Version classiqueVersion mobile

El debate permanente

 | 
Juan Marchena
, 
Manuel Chust
, 
Mariano Schlez

Primera parte. Modos de Producción

El Fondo Piadoso de las Californias como instrumento de apropiación de los medios de producción por parte de la Compañía de Jesús en la Nueva España (1697-1768)

María del Mar Muñoz González

Texte intégral

  • 575 Utilizaremos la California o California como denominador del espacio que ocuparon las misiones jesu (...)

1Ante las reticencias iniciales de la Corona de participar con capitales en la campaña misional, el padre Juan María Salvatierra, misionero en la California575, constituyó en la ciudad de México un fondo financiero de apoyo. Para ello utilizó el recurso de las limosnas pías, que pronto empezó a recibir, sobre todo después de entrar en contacto con algunos benefactores ricos. El Fondo Piadoso de las Californias fue la institución creada por la Compañía de Jesús para administrar los capitales y haciendas que fueron entregados por donantes privados para el mantenimiento de las misiones de la península californiana. Pero la labor de dicho fondo no solo era la administración de la economía de las misiones, sino que también gestionaba negocios y concedía créditos. Dichas actividades procuraban importantes ganancias y beneficios tanto a los jesuitas como a sus adeptos. Las donaciones, los préstamos y sus réditos, las redes clientelares y familiares de las que provenían, las prácticas testamentarias, compra-venta y enajenación de patrimonio conformaron una compleja maquinaria que permitió a la Compañía de Jesús acaparar grandes extensiones de tierra, la explotación exclusiva de cursos de agua, el monopolio de mercados y el control de redes comerciales.

I. Los misioneros jesuitas en la Antigua California: misiones, evangelización y búsqueda de financiación

  • 576 Las fuentes jesuitas distinguieron tres grupos de lenguas/culturas (naciones): Pericúes en los cabo (...)
  • 577 Aguilar Marco, José Luis, “La conquista espiritual”, en Aguilar Marco, José Luis et al., Misiones e (...)
  • 578 Río, Ignacio del, “Ambigüedades y contradicciones de un régimen de excepción: los jesuitas y el gob (...)

2Los misioneros jesuitas fundaron dieciocho misiones distribuidas desde el cabo más al sur de la península californiana hasta el paralelo 28º hacia el norte de la misma. Con dichos establecimientos se llevó a cabo la tarea de evangelización, que conllevó también un proceso de aculturación, sedentarización y control de los indígenas576. Los misioneros procuraron que las formas de vida y sustento de los diferentes grupos se adecuasen a las enseñanzas cristianas, con quehaceres como la agricultura, la construcción de viviendas y la elaboración de utensilios577. De este modo se conseguía una cierta acomodación a un modo de vida sedentario que permitía la sujeción de las poblaciones, su control y adoctrinamiento. Lo peculiar de la situación consistía en que, además de la responsabilidad de la evangelización, los misioneros se encargaron del gobierno, la administración de justicia, el control y nombramiento de soldados y, lo más importante, el sustento económico578.

  • 579 Río, Ignacio del, “Las haciendas del Fondo Piadoso de las Californias”, en Negro, Sandra y Marzal, (...)

3Una de las inquietudes de los jesuitas fue la de lograr que sus misiones llegaran a ser económicamente autosuficientes. Aun así, en la California fue imposible debido a las condiciones medioambientales. Por esta razón tuvieron claro que su permanencia en dichos territorios dependería de los recursos de abastecimiento que se pudieran enviar desde las misiones jesuitas establecidas en el noroeste (Sinaloa, Ostimuri, Alta Pimeria, etc.)579 o desde otros territorios novohispanos.

  • 580 Aguilar Marco, “La conquista espiritual”, op. cit., p. 43-70.
  • 581 Burrieza Sánchez, Javier, “La misión de California: ensanchando los límites”, en Jesuitas en Indias (...)

4La Compañía de Jesús, a través de los propios misioneros y procuradores, supo atraer aportes privados que sostuviesen la campaña misional. Benefactores de toda la Nueva España demostraron su interés por participar y colaborar en la fundación de las sucesivas misiones. Para ello se constituyó en la ciudad de México un fondo financiero de apoyo y gestión de las limosnas y donaciones. Además de las entregas directas de recursos en efectivo varios benefactores fincaron depósitos irregulares, cuyos réditos habrían de servir para sostener las misiones que se fundaran. Tanto el dinero como los bienes inmuebles fueron invertidos y administrados de manera que proporcionaran rentas para mantener a los misioneros580. De este modo el Fondo Piadoso de las Californias canalizó y manejó las donaciones que realizaban los bienhechores de la causa californiana581.

  • 582 Velázquez, María del Carmen, El fondo piadoso de las misiones de California, notas y documentos, Se (...)
  • 583 Río, Ignacio del, El régimen jesuítico de la Antigua California, Instituto de Investigaciones Histó (...)
  • 584 Ibídem.
  • 585 Velázquez, El fondo piadoso…, op. cit., p. 20.
  • 586 En 1733 ya había dotado una misión, fundada por Segismundo Tarabal. Estaba situada entre la misión (...)
  • 587 “La misión de los Dolores en California se fundó con lo que debía a los bienes doña María Rosa de l (...)
  • 588 Por ejemplo, Ignacio del Río indicó que las más importantes eran Arroyo Zarco, San Pedro de Ibarra, (...)

5El afianzamiento del Fondo Piadoso tuvo lugar gracias a las donaciones de la familia del marqués de Villapuente582. Para autores como Ignacio del Río estas donaciones fueron las que le dieron la estabilidad a dicho fondo. En año 1735 hacía casi dos décadas que Villapuente tenía una estrecha relación comercial-espiritual con la procuraduría de las misiones californianas. El padre Jaime Bravo calculaba que había donado cerca de 185 805 pesos583 y varias explotaciones ganaderas. Para ese mismo año de 1735, su prima Gertrudis de la Peña mandó transferir la hacienda de San Pedro de Ibarra584 y sus agostaderos anexos585 a las misiones. En 1741 se añadirían los agostaderos del Nuevo Reino de León donados en parte por María Rosa de la Peña586 y la hacienda de San Agustín de los Amoles en la jurisdicción de San Pedro de Guadalcázar587. Estos donativos fueron los que convirtieron a esta institución en una de las más estables y fructífera a nivel económico.588

II. Composición y funcionalidad del Fondo Piadoso de las Californias

  • 589 Salvatierra, Misión de la Baja California, op. cit., p. 59.
  • 590 Ibíd., p. 117. Montoya Rivero, María Cristina, “Juan Caballero y Ocio, patrono y benefactor de obra (...)
  • 591 Bolton al traduce esta obra indica que la contribución fue de 25000 pesos, sin embargo, en la versi (...)
  • 592 Río, El régimen jesuítico…, op. cit., p. 165.
  • 593 Velázquez, El Fondo Piadoso…, op. cit., p. 259.

6Los bienes entregados a los misioneros y procuradores de la California eran de lo más variado: avituallamiento básico, barcos, dinero, haciendas, bienes suntuarios, etc. Por lo que respecta a las cantidades entregadas se puede repasar algunos claros ejemplos: Juan Caballero y Ocio llegó a donar 20 000 pesos de principal y 500 de rédito cada año589 para las misiones de Nuestra Señora de Loreto y San Francisco Xavier590. Las fuentes mencionan que continuó ayudando durante varios años con más de 25 000 pesos591. Según Ignacio del Río, el marqués de Villapuente entregó, para el año de 1730, 185 805 pesos, de acuerdo con las mencionadas anotaciones realizadas por el padre Bravo592. Y la herencia de Mariana de Borja, duquesa de Gandía alcanzó la cantidad de 62 594 pesos y 2 reales593.

  • 594 Se localizaba en la jurisdicción de la Villa de San Miguel el Grande.
  • 595 Se localizaba en las jurisdicciones de Xilotepec, San Juan del Río, Tula y Huichapan, en el centro (...)
  • 596 Localizada en la jurisdicción de San Pedro de Guadalcázar.
  • 597 Se localizaban en Guadalcázar, Ciudad del Maíz, Ciudad Valles, Antiguo y Nuevo Morelos, estos dos ú (...)
  • 598 Río, Ignacio del, “Las haciendas del Fondo Piadoso de las Californias”, p. 147.

7De entre todas estas propiedades que manejaban la procuraduría de las misiones californianas cabe destacar la importancia de las haciendas. Los investigadores de las actividades económicas gestionadas por la Compañía de Jesús para el sostenimiento de las misiones californianas han distinguido cuatro grupos de haciendas: hacienda San Pedro de Ibarra594, Arroyo Zarco595, agostaderos del Nuevo Reino de León (San Agustín de los Amoles596) y haciendas de la Guasteca597 –o Huasteca- (San Ignacio del Buey, San Francisco Javier de la Baya Reinera).598

III. Modos de apropiación de los medios de producción por parte de la Compañía de Jesús: donaciones, censos y compra-ventas.

  • 599 Chevalier, François, La formación de los latifundios en México. Tierra y sociedad en los siglos XVI (...)
  • 600 Tovar Pinzón, Hermes, “Elementos constitutivos de la empresa agraria jesuita en la segunda mitad de (...)

8Chevalier indicaba en su obra que los colegios de la Compañía llegaron a ser dueños de las propiedades mejor administradas y más florecientes del virreinato novohispano599. Los jesuitas adquirieron estas riquezas y propiedades de forma muy variada: 1) mediante el sistema de mercedes reales o concesiones de cabildos, 2) donaciones de tierras hechas por los grandes hacendados, clérigos o miembros del propio instituto, 3) adquisición de tierras mediante el sistema de “composiciones” y 4) herencias, compraventas y litigios600. Estos diferentes caminos fueron los usados por los gestores del Fondo Piadoso para controlar tierras y capitales.

Donaciones

9El Fondo Piadoso ha sido estudiado como gestor de donaciones y administrador de bienes, pero las donaciones a misiones no se han estudiado como obras pías en sí mismas. Cuando se abordan investigaciones sobre obras pías (hospitales, conventos, casas de expósitos, dotes a huérfanas, ayudas a menesterosos, etc.) nunca se han incluido a las misiones, dado que éstas no se observan a través de los instrumentos de análisis a los que se someten mencionados actos de caridad. Se deben redefinir y adaptar los instrumentos de análisis para poder aplicarlos a la donación de misiones y categorizarla como obra pía.

  • 601 Wobeser, Gisela von, “El uso del censo consignativo como mecanismo de crédito eclesiástico”, Histór (...)
  • 602 Martínez López-Cano. María del Pilar, El crédito a largo plazo en el siglo XVI. Ciudad de México (1 (...)
  • 603 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 19.
  • 604 Cushner, N. P., Lords of the land; sugar, wine and Jesuit Estates of coastal Peru, 1600-1767, State (...)
  • 605 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 20.

10Por lo que respecta a las donaciones, catalogadas como obras pías, encontramos aquellas que fueron legados testamentarios y las realizadas en vida. De estas últimas cabe destacar aquellas que se pueden catalogar como censos consignativos. Analizar algunas de las donaciones realizadas al Fondo Piadoso de las Californias como esta tipología de censos permitirá dar una novedosa perspectiva de las actividades del mencionado fondo. El censo consignativo era “un contrato por el cual una persona vende a otra por la cantidad determinada el derecho de percibir ciertos réditos anuales, consignándolos sobre alguna finca propia, cuyo pleno dominio se reservaba, mismos que dejaría de satisfacer cuando el vendedor le devolviera la suma recibida”601. El derecho que adquiría el censuario602 era recibir una renta que solía ser del 5 % de interés anual sobre el monto invertido603. Ese mismo canon, que oscilaba entre el 4 % y el 5 %, era el que tenían los préstamos otorgados por la procuraduría de las misiones de California604. Los censos consignativos tenían la virtud de estar permitidos por la Iglesia porque no estaban bajo la condena de la usura605.

  • 606 Ibídem.
  • 607 Wobeser, Gisela von, “Las fundaciones piadosas como fuentes de crédito en la época colonial”, Histo (...)
  • 608 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 23.
  • 609 Florescano, Enrique, “Formación y estructura económica de la hacienda en Nueva España”, en Sánchez- (...)
  • 610 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 23.

11Si se miran las donaciones recibidas por el Fondo Piadoso de las Californias a través de la lupa del censo consignativo se pueden definir, tal y como propone Gisela von Wobeser, como un mecanismo de crédito eclesiástico606. La “donación-transacción” equivalía a un préstamo, es decir, el Fondo Piadoso prestaba al donante la cantidad que iba a donar y éste le regresaba el dinero en calidad de donación, aunque todo esto sólo se llevaba a cabo en el papel. El donante se convertía en deudor de la institución eclesiástica y adquiría las mismas obligaciones que si fuera un préstamo607. Wobeser indica que este mecanismo no implicaba ningún movimiento de dinero608. Esto era una ventaja ya que para estas fechas se padecía escasez crónica de circulante609. Con este mecanismo la institución eclesiástica se evitaba el problema de tener que buscar un lugar para invertir el capital610.

Compraventas

  • 611 Wobeser, Gisela von, La formación de la hacienda en la época colonial. El uso de la tierra y el agu (...)

12La Compañía de Jesús, como otras instituciones eclesiásticas, encontró en las tierras y las haciendas los mejores lugares para invertir. Estas inversiones les permitieron sostener y aumentar su riqueza de una manera notable611 y controlar de manera directa las explotaciones agrarias que iban adquiriendo.

  • 612 Tovar Pinzón, Hermes, “Elementos constitutivos de la empresa agraria jesuita en la segunda mitad de (...)
  • 613 Wobeser, La formación de la hacienda en la época colonial…, op. cit., p. 65
  • 614 Chevalier, La formación de los latifundios en México…, op. cit., p. 302-303.

13Las ricas donaciones de capitales en efectivo612 eran invertidas con la premisa de máxima de eficiencia en la compra de nuevos terrenos cercanos y colindantes a los recibidos en donación o por deuda. Dichas actividades inversionistas se centraron en dos aspectos: la inversión de capital en propiedades que pertenecían a terceros (por medio procedimiento del censo consignativo mencionado con anterioridad) y la adquisición directa de propiedades613. La Compañía de Jesús buscaba, ante todo y, sobre todo, el rendimiento económico de su empresa religiosa basada en la explotación agraria. Para sostener colegios y misiones los jesuitas desarrollaron sus rentas y aumentaron sus capitales buscando siempre multiplicar sus recursos614.

  • 615 Ibid., p. 295.

14La adquisición de bienes raíces, como son las haciendas, suponía asegurar los capitales que se recibiesen para apoyar las misiones. De esta manera, no se dependía de las fluctuaciones y quiebras que sufrían los distintos productos (escasez de cereales, sequías, epidemias, hundimientos de barcos, robos, etc.). El supuesto desamparo al que la Corona tenía sometidas a las misiones californianas era justificación más que suficiente para las dinámicas de adquisición, especulación, explotación y exención de gravámenes, de dichas haciendas y su producción. Como François Chevalier afirmaba “los jesuitas fueron los más grandes labradores”615 de la Nueva España.

Hipotecas y créditos

  • 616 Martínez López-Cano, María del Pilar, “La Iglesia y el crédito en Nueva España: entre viejos presup (...)
  • 617 Florescano, “Formación y estructura económica de la hacienda…”, op. cit., p. 199-200.
  • 618 Ibídem.
  • 619 Cervantes Bello, Francisco Javier, “La política fiscal de la Corona y la crisis de la Iglesia como (...)

15La adquisición de explotaciones agro-ganaderas por parte de la procuraduría de la California estuvo favorecida por la escasez de circulante tan propia de finales del XVII y el siglo XVIII616. Como hemos mencionado con anterioridad, el contexto de escasez de liquidez y la falta de transacciones en metálico obligaba a hacendados y comerciantes a solicitar préstamos617. Se recurría a aquellas instituciones que controlaban el dinero como eran: funcionarios, propietarios mineros y, sobre todo, miembros e instituciones eclesiásticas618. Esta economía del crédito fue favorecida por la eficacia administrativa de algunas instituciones eclesiásticas. Conventos, órdenes y colegios manejaron con versatilidad las rentas divididas entre propiedades y créditos619.

  • 620 Valle Pavón, Guillermina del, “Las funciones crediticias de las cofradías y los negocios de los mer (...)
  • 621 Ibid., p. 508.

16En este contexto, las instituciones eclesiásticas actuaron como intermediarios financieros. Recibían los caudales de fieles que establecían fundaciones piadosas con el propósito de salvar su alma620 y además invertían y prestaban dichos capitales o bienes para obtener beneficio. Esta actividad financiera generaba un estrecho vínculo entre élites e instituciones religiosas. Tuvo como consecuencia una progresiva simbiosis entre hacendados, funcionarios, mineros, comerciantes y miembros de la Iglesia. Guillermina del Valle Pavón ha calificado dicha relación como circular porque gran parte de los fondos provenían de los miembros de la élite, quienes a su vez los recibían a manera de préstamo para realizar sus negocios.621

IV. Usos y abusos: ejemplos de apropiación de tierra, ganado y agua

17Cuando se abordan las donaciones piadosas, los negocios agro-ganaderos, la actividad prestamista o las relaciones financieras con la Compañía de Jesús parece que todas estas actividades fluían sin ningún tipo de sobresalto. Pareciese que misioneros y procuradores jesuitas se entendían a la perfección con hacendados, rancheros y comerciantes. Todos ellos, además de ser ejemplos de piedad cristiana, se nos han mostrado, hasta ahora en las investigaciones, como exitosos agentes de negocios.

18Pero nada más lejos de la realidad. Se han localizado tres ejemplos que hacen sospechar que las actividades económicas de los procuradores de las misiones californianas, dentro del llamado Fondo Piadoso, generaban una notable tensión económica y social. Estos tres ejemplos se pueden englobar el dos temáticas generales: disputas por tierras (los dos primeros ejemplos) y disputas por aguas (el último ejemplo). Tierra, agua, simientes y ganado eran el fundamento de la actividad agraria y sin ellas los intereses de la Compañía de Jesús no podrían prosperar.

Los pleitos entre los herederos del marqués de las Torres de Rada y del marqués de Villapuente contra la procuraduría de las misiones jesuitas de la California

  • 622 Méritos: Juan Manuel de la Puente, 16 marzo 1729, Archivo General de Indias, Sevilla, Indiferente, (...)
  • 623 González de Mena y Villegas, Pedro, Por Don Juan Manuel de la Puente, Regidor, y Alguacil Mayor de (...)
  • 624 Hidalgo, José, Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, en el p (...)

19El primero de los ejemplos que vamos a revisar se encuadra en el marco de los pleitos de los herederos del marqués de las Torres de Rada y los del marqués de Villapuente contra la Compañía de Jesús. Los protagonistas de estos litigios fueron Juan Manuel de la Puente622, sobrino carnal y heredero por mayorazgo623, de José de la Puente y Peña marqués de Villapuente, y José Lorenz de Rada624 (José Lorenz Revilla Rada y del Campo) sobrino carnal y heredero por mayorazgo de Francisco Lorenz de Rada, marqués de las Torres de Rada.

  • 625 Ibid., p. 13-39.
  • 626 Ibid., p. 36 y ss.
  • 627 Ibid., p. 44.
  • 628 Vergara, Agustín, S. I., Manifiesto que saca a la luz el defensor de los bienes del marqués de Vill (...)
  • 629 Hidalgo, José (1742) Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, e (...)

20Entre otras muchas reclamaciones dichos herederos centraron sus reclamos en los abusos y falsedades cometidas en los procedimientos de valoración de haciendas y fincas625. En el caso de Torres de Rada se argumentó que el caudal del marqués era más del que consta en los inventarios626 y fue disminuido627 intencionalmente por Villapuente y la Compañía de Jesús. También se solicitó la rectificación y cotejo de avalúos de ganados628, así como rectificación de los precios inflados de dichos ganados629.

  • 630 Ibid., p. 76-80.
  • 631 Vergara, Agustín, S. I., Manifiesto que saca a la luz el defensor de los bienes del marqués de Vill (...)
  • 632 Ibídem.
  • 633 Ibídem.
  • 634 Hidalgo, José (1742) Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, e (...)
  • 635 Ibid., p. 22.

21Los reclamos de Juan Manuel de la Puente fueron dirigidos contra la Compañía de Jesús y, específicamente, contra padre provincial Pedro Ignacio Altamirano, como gestores del legado dejado por el marqués de Villapuente a diferentes misiones. Se solicitó la reevaluación y valoración de las haciendas que el Marqués había dejado a las misiones, a saber: el Obraje (capellanía impuesta y esclavos no avaluados630) y las Lanas631; de la Hacienda de Ibarra632; de las haciendas del Torreón y las Golondrinas633; de la Hacienda de Ovejas634, sus agostaderos, la Trasquila y la San Pedro de Ibarra635.

El maltrato a la familia ranchera de Mateo de Navarrete

  • 636 Miguel de Maqueda religioso de la Sagrada Compañía de Jesús y administrador de las haciendas de Arr (...)
  • 637 La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete veci (...)

22El siguiente estudio de caso que presentamos es otro pleito en torno a la propiedad de tierras. La disputa se entabló entre los procuradores jesuitas de las misiones de California y una familia ranchera. Es llamativo que en dicho pleito también está implicado José de la Puente y Peña, marqués de Villapuente. El pleito al que nos referimos es el que enfrentó a las misiones de la Compañía de Jesús636 de la California contra Mateo Navarrete vecino de Xilotepec, sobre la propiedad de los ranchos San Nicolás y Otodexé637.

  • 638 Mateo de Navarrete, doña Ángela de Tovar legítima mujer de dicho Mateo y sus hijos don Juan y don M (...)
  • 639 La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete veci (...)

23Los acontecimientos se pueden resumir de la siguiente manera: la familia Navarrete638 fue desalojada de los ranchos San Nicolás y Otodexé por los sirvientes de la Compañía de Jesús alegando que estos eran propiedad de dicha orden639. De este hecho se devinieron tres desacuerdos entre las partes pleiteantes: 1) el desalojo ocurrido en 1722, 2) la propiedad de los ranchos y 3) la desaparición de ganado.

  • 640 La familia Navarrete presentó testigos del desalojo. Íbid., f. 14r-14v, 47r.
  • 641 Ibid., f. 62v
  • 642 Viudas, doncellas y niños pequeños. Íbid., f. 12r
  • 643 Ibid., f. 52r
  • 644 Ibid., f. 25r-25v
  • 645 Ibid., f. 14v
  • 646 Ibid., f. 53v, 62v, 64r.
  • 647 Ibid., f. 16r-16v, 98r-
  • 648 Ibid., f. 63v
  • 649 Ibid., f. 63v.
  • 650 Ibid., f. 88r-88v.
  • 651 Ibid., f. 86r-88v, 104r.
  • 652 Ibid., f. 98r.
  • 653 Ibídem.
  • 654 El rancho San Nicolás estaba anexo a la hacienda de Arroyo Zarco. Río, Ignacio del, “Las Haciendas (...)

24Con respecto al desalojo la familia Navarrete argumentaba que fue de manera muy violenta640. Los sirvientes enviados por la procuraduría jesuita641 intimidaron a las mujeres, que habían quedado solas642 en la vivienda, de manera que estas se vieron obligadas a atrancar puertas643. La cuadrilla de desalojo comenzó a instigarlos violentamente644 con insultos y maltrato645. Finalmente, las mujeres, sirvientes y sus bienes muebles fueron trasladados a un edificio del pueblo de San Andrés que estaba en construcción y cuya finalidad sería la de cárcel646. Frente a este relato, la Compañía de Jesús argumentó que la familia Navarrete había mentido647 y que se pidió expresamente a los sirvientes enviados a realizar el desalojo que a las “mujeres de la casa las sacasen y metiesen en las carretas, con amor y honestidad”648. Este argumento sólo fue apoyado por uno de los testigos649. Finalmente, se solicitó que la Compañía de Jesús permitiese el realojo de la familia Navarrete y restitución de los ranchos650, así como el pago de multas y gastos derivados de la contienda651. Los jesuitas se opusieron a esta petición argumentando que la familia Navarrete ultrajó la verdad con injurias652 y volvió a vivir en el rancho del que habían sido desalojados por no ser de su propiedad, alegando violento despojo653. Desconocemos si se pagó la compensación o si se devolvió el rancho a la familia. Las fuentes secundarias siempre han incluido el rancho Otodexé dentro de los pertenecientes a las misiones californianas así que esto hace suponer que nunca fue devuelto y que quedó en manos de la Compañía de Jesús654.

  • 655 La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete veci (...)
  • 656 Ibídem.
  • 657 Una estancia de ganado menor y dos caballerías de tierra. Ibid., f. 20v-21r.
  • 658 Ibid., f. 20v-21r
  • 659 Ibídem.
  • 660 En otro lugar del documento indican que la mitad de los bienes dotales de la madre y la otra mitad (...)
  • 661 Ibid., f. 11r-11v.
  • 662 Ibid., f. 43r-43v.
  • 663 Ibid., f. 4r-5v.
  • 664 Desde el año 1718 en adelante, cuatro años. Ibid., f. 16v-17r.
  • 665 Se le suman también algunas cantidades de semillas, ganado y, principalmente, deudas. Ibid., f. 5r  (...)
  • 666 Ibid., f. 20v-21r.
  • 667 Ibid., f. 4r-6v.
  • 668 Ibid., f. 86r-86v.

25Abordamos ahora la problemática de la propiedad de los ranchos. La familia Navarrete, y en su nombre los hermanos Mateo y Juan de Navarrete655, se consideraban legítimos herederos de las propiedades disputadas656. Se afirma en las fuentes que estas tierras657 fueron vendidas al marqués de Villapuente y quedaron unidas a las haciendas de Bucio y Petigá658 en noviembre de 1712659. Alegaban que con posterioridad su padre Mateo de Navarrete las compró, con la aquiescencia familiar, con la dote de su difunta madre660 al citado marqués661 por 700 pesos662. Contra esta afirmación se indica en el documento la versión del arrendamiento: los ranchos fueron arrendados por Mateo de Navarrete padre a la procuraduría de las misiones de la California663 por 35 pesos al año durante cinco años664, lo que supondría un total 140 pesos665. Según se apunta en el pleito, el rancho fue arrendado al marqués de Villapuente que actuaba en nombre de José Echevarría666, procurador de las misiones californianas. Para 1722-23 el contrato de arrendamiento se cumplió y de ahí los reclamos de desalojo y consecuente expulsión llevada a cabo por la Compañía de Jesús667. La cuestión es, que pese a las reclamaciones668, el rancho nunca volvió a manos de la familia Navarrete y quedó anexada a Bucio, Petigá y Arroyo Zarco.

  • 669 Ibid., f. 22r.
  • 670 En el rancho San Nicolás había 200 cabezas de ganado de cerda ya cebadas. Ibid., f. 85r-85v.
  • 671 Ibid., f. 49v.
  • 672 Ibid., f. 85r-86v
  • 673 Ibid., , f. 94r.

26La última cuestión que queremos analizar en este pleito es la disputa por las cabezas de ganado desaparecidas en el desalojo de los ranchos. El mayordomo y sirvientes encargados del desalojo de los ranchos San Nicolás y Otodexé tenían la orden de sacar el ganado que hubiese669. Se calculaba que había aproximadamente, en las zahúrdas de estos ranchos, dos partidas670 de ganado de cerda y sebo valorado en 2 500 pesos671. Matías de Santiago, ganadero y comerciante que trataba con la familia Navarrete, se encontraba pendiente de la entrega de treinta cerdos en el momento del desalojo. Fue por esta razón por la que reclamó que se le devolviesen672 o se le pagase su valor673. Este reclamo fue secundado también por la familia Navarrete ya que supondría la devolución de su ganado. En el documento no queda constancia de la devolución.

Pleito por el uso y disfrute de los ojos de agua del río San Juan Teotihuacán por las haciendas jesuitas

  • 674 Venegas Ramírez, Carmen, “La tenencia de la tierra en San Juan Teotihuacán y su distribución (época (...)
  • 675 Wobeser, Gisela von, “El agua como factor de conflicto en el agro novohispano 1650-1821”, Revista d (...)
  • 676 Ibídem.
  • 677 Ibid., p. 143.
  • 678 Ibídem.
  • 679 Ibídem.
  • 680 Ibídem.

27El tercer y último ejemplo que pretendemos estudiar consiste en un pleito sobre el derecho de uso y disfrute de las aguas del río San Juan Teotihuacán. Este río era bastante escaso en agua, lo que obligaba a los agricultores de su cuenca a aprovechar las lluvias. Esta escasez provocó, desde fines del siglo XVI, litigios entre comunidades indígenas de San Juan Teotihuacán y Acolman674. En el siglo XVIII, que es en el período en el que se sitúa el litigio que vamos a estudiar, la explotación del suelo se hizo más intensa a consecuencia del aumento de la población675. La demanda y reparto de aguas fueron motivo de innumerables inconvenientes676, pero, sobre todo, el origen de las disputas fue la apropiación ilícita de más agua de la correspondiente677. Fueron frecuentes este tipo de abusos, sobre todo, por aquellas personas o instituciones influyentes que tenían dinero para realizar construcciones para reconducir aguas, pagar trabajadores que lo hiciesen, mantener los juicios678 y que, además, tenían nexos con las autoridades locales679 que consentían estas actuaciones. Fueron los grandes hacendados los que privaban de agua a ranchos y pueblos indígenas680.

  • 681 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las California (...)
  • 682 El litigio se desarrolla entre octubre 1714 y marzo 1715.
  • 683 La hacienda nombrada San Marcos estaba en términos de las jurisdicciones de San Juan Teotihuacán, p (...)
  • 684 Ibid., f. 6r. Las haciendas y ranchos anexos a la hacienda llegaron a pertenecer de la siguiente ma (...)
  • 685 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las California (...)
  • 686 Ibid., f. 8r
  • 687 Robledo, Cecilio A., Diccionario de pesas y medidas mexicanas, Imprenta y Papelería Cuauhnahuac, Cu (...)

28La disputa681 sigue esta línea sobre la problemática de la carencia de aguas de río San Juan Teotihuacán y adjudicación de las mismas a las haciendas de la Compañía de Jesús682. Las haciendas que fueron beneficiadas eran las de San Marcos683 y la de San José de Acolman684, ambas pertenecientes a las misiones jesuitas de la California y localizadas en las jurisdicciones de San Juan Teotihuacán, pueblo de San Cristóbal y ciudad de Texcoco685. Se le concedió a estas haciendas el uso y disfrute de los ojos de agua del río San Juan, su mantenimiento y limpieza686, así como el aprovechamiento de 47 surcos de agua687.

  • 688 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las California (...)
  • 689 En representación del pueblo de Tepexpa Antonio Fernandez gobernador de los naturales del pueblo de (...)
  • 690 En su nombre el reverendo padre predicador jubilado fray Nicolás de Godoy vicario del convento de S (...)
  • 691 Capitán Alonso Ruíz de Castañeda dueño de una hacienda en la jurisdicción de Texcoco y San Juan Teo (...)
  • 692 Alejandro de Novoa y Salgado dueño de haciendas y molinos de pan moler en las jurisdicciones de Tex (...)
  • 693 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las California (...)
  • 694 Ibid., f. 5v.

29A esta concesión se opusieron688 los naturales del pueblo de Tepexpa689, el Convento de San Agustín de Acolman690, don Alonso de Castañeda691 y don Alejandro de Novoa692. Todos ellos alegaron que dicha licencia supondría la disminución del caudal y, por tanto, la imposibilidad del aprovechamiento del agua693. Añadían, además, que el mantenimiento de los ojos de agua ya estaba estipulado por todos los usuarios del río San Juan694.

  • 695 Ibid., f. 8r.
  • 696 Procurador jesuita de su provincia de la Compañía de Jesús. Ibid., f. 8v.
  • 697 Ibid., f. 8r-8v.
  • 698 Alejandro Romo de Valencia, Traslado y autos sin perjuicio de lo mandado [provincia ni el] señor li (...)
  • 699 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las California (...)

30En defensa de las haciendas jesuitas testificaron los padres Joseph de Guevara695 y Juan de San Martín696, ambos religiosos de la Compañía de Jesús. Su alegato se basaba en que, bajo las actuaciones de alcantarillado y mantenimiento, realizadas al amparo de las haciendas San Marcos y San José, en el nacimiento del río se mejoraría el discurrir de sus aguas697. Se apoyarían además en las mediciones realizadas por el maestro Antonio Joseph Sáenz de Escobar698, aun así, sus medidas fueron impugnadas por los afectados por la concesión de aguas a las haciendas jesuitas699.

  • 700 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las California (...)

31Pese a las denuncias y alegatos interpuestos por pueblos y hacendados afectados, la adjudicación del nacimiento del río San Juan y los 47 surcos agua a las haciendas de la Compañía de Jesús se mantuvo en pie. De ellas se aprovecharon para irrigar sus cultivos y abrevar a sus bestias.700

V. A modo de coda

32Estos pleitos que hemos presentado no son más que una clara evidencia de las dinámicas de apropiación, por parte de la Compañía de Jesús, de los medios de producción, y como éstos eran destinados a fomentar y afianzar el fructífero negocio que sostenían con sus “generosos y píos” benefactores.

  • 701 Río, “Las haciendas del Fondo Piadoso…”, op. cit., p. 146.
  • 702 Bauer, Arnold J., “The Church in the Economy of Spanish America: Censos and Depósitos in the Eighte (...)
  • 703 Berthe, Jean-Pierre, “Contribución a la historia del crédito en la Nueva España (siglos XVI, XVII, (...)

33La procuraduría de la California controlaba las haciendas, los ranchos, el ganado, los productos obtenidos y los aperos. También administraba capitales y créditos. La base de dicha institución, indudablemente, fueron las haciendas. Fueron los caudales en circulantes de las operaciones comerciales y crediticias701 los que jugaron un importante papel. Por lo tanto, la procuraduría de las misiones californianas, a través de la institución del Fondo Piadoso, comprendió diversas funciones: por un lado, receptor de rentas y bienes; por otro, prestamista. Esto la convirtió en una especie de “banco de la época colonial”702 o “banco agrícola”703. Recurrir a una institución religiosa, como el Fondo Piadoso de las Californias, para solicitar crédito suponía una alta fiabilidad de la gestión desde diferentes aspectos.

  • 704 Crosby, Antigua California…, op. cit., p. 137.
  • 705 Ibídem.
  • 706 Velázquez, El Fondo Piadoso…, op. cit., p. 24.
  • 707 Guerrero, Omar, El Estado y la Administración Pública en México, Una investigación sobre la activid (...)
  • 708 Velázquez, El Fondo Piadoso…, op. cit., p. 99.

34Las hábiles gestiones de procuradores permitían a la Compañía de Jesús no sólo llevar diligentemente las cuentas de haciendas y negocios, sino también canalizar inquietudes, motivaciones y necesidades de bienhechores. El Fondo, a través de sus procuradores, era el encargado de transmitir bienes, redimir deudas, obligar a pagos y realizar ventas. Por estas actividades, los procuradores se convirtieron figuras políticas, tal y como explica Crosby704. El procurador era la máxima autoridad y tenía contacto directo con el virrey705, supervisaba toda la actividad económica706 y contabilidad707 relacionada con las haciendas del fondo, especulaba con los capitales, era la figura visible en los litigios con los vecinos, gestionaba los trámites con los funcionarios del virreinato y se encargaba directamente de las relaciones con la Corte en la Península y Roma708.

  • 709 Chevalier, La formación de los latifundios…, op. cit., p. 302-303.

35La Compañía de Jesús buscaba el máximo rendimiento de su “empresa agrario-religiosa” y, con ello, multiplicar sus recursos709 para el sostenimiento colegios, congregaciones y misiones. Sin embargo, la importancia de la evangelización a través de las misiones parece quedar relegada a un plano superficial bajo el cual subyace todo el entramado económico que se acaba de bosquejar: una auténtica empresa “agrario-religiosa” de gran envergadura. El control de los recursos y el poder que dotaba dicho control convirtieron a la Compañía de Jesús en una de las instituciones religiosas más importantes del período colonial.

Bibliographie

Fuentes

Fuentes primarias inéditas

Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que semedio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, México, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, f. 1r-38r.

Alejandro Romo de Valencia, Traslado y autos sin perjuicio de lo mandado [provincia ni el] señor licenciado don Francisco de Valenzuela Benegas del orden de Santiago del Consejo de Su Majestad, su oidor más antiguo en esta Real Audiencia, juez privativo de la Comisión y lo rubricó, México, 4 marzo 1715, AGNM, México, Instituciones Coloniales, Tierras, 17224, Vol. 1440, f. 39r-40r.

La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete vecino de Xilotepec, jurisdicción de Guichiapa, sobre la propiedad de un rancho, México, 1723-1742, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17825, Volumen 2112, ff. 1r-124v.

Méritos: Juan Manuel de la Puente, 16 marzo 1729, Archivo General de Indias, Sevilla, Indiferente, 217, N.123, f. 1-6.

Fuentes primarias editas

González de Mena y Villegas, Pedro, Por Don Juan Manuel de la Puente, Regidor, y Alguacil Mayor de la Villa de San Felipe, de la Nueva España, por si, y en representación de sus primos-hermanos, residentes en estos Reinos. Con el Padre Pedro Ignacio de Altamirano, de la Compañía de Jesús, Procurador General de Indias, por la Provincia de la Nueva España, y su Colegio de México. Sobre que a dicho Don Juan Manuel de la Puente, y Consortes se los declare universales herederos ab intestato del Marqués de Villapuente, y por nulo el Poder para testar, que se dice otorgado por este en la Ciudad de México aà 20 de abril de 1737. y el testamento, que en su virtud se supone hecho en 8 de Abril de 1744 por el Padre Cristóbal de Escobar, Provincial, que era de dicha Provincia de México, Madrid, 22 diciembre 1759.

Hidalgo, José, Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, en el pleito que sigue como heredero y sucesor del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada, en el pleito, que sigue, como heredero y sucesor del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada, del Orden de Santiago, marqués de las Torres de Rada, Chanciller y Registrador Perpetuo de las Reales Audiencias de México, Guatemala, Guadalajara, Santo Domingo y Manila. Contra los bienes y herederos de doña Gertrudis de la Peña, viuda del referido marqués, sobre que se declare nula, de ningún valor, ni efecto la adjudicación, que se le hizo por el Juzgado General de Bienes de Difuntos de este Reino, del expresado título y oficios, para en parte de pago de su dote y tutelas de sus hijos de primero matrimonio y que uno y otro toca al mencionado don José, como sucesor del difunto marqués, Imprenta Real y del Nuevo Rezado de doña María de Rivera, México, 1742, Minnesota State University, Mankato, Rollo 249, nº 2528.

Quixano, Miguel, Defensa jurídica de las misiones de Californias como herederas de doña Gertrudis de la Peña, viuda del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada […] marqués de las Torres de Rada […] en el pleito que contra los bienes de doña Gertrudis siguen sus herederos […] del referido don Francisco en demanda de la cantidad de pesos que dicen sobró del caudal de su difunto tío, y en que quieren se verifique su herencia, Imprenta del Real y más antiguo Colegio de San Ildefonso, México, 1759, Minnesota State University, Mankato, Rollo 436, nº 4401.

Kino, Eusebio Francisco, (1644-1711), Favores celestiales de Jesús y de María Santísima y del gloriosísimo apóstol de las Indias Francisco Xavier, experimentados en las nuevas conquistas y nuevas conversiones del nuevo reino de la Nueva Navarra de esta América septentrional incógnita y paso por tierra a la California en 35 grados de altura, con su nuevo mapa cosmográfico de estas nuevas y dilatadas tierras que hasta ahora había sido incógnitas. Consultada en las ediciones: Bolton, Herbert Eugene, Spain in the West: A Series of Original Documents from Foreign Archives, The Arthur H. Clark Company, Cleveland, 1919 y Bose, Emil, (1868-1927) y Fernández del Castillo, Francisco, (1864-), Las misiones de Sonora y Arizona: comprendiendo: la crónica titulada: "Favores celestiales" y la "Relación diaria de la entrada al Norueste", Vol. VIII, Archivo General de la Nación, Editorial Cultura, México, 1913-1922,

https://archive.org/details/lasmisionesdeson08kinouoft, Consulta: 26 enero 2018.

Salvatierra, Juan María, S.J., Misión de la Baja California, introducción arreglo y notas de Constantino Bayle, S.J., Madrid: Editorial Católica, 1946.

Vergara, Agustín, S. I., Manifiesto que saca a la luz el defensor de los bienes del marqués de Villapuente en representación de la marquesa de las Torres, ambos difuntos, para desagravios y vindicación de las imposturas injurias y agravios de don Joseph Lorenz de Rada, con que ha ofendido su buena memoria, en el pleito, que sigue en la Real Audiencia, sobre adiciones, aprecios y otros artículos, contra los inventarios que se hicieron, por muerte del marqués de las Torres de Rada […], Imprenta de la viuda de Miguel de Ortega, Puebla de los Ángeles, 1741, Minnesota State University, Mankato, Rollo 579, nº 5971.

Notes

575 Utilizaremos la California o California como denominador del espacio que ocuparon las misiones jesuitas en el actual Estado de Baja California Sur y parte del Estado de Baja California. En las fuentes jesuitas suele aparecer nombrado como la California, Las Californias o la Antigua California.

576 Las fuentes jesuitas distinguieron tres grupos de lenguas/culturas (naciones): Pericúes en los cabos del sur, Guaycuras hacia el norte hasta la Misión de Loreto y Cochimíes desde la misión de Loreto hacia el norte hasta la Misión de Santa María de los Ángeles.

577 Aguilar Marco, José Luis, “La conquista espiritual”, en Aguilar Marco, José Luis et al., Misiones en la Península de Baja California, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 1991, p. 43-70.

578 Río, Ignacio del, “Ambigüedades y contradicciones de un régimen de excepción: los jesuitas y el gobierno de la provincia misional de California”, en Negro, Sandra y Marzal, Manuel M. (coord.) Un reino en la frontera. Las misiones jesuitas en la América colonial, Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, Ediciones Abya-Yala, Lima-Quito, 1999, p. 62.

579 Río, Ignacio del, “Las haciendas del Fondo Piadoso de las Californias”, en Negro, Sandra y Marzal, Manuel M. (Comp.) Esclavitud, economía y evangelización. Las haciendas jesuitas en la América Virreinal, Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, Lima, 2005, p. 141.

580 Aguilar Marco, “La conquista espiritual”, op. cit., p. 43-70.

581 Burrieza Sánchez, Javier, “La misión de California: ensanchando los límites”, en Jesuitas en Indias: entre la utopía y el conflicto. Trabajos y misiones de la Compañía de Jesús en la América Moderna, Universidad de Valladolid, Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial Valladolid, Valladolid, 2007, p. 298-306.

582 Velázquez, María del Carmen, El fondo piadoso de las misiones de California, notas y documentos, Secretaría de Relaciones Exteriores, México D. F., 1985.

583 Río, Ignacio del, El régimen jesuítico de la Antigua California, Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México, México D. F., 2003, p. 165.

584 Ibídem.

585 Velázquez, El fondo piadoso…, op. cit., p. 20.

586 En 1733 ya había dotado una misión, fundada por Segismundo Tarabal. Estaba situada entre la misión de Santiago y San José del Cabo, con nombre de Santa Rosa y duró muy poco. Los alzamientos de 1734-1735, los castigos de los rebeldes y las epidemias suspendieron la misión de Santa Rosa, corriendo igual fortuna la de San José del Cabo. Salvatierra, Juan María, S. J., Misión de la Baja California, Editorial Católica, Madrid, 1946, p. 220.

587 “La misión de los Dolores en California se fundó con lo que debía a los bienes doña María Rosa de la Peña, pues queriendo esta pagar los doce mil pesos que debía y no queriéndolos recibir doña Gertrudis, porfiando cada cual en su intento, tomaron por medio y acordaron que pues ni una ni otra quería tal dinero, se fundase con su importe una misión en California. […] hizo cesión al Marqués de Villapuente de las haciendas, por lo que le daba, y dio, para la fábrica de la Iglesia de la Profesa, y para otros gastos píos, y a excepción de las Chancillerías y del Obraje, todo lo dio, y vendió en su vida. De suerte, que solo heredaron las misiones de doña Gertrudis las dichas chancillerías y obraje y algunas piezas de poca consideración”. Quixano, Miguel, Defensa jurídica de las misiones de Californias como herederas de doña Gertrudis de la Peña, viuda del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada […] marqués de las Torres de Rada […] en el pleito que contra los bienes de doña Gertrudis siguen sus herederos […] del referido don Francisco en demanda de la cantidad de pesos que dicen sobró del caudal de su difunto tío, y en que quieren se verifique su herencia, Imprenta del Real y más antiguo Colegio de San Ildefonso, México, 1759, Minnesota State University, Mankato, Rollo 436, nº 4401., p. 49; Velázquez, El fondo piadoso…, op. cit., p. 22.

588 Por ejemplo, Ignacio del Río indicó que las más importantes eran Arroyo Zarco, San Pedro de Ibarra, San Agustín de los Amoles y las llamadas Ovejas, Reinera de San Francisco Javier, San Ignacio del Buey, Huasteca, Huapango y Metales. Ver Río Chávez, “Las haciendas del Fondo Piadoso…”, op. cit., p. 148- 152.

589 Salvatierra, Misión de la Baja California, op. cit., p. 59.

590 Ibíd., p. 117. Montoya Rivero, María Cristina, “Juan Caballero y Ocio, patrono y benefactor de obras religiosas”, Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, vol. XXXII, N° 97, Instituto de Investigaciones Estáticas, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2010 (pp. 29-70), p. 47.

591 Bolton al traduce esta obra indica que la contribución fue de 25000 pesos, sin embargo, en la versión de Bose y Fernández del Castillo se indica que fueron 25000 pesos. Kino, Eusebio Francisco, (1644-1711), Favores celestiales de Jesús y de María Santísima y del gloriosísimo apóstol del las Indias Francisco Xavier, experimentados en las nuevas conquistas y nuevas conversiones del nuevo reino de la Nueva Navarra de esta América septentrional incógnita y paso por tierra a la California en 35 grados de altura, con su nuevo mapa cosmográfico de estas nuevas y dilatadas tierras que hasta ahora había sido incógnitas. Consultada en las ediciones: Bolton, Herbert Eugene, Spain in the West: A Series of Original Documents from Foreign Archives, Vol. II, Cleveland, The Arthur H. Clark Company, 1919, p. 53. Bose, Emil, (1868-1927) y Fernández del Castillo, Francisco, (1864-), Las misiones de Sonora y Arizona, Vol. VIII, México, Archivo General de la Nación, Editorial Cultura, 1913-1922, p. 207.

592 Río, El régimen jesuítico…, op. cit., p. 165.

593 Velázquez, El Fondo Piadoso…, op. cit., p. 259.

594 Se localizaba en la jurisdicción de la Villa de San Miguel el Grande.

595 Se localizaba en las jurisdicciones de Xilotepec, San Juan del Río, Tula y Huichapan, en el centro del virreinato de la Nueva España. Su eje central se articulaba en torno al río San Juan Teotihuacán.

596 Localizada en la jurisdicción de San Pedro de Guadalcázar.

597 Se localizaban en Guadalcázar, Ciudad del Maíz, Ciudad Valles, Antiguo y Nuevo Morelos, estos dos últimos en el actual estado de Tamaulipas

598 Río, Ignacio del, “Las haciendas del Fondo Piadoso de las Californias”, p. 147.

599 Chevalier, François, La formación de los latifundios en México. Tierra y sociedad en los siglos XVI y XVII, Fondo de Cultura Económica, México, 1976, p. 294.

600 Tovar Pinzón, Hermes, “Elementos constitutivos de la empresa agraria jesuita en la segunda mitad del siglo XVIII en México”, en Florescano, Enrique (coord.), Haciendas, latifundios y plantaciones en América Latina, Siglo XXI, México, 1975, p. 206-208.

601 Wobeser, Gisela von, “El uso del censo consignativo como mecanismo de crédito eclesiástico”, Históricas, México, nº 23, Febrero 1988, Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM, p. 19.

602 Martínez López-Cano. María del Pilar, El crédito a largo plazo en el siglo XVI. Ciudad de México (1550-1620), Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, México, 1995, pp. 28 y 36.

603 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 19.

604 Cushner, N. P., Lords of the land; sugar, wine and Jesuit Estates of coastal Peru, 1600-1767, State University of New York Press, Albany, 1980, p. 49; Guevara Erra, María Victoria, El sistema misional jesuítico en Baja California, (1697-1767). Tesis Doctoral, Universidad de Sevilla, 2006, p. 450; Guevara Erra, María Victoria, “Las redes jesuíticas en Hispano América: Conexiones entre México y Cuba en el siglo XVIII” en Revista Brasileira do Caribe, Goiânia, vol. VIII, N° 16, p. 332

605 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 20.

606 Ibídem.

607 Wobeser, Gisela von, “Las fundaciones piadosas como fuentes de crédito en la época colonial”, Historia Mexicana, XXXVIII, abril-junio de 1989, p. 784.

608 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 23.

609 Florescano, Enrique, “Formación y estructura económica de la hacienda en Nueva España”, en Sánchez-Albornoz, Nicolás et alii., América Latina en la época colonial. Vol. 2. Economía y sociedad, Crítica, Barcelona, 2003, pp. 199-200.

610 Wobeser, “El uso del censo consignativo…”, op. cit., p. 23.

611 Wobeser, Gisela von, La formación de la hacienda en la época colonial. El uso de la tierra y el agua, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, México, 1989, p. 65

612 Tovar Pinzón, Hermes, “Elementos constitutivos de la empresa agraria jesuita en la segunda mitad del siglo XVIII en México”, p. 206-208.

613 Wobeser, La formación de la hacienda en la época colonial…, op. cit., p. 65

614 Chevalier, La formación de los latifundios en México…, op. cit., p. 302-303.

615 Ibid., p. 295.

616 Martínez López-Cano, María del Pilar, “La Iglesia y el crédito en Nueva España: entre viejos presupuestos y nuevos retos de investigación”, en Martínez López-Cano, María del Pilar (Coord.), La Iglesia en Nueva España. Problemas y perspectivas de investigación, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, México, 2010, p. 304.

617 Florescano, “Formación y estructura económica de la hacienda…”, op. cit., p. 199-200.

618 Ibídem.

619 Cervantes Bello, Francisco Javier, “La política fiscal de la Corona y la crisis de la Iglesia como rentista. Del siglo XVIII a la formación de la nación”, en Martínez López-Cano, María del Pilar, (Coord.) La Iglesia en Nueva España. Problemas y perspectivas de investigación, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, México, 2010, pp. 361-362.

620 Valle Pavón, Guillermina del, “Las funciones crediticias de las cofradías y los negocios de los mercaderes del Consulado de la ciudad de México, fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX”, Revista de Indias, Vol. LXXIV, Nº 261, 2014, pp. 507-508.

621 Ibid., p. 508.

622 Méritos: Juan Manuel de la Puente, 16 marzo 1729, Archivo General de Indias, Sevilla, Indiferente, 217, N.123, f. 1-6.

623 González de Mena y Villegas, Pedro, Por Don Juan Manuel de la Puente, Regidor, y Alguacil Mayor de la Villa de San Felipe, de la Nueva España, por si, y en representación de sus primos-hermanos, residentes en estos Reinos. Con el Padre Pedro Ignacio de Altamirano, de la Compañía de Jesús, Procurador General de Indias, por la Provincia de la Nueva España, y su Colegio de México. Sobre que a dicho Don Juan Manuel de la Puente, y Consortes se los declare universales herederos ab intestato del Marqués de Villapuente, y por nulo el Poder para testar, que se dice otorgado por este en la Ciudad de México à 20. de abril de 1737. y el testamento, que en su virtud se supone hecho en 8 de abril de 1744. por el Padre Cristóbal de Escobar, Provincial, que era de dicha Provincia de México. Madrid, 22 diciembre 1759, f. 7v-8r.

624 Hidalgo, José, Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, en el pleito que sigue como heredero y sucesor del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada, en el pleito, que sigue, como heredero y sucesor del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada, del Orden de Santiago, marqués de las Torres de Rada, Chanciller y Registrador Perpetuo de las Reales Audiencias de México, Guatemala, Guadalajara, Santo Domingo y Manila. Contra los bienes y herederos de doña Gertrudis de la Peña, viuda del referido marqués, sobre que se declare nula, de ningún valor, ni efecto la adjudicación, que se le hizo por el Juzgado General de Bienes de Difuntos de este Reino, del expresado título y oficios, para en parte de pago de su dote y tutelas de sus hijos de primero matrimonio y que uno y otro toca al mencionado don José, como sucesor del difunto marqués, México, Imprenta Real y del Nuevo Rezado de doña María de Rivera, 1742. Rollo 249, nº 2528, Minnesota State University, Mankato.

625 Ibid., p. 13-39.

626 Ibid., p. 36 y ss.

627 Ibid., p. 44.

628 Vergara, Agustín, S. I., Manifiesto que saca a la luz el defensor de los bienes del marqués de Villapuente en representación de la marquesa de las Torres, ambos difuntos, para desagravios y vindicación de las imposturas injurias y agravios de don Joseph Lorenz de Rada, con que ha ofendido su buena memoria, en el pleito, que sigue en la Real Audiencia, sobre adiciones, aprecios y otros artículos, contra los inventarios que se hicieron, por muerte del marqués de las Torres de Rada […], Imprenta de la viuda de Miguel de Ortega, Puebla de los Ángeles, 1741, Minnesota State University, Mankato, Rollo 579, nº 5971, p. 19-23.

629 Hidalgo, José (1742) Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, en el pleito que sigue como heredero y sucesor del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada […], p. 64-67.

630 Ibid., p. 76-80.

631 Vergara, Agustín, S. I., Manifiesto que saca a la luz el defensor de los bienes del marqués de Villapuente en representación de la marquesa de las Torres, ambos difuntos, para desagravios y vindicación de las imposturas injurias y agravios de don Joseph Lorenz de Rada, con que ha ofendido su buena memoria, en el pleito, que sigue en la Real Audiencia, sobre adiciones, aprecios y otros artículos, contra los inventarios que se hicieron, por muerte del marqués de las Torres de Rada […], p. 19-29.

632 Ibídem.

633 Ibídem.

634 Hidalgo, José (1742) Jurídica demostración de la justicia que asiste a don Joseph Lorenz de Rada, en el pleito que sigue como heredero y sucesor del maestre de campo don Francisco Lorenz de Rada […], p. 60-62.

635 Ibid., p. 22.

636 Miguel de Maqueda religioso de la Sagrada Compañía de Jesús y administrador de las haciendas de Arroyo Zarco y Bucio pertenecientes a las misiones de Californias y Joseph de Echavarría procurador general de dichas misiones.

637 La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete vecino de Xilotepec, jurisdicción de Guichiapa, sobre la propiedad de un rancho, México, 1723-1742, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17825, Volumen 2112, f. 1r-124v. Se trata de un extenso compendio documental de aproximada mente 124 fojas. Los papeles están fechados entre 1723 y 1742. En él se pueden encontrar los documentos presentados por las dos partes contendientes, así como los testimonios de doce testigos:
 - . Francisco Núñez [Lobare] es por casado de 44 años.
 - . Felipe de Artiaga Almaras escribano […] casado de más de 50 años.
 - . Juan Martín Vizcaya […] casado de 69 años.
 - . Juan Antonio López Trujillo, viudo mulato, de 40 [años] este testigo es un mulato criado del dueño de los puercos.
 - . Don Francisco García de los Ángeles y Mota, [cacique principal] viudo de 60 años.
 - . Don Juan de Guzmán, cacique y principal casado de 50 años.
 - . Domingo Pascual, indio casado de 40 años.
 - . Joseph de Alcántara, por casado de [40 años] teniente.
 - . Joseph de Cañas Moreno casado es […] de 56 años.
 - . Juan Antonio de Sanabria mestizo soltero de 25 años.
 - . Lorenzo de Santa Anna mestizo casado de 50 años.
 - . Felipe de Molina español casado de más de 40 años.

638 Mateo de Navarrete, doña Ángela de Tovar legítima mujer de dicho Mateo y sus hijos don Juan y don Mateo el mozo y su siervo [Pedro] Pérez Cabrera y [doña Filipa] doña Isabel doña Agustina Navarrete, hijas […] de dicho don Mateo.

639 La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete vecino de Xilotepec, jurisdicción de Guichiapa, sobre la propiedad de un rancho, México, 1723-1742, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17825, Volumen 2112, f. 1r-1v

640 La familia Navarrete presentó testigos del desalojo. Íbid., f. 14r-14v, 47r.

641 Ibid., f. 62v

642 Viudas, doncellas y niños pequeños. Íbid., f. 12r

643 Ibid., f. 52r

644 Ibid., f. 25r-25v

645 Ibid., f. 14v

646 Ibid., f. 53v, 62v, 64r.

647 Ibid., f. 16r-16v, 98r-

648 Ibid., f. 63v

649 Ibid., f. 63v.

650 Ibid., f. 88r-88v.

651 Ibid., f. 86r-88v, 104r.

652 Ibid., f. 98r.

653 Ibídem.

654 El rancho San Nicolás estaba anexo a la hacienda de Arroyo Zarco. Río, Ignacio del, “Las Haciendas del Fondo Piadoso de las Californias”, p. 147.

655 La parte de las Misiones de la Compañía de Jesús de las Californias contra Don Mateo Navarrete vecino de Xilotepec, jurisdicción de Guichiapa, sobre la propiedad de un rancho, México, 1723-1742, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17825, Volumen 2112, f. 11r-11v.

656 Ibídem.

657 Una estancia de ganado menor y dos caballerías de tierra. Ibid., f. 20v-21r.

658 Ibid., f. 20v-21r

659 Ibídem.

660 En otro lugar del documento indican que la mitad de los bienes dotales de la madre y la otra mitad la puso de padre de la herencia de sus padres. Ibid., f. 43r-43v.

661 Ibid., f. 11r-11v.

662 Ibid., f. 43r-43v.

663 Ibid., f. 4r-5v.

664 Desde el año 1718 en adelante, cuatro años. Ibid., f. 16v-17r.

665 Se le suman también algunas cantidades de semillas, ganado y, principalmente, deudas. Ibid., f. 5r -5v.

666 Ibid., f. 20v-21r.

667 Ibid., f. 4r-6v.

668 Ibid., f. 86r-86v.

669 Ibid., f. 22r.

670 En el rancho San Nicolás había 200 cabezas de ganado de cerda ya cebadas. Ibid., f. 85r-85v.

671 Ibid., f. 49v.

672 Ibid., f. 85r-86v

673 Ibid., , f. 94r.

674 Venegas Ramírez, Carmen, “La tenencia de la tierra en San Juan Teotihuacán y su distribución (época colonial)”, Anales del Museo Nacional de México, Nº 2, 1971, p. 323-332.

675 Wobeser, Gisela von, “El agua como factor de conflicto en el agro novohispano 1650-1821”, Revista de Estudios Novohispana, Vol. 13, Nº 013, UNAM, México, 1993, p. 140.

676 Ibídem.

677 Ibid., p. 143.

678 Ibídem.

679 Ibídem.

680 Ibídem.

681 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, Archivo General de la Nación de México (a partir de ahora AGNM), Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, ff. 1r-38r. Alejandro Romo de Valencia, Traslado y autos sin perjuicio de lo mandado [provincia ni el] señor licenciado don Francisco de Valenzuela Benegas del orden de Santiago del Consejo de Su Majestad, su oidor más antiguo en esta Real Audiencia, juez privativo de la Comisión y lo rubricó, México, 4 marzo 1715, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17224, Vol. 1440, ff. 39r-40r.

682 El litigio se desarrolla entre octubre 1714 y marzo 1715.

683 La hacienda nombrada San Marcos estaba en términos de las jurisdicciones de San Juan Teotihuacán, pueblo de San Cristóbal y ciudad de Texcoco. Pertenecía a las misiones californianas. Es propiedad era del coronel don Alonso de Aziñaz a quien se le compró con el dinero que el licenciado don Juan Caballero y Ocio dio para la fundación de dichas misiones. Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Tiotehuacan de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, f. 3v.

684 Ibid., f. 6r. Las haciendas y ranchos anexos a la hacienda llegaron a pertenecer de la siguiente manera: la hacienda de Californias, compuesta por las haciendas de San Marcos y la de Buenavista, se formó con varias mercedes otorgadas en el siglo XVI y en el XVIII y una permita efectuada a fines del mismo, entre una hacienda y un pueblo, y además, una compraventa entre particulares de fecha desconocida. Estas tierras las compró Pedro Zurita, poseyéndolas hasta 1697. Después las vendió a Alonso de Azinas, Duque de Estrada, quien las conservó hasta 1717, año en que las vendió a las Misiones de Californias por 25 000 pesos. Los herederos de Zurita vendieron después 3 caballerías y 1 tercio, por 800 pesos. Estas tres caballerías constituyeron la hacienda de Tepexpa, y todo el conjunto, la de Californias. Las Misiones conservaron la propiedad de las tierras hasta 1720, año en que las permutaron por la hacienda de Ovejas, en San Luis Potosí, con el Colegio de San Gregorio. Maya, Carlos, “Estructura y funcionamiento de una hacienda jesuita: San José Acolman (1740-1840)”, Ibero-amerikanisches Archiv, Neue Folge, Vol. 8, Nº 4, Iberoamericana Editorial Vervuert, 1982, pp. 329-359. Skopyk, Bradley y Martínez Yrízar, Diana, “La presa de Acolman: integridad física, vida social e inestabilidad ambiental en el valle de Teothihuacán”, Boletín de Monumentos Históricos, Tercera Época, núm. 32, septiembre-diciembre 2014, p. 47-66.

685 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Tiotehuacan de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, f. 4r-4v.

686 Ibid., f. 8r

687 Robledo, Cecilio A., Diccionario de pesas y medidas mexicanas, Imprenta y Papelería Cuauhnahuac, Cuernavaca, 1908, reimpresión por el CIESAS, 1997: Este autor calcula, para el buey de agua, que es la medida mayor, un equivalente de 159 litros por segundo. Para el surco da la referencia citada, que corresponde a la relación expresada entre el buey y el surco de agua (1 buey = 48 surcos). Sin embargo, en otra sección de este diccionario se refiere a una medida “oficial” para el surco de agua en medida rústica, que se calculaba en 6,5 litros por segundo. Esta discrepancia da lugar a bastante confusión. Por el momento, y a falta de datos que lo corroboren, he adoptado la primera anotación de 1 surco = 3,31 litros por segundo. Según Wobeser, en “El agua como factor de conflicto…”, op. cit., pp. 41-42, la medida unitaria era el buey que correspondía a una apertura cuadrada, de una vara por lado, o sea que cubría un área de aproximadamente 1296 pulgadas cuadradas. A su vez, el buey se dividía en 48 surcos. El surco era la medida más usual y correspondía a una sección rectangular de aproximadamente 6 pulgadas de base por 4,5 pulgadas de altura, es decir, un área de 27 pulgadas cuadradas. Medidas menores eran la naranja, que abarcaba una superficie de 9 pulgadas; el real de agua, que abarcaba una superficie de 1125 pulgadas y la paja de agua, cuya superficie era de 0,25 pulgadas. Laserna Gaitán, Antonio Ignacio, “Las medidas de aguas en el México colonial: unidades, su manejo y legislación al respecto”, Chronica Nova, 18, Universidad de Granada, Granada, 1990, p. 223-235; Montané Martí, Julio César, Diccionario para la lectura de textos coloniales en México, Hermosillo, Sonora, 1998: Surco (medida de agua). Palerm, Jacinta y Chairez, Carlos, “Medidas antiguas de agua”, Relaciones, Vol. 23, N° 92, 2002, pp. 227-251.

688 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, f. 31r-31v.

689 En representación del pueblo de Tepexpa Antonio Fernandez gobernador de los naturales del pueblo de Santa María [Magadalena] de Thepexpa, don Juan Pascual su alcalde y Francisco [Ni---] regidor mayor gobernador y oficial de [república] del pueblo de Thepexpa. Francisco Gerónimo Fernández de Córdoba por el común y naturales del pueblo de Santa María Magdalena Tepexpa jurisdicción de San Juan Teotihuacán. Ibid., 17r.

690 En su nombre el reverendo padre predicador jubilado fray Nicolás de Godoy vicario del convento de San Agustín Nuestro Padre. Ibid., f. 6rBis.

691 Capitán Alonso Ruíz de Castañeda dueño de una hacienda en la jurisdicción de Texcoco y San Juan Teotihuacán. Argumentaba el capitán Ruíz de Castañeda que “los ojos de agua del río de San Juan Teotihuacán no pueden [producir] más agua de la que tienen y que la limpia de ella la ejecuta el que responde y los demás interesados”. Ibid., f. 5v, 29r.

692 Alejandro de Novoa y Salgado dueño de haciendas y molinos de pan moler en las jurisdicciones de Texcoco y San Juan Teotihuacán y arrendatario que es la hacienda de San Nicolás de los Pilares perteneciente a don Manuel [Guidel Flores] en la misma localización. Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, ff. 6r-6v, 29r. Alejandro Romo de Valencia, Traslado y autos sin perjuicio de lo mandado [provincia ni el] señor licenciado don Francisco de Valenzuela Benegas del orden de Santiago del Consejo de Su Majestad, su oidor más antiguo en esta Real Audiencia, juez privativo de la Comisión y lo rubricó, México, 4 marzo 1715, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17224, Vol. 1440, f. 39r

693 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, f. 6rBis, 17r.

694 Ibid., f. 5v.

695 Ibid., f. 8r.

696 Procurador jesuita de su provincia de la Compañía de Jesús. Ibid., f. 8v.

697 Ibid., f. 8r-8v.

698 Alejandro Romo de Valencia, Traslado y autos sin perjuicio de lo mandado [provincia ni el] señor licenciado don Francisco de Valenzuela Benegas del orden de Santiago del Consejo de Su Majestad, su oidor más antiguo en esta Real Audiencia, juez privativo de la Comisión y lo rubricó, México, 4 marzo 1715, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17224, Vol. 1440, f. 39v. Laserna Gaitán, Antonio Ignacio, “Las medidas de aguas en el México colonial: unidades, su manejo y legislación al respecto”, Chronica Nova, 18, Universidad de Granada, Granada, 1990, p. 223- 235. Sáenz Escobar, José, Tratado sobre medidas de agua, edición de José Ignacio Urquiola Permisán, Universidad Autónoma de Querétaro, Querétaro, México, 2012.

699 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, f. 27v. Alejandro Romo de Valencia, Traslado y autos sin perjuicio de lo mandado [provincia ni el] señor licenciado don Francisco de Valenzuela Benegas del orden de Santiago del Consejo de Su Majestad, su oidor más antiguo en esta Real Audiencia, juez privativo de la Comisión y lo rubricó, México, 4 marzo 1715, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 17224, Vol. 1440, f. 39v.

700 Alejandro de Noboa, Autos hechos sobre la adjudicación que se hizo a las misiones de las Californias del agua que pudiere producir los ojos del río de San Juan Teotihuacán de más de la que se medio. A que han salido [haciendo contradicción [varias] personas, Pueblo de Tepexpa, 1714, AGNM, Instituciones Coloniales, Tierras, 16298, Vol. 309, Exp. 5, ff. 31r-31v.

701 Río, “Las haciendas del Fondo Piadoso…”, op. cit., p. 146.

702 Bauer, Arnold J., “The Church in the Economy of Spanish America: Censos and Depósitos in the Eighteenth and Nineteenth Centuries”, The Hispanic American Historical Review, Vol. 63, N° 4, Nov. 1983, pp. 708-709.

703 Berthe, Jean-Pierre, “Contribución a la historia del crédito en la Nueva España (siglos XVI, XVII, XVIII)”, Chamoux, Marie-Nöelle, Dehouve, Danièle, Gouy-Gilbert, Cécile, Lehalleur, Marielle Pepin (coords.), Prestar y pedir prestado. Relaciones sociales y crédito en México del siglo XVI al XX, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Ediciones de la Casa Chata, Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, México D.F., 1993, p. 33.

704 Crosby, Antigua California…, op. cit., p. 137.

705 Ibídem.

706 Velázquez, El Fondo Piadoso…, op. cit., p. 24.

707 Guerrero, Omar, El Estado y la Administración Pública en México, Una investigación sobre la actividad de Estado Mexicano en retrospección y prospectiva, Instituto Nacional de Administración Pública, A. C. Servicio Mexicano de Instituto Internacional de Ciencias Administrativas, México, 1989, p. 602.

708 Velázquez, El Fondo Piadoso…, op. cit., p. 99.

709 Chevalier, La formación de los latifundios…, op. cit., p. 302-303.

Auteur

Universidad Pablo de Olavide, Sevilla, España

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search