monopolista extranjero -que penetró masivamente desde 1880 en dos grandes oleadas generando la infraestructura de transporte y comercialización- y por la emergencia de una burguesía intermediaria constituida por un sector de grandes propietarios que diversificaron sus inversiones y por comerciantes licenciatarios de los monopolios europeos que expresaban la unidad del comercio y la gran propiedad. También integraron las filas de esta gran burguesía local un reducido pero poderoso núcleo de inmigrantes que arribaron con recursos y mantuvieron estrechos vínculos con el capital extranjero y sus casas matrices en el viejo continente.865 Estos sectores accedieron a la compra de tierras mediante vínculos políticos e inversiones en un mercado al que pocos accedían y luego diversificaron sus operaciones colocando dinero en el sistema bancario e instalando establecimientos agroindustriales. Su acumulación dependía y estaba entrelazada con los intereses de diversos sectores del capital monopolista extranjero y por su relación orgánica con el Estado oligárquico, relaciones que, en determinadas coyunturas, generaron tensiones que evidenciaban las contradicciones secundarias entre las diversas alas de esa gran burguesía asociadas con distintos centros exportadores de capital.866

  • 867 Mariátegui, José Carlos, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, Ediciones El Andar (...)

7El proceso que transitaron, desde mediados del siglo XIX, esos terratenientes y comerciantes devenidos en burgueses es lo que José Carlos Mariátegui -gran intelectual y dirigente peruano-denominó “la mediocre metamorfosis de la clase dominante”, caracterización que daba cuenta del derrotero de un sector de la oligarquía que controlaba palancas claves del Estado e impulsó un desarrollo capitalista dependiente, desintegrado, unilateral y primario exportador.867

8Estos sectores de origen colonial y pre-capitalista adoptaron un comportamiento adaptativo a las nuevas condiciones creadas por el mercado mundial con el objetivo de garantizar la realización de la renta del suelo y la ganancia a través de la venta de la producción agropecuaria y sus derivados. Eso requirió “abrir las puertas del país” al capital monopolista extranjero y operar ciertas transformaciones en la estructura económica y en la esfera jurídico-política que encararon los sectores más “modernizantes” de las clases dominantes locales: consolidar el funcionamiento y la reproducción del nuevo orden a través de un poder ejecutivo, legislativo y judicial a escala nacional, estructurar un aparato represivo central para eliminar las oposiciones sociales y regionales, garantizar la defensa de la propiedad privada absoluta en los ámbitos urbanos y rurales, generar condiciones de privilegio para estimular la llegada de inversiones extranjeras y la conformación de un mercado de fuerza de trabajo, particularmente en el litoral del país.

9Justamente, el estudio sobre la formación y dinámica del mercado de fuerza de trabajo resulta una puerta de entrada privilegiada para avanzar en la comprensión de las formas particulares que tuvo el desarrollo del capitalismo en Argentina. Aunque en todo el mundo la creación de una mano de obra moderna fue un camino largo y sinuoso, el marcado predominio de las actividades agrarias en estas latitudes se convirtió en un obstáculo para el completo asalariamiento de la fuerza de trabajo ya que la enorme demanda estacional que existía en la región pampeana y en otras producciones del país se resolvía con trabajadores temporarios que luego de finalizadas esas tareas se encontraban con serias dificultades para garantizar su subsistencia el resto del año.

  • 868 A diferencia de la agricultura donde el predominio del arrendamiento genera que los chacareros se t (...)

10En este trabajo, el foco del análisis se concentra en la actividad agrícola en la pampa húmeda dado que, en esta actividad rural, los trabajadores tuvieron mayor libertad para movilizarse, percibieron sus salarios en papel moneda nacional (con más regularidad) y pudieron alcanzar ciertos grados de sindicalización. En cambio, en la producción ganadera -el otro pilar de la etapa agroexportadora- la consolidación de las relaciones laborales modernas se vio condicionada por factores históricos y estructurales diferentes.868

  • 869 Cortés Conde, Roberto, El progreso argentino, 1880-1914, Buenos Aires, Sudamericana, 1979.

11En el caso particular de la región pampeana, epicentro de la producción agropecuaria para exportación de la Argentina, entendemos que no existió -como se ha dicho- un mercado de fuerza de trabajo agrícola “perfectamente elástico” basado en la libre movilidad del “factor trabajo” en busca de las mejores remuneraciones, sino que en su desarrollo operaron contradictoriamente diversas mediaciones económicas, culturales, políticas y sociales que fueron impactando su estructuración.869

  • 870 Sobre la “infantería ligera del capital” Marx planteaba que estaba constituida por los obreros tras (...)
  • 871 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, 22, Buenos Aires, 28 de febrero de 1913; José Panetti (...)

12En el litoral, se constituyó en lo fundamental una “infantería ligera del capital” que rotaba entre diversas labores transitorias urbanas y rurales tratando de garantizar su supervivencia de diversas maneras.870 Esta situación refiere a otra de las características del desarrollo del capitalismo en Argentina -y en las zonas rurales en particular- asociada a las dificultades de aquellos sectores expropiados y proletarizados para sobrevivir. Las diversas personificaciones del capital agrario requerían garantizar la mano de obra necesaria para la labor que mayor fuerza de trabajo demandaba: levantar las cosechas. Por un lado, era una necesidad compartida por los chacareros medios devenidos en pequeña burguesía rural, capitalistas agrarios dedicados a la agricultura y los empresarios contratistas de trilla que conformaban el núcleo principal de los contratadores directos de jornaleros a pesar de las marcadas diferencias que existían en sus condiciones de acceso a la tierra, al crédito y a las posibilidades de acumulación y capitalización. Por el otro, también estaban interesados en la finalización de las labores en tiempo y forma sus principales beneficiarios: el gran capital agrario, los terratenientes y el capital monopolista que controlaba el transporte y la comercialización. Pero una vez terminada la tarea, todos podían desentenderse de la reproducción social de dichos sujetos. De este modo, el predominio de una demanda estacional de fuerza de trabajo en una sociedad cuya base económica giraba en torno a la producción agropecuaria generó ciclos de auge y desocupación caracterizados por el recurrente “paro forzoso” inherente al ciclo agrícola.871

  • 872 Marx, Carlos, El Capital. Crítica de la economía política, Fondo de Cultura Económica, México, 1995 (...)

13Aunque la mayoría de estos trabajadores (los transitorios) provenía de ámbitos urbanos o periurbanos (pueblos de campañas, pequeñas ciudades o grandes urbes como Capital Federal), su remuneración principal provenía de las labores que desempeñaban en los ámbitos rurales donde buscaban ocupación entre noviembre y junio. En este sentido, sólo a modo de referencia, se puede retomar las afirmaciones que realiza Marx para el caso de Irlanda y las distinciones que efectúa con respecto a Inglaterra. Después de describir las condiciones de trabajo y de vida de los obreros agrícolas ingleses concluía: “se recordará que el proletariado rural inglés nos mostraba también fenómenos semejantes. La diferencia está en que, en Inglaterra, país industrial, la reserva fabril se reclutaba en el campo, mientras que, en Irlanda, país agrícola, la reserva rural se recluta en las ciudades, refugio de los campesinos arrojados del terruño. Allí, los brazos sobrantes de la agricultura se convierten en obreros fabriles; aquí [en Irlanda], los asalariados urbanos, siguen siendo obreros agrícolas y se ven constantemente empujados de nuevo al campo en busca de trabajo”.872 Salvando las distancias entre lo sucedido en Irlanda y Argentina, y tomando en consideración que para el caso local una proporción significativa de los “campesinos arrojados del terruño” provenían de Italia y España, las precisiones efectuadas por Marx ofrecen una referencia para avanzar en la comprensión de la dinámica laboral que se consolidaba en la región pampeana para un porcentaje relevante de la población asalariada donde se amalgamaron diversos afluentes étnicos y geográficos.

14Al respecto, resulta llamativo que, si bien existieron movimientos poblacionales temporarios en espacios más acotados, las evidencias disponibles no informan sobre desplazamientos significativos provenientes de las provincias y territorios norteños hacia la región pampeana para la cosecha: ¿Por qué no se movilizaban?, ¿resultaba más conveniente a un europeo viajar tres semanas en barco y atravesar el Océano Atlántico para trabajar tres o cuatro meses y luego regresar? ¿por qué la población más pauperizada de Jujuy, Salta, Chaco o Misiones no se desplazaba 1000 o 1500 kilómetros? ¿por qué no buscaban ocupación en tareas donde tenían mayores posibilidades de recibir un salario en papel moneda nacional de libre circulación? En otras palabras: ¿por qué el boom productivo no generó un mercado de fuerza de trabajo a escala nacional? Estos constituyen algunos de los interrogantes que guiaron este escrito.

15El trabajo está organizado en dos apartados: el primero refiere a las características fundamentales que tuvo el proceso de consolidación del mercado de fuerza de trabajo en la región pampeana entre fines del siglo XIX e inicios del XX mientras que en el segundo, se analizan en clave comparativa una serie de elementos particulares que hicieron a la especificidad de la explotación de la fuerza de trabajo en el ámbito rural en el norte argentino y que limitaron y obstaculizaron la concurrencia de dicha mano de obra hacia la región pampeana.

La consolidación del mercado de fuerza de trabajo agrícola en la región pampeana

  • 873 Bunge, Alejandro, “La desocupación en Argentina”, Revista Estudios, Buenos Aires, 1917. Citado en C (...)

16En las últimas décadas del siglo XIX se inició la expansión agrícola pampeana y se hizo imprescindible la demanda de un creciente volumen de mano de obra para la recolección del trigo, maíz y lino. Sembrar y cuidar los cultivos requería una proporción relativamente baja de trabajadores y en la mayoría de las parcelas era una tarea que realizaba el titular de la parcela junto a su grupo familiar. Pero las cosechas demandaban una elevada cantidad de jornaleros transitorios que pudieran recoger los granos, trillarlos y embolsarlos en tiempo y forma. A medida que se incrementó la superficie cultivada, aumentó pari passu el volumen de fuerza de trabajo demandada y, en los albores de la Primera Guerra Mundial, se calculaba que para esa tarea se requerían alrededor de 300.000 personas.873

17En principio, la población que ya residía en los pueblos y pequeñas ciudades tuvo un papel fundamental en la provisión de brazos para las cosechas. Los procesos de cercamiento y consolidación de la propiedad privada en los ámbitos rurales, el fin de la frontera “abierta” y el sometimiento del “gaucho” obligaron a un significativo contingente de personas a tener que garantizar la reproducción de su existencia a través de la venta de su fuerza de trabajo. Enfrentados a esta situación y dada la estacionalidad predominante de las diversas tareas rurales, un nutrido porcentaje de los habitantes de la campaña iniciaron un proceso de rotación entre distintas actividades donde se podía alternar –si se tenía la buena fortuna de conseguir ocupación ininterrumpida- la esquila (octubre y noviembre), la cosecha de trigo (diciembre a febrero) y luego la recolección del maíz (de marzo a junio). Esta población rural, que debía procurarse el modo de sobrevivir a lo largo del invierno -momento donde resultaba más complicado conseguir empleo-, no sólo había sido expropiada del acceso directo a ciertos medios de producción, sino que, además, tampoco tenía garantizada la demanda de su fuerza de trabajo durante todo el año. Una situación relativamente similar experimentaba un elevado porcentaje de las personas que residían en los pequeños pueblos y ciudades del interior de las provincias pampeanas que alternaban sus trabajos urbanos - jornaleros, albañiles, peones, lavanderas, costureras- con la participación en las cosechas del trigo y el maíz como forma de garantizarse una remuneración en los meses de primavera, verano y otoño, según la zona en que habitaran.

18También tomaron parte en la recolección de las cosechas un elevado número de trabajadores provenientes de las urbes más destacadas –Ciudad de Buenos Aires, Bahía Blanca, Rosario- que se movilizaban entre noviembre y junio hacia los campos para encontrar ocupación en la siega y trilla de los granos. Mayoritariamente se trataba de jornaleros que buscaban completar su supervivencia realizando tareas rurales dado que en las grandes ciudades también se hacía presente para muchos una demanda sólo estacional de trabajo, ya sea en la construcción, en la obra pública o en las actividades portuarias. Al respecto Juan Alsina, Director del Departamento de Inmigración, afirmaba que – refiriéndose a lo sucedido en la Capital Federal- los trabajadores hábiles en algún oficio que llegaban del exterior eran muy contados y que

  • 874 Alsina, Juan, El obrero en la República Argentina, Buenos Aires, 1905, tomo I, p. 43.

“el personal de las manufacturas, fábricas y algunos talleres se forma con gente jornalera, sin oficio determinado, sin educación especial, a la que se adiestra en el manejo de la maquinaria en breve tiempo, siendo muchas veces personal mudable, al que se puede someter al salario mínimo, y que se traslada de un oficio a otro, o abandona el que ha tomado por casualidad, para salir en los meses de septiembre a junio, a ocuparse de la esquila, siega y trilla de cereales y recolección del maíz”.874

  • 875 Memoria de la División de Inmigración. Año 1904, Ministerio de Agricultura de la Nación, Buenos Air (...)

19Entre los contingentes que se desplazaban al campo desde estas grandes ciudades se destacó el creciente número de inmigrantes del viejo continente que viajaban hasta estas costas para buscar un mejor porvenir o sólo para juntar una suma de dinero que luego les permitiera regresar de inmediato a sus países de origen con un ahorro.875

  • 876 Cédulas de población del Segundo Censo de la República Argentina, Archivo General de la Nación (en (...)

20Si bien la literatura ha otorgado un rol protagónico al inmigrante –y particularmente al “golondrina”- en la recolección de los granos, el análisis de los datos provistos por las cédulas del Censo de Población Rural, de 1895, permiten matizar esa imagen pues tanto en Pergamino como Tres Arroyos (dos distritos muy relevantes de los núcleos maicero y triguero bonaerenses, respectivamente), más de la mitad de los jornaleros rurales eran argentinos (62 % en el primer caso y 53 % en el segundo). Estos hechos permiten inferir que al menos en esta etapa inicial del desarrollo del mercado de fuerza de trabajo agrícola el peso de los jornaleros nacidos en el país era muy significativo en relación a los extranjeros, situación que se iría modificando entrado el siglo XX.876

21Un tercer contingente de braceros de siega y trilla estuvo conformado por la población que se movilizaba desde provincias del “interior” hacia las zonas rurales. Refiriéndose a lo sucedido en Santa Fe para inicios del siglo XX, Bialet Massé comentaba que

  • 877 Bialet Massé, Juan, Informe sobre el estado de la clase obrera, Hyspamérica, Madrid, 1985, tomo I, (...)

“… desde hace algunos años caen también a la cosecha muchos santiagueños, cordobeses y correntinos, algunos catamarqueños y riojanos y uno que otro tucumano, y no son pocos los peones del Rosario, Santa Fe y Córdoba, y aún artesanos que abandonan las ciudades tras el mejor jornal que las cosechas ofrecen. Espontáneamente se ha formado una cantidad de golondrinas criollas, y ya las hay que emigran a Tucumán en junio, para la zafra de la caña, vuelven a sus pagos en agosto y septiembre; se van en diciembre a las zonas cerealistas y vuelven en marzo o abril”. Sin embargo, no dudaba en reconocer que “lo más general es que hagan una sola campaña; ello es a causa de lo agotadores que son los trabajos; el que hace las dos se acaba en poco tiempo”.877

  • 878 Lattes, Alfredo, “La dinámica de la población rural en la Argentina entre 1870 y 1970”, Cuaderno de (...)

22Este tipo de migraciones, que están más documentadas para la provincia de Santa Fe y el norte de Buenos Aires, también crecieron en importancia para la cosecha triguera del sur bonaerense estimuladas por la mayor demanda laboral debida a la escasa población que habitaba en la zona. Al mismo tiempo, no todos los desplazamientos desde el interior del país tenían por objeto regresar al lugar de origen, notándose ya en estos primeros años del siglo XX que un porcentaje creciente optó por probar suerte y radicarse definitivamente en las zonas hacia donde había marchado en busca de trabajo.878

23Sin embargo, el escaso volumen de población oriunda del norte del país –con relación a la local y a la inmigrante- indicaría que todavía una proporción significativa de los habitantes del “interior” no era impulsada a desplazarse para lograr su reproducción, y/o que existían múltiples dificultades que limitaban la movilización (desde condiciones de existencia y subordinación social hasta el costo de los pasajes) o una combinación de diversos factores, que podrían dar cuenta del desarrollo desigual y contradictorio de la formación social argentina en proceso de “modernización”.

24Esta situación se evidenciaba en un momento en que – paradójicamente- la fuerza de trabajo disponible en la región pampeana parecía resultar escasa y los titulares de las explotaciones agrícolas reclamaban por la falta de brazos. Justamente, a inicios del siglo XX surgieron propuestas, que se hacían eco de las preocupaciones de terratenientes y agricultores, sobre la posibilidad de complementar la mano de obra pampeana impulsando la movilización de contingentes poblacionales de otras zonas del país, particularmente del noroeste. Así, desde las páginas de La Nación se enfatizaba:

  • 879 La Nación, Buenos Aires, 29 de noviembre de 1902, p. 11.

“se ha dicho ya que en el norte de la República hay muchos miles de peones criollos de los que trabajan en los ingenios de azúcar que podrían ser utilizados, porque en esta época no tienen precisamente aplicación alguna; pero esos peones que pertenecen a la provincia de Tucumán y a las limítrofes no se mueven sino en grupos considerables y sin que alguien se encargue de buscarlos y asegurarles el regreso”.879

  • 880 La Vanguardia, Buenos Aires, 2 de diciembre de 1911, p. 4. La nota lleva por título “Los negreros. (...)

25A pesar de que para inicios de la década de 1910 la fuerza de trabajo disponible en la región pampeana resultaba suficiente para efectuar la cosecha, la transitoria disminución de la inmigración italiana encendió las alarmas de las clases dominantes. Frente a la posible escasez de brazos para la recolección de los granos, se reeditaron propuestas para trasladar poblaciones del norte hacia la región pampeana. Al respecto, el periódico socialista La Vanguardia denunciaba que existían empresas que operaban sobre contingentes poblacionales del interior y de países limítrofes que ofrecían peones para las cosechas “dóciles, obedientes y laboriosos”, enviados al mando de un capataz que los vigilaba y los obligaba a cumplir con lo estipulado en un contrato que prácticamente desconocían. La agencia exigía como condición que los salarios de los peones fueran depositados en una de sus cuentas, dado que ellos se encargarían de entregarle a cada jornalero el sueldo y de devolverlo a su lugar de origen una vez finalizada su tarea.880

  • 881 La Semana Comercial, Bahía Blanca, 26 de Agosto de 1911, 3, p. 1.
  • 882 La Semana Comercial, Bahía Blanca, 19 de Agosto de 1911, 2, p. 1.
  • 883 La Nación, Buenos Aires, 5 de Octubre de 1911, pp. 6-7; La Nación, Buenos Aires, 12 de Noviembre de (...)

26También desde la zona triguera del sur de la provincia de Buenos Aires reaparecieron propuestas centradas en “reclutar peones en las provincias del norte para el levantamiento de las cosechas, supliendo así la falta de brazos que pudiesen producirse por efecto de las medidas adoptadas por el gobierno italiano”.881 En La Semana Comercial –periódico de Bahía Blanca- podía leerse: “La Rioja, Catamarca, Jujuy, Corrientes, son provincias en las cuales los peones ganan míseros jornales. Hábiles y sobrios, esos peones trabajan en la ganadería o en los obrajes de madera, labores infinitamente más penosas que las tareas agrícolas. Nada más fácil que derivar esa considerable masa de trabajadores hacia las regiones dedicadas a la agricultura”.882 Se reclamaba una efectiva rebaja en las tarifas ferroviarias que facilitara la movilización desde el interior y se recomendaba el traslado de santiagueños, puntanos, cordobeses o riojanos en lugar de tucumanos, salteños o jujeños.883

  • 884 Gresores, Gabriela, Volkind, Pablo y Giribone, Fernanda, “´Un servicio humanitario`. La circulación (...)

27Estas referencias a una potencial mano de obra disponible, al accionar de enganchadores y a la regulación de los movimientos a lo largo del territorio constituyen tópicos muy relevantes para profundizar el análisis sobre las formas particulares que asumió el desarrollo desigual del capitalismo en el conjunto de la formación social atendiendo a la dinámica que tuvo no sólo en la región pampeana sino también en el resto del país donde fue muy persistente la coexistencia de relaciones salariales y presencia de coacción extraeconómica.884

28En este sentido, resulta sugerente interrogarse acerca de las condiciones y factores que limitaron los desplazamientos poblacionales de los habitantes más empobrecidos del norte argentino hacia la región pampeana en los momentos de cosecha dado que éstos se localizaban a una distancia mucho menor que los inmigrantes europeos, los meses de cosecha de la caña de azúcar no se superponían con la recolección de los cereales y cuando, además, sobrevivían en peores condiciones que las imperantes en la región pampeana.

Los límites a la libre concurrencia en el mercado de fuerza de trabajo de la población del norte argentino

29Los desplazamientos de las poblaciones empobrecidas del norte argentino hacia la región pampeana en los períodos de cosecha estuvieron condicionados por sus posibilidades, necesidades y anhelos. Para avanzar en la comprensión de los factores que incentivaron o limitaron dichos movimientos de personas, se analizan en clave comparativa los principales mecanismos que se utilizaron para contratar la fuerza de trabajo transitoria, las remuneraciones, el papel de la coacción, las formas de protesta y las condiciones de trabajo que imperaban en las zonas rurales de la pampa húmeda y del norte del país.

Formas de contratación de la fuerza de trabajo

  • 885 La Vanguardia, 2 de diciembre de 1911, p. 2; Ascolani, Adrián, “Hacia la formación de un mercado de (...)

30Tanto en las producciones del norte de la Argentina como en la región pampeana los titulares de las explotaciones necesitaban trabajadores transitorios para la recolección de los cultivos dado que esta labor debía realizarse en un breve lapso de tiempo y, salvo en el caso del trigo, se efectuaba de forma manual. La contratación de los cosecheros en el litoral se realizaba, en la mayoría de los casos, en forma individual, ya sea directamente o a través de agencias públicas y privadas que ofrecían ocupación, organizaban el traslado y luego realizaban elevadas retenciones de los jornales de los obreros. También se recurría a la publicidad en los periódicos, quienes actuaban como verdaderos redistribuidores de trabajadores a través de artículos donde se señalaba la necesidad de mano de obra en tal o cual localidad. La afluencia de trabajadores atraídos por estas noticias contribuía a aumentar la oferta y por lo tanto disminuir los salarios dado que era recurrente la concentración de un volumen de fuerza de trabajo superior al efectivamente demandado. En las escasas oportunidades en que se registraron movilizaciones de cosecheros desde el norte del país, la evidencia indica que no se movilizaban solos sino en grupo y eran conducidos por “conchabadores” o “enganchadores” que ya tenían asegurada la colocación de estos trabajadores, garantizaban los traslados y ejercían un marcado poder sobre estos sujetos.885

  • 886 En el caso de Tucumán, un organismo oficial refería que se requerían para la cosecha de la caña de (...)
  • 887 Campi, Daniel, “Captación y retención de la mano de obra por endeudamiento. El caso de Tucumán en l (...)
  • 888 Alsina, Juan, El obrero en la República Argentina, p. 317.

31Al igual que la pampeana, las producciones del norte adolecieron de una crónica escasez de mano de obra para la zafra azucarera o la recolección de yerba mate, aunque en estas provincias la contratación frecuentemente la realizaban en forma grupal y mantenía gran parte de los rituales provenientes de la colonia: regalos a los caciques, uso de la fuerza privada o estatal, etc.886 Es interesante registrar que cada provincia siguió un camino propio a la hora de resolver este problema recurrente. Tucumán, al ser la primera en instalar una industria moderna absorbía una parte importante de los trabajadores criollos (provenientes también de Santiago del Estero y Catamarca), utilizando, entre otros mecanismos, la antigua costumbre del endeudamiento.887 Según un testigo de la época, no se registraban inmigrantes europeos ya que éstos no se trasladarían hasta Tucumán para trabajar “sólo 4 meses por un jornal tan poco envidiable y por una comida a la que no están acostumbrados”.888 Otros testimonios afirmaban que los ritmos extenuantes de trabajo y el esfuerzo físico que se debía realizar también desincentivaron el traslado de los inmigrantes hacia el norte del país para realizar tareas rurales transitorias.

  • 889 Reboratti, Carlos, Migración Estacional en el Noroeste Argentino y su repercusión en la Estructura (...)

32Salta desplegó básicamente la articulación entre plantación y latifundio, destinando enormes extensiones de tierras no aptas para la caña de azúcar, e incluso arrendando propiedades en la zona de la Puna jujeña, para fijar población campesina que rendía renta en trabajo.889 Al respecto, Bialet Masse denunciaba escandalizado la pervivencia del peonaje por deudas que había identificado en las zonas rurales de la provincia:

  • 890 Bialet Massé, Juan, Informe sobre el estado de la clase obrera, p. 169.

“lo que no puede ser aceptado es el escandaloso auto de arraigo, inventado por el feudalismo salteño. El peón siempre debe: si se va sin pagar, el juez de paz le echa el guante, y no le permite salir sin que arraigue o pague la deuda, y como ésta se renueva constantemente, el peón se hace viejo y se acaba esclavo de la libreta. El Código Civil permite la aceptación de la herencia con beneficio de inventario; allí se ha inventado que los hijos hereden en vida la deuda del padre. He conocido un peón que ha trabajado treinta años en una estancia: sus hijos, nacidos en ella, heredaron la deuda del padre, y el viejo se vio, no amparado por una pensión de retiro, sino en la libertad de ir a cualquier parte a morirse de hambre, desde que los hijos se hicieron cargo de la deuda que tenía con la estancia, es decir, con el patrón”.890

  • 891 Para el reclutamiento de los originarios los ingenios organizaban “expediciones” que podían estar c (...)

33Al mismo tiempo, los salteños aprovecharon la población indígena chaqueña para completar sus necesidades estacionales. Se trataba de unas 4.000 personas que debían caminar unos dos o tres meses para luego ser embarcados hasta el lugar de trabajo.891

  • 892 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 14, 30 de septiembre de 1910, (...)
  • 893 Iñigo Carrera, Nicolás, “Las modalidades de la coacción en el proceso de génesis y formación del pr (...)

34Esta población originaria atendía, a su vez, los requerimientos de mano de obra del Ingenio Las Palmas (ubicado en el Territorio Nacional del Chaco) o la explotación de los bosques de quebracho a través de la compulsión extraeconómica que ejercían los dueños de las plantaciones y lo obrajes.892 Inclusive, en dicho territorio, los grandes propietarios lograron que las fuerzas estatales organizaran reducciones indígenas con el objeto de garantizarse la mano de obra estacional que requerían y luego desentenderse de su subsistencia el resto del año hasta la siguiente zafra.893

  • 894 Lagos, Marcelo y Teruel de Lagos, Ana, “Trabajo y demografía. Análisis de la problemática a partir (...)

35Los ingenios jujeños explotaron intensivamente a la fuerza de trabajo indígena, a la que complementaban con población campesina, que mantenía, a diferencia de la salteña, derechos más o menos formales sobre las tierras que ocupaban y que se trasladaban estacionalmente a las tierras bajas con la esperanza de adquirir algún ingreso monetario para completar una economía basada fundamentalmente en la autosubsistencia.894 Al respecto, La Nación cuestionaba la idea de que estas poblaciones pudieran desplazarse hacia la región pampeana para trabajar en la cosecha de granos y enfatizaba, por el contrario, la necesidad de estos trabajadores de volver con sus familias para atender a su subsistencia, es decir sembrar su propio alimento, una vez finalizadas las labores en los latifundios azucareros

  • 895 La Nación, Buenos Aires, 5 de Octubre de 1911, p. 11.

“Les es indispensable volver a sus casas y dedicarse a las siembras del maíz, sandías, batatas y zapallos, etc., que son parte indispensable de la alimentación del criollo del norte; y estas sementeras por pequeñas que sean, para ellos son irremplazables y deben efectuarlas sin falta, desde mediados de noviembre a mediadas de enero, so pena de no lograrlas (…) No creemos que los del norte prescindan de ella para venirse a trabajar al litoral, porque en ninguna parte de la república se tiene mayor necesidad del maíz, dadas las variadas aplicaciones que de él se hacen desde muy antiguo, sobre todo como forraje para de invierno para las tropas de ganado que exportan a Chile, y como alimento indispensable de las muladas que emplean en los ingenios y en el acarreo de las leñas y maderas a las estaciones férreas”.895

  • 896 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 26, 30 de Abril de 1914, p. 5 (...)

36Finalmente, en territorio misionero la mano de obra estacional que trabajaba en las explotaciones yerbateras y forestales estaba conformada mayoritariamente por las poblaciones originarias, por mestizos descendientes de éstas, por correntinos y paraguayos a los que se los obligaba a trabajar -entre otros mecanismos- a través del uso del endeudamiento: “desde el momento de la primer entrega de dinero en calidad de anticipo, el peón le pertenece al conchabador, que no lo pierde de vista hasta su regreso y arribo al punto de destino, pues aún dentro del vapor que los conduce, se ejercita sobre ellos la vigilancia indirecta del conchabador por medio de sus agentes a bordo…”.896 Al igual que en otras regiones del territorio nacional, la puesta en uso de estos mecanismos estuvo estrechamente entrelazada con el uso de la compulsión.

El papel de la compulsión

  • 897 Lagos, Marcelo, “Conformación del mercado laboral en la etapa de despegue del mercado laboral en la (...)

37Diversas situaciones y testimonios evidencian que la acción compulsiva directa en el norte argentino fue el componente principal de la relación laboral. Así la coerción revistió modalidades consensuales, como los presentes para los líderes de las comunidades; extorsivos, como la retención del pago hasta finalizar el trabajo; y violentas como la acción permanente del ejército que no sólo les impedía escaparse, sino que también fue utilizado para “cazar” a los indígenas.897 Al respecto, en una investigación realizada por el Departamento Nacional de Trabajo, el inspector destinado a las provincias de Salta y Jujuy denunciaba que

  • 898 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 14, 30 de septiembre de 1910, (...)

“he tenido oportunidad de encontrarme en la estación San Pedro, es decir, en las inmediaciones del ingenio ´Esperanza`, cuando llegaba un tren en el que venía un furgón de los que emplea el ferrocarril para carga, completamente lleno de indios matacos, en un estado tal de desnudez, de flacura y demacración, que daba realmente repugnancia mirarlo. En ese vagón venían apiñados de 200 a 250 indios e indias, muchas de ellas con sus hijitos embolsados en unos harapos nauseabundo; sin embargo, esos indios hacían ya dos o tres días que comían carne, porque es la primera cosa que le exigen al mayordomo que va en su busca”.898

  • 899 Ibid, p. 526.
  • 900 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 26, 30 de Abril de 1914, p. 2 (...)

38Estas eran las condiciones de contratación, los “atractivos” que tenía esta población pauperizada por los procesos de expropiación que encontraba crecientes dificultades para garantizar su reproducción, pero se resistía a trabajar en ingenios y plantaciones. Cuando finalizaba el ciclo, una parte de estos indígenas se encargaban de desmontar el terreno y plantar nuevamente la caña de azúcar mientras que otros contingentes era trasladados nuevamente a sus “tolderías” bajo estricta dirección y vigilancia de los mayordomos de cada ingenio.899 Situación similar se registraba en las explotaciones forestales y yerbateras del Alto Paraná donde funcionarios estatales denunciaban que a los trabajadores “se les condujo por todos los medios, aún por lo más violentos, a la producción desmedida dentro del costo mínimo. Era la manera de amasar grandes fortunas en breve término”.900 Frente a esta situación, dicho funcionario se mostraba sorprendido ante la pasividad o la ausencia “de resistencia o de protesta” por parte de estos sujetos. Pero las condiciones que hacían posible la puesta en práctica de la coacción extraeconómica y limitaban la organización colectiva y el enfrentamiento, no se explican precisamente por una supuesta mansedumbre de los trabajadores sino por las condiciones de vida y trabajo que imperaban en aquellas regionales y el grado de desarrollo de las fuerzas productivas, caracterizado por determinadas prácticas, conocimientos, cosmovisiones y modos de vida en una historia de lucha que hunde sus raíces en la vida colonial e independiente de nuestro país. Estas condiciones se fueron modificando hacia la década de 1920, cuando las luchas sociales para revertirlas o modificarlas lograron morigerar, y en algunos casos alterar, esos mecanismos pre-capitalistas varios de los cuales fueron superados recién la segunda postguerra merced a las reformas peronistas.

39También en el caso de las empresas monopólicas de capital extranjero como La Forestal, se sirvieron de las condiciones concretas de existencia en la zona del Bosque Chaqueño (provincias de Chaco, Formosa, Santiago del Estero y norte de Santa Fe) con el objeto de super explotar a los obreros y limitar por múltiples mecanismos los más simples “derechos” teóricos de los asalariados en ese régimen de producción. A pesar de que la firma inglesa era expresión del capitalismo en su forma más avanzada, utilizó a fondo los mecanismos pre-existentes para explotar a los trabajadores que predominaban en ese espacio. De ese modo, lograban valorizar el capital a tasas de ganancia mucho más elevadas.

40Por el contrario, en la pampa húmeda, la acción compulsiva era un componente aleatorio en la provisión de la fuerza de trabajo. Estaba mayormente orientada a mantener el orden, impedir los disturbios y eventualmente castigar a quienes, defraudados por las condiciones diferentes a las que se les habían prometido, trataban de eludir la contratación. Los castigos eran ejemplificadores, pero no derivaban en el trabajo forzado en las cosechas. Al respecto, el periódico anarquista La Protesta denunciaba que

  • 901 La Protesta, Buenos Aires, 2 de Noviembre de 1904, p. 3.

“no menos incondicional es el apoyo policial con que cuentan los patrones, para acabar de imponerse a los miserables. Las policías asimilan a la categoría de vagos a los obreros desocupados, que se convierten de ese modo en presa para todos los cazadores de hombres, y acosados por el hambre y las persecuciones concluyen sometiéndose a la esclavitud de una tarea abrumadora con un jornal mínimo. La jornada varía de diez y siete a diez y ocho horas diarias. El resultado final, en el mejor de los casos, tienen que quedarse plantados allá, o bien regresar a pie sin un centavo, harapientos, pringosos y enfermos de hambre y de cansancio”.901

  • 902 La Vanguardia, 13 de Febrero de 1904, p. 2; La Vanguardia, 9 de Abril de 1904, p. 2; La Protesta, 2 (...)

41Inclusive, la resolución de la mayoría de los conflictos solía estar mediada por el sistema judicial que, si bien estaba estrechamente vinculado a los poderes locales -particularmente en el ámbito rural-, implicaba la puesta en práctica de mecanismos aparentemente democráticos.902

Fuerza de trabajo y procesos productivos

  • 903 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 14, 30 de septiembre de 1910, (...)

42Estas diferencias en torno a los mecanismos de provisión de fuerza de trabajo transitoria para las cosechas también estuvieron asociadas con las características propias del proceso productivo, los demandantes de mano de obra y las condiciones históricas y socio-políticas imperantes en cada zona del país. Así, en el norte argentino, el reclutamiento que llevaban adelante enganchadores podía ser grupal porque el tipo y la organización de la producción hacía necesaria una significativa concentración de cosecheros en cada latifundio, propiedades que pertenecían a terratenientes, gran burguesía primario-exportadora y capitalistas extranjeros que constituían los sectores dominantes en esas provincias y territorios nacionales. Además, estos trabajadores desarrollaban tareas que requerían mucha fuerza física y resistencia al tiempo que utilizaban -en la mayoría de los casos- instrumentos sencillos. En un documento oficial se consignaba que en los ingenios azucareros “La Esperanza” y “Ledesma” se utilizaban para la recolectar la caña 7.000 y 8.000 “indios” respectivamente, de los cuales 1.500 y 2.000 eran mujeres.903 Así, el servicio que ofrecían los conchabadores era parte de un engranaje que sólo podía operar en determinadas estructuras productivas.

  • 904 La Nación, Buenos Aires, 5 de Octubre de 1911, p. 9.

43En cambio, en la región pampeana se generalizó y extendió la utilización de diversas herramientas y máquinas para las distintas labores que requerían conocimientos específicos y diferentes. Al respecto, artículos publicados en medios de comunicación que reflejaban ideas e intereses de distintos sectores y clases sociales -el diario “La Nación” y el periódico “La Tierra” (de la Federación Agraria Argentina)- coincidían en desestimar, con argumentos diferentes y hasta contrapuestos, la posibilidad de cubrir la necesidad de mano de obra en la región pampeana con trabajadores de la zafra del azúcar oriundos del norte del país. Los articulistas consideraban “ilusorias” y hasta producto de una “crasa puerilidad” las expectativas de reemplazar a los inmigrantes golondrinas europeos con fuerza de trabajo del NOA poseedora de costumbres y conocimientos que no se ajustaban a las calificaciones y manejos que se requerían para la cosecha maquinizada de trigo, lino o maíz para exportación.904 En este sentido, “La Tierra” se oponía al traslado de indios para realizar la cosecha de trigo ya que consideraba que no se ajustaban a las necesidades de la agricultura pampeana. Se afirmaba que

  • 905 La Tierra, Rosario, 10 de Septiembre de 1915, p. 1.

“(…) trasplantar a aquí a aquella gente acostumbrada a trabajar tres o cuatro meses del año en trabajos incomparablemente más livianos y pasarse el resto del año en apacible holgazana en la floresta del norte, sería exponer al colono a dificultades mayores, puesto que aquellos no responderían jamás a las necesidades del apremiante momento, y ver en nuestros campos el espectáculo de gente vagando en busca de sus lejanos y frondosos bosques”.905

44Otra diferencia entre ambas regiones refiere a que si bien la cosecha en la región cerealera también demandaba un elevado número de jornaleros en cada ciclo productivo (más de 200.000 personas), el volumen de braceros por unidad productiva era relativamente bajo en comparación con los latifundios azucareros o las plantaciones yerbateras (en la mayoría de las chacras pampeanas no se contrataban más de 6 o 7 peones y sólo los empresarios de trilla explotaban a 20 o 25 asalariados) lo que limitaba, al mismo tiempo, la posibilidad de reproducir los mecanismos de enganche, traslado y trabajo efectivo que se operaban en las producciones del noreste y noroeste. En la región pampeana también predominaba la apropiación latifundista de la tierra, la mayoría de los titulares de las parcelas que contrataban jornaleros para la cosecha conformaban los distintos estratos de chacareros -y en menor medida de una incipiente burguesía agraria- que en una elevada proporción arrendaban la tierra y no controlaban las principales palancas del Estado provincial y ni del nacional.

Las remuneraciones de los trabajadores rurales

  • 906 Estadística Agrícola. Año agrícola 1913-1914, Ministerio de Agricultura de la República Argentina, (...)

45En la región pampeana, en términos generales, los salarios de los obreros transitorios eran más elevados a los abonados en el Norte ya que se fijaba con alguna relación a los pagados en las grandes ciudades y en Europa, para que -en cierto grado y medida- resultara atractivo para una población migrante. Al respecto, un cosechero de caña en Tucumán podía recibir en promedio un jornal de $2,50 m/n en 1913 mientras que en Buenos Aires un juntador de maíz podía obtener unos $4 m/n por día.906

  • 907 Schmidt, Hans, “Destajista en una trilladora”, en Frank, Rodolfo, “La Trilladora”, Todo es Historia(...)
  • 908 La Protesta, Buenos Aires, 28 de Septiembre de 1904, p. 2.

46En la zona cerealera, este salario se entregaba a los trabajadores en forma individual y en moneda de curso legal. Mientras duraban las tareas rurales prácticamente no los utilizaban porque dormían a la intemperie y eran alimentados de manera muy deficiente por sus patrones. Aunque, regularmente, la mano de obra contratada por grandes propietarios o por contratistas de trilla terminaba gastando parte de sus ingresos en ropa, tabaco, yerba o alcohol en las tiendas controladas por sus propios empleadores, devolviendo así una parte del salario obtenido.907 Estos empleadores también pusieron en práctica diversos mecanismos para disminuir el costo laboral y retacear los pagos. Así, un trabajador rural pampeano refería que, frente a los reclamos por las malas condiciones de vida y trabajo a sus contratadores, éstos le respondieron “´si no está contento puede usted mandarse mudar`. Sin embargo, cuando un peón o un obrero toma esta frase a lo serio, le ponen mil dificultades antes de dejarlo partir, y, si persiste en su intensión, en lugar de pagarle sus haberes, le dan un vale cobrable tan solo al fin del mes, vale que muchas veces se ve obligado a vender a precios irrisorios”.908

  • 909 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 14, 30 de septiembre de 1910, (...)
  • 910 Lallemant, Germán, “La situación laboral en Argentina”, Die neue Zeit, tomo I, 1895-1896. Reproduci (...)

47Esta situación distaba mucho del cobro en fichas de los ingenios para la población criolla o de la retribución directamente en especie que recibían los contingentes indígenas.909 Al respecto, el ingeniero alemán y destacado dirigente marxista Germán Avé Lallemant afirmaba que durante la cosecha de caña -en teoría- se le abonaba a los trabajadores un salario en pesos papel moneda pero en realidad “impera el sistema del pago de la mano de obra en especie, estafa contra la cual los peones nunca se atreven a protestar dada la disciplina férrea que mantienen los capataces. La legislación relativa a la servidumbre (ley de conchabos) que rige en Tucumán marca al peón con el sello de un esclavo total que no tiene derecho de atravesar la estacada que cerca la plantación de su patrón”.910 Si bien dicha ley dejó de tener vigencia en 1896 en Tucumán, las prácticas que sancionaba no se disolvieron necesariamente para esa fecha. En los yerbatales y bosques del Alto Paraná se evidenciaban condiciones similares:

  • 911 Ibid, pp. 154-155.

“Los yerbateros trabajan generalmente a destajo y ganan en este caso hasta 1,50 pesos papel por día o 1 peso como jornal. Este jornal es, sin embargo, puramente nominal dado que reina el más desenfrenado sistema de pago de la mano de obra es especies, que no permite que el obrero se halle jamás libre de deudas para con su patrón excepto en el caso de poder escaparse, lo que es casi imposible en el bosque virgen”.911

  • 912 Alsina, Juan, El obrero en la República Argentina, pp. 337-338.

48Los contratos de trabajo, en los pocos casos en que se efectuaban, resultaban otro de los mecanismos para controlar y limitar la movilidad de la fuerza de trabajo y garantizar la permanencia de la mano de obra en el campo. Los trabajadores eran empleados de febrero a septiembre y en algunos casos recibían anticipos que utilizaban para costear el traslado y la comida. Cada tarefero debía recoger y entregar por día un mínimo de 60 kilos de hojas verdes de yerba mate. A cambio, recibía a razón de $0,15 cada 10 kilos que le eran entregados una vez finalizada la cosecha. Pero, en la mayoría de los casos, nunca recibía moneda por su trabajo, sino que les entregan vales canjeables en los almacenes de los mismos dueños de las plantaciones. En otros casos, ni siquiera obtenían esos tiques ya que, según las cuentas del patrón, terminaban endeudados y debían cumplir obligatoriamente con sus compromisos el año entrante. Estas condiciones de trabajo fueron denunciadas en 1905 por el funcionario Juan Alsina en su investigación sobre la situación de los trabajadores en Argentina.912

Condiciones de trabajo

  • 913 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 14, 30 de septiembre de 1910, (...)

49Las condiciones de trabajo en una y otra región tenían en común la carencia de instalaciones, las jornadas agotadoras, la irrisoria alimentación y los climas extremos. Sin embargo, las descripciones de ambas zonas evidencian tanto las penurias de los trabajadores agrarios en su conjunto, como las diferencias impuestas por los desiguales desarrollos de las fuerzas productivas, el peso de las tradiciones y las formas coactivas en uno y otro lugar, tal como se evidencian en los acápites anteriores. Al respecto, un inspector del Departamento Nacional de Trabajo refería que en los ingenios de Salta y Jujuy “ningún extranjero resiste a las operaciones del desmonte del terreno de la plantación de la caña y de su cultivo, como el indio chiriguano y muy pocos de otras tribus del Chaco. Igual cosa se puede decir del indio mataco, por su destreza en el corte y pelada de la caña”.913 Las condiciones del terreno, los factores medio-ambientales, la fuerza que se debía realizar y la ausencia de insumos y vivienda sólo podían soportarlo aquellos trabajadores que vivían en situaciones relativamente similares.

  • 914 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 26, 30 de Abril de 1914, p. 9 (...)

50La misma situación se evidenciaba en los cañaverales tucumanos y en yerbatales misioneros donde el trabajo “consumía al hombre”: “en mis visitas a los establecimientos de trabajo y a los centros de conchabo del Alto Paraná, no ha encontrado un solo tarefero que después de diez años de ejercicio en tan bestiales tareas, haya permanecido en condiciones de acometer cualquier empeño que demande el menor empleo de energías. Físicamente deformados, consumidos, ´lastimados` como ellos dicen con acento y miradas impregnadas de profunda tristeza, quedan reducidos en la flor de la edad a ruinas vivientes, a verdaderos andrajos sociales”.914 Estos trabajadores carecían de las mínimas “libertades capitalistas” y tal como referimos, estaban obligados a permanecer en los latifundios y finalizar las labores de cosecha.

  • 915 Pisano, Juan, El proletariado agrícola, Tesis para optar al grado de doctor en jurisprudencia, Univ (...)
  • 916 Miatello, Hugo, El hogar agrícola, Buenos Aires, 1915.

51Los trabajos requeridos en la producción agrícola pampeana, especialmente en la cosecha, también solían ser muy duros y pesados. Tanto el corte y trilla, el armado de las parvas, el acarreo y la estiba implicaban grandes esfuerzos y riesgos que se prolongaban en extensas jornadas que transcurrían de estrella a estrella. A esto se sumaba el polvo permanente que respiraban, la deficiente comida que les brindaban, y la impericia de un número significativo de dueños de trilladoras que exponían al obrero a un ritmo feroz y a un gran peligro físico.915 Las tareas se iniciaban hacia las 4 de la mañana y se extendían, bajo un sol abrazador, durante 13, 14 o 15 horas con unos escasos intervalos para “desayunar”, almorzar y tomar algo por la tarde. En el caso de los “juntadores” de maíz, las condiciones de su vivienda eran deplorables. Pasaban en la misma chacra de 2 a 3 meses en los que se alojaban –muchas veces junto a toda su familia- en una especie de chozas construidas con palos unidos con alambres y cubiertas con la chala. En el mejor de los casos podían techarlas con chapas de zinc, pero no lo era lo más corriente dado que en general llegaban a las chacras con lo mínimo indispensable como para desarrollar sus labores.916

52Sin embargo, las características del proceso productivo, estandarizado por la necesaria utilización de maquinaria y los conocimientos que requería su puesta en uso (particularmente en el caso del trigo, el lino y la avena), dificultaba la utilización de una fuerza de trabajo tan renuente.

Resistencia, oposición y conflictos

  • 917 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 26, 30 de Abril de 1914, p. 2 (...)
  • 918 Sobre la primera interpretación se puede consultar Campi, Daniel, “Captación y retención de la mano (...)
  • 919 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 26, 30 de Abril de 1914, p. 6 (...)

53Las manifestaciones de descontento y rechazo frente a las condiciones de vida y trabajo que les imponían también evidencian las profundas diferencias que existían entre los trabajadores de ambas zonas del país. En las producciones del norte argentino, la fuga se transformó en el principal recurso para evadir este tipo de vínculos laborales tal como registraron diferentes testigos en Misiones o en Tucumán.917 A pesar de que algunas interpretaciones proponen que la fuga no resultaba necesariamente un mecanismo para eludir la explotación sino una forma de “timar” a los empleadores que habían adelantado dinero, entendemos que fundamentalmente expresaba una forma de resistencia tal como lo manifiestan los testigos de aquella época.918 Al respecto, el inspector del Departamento Nacional del Trabajo en su informe sobre el Alto Paraná explicaba que las condiciones de trabajo resultaban tan opresivas que muchos trabajadores buscaban evadirse por diversos medios: “tanto los peones que fugan de a bordo, como los que lo hacen de los obrajes se trasladan de un puerto a otro por tierra, practicando en la selva pequeños piques con sus inseparables machetes, o por el río, valiéndose de Guaviroas (piraguas hechas con troncos de árboles, socavados a fuego) que ellos obtienen misteriosamente, pues no existen en los puertos del trayecto y los vapores de la carrera apresan a todas las que sin gobierno, abandonadas a la corriente, encuentran en sus viajes. Se utilizan también al efecto maderos flotantes y diminutos balsines, construidos de tacuara, sumamente peligrosos como lo demuestran casos de muerte que han sido posible comprobar”.919 Sin embargo, es preciso tener presente que las posibilidades de escaparse no resultaban tan sencillas dado que los poderes locales estaban estrechamente vinculados con los grandes propietarios de cada zona.

54La fuga, como forma de resistencia, se correspondía –en cierto grado y medida- con el desarrollo de las fuerzas productivas y determinadas relaciones de producción donde pervivían marcados rasgos pre-capitalistas. Así, parecía lejana la posibilidad de una organización colectiva de trabajadores que cristalizara en la formación de sindicatos orientados por distintas corrientes ideológico-políticas. Sobre esta problemática, un funcionario estatal enviado desde Buenos Aires refería, asombrado, que en los ingenios de Jujuy y Salta

  • 920 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 14, 30 de septiembre de 1910, (...)

“pasará mucho tiempo antes que las clases obreras ocupadas en la industria azucarera de aquella región se den cuenta de los beneficios que comporta la asociación y organización gremial; aún ellas se encuentran en el período de plena niñez, de manera que, el patrón es el amo y señor al que se debe la más completa obediencia y sus órdenes son sentencias inapelables…”.920

55Sin perjuicio del sesgo y las concepciones de la fuente citada, estas opiniones aportan elementos para caracterizar las condiciones de económicas, sociales, políticas y culturales en las que vivían un número significativo de poblaciones rurales del norte argentino.

56Como contracara de estas desigualdades en el desarrollo social, las trabas para la movilidad de la fuerza de trabajo y los contrastes histórico-culturales perpetuados por el carácter dependiente y latifundista de la economía y la sociedad nacional, se fue expandiendo también la organización sindical obrera del litoral al “interior” en un proceso dificultoso pero progresivo de sindicalización que alumbró las grandes luchas en las provincias y territorios nacionales del norte del país en la primera postguerra.

  • 921 La Vanguardia, Buenos Aires, 7 de Diciembre de 1901, pp. 2-3. Sobre las condiciones de los trabajad (...)
  • 922 Patroni, Adrián, “Los trabajadores del campo”, La Vanguardia, Buenos Aires, 7 de Diciembre de 1901, (...)
  • 923 La Vanguardia, Buenos Aires, 13 de Septiembre de 1902, p 2; La Vanguardia, Buenos Aires, 20 de Sept (...)

57Por el contrario, en la región pampeana los cambios en los procesos de trabajo y producción, que jugaron un rol fundamental en la expansión agrícola del período, también se reflejaron en la estructura social y en la conflictividad agraria que se desplegó desde inicios del siglo XX. Así, frente a las condiciones laborales que imponían los patrones, los obreros agrícolas lograron organizarse y elaboraron los primeros pliegos de reivindicaciones para reclamar aumentos salariales, horarios de descanso, mejor alimentación y lugares para alojarse.921 A su vez, al calor de los conflictos se fundaron diversas organizaciones, como el Centro Cosmopolita de Trabajadores de San Pedro, que impulsó la primera protesta de estibadores y una huelga de peones de trilladoras.922 También en el vecino partido de Pergamino se conformó otro Centro Cosmopolita que agrupó a los carreros. En este proceso jugaron un destacado papel inmigrantes y criollos anarquistas y socialistas que buscaron agrupar y orientar políticamente a los asalariados rurales y a los pequeños y medianos agricultores. Los individuos arribados desde Europa contaban con un bagaje y una experiencia previa que tuvo mucha incidencia en la formación de los gremios urbanos y rurales. En 1902 la lucha se extendió a otros distritos de la provincia de Buenos Aires, se reunió en agosto de 1902 el Primer Congreso de obreros agrícolas al que concurrieron 12 organizaciones de 10 localidades bonaerenses y santafesinas.923 Se acordaron allí varios reclamos, decidiéndose la conformación de la Federación Regional de los Centros Obreros del Norte y de la Costa de la Provincia de Buenos Aires y del Sur de Santa Fe. Si bien la vida de esta Federación fue efímera, su creación evidencia un desarrollo desigual de las relaciones de producción y de las fuerzas productivas con respecto a lo sucedido en el norte argentino.

Conclusión

58A lo largo del período analizado Argentina se transformó en un país dependiente y capitalista en el que cristalizaron y se recrearon fuertes desigualdades regionales que se expresaron en todos los planos. Ese sinuoso proceso giró en torno a la consolidación de la producción agropecuaria pampeana para exportación que se convirtió en el epicentro de la estructura económica nacional.

59Este desarrollo se evidenció, entre otros factores, en el marcado crecimiento del número de asalariados rurales que atendieron las distintas tareas asociadas a una agricultura cerealera que se desplegaba a ritmos inusitados. Dichas tareas estacionales, articuladas con la demanda de obreros para las obras públicas, la construcción, el tendido de vías férreas o los trabajos portuarios, tendió a generalizar una pauta de trabajo transitoria que integraba los ámbitos rurales y urbanos a través de los desplazamientos interregionales e intrarregionales. Esta dinámica laboral urbano-rural se fue extendiendo y acentuando entre una elevada proporción de la población económicamente activa dado que la demanda de fuerza de trabajo industrial, de puestos fijos, no se hallaba suficientemente extendida. De este modo, la tendencia a la asalarización de buena parte de la fuerza de trabajo se contrarrestaba parcialmente, o en todo caso hallaba una de sus mayores especificidades, en el hecho de que sólo durante unos meses al año los trabajadores tenían medianamente garantizada la venta de su peculiar mercancía.

60Estos peones agrícolas pampeanos desarrollaron sus labores bajo la inexistencia de leyes protectoras, durante jornadas interminables, en condiciones insalubres, recibiendo pésima alimentación y alojándose a la intemperie. Los salarios recibidos podían resultar tentadores para aquellos que desempeñaban tareas temporarias en las ciudades o en los pueblos y zonas rurales cercanas, pero el trabajo de estrella a estrella, la venta de mercancías a un costo muy elevado y las posibles deducciones a sus jornales a los que estaban expuestos, le quitaban parte de su atractivo. A su vez, fueron víctimas de engaños y estafas, no sólo por parte de los almaceneros de ramos generales, sino también por los titulares de las grandes explotaciones, las agencias de contratación y los empresarios de trilla que se valieron de un sinnúmero de estrategias para garantizarse la explotación de la mano de obra necesaria al menor costo posible. Para contrarrestar estas condiciones, los trabajadores iniciaron un proceso de organización que derivó en la conformación de gremios y sindicatos, mayoritariamente orientados por socialistas y anarquistas, que solían articularse en los períodos de cosecha dado que esos meses se concentraba el mayor número de obreros transitorios.

61En la producción azucarera, yerbatera y del tanino los salarios resultaban inferiores a los jornales abonados en el Litoral y las condiciones laborales eran aún más duras y pesadas. Por lo tanto, es dable suponer que un elevado porcentaje de los trabajadores del norte argentino verían conveniente trasladarse hasta la pampa húmeda entre noviembre y junio para recolectar los granos. Sin embargo, las fuentes no registran tal movimiento. Sólo en aquellas coyunturas donde parecía que la disponibilidad de brazos en la región pampeana no bastaría para levantar los cultivos por aparente escasez de oferta surgían diversas voces en la Prensa sugiriendo la posibilidad de “trasladar” población de las provincias y territorios más empobrecidos, situación que no hemos podido verificar si efectivamente se llevó adelante. Es notorio que los estímulos para este traslado distaban mucho de homologarse con los utilizados para la atracción de población europea o la radicada en las grandes ciudades del litoral: ni altos salarios, ni propaganda en los diarios, ni la propaganda estatal que se realizaba en Europa, ni pasajes gratuitos predominaban en el discurso de quienes veían con buenos ojos el desplazamiento de población del norte hacia la región de los cereales. La acción del ejército, así como la conformación de reducciones y otro tipo de limitantes físicos que se convertían en barreras infranqueables, permitían la circulación de fuerza de trabajo, es decir, la conformación de un mercado capitalista a escala nacional.

62Los latifundistas y los grandes empresarios locales y extranjeros desplegaron diversos mecanismos coactivos para garantizar la mano de obra transitoria al menor costo posible, mano de obra que debía sobrevivir a las extenuantes tareas bajo un clima abrazador. La compulsión, el endeudamiento, la violencia física, el poder de los enganchadores y conchabadores, la carencia absoluta de leyes protectoras y la limitación a la libre movilidad fueron los principales recursos que utilizaron para reclutar y mantener a los trabajadores temporales en sus propiedades durante los meses que los requerían. La fuga se transformó, bajo estas condiciones, en una clara manifestación de resistencia. De este modo, los dueños de los ingenios, las explotaciones yerbateras y las forestales se valieron un variado repertorio de vínculos laborales donde las relaciones de producción precapitalistas pervivieron con marcada intensidad y se recrearon con el objeto de incrementar la renta de la tierra y las ganancias empresarias en estas regiones de la Argentina.

63Las limitaciones a la movilidad y desplazamiento de las poblaciones empobrecidas del norte hacia la región pampeana no sólo se explican por las obligaciones impuestas por enganchadores, conchabadores y dueños de latifundios sino por sus propias condiciones de vida, la persistencia en retornar a sus comunidades campesinas y a su tierra una vez finalizadas las tareas en los ingenios y plantaciones, los temores a desplazarse a lugares más lejanos como Buenos Aires y la propia dinámica que les imponían en el norte donde gran parte del año se consumía - particularmente para los originarios chaqueños- en el traslado hasta el ingenio, el trabajo en el mismo y los meses que insumía el regreso a sus comunidades. Una elevada proporción de la población rural de estas regiones del país, a pesar de sufrir la expropiación de las tierras que habitaban y despojada de los circuitos de producción/recolección, buscaron formas de garantizar su subsistencia al margen de las relaciones de explotación. La pervivencia de una economía de autosubsistencia era un contrapeso importante a la hora de formar un mercado nacional de fuerza de trabajo, así como exigía mecanismos compulsivos para aprovechar esta mano de obra en sus propias regiones. Esta población no encontraba condiciones ni impulsos para migrar a otras zonas. Su historia, cosmovisión y modos de vida tuvieron una marcada incidencia en este fenómeno.

64El análisis de estos dos espacios rebela el desarrollo desigual que se desplegó en esta formación económico-social dependiente donde si bien se expandieron y pasaron a predominar las relaciones de producción asalariadas, lo hicieron en interacción y coexistencia con otro tipo de vínculos laborales, vínculos que estuvieron condicionados por la pervivencia y consolidación de la gran propiedad territorial en las diversas regiones del país merced a su asociación al gran capital monopolista extranjero. Así, esta economía/sociedad estuvo severamente determinada por la alianza y subordinación de los grandes terratenientes y la burguesía intermediaria con el capital imperialista y el poder estatal que garantizó su reproducción, de importancia decisiva en la estructuración de un país agroexportador. Capital extranjero que operó simultáneamente como factor externo, en tanto demandantes de los productos agropecuarios locales y exportadores de capitales, y simultáneamente como factor interno, dado que pasaron a controlar los sistemas de transporte, transformación y comercialización de granos y carnes, penetración que tuvo su correlato en el terreno político, social y cultural. Este nuevo bloque de clases dominantes lejos de perseguir la consolidación de una estructura integrada y diversificada anclada en el desarrollo del mercado interno, se ajustó al ritmo de los dictámenes del “mercado mundial” profundizando la vulnerabilidad del país.

Bibliographie

Publicaciones periódicas

Boletines del Departamento Nacional de Trabajo, Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina.

Memoria de la División de Inmigración. Año 1904, Ministerio de Agricultura de la Nación, Buenos Aires, 1905.

La Nación, Buenos Aires.

La Vanguardia, Buenos Aires.

La Semana Comercial, Bahía Blanca.

El Porteño, Buenos Aires.

El Comercio, Bahía Blanca.

Repositorios documentales

Cédulas de población del Segundo Censo de la República Argentina, Archivo General de la Nación (AGN), 1895, legajos 801, 802, 803 y 848.

Notes

863 Quiero agradecer especialmente a Claudio Spiguel y Gabriela Gresores por los fecundos intercambios, reflexiones y sugerencias sobre las problemáticas que se abordan en el trabajo.

864 Sobre el concepto de modo de producción y formación económico-social ver Marx, Carlos, Introducción general a la crítica de la economía política, Siglo XXI, Cuadernos de Pasado y Presente, Córdoba, 1974, pp. 27-28; Luporini, Cesare; Sereni, Emilio; et. Al, El concepto de “formación económico-social”, Cuadernos de Pasado y Presente, Córdoba, 1973; Spiguel, Claudio, “Fundamentos de la Historia Social” y Gresores, Gabriela, “El arco de la diferencia”, en Gresores, Gabriela, Spiguel, Claudio y Mateu, Cristina (compiladores), Reflexiones sobre Historia Social desde Nuestra América, Cienflores, Buenos Aires, 2014.

865 Es el caso de Ernesto Tornquist quien no sólo compró miles de hectáreas en distintas provincias argentinas y controlaba la Compañía Azucarera de Tucumán ( “poderoso consorcio agro-industrial que reunía cinco fábricas azucareras y vastas plantaciones”) sino que, además, monopolizó el refinamiento del producto a partir de 1890 con la Refinería Argentina instalada en la ciudad de Rosario (a partir de una asociación con industriales de Tucumán, del Litoral y de la emisión de títulos en la Bolsa de Londres por la medio de la “River Plate Loan, Trust and Argentinian Co.”. Pucci, Roberto, “Azúcar y proteccionismo en la Argentina, 1870-1920. Un conflicto regional entre la burguesía mediterránea y el Litoral agroexportador”, en Campi, Daniel. Estudios sobre la historia de la industria azucarera Argentina. Universidad Nacional de Jujuy y Tucumán, Jujuy, Volumen I, 1991, pp. 43-68.

866 Pequeño núcleo de poderosos empresarios que operaron como representantes e intermediarios del capital extranjero de diversos orígenes (británico, francés, belga, posteriormente alemán, austro-húngaro, italiano, etc.). Conformaron “grupos” oligopólicos que invertían en las finanzas, la comercialización y exportación de productos agropecuarios, industrias procesadoras de los mismos, y se conjugan frecuentemente con su condición de grandes terratenientes. Sobre esta problemática ver Spiguel, Claudio, “La dependencia argentina y sus bases sociales internas: una evaluación historiográfica en torno a la gran burguesía intermediaria del capital extranjero”, en Mateu, Cristina y Schneider, Alberto (org.), Estados Nacionais e pensamento social no América Latina, Editorial Pontificia Universidade Católica de Sao Paulo, Sao Paulo, 2018, pp. 81-89

867 Mariátegui, José Carlos, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, Ediciones El Andariego, Buenos Aires, 2005, p. 20.

868 A diferencia de la agricultura donde el predominio del arrendamiento genera que los chacareros se transformen en los principales contratadores inmediatos de fuerza de trabajo, en la ganadería ocurre lo que muchos caracterizan como un camino prusiano: el viejo peón semi-servil que hunde sus raíces en el régimen colonial se transforma en obrero mientras que el terrateniente invierte como capitalista en su propio campo, lo cual genera un serie de costos sociales que ese camino de proletarización conlleva.

869 Cortés Conde, Roberto, El progreso argentino, 1880-1914, Buenos Aires, Sudamericana, 1979.

870 Sobre la “infantería ligera del capital” Marx planteaba que estaba constituida por los obreros trashumantes que el capital empleaba para “las diversas operaciones de construcción y drenaje, para fabricar tejas y ladrillos, quemar cal, construir ferrocarriles, etc.”. Sobre el tema ver Marx, Carlos, El Capital, Fondo de Cultura Económica, México, tomo I, 1995, 563. Esta conceptualización fue retomada por Eduardo Sartelli para caracterizar al proletariado agrícola durante las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX. Ver Sartelli, Eduardo, “Ríos de oro y gigantes de acero. Tecnología y clases sociales en la región pampeana (1870-1940)”, Razón y Revolución, N° 3, 1997 (reedición electrónica: http://www.razonyrevolucion.org/textos/revryr/prodetrab/ryr3SartelliRiosde oro.pdf, consulta 12/01/2018).

871 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, 22, Buenos Aires, 28 de febrero de 1913; José Panettieri, El paro forzoso en la Argentina agroexportadora, C.E.A.L, Buenos Aires, 1988.

872 Marx, Carlos, El Capital. Crítica de la economía política, Fondo de Cultura Económica, México, 1995, tomo I, p. 602.

873 Bunge, Alejandro, “La desocupación en Argentina”, Revista Estudios, Buenos Aires, 1917. Citado en Cortes Conde, Roberto, El progreso argentino, p. 200.

874 Alsina, Juan, El obrero en la República Argentina, Buenos Aires, 1905, tomo I, p. 43.

875 Memoria de la División de Inmigración. Año 1904, Ministerio de Agricultura de la Nación, Buenos Aires, 1905.

876 Cédulas de población del Segundo Censo de la República Argentina, Archivo General de la Nación (en adelante AGN), 1895, legajos 801, 802, 803 y 848. Para una ampliación de estos aspectos metodológicos ver Volkind, Pablo, “Un incierto y sinuoso camino: la formación del mercado de fuerza de trabajo en la agricultura bonaerense entre fines del siglo XIX y el inicio de la Primer Guerra Mundial”, Revista Interdisciplinaria de Estudios Agrarios, N° 43, 2º semestre de 2015, pp. 55-92.

877 Bialet Massé, Juan, Informe sobre el estado de la clase obrera, Hyspamérica, Madrid, 1985, tomo I, p. 150.

878 Lattes, Alfredo, “La dinámica de la población rural en la Argentina entre 1870 y 1970”, Cuaderno del CENEP, Buenos Aires, N° 9, 1979.

879 La Nación, Buenos Aires, 29 de noviembre de 1902, p. 11.

880 La Vanguardia, Buenos Aires, 2 de diciembre de 1911, p. 4. La nota lleva por título “Los negreros. Se venden peones para la cosecha” y reproducía el contenido de una circular emitida por la empresa The Barbicane Co y firmada por su gerente Carlos G. Salza.

881 La Semana Comercial, Bahía Blanca, 26 de Agosto de 1911, 3, p. 1.

882 La Semana Comercial, Bahía Blanca, 19 de Agosto de 1911, 2, p. 1.

883 La Nación, Buenos Aires, 5 de Octubre de 1911, pp. 6-7; La Nación, Buenos Aires, 12 de Noviembre de 1911, p. 10.

884 Gresores, Gabriela, Volkind, Pablo y Giribone, Fernanda, “´Un servicio humanitario`. La circulación de mano de obra compulsiva en el trabajo agrario a principios del Siglo XX”, Revista NUESTRO NOA, Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Jujuy, 2017, pp. 137-159.

885 La Vanguardia, 2 de diciembre de 1911, p. 2; Ascolani, Adrián, “Hacia la formación de un mercado de trabajo rural `nacional`. Las migraciones laborales en la región cerealera (1890-1930)”, Res Gesta, Santa Fe, N° 36, 1998, p. 15.

886 En el caso de Tucumán, un organismo oficial refería que se requerían para la cosecha de la caña de azúcar unos 35.000 trabajadores transitorios y que era recurrente la “falta de brazos”. Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, 24, 1 de Agosto de 1913, 456. Sobre los “regalos” y productos que entregaban a los caciques y los originarios ver Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 28, 31 de Agosto de 1914, p. 9.

887 Campi, Daniel, “Captación y retención de la mano de obra por endeudamiento. El caso de Tucumán en la segunda mitad del siglo XIX”, en Campi, Daniel (comp.), Estudios sobre la Historia de la Industria azucarera Argentina, Universidad Nacional de Jujuy/Universidad Nacional de Tucumán, San Salvador de Jujuy, tomo I, 1991, pp. 129-152.

888 Alsina, Juan, El obrero en la República Argentina, p. 317.

889 Reboratti, Carlos, Migración Estacional en el Noroeste Argentino y su repercusión en la Estructura Agraria, Cuaderno del CENEP, Buenos Aires, 1978; Gresores, Gabriela, Volkind, Pablo y Giribone, Fernanda. “´Un servicio humanitario`. La circulación de mano de obra compulsiva en el trabajo agrario a principios del Siglo XX”. Revista NUESTRO NOA.

890 Bialet Massé, Juan, Informe sobre el estado de la clase obrera, p. 169.

891 Para el reclutamiento de los originarios los ingenios organizaban “expediciones” que podían estar conformadas por 70 hombres encargados de conseguir la mano de obra para la zafra. Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 28, 31 de Agosto de 1914, p. 8 y pp. 21-22; Iñigo Carrera, Nicolás, La violencia como potencia económica: Chaco 1870-1940, C.E.A.L, Buenos Aires, 1988.

892 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 14, 30 de septiembre de 1910, p. 526.

893 Iñigo Carrera, Nicolás, “Las modalidades de la coacción en el proceso de génesis y formación del proletariado para la industria azucarera del Nordeste argentino (1870-1940)”, en Campi, Daniel (comp.), Estudios sobre la Historia de la Industria azucarera Argentina, Universidad Nacional de Jujuy/Universidad Nacional de Tucumán, San Salvador de Jujuy, tomo II, 1992.

894 Lagos, Marcelo y Teruel de Lagos, Ana, “Trabajo y demografía. Análisis de la problemática a partir de un caso específico: la composición laboral de los ingenios de Jujuy (República Argentina, 1870-1915)”, Data, Revista del Instituto de Estudios Andinos y Amazónicos, La Paz, 1991.

895 La Nación, Buenos Aires, 5 de Octubre de 1911, p. 11.

896 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 26, 30 de Abril de 1914, p. 54.

897 Lagos, Marcelo, “Conformación del mercado laboral en la etapa de despegue del mercado laboral en la etapa de despegue de los ingenios azucareros jujeños (1880-1929)”, en Campi, Daniel (comp.), Estudios sobre la Historia de la Industria azucarera Argentina, Universidad Nacional de Jujuy/Universidad Nacional de Tucumán, San Salvador de Jujuy, tomo II, 1992, p. 66.

898 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 14, 30 de septiembre de 1910, p. 525.

899 Ibid, p. 526.

900 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 26, 30 de Abril de 1914, p. 23.

901 La Protesta, Buenos Aires, 2 de Noviembre de 1904, p. 3.

902 La Vanguardia, 13 de Febrero de 1904, p. 2; La Vanguardia, 9 de Abril de 1904, p. 2; La Protesta, 28 Septiembre de 1904, p. 2.

903 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 14, 30 de septiembre de 1910, p. 525.

904 La Nación, Buenos Aires, 5 de Octubre de 1911, p. 9.

905 La Tierra, Rosario, 10 de Septiembre de 1915, p. 1.

906 Estadística Agrícola. Año agrícola 1913-1914, Ministerio de Agricultura de la República Argentina, 1914, pp. 74-75; Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, N° 24, 1 de Agosto de 1913, p. 455.

907 Schmidt, Hans, “Destajista en una trilladora”, en Frank, Rodolfo, “La Trilladora”, Todo es Historia, Buenos Aires, Nº 423, Octubre de 2002, p. 31.

908 La Protesta, Buenos Aires, 28 de Septiembre de 1904, p. 2.

909 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 14, 30 de septiembre de 1910, p. 525.

910 Lallemant, Germán, “La situación laboral en Argentina”, Die neue Zeit, tomo I, 1895-1896. Reproducido en Paso, Leonardo, La clase obrera y el nacimiento del marxismo en la Argentina, Selección de artículos de Germán Avé Lallemant, Editorial Ateneo, Buenos Aires, 1974, p. 158.

911 Ibid, pp. 154-155.

912 Alsina, Juan, El obrero en la República Argentina, pp. 337-338.

913 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 14, 30 de septiembre de 1910, p. 524.

914 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 26, 30 de Abril de 1914, p. 95.

915 Pisano, Juan, El proletariado agrícola, Tesis para optar al grado de doctor en jurisprudencia, Universidad de Buenos Aires, 1907, p. 7.

916 Miatello, Hugo, El hogar agrícola, Buenos Aires, 1915.

917 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 26, 30 de Abril de 1914, p. 25.

918 Sobre la primera interpretación se puede consultar Campi, Daniel, “Captación y retención de la mano de obra por endeudamiento. El caso de Tucumán en la segunda mitad del siglo XIX”, pp. 138-140.

919 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 26, 30 de Abril de 1914, p. 64.

920 Boletín del Departamento Nacional de Trabajo, República Argentina, Nº 14, 30 de septiembre de 1910, p. 527.

921 La Vanguardia, Buenos Aires, 7 de Diciembre de 1901, pp. 2-3. Sobre las condiciones de los trabajadores urbanos y rurales en el sur de la provincia ver El Porteño, Buenos Aires, 27 de Agosto de 1901, p. 2; El Comercio, Bahía Blanca, 23 de Octubre de 1902, p. 1.

922 Patroni, Adrián, “Los trabajadores del campo”, La Vanguardia, Buenos Aires, 7 de Diciembre de 1901, p. 1.

923 La Vanguardia, Buenos Aires, 13 de Septiembre de 1902, p 2; La Vanguardia, Buenos Aires, 20 de Septiembre de 1902, p. 2; Marotta, Sebastián, El movimiento sindical argentino. Su génesis y desarrollo 1857-1914, Líbera, Buenos Aires, 1975, Tomo I, p. 160. Sobre el programa de los socialistas para el agro ver Adelman, Jeremy, “Una cosecha esquiva. Los socialistas y el campo antes de la primera guerra mundial”, Anuario del IEHS, nº 4, Tandil, 1989.

Auteur

Universidad de Buenos Aires, Argentina

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search