Version classiqueVersion mobile

Democracia, Información y Cibersociedad. Una mirada desde Chile

 | 
Héctor Vera Vera
, 
Juan Pablo Arancibia Carrizo

Cuando la marea es roja: análisis discursivo sobre una controversia socio-ambiental (Chile, 2016)

Claudio Broitman

Texte intégral

1El primer semestre de 2016 tuvo lugar el fenómeno más fuerte de marea roja jamás registrado en las costas de Chile. Los habitantes, fuertemente golpeados en el marco de una economía de subsistencia, recibieron un segundo golpe: los despidos masivos de la industria salmonera, de fuerte presencia en la región y también golpeada por el fenómeno natural.

2Analizamos mediante herramientas del análisis del discurso y de la sociología de la ciencia cómo las narraciones circulan entre los actores del conflicto, estableciendo configuraciones discursivas y argumentativas híbridas. Lo anterior da cuenta de un conflicto epistémico que permea todas las estructuras analizadas.

Una marea roja distinta

3El primer semestre de 2016 fue testigo de un intenso fenómeno de marea roja en las costas del sur y del extremo sur de Chile. Si bien la comunidad científica internacional aún discute sobre los orígenes históricos de dichos eventos, existe un relativo consenso en lo relativo a las causas que la producen. La marea roja es un florecimiento de microalgas nocivas (FAN) que se produce en virtud de ciertos factores que la favorecen: biológicos, hidrológicos y meteorológicos.

4Si bien no existe consenso sobre cuándo empezó la marea roja en las costas de Chile, la institucionalidad vigente avala una interiorización de un aparataje de normas y procedimientos, involucrando a una heterogeneidad de actores en dichos procesos. Pescadores artesanales e industriales, marinos, la industria acuícola, burócratas, políticos, turistas y consumidores forman parte del entramado de posicionamientos que involucran a la marea roja. Si sumamos a lo anterior la naturaleza de la tradición oral del fenómeno natural (los pescadores artesanales se transmiten de generación en generación las características, riesgos y consecuencias de la marea roja), terminamos por dimensionar las distintas aristas de nuestro objeto de estudio: científico, técnico, social y económico.

5Sin embargo, la marea roja del primer semestre de 2016 fue distinta a todas las mareas rojas anteriores. Se conjugaron en este fenómeno particular argumentos provenientes de las mismas aristas recién enunciadas, favoreciendo una construcción híbrida en el espacio mediático. ¿Qué hizo especial a esta marea roja?

La marea roja y las instituciones

6Marambio et al. (1996) señalan que el fenómeno se ha registrado en las costas de Chile desde 1970, principalmente en las regiones de Los Lagos (sur), Aysén y Magallanes (extremo sur o Patagonia).

7Cuando se producen los FAN de microalgas que dan origen a la marea roja, el mar puede verse de un color distinto, cercano al rojo, lo que explica dicha denominación. A su vez, los mismos microorganismos son tóxicos, tanto para animales como para los seres humanos que consumen animales infectados. Todo animal que ingiera este fitoplancton corre peligro de muerte. Lo anterior también explica los varamientos masivos y cadáveres de cetáceos, aves y especies marinas que se avistan durante los periodos de marea roja, y que son también un indicio del fenómeno para los habitantes de las costas afectadas.

8Las toxinas de importancia en Chile son: veneno diarreico de los mariscos, veneno amnésico de los mariscos y veneno paralizante de los mariscos. La toxicidad de los mariscos puede variar en virtud de la concentración de las microalgas y del proceso de toxificación en los mariscos. Los síntomas pueden ser: adormecimiento de la boca, cefaleas, vómitos, dificultad para hablar, parálisis de los músculos de las piernas y brazos o incluso la muerte por paro cardiorrespiratorio (Ministerio de Salud, 2016).

9Desde 1995 existe el Programa nacional de vigilancia de marea roja. Dicha iniciativa, administrada por el mismo Ministerio antes mencionado, tiene como tarea detectar diagnósticos en el sistema de salud y planificar medidas en conjunto con el Servicio nacional de pesca y acuicultura. Los organismos satélites de ambas instituciones coordinan la identificación de los casos de riesgo, el muestreo y el análisis de los organismos potencialmente identificados. En caso de detectarse alguno de los venenos enunciados, se declaran las alarmas correspondientes al grado de toxicidad de las muestras, yendo de la alerta sanitaria a la declaración de zona de catástrofe. La implementación de estas medidas de emergencia también puede involucrar a la armada de Chile, organismo militar vinculado a las autoridades civiles al ser responsable de la jurisdicción nacional en el mar. A su vez, el mismo Ministerio elabora informes regulares relativos a los programas de monitoreo y control de intoxicaciones por fenómenos algales.

10Todo lo anterior da cuenta de un espeso mecanismo público, con casi cincuenta años de existencia, que se hace cargo de la marea roja como un fenómeno natural con consecuencias en la población. El sistema no establece, por ejemplo, medidas punitivas relativas a un posible causante del fenómeno, pues la normativa ni siquiera contempla la posibilidad de un responsable.

¿Una nueva marea roja?

11El sur y el extremo sur de Chile fueron el escenario de una crisis socioambiental el primer semestre de 2016. La marea roja más fuerte jamás registrada, acrecentada por el fenómeno de El Niño produjo la floración del alga Alexandrium catenella, tóxica para los seres humanos.

12Si bien el Estado tomó las medidas administrativas señaladas anteriormente, la situación escaló a un grado de conflictividad mayor debido al endurecimiento de las posiciones que integraron esta controversia. La intensidad de la marea roja no se refiere únicamente al grado de toxicidad, sino que también a la duración del fenómeno. Estando el borde costero cerrado por más de cuatro meses, los pescadores artesanales tuvieron que prescindir de su actividad de sustento. Además, la marea roja también impactó a la industria acuícola, de importante presencia en la región.

13Todo lo anterior suscitó tensos enfrentamientos y movilizaciones entre los habitantes, el gobierno y las empresas. Los primeros reclamaron modos de subsistencia dignos frente a un crítico escenario que fue de a poco mezclando lo natural y lo político: la marea roja dejó de ser un fenómeno exclusivamente natural.

Riesgo, experticia y controversias

  • 61 La primera versión en inglés (en nuestra lista de referencias) se publicó en 1992.

14Ya en 198661, Ulrich Beck propuso entender la sociedad de su tiempo ( ¿nuestro tiempo?) como una modernidad reflexiva, pasando de una sociedad de clases a una sociedad individualista. La sociedad post-industrial era para Beck la sociedad del riesgo. Las permanentes crisis resultantes de amenazas a la salud o al medio ambiente provenientes de las actividades científicas, médicas y económicas que emergieron en los años setenta determinaron para Beck el inicio de esta nueva era.

15La humanidad enfrenta ahora riesgos de carácter global que son consecuencias de dichas actividades científicas y tecnológicas. El calentamiento global, los transgénicos, la biotecnología, las nanotecnologías o el uso de energía son diversas fuentes de riesgo que las sociedades enfrentan de manera heterogénea. Estas problemáticas permanecen en la primera línea del debate público, movilizando a las audiencias y desafiando los límites de las opiniones expertas.

16Este desafío puede conllevar la deslegitimación de las experticias entendidas tradicionalmente, en virtud de la configuración de foros híbridos (Callon, Lascoumes y Barthe, 2001), espacios abiertos de discusión donde convergen una heterogeneidad de actores y de experticias (científicas, técnicas, profanas). Los foros híbridos organizan la ciencia y la tecnología por un lado y los aspectos sociales por otro.

17En esta nueva mirada, las interrogantes surgen del vínculo entre expertos y profanos. A su vez, la producción de conocimientos migra de los lugares tradicionales a una multiplicidad de arenas: Organizaciones no gubernamentales, partidos políticos, think tanks, etc. Es este mismo éxodo el que lleva a ciertos stakeholders a cuestionar el monopolio de la racionalidad científica sobre la verdad. La creciente incertidumbre de los escenarios de riesgo valida dicho cuestionamiento (Boudia y Jas, 2007). El vínculo fundador de la experticia entre el conocimiento científico y su aplicación en el mundo civil y profesional es entonces cuestionado por otras racionalidades que también son consideradas legítimas (Daston y Galison, 2007). Así, las demandas sociales de experticia y de formulación de normas se materializan en el contexto de las controversias medio ambientales, generando en los actores una tensión entre experticia y compromiso ideológico (Grisoni y Némoz, 2013). En consecuencia, las experticias tienden a debilitarse por los métodos utilizados por grupos civiles.

18Dichos cuestionamientos tienden a agudizarse en escenarios de controversia. En ellos confluyen actores con agendas totalmente diferentes, que elaboran conceptos, discursos, argumentos, se posicionan y movilizan intereses diversos. La controversia se sitúa entonces entre la caracterización de los riesgos y los procedimientos para controlarlos. Rennes (2016) propone entender las controversias como una “confrontación discursiva polarizada, argumentada, reiterada y pública” (: 28). La dimensión pública de una controversia conlleva tanto una dimensión discursiva como situacional. Lo primero se refiere a una limitación argumentativa: quienes debaten deben enunciar explícitamente sus adhesiones o rechazos, dejando fuera de dicho contexto sus intereses singulares. En cuanto a la dimensión situacional, la publicidad de la controversia tiene que ver con un auditorio potencialmente indeterminado. Se trata de un debate producido en diversas situaciones de comunicación, donde los protagonistas no siempre saben quién los observa y donde no tienen la capacidad de seleccionar con precisión la audiencia a la cual se dirigen. En dicha configuración agonística se juegan las interpretaciones de los actores integrantes de la controversia, sus grados de publicidad y sus modos de enunciación (: 27).

19Situamos entonces nuestro estudio en el campo de una controversia, como aquélla que “designa un desacuerdo, una confrontación, entre diferentes racionalidades, entre diferentes concepciones de un mismo problema y de distintos mundos sociales en la que ésta se desarrolla” (Badouard y Mabi, 2015), es decir, cuando el poder del discurso instala una creencia (Verón, 1978). La controversia que analizaremos en el siguiente apartado es además socio-técnica (Collins, 1985; Callon, 1986; Akrich, 1989), ya que no puede ser entendida desde un ángulo meramente técnico, pues involucran aspectos sociales que son igualmente importantes en la toma de decisiones.

Un análisis de discurso, principalmente

20La controversia es también un espacio privilegiado de observación de nuevas configuraciones políticas que se agrupan en torno a espacios digitales. Ciertas herramientas, como los medios sociales o el flujo masivo de datos por internet abren espacios para el posicionamiento en la agenda pública de estas nuevas configuraciones.

21No obstante, dicho ejercicio se articula a su vez con el debate académico actual relativo a la post-verdad. Desde un punto de vista tecnológico y sociológico, el potencial aumento de la influencia de las noticias falsas (fake news), ha sido explicado por el dramático aumento de la posibilidad de cualquiera de crear y difundir noticias vía medios sociales o por la creciente desconfianza en las instituciones sociales tradicionales, como los aparatos públicos, los sistemas de medios o la ciencia moderna (Uberti, 2016).

22Nuestra lectura sobre cómo se construyó el fenómeno de la marea roja en internet se enmarca en esta reflexión. Nuestro corpus se constituye de medios digitales (Emol, La Tercera, El Mostrador, Bío-Bío, El Ciudadano, El dínamo, Teletrece, CHV) entre el 4 de enero y el 29 de abril 2016 y una muestra cualitativa de lugares de expresión de reivindicaciones sociales en espacios digitales (medios alternativos, medios sociales, blogs, etc.).

23Para analizar dicha muestra combinamos una cartografía de los actores de la controversia (Latour, 1984; Shapin y Schaffer, 1985) que dé cuenta de sus posicionamientos, sus intereses y sus estrategias con un análisis del discurso de los mismos. En un ejercicio recursivo identificamos a los stakeholders de nuestra cartografía a partir de los discursos que integran nuestro análisis. Éste lo realizamos a partir de la identificación de figuras enunciativas. Broitman (2017) propone distinguir en contextos de comunicación de controversias entre enunciadores pedagógico (uso de figuras retóricas y de argumentos estabilizados, característico de la prensa), científico (ejercicio deductivo que discute marcas de legitimación) y ciudadano (enunciación que establece una dialéctica de NOSOTROS/ELLOS). Consideramos en nuestro análisis de discurso además la movilización de argumentos (Breton, 2006) y la instalación de unidades no tópicas (Maingueneau, 2011). Alice Krieg-Planque (2007) caracteriza estas últimas como la transgresión de las “fronteras establecidas por los discursos y por sus productores para hacer visibles operaciones de reformulación, de regularidad, de circulación” (: 60). En este caso de estudio, la marea roja y los salmones pueden ser entendidos como unidades no tópicas.

La marea roja es natural

24A partir del 4 de enero, diversos medios de comunicación, que además de sus versiones electrónicas disponen en su mayoría de mecanismo análogos de difusión (radio, televisión), consignaron los fenómenos observables relativos a la marea roja. Dichos fenómenos se relacionaron con los monitoreos que realizan las instituciones: casos vinculados a la salud de las personas y eventos relativos al mundo animal.

  • 62 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/01/04/detectan-presencia-de-veneno-diarreico-en-mariscos-t (...)
  • 63 https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/medioambiente/sernapesca-detecto-nuevo-foco-de-marea-roja (...)

25Fue el sitio web de Radio Bío-Bío el primero en informar la presencia de veneno diarreico en moluscos en Talcahuano. Se prohibió entonces la venta y consumo de mariscos en el lugar y se alertó a la gobernación marítima sobre posible sintomatología asociada a la marea roja62. En la misma línea, el mismo medio consignó veinte días más tarde que el Servicio nacional de pesca y acuicultura y la Secretaria regional ministerial de salud confirmaron la presencia de marea roja en sectores pesqueros de Chiloé. Dicha noticia fue también informada por otros medios de gran alcance de Chile63.

  • 64 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/02/25/muerte-masiva-de-ballenas-en-la-patagonia-podria-ser (...)

26Un mes más tarde, el 26 de febrero, el sitio web de radio Bío-Bío informó sobre un evento científico potencialmente ligado a la marea roja. Una expedición científica viajó a la región de Aysén64 (seno Neumann) para comprobar el varamiento de 70 ballenas jorobadas. El medio consignó además un varamiento previo (junio 2015) de 337 ballenas de la misma especie, siendo este último el mayor evento de este tipo jamás registrado, develando un interés por los aspectos científicos de la noticia.

  • 65 http://www.t13.cl/noticia/negocios/aumenta-muerte-salmones-alga-nociva-y-se-activa-plan-contingenc (...)

27El 1 de marzo Teletrece fue el primero en informar65 muertes en granjas de salmones por un FAN, distinto del de Alexandrium catenella, que sería finalmente el detonante de la controversia analizada en este artículo. La industria acuícola del salmón en Chile es la segunda más grande del mundo después de Noruega (Salgado et. al, 2015). Sus actividades se basan esencialmente en la décima y décimo primera región de ese país, justo la zona donde la marea roja tuvo más impacto.

  • 66 http://www.aqua.cl/2016/03/11/academicos-analizan-crisis-por-mortalidad-de-salmones/

28La presencia de Pseudochattonella verruculosa produjo una muerte masiva de salmones de criadero, por daño mecánico o físico, como el bloqueo de las branquias epiteliales en los peces y la consecuente asfixia. Las salmoneras reportaron pérdidas de 20 % de la producción de toda la industria66. En consecuencia, las empresas realizaron cerca de 7000 despidos, con graves consecuencias sociales en una zona donde dicha industria es la principal actividad económica.

29El crítico escenario suscitó acciones tanto de los productores como del Estado, particularmente debido al precedente de la anemia infecciosa del salmón (virus ISA), el cual mermó a tres cuartos de la población de salmones en 2010. Asche et. al, (2010) afirman que, en ese entonces, el virus se habría propagado por dos razones principales: una regulación pública muy débil, y a su vez una industria operando con estándares muy bajos (muy inferiores a los estándares noruegos, aun cuando muchas de las empresas con actividades en la zona son de origen de ese país). Dicha propagación también tuvo dramáticas consecuencias sociales, sobre todo por los masivos despidos que esta catástrofe produjo en la región.

30Este precedente motivó la acción del Estado para contener los posibles efectos de los salmones en estado en putrefacción, debido a que los 40 millones de toneladas de biomasa representaban un peligro latente tanto para las poblaciones vivas de salmones como para los habitantes debido a las emanaciones de gases tóxicos producidos por ésta. Al no dar abasto los planes de contingencia para depósito de dichos residuos (plantas reductoras para harina de pescado, vertederos industriales), se autorizó el vertimiento de 4500 toneladas de salmones en estado de putrefacción a 75 millas náuticas de la costa, al frente de Chiloé (mar adentro).

  • 67 http://www.radiodelmar.cl/2016/03/ineficiencia-de-la-industria-salmonera-mantiene-6-mil-toneladas- (...)
  • 68 http://www.radiodelmar.cl/2016/03/trabajadores-expuestos-a-gases-de-salmones-muertos-presentan-rec (...)
  • 69 http://www.diarioelheraldo.cl/noticia/eutroficacion-y-la-muerte-de-los-salmones

31A pesar de la presión ejercida por el gobierno regional y el Servicio nacional de pesca y acuicultura para la realización del vertimiento, una radio local consignó la demora de las empresas para remover los salmones en descomposición67. Por otra parte, los trabajadores responsables del cuidado y remoción de los residuos también manifestaron su preocupación al estar demasiado tiempo expuesto a las emanaciones de ácido sulfhídrico (producto de la putrefacción de los salmones), denunciando ante la corte local las malas condiciones de trabajo68. Toda esta situación dio paso a una creciente tensión en la región, producida no solamente por las precarias condiciones sociales, sino que también en virtud de la denuncia, también creciente, sobre las condiciones ambientales producto de la actividad salmonera. Medios locales denunciaron el uso de antibióticos, fungicidas y eutrofización del agua69 por exceso de nutrientes en el mar.

  • 70 http://www.elmostrador.cl/noticias/multimedia/2016/04/19/video-expertos-estudian-causas-de-varamie (...)
  • 71 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/04/07/varamiento-masivo-de-sardinas-afecta-las-costas-de-l (...)

32El 7 de abril el diario El Mostrador informó sobre un varamiento masivo de sardinas en la caleta de Queule, región de la Araucanía. Las más de 1000 toneladas de pescados fueron retiradas del lugar por las autoridades sanitarias. El diario describe el varamiento como “habitual en periodo estival70”. Otro medio lo califica como “natural71”.

  • 72 http://www.radiodelmar.cl/2016/04/marea-roja-en-chiloe-pescadores-de-cucao-no-pueden-extraer-maris (...)

33Al día siguiente las autoridades regionales de salud emitieron una resolución sanitaria acreditando la presencia de toxina paralizante en bancos naturales de machas en el sector de Cucao, parque natural ubicado al sur de la Isla Grande de Chiloé72. Se prohibió la extracción de mariscos en la zona. El 21 de abril el Ministerio de salud decretó la alerta sanitaria por la presencia de Alexandrium catenella, una de las microalgas causantes de la marea roja, en la región de Los Lagos. Se decreta el cierre preventivo del borde costero oceánico entre Cucao y el límite con la región de Los Ríos (al norte).

La marea roja como fenómeno antrópico

34Una semana antes de dicho decreto, el 15 de abril, se prendería la primera chispa en un terreno fértil para un incendio. Un columnista del diario digital El Ciudadano acusó la industria acuícola “como la gran causante de la contaminación de los mares desde la región de Los Lagos hacia el sur, fuente de cultivo de la marea roja y del virus ISA”.

  • 73 http://www.radiodelmar.cl/2016/04/crisis-marina-en-chiloe-solicitan-a-armada-info-sobre-5-mil-tone (...)

35El fenómeno –hasta ese momento meramente natural- inició su tránsito hacia una controversia socio-técnica a partir del momento en que ya no puede entenderse desde un ángulo meramente técnico. Fue un senador por la región, que recogió “denuncias de organizaciones ciudadanas y de pescadores artesanales”73, quien solicitó un informe el 28 de abril a la gobernación marítima local sobre el vertimiento de los salmones muertos depositados mar adentro con la autorización de la armada de Chile.

  • 74 http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/05/03/pescadores-de-chiloe-la-marea-roja-aparecio-lue (...)
  • 75 http://www.elciudadano.cl/organizacion-social/chiloe-dirigentes-insisten-en-responsabilidad-de-sal (...)
  • 76 http://www.eldinamo.cl/nacional/2016/05/04/gravisima-denuncia-de-dirigenta-chilota-deja-por-el-sue (...)
  • 77 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/05/04/muerte-de-salmones-varamiento-de-ballenas-y-marea-ro (...)
  • 78 https://www.theguardian.com/world/2016/may/17/chile-red-tide-salmon-farming-neurotoxin
  • 79 http://news.nationalgeographic.com/2016/05/160517-chile-red-tide-fishermen-protest-chiloe/

36Hasta este momento el enunciador pedagógico dominó las publicaciones relativas a la marea roja. Observamos entonces la aparición de un enunciador científico en ciertas publicaciones en específico, dando paso a configuraciones enunciativas que expresan un debate. Diarios insinuaron el posible vínculo entre vertimiento de los salmones y la marea roja, basado en las propias denuncias de los pescadores74 75 76, movilizando los saberes profanos (Callon, 1986; Callon, Lascoumes y Barthe, 2001) como potencial elemento legítimo en la construcción de conocimientos. Radio Bío-Bío publicó un debate entre científicos, sin descartar que el fenómeno pudiese estar asociado a las salmoneras77. Dicho vínculo incluso fue propuesto unos días después por dos medios extranjeros: The Guardian78 y National Geographic79.

  • 80 https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/region-de-los-lagos/marea-roja-pescadores-artesanales-blo (...)
  • 81 http://www.latercera.com/noticia/pescadores-cifran-en-31-mil-los-afectados-por-marea-roja-y-culpan (...)
  • 82 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/05/04/zona-de-catastrofe-las-12-comunas-mas-afectadas-por- (...)
  • 83 http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/05/02/microalga-que-produce-marea-roja-aumenta-su-int (...)
  • 84 http://www.24horas.cl/nacional/marea-roja-en-chile-10-conceptos-claves-para-entender-el-fenomeno-y (...)

37Fueron cuatro días, entre el 28 de abril y el 4 de mayo 2016, de intensa actividad mediática, particularmente debido al descontento social8081 82, los aspectos naturales de la marea roja83 84 y los vínculos de ésta con las salmoneras. La controversia tomó forma por la irrupción de nuevos stakeholders, antes ausentes en nuestra cartografía: las salmoneras, los habitantes y los movimientos sociales.

38El gobierno declaró zona de catástrofe el 29 de abril: la economía de la zona es mayormente de subsistencia o vinculada a las salmoneras. Ante la precaria y crítica situación, los pescadores se organizaron para exigir demandas compensatorias al gobierno. Estas demandas fueron escuchadas, reproducidas y apoyadas por movimientos políticos y civiles de todo Chile. Se produjo un flujo importante de personas del centro del país para brindar sostén material a los pescadores. La politización de las demandas de los habitantes tendió a radicalizarse y el argumento del vínculo entre el vertimiento de salmones y la marea roja pasó a ser un argumento híbrido: sin importar la causa de la crisis social, son tanto las salmoneras como el Estado los responsables, y por tanto deben hacerse cargo de las demandas en cuestión.

  • 85 https://www.facebook.com/notes/somos/si-tods-apoyamos-chiloé-vencerá/1272433576104813/

39Por ejemplo, el movimiento “Somos Izquierda Revolucionaria” publicó un comunicado: “En la zona costera de la Xa región de nuestro país, se han vertido 9.000 toneladas de salmónidos muertos, esto ha sido provocado por el uso de plaguicidas que utilizaban las industrias salmoneras para eliminar a los principales depredadores del alga, lo que trajo la muerte de 23 millones de salmónidos, equivalente a 45.000 toneladas de salmones muertos85”. Al ni siquiera mencionar la marea roja, el movimiento social dio por hecho en su comunicado que los hechos trascienden el fenómeno natural. Esta producción cultural es también interesante de analizar discursivamente: nociones como “plaguicidas” o “depredadores del alga” evidencian su estrategia de forma nítida: las salmoneras han devastado el medio ambiente.

40Otro movimiento que emitió un comunicado público en relación a la controversia en cuestión fue la “Izquierda Autónoma”. En éste argumentaron: “El sur de Chile nuevamente se ve enfrentado a una crisis producto de la voracidad del extractivismo empresarial legitimado e impulsado por un modelo de Estado subsidiario (…) Hoy es el archipiélago de Chiloé el que se encuentra luchando y exigiendo que el Estado chileno se haga cargo de la grave crisis socioambiental que se vive en la zona, producto de una inusualmente violenta marea roja, la cual afecta no solamente a la pesca, sino a la comunidad completa”. Esta declaración puede ser nuevamente analizada a la luz de las herramientas que nos dotamos. El movimiento se atribuye la voz de representante de los habitantes de Chiloé, identificando sus propias demandas ( “… Chile nuevamente se ve enfrentado a una crisis producto de la voracidad del extractivismo empresarial”) con las de los pescadores, configurando así un enunciador ciudadano. Por otra parte, observamos aquí nuevamente la hibridación de los argumentos, al no quedar claro si la crisis proviene del extractivismo legitimado e impulsado por un modelo de Estado subsidiario o de una inusualmente violenta marea roja.

Conclusiones

41Finalmente, la marea roja pasó, los servicios se restablecieron poco a poco, los sindicatos de pescadores fueron desarticulados por el gobierno mediante el pago de bonos, y la cesantía persistió en la medida que no existe capacidad en la zona para absorber los despidos de las salmoneras.

42Otra consecuencia de la circulación discursiva (Jeanneret, 1998) observada en la controversia, que se materializó en el vínculo entre la actividad salmonera y la marea roja, fue la convocatoria de un Comité Científico para evaluar este desastre ambiental. La instancia, integrada por cinco científicos independientes de prestigio, tuvo que determinar mediante evidencias si el vertimiento de salmones tuvo o no un impacto en la crisis de la marea roja. Se realizaron mediciones hidrográficas a bordo de un crucero oceanográfico, y se efectuaron “análisis químico y biológico de las muestras de agua recolectadas, orientados a medir concentraciones de nutrientes, caracterizar la comunidad fitoplanctónica, y determinar la presencia de toxinas asociadas a marea roja” (Comisión marea roja, 2016).

43Aun cuando la Comisión científica determinó mediante sofisticados instrumentos que el vertimiento de salmones no tuvo relación con el FAN de microalgas tóxicas, la racionalidad científica no es argumento suficiente en la sociedad contemporánea. La hibridación de los argumentos y discursos en el escenario de controversia fueron a su vez producto de unas reivindicaciones que nada tenían que ver con la marea roja, siendo ésta última un simple pretexto para poner sobre la mesa un problema mayor.

Bibliographie

Bibliografía

Akrich M., 1989. La construction d’un système socio-technique. Esquisse pour une anthropologie des techniques. Anthropologie et Sociétés, 12, (2), 31-51.

Badouard, R., y Mabi, C., 2015. Introduction. Hermès, Controverses et communication, 73 (3), 11-14.

Beck, U. 1992. Risk Society. Toward a New Modernity. London: Sage Publications.

Boudia, S. y Jas, N. 2007. Introduction: Risk and Risk Society in Historical Perspective. History and Technology: An International Journal, 23 (4), 317–331.

Breton, P., 2006. L’argumentation dans la communication. Paris: La Découverte.

Broitman, C. 2017. Entre la construction du point de vue et l’immersion sensible: comprendre le cours d’un projet – le cas d’un projet de barrages hydroélectriques au Chili. Paris: Université Paris Sorbonne – Paris IV.

Callon, M. 1986. ‘Some elements of a sociology of translation: domestication of the scallops and the fishermen of St Brieuc Bay’. In: Law, J. 1986, Power, Action and belief: a New Sociology of Knowledge?, London: Routledge & Kegan Paul Books, 196– 223.

Callon, M. Lascoumes, P. y Barthe, Y. 2001. Agir dans un monde incertain. Essai sur la démocratie technique. Paris: Le Seuil.

Collins, H.M. 1985. Changing Order: Replication and Induction in Scientific Practice, Beverly Hills and London: Sage Publications.

Comisión marea roja, 2016. Universidad de Los Lagos. Disponible en línea: http://www.subpesca.cl/portal/616/articles-95146_documento.pdf

Daston, L. y Galison, P. 2007. Objectivity. New York: Zone books.

Grisoni, A. y Némoz, S. 2013. La sociologie, discipline experte des controverses environnementales? VertigO, (13) 2.

Jeanneret, Y. 1998. L’affaire Sokal ou la querelle des impostures. Paris: Presses Universitaires de France.

Krieg-Planque, A. 2007. ‘Travailler les discours dans la pluridisciplinarité. Exemples d’une ‘manière de faire’ en analyse du discours’. In: Bonnafous, S. y Temmar, M. (dirs), Analyse du discours et sciences humaines et sociales. Paris: Ophrys, 57-71.

Latour, B. 1984. Les microbes: guerre et paix. Paris: Editions Métailié.

Maingueneau, D. 2011. Pertinence de la notion de formation discursive en analyse de discours. Langage et société, 135 (1), 87-99.

Marambio, J.C., Fernández, V., López, I., Varnava, C., Igor, R. y Uribe, J.C. Revista Chilena de Enfermedades Respiratorias, 13: 34-40 (1996).

Ministerio de Salud. 2016. Previene intoxicaciones por marea roja. Disponible en línea en: http://web.minsal.cl/previene-intoxicaciones-por-marea-roja

Rennes, J. 2016. Les controverses politiques et leurs frontières. Études de communication, 47.

Shapin, S. y Schaffer, S. 1985. Leviathan and the Air-Pump. New Jersey: Princeton University Press.

Uberti, D. 2016. The real history of fake news, Columbia journalism Review. Disponible en línea en https://www.cjr.org/special_report/fake_news_history.php Verón, E., 1978, Sémiosis de l’idéologie et du pouvoir. Communications, 28, 7-20.

Notes

61 La primera versión en inglés (en nuestra lista de referencias) se publicó en 1992.

62 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/01/04/detectan-presencia-de-veneno-diarreico-en-mariscos-tras-monitoreo-en-bahia-de-concepcion.shtml

63 https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/medioambiente/sernapesca-detecto-nuevo-foco-de-marea-roja-en-region-de-los-lagos/2017-02-14/063931.html. Ver también. http://www.chvnoticias.cl/nacional/detectan-un-nuevo-foco-de-marea-roja-en-el-sur-de-chile/2017-02-14/170948.html

64 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/02/25/muerte-masiva-de-ballenas-en-la-patagonia-podria-ser-un-fenomeno-periodico.shtml

65 http://www.t13.cl/noticia/negocios/aumenta-muerte-salmones-alga-nociva-y-se-activa-plan-contingencia-sernapesca

66 http://www.aqua.cl/2016/03/11/academicos-analizan-crisis-por-mortalidad-de-salmones/

67 http://www.radiodelmar.cl/2016/03/ineficiencia-de-la-industria-salmonera-mantiene-6-mil-toneladas-de-salmones-en-descomposicion-en-centros-de-cultivo/

68 http://www.radiodelmar.cl/2016/03/trabajadores-expuestos-a-gases-de-salmones-muertos-presentan-recurso-de-proteccion-en-puerto-montt/

69 http://www.diarioelheraldo.cl/noticia/eutroficacion-y-la-muerte-de-los-salmones

70 http://www.elmostrador.cl/noticias/multimedia/2016/04/19/video-expertos-estudian-causas-de-varamiento-masivo-de-sardinas-en-queule/

71 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/04/07/varamiento-masivo-de-sardinas-afecta-las-costas-de-la-region-de-la-araucania.shtml

72 http://www.radiodelmar.cl/2016/04/marea-roja-en-chiloe-pescadores-de-cucao-no-pueden-extraer-mariscos/

73 http://www.radiodelmar.cl/2016/04/crisis-marina-en-chiloe-solicitan-a-armada-info-sobre-5-mil-toneladas-de-salmones-muertos-vertidos-en-el-mar/#

74 http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/05/03/pescadores-de-chiloe-la-marea-roja-aparecio-luego-que-se-vertieron-5-mil-toneladas-de-desechos-salmoneros-al-mar/

75 http://www.elciudadano.cl/organizacion-social/chiloe-dirigentes-insisten-en-responsabilidad-de-salmoneras-en-crisis-medioambiental-y-social74936/05/03/

76 http://www.eldinamo.cl/nacional/2016/05/04/gravisima-denuncia-de-dirigenta-chilota-deja-por-el-suelo-version-del-gobierno-por-marea-roja/

77 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/05/04/muerte-de-salmones-varamiento-de-ballenas-y-marea-roja-que-le-pasa-al-mar-chileno.shtml

78 https://www.theguardian.com/world/2016/may/17/chile-red-tide-salmon-farming-neurotoxin

79 http://news.nationalgeographic.com/2016/05/160517-chile-red-tide-fishermen-protest-chiloe/

80 https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/region-de-los-lagos/marea-roja-pescadores-artesanales-bloquean-acceso-a-chiloe-en-protesta/2016-05-02/185858.html

81 http://www.latercera.com/noticia/pescadores-cifran-en-31-mil-los-afectados-por-marea-roja-y-culpan-a-subsecretaria/

82 http://www.biobiochile.cl/noticias/2016/05/04/zona-de-catastrofe-las-12-comunas-mas-afectadas-por-la-marea-roja-en-los-lagos.shtml

83 http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/05/02/microalga-que-produce-marea-roja-aumenta-su-intensidad-y-extension/

84 http://www.24horas.cl/nacional/marea-roja-en-chile-10-conceptos-claves-para-entender-el-fenomeno-y-sus-consecuencias--2004554

85 https://www.facebook.com/notes/somos/si-tods-apoyamos-chiloé-vencerá/1272433576104813/

Auteur

Magíster de la École Normale Supérieure de Lyon y Doctor en Ciencias de la Información y la Comunicación de la Universidad Paris – Sorbonne / Paris IV. Sus líneas de investigación son las controversias socio-técnicas y situaciones de riesgo; la producción, movilización, transferencia y apropiación de los conocimientos científicos; y la argumentación y persuasión en las comunicaciones. Ha publicado en revistas indizadas en materias de sociología de la ciencia y comunicación medioambiental. Es jefe de carrera de Periodismo en la Universidad de Santiago de Chile.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search