Version classiqueVersion mobile

Mujeres y Política en Chile

 | 
Manuel Loyola Tapia
, 
Ana Gálvez Comandini
, 
Rolando Álvarez Vallejos

Mujeres militantes, combatientes y revolucionarias: la Operación Siglo XX y el rol de las mujeres en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Valentina Jorquera Peñailillo

Texte intégral

  • 460 Jessy Iturriaga y Katherine Quijada, “Rebeldes y milicianas chilenas: un acercamiento a las mujeres (...)
  • 461 Idem.

1El Frente Patriótico Manuel Rodríguez -nombre abreviado bajo la sigla FPMR- fue una organización revolucionaria de izquierda que nació en el año 1983, bajo el alero del Partido Comunista de Chile (PCCh), quien ideó al FPMR como elemento constitutivo de su Política de Rebelión Popular de Masas (PRPM). Esta política tenía como objetivo desestabilizar, mediante la realización de una serie de actividades y estrategias, la dictadura cívico-militar liderada por el general Augusto Pinochet en Chile460. En este sentido, ante los difíciles tiempos que atravesó la izquierda chilena durante este periodo dictatorial, surgió la necesidad de resistir y a la vez adaptarse a la coyuntura, de tal manera que en la década de 1980 un sector de la población nacional asumió la labor de enfrentarse y rebelarse contra el orden establecido. Así se evidencia un proceso de radicalización política al interior de la sociedad, en donde el FPMR se concibe como el brazo armado del PCCh, en el que podemos observar la participación de mujeres, las cuales tienen un papel activo en la lucha contra el terrorismo de Estado461.

  • 462 Idem.
  • 463 Marcel García, “Itinerarios militantes, profesionales y familiares de exiliadas chilenas en Francia (...)

2De esta manera, las investigaciones existentes dentro de la historiografía alrededor del FPMR y las acciones realizadas por este, tendieron frecuentemente a construir y evidenciar un prototipo en torno a la militancia política que es homogeneizante, ya que se encarga de exaltar a los militantes hombres como el sujeto revolucionario por excelencia; relegando así a un segundo plano las voces y experiencias de las mujeres revolucionarias, quienes quedan invisibilizadas tanto como militantes como combatientes. Esto restringió las labores desarrolladas por mujeres a una función auxiliar y no protagonista dentro de este escenario masculinizado, lo que se refleja al momento de no tener claro conocimiento de los nombres de las frentistas ni la función de estas dentro de la orgánica del FPMR462 o incluso en el hecho de que por lo general, dentro del ideario de las personas, se arrastra el “ideal de compañera” que se basa en la creencia de que las mujeres que ingresaban a la organización lo hacían siguiendo a sus parejas463.

3En esta senda, se hace relevante mencionar que a pesar de la existencia de esta predisposición a masculinizar la lucha armada en el marco de la dictadura militar en Chile, existen importantes aportes en los trabajos de autores como Jessy Iturriaga, Jazmín Lecourt, Javiera Olivares, Javiera Robles, Alfonso Salgado, Tamara Vidaurrázaga, Cherie Zalaquett, entre otros; los cuales, desde diversas perspectivas y disciplinas, nos entregan valiosas vías para adentrarnos en torno al rol que desempeñaron las mujeres dentro de las organizaciones armadas chilenas. Por ejemplo, Robles en su texto Memorias de la clandestinidad: Relatos de la militancia femenina del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, logra no solo

  • 464 Javiera Robles, “Memorias de la clandestinidad: Relatos de la militancia femenina del Frente Patrió (...)
  • 465 Jazmín Lecourt, “Relaciones de género y liderazgo de mujeres dentro del Partido Comunista de Chile” (...)

“visibilizar la experiencia militante de las mujeres, sino también problematizar la propia estructura partidaria a través de una lectura desde el género de las memorias de las mujeres rodriguistas”464. Asimismo, Lecourt en su tesis de maestría, analiza las relaciones de género al interior del PCCh, evidenciando los conflictos que se desarrollan alrededor a esas, esencialmente en los “vínculos de poder entre los sexos que se expresa en las subordinaciones que van a vivenciar las mujeres al interior del partido”465.

  • 466 Luis Rojas, Carrizal. Las armas del PCCh, un recodo en el camino, Santiago, LOM Ediciones, 2018.
  • 467 Viviana Bravo, ¡Con la Razón y la Fuerza, Venceremos! La Rebelión Popular y la Subjetividad Comunis (...)
  • 468 Idem.

4Teniendo en conocimiento estos aspectos, podemos referirnos a la discusión política y orgánica misma del PCCh en la cual se enmarca el surgimiento y actuar del FPMR. El golpe de Estado, la caída del gobierno liderado por Salvador Allende y la Unidad Popular, y la consiguiente consagración de la dictadura militar en la dirección gubernamental de Chile, trajo consigo el cuestionamiento por parte de la dirección del Partido Comunista chileno en torno al papel que iban a desempeñar como organización ante el cambio de la coyuntura sociopolítica nacional466. “La experiencia de la derrota y de revertirla, de aprender de los errores”467, a fin de comprender y cuestionarse como colectivo comunista el cómo habían llegado hasta la situación de derrota en la que estaban y en el modo en salir de ella, propició el escenario favorable para el desarrollo de la llamada Política de Rebelión Popular de Masas468.

  • 469 Viviana Bravo, op. cit., 59.
  • 470 Viviana Bravo, op. cit., 60.
  • 471 Viviana Bravo, op. cit., 88.

5La PRPM asumió como táctica válida “todas las formas de lucha” a fin de terminar con la dictadura militar y su poderío, aceptando como legítimo el uso de la violencia en el marco de esta lucha e integrando el componente militar dentro de la orgánica partidista469. Esto significó un giro táctico a la línea política llevada tradicionalmente por el PCCh, debido que la incorporación de la lucha con armas dentro de su accionar político fue un elemento inédito y novedoso en el accionar comunista chileno hasta ese entonces470. Así también se pensó en una “política militar que debía concebirse dentro de la perspectiva de los frentes de masas, con las masas y nunca fuera de ellas, por lo tanto sería otro frente de trabajo cuya preparación le correspondería al partido en su conjunto y no solamente a un grupo de “especialistas””471.

  • 472 Viviana Bravo, op. cit., 101.
  • 473 Idem.
  • 474 Viviana Bravo, op. cit., 111.

6Así se “intentan elevar la disposición combativa del pueblo, educarlo en las formas nuevas y más audaces de lucha; demostrar fortaleza y decisión ante el pueblo (…) convirtiendo a obreros, estudiantes, campesinos y pobladores en los sujetos de la rebelión”472. Este proceso necesitaba de tres ejes fundamentales para un desarrollo pleno de la correlación militar de fuerzas: la Fuerza Militar Propia (FMP), la Organización Paramilitar de las masas (conocido como Trabajo Militar de Masas (TMM) y el Frente rodriguista) y el paso de una parte de las FF. AA. y de Orden al lado de la lucha antifascista también conocido como “Frente Clarín”473. Por lo que “la ofensiva de las masas sería la expresión de una resistencia activa, que combinaba las formas de lucha y, a las “clásicas”, las llenaba de otro contenido. El llamado desde ahora iba dirigido a desbordar la institucionalidad, a “molestar” al régimen, a rebelarse, a utilizar la violencia”474.

  • 475 Viviana Bravo, op. cit., 114.
  • 476 Viviana Bravo, op. cit., 131.
  • 477 Idem.

7La Política de Rebelión Popular de Masas por lo tanto apuntó a ser un programa movilizador en torno a la lucha, a fin de concretar una fase nueva de combate en contra la dictadura y sus agentes, basándose en una “perspectiva insurreccional de masas”475. En este alero, el PCCh tomó la decisión de formar el Frente Patriótico Manuel Rodríguez como “un aparato militar especializado que acompañaría al trabajo militar (a pequeña y mediana escala), dependiendo del PC pero tendría otra estructura orgánica”476. De este modo, el FPMR, en calidad de “brazo armado”, se propuso como objeto dar golpes al régimen militar, a fin de elevar la moral combativa de las masas, “acompañando y resguardando la lucha del pueblo” e incentivando la Rebelión Popular477.

  • 478 Luis Rojas, De la rebelión popular a la sublevación imaginada. Antecedentes de la Historia Política (...)
  • 479 Luis Rojas, Carrizal, op. cit.
  • 480 Idem.

8De este modo, el FPMR trabaja con la idea de “crear una organización con capacidad técnico-militar para enfrentarse a los aparatos represivos en su mismo terreno, que pusiera coto a la absoluta impunidad y alevosía con que éstos operaban ante poblaciones inermes”478. Por lo cual el uso de las armas y la formación militar de las masas no solo apuntaba a radicalizar la lucha contra el terrorismo de Estado, sino que también abarcaba la noción -y finalidad- de que, mediante el uso de estas, se iba a lograr terminar con la dictadura479. Así es como se estructura el Proyecto de Sublevación Nacional, “donde las masas populares organizadas coparían de forma permanente los centros neurálgicos de las principales ciudades hasta lograr la desestabilización del régimen”480.

  • 481 Idem.

9En este camino, el FPMR en vías de fomentar el estallido de esta Sublevación Nacional, enmarcada en la Política de Rebelión Popular de Masas, concreta una serie de actos que implicaban el uso de armas y tácticas militares, que sin duda marcaron a la sociedad chilena de mediado de los ochentas, ya que fueron hechos políticos inéditos y de importante trascendencia481. Un caso ejemplar de este aspecto fue la perpetuación de la Operación Siglo XX, la cual tenía como fin gestar y concretar un ataque armado en contra del dictador Pinochet en la cuesta « Las Achupallas », que se encuentra camino al Cajón del Maipo.

  • 482 Miguel Paz y Javier Rebolledo, “A veinte años de la emboscada al general Pinochet”, La Nación, Sant (...)

10A pesar de que el atentado no terminó con éxito para el FPMR, dado que Pinochet siguió con vida, este hecho nos abre una ventana hacia la concepción que se tenía de la mujer y al rol que jugó la misma al interior de la organización dado que en la división de tareas de la operación a priori se observa una separación muy marcada. Dado que José Valenzuela -de pseudónimo Ernesto-, hombre fuerte y masculino entrenado militarmente en Cuba en el manejo de armas, estaba a cargo de dirigir y efectuar la lucha armada en el atentado, lo que en la mayoría de las percepciones se asume como rol protagonista; en cambio, Cecilia Magni -conocida como Tamara- estaba a cargo de la logística del plan, aspecto que comúnmente se asume como trabajo auxiliar, lo cual no involucra el manejo de armas482, debido a que el armamento y su manipulación es algo históricamente atribuido a los hombres.

  • 483 Cherie Zalaquett, “La frentista “Fabiola”: un relato en reversa del atentado a Pinochet”, Revista I (...)

11En este sentido, la Operación Siglo XX puede servirnos como un puente que une la concepción existente en torno al rol de la mujer dentro del FPMR y la participación que tuvieron las mismas en el plan en sí, dado que hasta ahora este tópico se ha visto reducido a sólo dos mujeres que fueron integrantes y protagonistas de los hechos, “Tamara” y “Fabiola” -de nombre real Adriana Mendoza-. La primera es conocida como comandante y fundadora de la organización, la cual incluso llegó a integrar la más alta jerarquía del FPMR, la Dirección Nacional de Logística, y la segunda es conocida como la única mujer fusilera en el atentado de Pinochet483.

  • 484 Idem.

12De este modo la participación de ambas en la Operación Siglo XX nos introduce en un campo complejo en donde se abren tópicos y relaciones en las cuales la mujer revolucionaria se ha visto excluida, tales como la intervención femenina en el campo militar, la militancia armada, el vínculo entre mujeres y armas, prácticas de violencia del sujeto femenino militante, entre otros484. Lo que nos lleva a colocar a la mujer como protagonista dentro de una historia que en su mayoría la ha invisibilizado en pos de resaltar un campo militar radicalmente masculinizado y homogeneizado, tal como ocurre en el caso de las concepciones existentes en cuanto al FPMR y su lucha en contra de la dictadura cívico-militar chilena, las que, por lo general, olvidan la existencia de mujeres militantes, revolucionarias y combatientes en su desarrollo.

13Considerando lo anterior y la herencia del ideario de la Revolución Cubana, que le asignó a la mujer revolucionaria un rol secundario dentro de la gestación y asentamiento del proceso revolucionario, y entendiendo que esta inspiró de forma trascendental a la gran mayoría de las revoluciones desarrolladas dentro del continente Latinoamericano durante el transcurso del siglo XX, estimamos que en la planificación y realización del atentado contra el dictador Pinochet, dentro del FPMR el papel y participación de la mujer militante como guerrillera armada estuvo subordinado a la labor de los militantes y guerrilleros hombres. Por lo que efectuaron, de esta manera, un rol secundario que se vio en detrimento respecto a las figuras masculinas del grupo armado, lo cual también responde al ideario de la época sobre lo que significaba ser mujer dentro de las sociedades de América Latina, de manera tal que en la prensa de aquel entonces y preponderantemente en la bibliografía que trabaja la temática, se refleja esta invisibilización de la participación de la mujer dentro del FPMR.

  • 485 Joan Scott, Género e historia, México, FCE-UNAM, 2009, 49.

14En esta senda, a partir de los esbozado por Joan Scott en su libro Género e Historia sobre la Historia de Género, en donde plantea que “mujeres y hombres se definen los unos respectos a los otros, de manera tal que no se puede llegar a una comprensión mediante un estudio por separado”485, nos abocaremos en analizar y estudiar, considerando la labor y el rol que desenvolvieron los militantes hombres dentro de la Operación Siglo XX efectuada por el FPMR, cuál fue el papel y la participación de las militantes y guerrilleras de la organización armada en la gestación y desarrollo del atentado contra el líder de la dictadura militar chilena.

15La metodología descansa en tres pilares fundamentales, en donde el primero es la realización de un análisis bibliográfico, principalmente del trabajo de autoras como Jessy Iturriaga, Katherine Quijada, Tamara Vidaurrázaga y Cherie Zalaquett, que nos entregan una guía sobre la composición y funcionamiento interno del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que permite situarnos en el escenario en el cual se desenvolvieron las mujeres que fueron militantes y guerrilleras de esta organización, y a la vez nos da a conocer el imaginario que el FPMR había construido en torno a ser mujer y su función dentro de la agrupación. En este mismo sentido, este análisis nos otorga nociones de cómo se gestó y desarrolló la Operación Siglo XX, lo cual nos otorga ideas sobre el rol que desempeñaron las militantes armadas en la misma.

16Como segundo pilar tenemos la revisión de prensa de la época, como diarios, específicamente El Mercurio y La Tercera, que tratan tanto de sucesos que involucran al FPMR, como las que se refieren al atentado desarrollado en contra del dictador Augusto Pinochet. Esta nos da a conocer por un lado la información que se manejaba de la organización y del episodio en sí por parte de la opinión pública, como también da cuenta del imaginario construido por parte de la prensa sobre lo que era el FPMR, el perfil de sus militantes y si hacían distinciones entre sus militantes a partir de un criterio de género.

17También se llevaron a cabo un grupo de entrevistas a mujeres y un hombre que fueron parte de la organización como militantes y guerrilleras, las cuales nos entregaron su experiencia siendo parte del FPMR, dándonos a conocer su perspectiva sobre lo que significaba ser mujer y revolucionaria dentro del imaginario de la agrupación, el funcionamiento y las funciones de las militantes al interior de la misma. Asimismo, nos proporcionan nociones del rol que desenvolvieron dentro de la gestación y ejecución de la Operación Siglo XX como combatientes armadas.

  • 486 Gerda Lerner, La creación del patriarcado, Nueva York, Oxford University Press Inc., 1986, 7.
  • 487 Gerda Lerner, op. cit., 3.

18Constantemente la mujer ha sido relegada a un papel secundario dentro la disciplina histórica, con el fin de resaltar una Historia masculinizada que sitúa al hombre como protagonista de las diversas vivencias y procesos desarrollados en las distintas coyunturas que ha atravesado la humanidad en su existencia. Este hecho es el reflejo de los cánones establecidos por las sociedades en las que es clara la hegemonía del patriarcado, el cual en palabras de Gerda Lerner es “la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños/as de la familia y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad en general”486, de manera tal que es necesario evidenciar que las mujeres, del mismo modo que los hombres, son y fueron actores y agentes en la historia, compartiendo con los hombres el mundo y el trabajo de la misma manera487.

  • 488 Marcela Morales, “Cuerpos (des) armados: (Im) posibilidades en las Narrativas de Mujer, Género, Mil (...)

19Dentro de este camino, alrededor de las mujeres militantes de distintas organizaciones de izquierda revolucionaria, surgidas en Latinoamérica durante el siglo XX en el contexto de las dictaduras militares desarrolladas en las diferentes naciones que componen el continente, se evidencia una tendencia a invisibilizar el rol y participación de ellas al interior de las mismas en detrimento de la labor de sus compañeros hombres de militancia. Ellos han sido por lejos concebidos por la población y la historiografía en general, como el sujeto revolucionario por excelencia; entendiendo así que este aspecto forma parte de una manifestación de violencia y una estrategia de dominación, en la cual persisten las conceptualizaciones que esconden las cualidades de los sujetos subalternos, victimizándolos, invisibilizándolos y anulando la complejidad del tema mediante el uso de categorías universales488. En torno a este tema, la realidad chilena no ha estado ajena, ya que, en su mayoría, las mujeres militantes y combatientes son un ámbito desconocido y levemente tratado por las y los historiadores que han investigado sobre las organizaciones revolucionarias que enfrentaron la dictadura cívico-militar del general Pinochet, como es el caso del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

  • 489 Tamara Vidaurrázaga, “Mujeres en Rojo y Negro. Reconstrucción de memoria de tres mujeres miristas 1 (...)
  • 490 Entrevista a Marcela Leiva, Santiago, noviembre del 2017.
  • 491 Según esta concepción eran mujeres propensas a tener sexo con cualquiera, similar a una prostituta.

20Las militantes del FPMR, y de las organizaciones de izquierda revolucionaria en general, vivieron un proceso liberador al convertirse en parte de la organización contestataria que buscaba dar con la manera de modificar el modelo político, social y económico establecido en el cual estaban insertas. A la vez se convirtieron en sujetas activas y transformadoras que rompieron y superaron el canon establecido en torno a ellas, el denominado papel de víctimas489, que las relegaba como personas receptoras de acciones opresoras y no como actrices protagonistas. Este aspecto militante generó diversas imágenes peyorativas alrededor de estas mujeres por parte de la sociedad, refiriéndose a ellas con epítetos tales como locas, sueltas, entre otros490, que se ligan de forma directa al hecho de que rompieron el modelo de mujer establecido y también con el de sujeto revolucionario. Dentro de estos prototipos las militantes no tenían cabida, dado que se entendían a ambos como campos ajenos a la participación femenina, siendo así la única respuesta concebida por las personas que utilizaban esos calificativos sobre el porqué las mujeres se adentraban en este ámbito, era debido a que poseían problemas o eran de vida fácil491.

21A pesar de esta carga, muchas mujeres de igual forma se decidieron por la vía armada, tal como fue el caso de Marcela Leiva. Ella ingresó a las Juventudes Comunistas (JJ. CC) durante su etapa de educación secundaria, participando al interior de la organización en el sector sindical en donde desempeñó diversas labores y actividades, hasta que en el año 1986 se decidió a entrar en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que era entendido como el brazo armado del Partido Comunista chileno. Decisión que tomó después de sopesar la poca incidencia que existía sobre el desarrollo y continuación del régimen dictatorial por parte de los sectores populares y revolucionarios, por lo que se decidió por uso de las armas con la idea de hacer frente a la hegemonía militar, tal como lo señala en su relato.

  • 492 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

22El 86` como que ya estaba aburrida de todos los años de democracia ahora, panfletos y actividades en contra la dictadura que no tenían avances. Entonces ahí él (encargado de las JJ. CC) me dijo bueno y ¿tú estás realmente por una alternativa más de más compromiso, de más entrega? Sí le dije, yo estoy de acuerdo con la vía armada. Entonces él me dijo ya, yo te voy a presentar a mi hermano para hacerte el pase para que tú entres al Frente Patriótico. Y el día domingo equis, llega su hermano y me dice que él es el encargado del Frente Patriótico de la zona Sur y que si acaso yo estaba dispuesta a entrar en ese compromiso, entonces yo le dije que sí, que yo sentía que ya eran muchos años de dictadura y que aquí la única solución era la vía armada y había que enfrentarse a los militares con una postura de mayor fuerza492.

  • 493 Tamara Vidaurrázaga, op. cit., 15.

23Considerando este aspecto, se evidencia que las coyunturas límites, tal como lo fue el desarrollo de la dictadura militar y sus fuertes tácticas de represión en contra los sujetos subordinados, abrieron fisuras dentro del canon establecido respecto a la mujer. Ya que estas fueron accediendo paulatinamente a tópicos en torno a los cuales habían permanecido excluidas y/o alejadas, como lo era el caso de la participación política activa dentro de movimientos revolucionarios493 y el tomar parte de acciones de carácter más contestatario contra el molde hegemónico. Tal como fue el caso de las militantes del FPMR que formaron parte tanto de la gestación como del desarrollo de la Operación Siglo XX efectuada en el mes de septiembre del año 1986.

24Este atentado contó con la participación de mujeres frentistas a lo largo de su planificación y en la perpetración in situ de la acción armada, quienes se involucraron en distintos niveles dentro de este proceso, trabajando en la logística del plan, funcionando como señuelos o directamente siendo una fusilera. Sobre esto nos habla Carlos Castillo, quien fue militante del Partido Comunista (PC), trabajando desde el periodo de planificación del FPMR a fines de la década de 1970 y formando parte del asentamiento y radicalización de la organización a mediados de los ochentas. Participando directamente en diversas acciones y mítines armados realizadas por el Frente Patriótico, siendo asimismo uno de los fusileros dentro del atentado en contra del dictador Augusto Pinochet. De esta forma él menciona que:

  • 494 Son casas en las se ocultaban los militantes que estaban siendo perseguidos por los organismos de r (...)
  • 495 Se refiere a la casa en donde se acuartelaron en la víspera del atentado, los primeros días del mes (...)
  • 496 Es el proceso de traslado y cuidado de las armas, armando y desarmándolas, limpiándolas, entre otra (...)
  • 497 Entrevista a Carlos Castillo, Santiago, noviembre del 2017.

Hubo cuatro áreas importantes dentro de la Operación, la logística, la exploración, el acuartelamiento y la casa de seguridad494, en donde las piezas claves dentro de estas cuatro tareas fueron mujeres. Por ejemplo el arriendo de la casa495 estaba a cargo de la Cecilia con Bunster, pero ella era la que conocía todo, era la Encargada Nacional de Logística. Había otra compañera, que era Fabiola, que con la mamá de un compañero tuvieron que hacer como que eran una familia que vivía en la casa, poniendo la cara. En el traslado otra compañera cumplió un rol importante, teniendo a cargo el traslado de cosas, el legendar496 que era una de las cosas más difíciles. Y en la exploración desde el cruce hasta la salida a Santiago desde El Melocotón había una o dos compañeras, que eran las encargadas de las comunicaciones; otras nos enseñaron a cambiar físicamente, con maquillaje, ropa y accesorios. (...) En la casa de seguridad había dos compañeras, una mamá y una hija, que nos trataron como reyes, nos daban comida y nos entregaban todas las comodidades. (...) Las compañeras estaban en todo, cubriendo muy bien todas esas áreas497.

  • 498 Hace referencia a la acción de pegar lienzos con diferentes consignas de protestas en varios puntos (...)

25Asimismo, otra entrevistada, que prefirió entregar su relato de forma anónima, nos habla en torno a lo señalado por Carlos en cuanto a la labor desempeñada por mujeres en logística, traslado y las casas de seguridad. Por lo que nos cuenta sobre su militancia en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, la cual comenzó después de haber participado de forma activa en las JJ. CC desde el año 1975, desempeñándose como dirigente y efectuando acciones como los “Rojos amaneceres”498, la fijación de bombas en tendidos eléctricos y la realización de rayados. En este sentido ella indica que:

  • 499 Entrevista anónima, Santiago, realizada noviembre del 2017.

En el año 85` ya estaba lista para pasar al aparato armado del PC. No fui operativa, o sea realizar acciones propiamente tal, sino que me prepararon para trabajar en logística. Para mí fue un poco duro ya que tenía casi toda mi familia en prisión, y yo ya no podía pisar más la cárcel, así que tuve que poco a poco hacerme una transformación, cambiar mi look artesanal al de una señorita. Alquile una casa con mi hermana fuera de mi barrio y lo que hacía era ir a buscar el material, construir barretines, recibir y entregar. En mi casa de seguridad también tuve a un compañero, lo tuve como un mes y le encontré otra casa de seguridad pocos días antes de que me fueran a buscar. Yo caí (detenida) con parte del arsenal y material de primeros auxilios499.

  • 500 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

26En torno a lo mismo hace mención Marcela, contándonos que su participación como militante dentro de la organización se basó esencialmente en el traslado y cuidado de armamento, como lanzacohetes y fusiles de guerra, la obtención de material necesario para la realización del atentado, como disfraces, autos, camionetas y beepers, el cuidado y mudanza de compañeros que tenían que esconderse por su participación como fusileros y una serie de labores que se relacionan de forma directa con el área de la logística dentro del FPMR en general y la Operación en particular500.

  • 501 La Tercera de la hora, “Diez mujeres involucradas en atentado al Presidente. Una es autora de los d (...)

27Estos relatos nos dan cuenta de la penetración de la mujer en los distintos niveles de la planificación y desarrollo de la Operación Siglo XX, aspecto al que dentro de la prensa de la época no se hizo referencia más allá que un par de titulares que no indagaban en la profundidad y complejidad del rol y la labor de la mujer, tal como lo hicieron los relatos anteriormente citados. De esta forma uno de los pocos titulares que abordó la temática fue el esbozado por el diario La Tercera de La hora que titula una de sus secciones casi tres meses después de la realización de la Operación con la frase “Diez mujeres involucradas en atentado al Presidente. Una es autora de los disparos”501, refiriéndose con este encabezado a los antecedentes recabados hasta ese momento por el fiscal militar asignado al caso, el coronel Fernando Torres Silva. El cual, luego de varias pesquisas y reconstrucciones de escenas en torno al incidente, se fue armado un panorama de la escena en la cual como resultado obtuvo la constatación de la participación de diez mujeres en diferentes tópicos y posiciones alrededor de la planificación y concreción del atentado contra el Augusto Pinochet.

28Lo interesante de este artículo periodístico es, por un lado, el hecho de referirse explícitamente a mujeres en un titular como participantes dentro del desarrollo de la Operación, dado que la prensa de aquel entonces se refirió al tema de manera vaga y poco profunda. Por el otro cabe referirse a la composición del artículo en sí, en el cual de un total de veintiocho párrafos, solo siete de ellos habla sobre las mujeres esbozadas en el encabezado, refiriéndose esencialmente en torno a ellas con calificativos tales como secretaria y cónyuge de cierto militante de la organización, mientras que en el resto del artículo se encarga de mencionar a las figuras del fiscal Torres y los hombres señalados como cabecillas del atentado, César Bunster y Vasily Carrillo Nova.

  • 502 El Mercurio, “Identificada mujer que participó en el atentado”, El Mercurio, Santiago, 10 de septie (...)
  • 503 Hace referencia a la idea de jefes, encargados.

29Lo mismo se repite en otros artículos que hacen referencia a la participación de mujeres dentro del atentado, tal como observamos en la noticia que se titula “Identificada mujer que participó en el atentado”502, en la cual solo se menciona de manera leve al inicio del escrito el apodo de la militante -que era Katia- y que ella, junto a otro militante, fue la encargada del arriendo de la casa en donde se acuartelaron los fusileros. El resto del escrito se encarga principalmente de narrar sobre la fuga de los denominados “cabecillas”503 de la operación y la figura del militante hombre que acompañaba a Katia, en vez de volver a hacer referencia sobre lo que el titular esbozaba. Ambos ejemplos se encargan de situar a la militante dentro de la función de acompañante de un compañero masculino, como una sujeta pasiva y no proactiva.

  • 504 La Tercera de la hora, “Caen otros dos implicados en atentado contra el Presidente”, La Tercera de (...)
  • 505 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

30Este aspecto, nos demarca una tendencia en cuanto a la forma de construcción de la prensa en torno a la figura de las mujeres militantes del FPMR, la cual las relegaba a un segundo plano, otorgándoles una función secundaria en la gestación y desarrollo de la Operación Siglo XX; lo cual iba de la mano al imaginario de la época sobre lo que significaba ser mujer al interior de la sociedad chilena, en la que ser revolucionaria iba en contra de todos los cánones establecidos. Sobre esto hace mención Marcela en una parte de su relato cuando nos expone que su familia al visitarla en la cárcel de San Miguel, en la cual se estuvo detenida por su participación en el atentado, le cuentan que había salido en el diario como la secretaria de un militante hombre, específicamente diciendo que “ella actuaba como una especie de secretaria privada de Carrillo Nova”504. Ante esto sorprendida esboza que la prensa se había encargado de borrar en una categorización empequeñecedora, toda una vida de militante y revolucionaria, invisibilizando y desconociendo la importante labor que llevaba desenvolviendo dentro del FPMR505 durante años.

  • 506 La Tercera de la hora, op. cit., “Diez mujeres involucradas en atentado al Presidente. Una es autor (...)

31Otro aspecto relevante que se desprende de los artículos periodísticos y el relato de los entrevistados, es el hecho de que la participación de la mujer en cuanto al uso de las armas en la perpetración del atentado se reducía a solo una, la apodada Fabiola. En torno a la cual no hemos tenido acceso a detalles de su figura, de hecho en las noticias solo se dice que “una de ellas, por lo que se sabe hasta ahora, fue autora de disparos a los vehículos de la comitiva presidencial”506, sin ahondar en su nombre, su información o el rol que tuvo dentro de la Operación. Esto nos señala y nos otorga una puerta de entrada, respecto al papel que tuvieron las mujeres en la lucha armada como fusileras, campo que histórica y socialmente ha sido atribuido a los militantes masculinos; entendiéndose así al hombre como el sujeto revolucionario por excelencia y la mujer como la compañera auxiliar de este.

  • 507 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

32Referente a esto Marcela apunta que al interior del FPMR las tareas y perfiles militantes se desarrollaban de acuerdo a las características de las personas más que en base a una separación a partir de un criterio de género. Menciona que inclusive existieron muchas militantes, aunque no fueran la misma cantidad respecto a los militantes hombres, que se desenvolvieron como fusileras, y que de hecho ella misma pasó por un proceso de entrenamiento en el cual fue instruida en el manejo de armamento. Pero debido a preferencias y limitaciones propias, dado la dificultad que tuvo con el uso de armas y el miedo que le provocaban las mismas, ella decantó por desenvolverse en otras labores militantes, decidiéndose a base de sus propias capacidades en el área de logística, en la que finalmente trabajó y aportó específicamente en la Operación Siglo XX507. Acá es necesario exponer lo que la misma entrevistada señaló sobre la experiencia que tuvo durante su paso por la cárcel de San Miguel, en donde conoció a compañeras de la organización que habían participado dentro de diversos hechos armados, en torno a los cuales ellas decidieron no ahondar ni en ese entonces ni en la actualidad, dado que:

  • 508 Idem.

Había compañeras que eran directamente combatientas que le llamaban, pero eran muy pocas y la mayoría hasta el día de hoy no se atreven a decir que son combatientas. Es como un secreto súper guardado porque tienen hijos, tienen marido, familia y porque además en nuestra época era súper mal visto ser eso. Además, a un hijo que hoy en día esté estudiando en la Chile (universidad) Derecho, decirle que tú asaltabai bancos, es como complicado pa` ellas, entonces es muy difícil que quieran conversar o contar sus experiencias, (...) yo como nunca estuve metida en eso, en hechos de sangre como le llamaban en la época, y por los cuales que fuimos súper denostadas, tengo más facilidad de contar mi historia, pero mis amigas les da lata, les da vergüenza508.

  • 509 Idem.

33Podemos evidenciar de este modo, el peso que tiene el rol de género impuesto sobre las mujeres de la época, las cuales, a pesar de contar con una convicción revolucionaria que las impulsó a participar dentro de la lucha armada como parte activa del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, sienten vergüenza y no se explayan en torno a este rol que desenvolvieron en la organización. De hecho, la misma Marcela menciona que dentro de la Operación siglo XX “hay una sola compañera que participó en el atentado, solamente una mujer. (...) Nosotros el año pasado conmemoramos el atentado allá en la cuesta Barriga, y ella, la compañera, no muestra su cara ni nada, tampoco quiere dar entrevistas, ni hacer un libro ni ninguna cosa”509. Esto refleja de modo afable, la gran carga que representa el haberse desenvuelto como fusilera, sobre todo entendiendo el modelo patriarcal impuesto sobre la mujer, que además de manera recurrente son invisibilizadas por la masculinización del campo armado.

  • 510 Entrevista Carlos Castillo, op. cit.

34Pero inclusive a esta carga y a la realidad de la época durante la dictadura, varias fueron las mujeres que se atrevieron a tener una participación activa como combatientes armadas, las que dentro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez fueron consideradas de manera igualitaria al hombre. Tal como lo menciona Carlos en su relato, en donde señala que la organización comprendió que el rol de la mujer al interior de la lucha armada era valiosísima y aportaba dimensiones que al hombre le eran ajenas, como por ejemplo el poder camuflarse de forma más efectiva por el conocimiento que tenían las militantes en cosmética y aplicación de maquillaje o por las características físicas de ellas que le permitían ser más hábiles al momento del escape posterior a la realización de una operación. Por lo que desde los encargados del FPMR se comenzó a fomentar, una vez entendida la relevancia de las militantes en el ámbito armado, la incorporación de las mismas en la lucha armada, a través de capacitaciones y entrenamientos enfocados en el desarrollo de habilidades físicas y mentales que permitieran la concreción de este objetivo510.

  • 511 La Tercera de la hora, “Fiscal se constituirá hoy en un nuevo depósito de armas en Paine”, La Terce (...)
  • 512 El Mercurio, “Caso arsenales extremistas”, El Mercurio, Santiago, 21 de noviembre de 1986, sección (...)
  • 513 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

35Este ámbito se invisibiliza y es poco y/o superficialmente tratado por la prensa y la bibliografía por lo general, los que realzan a la mujer como acompañante sentimental de hombres pertenecientes al Frente Patriótico Manuel Rodríguez, ubicándolas como sujetas pasivas, auxiliares y señuelo sexual para distraer a los agentes de la dictadura en el marco de la perpetración de misiones o planes de la organización. De este modo podemos encontrar en la prensa notas que hacen referencia a los tópicos que señalamos, tal como se observa en un artículo que narra sobre la información recabada por el fiscal militar Torres en el marco de sus investigaciones sobre la detención de militantes relacionados e imputados por cargos de posesión de armas y colaboración en actos terroristas. Un artículo periodístico que habla del tema, señala que una de las mujeres “actualmente detenida e incomunicada, de 23 años, con domicilio céntrico, actuó algún tiempo en calidad de secretaria privada de Vasily Carrillo”511, en otro se esboza que una de las detenidas “según se dijo tiene un “relación indirecta” con el reo Vasily Carrillo Nova”512. De esta forma ambos artículos no se encargan de profundizar en la labor realizada por estas mujeres como militantes y frentistas, sino que más bien se centran en relacionarlas y/o subordinarlas a la figura y labor de un hombre. Marcela nos señala que este tema se veía reflejado en los interrogatorios a los que fue sometida por parte del fiscal Torres durante la etapa inicial de su detención en el año 1986, dado que en reiteradas ocasiones le preguntaron respecto a las relaciones que tenía con compañeros de la organización, cuestionándola sobre las parejas sentimentales y sexuales que había tenido. Asimismo se le interrogó sobre las relaciones que mantenían los demás militantes, sobre todo en torno a aquellos sujetos que habían sido categorizados como jefes, y una serie de interrogantes más que apuntaban a temas íntimos que no tenían relación alguna con la planificación y gestación del atentado en contra el dictador Augusto Pinochet513.

36De esta manera, a modo de conclusión, podemos decir que el papel de la mujer dentro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, a pesar de que en número fue una cantidad minoritaria respecto al hombre, fue activo, intrépido y múltiple, dado que esta se desplegó en diferentes aspectos y áreas dentro de la organización. Las cuales abarcaban desde la parte logística, hasta el desenvolvimiento como fusileras, tal como se observa en la gestación y desarrollo de la Operación Siglo XX. Pero incluso a esta realidad, en la mayoría de la prensa escrita de la época y por lo general en la producción historiográfica, observamos que se impone la figura del hombre de izquierda como el militante revolucionario por excelencia, lo que homogeniza y masculiniza el campo armado y el de la militancia, invisibilizando así el rol de la mujer como combatiente activa. Relegándola y situándola de este modo, en un plano secundario y pasivo sobre el cual se crean estereotipos en los que se impone la noción patriarcal de la sociedad chilena en torno a lo que una mujer debía ser. Generando explicaciones e ideas de que su participación y función estaba ligada al ámbito servicial, entendiéndolas como algo similar a sirvientas y secretarias, y al rol sexual, como sujetas que ingresaban al FPMR por sus parejas o que su ocupación apuntaba al desenvolvimiento como señuelo y/o juguete sexual hacia los agentes de la dictadura.

37Es deber nuestro como historiadores entender y reflejar que la lucha armada no solo se compone por los sujetos que manejan y disparan las armas, sino que esta es más compleja y está compuesta por distintas tareas que se complementan y desembocan en una acción de ataque, dado que esta conlleva un largo proceso de planificación, trabajo y esfuerzo de diversas personas. Concientizándonos en torno a este aspecto, seremos capaces de evidenciar de forma más completa la labor y el rol que desempeñó la mujer al interior del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, comprendiéndolas como sujetas protagonistas de su Historia, activas, combatientes y revolucionarias.

Bibliographie

Bibliografía citada

Viviana Bravo, ¡Con la Razón y la Fuerza, Venceremos! La Rebelión Popular y la Subjetividad Comunista en los `80, Santiago, Ariadna Ediciones, 2010.

Jessy Iturriaga y Katherine Quijada, “Rebeldes y milicianas chilenas: un acercamiento a las mujeres del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, 1980-1987”, Aletheia 5: 9, Buenos Aires, 2014.

Jazmín Lecourt, “Relaciones de género y liderazgo de mujeres dentro del Partido Comunista de Chile”, Tesis de Licenciatura, Santiago, Universidad de Chile, 2005.

Gerda Lerner, La creación del patriarcado, Nueva York, Oxford University Press Inc., 1986.

Marcel García, “Itinerarios militantes, profesionales y familiares de exiliadas chilenas en Francia: un análisis en términos de relaciones sociales”, Jornadas de trabajo: exilios políticos del cono sur en el siglo XX, La Plata, 2012.

Marcela Morales, “Cuerpos (des) armados: (Im) posibilidades en las Narrativas de Mujer, Género, Militancia Política y Lucha Armada. Chile y Argentina de fines del Siglo XX”, Ponencia Historia, Género y violencia, 2014.

Javiera Robles, “Memorias de la clandestinidad: Relatos de la militancia femenina del Frente Patriótico Manuel Rodríguez”, Revista Nómada 19, 2015, 85-103.

Luis Rojas, Carrizal. Las armas del PCCh, un recodo en el camino, Santiago, LOM Ediciones, 2018.

—, De la rebelión popular a la sublevación imaginada. Antecedentes de la Historia Política y Militar del Partido Comunista de Chile y del FPMR 1973-1990, LOM Ediciones, Santiago, 2011, 24.

Joan Scott, Género e historia, México, FCE-UNAM, 2009.

Tamara Vidaurrázaga, “Mujeres en Rojo y Negro. Reconstrucción de memoria de tres mujeres miristas 1971- 1990”, Tesis de Licenciatura, Santiago, Universidad de Chile, 2005.

Cherie Zalaquett, “La frentista “Fabiola”: un relato en reversa del atentado a Pinochet”, Revista Izquierdas 9, Santiago, 2011.

Prensa

El Mercurio, “Identificada mujer que participó en el atentado”, El Mercurio, Santiago, 1986, sección C.

—, “Caso arsenales extremistas”, El Mercurio, Santiago, 1986, sección A.

La Tercera de la hora, “Caen otros dos implicados en atentado contra el Presidente”, La Tercera de la hora, Santiago, 1986, sección Crónica.

—, “Fiscal se constituirá hoy en un nuevo depósito de armas en Paine”, La Tercera de la hora, Santiago, 1986, sección Crónica.

—, “Diez mujeres involucradas en atentado al Presidente. Una es autora de los disparos”, La Tercera de la hora, Santiago, 1986, sección Crónica.

Miguel Paz y Javier Rebolledo, “A veinte años de la emboscada al general Pinochet”, La Nación, Santiago, 2006.

Entrevistas

Entrevista anónima, Santiago, realizada noviembre del 2017.

Entrevista a Carlos Castillo, Santiago, noviembre del 2017.

Entrevista a Marcela Leiva, Santiago, noviembre del 2017.

Notes

460 Jessy Iturriaga y Katherine Quijada, “Rebeldes y milicianas chilenas: un acercamiento a las mujeres del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, 1980-1987”, Aletheia 5: 9, Buenos Aires, 2014, 2.

461 Idem.

462 Idem.

463 Marcel García, “Itinerarios militantes, profesionales y familiares de exiliadas chilenas en Francia: un análisis en términos de relaciones sociales”, Jornadas de trabajo: exilios políticos del cono sur en el siglo XX, La Plata, 2012, 6-9.

464 Javiera Robles, “Memorias de la clandestinidad: Relatos de la militancia femenina del Frente Patriótico Manuel Rodríguez”, Revista Nómada 19, 2015, 85.

465 Jazmín Lecourt, “Relaciones de género y liderazgo de mujeres dentro del Partido Comunista de Chile”, Tesis de Licenciatura, Santiago, Universidad de Chile, 2005, 85.

466 Luis Rojas, Carrizal. Las armas del PCCh, un recodo en el camino, Santiago, LOM Ediciones, 2018.

467 Viviana Bravo, ¡Con la Razón y la Fuerza, Venceremos! La Rebelión Popular y la Subjetividad Comunista en los `80, Santiago, Ariadna Ediciones, 2010, 58.

468 Idem.

469 Viviana Bravo, op. cit., 59.

470 Viviana Bravo, op. cit., 60.

471 Viviana Bravo, op. cit., 88.

472 Viviana Bravo, op. cit., 101.

473 Idem.

474 Viviana Bravo, op. cit., 111.

475 Viviana Bravo, op. cit., 114.

476 Viviana Bravo, op. cit., 131.

477 Idem.

478 Luis Rojas, De la rebelión popular a la sublevación imaginada. Antecedentes de la Historia Política y Militar del Partido Comunista de Chile y del FPMR 1973-1990, LOM Ediciones, Santiago, 2011, 24.

479 Luis Rojas, Carrizal, op. cit.

480 Idem.

481 Idem.

482 Miguel Paz y Javier Rebolledo, “A veinte años de la emboscada al general Pinochet”, La Nación, Santiago, 2006.

483 Cherie Zalaquett, “La frentista “Fabiola”: un relato en reversa del atentado a Pinochet”, Revista Izquierdas 9, Santiago, 2011, 2-3.

484 Idem.

485 Joan Scott, Género e historia, México, FCE-UNAM, 2009, 49.

486 Gerda Lerner, La creación del patriarcado, Nueva York, Oxford University Press Inc., 1986, 7.

487 Gerda Lerner, op. cit., 3.

488 Marcela Morales, “Cuerpos (des) armados: (Im) posibilidades en las Narrativas de Mujer, Género, Militancia Política y Lucha Armada. Chile y Argentina de fines del Siglo XX”, Ponencia Historia, Género y violencia, 2014, 1.

489 Tamara Vidaurrázaga, “Mujeres en Rojo y Negro. Reconstrucción de memoria de tres mujeres miristas 1971- 1990”, Tesis de Licenciatura, Santiago, Universidad de Chile, 2005, 13.

490 Entrevista a Marcela Leiva, Santiago, noviembre del 2017.

491 Según esta concepción eran mujeres propensas a tener sexo con cualquiera, similar a una prostituta.

492 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

493 Tamara Vidaurrázaga, op. cit., 15.

494 Son casas en las se ocultaban los militantes que estaban siendo perseguidos por los organismos de represivos de seguridad de la dictadura.

495 Se refiere a la casa en donde se acuartelaron en la víspera del atentado, los primeros días del mes de septiembre.

496 Es el proceso de traslado y cuidado de las armas, armando y desarmándolas, limpiándolas, entre otras actividades.

497 Entrevista a Carlos Castillo, Santiago, noviembre del 2017.

498 Hace referencia a la acción de pegar lienzos con diferentes consignas de protestas en varios puntos de la ciudad durante la madrugada, para que al despertar la población se tope con estos.

499 Entrevista anónima, Santiago, realizada noviembre del 2017.

500 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

501 La Tercera de la hora, “Diez mujeres involucradas en atentado al Presidente. Una es autora de los disparos”, La Tercera de la hora, Santiago, 25 de noviembre de 1986, sección Crónica.

502 El Mercurio, “Identificada mujer que participó en el atentado”, El Mercurio, Santiago, 10 de septiembre de 1986, sección C.

503 Hace referencia a la idea de jefes, encargados.

504 La Tercera de la hora, “Caen otros dos implicados en atentado contra el Presidente”, La Tercera de la hora, Santiago, 16 de noviembre de 1986, sección Crónica.

505 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

506 La Tercera de la hora, op. cit., “Diez mujeres involucradas en atentado al Presidente. Una es autora de los disparos”.

507 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

508 Idem.

509 Idem.

510 Entrevista Carlos Castillo, op. cit.

511 La Tercera de la hora, “Fiscal se constituirá hoy en un nuevo depósito de armas en Paine”, La Tercera de la hora, Santiago, 17 de noviembre de 1986, sección Crónica.

512 El Mercurio, “Caso arsenales extremistas”, El Mercurio, Santiago, 21 de noviembre de 1986, sección A.

513 Entrevista Marcela Leiva, op. cit.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search