Version classiqueVersion mobile

El debate permanente

 | 
Juan Marchena
, 
Manuel Chust
, 
Mariano Schlez

Primera parte. Modos de Producción

Notas sobre el modo de producción y el derecho indiano en el espacio peruano rioplatense del siglo XVII (de Rodolfo Puiggrós a Juan Carlos Garavaglia)

Adrián Mercado Reynoso

Texte intégral

I. Introducción

  • 495 Razones de espacio impiden dar cuenta del debate de estos autores en torno del concepto de feudalis (...)
  • 496 Romano, Ruggiero y Stanley J. Stein: “American Feudalism”, The Hispanic American Historical Review, (...)
  • 497 Gelman, Jorge, “Juan Carlos Garavaglia y la historia económico social de América Latina. Algunas le (...)

1A fines de 1988, el debate académico entre Steve Stern e Immanuel Wallerstein sobre qué es el feudalismo trajo aparejado un interesante nuevo análisis sobre el funcionamiento de la economía colonial sudamericana y caribeña de los siglos XVII y XVIII, debido a que parte de la argumentación no abstracta se basó en investigaciones empíricas sobre espacios locales específicos.495 Pionero en la academia anglosajona había sido Ruggiero Romano, con su tesis American feudalism, publicada en 1984.496 Jorge Gelman trajo a colación los debates que se dieron en Francia, a principios de la década de 1980, para quien Juan Carlos Garavaglia ya aparece, en opinión de Romano, como uno de los mejores ejemplos sobre “cómo hacer materialismo histórico auténticamente latinoamericano”.497

  • 498 Al respecto, ver el capítulo de Tristan Platt, en este mismo volumen.

2Ante estos autores mencionados, y haciendo foco en Latinoamérica, nos alejamos del debate de carácter eurocéntrico basado en el ideal typus del feudalismo franco-galo, impulsado por Ganshof en Qu’est-ce que la féodalité. Aún más distante de Europa, Tristán Platt nos recuerda que la exuberancia de América Latina (y en particular la América Andina del siglo XVI y XVII) atenta contra los esquemas hegemónicos del materialismo estructuralista francés.498 Descartada, por lo muy estudiada ya, la economía de plantaciones del caribe del siglo XVII (en donde autores como Ciro Cardoso historiaron un modo de producción feudal esclavista que se desenvolvía con el usufructo desmedido de mano de obra esclava e indígena situada en “haciendas” monoproductoras -azúcar, ron de caña, etc.- destinada al mercado europeo), los materialistas y andinistas se centraron en el otro gran polo de desarrollo sudamericano, como lo fue la producción minera andina y su impacto en el “mercado interno” virreinal altoperuano-rioplatense.

3En este esquema ⸻que fue descripto y revalidado⸻, por ejemplo, el Tucumán de ese siglo se unirá al eje de Asunción, como el resto de la economía paraguaya, al abastecimiento de vino, telas, yerba mate y mulas en clave subsidiaria y de aprovisionamiento de productos básicos a un sistema de producción (al que llamaremos por ahora, y para no entrar en polémicas), “minero”. Es decir, donde la principal fuerza productiva es el trabajo indígena (libre o no) establecido en medio de relaciones de producción básicamente extractivas del (la renta de la tierra) mineral.

4¿Cómo tipificar entonces este modo de producción sudamericano? Aquí surge el primer planteo conceptual que ahondará en el tejido del marxismo, en general, y del materialismo, en particular, que implica recorrer las miradas y formas como los intelectuales historiadores han debatido el concepto inicial abstracto de los modos de saber y conocer el pasado, en una especie de geografía del conocimiento local sobre el que se asienta, según los autores setentistas, el überbau latinoamericano.

  • 499 Ots Capdequí, José, Instituciones sociales de la América Española en el periodo Colonial, La Plata, (...)

5A los efectos de introducirnos de manera simple, tomamos un concepto mucho más amplio que el de modo de producción, el concepto de feudalismo en el sentido genérico, que ha sido “usado”, la mayor de las veces, peyorativamente, para describir situaciones análogas a descripciones comúnmente denominadas “feudales”, como calificativos de prácticas sociales, institucionales o culturales del nuevo mundo. Los historiadores, ya profesionales, del siglo XX, comienzan a acusar de “feudalismo” a la historia colonial. Podemos decir, entonces, que aparece un consenso entre historiadores de variados paradigmas que catalogan de feudal la historia previa a las independencias nacionales, entre los que se destacan Ots Capdequí (1934), Puiggrós (1940), Sánchez Albornoz (1942), Halperín Donghi (1969), Kossok (1972), Laclau (1973), Garavaglia (1973), Assadourian (1973), Romano (1984, 1988), Ciro Cardoso (1973), Carmagnani (1975), Macera (1977), Plá (1979), Weckmann (1982), Chevalier (1989) y Rubio Durán (1999), entre otros, quienes afirmaron, someramente y grosso modo, que el medioevo o el feudalismo se “trasladó”, “reprodujo”, o “replicó” en la América hispana.499

  • 500 Caracterización que considera “imprescindible para luego encarar la caracterización de la sociedad (...)

6Más precisamente, que hubo una traslación y/o transmisión del “modos de producción”, de las “prácticas societarias”, -o “institucionales”- dirán otros, y de tipos medievales, feudales o señoriales, los cuales fueron transportados en las carabelas colombinas al nuevo mundo. Otro elemento no menor es que para todos los mencionados no hubo feudalismo en sociedades prehispánicas como la inca o la azteca (Plá, por ejemplo, ubicará a estas sociedades en un modo de producción asiático).500

7Los materialistas se concentrarán, entonces, siguiendo la tradición académica de focalizar la fuerza productiva del trabajo físico coercitivo, en la equiparación del trabajo indígena y esclavistas al del campesino y servil europeo, pero los neo institucionalistas verán dispositivos equivalentes que generaron modos de subalternidad clásicos de la sociedad estamental.

  • 501 Ots Capdequí, Instituciones sociales de la América Española…, op. cit., p. 54.
  • 502 Sánchez Albornoz, En torno a los orígenes del feudalismo…, op. cit., p. 56.
  • 503 Bloch, Marc, Les caractères originaux de l’histoire rurale française, Paris, Librairie Armand Colin (...)
  • 504 Halperín Donghi, Historia contemporánea de América Latina…, op. cit., pp. 101 y ss.
  • 505 Kossok, El virreinato… op. cit., p. 12.
  • 506 Una década después de su famoso comentado artículo, Romano insistirá “Le doy rápido un ejemplo. He (...)
  • 507 Por ejemplo, véase la tesis doctoral de Yun Casalilla, Bartolomé, publicada como Sobre la transició (...)

8El tercer punto de consenso de la mayoría de estos historiadores es que las mismas situaciones feudales ya habían comenzado a declinar en Europa antes de la aparición y reverdecimiento en el mundo atlántico americano. Ots Capdequí lo ejemplifica con la figura del “adelantado”501; Sánchez Albornoz lo ve desde la “encomendación”.502 Así como para Bloch la mirada de la Europa feudal, a través de la organización del trabajo en servidumbre (main d’œuvre servile)503, cruza el atlántico para continuar, desde Juan Carlos Garavaglia y Ruggiero Romano, complementando el mecanismo de generación de plusvalor dado por el trabajo subordinado, pero incorporando, además, los mecanismos de dominio de la tierra en propiedad. Halperín Donghi advierte, ya en 1969, que “sobre la tierra y el trabajo indio se apoya un modo de vida señorial que conserva hasta el siglo XIX los rasgos contradictorios de opulencia y miseria”504. Asimismo, Manfred Kossok asegura que “la colonización española fue un movimiento de feudalismo tardío”.505 Por su parte, Ruggiero Romano, en una sugestiva crítica al eurocentrismo y su implícita monopolización de las palabras-signos (tal el caso de féodalisme) postula, además, la noción de “refeudalización”, la cual denotaría ya no una visión liberal de progreso ineludible hacia una instancia o etapa superior, sino ciclos, contramarchas y retrocesos506, en uso para analizar la transición del feudalismo al capitalismo en la península ibérica.507

  • 508 Carmagnani, L’America Latina dal’500…, op. Cit.

9Acompañando este sentido, Carmagnani teoriza sobre la implementación de un modo de producción feudal, con “características propias latinoamericanas”, es decir, que no solo cree ver un modo de producción feudal específico en América, sino que se atreve a arriesgar un marco temporal preciso: con un punto de inicio (¿1600-20?), expansión y consolidación (¿1730-50?), hasta su declinación (¿circa 1860?).508 De esta manera, inscripto en una tradición materialista, Carmagnani propone que el modo de producción feudal –cuya presencia es indiscutida- no nace “durante” la conquista en América Latina, sino “después” de ella: “El invasor ibérico, portador de un modelo de comportamiento feudal, no es, de hecho un señor feudal aunque sea encomendero”, sino que el “modelo” o ideal typus funciona a partir de “la conclusión del proceso de redistribución de los factores productivos que permitieron que se conjugaran finalmente el principio jerárquico y con éste, la lógica económica ibérica”. De allí que, principalmente, por ejemplo, en Sudamérica andina, se estructure sobre la lógica de extracción de metales preciosos destinados a la metrópoli, y la repartición de tierras e indios a los colonizadores. Por lo tanto,

  • 509 Carmagnani, Marcello, “Elementos característicos del sistema económico latinoamericano, siglos XVI- (...)

“sólo a partir de este momento inicia su existencia el sistema económico feudal en América Latina (¿desde 1600-20?). Esto significa que variables tan importantes como la demográfica (crisis de población indígena) y la vinculación de las economías latinoamericanas con la economía internacional [con la producción de oro y plata], no son elementos del sistema económico feudal; se inscriben en cambio, en el proceso de redistribución de factores productivos”.509

  • 510 Carmagnani, Marcello, Formación y crisis de un sistema feudal. América Latina del siglo XVI a nuest (...)

10Posteriormente, Carmagnani destaca las investigaciones históricas que, desde la década de 1970, encuentran en la disputa señorial indígena preexistente una de las causas de desintegración del incario. Es decir que, separada ya del período de la conquista, durante el siglo XVI, se habría operado en América Latina una redistribución de factores productivos que habría sentado las bases de un modo de producción feudal que, siguiendo a Romano, estaría “basado en la utilización directa o indirecta de mano de obra servil y en la explotación a título gratuito de recursos naturales (tierras y minas)”.510

  • 511 Sobre este tema versó “Originalidad del mundo atlántico: las plantaciones”, la conferencia que ofre (...)

11No obstante, ya en 2018, y para poder superar una “falla” epistemológica del modelo del modo de producción feudal pugnando por él, Carmagnani introduce una noción innovadora al proponer “formas de producción” que incorporen algunas variantes a la teoría del valor de Marx.511 El valor de las mercancías (feudales) no solo estaría dado por el valor de la fuerza productiva generadora del capital, o el trabajo, o la tierra combinadas, sino también por el intercambio mismo, usando una teoría del valor de George Simmel, que le proporciona también visiones proféticas sobre las consecuencias de la moderna economía monetaria en la división del trabajo, y en particular en los procesos de alienación y cosificación en el trabajo tributario y la vida rural precapitalista. En palabras simples, el valor de un poncho de vicuña en el Tucumán colonial no solo proviene de cómo se combina el trabajo y la propiedad con las relaciones de producción, y el poder entre el encomendero y el indígena tejedor, sino en el intercambio mismo, a través del comercio, por ejemplo, de la moneda de la tierra. El comercio o intercambio entre la mercancía y la moneda genera un plusvalor adicional a aquel clásico de sumatoria de costes de producción.

II. Lo legal y lo feudal

12Es interesante, en términos paradigmáticos (y no ya conjeturales), asociar dos tradiciones historiográficas, una que proviene del materialismo histórico (Puiggrós, Garavaglia, Carmagnani), otra del debate ius-historiográfico del dominio dividido (Levene, Grossi, Tau Anzoátegui, Hespanha) y, válgase el término, “aplicarlo” a nuestro campo de estudio (sudoeste del Tucumán), como lo son las mercedes, y para un siglo, el XVII, donde a nuestro entender sigue prevaleciendo como productora de mercancías la fuerza productiva tierra. Entonces, ya no es el abordaje pretendidamente científico anclado en una episteme específica, sino en la lógica de porque las cosas son dominios de un sujeto en particular o de un conjunto de sujetos vinculados entre sí. Parafraseando a Marx, un indígena es un indígena, pero para que sea tributario de un encomendero deben darse un conjunto de circunstancias.

13La concesión de una merced de encomienda específica ata a un indígena específico empadronado con un señor específico en una dimensión temporal situada. Lo mismo ocurre con la tierra, o el dominio de la tierra. Podrá denominarse agraria, rural, colonial, campesina o indígena, pero su principal distinción es la tierra como el elemento, o “factor de producción” (para usar un concepto premoderno de los economistas ingleses del siglo XV para denominar las fuerzas productivas), mientras que la fuerza productiva trabajo, y dentro de él la indígena, es la segunda fuerza productiva en importancia.

  • 512 Mercado Reynoso, Tierras Cosas Consuetudes. Formas disociadas de propiedad inmobiliaria en la juris (...)
  • 513 Archivo General de Indias, Escribanía de Cámara, 864ª, pieza 6, f.187v, in extenso en Mercado Reyno (...)

14Ahora bien, ¿cómo se vincula esta lógica con el dominio dividido? Debido a que, mientras no prevaleció el capital, no se introdujo el dominio exclusivo sobre la tierra y el trabajo, lo que impregnó el carácter precapitalista de las relaciones de producción dominantes. Por ejemplo, en un caso que estudiamos previamente, tomamos el caso de la familia Bazán de Pedraza, y vimos cómo ellos representan el pasaje de los colonos guerreros a emprendedores coloniales como es común en el periodo analizado.512 Se había retrasado la tardía colonización del sur tucumano que conllevó, como analicé, a una tardía refeudalización del sur calchaquino tucumano. Insistimos, también –en el análisis de la fuente de la Visita de 1693-, cuando el hacendado Gregorio Bazán de Pedraza hace mención de entrada a mi “feudo”, por escrito de puño y letra, y bajo la forma de descargo, ante la acusación del mismísimo oidor, afirmando que se rige por la consuetud como fuente de derecho, no solo se está definiendo como vecino feudatario sino que se diferencia de los vecinos domiciliarios, porque ha juramentado fidelidad al rey, ha construido empalizadas, sostenido castellanos (milicias en fuertes de fronteras) y solventado curas doctrineros. Por lo que el rol del buen encomendero es el de respetar los acuerdos que establecieron sus antepasados, aduciendo que “cuando yo entré a mi feudo [el orden de las cosas] estaba así establecido”513, según dice el benemérito para contrargumentar las acusaciones de servicio personal del visitador.

15Contemporáneamente, decía Solórzano (cuya introducción a la escuela histórica argentina se dio a través de Ricardo Levene y, en particular, por Rodolfo Puiggrós, en 1921 y 1936) que había que ir más allá de la condición de vecino jurisdiccional andino (la tradición de “vecino” se remontaba a Las Partidas) y visualizar que una cosa es ser domiciliario y, otra, feudatario…

  • 514 Solórzano Pereira, edición 1639, p. 281. Juan de Solórzano, que antes referenciábamos como la “doct (...)

“infiero en primer lugar la razón que ha podido tener el uso común de hablar en las Indias, y en algunas Cédulas Reales llamando á estos nuestros Encomenderos Feudatarios y á los demás habitadores de las Provincias de ellas Domiciliarios; porque sin duda se ocasionó esto, de que hacen al Rey nuestro Señor el juramento de fidelidad que vamos diciendo por razón de las Encomiendas, que son los feudos que se usan en ellas”.514

  • 515 García Gallo, Alfonso, “El Proyecto de Código peruano de Gaspar de Escalona y Agüero”, Anuario de h (...)
  • 516 Gonzáles de Cossio, Francisco, Historia de la tenencia y explotación del campo desde la época preco (...)

16Si a estas Cédulas Reales les atribuimos un peso diferenciado como generadoras de normatividad en la estructura del derecho indiano (un “feudatario” de Santiago de Chile no era lo mismo que un “domiciliado” en esa ciudad), creemos que, de configurarse el hipotético “indiaunun iure propium” toledano, debemos incorporar, además de las regulaciones laborales, salariales y del trabajo tan bien señaladas en “Código Peruano”, de Gaspar Escalona Agüero515, el juramento regulado por el propio Toledo. Las encomiendas que Toledo concede en el Perú van acompañadas de un juramento por el cual, “… demás de la obligación que tenéis de servir a Su Magestad como Rey y Señor Natural, le seréis fiel y leal […] y os meteréis bajo del real estandarte con vuestra familia, armas y caballos y pelearéis por el servicio de Su Magestad en defensa destos reinos a vuestra costa”.516

  • 517 Sempere y Guarinos, Juan, Historia de los vínculos y mayorazgos, Madrid, Impr. A. de Sancha, 1805, (...)
  • 518 Bagú, Sergio, La economía de la Sociedad Colonial, 1949, p. 5.

17Como reafirma Sempere y Guarinos, en 1805, la transcripción de estas fórmulas en cartas dotales y escrituras privadas y públicas, adquiere significado práctico en la mentalidad circulante, llenas de traditio, costumbres e institucionalidad feudales.517 Bagú trae a colación un capítulo denominado “Las formas feudales originarias” en donde ejemplifica ene el régimen de las donatárias como categoría y título jurídico de más fuerte reminiscencia feudal de la historia brasileña.518

  • 519 Mercado Reynoso, “Estatalidad del derecho indiano…”, op. cit.

18Creo que no es ilógico pensar -siguiendo a Romano- que este deber militar a cambio de la concesión de un privilegio tal como la merced de encomienda, nos sugiera una “feudalización del Estado” o de la insipiente “estatalidad”.519 Los artífices materiales del feudalismo tucumano del siglo XVII no se encuentran en el Estado (colonial y policéntrico), sino en el concepto hegeliano de sociedad civil (aquí, por cierto, colonial). Es en ésta donde se ubica un objeto que es figural, empíricamente verificable, una “representación” laclaudiana, la hacienda de Anillaco de Bazán y Pedraza, con los quinientos indígenas en la unidad de mando del benemérito, las doscientas leguas cuadradas de tierras, las sesenta o setenta tejedoras especializadas, los doscientos indios de tasa, el mercado potosino y chileno, las encomiendas en tres jurisdicciones, las tierras concedidas en merced, sus castellanos en las empalizadas llamados “fuertes”, articulado en un modo único.

  • 520 Mercado Reynoso, Adrián, “La producción textil en una Hacienda colonial hacia 1700 en la Gobernació (...)
  • 521 Por razones de espacio no podemos desarrollar la conceptualización del Modo de Producción Despótico (...)

19En definitiva, estamos configurando un modo de producción feudal a fines del siglo XVII, para el sur calchaquino.520 Como veremos, análogamente, Juan Carlos Garavaglia desarrolla su tesis de un modo de producción despótico comunal para el gran Chaco.521

III. Lo feudal en lo jurídico

  • 522 Nos referimos aquí a la escuela de estudio de historia del derecho creada por Paolo Grossi, de la m (...)
  • 523 Rubio Durán, Francisco, Tierra y ocupación en el área surandina, Sevilla, Aconcagua, 1997, p. 88.

20En un intento por construir un recorrido grossiano522 del mundo andino tucumano llamado ‘punas, valles y quebradas del Tucumán Colonial’523 tomaremos como propia la idea de ‘imperialismo jurídico’ (A. Hespanha) y los saludables debates sobre sus modalidades y límites espacio-temporales llamados localismos (B. Clavero), incorporando nuevas visiones ajenas a los ius historiadores, como las provenientes de la tradición materialista (M. Carmagnani) sopesado con la convicción de que las normas, incluso aquellas consuetudinarias, son establecidas en motivos racionales que no ponen en duda el accionar social local (agire sociale) y contienen el imaginario de los individuos del grupo inspirador que, para nosotros, son la clase dominante, identificada aquí como “benemérita”, merituada, por cierto, por la ocupación de suelo.

  • 524 Por ejemplo, la merced de tierras de La Hediondita en 1806. “Yo (…) y en presencia de los testigos (...)
  • 525 Marx, Karl, “Formas que preceden…”, op. cit.

21Entonces, la territorialidad es parte de una búsqueda por la legitimidad de la ocupación y eso lo demuestran la argumentación cualquier expediente de concesión de mercedes de tierra y los extractos de sentido constelados en el texto mismo puestos en palabras jurídicas tipo “iure dominio vel quasi” más el acto ritual de puesta en posesión del tipo “cortó ramas, bebió aguas, tiró piedras”524. Sin desmerecer los conflictos que surgen del intentar reconstruir la propiedad inmobiliaria que, la mayoría de las veces, se monta en disquisiciones de derecho procesal indiano y un escenario trágico signado por lealtades y roles conflictivos, el MPF se monta sobre un principio de subalternidad llamado régimen señorial. Los extensos debates acerca de la existencia de un “régimen señorial” en Latinoamérica remiten, la más de las veces, a una “renta” señorial que se componía, en realidad, de dos rentas provenientes de fuerzas productivas diferentes: la renta de la tierra y la renta del trabajo servil situado en ella (la iniciática estructura de circuitos comerciales de larga distancia, que desborda las fronteras jurisdiccionales del 1700, opaca la reorganización del trabajo). Es decir, el trabajo doméstico de aquellos sujetos ubicados en el predio terriero, que, simplificado en extremo, son rentas superpuestas en un mismo espacio de dominio —característica medieval— y también tribal: “Las tribus de los estados antiguos estaban constituidas de dos maneras: sobre la base de relaciones de parentesco o sobre la base de la ocupación del suelo”, dirá Marx.525 El suelo se configura, así, en un campo de disputa que, en el sur de los Andes, se expresará en las denominadas “guerras calchaquíes”. Y los vencedores serán feudales – “feudatarios”, en el orden jurídico indiano-, por lo menos por un siglo, el XVII.

  • 526 Zavala, Silvio, Por la senda hispana de la libertad, México, FCE - MAPFRE, 2002, p. 202 y ss.

22¿Cuál era el principio “jerárquico” del “régimen señorial-feudal” en la América Latina del siglo XVII? El principio de esta renta dual estaba basado en la diferenciación étnica entre españoles e indios, como resultado de una concepción aristotélico-tomista: “En primer término esa jerarquía racional en que descansa la servidumbre se relaciona con un orden general de la naturaleza que exige la sujeción de lo imperfecto a lo más perfecto”.526 Tal principio explica, según Carmagnani

  • 527 Carmagnani, Marcello, “Elementos característicos del sistema económico latinoamericano, siglos XVI- (...)

“el predominio del alma sobre el cuerpo, el macho sobre la hembra, etc. Lo mismo debe necesariamente ocurrir entre los hombres. Los prudentes o que poseen plenamente la razón deben dominar a los imperitos o bárbaros que no la alcanzan en igual grado”, por lo que esta diferencia natural, en “instituciones tales como la esclavitud, la encomienda, etcétera, es la premisa que sostiene a las relaciones productivas, el desigual desarrollo de las fuerzas productivas, y el intercambio no equivalente, que acompañan al sistema económico feudal desde su nacimiento hasta su disolución”.527

  • 528 “El homo hierrarchicus, el hombre jerarquizado (…), principalmente en el campo: sus caracteres y su (...)
  • 529 Weber, Max, Historia Económica General, Buenos Aires, Paidós, 1989, p. 152.

23Este principio, aunque ocasione un intercambio no equivalente, es racional. Por su parte, Chevalier considera que la servidumbre de la tierra está íntimamente relacionada con lo señorial, y ésta con el homo hierrarchicus.528 En términos weberianos, “quizás no haya contradicciones internas entre el régimen señorial y la apertura al mercado exterior. Así dicho, señorial no sería sinónimo de baja rentabilidad”529, sino que ésta puede ser entendida como economía consuntiva, de producción para el consumo o manutención material, que la moderna visión capitalista (y del estado moderno) tiende a menospreciar por propender a la sobrevivencia, y no a la acumulación, al ahorro, comercialización y no ser carga impositiva. Simultáneamente, esta economía natural “escapa” a las fuentes tradicionales históricas.

  • 530 Garzón Maceda, Ceferino, Economía del Tucumán. Economía natural y economía monetaria. Siglos XVI-XV (...)

24A pesar de ser complejo, y estar sujeto a revisión, el vínculo entre lo señorial feudal, la ausencia relativa de la economía de mercado y el orden normativo peculiar está amparado por una doctrina de la diferenciación / localismo. Mientras que en Europa el mercado es resignificado a partir de un mayor peso de la jurisdicción, fuera ésta de realengo o señorial, y su puesta en discusión por el poder regio, en el Tucumán colonial se asistió a una formidable consolidación de los intereses de grupo del nuevo colectivo dominante bajo una única jurisdicción regia. No obstante, el orden se basaba en el poder factual de posesión para hacer cumplir las exacciones (tributo, la ‘media’ de frutos del bosque, caza y cultivos varios, etc.) y los contratos (poder y fuerza de los contratantes para hacer cumplirlos). En términos de Garzón Maceda (1968) existían simultáneamente y de paso comprobado de una ‘economía sin mercado’ a una ‘economía pre-industrial’530.

  • 531 Klein, Herbert, Las finanzas americanas del imperio español, México, Instituto Mora / UAM-Iztapalap (...)
  • 532 Gibson, Charles, Los aztecas bajo el dominio español: 1519-1810, México, Siglo XXI, 1986, p. 231.

25La discusión de los modos de producción del periodo “cuestionan los modelos que postulan un retorno a la agricultura de subsistencia [que en el Tucumán se verifica ante la crisis de la demanda del mercado potosino de la segunda mitad del XVII] y el surgimiento de un sistema de hacienda ‘feudal’ en México”.531 La aparición de la hacienda, paradójicamente, descubre nuevos factores no económicos como la fidelización y dependencia política de sus dependientes y el tráfico mercantil a larga distancia, dos instancias que la modernidad entenderá contrapuestas. Siguiendo a Chevalier, recordemos que los factores no económicos “que en lo señorial o feudal hay un aspecto social y político, patriarcal o paternalista, de protección o fidelidad y de clientelismo complejos”. Este aspecto, de profundo impacto en las relaciones sociales de producción de las parcelas productivas, llevarán a Van Young a plantear que, a pesar de enmarcarse en relaciones de intercambio en una economía de mercado (tanto de las “haciendas” de Nueva España como de las “estancias” y “feudos” del Tucumán, y los “ranchos” de California), las relaciones sociales podían ser “socialmente feudales”, lo que, según Gibson, volvía a estas relaciones sociales en el interior de estos espacios fundarios “inaccesibles a la ley”.532

  • 533 Chevalier, “Servidumbre de la tierra…”, op. cit., pp. 156 y ss.

26No obstante esta inaccesibilidad normativa, ―marcada en el siglo XVII tucumano por una inclinación hacia una intensa polarización social en la apropiación de los beneficios entre, de un lado los mercederos de tierra y encomiendas (terratenientes y encomenderos), y del otro, los indios naturales―, todo modo de producción importa legalmente no sólo la titularidad y forma del dominio de la fuerza productiva tierra ―a la que se accedió a través de una merced o composición hecha por el Gobernador en nombre del Rey para conformar un ordenamiento social de los grandes propietarios o, más apropiadamente, una historia de los grands domaines― y propiedad del capital sino lo que ocurría con los derechos de estadía o posesión de bienes de otras personas jurídicas (indios “naturales” y “forasteros”, criollos, foráneos) en el interior de estos grandes dominios de tierra concedidos “por siempre jamás”533 por el rey al benemérito. Las fases de las “guerras calchaquíes” del primer cuarto y mediados del siglo XVII, aparecen como una reacción natural y muy significativa, ante la ocupación de los enclaves húmedos vallistos tucumanos.

  • 534 La primera concesión de tierras en La Rioja fue en 1613 y la última en 1849. Con un promedio de 19. (...)

27Sobre lo económico, y en relación a las grandes extensiones de tierra y el trabajo coactivo, mayoritariamente indígena, podríamos seguir reseñando mucha más profusa bibliografía provenientes de estudios de caso, de la economía política y etno-historiografía, pero no ahondaríamos en el rol de la ley indiana, es decir este sistema de derecho diverso y anterior a la mitología jurídica de la modernidad que arriba en Latinoamérica con las codificaciones patrias. La indiana ¿habilitaba las extensiones térreas sólo a colonos, blancos (españoles), cristianos (bautizados) y con méritos (aportantes a la caja real)? ¿Es un mero imperialismo jurídico de subalternización? ¿Es parte del imperialismo jurídico - que unas líneas más arriba denominamos Derecho Indiano peninsular y criollo cristalizado en el ordo toledano― que la concesión de 97 mercedes de tierras en La Rioja tucumana y en tres siglos haya sido a sólo españoles blancos, varones y católicos534? ¿O es una problemática que, desde la “modernidad”, pretendemos focalizar como feudal, olvidando su carácter estamental y señorial? ¿No es, en definitiva, este haz de tierra y trabajo constrictivo muy emparentado con el orden jurídico medieval, feudalismo americano?

28Si abandonamos este materialismo primitivo para adentrarnos en la hipótesis de un orden no estatal de las cosas, el análisis nos lleva a la caracterización política de la corona o el estado monárquico ibérico como una entidad moderna pero débilmente estructurada. Ante la idea de que el aparato colonial es ineficaz y cuestionado por sus súbditos, en la clásica autocritica de António Hespanha quien, hablando de su Leviatán, nos advierte que el mundo nuevo de las Indias es:

  • 535 Hespanha, Antonio-Manuel, “A propósito de As Visperas de Leviathan”, en Heautontimorumenos, Scienza (...)

“Un espacio político fragmentado y plural, débilmente estructurado por la corona, cuyo poder, sin ser cuestionado directamente, es expropiado, en la vida cotidiana (para resumir una bella expresión de una poeta portuguesa, Sophia de Mello Breyner) de ‘formas tao subtis e tao peritas / que nao podem sequer ben descritas’. Desde la eficacia de los medios de control molecular y homeopático del poder eclesiástico, desde los reclamos jurisdiccionales más visibles de los señores (maravillosamente servidos por procedimientos judiciales interminables), desde los modelos populares de resolución de conflictos fuera de los canales judiciales reales, desde el secuestro de competencias en su propio favor por parte de los oficiales del rey, por la falta de medios de la corona para completar un cuadrilátero político del espacio. Y aún podríamos ampliar la gama de mecanismos de descentralización, utilizando temas que no tienen espacio en el libro que merecen: en particular, las estrategias políticas interfamiliares y la red de redes de mecenazgo. Mecanismos que no solo organizan el interior del reino, sino que dominan sus relaciones externas (…). En cualquier caso, la corona existe y también tiene sus medios”.535

  • 536 Souza, Laura de Mello, O sol e a sombra: política e administração na América Portuguesa do século X (...)
  • 537 “Do que acabo de escrever já se deduz que continuo a pensar que a chave interpretativa que este lib (...)

29La impugnación más frontal a esta idea naturista del orden colonial existente por convenientia, en continua disputa con un sistema colonial pugnado, proviene de Laura de Mello e Souza, quien en su libro, O sol e a sombra: política e administração na América Portuguesa do século XVIII, acusa de “neocolonialistas” a todos aquellos paradigmas (como los de Hespanha) que, al referirse a un sistema pluralista de toma de decisiones, “soterran” la violencia institucional de la colonización misma.536 A lo que Hespanha responde hablando de que no ignora la expoliación, jerarquía, tensiones sociales, desigualdades, privilegios y segregación.537

  • 538 Clavero, Bartolomé, “Gracia y derecho entre localización, recepción y globalización (lectura coral (...)

30El debate y posterior polémica sobre el alegato de Hespanha “a lei permanecia letra morta” nos remite nuevamente a Puiggrós con “La ley se convertía en letra muerta”, pero le brinda a nuestro profesor la oportunidad de insistir en que su noción de Derecho es otra. El Derecho es, si se me permite, una constelación de órdenes mucho más abarcativa que la lei, en este caso, indiana. Pero no hay lei indiana, ni andina, ni altoperuana, ni en el entonces direito luso-portugués (o derecho indiano portugués), para afirmar una noción de localismos preconstitucionales que ya verificó Bartolomé Clavero.538

  • 539 Hespanha, “Depois do Leviathan…”, op. cit., p. 436.

31En efecto, si nosotros esbozamos una teoría del derecho indiano toledano como un ius propium de carácter localista y de amplia repercusión en el ámbito de Córdoba del Tucumán, debemos perder de vista nuestra búsqueda de homogeneidad. La merced de tierras no está esbozada en una lei de aquél, no podría serlo en ese universo casuístico del altiplano, pero sí sería ius terrae indianorum o, simplemente, derecho a tierras indiano. El principio de “se acata, pero no se cumple” lleva a preservar esa particularidad que nosotros caracterizamos como feudal, sin más. Nuestra mente codificadora y moderna busca la regularidad que brinda subjetivamente la ley indiana en el siglo XVI altoperuano o, aunque sea, unas ordenanzas generales del virrey sobre el cómo se han de repartir y recompensar a los beneméritos de tierras. No hay, de hecho, un registro de mercedes de tierras (excepto que algún cabildo, motu proprio haya decidido listarlas). Según Hespanha, es parte de la “estructura absorbente e esponjosa do dereito común”, en donde “os antiguos tambén dizian ‘quad non est in libris [in actis], non est in mundo’ O que não está nos libros [nos processos] não está no mundo”.539

  • 540 Mercado Reynoso, Tierras en nombre del rey…, op. cit., p. 245.

32Al traer a colación la multiplicidad de conflictos locales de objeciones a concesiones de mercedes de encomiendas y de tierras inter elites intentamos descifrar y revalorizar el actis-processos del título: a los criterios hermenéuticos de tiempo, lugar, atribución (dispensatio), instrumento, folio oficial (papel sellado) y toma o puesta en posesión de la merced de tierras o la concesión y ritualidad de la toma de posesión de la encomienda, que según cualquier comentarista (como Graciano), ha de interpretarse como norma con sus múltiples facetas de derecho público, privado y tributario.540 Y de implicancias locales, además, de las estrategias interfamiliares y redes clientelares para la obtención y objeción de dichas gracias.

33En otras palabras, hay ambivalencias y corrupción en las formas de acceso, o modos de acceso, a la propiedad de la tierra realenga antes posesión indígena, pero orientadas a un orden jurídico gracioso: no hay evidencias de mercedes de encomiendas que devinieron en propiedad de sus encomenderos (a excepción de Nonogasta, Anillaco del Valle de Abaucán y de la de Araupatis-Yuctubas de Bañados del Pantano), ni composiciones de tierras ni enfiteusis. Hubo en La Rioja un centenar de concesiones de mercedes de tierras en trescientos años sin diferencias sustanciales entre Austrias o Borbones. Entonces, y siempre pensando en un modo de producción y su relación con el ordenamiento jurídico, nos preguntamos: ¿adquirió la superestructura jurídica una relativa autonomía de la estructura (fuerza productiva tierra y trabajo)? ¿O simplemente la casuística daba lugar a no incomodar los efectivos poderes locales sobre las cosas?

  • 541 Mannoni, Stefano y Manuel Martínez Neira, “Presentazione. Percorsi del centralismo borbonico in Fra (...)
  • 542 Un mayor desarrollo de la cuestión, en Mercado Reynoso, Tierras, Cosas, Consuetudes…, op. cit.

34“Spezzate le catene che lo legavano al carro marxista della sovrastruttura, il giuridico ha reconquistato la sua autonomia…” dirán S. Mannoni y M. Martínez Neira.541 Pero il giuridico no se explica ni por la codificación indiana, ni explica el comportamiento, ni la imaginería de los mercederos terratenientes de fines del XVII.542 Esta Gens du Parlament, inclusive uno de los más ilustres burócratas estatales, como el Gobernador de Tucumán Mercado y Villacorta, quien apañó a uno de los también burócratas regios más destacados del Tucumán, Juan Gregorio de Bazán y Pedraza, construyó una identificación de que la “justicia” y la “administración” iban de la mano de la exclusión de los “indios bravos a guerrear”. Éstos iban a ser reducidos, desterrados o, como le llaman ahora, desintegrados o desestructurados étnicamente de su ecosistema andino, y se los asignarían en reducciones, en encomiendas, sitiados por “real provisión”, o en pueblos de indios.

  • 543 Oexle, Otto, “Vom ‘Staat’ zur ´Kultur´des Mittelalters. Problemgeschichten un Paradigmenwechsel in (...)
  • 544 Góngora, Mario, El Estado en el Derecho Indiano. Época de fundación: 1492-1570, Santiago, Instituto (...)

35Pero ahí me detengo: hay un agire social, descontado el móvil económico y no tanto un problema de construcción del poder o del estado, sino un accionar humano inspirado en motivos racionales (y racional-religiosos) direccionado por valores y con el objetivo y realización de normas autónomamente establecidas que conceden el “prestigio” o estatus de formar parte.543 Dicho de otra manera, los mercederos (aquí va remarcada la horizontalidad entre sus miembros, su corporación, entendida como confraternidad, convivium, memoria y culto de sus muertos, ayuda, paz, protección entre ellos, y su no armonía reglada a que las disputas vayan saldadas entre ellos mismos) debieron construir en las tierras conquistadas el elemento comunitario de unión entre parientes, co-residentes y ancestros. Debieron, en definitiva, construir ancestralidad. Y la merced de tierra fue el haz legitimador, para usar la feliz expresión de Góngora.544

  • 545 Juan Gregorio Bazán de Pedraza (III) nació en La Rioja en 1634 y murió en Paraguay en 1713. Represe (...)

36En fin, si nos replanteamos los prejuicios que la modernidad ha impuesto sobre el feudalismo como modo de producción, es posible advertir que cuando las fuentes —sean estas encomenderos, como Gregorio Bazán de Pedraza545, o juristas, como Juan de Matienzo o Solórzano Pereyra— hacían referencia a “feudo”, estaban graficando/conceptualizando un sistema de representación (el modo de producción “feudal”), dentro del cual el derecho indiano bregará por la vitalidad y retroalimentación de “institutos” -en el sentido jurídico del término-, tales como los ya señalados por Romano ( “merced de tierras” y “merced de encomienda”, “dominio útil”, “dominio directo”, el “señalamientos de tierras”, “amojonamiento” etc.), para vehiculizar el poder de los hombres sobre las cosas.

  • 546 Bagú, Sergio, Economía de la sociedad colonial: ensayo de historia comparada de América Latina, Bue (...)

37En efecto, desde hace muchos años bregamos por la hipótesis de que el derecho europeo tuvo una incidencia distinta a otras partes del mundo en la región andina sudamericana, debido, en parte, a la preexistencia de relaciones sociales de producción andinas, a las que Bagú llamó colectivismo indígena.546 El ordo toledano, parte integrante del imperialismo jurídico, tuvo una miscelánea conformación con los derechos colectivos a las cosas: mientras que fortalecía las capacidades para propietarias de los poseedores de los medios productivos, inducía una preservación de la formas de producir alimentos básicos de las comunidades; y ello trajo aparejado la simiente para que se desarrolle, al interior del modo de producción existente surandino, un prelativo orden feudal, que denominamos modo de producción feudal porque no solo predominan las relaciones sociales y de producción feudales por sobre las relaciones de otro tipo, sino que la fuerza productiva principal sigue siendo la tierra.

38En este sentido, retomamos la idea de Carmagnani de que hubo un proceso de refeudalización a posteriori de la conquista tardía de los valles calchaquíes del Tucumán (1632-1666), aunque pongamos en duda la relativa incidencia y pervivencia de las mismas a partir del segundo cuarto del siglo XVIII cuando, está convenido, se fortalece la capacidad del estado monárquico al que A. Hespanha llama “corona” y que comienza a sustraer tardíamente atributos antes concedidos a los “privados” bajo ropajes de mercedes de cargos, tierras e indios.

IV. El mundo andino desde una proyección escolástica argentina

39Rodolfo Puiggrós escribe en Mendoza, en 1936, el primer ensayo donde plantea la singularidad del mundo andino en las relaciones de producción que él define como feudales:

  • 547 Puiggrós, De la colonia a la revolución…, op. cit., p. 23.

“Así aparecieron los feudatarios o señores feudales. El señor feudal era dueño de vidas y haciendas dentro del feudo que poseía para la eternidad y podía trasmitir por herencia sin limitaciones. España implantó en América, mucho después, un feudalismo limitado por el poder real, por el Estado: el encomendero no tenía jurisdicción civil y criminal sobre los indios, y su nieto, de acuerdo a la ley, perdía todo derecho sobre éstos. Pero si el vínculo jurídico desaparecía, por derecho, al morir el hijo del primer encomendero, el vínculo económico social persistía sin término y el indio continuaba sometido a servidumbre. La ley se convertía en letra muerta: ‘ya la mala costumbre había echado raíces, no fue fácil de arrancar’, escribía Solórzano y Pereyra. Si alguna duda hubiese sobre el carácter feudal de la encomienda sería suficiente leer Política Indiana para disiparla. Después de afirmar que tuvieron el mismo origen que los feudos en Alemania, Lombardía, Nápoles y otros lugares, especialmente en las tierras limítrofes —es decir, conquistadas para el feudalismo— de esta definición: ‘derecho concedido por merced Real a los beneméritos de las Indias para percibir y cobrar para sí los tributos de los Indios, que se le encomendaren por su vida, y la de un heredero, con forme á la ley de la sucesión, con cargo de cuidar del bien de los Indios en lo espiritual, y temporal, y de habitar y defender las Provincias… ’”.547

  • 548 Para una definición de la expresión “ordo toledano”, como conjunto de dispositivos normativos que e (...)
  • 549 Romano, 1983: 23. “Séame permitido, por lo tanto, precisar qué es lo que entiendo por feudalismo. D (...)

40Puiggrós, releyendo las concesiones de encomiendas y las disquisiciones jurídicas de Solorzano Pereyra sobre la diferenciación de vecino feudatario a vecino domiciliario, ensaya que estos eran señores feudales e introduce, sin proponérselo, al derecho indiano como ente regulador de las relaciones de producción y asignación de dos de los principales factores productivos (tierra y tributo). Aun valorizando los poderosos instrumentos de la occidentalización llevada a cabo por los hispanos en territorio tucumano de principios de s. XVII, el ordo toledano548 se encontraba en un escenario propicio para ahondar el particularismo de miseración entre lo hispano y lo indígena, alejándonos de la categorización clásica de feudalismo, esta es la de “tipo franco” que tan bien critica Romano, diciendo “confieso una vez más que no alcanzo a entender la razón de esa centralidad ¿Dónde está escrito el dogma sobre el verdadero y único feudalismo? ¿en la vanidad o en la ambición de tal o cual escuela historiográfica nacionalista?”.549

41Ese particularismo feudal y andino fue pergeñado —siendo una de las zonas que más tardíamente se sometieron al control de la corona— teniendo presente un principio de conquista y de apropiación jurídica de las nuevas tierras conquistadas y del laboreo indígena. Para esta nueva ética de la conquista, la tierra iba acompañada de la ley, la ley castellana en Indias, es decir la ley indiana. El trabajo mitayo, de mita de obra o del lienzo recién será eliminado por la Asamblea de 1813.

  • 550 Mercado Reynoso, Adrián, Tierras, cosas, consuetudes…, op. cit., p. 83.

42En relación con el derecho indiano local, existen elementos — como el principio de dominio dividido entre “útil” y “directo”— que nos corroboran la impresión inicial de que la praxis normativa sobre merced de tierras y merced de encomienda, la reglamentación de las “composiciones” de “piezas” (semi-esclavismo indígena) y repartimientos o señalamientos de tierras antes indígenas, resultó una respuesta jurídica a las exigencias sociales de los conquistadores devenidos en mercederos (titulares de mercedes de tierras y de encomiendas) que imponían el diseño de un ordenamiento normativo “pactista”, de tipo vasállico, y vehiculizado consuetudinariamente por su condición de vencedores.550 Vino a suceder así que, en las zonas tucumanas del sur calchaquino, las experiencias jurídicas estimuladas por la lucha militar contra los indios calchaquíes de ese primer cuarto de siglo XVII (1607-1660) motivaron ―siempre en la relación de sujetos usufructuarios y la tierra como cosa― la aparición de un particular derecho indiano señorial y feudal y, más tarde, de un vital derecho consuetudinario (como vimos con el fiel representante de la intersubjetividad de los ricos ommes y homines terrae, como Juan Gregorio Bazán de Pedraza), que coexistió con el primero, asumiendo características “preservativas” del carácter usufructuario preexistente. Dicho de otra manera, a las características del beneficio de la fidelitas del señor con el rey (colonizador, componedor y financista militar de la guerra al “infiel”), se fortaleció su acervum terrícola –antes regio- pero se mantuvo el modelo de explotación comunal de tradición indígena (mit’a de la tierra) y cuya principal fuerza productiva fue el trabajo indígena (mit’a de lienzo y servicio personal).

Gráfico 1: Feudalismo en América Latina y La Rioja

Gráfico 1: Feudalismo en América Latina y La Rioja

Fuente: Elaboración propia en base a M. Carmagnani, La América Latina dal 500 ad oggi…, op. cit. y A. Mercado Reynoso, Tierras…, op. cit.

  • 551 Para una etimología del concepto “mercedero”, véase Mercado Reynoso, Tierras, Cosas, Consuetudes…, (...)
  • 552 En mi tesis doctoral discuto la cuestión administrativa colonial al describir las concesiones de ti (...)

43Pero volviendo al modo de producción feudal subordinado a un modelo minero, el mercedero551 de tierras y encomiendas, garantiza la continuidad de las “situaciones reales” de dominio efectivo del territorio o de la tierras, siempre en la meritocracia guerrera y con una jerarquía étnica hispánica (limpieza de sangre, etc.) que asegure la redistribución de factores productivos, la apropiación del excedente social y permita/promueva el usus terrae comunitario rústico, preservándose para sí, en cuanto clase dominante, las prerrogativas sociales y jurídicas ligadas al empoderamiento de la tierra —tal como “dueño”, como “feudatario”, como “encomendero”—. En un ordo iuris de aparentemente desordenada superficie, se muta con el poder político de los detentadores y poseedores, indios e hispanos, que encuentran en el derecho de conquista, en el derecho natural, en el derecho procesal indiano y, agregamos, en el derecho divino, toda la riqueza de principios normativos que orienten su conducta.552

  • 553 Un análisis más atento de los informes de visitas de 1607 en los “partidos” de Londres y La Rioja s (...)
  • 554 Bloch, Les caractères originaux…, op. cit., p. 193.
  • 555 Véase Serrano Radonett, Jorge, La sangre de un conquistador, Buenos Aires, Dunken, 1997.

44En fin, si nos detenemos en el Tucumán del 1700, es bastante difícil para el materialismo histórico no ubicar u omitir situar a la sociedad colonial al sud de Charcas ―y su régimen de tierras y trabajo― en el interior de un modo de producción feudal (aún por la relativa ausencia de aplicación de justicia privada por parte de los propietarios sobre los usufructuarios) que señaló Romano.553 Aun así, pareciera que estuviéramos más cerca de haber ahondado en los vínculos “no materiales” (liens non matériels) de sangre y solidaridad de linaje que postula Bloch554 y que los genealogistas locales admiran.555 No obstante, ponemos en duda que estos abordajes diferenciados conlleven un soporte hermenéutico que concurra a idénticos objetivos, sobre todo ius historiográficos, como descifrar el orden normativo indiano y su nexo con los mecanismos apropiadores de regalías (térreas, tributarias, laborales, etc.). Ello parece ser el talón de Aquiles de la hipótesis de Carmagnani: no posee un anclaje en una teoría del derecho indiano, a excepción de, según lo antedicho, la particular “fidelización” (jurídica) del “señor” con su “feudo”, origen eso sí, de la naturaleza simbólica (documento-símbolo) de la merced de tierra y de la merced de la encomienda.

  • 556 Duby, Georges, Los tres órdenes o Lo imaginario del feudalismo, Madrid, Taurus, 1992, p. 19.

45Si llevamos la cuestión hasta el límite, y analizamos las motivaciones de los actores (peticionantes y concedentes), deduciremos sin demasiado esfuerzo, que esa estructura discursiva encaja en el sistema diferenciado que en los trabajos de Georges Duby situaron admirablemente entre las formas de pensamiento indoeuropeo de lo feudal. La hacienda de San Sebastián de Sañogasta, perteneciente al Capitán Pedro Nicolás de Brizuela y Doria, o la de Anillaco del Londres de Abaucán del maestre Juan Gregorio Bazán de Pedraza, con sus títulos de encomenderos, de mercederos de tierras, sus mayorazgos testamentarios, y tradición de primigenia y prelación, se construyeron en confluencia de semejante evidencia casuística, estrechamente ligada a la estructura del lenguaje del poder, los modos de expresión simbólica: el vecino feudatario era el rico omme o el señor de la tierra de Las Partidas, como el combatiente (pugnant) o guerrero (pugnatoribus) con función (officium) en el orden medieval de constituir, junto con los iglesia (oratoribus) y con los que trabajan (laborant) los tres sectores de este imaginario feudal. Para decirlo con Duby: “Treinta a cuarenta generaciones sucesivas han imaginado la perfección social bajo la forma de la trifuncionalidad. Esta representación mental ha sabido resistir todas las presiones de la historia. Es una estructura”.556

46Esta estructura imaginaria ―muy bien reseñada en cualquier epocal Sumaria Información de Méritos y Servicios que los señores beneméritos elevaban al Consejo de Indias― no era patrimonio de los poseedores de los medios de producción altoperuanos de los siglos XVII. Lo era también de los cronistas indígenas, como Felipe Guaman Poma (1615):

  • 557 Felipe Guamán Poma de Ayala, Nueva Crónica… f.471, tomo II, página 359, versión 2008, FCE, Lima, ed (...)

“Fue la ley de Castilla, y son hijos de pecheros, aunque fuese conquistador, deben pagar y es justo que lo paguen. No hay que tener miedo porque Dios y la ley está fija ya en este reino; porque no querer guardar la ley ni lo que manda Dios y su Majestad ni su Consejo Real es mentira y se engaña en ello; obediencia, pero, el caballero como caballero, el hidalgo como hidalgo, el pechero como pechero, cada uno a su calidad como manda el Dios y el Rey.”557

47La ley está fija, dice Felipe Guaman Poma, y “a cada uno según su calidad”, tan evidente en la sociedad estamental en donde los mecanismos de subalternidad perviven, para usar una frase de Arguedas, “como en Castilla, como en Perú”.

V. Der Marxismus hat Geschichte (El marxismo tiene historia)

  • 558 Mayer, David, “Trotzige Tropen – Kämpferische Klio. Zu marxistisch inspirierten Geschichtsdebatten (...)
  • 559 Titulada “ ¿Modos de producción intelectual? El debate latinoamericano de Modos de Producción en su (...)

48La existencia temprana de un marxismo argentino diferente, por ejemplo, al marxismo británico o soviético, ha sido puesta en consideración por un historiador de las ideas marxistas, David Mayer. Tanto en su tesis doctoral558, como en su exposición en el congreso de Sevilla559, Mayer argumenta que, en entre 1940 y 1960, se da un debate que hoy podríamos decir historiográfico sobre el marxismo y sus clivajes interpretativos de la historia de los siglos anteriores al XIX en el ámbito rioplatense argentino, representados por Rodolfo Puiggrós y por Sergio Bagú, y no da por supuesto la interconexión con el marxismo europeo en general, sino que percibe una dinámica que define muy argentina y con fuerte pervivencia de ejemplos locales ajenos a los debates sobre el marxismo británico (como los de Dobb y Swezzy que si recaerán solo a partir de 1965 en adelante incluyendo las nuevas traducciones tempranas del Grundisse y de los entonces catalogados como Formaciones económicos precapitalistas de Marx con prólogo de Eric Hobsbawm). Mayer afirma que tenemos a Puiggrós De la colonia a la revolución (1940) y que, si bien no hay un debate directo con Bagú Economía de la sociedad colonial (1949), ambos aportan a una discusión marxista respecto a qué es una transformación social. Aquí tenemos entonces un punto muy importante: los debates mundiales sobre la transición al capitalismo se dan aquí en un marcado localismo rioplatense.

49Aunque retrospectivamente puedan ser tildados de pertenecientes a una historia intelectual ensayística y muy poco empírica puesto que esta historiografía militante coincide en parte en autodidactas marxistas que intentan terciar en el debate entre los liberales y los revisionistas con nociones de fuerzas productivas y explotación de clase, sus aportes son significativos para Mayer.

  • 560 Marx, Karl, Formaciones económicas precapitalistas, Prólogo de Eric J. Hobsbawm, Platina, Buenos Ai (...)
  • 561 Garavaglia, Juan Carlos, “Un modo de producción subsidiario: la organización económica de las comun (...)

50Nosotros podríamos ampliar este concepto de “escuela marxista argentina” con los datos fehacientes de las tempranas traducciones del alemán al español de El Capital (el socialista argentino Juan B. Justo realizó la primera traducción del alemán al español del Libro I, publicada en Buenos Aires en 1898) a los Grundisse (1965) que acontecieron en el ámbito rioplatense y la ya renovada lectura de los debates con historiadores profesional tal como lo muestran también temprana traducción de la introducción de Hobsbawn de los “Formen”560. Un fiel exponente de ese historiador profesional es Alberto Plá que reflexiona junto con citas de Marx que “un negro es un negro. Solo en determinadas condiciones se convierte en esclavo” (Plá, 1965: 34) para enfatizar que una relación social de producción es una relación histórica de producción históricamente situada. Esos y otros serán coincidente con la aparición de los primeros trabajos marxistas con sustratos de validación empírica a las afirmaciones abstractas y la ubicación de campos de observación definidos. Desde Córdoba, Argentina, Sempat Assadourian, Lacau, Garavaglia, Ciafardini, Cardoso demostrarían que pese a la diversidad austral ⸻es, por lógica diferente al pacífico nuevo granadino o al antillano o al rioplatense o al guaraní⸻, esbozarán una teoría estructurada sobre qué es, en términos históricamente situados, el modo de producción americano y lo atarán a la fuerza productiva minera. Como muy bien sintetiza Mayer (2018) el resultado es un proceso de diferenciación y ampliación del concepto de modo de producción o ensanchamiento conceptual (por ejemplo, Garavaglia con el de “Modo de producción autoritario comunal”561, o Cardoso con el de “modo de producción esclavista antillano”) alternada también con una idea sistémica mercantil (Assadourian) y de un mix de modelos alternos con sus particularidades y con una idea primaria de primacía del capital comercial aunque la fuerza de trabajo se encuentre subordinada coercitivamente (Laclau, Ciaffardini, Semo). Mayer afirma que esta diferenciación regional situada en una escala espacial diferente rompe con el horizonte de latinoamericanidad que había profetizado Gunder Frank (1967). No había una Latinoamerika estructural, había un sistema de economía colonial subordinado al comercio y los metales preciosos, formas de producción subsidiarias, múltiples, ancladas en la fuerza de trabajo no libre como principal fuerza productiva y de carácter indígena. En otras palabras, la idea de unicidad de esquema de análisis epistemológico de un único modo de producción y para los siglos XVII y XVIII chocará con las diferentes relaciones sociales de producción que se establecerán en las plantaciones esclavistas azucareras antillanas o algodoneras estadounidenses de aquellas comunidades guaranizadas paraguayas o de la formación regional altoperuana-rioplatense, insertas en un espacio peruano.

51Desde la sociología y ausente de tradición rioplatense, apareció con fuerza una singular propuesta superadora de los paradigmas de la modernidad, que es la representada por la de Álvaro García Linera de 2008, quién, después de reseñar un siglo de marxismo andino, plantea con mayor claridad el modelo multilineal de la historia que precede al capitalismo. Dice A. García Linera:

  • 562 García Linera, Álvaro, La potencia plebeya: acción colectiva e identidades indígenas, obreras y pop (...)

“[Las notas de Marx a Kovalevsky] en primer lugar, reafirman y desarrollan la concepción de Marx sobre el contenido ‘multilineal´ de la historia que precede al capitalismo, o mejor, semejante a la de un espacio continuo y orientado, en donde el devenir de los pueblos iniciado en un punto común —la comunidad primordial— ha avanzado por múltiples y distintos caminos hasta un momento en que el curso de uno de ellos, el desarrollo capitalista, comienza a subordinar al resto de los cursos históricos a sus fines, disgregándolos, sometiéndolos e imponiéndoles a su propio devenir. Diversos cursos no capitalistas de la historia, empujados y obligados a ser parte de un devenir histórico capitalista”562.

  • 563 Noejovich, Héctor, “La noción abstracta de propiedad en América: una visión desde Los Andes”, Derec (...)
  • 564 Cardoso, Ciro Flamarión, “Sobre los modos de producción coloniales en América Latina”, en Assadouri (...)
  • 565 Garavaglia, “Un modo de producción subsidiario…”, op. cit.

52Las preguntas sobre lo precedente-consecuente se articulan con el presente en nuevas formas de acción. Pero es justamente la pregunta sobre lo que existía antes de lo hispanos es lo que plantea la diversidad de situaciones iniciales, en donde surgen los “localismos”. Las culturas agro-alfareras tucumanas del siglo XIV y XV tenían claramente un modo de producción, que podríamos denominar Modo de Producción Comunal o Modo de Producción Indígena (Assadourian) o Asiático (Plá), en lugar del peyorativo nombre de “comunismo primitivo”. Estas sociedades no sólo tenían unas determinadas formas de posesión de la tierra, sino también un modo de producir colectivo, tanto en la producción agraria como artesanal y la elaboración de metales, que caducará solo con la aparición del individualismo posesivo de la modernidad (Grossi). En estas culturas había una articulación del excedente del trabajo común y una no-propiedad, tal como manifiesta Héctor Noejovich563. No había propiedad privada de las fuerzas productivas, ni relaciones de producción en las que hubiera explotados y explotadores —al menos en el sentido moderno—, y que, sea dicho esto de paso, con una indudable incapacidad de catalogar las situaciones reales por parte del derecho de raíz románica. “De este modo, parece impropio extrapolar linealmente, como única y necesaria alternativa apriorística, el modelo de evolución histórica de Europa y caracterizar en consecuencia América Latina como una formación feudal. ¿Qué grado de validez puede tener ello si las condiciones históricas de su génesis son distintas en ambos espacios? Mientras en el espacio dominante el régimen capitalista de producción se gesta y adviene sobre las ruinas del feudalismo europeo, las mismas fuerzas que lo disuelven allá, implantan formas feudales de explotación en América”, concluye Noejovich. Sobre estas “implantaciones”, si observamos las especificaciones o localismos latinoamericanos, hubo tras la conquista un modo de producción esclavista en las haciendas antillanas de la Guyana francesa, según la conocida tesis de Ciro Cardoso564 (1971, 1973), como también hubo, para el espacio altoperuano rioplatense y según Garavaglia565, un “modo de producción subsidiario” por parte de las comunidades guaranizadas del actual Paraguay, noreste argentino y sud brasileño. Dicho de otra manera, el materialismo de método multilineal permite que convivan el modo de producción comunal, el despótico comunitario, el feudal y el esclavista situados históricamente en Sudamérica y simultáneamente.

  • 566 Mercado Reynoso, “La producción textil en una Hacienda colonial”, op. cit.

53Como veremos, el siglo XVII riojano-londinense sud tucumano es un siglo largo, por cuanto se inicia un periodo de conquista del espacio indígena (desestructurando el modo de producción existente —llámese comunal o asiático o indígena— de los señoríos hualfines y anguinanes-famatinos) en el que se establecen relaciones de producción señoriales en un modo de producción feudal hasta que, como probamos en el análisis de la Hacienda de Anillaco del Valle de Abaucán566, las haciendas se conforman integrándose al mercado mundial a través de la producción de mercancías (alimenticias, mulares y textiles) para el mercado minero potosino.

  • 567 Góngora, Mario, El Estado en el Derecho Indiano…, op. cit.
  • 568 Mercado Reynoso, Adrián, Y el inca volverá: indios insurgentes y calceteros en el periodo de la des (...)

54Resumiendo el argumento, las jurisdicciones de Todos los Santos de la Nueva Rioja y de San Juan Bautista de la Ribera de Londres en la Gobernación del Tucumán son feudales, al menos durante gran parte del siglo XVII, porque: 1) hubo una ocupación efectiva de sus valles cordilleranos mediante concesiones de mercedes de tierra, y 2) hubo un pasaje de indígenas (rebeldes o indómitos) y yanaconas a indígenas tributarios de servicio personal e “indios de estancia”567, capitaneados por hacendados mercederos y “acompañados” por “indios amigos”568 y, en definitiva, el poder de los propietarios de mercedes de tierras y mercedes de encomiendas se articulaba en una red de explotación y de puniciones, realizadas de diversas maneras, sobre los excedentes de la producción indígena o sobre los beneficios del comercio. Un tercer elemento es la unidad de mando de un puñado de señores sobre amplios espacios territoriales. Como ha sido señalado, la desestructuración y desintegración étnica de los indígenas rebeldes ha sido acompañada por la preservación de la cultura del trabajo familiar, por ejemplo, en las mujeres indias tejedoras.

  • 569 “Las tribus de los estados antiguos estaban constituidas de dos maneras: sobre la base de relacione (...)

55A modo de resumen de lo expuesto hasta aquí, el modo de producción feudal tucumano del siglo XVII ha sido construido sobre la base de algunos ejemplos paradigmáticos de lo que estimamos son las fuerzas productivas y sus relaciones sociales, que generan la amplia disponibilidad de tierra y trabajo indígena. Con Garavaglia aprendimos que el excedente de un modo de producción (asiático, feudal, indígena, esclavista o despótico comunitario) es fruto del trabajo indígena encaminado al consumo propio del generador inmediato y de su capa burocrática (sea esta indígena, criolla, religiosa o hispana), y que en diferentes estudios históricos evidencian, inclusive, variantes “bastardeadas” en oposición a estadios puros en el sentido conceptual. Además, es de destacar la perspectiva innovadora sobre las formas de producción propuestas por Carmagnani (2018), por cuanto rompe con la teoría del valor de Marx y propone la generación de valor en sí mismo por el intercambio mercantil. Es decir que, los valores de las mercancías no sólo se generan con el trabajo y la tierra, sino también en la comercialización hecha, en este caso, por el encomendero. En este sentido, en otros estudios de caso previos (Mercado Reynoso 2003, 2006, 2011, 2016), rescatamos el sentido marxista que ya no es una comunidad de parentesco sino una comunidad de ocupación del suelo569.

  • 570 Remedi, Fernando, “La ‘primavera renovadora´ argentina a escala local: Ceferino Garzón Maceda y los (...)
  • 571 Si debiéramos describir sucintamente aquí tres haciendas de fines del siglo XVII y comienzos del XV (...)

56En el estudio de caso que referenciamos describimos a un señor feudal a su vez es sancionado por ejercer justicia privada a la población indígena por parte de un administrador de una sus tantas encomiendas. En su testamento hay, entre otros títulos y mayorazgos, mineral de plata en piña. Confirmamos, de este modo, que es una Hacienda colonial porque hay señores de la tierra que también son, además de capitanes y adscriptos a órdenes monásticas, comerciantes de mulas y ponchos. Entendemos que hay una naciente economía, no ya consuntiva sino comercial tendiente a aportar al mercado minero potosino y copiapino, mulas y telares ―es interesante resaltar que Garzón Maceda nos habla desde el uso de la teoría económica como herramienta heurística apelando a categorías analítica de “economía sin mercado”, “economía doméstica cerrada” o “relaciones de producción semifeudales” en la Córdoba del mismo periodo570―; tal como Garavaglia lo analiza para otra región subsidiaria y para la yerba mate, siempre en el marco de la formación espacial altoperuano-rioplatense. Difiere, por cierto, del modo de producción esclavista de las haciendas antillanas productoras de ron descriptas por Ciro Cardoso. O las de algodón descriptas por Carmagnani y que llama, con mayor precisión terminológica, plantaciones (2018). Parafraseando a Marx, un indígena es un indígena, pero sólo en determinadas condiciones deviene en tributario, y es, entonces necesaria la descripción minuciosa de los dispositivos jurídico institucionales, y que aquí denominamos derecho indiano, y que lo ubicamos epistemológicamente en la superestructura económica, regulando las relaciones sociales de producción. Concluimos que pervive un modo de producción feudal que no se extiende hacia el norte aymará del altiplano boliviano, aunque subsista población autóctona tributaria andina y altiplánica. Solo podemos inferir que los curacazgo y ayllus aymarás, descriptos brillantemente por Tristán Platt, impidieron, con su sola presencia, la existencia de un modo de producción feudal gerenciado por señores de ascendencia ibérica o simbólica blanca. En el altiplano aymará, el colectivo indígena no permitirá la concesión de tierras comunales a un privado571, y al ser ellos mismos los señores étnicos una instancia de negociación del excedente de trabajo, obstaculizaron las potenciales relaciones de producción feudales o la refeudalización tardía de las mismas qué, como vimos, requieren una constelación efectiva de poder sobre la cosa y unidad de mando de un señor sobre amplios recursos naturales y humanos.

VI. Discusión

57Sin una cronología precisa sobre los hechos históricos que nos interesan es difícil establecer paralelos en una misma línea de tiempo. No obstante, Puiggróss y Garavaglia insistirán en el carácter de recreación humana de una nueva sociedad sobre la base de la comunidad indígena preexistente, su producción comunitaria y la peculiar guerra fronteriza del siglo XVII, a los calchaquíes primero y a los chacos después. Sera para el primero feudal, para el segundo despótico comunitaria, enmarcados en un explicación totalizante y sustancialista.

58A principios del XVIII el capital comercial y la corona hizo estragos a estas relaciones de producción pre- modernas, es decir el MPF deja de ser dominante de las cuales sobrevivirán, de nuevo y por casi por un siglo más (el XVIII y en parte el XIX), sólo superestructuras (abolengos, etnias, capellanías, mayorazgos, blasones, escudos, dominio dividido, etc).

59¿Cuáles serían los puntos de similitud entre el MPDC y el MPF en la segunda mitad del siglo XVII? En principio, la constitución de una sociedad blanca (o mestiza) que vive de la explotación de la mano de obra indígena reorganizada en comunidades-pueblos-encomiendas para posibilitar una adecuada obtención del excedente.

60El segundo elemento ha sido descripto por Garavaglia “como hecho distintivo será la férrea conducción de los sacerdotes jesuitas” y que nosotros vimos en una unidad de mando del hacendado-encomendero. Esta caracterización acompañada por la aguda observación que hizo Romano respecto a los impedimentos legales y políticos que imposibilitan a las poblaciones autóctonas (en este caso guaranizadas o calchaquíes) a manejar moneda en metálico, firmar contratos, etc., y que nosotros hemos llamado mecanismo de subalternidad a favor del señor feudal, que posee el fin último de evitar la comercialización externa sin participación de la elite blanca señorial o clerical.

  • 572 Fradkin, Raúl y Garavaglia, Juan, La Argentina colonial, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2009, p. 39
  • 573 Garavaglia, Juan, “La guerra en el Tucumán Colonial: sociedad y economía en un área de frontera (16 (...)

61Si como vimos hasta aquí existió efectivamente un modo de producción feudal (MPF) en el Tucumán como un modo de producción despótico comunitario (MPDC) en el Paraguay ¿Cuándo declinó? Puiggrós nos ha señalado sobre la presencia del estado monárquico limitando con su jurisdicción civil y penal sobre los indígenas del cual constatamos, en el estudio de caso de la visita del oidor Lujan Vargas en 1693 como el sistema colonial intenta, con relativo éxito, dominar el orden encomendero. Juan Carlos Garavaglia tendría las dudas de haberlo trasladado hasta la codificación nacional de mediados del siglo XIX, sino que lo situaría un siglo antes. Desde esta posición garavagliana, lo que se ha llamado crisis del mercado interno del año 1700 no sería más que una cara del agotamiento de la fuerza productiva asentada únicamente en el trabajo coactivo o “no libre”, sumada a una fractura grave del patrón original de subsistencia572. Aquí creemos que aparece el rol del derecho dado por la policía, Bandos de Buen Gobierno y Reales Cédulas que no ha sido más que resaltada en casos puntuales. Garavaglia, cuando discute el rol del derecho (en este caso canónico-indiano-toledano) presenta la trama y urdiembre del estado moderno, que llamaríamos “estatalidad”, preguntándonos: ¿Qué tiene que ver el estado (cualquiera sea su impronta moderna) en la relación entre el derecho y el modo de producción? En las múltiples casuísticas recaudadoras de las cajas reales de las ciudades tucumanas de mediados del siglo XVII denotarán un fuerte ensamble económico - político en el cual está erigido el modo de producción. Por tanto, “En todas las regiones fronterizas de la América hispana, la guerra contra los ‘indios bravos’ fue una realidad que, arrastrándose durante tanto tiempo, dio carácter duradero a un tipo de economía y de relaciones sociales y políticas”.573

  • 574 Juan Carlos Garavaglia obtuvo en el año 2008 un prestigioso premio: un Advanced Grant del European (...)

62En síntesis, las nuevas dimensiones estructurales sobre las que se erigen los modos de producción ubicados en el mundo andino suramericano tales como: la subsidiaridad (Garavaglia) y la comercialización (Carmagnani), que complejizan el tradicional concepto de modo de producción, se incorpora la (naciente) dimensión estatal (Mercado Reynoso). Las relaciones de producción sostienen el estado monárquico y requieren de una financiación que se ajustan a las acciones políticas del agire social y contextual. Este pareciera ser el enfoque académico que, en el decenio del ‘70 y en el marco de la escuela marxista argentina, Garavaglia introduce esta mirada dialéctica de las relaciones de producción y su relación con el fisco militar574. Frontera y guerra marcan nuevamente una variable explicativa del porqué de esa estructura que dio tanto poder a estos señores terratenientes de frontera.

Notes

495 Razones de espacio impiden dar cuenta del debate de estos autores en torno del concepto de feudalismo y sus implicancias en la historia global. Ver Wallerstein, Immanuel, “El ascenso y futura decadencia del sistema mundo capitalista: conceptos para un análisis comparativo”, en Capitalismo histórico y movimientos antisistémicos, Madrid, Akal, 2004, pp. 85–114 (1° ed., 1974); y Stern Steve, “Feudalism, Capitalism and the World System in the perspective of Latin America and the Caribbean”, American Historical Review, 93: 4, pp. 829-872. Para un resumen del debate, Gandarilla Salgado, José, América Latina en la conformación de la economía-mundo capitalista: Las transferencias de excedente en el tiempo largo de la historia y en la época actual, Buenos Aires, CLACSO, 2006.

496 Romano, Ruggiero y Stanley J. Stein: “American Feudalism”, The Hispanic American Historical Review, Vol. 64, N° 1, 1984, pp. 121-134.

497 Gelman, Jorge, “Juan Carlos Garavaglia y la historia económico social de América Latina. Algunas lecciones de historia y de vida”, Prohistoria, Vol. 28, Rosario, 2017, pp.281-287.

498 Al respecto, ver el capítulo de Tristan Platt, en este mismo volumen.

499 Ots Capdequí, José, Instituciones sociales de la América Española en el periodo Colonial, La Plata, Biblioteca Humanidades, tomo XV, 1934; Puiggrós, Rodolfo, De la colonia a la revolución, Buenos Aires, Asociación de Intelectuales, Artistas, Periodistas y Escritores, 1940; Sánchez Albornoz, Claudio, En torno a los orígenes del feudalismo. Edición del Autor Mendoza, 1942; Pla, Alberto, Sobre el modo de producción asiático y las formaciones económico-sociales inca y azteca, México, El Caballito, 1979; Halperín Donghi, Tulio, Historia contemporánea de América Latina. El legado colonial, en José Aricó et al, Antología del pensamiento crítico argentino contemporáneo, Buenos Aires, CLACSO, 2015 (1° ed., 1969); Kossok, Manfred, El virreinato del Rio de la Plata, La Pléyade, Buenos Aires, 1972 (1° ed., 1955/1956); Romano y Stein, “American Feudalism”, op. cit.; Romano, Ruggiero, “Entre la encomienda castellana y la encomienda indiana: una vez más el problema del feudalismo americano (siglos XVII-XVIII)”, Anuario del IEHS, N° III, 1988; Assadourian, Carlos Sempat; Cardoso, Ciro F. S.; Ciafarini, Horacio; Garavaglia, Juan y Ernesto Laclau, Modos de producción en América Latina, Córdoba, Pasado y Presente, 1973; Carmagnani, Marcello, L’America Latina dal’500 a oggi, nascita, espansione e crisi di un sistema feudale, Milán, Feltrinelli, 1975; Macera, Pablo, “Feudalismo colonial americano. El caso de las haciendas peruanas”, en Trabajos de Historia, Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1977, pp. 139-227; Weckmann, Luis, La herencia colonial en México, Mexico, El Colegio de México – FCE, 1997; Rubio Durán, Francisco, Tierra y ocupación en el área surandina, Sevilla, Aconcagua, 1997; Chevalier, Françoise, “Servidumbre de la tierra y rasgos señoriales en el Alto Perú: apuntes comparativos sobre los yanaconas”, Histórica, Vol. 13, N° 2, 1989, pp. 153-171.

500 Caracterización que considera “imprescindible para luego encarar la caracterización de la sociedad colonial. El énfasis estará en la discusión teórico-histórica con especial atención a las categorías de análisis. La investigación fáctica ha sido el punto de partida, pero su presentación coherente solo es posible a nivel de aplicación de las categorías teóricas”, Plá, Sobre el modo de producción asiático…, op. cit., p. 6.

501 Ots Capdequí, Instituciones sociales de la América Española…, op. cit., p. 54.

502 Sánchez Albornoz, En torno a los orígenes del feudalismo…, op. cit., p. 56.

503 Bloch, Marc, Les caractères originaux de l’histoire rurale française, Paris, Librairie Armand Colin, 1968 [1931], p. 93.

504 Halperín Donghi, Historia contemporánea de América Latina…, op. cit., pp. 101 y ss.

505 Kossok, El virreinato… op. cit., p. 12.

506 Una década después de su famoso comentado artículo, Romano insistirá “Le doy rápido un ejemplo. He creído y creo todavía que en el caso de la economía (y también de la sociedad) americana se puede hablar de feudalismo. Pero, dicho esto, es necesario aún comprender que una categoría universal de feudalismo no existe. Ha existido’ un feudalismo europeo y dentro de éste un feudalismo franco y uno germánico, uno bizantino y otro otomano, y sigo enumerando. Es verdad, todos tienen dos puntos en común: la concesión gratuita de tierra y la disponibilidad de una fuerza de trabajo compulsiva; pero, después, cada uno de ellos asume características propias ligadas a la tradición histórica de cada país”, “Reportaje al profesor Ruggiero Romano”, Ciclos, Año IV, Vol. IV, N° 7, 2º semestre de 1994, pp. 177-187.

507 Por ejemplo, véase la tesis doctoral de Yun Casalilla, Bartolomé, publicada como Sobre la transición al capitalismo en Castilla, Economía y sociedad en Tierra de Campos (1500-1830), Valladolid, Junta de Castilla y León, 1987, donde la tesis albornociana comenzará a ser cuestionada en su pilar básico de ausencia de feudalismo castellano.

508 Carmagnani, L’America Latina dal’500…, op. Cit.

509 Carmagnani, Marcello, “Elementos característicos del sistema económico latinoamericano, siglos XVI-XVIII”, en Florescano, Enrique (Comp.) Ensayos sobre el desarrollo económico de México y América Latina 1500-1975, México, FCE, 2002, p. 201. “Si hay una cierta unanimidad en los estudios históricos latinoamericanos - continúa Carmagnani-, ésta reside en considerar el período de la conquista como una unidad distinta de la época colonial. Esta diferenciación es esencial para comprender el sistema económico en América Latina y la forma que asume, puesto que durante la invasión ibérica el sistema no adquiere aún la forma feudal por el simple hecho que no se da todavía, la dominación del modo de producción feudal sobre los restantes. La invasión ibérica, no obstante, su matriz económica medieval —y no solo económica— no se configura como un fenómeno suficiente para dar nacimiento a un sistema económico feudal, porque no pudo simultáneamente imponer el principio jerárquico feudal y desarticular la lógica económica preexistente (por ejemplo, de los ayllus andinos)”, Carmagnani, “Elementos característicos…”, op. cit., p. 202.

510 Carmagnani, Marcello, Formación y crisis de un sistema feudal. América Latina del siglo XVI a nuestros días, México, Siglo XXI, 1976, p. 26.

511 Sobre este tema versó “Originalidad del mundo atlántico: las plantaciones”, la conferencia que ofreció en el I Congreso Internacional Modos de Producción, Revolución y Transición al Capitalismo en América Latina, Universidad Pablo de Olavide, Sevilla, febrero de 2018 (inédita).

512 Mercado Reynoso, Tierras Cosas Consuetudes. Formas disociadas de propiedad inmobiliaria en la jurisdicción de Todos Los Sanctos de la Nueva Rioja, Siglos XVI-XVIII. Rosario, Editorial de la Universidad Nacional de Rosario, 2003, p. 120

513 Archivo General de Indias, Escribanía de Cámara, 864ª, pieza 6, f.187v, in extenso en Mercado Reynoso, Adrián, “Estatalidad del derecho indiano en la aplicación de las sanciones a encomenderos riojanos por el oidor Lujan de Vargas en su Visita de 1693”, Actas XX Jornadas de Historia del Derecho Argentino, Buenos Aires, Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho, 2004.

514 Solórzano Pereira, edición 1639, p. 281. Juan de Solórzano, que antes referenciábamos como la “doctrina solorziana”, reafirmaba de manera tajante los derechos de la monarquía sobre las tierras americanas. En una cita muy comentada, dice “No es digno de menor consideración otro derecho, que compete y está reservado à los Reyes, y Soberanos Señores por razón de la suprema potestad de sus Reinos, y Señoríos, conviene a saber el de las cierras, campos, montes, pastos, ríos, y aguas públicas de todos ellos. El cual obra, que todas estas cosas en duda, se entienda, y presuma ser suyas, e incorporadas en su Real Corona, por lo cual se llaman de Realengo. Y que, por consiguiente, siempre que se ofrecieren pleitos sobre ellas, o parte de ellas, así en posesión, como en propiedad, entren fundando su intención contra cualesquiera personas particulares, que no mostraren in continente títulos, y privilegios legítimos, por donde puedan pertenecerles” (480). Ver Solórzano Pereyra, Juan de, Libro primero de la Recopilación de Cédulas, Cartas, Provisiones y Ordenanzas Reales, t. I y II [1622], Buenos Aires, Introducción de Ricardo Levene, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Instituto de Historia del Derecho Argentino, Colección de textos y documentos para la historia del derecho argentino, V, ed. Imprenta de la UBA, 1949.

515 García Gallo, Alfonso, “El Proyecto de Código peruano de Gaspar de Escalona y Agüero”, Anuario de historia del derecho español, Nº 17, 1946, pp. 889-920.

516 Gonzáles de Cossio, Francisco, Historia de la tenencia y explotación del campo desde la época precortesiana hasta las leyes de 6 de enero de 1915, Vol. I, México, Conasupo, 1971, p. 200. Tanto Mario Góngora como Ruggiero Romano transcribieron la fórmula del juramento de encomiendas del virrey del Perú.

517 Sempere y Guarinos, Juan, Historia de los vínculos y mayorazgos, Madrid, Impr. A. de Sancha, 1805, p. 104.

518 Bagú, Sergio, La economía de la Sociedad Colonial, 1949, p. 5.

519 Mercado Reynoso, “Estatalidad del derecho indiano…”, op. cit.

520 Mercado Reynoso, Adrián, “La producción textil en una Hacienda colonial hacia 1700 en la Gobernación del Tucumán”, en Beatriz Dávila, Marisa Germain, Claudia Gotta, Analía Manavella y María Luisa Múgica (Coords de la obra), Actas de las II Jornadas Nacionales Espacio, Memoria e Identidad Rosario, Ediciones digitales Nueva Hélade, 2006, pp. 324-345.

521 Por razones de espacio no podemos desarrollar la conceptualización del Modo de Producción Despótico Comunal de Juan Carlos Garavaglia (1971), y la indudable influencia en esa caracterización de la entonces reciente publicación de K. Marx, “Formas que preceden la producción pre-capitalista”, en Godelier Maurice, Un dómaine contesté: l´anthropologie économique, París, École Platique des Hautes Études (VI Section) y Mouton & Co., 1974.

522 Nos referimos aquí a la escuela de estudio de historia del derecho creada por Paolo Grossi, de la mano de Quaderni Fiorentini por la Storia de Pensiero Giuridico Moderno, de la Universidad de Florencia. Véase Grossi, Paolo, “La proprietà e le proprietà nell’officina dello storico”, Quaderni Fiorentini Per la Storia del Pensiero Giuridico Moderno, N° 17, 1988, pp. 358-422.

523 Rubio Durán, Francisco, Tierra y ocupación en el área surandina, Sevilla, Aconcagua, 1997, p. 88.

524 Por ejemplo, la merced de tierras de La Hediondita en 1806. “Yo (…) y en presencia de los testigos (…), tomé de la mano a Don Nicolás Peñalosa lo pasié en aquel lugar denominado el Portezuelo y puse en posesion real, actual, corporal jure dominii vel quasi, y en señal de haberla tomado, bebió agua arrancó muchas yerbas tiró piedras asiendo otras demostraciones de dueño y señor absoluto la qual la dí yo y el la tomó”, en Archivo Judicial de La Rioja, Caja Campos, C-5, f. 47.

525 Marx, Karl, “Formas que preceden…”, op. cit.

526 Zavala, Silvio, Por la senda hispana de la libertad, México, FCE - MAPFRE, 2002, p. 202 y ss.

527 Carmagnani, Marcello, “Elementos característicos del sistema económico latinoamericano, siglos XVI-XVIII”, en Florescano, Enrique (Comp.), Ensayos sobre el desarrollo económico de México y América Latina 1500-1975, México, FCE, 2002, p. 391.

528 “El homo hierrarchicus, el hombre jerarquizado (…), principalmente en el campo: sus caracteres y su actuación no se explican solamente, creemos, por relaciones de tipo económico y de producción, sino también en términos de poder, de vínculos personales, de sujeción, de protección y de cultura, en el seno de cuerpos sociales fuertemente jerarquizados y constrictivos”, Chevalier, Françoise, “Servidumbre de la tierra y rasgos señoriales en el Alto Perú: apuntes comparativos sobre los yanaconas”, en Histórica, Vol. 13, N° 2, 1989 (pp. 153-171), p. 154.

529 Weber, Max, Historia Económica General, Buenos Aires, Paidós, 1989, p. 152.

530 Garzón Maceda, Ceferino, Economía del Tucumán. Economía natural y economía monetaria. Siglos XVI-XVII-XVIII, Córdoba, IEA, 1968, p. 69

531 Klein, Herbert, Las finanzas americanas del imperio español, México, Instituto Mora / UAM-Iztapalapa, 1994, p. 91.

532 Gibson, Charles, Los aztecas bajo el dominio español: 1519-1810, México, Siglo XXI, 1986, p. 231.

533 Chevalier, “Servidumbre de la tierra…”, op. cit., pp. 156 y ss.

534 La primera concesión de tierras en La Rioja fue en 1613 y la última en 1849. Con un promedio de 19.000 hectáreas por concesión hubo concesiones con máximos de 250.000 y las menores de 10.000 hectáreas. Véase Adrián Mercado Reynoso, Tierras en nombre del rey: mercedes reales de tierras en La Rioja del Tucumán colonial 1592-1861, en línea en : https://rio.upo.es/xmlui/handle/10433/5363

535 Hespanha, Antonio-Manuel, “A propósito de As Visperas de Leviathan”, en Heautontimorumenos, Scienza & Politica, per una storia delle dottrine, Vol. 3, N° 5, Università di Bologna, 1991, p. 108 (la traducción es mia).

536 Souza, Laura de Mello, O sol e a sombra: política e administração na América Portuguesa do século XVIII, San Pablo, Companhia das Letras, 2007, p. 43.

537 “Do que acabo de escrever já se deduz que continuo a pensar que a chave interpretativa que este libro fornece pode servir a historiografía brasileira, sem querer obrigar –o que seria grave- à ocutação da violencia colonial. Ou dito de outra forma, sem sequer impedir a consideração da diferença entre (uma entidade indefinida a que alguns historiadores chaman) ‘colonos’ (i.e. colonizados, vítimas da colonição) e (outra a que sos mesmos chamam) ‘reinós’ (i.e. colonizadores, agentes beneficiarios da colonição). (..) Mas, a pesar das tensôes, desigualdades e espoliação entre uns e outros, eles conviveram, uns e outros, nessa sociedade hierarquizadea, fundada na desigualdade e non privilégio, internamente dominadora e marginalizadora, que foi a sociedade corporativa; no seio da qual uns explotaram tranquilamente os outros, os segregaram e dominaran, os silenciaram e gozaram com o seu silêncio”, Hespanha, António, “Depois do Leviathan, entrevista a António Hespanha, de Pedro Cardim”, Análise Social, Vol. 46, 2011, p. 438.

538 Clavero, Bartolomé, “Gracia y derecho entre localización, recepción y globalización (lectura coral de Las Vísperas Constitucionales de António Hespanha)”, Quaderni Fiorentini per la Storia del Pensiero Giuridico Moderno, N° 41, 2012, p. 767.

539 Hespanha, “Depois do Leviathan…”, op. cit., p. 436.

540 Mercado Reynoso, Tierras en nombre del rey…, op. cit., p. 245.

541 Mannoni, Stefano y Manuel Martínez Neira, “Presentazione. Percorsi del centralismo borbonico in Francia e Spagna nel XVIII secolo”, Quaderni Fiorentini Per la Storia del Pensiero Giuridico Moderno, N° 26, 1997, p. 12.

542 Un mayor desarrollo de la cuestión, en Mercado Reynoso, Tierras, Cosas, Consuetudes…, op. cit.

543 Oexle, Otto, “Vom ‘Staat’ zur ´Kultur´des Mittelalters. Problemgeschichten un Paradigmenwechsel in der deutschen Mittelalterforschung”, en Natalie Fryde, Pierre Monet, Otto Oexle y Leslek Zugner (Coords.), Die Deutung der mittelalterlichen Gesellschaft in der Moderne. L’imaginaire et les conceptions modernes de la société médievale, Göttingen, Vandenhoeck & Ruprecht, 2006, p. 15.

544 Góngora, Mario, El Estado en el Derecho Indiano. Época de fundación: 1492-1570, Santiago, Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales, Universidad de Chile, 1951, p. 152.

545 Juan Gregorio Bazán de Pedraza (III) nació en La Rioja en 1634 y murió en Paraguay en 1713. Representa el hacendado y encomendero más importante de la jurisdicción del Tucumán instituyendo dos mayorazgos a principios del siglo XVIII. Ejerció el cargo de Gobernador del Paraguay. Al respecto, ver Mercado Reynoso Tierras en nombre del rey…, op. cit., y “La producción textil en una Hacienda colonial…” op cit.

546 Bagú, Sergio, Economía de la sociedad colonial: ensayo de historia comparada de América Latina, Buenos Aires, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1992, p. 15 (1° ed., 1949).

547 Puiggrós, De la colonia a la revolución…, op. cit., p. 23.

548 Para una definición de la expresión “ordo toledano”, como conjunto de dispositivos normativos que emitió el virrey Francisco Toledo, remítase a Mercado Reynoso Tierras en nombre del rey…, op. cit.. Otros autores interpretan este orden legal impuesto por Toledo como “interlegalidad andina colonial”, véase a Jurado, María Carolina, “Tejiendo lealtades en Charcas. El segundo juez de visita y composición de tierras en la trama de la dádiva virreinal, 1594-1600”, Histórica, XLI.1, (pp. 11-42), 2017, p. 26.

549 Romano, 1983: 23. “Séame permitido, por lo tanto, precisar qué es lo que entiendo por feudalismo. Diré antes que nada que, para mí, se trata de un modo de producción (pero esta expresión no me liga automáticamente y por completo al pensamiento de Karl Marx [porque] no existe ningún monopolio de las palabras!). Un modo de producción en el cual; a) la propiedad de la tierra se adquiere prevalentemente mediante un acto de donación por parte del soberano o pura y simplemente » a través de la ocupación abusiva. Y b) la "…obligación impuesta al productor por la fuerza e independientemente de su voluntad, de cumplir ciertas exigencias económicas de un señor, ya cobren éstas la forma de servicios a prestar o de obligaciones a pagar en dinero o en especie… Estos dos factores están acompañados de una situación de prevalente economía natural”, Romano, Ruggiero, “Entre la encomienda castellana y la encomienda indiana: una vez más el problema del feudalismo Americano (siglos XVII-XVIII)”, Anuario del IEHS, N° III, 1988, pp. 1-31.

550 Mercado Reynoso, Adrián, Tierras, cosas, consuetudes…, op. cit., p. 83.

551 Para una etimología del concepto “mercedero”, véase Mercado Reynoso, Tierras, Cosas, Consuetudes…, op. cit., p. 76.

552 En mi tesis doctoral discuto la cuestión administrativa colonial al describir las concesiones de tierras realengas en una jurisdicción tucumana y el encuadramiento teórico e imperial del dador del bien territorial y el procedimiento que el derecho indiano preveía: petición, verificación de la condición de vecino, concesión, pago del gravamen de la media anata a la caja real, puesta en posesión ritual y con testigos. Véase Mercado Reynoso, Tierras en nombre del rey…, op. cit.

553 Un análisis más atento de los informes de visitas de 1607 en los “partidos” de Londres y La Rioja sacan a la luz de castigos de encomenderos a indios encomendados tales como cortes de oreja, nariz, “desgarramiendo” del tendón de un pie, azotes, abusos sexuales, etc., en Archivo General de Indias, Escribanía de Gobierno, ES 41091. AGI/20.76/, en Mercado Reynoso, “La producción textil en una Hacienda colonial…”, op. cit. Igualmente expediente del oidor Lujan de Vargas en la visita de 1693 a la jurisdicción de Córdoba del Tucumán en el que establece condenas a los administradores de la encomienda de Pichanas y Tulián y ordena la destrucción de instrumentos de castigo y tortura, sugiere evidencia de justicia privada propia de los encomenderos sobre la población indígena encomendada. Ver Archivo General de Indias, Escribanía de Cámara, 864ª, pieza 9, f.97.

554 Bloch, Les caractères originaux…, op. cit., p. 193.

555 Véase Serrano Radonett, Jorge, La sangre de un conquistador, Buenos Aires, Dunken, 1997.

556 Duby, Georges, Los tres órdenes o Lo imaginario del feudalismo, Madrid, Taurus, 1992, p. 19.

557 Felipe Guamán Poma de Ayala, Nueva Crónica… f.471, tomo II, página 359, versión 2008, FCE, Lima, ed. y prólogo de Franklin Pease y traducción de Jan Szeminsky.

558 Mayer, David, “Trotzige Tropen – Kämpferische Klio. Zu marxistisch inspirierten Geschichtsdebatten in Lateinamerika in den ‚langen 1960er’ Jahren in transnationaler Perspektive”, Tesis de Doctorado, Universidad de Viena, 2011 (disponible en http://othes.univie.ac.at/16925/yhttp://othes.univie.ac.at/16925/1/2011-09- 01_9404557.pdf)

559 Titulada “ ¿Modos de producción intelectual? El debate latinoamericano de Modos de Producción en su tejido de contextos y referencias”.

560 Marx, Karl, Formaciones económicas precapitalistas, Prólogo de Eric J. Hobsbawm, Platina, Buenos Aires, 1966.

561 Garavaglia, Juan Carlos, “Un modo de producción subsidiario: la organización económica de las comunidades guaranizadas durante los siglos XVII y XVIII en la formación regional altoperuana-rioplatense”, en Assadourian, Carlos Sempat; Cardoso, Ciro F. S.; Ciafarini, Horacio; Garavaglia, Juan y Ernesto Laclau, Modos de producción en América Latina, Córdoba, Pasado y Presente, 1973. Además Garavaglia en Mercado interno y economía colonial (México, Grijalbo, 1983), introduce la renta de la tierra feudal, que remite a Peter Kriedte, Spätfeudalismus und handelskapital: Grundliniemder Europäischen Wirtschaftsgeschte von 16 bis zun Augang des 18 Jarhbunderts, Göttingen, 1980 (traducido al español como Feudalismo tardío y capitalismo mercantil, Barcelona, Crítica, 1989), para quién “el capitalismo comercial (generado por la dinámica de la manufactura y el comercio) se transforma en capital inmobiliario (y) en la renta que producían se unían en un tejido inextrincable la renta del suelo capitalista con elementos de la renta feudal”, en Kriedte, Peter, Feudalismo tardío y capital mercantil: líneas maestras de la historia económica europea desde el siglo XVI hasta finales del XVIII, Barcelona, Planeta, 1994, p. 34.

562 García Linera, Álvaro, La potencia plebeya: acción colectiva e identidades indígenas, obreras y populares en Bolivia, México, Siglo XXI Editores - CLACSO, 2015, p. 25.

563 Noejovich, Héctor, “La noción abstracta de propiedad en América: una visión desde Los Andes”, Derecho, N° 56, 2003, pp. 54

564 Cardoso, Ciro Flamarión, “Sobre los modos de producción coloniales en América Latina”, en Assadourian et al, op. cit., pp. 135-161.

565 Garavaglia, “Un modo de producción subsidiario…”, op. cit.

566 Mercado Reynoso, “La producción textil en una Hacienda colonial”, op. cit.

567 Góngora, Mario, El Estado en el Derecho Indiano…, op. cit.

568 Mercado Reynoso, Adrián, Y el inca volverá: indios insurgentes y calceteros en el periodo de la desintegración étnica en el sud calchaquí, siglo XVII, La Rioja, Imprenta del Estado y Boletín Oficial, 2011.

569 “Las tribus de los estados antiguos estaban constituidas de dos maneras: sobre la base de relaciones de parentesco o sobre la base de la ocupación del suelo. (…) Las dificultades que encuentra la comunidad sólo pueden provenir de otras comunidades, que ya han ocupado esa tierra o que molestan a la comunidad en su ocupación. La guerra es entonces la gran tarea común, el gran trabajo colectivo, necesario para ocupar las condiciones objetivas de la existencia vital o para proteger y eternizar la ocupación de las mismas.”, Marx, Carlos, Formas… (1858), citado en Godelier, Un dómaine contesté…, op. cit., edición en español publicada en Barcelona por Anagrama, p. 22.

570 Remedi, Fernando, “La ‘primavera renovadora´ argentina a escala local: Ceferino Garzón Maceda y los estudios históricos sobre la sociedad y la economía en Córdoba, Argentina”, História da Historiografia, N° 22, 2016, pp. 79- 96.

571 Si debiéramos describir sucintamente aquí tres haciendas de fines del siglo XVII y comienzos del XVIII tucumanos como las de Yavi, de Fernandéz-Campero (Jujuy y Tarija), San Sebastián de Sañogasta, de Brizuela y Doria (La Rioja) o el Vínculo de Anillaco, de Bazán de Pedraza (Catamarca y La Rioja) tenemos a tres señores que tienen la suma de intensidades apropiativas: dueños de la tierra y del trabajo forzado de miles de indígenas, compran cargos, pagan castellanos para los fuertes empalizados, y son comerciantes y gobernadores, erigen mayorazgos y capellanías, compran títulos nobiliarios como el de marqués de Toxo, etc. ¿son capitalistas? La respuesta negativa tal vez las encontremos en un producto clásico de sus haciendas: un lote de dos mil mulas mansas de un “arreo” no son productos de “su” empresa haciendal aunque se críen en sus predios y corrales: son de un conglomerado de propietarios y pequeños propietarios, parientes, indios amigos, arrieros, deudos, etc. del cual el señor, financista y facilitador, debe garantir su pago y devolver proporcionalmente los aportes iniciales de la partida y cuyo pago será al retorno del año siguiente. No hay salario, no hay renta diferencial en ese producto de una mula mansa de dos años que vale 5 pesos, el equivalente a un jornal de un indígena concertado a fines del SXVII. Véase, para estos tres casos, entre otros a Boixadós, Roxana, “Transmisión de bienes en familias de elite. Los mayorazgos en La Rioja colonial”, Andes, Antropología e Historia, N° 10, 1999, pp. 51-78; Coghlan, Eduardo, “Los Brizuela y Doria”, Genealogía, N° 4, 1965, pp. 19-23 y Santamaría, Daniel, Memorias del Jujuy colonial y del Marquesado de Tojo, Sevilla, Universidad Internacional de Andalucía, 2001.

572 Fradkin, Raúl y Garavaglia, Juan, La Argentina colonial, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2009, p. 39.

573 Garavaglia, Juan, “La guerra en el Tucumán Colonial: sociedad y economía en un área de frontera (1660-1760)”, en HISLA, Revista Latinoamericana de Historia Económica y Social, IV, Lima, 1984, pp.20-34.

574 Juan Carlos Garavaglia obtuvo en el año 2008 un prestigioso premio: un Advanced Grant del European Research Council, que le permitió llevar adelante y dirigir, entre ese año y 2013, el proyecto State Building in Latin America, que tuvo por marco institucional la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Table des illustrations

Titre Gráfico 1: Feudalismo en América Latina y La Rioja
Crédits Fuente: Elaboración propia en base a M. Carmagnani, La América Latina dal 500 ad oggi…, op. cit. y A. Mercado Reynoso, Tierras…, op. cit.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/3949/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 37k

Auteur

Departamento de Humanidades, Universidad Nacional de La Rioja

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search