Version classiqueVersion mobile

El debate permanente

 | 
Juan Marchena
, 
Manuel Chust
, 
Mariano Schlez

Primera parte. Modos de Producción

El modo de producción parcelario y el comercio de exportación de tabaco en el Caribe colombiano (1850-1875)

Luis Miguel Pardo Bueno

Texte intégral

I. El proceso agrícola del tabaco en el distrito de Ovejas, provincia de Corozal (1850- 1875)

  • 808 A partir de la ley de 1836 sobre medidas, se definió la vara granadina como 0,80 metros; la cabuya (...)

1A las cinco de la mañana, en los primeros días del mes de enero del año de 1873, en el corazón de la serranía de San Jacinto o Montes de María, los cinco hermanos de la familia Ponce, con el hacha al hombro y el machete en la cintura, median y delimitaban un terreno rectangular de dos hectáreas808 de bosque para realizar el desmonte de los árboles de cañahuate, tamarindo, majagua, guayacán, palo de Brasil, dividivi, ceiba y las palmas de chontaduro, vino y corozo que crecen en las laderas de las montañas en la zona rural de Almagra, a cinco kilómetros del distrito tabacalero de Ovejas en la provincia de Corozal.

2La caída de los primeros árboles y palmas de hasta 25 metros de altura, provocaba la huida en desbandada del mono araña o marimonda, los alaridos desesperados del mono colorado y del mico tití, y el apresurado vuelo de las guacamayas y pericos que pintaban el cielo de azul, amarillo y verde. A finales de febrero, un mes después de tumbar el bosque, la tierra revestida de vegetación seca era quemada para limpiarse por completo y aprovechar la ceniza como abono. Así, los hermanos Ponce daban inicio al proceso agrícola de la preparación de suelos para los semilleros y las tierras de cultivo del tabaco.

  • 809 Silvestre, Luis María, Diez días de ocio en Nariño o apuntamientos sobre el cultivo del tabaco en l (...)

3El agricultor sabía muy bien que la elección del terreno era fundamental para su cultivo, ya que, de las condiciones agroecológicas, es decir, de la combinación idónea de tierra, sol y lluvia, dependía el éxito de la cosecha, y, por tanto, de la calidad del tabaco cultivado para la exportación se derivaba el valor de las tierras colonizadas por el campesino. Las condiciones climáticas ideales para el cultivo del tabaco negro de exportación se dan entre los 29 y 31 grados centígrados a la sombra. Asimismo, los mejores suelos para el tabaco son las tierras vegetales que se encuentran en las vegas o faldas de las montañas cubiertos por una capa espesa de hojas secas en descomposición que forman un abono natural. Por ello, la familia Ponce eligió las tierras de las colinas de Almagra, unos terrenos ondulados con pequeñas elevaciones, compuestos de arenilla metálica y esquisto arcilloso que integran suelos sueltos aluviales con un PH neutro y ligeramente alcalino809.

  • 810 Rivas, Medardo, “El cosechero”, en Museo de cuadros de costumbres, Tomo I, Bogotá, Impreso Foción M (...)

4El viejo José Miguel Ponce, quien dirigía la roza, era un agricultor de 58 años de edad, alto, delgado, de ojos negros, y con un color de piel indefinible, con diversas ráfagas de tonalidades pardo en el rostro, las manos eran hasta la mitad blancas como el marfil y la otra mitad enteramente negras, y la piel del cuerpo y de los pies, semejante a la piel de los caimanes que reposan sobre las orillas del rio Sinú. El viejo Ponce era el mejor cosechero de los Montes de María, usaba camisa blanca de lienzo con pantalón hasta debajo de la rodilla, un sombrero de palma de alas largas y copa cónica, abarcas de cuero de toro, un collar de huesos de gallinazo, y se le veía colgar por entre la camisa, siempre desabrochada, un rosario con una cruz de coco810.

5Las labores del proceso agrícola eran precedidas, desde el mes de enero, por la construcción del rancho para la familia y del caney para el depósito del tabaco, después de desmontar la madera de la parcela. El viejo Ponce concertó con sus cuatro hermanos la ayuda para la edificación de la infraestructura para su finca tabacalera. Sus hermanos mayores, Marcos y Armando, venían desde Chalán donde tenían una plantación de cinco hectáreas de tabaco que cuidaban en asocio con sus respectivas familias y dos jornaleros. Por otra parte, sus hermanos menores, Antonio y Norberto, llegaban a la tierra del viejo Ponce en Almagra desde La Peña y Flor del Monte donde sostenían pequeñas fincas de dos hectáreas cada uno.

6El trabajo solidario con sus hermanos en el desmonte y quema del bosque, y luego para levantar la estructura de madera del caney y rancho, era indispensable por lo exigente de la labor. Los hermanos Ponce iniciaban actividades tomando las medidas para determinar las dimensiones del caney, el tamaño de este dependía de la capacidad de acopio de hojas en relación con el área cultivada y el número de miembros de la familia. Un caney estaba compuesto en su interior por una hilera de cuadros o palomeros, cada uno tenía una dimensión de cuatro metros de ancho por cinco metros de largo.

7Estos palomeros eran demarcados clavando estacas en la tierra y con cabuyas de fique se fijaban sus dimensiones. Después de enterrar las estacas en las esquinas y trazar las líneas divisorias, los hermanos iniciaban cavando los cimientos de cada palomero. El viejo Ponce decidió construir un rancho de 4 palomeros como habitación para su familia y un caney de 6 cuadros con capacidad suficiente para secar una hectárea de cultivo de tabaco, la otra hectárea de bosque desmontada sería cultivada con yuca, ñame, maíz, plátano, frijol y ajonjolí.

  • 811 Márquez, Carlos (agricultor), Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregim (...)

8Una vez excavados los cimientos del caney, los hermanos Ponce rastrillaron y alisaron el terreno, y con hacha y machete empezaban a cortar los horcones del rancho, estos eran gruesos troncos del árbol de carreto y guayacán que clavaban con fuerza a los hoyos de los cimientos. Puestos los horcones externos de 3 metros de altura, levantaban las columnas centrales de 6 metros de alto para luego amarrarlas con bejuco malibú a la estructura del techo. La varazón del techo tenía una forma triangular compuesta de flexibles y resistentes palos de guadua o caña brava que integraban una cubierta diagonal de cuatro aguas811.

9Al perfilar la estructura diagonal del techo, el viejo Ponce escalaba por los palos de los cimientos y empalmaba el caney desde arriba hacia abajo con un tupido trenzado de hojas secas de palma amarga. Cada palomero quedaba como un cuadro perfecto con un techo diagonal hasta el suelo y con barras paralelas entre las columnas laterales que formaban tres sentaderas o tirantas para guindar el tabaco. Estas construcciones eran de gran fuerza y resistencia y podían durar más de 40 años en pie sin ser desmejoradas por la lluvia, el viento y el sol. El trabajo con sus hermanos también incluía la construcción del rancho familiar de 4 palomeros de dimensión y situado a unos metros junto al caney. Además, excavaban el jagüey, el cual surtía de agua a los animales, cultivos de tabaco y de alimentos, y donde se criaban bocachicos traídos del río Sinú para el consumo familiar.

10El caney del viejo Ponce era el punto de acopio del tabaco negro, lugar donde se llevaba a cabo el primer proceso de transformación química de la hoja, este espacio era un salón amplio, diseñado para reducir hasta un 20 % el contenido de agua, azucares y nicotina a las hojas de tabaco, estaba siempre cruzado por infinidad de hilos de fique en los que se ensartaban y colgaban las hojas para su secado. El caney fue construido dirigiendo sus extremos de oriente a occidente, dando sus frentes o costados más largos de norte a sur, para impedir que el destello del sol entre durante el día y reseque el tabaco.

11A diferencia del caney que era techado hasta el suelo y con una sola entrada para evitar que las fuertes brisas maltrataran las hojas colgadas, el rancho construido por los hermanos Ponce era un rectángulo abierto de 4 palomeros. Los dos cuadros de las esquinas tenían paredes de bahareque tapados con palma amarga y los cuadros del medio eran destechados formando un amplio patio central con el piso de tierra alisada. Al costado derecho del patio, la familia Ponce construyó tres habitaciones alineadas pero separadas por estrechas paredes, cada habitación tenía en la entrada una delgada tela blanca como puerta que el viento no paraba de agitar. En la habitación del centro vivía el viejo Ponce con Cantalicia su compañera, dormían en un petate sobre un catre de madera, bajo la cama ponían rollos secos de tabaco para espantar culebras y alacranes, y en un viejo baúl de madera guardaban su ropa limpia. En las columnas de su habitación había ganchos donde colgaban los sombreros de palma, toda clase de machetes y pequeñas jaulas de madera con periquitos verdes saltando de barra en barra.

12En la habitación del costado derecho dormían en un camarote esquinero las hijas menores del viejo Ponce, Maria y Emilia, ellas guardaban sus ropas en una especie de cajón de palma trenzado llamado petaquilla, sobre el cual había una repisa o tocador para poner collares de coco, vinchas de flores y paños para la cabeza. La habitación de la esquina izquierda era más rústica, allí dormían Carlos y Pacho en un par de hamacas, tenían una mesa sobre la cual ponían velas, mechones de sebo, y un cenicero de coco repleto de calillas a medio fumar, también, en las esquinas de la habitación, sobre las paredes, los hijos menores del viejo Ponce, recostaban picos, palas, espeques, hachas, machetes, macanas y gruesos rollos de cabuya de fique y malibú.

13Al extremo opuesto del patio central había, otras tres habitaciones, la de la mitad era donde dormía la abuela Aya, la madre del viejo Ponce, en un cuarto oscuro repleto de figuras de animales sobre el suelo, que la anciana tallaba en madera para sus nietos con el cuchillo de hoja circular para cortar tabaco. Al costado derecho vivía Toribio, el hijo mayor del viejo Ponce, junto con su esposa la niña Pacha y su hijo Juancho; y en la habitación del lado izquierdo vivían Candelaria, la hija mayor del viejo Ponce, con su marido el negro Julio y su hijo Joche. Al frente de las habitaciones, en el centro del patio, había una plazoleta circular demarcada con piedras grandes y redondas que formaban un kiosco techado con palma que daba sombra a un viejo mueble y su banco de madera donde la abuela Aya doblaba tabaco.

14El piso de tierra de la plazoleta estaba cubierto de recortes de jamiche que caían del mesón de doblar tabaco. Sobre la mesa, Aya alisaba las hojas en una tabla de madera maciza de forma rectangular de unos 53 centímetros de largo por 27 de ancho, allí cortaba con su cuchillo circular las capas de tabaco y los extremos de las calillas después de ser dobladas. Usualmente, Maria y Emilia, le ayudaban a Aya y a Cantalicia a doblar tabaco haciendo los rollos. La abuela hacía atados de 30 calillas para el consumo doméstico, sin embargo, la hoja de tabaco no era solamente fumada, sino también usada como de sahumerio quemando en las habitaciones rollos de hoja para espantar insectos, mosquitos y a la mala suerte.

  • 812 De la Rosa, Pedro, Botica general de remedios experimentados, Sevilla, Imprenta J. de D. Gómez, 185 (...)

15En el rancho el tabaco estaba presente por todas partes, Cantalicia lo usaba como analgésico, para aliviar los dolores menstruales, de cabeza, muela, piernas y rodillas; calmar el cansancio, el hambre y la sed; como purgante e insecticida, lenitivo de las picaduras, limpiador de dientes, para calmar los calambres y sacar el frio812. También, en algunas ocasiones, Aya consultaba el futuro en el código del quemado de las hojas, llamaba la lluvia con el humo que se elevaba al cielo y alejaba a los enemigos de la familia. El tabaco era para la familia Ponce una planta de uso cotidiano, una medicina milagrosa y un complemento dietético, indispensable en las reuniones familiares, ceremonias y celebraciones, estaba presente en todos los ciclos de la vida a través del pensamiento mágico y los significados místicos que hacían de la hoja un elemento sagrado.

16Detrás de la plazoleta, a un costado del patio, protegida por un techo de palma, estaba la cocina de la familia, compuesta por un fogón de piedras en el suelo de cuatro bindes junto a un mortero de piedra para moler maíz. La cocina tenía una lacena donde se podían ver en desorden platos soperos y llanos de totumo, azafates, cucharitas y cucharas de palo, cuchillos, pocillos y algunas tazas. Junto a la lacena colgaban el jolón o catabre y el abanico de palma para avivar la candela de la hornilla, también colgaban del techo y las paredes de la cocina bateas, cucharones de totumo, tapas, calderos y algunos sartenes donde se freían bocachicos. Junto a la lacena había un pequeño cuarto que servía como despensa y donde se almacenaba en tinajones de barro el maíz, frijol, ajonjolí, ají y el tabaco para fabricar emplastos medicinales.

17Al otro lado del patio, había una piedra plana enorme que servía de batea para lavar ropa y platos, junto a una tinaja de barro con agua, sobre la cual, flotaba una vasija de coco para sacar agua a potados. El patio estaba adornado de mecedoras para recibir a las visitas y de butacas de madera y cuero de res con el espaldar recostado contra las vigas de la plazoleta. Frente al patio central, quedaba la entrada del rancho, que consistía en una cerca de palitos de un metro de alto, sobre el tapiz verde del pasto guinea, con palos de totumo, naranjos, limoneros, mangos, papayos y dos palmas de coco a su alrededor, y adornada por pequeños arbustos de ají chivato, matas de sábila, astromelias, azahares y lirios rojos. A la sombra de los árboles de totumo eran atados un burro tuerto, una yegua vieja y en toda la entrada del rancho se echaban dos perros flacos color barcino atestados de garrapatas.

18En el rancho, Aya era la primera en levantarse a la madrugada, con un cuerpo menudo caminaba ligeramente por entre los tinajones para prender el fogón, se encargaba de cocinar la yuca y el ñame, y sobre la mesa tenía una olla de barro con leche cortada para hacer el suero. Dispersas por el rancho caminaban en desorden picando la tierra, gallinas, patos y piscos, y al fondo de la sala, un par de puercos engordan acostados junto a los bultos de maíz y los racimos de plátano. El caney y el rancho fueron terminados en febrero, ubicados en la parte alta de un cerro, desde el cual, Aya podía ver las tierras de cultivo. Un estrecho camino ondulado conectaba los ranchos con el tabacal y las huertas de alimentos. Por esta misma trocha, a mediados de julio, subirían constantemente en el burro tuerto los fiques de tabaco para el caney con las primeras hojas bajeras. A un costado del camino una vaca lechera y sus dos terneros rumiaban junto al lindero natural de bosque que los palos de indio en cuero, sangregao, copeipalo y carreto, trazaban para la finca de la familia Ponce.

19Aya recordó, que el éxodo de la familia de su hijo José Miguel Ponce, inició en el corregimiento de Chalán en el año de 1872, después de perder su pequeña finca tabacalera a manos de la casa comercial de los García en Ovejas. Asfixiado por las deudas causadas por la usura de los adelantos que los corredores de la casa comercial hicieron al viejo Ponce bajo la hipoteca de su tierra, tuvo que desplazarse para buscar un nuevo porvenir. Fue desde el rancho de sus hermanos mayores Marcos y Armando Ponce, con quienes se adentró en el monte buscando nuevas tierras fértiles para cultivar. A mediados de diciembre de 1872, montaron un campamento en el corazón de Almagra y allí iniciaron el desmonte y la construcción de sus hogares. Al terminar los ranchos y la adecuación de suelos, el resto de la familia Ponce se trasladó a su nueva parcela para iniciar los semilleros de tabaco y los cultivos de alimentos. Como siempre, cuando uno de sus hijos iniciaba una nueva empresa, la señora Aya los acompañaba dirigiendo las faenas.

  • 813 Agamez Toro, Arnaldo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Mun (...)

20Una vez desmontado, quemado y limpio el terreno de árboles y rastrojos, la siguiente labor de la familia Ponce era formar el semillero o troja alzada junto al caney. Con la madera del bálsamo y el palo de agua, el viejo Ponce cortaba a machete cuatro troncos gruesos para formar un rectángulo de un metro y medio de ancho por 10 metros de largo, sostenidos por palos en forma de horqueta que equilibraban sobre el suelo una pequeña cama o tablón, atravesada por delgadas varas donde se echaba la tierra picada con abundante materia orgánica o cisco, mezclada con el estiércol de hormiga que servía como fungicida y abono. La troja alzada era y continúa siendo una clase de semillero exclusivo de la zona tabacalera de los Montes de María, tenía unas varas largas que formaban una estructura de paredes y un techo de palma que les proporcionaba sombra y protección a las plántulas frente al sol, el viento y la lluvia813.

21La elaboración de las trojas alzadas era el comienzo de la etapa de siembra del tabaco y su ciclo vegetativo, una planta que desde su nacimiento hasta su muerte dependía totalmente de las cuidadosas manos del agricultor en el campo y del artesano en el pueblo. El viejo Ponce junto con su hijo mayor, Toribio de 25 años, encendían unas calillas e iniciaban sus labores diarias a las 5 de la madrugada, hora en que la espesa neblina cubre las laderas de las colinas dibujando pequeños copos blancos que daban la impresión de que las montañas estaban repletas de rebaños de ovejas pastando, moviéndose lentamente de arriba hacia abajo. De este panorama cotidiano fue que surgió el nombre del pueblo tabacalero más importante de la provincia de Corozal en el caribe colombiano a mediados del siglo XIX: Ovejas.

  • 814 Fals Borda, Orlando, Historia doble de la costa: El retorno a la tierra. Tomo IV, Bogotá, Carlos Va (...)

22Aunque fundado con el nombre de San Francisco de Asís al sur de los Montes de María por el expedicionario español Antonio de la Torre y Miranda en el mes de junio del año de 1776. La fundación obedeció a la intención de la corona española para abrir un camino que permitiera comunicar por tierra a Cartagena con las sabanas de Tolú y Corozal. El pueblo ovejero conservó su nombre de origen campesino y con el tiempo olvidó por completo su designación fundacional religiosa de origen colonial. De la Torre congregó a un grupo de indígenas y negros de San Basilio de Palenque quienes con hacha y machete abrieron un camino por el centro de la serranía de San Jacinto donde fundaron de sur a norte y casi de manera simultánea a Ovejas, El Carmen de Bolívar, San Jacinto, San Juan Nepomuceno y San Cayetano. De esta manera, el puerto de Cartagena quedó conectado por tierra con Corozal, Sincelejo y Montería814.

  • 815 Uscategui Mendoza, Néstor, “El tabaco entre las tribus indígenas de Colombia”, Revista colombiana d (...)

23La construcción del camino de los Montes de María y la fundación de estos cinco pueblos, produjo una amplia actividad agrícola en las fértiles montañas. Los colonizadores campesinos, en su gran mayoría negros de Cartagena que huían de la esclavitud, indígenas de la familia Zenú y mestizos, iniciaron un proceso de establecimiento de pequeñas y medianas fincas agrícolas. Entrado el siglo XIX la subregión montemariana se convirtió en la despensa agrícola y ganadera del caribe colombiano debido a la fertilidad única de sus tierras. Los campesinos como la familia Ponce aún conservaban en sus rostros, enseres, casas, música, bailes, atavíos y técnicas agrícolas la herencia de sus antepasados negros e indígenas. El legado indígena más importante, que se convertiría en protagonista de la sociedad, la cultura y la economía ovejera, montemariana y mundial, hasta el día de hoy, fue la agricultura del tabaco negro815.

  • 816 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregim (...)

24Después de levantar la troja, Toribio Ponce obtenía las semillas de tabaco de una selección de matas que mejor desarrollo y producción de hoja tuvieron de la cosecha del año anterior. Toribio era un muchacho campesino de estatura media y piel morena, acostumbraba vestir una camisa blanca de manga larga recogida hasta los codos, con pantalón de lino blanco remangado hasta los tobillos, unas abarcas de cuero de tres puntadas, un sombrero de paja trenzada, un pañuelo rojo atado en el cuello y solía llevar una pequeña mochila tejida terciada al pecho. Con sus manos eternamente manchadas por la tierra negra, preparaba en el caney las semillas mezclando en una cuchara de totumo una medida de cuatro gramos de semilla con ceniza para sembrar en la troja alzada. Las semillas mezcladas con cenizas eran cogidas por las hermanas de Toribio en las palmas de sus manos y con un movimiento circular de la muñeca esparcían al viento las diminutas pepitas por los surcos de la troja alzada, a esta técnica se le conocía como espolvoreo, finalmente eran cubiertas con una capa de estiércol de hormigas y ligeramente humedecidas816.

  • 817 Krause, Carlos, “Memoria sobre el cultivo del tabaco”, México Oficina de la secretaría de fomento, (...)

25Al mismo tiempo en que sus hermanas espolvoreaban las semillas en la troja, los hermanos menores de Toribio: Carlos de 22 años y Pacho de 20, construían cinco bancos semilleros sobre tierra suelta y fértil en un terreno plano o con poca pendiente; con buen drenaje, es decir, que no se inunde o encharque, cercano a una fuente de agua y al lote donde se van a realizar las siembras, teniendo presente que dicho suelo no haya sido sembrado con tabaco en años anteriores. Para la siembra de una hectárea de tabaco se requería de aproximadamente 20.000 plántulas, esta cantidad se obtenía de una superficie de 50 metros cuadrados de bancos de semilla, es decir, de 5 bancos semilleros de 1.20 metros de ancho por 10 metros de largo, separados por una calle de 40 centímetros.817

  • 818 Crismatt Araujo, Alfonso, Bogotá, Instituto Nacional de Fomento Tabacalero. Documento mecanografiad (...)

26Carlos y Pacho eran trabajadores fuertes, incansables y disciplinados, desde los cinco años aprendieron todo sobre el cultivo de tabaco trabajando junto a su padre y el abuelo Toribio en las fincas de la familia, con el paso de los años habían desarrollado manos ásperas y gruesas con las que empezaban a elaborar los bancos de tierra para el primer trasplante del tabaco en roseta de la troja alzada al banco semillero. Ellos trazaban las eras rectangulares clavando estacas en las esquinas y demarcando con una cabuya las medidas del banco. Asimismo, entre cada banco extraían y picaban la tierra para elaborar las calles, esta tierra era repartida uniformemente en los bancos hasta alcanzar una altura de 10 centímetros de suelo arenoso mezclado con 10 centímetros de suelos pesados o arcillosos ligeramente humedecidos. El acabado de las eras lo realizaban a mano pulverizando el suelo y aplanándolo suavemente para evitar así encharcamientos con el riego. La tierra del banco semillero la dejaban reposar por 3 días, pasados estos, ponían encima de los cajones paja y ramas secas que luego quemaban para destruir huevecillos o larvas de insectos y para que la ceniza sirva de abono al revolverse con la tierra, esta técnica de desinfección del suelo es uno de los métodos más antiguos empleados por los campesinos montemarianos818.

27Posteriormente, los hermanos Ponce cortaban palos regularmente gruesos de ceiba de leche y jobo, con los cuales formaban los costados del banco, y a partir de ellos, levantaban troncos de 2 metros de alto puestos a 3 metros de distancia a lo largo de las eras, sobre los que ponían varas delgadas de guadua que techaban con hoja de palma con el fin de evitar el resecamiento y conservar la humedad del suelo. La variedad de tabaco que sembraba la familia Ponce era el cubita o criollo cubano, un tabaco caracterizado por su hoja lanceolada grande y en forma de corazón, con aroma y sabor suave, que fue introducido de Cuba a la Nueva Granada en el siglo XIX y llegó a Ovejas desde Ambalema traído por el capitán del ejército libertador y médico tolimense Joaquín Pizarro en 1857.

  • 819 Bossa Herazo, Donaldo, “Vacas y tabacos, Joaquín Pizarro, empresario de comienzos de siglo”, en Lec (...)

28En asocio con el ganadero Arturo García de Sincelejo, Pizarro fundó su hacienda “Almagra” desde donde exportaba tasajo (carne de res) a Cuba. En sus frecuentes viajes a la isla, Pizarro advirtió la magnitud del cultivo de tabaco de la localidad de Vuelta Abajo, concibiendo la idea de cultivar y comercializar la hoja en Ovejas. Esta variedad de tabaco cubano poco a poco fue reemplazando al tabaco criollo local llamado “lengua de oso” de sabor fuerte, hojas gruesas y de difícil combustión que se consumía regionalmente, el cultivo de la variedad cubita se extendió desde Almagra hasta la provincia de El Carmen de Bolívar haciéndose famoso en Inglaterra y Alemania819.

  • 820 Agamez Toro, Jairo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Munic (...)

29El 19 de marzo de 1873, día de San José de la montaña, Candelaria Ponce de 23 años, hija mayor del viejo, una mulata alta de cuerpo delgado, ojos carmelitas y cabello negro, caminaba a pie pelao alrededor de la troja alzada, vestida con una blusa escotada con los hombros destapados y una falda amplía hasta la pantorrilla con un volado en la parte inferior. Candelaria iba espolvoreando las semillas de tabaco variedad cubita en la troja alzada con el cabello recogido en un moño decorado con una cinta roja acabada con flores. La hija mayor del viejo encargada del semillero, veía germinar las primeras rosetas del tabaco en la tierra de la troja entre los 8 y 10 días después del espolvoreo. Con un máximo de tiempo de 27 días de germinación y dos centímetros de largo, la roseta de tabaco era arrancada con suavidad por Candelaria y sus dos hermanas menores de la tierra de la troja el día 20 de abril, seleccionaban las mejores especies para trasplantar al banco donde el tabaco alcanzaba su desarrollo como plántula820.

  • 821 Silvestre, Diez días de ocio…, op. cit., 1868, p. 22. Información suministrada sobre el riego de la (...)

30Durante 22 días después de trasplantada la roseta, María de 19 años y Emilia de 17, hermanas menores de Candelaria, redoblaban sus cuidados en los bancos, regaban las plántulas dos veces al día, en la mañana antes de la salida del sol y por la tarde después de ocultarse. Para el riego, usaban un calabazo de forma alargada que ponían sobre su hombro izquierdo con la boca para abajo, la que tapan con los dedos de la mano izquierda y en la otra mano llevaban un manojo de ramas, sobre las que dejaban caer el chorro de agua que, al bajar sobre las ramas regaba el almácigo como un baño de lluvia menuda. El riego debía ser muy cuidadoso para que el peso del agua al caer no partiera los pequeñísimos tallos de la planta, que al nacer y durante los primeros días de desarrollo parecen hilos delgados821. Las niñas de la familia Ponce tenían un carácter alegre y bullicioso, mientras hacían sus labores en el semillero cantaban décimas a sus hermanos, ellas usaban unas baletas de lona con suela plana de cuero y adornaban su cabello castaño con vinchas de flores, vestían faldas largas y rizadas, con arandelas en el ruedo y rematadas con encajes de colores vivos.

31Los dos nietos del viejo Ponce, Joche de 6 años y Juancho de 8, iban encueros tras sus tías María y Emilia, registrando las eras para desyerbar y despojar de insectos y gusanos el banco, su labor consistía en revisar plántula por plántula en busca de posibles plagas o enfermedades que puedan afectar todo el semillero. Además, con sus pequeñas y delicadas manos podaban y limpiaban el almácigo despojándolo de algunas hojas para que vayan dándose espacio entre ellas y continúe su crecimiento. Los niños de la familia Ponce se movía incesantemente como hormigas recorriendo el banco una y otra vez, con una mirada escudriñadora eliminaban plántulas enfermas con hogos, decaídas o estropeadas, dejando solo aquellas con aspecto sano, vigoroso, de color y tamaño uniformes.

  • 822 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregim (...)

32Con una troja alzada de semillas germinadas, la familia Ponce estaba segura de poder sembrar 5 bancos semilleros, para después trasplantar al campo de cultivo una hectárea de matas de tabaco. Pasados 27 días a un mes en el banco semillero, las plántulas de tabaco alcanzaban el tamaño de 15 centímetros de largo, lo que indicaba a la familia Ponce que la plántula estaba lista para ser llevada al campo de cultivo. Por ello, Cantalicia, la mujer del viejo Ponce, supervisaba con recelo cada labor advirtiendo a sus hijas sobre el tamaño adecuado para iniciar el pegue de las plántulas en la tierra de cultivo a principios de mayo, época en que iniciaban las lluvias en los Montes de María822.

33Las fechas del desmonte y quema, de la preparación de suelos y semilleros, de los trasplantes y los tiempos de la cosecha anual, eran cruciales en el desarrollo del cultivo y estaban orientados para aprovechar los cambios de clima y el régimen de lluvias. La familia Ponce conocía muy bien la estacionalidad climática en el bosque seco tropical de los Montes de María, la cual iniciaba en diciembre con un fuerte calor y sequía, un verano intenso que dejaba el suelo seco y rocoso, y a las montañas con un paisaje árido que en el mes de enero se caracterizaban por una vegetación totalmente deshojada como respuesta defensiva de los árboles para ahorrar agua y energía en sus raíces ante la agobiante temperatura. Así, en estos primeros cuatro meses que van de diciembre hasta marzo, la tierra se convierte en una alfombra de hojas y ramas secas, y algunas quebradas, arroyos y pozos desaparecen.

34Sin embargo, la familia Ponce esperaba pacientemente a mediados del mes de marzo las primeras garúas o lloviznas tenues para levantar sus semilleros. En mayo iniciaba la época del trasplante del banco semillero a la tierra de cultivo, aprovechando las fuertes lluvias para iniciar el pegue del tabaco en los surcos. Al terminar el mes de junio las montañas renacían nuevamente y la vegetación reverdecía, y lo que parecía un desierto se transformaba en montañas boscosas absolutamente verdes, frondosas y exuberantes. Las corrientes de agua de los arroyos Mancomoján y Pechilín emergían con fuerza y aparecían en el paisaje venados, armadillos, ñeques, guartinacas, ardillas, guacharacas, zainos, corcovados, loros, micos y ranas venenosas. Los árboles nativos como el camaján, el piquiño, el zapato, el roble, el cedro y el guacharaco renacían con la llegada de las lluvias, las colinas y montañas eran cubiertas de espesas capas de húmeda neblina que oscurecían el paisaje iluminado intermitentemente por relámpagos con truenos ensordecedores.

35Entre los meses de julio y agosto se metía el “veranillo de San Juan”, un periodo seco de menor intensidad, alternado por otra etapa de lluvias entre octubre y noviembre que terminaba en diciembre para dar inicio a un nuevo ciclo de sequía. Desde Almagra el viejo Ponce conocía muy bien la geografía de los Montes de María, había recorrido de niño cada trecho de su espacio físico vital remontando con su padre Toribio, las serranías, las colinas, las planicies marinas y llanuras aluviales a su alrededor. También sabía con exactitud las fechas de los cambios entre las temporadas secas y lluviosas que hacían promediar la temperatura anual entre los 25 y 33º grados centígrados en una altitud de 254 metros sobre el nivel del mar, lo que servía para orientar a la familia Ponce en su trabajo agrícola diario.

36Al iniciar el mes de mayo del año de 1873, Cantalicia, una mujer fuerte de 56 años, de tez morena y cabello encanecido, fumando una calilla que ella misma dobló, esperaba la primera lluvia de mayo lanzando grandes bocanadas de humo al cielo. Los primeros aguaceros de mayo humedecían la tierra indicándole a la familia Ponce el momento adecuado para realizar la última selección y trasplante de las plántulas de los bancos semilleros a la tierra de cultivo. El 10 de mayo, Cantalicia junto a sus tres hijas, arrancaban suavemente de la tierra suelta del banco las plántulas de un tamaño entre 15 y 20 centímetros, procurando seleccionar las matas con el mejor desarrollo, color y tamaño.

  • 823 De Jesús Jiménez, Norberto (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 8 de junio de 2018 (...)

37Para pegar definitivamente el tabaco en la tierra de cultivo, el viejo Ponce con sus tres hijos, picaban la tierra con azadón formando surcos lineales o hilos de siembra separados por una calle de un metro de ancho. Tras de ellos iban las mujeres y los niños de la familia, quienes abrían con sus manos hoyos separados por 80 centímetros de distancia entre mata y mata, tomando la plántula por las hojas, sin tocar el tallo, primero humedecían y luego enterraban las raíces en el agujero, cuidando que la tierra no quedara apretada al cubrir la raíz, a este proceso el campesino le llamó: pegar el tabaco823.

  • 824 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregim (...)

38En una sola hectárea de tierra, la familia Ponce podía sembrar alrededor de 10.000 matas de tabaco, protegidas por una cerca de madera y rodeadas por una calle ancha llamada ronda, que mantenía alejado al pulgón y otros insectos que atacan la siembra, y también evitar que los animales domésticos como los puercos, vacas y burros pisoteen las matas. Este tipo de cultivo en forma rectangular de lados paralelos, facilitaba a la familia Ponce la siembra a cordel con el propósito de llevar un conteo de las matas de tabaco, lo que se hacía multiplicando el número de las líneas laterales. El viejo Ponce sabía por su experiencia que el tabaco debía sembrarse a una distancia mínima de 50 centímetros entre mata y mata, este espacio no podía ser menor, pues si se sembraban a poco trecho, las hojas se maltratan mutuamente y no tienen un buen desarrollo. Por otra parte, el reducido espacio entre plantas dificultaba el desyerbe y espulgue del tabaco, por esto, en el mejor de los casos, el viejo Ponce prefería sembrar sus matas separadas por 80 centímetros de distancia824.

39Al pegarse el tabaco en la tierra de cultivo, Cantalicia reservaba plántulas en el banco semillero para la resiembra, es decir, para reemplazar matas que no tuvieron buen pegue, se pasmaron o murieron después del trasplante. Las demás plántulas defectuosas, enfermas y sin un buen desarrollo eran eliminadas por completo para evitar focos de plagas o enfermedades. Paralelamente a la preparación de suelos y semilleros, las labores fitosanitarias y de control de plagas en el proceso agrícola del tabaco negro eran decisivas para el éxito de toda la cosecha anual, si se llegaba a cometer un error en cualquier momento de la agricultura esto afectaría la calidad de la hoja y repercutiría en la preindustria y comercio.

  • 825 Agamez Toro, Jairo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Munic (...)

40Durante la fase de semilleros, entre los meses de marzo a mayo, la principal labor de la familia campesina era el control de plagas, trabajo desempeñado por las hijas y nietos del viejo Ponce en la troja alzada y en el banco semillero. En primer lugar, debían contrarrestar a la candelilla, una hormiga de color pardo claro que por su tamaño diminuto se hace casi invisible en la tierra, pero que puede perjudicar los semilleros al “robarse” las semillas y trasportarlas a sus hormigueros dejando como resultado la escasez de rosetas germinadas en la troja. Para controlar esta plaga, Candelaria rodeaba las trojas con huesos de pollo, así las hormigas no llegaban hasta la tierra del semillero distrayendo su atención en alimentarse de los huesos, también, sus dos hermanas menores, localizaban la boca y caminos de los hormigueros para destruirlos manualmente825.

  • 826 Dau, José María, Manual del veguero, Quito, Imprenta de Valencia, 1857, p. 33. Información sobre pl (...)

41Una de las plagas más voraces para el semillero es el gusano tierrero, los cuales cortan a ras del suelo los almácigos recién trasplantados a los bancos, aunque existen diversos tipos de gusanos, Candelaria los distinguía por su color y tamaño, el tierrero varía entre 1 a 4 centímetros de longitud y proviene de los huevos de una mariposa que los deposita sobre las plántulas. En su periodo de larva es cuando más daño hace, llegando a destruir semilleros completos, lo que obligaba a la familia campesina a resembrar hasta tres veces. Las hermanas Ponce los cazaban pacientemente a diario en las primeras horas de la madrugada, cuando salían a alimentarse del tallo de la plántula, ya que estos, durante el día se entierran junto a las raíces de los almácigos haciéndose poco visibles. La forma de eliminación de este gusano era enteramente manual, igualmente, la planta afectada era arrancada inmediatamente para ser quemada lejos de los cultivos826.

  • 827 De Jesús Jiménez, Norberto (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 8 de junio de 2018 (...)

42Candelaria también advertía a sus hermanas de buscar con mucha atención a unos grillos de color marrón de 4 centímetros que cavan galerías en las tierras de los semilleros y se alimentan de las raíces de la plántula. Aunque la plaga más diminuta y difícil de encontrar en el semillero es la pulguilla, un insecto de 2 milímetros que las hermanas Ponce identificaban porque producen un tatuaje amarillento en las hojas de la plántula, perforándola y ocasionando su muerte, la pulguilla sale en verano y se oculta detrás de las hojas viéndose como pequeños lunares, el método para controlar estos voraces insectos era la quema de la planta desde su raíz827.

  • 828 Sepúlveda Lozano, Rubén, Plagas del tabaco en Colombia y métodos para combatirlas, Bogotá, Institut (...)

43En el banco semillero una de las plagas más dañinas para las plántulas era la candelilla o “Juan viejo”, este insecto es de aspecto redondo, de patas largas, color marrón, de cinco milímetros de longitud y de poca vivacidad, siendo fácil para Candelaria y sus hermanas cogerlo. La candelilla es un insecto perforador que pone sus huevos al interior del tallo de la plántula, formando con el tiempo galerías dentro de esta. Candelaria explicaba a sus hermanas los síntomas sobre la planta, mostrándoles que las hojas pierden su color verde y se tornan flácidas, se debilitan, decaen y detienen su crecimiento haciéndolas inútiles. La forma más efectiva de combatir a la candelilla era la quema de las socas, por esta razón, las hermanas Ponce por ningún motivo usaban los desperdicios de plantaciones anteriores como abono, todas ellas eran quemadas para matar huevos, larvas, pupas y adultos, con el fin de evitar esta plaga que podía acabar con un semillero completo828.

  • 829 Silvestre, Diez días de ocio…, op. cit., p. 19.

44Cuando la plántula era llevada a la tierra de cultivo las labores de la familia Ponce aumentaban. La gran variedad de plagas y enfermedades que afectan a la plantación hacen del tabaco una planta muy delicada que requiere constantes cuidados. La plaga que más ocasionaba pérdidas entre los agricultores era el gusano cogollero, por ello, el viejo Ponce le prestaba una atención especial y enseñaba a sus hijas e hijos cómo identificarlo para su eliminación manual. El viejo advertía a sus hijos que el ataque lo realizaba un gusano con manchas marrones de 3 centímetros en la parte más tierna del cogollo de la planta, dejando como rastro de sus daños una marca de excremento negro que delataba su presencia y perforaciones circulares sobre la hoja829.

  • 830 Sepúlveda Lozano, Plagas del tabaco en Colombia…, op. cit., p. 18.

45Otra plaga del tabaco proveniente de las mariposas era el gusano cachón, Candelaria le enseñaba a su pequeño hijo Joche y a su sobrino Juancho, a encontrar en medio de la plantación, un gusano de forma cilíndrica de 8 centímetros y de color verde, atravesado por franjas blancas con un cacho curvado hacia atrás de color rojo en la parte final del cuerpo. Los nietos del viejo Ponce, cogían manualmente de las hojas de tabaco a los gusanos cachones en las horas de la mañana, los arrojaban al suelo donde un grupo de hambrientos piscos, gallos y gallinas esperaban a estos gusanos que se comían las hojas desde los bordes hasta la vena central, dejando solo las nervaduras de la planta. Del mismo modo, el lorito verde, un insecto de dos centímetros que hace perforaciones a las hojas y que por su color se camufla y pasa inadvertido, era buscado obstinadamente por las hijas del viejo en las hojas, ya que cualquier perforación reducía la calidad y el precio del producto830.

  • 831 Dau, Manual del veguero…, op. .cit., p. 34.

46Por último, la familia Ponce cazaba al pulgón y la mosca blanca. El primero, es una especie de chinche que habita en las axilas de la hoja y provoca innumerables manchas negras por su excremento. El segundo, es una mosca de alas blancas que se esconde en el dorso de la hoja y trasmite una enfermedad virulenta a la planta que provoca el enroscamiento, amarilleo y el poco crecimiento de las hojas. La principal tarea que Cantalicia les asignaba a sus hijas en las labores diarias de control de plagas y enfermedades era amontonar y quemar todas las plántulas, desperdicios y matas dañadas, ya que estas hospedan huevos, larvas y adultos de plagas y enfermedades que, como el mosaico y la dormidera, atacarán en la siguiente cosecha831.

  • 832 Gutiérrez de Alba, José María, Cartilla agraria o tratado elemental de agricultura y ganadería dedi (...)

47La familia Ponce debía ejercer un control estricto sobre las plagas, observando a diario los semilleros y plantaciones para prevenir el ataque de insectos y gusanos, para ello, limpiaban la tierra de malezas y examinaban cuidadosamente mata a mata espulgando manualmente. Además, debían desyerbar la plantación removiendo residuos alrededor de la planta para facilitar un mejor desarrollo de la raíz, estas labores diarias evitaban el normal desarrollo de plagas y son conocidas como labores culturales que integraban toda actividad de mantenimiento, limpieza y sanidad de la plantación por parte de la familia Ponce832.

48Las fuentes de agua eran fundamentales en las labores culturales diarias de la familia Ponce en los cultivos. En el distrito tabacalero de Ovejas, además de la lluvia que se recolecta en el jagüey, las fuentes hídricas más importantes son los arroyos Mancomoján y Pechilín. El primero, realiza un recorrido de 112 kilómetros en sentido sur oriente, desembocando en Zambrano en el rio Magdalena, en su trayecto recibe las aguas de 28 quebradas afluentes. Por su parte, el Pechilín, nace en la iglesia San Francisco de Asís en Ovejas y realiza un recorrido de 58 kilómetros en sentido noroccidental hacia el municipio de Chalán, pasando por Colosó y Toluviejo para desembocar en el mar caribe, en su ruta al mar recibe las aguas de 8 quebradas afluentes. El riego de las matas de tabaco era realizado cuatro veces por semana en época de sequía, y en temporada de lluvias la plantación no era regada para evitar excesos de humedad, encharcamientos y prevenir enfermedades por hongos.

  • 833 Mercado, Zoila (agricultora). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 9 de junio de 2018. Corregimi (...)

49Las labores de riego en la plantación les correspondían a los hermanos Toribio, Carlos y Pacho, quienes transportaban a lomo de burro el agua desde el jagüey en unos barriles cilíndricos de madera de cedro hasta la tierra de cultivo. Allí regaban manualmente las plantas con cántaros de totumo y aporcaban la tierra sobre el tallo de la mata para estimular su crecimiento. Las tierras del distrito tabacalero de Ovejas eran tan fértiles que los campesinos no utilizaban ningún tipo de abono de origen orgánico o químico aparte de la ceniza producto del desmonte y quema. En el mes de junio, la abuela Aya, quien, con sus 85 años de vida, parecía tener más energía que cualquiera de sus hijos y nietos juntos, veía a sus plántulas de tabaco convertidas en matas de casi medio metro de altura listas para desbajerar. Es decir, cosechar las hojas bajas de la planta, que debido a su cercanía con el suelo estaban manchadas, rotas y deterioradas, clasificadas como jamiche833.

50Con sus cultivos adelante, la familia del viejo Ponce se persuade del éxito de la cosecha y se llena de esperanzas de bienestar asegurado. La empresa anual de cultivar tabaco negro era esencial en sus vidas. Sin el cultivo de tabaco, el viejo Ponce no podía garantizar el dinero suficiente para el sostenimiento de la familia, por ello, veía su pedazo de tierra cultivada con optimismo, convencido de que así llenaría las necesidades de su familia y haría frente a los horrores del hambre. El trabajo en la otra hectárea de tierra desmontada incluía la formación de un platanal, el cultivo de 500 matas de yuca y ñame, maíz, frijol y ajonjolí, estos cultivos de alimentos le permitían al viejo Ponce pensar en establecerse de manera más segura en las tierras colonizadas.

51La primera cogida de hojas de la familia Ponce inició el día 15 de junio de 1873, cuando las matas de tabaco alcanzaban medio metro de altura. Como cada planta de tabaco tenía su propio desarrollo diferente, los cortes de las hojas dependían de los cuidados del agricultor y de la influencia del clima sobre la madurez técnica y fisiológica de la planta. La madurez técnica se refiere al desarrollo de una inclinación de 90 grados de la hoja en relación al tallo; y la madurez fisiológica es cuando la hoja pasa de un color verde oscuro a un verde limón y el ápice se pinta de color carmelita. Estas eran las señales que las plantas de tabaco le daban a la familia Ponce para indicarles el momento preciso del primer corte.

  • 834 El Mosaico, sábado 24 de septiembre de 1864, p. 37; “Viajes y aventuras de dos cigarros”, p. 296. I (...)

52El corte de las hojas era una manipulación muy delicada de la planta que debía hacerse, según Aya, antes del mediodía y evitando la luna nueva. Para cortar una hoja de tabaco, el viejo Ponce cogía el peciolo de la hoja a ras de la vaina de la planta entre la punta del dedo pulgar y la segunda falange del dedo índice para realizar un ligero movimiento de palanca hacía abajo. El viejo Ponce comentaba a sus hijos que, al arrancar la hoja de la mata de tabaco, iniciaba un proceso en que el campesino asistía a la hoja a morir lentamente en su caney. Por eso era tan importante llevar inmediatamente al caney las hojas para guindarlas, si no, el tabaco se madura y se pudre por el calor que las hojas producen después de cortarse de la planta834.

  • 835 Biblioteca Nacional de Colombia (BNC), Instrucción para el cultivo y beneficio del tabaco semilla d (...)

53La cosecha no llegaba al mismo tiempo al caney, había diferentes cortes y distintas calidades de hoja que producía cada mata. En el primer corte la familia Ponce cogía por mata entre 3 o 4 hojas bajeras de jamiche; en el segundo corte entre 5 y 6 hojas de jamiche; en el tercer y cuarto corte entre 3 y 4 hojas, pero estas ya van a dar dos clasificaciones: la hoja de segunda o capote y la de tercera, si el cultivo estaba bien cuidado la planta da más capote disminuyendo la hoja de tercera. Entre el quinto y séptimo corte, si el tabaco tenía un buen desarrollo daba la hoja primera especial o extra. Al mes, la familia Ponce realizaba, aproximadamente cada 8 días entre 3 y 4 cortes, y en total, la cosecha que va entre julio y diciembre se podía sacar entre 25 y 27 cortes de hoja de tabaco a la plantación835.

54El día de la cosecha, la abuela Aya preparó para el desayuno familiar ñame con suero y chocolate. Al viejo Ponce le empacó en su costal, en unas hojas de palma, bollos de maíz y queso para comer en el trascurso de la mañana. Los hijos del viejo iban cada uno con su machete amarrado en la cintura, su sombrero alón y sus mochilas cargadas de un totumo con guarapo, queso, plátano cocido envuelto en hojas y algunas calillas. Las hijas del viejo Ponce llevaban los fiques para empacar el tabaco en unos canastos cargados de nísperos, zapotes y mamones. Salían en procesión a las 6 de la mañana, al frente iba el viejo Ponce fumando una calilla y montado en su burro tuerto, con las piernas hacia adelante cruzadas sobre la nuca del animal. Tras él iban sus hijos en fila por la estrecha trocha serpenteante que bajaba por la colina hacia el tabacal.

  • 836 BNC, Instrucción para el cultivo y beneficio del tabaco semilla de Cuba…, op. cit., p. 33.

55Al llegar a la rotonda del tabacal el viejo Ponce distribuyó los fiques, amarró el burro y dejó las mochilas, costal y canasteros a la sombra de un palo de jobo. Cada miembro de la familia tomó posición frente a una de las calles del cultivo y empezaron a desbajerar las matas plantación adentro. De cada planta cortaban un promedio de 4 hojas que iban siendo organizadas una encima de otra en los fiques, estos al completar su carga eran amarrados sobre la angarilla del burro del viejo Ponce y enviados al caney836.

  • 837 El Mosaico, sábado 24 de septiembre de 1864, p. 37; “Viajes y aventuras de dos cigarros”, p. 296. I (...)

56Carlos emprendía el lento viaje en burro con los fiques de tabaco hasta el caney, al subir la colina pasaba por el borde de los cultivos de comida, donde estaba realizando las labores culturales el negro Julio. Al llegar al caney los primeros fiques de tabaco, inmediatamente Cantalicia los soltaba sobre el suelo para clasificar por tamaño las verdes hojas y formar mazos uniformes. Sentada junto a Cantalicia, Aya se acomodaba en el suelo con una puya en su mano de un metro de largo elaborada con la madera de la palma de lata o macana, esta aguja era en su extremo terminada en forma de lanceta, y por el otro lado, un agujero por el que cabía una cabuya del grosor de un dedo meñique837.

  • 838 Fernández de Madrid, José, Memoria sobre el comercio, cultivo y elaboración del tabaco de esta siem (...)

57Con la aguja sostenida en su mano derecha, Aya y Cantalicia ensartaban hoja por hoja con su mano izquierda por la parte central y más gruesa de la vena, disponiendo en el hilo alrededor de 150 hojas de jamiche. Para las capas y capotes, cada puyada cargaba entre 90 a 100 hojas, siempre organizadas lomo con lomo y barriga con barriga, una sarta podía pesar de un kilo y medio a dos kilos cuando el hilo completaba su carga. Una vez terminada la sarta, las hojas eran guindadas a lo ancho del primer palomero del caney en la sentadera baja a una distancia de 4 dedos entre cada cabuya y las hojas eran separadas a una pulgada de distancia unas de otras. Un caney como el del viejo Ponce podía soportar hasta 1.200 kilos de peso de hojas de tabaco verde o crudo colgado en sus sentaderas838.

58Justo a las 9 de la mañana terminó el primer corte de hojas, Carlos llevó la última carga de tabaco al caney y bajó al cultivo para seguir ayudando a sus hermanos en las labores culturales del tabacal. El viejo Ponce dejó a sus hijos encargados de hacer mantenimiento al cultivo de tabaco: desyerbar, limpiar las calles, regar las plantas, aporcar y hacer control de plagas y enfermedades; mientras él se dirigía a ayudar al negro Julio en las labores culturales de los cultivos de comida. La jornada tuvo una pausa para comer los recados de Aya y refrescarse; Carlos, Pacho y Toribio guindaron sus hamacas refugiándose del sofocante sol, mientras sus hermanas comían frutas sentadas en el pasto junto a ellos. Después de un corto descanso, terminaron el mantenimiento del cultivo a las 11 de la mañana y los hermanos regresaron al caney donde escaparían del sol hasta las 4 de la tarde.

59Sin embargo, en el caney el trabajo continuaba, al llegar Toribio con sus hermanos y hermanas menores reemplazaban a Cantalicia y Aya ensartando y guindando las hojas de tabaco, mientras su mamá y su abuela organizaban un almuerzo de yuca, plátanos y bocachico, acompañados de pava con suero y agua de panela con limón. Antes de almorzar, Candelaria, María y Emilia, colgaron la última sarta y arrojaron bajo estas los palos incandescentes y humeantes que quedaron de la preparación de la comida para estimular el secado de las hojas. El lote de hojas de la primera cogida era puesto en el primer cuadro del caney para que no fuera revuelto con las hojas de los cortes futuros, en adelante, el orden de los cortes iba desde los pisos foliares bajos de la plata hasta las coronas en intervalos de 8 a 15 días.

  • 839 Krause, Memoria sobre el cultivo del tabaco…, op. cit., p. 102. Información suministrada sobre el p (...)

60Los hermanos Ponce escalonaban los diferentes cortes de hoja en las tres sentaderas de cada palomero del caney. Al guindar las hojas en la tiranta baja, cerca al suelo, el tabaco se marchita enroscándose desde los bordes hacia la vena central adquiriendo un aspecto seco de un color amarillo oscuro. Luego de la oxidación y la pérdida de clorofila al marchitarse, la sarta era subida a la segunda tiranta para exponerla a una temperatura mayor, allí las hojas perdían parte de su carga de nicotina y agua volviéndose de un color amarillo casi dorado. Finalmente, en la tercera sentadera, a la altura del techo del caney donde la temperatura era más alta, la vena central de la hoja se terminaba de secar adquiriendo un color marrón claro, al secarse la vena totalmente, la hoja de tabaco estaba lista para ser descolgada del caney839.

  • 840 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregim (...)

61En promedio, las hojas duraban secando en el caney entre 15 y 30 días, la bajera secaba en menor tiempo por ser la hoja más corta y delgada, en cambio, las capas y los capotes demoraban más en su proceso de secado por ser hojas grandes y con la vena más gruesa. En el corte del 13 de julio, un mes después de desbajerar las matas de tabaco, aparecían los primeros capotes y hojas de tercera, y alrededor del 17 de agosto eran cosechadas las primeras capas, también conocidas como extra. El viejo Ponce organizaba sus hojas de tabaco en tres clasificaciones, según el piso foliar de la planta. El volado u hoja bajera, conocida como jamiche, eran las hojas cogidas en el primer mes de cosecha, ubicadas en el piso foliar bajo de la planta cerca al suelo, son hojas de sabor suave, poco aroma, muy finas y de rápida combustión. El seco u hojas del piso foliar medio de la mata contienen mayor sabor y aroma, eran cogidas en el segundo mes de la cosecha; los ligeros u hojas de la copa o coronas de la planta, poseen sabores fuertes, son de lenta combustión y se cosechan a partir del tercer mes840.

  • 841 Dau, Manual del veguero…, op. cit., p. 30. Información suministrada sobre el tratamiento a las hoja (...)

62El 15 de julio, un mes después de guindado el corte de bajeras, el viejo Ponce y Toribio descolgaron las primeras hojas de la cosecha de la tercera tiranta para hacer los mazos y los fiques. Primero realizaban una selección para formar el mazo que venderían al corredor de la compañía de tabaco que mejor pagara sus hojas puestas en la romana de la bodega en Ovejas. Ese día, el viejo Ponce y Toribio se levantaron a las 4 de la madrugada, ya que a esa hora una nube espesa de neblina recubre la tierra humedeciendo ligeramente las hojas colgadas en el caney. Así, con esta sutil humedad, las hojas adquieren una textura suave como una seda fresca que al tacto se puede moldear debido a su elasticidad, bajo estas condiciones es posible amarrar y transportar el tabaco al pueblo841.

  • 842 Agamez Toro, Arnaldo (agricultor). entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Mun (...)

63Toribio formaba el mazo al desamarrar por un extremo la sarta para arrancar de la cabuya las hojas rotas, manchadas y que no tuvieron un buen secado. La broza era arrojada al suelo para empacarse en costales grandes, estas hojas de broza eran usadas como picadura de las calillas que se vendían localmente y en el mercado regional. Después de seleccionar la broza, Toribio recogía todas las demás hojas de la sarta y las metía entre sus rodillas, retiraba la cabuya y con sus dos manos apretaba el mazo de hojas desde las cabezas amarándolas fuertemente con una cabuya corta, así, de cada sarta o cabuya se formaba un mazo con un peso de uno a dos kilos842.

64Los mazos eran organizados en una tela de fique de dos metros de largo por un metro de ancho con dos palos atravesados transversalmente por sus extremos angostos. En cada fique de jamiche se ponían hasta 50 mazos en promedio ubicados cabeza con cabeza y cola con cola, los fiques de capotes y capas podían llevar alrededor de 35 mazos de hoja. En esta etapa de los cortes de hoja, la familia Ponce pasaba gran parte de su tiempo en el caney que servía de comedor y lugar de trabajo, sus horcones estaban guarnecidos de ganchos donde se colgaban sombreros, aperos, cabuyas, costales y fiques, y en algunos palomeros se almacenaban frijoles, yuca, ñame y racimos de plátano, rodeados de gallinas, piscos y patos revolcando el suelo con sus patas en busca de comida.

  • 843 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregim (...)

65Aproximadamente, en la cosecha anual, una sola familia de agricultores podía producir en una hectárea de tierra 6.000 kilos de hoja de tabaco negro. Para ello, en promedio, el viejo Ponce realizaba entre 25 y 27 cortes de hoja, iniciando a mediados de junio de 1873 para finalizar a mediados de diciembre del mismo año, cada corte podía llegar a producir alrededor de 224 kilos de hoja distribuidos en fiques que pesaban entre los 50 hasta los 70 kilos cada uno. Es decir, que entre el burro tuerto y la yegua del viejo Ponce debían transportar cada 8 días 4 fiques de tabaco de un poco menos de 56 kilos cada uno hasta las bodegas de las compañías tabacaleras en Ovejas843. Solamente en Ovejas, la producción de tabaco para la exportación alcanzó en 1874 las 250 toneladas y entre todos los distritos tabacaleros de la región sumaron 2.426 toneladas de tabaco en rama para la exportación.

  • 844 Nieto, Juan José, Geografía histórica, estadística y local de la provincia de Cartagena república d (...)

66A las 9 de la mañana del día 15 de julio de 1873, Toribio y el viejo Ponce terminaron de bajar todo el lote de hojas del primer corte para empacarlo en los fiques y atarlo a las angarillas de sus animales, el burro podía cargar hasta 3 fiques y la yegua, máximo dos. Con su primera carga de tabaco lista, el viejo Ponce encendía una calilla y arriaba a las bestias por un camino de herradura que en época de lluvias desaparecía convirtiéndose en un lodazal espeso y baboso de color ocre. El tiempo que le tomaba llevar su tabaco al pueblo era el equivalente a fumarse 2 calillas, es decir, alrededor de una hora y media con la trocha seca y 4 calillas en invierno con el camino embarrado. De camino hacia el pueblo el viejo Ponce veía en las colinas, laderas y planicies los tabacales y cultivos de yuca, ñame y maíz de sus vecinos, el olor del tabaco en los caneyes invadía toda la ruta por la trocha hasta el pueblo impregnándose en la ropa y en la piel del viejo Ponce844.

  • 845 Krause, Memoria sobre el cultivo del tabaco…, op. cit., p. 87.

67Mientas el viejo Ponce viajaba al pueblo mensualmente a negociar su tabaco con el corredor de la compañía, en los cultivos, la familia Ponce continuaba sus trabajos de mantenimiento. A mediados de agosto, aparecían a los lados de la caña de la planta, pequeños retoños conocidos como hijos, cuando estos estaban de un tamaño capaz de que se puedan coger entre las yemas de los dedos índice y pulgar, eran arrancados cuidadosamente por las hermanas Ponce sin jalarlos, porque se exponían a desollar la cáscara fina de la epidermis de la mata. El objetivo de deshijar era que los nutrientes que debieran alimentar esos retoños, que nacen desde el pie de la planta, vayan a robustecer las partes medias y altas845.

  • 846 Fernández de Madrid, Memoria sobre el comercio, cultivo y elaboración del tabaco…, op. cit., p. 476

68Además, las hermanas Ponce se encargaban de capar la planta, lo que significa quitarle el cogollo para evitar que el tabaco florezca. Al capar la mata, ésta no daba flor ni semilla, y su crecimiento era limitado a 2 metros de altura. Por otra parte, las plantas destinadas para obtener semillas no eran capadas y crecían de forma exagerada con hojas gruesas alcanzando hasta los 3 metros de altura. En el mes de septiembre, las plantas para semillas desarrollaban una corona de flores, sostenidas por un tallo erguido de secciones circulares, piloso, pegajoso y viscoso al tacto. El tallo del tabaco en su etapa adulta se ramifica cerca de su extremo superior, produciendo hojas densas y grandes, entre 30 a 40 cm de largo por 10 a 20 cm de ancho, de forma ovada a lanceolada y color verde. Al tacto, las hojas son viscosas, frágiles y despiden un olor ligeramente acre y narcótico, debido a su alto contenido en nicotina, un alcaloide volátil de sabor agresivo y olor intenso846.

  • 847 Término de la biología y zoología que alude a organismos con aparato reproductor masculino y femeni (...)

69Las plantas productoras de semillas desarrollaban una flor hermafrodita847 con la figura alargada de un trombón color verde, de cuerpo amarillo y cinco pequeños pétalos de puntas rosadas. Los racimos se desprendían del tallo central agitándose con el aire en grupos de hasta cinco flores a la espera de sus polinizadoras las abejas, avispas, mariposas y hormigas. A finales del mes de octubre las flores se marchitaban dejando una pequeña cápsula color marrón oscuro en forma de nuez que en su interior contiene las miles de diminutas semillas color carmelita. Las hijas del viejo Ponce debían esperar hasta diciembre cuando las cápsulas estaban totalmente secas para cortar el racimo completo.

70Algunos vecinos de la familia Ponce en sus tabacales, después de la cosecha, cortaban el tallo del tabaco cerca al suelo, dejando que la planta vuelva a crecer y desarrollarse, esta soca o rama segundona podía dar otro año de cosecha más al agricultor. Por su parte, el viejo Ponce al terminar la cosecha en el mes de diciembre, arrancaba desde la raíz y quemaba en su totalidad todas las matas de tabaco para evitar focos de plagas y enfermedades. El lote del tabacal era sembrado con media hectárea de pasto guinea y media hectárea con frijol, maíz y ñame. La rotación de los cultivos era importante para que la tierra recuperara sus nutrientes e incluía la siembra del otro lote de una hectárea de la finca del viejo Ponce con un tabacal para el año entrante de 1874.

71El último viaje de tabaco que hizo el viejo Ponce hacia Ovejas fue a finales de diciembre de 1873, a su llegada al caney con la ganancia de la venta de las hojas, traía consigo, dinero en efectivo, un contrato de matrícula, otro de hipoteca, sal, aceite, panela, arroz, velas, machetes nuevos, ropa y aguardiente. A la llegada del viejo Ponce con el aguardiente, el negro Julio sacó su gaita hembra y empezó a tocar las primeras notas en solitario, mientras Toribio y Pacho lo acompañaban con un llamador y un tambor mayor que retumbaron en el silencio de la noche, Candelaria acompañó al conjunto con la gaita macho y una maraca de totumo rellena de semillas de fríjol. El fuego se avivó al sonido de cumbias y porros que invitaron al caney a los vecinos cercanos a la finca, quienes traían aguardiente, bollos, carne de res, pava de ají y yuca, para compartir mientras bailaban, cantaban y conversaban sobre el año de cosecha, las ventas de sus productos y los planes para el siguiente año de cultivo.

72Como todos los años, los vecinos del viejo Ponce y su familia, se sentían defraudados y con la incertidumbre encima de otro año de cosechas sin la seguridad de un pago o una retribución justa por el trabajo que empezaron a realizar desde el mes de diciembre de 1872 en pleno verano preparando la tierra. El viejo Ponce, atrapado en el sistema de crédito, era convertido en dependiente de los adelantos y de la suerte en la futura cosecha. La tarde del 28 de diciembre, fue la última venta de fiques a los compradores en Ovejas, en la noche, el baile, la música y las ruidosas conversaciones se escuchaban en el caney del viejo Ponce, entre el humo espeso de un enjambre de calillas encendidas que en la oscuridad de la noche perfumaban el ambiente. La mezcla de tabaco, aguardiente y gaitas atraía vecinos de fincas aledañas entusiasmados por tocar sus canciones y participar en los concursos de décimas.

II. El proceso preindustrial artesanal y la exportación de la hoja de tabaco a Alemania

  • 848 Bolaños, Graciela Teresa (alisadora de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septi (...)

73La bodega y fábrica del distrito tabacalero de Ovejas ocupaban casi una calle completa, diagonal a la alcaldía y a la iglesia en el parque principal del pueblo, eran propiedad del médico José María Pizarro, quien supervisaba con inventario en mano la repartida de los mazos de tabaco que le compró a la familia del viejo Ponce. En los corredores anchos y largos de la bodega, las mujeres alisadoras de la hoja se sentaban en el suelo y recibían del arrobero un número de mazos por día. Las alisadoras, dividían las hojas observando que no tuvieran rotos o picadas, perfectamente sanas, de textura suave, fina, elástica, con un color acanelado, y de un tamaño del cual se pueda torcer un cigarro de siete dedos de largo: esta clase de hoja era la más estimada para la exportación a Londres, Bremen y Liverpool, era extendida suavemente por las manos de la alisadora sobre el morrocoyo, el cual era una tabla de madera de forma arqueada para alisar la hoja y separarla como hoja corta u hoja larga848.

  • 849 Salom, Ignacio (cotero y arrumador de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septie (...)

74El trabajo artesanal de la mujer alisadora consistía en abrir la hoja y separar la de segunda o capote que usualmente era una hoja con pequeñas manchas, pero muy valorada en los mercados regionales en las costas del Caribe, Antioquia, Panamá y en la feria de Magangué. El jamiche, era clasificado como una hoja pequeña y rota, de mal aspecto, la cual se fermentaba en grandes quesos de tabaco prensado, luego se trillaba convirtiéndose en picadura para relleno de las calillas consumidas localmente en los Montes de María por los campesinos, artesanos, arrieros, pescadores, bogas, coteros, alisadoras, corredores, brujas y comerciantes849.

  • 850 Benítez, Jose (revisador de tabaco y líder sindical). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 30 de (...)

75La broza iba a las casas de familias de artesanos tabacaleros en Ovejas, pueblo que para el año de 1874 contaba con 2.615 almas. Los llamados fabriquines eran casas particulares, donde a través del trabajo domiciliario una familia compuesta por la abuela, su hija y nieta ocupaban la sala de la casa con grandes mesas de doblar tabaco, al mismo tiempo, su yerno en el patio trabajaba como rollero y sus hijos pequeños amarraban y empacaban las calillas en manojos de 30. Una casa fabriquin estaba saturada del fuerte aroma de amoniaco del tabaco, invadida por bultos con cafuche, cajas, prensas, moldes y miga de tabaco por todo el piso850.

  • 851 Rivero, Dárida (alisadora de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2 (...)

76Por otra parte, en la bodega Pizarro, las hojas clasificadas como larga y corta, eran enviadas al almacén en maquilas, que son amarres entre 15 a 20 hojas, con los cuales, los arrumadores construían los cubos de prensas de maquilas de dos metros de alto para la fermentación y adecuación del olor, color y sabor de la hoja de tabaco. Los almacenes estaban formados por cuartos secos, herméticamente sellados y revestidos desde el suelo hasta el techo de tablas de guadua. Así, un comprador como Pizarro podía recibir, clasificar y fermentar por separado distintas cosechas que compraba a las familias de campesinos851. Después de tres meses de fermentación en la bodega, las hojas eran prensadas y empacadas en petacas de cuero de res con la marca del ganado de Pizarro que expresa la calidad de la hoja y su peso.

  • 852 Sierra, Luis Fernando, El tabaco en la economía colombiana del siglo XIX, Bogotá, UNAL, 1971, p. 10 (...)

77Al salir de la bodega, el tabaco era remitido por José María Pizarro desde el distrito tabacalero de Ovejas al puerto de Tolú en una recua de burros por el camino de Chalán y Tolú Viejo. En el puerto la hoja era embarcada en el bergantín “Corona” procedente de Bremen, el cual salía hacía Cartagena, Barranquilla, Curazao, Cuba y Bremen. Otra ruta del tabaco era a lomo de burro hasta Zambrano y de este puerto sobre el río Magdalena era conducido por 4 bogas y un piloto que transportaban hasta 25 arrobas de tabaco (283 kilos) por viaje. El Champan recorría el río Magdalena a una velocidad de 10 leguas diarias y a su llegada a Barranquilla, los comerciantes recibían el tabaco en rama vigilando que no estuviera mojado y que conservara su calidad, para luego remitirlo en ferrocarril hacia Puerto Colombia en Sabanilla, donde era finalmente embarcado en algún bergantín alemán852.

  • 853 Viloria de la Hoz, Joaquín, Tabaco del Carmen: producción y exportación de tabaco de los Montes de (...)

78En Barranquilla, el alemán Juan Federico Hollmann, fue el comerciante que más tiempo estuvo vinculado al comercio de tabaco en el Caribe colombiano. Hollmann inició como apoderado de la casa comercial bremenesa, Reiners y Hillmer en 1865, y en 1869 creó su propia casa exportadora en asocio con Carlos Merkel, los cuales comerciaron el tabaco de los Montes de María a Bremen. Después de las casas alemanas, los mayores compradores eran comerciantes ingleses, franceses, suizos, holandeses de Curazao, y en menor medida italianos y norteamericanos. Por otra parte, los comerciantes locales como la familia Pizarro en Ovejas, actuaron como representantes de las casas comerciales extranjeras, de este modo, el tabaco integró un amplio mercado en el Caribe colombiano formado por exportadores, intermediarios, corredores, cosecheros, artesanos y empresas de transporte853.

  • 854 Colmenares Guerra, La inserción de economías regionales…, op. cit., p. 146.

79Sin embargo, los intermediarios locales compraban las cosechas al campesino por adelantado bajo un sistema de crédito o de adelantos que obligaba al campesino a vender su cosecha de tabaco para pagar el dinero prestado. El dinero que se le adelantaba al campesino se hacía notarialmente para hipotecar su parcela con la elaboración de un pacto de retroventa, por el monto de la suma prestada. Las escrituras notariales muestran que los campesinos trabajaron con su propiedad hipotecada al comerciante mayorista, en muchos casos estos perdían sus parcelas, permitiendo a los empresarios territoriales acumular tantas tierras como les fuera posible para vivir de las rentas producidas o especular con su precio y venderla al mejor postor854.

  • 855 “En la costa atlántica: la negra historia del tabaco negro”, Tribuna Roja, N° 39, Bogotá, agosto de (...)

80La acumulación de tierras por parte de los intermediarios locales y los empresarios extranjeros, tenía como fin, negar el acceso a la tierra a los campesinos para obligarlos a vender su mano de obra en las haciendas o convertirlos en sus arrendatarios y al mismo tiempo lucrarse con la especulación sobre las parcelas confiscadas a los cosecheros. Bajo este panorama, las disputas surgían a raíz de la constitución de grandes fincas comerciales, fueran haciendas azucareras o ganaderas, los conflictos enfrentaban terratenientes deseosos de ampliar su propiedad privada contra comunidades indígenas y campesinas resueltas a conservar sus pequeñas parcelas de tabaco y productos de pan coger. La presión que se desató sobre el campesino y sus familias, lo obligó a migrar hacia la frontera agrícola a tumbar monte y sembrar nuevamente la tierra en los territorios baldíos855.

  • 856 Arango Jaramillo, Mariano, El proceso del capitalismo en Colombia. Evolución del campo hacia el cap (...)

81Estos campesinos colonos, eran propietarios sin títulos legales sobre las tierras que trabajaban. Así, dentro de las condiciones de una economía de exportación en crecimiento, la lucha por el más decisivo de los recursos agrícolas: la tierra, equivalía en efecto, a una disputa de intereses entre campesinos e intermediarios locales y comerciantes mayoristas, determinados a controlar la tierra y el trabajo de los colonos. Sin embargo, la creciente intensidad de los conflictos por la tierra obligó a la intervención del gobierno, quien tuvo ante sí, dos modelos alternos de desarrollo rural: uno basado en un sistema de grandes propiedades, y otro en un sistema de parcelas familiares. El gobierno coaptado por familias de comerciantes, se inclinó ante los intereses de los intermediarios regionales y los comerciantes extranjeros, quienes impusieron el peonaje por deudas a los colonos agricultores de tabaco como la familia Ponce856.

Conclusión

  • 857 Blanco Romero, Wilson, Historia de El Carmen de Bolívar y su tabaco en los Montes de María. Siglos (...)

82El comercio de exportación del tabaco en las provincias de Corozal y El Carmen de Bolívar en el Caribe colombiano, fue la base de la acumulación de capitales a manos de intermediarios locales y comerciantes extranjeros, quienes después de 1875 con la caída de las exportaciones de tabaco a Alemania, invirtieron sus capitales en la adquisición de tierras. Diferentes historiadores han mostrado, cómo la venta de tabaco en Bremen generó una valorización de las tierras cultivadas con la hoja para convertirlas en lotes de pastos para la ganadería.857

  • 858 Colmenares Guerra, La inserción de economías…, op. cit., p. 254.

83Tal fue el caso de la casa comercial de Hollmann y Merkel que 1875 empezó a acumular tierras con la intermediación de Anselmo y Alejandro García, ganaderos y comerciantes locales, quienes vendían a los comerciantes extranjeros lotes hipotecados a cosecheros de tabaco en Ovejas y El Carmen de Bolívar. Además, en Ovejas la señora María González logró concentrar 33 caballerías equivalentes a 12.672 hectáreas de tierra que en 1876 fueron compradas por Alejandro García y Enrique Taboada, reconocidos ganaderos de la región. Igualmente, la familia de José María Pizarro vendió a los García 1.500 hectáreas de tierra lo que evidenció una transformación de la propiedad y uso de la tierra hacia la formación de grandes haciendas ganaderas y una nueva clase social emergente enriquecida por la bonanza tabacalera de 1859- 1874 que ahora concentrada y monopolizaba pequeños lotes para obtener rentas por su uso858.

  • 859 Ocampo, José Antonio, Colombia y la economía mundial, 1830-1910, Bogotá, Siglo XXI, 1984, p. 242.

84La expansión de los lotes sembrados con pasto para la cría de ganado vacuno significó el cambio de una economía productiva basada en núcleos familiares de agricultores de tabaco y comida, a una economía rentista basada en la cría de ganado y el cobro de terrajes y arriendos al campesino productor. Este proceso de transformación económica pudo verse reflejado en las tierras de Almagra en la zona rural del distrito tabacalero de Ovejas, donde el gran latifundio de origen colonial concedido al señor Felipe González fue para 1877 dividido y vendido a los ganaderos Fernando Blanco y Alejandro García. Lo que muestra cómo los latifundios de origen colonial terminarían en manos del capital comercial vinculado a la exportación de tabaco y luego de 1876 a la ganadería vacuna859.

  • 860 Morales Velandia, Héctor, Aspectos económico sociales del cultivo de tabaco, economía colombiana, B (...)

85Los comerciantes de tabaco movilizaron sus ganancias hacia la ganadería en vista de la crisis de las exportaciones de tabaco en 1875, así, la economía campesina adquirió un carácter agropecuario y se vio presionada por la presencia de potreros en los límites de sus fincas. Por otra parte, el sistema de créditos a través de los avances para la siembra de tabaco llevaba en algunos casos a la hipoteca de pequeñas propiedades y a la posterior expropiación o venta de las mismas por la incapacidad del agricultor de pagar créditos con altos intereses a los intermediarios y comerciantes. Es así como la ganadería como actividad productiva adquiere importancia tras la tumba del bosque y el uso del suelo para el establecimiento de tabacales, actividad que se consolidará al finalizar el siglo XIX y comienzos del siglo XX en el caribe Colombiano y especialmente en los Montes de María y las sabanas de Corozal860.

  • 861 Fals Borda, Orlando, Historia de la cuestión agraria en Colombia, Bogotá, Fundación Rosca de Invest (...)

86De manera que el periodo de la bonanza tabacalera comprendido entre 1850 y 1875 fue central en el proceso histórico de acumulación originaria de capital por parte de los comerciantes, que involucró: la acumulación de la tierra, la liberación de la fuerza de trabajo y el aumento de la producción y de la productividad en las plantaciones de tabaco. De manera que el problema de la tenencia y uso de la tierra es central para comprender el desarrollo de la formación social nacional y del capitalismo en el Caribe colombiano a mediados del siglo XIX. Proceso histórico en el cual, el Estado fue el principal promotor del latifundio, a través del sistema de concesiones de baldíos que entregaba tierras nacionales para favorecer familias privilegiadas de la élite regional y a grandes compañías extranjeras861.

  • 862 Ídem, p. 99.

87Este proceso histórico de acumulación de tierras en los Montes de María, se dio por la explotación directa de la fuerza de trabajo campesina, por parte de la clase comercial, que recibió la plusvalía generada por el sector agrario tabacalero. De esta manera, las reformas liberales se ocuparon de “liberar” la mano de obra, lo que quiere decir, descomponer al campesino desvinculándolo de la tierra y dejarlo “libre” para trabajar como peón en haciendas o plantaciones. Además, en 1850 fue autorizada la venta de los resguardos indígenas, los cuales, comprados por terratenientes, originaron la migración de familias que quedaron sin tierras, proletarizando su fuerza de trabajo como aparceros, arrendatarios y jornaleros. Así, las haciendas en las sabanas del Sinú, Corozal y los Montes de María, surgieron de la compra o expropiación por deudas de esos pequeños lotes que terminaron convertidos en pastos para el ganado862.

88El aumento de las exportaciones de tabaco a Alemania se manifestó en el surgimiento de una oligarquía de provincia que combinó el comercio y la actividad ganadera con el sistema de “avances” en dinero, lo que le permitió a los “corredores” o intermediarios con el cosechero, asegurar la compra de la hoja de tabaco por un pago por adelantado. Bajo este sistema de trabajo se explotaba y subordinaba al agricultor y al artesano convirtiéndolo en un peón o jornalero endeudado que además debía pagar terraje. Sin embargo, una de las formas más comunes que tenía el campesino de trabajar independiente de los intermediarios y corredores era a través de la colonización de tierras y la siembra de un cuarterón de yuca, ñame, frijol y maíz, y un cuarterón de tabaco. Con esta pequeña porción de tierra el campesino podía producir para el mercado local 3.200 kilos de hoja de tabaco, la cual él mismo doblaba con su mujer e hijos en la sala de su casa para vender sus calillas en los puertos del rio Magdalena como Zambrano, Magangué y El Banco.

89Estas dos concepciones sobre la tenencia y el uso de la tierra entre los pequeños productores campesinos y los comerciantes entraron en épocas conflictivas sobre temas como la forma de la distribución de la riqueza y los sistemas de trabajo impuestos en la sociedad. Los conflictos políticos y sociales serían el común denominador del desarrollo de este encuentro entre una economía productiva basada en el núcleo familiar campesino y una economía rentista basada en el monopolio y concentración de tierras, de este conflictivo encuentro dejaron testimonio siete guerras civiles nacionales, entre 1850 y 1903, e innumerables conflictos locales.

Bibliographie

Fuentes

a. Entrevistas

Agamez Toro, Arnaldo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Municipio Ovejas Sucre.

Agamez Toro, Jairo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Municipio Ovejas Sucre.

Benítez, José (revisador de tabaco y líder sindical). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 30 de abril de 2018. Municipio de Ovejas Sucre.

Bolaños, Graciela Teresa (alisadora de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2018. Municipio Ovejas Sucre.

De Jesús Jiménez, Norberto (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 8 de junio de 2018. Corregimiento La Peña.

Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregimiento de Almagra.

Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregimiento de Almagra.

Mercado, Zoila (agricultora). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 9 de junio de 2018. Corregimiento Flor del Monte.

Rivero, Dárida (alisadora de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2018. Municipio de Ovejas Sucre.

Salom, Ignacio (cotero y arrumador de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2018. Municipio Ovejas Sucre.

b. Editas

Biblioteca Nacional de Colombia (BNC). Instrucción para el cultivo y beneficio del tabaco semilla de Cuba y de Ambalema, adaptada en cuanto ha sido posible a las prácticas y costumbres de los cosecheros de Girón, Palmira y Ambalema. Pieza 10, 1838.

Crismatt Araujo, Alfonso. Bogotá: Instituto Nacional de Fomento Tabacalero. Documento mecanografiado. Sin fecha de publicación.

Dau, José María. Manual del veguero. Quito: Imprenta de Valencia, 1857.

De la Rosa, Pedro. Botica general de remedios experimentados. Sevilla: Imprenta J. de D. Gómez, 1850.

El Mosaico, sábado 24 de septiembre de 1864, N 37. Viajes y aventuras de dos cigarros.

Fernández de Madrid, José. Memoria sobre el comercio, cultivo y elaboración del tabaco de esta siempre fiel isla de Cuba. En: Obras de José Fernández Madrid, reimpresas y publicadas en su centenario por la gobernación del departamento de Bolívar. Bogotá: Imprenta de Fernando Pontón, 1889.

Gutiérrez de Alba, José María. Cartilla agraria o tratado elemental de agricultura y ganadería dedicado a la juventud de Colombia. Bogotá: J.B Gaitán, 1878.

Krause, Carlos. Memoria sobre el cultivo del tabaco. México: Oficina de la secretaría de fomento, 1893.

Nieto, Juan José. Geografía histórica, estadística y local de la provincia de Cartagena república de la Nueva Granada, descrita por cantones. Cartagena: Imprenta de Eduardo Hernández, 1839.

Rivas, Medardo. El cosechero, en: Museo de cuadros de costumbres. Bogotá: Impreso Foción Mantilla, 1866. Tomo I.

Silvestre, Luis María. Diez días de ocio en Nariño o apuntamientos sobre el cultivo del tabaco en las orillas del río Magdalena, y otras indicaciones relativas al comercio de este artículo. Bogotá: Imprenta de la Nación 1868.

Notes

808 A partir de la ley de 1836 sobre medidas, se definió la vara granadina como 0,80 metros; la cabuya equivalía a 100 varas, es decir, 80 metros. Pero como unidad de superficie se usaba para describir un cuadrado de 100 varas de lado, es decir, 10.000 varas o 6.400 metros cuadrados. La fanega equivalía a 8 cabuyas, así, una cabuya de 80 metros x 80 metros era igual a 6.400 metros cuadrados o 0.64 hectáreas. Una fanegada de 6.400 metros cuadrados x 8 era igual a 51.200 metros cuadrados o 5.12 hectáreas. Una caballería era igual a 51.200 metros cuadrados x 50 igual a 2.560.000 metros cuadrados o 256 hectáreas. Este patrón fue utilizado en las provincias del Carmen y Corozal en la segunda mitad del siglo XIX. Ver Colmenares Guerra, Santiago, La inserción de economías regionales periféricas al mercado mundial: el caso del tabaco en el Caribe colombiano, 1850- 1914, Tesis Doctoral, Universidad de Barcelona, Doctorado en Historia Económica, 2017.

809 Silvestre, Luis María, Diez días de ocio en Nariño o apuntamientos sobre el cultivo del tabaco en las orillas del río Magdalena, y otras indicaciones relativas al comercio de este artículo, Bogotá, Imprenta de la Nación 1868, p. 9. Información suministrada sobre las características generales de los suelos para el cultivo de tabaco.

810 Rivas, Medardo, “El cosechero”, en Museo de cuadros de costumbres, Tomo I, Bogotá, Impreso Foción Mantilla, 1866, p. 317. Descripción del personaje el taita Ponce y su familia de agricultores de tabaco.

811 Márquez, Carlos (agricultor), Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregimiento Almagra. Información suministrada sobre la elaboración del caney y rancho.

812 De la Rosa, Pedro, Botica general de remedios experimentados, Sevilla, Imprenta J. de D. Gómez, 1850. Sobre algunas preparaciones con tabaco compiladas por el autor ver: dolor de muela, p. 3; dolor de cabeza, p. 9; memoria, p. 11; la hidropesía, cura para los pulmones y contra la mordedura de serpientes, p. 13.

813 Agamez Toro, Arnaldo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Municipio Ovejas Sucre. Información suministrada sobre la elaboración de las trojas.

814 Fals Borda, Orlando, Historia doble de la costa: El retorno a la tierra. Tomo IV, Bogotá, Carlos Valencia Editores, 1986, p. 62.

815 Uscategui Mendoza, Néstor, “El tabaco entre las tribus indígenas de Colombia”, Revista colombiana de antropología, Vol. 5, Bogotá, 1956, p. 25.

816 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregimiento Almagra. Información suministrada sobre la obtención, preparación y cultivo de las semillas de tabaco.

817 Krause, Carlos, “Memoria sobre el cultivo del tabaco”, México Oficina de la secretaría de fomento, 1893, p. 77. En una sola capsula hay más de 42.000 semillas, un litro de semilla pesa 550 gramos y contiene de un millón a millón doscientos granos. Para obtener un kilogramo de semilla se calculan 25 matas en muy buenas condiciones de cultivo.

818 Crismatt Araujo, Alfonso, Bogotá, Instituto Nacional de Fomento Tabacalero. Documento mecanografiado. Sin fecha de publicación, pp. 8-9. Información suministrada sobre la formación de los bancos semilleros.

819 Bossa Herazo, Donaldo, “Vacas y tabacos, Joaquín Pizarro, empresario de comienzos de siglo”, en Lecturas Dominicales, El Tiempo, Bogotá, 10 de junio de 1990, p. 3.

820 Agamez Toro, Jairo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Municipio Ovejas Sucre. Información suministrada sobre los tiempos de desarrollo vegetal del tabaco en las trojas, bancos semilleros y sus trasplantes.

821 Silvestre, Diez días de ocio…, op. cit., 1868, p. 22. Información suministrada sobre el riego de las plántulas en los semilleros.

822 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregimiento Almagra. Información suministrada sobre el tiempo y ciclo vegetativo del tabaco en el banco semillero y su trasplante al campo de cultivo.

823 De Jesús Jiménez, Norberto (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 8 de junio de 2018. Corregimiento de La Peña. Información suministrada sobre el pegue del tabaco en las tierras del cultivo, proceso vegetativo y el arreglo de las tierras.

824 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregimiento de Almagra. Información suministrada sobre la adecuación de las tierras de cultivo, las técnicas de siembra y las labores de mantenimiento.

825 Agamez Toro, Jairo (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Municipio Ovejas Sucre.

826 Dau, José María, Manual del veguero, Quito, Imprenta de Valencia, 1857, p. 33. Información sobre plagas y enfermedades del tabaco.

827 De Jesús Jiménez, Norberto (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 8 de junio de 2018. Corregimiento La Peña. Información suministrada sobre plagas y enfermedades del tabaco.

828 Sepúlveda Lozano, Rubén, Plagas del tabaco en Colombia y métodos para combatirlas, Bogotá, Instituto Nacional de Fomento Tabacalero, 1959, p. 17.

829 Silvestre, Diez días de ocio…, op. cit., p. 19.

830 Sepúlveda Lozano, Plagas del tabaco en Colombia…, op. cit., p. 18.

831 Dau, Manual del veguero…, op. .cit., p. 34.

832 Gutiérrez de Alba, José María, Cartilla agraria o tratado elemental de agricultura y ganadería dedicado a la juventud de Colombia, Bogotá, J.B Gaitán, 1878. Ver capítulo XVII, “De ciertos cultivos especiales: El tabaco”, p. 63. Los cultivos especiales son plantas que por sí solas pueden constituir una industria particular, entre estos: el olivo, la vid, el café, el cacao, el añil o índigo, el tabaco, la caña de azúcar, el nopal y otros árboles que sirven para la cría del gusano de seda.

833 Mercado, Zoila (agricultora). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 9 de junio de 2018. Corregimiento Flor del Monte. Información suministrada sobre las labores culturales de riego, limpieza, aporque, abonos, desarrollo, cosecha y clasificación de las hojas.

834 El Mosaico, sábado 24 de septiembre de 1864, p. 37; “Viajes y aventuras de dos cigarros”, p. 296. Información suministrada sobre la cosecha de las hojas y sus cortes.

835 Biblioteca Nacional de Colombia (BNC), Instrucción para el cultivo y beneficio del tabaco semilla de Cuba y de Ambalema, adaptada en cuanto ha sido posible a las prácticas y costumbres de los cosecheros de Girón, Palmira y Ambalema. Pieza 10, 1838, p. 32.

836 BNC, Instrucción para el cultivo y beneficio del tabaco semilla de Cuba…, op. cit., p. 33.

837 El Mosaico, sábado 24 de septiembre de 1864, p. 37; “Viajes y aventuras de dos cigarros”, p. 296. Información suministrada sobre la clasificación y el ensarte de la hoja en el caney.

838 Fernández de Madrid, José, Memoria sobre el comercio, cultivo y elaboración del tabaco de esta siempre fiel isla de Cuba, en Obras de José Fernández, Bogotá, Imprenta de Fernando Pontón, 1889, p. 479.

839 Krause, Memoria sobre el cultivo del tabaco…, op. cit., p. 102. Información suministrada sobre el primer secado del tabaco en el caney.

840 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de abril de 2018. Corregimiento de Almagra. Información suministrada sobre los cortes de hoja, clasificaciones y tiempos de secado en el caney.

841 Dau, Manual del veguero…, op. cit., p. 30. Información suministrada sobre el tratamiento a las hojas al descolgarse del caney.

842 Agamez Toro, Arnaldo (agricultor). entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 10 de junio de 2018. Municipio Ovejas Sucre. Información suministrada sobre la formación de mazos y clasificación para empacar la hoja.

843 Márquez, Carlos (agricultor). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 1 de agosto de 2018. Corregimiento de Almagra. Información suministrada sobre producción aproximada por cosecha.

844 Nieto, Juan José, Geografía histórica, estadística y local de la provincia de Cartagena república de la Nueva Granada, descrita por cantones, Cartagena, Imprenta de Eduardo Hernández, 1839, p. 159. Según un experimento práctico hecho por el autor, una legua se camina a pie en dos horas y media; en burro en una hora y cuarto; en caballo a paso natural en tres cuartos de hora y a paso largo en veinte minutos, una legua equivale a 4 Km. Así de Ovejas a Cartagena hay 39 leguas de distancia.

845 Krause, Memoria sobre el cultivo del tabaco…, op. cit., p. 87.

846 Fernández de Madrid, Memoria sobre el comercio, cultivo y elaboración del tabaco…, op. cit., p. 476.

847 Término de la biología y zoología que alude a organismos con aparato reproductor masculino y femenino capaz de producir gametos de ambos sexos, esta es una característica de las plantas de la familia de las solanáceas.

848 Bolaños, Graciela Teresa (alisadora de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2018. Municipio Ovejas Sucre. Información suministrada sobre el alisado y clasificación de las hojas en las maquilas para la fermentación.

849 Salom, Ignacio (cotero y arrumador de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2018. Municipio Ovejas Sucre. Información suministrada sobre la formación de prensas de maquilas y la fermentación de la hoja.

850 Benítez, Jose (revisador de tabaco y líder sindical). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 30 de abril de 2018. Municipio de Ovejas Sucre. Información suministrada sobre la situación laboral de las familias de dobladoras de tabaco y las alisadoras de las bodegas.

851 Rivero, Dárida (alisadora de tabaco). Entrevista por Luis Miguel Pardo Bueno, 28 de septiembre de 2018. Municipio de Ovejas. Información suministrada sobre la elaboración de las maquilas y prensas para la fermentación.

852 Sierra, Luis Fernando, El tabaco en la economía colombiana del siglo XIX, Bogotá, UNAL, 1971, p. 109.

853 Viloria de la Hoz, Joaquín, Tabaco del Carmen: producción y exportación de tabaco de los Montes de María, 1848- 1893, Cartagena, Centro de Investigaciones Económicas del Caribe Colombiano, N° 3, 1999, p. 22.

854 Colmenares Guerra, La inserción de economías regionales…, op. cit., p. 146.

855 “En la costa atlántica: la negra historia del tabaco negro”, Tribuna Roja, N° 39, Bogotá, agosto de 1981 (disponible en http://www.moircosmos.org/tribuna-roja-1971-1994-tabla.htm)

856 Arango Jaramillo, Mariano, El proceso del capitalismo en Colombia. Evolución del campo hacia el capitalismo (siglo XIX), Medellín, Editorial Aurora, 1978, p. 36.

857 Blanco Romero, Wilson, Historia de El Carmen de Bolívar y su tabaco en los Montes de María. Siglos XVIII- XIX, Cartagena, Editorial Universidad de Cartagena, 2010, p. 198; Ríos Moscote, Carlos A., El tabaco y la valorización de la tierra en la provincia de El Carmen, 1859- 1875, Cartagena, Universidad de Cartagena, 2015, p. 53.

858 Colmenares Guerra, La inserción de economías…, op. cit., p. 254.

859 Ocampo, José Antonio, Colombia y la economía mundial, 1830-1910, Bogotá, Siglo XXI, 1984, p. 242.

860 Morales Velandia, Héctor, Aspectos económico sociales del cultivo de tabaco, economía colombiana, Bogotá, N° 41, septiembre de 1957, p. 536.

861 Fals Borda, Orlando, Historia de la cuestión agraria en Colombia, Bogotá, Fundación Rosca de Investigación y Acción social, 1975, p. 76.

862 Ídem, p. 99.

Auteur

Universidad Nacional de Colombia sede Medellín

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search