Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El ojo del cíclope

 | 
Jaime Massardo

Cinco observaciones sobre globalización

V. La sorprendente modernidad de la lucha del pueblo mapuche

Texte intégral

“El medio ambiente y los recursos naturales de los pueblos sometidos a la opresión, la dominación y la ocupación deben ser protegidos”.
(Naciones Unidas, Principio 23 de la declaración de Río de Janeiro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, junio de 1992)

1Las comunidades wenteche, nagche, lafkenche, pehuenche y huilliche, diseminadas por las provincias de Arauco, Bío-Bío, Malleco, Cautín, Valdivia, Osorno y Chiloé, ubicadas en el extremo sur de el territorio chileno, y la comunidad puelche, en la República argentina, constituyen en su conjunto el pueblo mapuche, el que libra contra las empresas forestales vinculadas a la exportación de la madera, contra la empresa de electricidad Endesa y contra el Estado chileno una lucha cuya modernidad ilustra uno de los dramas característicos de estos tiempos de la globalización y del reino del mercado. Lucha circunscrita a un pequeño territorio, que por sus contenidos ofrece, sin embargo, una dimensión profundamente universal. Defendiendo su tierra, su autonomía y el equilibrio ecológico inherente a su cultura y a su visión del mundo, amenazadas por el deterioro que la actividad de las empresas forestales provocan en el medio ambiente, el pueblo mapuche resiste, de una manera concreta, al impacto de la globalización y a la violencia de sus efectos sobre la vida social y cultural de nuestra época, y a través de esta resistencia participa, in actu, en las luchas que despliegan la fuerzas de avanzada del conjunto del planeta.

***

  • 1 Cfr., M. Buendía, “El pueblo mapuche bajo las balas”, in Punto Final, n° 447, Santiago, del 24 de (...)
  • 2 Cfr., R. Guerra, “Violento operativo de Investigaciones de Lebu en Tirúa”, in El Siglo, n° 1036 (8 (...)

2El estruendo de los disparos y el silbido de las balas rompió el tedio y la niebla que cubría la mañana del 15 de mayo recién pasado en la localidad de Tirúa, al sur de Cañete. Los mapuches que formaban tranquilamente una fila en el anexo a la parroquia de la ciudad para cobrar el subsidio asistencial que otorga el Estado a las familias en situación de extrema pobreza, debieron tirarse al suelo o correr a refugiarse, cuando detectives de Lebu, haciendo uso de sus armas de servicio y sin mediar provocación alguna, comenzaron a disparar contra ellos y contra otros mapuches que se paseaban pacíficamente por la feria instalada frente a la misma parroquia.1 ¿Qué había ocurrido? La funcionaria encargada de pagar los subsidios, creyendo haber descubierto a Humberto Marihuén, mapuche buscado por su eventual participación en los hechos acaecidos en la hacienda Lleu-Lleu, en enero último, blandió el mejor espíritu delator de los tiempos de la dictadura militar y advirtió de inmediato, por teléfono, a las fuerzas policiales. Sobre Marihuén pesaba una orden de captura dictada por el juez Eliseo Araya, acusándolo de infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado, en esencia, la misma ley a través de la cual miles de personas fueron expulsados del territorio chileno después del golpe de 1973... Equivocación. Se trataba de un error de nombre. Sin embargo, como resultado de la acción policial, cuatro mapuches, Juan Liempi Marihuén, de 47 años, Domingo Marihuén Marín, de 37, Abel Marihuén Huenupil, de 18, y Hernán Albornoz Carilao, de 27, heridos a bala y en calidad de detenidos, fueron trasladados al Hospital Regional de Concepción. La brutalidad de los miembros del Servicio de Investigaciones no deja lugar a dudas. “Pude constatar de manera clara cómo el operativo policial se ponía en funcionamiento y cómo luego, el conjunto del grupo policial actuaba en pleno centro de la feria de manera desmedida y con extrema violencia, disparando y amenazando”, relata el sociólogo Luis Llanquilef, miembro del Centro Kimun Amuy y testigo presencial de los hechos, en un testimonio del diario El Siglo.2

3¿Equivocación? Nada parece menos seguro.

  • 3 Declaración pública de la Comunidad mapuche Domingo Trangol, 9 de junio del 2001.

4En efecto, si miramos las cosas en perspectiva, podemos percibir que el baleo de Tirúa no tiene nada de casual ni representa un hecho aislado. En las semanas que siguen, en Victoria, carabineros abrirá fuego sobre manifestantes de las comunidades mapuches Domingo Trangol y Cano Antinao, que ocupaban la ruta 5 Sur. A los pocos días, un comunero de la primera de éstas, Domingo Mariluán Huilipán, será herido en la cara por disparos de balines, también de carabineros, al ser detenido mientras cortaba leña en el fundo El Ulmo, actualmente en poder de la empresa Mininco, y que es reivindicado por la misma comunidad.3

  • 4 Endesa, dependiente de capitales españoles, construye un inmenso lago artificial de 3.467 hectárea (...)
  • 5 Cfr., L. Sepúlveda, Patagonia Express, cuarta edición, Barcelona, Tusquets editores, 1996.

5Tirúa no hace así sino traducir, puntualmente, del conflicto entre el pueblo mapuche con las empresas forestales, con Endesa,4 con propietarios legales de tierras y con el Estado chileno, moderna expresión de las mismas luchas que los mapuches–“esos primeros guerrilleros de América latina”, como dice Luis Sepúlveda–,5 han venido sosteniendo durante cinco siglos por la defensa de sus tierras, primero contra el Imperio inca, luego contra el de España y, después, desde del siglo XIX, contra la oligarquía chilena. Luchas que encuentran un punto de inflexión en enero de 1641, cuando el Tratado de Quilín, buscando establecer la paz y garantizando fronteras y control territorial al pueblo mapuche, formaliza al mismo tiempo la amputación de hecho de 20 de las 30 millones de hectáreas de su territorio original, superficie que será incorporada al Chile colonial. Desde entonces los mapuches son empujados al sur del Bío Bío, el gran río, suerte de no man’s land, y frontera natural de sus territorios...

  • 6 Cfr., P. Manns, Chile: una dictadura militar permanente (1811-1999), Santiago, Editorial sudameric (...)
  • 7 Cfr., J. Bengoa, Historia del pueblo mapuche, siglo xix y xx, segunda edición, Santiago, Ediciones (...)

6Luchas abiertas, luchas larvadas, cuyos primeros combates, durante la segunda mitad del siglo XVI, descritos en el poema épico La Araucana por el soldado español Alonso de Ercilla, serán apropiados, trescientos años más tarde, por el aparato cultural de la oligarquía chilena. Esta, que en la época venía de emanciparse de la Corona española, reivindicará como suya la valentía de los mapuches en la lucha contra los peninsulares, al mismo tiempo que se apropiará de su suelo y hará de la palabra “indio” –colmo de la paradoja–, un vocablo fuertemente despreciativo. El motor de esta doble usurpación reside en la sed de nuevas tierras destinadas al cultivo del trigo que esa misma oligarquía exportaba entonces hacia los mercados de Australia y California; doble usurpación que comienza a desarrollarse desde 1853,6 y que encuentra su climax entre 1866 y 1883, con la ocupación militar de los territorios mapuches y con el genocidio que la historia oficial chilena conoce bajo el eufemismo de la “pacificación de la Araucanía”,7 ocupación que –entonces, probablemente igual que ahora– más allá de sus objetivos económicos, intentaba reforzar la libido dominandi del Estado chileno y la imagen que éste buscaba implantar al interior de su propia sociedad.

  • 8 Cfr., M. Góngora, Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX, Sant (...)
  • 9 Cfr., E. Poirier, Chile en 1910. Edición del Centenario de la Independencia, Santiago, Imprenta, l (...)
  • 10 Ibidem.

7En efecto, será sobre la base de esta usurpación de las tierras mapuches, así como a través de una secuencia de hitos que atraviesan la mayor parte del siglo XIX –la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839), la guerra contra España (1865-1866), la Guerra del pacífico (1879-1883)–,8 que la élite que administra el Estado irá planteando el tema de la “nación” como un elemento de identidad en la representación simbólica y en el imaginario colectivo, esencial, por tanto, para obtener grados sensibles de cohesión social. Así, el texto oficial con que el gobierno chileno, durante el Centenario de la República –conmemoración que busca levantar una suerte de memoria legitimante de una identidad nacional–, describe precisamente esta función. “El Presidente Pérez –dice el texto– inició la Pacificación de Arauco, a la sazón último reducto de la barbarie indígena. El coronel don Cornelio Saavedra fue poco a poco reduciendo a los araucanos (1861-1869) y fundando ciudades en los territorios arrebatados a su dominio cuya línea divisoria bien pronto no llegó más acá del río Malleco”.9 El componente racista, excluyente, monocultural, tributario del imaginario positivista de la élite que controla el Estado chileno, y de una ideología que esgrime las nociones de “civilización”, de “desarrollo”, de “modernización”, de “progreso”, como argumentos que justifican la necesidad de perpetrar la masacre, queda perfectamente expresado en el mismo escrito. “Esta pacificación benéfica para los fines de la cultura y provechosa para la colonización de esos territorios –podemos leer en éste–, fue terminada por el coronel Urrutia, en 1883. Así fue como a fines de ese año el Presidente Santa María pudo destinar los nuevos territorios a su enajenación por particulares y al establecimiento de colonias extranjeras que bien pronto llevaron a esas regiones el fundante soplo de la civilización. Alemanes y suizos, españoles y franceses sirvieron de base a la fundación, primero de las colonias de Victoria, Quillán, Quechereguas, y después a las de Ercilla, Contulmo, Traiguén, Quino, Galvarino, Temuco, Purén e Imperial”.10

  • 11 Cfr., R. Molina, “Reforma agraria, recuperación de tierras y desarrollo forestal”, in Pueblo mapuc (...)
  • 12 Decreto con fuerza de ley n° 2568, del 28 de marzo de 1979.
  • 13 Cfr., J. Bengoa, Historia de un conflicto, el Estado y los mapuches en el siglo XX, Santiago, Plan (...)

8Si dejamos de lado los primeros tiempos del gobierno del Frente popular (1938-1941) y el de la Unidad popular, de Salvador Allende (1970-1973), dos paréntesis en la historia de Chile, la evolución de la República durante el siglo que acaba de extinguirse no modifica tampoco estas tendencias. Al contrario, el proceso de expropiación de tierras mapuches será acelerado durante la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1989). En 1974, ésta promulga el decreto-ley n° 701, destinado a fomentar las plantaciones privadas de pino para la exportación, bonificando el 75 por 100 de los costos por hectárea plantada. Paralelamente, las tierras que habían sido expropiadas, desde los años 1960, por la Corporación de la Reforma agraria, en beneficio de las comunidades mapuches fueron devueltas a antiguos latifundistas de la zona, o rematadas en favor de empresas forestales que las adquieren a bajísimos precios.11 En 1979, un nuevo decreto-ley, el n° 2568, empuja a los mapuches a subdividir las tierras comunitarias amparadas por los títulos de merced, en parcelas susceptibles de ser enajenadas en favor de los mismos capitales que penetraban, pujantes, en la región.12 Desde 1989, a pesar de los contenidos del Acuerdo de Nueva Imperial, firmados en noviembre de ese mismo año entre el Presidente de la República electo y representantes de los aimaras, los pascuenses, los atacameños y de las comunidades mapuches, donde junto con comprometerse a enviar al parlamento una reforma a la Constitución que reconociese formal y solemnemente a los pueblos indígenas de Chile se proponía la elaboración de una nueva ley indígena con participación en su redacción de los pueblos concernidos,13 los tres gobiernos de la Concertación, formada por demócrata cristianos y socialistas, han profundizado la misma orientación, favoreciendo directamente la expansión de empresas forestales ligadas al gran capital.

  • 14 Para un estudio de la presencia de las forestales en la región, véase Hugo Fazio Rigazzi, Mapa act (...)

9Así, en el marco del aumento tendencial de la demanda mundial de madera y sus derivados, los grupos económicos Matte y Angelini han transformado el territorio mapuche en un coto de caza. El primero, a través de las empresas forestales “Aserraderos Mininco”, “Servicios Forestales Escuadrón”, “Sociedad Forestal Crecex S.A”, “Forestal Río Vergara” y “Agrícola y Ganadera Monteverde”, controla más del 40 por 100 de la producción y de la exportación de madera de la región mapuche. El segundo es propietario, junto con el conglomerado norteamericano “International Paper” y el grupo neozelandés Carter Holt Harvey, de las empresas “Celarauco”, “Forestal Cholguán” y “Aserraderos Arauco”, que con sus 107 millones de dólares de movimiento anual, representan, ellas solas, el 24 por 100 de la cantidad total de madera exportada a Estados Unidos, a Japón, a China y a Corea del Sur.14

  • 15 Nicolo Gligo, “Situación y perspectivas ambientales en América latina”, in Revista de la Cepal,(...)
  • 16 Cfr., Cepal, “Forest Area”, in Statisticals yearbook for Latin America and the Caribbean, New York (...)
  • 17 Cfr., Cepal, “Quantum indexes of agricultural production” (Tableau 305), y “Maize production” Tabl (...)
  • 18 Cfr., Conaf, Catastro del bosque nativo, Santiago, 1999.
  • 19 Cfr., Coordinadora Territorial de las Comunidades Mapuches en conflicto, Fundamentos de la propues (...)

10La implantación de estos grupos en el sector forestal se ha hecho posible gracias al modelo impuesto en 1973 por la fuerza de las armas y perfeccionado luego por la Concertación. Salarios reducidos, prohibición del derecho a huelga, ausencia de toda protección legal para los trabajadores, garantía de que todo movimiento reivindicativo protesta será reprimida manu militari –como acabamos de ver en Tirúa–, y sobre todo, disposiciones legales permitiendo la explotación, en los más breves plazos, de maderas de una riqueza ancestral, como el mañeo, el raulí, la lenga, la tepa, el roble-pellín, de los cuales los estudios de los expertos no garantizan los ciclos de regeneración.15 Tal lógica ha provocado, entre 1976 y 1997, un aumento del 53 por 100 –un total de 1.677.000 hectáreas– del área de explotación forestal en la región mapuche.16 Al mismo tiempo, la superficie destinada al cultivo de trigo y de maíz para el consumo directo de las comunidades se ha reducido, durante el mismo período, de un 29 por 100 a un 21 por 100.17 El catastro del bosque nativo, realizado recientemente por la Corporación nacional forestal, Conaf –organismo de gobierno–, indica por su parte que la vegetación natural que existía sobre los territorios mapuches “ha sido deteriorado por la lluvia de productos químicos así como por los incendios”,18 léase, por los efectos del sulfato de sodio, el cloro y el petróleo utilizados por las grandes empresas forestales en la transformación de la madera en celulosa.19

  • 20 Cfr., Conaf, Catastro del bosque nativo, cit.
  • 21 Ibidem
  • 22 Cfr., “Nuestro Kosovo fue la “pacificación” de la Araucanía”, entrevista a Adolfo Millabur, alcald (...)

11La desaparición de la vegetación natural provoca, a su turno, un deterioro permanente de la calidad del suelo. La Conaf reconoce que en la región mapuche “un 75 por 100 de los suelos productivos presentan erosión, de los cuales un 98 por 100 son causados por la acción humana”.20 El mismo estudio establece, por otra parte, que “la pobreza de la vida rural tiene malos efectos sobre el suelo, que no está sujeto al reposo y sobre el cual no se cultiva sino para las necesidades alimentarias inmediatas”.21 Por lo demás, un verdadero censo forestal no tiene lugar en Chile sino cada veinte años; en consecuencia, el conjunto de estas cifras deben ser revisadas “a la alta”. “Las empresas forestales no producen recursos a nivel comunal y no ayudan tampoco al empleo de trabajadores en la región –comenta el alcalde de Tirúa, Adolfo Millabur, durante una entrevista para la revista Punto Final—, no pagan impuestos de ningún tipo; al contrario, a través del decreto 701, son subvencionadas por el Estado que les devuelve los capitales invertidos en proporción a las hectáreas cultivadas... Sus camiones y su maquinaria pesada destruyen los caminos sin ninguna consideración por la gente que allí vive”.22

  • 23 Las encuestas proporcionados por el Centro Mapuche de Estudio y Acción muestran que alrededor de 5 (...)

12El impacto de la explotación forestal, reduciendo el espacio vital destinado al cultivo de autosubsistencia y deteriorando la calidad del suelo, estimula la migración forzosa de la población mapuche a las ciudades –más del 45 por 100 de ésta, o sea, unas 550.000 personas mayores de 14 años, viven en Santiago–,23 lo que amenaza destruir los vínculos entre las comunidades mapuches y su tierra, fuente de subsistencia pero también base material y espiritual de su memoria colectiva y, por lo tanto, elemento constitutivo de una identidad amenazada constantemente por la expansión de la hegemonía oligárquica. En efecto, la presión que, a lo largo de la historia, ha ejercido la oligarquía chilena sobre la sociedad mapuche, con el fin de incorporar a sus miembros a una pretendida “cultura nacional”, ha asumido diferentes formas de acuerdo con las necesidades que se le han planteado a esta misma oligarquía y a su grado de control sobre el Estado; sin embargo, no es posible encontrar en este recorrido un solo momento en el que no se haya recurrido, sea a través del ejército, de la policía o de guardias blancas, al aniquilamiento físico de mapuches.

  • 24 Cada año, 3,5 millones de hectáreas de la riqueza forestal de América latina desaparecen incorpora (...)

13La brutal represión de Tirúa no tiene, entonces, absolutamente nada de un hecho aislado. Ella viene a sumarse al costo humano de cinco siglos de lucha y plantea una vez más la defensa de la tierra y la defensa de las propias comunidades mapuches frente a la estrategia del genocidio. Luchas estrechamente circunscritas a un pequeño territorio. Luchas al extremo sur de un continente situado al extremo sur del planeta. Luchas en apariencia arcaicas. Luchas que son, sin embargo, portadoras de una modernidad y de una proyección asombrosamente universal. Planteando de una manera concreta el tema de la defensa del equilibrio ecológico de la región, la lucha del pueblo mapuche constituye, al mismo tiempo, una manifestación de resistencia a la globalización y a la violencia de sus efectos sobre la vida social y cultural del conjunto de nuestra época. Con ese doble desafío, defendiendo su cultura y dibujando además una pista importante para encontrar las formas de organización necesaria al milenio que comienza, los mapuches participan, in actu, en las mismas luchas que los zapatistas de Chiapas, los campesinos brasileños del Movemento dos Trabalhadores Rurais sem Terra, y en los del conjunto de la especie humana interesada en la sobrevivencia del planeta.24 Es justamente por eso que la lucha del pueblo mapuche en defensa de sus tierras contra las empresas forestales no puede ser hoy día otra cosa que una lucha de todos...

Notes

1 Cfr., M. Buendía, “El pueblo mapuche bajo las balas”, in Punto Final, n° 447, Santiago, del 24 de mayo al 7 de junio.

2 Cfr., R. Guerra, “Violento operativo de Investigaciones de Lebu en Tirúa”, in El Siglo, n° 1036 (8716), Santiago, 18 de mayo del 2001.

3 Declaración pública de la Comunidad mapuche Domingo Trangol, 9 de junio del 2001.

4 Endesa, dependiente de capitales españoles, construye un inmenso lago artificial de 3.467 hectáreas de superficie y de 155 metros de profundidad para retener las aguas del Bío-Bío dentro de las alturas de la Cordillera de los Andes, modificando radicalmente el equilibrio ecológico de la zona e inundando los territorios de las comunidades.

5 Cfr., L. Sepúlveda, Patagonia Express, cuarta edición, Barcelona, Tusquets editores, 1996.

6 Cfr., P. Manns, Chile: una dictadura militar permanente (1811-1999), Santiago, Editorial sudamericana, 1999.

7 Cfr., J. Bengoa, Historia del pueblo mapuche, siglo xix y xx, segunda edición, Santiago, Ediciones Sur, 1987.

8 Cfr., M. Góngora, Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX, Santiago, Ediciones La Ciudad, 1991.

9 Cfr., E. Poirier, Chile en 1910. Edición del Centenario de la Independencia, Santiago, Imprenta, litografía y encuadernación Barcelona, 1910.

10 Ibidem.

11 Cfr., R. Molina, “Reforma agraria, recuperación de tierras y desarrollo forestal”, in Pueblo mapuche, desarrollo y autogestión, Temuco, 2001.

12 Decreto con fuerza de ley n° 2568, del 28 de marzo de 1979.

13 Cfr., J. Bengoa, Historia de un conflicto, el Estado y los mapuches en el siglo XX, Santiago, Planeta, 1999.

14 Para un estudio de la presencia de las forestales en la región, véase Hugo Fazio Rigazzi, Mapa actual de la extrema riqueza en Chile, Santiago, Lom editores, 1997;, también, Pedro Cayuqueo, Informe de las comunidades mapuches en conflicto de Arauco y Malleco para la Comisión de Derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas, Ginebra, Suiza, Arauco, abril de 1999.

15 Nicolo Gligo, “Situación y perspectivas ambientales en América latina”, in Revista de la Cepal, n° 55, Santiago, abril de 1995.

16 Cfr., Cepal, “Forest Area”, in Statisticals yearbook for Latin America and the Caribbean, New York, 1998.

17 Cfr., Cepal, “Quantum indexes of agricultural production” (Tableau 305), y “Maize production” Tableau 329), in Statistical yearbook for Latin America and the Caribbean, cit.

18 Cfr., Conaf, Catastro del bosque nativo, Santiago, 1999.

19 Cfr., Coordinadora Territorial de las Comunidades Mapuches en conflicto, Fundamentos de la propuesta mapuche labkenche sobre demanda de tierras, Territorio labkenche, 1998.

20 Cfr., Conaf, Catastro del bosque nativo, cit.

21 Ibidem

22 Cfr., “Nuestro Kosovo fue la “pacificación” de la Araucanía”, entrevista a Adolfo Millabur, alcalde de Tirúa, in Punto Final, año xxxiii, n° 443, Santiago, 16-29 de abril de 1999.

23 Las encuestas proporcionados por el Centro Mapuche de Estudio y Acción muestran que alrededor de 550 mil mapuches mayores de 14 años habitan Santiago y la región que lo circunda. Puede recordarse aquí que, antes de la invasión española, el Valle Central fue poblado por los mapuches. Algunos de los nombres que permanecen incorporados a la vida cotidiana santiaguina (Mapocho, Tobalaba, Melipilla, Huechuraba, Conchalí, Pudahuel, Maipo, Peñalolen...) muestran claramente esta presencia.

24 Cada año, 3,5 millones de hectáreas de la riqueza forestal de América latina desaparecen incorporadas a las exportaciones mundiales de madera llamada “dura” (hardwoods) Cfr., B. Charrier, Bataille pour la planète, Economica, Paris, 1997.

Acheter

Volume papier

amazon.fr