Version classiqueVersion mobile

Mujeres y Política en Chile

 | 
Manuel Loyola Tapia
, 
Ana Gálvez Comandini
, 
Rolando Álvarez Vallejos

El hispanismo en las mujeres chilenas: las influencias franquistas en la Secretaría Nacional de la Mujer (Chile 1973-1989)

Francesca Grez Cook

Texte intégral

  • 514 La lista de trabajos sobre el período es amplia, por lo cual se mencionarán algunos correspondiente (...)
  • 515 Revisar los planteamientos presentes en Verónica Valdivia, “ ¡Estamos en guerra, señores!. El régim (...)
  • 516 El término régimen comunicativo fue uritliza por Brunner para referirse a que cada sociedad configu (...)
  • 517 Ibid., pág. 545.
  • 518 Para más detalles sobre el discurso franquista y el modelo de mujer: Gallego, María Teresa. Mujer, (...)

1Los trabajos historiográficos referidos al período de la dictadura cívico-militar chilena (1973-1990) se han centrado, por lo general, en la represión desatada contra los sectores populares, la izquierda y otras fuerzas de oposición, la violación de Derechos Humanos (DDHH) y el exilio. En esos estudios se ha planteado como eje central la discusión en torno a la presencia de mecanismos políticos tradicionales, la tradición democrática nacional, su supresión y la vida clandestina. Otro grupo importante de trabajos ha girado en torno a los grandes procesos políticos y económicos, con especial énfasis en la implementación del modelo neoliberal y la reestructuración institucional, destacando en este ámbito, los referidos a la Constitución de 1980, la regionalización del país, la municipalización y el modelo económico neoliberal514. Últimamente, han aparecido estudios portadores de una nueva mirada sobre el período, centrándose en las relaciones que estableció el régimen con el pueblo para legitimarse y obtener su apoyo515. Estos trabajos han centrado su interés en las instituciones del gobierno y su relación con la base social. Siguiendo la tercera línea mencionada, se puede establecer que, a partir del 11 de septiembre de 1973 se realizaron variados esfuerzos por legitimar lo ocurrido por medio de la difusión de un discurso identitario dirigido a la población nacional para instaurar un nuevo “régimen comunicativo”516. Concepto que, en términos generales, se refiere a la particular forma de comunicación institucional, con valores, ideales y acciones de carácter autoritario, liberal y discursivo, que difería del periodo anterior. La instauración de esta nueva mirada interpeló a diversos actores tales como políticos, católicos, nacionalistas, trabajadores, juventud, clase media y mujeres. Siendo estas últimas un pilar estratégico para el nuevo orden que se desarrollaría. En dicha línea, el trabajo de Giselle Munizaga y Lilian Letelier propone que la abundante producción discursiva que realizó el régimen militar para interpelar a las mujeres expresa el esfuerzo desplegado por el gobierno para definir una identidad y una visión del mundo para con ellas que fuera congruente con el orden autoritario, así como la necesidad de acatamiento y control general necesario para su funcionamiento: “la mujer es un sector estratégico especialmente significativo. El gobierno evalúa en forma positiva el potencial de disciplinamiento social y de retraimiento político lograble a través de este grupo. La mujer, sobre todo la madre, actúa como caja de resonancia de los valores autoritarios en el seno familiar […]. Para el gobierno la mujer es un sector estratégico por su especial sensibilidad a los discursos de orden”517, por lo que promueve, de esta forma, la imagen de madre y voluntaria518.

  • 519 Los principales trabajos referidos a los valores femeninos trasmitidos durante el período son: Andr (...)
  • 520 Diana Veneros, Mujeres y dictadura, en, encontrado en Javier Maravall, op. cit., pág. 61.

2Diversos trabajos519 referidos al período han concluido que este dispositivo de dirección moral e intelectual ensalzó a las mujeres como pilares de la reconstrucción nacional, exaltando las funciones y roles sociales que le eran propios en el sistema social de aquel momento. En ese intento de generar un retorno a los valores tradicionales, se hizo necesario la orientación del discurso y la práctica de las mujeres hacia la importancia de la recuperación de sus roles de esposas y madres. Como proponen los trabajos al respecto, este mecanismo se institucionalizó públicamente como política en el discurso público, mediante la perpetuación de un sistema de subordinación y dependencia, que relegaba a la mujer al espacio privado y doméstico. Como bien afirma la historiadora Diana Veneros, el golpe militar provocó un cambio estructural que marcó una nueva tendencia en la evolución de la mujer en Chile: “se genera un discurso represivo cuyo objetivo es producir ciudadanos para una patria depurada en la que se recuperan los valores de orden, familia y religión”520. Contrario a lo que se podría imaginar, y pese al marcado discurso conservador, la mujer no fue removida por completo de la esfera pública, es más, se incentivó su participación política por medio de la acción social y la inscripción de voluntarias en las instituciones oficiales como CEMA Chile, Secretaría Nacional de la Mujer (SNM), Fundación Nacional de Ayuda a la Comunidad (FUNACO) y otras organizaciones de caridad dirigidas por Lucía Hiriart y/o esposas de altos funcionarios del mundo castrense. Todas ellas replicaron una misma imagen de mujer, esposa y madre similar al modelo promovido por la España franquista. Del mismo modo, Pinochet designó varias figuras femeninas en puestos de poder, particularmente en alcaldías y en órganos oficiales como SNM.

  • 521 Qué Pasa, Santiago, 23 de julio de 1981, pág.17. Mayores detalles del mercado vinculado a la sexual (...)

3Junto a la ambigüedad en torno a la participación dentro de la esfera pública y privada, otros estudios más recientes han focalizado su atención en la mantención y profundización de algunas tendencias más liberales existentes al momento del golpe. Los cambios ocurridos a nivel planetario hicieron imposible la completa restauración conservadora profesada por algunos ya que, a fines de los ´70 y comienzos de los ´80, Chile experimentaba una explosión de nuevas temáticas en la vida cotidiana tales como las discusiones en torno a la anticoncepción, el aborto, la sexualidad, la inserción laboral y educacional. Aparecieron así programas televisivos como “El Festival de la Una” de Televisión Nacional, el cual elegía su “Chica del mes” quien desfilaba en traje de baño o la “Vedetón” de la Teletón en 1978, en el que diversas vedettes presentaban un número de entretención. En televisión abierta se mostraba mujeres ligeras de ropa, aparecían las entrevistas a las vedettes y concursos de trajes de baños. Otra autorización realizada por el régimen que también sorprendió fue el lanzamiento del diario La Cuarta. Creado en 1984, dicho medio incorporó imágenes de mujeres semidesnudas. De manera paralela, se instalaron diversos “topless” y “cafés con piernas”, todos con permisos otorgados por las municipalidades521.

4Parece insólito que un régimen que se declaraba defensor de la moral y las buenas costumbres autorizara la existencia de programas televisivos, prensa escrita y locales de entretención que exhibía cuerpos femeninos casi desnudos. Situación que atentaba claramente contra el discurso moralizador de instituciones como SNM, CEMA-Chile y FUNACO, pero que fueron permitidas por el oficialismo. En este sentido, es posible decir que el gobierno tuvo una política sectorial contradictoria, pues en términos discursivos alentaba una imagen de mujer hogareña, madre y esposa que fuera leal a la patria y a la tradición católica-conservadora proveniente del modelo hispanista, pero a la vez permitió la proliferación de otras manifestaciones que atentaban contra dicha imagen discursiva. Dicha ambivalencia se podría comprender debido a la existencia de diversas miradas ideológicas al interior del propio régimen, así como a la coexistencia –no siempre pacífica- de afanes moral-religiosos y económicos.

  • 522 Para mayor detalle revisar los trabajos de Huneeus, Carlos, El Régimen de Pinochet. Santiago de Chi (...)
  • 523 Ibid.

5Los trabajos historiográficos referidos a las influencias ideológicas de la dictadura militar han establecido la existencia de una diversidad de corrientes dentro del gobierno. Por lo general, se ha distinguido facciones del nacionalismo-alessandrista vinculada a los valores católico-conservadores, un sector castrense identificado con la Doctrina de Seguridad Nacional y las estrategias contra-subversivas, los civiles nacionalistas, los grupos neoliberales que estudiaron en el extranjero e insertaron las ideas a través de los Chicago Boys, como también una vertiente corporativista, encarnada en la imagen de Jaime Guzmán, que promovía una nueva manera de participación política. Los estudios han propuesto que estas vertientes no siempre encarnaron un discurso común, y en algunos casos, establecieron elementos disímiles e incluso opuestos entre sí522. Sin embargo, se ha concluido que a partir de los años 1978-1979, cuando el régimen consolidó el proyecto neoliberal como base fundamental de su quehacer, se estableció una unificación de criterios que se plasmó en las actividades desarrolladas por las distintas instituciones y organizaciones favorables al gobierno523. Los estudios han permitido caracterizar la heterogeneidad existente al interior del régimen. En gran parte de la producción historiográfica se han investigado las fuentes ideológicas nacionales tales como gremialistas, neoliberales y alessandristas, dejando de lado las influencias externas que pudiesen haber experimentado la creación y desarrollo del periodo. Estudiar los referentes ideológicos extranjeros que conformaron parte de la producción discursiva realizada por el régimen parece ser clave para entender cuál era la definición de identidad y cosmovisión que se quería trasmitir y refundar en la sociedad chilena.

  • 524 Del Arenal, Celestino, Política exterior de España hacia Iberoamérica, Editorial Complutense, Españ (...)
  • 525 Jara, Isabel, "La ideología franquista en…”, op. cit. pág. 233.
  • 526 Ibíd. pág. 234.
  • 527 Huneeus, El régimen de Pinochet…, op. cit., págs. 357-370.

6Considerando lo anterior, destacan algunos trabajos que han buscado los referentes internacionales que se utilizaron para la creación discursiva e identitaria nacional en torno a la idea de lo Hispánico. Con respecto a las relaciones internacionales entre España y Chile, los estudios que abordan el periodo no han centrado mayormente la atención en la cooperación institucional, sino más bien han recogido la política hispanoamericana de España. El trabajo de Celestino del Arenal formula que, durante el régimen franquista, la política Iberoamericana, en particular “el hispanoamericanismo, de cuño conservador y hegemónico, conocerá su definitiva reafirmación y radicalización en torno a la idea de Hispanidad de Ramiro de Maeztu”524. Si bien el término Hispanidad es de larga data, en este trabajo se aborda como la política del gobierno franquista hacia América Latina en la inmediata postguerra civil española y en particular, durante el régimen de Francisco Franco, convertido en arma de combate ideológico durante dicha guerra. Del Arenal plantea que la política desarrollada por el franquismo tuvo como finalidad convertirse en un modelo a seguir en el nuevo continente en el que debía primar el anticomunismo, el catolicismo conservador y la expansión imperial de la fe, siendo su primera estrategia la penetración cultural. Otra investigación muy interesante es el de Isabel Jara, quien examinó la función de algunos elementos ideológicos del franquismo en la legitimación de la dictadura en Chile525. Esta autora afirma que la España franquista tuvo una importancia simbólica para Pinochet y el régimen militar chileno pues, al proponerse la refundación de Chile utilizó como elemento legitimador el discurso hispanista. Para trasmitir este discurso, desde un terreno cultural, destaca la labor antes realizada por la “embajada española, la que se encargó de la diplomacia cultural franquista, estableciendo los contactos personales e institucionales, becando a esos y a otros intelectuales, y organizando actividades. El órgano que la relevó en esa tarea desde 1948, el Instituto de Cultura Hispánica en Chile o Instituto Chileno de Cultura Hispánica (IchCH), filial del Instituto de Cultura Hispánica español (ICH) y dirigido por los intelectuales ya mencionados, contribuyó a consolidar y a prestigiar el pensamiento hispanista de factura nacional, “despolitizándolo” y purgándole sus más evidentes resabios franquistas […]. Así pues, un “constructo” ideológico de primera hora de la dictadura española, renovado después con las teorías jurídicas tardofranquistas, se proyectó en la legitimación ideológico-cultural de la dictadura chilena casi cuarenta años después. La “Hispanidad” pudo mantenerse como uno de los sustratos ideológicos de la derecha y reaparecer en gloria y majestad tras el golpe militar, al punto que la Declaración de Principios de la Junta de Gobierno Militar de Chile (1974), rechazó la solución marxista, entre otras razones, porque contradecía “nuestra tradición cristiana e hispánica. Ejemplo claro de ello fue la gira a España realizada por Carmen Grez y Gisela Silva Encina, pertenecientes a la SNM. De esta forma, el constructo ideológico de la dictadura española, renovado durante el periodo tardo-franquista, se proyectó en la legitimación ideológico-cultural de la dictadura chilena casi cuarenta años después”526. La historiadora propone que los valores e ideales de “Hispanidad” estuvieron presentes en Chile mucho antes que pudiesen llegar a cristalizarse en instituciones oficiales. Otro estudio que desarrolló la hipótesis de la similitud entre el régimen de Pinochet y Franco fue el de Carlos Huneeus, quien establece que el franquismo actuó como uno de los principales referentes al interior de algunos sectores de la derecha chilena. Su trabajo se centró en las acciones e ideales de la Secretaría de la Juventud y el Frente Juvenil de Unidad Nacional, dos organizaciones que, a opinión del autor, fueron inspiradas abiertamente en el Frente de Juventudes de la Falange Española527. Resulta interesante ampliar esta investigación e introducir otras instituciones en las que se podría vincular el régimen chileno y el español. Al buscar otros sectores e instituciones que pudiesen tener conexiones ideológicas con el modelo franquista, llama la atención la gran semejanza discursiva que se puede establecer entre la imagen de mujer en España y Chile. Es debido la gran similitud con el franquismo, que este trabajo se centrará en la influencia que tuvo el sector hispanista en la construcción del discurso dirigido hacia dicho sujeto social.

  • 528 Organismo asesor de gobierno para la elaboración y ejecución de planes y políticas relativas a la i (...)
  • 529 Organismo fundado en 1934 como la rama femenina del partido político Falange Española y se disolvió (...)

7Ahora bien, al ser el régimen una conjugación de intereses (castrenses, neoliberales y nacionalistas) que se unieron para refundar Chile, pero sin dejar de lado sus propósitos particulares, es que se puede identificar un reparto de los roles doctrinarios y asistencialistas entre las instituciones destinadas a la mujer. Por un lado, los grupos más politizados como los alesandristas, nacionalistas y sectores franquistas se abocaron a la tarea del adoctrinamiento político en la SNM, mientras que los sectores desarrollistas, vinculados al mundo militar, se enfocaron en las tareas de ayuda directa en el voluntariado y CEMA-Chile. Es debido a la presencia estratégica de los sectores vinculados al hispanismo en la Secretaría Nacional de la Mujer (SNM)528, que cobra importancia focalizar el estudio en su conexión con la Sección Femenina española529.

8A partir de los planteamientos anteriores, Vanessa Tessada publicó un artículo titulado “La SNM y la Sección Femenina: ecos hispanistas en la dictadura militar chilena (1973-1990)” en el cual se realiza una comparación entre el discurso de género divulgado por la SNM en Chile y el Frente Femenino en España. Si bien el artículo hace algunas referencias a las similitudes observadas en la institucionalidad, corresponde a un trabajo de carácter descriptivo de las acciones que realizaban ambas organizaciones y el discurso que promovían. Hace falta incluir referencias directas en torno al contacto evidente entre ambas instituciones, tales como las conexiones personales e influencia institucional entre ambas.

  • 530 Es necesario precisar que esta propuesta difiere de aquellas interpretaciones, como la de Huneeus, (...)
  • 531 Hermana de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española, ambos eran hijos de Migue (...)
  • 532 Opazo, Héctor, Los actores no gubernamentales españoles ante el régimen militar de Augusto Pinochet (...)

9Considerando lo dicho, el presente escrito estudiará las influencias realizada por la Sección Femenina (SF) española (institución dedicada a las mujeres en la España franquista) en la creación de la Secretaría Nacional de la Mujer (SNM)530. Si bien el trabajo se centra en las organizaciones institucionales de carácter oficial de ambos regímenes, cabe desatacar que se focalizará en el estudio de individuos particulares los cuales son los actores que nutrirán la organización oficial. Para ello, parece importante revisar las relaciones diplomáticas y de cooperación que las instituciones oficiales de mujeres sostuvieron con la presidenta del Frente Femenino español, Pilar Primo de Rivera531 y su participación en instancias internacionales como también las redes de amistad entre mujeres de ambos países. En este sentido se propone que existió cooperación y relaciones previas de carácter privada, ideológica y valórica que sirvieron de base para la cooperación oficial. Se estudiarán actores nacionales, pero que tienen una vertiente exterior o participan de redes transnacionales que los hace ser internacionales, es decir, se trata de actores sociales nacionales y locales (que actúan, deciden y participan en Chile o España respectivamente), los que en algunas ocasiones participan en redes transnacionales. Como planteó Héctor Opazo, respecto a una temática similar de cooperación de ONG, “lo importante del caso es que las redes transnacionales vinculan entre sí a diversos tipos de actores sociales dedicados a una amplia gama de formas y propósitos de acción social y, al hacerlo, atraviesan fronteras nacionales; de allí precisamente el uso del calificativo transnacional532.

  • 533 Las entrevistas fueron realizadas por la autora de este escrito durante el año 2013 a tres integran (...)

10Para realizar lo anterior, este escrito pretende, por medio del análisis de fuentes escritas de Chile y España (periódicos, declaraciones, documentos ministeriales, boletines, entre otros) y fuentes orales nacionales (entrevistas a ex integrantes de las instituciones chilenas533), establecer las relaciones de colaboración entre ambas organizaciones destinadas a la mujer, más allá de una comparación institucional y discursiva.

Colaboración ideológica e institucional

  • 534 Jara, op. cit., pág. 235.
  • 535 Declaración de Principios 1974, op. cit. pág. 1.

11A partir del 11 de septiembre de 1973 las relaciones diplomáticas de Chile se modificaron. Mientras que algunos países condenaron lo ocurrido y los lazos se enfriaron, otras naciones apoyaron el nuevo régimen y fortalecieron sus conexiones institucionales, económicas e ideológicas. Diversos trabajos han planteado que la España de Franco tuvo, sin duda, una importancia simbólica para el régimen pinochetista. Los estudios de Isabel Jara han demostrado que “en tanto se propuso “refundar” la cultura chilena tanto como el Estado, apeló, entre otros recursos legitimadores, al pensamiento tradicionalista español y, específicamente, al discurso hispanista conservador”534. Desde el principio el régimen de Pinochet propuso defender los valores tradicionales y con ello, hizo referencia abierta al legado hispano, tal como quedo plasmado en la Declaración de Principios “la alternativa de una sociedad de inspiración marxista debe ser rechazada por Chile, dado su carácter totalitario y anulador de la persona humana, todo lo que contradice nuestra tradición cristiana e hispánica”535

  • 536 Revista fundad en 1932 por el Centro de Estudios Religiosos y de la cual Eyzaquirre ejerció la Secr (...)
  • 537 Eyzaguirre, Roa, Philippi, y Vives pertenecieron a una nueva generación, educada en los principios (...)
  • 538 Sacerdote que fundó la Liga Social en 1932, con la intención de difundir la Doctrina Social de la I (...)
  • 539 Jaime Eyzaguirre nació en 1908 en el seno de una familia profundamente católica y perteneciente a l (...)
  • 540 Fue un sacerdote católico, filósofo y teólogo chileno que vivió en España entre 1940- 1952. Fue ase (...)
  • 541 Jara, op. cit., pág. 235.
  • 542 Para más información ver Instituto Chileno de Cultura Hispánica, Tercera Memoria 1953- 1955, Santia (...)
  • 543 Sara Phillipi Izquierdo, nacida el 21 de agosto de 1919, hija de Julio Phillipi Bihl y de Sara Jenn (...)
  • 544 Amelia Allende González fue directora de la Secretaría Nacional de la Mujer en 1981 y estuvo a carg (...)
  • 545 Delegada provincial de la Región del Bío-Bío de la Secretaría Nacional de la Mujer en 1976.
  • 546 Participó del Círculo de Cultura Hispana en Chile, dictó conferencias tituladas “Legislación, y obr (...)
  • 547 Historiadora, nieta de Francisco Encina, participó de la Junta Directiva de IchCh, dictó cursos org (...)

12Como propuso la autora, el traspaso ideológico que constituyó el pensamiento chileno católico-corporativista se realizó a partir de los años treinta en base a la revista Estudios536 en el cual aportaron diversos personajes del mundo intelectual chileno como Armando Roa, Julio Philippi537, Fernando Vives538, el historiador Jaime Eyzaguirre539, el literato Roque Esteban Scarpa y el filósofo Osvaldo Lira540. Ahora bien, “este grupo, desatendiendo el rendimiento político inmediato buscado por el régimen español, optó deliberadamente por divulgar sus valores en la forma de proyecto cultural y no de partido, conscientes que ello implicaba una apuesta a largo plazo541 Para realizar dicho proyecto, fue la Embajada española la que se encargó de la diplomacia cultural franquista, estableciendo los contactos personales e institucionales, becando a estos y a otros intelectuales, y organizando las actividades. A partir de 1948, el Instituto Chileno de Cultura Hispánica (IchCH) fue el órgano encargado de la tarea anterior. Como demuestran sus memorias del año 1955 su labor era difundir ciertos valores comunes por medio de conferencias, cursos, foros, biblioteca, charlas y becas. Dos hitos llaman la atención pues demuestran la conexión directa entre las chilenas y la SF española, particularmente Delegada Nacional, Pilar Primo de Rivera. La feria de exposición de productos españoles542 donde el “Circulo Femenino Isabel La Católica” se hizo cargo del montaje y funcionamiento de los stands de artesanía de la Sección Femenina española, y la conmemoración del día de la Hispanidad de 1953 momento en el cual la Presidenta del Círculo Femenino hizo entrega al Vicario General Castrense de una mantilla para la Virgen del Carmen de Maipú enviada por Rivera quien en 1955 fue reconocida por medio de un Diploma como miembro de Honor del Instituto. Participaron de ella Sara Philippi543, Amelia Allende González544,Gilda Pandolfi de Semertza545, Alicia Gutiérrez Lea-Plaza546 y Gisela Silva547, todas ellas, más adelante, fueron parte de las instituciones femeninas chilenas.

  • 548 El Instituto de Cultura Hispánica fue fundada el 18 de abril de 1947 y correspondió a la institució (...)
  • 549 Pilar Primo de Rivera, Recuerdos de una vida, Madrid, Dyrsa, 1983, pág. 57.
  • 550 Ibid., pág. 58.
  • 551 De la Asunción Criado, Ana, El folclore como instrumento político: los Coros y Danzas de la Sección (...)

13Por su parte, la España franquista buscó estrechar los lazos entre ese país y el continente Hispanoamericano a través del Instituto de Cultura Hispánica (ICH)548 que buscaba conformar una Comunidad Hispánica de Naciones, fundada en esos principios que aspiraba a liderar España en su objetivo por superar el bloqueo diplomático por medio de la conexión directa de personas en becas, estudios, publicaciones, charlas y giras para promover un pensamiento católico e hispanista. En dicha tarea, tuvo un rol importante la Sección Femenina española, la cual organizó, durante los años ´40, diversas giras por los países hispanoamericanos del grupo “Coros y Danzas” de la organización. Un grupo de baile y canto tradicional de España que presentaba funciones en las diversas sedes de los Círculos Hispanos en Latinoamérica. Las presentaciones folclóricas comenzaron a realizarse en 1948 y quienes participaban de ellas lo hacían sin remuneración. Tal como manifestó Pilar Primo de Rivera “por supuesto que en estos desplazamientos nadie cobraba nada, y lo que se recogía de las entradas iba a parar a obras benéficas de instituciones en esos países, especialmente españolas: asilos, hospitales, residencias de ancianos, casas de misericordia”549. Dichas giras sirvieron para afianzar las relaciones bilaterales, pero, además, fortalecer y difundir los principios ideológicos del Hispanismo y del régimen español ya que “en todas partes explicaba lo que hacía la Sección Femenina: nuestros servicios, escuelas, procedimientos para hacer mayor la eficacia y nuestra fidelidad a los principios políticos de José Antonio”550. El primer país en recibir su visita fue Argentina, desde donde iniciaron una gira por el continente, así, “los Coros y Danzas recorrieron el mundo en una misión más política que cultural, como propaganda del régimen y mensaje emotivo de España. Esta empresa acarreó sus éxitos en ciertas cuestiones como su intención de reavivar el concepto de Hispanidad y crear una comunidad de mujeres en torno a esta idea”551.

  • 552 Ibidem., pág. 55.
  • 553 Sección Femenina de Falange, “Folleto Labor realizada en 1951”, Madrid, 1952, págs. 12-14; AMAE R 3 (...)

14En 1951 se realizó el Congreso Femenino Hispanoamericano y de las Filipinas, celebrado en España, al que asistieron representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, España, Haití, Filipinas, México, Panamá, Puerto Rico, El Salvador, Uruguay, Paraguay, Perú y Venezuela552 Durante dos meses se presentaron 264 ponencias que se refirieron al rol de la mujer en la religión, en la familia, en las profesiones, en la educación física, en la educación para el hogar, en la política, en la comunidad social, en la sanidad, en el derecho, entre otros temas553. Este encuentro se trasformó en un hito ya que, a partir de entonces se fortaleció la construcción de la Comunidad Hispánica de Naciones, combinando la religión católica y la disciplina e ideario falangista. Se realizaron acuerdos entre los participantes, en base a una unión espiritual del catolicismo y una interpretación femenina de la hispanidad, como quedó estipulado en la Declaración de Principios firmada por las asistentes al cierre del Congreso, donde se planteó la importancia de la religión en la educación femenina, la indisolubilidad del matrimonio como unidad fundamental de la sociedad, el reconocimiento de las culturas aborígenes y la importancia del servicio y la integración religiosa y militante de la mujer en la sociedad. Del mismo modo, se realizó una descripción del ideario de “mujer hispánica" la cual debía mantener:

  • 554 “Conclusiones del I Congreso Femenino Hispanoamericano y de las Filipinas”, págs. 7 y 19, AGA, Dele (...)

“a) Justa apreciación de los valores esenciales de la pureza, la virginidad y la maternidad; b) Intransigencia para todo lo que atente contra la indisolubilidad del matrimonio; c) Clara conciencia de su misión, de su responsabilidad y de la jerarquía del hogar; d) Amor e inclinación hacia los deberes domésticos y capacitación para cumplirlos; e) Convicción firme de los valores siempre actuales de nuestra cultura, y fortaleza y decisión para defenderlos frente a su negación”554

  • 555 Titulada de Trabajo Social en 1945 y luego viajó a Bélgica y España para perfeccionarse. Participó (...)
  • 556 ABC, Sevilla, 13 de mayo de 1951, pág. 17.
  • 557 ABC, Sevilla, 09 de mayo de 1951, pág. 12.

15En el Congreso Femenino Hispanoamericano y de las Filipinas expusieron sus puntos de vista las chilenas como Josefa Torres de Oyarzún, Mercedes Ezquerra555, Consuelo Mannefranque con su ponencia “La mujer chilena en distintas profesiones”, Cecilia Izquierdo Besa con “La mujer en la industria chilena”, María Besa con “Corporación de Beneficencia de la Cruz Blanca”, Blanca Abac y María Luz Ossa de Ross con su trabajo titulado “Santa Teresita y sus obras”556 Junto con presentar sus ponencias, estas mujeres también se comprometieron a difundir los acuerdos convenidos, los cuales se basaron en los siguientes principios: “la familia tiene una misión permanente en la educación de la mujer, por razón de su destino familiar y de mujer cristiana, para realizar el mejor deber social en la familia, en que inicia su mejor preparación”557. Ellas volvieron a Chile con la intención de difundir los valores hispánicos tradicionales del catolicismo, el rol de la familia, los deberes del hogar y el rol educador de la mujer.

  • 558 Cabe destacar que la Escuela de Mayor de Mandos, institución que capacitaba a dirigentes femeninas (...)
  • 559 Entrevista realizada por la autora a Valdivieso, María Teresa 15-11-2013.

16Siguiendo los propósitos anteriormente mencionados, se fundaron los Círculos Culturales Femeninos Hispanoamericanos, los que funcionaron al alero de los Institutos de Cultura de cada país y se oficializó un sistema de becas de estudios universitarios financiados por la Sección Femenina, existentes desde 1948. En Chile, el Círculo Cultural se denominó, al igual que en otros países del continente, Círculo Femenino “Isabel la Católica” (1951)558, en conmemoración de los 500 años del nacimiento de la reina. Este funcionó dependiente al Instituto Chileno de Cultura Hispánica y sirvió para canalizar las postulaciones a las becas ofrecidas por Sección Femenina como también para generar actividades culturales para sus integrantes. Respecto a ello una integrante recuerda: “aquí el Círculo te hacía unos cursos durante todo el año de Literatura española, de Arte español y de Historia española, y entonces, te hacían esos cursos un día en la tarde y terminaba, tenías que dar examen”559

  • 560 Primo de Rivera, Pilar, Recuerdos de una vida…, op. cit., pág. 55.
  • 561 Las granjas-educativas correspondieron a sedes donde se formaban dirigentes para capacitar a la mas (...)
  • 562 “Condiciones de las Becas Otorgadas por la Sección Femenina de España”, AMAE Legajo R 5238 Exp. 15, (...)
  • 563 M. J. Figueroa, entrevista realizada por la autora en octubre de 2013.

17Las becas se otorgaban en Chile mediante un proceso de postulación individual realizada por la interesada para completar las 20 o 30 plazas anuales otorgadas para alumnas hispanoamericanas560. Las postulantes debían presentar un trabajo monográfico sobre alguna temática relacionada con España además de una evaluación realizada por la Directiva del Círculo a la cual pertenecía. Se financiaban cursos de seis meses y un año; dinero que cubría la manutención, alojamiento y traslados dentro de España, quedando excluido el vuelo intercontinental. Durante su estadía en España, las becarias concurrían a diversas actividades y cursos en la Escuela Mayor de Mandos y en la Granja-Escuela de Aranjuez561 como también a algunas sedes en Madrid y Barcelona. Allí se enseñaba Historia de España, Geografía de España, Literatura Española, Aritmética, Enseñanzas del Hogar, formación religiosa y formación política, así también participaban en visitas realizadas a las Escuelas de Hogar y las cátedras ambulantes562. Una de las becarias, M.J. Figueroa lo relató así: “fuimos nueve chilenas a escuelas para mujeres en una especie de servicio militar, en régimen de internado, a clases de folclore, política y cuanta cosa (...) y el fin de semana salíamos a conocer toda España”563. Las becas de estudio continuaron entregándose por medio del Círculo Isabel la Católica hasta la década de los años setenta, pero, con el pasar de los años, el régimen de internado ofrecido al inicio por la Sección Femenina fue cambiando a uno de estudios abiertos en los Colegios Mayores. Pese al cambio en la modalidad de los estudios, éstos siguieron dependiendo de Sección Femenina y mantuvieron algunos cursos básicos de carácter obligatorios: Política, administración del hogar, valores cristianos e hispanismo.

  • 564 "Cara al sol" era himno de la Falange española, compuesto en 1935 con música del maestro Tellería y (...)
  • 565 Valdivieso, op. cit.
  • 566 Tessada, Vanessa, “Fronteras de la Comunidad Hispánica de Naciones. El aporte de la Sección Femenin (...)

18Otra de las mujeres que obtuvo el beneficio para estudiar en España fue María Teresa Valdivieso, quien se tituló de Trabajo Social en 1973. Al comparar su vivencia con la experiencia de las becarias anteriores, sostuvo que la beca "tenía otro sentido, más allá de estudiar, era para generar un intercambio Hispanoamericano. Había una nave en donde había gente de México a Chile. Pero en cuanto a la vida yo no tuve que ni cantar el “Cara al sol”564 o el “Brazo en alto”. Nos dieron unas charlitas de lo que era Sección Femenina y otras cosas, pero no me adoctrinaron como a las otras”565. Al revisar la experiencia de distintas becarias se puede ver un cambio en los planteamientos iniciales pues, durante los primeros años los cursos, actividades y charlas estaban fuertemente ligadas con el régimen. Las becadas debieron alojar en internados, utilizar cierto código de vestimenta (falda gris o azul marino, blusa blanca y chaqueta azul)566, aprender los himnos franquistas y participar en actividades de la SF. Luego, en la década de los ´70 las actividades estaban más ligadas a estudios para obtener un título y, en ocasiones, visitas a instituciones de la Sección Femenina tales como Escuelas de Hogar y las cátedras ambulantes. Un sistema mucho más flexible, sin códigos de vestimenta o régimen de internado.

  • 567 Participó del CchCh, fue becaria de Sección Femenina en 1972 y volvió a fines de 1973 para particip (...)
  • 568 Militante nacionalista que participó de las “Marchas de las Cacerolas”, escritora del libro La epop (...)
  • 569 Listado de becarias chilenas de Sección Femenina, 19 de junio de 1975, Madrid, en Prosopográfico Mu (...)
  • 570 Primo de Rivera, Pilar, Recuerdos de…, op. cit., pág. 55.

19En el grupo de mujeres chilenas que obtuvieron las becas de Sección Femenina destacan los nombres de Sarita Phillippi Izquierdo, María Teresa Valdivieso567, Alicia Gutiérrez Lea-Plaza, Teresa Donoso Loero568 y Amelia Allende569 todas mujeres que luego trabajarían en la SNM ocupando cargos directivos o en equipos técnicos. Por ello, se podría establecer que la colaboración ideológica sirvió para estimular un modelo de trabajo en Chile en base a lo desarrollado por la Sección Femenina. Incluso, en las memorias de Pilar Primo de Rivera se reconoce la influencia española sobre las primeras actividades realizadas en Chile por pate de aquel grupo de becarias: “en el Círculo Femenino de Santiago (Macul), en Chile, había organizada una granja-escuela que era un calco de la nuestra de Aranjuez. Estaba dirigida por una ex-becaria, y, cosa emocionante, en la salita de mandos tenían una mesa camilla como las nuestras. Todo lo de este país estaba organizado por Sara Philippi, que fue la que asistió, representándolo, al 1° Congreso Hispanoamericano. La labor que en estos años se hizo ha dejado allí una impronta muy grande. La directora del Círculo de Córdoba, Josefina Ramón Casas, ganó durante dos años consecutivos el premio que Cultura Hispánica concedía a la mejor emisión de radio de Hispanoamérica de cara a España. En Chile habían organizado un Servicio Social a su manera. Merece también citarse el Círculo de la Serena, en Valparaíso; el de Buenos Aires, dirigido por Magda Ivanecivich; el de Lima. Todos enviaban becarias. En realidad, estos Círculos eran allí como la parte femenina de los Institutos de Cultura Hispánica. Muchos de ellos siguen funcionando y se han convertido en asociaciones que continúan aún, después de la desaparición de la Sección Femenina, dándonos noticias de manera amistosa”570

  • 571 Para más información respecto al modelo de granja-escuela español revisar: Sánchez López, Rosario, (...)
  • 572 Presidenta de la Protectora de la Infancia lugar en donde conoció a Sara Phillipi.
  • 573 Entrevista realizada por la autora a Alicia Amunátegui, 04 de octubre de 2013.
  • 574 Fundación Escuela Familiar Agrícola, Declaración de Objetivos, sin fecha. Actualmente la institució (...)

20Las primeras medidas tomadas por este grupo de mujeres fue el establecimiento de las granjas-escuelas bajo la conducción de Philippi. Esta ex–becaria de SF se inspiró en las experiencias realizadas por el Escuela Nacional de Economía Doméstica de Aranjuez de 1950, uno de los centros de preparación de instructoras, quienes debían enseñar a las mujeres a aprovechar los recursos agrícolas y ganaderos para aumentar el nivel de vida campesino y la economía domestica de cada familia571. Tal como lo planteó su amiga y colaboradora Alicia Amunátegui572 “ella estudió en España, fue becaria y de ahí trajo muchas cosas, pasó un tiempo allá y de ahí armó todo. (…) Para armar las escuelas técnico-profesionales viajó a ver a sus amistades en España. Pilar Primo de Rivera, “Pilar” como la llamaba ella, la introdujo en eso (…) Yo viajé varias veces con ella a España”573. Los aprendizajes obtenidos de las visitas a las instalaciones españolas posibilitaron que, en 1952, bajo la tuición de la Universidad Católica de Chile, comenzaran las labores del proyecto Escuela Familiar Agrícola con “la misión de ser una organización con compromiso evangelizador que a través de la entrega de educación y capacitación atienda a personas con dificultad para acceder a mejores condiciones de vida”574

  • 575 Alicia Amunátegui, op. cit.

21Junto con ello, se mantuvieron las becas de estudio, las visitas internacionales y cursos referidos a Literatura, Historia y Cultura Hispánica en Chile realizados por el Instituto Chileno de la Cultura Hispánica. El intercambio entre mujeres españolas y chilenas se mantuvo constante, tal como lo demuestran las siguientes palabras “a España viajábamos porque venían de España a ver como estaba la labor social acá. [...] Te invitaban a seminarios y cursos. [...] Invitaban instituciones estatales que querían que participáramos allá en instituciones privadas en Congresos y Seminarios. Te mandaban un pasaje, y yo decía Sarita uno para ti y yo te acompaño. Participábamos de cursos no muy largo, cosas cortas, y ella aprovechaba de ir a ver a su gente. Los seminarios de acá también eran de dos-tres días, en Sudamérica”575.

  • 576 Ibid.

22La instauración del nuevo gobierno en Chile sirvió para poner en práctica las enseñanzas obtenidas en las pasantías españolas y los planes pilotos llevados a cabo por las ex-becarias, en particular las iniciativas promovidas por Sara Philippi y Gisela Silva. En cierto sentido, los estudios realizados por este grupo de mujeres sirvieron para imitar en este país las experiencias exitosas de España, primero las Granjas-Escuelas y los seminarios a través del Circulo Femenino y luego, con la SNM la incorporación de las Cátedras Ambulantes, los Centros de Atención Diurna y los Hogares Rurales, situación que es mencionada en una de las entrevistas realizadas: “[Sara Philippi]-participó de todo lo que era la labor femenina allá [España]- y de ahí trajo las ideas y trató que varias chilenas fueran a España”576

  • 577 Archivo General de la Administración (AGA), Sección Femenina (3) 95 Caja 5736 Correspondencia 14 de (...)

23A través de los testimonios recopilados, se puede establecer la existencia de un grupo de mujeres chilenas que, a poco tiempo del golpe, comenzaron a articularse en base a los aprendizajes españoles. Un ejemplo de ello es este extracto de carta enviada por una integrante del Círculo chileno a su amiga española “como contribución a la junta de Gobierno, el Círculo elaboró un anteproyecto parecido a las cátedras fijas vuestras y por las declaraciones de prensa de las señoras de los comandantes algo se ha recogido de nuestro proyecto. Me gustaría si fuera posible me enviaras a la brevedad todo lo que tengáis a mano a este respecto, porque de ella tenía el recuerdo fresco de cuando la visité”577.

24Los testimonios recogidos entre las primeras participantes de la SNM señalan que un grupo de mujeres pertenecientes al Círculo Español presentó un proyecto a la Junta de Gobierno para integrar las energías de mujeres que habían salido a protestar contra la Unidad Popular. Encabezadas por Phillipi y Silva, estas damas motivaron la creación de un organismo que pudiese encausar el voluntariado femenino bajo un proyecto parecido al español, tal como lo demuestra una de las entrevistadas:

  • 578 Valdivieso, op. cit.

“Fue ella [Sarita Phillipi] con la Gisela Silva las que tuvieron la idea, pero yo llegué cuando eso [el proyecto] ya lo tenían hablado, y habían decidido que yo me sentara allí. [...] Las ideas las dieron todas ellas porque cuando uno le iba a preguntar algo al ministro, él decía “bueno, bueno, pero si yo tengo muchos problemas, ya di la confianza en ustedes”. Así que creo que ellas le presentaron un plan y el dijo “echar para adelante y yo llegué para echar adelante.”578

  • 579 Valdivieso, op. cit.

25Reunieron un grupo inicial de 6 o 7 personas para configurar la Secretaría Nacional de la Mujer, varias de ellas ex becarias españolas o vinculadas con el Instituto Chileno Hispánico. Así lo recuerda una entrevistada quien, en septiembre de 1973 aún estaba becada en España: “Ella ‘ [Sarita Phillipi] me llamó y me dijo que me viniera. Llegué el 31 de diciembre y el día 02 de enero ya estaba sentada en la oficina [...] no había nada, solo la idea de la Secretaría de la Mujer para encauzar la gente en un trabajo útil. Yo me casaba en agosto, así que fue un desafío, me comprometí que eso [la SNM] quedara organizado de Arica a Magallanes”579. Respecto al equipo inicial, esta integrante recuerda lo siguiente:

  • 580 Ibid.
  • 581 Ibidem.

“La Sarita hacía de cabeza, yo de segunda, había dos periodistas, la María José del Caro y la Rosita Barceló, había dos asistentes sociales que no recuerdo el nombre, la Sarita se llevó su secretaria [del Instituto de Cultura Hispánica] y como el Congreso se cerró, repartieron el personal, teníamos un conserje y dos secretarias”580. Este grupo obtuvo colaboración de parte de sus contactos en España: “la Sarita fue porque consiguió unas ayudas para la Escuela Industrial, y cada vez que iba a Madrid se quedaba en mi casa [...]”581.

  • 582 “Cátedra Ambulante”, en Carpeta: Reuniones de comisiones hispanoamericanas, 1975 - 1976. AGA (3) 95 (...)

26En este contexto de intercambio cultural, y tras el golpe, las relaciones entre Chile y España se fortalecieron. En junio de 1975, durante la Segunda Reunión de la Comisión Mixta permanente efectuada en Santiago, ambos Estados firmaron un convenio de apoyo y cooperación bilateral para la aplicación de convenio cultural entre Chile y España. El estrechamiento de la colaboración binacional significó la internacionalización de la SNM. En el acuerdo cultural se incluía una sección para las mujeres, el cual fue encargado al Frente Femenino español y a la Secretaría Nacional de la Mujer chilena. Esta última, desde su refundación, había establecido en su organigrama un sector de relaciones internacionales, que en 1975 pudo comenzar a materializarlas a través de los contactos con España y su participación en el “Año Internacional de la Mujer”, conmemorado ese mismo año. A partir de ese arreglo se estableció que ambos países realizarían visitas mutuas para aprender sobre las políticas llevadas a cabo, la donación de diversas publicaciones entre países, como también la continuación de las becas de estudios entregadas por Sección Femenina. Una visita crucial fue la realizada, durante el primer semestre de 1975, por Carola Pereyra a los Círculos Femeninos y a la Secretaría Nacional de la Mujer. Pereyra participó en reuniones con Gisela Silva y Sara Phillipi, con esposas de generales y la Primera Dama. Tras su partida elaboró un informe de viaje donde expresa claramente que “la labor de las cátedras ambulantes aquí en Chile sería de la máxima utilidad, ya que el problema de aislamiento de las zonas rurales es muy grande”582 Su visita sirvió para estrechar los lazos entre las dirigentes chilenas y la representante española, como también la supervisión y el conocimiento de las actividades desarrolladas en Chile.

  • 583 Participó de actividades de Poder Femenino, SNM y fue alcaldesa de Providencia entre 1982 y 1996.
  • 584 Oficio Confidencial, embajador Francisco Gorigoita Herrera de Chile en Madrid, 1944/170 del 12 de d (...)

27La visita efectuada a Madrid, a partir del día 15 de noviembre de 1975, por Carmen Grez583, en ese momento presidenta de la SNM, y Gisela Silva Encina, asesora política del mismo organismo, tuvo gran importancia para el diseño de proyectos y actividades de la Secretaría Nacional. Según el oficio confidencial del embajador chileno en España, ambas dirigentes habían sido invitadas al país europeo por Pilar Primo de Rivera, delegada nacional de la SF del Movimiento, materializando los propósitos expresados en el convenio cultural. En la reunión que sostuvieron estas mujeres se había acordado “un plan de colaboración entre la Sección Femenina en España y la Secretaría Nacional de la Mujer en Chile mediante intercambio de informaciones y visitas periódicas de sus dirigentes que deberían estudiar en el terreno y en forma directa las respectivas realizaciones en los campos educacional y asistencial”584

  • 585 Ibid., pág. 1.

28La gira realizada por las dos representantes nacionales comenzó con un encuentro con el embajador chileno del momento en el que se explicaron los objetivos de su viaje, se establecieron contactos y se recogieron experiencias que pudieran utilizarse en los planes de la Secretaria Nacional de la Mujer en Chile. Luego, con la asesoría del agregado cultural de la embajada y el acompañamiento de Carola Pereyra, jefe de la sección de relaciones internacionales de la Sección Femenina, iniciaron una serie de visitas y entrevistas con diversas organizaciones de mujeres españolas. Asistieron para conocer el funcionamiento de la “Escuela de Especialidades Julio Ruiz de Alda” que instruía a profesores de Educación Física, el Hogar y asistentes técnicas sanitarias, “El Colegio Mayor Nuestra Sra. de la Almudera” donde almorzaron con un grupo de alumnas chilenas becadas por SF española. Luego visitaron la Escuela de Formación Profesional Femenina María del Pilar Ruiz Liñarez”585. De estas primeras actividades las delegadas nacionales pudieron apreciar la importancia que la Sección Femenina le otorgó a la preparación y educación de las mujeres en diversos oficios y profesiones para aportar en el desarrollo material de sus hogares.

29Asistieron también a la Cátedra Fija José Antonio, ubicada en el poblado de Fuencarral de Madrid, donde observaron, en directo, actividades educativas y asistenciales que desarrollaba ese organismo. Viajaron a Aranjuez para visitar la Escuela Nacional de Instructoras Rurales “Onésimo Redondo”, que fue un importante centro de formación de maestras en técnicas agrícolas y del hogar, las llamadas Granjas-Escuelas. También conocieron la “Ciudad social de ancianos Francisco Franco”, iniciativa de la Diputación provincial de Toledo donde se albergaba a casi un millar de ancianos jubilados de la seguridad social española. Estas iniciativas proporcionaban ayuda a personas de escasos recursos y, sobre todo, de sectores rurales. Las chilenas conocieron las didácticas utilizadas por los profesores, revisaron las publicaciones y cartillas que se entregaban para capacitar a la población y conocieron las asistencias entregadas.

  • 586 Asociación de mujeres chilenas fundada en 1975 con objetivos benéfico-sociales. En sus inicios esta (...)

30En todas las actividades fueron acompañadas por las directoras de cada uno de los establecimientos y por chilenas residentes en Madrid que pertenecían al “Círculo de mujeres chilenas”586. Carmen Grez y Gisela Silva fueron recibidas por el Secretario General del Instituto de Cultura Hispánica, Carlos Abella, realizando posteriormente una visita al Museo de América de Madrid, en compañía de la subdirectora María Luisa Vázquez de Parga. Asistieron a un almuerzo que les fue ofrecido por Pilar Primo de Rivera, Delegada Nacional de la Sección Femenina, y en el que participaron las dirigentes de esa entidad.

  • 587 Valdivieso, op. cit.

31El programa se vio interrumpido por el fallecimiento de Francisco Franco el 20 de noviembre. Una de las entrevistadas recuerda de este modo el episodio: “a la Gisela le tocó la muerte de Franco, eso no lo voy a olvidar nunca, porque cuando se murió Franco, se hizo una cola de dos kilómetros, y a la Gisela le pidieron que hiciera algunas entrevistas (para Chile), así que íbamos ella y yo con mi hijo de seis meses en coche preguntándole a la gente”587

32A la semana siguiente retomaron sus tareas, “bajo nuevas modalidades”, visitando al local central de Sección Femenina en calle Almagro, donde tuvieron oportunidad de conocer en detalle la organización de cada uno de sus departamentos y el programa de actividades que desarrollaban. También estuvieron en la Guardería “El Carmen” que pertenecía al Ministerio de la Vivienda, pero que era dirigida por la SF y en la Ciudad Escolar Francisco Franco, obra de asistencia social establecido por la Diputación Provincial de Madrid y cuyo objetivo era acoger y educar a los niños en situación familiar irregular.

  • 588 Pérez Moreno, Heliodoro, “La Sección Femenina de la España de Franco (1939-1975) y sus contradiccio (...)
  • 589 Amiga, N° 91, Santiago, agosto de 1983, pág. 15.

33Interesantes fueron estas últimas visitas ya que las Guarderías-Infantiles y la Ciudad Escolar sirvieron de modelo para los Centros de Atención Diurna (CAD) realizados en Chile. Las guarderías-infantiles españolas fueron creadas con “la premisa teleológica de conciliar la vida laboral y familiar de las mujeres trabajadoras fuera del hogar, tuvieron como misión el cuidado y la formación de los niños de cero a seis años, y hasta siete incluso. Su función era, por tanto, doble: asistencial y formativa, y esta última no solo sobre los niños sino también sobre las familias mediante charlas, coloquios y cursillos con los padres”588. Los niños que asistían a dichos centros realizaban diversas actividades formativas como juegos al aire libre, gimnasia rítmica, expresión, modelado, pintura, jardinería y contacto con la naturaleza. En el plano asistencial, se proporcionaba diariamente desayuno, jugo de frutas, comida y merienda a los niños y niñas acogidos en las guarderías infantiles de la Sección Femenina. Las delegadas chilenas además conocieron la realidad de los hogares rurales, que eran centros permanentes de formación femenina en el medio rural y que en los meses de mayor quehacer en las tareas campesinas podían convertirse también en guarderías infantiles para facilitar el trabajo a las madres. Esta idea, recogida por Grez y Silva, estimularía posteriormente la creación de CAD en el medio rural en Chile. Al igual que el caso nacional, estos centros se construyeron con el apoyo de donaciones, las autoridades locales y la participación de jóvenes estudiantes. Ejemplo claro de ello es la inauguración del salón de actos del CAD de Conchalí en 1983, donde participaron alumnas del Santiago College reuniendo dineros y construyendo la sala. Entre esas jóvenes se encontraba la hija del embajador de España, quien estaba de misión en Chile y había promovido la obra realizada por las estudiantes589

  • 590 Ibid., pág. 2.

34Las chilenas también visitaron el Círculo Medina de Sección Femenina, en calle Serrano, para conocer las actividades culturales. Fueron a Valladolid a conocer el Castillo de la Mota donde funcionaba la Escuela Nacional de Mandos, que capacitaba a las dirigentes femeninas que llevaban a la práctica y dirigían los programas de la SF. Visitaron por el Castillo de las Navas de Marqués, en Ávila, donde se encuentra la Escuela Isabel la Católica de Magisterio y de instructoras de tiempo libre”590.

35Uno de los principales objetivos del viaje de Carmen Grez y Gisela Silva fue el estudio de actividades y programas desarrollados en España para su réplica en Chile. Tal como expresó el embajador chileno en un oficio:

  • 591 Ibidem.

“La señora Grez de Anrique se preocupó especialmente, durante su permanencia en Madrid, de estudiar con los organismos correspondientes de Sección Femenina el funcionamiento de las “Cátedras ambulantes” que tan buenos resultados han dado en España, con el propósito de ver la manera de adaptarlas a las necesidades chilenas. Para ello tomó contacto con Pegaso y otras empresas considerando la posibilidad de obtener los créditos necesarios para la adjudicación de los equipos móviles que integran directamente cátedras ambulantes”591.

  • 592 Amiga, N° 9, Santiago, octubre de 1976, pág. 14.

36La visita a las Cátedras Ambulantes sirvió de inspiración para la creación de un nuevo programa de la Secretaría en Chile, “Módulos Itinerantes”, especies de salas de clases que se podían trasladar de un lugar a otro con capacidad para cuarenta hasta cincuenta personas. Como lo declaró Nora Pulido, secretaria de la comuna de Conchalí de 1983: “estaremos dos meses en cada campamento -que es lo que duran los cursos de capacitación-atendiendo en las mañanas para entregar información especialmente sobre los beneficios sociales, y en la tarde dictando clases”592.

37Al finalizar su gira, las dirigentas tuvieron una reunión con chilenas residentes en Madrid para informar sobre la acción política y social que realizaba en Chile la SNM. A esa actividad asistieron, según cuentan las entrevistadas, un centenar de personas para escuchar la exposición política de Gisela Silva y posteriormente una detallada reseña de las actividades de la SNM de Carmen Grez.

38La gira de estas mujeres sirvió para difundir las actividades desarrolladas en Chile y, sobre todo, para aprender sobre las realizadas en España y así poder adaptarlas. Después de su viaje se incorporaron actividades para los sectores rurales, se crearon los Centros de Atención Diurna y se le otorgó mayor importancia a la publicación y capacitaciones de profesores, particularmente de ambientes rurales. Para mantener el contacto con España se realizaron nuevas visitas y entrevistas, publicándose en el año 1976 un reportaje en la Revista Amiga sobre la esposa del Embajador de España, Igone Slavarría de Beladiez, quien expresaba que su país natal es imponente y que Chile, en el contexto de los países Iberoamericanos, es muy parecido a la Madre Patria:

  • 593 Ibid., pág. 20.

“Me siento como en mi casa. Todo el mundo es simpático. [...] España y Chile son dos países en que la gente pasea. En las ciudades grandes en una calle o en un lado de una calle que se pone de moda sin razón especial, y con la misma razón deja de estarlo y los paseantes se trasladan a otra calle. [...] Los pueblos españoles son como los chilenos pues tienen una plaza donde está la Iglesia, el Ayuntamiento, el café para las reuniones”593.

39La importancia simbólica del régimen español se difundió no solo a través de la cooperación institucional sino también por medio de las constantes referencias que se hacían al pensamiento tradicionalista español y al discurso hispanista conservador. Así, al revisar la principal publicación de la organización, la revista Amiga, encontramos diversos reportajes referidos a España y su legado cultural. Destaca entre dichos escritos el artículo “En la ruta histórica hispano-chilena”, donde se entrevistó a Carlos Sánchez, Agregado Cultural de Chile en España, quien explicó el proyecto denominado “la Ruta Hispano-chilena”, enmarcado bajo las actividades del Convenio Cultural bilateral, que construyó una ruta de lugares históricos que conectaran ambos países. Una iniciativa para reforzar los lazos entre ambas naciones además de prestar ayuda del gobierno chileno a la restauración de uno de los molinos quijotescos. Tras la visita a España del almirante José Toribio Merino, se entregaron los fondos necesarios. Por su parte, el Gobierno Español motivó a los españoles que vivían en Chile a que reunieran dinero para levantar una estatua de Diego de Almagro en la ciudad de Santiago.

  • 594 Amiga, N° 61, Santiago, febrero de 1981, pág. 12

40Otro artículo interesante se denominó “Algo de España en avenida Providencia” donde se hace referencia al Instituto Chileno de Cultura Hispánica que “por muchos años se ha preocupado de descubrir y difundir los valores culturales hispánicos” que han contribuido a la cultura nacional a través de una “completísima biblioteca de literatura clásica española, películas no comerciales, documentales que muestran la grandeza hispana, exposiciones y una gran variedad de cursos [...] programas de asistencia técnica que canalizan por intermedio de becas a profesionales chilenos […] una estrecha relación con los establecimientos educacionales del país con concursos literarios destinados a mantener la pureza del idioma español, [...] un programa de perfeccionamiento en conjunto con Colegio de Profesores”594.

  • 595 Valdivieso, María Teresa, op. cit.
  • 596 Según las entrevistadas y la bibliografía consultada, este era un sistema parecido al Servicio Mili (...)

41Respecto a la influencia española sobre la SNM cabe destacar un comentario realizado por María Teresa Valdivieso, quien obtuvo la beca de Sección Femenina, participó en el grupo inicial de la Secretaría Nacional de la Mujer y reconoció la influencia española en ésta y otras iniciativas de voluntariado en Chile: “La Fundación Vida Rural, que era la niña bonita de Sarita, era una copia o casi copia de las Granjas-Escuelas españolas [...]. España sí fue una influencia, a cada rato te citaban bibliografía de allá”595. Sin embargo, el grupo inicial tuvo que debatir respecto a la pertinencia de algunas prácticas españolas para el caso chileno: “había un grupo de señoras que quería poner lo que se hacía en España, el servicio militar para mujeres, el Servicio Social (…) y eso fue un rotundo No, se discutió y no se hizo. Yo no sé quien lo propuso porque cuando yo llegué ya se había discutido596

  • 597 Pinochet Augusto en ABC, sábado 13 de septiembre de 1975, pág. 16.

42En definitiva, Pinochet encontró en España un ejemplo a seguir y un aliado internacional. Ello quedó claro en numerosos discursos como el siguiente: “con la España de Franco con quien tanto nos une en el campo espiritual e histórico, donde se funden el origen y la vocación hispánica con pleno sentido de la validez hacia el futuro”597. Dicha relación, tanto ideológica como institucional, quedó demostrada en el caso concreto de las instituciones dedicadas a la mujer, SNM y SF.

43Como vimos, después de septiembre de 1973, la España franquista estrechó los lazos con nuestro país a través de la difusión del “Hispanismo” conectándose directamente con ciudadanos chilenos mediante becas, estudios y giras para promover el pensamiento católico e hispanista. Su influencia se detectó en diversos acuerdos con organismos chilenos. Ejemplo de estos lazos criollos con el franquismo es el listado de las mujeres que ocuparon el cargo de Secretaria Nacional de la Mujer y/o Prosecretaria Nacional que habían participado del Instituto de Cultura Hispánica en Chile (IchCH). Ambas instituciones generaron lazos institucionales se vincularon a través de cooperación económica (envío de libros, pago de pasajes y gastos), cooperación académica que consistió en la generación de procesos relacionados con la docencia, extensión de los conocimientos y difusión de la cultura Hispanista por medio de becas para estudios en España, charlas, seminarios, cursos, capacitaciones y actividades culturales como también el apoyo a la administración, gestión y dirección de instituciones por medio del intercambio de experiencias de SNM y SF. Junto con la mantención de la cooperación educativa y cultural que el Instituto Chileno de Cultura Hispánica ya estaba realizando desde su fundación en 1948. Esta forma de cooperación se presenta en una amplia gama de modalidades y niveles: intercambio académico de profesores y estudiantes, proyectos de investigaciones conjuntas, becas, difusión cultural, intercambios artísticos y publicaciones.

44La investigación permitió establecer que, si bien la influencia española no fue la única pues en el régimen participaron diversos grupos nacionales con sus propias posturas, existió un perfil de quienes ocuparon cargos de secretarias y directoras regionales en la SNM las que se relacionaron, en mayor o menor medida, con el modelo hispanista. Muchas de ellas realizaron sus estudios en España gracias a becas otorgadas por la Sección Femenina mediante el Círculo Isabel la Católica. Otras, simplemente, participaron de charlas y cursos del IchCH. Todas ellas se identificaban con los valores católicos-hispanos, eran abiertamente antimarxistas y promovieron los roles tradicionales de género (madre, dueña de casa y esposa), tanto en sus familias y círculos más cercanos como en la comunidad nacional por medio del voluntariado prohijado por el régimen. Del mismo modo, estas mujeres compartieron una experiencia política acumulada durante la Unidad Popular, a través de su participación de las manifestaciones anti-allendistas, o por medio de vínculos con partidos políticos de oposición. No obstante, todas manifestaron que el principal motivo para ingresar a dichas instancias fue para cumplir el rol más propio y esencial de la mujer: proteger a su familia. Es interesante sopesar la influencia del franquismo indirecto -aportes ideológicos de algunas mujeres- con el antiestatismo de la época.

45Se pudo apreciar que existieron realmente relaciones de influencia y cooperación entre España y Chile. Tal como ya había sido expresado por Jara, se puede detectar en diversos personajes, intelectuales y organismos la existencia y conservación de los valores “Hispanistas” en Chile. Pensamiento que se nutrió a través de la política exterior española a través de organizaciones como la IchCh y la Embajada de España en Chile. Hasta antes de la llegada de los militares en 1973, dichos ideales se difundieron mediante becas, estudios, conversaciones, trabajos intelectuales y actividades culturales. Sin embargo, tras la llegada de Pinochet estos ideales comenzaron a participar de los órganos oficiales y producto de ello los mecanismos utilizados se diversificaron. Así apareció la acción diplomática directa, con una promoción activa por parte de las autoridades oficiales en la creación de acuerdos de diversa índole (comercial, cultural, política, etcétera).

  • 598 Allen Kareithi, Megan, Women of Santiago: Gender Conceptions and Realities under Pinochet, PhD Cand (...)

46Del mismo modo la SNM y SF realizaron apoyo material e inmaterial por medio de becas, viajes y materiales de estudio (libros, revistas y folletos). Junto con lo anterior, se realizaron variadas declaraciones públicas por parte de altos oficiales u organizaciones que proclamaban la ayuda mutua y difundían los ideales a seguir. En reiteradas ocasiones se hizo mención de la cultura española como modelo a seguir en revistas, folletos y medios de comunicación masiva. Considerando lo anterior, es posible afirmar que la cooperación entre ambos países fue llevada a cabo a través de una influencia ideológica realizada en base a redes de cooperación personal como también por medio de instituciones oficiales, éstos últimos se basaron en la experiencia acumulada durante los años anteriores de sus protagonistas y participantes. Ello ayudó a perfilar un discurso oficial respecto al ideario de mujer que se pretendía reforzar en nuestro país, modelo que concordaba con los ideales católicos-conservadores promovidos por el Hispanismo tales como la mujer, esposa, ama de casa y madre. La importancia de la familia, el cuidado de los hijos, el catolicismo, los valores patrios, las labores domésticas y la participación en la esfera pública con el fin de defender y cuidar la unidad familiar. Hay estudios, como por ejemplo el de Megan Allen Kareithi, que manifiestan la incongruencia del régimen, por un lado, un discurso conservador en torno a los roles tradicionales femeninos, y por otro, la participación de mujeres en cargos públicos, “el régimen de Pinochet creía que las mujeres se definían por su papel de madres y que sus vidas deberían girar en torno al cumplimiento de este rol, permanecer en el hogar y criar jóvenes patrióticos para el mejoramiento de la nación. Paradójicamente, Pinochet designó a varias mujeres para posiciones políticas, especialmente como alcaldes”598. Sin embargo, el discurso, modelo y acciones desarrolladas por las mujeres designadas en puestos públicos pretendían reformar ciertos valores conservadores y tradicionales por sobre el modelo liberal promovido por otros sectores de la sociedad. No es coincidencia, entonces, que las autoridades de SNM fuesen personas vinculadas con el Círculo Femenino, Instituto de Cultura Hispánica y el régimen español.

47En definitiva, a lo largo de este escrito se ha podido comprobar que el pensamiento hispanista fue uno de los discursos que participó del proyecto instaurado en Chile entre 1973-1989. Existió, al igual que el caso de la Secretaría Nacional de la Juventud desarrollado por Huneeus, una colaboración directa tanto institucional como ideológica entre Chile y España.

Bibliographie

Fuentes y bibliografía

I.- Fuentes primarias

1.1. Revistas y periódicos:

ABC, Madrid. 1973-1975.

- Archivo General de la Administración (AGA), Sección Femenina (3) 95 Caja 5736 y 5789. Madrid.

- Donoso Loero, Teresa, La epopeya de las ollas vacías, Editora Nacional Gabriela Mistral, Santiago de Chile, 1974.

- Fundación Nacional Francisco Franco, Cara al Sol, su nacimiento y versiones, versión online encontrado en:

http://www.fnff.es/El_Cara_al_sol_su_nacimiento_y_versio nes_____773_c.htm

- Instituto Chileno de Cultura Hispánica, Memorias 19453- 1955, Santiago de Chile, 1955.

- Primo de Rivera, Pilar, La enseñanza domestica como contribución al bienestar de la familia española, Madrid, Comercial Española de Ediciones, 1961.

- Primo de Rivera, Pilar, Recuerdos de una vida, Madrid, Dyrsa, 1983.

- República de Chile, “Declaración de Principios del Gobierno de Chile”, Texto completo del documento oficial de la Junta de Gobierno, publicado el 11 de marzo de 1974”, en Primer año de la reconstrucción nacional, Santiago de Chile, 1974.

- República de Chile, Oficio Confidencial, embajador Francisco Gorigoita Herrera de Chile en Madrid, 1944/170 del 12 de diciembre de 1975, Vol. 1975. Encontrado en los Archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Chile.

- Secretaría Nacional de la Mujer, Amiga, Santiago de Chile, EDIMPRES, 1976-1983.

1.2. Entrevistas:

- Alicia Amunátegui, 04 de octubre de 2013.

- M. J. Figueroa, 07 de octubre de 2013.

- María Teresa Valdivieso, 15 de noviembre de 2013.

II.- Fuentes secundarias

- Allen Kareithi, Megan, Women of Santiago: Gender Conceptions and Realities under Pinochet, PhD Candidate, History Department, Tulane University, 2010.

- Botto, Andrea, Algunas tendencias del catolicismo social en Chile: reflexiones desde la historia. Vida [online]. 2008, vol. 49, n.3.

- Cañellas Mas, Antonio, Las políticas del Instituto de Cultura Hispánica, 1947-1953. HAO, Núm. 33 (invierno, 2014), 77- 91.

- Del Arenal Celestino, Política exterior de España hacia Iberoamérica, Madrid, Editorial Complutense Madrid, 1994.

- Del Campo, Salustiano, “Nuevo concepto de familia”, Cuenta y Razón, N° 89, 1994.

- Del Campo, Salustiano, “Mujer y familia en España”, Cuenta y razón, N° 50, 1989.

- De la Asunción Criado, Ana, “El folclore como instrumento político: los Coros y Danzas de la Sección Femenina”, Revista Historia Autónoma, 10, Madrid, 2017.

- Enrich, Silvia, Historia diplomática entre España e Iberoamérica en el contexto de las relaciones internacionales (1955- 1985), Cultura Hispánica, Madrid, 1989.

- Huneeus, Carlos, El Régimen de Pinochet, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 2001

- Jara Hinojosa, Isabel, “La ideología franquista en la legitimación de la dictadura chilena”, Revista Complutense de Historia de América, vol. 34, Universidad Complutense, Madrid, 2008.

- Jara Hinojosa, Isabel, De Franco a Pinochet: el proyecto cultural franquista en Chile (1936-1980), Universidad de Chile, Facultad de Artes, Departamento de Teoría de las Artes, Programa de Magíster en Teoría e Historia del Arte, Santiago de Chile, U. de Chile, 2006.

- Gallego, María Teresa, Mujer, Falange y franquismo. Taurus, Madrid, 1983.

- Girona, J. R., “Los (no) lugares de las mujeres durante el franquismo: el trabajo femenino en el ámbito público y privado.” En Gerónimo de Uztariz, N° 21, 2005.

- Góngora, Mario, Ensayo Histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX, Eds. La Ciudad, Santiago de Chile, 1981.

- Góngora, Álvaro, de la Taille, Alexandrine Vial, Gonzalo, Jaime Eyzaguirre en su tiempo, Universidad Finis Terrae, Zig-Zag, Santiago de Chile, 2002.

- Morales Villena, Amalia, Género, mujeres, trabajo social y Sección Femenina, Editorial Universidad de Granada, Granada, 2010.

- Munizaga, Giselle; Letelier, Lilian, “Mujer y régimen militar”, en Mundo de Mujer, continuidad y cambio, Centro de estudios de la mujer, Santiago de Chile, 1988.

- Opazo, Héctor, Los actores no gubernamentales españoles ante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973- 1990): apoyo a la democratización y defensa de los DD. HH, Tesis, Universidad Complutense de Madrid, 2009.

- Pardo Sanz Rosa, Con Franco hacia el Imperio: La política exterior española en América Latina (1939-1945), UNED, Madrid, 1995.

- Pérez Moreno, Heliodoro, “La Sección Femenina de la España de Franco (1939-1975) y sus contradicciones entre perfil de mujer y medios educativos”, Cuadernos de Historia da Educación, N° 7, Madrid, 2008.

- Peñalba Sotrorío, Mercedes, Creando falangistas: las Escuelas de Mandos del régimen franquista (1937-1945), Universidad de la Rioja, Granada, 2012

- Pérez, Heliodoro, “La sección femenina de la España de Franco (1939-1975) y sus contradicciones entre perfil de mujer y medios educativos”, en Cadernos de História da Educação, N° 7, Uberlandia, 2008.

- Sánchez López, Rosario, Entre la importancia y la irrelevancia, Sección Femenina de la República a la Transición, Editora Regional Murcia, Murcia, 2007.

- Sanz Gavillon, Anne-Claire, Discursos de género y violencia política sexuada en las dictaduras de Franco y Pinochet. Paralelos, transferencias e influencia en la formación del pensamiento y la memoria feminista sobre la violencia de género, VI International Meeting of Young Researchers in Modern & Contemporary History, Zaragoza, 2017.

- Tessada S. Vanessa, “Fronteras de la Comunidad Hispánica de Naciones. El aporte de la Sección Femenina de Falange y su proyección en Latinoamérica”, 2013.

- Valdivia, Verónica, “ ¡Estamos en guerra, señores! El régimen militar de Pinochet y el ‘pueblo’, 1973-1980”, Revista Historia, Santiago de Chile, 2010.

- Valdivia, Verónica, et al, Nacionales y gremialistas. El ‘parto’ de la nueva derecha política chilena, LOM, Santiago de Chile, 2008.

- Vinyes, Ricard, Armengou, Montse y Belis, Ricard, Los niños perdidos del Franquismo, Madrid, Editorial De Bolsillo, Barcelona, 2003.

Notes

514 La lista de trabajos sobre el período es amplia, por lo cual se mencionarán algunos correspondientes a ambos grupos: Eugenio Ahumada et al Chile: la memoria prohibida, Pehuén, Santiago, 1989; Patricia Verdugo Los zarpazos del puma, Santiago, Cesoc, 1989; Pilar Vergara, Auge y caída del neoliberalismo en Chile, Santiago, FLACSO, Santiago, 1985; Alejandro Foxley, Experimentos neoliberales en América Latina, Santiago, Cieplán, 1982; Verónica Valdivia, Rolando Álvarez y Julio Pinto, Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973-1981), Santiago, Lom Ediciones, 2008.

515 Revisar los planteamientos presentes en Verónica Valdivia, “ ¡Estamos en guerra, señores!. El régimen militar de Pinochet y el ‘pueblo’, 1973-1980” Historia, Santiago de Chile, [online]. 2010, Vol. 43, N°.1 Disponible en: y Verónica Valdivia “La construction du pouvoir: le régime militaire d’Augusto Pinochet”, en Vingtieme Siecle, No.X, Paris, 2010.

516 El término régimen comunicativo fue uritliza por Brunner para referirse a que cada sociedad configura un particular régimen comunicativo, expresivo de la experiencia histórico-política y cultural de esa comunidad nacional que está en íntima relación con las particularidades de los procesos de construcción de la modernidad en ella (peso mayor o menor de unas u otras instituciones públicas, aclimatación mayor o menor del ideal democrático) y en estrecha dependencia de las características definitorias de su sistema político (mayor o menor apertura, niveles altos o precarios de competitividad, grado de avance en la configuración de pautas meritocráticas, etc.). Para saber más revisar: Brunner, José Joaquín, Un Espejo Trizado. Ensayos sobre cultura y políticas culturales, FLACSO, Santiago, 1988, pág. 68.

517 Ibid., pág. 545.

518 Para más detalles sobre el discurso franquista y el modelo de mujer: Gallego, María Teresa. Mujer, Falange y franquismo, Taurus, Madrid, 1983 y Del Campo, Salustiano, “Mujer y familia en España”, Cuenta y razón, N° 50, 1989, Del Campo, Salustiano, “Nuevo concepto de familia”, Cuenta y Razón, N° 89, 1994. Girona, J. R., “Los (no) lugares de las mujeres durante el franquismo: el trabajo femenino en el ámbito público y privado.” En Gerónimo de Uztariz, N° 21, 2005.

519 Los principales trabajos referidos a los valores femeninos trasmitidos durante el período son: Andrea Zamora Garrao, “La mujer como sujeto de la violencia de género durante la dictadura militar chilena: apuntes para una reflexión”, en Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, encontrado en http://nuevomundo.revues.org/27162; Cristina Larraín, Catastro de organizaciones femeninas de Gobierno, Santiago, ICHEH, 1982; Giselle Munizaga, "La mujer, el vecino y el deportista: un estudio sobre construcción de sujetos políticos a través del discurso oficial", Documento de trabajo CENECA N° 80, Santiago, 1983; María Elena Valenzuela, La mujer en el Chile militar: todas íbamos a ser reinas, Ediciones Chile y América, CESOC, Santiago, 1987.

520 Diana Veneros, Mujeres y dictadura, en, encontrado en Javier Maravall, op. cit., pág. 61.

521 Qué Pasa, Santiago, 23 de julio de 1981, pág.17. Mayores detalles del mercado vinculado a la sexualidad que ocurrió en Chile durante los años ´80, en Verónica Valdivia, Las ¿mamitas de Chile?, Las mujeres y el sexo bajo la Dictadura pinochetista.

522 Para mayor detalle revisar los trabajos de Huneeus, Carlos, El Régimen de Pinochet. Santiago de Chile, Editorial Sudamericana, 2001 y Valdivia et. al., Nacionales y gremialistas…, op. cit., capítulos III y IV.

523 Ibid.

524 Del Arenal, Celestino, Política exterior de España hacia Iberoamérica, Editorial Complutense, España, 1994, pág. 27. Para profundizar este tema, pueden consultarse las obras de Pardo Sanz, Rosa, Con Franco hacia el Imperio: La política exterior española en América Latina (1939-1945, Madrid, Editorial UNED, 1995; Jara, Isabel, De Franco a Pinochet… . op. cit.; Vinyes, Ricard, Armengou, Montse y Belis, Ricard, Los niños perdidos del Franquismo, Madrid, Editorial De Bolsillo, 2003; Silvia Enrich, Historia diplomática entre España e Iberoamérica en el contexto de las relaciones internacionales (1955-1985), Madrid, Cultura Hispánica, 1989.

525 Jara, Isabel, "La ideología franquista en…”, op. cit. pág. 233.

526 Ibíd. pág. 234.

527 Huneeus, El régimen de Pinochet…, op. cit., págs. 357-370.

528 Organismo asesor de gobierno para la elaboración y ejecución de planes y políticas relativas a la incorporación de la mujer al espacio público fue creado en 1972 bajo el Gobierno de Salvador Allende. En octubre de 1973, derivada de la Secretaría Nacional de Gobierno y la División de Obras Civiles, se publicaron las continuidades y modificaciones del organismo. El nuevo objetivo de la institución correspondió a “dar cauce amplio a la acción de la mujer, que con tanta abnegación y responsabilidad había participado en la lucha por la libertad de Chile en la época marxista”528. Se planteó de forma explícita la pretensión de canalizar el apoyo femenino hacia el Gobierno, y en particular, retribuir la labor realizada por las mujeres en las manifestaciones contra el gobierno de la Unidad Popular, organizadas por el Movimiento Poder Femenino, el Frente Democrático Femenino, el Movimiento Solidaridad, Orden y Libertad (SOL) y otras organizaciones vinculadas a partidos políticos de derecha, al alessandrismo y a sectores de la Democracia Cristiana. Realizó diversas acciones para la mujer y la familia: campañas de ayuda, educación al consumidor, alfabetización, huertos caseros, cuidados del hogar, cursos de historia y política, entre otras cosas. Para más detalle revisar: SNM, Memorias 1973-1983, Santiago, 1983, pág. 7.

529 Organismo fundado en 1934 como la rama femenina del partido político Falange Española y se disolvió en 1977 tras la muerte del General Franco. Estuvo dirigida siempre por Pilar Primo de Rivera quien era una ferviente católica, la cual plasmó en su conducción pues Sección Femenina adoptó las figuras de Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús como modelos de conducta y símbolos de su acción. Realizaron diversas actividades de folclor, educación, congresos internacionales, ayuda social, revistas y publicaciones de apoyo a la mujer.

530 Es necesario precisar que esta propuesta difiere de aquellas interpretaciones, como la de Huneeus, que ven las instituciones chilenas del periodo como semejantes al régimen franquista. Creemos que la dictadura de Franco estuvo presente como modelo, pero que primó completamente la realidad nacional y los intereses del propio régimen.

531 Hermana de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española, ambos eran hijos de Miguel Primo de Rivera, dictador español de la década de 1920. Estuvo a cargo, como presidenta de la Sección Femenina (SF) durante todo el periodo de la Dictadura franquista, desde el final de la Guerra Civil hasta la muerte de Franco.

532 Opazo, Héctor, Los actores no gubernamentales españoles ante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990): apoyo a la democratización y defensa de los DD. HH, Tesis, Universidad Complutense de Madrid, España, 2009. Pág. 31.

533 Las entrevistas fueron realizadas por la autora de este escrito durante el año 2013 a tres integrantes que participaron desde los inicios de SNM y que estuvieron vinculadas a España con anterioridad a ello.

534 Jara, op. cit., pág. 235.

535 Declaración de Principios 1974, op. cit. pág. 1.

536 Revista fundad en 1932 por el Centro de Estudios Religiosos y de la cual Eyzaquirre ejerció la Secretaría de redacción. Para más información revisar: Góngora, Mario, Ensayo Histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX, Eds. La Ciudad, 1981, pág. 235.

537 Eyzaguirre, Roa, Philippi, y Vives pertenecieron a una nueva generación, educada en los principios socialcristianos de la Rerum Novarum, formada en la ANEC, en los Círculos de Estudios, en la Liga Social y en la Acción Católica, que era portadora de una preocupación social que se fortaleció con la publicación de la encíclica Quadragesimo Anno en 1931. En términos generales su acción social era de tipo doctrinaria al margen de toda actividad política pues no estuvieron de acuerdo con la manera en el Partido Conservado llevaba a cabo su catolicismo. Aunque algunos recomendaban que su ingreso al partido fuera más bien tarde, una vez terminada su formación espiritual. Para profundizar ver: Botto, Andrea, Algunas tendencias del catolicismo social en Chile: reflexiones desde la historia. Teol. vida [online]. 2008, vol. 49, n.3.

538 Sacerdote que fundó la Liga Social en 1932, con la intención de difundir la Doctrina Social de la Iglesia y los postulados de la encíclica Cuadragésimo Año. Ver más información en Gonzalo Vial utiliza el término en su artículo “El pensamiento social de Jaime Eyzaguirre”, Dimensión Histórica de Chile, Santiago, 3/86.

539 Jaime Eyzaguirre nació en 1908 en el seno de una familia profundamente católica y perteneciente a la aristocracia tradicional. Abogado de profesión, aunque historiador y docente por vocación y oficio, fue uno de los representantes más destacados del pensamiento conservador chileno del siglo XX. ingresó a la Asociación Nacional de Estudiantes Católicos, en donde militó junto a Alberto Hurtado, Julio Philippi, Clotario Blest, Eduardo Frei y Mario Góngora. Más información en: Góngora, Álvaro, de la Taille, Alexandrine, Vial, Gonzalo, Jaime Eyzaguirre en su tiempo, Universidad Finis Terrae, Zig-Zag, 2002.

540 Fue un sacerdote católico, filósofo y teólogo chileno que vivió en España entre 1940- 1952. Fue asesor y cofundador del Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista, movimiento político de carácter nacionalsindicalista creado en 1949, al que Lira introdujo la doctrina de los cuerpos sociales, donde organismos tuvieran participación en la estructura del Estado pero de manera autónoma. Fue una importante influencia para Jaime Guzmán, creador del Movimiento Gremial de la Universidad Católica de Chile al que conoció desde joven y con quien participó de la revista Tizona. Colaboró con revistas tales como Alférez, Cuadernos Hispanoamericanos y Finis Terrae.

541 Jara, op. cit., pág. 235.

542 Para más información ver Instituto Chileno de Cultura Hispánica, Tercera Memoria 1953- 1955, Santiago de Chile.

543 Sara Phillipi Izquierdo, nacida el 21 de agosto de 1919, hija de Julio Phillipi Bihl y de Sara Jenny Izquierdo Phillips. Su hermano Julio Phillipi Izquierdo fue ministro de diversas carteras bajo el Gobierno de Jorge Alessandri y Eduardo Frei. Ella participó de organizaciones vinculadas a la Iglesia Católica y de la Organización La Protectora de la Infancia. Fue vocal del IchCh y realizó una conferencia titulada “Organización de la Sección Femenina.” Para la misma organización. Para más detalles: Memorias 1953-1955. Además, aparece mencionada en los escritos de Pilar Primo de Rivera, directora de Sección Femenina quien la nombra y reconoce como portadora del legado español en Chile y creadora de las Granjas-Escuelas como copia de las españolas. Junto con ello asistió en representación de Chile al 1° Congreso Hispanoamericano.

544 Amelia Allende González fue directora de la Secretaría Nacional de la Mujer en 1981 y estuvo a cargo de la publicación Amiga de la misma organización. Previamente fue seleccionada por el Departamento de Servicio Exterior de la Sección Femenina española para asignarle una beca de estudios para viajar a España, información encontrada en: Memorias 1953-1955, (IchCH).

545 Delegada provincial de la Región del Bío-Bío de la Secretaría Nacional de la Mujer en 1976.

546 Participó del Círculo de Cultura Hispana en Chile, dictó conferencias tituladas “Legislación, y obras sociales españolas” “Asistencia social española” y “Arte y Monumentos de España”, que formaron parte de actividades diseñadas por Sección Femenina en España. Más detalles en: Memorias 19453-1955, (IchCH).

547 Historiadora, nieta de Francisco Encina, participó de la Junta Directiva de IchCh, dictó cursos organizados por Sección Femenina titulados: “Historia Contemporánea, El Estado Español. Origen y misión de la Sección Femenina” y “Doctrina y formación moral en la Sección Femenina" (IchCH), asistió a actividades de Poder Femenino, además de participar como Asesora en la SNM. Información encontrada en: Memorias 1953-1955 y Oficio Confidencial, embajador Francisco Gorigoita Herrera de Chile en Madrid, 1944/170 del 12 de diciembre de 1975, Vol. 1975, pág. 1. Encontrado en los Archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Chile.

548 El Instituto de Cultura Hispánica fue fundada el 18 de abril de 1947 y correspondió a la institución que reemplazó al antiguo Consejo de la Hispanidad creado en 1940. Tuvo una misión propagandística por medio de la difusión de sus publicaciones, la organización de congresos, asignación de becas y cursos cortos, todos con el propósito de estrechar los lazos culturales comunes con las naciones hispanoamericanas para proyectarlos luego al plano político. Para ver más al respecto revisar Cañellas Mas, Antonio, Las políticas del Instituto de Cultura Hispánica, 1947-1953. HAO, Núm. 33 (invierno, 2014), 77-91.

549 Pilar Primo de Rivera, Recuerdos de una vida, Madrid, Dyrsa, 1983, pág. 57.

550 Ibid., pág. 58.

551 De la Asunción Criado, Ana, El folclore como instrumento político: los Coros y Danzas de la Sección Femenina, Revista Historia Autónoma, 10 (2017), pág 189.

552 Ibidem., pág. 55.

553 Sección Femenina de Falange, “Folleto Labor realizada en 1951”, Madrid, 1952, págs. 12-14; AMAE R 3247 Exp. 7, encontrado en Vanessa Tessada S., “Fronteras de la Comunidad Hispánica de Naciones. El aporte de la Sección Femenina de Falange y su proyección en Latinoamérica”, ILCEA [En ligne], 18, 2013, consultado el 27 de septiembre de 2013, en: http://ilcea.revues.org/2068

554 “Conclusiones del I Congreso Femenino Hispanoamericano y de las Filipinas”, págs. 7 y 19, AGA, Delegación Nacional de la Sección Femenina, (3) 95 Caja 5808. Encontrado en Vanessa Tessada S., “Fronteras de la…”, op. cit.

555 Titulada de Trabajo Social en 1945 y luego viajó a Bélgica y España para perfeccionarse. Participó en 1951 del Congreso realizado en Madrid donde expuso una ponencia titulada “Trabajo social y las viviendas de emergencia en Chile”. Fue nombrada para colaborar en el equipo técnico de la OEA durante el Régimen Militar.

556 ABC, Sevilla, 13 de mayo de 1951, pág. 17.

557 ABC, Sevilla, 09 de mayo de 1951, pág. 12.

558 Cabe destacar que la Escuela de Mayor de Mandos, institución que capacitaba a dirigentes femeninas en España, se llamó “Isabel la Católica” pues esta figura simbolizaba el modelo de conducta que debían seguir las dirigentes españolas. Modelo que fue traspasado a los Círculos de Hispanoamérica. Este centro tenía una capacidad para 132 alumnas y se desarrolló en el Castillo de la Mota que fue inaugurado en 1942 para la formación de todos los mandos de la institución. Véase, Peñalba Sotrorío, Mercedes, Creando falangistas: las Escuelas de Mandos del régimen franquista (1937-1945), Universidad de la Rioja, Granada, 2012.

559 Entrevista realizada por la autora a Valdivieso, María Teresa 15-11-2013.

560 Primo de Rivera, Pilar, Recuerdos de una vida…, op. cit., pág. 55.

561 Las granjas-educativas correspondieron a sedes donde se formaban dirigentes para capacitar a la masa femenina rural de España. Dichas dirigentes aprendían respecto al uso eficiente y racional de los recursos naturales, economía doméstica, cocina y remedios económicos. El objetivo declarado por el Ministerio de Agricultura española, en su Decreto de noviembre de 1953, era elevar el nivel de vida de los campesinos. Véase, Primo de Rivera, Pilar, La enseñanza doméstica como contribución al bienestar de la familia española, Madrid, Comercial Española de Ediciones, 1961.

562 “Condiciones de las Becas Otorgadas por la Sección Femenina de España”, AMAE Legajo R 5238 Exp. 15, 1952. Encontrado en Vanessa Tessada S., “Fronteras…”, op. cit.

563 M. J. Figueroa, entrevista realizada por la autora en octubre de 2013.

564 "Cara al sol" era himno de la Falange española, compuesto en 1935 con música del maestro Tellería y letra de poetas amigos de José Antonio Primo de Rivera. En una reunión en el café Or-Kom-Pom, de Madrid, se terminó de componer la letra. El himno se escuchó por primera vez en un mitin celebrado en el cine Europa, el 2 de febrero de 1936. Después de la Guerra Civil, pasó a ser uno de los himnos oficiales franquistas junto a la “Marcha Real” y la “Marcha de Oriamendi”. Para mayor detalle revisar, Fundación Nacional Francisco Franco, Cara al Sol, su nacimiento y versiones, versión online encontrado en: http://www.fnff.es/El_Cara_al_sol_su_nacimiento_y_versiones_____773_c.htm

565 Valdivieso, op. cit.

566 Tessada, Vanessa, “Fronteras de la Comunidad Hispánica de Naciones. El aporte de la Sección Femenina de Falange y su proyección en Latinoamérica”, ILCEA, 2013.

567 Participó del CchCh, fue becaria de Sección Femenina en 1972 y volvió a fines de 1973 para participar de la organización de la Secretaría Nacional de la Mujer a petición de su amiga Sara Phillipi. Trabajó en La Protectora de la Infancia.

568 Militante nacionalista que participó de las “Marchas de las Cacerolas”, escritora del libro La epopeya de las ollas vacías, Santiago, Editorial Nacional Gabriela Mistral, 1974 y “Breve historia de la Unidad Popular”, El Mercurio, Editorial Lord Cochrane, 1974. Cursó estudios en España pues fue becaria de Sección Femenina y relató en sus escritos los inicios de Poder Femenino. Más detalles: La lista de becadas por Sección Femenina hasta el 19 de junio de 1975 está en la Sección Prosopográfico Mujeres, AGA (3) 95 Caja 5775, Madrid.

569 Listado de becarias chilenas de Sección Femenina, 19 de junio de 1975, Madrid, en Prosopográfico Mujeres, AGA (3) 95 Caja N° 5775.

570 Primo de Rivera, Pilar, Recuerdos de…, op. cit., pág. 55.

571 Para más información respecto al modelo de granja-escuela español revisar: Sánchez López, Rosario, Entre la importancia y la irrelevancia, Sección Femenina de la República a la Transición, Editora Regional Murcia, Murcia, 2007, pág. 66.

572 Presidenta de la Protectora de la Infancia lugar en donde conoció a Sara Phillipi.

573 Entrevista realizada por la autora a Alicia Amunátegui, 04 de octubre de 2013.

574 Fundación Escuela Familiar Agrícola, Declaración de Objetivos, sin fecha. Actualmente la institución de denomina Fundación de Capacitación Vida Rural UC, encontrado consultado el 20 de noviembre de 2013.

575 Alicia Amunátegui, op. cit.

576 Ibid.

577 Archivo General de la Administración (AGA), Sección Femenina (3) 95 Caja 5736 Correspondencia 14 de octubre de 1973.

578 Valdivieso, op. cit.

579 Valdivieso, op. cit.

580 Ibid.

581 Ibidem.

582 “Cátedra Ambulante”, en Carpeta: Reuniones de comisiones hispanoamericanas, 1975 - 1976. AGA (3) 95 Caja 5789, Madrid. Agradecimientos a Vanessa Tessada quien me los facilitó.

583 Participó de actividades de Poder Femenino, SNM y fue alcaldesa de Providencia entre 1982 y 1996.

584 Oficio Confidencial, embajador Francisco Gorigoita Herrera de Chile en Madrid, 1944/170 del 12 de diciembre de 1975, Vol. 1975, pág. 1. Encontrado en los Archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Chile.

585 Ibid., pág. 1.

586 Asociación de mujeres chilenas fundada en 1975 con objetivos benéfico-sociales. En sus inicios estaba conformada por chilenas residentes en Madrid quienes participaban de los Círculos Femeninos.

587 Valdivieso, op. cit.

588 Pérez Moreno, Heliodoro, “La Sección Femenina de la España de Franco (1939-1975) y sus contradicciones entre perfil de mujer y medios educativos”, Cuadernos de Historia da Educación, N° 7, 2008.

589 Amiga, N° 91, Santiago, agosto de 1983, pág. 15.

590 Ibid., pág. 2.

591 Ibidem.

592 Amiga, N° 9, Santiago, octubre de 1976, pág. 14.

593 Ibid., pág. 20.

594 Amiga, N° 61, Santiago, febrero de 1981, pág. 12

595 Valdivieso, María Teresa, op. cit.

596 Según las entrevistadas y la bibliografía consultada, este era un sistema parecido al Servicio Militar masculino, donde las mujeres, al cumplir 18 años, debían pasar seis meses haciendo actividades de voluntariado, que quedaban registradas en una libreta personal. Véase: Primo de Rivera, Pilar op. cit y Morales Villena, Amalia, Género, mujeres, trabajo social y Sección Femenina, Editorial Universidad de Granada, 2010, Granada.

597 Pinochet Augusto en ABC, sábado 13 de septiembre de 1975, pág. 16.

598 Allen Kareithi, Megan, Women of Santiago: Gender Conceptions and Realities under Pinochet, PhD Candidate, History Department, Tulane University, pág. 2.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search