Version classiqueVersion mobile

Mujeres y Política en Chile

 | 
Manuel Loyola Tapia
, 
Ana Gálvez Comandini
, 
Rolando Álvarez Vallejos

Prefacio

Rolando Álvarez Vallejos, Ana Gálvez Comandini et Manuel Loyola Tapia

Texte intégral

La historia, las mujeres y la política

  • 1 Joan Wallach Scott. Las mujeres y los derechos del hombre. Feminismo y sufragio en Francia, 1789- 1 (...)

1La vinculación entre las mujeres y la política, pareciera ser un fenómeno de corta data, sin embargo, tiene una historia que, si bien es difícil de fechar exactamente en su origen, ha construido un camino de larga duración en el mundo occidental. El hito de la ciudadanía, marcado por la Revolución Francesa y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, podría ser considerado como un evento histórico relevante con relación en la vinculación entre mujeres y política. Sin embargo, este hito lo hizo de un modo tal que las Revoluciones Democráticas del siglo XIX y de la primera mitad del XX significaron más una exclusión de la mujer de la cosa pública, que una visibilidad a gran escala. Por tanto, el nacimiento de las Repúblicas, tanto en Europa como en América, se asentó en un sistema ideológico donde las relaciones ciudadanía / género implicaron, como factor necesario, la exclusión de las mujeres de la política era necesaria. En la práctica, además, esta marginación constituía parte fundamental del sistema capitalista de división del trabajo1.

2No obstante, las mujeres buscaron caminos para manifestar sus opiniones sobre distintos asuntos. A veces fueron escuchadas, incluso, en ocasiones, fueron enviadas al cadalso por manifestarse contrarias a los poderes imperantes. Así, por ejemplo, ocurrió con Olympe de Gouges (1748-1793). Ella, junto con apoyar a los Girondinos, señaló que la proclamación de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, era inconsistente debido a la negación de ciudadanía para las mujeres. Para exhibir esa inconsistencia y marcar el error de la exclusión de las mujeres de la ciudadanía y la política moderna, denunció los límites de los principios de libertad, igualdad y fraternidad, escribiendo, en 1791, la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana. La voz de Olympe fue silenciada por casi un siglo, sin embargo, el eco de su pensamiento comenzaría a resonar en las demandas que el movimiento feminista internacional comenzó a impulsar desde la segunda mitad del siglo XIX.

3América Latina y Chile fueron influidos por el pensamiento político occidental, reproduciéndose también aquí las políticas de exclusión femenina tanto de las urnas, como del ámbito partidista. Esto, no obstante, no impidió que ellas consiguieran romper el cerco, tal como aconteció con numerosas representantes de los sectores populares de fines del XIX y comienzos del siglo XX. Comenzaron a participar en organizaciones sindicales y políticas, no bien su rol siguiera subordinado a las jerarquías masculinas. Los hombres mantuvieron en sus manos los cargos de poder, proponiendo los temas relevantes para la organización. Entre estos, los asuntos que tocaban más directamente a la situación de la mujer, casi nunca fueron los prioritarios.

4Las mujeres no tardaron en constituir sus propias organizaciones culturales, sindicales o políticas. Sobre estas, podemos nombrar algunas, tales como las del feminismo obrero, de Carmela Jeria y Ester Valdés de Díaz, quienes, junto a otras mujeres, fundaron los periódicos La Alborada (1905-1907) y La Palanca (1908). En 1915, gracias a la influencia de Belén de Zárraga, nació el Circulo de Lectura, donde participó activamente Amanda Labarca. En 1919, aparece el Consejo Nacional de Mujeres. En 1922, se formó el Partido Cívico Femenino y, en 1935, se fundó en Santiago el Movimiento Pro-Emancipación de las Mujeres de Chile (MEMCH), con un marcado tinte feminista y emancipador, mucho más radical respecto de las organizaciones que le antecedieron.

5La consecución del sufragio femenino (1935 para elecciones municipales y 1949 para elecciones presidenciales y de parlamento), fue un logro que, para muchas, marcó el inicio de la ciudadanía política. Sus efectos, en todo caso, no fueron del todo satisfactorios al no modificarse sustancialmente las estructuras de poder tradicionales, persistiendo numerosas formas de exclusión femeninas. Así, la presencia de mujeres en la política -a través del sufragio y/o en el sistema político partidista-, no fue garantía para que se produjeran cambios en las estructuras de género que conformaban la desigualdad entre hombres y mujeres en las redes de poder político. Esta fue una constante durante el siglo XX.

6A contracorriente de la pesadez de las estructuras sociales y políticas que subordinaban a las mujeres, éstas se mantuvieron en la búsqueda de una mayor y mejor representación política. Para ello acudieron a actuaciones y organizaciones formales e informales. Un claro ejemplo fue la reorganización del movimiento feminista y de mujeres en dictadura, que no solo bregaron por el retorno a la democracia, sino, a la vez, apostaron por un nuevo pacto social y político donde las mujeres tuviesen roles activos y emancipados. Tal fue el caso de la demanda simbolizada en el lema ideado por Julieta Kirkwood Democracia en el país y en la casa (1983), que tuvo impacto tanto a nivel nacional como internacional.

  • 2 Ana Gálvez Comandini. “Historia del movimiento feminista en Chile en el siglo XX, y su quiebre en l (...)

7Finalizada la dictadura, con el retorno a la democracia se intentó canalizar los alcances del movimiento feminista y de los movimientos de mujeres a través de la política institucional, con la creación del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM, 1993). Se quiso así incorporar al Estado y a la cosa pública, una “agenda de género” con algunas de las demandas de los movimientos de mujeres. Por medio de leyes, normativas, reglamentos, organismos, programas de políticas públicas, servicios y ministerio, etc., se intentó dar respuestas a lo que se estimó eran cuestiones sentidas por las mujeres y sus organizaciones. Esto, si bien significó un importante avance con respecto a los periodos anteriores, también implicó un quiebre en el movimiento feminista y de mujeres, pues muchas de ellas -las más radicalesno estuvieron interesadas y no confiaban, en poner en manos de un Estado patriarcal, sus demandas y metas2.

8Los artículos que conforman este libro –cuyos contenidos van desde finales del siglo XIX a finales del siglo XX-, recogen un panorama variado (aunque no completo) de avatares protagonizados por mujeres chilenas con relación a nuestra vida política. Por medio de la exposición de casos históricos, se da cuenta no solo de la presencia femenina en el mundo político, sino también, de su experiencia, sus acciones y contradicciones, a fin de mostrar algunos de los caminos a que ellas echaron mano para articular su participación en el espacio público. En mayor o menor medida, estas actuaciones se propusieron incidir en un quehacer social y político cuyos contornos, desde antiguo, han sido fundamentalmente controlados por el accionar masculino.

9Creemos que la búsqueda de otorgar relevancia a la historia de las mujeres, es una de las múltiples formas de acabar con las desigualdades aun presentes entre los géneros, promoviendo el interés en la investigación sobre un grupo social que, no obstante representar la mitad de la población del planeta, por convenciones sociales (políticas de género) que han promovido, amparado y justificado la desigualdad social basada en la diferencial sexual, fue excluido de la narrativa histórica tradicional.

  • 3 Joan Scott, Género e historia. México, Fondo de Cultura Económica, 2011; Joan Scott, “Historia de l (...)
  • 4 Natalie Zemon Davis, El Regreso de Martin Guerre. “La insólita historia que nos acerca a la socieda (...)
  • 5 Gisela Bock, “La historia de las mujeres y la historia del género: aspectos de un debate internacio (...)
  • 6 Sheila Rowbotham. “Lo malo del patriarcado”. En Raphael Samuel Edit., Historia popular y teoría soc (...)
  • 7 Michelle Perrot, Mi historia de las mujeres. Argentina, Fondo de Cultura Económica, 2009.; George D (...)
  • 8 Mary Nash y Susana Tavera, Experiencias desiguales: conflictos sociales y respuestas colectivas: si (...)
  • 9 Asunción Lavrin, Mujeres, Feminismo y Cambio Social en Argentina, Chile y Uruguay 1890 – 1940. Chil (...)
  • 10 Dora Barrancos, Inclusión/ exclusión. Historia con mujeres. Buenos Aires, Fondo Cultura Económica, (...)
  • 11 Joan W. Scott. "Gender: A Useful Category of Historical Analysis" ( “El género: una categoría útil (...)

10Es imposible no reconocer en los cambios que se vienen suscitando, el impacto que, en la historia de las mujeres, tuvo el movimiento feminista. El feminismo fue fundamental para que historiadoras como Joan Scott3, Natalie Zemon Davis4, Gisella Bock5, Sheila Robotham6, Michelle Perrot7, Mary Nash8, Asunción Lavrin9 y Dora Barrancos10, entre otras, adoptasen una postura crítica respecto de cómo se venía tratando, o ignorando, la historia de las mujeres hasta ese momento. Fue fundamental, además, porque al incorporar el concepto género (transdisciplinar) en el análisis histórico, se ha dispuesto de una herramienta conceptual diseñada para la comprensión social de la diferencia sexual. La dicha categoría es primordial en el estudio de las relaciones sociales y en las formas primarias de relaciones significantes de poder11. Ello ha permitido develar las dinámicas y variables de las estructuras y los mecanismos ideológicos de dominación, discriminación o exclusión de las mujeres en la historia, en distintos tiempos y sociedades.

11En este contexto, el posicionamiento de las mujeres como sujetas con agencia y experiencia histórica, a través de relatos que han permitido reconstruir su historicidad, y por medio de categorías históricas que han repuesto lo femenino en la historia (en el caso de Chile, este fenómeno se desarrolló con mayor fuerza desde la década de 1990 en adelante), ha permitido que varias generaciones de historiadoras nacionales (y también de algunos historiadores), comenzaran a cuestionar y desentramar la visión y representación del mundo que se ofrecía desde la historia convencional en tanto expresión de la manifestación del todo, cuando, en realidad, era la historia de una de las partes, la masculina que, por más de un siglo, se encontró en una situación de privilegio historiográfico.

12El trabajo historiográfico sobre las mujeres en Chile ha estado en manos de historiadoras que sea desde la militancia feminista, o incorporando la perspectiva de género a sus problemas históricos, han colocado a las mujeres del país en la primera línea del análisis y de la reflexión, transformándose en especialistas que, gracias a sus investigaciones, han cambiado la perspectiva de enfoque de la historia nacional, evidenciando que las chilenas tienen una historia que, si bien no es independiente de la historia de los chilenos, es distinta y, por tanto, debe ser tratada con un instrumental analítico que permita evidenciar fenómenos, acontecimientos y estructuras que fueron relevantes para formar la experiencia de las mujeres en la temporalidad histórica, esto es, en el conjunto del régimen de historicidad (pasado, presente y futuro).

  • 12 Cecilia Salinas, La mujer proletaria: una historia por contar. Concepción, Editorial LAR, 1987; Cec (...)
  • 13 Edda Gaviola, (et. al.), Queremos votar en las próximas elecciones. Historia del movimiento femenin (...)
  • 14 Diana Veneros (edit.), Perfiles Revelados. Historia de mujeres en Chile siglos XVIII-XX. Santiago, (...)
  • 15 María Angélica, Illanes, Cuerpo y sangre de la política. La construcción histórica de las Visitador (...)
  • 16 Alejandra Brito, De mujer independiente a madre. De peón a padre proveedor. La construcción de iden (...)
  • 17 María Soledad Zárate, “Mujeres viciosas, mujeres virtuosas. La mujer delincuente y la Casa Correcci (...)
  • 18 Elizabeth Q. Hutchison, Labores propias de su sexo. Género, políticas y trabajo en Chile urbano, 19 (...)

13Solo por mencionar a algunas de las historiadoras nacionales que han dado relevancia a la vida de nuestras antepasadas, podemos nombrar a Cecilia Salinas12, Edda Gaviola13, Diana Veneros14, María Angélica Illanes15, Alejandra Brito16, María Soledad Zárate17, y a la norteamericana Elizabeth Hutchison18. Su trabajo se ha multiplicado en el tiempo y sembrado un campo fecundo, gracias a la formación de nuevas generaciones de historiadoras que han continuado con la línea de investigación y compromiso político de reponer y restaurar la historia de las mujeres. Algunas de ellas se encuentran en este libro.

14Mujer y política en Chile, es un libro que nos invita a centrar la mirada histórica en un conjunto de mujeres que participaron de diversas agrupaciones y organizaciones políticas en Chile, y hacerlo no desde su singularidad femenina, sino como parte de un todo que se vio tensionado por el movimiento dialéctico de su exclusión/inclusión. En estas páginas se encontrarán sujetas históricas heterogéneas, dinámicas, con experiencias disímiles. A través de sus diversas experiencias en el mundo de la política, las autoras de los trabajos aquí publicados han buscado iluminar algunos territorios pasados otorgando relevancia a procesos y experiencias históricas que, mirados en clave de género, ofrecen nuevas perspectivas de análisis sobre contextos de dominación históricamente construidos

15En el desarrollo de la historia de las mujeres, y la incorporación de la categoría género al análisis histórico, evidenció que en la historia no existen verdades simples e inapelables, demostrándose que las estructuras de exclusión y opresión de lo femenino también han estado presentes en la construcción del conocimiento histórico, cuestionándose no solo la forma en que la historia se ha elaborado, sino también, los paradigmas sociales y científicos que la han sustentado. En un orden social e histórico donde las mujeres pocas veces han podido elegir sus roles sociales, otorgar valor y reconocimiento a sus experiencias personales y colectivas, deviene acto de reparación política y renovación epistémica. Este libro espera ser un aporte en este camino.

Las autoras y los temas del libro

16Este libro se compone de dos partes. La primera, se refiere a discusiones teóricas respecto de la historia de las mujeres, con los valiosos aportes de María Luisa Tarrés y de María Inés García Canal. La segunda parte, está integrada por trabajos de historiadoras nacionales que, a través del estudio de diversas fuentes, han reconstruido los lazos entre las mujeres y la política en Chile.

  • 19 Artículo publicado originalmente en Estudios sociológicos, ISSN-e 0185-4186, Vol. 31, N°. 91, 2013, (...)

17María Luisa Tarrés, por medio de su texto A propósito de la categoría género: leer a Joan Scott19, otorga un marco y contexto teórico necesario para profundizar la reflexión sobre la perspectiva de género, tensionando y resemantizando el contenido de la categoría en los nuevos debates feministas de identidad, colonialismo y postmodernismo. Es un texto iluminador de cómo se construyó y se ha utilizado la categoría en la investigación histórica, a través del análisis de la clásica propuesta de género expuesta por la historiadora de Joan Scott.

  • 20 Artículo publicado originalmente en Revista Debate Feminista, Año 24, Vol. 48, octubre 2013, México (...)

18María Inés García Canal, en Entre memoria o historia de mujeres y de género20, nos invita a reflexionar sobre las prácticas de agencia y agenciamiento de las mujeres en la historia, y los reales niveles de soberanía alcanzados por sus protagonistas, estableciendo la necesidad de elaborar, desde la filosofía de la historia, una postura crítica, clínica y ética, con relación a la historia de mujeres y de género.

19La segunda parte del libro, ha sido organizada cronológicamente, de acuerdo a la temporalidad de los trabajos. Estos van desde fines del siglo XIX hasta finales de la década de 1980, justo antes del fin de la dictadura militar en Chile. Se Inaugura la sección con Mujer, maternidad y familia: editoras de prensa y su influencia en la construcción del discurso en Chile a finales del siglo XIX, de Claudia Montero. La autora hace una revisión sobre la intervención e influencia de las editoras en el Chile de entonces, deteniéndose en sus discursos, sus prácticas de selección de contenidos publicados y la representación de la función de las mujeres en la sociedad.

20Luego, Valeria Olivares-Olivares con En defensa de las trabajadoras. Católicas y obreras organizadas en Chile desde fines del siglo XIX hasta 1930”, propone el estudio de varios organismos femeninos en el período 1880-1930, época en que, según la autora, las mujeres se fueron constituyendo como sujetos políticos, cuestionando las desiguales relaciones de poder entre hombres y mujeres que las excluyó de la ciudadanía. Por su parte, Ana Gálvez Comandini, por medio de su artículo Las políticas de la prostitución de los movimientos feministas en Chile a comienzos del siglo XX, establece las tensiones entre los distintos grupos feministas y la prostitución, develando las estrategias políticas que cada grupo consideró más adecuada para enfrentar el comercio sexual femenino y la forma de rescatar a las mujeres que ya habían caído en el vicio.

21Enseguida, Claudia Rojas Mira y Ximena Jiles Moreno, en La extraordinaria acción política protagonizada por el Movimiento pro Emancipación de las Mujeres de Chile, (MEMCH): 1935-1949, exponen las estrategias políticas que desplegó esta organización a lo largo del país para una relación directa con las bases sociales que sustentaban su proyecto y el partido político feminista. El artículo ¡Será belleza y espíritu al servicio de la Patria! La acción de la Falange Femenina en la integración de la mujer en la esfera política chilena (1941-1949) de Camila Sanhueza Acuña, realiza un estudio de la participación política de mujeres conservadoras, específicamente de la Falange Nacional, cuestionando el real avance que significó la consecución del voto femenino para mejorar la representación de la mujer en la política.

  • 21 Artículo publicado originalmente en Revista Izquierdas, Santiago, N° 25, octubre, 2015. Pp. 54-75

22Tamara Vidaurrázaga, en el texto El No Lugar de la militancia femenina en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, expone los obstáculos de género que experimentaron las militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). No obstante declararse como un espacio revolucionario y emancipador, el MIR reprodujo los códigos de la masculinidad dominante: ofrecía la posibilidad de sumarse a un espacio colonizado, negando a las mujeres la posibilidad de construir un lugar propio. Después, en un sentido similar, Valentina Jorquera, en Mujeres militantes, combatientes y revolucionarias: la Operación Siglo XX y el papel de las mujeres dentro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, expone cómo las mujeres rodriguistas, fueron asignadas a labores secundarias dentro de la organización, producto del predominio de las miradas masculinizantes dentro de las fuerzas de izquierda en Chile. Por último, El hispanismo en las mujeres chilenas: las influencias franquistas en la Secretaría Nacional de la Mujer (Chile 1973-1989)21, de Francesca Grez Cook, presenta un acercamiento a la influencia que ejerció la Sección Femenina Española (institución franquista) en la creación de la Secretaría Nacional de la Mujer durante la dictadura cívico-militar en Chile, exaltando la figura de la mujer madre/esposa como pilar de la reconstrucción nacional.

23Santiago, diciembre de 2019

Notes

1 Joan Wallach Scott. Las mujeres y los derechos del hombre. Feminismo y sufragio en Francia, 1789- 1944. Buenos Aires, Editorial Siglo Veintiuno, 2012.

2 Ana Gálvez Comandini. “Historia del movimiento feminista en Chile en el siglo XX, y su quiebre en la postdictadura”. En, Nicolás Acevedo, Aníbal Pérez y José Ponce (compiladores), Transiciones La postdictadura chilena. Perspectivas historiográficas. 1988-2011. Santiago, Editorial América en Movimiento, octubre 2018, pp. 277-302

3 Joan Scott, Género e historia. México, Fondo de Cultura Económica, 2011; Joan Scott, “Historia de las mujeres”. En Peter Burke (comp.), Formas de Hacer Historia. Madrid, Alianza Editorial, 1993.

4 Natalie Zemon Davis, El Regreso de Martin Guerre. “La insólita historia que nos acerca a la sociedad rural del siglo XVI”. Antoni Bosch editor, Barcelona, 1982; Natalie Zemon Davis, “Las formas de la historia social”. Historia Social, N° 10, Dos Décadas de Historia Social (Spring - Summer, 1991), pp. 177-182.

5 Gisela Bock, “La historia de las mujeres y la historia del género: aspectos de un debate internacional”. Historia Social, N° 9, 1991: 55-77; Gisela Bock y Pat Thane (eds.), Maternidad y políticas de género. Madrid, Ediciones Cátedra, 1996.

6 Sheila Rowbotham. “Lo malo del patriarcado”. En Raphael Samuel Edit., Historia popular y teoría socialista. Editorial Crítica, Barcelona, 1984.

7 Michelle Perrot, Mi historia de las mujeres. Argentina, Fondo de Cultura Económica, 2009.; George Duby, y Michelle Perrot, (dir.), Historia de las mujeres en Occidente. España, Editorial Taurus, 1993.

8 Mary Nash y Susana Tavera, Experiencias desiguales: conflictos sociales y respuestas colectivas: siglo XIX. Madrid, Editorial Síntesis, 1994; Mary Nash, Mujeres en el mundo. Historias, retos y movimientos. España, Alianza Editorial, 2012.

9 Asunción Lavrin, Mujeres, Feminismo y Cambio Social en Argentina, Chile y Uruguay 1890 – 1940. Chile, Colección Sociedad y Cultura, Centro de Investigaciones Diego Barras Arana, DIBAM, 2005

10 Dora Barrancos, Inclusión/ exclusión. Historia con mujeres. Buenos Aires, Fondo Cultura Económica, 2002; Dora Barrancos, “Historia, historiografía y género. Notas para la memoria de sus vínculos en la Argentina”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades, Año VIII, Vol. 1-2, 2004

11 Joan W. Scott. "Gender: A Useful Category of Historical Analysis" ( “El género: una categoría útil para el análisis histórico”). American Historical Review, N° 91, 1986, pp. 1053- 1075

12 Cecilia Salinas, La mujer proletaria: una historia por contar. Concepción, Editorial LAR, 1987; Cecilia Salinas, Las chilenas de la colonia: virtud sumisa, amor rebelde. Santiago, Editorial LOM, 1994

13 Edda Gaviola, (et. al.), Queremos votar en las próximas elecciones. Historia del movimiento femenino chileno 1913-1952. Chile, Impreso en Arancibia Hermanos, 1986.

14 Diana Veneros (edit.), Perfiles Revelados. Historia de mujeres en Chile siglos XVIII-XX. Santiago, Editorial USACH, 1997.

15 María Angélica, Illanes, Cuerpo y sangre de la política. La construcción histórica de las Visitadoras Sociales Chile, 1887-1940. Chile, Editorial LOM, 2007; María Angélica Illanes, Nuestra historia violeta. Feminismo social y vida de mujeres en el siglo XX: una revolución permanente. Santiago, Editorial LOM, 2012.

16 Alejandra Brito, De mujer independiente a madre. De peón a padre proveedor. La construcción de identidades de género en la sociedad popular chilena. 1880-1930. Santiago, Ediciones Escaparate, 2005; Alejandra Brito, Autonomía y subordinación. Mujeres en Concepción, 1840-1920. Santiago, Editorial LOM, 2014.

17 María Soledad Zárate, “Mujeres viciosas, mujeres virtuosas. La mujer delincuente y la Casa Correccional de Santiago, 1860-1900”. En Lorena Godoy [et. al.]. Disciplina y desacato. Construcción de identidad en Chile, siglos XIX y XX. Chile, Coedición SUR/CEDEM, 1a edición, 1995; María Soledad Zárate, Dar a luz en Chile, siglo XIX. De la “ciencia de la hembra” a la ciencia obstétrica. Santiago, Centro de Investigaciones Barros Arana editores, 2007.

18 Elizabeth Q. Hutchison, Labores propias de su sexo. Género, políticas y trabajo en Chile urbano, 1900-1930. Santiago, Editorial LOM, 2006.

19 Artículo publicado originalmente en Estudios sociológicos, ISSN-e 0185-4186, Vol. 31, N°. 91, 2013, págs. 3-26

20 Artículo publicado originalmente en Revista Debate Feminista, Año 24, Vol. 48, octubre 2013, México, Pp. 155-166.

21 Artículo publicado originalmente en Revista Izquierdas, Santiago, N° 25, octubre, 2015. Pp. 54-75

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search