Version classiqueVersion mobile

El debate permanente

 | 
Juan Marchena
, 
Manuel Chust
, 
Mariano Schlez

Primera parte. Modos de Producción

Cambios y permanencias en la propiedad del capital minero en Guanajuato durante el siglo XVIII. El control del municipio

José Luis Caño Ortigosa

Texte intégral

I. Introducción

1Es Guanajuato una célebre ciudad mexicana, bien conocida actualmente por ser uno de los primeros destinos turísticos de aquel país, entre otras muchas razones. Un turismo que busca encontrarse con la enorme belleza de sus edificios y de sus laberínticos callejones, mientras respira el aire de cuanta historia rezuman su ambiente colonial y sus entrañas rocosas.

2Entrañas que motivaron su nacimiento y su espectacular desarrollo, que generosas como ninguna otra se ofrecieron al mundo, repartiendo riquezas que llegaron a todos los rincones del orbe. Riquezas que, en forma de plata y bajo dominio español la destinaron a ser en el siglo XVIII uno de los principales centros mineros argentíferos del planeta. Un metal, la plata; una actividad, la minera; y una historia que aún hoy marcan la fisonomía de la ciudad y el carácter de sus gentes.

Justificación

  • 765 Caño Ortigosa, José Luis, “La villa de Santa Fe y Real de Minas de Guanajuato, 1660-1741”, Boletín (...)

3En efecto, fue el descubrimiento de enormes y ricas vetas de plata en su subsuelo el motivo del nacimiento de Guanajuato, por lo que fueron quienes la extraían los protagonistas de su devenir durante, al menos, los primeros 150 años de su existencia. Es bien conocido ya como los mineros asentaron su poder en la población desde que ésta se configuró como simple real de minas, a mediados del siglo XVI, hasta que llegó a convertirse en ciudad por decreto real, en 1741.765 Lógicamente, quienes dominaron la principal fuente de riqueza local y regional supieron hacerse también con el poder municipal desde el principio, poniéndolo al servicio de sus intereses particulares y gremiales.

  • 766 Chocano Mena, Magdalena, La fortaleza docta, Élite letrada y dominación social en México colonial ( (...)

4Por tanto, tampoco extraña que, si tenían bajo su control los principales modos de producción, así como las instituciones de poder político y judicial del lugar, los mineros se constituyeran como el grupo más representativo de su sociedad. A la propiedad de las minas y haciendas de beneficio, se sumaba el hecho de que la gran mayoría de ellos acaparaba también el control de las principales explotaciones agropecuarias de la provincia, lo que les permitía, a su vez, conservar el prestigio social que la tierra otorgaba en aquella sociedad estamental. Una sociedad que veía con desprecio la posibilidad de que otros agentes productivos, como los mercaderes o cualquiera que desempeñara un trabajo manual, ocuparan cargos públicos. Así pues, el evidente empuje burgués que se estaba experimentando en Europa desde los inicios de la Edad Moderna aún no se hacía sentir con todo su efecto en la América española, donde los comerciantes todavía se veían separados de la posibilidad de invertir sus capitales en la adquisición de oficios públicos, al seguir siendo socialmente mal vistos para su desempeño.766

  • 767 Herzog, Tamar, “Redes personales y capitales institucionales: la Real Hacienda y el Cabildo de Quit (...)

5No obstante, fue a lo largo de la centuria que nos ocupa cuando comenzó a generalizarse el fenómeno de empoderamiento de la clase burguesa en las colonias hispanas, donde los comerciantes de las ciudades empezaron a ocupar puestos de responsabilidad en las localidades donde vivían. Estos puestos se repartían, además, entre diversas instituciones, tanto de gobierno, como de justicia y hacienda, entre otras. Fue éste un fenómeno que otros autores ya han podido detectar en varias ciudades del imperio español, de las que citaremos dos significativas a modo de ejemplo. Una fue Quito, muy tempranamente en el siglo XVII, y otra Buenos Aires, a mediados de la centuria ilustrada. En la ciudad andina el relevo se produjo cuando un nutrido grupo de mercaderes consiguió el apoyo del fiscal de la Audiencia, consiguiendo desplazar a la élite tradicional después de un intenso conflicto. Por su parte, en la urbe rioplatense se pudo materializar en 1756, al imponerse la oligarquía comerciante local a un grupo de foráneos a la hora de elegir al juez que debía encargarse de dar solución a las disputas mercantiles que se produjeran en la ciudad. El comercio local hizo valer su derecho exclusivo de voto activo y pasivo en ese tipo de nombramientos.767

  • 768 Torre Aguilar, Rocío de la, “Los comerciantes como parte de la élite local. Redes y negocios en Zac (...)
  • 769 Rojas, Beatriz, Las instituciones de gobierno y la élite local. Aguascalientes del siglo XVII hasta (...)

6Pero no sólo se experimentaba el fenómeno en grandes capitales del imperio, también en otras localidades de carácter más modesto, como Zacatecas, que nos interesa aquí por su cercanía y evidentes similitudes con Guanajuato, al tratarse de una ciudad colonial novohispana surgida y desarrollada, eminentemente, al calor del mineral de plata.768 Así como en Aguascalientes y Saltillo, poblaciones del mismo virreinato que pueden servir de adecuados referentes comparativos. En estas dos últimas poblaciones, ya desde el primer tercio del siglo XVIII sus instituciones de poder pasaron, de estar controladas por hacendados, a estar al servicio de los intereses de los mercaderes. Tal circunstancia es fácil de entender si se tiene en cuenta que en ambos lugares los comerciantes ya venían adquiriendo relevancia desde el siglo XVII, toda vez que el hallazgo de nuevas minas en sus inmediaciones supuso un importante empuje para los negocios de abastecimiento que se situaban en sus jurisdicciones. En ese sentido, huelga explicar aquí el bien conocido fenómeno de impulso que supusieron en la América colonial en general, y en México en particular, las explotaciones mineras, verdaderos motores de desarrollo económico y de articulación territorial.769

  • 770 Zorraquín Becú, Ricardo, “La condición jurídica de los grupos sociales superiores en la Argentina”, (...)

7Así, como ya explicara Zorraquín Becú, pareciera que, finalizando la dominación española, se produjo en regiones como las de Nueva España un regreso a tiempos de la conquista en cuanto a las formas de enriquecimiento y jerarquización social. Unos tiempos en los que el ascenso en la sociedad, así como la adquisición de poderes y de riquezas, dependían más del esfuerzo personal y del riesgo en vida y bienes que cada cual asumía confiando en el éxito de su inversión en una empresa concreta.770

Objetivos

  • 771 Caño Ortigosa, Cabildo y círculos de poder…, op. cit., pp. 398-413.
  • 772 Brading, David A., Mineros y comerciantes en el México borbónico, 1763-1810, México, Fondo de Cultu (...)

8Se trata entonces, aquí, de comprobar si en Guanajuato ocurrió algo parecido a lo acaecido en las otras poblaciones citadas. Si también en esta urbe minera se superaron las iniciales aprensiones sociales y si, ante la fuerza de los hechos, comenzó y de qué manera a imponerse la preeminencia del dinero y del éxito como factor de jerarquización social. Y no resulta una labor aventurada querer indagar en los inicios de este proceso, toda vez que ya es bien conocido el acaparamiento de cargos públicos que comenzaron a hacer los comerciantes por medio de la compra, por ejemplo, en el cabildo. Una institución que, como gremio, llegaron a controlar a partir de los años treinta del siglo XVIII, relegando a los mineros que hasta ese momento la habían dominado por completo desde su creación a mediados del siglo XVI.771 De la misma manera que es bien sabido como el capital comercial era predominante en la ciudad a fines del siglo XVIII, aunque bastante confundido con el minero, debido a la simbiosis de intereses entre ambas actividades y su aglomeración en las mismas familias oligarcas, convertidas ya en mineras y comerciantes a la vez.772

9A este respecto, sea como fuere, nuestra hipótesis parte del hecho de que la consecución de mayores poderes por parte del gremio mercantil no sería la causa de su éxito, aunque pudiera haber podido ayudar a aumentarlo, sino la consecuencia y reflejo del mismo. Es decir, pretendemos demostrar que la concentración de los capitales mineros en manos de los comerciantes, a través de sus prácticas matrimoniales, sus inversiones directas en el sector, del avío de las minas, de los préstamos concedidos a los mineros y de los cobros en acciones de minas, como ejemplos de los principales movimientos de capitales experimentados, fueron los que llevaron a sus beneficiarios a poder asumir de derecho la representación y el liderazgo social que ya estaban adquiriendo de facto. Por supuesto, con el evidente objetivo de defender mejor sus intereses particulares y sectoriales.

Metodología

  • 773 Para un acercamiento al fenómeno de la ausencia de fuentes documentales sobre Guanajuato, véase Cañ (...)
  • 774 Lacueva Muñoz, Jaime, y Caño Ortigosa, José Luis, (Coords.), Dossier “La documentación notarial com (...)
  • 775 Archivo Histórico de Guanajuato. Protocolo de Cabildo, 1603-1896, Guanajuato, Universidad de Guanaj (...)

10Para conseguir los objetivos marcados contamos, esencialmente, con la documentación generada por la escribanía del cabildo de Guanajuato durante la mayor parte de su historia colonial, a la que en las últimas décadas del período hispano se sumaron también los protocolos acumulados por otras escribanías que se fueron creando, tales como la de presos o de hacienda y minas. La utilización exhaustiva de este tipo de fuente, además de por su idoneidad para el tema tratado, es debido a la ausencia o desaparición de otras muchas series documentales referidas a esa población, tanto en repositorios locales como nacionales de México y España.773 No obstante, tal dificultad puede ser subsanada, al menos en parte, gracias a la riqueza de información que ofrece este tipo de fuente,774 a la buena conservación que aún presenta su serie, prácticamente completa, y a su excelente catalogación en la actualidad.775

11En cualquier caso, si bien las escrituras notariales custodiadas en el Archivo Histórico de la Universidad de Guanajuato conforman el cuerpo fundamental que sustenta nuestros adelantos, debe indicarse también que no son las únicas fuentes utilizadas, añadiéndose otros documentos de distinta índole que reposan en diferentes archivos repartidos por España y México.

  • 776 Brading, Mineros y comerciantes…, op. cit., pp. 403-448.

12Al respecto de los documentos, queremos destacar otra cuestión que nos parece fundamental a la hora de entender el texto que presentamos, ya que antes de proceder al análisis de los dos grupos socio-económicos protagonistas del trabajo, los mineros y los comerciantes, creemos pertinente precisar cómo serán aplicados ambos términos a los distintos sujetos. Es decir, cuando se hable de mineros y comerciantes se estará haciendo referencia al calificativo con el que cada uno de ellos quiso figurar en la escritura que rubricaba. En ese sentido, cabe señalar que, aun estando de acuerdo con la afirmación que ya hiciera Brading sobre la acumulación de roles que muchos miembros de la élite guanajuatense desempeñaban,776 lo cierto es que gran parte de ellos se sentían pertenecientes a un único gremio y así lo demostraban a la hora de presentarse. A pesar de ello, también es cierto que algunos sujetos se hacían incluir en grupos o gremios diferentes, bien apareciendo con varios roles en un mismo documento o con diferente profesión según el escrito en el que era incluido su nombre. En esos casos nosotros los consideraremos como pertenecientes a ambos.

  • 777 García Bernal, Manuela Cristina, “La élite mercantil de Campeche (1590- 1650)”, en Luis Navarro Gar (...)

13No se trata, pues, de discutir esa simultaneidad de roles en las mismas personas, sino sencillamente de clasificar a los miembros de cada grupo según ellos mismos se hacían diferenciar entre sí. Un claro ejemplo de una situación similar, y que avala este método, ya fue identificada por García Bernal al tratar a la oligarquía del puerto de Campeche, donde mercaderes de familias beneméritas, dedicados al tráfico mercantil atlántico, se hacían tratar como “encomenderos”, al disfrutar de ese privilegio, para diferenciarse de los advenedizos asentados en la zona.777

  • 778 Rojas, Las instituciones de gobierno y la élite local…, op. cit., p. 165; Cuello, “Las élites colon (...)

14Asimismo, para construir un análisis comparativo, puede acudirse a algunos trabajos precedentes que resultan especialmente adecuados, como el estudio de Beatriz Rojas sobre Aguascalientes, quien tuvo que detenerse para explicar que en aquella población existió también una clara diferencia entre mercaderes a lo largo del siglo XVIII. Allí, al comenzar el siglo, los comerciantes practicaban esa actividad económica junto a la agropecuaria, con la pretensión de llegar a ser hacendados. En cambio, al fin de la centuria, no se producía esa simultaneidad y se hacían diferenciar de los mineros y de los hacendados, por ejemplo, en su ayuntamiento. Situación parecida a la acaecida en Saltillo, donde entre el siglo XVII y el XVIII su oligarquía pasó de sustentarse únicamente de lo que producían sus encomiendas y haciendas a optimizar los recursos de esas unidades de producción para ponerlos en el mercado interregional. Únicamente por referenciar un caso similar fuera de Nueva España, puede acudirse a lo sucedido en la región de Salta y Jujuy, análogo al de Saltillo. También allí supieron poner en valor los productos de sus haciendas agropecuarias para ponerlos en el enorme mercado que suponía toda la zona comprendida entre las minas del Alto Perú, el puerto de Buenos Aires y la costa chilena. Con ello, fueron los nuevos mercaderes enriquecidos los que supieron hacerse también allí con la primacía sociopolítica y con el control de los recursos económicos de la provincia salteña.778

II. Minería y comercio en Guanajuato

15Lo cierto es que, como en los casos anteriores, en Guanajuato también se produjo una simultaneidad de oficios entre los propietarios de los medios de producción. La lógica complementariedad de las minas con las haciendas –tanto de beneficio como agropecuarias-, con los capitales monetarios de inversión, con recuas para el transporte de los minerales y de las mercancías, con tiendas en las que vender los productos a clientes y al personal de las minas, por citar algunos ejemplos, hizo que fuera fácil encontrar a mineros que compaginaban su actividad extractiva con otras, como la mercantil. De la misma manera, era raro encontrar en la ciudad grandes mercaderes que desaprovecharan la oportunidad de invertir parte de su dinero en la minería. Esto lo hacían bien en cualquiera de las actividades subsidiarias de esa actividad o bien adquiriendo directamente acciones de las minas, con lo que se convertían en propietarios y, por defecto, en mineros.

  • 779 Pruebas para la concesión del Título de Caballero de la Orden de Santiago de Simón Eugenio Arroyo y (...)

16No obstante, como ya se ha expresado más arriba, tanto unos como otros mostraron siempre sus preferencias a la hora de ser tratados como integrantes del gremio minero, del comerciante o del de labradores. Cuestión ésta que no debe ser tenida como baladí, toda vez que el reconocimiento de pertenencia a un grupo u otro podía tener consecuencias a la hora de pretender prebendas, cargos y privilegios. Tal fue el caso de Simón Eugenio de Arroyo y Sardaneta al solicitar su ingreso en la Orden de Santiago, para lo que tuvo que manifestar que nadie de su familia antes que él, ni él mismo, habían practicado el comercio o el oficio de prestamista en algún momento.779

  • 780 Caño Ortigosa, José Luis, “Mineros en el cabildo de la villa de Guanajuato: 1660-1741”, Anuario de (...)

17Unas preferencias sociales que, asimismo, se reflejaron en las instituciones. En efecto, al tratarse Guanajuato de una población minera, los distintos poderes municipales habían sido controlados desde su nacimiento por parte de los integrantes del gremio minero, más tarde constituido como diputación. Por ello, estar fuera de este grupo de poder obligaba a hacer muchos más méritos o a invertir mucho más dinero –aprovechando el sistema de venta de oficios en Indias- si se pretendía ser considerado para ocupar un cargo público de gobierno, justicia o milicia en la localidad. De hecho, eran las instituciones locales las que venían siendo utilizadas por esa oligarquía como vehículos de expresión en defensa de sus intereses particulares y gremiales.780

  • 781 Caño Ortigosa, Cabildo y círculos de poder…, op. cit., pp. 398-413.

18Consecuentemente, como ya ha sido identificado en trabajos anteriores, los miembros más pujantes de la oligarquía local fueron dominando los distintos poderes locales, de hecho o de derecho.781 Y ello resulta revelador, toda vez que se comprueba como en el siglo XVIII hubo un reemplazo de la élite minera por una nueva oligarquía de carácter mercantil, que no necesariamente significó un relevo de las familias más acomodadas, pero sí de la consideración profesional que a sí mismo se daban y en lo que invertían su dinero en mayor medida. Es decir, en general, la élite local supo adaptarse a los nuevos tiempos, transformar sus capitales y actividades para mantener su capacidad económica y, con ello, asegurarse su continuidad en el poder. Se salvaguardaba de esa manera la identificación entre control económico y político.

  • 782 Caño Ortigosa, José Luis, “Las redes de poder en Guanajuato a través de la dote femenina y el matri (...)

19Se trata pues, ahora, de aclarar cómo se fue produciendo esa adaptación y conversión de capitales mineros en comerciales. Para ello, y antes de comenzar un análisis exhaustivo, debe recordarse que en trabajos anteriores ya hemos esclarecido el rol esencial desempeñado por las mujeres para entender una parte importante del fenómeno de transformación del capital minero. Y es que, en Guanajuato, gran parte de la oligarquía, y con ellos sus bienes muebles e inmuebles, articuló sus relaciones económicas, sociales y de parentesco en función de una red estructurada a partir de mujeres emparentadas entre sí. De hecho, a lo que importa a este trabajo, no se puede olvidar en ningún momento que fue por medio de las herencias y de las dotes como se transmitieron muchas de las más relevantes propiedades mineras de aquel real.782

  • 783 Caño Ortigosa, José Luis, “Mineras en el Guanajuato colonial”, Temas Americanistas, N° 18, 2005, pp (...)

20Abundando en esta cuestión, pues no es tan conocida para otros lugares, queremos destacar la participación activa de las propietarias de minas guanajuatenses en el desarrollo de la actividad extractiva, pues fueron hasta 110 las mujeres que aparecen en las fuentes consultadas como ligadas a la minería de manera directa, y no únicamente como propietarias de minas y haciendas de beneficio. Los protocolos notariales revelan que ellas ejercieron también como administradoras, rentistas, apoderadas, rescatadoras, testaferros o inversionistas. Unas actividades que les hicieron figurar en las escrituras, por deseo expreso o no, como mineras.783

  • 784 Caño Ortigosa, José Luis, “La integración económica y social de la mujer en la élite de Guanajuato (...)

21Todo lo anterior cobra especial importancia con respecto al tema que tratamos, ya que fueron muchos y destacados los casos en los que el capital mercantil se vinculó al minero por vía de matrimonio, al casarse estas féminas con comerciantes enriquecidos. De esa manera, las minas de estas mujeres obtuvieron los activos que necesitaban para seguir produciendo plata y ellos, por su condición de maridos, se convertían en administradores directos de los bienes de sus esposas, incluyendo sus minas y haciendas, negocios donde los mismos tenían intereses creados como mercaderes. No ahondaremos aquí en este tipo de casos, por haber sido ya tratados en ocasiones anteriores.784

  • 785 Escritura de creación de compañía comercial, Guanajuato, 26 de abril de 1696. Archivo Histórico de (...)
  • 786 Escritura de poder, Guanajuato, 1 de septiembre de 1699. AHUG, PCL, 1699, fol. 174v.- Obligación de (...)

22Pero sí queda en evidencia que ya desde fines del siglo XVII pueden empezar a identificarse entre distintos sujetos algunas prácticas, como la de los matrimonios de conveniencia, que desembocarían finalmente en el asalto del capital mercantil sobre el minero, además de que desde la apertura de las minas necesariamente hubieran mantenido vínculos de dependencia mutua. Para demostrarlo puede acudirse al caso del mercader Juan de Sopeña y Laherrán, propietario en sociedades compartidas de varias compañías comerciales en la villa.785 A través de esos negocios, Sopeña trataba con los mineros locales suministrándoles mercurio, lo que finalmente derivó en su entrada directa en la actividad minera en 1700, al hacerse progresivamente con el dominio directo de la mitad de una de las principales minas del real, la de Rayas, a la par que se convertía en el principal acreedor de su socio y propietario de la otra mitad, por una deuda de 9.000 pesos. A ello puede añadirse su posesión de acciones en la mina Vivanco y de la hacienda de beneficio Casas Blancas, dos de las más rentables propiedades mineras existentes en Guanajuato en el primer tercio del siglo XVIII. Así, lo que pudiera parecer el camino justamente inverso al que tratamos de mostrar, un comerciante que se hace también minero, es en realidad una de las primeras y más relevantes constataciones, por la importancia de la mina, de la entrada directa del capital mercantil en el minero, ya que Sopeña no dejaría tampoco, nunca, de seguir presentándose como comerciante aun cuando llegó a ejercer como diputado minero.786

  • 787 Escritura de fianza, Guanajuato, 7 de abril de 1699. AHUG, PCL, 1699, fol. 87v.- Nombramiento de al (...)

23En los mismos años, otro mercader y prestamista llamado Pedro de la Rea culminó su ascenso económico, político y social al dedicar una parte de su fortuna a la compra de varias barras de la mina El Calichal, conseguir casarse con una de las doncellas más ricas de la villa y pretender el más que útil, para sus negocios, oficio de fiel ejecutor de la localidad. En el momento de su fallecimiento, en 1710, ya era el dueño de la mitad de esa rica mina y no era ésta, sino sus negocios como comerciante, los que le reportaban la mayor parte de sus ingresos. Unos ingresos que le permitieron, incluso, comprar la alcaldía mayor de San Miguel y San Felipe. No extraña entonces que así apareciera en su testamento, de la misma manera que lo hacía su hermano Miguel, mercader y vecino de la entonces pedanía guanajuatense de Silao.787

  • 788 Autos del común y minas de Guanajuato contra los oficiales reales, 1700-1701. (Archivo General de I (...)

24Si los dos casos anteriores no bastaran, puede abundarse con algunos más, como el del peninsular José Gorostiza, mercader llegado a Guanajuato finalizando el siglo XVII y que se colocó como administrador de la rica mina Grande de Sirena, cuyo dueño era Andrés de Liceaga. También él consiguió escalar económicamente lo suficiente como para lograr emparentar, por medio del matrimonio con Ana Busto Rodríguez en 1718, es decir, con la familia propietaria de minas más poderosa de la localidad. De esa forma multiplicó los beneficios de sus negocios, aumentó sus capitales mineros como en la mina San Lorenzo, por ejemplo, obtuvo galones de capitán y hasta desempeñó funciones de juez de primera instancia como alcalde ordinario.788

  • 789 Escritura de creación de compañía comercial, Guanajuato, 8 de febrero de 1686. AHUG, PCL, 1686, fol (...)

25Hasta ahora, aún sin avanzar mucho más de la segunda década del siglo XVIII, se evidencia como el gremio extractivo había creado durante el siglo XVII los mecanismos adecuados para ir incorporando a aquellos que destacaban y sabían situarse social y políticamente en la localidad. Raras son, de hecho, las excepciones que pueden encontrarse en la villa minera de mercaderes que consiguieran alguna parcela de poder antes de entrar en la centuria ilustrada, aunque los hubo. Unas excepciones que, sin embargo, no hacen más que confirmar la regla, como la del comerciante Juan Díaz de Posada cuando fue alcalde ordinario en 1681, o el del aviador y notario Salvador Perea al ejercer de escribano del ayuntamiento durante varios años.789

  • 790 Bakewell, Peter J., Minería y sociedad en el México colonial. Zacatecas (1546-1700), México, Fondo (...)
  • 791 Rubial García, Antonio, “Un mercader de plata andaluz en Nueva España, Diego del Castillo (161?-168 (...)

26La relación existente entre capital minero y comercial ha sido bien estudiada para muchos lugares y épocas, incluyendo Nueva España, no haciendo falta tampoco abundar en ello aquí.790 Pero de lo ya sabido, sí importa mencionar la necesidad constante de caudal que tuvo siempre la minería en los dominios coloniales españoles, el cual obtenía frecuentemente por medio de préstamos. Unos recursos monetarios que debían servir, entre otras muchas cosas, para la obtención de los insumos imprescindibles para el ejercicio de la actividad, tanto en las minas como en las haciendas de beneficio. Consecuentemente, la presencia de aviadores, prestamistas, comerciantes, rescatadores, tenderos y marchantes, entre otros muchos tipos de mercaderes, era constante, siendo de ellos de quienes dependía, en bastante medida, muchas de las posibilidades de éxito en la producción de plata. Así pues, ellos eran una parte indispensable en la producción argentífera, una parte que, asimismo, arriesgaba, se beneficiaba y con la que se debía contar a la hora de discutir y organizar la actividad minera. Una relación de interdependencia entre mineros y mercaderes en los reales mineros novohispanos que, como se ha mencionado, para el siglo XVII se ha explicado ya por distintos historiadores, pero de los que nosotros citaremos aquí a Rubial García, ya que lo demuestra, precisamente, por medio del análisis del quehacer de un mercader de plata concreto.791

  • 792 Caño Ortigosa, “Mineros en el cabildo…”, op. cit., pp. 187-209.

27Sea como fuere, lo cierto es que aún en las primeras décadas del siglo XVIII los hombres más poderosos de Guanajuato aún decían ser mineros, y constituían el gremio referente para la política y la sociedad locales. No obstante, continuó aumentando la porosidad en ese grupo, toda vez que el capital comercial seguía su rápida progresión y empezaba a exigir una mayor visibilidad y competencias dentro del mundo ilustrado. En Guanajuato esa dinámica ya pudo comprobarse para el caso del cabildo, principal institución de poder, de justicia y de control social en la localidad. En esta institución, si bien hubo reticencias para que se fueran incorporando estos hombres enriquecidos a través de una actividad socialmente poco considerada, lo cierto es que la capacidad de presión que habían adquirido frente a los mineros, dependientes para hacer rentables sus minas, les fue permitiendo ir consiguiendo ciertos puestos de poder, como los electivos cadañeros. Y es ésta una dinámica no sólo significativa, sino también reveladora, pues no debe olvidarse que los ocupantes de los oficios cadañeros eran elegidos únicamente por los regidores del ayuntamiento, prácticamente todos mineros a los que había que lograr convencer, de una u otra manera.792

  • 793 Chocano Mena, Magdalena, La fortaleza docta, Élite letrada y dominación social en México colonial ( (...)

28Sin duda, si a las presiones que los comerciantes pudieran hacer sobre algunos mineros, bien en forma de lobby o particularmente, se añadía la mejora de la consideración social del mercader interesado en figurar públicamente para la obtención de una mayor cuota de poder, se hacía todo más fácil. Por ello, no es difícil entender el enorme crecimiento de las donaciones y contribuciones que durante este tiempo se hicieron por parte de mercaderes para obras pías, edificación y reforma de hospitales, iglesias, etc. Se estableció así una suerte de colaboración entre el gremio de comerciantes y la Iglesia, un fenómeno de gran dimensión experimentado en todas las colonias españolas, especialmente visible en Nueva España y del que Guanajuato, lógicamente, no escapó. Con esta colaboración, la Iglesia obtuvo grandes cantidades de dinero provenientes de la actividad económica más pujante del momento, a la par que los mercaderes alcanzaban una mayor consideración social desde los púlpitos. La Iglesia ahora, con sus principales referentes intelectuales a la cabeza, dedicaban una buena parte de sus pensamientos y escritos a convencer sobre las bondades que suponía destinar fortunas a su institución, pues ello obedecía al ideal político del bien común. Así pues, en la medida en la que los comerciantes estaban implicados con su dinero en el alcance de ese bien, sus aspiraciones podían “encuadrarse dentro del paradigma moral existente”. Finalmente, era la conducta practicada por los oligarcas la que debía determinar el grado de consideración social alcanzado, toda vez que el prestigio seguía siendo parte esencial en la ubicación social de los individuos en la sociedad ilustrada.793

  • 794 Caño Ortigosa, José Luis, “El ascenso social en la élite colonial novohispana: un leonés en Guanaju (...)
  • 795 Poder que otorga Juan Acebedo de León, alcalde ordinario, 1 de abril de 1704; Obligaciones de pago (...)

29Por tanto, explicado todo lo anterior, no debe extrañar que los comerciantes guanajuatenses comiencen a aparecer más frecuentemente en la documentación a partir del último lustro del siglo XVII, como en los protocolos notariales, por ejemplo. Y ello tanto por el crecimiento de la ciudad al calor del enorme incremento de la producción de las riquísimas vetas de plata, como por la diversificación de los motivos por los que escrituraban ante notario, no ciñéndose ya sólo a las compraventas de bienes y capitales, el establecimiento de compañías y testamentos, como prácticamente venía ocurriendo hasta ese momento, sino también a un sinfín de motivos derivados de su mayor interacción con distintos agentes sociales, institucionales y particulares.794 También y lógicamente, a partir de ese momento es más frecuente encontrar a algunos mercaderes en las fuentes escritas, dado el incremento de sus actividades no sólo económicas, sino también sociales y políticas. Son los casos, por citar algunos, de Juan Acebedo, Francisco Guirles, Juan Valzátegui y José Sardaneta Legaspi, más visibles también por comenzar a ocupar, en no pocas ocasiones, puestos de alcalde en la ciudad ya antes de 1720.795 Por tanto, el gremio de comerciantes estaba adquiriendo la suficiente fuerza en el real minero como para garantizarse el control de los veredictos judiciales, es decir, también el control en todos los conflictos resultantes de la propia actividad mercantil.

  • 796 Elecciones de cabildo, actas de cabildo de 1 de enero de 1724, 1727 y 1728; Junta de cabildo de 4 d (...)
  • 797 Caño Ortigosa, “Mineros en el cabildo de la villa de Guanajuato…”, op. cit., pp. 196-197.

30Una dinámica que, lejos de estabilizarse o apaciguarse, fue en claro aumento durante el resto de la centuria. De hecho, pronto se normalizó la presencia de los mercaderes en las distintas instituciones de poder local, llegando a hacerse con la administración de las cuentas y la representación del concejo a través de la procuraduría municipal en la década de los veinte, con hombres como Domingo Alegre y Juan Porrúa.796 Aparte de que ya controlaban por adquisición de ese derecho, como diputación mercantil, las alcabalas de la ciudad, lo que les permitía ejercer una enorme presión sobre el resto de gremios y grupos socioeconómicos de aquella población en beneficio de sus intereses.797

  • 798 Orden del virrey, México, 9 de febrero de 1739. AGN, General de Parte, 32, exps. 349 y 387, fs. 206 (...)

31Efectivamente, el control de las alcabalas era uno de los instrumentos más poderosos con los que contaba la diputación de comerciantes, por lo que tampoco extraña que sus actuaciones, atribuciones y jurisdicción se pusiera en debate en no pocas ocasiones por parte de la minería. Esto ocurrió especialmente, y como es lógico, en la década de los treinta del siglo XVIII, cuando se había llegado a un equilibrio de poder entre ambos gremios en la villa y se inició el proceso de sustitución de unos por otros en la cúspide política. En aquellos años, diputados del comercio como Pedro Fernández Vizoso, Domingo de Alegría, Agustín de la Torre y Juan Francisco Rodríguez, lucharon acaloradamente en defensa de los privilegios alcanzados por el comercio, como la de tener su propia guardia exclusiva para la detención de quienes no pagasen los impuestos y aduanas o la prerrogativa de ser juzgados únicamente por el juez diputado elegido por su diputación, con jurisdicción separada de la justicia ordinaria. Una diputación, por cierto, con unas ordenanzas propias que estipulaban la necesidad de declarar un capital superior a los 11.000 pesos para poder pertenecer a ella.798

  • 799 Nombramiento de electores de la Junta de Comercio y Minería, Guanajuato, 14 de diciembre de 1735. A (...)

32En realidad, hacía años que se venían sufriendo conflictos entre ambos gremios debido a la multiplicación de problemas que se producían cada año con el cobro del derecho de alcabala. Para ello, con intervención del alcalde mayor y aprobación superior, se consiguió en 1735 aprobar la creación de una junta de electores de quince miembros, diez salidos de entre los comerciantes y cinco mineros, votados por todos los pertenecientes a las respectivas diputaciones cada cuatro años. Al modo que se hacía en México y en Querétaro, aunque en esta última ciudad eran únicamente doce los electores. Esos quince electores tendrían, a su vez, la responsabilidad de elegir a dos “diputados del comercio y minería”, bajo cuya responsabilidad quedaría todo lo referido al cobro del impuesto. Una original fórmula que se mantuvo durante todo el tiempo que el comercio consiguió retener bajo su arrendamiento y potestad el derecho de cobro y administración de la alcabala. Pero una fórmula que también contó con la constante y frontal oposición de un nutrido y destacado grupo de comerciantes de la villa que se negaba a aceptar la posibilidad de que fueran elegidos sujetos que “sólo ejercen la minería”. Entre ellos estaban renombrados mercaderes locales como José Tristán de la Barrera, Mateo de los Ríos, Juan de Hervás, Simón Francisco de Arroyo, Antonio Pacheco, José del Santo Isla o Antonio Malabear, entre otros. Aunque también es cierto que, en frente, formaban parte de los defensores de ese sistema, y elegidos como electores, poderosos vecinos como el Marqués de San Clemente, Francisco Alipasolo, Ignacio Uribarren, Francisco Yguerategui y Bernardo Fernández Riaño, todos ellos mineros y sin duda lo más granado de la sociedad local. A ellos los acompañaban comerciantes como Juan Porrúa, Pedro Fernández Vizoso, Manuel González Cedillo, Agustín de la Torre, José de Mendizábal o Lorenzo de Olazábal, por citar los más destacados.799

  • 800 Rojas, Las instituciones de gobierno y la élite local…, op. cit., pp. 146-147.

33En cualquier caso, una vez más, no queremos dejar de contextualizar este fenómeno como parte de uno mayor que, en el mismo sentido, estaba afectando a todas las colonias españolas. Así lo demuestra el hecho de que, en otras poblaciones del virreinato y algunas cercanas a Guanajuato como Aguascalientes, estaba sucediendo otro tanto, de forma muy parecida. También en aquella localidad los comerciantes comenzaron a escalar posiciones social y políticamente, a la par que, como en el real minero que aquí nos ocupa, se hacían con el control de los impuestos.800

  • 801 Actas de cabildo, Guanajuato, 1 de enero de 1732. AHUG, Actas de Cabildo, 1721-1732.- Imposición de (...)

34Un fenómeno el del ascenso sociopolítico del capital mercantil sobre el minero que comenzó a hacerse aún más visible y determinante llegando a la mitad de la centuria. En Guanajuato, bastante pronto, algunos relevantes vecinos empezaron a no encontrar problema en definirse a sí mismos como “mineros y comerciantes”, lo que supone un salto cualitativo importante. Efectivamente, teniendo la oportunidad de poder autodenominarse con el prestigioso calificativo de “minero” no les importó acompañarlo con el de “comerciante”, mucho menos considerado socialmente, al menos hasta esos momentos. Y tal circunstancia acaecía no en documentos particulares, sino públicos y relativos al ejercicio del poder local, como la toma de posesión de nuevos regidores en 1732. Año en el que, además, entraban otra vez como alcalde ordinario y procurador general otros dos mercaderes, Diego Franco de Toledo y Antonio Fernández Cevallos, haciendo evidente la relevancia del capital mercantil en el que era ya el principal centro minero del imperio español. Una relevancia que no hacía más que seguir aumentando, lo que fue derivando en una cada vez mayor presencia de los comerciantes y su diputación gremial en el poder local y en el control de las rentas de la villa. Al punto de no tener menor reparo en hacer que esas cuentas y los propios del municipio los llevaran, directamente, apoderados del gremio de comerciantes como Juan de Porrúa, así como diputados nombrados por ellos para la administración de las alcabalas, como Domingo Llorente.801

  • 802 Renuncia de la fiel ejecutoría, 26 de enero de 1737; Venta de casa, Guanajuato, 12 de febrero de 17 (...)
  • 803 Poder que otorga José Liceaga, 28 de junio de 1736. AHUG, PCL, 1736, fol. 195.- Fianza al cargo de (...)

35Un poder que, bien ejercido, fue garantizando la mejora en la situación política de este grupo de interés y, por supuesto, de sus beneficios económicos y consideración social. No se había llegado a la década de los cuarenta del siglo XVIII cuando los comerciantes guanajuatenses, bien integrados en la actividad extractiva, equilibraban su poder en el municipio con el de los mineros, defendiendo formal y abiertamente ya el interés del capital mercantil. En ello jugaron un papel fundamental tanto el mercader Agustín Septién Montero como el “minero y mercader” José de Liceaga. El primero cuando se hizo en propiedad con la fiel ejecutoría del cabildo. Huelga aquí explicar la importancia de tal oficio, y más si se relaciona con el control de la actividad mercante. Por eso es fácil entender que el interesado llegara a pagar una cantidad absolutamente desproporcionada al anterior propietario por su traspaso.802 El segundo, José de Liceaga, cuando se adjudicó la depositaría general de la villa, otro puesto clave en la administración de capitales, pues se responsabilizaba de todos aquellos que se encontraban en disputa en el municipio. Un puesto más en el que, ahora, un comerciante sustituía a un minero. Por si ello fuera poco, también este sujeto se convertía en alcalde ordinario el mismo año en el que se hacía con el anterior cargo y, junto con Septién Montero facilitaron, una vez más, el control de las rentas de la localidad por otro comerciante.803

  • 804 Remate de dos oficios de regidores con valoración de los de 1738, Guanajuato, 1743. AGN, Oficios Ve (...)

36El camino abierto por los comerciantes a fines del siglo XVII, destinado a que su gremio se hiciera definitivamente con el control de los principales capitales públicos y privados de la ciudad, se hizo efectivo en 1738 al ingresar en el ayuntamiento como regidor otro mercader más, Alfonso García Malabear. Ahora la mayoría de votos en el consistorio pertenecían a este gremio, cuyos individuos respondían, esencialmente, a los intereses de su propia diputación. Una diputación que comenzó a hacer rotar entre sus miembros los puestos que controlaba en el municipio, un municipio que, a su vez, empezó a funcionar casi exclusivamente en función de los intereses de este gremio.804

Conclusiones

37Puede concluirse, pues, que Guanajuato fue una de las primeras ciudades que se integró en la tendencia transformadora iniciada a mediados del siglo XVIII que derivó en el control por parte del capital mercantil de las principales actividades económicas del Imperio. Lo cual resulta lógico si tenemos en cuenta que el real minero, principal productor de plata en esos momentos, era uno de los motores económicos claves en las posesiones españolas y, consecuentemente, se insertaba perfectamente en las nuevas dinámicas que iban surgiendo, tanto en forma de agente pasivo como activo y precursor.

  • 805 Juárez Martínez, Abel, “Las ferias de Xalapa, 1720-1778”, Primer Anuario del Centro de Estudios His (...)
  • 806 Sánchez Santiró, Ernest, “Fuentes para una prosopografía de los mercaderes novohispanos: el caso de (...)

38En este sentido, Guanajuato fue en ese momento para la actividad minera del mundo hispánico lo que de forma parecida podían haberlo sido Xalapa y Portobelo, con sus ferias, para la actividad comercial.805 Lo destacable es que llegados al siglo XVIII, para el ejercicio del control de los bienes de producción y de la sociedad por parte del capital mercantil, ya no era un condicionante necesario que la actividad dominante fuera la propia de su gremio, toda vez que, con sus movimientos monetarios, financieros e inversiones, comenzaron a hacerse con el dominio de distintos sectores de la economía imperial. Desde luego, en unos sitios más rápidamente que en otros, de manera que en los reales más y mejor insertados en los entresijos de la economía colonial, como Guanajuato, se produjo antes; mientras que, en otros de menos importancia, como San Francisco de Cuautla, tardarían algo más, no consiguiendo imponerse los mercaderes hasta los últimos años del siglo XVIII.806

  • 807 Mazzeo de Vivó, Cristina Ana, Los comerciantes limeños a finales del siglo XVIII, capacidad y cohes (...)

39Un hecho, el del evolutivo control de la minería por parte del capital mercantil que, a la postre, transformaría radicalmente las distintas estructuras del sistema creado por los españoles en Indias, especialmente en Nueva España, donde las reticencias a este cambio fueron mucho menores que en los Andes. En la América Austral, efectivamente, no se produjo ni tan rápida ni tan intensamente.807

40Un fenómeno en el que participaron activamente los mercaderes guanajuatenses, ayudando a su consecución. Que, sin lugar a dudas, transformó la propiedad minera, el perfil de los dueños de ésta y, en definitiva, la forma de entender los modos de producción en América.

Notes

765 Caño Ortigosa, José Luis, “La villa de Santa Fe y Real de Minas de Guanajuato, 1660-1741”, Boletín del Archivo General del Estado de Guanajuato, nueva época, N° 23, enero-junio, 2004, pp. 25-70. Del mismo autor, Cabildo y círculos de poder en Guanajuato (1656-1741), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2011, pp. 31-80.

766 Chocano Mena, Magdalena, La fortaleza docta, Élite letrada y dominación social en México colonial (siglos XVI-XVII), Barcelona, Ediciones Bellaterra, 2000, pp. 218- 219.

767 Herzog, Tamar, “Redes personales y capitales institucionales: la Real Hacienda y el Cabildo de Quito a mediados del siglo XVIII”, Fronteras, N° 4-4, 1999, p. 118; Ruigómez Gómez, Carmen y Ramos Gómez, Luis, “La resistencia del Cabildo de Quito a la entrada del regidor Sebastián Salcedo en 1744 y algunas notas sobre su actuación hasta 1775”, Revista Complutense de Historia de América, N° 28, 2002, pp. 60-61; Moutoukias, Zacarías, “Las formas complejas de la acción política: justicia corporativa, faccionalismo y redes sociales (Buenos Aires, 1750-1760)”, Jahrbuch für Geschichte von Staat, Wirtschaft und Gesellschaft Lateinamerikas, N° 39, 2002, pp. 71-102.

768 Torre Aguilar, Rocío de la, “Los comerciantes como parte de la élite local. Redes y negocios en Zacatecas, siglo XVIII”, en Christian Büschges y Frédérique Langue (coords.), Excluir para ser: procesos identitarios y fronteras sociales en la América Hispánica (XVII-XVIII), Frankfurt / Madrid, Iberoamericana, 2005, pp. 117-136.

769 Rojas, Beatriz, Las instituciones de gobierno y la élite local. Aguascalientes del siglo XVII hasta la Independencia, Zamora, El Colegio de Michoacán, 1998, pp. 133, 140; Cuello, José, “Las élites coloniales en el noreste de la Nueva España”, en Carmen Castañeda, Círculos de poder en la Nueva España, México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 1998, p. 154.

770 Zorraquín Becú, Ricardo, “La condición jurídica de los grupos sociales superiores en la Argentina”, Revista del Instituto de Historia del Derecho Ricardo Levene, N° 12, 1961, p. 116.

771 Caño Ortigosa, Cabildo y círculos de poder…, op. cit., pp. 398-413.

772 Brading, David A., Mineros y comerciantes en el México borbónico, 1763-1810, México, Fondo de Cultura Económica, 1975.

773 Para un acercamiento al fenómeno de la ausencia de fuentes documentales sobre Guanajuato, véase Caño Ortigosa, José Luis, “Fuentes documentales para el estudio del cabildo de Guanajuato (1656-1770)”, Temas Americanistas, N° 23, 2009, pp. 4-23.

774 Lacueva Muñoz, Jaime, y Caño Ortigosa, José Luis, (Coords.), Dossier “La documentación notarial como fuente para la historia de América”, Temas Americanistas, N° 29, 2012, pp. 1-286.

775 Archivo Histórico de Guanajuato. Protocolo de Cabildo, 1603-1896, Guanajuato, Universidad de Guanajuato, 1999.

776 Brading, Mineros y comerciantes…, op. cit., pp. 403-448.

777 García Bernal, Manuela Cristina, “La élite mercantil de Campeche (1590- 1650)”, en Luis Navarro García (coord.), Élites urbanas en Hispanoamérica (De la conquista a la independencia), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2005, p. 43.

778 Rojas, Las instituciones de gobierno y la élite local…, op. cit., p. 165; Cuello, “Las élites coloniales…”, op. cit., pp. 153-155; Madrazo, Guillermo “Hacendados y comerciantes del Noroeste”, Andes, N° 8, 1997, pp. 101-121; Mata de López, Sara, “Los comerciantes de Salta a fines del siglo XVIII”, Anuario Escuela de Historia, N° 16, 1994, pp. 189-213.

779 Pruebas para la concesión del Título de Caballero de la Orden de Santiago de Simón Eugenio Arroyo y Sardaneta, 1772. Archivo Histórico Nacional de España (en adelante AHN), OM-Caballeros_Santiago, exp. 680.

780 Caño Ortigosa, José Luis, “Mineros en el cabildo de la villa de Guanajuato: 1660-1741”, Anuario de Estudios Hispanoamericanos, vol. LXIII-1, enero-junio 2006, pp. 187-209.

781 Caño Ortigosa, Cabildo y círculos de poder…, op. cit., pp. 398-413.

782 Caño Ortigosa, José Luis, “Las redes de poder en Guanajuato a través de la dote femenina y el matrimonio (1606-1821)”, en Nora Siegrist y Edda O. Samudio A. (coords.), Dote matrimonial y redes de poder en el Antiguo Régimen en España e Hispanoamérica, Mérida, Universidad de los Andes, 2006, pp. 97-122.

783 Caño Ortigosa, José Luis, “Mineras en el Guanajuato colonial”, Temas Americanistas, N° 18, 2005, pp. 2-16.

784 Caño Ortigosa, José Luis, “La integración económica y social de la mujer en la élite de Guanajuato (1700-1750)”, en Juan José Sánchez Baena y Lucía Provencio Garrigós (eds.), El Mediterráneo y América, Murcia, Servicio de Publicaciones y Estadística de la Región de Murcia, 2006, pp. 417-430.

785 Escritura de creación de compañía comercial, Guanajuato, 26 de abril de 1696. Archivo Histórico de la Universidad de Guanajuato (en adelante AHUG), Protocolo de Cabildo Libro (en adelante PCL), 1696, f. 75.- Obligaciones de pago a favor del mercader y capitán Juan Sopeña y Laherrán, Guanajuato, 3 de enero, 15 de marzo, 4 de junio y 31 de julio de 1699; Sustitución de poder a favor de Juan Sopeña y Laherrán, mercader, Guanajuato, 11 de julio de 1699. Escritura de creación de compañía comercial, Guanajuato, 5 de octubre de 1699. Obligación de no jugar albures que otorga Juan Sopeña y Laherrán, Guanajuato, 31 de octubre de 1699; Poder que otorga el mercader Juan Sopeña y Laherrán, Guanajuato, 8 de octubre de 1699. AHUG, PCL, 1699, fols. 1, 65v, 117, 142v, 162, 198v, 223v y 259, respectivamente.

786 Escritura de poder, Guanajuato, 1 de septiembre de 1699. AHUG, PCL, 1699, fol. 174v.- Obligación de pago, Guanajuato, 16 de junio de 1700. AHUG, PCL, 1700, fols. 105v y 107.- Testamentos de Juan Sopeña Laherrán, Guanajuato, 15 de diciembre de 1725 y 28 de febrero de 1728. AHUG, PCL, 1725, f. 337v y PCL, 1728, f. 504v.

787 Escritura de fianza, Guanajuato, 7 de abril de 1699. AHUG, PCL, 1699, fol. 87v.- Nombramiento de albaceas, Guanajuato, 26 de enero de 1700; Puja por el empleo de fiel ejecutor, Guanajuato, 9 de septiembre de 1700. AHUG, PCL, 1700, fols. 19 y 188.- Compra de barras de la mina de El Calichal, Guanajuato, 23 de abril de 1708. AHUG, PCL, 1708, fol. 97v.- Testamento de Pedro de la Rea, Guanajuato, 7 de marzo de 1710. AHUG, PCL, 1710, fol. 56v.

788 Autos del común y minas de Guanajuato contra los oficiales reales, 1700-1701. (Archivo General de Indias (En adelante AGI), México, 1.044.- Escritura de poder, Guanajuato, 28 de noviembre de 1704. AHUG, PCL, 1704, fol. 307.- Poder para testar, Guanajuato, 5 de noviembre de 1718. AHUG, PCL, 1718, fol. 265.- Escritura de donación, Guanajuato, 24 de marzo de 1719. AHUG, PCL, 1719-20, fol. 100.- Escritura de poder, Guanajuato, 28 de febrero de 1727. AHUG, PCL, 1727, fol. 403.- AHUG, Actas de Cabildo, 1721-1732.- Escritura de poder, Guanajuato, 12 de mayo de 1741. AHUG, PCL, 1741, f. 72.

789 Escritura de creación de compañía comercial, Guanajuato, 8 de febrero de 1686. AHUG, PCL, 1686, fol. 19v.- Pesquisa secreta contra el escribano de cabildo y hacienda, 1704. AGI, México, 1.045.- Jorge A. Castro Rivas (et alii): Desarrollo sociodemográfico de la ciudad de Guanajuato durante el siglo XVII. Investigación histórica. Guanajuato: Universidad de Guanajuato, 1999, p. 43.- Caño Ortigosa, “Mineros en el cabildo de la villa de Guanajuato”, pp. 187-209.

790 Bakewell, Peter J., Minería y sociedad en el México colonial. Zacatecas (1546-1700), México, Fondo de Cultura Económica, 1976; Lacueva Muñoz, Jaime, La plata del rey y sus vasallos. Minería y metalurgia en México (siglos XVI y XVII), Sevilla, CSIC - Universidad de Sevilla, 2010.

791 Rubial García, Antonio, “Un mercader de plata andaluz en Nueva España, Diego del Castillo (161?-1683)”, Anuario de Estudios Americanos, vol. XLIX, 1992, pp. 143-170.

792 Caño Ortigosa, “Mineros en el cabildo…”, op. cit., pp. 187-209.

793 Chocano Mena, Magdalena, La fortaleza docta, Élite letrada y dominación social en México colonial (siglos XVI-XVII), Barcelona, Ediciones Bellaterra, 2000, pp. 218- 219; Elias, Norbert, La sociedad cortesana, México, Fondo de Cultura Económica, 1982, pp. 136-137.

794 Caño Ortigosa, José Luis, “El ascenso social en la élite colonial novohispana: un leonés en Guanajuato”, Temas Americanistas, N° 21, 2008, pp. 1-15.

795 Poder que otorga Juan Acebedo de León, alcalde ordinario, 1 de abril de 1704; Obligaciones de pago que recibe Juan Acebedo León, alcalde ordinario, 8 de abril y 4 de agosto de 1704; Obligación de pago que recibe Francisco Guirles, alcalde ordinario, Guanajuato, 29 de julio de 1704. AHUG, PCL, 1704, fol. 121v, 127, 217 y 221.- Aprobación y confirmación de la elección de alcaldes ordinarios de Guanajuato en José Sardaneta Legaspi y Juan de Valzátegui. Archivo General de la Nación de México (En adelante AGN), General de Parte, 24, exp. 9.

796 Elecciones de cabildo, actas de cabildo de 1 de enero de 1724, 1727 y 1728; Junta de cabildo de 4 de enero de 1728. AHUG, Actas de Cabildo, 1721-1732.

797 Caño Ortigosa, “Mineros en el cabildo de la villa de Guanajuato…”, op. cit., pp. 196-197.

798 Orden del virrey, México, 9 de febrero de 1739. AGN, General de Parte, 32, exps. 349 y 387, fs. 206v-209 y 230v-231.

799 Nombramiento de electores de la Junta de Comercio y Minería, Guanajuato, 14 de diciembre de 1735. AHUG, PCL, 1735, fs. 249v-252v.

800 Rojas, Las instituciones de gobierno y la élite local…, op. cit., pp. 146-147.

801 Actas de cabildo, Guanajuato, 1 de enero de 1732. AHUG, Actas de Cabildo, 1721-1732.- Imposición de censo redimible, 26 de abril de 1736; Elección de diputados para las reales alcabalas de Guanajuato, 23 de octubre de 1736. AHUG, PCL, 1736, fols. 123v y 269.

802 Renuncia de la fiel ejecutoría, 26 de enero de 1737; Venta de casa, Guanajuato, 12 de febrero de 1737. AHUG, PCL, 1737, fols. 48v y 49v. Caño Ortigosa, José Luis, “El acceso al poder en Guanajuato: la familia Septién Montero”, en García Bernal, Manuela Cristina y Olivero Guidobono, Sandra F. (coords.), El municipio indiano. Relaciones interétnicas, económicas y sociales, Sevilla, Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2009, pp. 107-126.

803 Poder que otorga José Liceaga, 28 de junio de 1736. AHUG, PCL, 1736, fol. 195.- Fianza al cargo de depositario general; Escritura de compra-venta de una casa, 2 de abril de 1737; Poder general que otorga Domingo Llorente, 30 de enero de 1737; Recibo a favor de Domingo Llorente, 1 de marzo de 1737. AHUG, PCL, 1737, fols. 25, 137, 175 y 184, respectivamente.

804 Remate de dos oficios de regidores con valoración de los de 1738, Guanajuato, 1743. AGN, Oficios Vendibles, 22, exp. 23.- Fianza que otorga José Liceaga, Guanajuato, 30 de diciembre de 1737. AHUG, PCL, 1737, fol. 320v.- Recibo de poder, Guanajuato, 6 de agosto de 1739. AHUG, PCL, 1739, fol. 160v.- Poder general, Guanajuato, 12 de enero de 1740. AHUG, PCL, 1740, fol. 4.- Aprobación y confirmación de la elección de procurador general de Guanajuato, 27 de enero de 1740. AGN, General de Parte, 32, exp. 456.- Poder general que otorgan Agustín Septién Montero, fiel ejecutor, Antonio Pacheco, alcalde ordinario, Alfonso García Malabear, regidor, y otros mercaderes a un receptor del número de la Audiencia de México, Guanajuato, 3 de septiembre de 1738. AHUG, PCL, 1738, fol. 348.

805 Juárez Martínez, Abel, “Las ferias de Xalapa, 1720-1778”, Primer Anuario del Centro de Estudios Históricos de la Facultad de Humanidades de la Universidad Veracruzana, Xalapa, 1977, pp. 17-44; Vila Vilar, Enriqueta, “Las ferias de Portobelo: apariencia y realidad del comercio con Indias”, Anuario de Estudios Americanos, vol. 39, 1982, pp. 275-340; Blázquez Domínguez, Carmen, “Los comerciantes y el ayuntamiento de Xalapa. 1790-1810”, en Contreras Cruz, Carlos y Blázquez Domínguez, Carmen, De costas y valles. Ciudades de la provincia mexicana a finales de la colonia, México, Benemérita Universidad de Puebla, 2003, pp. 266-286; Ortiz de la Tabla y Ducasse, Javier, “Comercio neutral y redes familiares a fines de la época colonial”, en Enriqueta Vila Vilar y Allan J. Kuethe, Relaciones de poder y comercio colonial: nuevas perspectivas, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1999, pp. 164-172; Mörner, Magnus, “Economic factors and stratification in colonial Spanish America with special regards to elites”, Hispanic American Historical Review, vol. LXIII, N° 2, 1983, pp. 341.

806 Sánchez Santiró, Ernest, “Fuentes para una prosopografía de los mercaderes novohispanos: el caso de Cuernavaca y Cuautla de Amilpas (Morelos) en el siglo XVIII”, América Latina en la Historia Económica, N° 17/18, 2002, p. 106.

807 Mazzeo de Vivó, Cristina Ana, Los comerciantes limeños a finales del siglo XVIII, capacidad y cohesión de una élite 1750-1825, Lima, Pontificia Universidad Católica, 2000; León Galarza, Natalia Catalina, “Género, matrimonio y sociedad criolla en Cuenca durante la segunda mitad del siglo XVIII”, Procesos, N° 10, 1997, pp. 28-29.

Auteur

Universidad de Sevilla, España

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search