Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Un trébol de cuatro hojas

 | 
Manuel Loyola Tapia
, 
Rolando Álvarez Vallejos

Primera parte: artículos

Las Juventudes Comunistas de Chile y el movimiento estudiantil secundario

Un caso de radicalización política de masas (1983-1988)

Rolando Álvarez Vallejos

Texte intégral

  • 1 Al respecto, Rolando Álvarez, Arriba los pobres del mundo. Identidad y cultura política del Partido (...)

1La trayectoria histórica de la izquierda chilena sufrió un profundo revés el 11 de septiembre de 1973. En el caso de los comunistas, significó la crisis de su línea gradualista, basada en la tesis que desde dentro del Estado burgués se podrían producir cambios estructurales sobre el capitalismo. Aliado con sectores “progresistas” de la burguesía –se decía– se realizaría la revolución chilena. Esto implicó que en la práctica, la izquierda chilena desarrollara prácticas políticas pragmáticas y amplias, que más allá de la ortodoxia discursiva, le permitió sumar al proceso a amplios sectores sociales1. De la mano de la represión, la dictadura trajo nuevos golpes a la izquierda, lo que se tradujo en el exilio, la prisión, la muerte y la desaparición de un gran número de sus simpatizantes, militantes y dirigentes. Junto con ello, la antigua Unidad Popular entró en un proceso de autocrítica acerca de las causas de la derrota de dicha experiencia y acerca cómo terminar con la dictadura. El mundo socialista inició su proceso de “renovación”, que terminó en la práctica con el abandono del marxismo y abriendo paso a la salida pactada de la dictadura. Por su parte, los comunistas protagonizaron junto a otros sectores políticos y sociales las expresiones más radicales de lucha contra la dictadura, aparentemente dejando atrás su tradicional moderación política previa al golpe militar de 1973.

  • 2 Al respecto ver por ejemplo Enrique Cañas Kirby, Proceso Político en Chile. 1973-1990, Ed. Andrés B (...)
  • 3 Garretón, op. cit.

2En el debate sobre el cambio de línea del pc a partir de 1980, se ha enfatizado especialmente el supuesto quiebre que éste habría implicado con sus tradiciones históricas. Además, se ha señalado que la violencia política desplegada por los comunistas y los movimientos sociales durante el ciclo de las “Protestas Nacionales” contra la dictadura (1983-1986) no contribuyó a la recuperación de la democracia en Chile. Por el contrario, habría sido funcional a la estrategia de la dictadura para justificar su perpetuación2. En el fondo, la cuestión se resume en una tesis fundamental: que las formas extra-institucionales o anti-sistémicas de lucha contra la dictadura eran inviables, carecían de respaldo popular y que la única salida posible era el pacto con el régimen. En el caso de los partidos de izquierda, los socialistas serían los que habrían “aprendido” esta lección y no así los comunistas, los que habrían abandonado su tradicional sensatez política y se habrían dejado arrastrar por una radicalidad política sin sentido3.

3Desde nuestro punto de vista, estos análisis desconocen las trayectorias de los movimientos sociales de la década de los ochenta, los que movilizaron a cientos de miles de hombres y mujeres contra la dictadura. Desde el punto de vista histórico, ¿es posible encontrar esta incompatibilidad entre organizaciones que incorporaron la violencia como parte de su accionar y los movimientos de masas?. Este artículo busca relativizar esta supuesta incompatibilidad, pues numerosos movimientos sociales incorporaron formas violentas de lucha contra la dictadura. En este caso, a través del examen del Movimiento Estudiantil Secundario durante la década de los años ochenta, es posible apreciar como se amalgamó la lucha de masas con formas radicales de lucha.

4De acuerdo a nuestro planteamiento, la presencia hegemónica de las Juventudes Comunistas al interior del Movimiento Secundario de la época, demuestra como la apuesta de este sector de la izquierda chilena, opuesta a la salida pactada de la dictadura, combinó sus tradicionales métodos de lucha, que enfatizaba el trabajo de masas, con las nuevas formas que incluían la violencia política. Es decir, la dicotomía entre “giro” o “continuidad” de la línea política del pc, analizada a nivel de su cultura política, se demuestra como un reduccionismo analítico que desconoce la existencia de un proceso más complejo, a saber, la combinación y síntesis entre las tradiciones y las nuevas incorporaciones de método y formas de lucha. En un sentido más amplio, el examen del Movimiento Estudiantil Secundario permite apreciar el reduccionismo histórico que implica explicar el fin de la dictadura solo por los acuerdos entre la clase política opositora y la dictadura

5La reconstrucción y desarrollo de la Federación de Estudiantes Secundarios de Santiago (feses), labor en donde tuvieron una destacada actuación las Juventudes Comunistas, se basó en la combinación de formas radicales de lucha y lógicas de acción política amplias y pragmáticas. Esto permitió el surgimiento de un movimiento de masas legitimado política y socialmente al interior del movimiento estudiantil secundario de la época. En un periodo catalogado de extrema ortodoxia e ideologización escolástica, los comunistas utilizaron su tradicional pragmatismo junto con una praxis ligada a lo que el pc entendía por “lucha de masas”, lo que les permitió encabezar un significativo movimiento de masas. La experiencia de la feses demostró que una praxis radicalizada no entorpeció de manera decisiva el desarrollo de la lucha de masas y el trabajo unitario con otras fuerzas políticas (incluso con la Democracia Cristiana) y los independientes.

  • 4 La visión de este período de la historia del pc como una involución teórica a la ortodoxia marxista (...)

6La hipótesis de este artículo plantea que las jjcc recogieron el acervo político histórico del pc, utilizando un discurso (y en algunos casos, una praxis) de múltiples orígenes: la tradicional “lucha de masas” previa a 1973; el nuevo orgullo partidario “revolucionario” (armado) y el nacionalismo de izquierda. En torno a estas variables es posible explicar la hegemonía comunista sobre el movimiento secundario del periodo en cuestión, en oposición a las miradas que reducen al pc a la ortodoxia política y al aislamiento de las masas4.

7Se examinará la trayectoria del movimiento estudiantil secundario desde sus orígenes en 1983 hasta 1988, cuando alcanzó su mayor presencia a nivel nacional, al fragor de la lucha contra la municipalización de los llamados “liceos emblemáticos” de la ciudad de Santiago.

¡SEGURIDAD PARA ESTUDIAR, LIBERTAD PARA VIVIR!: LOS SECUNDARIOS EN LOS TIEMPOS DE LAS PROTESTAS NACIONALES (1983-1986)

  • 5 Sobre la reconstrucción de las jjcc y su incipiente trabajo de masas a fines de los ‘70 y principio (...)
  • 6 Basta n° 7, enero-febrero 1980. (Órgano oficial de las jjcc en la clandestinidad hasta 1986). p. 4.

8Los primeros rastros de las organizaciones secundarias con presencia comunista se remontan a los años 1979 y 1980, cuando la Dirección Nacional de las jjcc se había reconstituido luego de haber sido destruida en 1976 por el accionar represivo del Comando Conjunto. Encabezados desde 1979 por “Camilo Contreras” (nombre político de Lautaro Carmona), los jóvenes comunistas se organizaban en torno a diversas actividades juveniles, fundamentalmente de tipo cultural: nacían las célebres “peñas”5. Fue así como la Unión de Estudiantes de la Enseñanza Media (uem) realizó un “Encuentro” el 28 de diciembre de 1979, para discutir la problemática del sector, entre los que se contaba el autofinanciamiento, el pasaje escolar y la represión de la autoridad contra el estudiantado. La actividad fue cerrada con un “acto final (que) contó con la participación del taller de teatro del Liceo 7, escritores de la Unión de Escritores Jóvenes (uej), la Agrupación Cultural Santa Marta, egresados de la Escuela Experimental Artística, del Liceo Manuel de Salas, etc.”6.

  • 7 Basta N° 8, marzo-abril 1980. p. 14.

9Demostrando el carácter aún incipiente de lo que sería el Movimiento Estudiantil Secundario, la propia “Jota” señalaba que “el despertar de los Estudiantes Medios se manifiesta con la creación de servicios de bienestar, la realización de actividades deportivas y culturales”7. Cuando aún no se estrenaba oficialmente la política de Rebelión Popular, la dirección del trabajo político de la Jota en la em reproducía la típica modalidad comunista, basada en un acabado análisis de los problemas reivindicativos específicos del sector y el levantamiento de los respectivos pliegos. Las “formas de lucha” todavía no incorporaban modalidades violentas, pero, a pesar de lo temprano de la fecha, la Jota realizaba actividades relativamente abiertas, buscando romper el “aislamiento de las masas” al que intentaba recluirla el aparato represivo de la dictadura. La obsesión por el carácter de “masas” de la actividad política, tenía sus primeros síntomas en esta época.

  • 8 Sobre el ciclo de las protestas, Gonzalo de la Maza y Mario Garcés, La explosión de las mayorías. P (...)
  • 9 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003. Primer presidente de la feses, 1986-1987.

10Este trabajo subterráneo de reconstrucción del tejido social, solo tuvo mayor capacidad de presión y salida pública a partir de 1983. Como es sabido, desde mayo de aquel año se inició el ciclo de las Protestas Nacionales, generadas en el marco de la debilidad relativa de la dictadura por efecto de la crisis económica que azotó a la mayoría del país, agudizada por años de neoliberalismo radical y “ajuste automático”8. Montada sobre la ola generada por este ciclo de movilización social, surgieron las primeras organizaciones que posteriormente encabezarían el movimiento de los secundarios. Juan Alfaro, militante comunista desde 1980-81, cuando solo tenía 11 años, fue trasladado a militar en el Liceo de Aplicación, lugar en donde estudiaba. Allí se encontró con la Agrupación de Estudiantes Medios (aem), que coordinaba los primeros movimientos de los liceos: “Surgen los panfleteos del recreo, que los hacía la Jota poblacional, porque no había organización estudiantil comunista en la media. Eran cabros que iban al liceo del barrio”9. Por esta razón que el origen del mes de los ‘80 estuvo en la periferia de Santiago, en los liceos “territoriales”. Hasta 1983, aún no era el tiempo del protagonismo de los liceos del sector central de la ciudad.

11En una fecha indeterminada entre 1981 y 1982, se crearon los llamados Comité Democrático, más conocidos por su sigla code. La Jota los definía como:

  • 10 “Informe situación política de la Enseñanza Media”. Documento interno Comisión Nacional de Enseñanz (...)

el organismo político más amplio y unitario de los estudiantes, clara expresión de la voluntad de jugarse por los cambios... las tareas que el code hoy debe abordar son las siguientes:
- La recuperación, democratización y conducción de los organismos naturales: Federación, centro de alumnos, etc.
- La aplicación y organización de la autodefensa y formas de lucha para-militar, asumiendo decididamente la desestabilización y guerra psicológica como expresiones superiores de la desobediencia civil10.

  • 11 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

12Como explica Juan Alfaro, en sus orígenes “el code se convirtió en una suerte de orgánica paralela a los centros de alumnos...(los) que generalmente eran designados por los rectores”11. Por esta razón, y a pesar de ser una época de fuerte represión al interior de los liceos y colegios, los code eran abiertos, en ningún caso clandestinos. Pero en los hechos, los code se transformaron en Asambleas de Izquierda, porque desde sus inicio la Democracia Cristiana se restó de participar en ellos. Las diferencias a nivel nacional, se reprodujeron en el movimiento secundario, provocando que la dc buscara crear sus propios espacios de participación. Por este motivo, en los code participaban militantes e independientes de izquierda, y en general los jóvenes con posturas políticas radicales.

  • 12 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003. Tercer presidente de la feses, 1988-1989.
  • 13 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

13A pesar de ser sus promotores, los code no fueron una correa de transmisión de las políticas de la Jota. Es más, no era extraño que existieran code sin presencia de jóvenes comunistas. En otras partes, los comunistas quedaban en minoría. En el caso del code del colegio Francisco de Miranda, con fuerte presencia comunista, “también había otra cantidad importante de miristas, de la Izquierda Cristiana, del Partido Socialista. Entonces de repente la Jota podía ser un poquito más o un poquito menos”12. En el caso del emblemático Liceo de Aplicación, el code se llamó Movimiento Aplicacionista por la Democracia (mad). En distintas etapas, alcanzó gran representatividad: “En el Liceo el año 1985 llegamos a tener reuniones de mad por curso, de donde salía uno o dos representantes, uno político y un “milico” (de autodefensa). A veces teníamos reuniones de seis horas planificando y armando las actividades”13. En este caso, Juan Alfaro era Presidente del mad y del Centro de Alumnos democratizado, en el marco de un liderazgo marcadamente caudillista, por lo que las resoluciones del mad eran automáticamente asumidas por el Centro de Alumnos. Años más tarde, en 1988 el mad, de la mano de una camada de dirigentes secundarios muy reconocidos (Nelson Soza del mir, Leo Saavedra del ps-Almeyda y Daniel Núñez y Kiriakos Markar de la Jota), alcanzó tal vez la máxima notoriedad de todo el ciclo del mes, peleando, junto a la feses, con el entonces alcalde (designado) de Santiago Gustavo Alessandri.

14De esta manera, en el marco de un crecimiento del mes, la Jota convocó, junto a otras fuerzas políticas de izquierda (mir, ps-Almeyda, Izquierda Cristiana), a la creación de la Coordinadora de Estudiantes de Enseñanza Media (coem). Sin embargo, y reproduciendo la experiencia de los code, no se logró sumar a la Democracia Cristiana, constituyéndose el coem en la organización de estudiantes de izquierda de Santiago. Este, a su vez, se subdividió en cuatro zonales, distribuidos geográficamente: en la zona norte el Movimiento de Estudiantes Democráticos (med); en el sector central, el Frente Unitario Democrático de Enseñanza Media (fudem); en la zona oriente la Unión de Estudiantes Secundarios (ues) y en la zona sur la Organización de Estudiantes Secundarios (odes). Estos zonales tenían como función ser los coordinadores de los organismos de base del coem, los code. En sus inicios, como recuerda Juan Alfaro, el coem se reducía a una mesa política que ni siquiera se reunía regularmente.

  • 14 “Convocatoria a la Primera Convención del Pro-Feses” (1985).

15Junto a la aparición del coem y sus zonales, surgió la Asociación Secundaria de Estudiantes Cristianos (asec), dependiente de la Democracia Cristiana y la minúscula Agrupación Democrática de Estudiantes (ade), de la Juventud Social-Demócrata14. De este modo, en 1983 nacieron las organizaciones que al confederarse en 1986, darían origen a la feses.

  • 15 Marcos Luengo Huenchual, “Seguridad para estudiar, libertad para vivir. Subjetividad y praxis del m (...)

16Sin embargo, el momento del protagonismo del movimiento secundario no llegaba. El análisis de la publicaciones de la época (en 1984 existía prensa opositora) y la voz de sus propios dirigentes, señalan que el periodo 1983-1985 fue de incubación del mes y no de salida de masas. Con todo, las primeras tomas de liceos se registraron en esta época. La toma en 1983 del Liceo 6 de Recoleta, desalojada pacíficamente por la policía, fue la primera de un largo ciclo de movilizaciones de este tipo15.

  • 16 Todas las citas corresponden a Fortín Mapocho 28/06/1984. p. 4.

17Una de las primeras salidas públicas del coem fue una conferencia de prensa a mediados de 1984. El pliego reivindicativo era característico de esta primera fase del desarrollo del movimiento secundario, en donde lo político tenía más preponderancia que lo gremial. En el contexto de las Protestas Nacionales, se exigía “que se nombre un Ministro en Visita para investigar las muertes de los jóvenes en las últimas protestas”. Las demandas gremiales eran básicamente maximalistas y genéricas, es decir su satisfacción implicaba cambios políticos de fondo y aún no abordaban las particularidades de cada Liceo: “inscripción gratuita para los alumnos que rindan la p.a.a.; creación de una comisión especial de las autoridades que proponga las soluciones concretas a los jóvenes que no ingresan a la universidad; alimentación para todos los colegios sin excepción”. También se enunciaban demandas que serían emblemas de las luchas de los años por venir: “que se elimine del carnet la línea de microbuses a emplear; fijar el pasaje escolar en el 10% del adulto (dos pesos en lugar de siete) y la extensión de éste al Ferrocarril Metropolitano; fin al decreto 741 de 1974, que faculta a los directores de establecimientos para elegir a los integrantes de los centros de alumnos”16.

  • 17 Fortín Mapocho 05/07/1984. p. 4.

18A pesar de las amenazas al entonces Ministro de Educación Horacio Aránguiz, todavía la capacidad de convocatoria del coem era escasa: “(el coem) había convocado a una manifestación frente a la Biblioteca Nacional. Sin embargo, el fuerte contingente policial, uniformado y civil, que se encontraba en las inmediaciones, impidió que la manifestación se concretara”. Por esta razón, las protestas se debieron reducir a manifestaciones “relámpago”, al grito de “hoy estudiantes, mañana cesantes”17. En estas primeras manifestaciones están ausentes dos características esenciales de las que ocurrieron en el ciclo 1985-1988: la masividad, que desbordaba la capacidad represiva de Carabineros y la radicalidad, manifestada en el uso de la violencia en la lucha callejera.

  • 18 Todas las citas corresponden a Informe Enseñanza Media 1984. Comité Local Víctor Jara.

19El escaso desarrollo del movimiento secundario lo refleja un informe interno de la Jota, correspondiente al Comité Local “Víctor Jara”, que abarcaba el zonal correspondiente a la ues (oriente). A pesar del “avance” en ciertos sectores, se reconocía que no se había “alcanzado un trabajo de masas con llegada a todos los estudiantes sin distinción y en el cual se ha dejado de desarrollar todo un trabajo juvenil con inmensas posibilidades”. Reflejo de lo anterior era la ausencia de presencia comunista en el Liceo José Victorino Lastarria, “un centro vital al cual no tenemos llegada... Sólo sabemos que existe un code de doce personas...” y en Liceo n° 7 de Niñas, “también un centro vital debido a las condiciones que presenta... se ha echado a andar una base sólo a fin de año en el mes de noviembre”. En todo caso, la autocrítica comunista apuntaba en sentido correcto, al señalar que la ues se había dedicado sólo a organizar al “contingente democrático” (léase militantes o independientes de izquierda), y no había organizado un trabajo específico “para atraer a la masa en toda la gama de sus grandes y pequeños intereses”, perdiendo los code su fin de entes aglutinadores y de masas18. La “corrección” de estos errores permitieron a la Jota articular un discurso amplio, capaz de congregar a parte de la gran diversidad que representaba el movimiento estudiantil secundario.

  • 19 La Tercera 05/10/1984, p. 5.

20Sin embargo, en el año 1984 se registró una movilización estudiantil fijada para el 4 de octubre de aquel año. Fue tomado el liceo “Valentín Letelier”, con la participación de jóvenes de otras unidades escolares (del “Aplicación” y “Gabriela Mistral” según la prensa adicta al régimen). Las demandas, bajo el alero del coem, eran la derogación de la ley 747 (que autorizaba a los rectores a designar a los representantes estudiantiles) y elección democrática de los centros de alumnos. Luego de intensas negociaciones con el rector, los alumnos del “Valentín Letelier” desalojaron pacíficamente su liceo. En otras partes se producían “auto-tomas” a primera hora de la mañana, como en el Liceo de Aplicación. Más tarde, alumnos de este establecimiento cortaban el tránsito en la intersección de calles Alameda con Ricardo Cumming, provocando el consabido enfrentamiento con carabineros19. De todas maneras, todavía el movimiento estudiantil no lograba desplegar una movilización que realmente colocara en jaque a las autoridades.

21De esta forma, se dio la paradoja que durante los años del “acoso” a la dictadura, los secundarios jugaron un papel menor y que en los años del “repliegue” sí protagonizaron lo que los comunistas llaman “lucha de masas”, con gran presencia en la calle y en los medios, incluso los afines al régimen. Por cierto que los factores son múltiples y uno de gran importancia fue el traspaso de los liceos fiscales a manos de las Municipalidades, lo que generó fuerte descontento en los sectores afectados (profesores y estudiantes). Pero en el plano más interno, y producto de la decisiva influencia de su incidencia en el movimiento estudiantil secundario, nos parece importante consignar las definiciones internas de la Jota.

22Tras la constitución del coem, la dirección de la Jota no estructuró inmediatamente un organismo que generara políticas específicas hacia la em. Las estructuras de base de la Jota de la enseñanza media dependían de Direcciones Regionales “territoriales” (poblacionales), cuya preocupación mayor era lo poblacional, quedando lo estudiantil relegado a un papel secundario. Para la explosión del movimiento secundario, faltaba un diseño político específico que diera conducción, más allá de la discusión que fuera acertada o equivocada, representativa o “traidora” del movimiento social. La capacidad de “ingeniería” política de las jjcc a nivel de la enseñanza media, explica no la explosión de descontento contra las políticas educacionales de la dictadura de miles de secundarios, la que hubiese ocurrido igual con o sin comunistas. Más bien, es la probable razón de porque la Jota tuvo la hegemonía sobre el movimiento secundario, que no fue capaz de repetir en sectores gremiales parecidos, como el Universitario, frente en el que la Juventud Demócrata Cristiana desplazó a los comunistas como primera fuerza política entre el estudiantado.

LA “SUBLEVACIÓN NACIONAL”, SALIDA MÁS POSIBLE DE LA POLÍTICA DE REBELIÓN POPULAR

23Hasta el momento hemos podido visualizar como en 1984 las jjcc, en función de articular un movimiento de masas, comenzaron a reflexionar en torno a la manera como desarrollarlo entre los estudiantes de la Enseñanza Media. La tradicional tendencia de masas del pc, centrada en la preocupación por demandas inmediatas, comenzaba a aflorar, ganándole poco a poco terrenos a las demandas “políticas”. En todo caso, los años 1985 y 1986, tuvo mucho mayor protagonismo este último tipo de demanda, acompañado de una manifiesta radicalización de las formas de hacer política.

  • 20 “Informe al Pleno del c.c.- Enero 1985”. en Camino de libertad. Documentos del Partido Comunista de (...)

24Para el caso de los jóvenes comunistas, este “giro” se relacionó con las definiciones políticas hechas por el pc. A fines de 1984, se realizó el llamado “Pleno de enero del 85” del Comité Central del Partido. Allí se estableció que en Chile maduraban las condiciones para una salida revolucionaria de la dictadura, y que la “forma más probable del enfrentamiento” sería un “levantamiento o sublevación” que involucraría a la mayor parte de la población, a las fuerzas políticas y sociales y sectores de las ff.aa. que estuviesen en contra de la dictadura: “Se trata de llegar a un estado de rebelión generalizada, que logre la paralización real del país: alzamientos populares en los principales centros urbanos, con participación decidida del proletariado industrial, de los estudiantes, de las capas medias y del campesinado... La culminación de este proceso debiera ser el copamiento por las masas de los principales centros políticos del país”. De ahí que el esfuerzo principal de los comunistas debía ser mantener la vigencia de la movilización social20. Esta tesis fue conocida entre la militancia comunista de la época como la “Sublevación Nacional”. En este marco, que visualizaba una vía insurreccional para terminar con la dictadura, los comunistas asignaron un papel relevante a los estudiantes secundarios.

25Un informe interno del pc señalaba al respecto: “la Jota debe tener como tarea principal para el 86 colocar la lucha de los estudiantes secundarios al mismo nivel de los universitarios y poner en movimiento a los 700.000 estudiantes o más que hay en el país... En Santiago hay 280.000 (estudiantes secundarios). Si solo sacáramos 80.000 haríamos tambalear a la dictadura y el país entero se vería conmovido. Esto obliga a la Jota a hacer un plan especial”.

  • 21 Las citas en “Elementos base para la discusión del Plan de Sublevación Nacional”. Dirección Regiona (...)

26Por su parte, la Dirección de la Jota estimaba que “la mayor contribución que puede plantearse el movimiento juvenil en el camino al Paro Nacional Prolongado es la concreción de un Paro Nacional Estudiantil Prolongado y Combativo, y esto se constituirá para nosotros en el Esfuerzo Principal”. Por esta razón, para la Jota “el frente estudiantil es el de principal importancia respecto del aporte de la Jota a la Sublevación Nacional”. La Dirección de los jóvenes comunistas asumía la decisión del Partido sobre la necesidad de desarrollar el movimiento estudiantil secundario: “el desafío es colocar a este destacamento en un nivel de lucha capaz de jugar un papel desestabilizador, de factor y actor en el Paro Nacional Prolongado mediante la movilización callejera, la ocupación y la toma de liceos”21. Es por eso que la Dirección de la Jota pasó a considerar desde 1985 a la em como “el detonador” de la Sublevación Nacional:

  • 22 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

Teníamos la posibilidad como movimiento estudiantil de ser un aporte importante, muy importante, en el copar centros estratégicos de poder. Nosotros podíamos llegar a La Moneda por ser secundarios. Podíamos tomarnos los ministerios por lo mismo. Podíamos apoyar mucho en la ingobernabilidad de la zona céntrica de Santiago. Como la Sublevación Nacional estaba sostenida bajo la idea de un paso progresivo de ingobernabilidad y de sabotaje estratégico, en la primera etapa (de la s.n.) la Media era muy importante”22.

  • 23 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

27La definición del pc, asignando el papel de “detonador” de la Sublevación Nacional a la enseñanza media, implicó un cambio radical en la forma en que se estaba desarrollando el movimiento secundario. Como ya decíamos, su origen había sido en la periferia de la ciudad, pero a partir de 1985 comenzaron a cobrar protagonismo los liceos ubicados en el “centro político-administrativo” de Santiago. Las zonas fueron fundamentalmente en torno a las calles Alameda (con Ricardo Cumming, en las cercanías del Liceo de Aplicación), Avenida Matta (con San Diego) e Irarrázaval (plaza Ñuñoa), quedando las otras zonas (norte y sur) en una situación más secundaria. De hecho, cuando el movimiento secundario alcanzó su apogeo en 1988, fueron estos lugares “focos” o también definidos como “ toc” (Teatros Operativos Callejeros), los que hicieron que el movimiento secundario obtuviera notoriedad. En términos reales, el movimiento secundario se terminó reduciendo a dichas áreas, pero que, tal como bien lo había captado la táctica comunista, tenían gran impacto mediático y desestabilizador, al impedir el normal funcionamiento de áreas neurálgicas de la ciudad. En todo caso, entre quienes encabezaron el movimiento no existe consenso sobre si esto fue un fenómeno inevitable o no. Juan Alfaro estima que la Jota pecó de miopía política. En su calidad de dirigente estudiantil, le tocó saber de muchas partes alejadas del centro, que demandaban la presencia del activo del movimiento secundario para levantar movimientos de protesta mayores en sus sectores. Según Alfaro, el error de la Jota fue privilegiar el desarrollo del movimiento en torno a obtener un acuerdo político con la Democracia Cristiana, junto con privilegiar el “centro político-administrativo”, en desmedro del movimiento social secundario que hervía en la periferia: “Terminamos pensando que con solo incluir a la dc, íbamos a tomar más fuerza, por incorporar a un aliado político. La Jota miró esto estratégicamente y se enfrascó en eso. Mucha gente llegó de Maipú, de otros territorios y me decían “oye, yo soy de Maipú, tenemos la cagada, anda para allá”. Yo no podía ir. Era la Jota la que tenía que responder. Yo les decía “mira, ya” y moría el movimiento. Moría porque la Jota no tenía capacidad. El movimiento nos superó absolutamente23.

  • 24 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

28En la óptica de Daniel Núñez, el problema era más complejo, porque en los liceos periféricos como los de Renca, Lo Espejo o Recoleta existía un movimiento secundario, pero “que se identificaba más con la lucha poblacional y donde no había una identidad de estudiante secundario. Era impensable la idea de que tú ibas a trasladar estudiantes que se iban a ir al centro marchando”. Según Núñez, no había condiciones para hacer un movimiento secundario verdaderamente metropolitano. En la periferia primaba la lucha poblacional “y a los “cabros” no les interesaba la Media, le interesaba la lucha poblacional, que además era más radical. Ahí era donde estaban los componentes armados con más presencia. Además, allí primaban otro tipo de organizaciones, como los centros culturales, la vida en torno a la capilla, las colonias urbanas. Asimismo, en la población el clima dentro de los liceos era mucho más represivo, y los “cabros” tendían a sentirse más seguros luchando en la calle y fuera del liceo”24.

29Desde nuestra óptica, en el carácter centralista del movimiento estudiantil secundario ciertamente se visualiza la decisión política de la Jota. La compleja relación entre movimiento social y partidos políticos hizo, en una coyuntura política de relativa fortaleza de la militancia política, que las decisiones cupulares provocaran limitaciones o la muerte de movimientos sociales. En el caso de la Jota secundaria, muchas veces supeditó las necesidades del movimiento social a decisiones político-partidista. Sin embargo, más allá del voluntarismo político de querer tener presencia en todas partes, efectivamente la Jota secundaria no tuvo capacidad para abarcar toda la región. A pesar de poseer un número significativo de militantes, no pudo conducir a los secundarios de la Región Metropolitana, no tanto por definición política, sino que también por capacidad numérica. En el fondo, pensamos que no hubo una decisión expresa de abandonar la periferia, simplemente no se pudo con ella, y se dejó a los liceanos de la “pobla” en sus estructuras territoriales, fuera del alcance de los comunistas que militaban en la enseñanza media.

  • 25 La Tercera 29/06/1984. Citado en Luengo, op. cit.

30Durante 1984, fue corriente la instalación de aparatos explosivos en algunos liceos. La prensa afín a la dictadura denunciaba que estas acciones eran reivindicadas por los “Comité Democráticos”. En una actividad evidentemente coordinada, en la noche del 27 de junio de 1984 detonaron bombazos en el Liceo Industrial de San Miguel, a 106 y a 104, todos de la mencionada comuna. El 26 de agosto del mismo año, ocurrió un hecho similar en el Liceo Comercial a-31 de San Bernardo25. Eran las primeras manifestaciones públicas de la radicalización de las formas de lucha al interior del movimiento estudiantil secundario.

31Así, en esta etapa, las Juventudes Comunistas crearon la Dirección Regional de la Enseñanza Media (drem), organismo que logró coordinar los esfuerzos de la militancia y cuya labor coincidió con el despegue de la lucha de los secundarios. Esta restructuración orgánica, generada gracias al ingente crecimiento de la militancia comunista, representó un importante salto organizativo para la Jota en la Media. El inicio en 1985 de la municipalización de los liceos fiscales, provocó la irrupción del movimiento estudiantil secundario como un factor político a nivel nacional.

LA CONSTITUCIÓN DEL COMITÉ PRO-FESES

  • 26 Sobre la evolución de la línea del Frente Antifascista, ver Álvarez, Arriba los pobres... op. cit.

32Tras la estructuración del coem en 1983, en la Jota secundaria había quedado la frustración de no haber podido incluir a la Democracia Cristiana en la dirección de dicho organismo. La asec, más que un rival político que podía debilitar al coem, era el símbolo de no haber podido concretar la “unidad de toda la oposición a la dictadura”. En efecto, la “Rebelión Popular” había amalgamado el tradicional aliancismo de los comunistas, que hundía sus raíces en la década de los 30, cuando se creó el Frente Popular. Tras el derrocamiento del régimen de la Unidad Popular, el pc se había jugado durante por casi siete años por formar un “Frente Antifascista” contra la dictadura. La tesis partía de la definición del régimen como “fascista”, lo que hacía pertinente la paradoja de buscar alianza con un partido que mayoritariamente había complotado con la derecha para derrocar a Salvador Allende. El giro hacia la “rebelión popular” no había quitado urgencia a la necesidad de la “unidad más amplia” de la oposición26.

33Aunque desde sus inicios la Democracia Cristiana rechazó los métodos violentos de lucha contra la dictadura, para la Jota era más importante el objetivo político final: el término de la dictadura. El pragmatismo comunista, la importancia de la negociación política, no desapareció con la “rebelión popular”, ni siquiera en su militantes que sólo conocían la cultura política comunista tradicional (pre 1973) por voces de los adultos. Juan Alfaro veía así las cosas:

  • 27 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

El problema común tanto para ellos como para nosotros era la dictadura, no era ni el centro de alumnos democrático, ni nada. Partíamos de eso en principio. Eso era suficiente para poder articular con ellos una organización antidictatorial. En ese minuto había que salir a la calle a dejar la cagada y hacer barricadas. Ellos estaban en la misma nuestra en ese sentido. Ahora, si entrábamos al área chica, de ver de qué manera había que derrocar a la dictadura, claro, habían matices importantes; pero en vez de sumar para poder derrocarla, restábamos. A nosotros nos interesaba sumar y no debilitar el movimiento estudiantil. La dc aportaba liceos por lo que había que trabajar con ellos27.

34La unión de la izquierdista coem, la democratacristiana asec y la ade dio vida en mayo de 1985 al Comité Pro-feses. Este fue la expresión de la mesa política que posteriormente dio origen en 1986 a la feses. Es así como una fuerza política como la Jota, que vivía en esos años (como ya veremos), la fase de mayor radicalización de su praxis política de su historia, no veía incompatible la unidad con sus antiguos adversarios. La fusión de lo nuevo (lo militar) con lo viejo (aliancismo y negociación) se hacía en función del históricamente criticado pragmatismo (o realismo, según la mirada) comunista.

  • 28 “Informe situación política de la Enseñanza Media”. Documento interno Comisión Nacional de Enseñanz (...)

35La idea de no constituir inmediatamente la feses se basaba en la pretensión de ganar presencia en una mayor cantidad de liceos y colegios, ya que hacia el primer semestre de 1985, cuando nace el Pro-feses, todavía el movimiento era muy incipiente. Los cuatro zonales del coem aportaban organización en alrededor de 70 liceos y presencia o dirección de los Centros de Alumnos en unos 10 (Liceo de Aplicación, Amunátegui, Andacollo, Liceo 7 de hombres, entre otros). La asec estaba menos organizada en los liceos y colegios, pero dirigía o tenía presencia en unos 10 centros de alumnos (Teresianas, Liceo a-12, Claretiano, Instituto Nacional, Seminario Menor, entre otros). Finalmente la ade tenía dirigentes en sólo 5 liceos28.

  • 29 Manuel Guerrero, “El conjuro de los movimientos sociales” en Investigación y Crítica 6, 2001. p. (...)
  • 30 Fortín Mapocho 20/06/1985. p. 8.

36Como lo reflejan las palabras de Juan Alfaro, el origen real del Pro-feses fue la lucha política contra la dictadura. En el caso del movimiento secundario, los grupos que se movilizaron tempranamente contra la dictadura lo hacen con la voluntad de acelerar la vuelta a la democracia, creando con su acción las condiciones bajo las cuales otros grupos sociales pueden emerger, redundando en olas de movilización colectiva29. Las palabras de Víctor Osorio, representante de la Izquierda Cristiana en la mesa de la naciente organización federada, lo confirman: “Un punto básico de acuerdo entre los dirigentes y sus bases es el deseo de que el sistema educacional chileno varíe sustancialmente hacia otras formas de enseñanza ya que la formación secundaria trata de reproducir la estructura social existente y se nos ha atomizado para que no podamos organizarnos”. Por su parte Patricio Rivera, representante de la Democracia Cristiana, señalaba que estaban “por eliminar la instrumentación ideológica que ha hecho el gobierno de la enseñanza, al igual que desechar los valores históricos militares que han inculcado”30. El privilegio de las demandas nacionales por sobre las locales son evidentes. El discurso decía “para mejorar la Enseñanza Media, hay que cambiar el gobierno”, razón por la cual la reivindicación cortoplacista aún no tenía un papel relevante.

37Los días 26 y 27 de junio se realizó la primera protesta de la naciente organización unitaria de la enseñanza media. El día 27 el Pro-feses logró convocar a unos 400 activistas frente al Liceo 7 de hombres. Un informe interno de la Jota reseñaba los hechos:

  • 31 “Anexo: Informe de Enseñanza Media”. conem, junio de 1985. Documento interno jj.cc. p. 17.

A las 14:30 (los 400) entraron marchando en columna, encabezados por un dirigente del Pro-feses (Jota). Ingresaron a las salas, tiraron pestilentes (“bombas” que emiten mal olor) y los alumnos en clases (unos 400) salieron al patio... Se dio la orden de salir, salieron los 400 más 50 estudiantes del liceo, el resto quedó insubordinado, negándose entrar a clases. Se hizo la barricada en Irarrázaval, marchando a Pedro de Valdivia...31.

38A principios de julio de 1985, el Pro-feses inauguraba su presencia en un lugar que sería el escenario natural de su desarrollo, la calle:

  • 32 Fortín Mapocho 02/07/1985. p. 16.

Para exigir el término de las expulsiones de alumnos y la contestación del petitorio entregado hace ya dos meses al Ministro de Educación, donde piden se derogue el decreto que permite a los directores designar a los centros de alumnos junto a una aclaración de los criterios usados para el otorgamiento de becas alimenticias, el Comité Pro-feses desarrolló el pasado jueves 27 la jornada de protesta estudiantil “Ricardo Mansilla”, joven asesinado en el año 8332.

39Sin embargo, su estreno para la opinión pública vendría un par de semanas más tarde, al producirse la toma del Liceo a-12 “Arturo Alessandri Palma”, ubicado en la comuna de Providencia.

LAS MILICIAS RODRIGUISTAS Y LOS COMITÉS DE AUTODEFENSA DE MASAS

40Para entender lo ocurrido en la toma del Liceo A-12, es necesario ubicarse en el contexto político de la época. El pc, en medio del Estado de Sitio decretado por la dictadura en noviembre de 1984, había comenzado a desarrollar (tardíamente, como dice Moulian, porque el ciclo de protestas tendía a decrecer en masividad) las condiciones de posibilidad de “la salida más probable” a la dictadura, la Sublevación Nacional. Por esta razón, el factor militar cobró gran protagonismo durante el año 1985. Evidentemente que el fortalecimiento y las acciones del Frente Patriótico Manuel Rodríguez era solo un aspecto de esta política. Lo real fue que el conjunto de la estructura partidaria (Partido y Juventud) vivió un proceso de compenetración con lo militar, razón por la cual este aspecto se hizo habitual (e indispensable) en la práctica política de masas de los comunistas. Surgían las Milicias Rodriguistas (mr) y en la enseñanza media los Comité de Autodefensa de Masas (cam).

  • 33 “Informe al Pleno del cc-Enero 1985”. op. cit. p. 88.

41Ambos organismos para-militares eran, como ya veremos, de características distintas, pero si los unía ser expresión de la multidiscursividad del trabajo político de los jóvenes comunistas. En el caso de las Milicias Rodriguistas, éstas no dependían del fpmr, aparato armado del pc, sino que de la Comisión Militar de las direcciones regionales de la Jota y el Partido. En el caso de la Enseñanza Media, de la drem. En el citado “pleno de 1985”, el Comité Central del pc resolvió “la necesidad de promover su crecimiento, consolidar, pensar en su posible estructura, dirección, instrucción y apertrechamiento, así como el papel que se les asigne en la lucha de masas. Las células del Partido deben impulsar el crecimiento de las milicias rodriguistas...”33. La idea de las mr era que se constituyeran en cada frente de masas (poblaciones, universidades, liceos, industrias, campo, etc.,) con el fin de desarrollar modalidades más elevadas de lucha contra la represión. Su orientación era masificar expresiones radicales de lucha callejera y estaban fuera de su ámbito acciones militares más complejas. Por eso que en las mr se organizaba a aquellos más decididos en la lucha callejera, pero que aún no alcanzaban el desarrollo para ingresar al organismo especializado en el aspecto militar (fpmr).

  • 34 Barricada n° 1, marzo de 1985. p. 3.

42Lo llamativo de las mr (y también del fpmr) era la apelación a la “patria” y “héroes nacionales” para justificar la lucha armada contra la dictadura. Esto, que para muchos puede resultar contradictorio con el activo “internacionalismo” de los comunistas chilenos, no hacía más que recoger antiguas prácticas de los comunistas (y de la izquierda chilena en general) consistente en incluir lo nacional para construir su discurso político. En este caso, la interpelación nacionalista de los comunistas buscaba disputar el bombardeo mediático de la dictadura, que los tildaba de “antipatriotas” o “agentes del extranjero”. Para entrar en la disputa ideológica acerca de lo nacional, el pc y la Jota intentaron demostrar su nacionalismo, su raigambre en la “Patria”, su apego a lo chileno, su relación más íntima con la historia de Chile; es más, se proyectaron como los herederos de la “heroica” lucha de uno de los “Padres de la Patria”, el “guerrillero heroico” Manuel Rodríguez. El órgano de difusión de las mr, conectaba así la lucha por la Independencia del dominio colonial español con la lucha contra la dictadura: “Manuel Rodríguez, el insigne guerrillero popular... Al grito de “Aún tenemos patria ciudadanos”, orientó al pueblo a combatir con lo que tuviera, arriesgándolo todo por la patria. Eran los difíciles días de la Reconquista española (por los años 1815 (sic)), cuando muchos “patriotas” huían del país y lo dejaban desangrase bajo la bota terrorista de Marcó del Pont, que pretendía reeditar el dominio español”. Más adelanta remataba diciendo que “hoy nuevamente la figura de Manuel Rodríguez se alza para combatir otro régimen terrorista y servil del extranjero. Como ayer Marcó del Pont, hoy Pinochet no podrá esclavizar al pueblo chileno y entregarlo a manos extranjeras”34.

  • 35 Al respecto, Rolando Álvarez, “’¡Viva la revolución y la patria!’. Partido Comunista de Chile y nac (...)

43Resulta evidente como se hace una interpretación de la historia de Chile, para ajustarla a la coyuntura de lucha contra la dictadura. De este modo, los comunistas construyeron un discurso de raigambre nacionalista para justificar la radicalización de su accionar político. El uso de este “nacionalismo radical” de izquierda por parte de los comunistas, es una muestra de cómo se amalgamaron en los años ‘80 aspectos tradicionales del discurso político comunista (el discurso nacional) con aspectos absolutamente nuevos, como era la lucha armada. Como lo hemos analizado en otra parte, el discurso nacionalista de los comunistas, se encontraba presente desde principios de la década de 1920, cuando su fundador, Luis Emilio Recabarren, era diputado de la República35. Por este motivo estimamos que no había solo ortodoxia marxista-leninista en el discurso comunista de los ‘80, sino que una discursividad mucho más compleja y matizada.

44En efecto, porque el “nacionalismo radical” de los comunistas fue complementado por una jerga revolucionaria, que recogió lo más granado de la historia de los movimientos guerrilleros del mundo. La terminología militar se introducía en los informes políticos. La capucha, la molotov, las bombas de ruido, los “mercurios” (quema de microbuses de locomoción colectiva), las planificaciones, las instrucciones militares, etc., demostraban que los comunistas eran “verdaderos revolucionarios”.

45Como es sabido, dentro de la izquierda radical, los comunistas chilenos son históricamente criticados por su moderación. Este giro “revolucionario” venía a desmentirlo. Lo que para algunos era un cambio en la tradición comunista, dentro del imaginario partidario era sólo la ratificación de una larga tradición revolucionaria, proveniente de los tiempos de Recabarren. El uso de las armas, indudablemente algo nuevo en la historia del pc, era sólo llenar un “vacío histórico” de la considerada línea siempre revolucionaria de los comunistas.

46La utilización de esta jerga revolucionaria (que también tuvo su manifestación en la práctica), funcionó como dique de contención de cierto tipo de militantes, los más radicalizados, que podían cuestionar a la Jota por su excesiva moderación. En este sentido, Daniel Núñez señala que:

  • 36 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003. La “Juventud Patriótica” fue un malogrado intento por desar (...)

la radicalización no era un fenómeno solo del joven comunista, era un fenómeno donde había hasta una competencia por cual grupo era más radical. En el “Aplicación” la gente se nos iba a la Juventud Patriótica, porque la Jota no era más radical o pasaba más adelante y lo que los cabros querían era ser más “puntudos”. Por eso en el “Aplicación” se nos fue harta gente, especialmente los cabros nuevos36.

  • 37 Entrevista con Orión Aramayo 11/07/2003. Dirigente público de la Jota en el área de autodefensa de (...)

47La masificación de la radicalidad en la lucha callejera por parte de los secundarios se manifestó en que “la asec (democratacristiana) tenía un grupo de autodefensa, con linchacos, con pañuelos, que era celeste con el símbolo de la asec37. Desplegando su radicalidad, la Jota compensaba su cara menos simpática para los jóvenes “puntudos”, es decir, su permanente vocación aliancista, reflejado en las negociaciones al interior del Pro-feses –y luego en la feses– con sectores que no eran de izquierda, básicamente democratacristianos.

48Así se estructuró un complejo entramado discursivo y de acción política, en la que se entremezclaron aspectos aparentemente incompatibles (lucha de masas, búsqueda de alianzas con el centro y nacionalismo con trabajo militar; inmediatismo reivindicativo con lo revolucionario) y que a la Jota de la enseñanza media al menos, le dio buenos resultados. Esta multidiscursividad le permitió a los jóvenes comunistas tener algo que decirle a gran parte de los jóvenes secundarios: al revolucionario radicalizado sobreideologizado, pero también a aquel que sólo tenía vagas nociones de la política y del momento que vivía el país, pero que quería un liceo mejor. Como veremos, este discurso amplio de la Jota le permitió penetrar en sectores menos politizados y también sacarlos a la calle. La vieja tradición del pragmatismo iluminado previo a 1973 funcionó incluso en tiempos de lucha radical.

49Los Comité de Autodefensa de Masas (cam) fueron una creación de la Jota y su manifestación en la Enseñanza Media fue sólo una de sus múltiples expresiones de desarrollo. La idea de los cam era que surgieran en las organizaciones de base de los frentes estudiantiles, poblacionales, lugares de trabajo, etc. Su característica era tener una expresión abierta, muy incluyente, pudiéndose incorporar militantes de todos los sectores y por cierto independientes. Su funcionamiento y dirigentes debían ser designados democráticamente por los integrantes de la organización social de la que dependían. El nombre “de masas” implicaba que su funcionamiento y sus actividades debían ir en función de la lucha de masas y en ningún caso tener manifestaciones vanguardistas independientes del trabajo político de la organización social. Su “pertrecho” debía ser básicamente armamento casero.

  • 38 Cfr. Rebelión n° 11, octubre de 1988. p. 6. (Órgano oficial de las jjcc)

50Sus principales funciones debían ser defender a los dirigentes y planificar la defensa de actividades callejeras, como marchas, muralismo y caravanas. En el territorio, debía realizar planes de defensa del territorio e intentar neutralizar lo más posible la acción de las fuerzas policiales. Finalmente, los cam realizaban acciones de protesta audaces, como fogatas, barricadas, intentando incorporar a la mayor cantidad de gente. En el caso de la Enseñanza Media, los cam eran los que diseñaban los complejos planes de toma de liceos y su respectiva defensa, como también la defensa de las marchas y el combate callejero contra la policía38.

  • 39 “Balance Frente Gremial 1985”, drem, diciembre de 1985.

51En 1985 un informe interno de la Jota consignaba que los cam “se han generalizado y hasta se ven avances positivos en algunos liceos”39. Esta tendencia al crecimiento se ratificaría entre lo años 1986-1988, en donde los cam alcanzaron un importante desarrollo, estructurándose a nivel de base, dependientes de los code de cada colegio y liceo. Estos se reunían en los zonales del coem (ues, fudem, odes, ade), especialmente en la zona oriente y centro. Orión Aramayo fue encargado de autodefensa de la ues. Según él:

  • 40 Entrevista con Orión Aramayo 11/07/2003.

la autodefensa era evidente. Nosotros éramos víctimas de ataques. Éramos agredidos en los colegios. Había una agresión hacia el movimiento, había una agresión hacia las manifestaciones estudiantiles, ante las que había que defenderse. Ahora, esto tuvo un desarrollo que no sólo se dedicaba a defenderse de ciertos ataques, sino que se generaban acciones para que no se produjeran los ataques. Eran barricadas, piedras, hondas, molotov. Ese era el tenor de la autodefensa de masas. También buscábamos poder físicamente contrarrestar la represión. Varias veces nos enfrentamos con éxito a “pacos” (Carabineros) de civil y de uniforme en la Alameda40.

52Los integrantes de los cam, producto de un cierto grado de especialización y la estrecha solidaridad interna que requería un grupo que realizaba las acciones más audaces en la calle, formaron una mística especial dentro del movimiento estudiantil secundario. En el caso de la ues, Orión Aramayo logró constituir un cam zonal con esas características. Dirigente que enseñaba con el ejemplo, trabajó fuertemente la mística interna:

  • 41 Ibid.

Yo venía del mundo scout, que tiene mucha mística, mucha organización. Los cam eran la única instancia donde podíamos reconstruir esa experiencia. Como era un núcleo más cerrado, la gente era más comprometida. Eran cabros de mucha mayor vocación. La realidad exigía disciplina. Era una disciplina no impuesta, sino que la gente, a poco andar, se daba cuenta que la cosa podía andar mal sin ella. No era difícil exigir disciplina41.

53En lo concreto, el cam del zonal oriente del coem (y luego de la feses), mostró alta disposición al combate callejero y un ordenamiento interno lindante con la disciplina espartana: acondicionamiento físico los domingos en la mañana en el cerro San Cristóbal, defensa personal, formación militar, arenga y grito de combate cada vez que se levantaba una Asamblea del cam, sanción (moral) para los integrantes que se emborracharan (se aceptaba beber sólo de manera moderada), expulsión del cam al fumador de marihuana, formación política (economía, marxismo) y preparación para-militar. Además se trabajaron aspectos simbólicos, tales como estímulos a los “combatientes” más destacados, a los cam de base de mayor desarrollo, pañoletas del cam (negra con un lápiz vertical bajo una estrella, bajo la palabra cam, todo en color amarillo), etc.

54A diferencia de las Milicias Rodriguistas, los cam en la enseñanza media, en tanto dependientes de los code, organismos muy abiertos y de masas, tuvieron un notable crecimiento. Según recuerda Orión Aramayo, habrían llegado a tener unos 800 integrantes en todo Santiago. En ellos efectivamente se incorporaron militantes de todos los sectores (algo muy raro en el caso de las mr, en donde la inmensa mayoría eran comunistas) y un número significativo de independientes. En este sentido, los cam lograron generar un sentido de identidad y pertenencia propia. Por cierto que eran una cantera muy importante para reclutar militantes, pero de todas maneras conservaron su característica universal desde el punto del origen de sus integrantes. Fueron los cam los que partir de 1985 impulsarían a ganar la calle, la vanguardia de las tomas y auto-tomas de los liceos, en definitiva, los que dieron esa característica radicalizada al movimiento estudiantil secundario, de gran salida mediática en los medios afines a la dictadura.

LA TOMA DEL LICEO A-12 “ARTURO ALESSANDRI PALMA”: LA PRO-FESES DESENCADENA LA CAÍDA DEL MINISTRO DE EDUCACIÓN (1985)

  • 42 Barricada n° 2., mayo de 1985. p. 4.
  • 43 Ibid.

55El año 1985 se había iniciado con un movimiento estudiantil que, a pesar del estado de sitio, avanzaba en la movilización social. El evento más notable había sido la “auto-toma” el 10 de abril del Liceo Industrial Chileno-Alemán, en la comuna de Ñuñoa. Como fue la tónica en la primera fase de desarrollo del movimiento de los secundarios durante la dictadura, la motivación de la movilización era “protestar por la nefasta política educacional de la dictadura de Pinochet y para exigir un cambio de rumbo en la marcha del país”42. En este caso, los propios alumnos del liceo, impulsados por el code, entraron a las 08:00 am al centro educacional, forzaron el cierre de la puerta de acceso con una cadena. Dentro del liceo lanzaron panfletos del coem y la ues, rayan los muros con consignas contra el gobierno y colgaron numerosos lienzos, uno de los que decía “Colegio tomado, con la imagen del Presidente Allende y del Ché Guevara”43. Demostrando que el desarrollo de la autodefensa de masas comenzaba a popularizarse entre los secundarios, mientras carabineros intentaba descerrajar las cadenas de la puerta de entrada, uno de ellos fue alcanzado parcialmente por una bomba molotov lanzada desde los techos del liceo. A pesar de la gravedad de esta acción, la policía aún estaba desconcertada y no desalojó por la fuerza la toma. Finalmente cerca de las 10:00 de la mañana, los alumnos abandonaron pacíficamente el recinto, no registrándose ningún detenido, lo que claramente era un triunfo para los estudiantes.

56Sin embargo, en julio de 1985 se produjo la toma más emblemática del movimiento estudiantil de los secundarios de esta década: la del Liceo A-12 “Arturo Alessandri Palma”, ubicado en el Parque Bustamante, en pleno centro de Santiago. Sobre el origen de la toma, la idea la planteó la Jota como una fórmula para dar a conocer el recién conformado Comité Pro-feses. Se estimaba que provocando un gran impacto público a nivel nacional, el lanzamiento del Pro-feses sería conocido en todo el país. Como explica Juan Alfaro:

  • 44 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

nosotros hicimos una toma con pliego de peticiones y ese pliego de peticiones, teniendo el liceo tomado, lo íbamos a negociar con la autoridad competente, en este caso el Ministro de Educación. Pedíamos democratizar los centros de alumnos, rebaja del pasaje escolar, pase escolar en el metro, etc. Incluso había un Comité Negociador, en el que estaba el Laurence (Maxwell)44.

  • 45 Esto lo ratificó públicamente el dirigente de la Juventud Demócrata Cristiana Miguel Salazar, quien (...)

57Esta idea de toma se basaba, a diferencia de la del Liceo Chileno-Alemán y de otras que se habían producido en años anteriores, en el ingreso masivo de estudiantes de otros liceos y colegios (todos activistas pertenecientes a las estructuras zonales del coem), lo que requería una coordinación con los estudiantes del liceo. Además del coem, se sumó la asec y la ade, cumpliéndose el acuerdo a nivel de la juventudes políticas del Comité Pro-feses para efectuar la toma a nombre de ella45.

58La mezcla de generar hechos políticos con alianzas políticas amplias, pero con método heterodoxos respecto a la tradición moderada comunista, quedó ejemplificado en este evento. Una vez logrado el acuerdo con la asec y la ade, la Jota, en conjunto con otras fuerzas, planificó la toma del liceo. En una reunión semi-clandestina del Pro-feses, se constituyó el grupo de “choque” a cargo de “el Pícolo”, conocido militante comunista. Junto a él, habían militantes de otras juventudes políticas.

59Orión Aramayo formó parte de este grupo, que tenía la misión de entrar al liceo y reducir a los profesores. Minutos antes de las 08:00 de la mañana del 10 de julio de 1985, el grupo de choque daba inició a la toma:

  • 46 Entrevista con Orión Aramayo 11/07/2003.

Entramos y el Pícolo, muy alterado, empieza a mandar linchacazos a todo el mundo. De los profesores, muy alterados, solo uno ofrece resistencia y él empieza a pegar. Saca un palo y me pega con él. Yo le pego un combo. Después el “indio Fredy” [militante del mir] le pone otro y cae. En eso me veo y parece que el palo tenía un clavo y me raja parte de la pantorrilla, haciéndome un corte profundo. Luego encerramos a los profesores en su sala46.

  • 47 Una crónica completa de la toma en Fortín Mapocho 16/07/1985. p. 13. También La Segunda 10/07/1985 (...)

60Tras intensas negociaciones con carabineros, recién a las 11 de la mañana –tres horas después de producida la toma–, la policía la desalojó por la fuerza, con un resultado de 315 detenidos y millonarios destrozos47.

61De esta manera, el Pro-feses había logrado su objetivo político, que era demostrar la existencia pública de un movimiento estudiantil secundario contrario a la dictadura. La errática conducta de carabineros, que permitió a los jóvenes permanecer largas tres horas con el liceo tomado, ayudó a agravar los hechos. Los efectos de estos fueron insospechados y seguro que ni el más optimista de los nóveles dirigentes secundarios habían pensado que serían un factor decisivo para la caída del Ministro de Educación Horacio Aránguiz.

  • 48 La Segunda 11/06/1985 p. 3.
  • 49 Todas las citas de Aránguiz en La Segunda 12/07/1985. p. 11.
  • 50 La entrevista a Aránguiz se titulaba “La responsabilidad del Liceo 12 no es mía, corresponde a la M (...)

62La reacción del gobierno fue doble. Primero habló su vocero, el Ministro Secretario General de Gobierno Francisco Javier Cuadra, quien señalaba que “los acontecimientos de ayer fueron muy graves, muy delicados” y “que detrás de esas acciones estuvo presente el Partido Comunista”48. Por su parte, el Ministro de Educación Horacio Aránguiz tomó una precipitada decisión que le costaría muy caro: cerrar “definitivamente” el Liceo a-12 como represalia a la toma, bajo la argumentación de que “no voy a aceptar estas actitudes de violencia”. En una agitada conferencia de prensa, un iracundo Aránguiz encaraba a los periodistas que consultaban sobre los costos de tan drástica medida: “¿Qué creen ustedes que debía hacerse? ¿felicitar a los muchachos o a sus padres, que son los principales responsables?”. Aránguiz selló su suerte ese día no sólo por esta medida, sino por otras desafortunadas declaraciones. Irónicamente aludió a la presencia de alumnos de colegios “pagados o llamados de Iglesia”, agregando, en tono amenazador que “llamaré al Vicario de Educación el próximo lunes”; frente al daño que se le hacía a los alumnos de cuarto medio del a-12, dijo “son muy pocos, no hay problemas”49. El broche de oro vino días más tarde, cuando en la única entrevista que concedió en esos días, desligó responsabilidad por la toma, endosándosela a Carmen Grez, la alcaldesa de Providencia50.

63Las reacciones no se dejaron esperar. El Arzobispado de Santiago, por medio de la Vicaría de Educación, contestó con firmeza al Ministro Aránguiz. Obviamente rechazó “todo tipo de violencia” en referencia a la toma del a-12. Pero aclaró que “la participación de un número minoritario de alumnos de escuelas católicas, no significa que estén involucrados los colegios...”. Y a continuación, la Iglesia contraatacó clavando su asta en Aránguiz:

  • 51 La Segunda 17/07/1985. p. 9.

Debido a la grave medida que dispone el cierre del Liceo afectado, ya que significa inseguridad laboral para profesores y trabajadores y problemas de reubicación y adaptación para alumnos y familias, esta Vicaría hace un respetuoso llamado a la autoridad educacional, para que se reconsidere tal medida51.

64Ese mismo día, la página editorial del oficialista periódico “La Segunda”, acogía la propuesta de la Iglesia, demostrando la existencia de posiciones divergentes al interior del gobierno ante “el caso del Liceo Alessandri”, como lo denominó la prensa partidaria de la dictadura.

  • 52 Todas la citas de las declaraciones de Carmen Grez en La Segunda 29/07/1985. p. 10.
  • 53 La Segunda 30/07/1985. p. 4.

65Tras una semana muy agitada, la pugna entre la alcaldesa Carmen Grez y el Ministro Aránguiz se resolvió a favor de la primera. El lunes 29 de julio el Liceo a-12 era reabierto, a solo tres semanas de la toma y de su cierre supuestamente definitivo. Asimismo, y de manera muy sintomática, ese mismo día renunciaba a la cartera de Educación el Ministro Aránguiz. La presencia de la alcaldesa Grez en el “acto cívico” que decretaba la reapertura del liceo, ratificaba el triunfo personal que había obtenido sobre Aránguiz. A pesar de lo escueto, las palabras de la alcaldesa lo dejaban en claro: “(Carmen Grez) inició su discurso agradeciendo la orden del Presidente Pinochet de reanudar allí normalmente las actividades, dando así acogida favorable a las peticiones de Padres y Apoderados, de profesores y alumnos de este Liceo y también de la Unión Comunal de Junta de Vecinos de Providencia”. Consultada por los periodistas por la renuncia de Aránguiz, dijo “no tengo opinión”. Sobre si la responsabilidad de lo que ocurriese en Liceo a-12 era de la Municipalidad de Providencia, respondía que “no, mientras estaba el Ministro. Nosotros obedecíamos instrucciones del Ministerio. El Ministerio estaba dando órdenes”52. Por su parte, comentando los “ajustes” ministeriales hechos por Pinochet, la editorial de La Segunda diferenciaba los dos cambios producidos: uno por enfermedad (Modesto Collados) y otro por “evidentes contradicciones habidas en el episodio del Liceo 12 de Santiago”53.

66A esas alturas, la euforia inundaba a los dirigentes del Pro-feses y a los jóvenes partícipes del movimiento estudiantil secundario. El Pro-feses ganó prestigio ante el estudiantado con una acción audaz, no de masas, pero que tuvo efectos inusitados. Con la caída de Aránguiz, los secundarios consagraron la legitimidad y justeza de la toma “externa” como un medio adecuado para el desarrollo de la lucha estudiantil. En su estreno en sociedad, el movimiento secundario se bautizó de la mano de la radicalidad y el uso de la violencia como herramienta política. Sin embargo, el reemplazante de Aránguiz anunciaba tiempos difíciles para los secundarios. Sergio Gaete sería el ministro de la “mano dura” y de la municipalización. Su nombre pronto estaría en boca de los estudiantes secundarios.

MESES DE MOVILIZACIÓN SOCIAL Y LA 1° CONVENCIÓN DEL COMITÉ PRO-FESES (SEGUNDO SEMESTRE DE 1985)

67Para el movimiento secundario, el segundo semestre de 1985 estuvo marcado por dos hechos. El primero fue la activación de la movilización social y el segundo, la realización de la 1° Convención del Comité Pro-feses. Ambos acontecimientos, a la luz del desarrollo de la estrategia de las jjcc, eran la manifestación de las dos vías de desarrollo del discurso político de la organización. En el caso del desarrollo de la movilización social, era reflejo de la continuación de estrategias radicales, con una fuerte presencia de lo militar (cams, Milicias Rodriguistas, etc.) en la lucha contra la dictadura. Por su parte, la 1° Convención respondía a la necesidad de ir más allá de las demandas generales, básicamente de índole “política”, que hasta el momento el Pro-feses había levantado. La importancia del trabajo de masas, de contar con el respaldo de las mayorías, era una tarea que el movimiento secundario no descuidó, a pesar de la tentación vanguardista que manifestaban acciones como las del Liceo a-12. Justamente, las consecuencias de esta última toma, reforzó la necesidad del trabajo de masas, producto de la oleada represiva que tuvo como consecuencia dicha acción.

  • 54 Fortín Mapocho 02/09/1985. p. 9.
  • 55 La Mecha. Boletín Informativo ues. n° 1. p. 4.

68La Enseñanza Media participó en todas las grandes manifestaciones del segundo semestre de 1985. En el marco de la “Jornada de Movilización” del 4 de septiembre, convocada por el Comando Nacional de Trabajadores, el Pro-feses llamó a una “Jornada de Ingobernabilidad”54. Al día siguiente de este llamado, se produjeron auto-tomas en los Liceo 7 de hombres y Amunátegui, junto a lucha callejera en las esquinas de Cumming con la Alameda y en Avenida España con la Alameda. La semana anterior, el 28 de agosto, se había ocupado el Liceo Barros Borgoño y los consabidos enfrentamientos con la policía en Cumming con la Alameda; el 29 una auto-toma en el Liceo de Aplicación, que terminó con unos 200 alumnos detenidos55.

  • 56 Fortín Mapocho 30/09/1985. p. 13.
  • 57 Las publicaciones en Fortín Mapocho 07/10/1985 p. 13 y 14/10/1985 p. 13,

69Los meses siguientes continuaron con la tónica movilizadora que desde la toma del Liceo A-12 seguía el Pro-feses. A fines de septiembre, era violentamente reprimida una toma del Liceo A-4, realizada por el fudem. Demostrando la dureza de la represión, carabineros solo dio 10 minutos para desalojar pacíficamente el liceo. Cuando los jóvenes se disponían a hacerlo, las fuerzas policiales ingresaron al establecimiento, aprovechando de “golpear brutalmente a los varones a quienes se encerró en el Casino y luego procedió a detenerlos”. La toma terminó con 52 detenidos56. A principios de octubre, en el marco de una protesta universitaria, la prensa consignaba la presencia “de los jóvenes de enseñanza media, aglutinados en el Comité Pro-feses”. Más tarde, el 8 de octubre, los secundarios se plegaban con marchas de apoyo a las movilizaciones “preparatorias” de un paro nacional universitario57.

  • 58 Fortín Mapocho 04/11/1985. p. 12.

70Demostrando una vez más la centralidad de las demandas nacionales por sobre las de tipo gremial, el Pro-feses se plegó a la convocatoria para realizar una Jornada de Protesta Nacional realizada por el Comando Nacional de Trabajadores (cnt) los días 4 y 5 de noviembre. Las principales exigencias de la agrupación sindical eran la libertad de seis de sus principales dirigentes y respuesta del gobierno a las exigencias reivindicativas de corte social y económico. El dirigente comunista del Pro-feses, Lorenz Maxwell, expresaba la opinión de la Jota: “Consideramos que el rol de los estudiantes en un proceso de cambio debe ser un detonador movilizador, dar un golpe impulsor que impacte a los sectores sociales, que atraiga la solidaridad de estos sectores y darles un impulso, para que todos acudan a las convocatorias del cnt”. Las razones por las que se plegaba a la protesta el Pro-feses eran “porque las condiciones actuales del país se reflejan también en los liceos: condiciones de hambre y miseria, que están dadas por la cesantía de nuestros padres, imposibilidad de acceso a la educación superior, represión estudiantil. Todo ello vinculado a la situación estudiantil”58.

  • 59 Fortín Mapocho 11/11/1985. p. 7.

71Como ya dijimos, el pc había definido un importante papel a los secundarios dentro de su estrategia de Sublevación Nacional, como agentes que podían desencadenar ingobernabilidad, primer paso para la insurrección que pondría fin a la dictadura. Este papel “detonador” y vanguardista de los secundarios, el Comité Pro-feses lo trató de asumir a cabalidad, a través de la generación de “ingobernabilidad” y “caos” en el centro de Santiago. El día de la movilización, “los estudiantes secundarios desfilaron por la Alameda hacia el Ministerio de Educación, observándose una paralización casi completa de los establecimientos fiscales y municipales”59.

  • 60 Cfr. El Rayado n° 2. Órgano oficial del fudem. pp. 4 y 5.

72Sin embargo, el desgaste del movimiento, el aumento de la represión y la naturaleza misma del movimiento secundario (proximidad de las vacaciones), hizo que hacia fines de noviembre la movilización decayera. Sin embargo, la realización de la Primera Convención del Comité Pro-feses, efectuada los días 30 de noviembre y 1° de diciembre de 1985, intentó ser un importante avance en la tarea de especificar las demandas de la enseñanza media y el diseño de políticas concretas para el sector. La víspera de la realización de la Convención, la asec la quebró, al decidir no participar argumentando que el coem había manejado los delegados, con el objetivo de tener mayoría y así aprobar las principales decisiones sobre el futuro del Pro-feses60.

  • 61 “Resoluciones de la Enseñanza Media en la Convención”. p. 1 y ss.

73De todas maneras, la exitosa realización de la Convención, en la que participaron 76 liceos con 135 delegados de Santiago de los Centros de Alumnos y los code, coronó un buen año para el movimiento secundario. Las principales resoluciones del evento fueron, en primer lugar, la necesidad de democratizar la educación, a través de mayor participación de los padres, estudiantes y profesores en los problemas estudiantiles. La forma de realizarlo debía ser por medio de “mesas de concertación social” (profesores, pobladores, universitarios, etc.), cuyo objetivo principal debía ser la democratización de la sociedad. En segundo lugar, las reivindicaciones de la Enseñanza Media eran la democratización de los centros de alumnos, por medio de elecciones directas, con presentación de listas y programas, realización de foros y asambleas en donde cada candidato diera a conocer sus planteamientos; se exigía el fin de la represión contra los estudiantes y el no ingreso de la fuerza pública a los establecimientos educacionales; renuncia del Ministro de Educación Sergio Gaete “por ser el principal culpable del ingreso de la fuerza pública a los recintos de educación media y universitaria. Entendiendo que el señor Gaete es un instrumento de Pinochet, exigimos: la renuncia, destitución o derrocamiento inmediato de Pinochet y su gobierno”. Finalmente, se repetían viejas demandas: rebaja del pasaje escolar, inscripción gratuita en la Prueba de Aptitud Académica, becas alimenticias y de vestuario para todos los estudiantes que lo necesitaran, rebaja de matrículas en los liceos y gratuidad para los padres cesantes, salario digno para los profesores, entre las principales. Finalmente, el Pro-feses aprobó inscribirse “en la estrategia de la ingobernabilidad y desobediencia civil que son asumidos por diferentes sectores que desean repuestas a sus peticiones, ejemplo tomas, marchas hasta llegar al gran Paro Nacional de Enseñanza Media”61.

  • 62 “Convención Nacional de Enseñanza Media, 1985”. Documento interno jjcc.

74Como es posible apreciar, el énfasis en la Convención fue la lucha a nivel nacional, en donde la solución de la problemática de la Media se asociaba al término de la dictadura. De ahí que la palabra “democratización” ocupara un papel central en el cuerpo de resoluciones. Las tesis de los comunistas previas a la Convención se habían impuesto ampliamente: Avanzar hacia la feses a través de la ingobernabilidad en los liceos: “chapazos, sabotajes, llamados de bombas, etc... agitación de los estudiantes dentro de los liceos, traspasando esta agitación e ingobernabilidad a la calle”; exigir la salida inmediata de Pinochet “y no el 89 como algunos plantean”; reivindicar la autodefensa de masas, la que los comunistas visualizaban “como pilar fundamental en la lucha del estudiantado y del pueblo en su conjunto en el combate, cada día más decidido, por su liberación; acuerdo respecto a la necesidad del Paro de Enseñanza Media como para potenciar las lucha sectorial (secundarios) y nacional62.

75Con la Convención terminó el año 1985 para el movimiento secundario. Si bien había sido un año de desarrollo de sus movilizaciones, faltaba todavía el enganche con la demanda gremial. En este aspecto la Convención no había logrado avanzar demasiado, al concentrarse en las demandas nacionales en desmedro de las sectoriales. Esto se logró al año siguiente, con la llamada municipalización de los liceos fiscales. La lucha en su contra fue el catalizador que el Comité Pro-feses requería para dar el gran salto de masas.

LAS JORNADAS DE MOVILIZACIÓN CONTRA LA MUNICIPALIZACIÓN (1986)

76Como es sabido, el Partido Comunista definió el año 1986 como el “decisivo” para derrocar a la dictadura. La perspectiva era, como lo hemos explicado, que a través de una progresiva movilización social de masas, se desencadenara una “Sublevación Nacional”. El pueblo en la calle provocaría la crisis política de la dictadura, la división dentro de las Fuerzas Armadas y la caída del régimen. En este sentido, el movimiento secundario era de gran importancia. Es en este punto en donde se entrecruzaba la antigua tradición comunista, basada en la importancia de la lucha de masas, con la novedosa importancia de la radicalidad y del factor militar en la lucha política. El año 1986 marcó, en este sentido, el segundo gran punto de desarrollo del movimiento secundario tras la toma del A-12: la lucha contra la municipalización, en donde la Jota, a través de dirigentes como Juan Alfaro, alcanzó importante presencia de masas.

  • 63 Fortín Mapocho 13/01/1986. p. 12.
  • 64 Un amplio reportaje a los trabajos voluntarios estudiantiles, incluido el del Pro-feses, en Fortín (...)

77El fin del año escolar 1985 había significado una oleada de represalias al interior de los liceos que se habían movilizado durante el año, lo que se tradujo en la expulsión de numerosos estudiantes de sus liceos. El caso más conocido fue el de Juan Alfaro, expulsado de Liceo de Aplicación “por razones conductuales”. Entrevistado por la prensa, Alfaro contaba “que cuando su apoderado preguntó, el rector Víctor Hipólito González señaló que “si seguía allí lo iban a matar”... “lo decía para ayudarlo porque él era cristiano”. En los baños del Liceo habían aparecido amenazas de muerte contra el joven, firmadas por el acha63. Esto no fue impedimento para que el Comité Pro-feses organizara Trabajos Voluntarios en la zona de Arauco, mejorando la experiencia del año anterior en Melipilla. El objetivo de estos trabajos era darle continuidad a un movimiento que en los meses estivales prácticamente desaparecía64.

78En febrero de 1986, la Dirección de las jjcc fijaba el objetivo político principal de la enseñanza media para el año decisivo:

  • 65 Basta n° 65, 1° quincena de marzo de 1986. pp. 4 y 5. Mayúsculas en el original.

Forjar el puño de hierro que golpeará al tirano en pleno mentón: “ el paro nacional estudiantil prolongado”. El llamado que hacía la Jota era el paro “por sus reivindicaciones, por la unidad de la oposición, por la salida de Gaete y Pinochet...(llamamos) a organizar los Comités de Autodefensa de Masas y las Milicias Rodriguistas por liceos y cursos, de tal modo que la represión se melle los dientes frente a los estudiantes organizados... a desarrollar la unidad sin exclusiones del conjunto de los estudiantes, de Enseñanza Media, tras el objetivo de echar a Pinochet el 86”... a luchar por la solución definitiva de las problemas económicos: matrículas, pasaje escolar, vestuario, paa, sueldos de los profesores, cesantía de los padres, el hambre...65.

79El año 1986 estuvo marcado por el proceso de municipalización de los liceos fiscales. Esta medida provocó la radicalización del movimiento estudiantil secundario, además que se cumpliera uno de los objetivos de la Convención de 1985: la unidad entre profesores y estudiantes. La masividad de las movilizaciones alcanzaron magnitudes que incluso escaparon de las manos del propio movimiento estudiantil.

80Sin embargo, el año se inició con un duro revés para el Pro-feses. En la víspera de un Paro Nacional Estudiantil, convocado por la Confederación de Estudiantes de Chile (confech) y la organización secundaria para los días 15 y 16 de abril, la dirección de la Jota le propuso a los jóvenes comunistas de la enseñanza media realizar una toma en el Instituto Nacional. Tendría características similares a la del Liceo a-12:

  • 66 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

Esa era la acción política que tenía que cumplir la Juventud en función de darle vida a la Sublevación Nacional. La definición era que los estudiantes eran el detonante de la Sublevación. En ese contexto la toma del Instituto (Nacional), que era el principal liceo del país, ubicado en la Alameda, símbolo de la “tradición republicana”, a tres cuadras de La Moneda, tenía una trascendencia gigantesca. Era el liceo más grande de Chile66.

  • 67 La cita es de La Tercera 12/04/1986. p. 7. Estos hechos fueron ampliamente divulgados por la prensa (...)

81Pero dentro del Pro-feses la Jota perdió la discusión, porque se estimó que no existían las condiciones para realizar esta actividad. Fue en este contexto que se optó por el Liceo José Victorino Lastarria como alternativa para realizar “el hecho político” desencadenante del Paro Nacional Prolongado. Por falta de planificación y de información entre los alumnos del liceo, la toma, realizada el día 11 de abril, fue frustrada por alumnos de derecha, que debidamente organizados, rechazaron el ingreso de los activistas del Pro-feses: “Los incidentes se registraron por espacio de unos diez minutos, al comienzo de la jornada escolar, minutos antes de las 8 horas... Los atacantes empujaron violentamente a la subdirectora del Liceo y a partir de este hecho, más el desorden causado en el exterior, se provocó un pugilato en el que doce alumnos del establecimiento fueron heridos, además de un auxiliar y una apoderado”. La fallida toma terminó con nueve detenidos y la incautación de bombas molotov, panfletos, lienzos, palos y fierros67.

  • 68 Ver Fortín Mapocho_21/04/1986. p. 8.

82Este histórico fracaso probablemente hubiese sumido al movimiento secundario en una profunda crisis, pero los rumores que hablaban de la privatización de centros tan emblemáticos como el Instituto Nacional y el Liceo Barros Arana, comenzó a remecer hasta los sectores más apáticos y temerosos de los secundarios. Además, también a los profesores, agrupados en el recientemente democratizado Colegio de Profesores68.

83El proceso de municipalización de la educación fiscal se enmarcó dentro de lo que los economistas de la Escuela de Chicago llamaron “las modernizaciones” que llevaría a cabo la dictadura militar. Estas implicaban la noción de un Estado subsidiario, que abandonaba su histórica función como palanca del desarrollo nacional en áreas tan sensibles como la industrial, la salud y la educación. Así, a través del Decreto Supremo 13.063 del año 1981, se dio inicio a este proceso. El traspaso de los liceos fiscales a los municipios fue progresivo. Esto explica que haya explotado de manera masiva la oposición a esta política recién en 1986, porque ese año fue elegido por la dictadura para iniciar el proceso en los liceos fiscales más conocidos, como el Instituto Nacional, el Liceo de Aplicación, el José Victorino Lastarria, entre otros. Por ello, mientras que en 1986 algunos sectores, como el poblacional, tocaban techo en su capacidad de movilización, el movimiento secundario recién iniciaba su despegue.

84Las movilizaciones contra la municipalización se iniciaron en el mes de mayo. El principal argumento, tanto de los profesores como de los estudiantes, era que significaba una “vía rápida” a la privatización. Al respecto, Juan Alfaro declaraba que:

  • 69 Basta n° 72. 2° quincena junio de 1986. p. 3.

a la municipalización sigue la privatización, es decir, cuando la municipalidad no pueda seguir manteniendo a los liceos estos pasarán a manos privadas. Nos afecta en cuanto a la calidad de la educación que recibimos, que se supedita a los medios con que cuenta una determinada municipalidad, por lo tanto la educación va a ser más clasista aún, porque evidentemente la educación en Las Condes va a ser muy distinta a la de Pudahuel69.

  • 70 Cfr. Ibid. cit. p. 2 y 3.

85Bajo este argumento, a partir del paro convocado para el 15 y 16 de mayo, el camino hacia lo que los comunistas vislumbraban como el Paro Estudiantil Prolongado, detonador de la “Sublevación Nacional, estaba a la vista. El ejemplo del Liceo Valentín Letelier era el ideal para los comunistas. El primer día de paro se realizó una auto-toma, se luchó contra la fuerza policial en base a bombas molotov lanzadas desde el interior del Liceo y, ante el ingreso de Carabineros huyeron por una puerta posterior, sin registrarse detenidos. El día 16 se realizó una nueva auto-toma y se conversó con los profesores las implicancias de la municipalización. El tercer día, se acordó seguir en paro un semana más, durante la cual se desarrollaron actividades y por cierto lucha callejera contra carabineros y numerosos cortes de vías en avenida Recoleta70.

  • 71 Fortín Mapocho 02/06/1986. p. 13.

86Estas movilizaciones tuvieron un carácter ascendente hasta los primeros días de junio, cuando alcanzó su punto de mayor desarrollo. Antes de este momento, alumnos y profesores paralizaron clases en diversos establecimientos educacionales, “en perspectiva de una paralización prolongada hasta que se tenga una respuesta”71. La primera semana de junio registró la mayor movilización conjunta de profesores y alumnos durante la dictadura militar:

  • 72 Fortín Mapocho 09/06/1986. p. 13.

Más del 80% de los establecimientos de la capital, paralizaron sus labores el miércoles pasado (4 de junio) y continuaron en similar situación el resto de la semana. De parte de los estudiantes asimismo, hubo paro activo prolongado. Esto es, los jóvenes fueron a sus colegios, donde realizaron asambleas, marchas internas, salidas callejeras junto a apoderados e incluso profesores y enfrentaron la fuerza represiva. Un promedio de 300 jóvenes fueron detenidos... En Santiago, pararon 162 liceos y escuelas básicas. En provincia, la paralización abarcó todo lo largo del país72.

  • 73 Fortín Mapocho 16/06/1986. p. 13.

87La semana siguiente se prolongó la movilización, con cuatro mil profesores marchando en las calles y manifestaciones callejeras diarias de los secundarios, con un promedio de 300 menores de edad detenidos cada día73.

  • 74 “Pauta para la elaboración del Plan agosto-septiembre de la Enseñanza Media”. p. 1.

88Si bien la movilización estudiantil fue enorme (se habló en medios opositores de más de 80 mil secundarios en la calle en una semana), los cálculos comunistas de sacar 80 mil secundarios diarios a la calle durante varios días seguidos, demostró ser inviable. En el punto de máxima movilización, con dirigentes estudiantiles y de profesores comunistas (Jorge Pavez, Guillermo Scherping) muy legitimados ante sus bases, los cálculos del pc quedaron evidentemente fuera de toda medida. Un informe interno de la Jota confesaba que con ocasión del paro del 2 y 3 de julio, apenas a unas semanas de las grandes manifestaciones contra la municipalización, “el copamiento del centro no se cumplió... no obstante, los estudiantes que logramos conducir (un número extraordinariamente bajo) dieron que hacer a la represión en las vías principales, contribuyendo a paralizar la locomoción”74.

  • 75 Basta N° 72. 2° quincena junio de 1986. p. 3.

89Asimismo, la movilización contra la municipalización dio cuenta de la incapacidad de los comunistas de conducir al movimiento en función de su estrategia del Paro Estudiantil Prolongado. Juan Alfaro clamaba desesperado en ese entonces: “Yo siempre lo repito, las estructuras no dan abasto, las masas están pidiendo más pelea. Para sacar la feses deben comprometerse todos, mientras nos demoremos, las cosas se agudizan”75. Con todo, la inviabilidad de la tesis de la Sublevación Nacional, la que requería de niveles de movilización que nunca llegaron a producirse ni siquiera en sectores tan activos como los secundarios, no impidió comprobar que formas de lucha radicales no eran incompatibles con movimientos de masas. El llamado a “todas las formas de lucha” no fue sinónimo de un aislamiento comunista ante las masas. La Jota legitimó el uso de la violencia como un método de lucha de masas, lo que se expresó en las innumerables auto-tomas, bombas falsas, de ruido, de humo, “mercurios”, etc., los cam por liceo, que se desarrollaron en torno a la movilización contra la municipalización. La lección que dejaron las jornadas de junio de 1986 en el movimiento secundario, fueron que la masividad se ganaba al darle importancia a las demandas gremiales, matizando la demanda política.

NACIMIENTO DE LA FESES Y REFLUJO DEL MOVIMIENTO SECUNDARIO: (SEGUNDO SEMESTRE DE 1986)

90El segundo semestre de 1986 estuvo marcado por el fin de las acciones de corte voluntaristas gatilladas más por la coyuntura nacional, que por las demandas gremiales de los estudiantes. En este sentido, el estado de sitio decretado el 7 de septiembre de 1986 tras el atentado contra el general Pinochet, provocó el reflujo del movimiento secundario. Los intentos de revivirlo artificialmente chocaron con la ola represiva que caracterizaron los últimos meses de 1986.

91En agosto se lanzó oficialmente la feses, tras un año de vida del Comité Pro-feses. Su nacimiento no estuvo exento de problemas políticos entre sus integrantes. Su refundación debía haberse concretado meses antes, sin embargo problemas internos del coem hicieron fracasar el primer intento constitutivo de la Federación. La disputa radicó en cómo se compondría el Ejecutivo del organismo.

  • 76 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

La idea de la Jota era que estuvieran incluidos todos los grupos políticos, incluso la dc, y que todos tuvieran un representante, quedando asegurada la mayoría de izquierda, pero no de una manera tan extremadamente hegemónica... pero surgió muy fuerte la gente del mir y otros grupos, que plantearon que tenía que ser todo por votación universal y sin cuoteo, sin asegurarle el puesto a la dc ni a la social-democracia. De ir a una elección, ellos perdían. Esta era la postura del mir y la Izquierda Cristiana76.

  • 77 Fortín Mapocho 18/08/1986. p. 13.

92El retiro de los delegados de estas orgánicas determinó el fracaso del encuentro. Recién en agosto, con la asistencia de representantes de 98 liceos, se dio el vamos oficial a la feses. Para zanjar el diferendo se acordó que la mesa ejecutiva quedara compuesta por una “directiva provisoria colegiada”, con representantes de cada juventud política, tal como lo planteaba la Jota. El principal objetivo de la naciente organización era “lograr la democratización de los centros de estudiantes a la vez que luchar por las reivindicaciones propias de su sector”77.

93La mesa ejecutiva quedó conformada de la siguiente manera: Juan Alfaro (jjcc), secretario ejecutivo metropolitano; José Sabat (jdc), secretario metropolitano de integración; Marcos Guerrar (mir), secretario de relaciones nacionales; Verónica Fruhbrodt (Juventud Socialista-Almeyda), secretaria orgánica y de departamentos; y Víctor Osorio (Izquierda Cristiana), secretario ejecutivo de coordinación y delegado ante la Asamblea de la Civilidad.

94Apenas constituida la feses, se plegó al paro nacional convocado para los días 4 y 5 de septiembre de 1986. Es necesario recordar el contexto político de ese paro. Tras la exitosa movilización del 2 y 3 de julio, en parte de la oposición comenzó a ganar terreno la postura de una salida pactada con la dictadura y el fin de la estrategia movilizadora. El hallazgo de los arsenales pertenecientes al Partido Comunista en agosto de 1986, provocó un virtual quiebre entre la oposición de centro, aglutinada en la Alianza Democrática, y el Movimiento Democrático Popular (mdp), en donde estaba la izquierda más radicalizada (comunistas, miristas, socialistas de Almeyda). Por esta razón, el llamado a paro los días 4 y 5 de septiembre se dio en un marco de retroceso de la estrategia que buscaba derrocar a Pinochet a través de una vía insurreccional, postura compartida, con matices, por los partidos agrupados en el mdp.

  • 78 Cita y plan de movilización en “A los estudiantes medios y al pueblo de Chile”. feses, agosto 1986.

95Los comunistas, cuya táctica contemplaba la realización del atentado a Pinochet el 7 de septiembre, se la jugaron por generar ingobernabilidad los días 4 y 5. Por eso que la feses, hegemonizada por la Jota, convocaba (una vez más) “a un paro prolongado de la enseñanza media, que nos llevará a conseguir nuestras más sentidas reivindicaciones”. La idea aprobada en la mesa ejecutiva de la feses, era iniciar las movilizaciones el día 28 de agosto, con una marcha nacional de la enseñanza media e ingobernabilidad en los liceos (auto-tomas), para que el día 29 se iniciara el Paro Prolongado de Enseñanza Media, que desembocaría en el día 4 de septiembre (inicio del Paro Nacional) en un copamiento del centro por parte de la enseñanza media78.

  • 79 “Pauta de Control drem. Paro 4-5 de Septiembre”.

96A pesar de sus esfuerzos, los comunistas evaluaban que si bien la Jota había sido “el motor del paro de la em”, “los aliados no estuvieron. Incluso muchos avances se dieron a pesar de ellos”. Respecto al papel jugado por la feses, se constataba que en el “ejecutivo se ponen con los acuerdos, cuando llegan, pero a la hora de lo “que hubo” desaparecen”79. El resultado de estas situaciones fue un paro activo, pero muy lejos de las necesidades que requería la “Sublevación Nacional”.

  • 80 El llamado a la movilización de octubre en “Atención Compañeros”. feses, 1986. Allí también se rela (...)

97Al día siguiente del atentado, Juan Alfaro junto a otros dirigentes de la feses, se tomaron la sede de la unesco en Chile y otras representaciones diplomáticas. Sin embargo, ese mismo día, la casa de Alfaro fue allanada por los organismos de seguridad de la dictadura. El joven dirigente estudiantil alcanzó a evadir la búsqueda, pasando a vivir en semi-clandestinidad durante casi tres meses. Fue así como la recién nacida feses quedó semi-paralizada en los meses siguientes al atentado a Pinochet. La represión golpeó fuerte y recién se logró articular una movilización para el día 29 de octubre. Producto del estado de sitio y la censura de la prensa disidente a la dictadura, no tuvo eco en los medios, como había sido la tónica del movimiento hasta antes del atentado a Pinochet80.

  • 81 Sobre la toma del Liceo Darío Salas, ver La Tercera 06/11/1986. p. 8 y El Mercurio. Cuerpo c, p. 1.

98En este contexto, de claro reflujo social, la feses intentó un recurso desesperado para levantar la moral del alicaído movimiento: una nueva toma “externa”, ahora en el Liceo Darío Salas, fijada para el día 5 de noviembre. En pleno estado de sitio, la osadía tuvo un alto costo humano para algunos dirigentes de la feses y marcó el agotamiento de esta modalidad de movilización. Como era la tónica, minutos antes de las 08:00 de la mañana entraron unos 150 estudiantes que no eran del liceo y procedieron a atrincherarse dentro del establecimiento. Entre esa hora y las nueve de la mañana, la directiva de la feses concurrió a hablar con el Ministro de Educación, Sergio Gaete, quien no los recibió. Carabineros procedió rápidamente, y apoyados por el carro lanza-aguas y numerosas bombas lacrimógenas, desalojó la toma. Se incautaron los típicos objetos destinados a la “defensa” del movimiento: bombas molotov, hondas, linchacos y palos81.

  • 82 Cfr. “Informe anual de la Vicaría de la Solidaridad” 1986. pp. 23-24.

99Fueron detenidos 168 jóvenes, quienes pasaron una noche repartidos en diversas comisarías del centro de Santiago. Fueron liberados a la mañana siguiente. La novedad radicó en que 16 de los detenidos, los únicos mayores de 18 años, fueron puestos a disposición de la Primera Fiscalía Militar, acusados de infringir la ley de control de armas y explosivos. Finalmente, cuatro estudiantes fueron declarados reos, tras los cinco días legales que tenía la fiscalía para resolver su situación procesal: José Sabat, representante de la Juventud Demócrata Cristiana en la mesa de la feses, Marcos Paulsen, dirigente del Movimiento Juvenil Lautaro en la enseñanza media; Oscar Glauser (Juventud Socialista-Salvador Allende) y Marcelo Pino (Juventud Socialista-Históricos), ambos estudiantes del Liceo 13. Tras la notificación, fueron trasladados en calidad de detenidos a la Penitenciaría de Santiago. Luego de un mes recluidos en dicho recinto, el 5 de diciembre de 1986, obtuvieron su libertad bajo fianza82.

100El impacto por la prolongada detención de los jóvenes secundarios significó el fin de las movilizaciones durante el resto del año. A partir de este hecho, se prohibió participar en ellas a los estudiantes de 18 o más años. Además, produjo que estas prácticamente cayeran en desuso, por el riesgo que implicaba una posible detención. El fracaso de la toma del Darío Salas marca el fin de la estrategia más politizada de la feses, en la que las acciones eran determinadas en base a la agenda nacional o, como en el caso de la toma del Darío Salas, como un intento (audaz) de levantar la movilización, cuando la realidad indicaba que era imposible hacerlo. Tras el intento del 5 de noviembre, el movimiento estudiantil entró tempranamente a su receso de verano.

EL MOVIMIENTO SECUNDARIO RENACE: LA HORA DE LAS LUCHAS GREMIALES (1987-1988)

101Si entre los años 1983-1986 el movimiento secundario basó su convocatoria a partir de la pugna política a nivel nacional, los años siguientes se produjo un importante matiz, derivando hacia las demandas de corte gremial. Aunque no se abandonó la demanda del fin de la dictadura, ésta compartió protagonismo con las reivindicaciones propias del movimiento secundario. La democratización de los centros de alumnos, el aumento de las becas y la disminución del pasaje escolar estuvieron desde los inicios en los pliegos de los secundarios, pero jamás lograron entre los años 1983-1986 generar un hecho político por sí mismo. Solo la municipalización de los liceos “históricos” había logrado generar un movimiento netamente de los secundarios.

102El cambio del cuadro político a nivel nacional determinó en parte la agenda de los secundarios. El fracaso de la estrategia insurreccional contenida en la política de “rebelión popular de masas” de los comunistas, había dado paso a una salida pactada, en donde lo político-electoral restaba protagonismo a la movilización social. Sin embargo, el pc todavía no se resignaba ante el camino institucional y hasta el día 5 de octubre de 1988, día del histórico plebiscito del “Si” y el “No” a Pinochet, se la jugó por la “Sublevación Nacional”. Con todo, la estrategia comunista debió asumir en parte el cambio del cuadro político en los años 1987 y 1988, por lo que sus orientaciones intentaron incorporar las demandas locales de los secundarios. Lejos de ser una juventud política aislada y en retroceso, la Jota logró ponerse a la cabeza de un movimiento secundario masivo y unitario, con dirigentes legitimados incluso ante las autoridades gubernamentales. Trabajó en la mesa ejecutiva de la feses con la Juventud Demócrata Cristiana, cuando a nivel nacional la distancia entre comunistas y el partido de la falange era completa. Lo más llamativo de todo esto, es que la Jota secundaria hizo esto sin abandonar la radicalidad de su discurso y su acción. El fortalecimiento del trabajo de autodefensa de masas, de las milicias rodriguistas y del conjunto del Trabajo Militar de Masas (tmm) fue una de las características de este periodo. La cotidianeidad del uso de material prohibido en la ley de control de armas y explosivos, como las bombas molotov y la aparición incipiente incluso de granadas caseras en las manifestaciones secundarias, demuestran este punto.

EL REACOMODO DE LA ESTRATEGIA DEL MES: EL REPOSO DE LAS “ARDILLAS” (1987)

  • 83 “Diagnóstico de Enseñanza Media”. Marzo 1987. p. 2.

103Un informe interno de la drem, que planificaba el trabajo político del año 1987, partía reconociendo que los inicios de aquel año, era “un periodo de reconstrucción”, tanto desde el punto de vista interno de la Jota, como a nivel del trabajo de masas. Se establecía que era necesario “unir la lucha reivindicativa a la lucha global de las masas”. Había que “crear canales de expresión de las inquietudes de los jóvenes secundarios, cuyo rasgo central es el espíritu juvenil, reflejado tanto en su rebeldía, como también en sus intereses culturales, deportivos, intelectuales, etc.” Se enfatizaba la idea que era necesario generar “instancias al interior de la organización, que le permitan al estudiante ser partícipe y actor fundamental de ella”83. En este punto es importante resaltar que, si meses después se comenzaron a considerar los pliegos internos de los liceos como herramientas para organizar a los estudiantes, otorgándole una relevancia que no habían tenido en el periodo anterior, no es necesariamente por la supuesta clarividencia de un reducido equipo de dirección. Evidentemente que el cambio del escenario político fue decisivo en este giro, porque a partir de 1987 resultaba más difícil gatillar movilizaciones en comparación a los años anteriores. Parte importante de la oposición había abandonado la opción de derrocar a Pinochet, por lo que el pc y su Juventud debieron echar mano a su típico pragmatismo para seguir alimentando la ilusión de la “Sublevación Nacional”: Si lo jóvenes no protestan por “lo nacional”, ¿por qué lo harán?: por los pliegos internos y locales.

104Este análisis no fue así de claro en aquella época, sino que lo impuso la práctica cotidiana. No hubo una estrategia predefinida al respecto, sino que la necesidad de contar con un respaldo de “masas” provocó que se buscaran otros discursos que convocaran a los estudiantes. Es aquí en donde entró a tallar el pragmatismo de los comunistas, tradicionalmente criticado como una típica “debilidad” reformista. La memoria del viejo “parlamentarismo” y la vocación aliancista del pc fue refregada en el rostro de los dirigentes comunistas, que no tuvieron problema de negociar incluso con un alcalde y un ministro designado por el general Pinochet. Paralelamente, todavía cifraban esperanzas en el estallido de la “Sublevación Nacional”.

  • 84 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003. En 1987 era dirigente de la ues en representación de las jj (...)

105Como decíamos, 1987 fue un año difícil para el movimiento secundario. Los efectos de la represión de 1986 se hicieron sentir incluso en la mesa ejecutiva de la feses, que tuvo varias deserciones. Esta situación, unida a la fragmentación de la mesa de la feses, determinó un notorio debilitamiento del movimiento secundario. Con todo, los zonales del coem siguieron funcionando, aunque con mayor actividad la ues (zona oriente) y el fudem (zona centro). En el caso de la primera, eran frecuentes las marchas que se iniciaban en Plaza Ñuñoa, en la que se desplegaban los cam, con sus barricadas, molotov, “miguelitos”, peinetas, bombas de humo, autos cruzados en la calle, apedreamiento de bancos considerados “imperialistas” y, para terminar, enfrentamiento con la policía. Por su parte, el fudem era muy activo, especialmente en dos lugares: las esquinas de Ricardo Cumming con la Alameda y San Diego con Avenida Matta. También se desarrollaban periódicas acciones de protesta y movilización, aunque no eran cubiertas por la prensa84.

106Asimismo, el trabajo de autodefensa de masas continuó su desarrollo. En el caso de la ues, uno de sus dirigentes públicos por la Jota era Orión Aramayo, que formó un equipo amplio, en donde tuvieron cabida no solo militantes comunistas, sino que de todas las orgánicas e independientes. Destacó el acercamiento tanto con sectores políticamente más radicalizados como el mir (que ya vivía su periodo de quiebre a nivel nacional, lo que se tradujo en una débil presencia en la enseñanza media) y con el Movimiento Juvenil Lautaro, que en aquellos años comenzó a vivir un periodo de cierto crecimiento, especialmente de la mano de dirigentes públicos carismáticos, como el caso de Ariel Antonioletti, asesinado años más tarde.

107La acción mediática más llamativa realizada por la feses en el 1987, fue la toma efectuada en el Liceo Industrial Chileno-Alemán, ubicado a media cuadra de la Plaza Ñuñoa. Esta toma, la última de su tipo, era heredera, en cuanto a su metodología, a la legendaria toma del Liceo a-12, a la frustrada toma del Lastarria y a la costosa toma del Liceo Darío Salas. Sin embargo, su motivación era distinta:

  • 85 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

En este caso primaron las reivindicaciones estudiantiles y también las del propio liceo. Era un liceo industrial, en donde había harta represión de parte de las autoridades. Lo fuerte fueron las reivindicaciones de los estudiantes, mezclado con lo político, pero gremiales. En este caso, el conflicto terminaba en tanto hubiese soluciones a esas demandas gremiales internas del liceo85.

108En efecto, un factor importante para resolver la toma del Chileno-Alemán fue la intervención en una Asamblea abierta de la ues del presidente del Centro de Alumnos del liceo, el comunista Eduardo Nieto. A través de su intervención pública, se buscó (exitosamente) legitimar la toma no tanto en función de generar un hecho político contra la dictadura, sino por la problemática interna del liceo, en pugna con la asimet (Asociación de Industriales Metalúrgicos), sostenedora del establecimiento. En el caso de la Jota, esta tenía una fuerte presencia de militantes dentro del liceo, muchos de ellos destacados integrantes de los cam.

  • 86 Cita y crónica en La Segunda 25/06/1987. p. 3.

109El 24 de junio de 1987, minutos antes de la 08:00 de la mañana, cerca de 200 secundarios que no eran del liceo (todos menores de 18 años, como indicaba la experiencia del Darío Salas), se tomaron el establecimiento. La crónica de prensa relataba que “los jóvenes ingresaron con las caras cubiertas, portando piedras y mochilas con material contundente. En actitudes agresivas, intimidaron a los docentes, encerrando a algunos en salas de clases”. Como era típico en este tipo de acciones, Carabineros encontró lienzos, palos, bombas molotov y linchacos86.

  • 87 Ibid.
  • 88 La Tercera 26/06/1987. Contratapa.

110A diferencia de otras ocasiones, las autoridades reconocieron que no se trataba solo una acción externa. Ángel Fantuzzi, director de la Corporación que administraba el liceo, decía respecto al origen de la toma, que “fue gente extraña, con complicidad de algunos que están adentro, que no están conforme con todo lo que hemos hecho los industriales metalúrgicos por darles educación, deportes, momentos gratis”87. Tras la correspondiente negociación fallida, “mientras los jóvenes se atrincheraban en los pisos superiores y sobre los techos” y desde allí lanzaban bombas molotov contra las fuerzas policiales, alrededor de las 09:30 horas, ésta desalojó el liceo. Previamente lanzaron tal cantidad de bombas lacrimógenas, que los numerosos centros educacionales ubicados en las inmediaciones del Chileno-Alemán, debieron suspender sus clases. El número de detenidos fue de noventa, dividido en partes iguales entre mujeres y hombres (el liceo era de hombres)88.

  • 89 Jotito el Valiente n° 1, agosto de 1987. Boletín de la Comisión Nacional de Enseñanza Media jjcc. 2 (...)

111Esta dinámica de girar hacia lo gremial no se dio solo en el caso de la toma del Chileno-Alemán. Por ejemplo, en el Liceo de Artes Gráficas se realizó un paro de una semana de duración, reclamando mejoramiento de la infraestructura del establecimiento y la remoción del director del liceo, quien finalmente debió renunciar ante la prolongación del conflicto. El 20 y 21 de agosto se efectuaron auto-tomas en el Liceo Barros Borgoño, reclamando la devolución de las salas de clases. Aduciendo su mal estado, el alumnado iba a ser trasladado a otro recinto, lo que motivó la movilización, que tuvo un final favorable para los estudiantes89.

  • 90 La Cuarta 10/07/1987. p. 4.

112A mediados de 1987, los dos sobrevivientes activos de la mesa ejecutiva de la feses, Juan Alfaro y José Sabat, informaban sobre la convocatoria a elecciones para renovar la mesa de la Federación. Adelantaban que “más allá de la crítica, queremos ser una juventud que propone”, según señalaba el dirigente demócrata cristiano. En este sentido, anunciaban que uno de los objetivos del ii Congreso de la feses sería “ante todo acelerar el proceso de democratización de los centros de alumnos, mediante el desarrollo de movilizaciones contra el decreto 736 que impide las elecciones libres y universales”. Las otras demandas también eran “históricas”: becas alimenticias, rebaja del pase escolar, inscripción gratuita de la paa90. La decisión de levantar esta demanda como central del movimiento secundario, junto a factores políticos nacionales, fue la clave para la explosiva movilización de masas de la feses en 1988.

  • 91 Cfr. La Época y Fortín Mapocho 23/08/1987. p. 15 y 16 respectivamente.

113Los días 21 y 22 de agosto se realizó el evento de los secundarios, que contó con la presencia de unos 200 estudiantes, entre los cuales había 125 delegados de distintos colegios y liceos de la Región Metropolitana. Los candidatos a la nueva mesa eran Luis Álvarez (jdc), Kiriakos Markar (jjcc), Fernando Hormazabal (js Almeyda), Genaro Cuadros (mapu) y Rodrigo Julio (ic). Finalmente, en un resultado que no generó sorpresas, el candidato comunista fue electo con la primera mayoría de los votos emitidos por los delegados, asumiendo con el cargo de “secretario general” de la feses. Todos los otros candidatos quedaron incluidos en la directiva, asegurándose así la representación “amplia” (básicamente dada por la presencia de la jdc) de la feses91. Kiriakos Markar, alumno del Liceo de Aplicación y con dos años de militancia comunista, se convertía en el sucesor de Juan Alfaro.

LA ARROLLADORA LUCHA POR LA DEMOCRATIZACIÓN DE LOS CENTROS DE ALUMNOS: EL APOGEO DE LA FESES (1988)

114El año 1988 marcó el mejor momento de la lucha iniciada por el movimiento estudiantil secundario en 1983 cuando se creó el coem. Por primera vez un organismo superestructural de la enseñanza media, como la mesa ejecutiva de la feses, cobró tal grado de legitimidad no solo ante el estudiantado, sino que entre las autoridades del régimen. Estas se vieron en la obligación de reconocerla como interlocutor válido y se sentaron en la mesa de negociación junto a un dirigente juvenil comunista. No hay que olvidar que el objetivo estratégico de la Jota durante todo el año (hasta el plebiscito del 5 de octubre) era la “Sublevación Nacional”, lo que no le impidió encabezar una movilización eminentemente gremial, aunque con claras consecuencias políticas.

  • 92 Citas y datos en “Control y balance de la semana del 1 al 11 de marzo de 1988”. Informe interno. dr (...)

115Tras los Trabajos Voluntarios realizados durante el verano en la región de Arauco, el mes de marzo dio inicio a las actividades de la feses. Como siempre ocurría, el retorno a clases se caracterizaba por la rearticulación de los centros de alumnos, de los code y las juventudes políticas. Sin embargo, eso no significaba la desmovilización total. Con ocasión de la marcha del 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer, la feses participó aportando unos 500 estudiantes. En las esquinas de la calle Lira con Diagonal Paraguay “se realiza una barricada con 6 neumáticos y se logran mantener dos lienzos hasta las 19:30 hrs”. Dejando de manifiesto la evolución radical del trabajo de autodefensa de masas, “un piquete de adm lanza una granada casera al “zorrillo” (carro policial), impactándole en las ruedas y otro piquete realiza rescate de detenidos”. El día 11, con el uso de bombas falsas y de humo, se alteró las clases en el Liceo 7 de Hombres, en los liceos mixtos 5 y 8 y en el Industrial Chileno-Alemán, entre otros92.

  • 93 “Enseñanza Media: Santiago 1988, su presencia, capacidades y desafíos”. drem, enero 1989 Documento (...)

116Por otro lado, se produjeron movilizaciones por demandas específicas de la Enseñanza Media, que anunciaban el movimiento que se venía. Hubo una marcha protagonizada por los alumnos del Liceo Barros Borgoño por problemas de infraestructura. Otros secundarios, pertenecientes al Liceo 9, atacaron a pedradas a la locomoción colectiva, reclamando por el valor del pasaje escolar. Por último, en el marco de la demanda para que este beneficio se extendiera al Ferrocarril Metropolitano, alumnos del Liceo Amunátegui e Instituto Nacional respectivamente, se tomaron las estaciones “Estación Central” y “Universidad de Chile” del Metro de Santiago93. Marzo, si bien no tan masivo en sus salidas callejeras, marcó la tónica de lo que sería el movimiento secundario a lo largo de 1988: radicalidad en los métodos de lucha y centramiento en la reivindicación estudiantil como herramienta para movilizar a los estudiantes.

  • 94 Sobre estos incidentes, La Tercera y Fortín Mapocho 07/04/1988.
  • 95 Primera cita en Las Ultimas Noticias_07/04/1988 y la segunda en La Cuarta 07/04/1988.

117El 6 de abril se realizó una marcha (“Carnaval”) con ocasión de la llamada “semana Pinkgüina Chascona”, destinada a celebrar a los nuevos alumnos que ingresaban a la enseñanza media. Mientras marchaban por el bandejón central de la Alameda, se desataron los incidentes producto de la detención de Kiriakos Markar, el máximo dirigente de la feses94. Tras ser liberado, en conferencia de prensa Markar comenzó a demostrar su oratoria y dominio de los medios, que lo convirtió en el Presidente de la feses con mayor presencia mediática. Anunciando las conclusiones del Segundo Encuentro Nacional de Dirigentes de Enseñanza Media, señalaba “que no se descarta la posibilidad de convocar a un paro nacional de alumnos de enseñanza media, con el propósito de llamar la atención de las autoridades sobre los problemas de los jóvenes: falta de locales adecuados y de material pedagógico, expulsiones de alumnos y exoneraciones de profesores y mal trato durante las manifestaciones realizadas en demanda de mayores beneficios”. Además, rechazó las amenazas del alcalde de Santiago, Gustavo Alessandri, en el sentido que se reprimirían las manifestaciones estudiantiles. Desafiante, justificaba el uso de la violencia por parte de los estudiantes como modo para responder “cuando se ataca a estudiantes con subametralladoras o se asesina a otros”95.

118El giro hacia las demandas estudiantiles era evidente. La Jota entendía que la vieja estrategia de politizarlo todo, de invertir todo el discurso del movimiento en “fuera Pinochet, Democracia Ahora”, como había ocurrido en el periodo 1983-1986, había quedado obsoleta. Al respecto, Kiriakos Markar declaraba que:

  • 96 Análisis n° 223 del 18 al 24 de abril de 1988. p. 27.

los estudiantes no se movilizan por cosas netamente políticas. Participan porque tienen hambre, porque tiene problemas... Hay que ser francos. No todos los estudiantes se movilizan porque se vaya Pinochet. Nosotros eso lo tenemos claro. Por eso, debemos movilizarnos en torno a los problemas que tenemos en cada colegio. El 46 de La Cisterna protestará porque despidieron al profesor “buena onda”. Otro, porque quiere becas alimenticias. El de más allá lo hará porque el gimnasio está en mal estado o porque no funcionan los laboratorios. En cambio, otro liceo se movilizará porque quiere un Centro de Alumnos democrático96.

119El discurso del segundo Presidente de la feses revelaba un nuevo énfasis en el modo de interpelar y construir el movimiento estudiantil secundario. Aunque la demanda reivindicativa propia de los secundarios siempre estuvo presente desde los orígenes del coem y luego del Pro- feses, en 1988 esta pasó a ocupar un lugar central. Es probable que la coyuntura del plebiscito del 5 de octubre pusiera en el centro del quehacer social las demandas democratizadoras. Empero, no se debe restar importancia a la madurez que hacia 1988 alcanzó el movimiento secundario, que luego de más de 4 años de despliegue fue capaz de cristalizar un discurso, de legitimar unos dirigentes, de validar unos métodos de lucha asumidos y validados por amplios sectores. En 1988, en medio del aislamiento que a nivel político empezaba a sufrir el pc, al excluirse del “Comando por el No”, en el mundo social, como en el caso de la feses, se registraba una organización muy amplia, que iba desde el Movimiento Juvenil Lautaro hasta la Juventud Demócrata Cristiana, junto a miles de independientes.

  • 97 Sobre el conflicto del 25 de abril, ver La Tercera; El Mercurio cuerpo c. p. 8; La Cuarta, Las Ulti (...)

120Durante el mes de mayo se produjeron masivas movilizaciones de estudiantes secundarios. Estas se iniciarion cuando el 18 de abril se produjo una toma simbólica del Liceo Barros Borgoño. Una semana más tarde, el 25 de abril, unos 700 estudiantes del Liceo de Aplicación se negaron a entrar a clases para discutir en una asamblea pública el cambio del sistema de elección indirecta de los dirigentes del Centro de Alumnos. Al no ser autorizados, Carabineros entró al liceo, deteniendo a los cabecillas de la manifestación, entre los que se contaba Kiriakos Markar (expulsado del Aplicación) y Nelson Soza, mirista, dirigente estudiantil del liceo y la feses. Sin embargo, tres horas más tarde, con gran despliegue de prensa, ambos dirigentes estudiantiles eran recibidos por el alcalde Alessandri97.

  • 98 El Mercurio 26/04/1988 cuerpo c, p. 8.
  • 99 La Tercera 26/04/1988.

121Por el lado de los dirigentes estudiantiles, le plantearon la necesidad de elegir democráticamente los centros de alumnos, aumento de las becas alimenticias y la no aplicación de un nuevo plan alcaldicio. Este proponía la aplicación de sanciones a los alumnos de los colegios municipales que participaran en tomas y auto-tomas (“actos violentistas”, en la jerga de El Mercurio). El resultado de las conversaciones fue que ambas partes estudiarían sus demandas, en la caso de Alessandri en particular el tema de las becas, pero no el de la generación de los centros de alumnos “porque no es de mi competencia... solo es resorte del Ministerio de Educación”98. Este punto fue el primer éxito político de la feses, porque, al igual que con la toma del Liceo a-12, los secundarios lograron meter una cuña al interior de la autoridades de gobierno. En efecto, consultado el Subsecretario de Educación René Salamé sobre el reglamento alcaldicio de la Municipalidad de Santiago, decía que “llamar a Carabineros cada vez que los alumnos protestan nunca ha sido la política del Ministerio de Educación. La política siempre ha estado centrada en el diálogo”. Marcando distancias con Gustavo Alessandri, agregaba que “nuestro propósito es educar y no llamar a Carabineros, por supuesto”. Si quedaban dudas acerca de su opinión respecto a los planes del alcalde de Santiago, terminaba diciendo que “los alcaldes no pueden hacer lo que ellos quieran” para mantener el orden en sus liceos99.

122Una medida represiva torpe, como la de Alessandri, absolutamente contraproducente en un año electoral, cuando ni siquiera existía un movimiento particularmente fuerte en la Enseñanza Media, encontró a una organización estudiantil en un buen pie, con dirigentes legitimados y con disposición de sacar provecho a la fisura y ahondarla hasta doblarle la mano al alcalde. Recordemos que la movilización callejera y la “ingobernabilidad” era la función esencial que los comunistas veían en la Enseñanza Media, como “detonante” de la “Sublevación Nacional”. De esta manera, la dirección comunista de la feses, gracias a la hegemonía legitimante que poseía, condujo al movimiento a las más grandes manifestaciones callejeras de los secundarios desde la lucha contra la municipalización en 1986. La diferencia es que las de 1988 fueron originadas íntegramente por demandas propias de los estudiantes y que no se sumaron los profesores, como sí había ocurrido en 1986.

  • 100 Cita en La Tercera 30/04/1988. Sobre los hechos, ver Fortín Mapocho, La Época y El Mercurio 30/04/1 (...)
  • 101 Los fundamentos de la toma en El Mercurio 10/05/1988.

123La declaración de guerra entre la feses y el alcalde Alessandri se produjo menos de una semana más tarde, cuando el 29 de abril estalló una nueva auto-toma en el Liceo de Aplicación. Desde las 8 a las 11 de la mañana, unos 700 estudiantes ocuparon las dependencias del establecimiento, hasta que fueron desalojados por Carabineros. Nuevamente Markar, Soza y el dirigente integrante de la Juventud Socialista (Almeyda), Leonel Saavedra fueron detenidos. In situ, el alcalde Alessandri señaló la posibilidad de presentar una querella en contra de los tres dirigentes, por su presunta responsabilidad por los daños producidos en el emblemático liceo y “que en ningún caso estas actitudes iban a cambiar el reglamento que está propiciando la Municipalidad a los establecimientos educacionales”100. Días más tarde, la feses convocaba a un paro para los días 10 y 11 de mayo en protesta contra las políticas educacionales del gobierno y la postura represiva del alcalde Alessandri101. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron.

124El jueves 5 de mayo se produjo una auto-toma en el Liceo Amunátegui, violentamente desalojada por Carabineros, con 18 estudiantes lesionados y más de 80 detenidos. La acción era:

  • 102 La Segunda 05/05/1988. p. 2.

en protesta por las malas condiciones en que funcionan y para pedir el término del decreto 736 que impide las elecciones directas de los centros de alumnos... por las malas condiciones de los baños (son insalubres, el mal olor impide entrar); la falta de laboratorios (están cerrados desde hace varios años) y la remodelación del sector antiguo del establecimiento (las obras están detenidas)...102.

125Las demandas “políticas”, como el fin de la dictadura, aunque existentes, habían perdido fuerza ante las de corte gremial, como las planteadas por los alumnos del Liceo Amunátegui. Al respecto, los nuevos énfasis en los contenidos del movimiento secundario eran ratificados por Kiriakos Markar. En una columna de opinión publicada en el diario oficialista La Tercera, explicaba el fondo de los reclamos de los estudiantes:

  • 103 La Tercera 12/05/1988. p. 2

Nosotros estamos pidiendo cosas simples y factibles. Nosotros no somos como la Revolución Francesa (mayo 68. n.a.), en que decían “seamos realistas, pidamos lo imposible”; nosotros somos realistas y pedimos cosas posibles... Se pide algo tan viejo como que hay que comer para poder estudiar, por lo tanto pedimos becas alimenticias o como que en el pasaje escolar se pague el 10 por ciento del pasaje adulto, porque siempre había sido así... Nosotros pedimos pasaje libre o rebajado en el Metro, siendo propiedad estatal aún... algo tan viejo como es el derecho a elegir democráticamente a los centros de alumnos...103.

126Este discurso, criticado por los sectores más radicalizados de la feses por “gremialista”, demostró el tremendo potencial movilizador que tenía y, además, el pragmatismo comunista, que no tenía problema en utilizarlo junto a su perspectiva de la Sublevación Nacional. La necesidad de las “masas” lo justificaba.

127En un hecho inédito, al día siguiente de la toma del Liceo Amunátegui, cuando unos 15 alumnos del liceo todavía estaban detenidos por una supuesta agresión a carabineros, el alcalde Alessandri se hizo presente en una Asamblea pública de estudiantes, profesores padres y apoderados del liceo. Como era obvio, fue duramente increpado. Dino Pancani, militante comunista, dirigente de la feses y alumno del Amunátegui, le dijo:

  • 104 La Tercera 07/05/1988. p. 4.

es fácil llegar hablando de diálogo después que fuimos tratados como animales. Trataron a nuestras compañeras de rameras y empleadas domésticas e incluso golpearon a nuestros maestros que nos trataron de proteger. Nosotros pedimos pasaje escolar en el metro y un centro de alumnos democrático y necesitamos 135 becas alimenticias104.

  • 105 Las Últimas Noticias 07/05/1988.

128Al ir subiendo el tono de las palabras en contra de las políticas de su municipalidad, el alcalde amenazó “¡no me busquen por la fuerza!...¡-Búsquenme por el diálogo, búsquenme por la petición civilizada!”. Ante los abucheos y gritos de los asistentes, afirmó que seguiría enviando “la fuerza pública cada vez que los alumnos se “tomen” algún liceo”105.

129Ante la “doctrina Alessandri”, el Amunátegui decretaba un paro de actividades. El 7 de mayo, reflejando el impacto público del problema, el diario La Tercera brindaba su espacio “Frente a Frente” a Kiriakos Markar, en representación de los estudiantes secundarios, y al alcalde Alessandri, que una vez más ratificaba su represiva doctrina. A esas alturas, la legitimidad de los dirigentes de la feses era incontrovertible.

  • 106 La Segunda 10/05/1988. p. 2 y 3.

130El 10 de mayo fue el primer día de la movilización convocada por la feses. Se registraron movilizaciones y se suspendieron las clases en importantes liceos del centro de Santiago: Liceo Valentín Letelier, Gabriela Mistral, Barros Borgoño y Amunátegui. En el Liceo a-47 Augusto D’Halmar de Ñuñoa, “encapuchados” entraron a agitar el liceo e intentar una auto-toma, lo que no se concretó. Más tarde la policía incautó 18 bombas molotov, escondidas en las salas de clases y los baños106. Al día siguiente, Carabineros reprimió a unos 500 estudiantes que se habían reunido en las inmediaciones del Amunátegui, que iniciaba su tercer día de paro en protesta por la detención de 12 alumnos (todos pasados a la justicia militar) desde la toma del día 5.

  • 107 Cfr. La Segunda 13/05/1988 p. 5 y Fortín Mapocho 14/05/1988.

131Finalmente, ante la prolongación de las manifestaciones estudiantiles, el alcalde Alessandri tuvo que llegar a un acuerdo con la feses dos días después de las movilizaciones del 10 y 11 de mayo. La organización de los secundarios obtuvo del alcalde dos demandas muy importantes: Primero, la flexibilización del decreto 736, que permitía generación de dirigentes de una manera más democrática y, segundo, el compromiso que la fuerza pública no ingresara a los liceos, dando paso a mecanismos expeditos de comunicación entre los estudiantes y la Municipalidad. Por su parte, la feses, que pensaba convocar a un paro desde el lunes 16 de mayo, llamaba a los estudiantes a deponer las movilizaciones107. Junto a la toma del Liceo a-12 en 1985 y las movilizaciones contra la municipalización en 1986, este conflicto fue el tercer gran hito del movimiento de los secundarios durante la década de 1980, y el primero basado fundamentalmente en las demandas estudiantiles.

  • 108 “Enseñanza Media: Santiago 1988, su presencia... op. cit. p. 4.
  • 109 Primera cita en Fortín Mapocho 02/07/1988 y la segunda en La Cuarta 02/07/1988.
  • 110 Sobre esta marcha, ver La Tercera y La Época 08/07/1988.
  • 111 Cfr. “Enseñanza Media: Santiago 1988, su presencia... op. cit. pp. 8 y ss.

132A partir de junio, la Jota decidió impulsar las movilizaciones en contra del Ministro de Educación, Juan Antonio Guzmán. Una de las autocríticas de las jornadas de mayo era que el “enemigo” se había centrado en Alessandri, sin afectar directamente al mineduc108. En función de este objetivo, la feses avanzó en la elaboración de una mirada más profunda de la problemática estudiantil, gracias a lo cual comenzarían a hablar de la “crisis de la educación chilena”. Kiriakos Markar explicaba así la visión de la feses: “Según la subsecretaría de Educación, hasta 1984, del millón 187 mil 368 jóvenes entre 14 y 19 años en edad escolar, sólo 637 mil 92 se encuentran en el sistema educacional. Esto quiere decir que casi el 50% de los adolescentes que debieran estar en la educación secundaria hoy no están”. Por este motivo, además por el alto costo de la inscripción para rendir la Prueba de Aptitud Académica y por la exigencia de “un aporte extraordinario en estructura, mobiliario, bibliotecas y becas alimenticias”, la feses llamaba a una paralización durante los recreos el día 5 de julio109. Registrada esta protesta, el 7 de julio se realizó una marcha hacia el mineduc para entregar las demandas estudiantiles al Ministro Guzmán. Esta terminó con el enfrentamiento entre los estudiantes y Carabineros110. Con todo, la movilización contra Guzmán no tuvo ni la fuerza ni la magnitud de las jornadas de mayo en contra de Alessandri, por lo que no se cumplió el objetivo de desestabilizarlo. El mes de agosto se produjeron nuevas auto-tomas en el Liceo Amunátegui y en el José Victorino Lastarria, un paro prolongado en el Liceo 13 y una “ocupación abierta” en el Liceo de Aplicación (con actividades culturales, recreativas, políticas) a principio de septiembre111.

  • 112 Rebelión n° 11, septiembre de 1988. p. 5. El “cor” era la Coordinadora de Organizaciones Revolucion (...)

133En agosto de 1988 se renovó la directiva de la feses, por tercera vez desde su creación dos años antes. Participaron 125 colegios y 190 delegados con derecho a voto. Como siempre ocurría, la expectativa se centró en quienes sucederían a la exitosa mesa ejecutiva encabezada por Kiriakos Markar. Tras años de hegemonía comunista, y gracias a la legitimidad de dirigentes como Markar, Dino Pancani y otros, la Jota obtuvo un fácil triunfo. Los resultados fueron los siguientes: Daniel Núñez (jjcc) 78 votos; Leo Saavedra (js-Almeyda) 32 votos; Danw Valle (jdc) 20 votos; Nelson Soza (mir-Político) 16 votos; Paula Montero (ic), 10 votos; Rodrigo Andrade (cor) 9 votos; Claudia Cabezas (js-s. Allende) 4 votos112.

134Las conclusiones del evento se resumieron en un pliego llamado “Exigencias Mínimas de los Estudiantes de la Enseñanza Media”, que recogía viejas demandas, como la democratización de los centros de alumnos, aumento del número de becas, gratuidad de la paa., el fin de la represión, la disminución del pasaje escolar y su extensión al metro, con otras de carácter más globales, como la reivindicación del Estado como ente protagónico de la labor educativa de todos los chilenos y el aumento del presupuesto educacional, entre otras.

  • 113 El Siglo n° 7674, septiembre de 1988. p. 6.
  • 114 Rebelión n° 10 y 11, ambas de septiembre de 1988.

135Durante el mes de septiembre, los militantes comunistas se prepararon para lo que consideraban el seguro fraude del 5 de octubre de 1988. Por esta razón, la actividad se volcó hacia la propaganda por el “No” (“Hasta Vencer”, le agregaba el pc) y, por otro lado, para “defender” ese “No”. Para esa coyuntura, el pc tenía previsto convocar a un Paro Nacional o Huelga General para denunciar el fraudulento triunfo del “Si” y, a partir de la ingobernabilidad callejera de los estudiantes y otros sectores, generar las condiciones para derrocar a Pinochet a través de un “levantamiento democrático”, nombre que describí a la otrora “Sublevación Nacional”113. En el caso de los estudiantes, la Jota había obtenido que el confech acordara un Paro Prolongado en caso de fraude. Por su parte, los jóvenes debían estar preparados para la lucha territorial114. Por su parte, cientos de jóvenes pertenecientes a las estructuras para-militares y militares del pc y de las jjcc, entre ellos muchos de los fogueados en la lucha de la enseñanza media, esperaban la orden para “operar” de acuerdo al plan dispuesto para desestabilizar a la dictadura y generar las condiciones para el “levantamiento democrático”.

136Después del 5 de octubre, la perplejidad hizo presa del pc y su Juventud. Ahora si convencidos de la derrota de la tesis de la “Sublevación Nacional”, comenzó el momento de las evaluaciones, las recriminaciones y los quiebres. El movimiento secundario registró sus últimas tomas y auto-tomas a fines de 1988. La crisis en que se sumió la dirección de las jjcc en 1989 y la bancarrota total de las tesis insurreccionalistas, marcaron el declive definitivo de la feses. Su accionar callejero y radical no cabía en el contexto de la “Transición Pactada”. El triunfo del “No”, significaba el fin del enfrentamiento y de todas las “formas de lucha”. Tras administrar la agonía de la feses durante un año, Daniel Núñez entregó la presidencia a Rodrigo Pizarro, comunista del Liceo a-13 de Santiago, último Presidente del principal organismo de los estudiantes de Enseñanza Media durante los años ochenta.

REFLEXIONES FINALES

137El intentar conocer el desarrollo de la política del Partido Comunista de Chile en los años ‘80, a partir del caso del movimiento estudiantil secundario, arroja interesantes conclusiones. El fenómeno de radicalización política del pc, tan extraño a una larguísima trayectoria de moderación y parlamentarismo, fue sin duda uno de los aspectos más destacados de la política chilena en el década de 1980. La espectacularidad de algunas acciones armadas realizadas, ya fuera por sus propios aparatos militares, o su brazo armado (el fpmr), ha popularizado una visión estática y parcial de los comunistas de esos años. En efecto, se prioriza una mirada militarista, aislada y llena de desaciertos, aspectos por cierto discutibles. Desde nuestro punto de vista, si se pretende usar el concepto “militarista” para hablar de un pc “extraño” a su cultura política, aislado de las masas, intransigente y desconectado de las luchas reivindicativas de la época, la experiencia de la feses es un mentís a dicho planteamiento.

138La trayectoria del movimiento estudiantil secundario muestra tanto las características más tradicionales de la cultura política comunista (lucha de masas mediatista, discurso nacionalista, inserción de masas, auto-percepción revolucionaria) junto a lo nuevo, la radicalización política. Estos componentes se amalgamaron, no impidiendo el desarrollo de una política de masas. Los jóvenes secundarios luchaban por una “patria más justa” y para ello era necesario usar todos los medios, desde las armas hasta la mesa de negociación junto al alcalde designado por el dictador. Sería necesario investigar otras áreas en donde se desarrolló la política comunista para verificar si el caso de la feses fue solo un caso aislado o un fenómeno extendido. Nuestra percepción, aunque es necesario probarlo, se inclina por la segunda opción.

139También es importante resaltar que el aislamiento político en que quedó el pc, tras la defunción del Movimiento Democrático Popular en 1986 y la conformación del “Comando por el No” a principios de 1988, no implicó un aislamiento social. Con dificultades, las bases políticas que por años lucharon juntos en las mismas trincheras, no perdieron la unidad. La presencia de la jdc en la feses hasta 1989 inclusive, retrata este hecho.

140Finalmente, la crisis comunista de fines de los años ‘80 se asoció al fracaso de la política de rebelión popular. El voluntarismo de la dirección comunista, de creer posible derrocar a Pinochet en el contexto del Plebiscito de 1988, significó un aliciente para aquellos que desde siempre, especialmente “la vieja guardia”, se opusieron a la línea insurreccionalista del pc. En el caso de los jóvenes (los “hijos de la Rebelión Popular”), la decepción y el desencanto hizo presa de muchos de ellos. La mayoría abandonó la política. Otros aterrizaron en los partidos de la izquierda concertacionista. Algunos continuaron militando. Y otros, fieles a los “principios revolucionarios”, se inmolaron en los grupos radicales que continuaron la lucha armada después de 1990. En fin, la generación de militantes políticos del movimiento secundario de los ‘80, resumió las distintas suertes que corrieron los movimientos políticos-sociales de aquel periodo histórico.

Notes

1 Al respecto, Rolando Álvarez, Arriba los pobres del mundo. Identidad y cultura política del Partido Comunista de Chile entre democracia y dictadura, 1965-1990, lom Ediciones, 2011.

2 Al respecto ver por ejemplo Enrique Cañas Kirby, Proceso Político en Chile. 1973-1990, Ed. Andrés Bello, 1997; Manuel Antonio Garretón, “La oposición partidaria en el Régimen Militar chileno. Un proceso de aprendizaje para la transición” en Muerte y Resurrección. Los partidos políticos en el autoritarismo y las transiciones del Cono Sur, flacso, 1989; Genaro Arriagada, Por la razón o la fuerza. Chile bajo Pinochet, Ed. Sudamericana, 1998 y Carlos Huneeus, El régimen de Pinochet, Ed. Sudamericana, 2000.

3 Garretón, op. cit.

4 La visión de este período de la historia del pc como una involución teórica a la ortodoxia marxista, en Luis Corvalán Marquéz, Del anticapitalismo al neoliberalismo en Chile, Sudamericana, xx, 2002.

5 Sobre la reconstrucción de las jjcc y su incipiente trabajo de masas a fines de los ‘70 y principios de los ‘80, ver el capítulo xiii de Rolando Álvarez, Desde las sombras. Una historia de la clandestinidad comunista, 1973-1980. lom ediciones, 2003.

6 Basta n° 7, enero-febrero 1980. (Órgano oficial de las jjcc en la clandestinidad hasta 1986). p. 4.

7 Basta N° 8, marzo-abril 1980. p. 14.

8 Sobre el ciclo de las protestas, Gonzalo de la Maza y Mario Garcés, La explosión de las mayorías. Protesta Nacional 1983-1984, eco, 1985; Taller de Reflexión y Análisis, 1983-1986. La unidad frustrada, 1988.

9 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003. Primer presidente de la feses, 1986-1987.

10 “Informe situación política de la Enseñanza Media”. Documento interno Comisión Nacional de Enseñanza Media (conem) de las jj.cc., junio de 1985. p. 8

11 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

12 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003. Tercer presidente de la feses, 1988-1989.

13 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

14 “Convocatoria a la Primera Convención del Pro-Feses” (1985).

15 Marcos Luengo Huenchual, “Seguridad para estudiar, libertad para vivir. Subjetividad y praxis del movimiento secundario, 1980-1990. Tesis para optar al grado de Licenciatura en Historia, Universidad arcis, 2007, p. 70.

16 Todas las citas corresponden a Fortín Mapocho 28/06/1984. p. 4.

17 Fortín Mapocho 05/07/1984. p. 4.

18 Todas las citas corresponden a Informe Enseñanza Media 1984. Comité Local Víctor Jara.

19 La Tercera 05/10/1984, p. 5.

20 “Informe al Pleno del c.c.- Enero 1985”. en Camino de libertad. Documentos del Partido Comunista de Chile. De la Conferencia Nacional a la Propuesta. 1984-1987. (s/e, 1987). pp. 107-108. Para una visión global de la línea política del pc en la década de los ochenta, ver Álvarez, op. cit.

21 Las citas en “Elementos base para la discusión del Plan de Sublevación Nacional”. Dirección Regional de Enseñanza Media (drem), 29 de diciembre de 1985. p. 1. Documento interno. Subrayado en el original.

22 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

23 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

24 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

25 La Tercera 29/06/1984. Citado en Luengo, op. cit.

26 Sobre la evolución de la línea del Frente Antifascista, ver Álvarez, Arriba los pobres... op. cit.

27 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

28 “Informe situación política de la Enseñanza Media”. Documento interno Comisión Nacional de Enseñanza Media (conem) de las jj.cc., junio de 1985. pp. 4 y 5.

29 Manuel Guerrero, “El conjuro de los movimientos sociales” en Investigación y Crítica 6, 2001. p. 144-145.

30 Fortín Mapocho 20/06/1985. p. 8.

31 “Anexo: Informe de Enseñanza Media”. conem, junio de 1985. Documento interno jj.cc. p. 17.

32 Fortín Mapocho 02/07/1985. p. 16.

33 “Informe al Pleno del cc-Enero 1985”. op. cit. p. 88.

34 Barricada n° 1, marzo de 1985. p. 3.

35 Al respecto, Rolando Álvarez, “’¡Viva la revolución y la patria!’. Partido Comunista de Chile y nacionalismo (1921-1926)”, en Revista de Historia Social y de las Mentalidades, n° 7, vol. 2, 2003.

36 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003. La “Juventud Patriótica” fue un malogrado intento por desarrollar una juventud política, estilo pc-Jota, del sector del fpmr que se autonomizó del pc en 1987.

37 Entrevista con Orión Aramayo 11/07/2003. Dirigente público de la Jota en el área de autodefensa de masas.

38 Cfr. Rebelión n° 11, octubre de 1988. p. 6. (Órgano oficial de las jjcc)

39 “Balance Frente Gremial 1985”, drem, diciembre de 1985.

40 Entrevista con Orión Aramayo 11/07/2003.

41 Ibid.

42 Barricada n° 2., mayo de 1985. p. 4.

43 Ibid.

44 Entrevista con Juan Alfaro 28/05/2003.

45 Esto lo ratificó públicamente el dirigente de la Juventud Demócrata Cristiana Miguel Salazar, quien respecto a la toma del Liceo 12 dijo que “ contó con el apoyo político de la juventud de esta tendencia”. La Segunda 12/07/1985 p. 9.

46 Entrevista con Orión Aramayo 11/07/2003.

47 Una crónica completa de la toma en Fortín Mapocho 16/07/1985. p. 13. También La Segunda 10/07/1985 p. 32.

48 La Segunda 11/06/1985 p. 3.

49 Todas las citas de Aránguiz en La Segunda 12/07/1985. p. 11.

50 La entrevista a Aránguiz se titulaba “La responsabilidad del Liceo 12 no es mía, corresponde a la Municipalidad de Providencia”. La Segunda 19/07/1985. pp. 10 y 11.

51 La Segunda 17/07/1985. p. 9.

52 Todas la citas de las declaraciones de Carmen Grez en La Segunda 29/07/1985. p. 10.

53 La Segunda 30/07/1985. p. 4.

54 Fortín Mapocho 02/09/1985. p. 9.

55 La Mecha. Boletín Informativo ues. n° 1. p. 4.

56 Fortín Mapocho 30/09/1985. p. 13.

57 Las publicaciones en Fortín Mapocho 07/10/1985 p. 13 y 14/10/1985 p. 13,

58 Fortín Mapocho 04/11/1985. p. 12.

59 Fortín Mapocho 11/11/1985. p. 7.

60 Cfr. El Rayado n° 2. Órgano oficial del fudem. pp. 4 y 5.

61 “Resoluciones de la Enseñanza Media en la Convención”. p. 1 y ss.

62 “Convención Nacional de Enseñanza Media, 1985”. Documento interno jjcc.

63 Fortín Mapocho 13/01/1986. p. 12.

64 Un amplio reportaje a los trabajos voluntarios estudiantiles, incluido el del Pro-feses, en Fortín Mapocho 17/02/1986. p. 8 y 9.

65 Basta n° 65, 1° quincena de marzo de 1986. pp. 4 y 5. Mayúsculas en el original.

66 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

67 La cita es de La Tercera 12/04/1986. p. 7. Estos hechos fueron ampliamente divulgados por la prensa. Por ejemplo La Segunda 11/04/1986. p. 32; La Tercera 13/04/1986. p. 7; Fortín Mapocho 21/04/1986. pp. 6 y 7.

68 Ver Fortín Mapocho_21/04/1986. p. 8.

69 Basta n° 72. 2° quincena junio de 1986. p. 3.

70 Cfr. Ibid. cit. p. 2 y 3.

71 Fortín Mapocho 02/06/1986. p. 13.

72 Fortín Mapocho 09/06/1986. p. 13.

73 Fortín Mapocho 16/06/1986. p. 13.

74 “Pauta para la elaboración del Plan agosto-septiembre de la Enseñanza Media”. p. 1.

75 Basta N° 72. 2° quincena junio de 1986. p. 3.

76 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

77 Fortín Mapocho 18/08/1986. p. 13.

78 Cita y plan de movilización en “A los estudiantes medios y al pueblo de Chile”. feses, agosto 1986.

79 “Pauta de Control drem. Paro 4-5 de Septiembre”.

80 El llamado a la movilización de octubre en “Atención Compañeros”. feses, 1986. Allí también se relata la oleada represiva al interior de los liceos.

81 Sobre la toma del Liceo Darío Salas, ver La Tercera 06/11/1986. p. 8 y El Mercurio. Cuerpo c, p. 1.

82 Cfr. “Informe anual de la Vicaría de la Solidaridad” 1986. pp. 23-24.

83 “Diagnóstico de Enseñanza Media”. Marzo 1987. p. 2.

84 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003. En 1987 era dirigente de la ues en representación de las jjcc.

85 Entrevista con Daniel Núñez 01/07/2003.

86 Cita y crónica en La Segunda 25/06/1987. p. 3.

87 Ibid.

88 La Tercera 26/06/1987. Contratapa.

89 Jotito el Valiente n° 1, agosto de 1987. Boletín de la Comisión Nacional de Enseñanza Media jjcc. 28/05/2003.

90 La Cuarta 10/07/1987. p. 4.

91 Cfr. La Época y Fortín Mapocho 23/08/1987. p. 15 y 16 respectivamente.

92 Citas y datos en “Control y balance de la semana del 1 al 11 de marzo de 1988”. Informe interno. drem. p. 2.

93 “Enseñanza Media: Santiago 1988, su presencia, capacidades y desafíos”. drem, enero 1989 Documento interno. p. 2.

94 Sobre estos incidentes, La Tercera y Fortín Mapocho 07/04/1988.

95 Primera cita en Las Ultimas Noticias_07/04/1988 y la segunda en La Cuarta 07/04/1988.

96 Análisis n° 223 del 18 al 24 de abril de 1988. p. 27.

97 Sobre el conflicto del 25 de abril, ver La Tercera; El Mercurio cuerpo c. p. 8; La Cuarta, Las Ultimas Noticias y La Nación del 26/04/1988.

98 El Mercurio 26/04/1988 cuerpo c, p. 8.

99 La Tercera 26/04/1988.

100 Cita en La Tercera 30/04/1988. Sobre los hechos, ver Fortín Mapocho, La Época y El Mercurio 30/04/1988

101 Los fundamentos de la toma en El Mercurio 10/05/1988.

102 La Segunda 05/05/1988. p. 2.

103 La Tercera 12/05/1988. p. 2

104 La Tercera 07/05/1988. p. 4.

105 Las Últimas Noticias 07/05/1988.

106 La Segunda 10/05/1988. p. 2 y 3.

107 Cfr. La Segunda 13/05/1988 p. 5 y Fortín Mapocho 14/05/1988.

108 “Enseñanza Media: Santiago 1988, su presencia... op. cit. p. 4.

109 Primera cita en Fortín Mapocho 02/07/1988 y la segunda en La Cuarta 02/07/1988.

110 Sobre esta marcha, ver La Tercera y La Época 08/07/1988.

111 Cfr. “Enseñanza Media: Santiago 1988, su presencia... op. cit. pp. 8 y ss.

112 Rebelión n° 11, septiembre de 1988. p. 5. El “cor” era la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias, un intento de la izquierda radical de la em por agruparse. Lo componían el Movimiento Juvenil Lautaro, la Juventud Patriótica (fpmr autónomo) y el mir-Pascal.

113 El Siglo n° 7674, septiembre de 1988. p. 6.

114 Rebelión n° 10 y 11, ambas de septiembre de 1988.

Auteur

Doctor en Historia, Universidad de Chile. Académico de la Universidad de Santiago de Chile. Especializado en la historia de Chile en el siglo XX. Autor de libros y artículos sobre la historia del Partido Comunista de Chile, el movimiento sindical, gremios empresariales y la dictadura militar.

Acheter

Volume papier

amazon.fr