Version classiqueVersion mobile

Democracia, Información y Cibersociedad. Una mirada desde Chile

 | 
Héctor Vera Vera
, 
Juan Pablo Arancibia Carrizo

Simulacro y Postverdad. Construcción de la Democracia Chilena en la Cibersociedad

Joselyn Manríquez Arancibia

Texte intégral

Introducción

1En la sociedad postindustrial las comunicaciones e interacciones han cambiado a través de diversas tecnologías, las que han sido base de nuevos procesos sociales que conllevan un espacio nunca antes visto, un espacio desterritorializado y virtual en el que según Torres (2014) la ideología se concibe como una forma de conciencia tecnocrática.

2Este Ciberespacio caracterizado por la interconexión, ha generado una Cibercultura cuyo sistema de representaciones opera simultáneamente en lo individual y lo colectivo, no necesariamente desde lo heterogéneo, ya que, a pesar de sus diferencias y complejidades, contiene plataformas homogéneas y centralizadoras que han dado paso a mecanismos de control a través de una de sus principales características, el flujo y saturación de la información. “El ciberespacio se erige como el sistema de los sistemas, pero, por el mismo hecho, es también, el sistema del caos” (Levy, 2010: 133)

3En este punto pueden desarrollarse proyectos divergentes; técnicos, económicos y sociales. La sociedad ya no se enfrenta a conocimientos estables ni tradicionales, sino a múltiples informaciones simultáneas sobre las que debe aprender a navegar. Estas dinámicas generan nuevos espacios de expresión donde “los individuos cambian de herramientas más rápidamente de lo que cambian sus maneras de comunicarse” (Wolton, 2004: 22)

4Cobra importancia la información y su desarrollo desde campos densos y simulados como base de la Cibersociedad en sus aspectos sociales, económicos y sobre todo políticos. El desarrollo de la información es social por definición, y

El informacionalismo como sistema de producción económicotecnológico, se caracteriza por el hecho de que la productividad, competitividad, eficiencia, comunicación y poder en las sociedades se constituye en buena medida a partir de la capacidad tecnológica de procesar información y generar conocimiento (Castells, 2005: 15)

5En la reconfiguración de los espacios públicos, prevalece la desinformación y el simulacro de la misma como control de estos nuevos sistemas digitales simbólicos, resignificando los espacios públicos de la democracia y el debate político, así como la formación de opinión pública donde muchas veces la gente no tiene una estructura cultural para saber si la información es verídica o no. Hoy en día la alfabetización digital es casi tan importante como la alfabetización a secas. Si la falta de información propicia la manipulación, el exceso de información hace necesario saber seleccionar la información y tal pareciera que hoy “no tenemos tiempo para indagar y reflexionar aquellas tareas propias del ser consciente, crítico y humano que justamente nos llevan a crecer como personas” (Salgado, 2017: 80)

6Los procesos de secularización, globalización, diferenciación e individualización remueven las certezas establecidas. Y en la medida en que crece la contingencia se vuelve más difícil producir nuevas certezas. Se disiparon las esperanzas de controlar la incertidumbre mediante el progreso técnico; él mismo fabrica nuevas incertidumbres; por lo mismo se complejizan las democracias y el tiempo social amerita una reflexión sobre el control tecnocrático y el futuro del debate y la construcción social de la democracia.

Simulacro de la Información y Control de la Cibersociedad

7De acuerdo a Levy (2010) la palabra Ciberespacio fue inventada en 1984 por William Gibson, en la novela de ciencia-ficción Neuromántico, donde el término se refería a un universo de redes digitales descrito como un campo de conflictos mundiales que generaba nuevas fronteras económicas y culturales.

8Hoy el Ciberespacio es sujeto de análisis y de estudio. Ciberespacio como lugar sin fronteras presente en la construcción de las nuevas formas sociales. Este devenir colectivo se comienza a construir a través de programas informáticos y tecnológicos; dispositivos de comunicación donde el código de lo digital condiciona el tiempo, la interacción y la virtualidad como parte fundamental de lo que se entiende como Ciberespacio. Interfaces que registran, informan y comunican.

9El Ciberespacio da paso entonces a una Cibercultura que no presenta un centro concreto. Es un sistema aparentemente desordenado, desprovisto de directriz. “No existe causa identificable alguna de un estado de cosas social o cultural sino un conjunto infinitamente complejo y parcialmente indeterminado de procesos en interacción que se autonutren o se inhiben” (Levy, 2010: 30)

10La Cibercultura desarrolla sus procesos particulares de construcción de conocimiento y realidad en un terreno heterotópico de la misma. La Simulación comienza a ganar un espacio decisivo, una tecnología que desarrolla en los grupos no sólo reforzamientos de imágenes individuales, sino que modelos mentales comunes y cognitivos basados en la informática y los soportes digitales, que aparentemente no presentan centralidad pero que sin embargo pueden resultar bastante homogéneos y uniformadores.

La nueva gramática digital hace de la realidad virtual un nuevo camino de decisiones pluridimensionales que atrapa las redes neuronales en nuevas interconexiones decodificando su lenguaje binario en imágenes confusas perdidas entre lo físico y lo virtual. Estableciendo de este modo una nueva lógica de un nuevo pensamiento el ciberpensamiento (Fernández, 2009: 10)

11En esta era digital de construcción social, la información se constituye en elemento base de la misma. No necesaria y exclusivamente desde el paradigma del dato, sino de su base simbólica como elemento que constituye factor de procesos comunicativos. A través del mayor acceso a información las personas interactúan en un campo de saturación donde elementos informáticos y comunicativos que alguna vez estaban lejos de su alcance, hoy se acercan, sin que necesariamente exista una visión crítica ni comprensiva de la misma.

Si las fuentes de productividad y competitividad en la nueva economía global dependen fundamentalmente de la capacidad de generación de conocimiento y procesamiento eficaz de la información, esta capacidad depende, a su vez, de la capacidad educativa, cultural y tecnológica de las personas, empresas y territorios (Castells, 2005: 19)

12Estamos frente a una reorganización y mundialización de procesos económicos y tecnológicos, también en cuanto a flujos informativos y consumo cultural que cambian el espacio geográfico. “Un escenario donde el mercado global exige la desterritorialización y la destrucción de lo local” (Torres, 2015: 231).

13Esta nueva forma del espacio físico y mental, individual y colectivo, profundiza la distancia entre técnicas cada vez más eficientes y una comunicación humana y social más azarosa, más oscilante. Se reconfiguran las organizaciones de la economía, la cultura y sus representaciones en la convivencia. “Vemos que la libertad de elegir del consumidor no está restringida a la elección de bienes y servicios; ella se encuentra incorporada a un nuevo imaginario colectivo” (Lechner, 2002: 106)

14El espacio cibersocial y su correlato de Cibersociedad se nutren y encuentran soporte en la información como técnica y como fin de sus participantes, de la sociedad en sí frente a este nuevo escenario. Y escenario sería una buena palabra para describirlo no en tanto definición de situación, sino escenario en lo concreto, toda vez que uno de los instrumentos base para la mantención y control de estos engranajes es la Simulación.

15Ya Baudrillard (1978) teorizaba sobre el simulacro y la cultura entendiendo la Simulación no como un territorio o a una referencia, sino como la generación de modelos del algo real sin origen ni realidad. No se concibe sólo desde la imitación ni la reiteración, sino de suplantación de lo real por los signos de lo real, es decir, de una operación de disuasión. “El truco visual no se trata nunca de confundirse con lo real, sino de producir simulacro, con plena conciencia del juego y del artificio” (Baudrillard, 1978: 30)

16Esta simulación se organiza jerárquicamente desde una perspectiva restringida, calculable y disuasiva, entendiendo que un imperativo de disuasión permite controlar la socialización en un espacio, de forma sigilosa, tanto del cuerpo como de la vida social; se construye así una operativa de vida social neutralizante en los sistemas. Se realiza una modelización visual y dinámica, una escenarización que fundamenta y mantiene los fenómenos digitales.

Se trata, en este preciso sentido, de lo que podríamos llamar una mentira de segundo orden, donde la falsedad o verdad del enunciado no refleja directamente el engaño, sino un procedimiento que simula la verdad de su posición de enunciación. Nuevamente, se trata de ocultar los intereses y su campo de influencia social tras un relato cuya forma simula una verdad, independiente de su contenido positivo” (Torres, 2014: 89)

17Toda nueva escenificación de las representaciones sociales, como lo es la Cibersociedad y su construcción técnica, no sólo tiene sus cualidades y tecnologías, también debe perfeccionar sus mecanismos de control y para eso la Simulación será útil y necesaria, ya que se debe perfeccionar la virtualización del control cuando existe una masificación de sistemas de información.

18Según Torres (2015) en este nuevo escenario la sociedad de control no operaría por la proliferación de instituciones disciplinarias, sino a través de la modulación de los comportamientos. Se prescindiría de las intervenciones directas sobre el cuerpo, priorizando aquellas dirigidas por la acción a distancia, orientadas a la autorregulación de los propios sujetos. Aquí no se trata de sometimiento sino de conducción y guía de los sujetos antes que producirlos disciplinariamente.

Cada individuo tendrá la posibilidad de aumentar sus competencias, incrementar su capital humano y desplegar la conquista de un medio a través de la iniciativa individual y el emprendimiento, porque el modelo de la empresaes un alma que se proyecta sobre las prácticas de gobierno al igual que sobre la producción de subjetividades (Torres, 2015: 234)

19Las tecnologías de información y comunicación, cuyos procesos de Simulación funcionan como soporte de la Cibersociedad, generan modalidades que materializan nuevas formas de vida social en torno a las nuevas relaciones y usos que se configuran, situando así, como diría Martín-Barbero (2010) a los medios en el ámbito de las mediaciones, como parte del proceso de esta nueva construcción social y cultural.

Información y Opinión en el Nuevo Espacio Público de la Democracia Chilena

20Ante la concepción de una Cibersociedad, hay mutaciones del espacio y con ello cabe cuestionarse qué sucede con la información política y espacio público entendido en la convivencia que permite el debate, la deliberación y la democracia.

21En el último tiempo y bajo esta premisa muchos invocan el desarrollo de una ciudadanía, reclamando su fortalecimiento, sin embargo, el Ciberespacio al presentar nuevas formas de socialización ha generado también una privatización de las conductas basadas en estrategias individualistas y racionales necesarias para sobrevivir al mercado, hacie ndo desaparecer lo colectivo -al menos en el espacio público tradicional- para llevarlo al punto digital donde no todos tienen cabida si lo pensamos, por ejemplo, desde el acceso a dichas plataformas.

22Se haría necesario entonces pensar en una reconfiguración del espacio público, el que al debilitarse empobrece la información, la comunicación y la capacidad de descifrar la realidad. Las libertades comunicativas de los ciudadanos pueden hacerse efectivas en el uso público de la razón. Según Levy (2010) el Ciberespacio es un factor potente de desconcentración y deslocalización, pero no por ello elimina los centros, tendría más bien como efecto hacer obsoletos a los intermediarios y aumentar las capacidades de control y de movilización directa.

23Este nuevo espacio público contará con estrategias neoliberales de gubernamentalidad redistribuidas. Como lo dijera Van Dijk (2003) uno de los recursos sociales más importantes de gran parte del poder contemporáneo es el acceso al discurso público. Quien controla el discur so público, controla indirectamente la mente de las personas y también sus prácticas sociales. Bajo esa premisa el control de la opinión pública se transformará en el nuevo espacio público que guíe y moldee la forma de democracia existente. “De tales espacios públicos así formados, distorsionados y amañados, que sirven de foros de legitimización plebiscitaria” (Habermas, 1998: 161)

24La información política y la opinión pública necesitan de un correlato para sostenerse, y lamentablemente, como señala Santiago (1997) el empobrecimiento de la discusión colectiva ha sido causado entre otras cosas por el sistema presidencialista que tiene la tendencia a centrar las campañas y la información electoral sobre personas individuales que son los candidatos a acceder a una posición de poder unipersonal, en lugar de focalizar sobre ideologías o propuestas sustantivas.

25Así y de acuerdo a Lechner (1997) en muchas democracias latinoamericanas la fe en la autoridad prevalece por sobre las rutinas y reglas y resulta, en la percepción de los ciudadanos, más importante que la eficiencia de la gestión gubernamental. “Se evitará poner el acento en profundizar sobre las desigualdades existentes. A cambio, se procederá a sustituir estos contenidos por caudales informativos banales que, al fin y al cabo, responden a las exigencias y peticiones del público” (Labio, 2005: 3)

26En la Cibersociedad, la cultura y construcción política suele ser minada por la lógica del mercado y ser confundida con las creencias y preferencias expresadas en las encuestas de opinión pública. “Conforme esta etiqueta se sitúan las posiciones, las conductas y las acciones políticas de los ciudadanos de las cuales se presupone que son estructuradas por los medios” (Ferry y Wolton, 1998: 212)

El sistema político se asegura el asentimiento de la población tanto por vía positiva como por vía selectiva, positivamente capitalizando las expectativas de cumplimiento de los programas propios del Estado social; selectivamente, excluyendo determinados temas y asuntos de discusión pública. Y esto, a su vez, puede hacerse por medio de filtros estructurales en el acceso a la esfera de la opinión pública-política, por medio de deformaciones burocráticas de las estructuras de la comunicación pública o por medio de un control manipulativo de los flujos de información (Habermas, 2003: 490)

27Esta correlación sustantiva entre la construcción de opinión pública a través de encuestas y técnicas y el espacio público para el desarrollo de la democracia, ha convertido a las creencias en opinión cuya adhesión es solamente mental, dispersa y muchas veces aislada. Ese escenario se hace patente a la hora de reflexionar sobre la democracia chilena, la que hasta ahora ha sido vista y desarrollada mentalmente desde la procedimentalidad y no desde un enfoque deliberativo y participativo. Barros (1987) señala que en su carácter procedimental radica una estrecha semejanza entre la democracia y el mercado. Ambos son procedimientos para hacer confluir preferencias, donde lo correcto aparece como el resultado de haberse cumplido con ciertas condiciones.

28La base de la democracia deliberativa es la discusión, la deliberación entendida no en la mera característica de debatir –que por sí misma es virtuosa y necesaria- sino que, en la deliberación vinculante, en que la ciudadanía pueda decidir por sí misma sobre sus políticas públicas, sobre sus propósitos, y el modelo de sociedad que quiere construir.

29De acuerdo a Elster (2001) la democracia deliberativa no se trata de asegurar una cultura pública de discusión razonada acerca de los asuntos políticos, ni tampoco de fomentar la mera conjunción de esa cultura con instituciones democráticas convencionales como el voto, los partidos y las elecciones. La idea es vincular efectivamente el ejercicio del poder a través de una formación discursiva de voluntad y opinión de parte de un público compuesto por los ciudadanos de un Estado.

30En este nuevo espacio público virtualizado y controlado, la información política y la opinión pública se privatizan desde los espacios públicos y el debate no sólo se empobrece, sino que se generan consensos emplazados por lógicas de progreso técnico donde se despolitizan los problemas y se relegan a decisiones de expertos técnicos.

31Incluso pensar la democracia como un espacio que encuentre asidero en un mundo cibersocial y de redes digitales, no basta con pensarla como una difusión de propagandas gubernamentales o de la organización del referéndum por Internet. Según Levy (2010) una democracia que dialogue con lo cibersocial idealmente debería posibilitar la comunicación colectiva, la auto-organización de las comunidades locales, la participación a las deliberaciones de los grupos directamente concernidos por las decisiones y desarrollar una transparencia activa de las políticas públicas.

Postverdad como continuidad del simulacro en la Democracia Chilena

32En los últimos años el concepto de postverdad ha estado cobrando importancia en la descripción y comprensión de algunos fenómenos asociados a la construcción de verdad, imagen pública e información, sobre todo política. Entender la postverdad como un fenómeno comunicacional en el que la mentira emotiva y la apelación a sentimientos y construcciones de símbolo son más relevantes que los hechos objetivos, podría ciertamente hacernos reflexionar sobre su similitud con el concepto ya acuñado décadas atrás por Baudrillard (1978) sobre la cultura del simulacro.

33Este discurso informativo y comunicacional de postverdad usa la lógica de la simulación en el escenario, toda vez que toma una información y la manipula para poner en relevancia factores simbólicos que apelan a simulaciones emotivas, no necesariamente reales ni fidedignas. Este espectáculo no busca informar ni discernir controversias políticas y sociales, ni mucho menos hacer reflexionar críticamente a las personas sobre la ideología de las figuras de autoridad, sino que justamente presentar a personajes políticos como estrellas populares y dirigir la atención hacia el ridículo o lo melodramático. “La simbolización, por su parte, dicho de otro modo, la búsqueda de lo emotivo, de lo afectivo, reduce la comunicación a una serie de efectos de anuncio sin vínculo aparente con el contenido propuesto” (Ferry y Wolton, 1998: 241)

34Bajo esta lógica, la postverdad entendida según este análisis como Simulacro, pretende una explicación idéntica y símil de los acontecimientos, estableciendo no sólo agenda, sino que la creación de sistemas de opinión influenciados por emotividades y espectacularización, donde el hecho de poseer mera aceptabilidad racional es entendido por las sociedades poco críticas como real e incluso incuestionable.

Cuando se analiza el concepto de verdad en términos de justificación el problema es entonces evitar el equiparar la verdad con la aceptabilidad racional; pues lo que de forma racional se tuvo por verdadero puede resultar falso. Llamamos verdadero a un enunciado cuando estamos convencidos de que también en el futuro resistirá a todas las objeciones, lo cual no excluye que hayamos podido equivocarnos” (Habermas, 1998: 165)

35En esta lógica que, por supuesto trata de dinámicas de poder, es habitual que se piense en que un grupo dominante ejerza verticalmente su poder, sin embargo, la propuesta de Foucaul (1980) cobra aún más fuerza, entendiendo que el poder no puede ejercer control sin legitimación; y dicha táctica no se concibe como una propiedad sino como una estrategia de apropiación.

36Según Castells (2005) el Estado chileno, durante los gobiernos de la Concertación, consiguió restablecer la legitimidad democrática y su legitimidad del mercado como principio de cohesión de la sociedad. Resulta ser una legitimidad maleable que muchas veces apela a la voluntad popular y otras a la defensa de argumentos bajo la premisa del bien común.

37La postverdad planteada como simulacro, ha generado por cierto una serie de discursos que poco contribuyen a la profundización de la democracia, entendida ésta como un proceso deliberativo. Cabe plantear por ejemplo práctico un análisis sobre la despenalización del aborto en Chile.

38El aborto no estaba permitido bajo ningún parámetro legal desde que en dictadura y bajo la Constitución Política del año 1980, se declarara ilegal. En el año 2012, durante el gobierno de Sebastián Piñera, grupos feministas apoyados por algunos legisladores comenzaron a instalar con más fuerza la petición de la despenalización del aborto. Incluso ese año (marzo 2012), Piñera envió una carta oficial y extensa al diario El Mercurio, llamada Mi Compromiso con la Vida, en el que exponía sus ideas contrarias al aborto.

39Durante el presente año (2017) se abrió el debate sobre la despenalización del aborto en tres causales, las cuales aludían a situación inviable del feto, riesgo vital de la madre y violación de la mujer. Pongo este ejemplo, ya que a pesar de que la Ley finalmente fue aprobada, el debate –al menos en el nivel simbólico comunicacional del nuevo espacio público-jamás puso en discusión el discurso sobre la autonomía reproductiva de la Mujer como un derecho, el que por lo demás está reafirmado por las Naciones Unidas y la Organización Internacional de los Derechos Humanos.

40Toda la discusión se trató de postverdad y simulacros. Los discursos y argumentaciones en contra se encontraban amparados en actos simbólicos y literalmente escenificados, tendientes a figuras emotivas de alto impacto discursivo como el “asesinato de inocentes”, la “supremacía de factores divinos y religiosos”, argumentaciones apocalípticas, entre otras; y por supuesto, la defensa de la familia como fin último de la emocionalidad y cohesión social. El llamado a defender valores familiares tradicionales se contradice y resulta incongruente con el nuevo contexto social, sin embargo, “la precariedad del Nosotros acentúa la retracción al hogar. La familia aparece como el último refugio frente a las fuerzas hostiles del entorno” (Lechner, 2002: 47)

41Santiago (1997) señala que la legislación a veces es vendida por las legislaturas a grupos de interés políticamente efectivos, conduciendo a acuerdos no fundados en principios ni en la deliberación pública vinculante, sino en grupos que ofrecen diferentes clases de beneficios como contrapartida.

Después de Maquiavelo los políticos quizás han sabido siempre que el dominio de un espacio simulado está en la base del poder, que la política no es una función, un territorio o un espacio real, sino un modelo de simulación cuyos actos manifiestos no son más que el efecto realizado (Baudrillard, 1978: 29)

Conclusiones

42En las construcciones y representaciones dadas por las nuevas configuraciones del espacio a través de lo virtual y la Cibersociedad, la información y la comunicación en Red presentan la posibilidad simbólica de movilidad, sin embargo, también generan expropiación e incertidumbre.

43La información y su saturación a través del acceso virtual, es constantemente simulada como mecanismo que contribuye al control de la sociedad para su homogeneización y diversificación dentro de los moldes que ya han sido establecidos. Se trata de reordenamientos tecnológicos que seducen a través del campo visual, estético y de la imagen intangible como nuevas formas de construir realidad y relaciones sociales. “Así, a la virtualización de las organizaciones y de las empresas en red corresponderá pronto una virtualización de la relación con el conocimiento” (Levy, 2010: 208)

44Las personas deben enfrentarse a la saturación de información propia de la Cibercultura, como paradoja del control de las incertidumbres ya sean cotidianas o a gran escala, lo que refuerza la búsqueda de respuestas en lo ya manufacturado y en la adaptación sobre lo existente como cohesión y necesidad de identidad, aminorando o anulando la capacidad crítica.

El ser humano postmoderno quizá necesita sumergirse en el océano del escepticismo, en los que Descartes denominó la duda metódica, es decir, deshacerse de los prejuicios añejos y buscar un criterio cierto que le permita distinguir lo verdadero de lo falso” (Salgado, 2017: 83)

45La información, muchas veces espectacularizada a través de la Simulación, tiende más bien a entretener que a informar. En un mundo en el que la riqueza está concentrada y en el que existen grandes conflictos de intereses, el cumplimiento de esa lógica requiere una propaganda sistemática y de nuevas formas de dominio en que los mecanismos de poder sean aparentemente democráticos y libres, así como integradores.

46En la Cibersociedad, la información política y la opinión pública conforman el nuevo espacio público de la democracia. Se construye un modelo democrático basado en la procedimentalidad y ausencia de debate, con el fin, además, de que la emocionalidad de la postverdad siga siendo el correlato de simulacros en escenarios que aparentan crear democracia, entendiéndola en Chile como una mera representación electoral que no ahondando en la vinculación efectiva de decisiones propuestas por la ciudadanía.

El método de la discusión y decisión colectiva es la única forma de acceder a la verdad moral, ya que la reflexión monológica es siempre distorsionada por el sesgo del individuo a favor de su propio interés o el interés de la gente cercana a él debido al condicionamiento textual y a la dificultad insuperable de ponerse uno mismo en la situación de otro. Sólo el consenso real logrado después de un amplio debate con pocas exclusiones, manipulaciones y desigualdades, es una guía confiable para tener acceso a los mandatos morales (Santiago, 1997: 161)

47Cabe reflexionar no sólo sobre el estado actual de los nuevos escenarios sociales de la información y la comunicación en la Cibersociedad, sino que preguntarse por las construcciones futuras y vinculantes en la búsqueda de alternativas conjuntas que no lleguen a una manipulación que fije un curso de acción dado. “La razón instrumental resulta ser tan determinista como la filosofía de la historia” (Lechner, 1987: 33)

48En esta Cibercultura y reconfiguración del espacio se produce una paradoja del cuerpo y la mente, de lo real y lo abstracto, que genera heterotopía. Por un lado, lo virtual produce un goce de expansión abstracta que parecería incompatible con el terreno de lo físico, de lo real, sin embargo, ambas confluyen a la vez y desdibujan aún más la posibilidad de poder razonar con exactitud lo real de lo simulado. “Dicho más claramente, no es posible ejercer la crítica, instrumentar el pensamiento, ya que el propio cuerpo se encuentra comprometido con la satisfacción represiva del mandato de goce” (Torres, 2014: 92)

49Tal parece que apremia la necesidad de comprender y analizar con mayor ahínco las nuevas construcciones sociales y refuerzos simbólicos virtuales, comprendiendo que como señala Levy (2010) una técnica se produce en una cultura y una sociedad se encuentra condicionada por sus técnicas, mas no determinada, y ahí radicaría no sólo la diferencia, sino que la esperanza de un escenario distinto. “Sólo un esfuerzo de reflexión crítica, habilitaría a los individuos para desarticular las representaciones de la realidad subsumidas como ideología en falsa conciencia” (Torres, 2014: 85)

Bibliographie

Bibliografía

Barros, Enrique (1987). La democracia como una forma de poder: un enfoque normativo. En Centro de Estudios Públicos (CEP) Santiago, Chile.

Baudrillard, Jean (1978). Cultura y Simulacro. Editorial Kairós. Barcelona, España.100 p.

Castells, Manuel (2005). Globalización, Desarrollo y Democracia: Chile en el contexto mundial. Editorial Fondo de Cultura Económica. Santiago, Chile. 163 p. Elster, Jon (2001). La Democracia Deliberativa. Editorial Gedisa S.A. Barcelona, España. 189 p.

Fernández, Oscar (2009). Cibersociedad y biopolítica en perspectiva compleja. Editorial Fundación Imprenta de la Cultura. Caracas, Venezuela. 68 p.

Ferry, Jean -Marc; Wolton, Dominique (1998) El nuevo espacio público. Editorial Gedisa S.A. Barcelona, España.256 p.

Foucault, Michel (1980). Microfísica del Poder. Ediciones de La Piqueta. Madrid, España. 189 p.

Habermas, Jürgen (1998). Más allá del Estado Nacional. Editorial Fondo de Cultura Económica. Ciudad de México. México. 199 p.

Habermas, Jürgen (2003). Teoría de la Acción Comunicativa II: Crítica de la Razón Funcionalista. Editorial Taurus Humanidades, España. 618 p.

Labio, Aurora (2005). Poder y manipulación informativa: Una aproximación desde el pensamiento crítico. En revista Razón y Palabra, vol 10, no 43, 1-10, febreromarzo. Monterrey, México.

Lechner, Norbert (1987). ¿Responde la democracia a la búsqueda de certidumbre? FLACSO. Santiago, Chile. 47 p.

Lechner, Norbert (2002). Las sombras del mañana: La dimensión subjetiva de la política. Editorial LOM. Santiago, Chile. 132 p.

Levy, Pierre (2010) Cibercultura. Editorial Dolmena Ediciones. Santiago, Chile. 301 p.

Martín-Barbero, Jesús (2010). De los medios a las mediaciones: Construcción, Hegemonía y Cultura. Anthropos Editorial, Universidad Autónoma Metropolitana. Ciudad de México, México. 297 p.

Salgado, Jorge (2017). Ensayos Críticos para la Postmodernidad. Editorial Leftraro. Santiago, Chile. 125 p.

Santiago, Carlos (1997). La Constitución de la Democracia Deliberativa. Editorial Gedisa S.A. Barcelona, España. 303 p.

Torres, Iván (2014). Del fetichismo del contenido del análisis a la forma: Aproximación reconstructiva a la crítica ideológica de la sociedad moderna en la Escuela de Frankfurt. En Biopolítica. Miscelánea, 83-94, Santiago, Chile.

Torres, Iván (2015). Inflexiones Foucalteanas sobre la sociedad de control. En Tabula Rasa, no 23: 219-242, julio-diciembre 2015. Bogotá, Colombia.

Van Dijk, Teun (2003). Ideología y Discurso. Editorial Ariel S.A. Barcelona, España. 187 p.

Wolton, Dominque (2004). La otra mundialización: Los desafíos de la cohabitación cultural global. Editorial Gedisa S.A. Barcelona, España. 194 p.

Auteur

Periodista, Licenciada en Comunicación Social. Magíster en Ciencias de la Comunicación, Universidad de Santiago de Chile. Se desempeña como académica en la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Central de Chile, donde está a cargo de las cátedras de Teoría de la Comunicación y Sociología de la Comunicación. Autora del paper “La mercadotecnia política como correlato del ser unidimensional. Propuesta de una acción comunicativa a la fenomenología trascendental” y editora académica de diversas publicaciones especializadas.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search