Version classiqueVersion mobile

Democracia, Información y Cibersociedad. Una mirada desde Chile

 | 
Héctor Vera Vera
, 
Juan Pablo Arancibia Carrizo

Introducción. Preguntas y coordenadas sobre Democracia, Información y Cibersociedad

Héctor Vera Vera

Texte intégral

  • 1 El Centro de Estudios de la Actualidad Nacional, CEAN USACH, fue creado el año 2016 por la Escuela (...)

1Este texto, elaborado por distintos académicos, reunidos en torno al Centro de Estudios de la Actualidad Nacional de la Universidad de Santiago de Chile1 busca entregar reflexiones, pistas y propuestas para responder a diversas interrogantes teóricas y metodológicas ligadas a la información política, científica o personal, teniendo por eje lo que está ocurriendo en la sociedad chilena actual.

  • 2 El Ranking anual elaborado por el Foro Económico Mundial dejó a Chile en el puesto 35 a nivel globa (...)

2La idea es ayudar a nuestros contemporáneos a navegar en el inmenso océano de la información digitalizada que viene acompañada de incesantes estrategias persuasivas que nos facilitan la vida, pero que también nos exponen a consecuencias indeseadas2.

  • 3 La cibersociedad se inscribe en un escenario postmoderno en donde podemos visualizar la interconexi (...)
  • 4 El concepto “industria cultural” en este texto, se utiliza en el sentido de los autores de la Escue (...)

3La información que nos llega hoy en día del mundo político o de los científicos ¿nos informa o nos desinforma? ¿Cómo hacemos y cómo debiéramos discriminar la información para distinguir lo falso de lo verdadero? ¿Cómo afecta a la democracia y a la vida cotidiana la sobreabundancia de información científica, de farándula o de la política? ¿Qué pasa con la creciente mercantilización de las relaciones sociales, incluyendo la información que transporta ideas, intereses y ofertas? ¿Cuáles son las pistas para comprender la cibersociedad3 a la que hemos entrado con fuerza en Chile y en el mundo? ¿Cómo enfrentar la verdad, la post verdad, las distorsiones, la manipulación de la industria cultural en la sociedad chilena actual?4

4Estas preguntas nos llevan a querer saber en qué agentes o fuentes podemos confiar y en cuáles no, para reducir incertidumbre. Implica saber de qué manera se puede hacer frente a una sobreoferta informativa; cómo formatear los acontecimientos para darnos pistas y no sucumbir a la intoxicación proveniente de la abundante y, muchas veces, distorsionada o falsa información.

1. ¿Qué entender por información y por infocomunicación?

5Desde el paradigma físico (Capurro 2005) de la teoría de la información, que ha pasado a ser un clásico del concepto de información en nuestros tiempos, se destaca la fórmula de Claude SCHANNON: “El contenido de la información de un acontecimiento es proporcional al logaritmo de la inversa de la probabilidad de que ocurra: I = log 1/P. Para que haya información solo es necesario un acontecimiento (tiene que ocurrir algo) y (un observador) en condiciones de calcular las posibilidades de ocurrir” (Vlatko Vedral 2010)

6Esta definición de Schannon y Vedral, es básica o esencial para entender de qué fenómeno estamos hablando cuando nos referimos a la información, pero es aún insuficiente para entender la información en su ambiente social.

7Esta definición –como sabemos- pertenece a la denominada teoría matemática de la información, y con ella se da paso o se expresa la relación binaria de 0 y 1, de estar o no estar, de encendido y de apagado del computador, lo que representa o pone en forma la probabilidad de lo que se dice.

  • 5 La transition des termes et initiales (TIC) et autres, faisant passer en trente années du domaine i (...)

8La información -en este plano- es el resultado del lenguaje numérico digital5 y se desarrolla bajo la fórmula de la binariedad con la cual se puede expresar todo lo que contiene cualquier expresión humana.

9Todos sabemos el enorme desarrollo que esta fórmula ha implicado y que se asocia a los procesadores de datos, concretándose en la informática, en la cibernética y en la inteligencia artificial, prácticas que han abierto una nueva dimensión a la vida humana en todos los ámbitos imaginables: cognitivo, productivo, ideológico, emocional, comercial, social… .

10También es cierto que al mismo tiempo las posibilidades de toma de decisión están cada vez más definidas o acotadas. Tanto los gobernantes como los gobernados, dada la creciente presencia de la inteligencia artificial y la informática, tienen menos campos de decisión bajo su responsabilidad al delegar a programas, códigos, leyes y procedimientos preestablecidos parte de sus propias libertades.

11Por ejemplo, en lo político existe una estructura asociada a un modelo económico y comercial, que en Chile es neoliberal y que naturalmente permea los campos de la salud o de la educación, haciendo que el poder político quede muy relativizado o disminuido por el peso del mercado. En todas esas estructuras la sociedad dispone al individuo de ciertas posibilidades acotadas de ejercer su decisión. Esas estructuras económicas, políticas y sociales, forman parte de los filtros invisibles de la información que circula y que es interpretada por los sujetos.

12Imaginemos que el edificio Costanera Center de Santiago es una columna del Excel de la estructura del mercado. Las estructuras dan alternativas y el hombre se educa en ellas. Esta estructura social es la que permite que disciplinas con definiciones de la información provenientes de las matemáticas, tengan margen de credibilidad, porque la estabilidad de las estructuras respecto del individuo, transforman a este último en sujeto previsible.

13Pero tal definición de información, a pesar de sus enormes aportes teóricos y metodológicos, es insuficiente para entender lo que llamamos información social, que se da en lo que Husserl llama “el mundo de la vida” y no solo en los sistemas sociales altamente codificados, porque los acontecimientos sociales y los discursos de los sujetos no tienen la regularidad, ni la lógica, ni la previsibilidad de los acontecimientos naturales o estructurales o de los desarrollos de los dispositivos tecnológicos.

2 La especificidad de la información social

14En rigor toda información es social en cuanto es producida y circula en un medio social y está destinada a un conjunto de personas que interpretan las señales y los signos. Le llamaremos información social, en esta publicación, a la información procesada o producida por un sujeto dotado de inteligencia semántica o de sentido, lo que la distingue de los robots que procesan datos. Ni el conocimiento ni la información se agotan en las formas o estructuras como son las palabras y los números, también requieren de un sujeto que las procese y le dé sentido.

15Es decir, la información, que es la puesta en forma de algo, tal como la definimos acá, es un fenómeno lingüístico-relacional. Y a partir de esta relación la información tiene sentido para un sujeto concreto inmerso en una sociedad, con competencias lingüísticas asociadas con un idioma o varios idiomas en específico.

16La información es social en el momento en que su contenido se masifica o se difunde en mayor o menor medida entre los seres humanos que tienen un lenguaje compatible.

17Los mensajes escritos en finés, aunque tienen una gramática, una sintaxis entendible para los finlandeses, para alguien que no conoce este idioma, esos contenidos y textos- que objetivamente existen - no pasan de ser puras formas, pero sin significado.

18Sin duda, hay información u ordenamiento de estructuras lingüísticas, para los finlandeses en sus bibliotecas, pero no existe tal información para alguien sin competencias en ese idioma. Para el que desconoce ese idioma, sus textos, son puros signos o formas.

19La información social en el sentido político, está ligada a la formulación de los acontecimientos sociales o a la forma en que son codificados los relatos inmediatos y que tienen sentido para la comunidad en la que se producen.

20Por ende, la información, como la periodística, es extremadamente más inestable y variada en contenidos y en referencias comparada con la información que se refiere a los fenómenos naturales o tecnológicos, como el comportamiento del sol o del motor eléctrico. La cultura y la ideología son componentes directamente asociados a la interpretación que los sujetos hacen de las informaciones.

21Esto no excluye que la información científica o tecnológica entre también al “mundo de la vida” (Husserl 1982), la que puede ser confrontada o equiparada con la “pragmática universal” (Habermas 2016) para cobrar un sentido humano. De este modo tales datos científicos, se transforman, en definitiva, en una información con un sentido o carácter social y por ende entran en el juego de intereses y por tanto no quedan exentas de controversia.

22De hecho, una información de origen científico está irremediablemente asociada al campo social. Por ejemplo, la información y la oferta de la conservación de células madres, las propiedades de los bancos de conservación de la mismas, que han requerido de conocimientos específicos y desarrollos tecnológicos, han pasado hoy a ser un servicio o un asunto comercial con muchas ofertas y precios, como ha estado ocurriendo en Chile en los últimos diez años. Para cualquier sujeto, decidir cuál oferta tomar o no tomar ninguna, requiere de un conocimiento científico-práctico y no solo de un saber económico o puramente técnico.

23Una persona solo podrá tomar una buena decisión si puede sortear varias murallas de falsa información o de información incompleta o distorsionada. Para tomar buenas decisiones en el campo científico-práctico, debiera recibir una asesoría oportuna y eficiente o lograr entender el mercado de la medicina con una información pertinente y oportuna, que no sea alterada, falsa o deformada. Y esto no es en absoluto simple, especialmente cuando abunda la circulación de mucha información de diversas fuentes.

24El valor de la información, en el campo social, en definitiva, reside en el significado que le otorga el sujeto a lo que se le ofrece como tal desde distintas fuentes.

25Al entender la información social como la señal procesada por un sujeto o por un conjunto de ellos dotándose de un significado dentro de una estructura social determinada, podemos comprender qué es la información política y cuál es el rol que cumple en la toma de decisiones.

26De este modo, estamos entendiendo por información política tanto las acciones y los discursos de diversos actores que hacen que el sujeto interprete el lugar y la intencionalidad que ocupan dentro de una amplia disputa de la cosa pública y del lugar de lo privado. Como, por ejemplo, detectar el efecto en la democracia y en la vida personal de elegir un candidato sobre otro, un partido sobre otro, una reforma sobre otra… .

27Robert ESCARPIT, (1983) se puso a pensar en la información política y encontró tres valores con los cuales se puede medir esta información, entendiendo como información política la puesta en forma de la praxis social:

  1. El valor de probabilidad, de ocurrencia o el valor negentrópico, es casi idéntico a como la definió Shannon. Se refiere a detectar cuanto de la incertidumbre que tiene inicialmente el sujeto sobre algo, puede ser reducida con la información disponible o consultada. Este valor se expresa o se puede detectar y distinguir por el número de componentes de la información y por del número de combinaciones que permite dicha información, igual cómo se comporta cualquier sistema. Su complejidad como información no está tanto en el número de componentes, sino que en el campo de sus combinaciones. Hay más valor de probabilidad en una información que contiene más componentes y combinaciones que otra que posee menos combinaciones. Y a iguales componentes, por ejemplo, dos informaciones periodísticas, con igual número de fuentes y número de actores citados, tendrá más valor de probabilidad o negentrópico la noticia que hace más combinaciones con estos dos componentes.
  2. El valor de pertinencia o situacional, es el que se refiere a cuanto aporta la información para entender lo que específicamente pasa en el entorno social. Es el valor que considera y se refiere explícitamente al contexto del suceso y debe responder a una necesidad específica del que busca información.
  3. Y el valor en juego se refiere a la dimensión política de los sucesos informados. Se relaciona con las intenciones y los intereses de los actores que están inmersos en un conflicto. Una información tiene más valor en juego cuando expresamente muestra cuales son intereses políticos, económicos, ideológicos que se disputan la hegemonía del entendimiento de lo que ocurre o lo que podría ocurrir. Este valor se obtiene cuando queda en claro la contradicción de intereses y de expectativas entre las principales fuerzas sociales (Escarpit 1983), (Habermas 2016)

28Podríamos decir que la ocurrencia y el valor de probabilidad, el valor situacional y el valor en juego de la información sobre la actualidad en Chile, depende más de las reglas del mercado de la industria cultural, de las intencionalidades de los sujetos involucrados: políticos, empresarios, periodistas, de las plataformas o medios que operan y producen la comunicación, que de las propias condiciones que configuran a los acontecimientos.

29En la dictadura de Pinochet, la información y la representación de la realidad estaba más condicionada por el poder de semantización de las autoridades políticas y del control de los medios de difusión masiva, que lo que experimentaba diversos segmentos de la población. Incluso podemos decir que la versión pública oficial, permitida y promovida por el régimen y difundida por los medios, era directamente contradictoria con las experiencias de las víctimas de la represión.

30Mientras el discurso oficial de la dictadura en Chile, señalaba que el país estaba muy bien en todos los campos, cercano a la perfección, gran parte de la población vivía una pesadilla, un país en donde no quería vivir ni soñar. Nada más lejos de la utopía de cualquier tipo. No existían las redes sociales en esa época y la prensa de oposición estaba prohibida. Los contenidos que tangibilizaban la información social oficial eran contradictorios con lo que vivía, al menos, una parte considerable de la población del país. Los medios de comunicación no eran, en esa época, el espejo de la sociedad como es la costumbre de decir en algunos teóricos de los mass media. Es decir, no siempre en la historia de las sociedades, hay una correspondencia entre lo que sucede y se representa y lo que las personas significan. No siempre hay simetrías entre lo que se representa en los dispositivos mediales que y lo que perciben los sujetos.

31La correspondencia entre producción medial y significación social, casi siempre es asimétrica entre gobernantes y gobernados aún en plena democracia, y la distribución semántica o ideológica en la población, depende de las condiciones políticas y sociales en la que se producen y distribuyen las informaciones y no tanto del propio caudal informativo generado.

3. Información científica y social

32En el plano que denominamos científico y tecnológico, por ejemplo, en la teoría física, solo se entiende o se supone que la información entregada es recta y no intencionalmente falsa. Puede estar equivocada la teoría o el instrumento de evaluación o diagnóstico, pero no puede apoyarse esta información, en la mentira consciente, porque esta formulación exige rectitud y está directamente expuesta a la comprobación de evidencias con métodos ya validados. Esta rectitud de las condiciones del intercambio comunicacional en el campo científico (Habermas 1981) resulta ser un requisito necesario para poder ajustarse a la fuerza de los hechos de la naturaleza. Esta naturaleza, suponemos, se comporta conforme a su propia lógica o mecánica y lo que se puede saber de ella tiene que ajustase a lo que efectivamente se observa, como es, por ejemplo, medir la distancia entre el sol y los planetas. Mentir, en esta situación, significa un contrasentido porque los hechos mismos u otros observadores se encargarían de refutar, al ser universal la forma de medir acontecimientos naturales. Esto es más complejo en los acontecimientos sociales.

33Este proceso de ajuste entre la realidad-verdad del observador científico del mundo físico, no ocurre casi nunca en la vida social cotidiana de los sujetos humanos, donde uno de los principales problemas que los sujetos sociales enfrentamos, es identificar la verdadera intención de los agentes que producen discursos y acciones.

34Cuando los científicos de la época de Ptolomeo señalaban que la tierra era el centro del universo, no trataban de engañar. No era un discurso intencionalmente falso, era el resultado de sus propias convicciones surgidas de lo que sabían de la realidad en ese momento, relacionados con el paradigma de los investigadores (Khun 2013) En este proceso de evaluar los acontecimientos de la naturaleza están, en cierto modo, descartadas las mentiras intencionales y han sido reemplazadas por imprecisiones o por errores.

35El tratamiento de la información científica sobre la naturaleza se puede fijar o medir en los parámetros de la ocurrencia y de las probabilidades conforme al universo de lo que se conoce en un momento dado. De esta manera, una vez que se detecta la trayectoria y la velocidad del cometa Halley, se acota el campo de probabilidades y se puede sostener lo que ocurrirá, porque las variables del fenómeno: ciclo de acontecimientos, la masa o volumen, distancia y la velocidad del cometa están acotadas e identificadas.

36La verdad científica resulta menos complicada que la verdad social tal como lo hemos descrito. Igual sucede con la información relacionada con los dispositivos tecnológicos. Si se quiere hacer un robot para limpiar el piso de una casa, su funcionalidad tiene que ver con una programación relacionada con la actividad de frotar, rotar, usar detergente, detenerse-avanzar. Solo otra programación y otra funcionalidad pueden hacer variar la realidad del dispositivo tecnológico. En su armado y fabricación no puede haber engaño, aunque puede haber error.

37La información social, en cambio, tiene más variables que la información científica y tecnológica, sustentada en las matemáticas, porque esta se articula en los sujetos que hacen cotidianos discursos y acciones, por lo que cambian incesantemente la apreciación de la realidad. La evaluación de la información social, requiere de mayor complejidad que la evaluación de la información científica, que se mueve en el código de la observación descriptiva de la naturaleza y no en su evaluación de la acción o sentido. (Habermas 1981) Y esto, porque en lo social somos observadores y sujetos implicados al mismo tiempo

38Por ello que cuando pido a un grupo de expertos que evalúen el estado de la democracia chilena, no podría esperar un solo tipo de respuesta o de información social. Ni siquiera puedo esperar un campo abundante de convergencias. Estos expertos, que actúan de manera honesta, recurrirán a diferentes fuentes para hacer sus informes y cuando recurran a las mismas fuentes, podrían sacar diferentes conclusiones, porque deben interpretar los datos con distintos criterios de experiencia o de lógica social.

39Más bien debo esperar cuando se evalúa el estado político de una sociedad, un número importante de divergencias entre los expertos porque lo que está en juego no es solo la naturaleza del fenómeno estudiado: la democracia chilena, sino que también, la experiencia de cada cual y el campo de posibilidades o expectativas que manejan.

40Los científicos de la naturaleza tienen que lidiar con variables mucho más sencillas y previsibles que los expertos sociales. Pero no por ello debemos renunciar a comprender los procesos sociales, sería una tontería completa dejar de estudiar algo porque es complejo y es difícil de medir.

41Las descripciones de los fenómenos físicos conviven muy bien con las cifras, porque describen de manera precisa y diferenciada cualquier cualidad. En cambio, en el campo social, las cifras son demasiado pobres para definir, por ejemplo, un estado de grandes desigualdades económicas y sociales asociado a una estabilidad política. Se puede tener una medición de los componentes de los ingresos, pero no es suficiente para explicar un fenómeno como la pobreza y el poder político. Solo el relato social comprensivo, histórico, comparativo, permite aproximarse a explicar las causas del problema.

42Llamamos información social a las formulaciones, verdaderas o falsas, que se encuentran en los discursos y en los cursos de acción de las personas, referidas a acciones humanas.

43Es decir, llamamos información social a las referencias o señales que nos permiten captar el curso de lo que acontece a través de la interpretación de tales enunciados. Esto incluye por cierto a las noticias periodísticas, a los comentarios puestos en editoriales, a las columnas, reportajes o documentales de medios de difusión masiva, a los relatos conteniendo cifras y comentarios sobre la realidad de las acciones de los sujetos y que son difundidas por diferentes canales o plataformas. Esta definición incluye en el concepto de información a todo aquello que es formulado en términos de lenguaje. Y a la relación de significado – que hace un participante social, que contiene las formas de lenguaje (información), con los cursos de acción de los sujetos. (Gonzalo Abril 1997)

4. Comunicación social y significado.

44Ahora bien, cuando hablamos de sujetos que intercambian información y acciones, estamos frente a un fenómeno propio de la comunicación humana (Habermas 1988). Es decir, estamos ante las formulaciones que son las señales organizadas del lenguaje y que se significan por los sujetos, pero estas formas pueden desprenderse o independizarse de los sujetos.

45A estas estructuras lingüísticas, (alfanuméricas) le llamamos información (poner en forma algo que se piensa, observa o siente) las cuales (palabras, cifras) que pueden ser puestas en sistemas informáticos y adquirir “vida propia”.

46Pero a los significados que generan estas informaciones en los sujetos o en los conjuntos de sujetos, alojados en estructuras históricas y sociales determinadas, se le reconoce como un fenómeno distinto (comunicación social) o diferenciable de la información. Esta relación entre la información-sujeto-significado es lo que podemos llamar: comunicación social. (Vera 2008). Por ello una misma estructura lingüística produce o genera, en diferentes sujetos, diferentes significados.

47Las formulaciones o relatos alfanuméricos, que definimos como información, al ser procesadas por los sujetos humanos, nos sirven para alertarnos sobre lo que cambia y lo que permanece en el mundo social en el que estamos, nos entregan significados sobre lo que está ocurriendo en la sociedad, nos anticipan un curso de acción próximo (probabilidad de ocurrencia), nos indica lo que ha ocurrido en contextos determinados con sujetos determinados y nos da nuevos signos sobre lo que pensamos de nuestros próximos, de las autoridades y de nosotros mismos. (Escarpit 1983)

48Democracia es el sistema político donde los ciudadanos pueden elegir o destituir sus autoridades, manifestar libremente su opinión sin ser perseguidos o castigados y participar en procesos de decisión que afectan la vida colectiva.

49Y esto requiere de información adecuada, suficiente, oportuna, pertinente, fiable… para que los sujetos que forman parte de esta organización, hagan diagnósticos acertados y acometan acciones ajustadas a sus intereses.

50Nuestra democracia, en términos de la organización de su economía y de sus interacciones sociales, avanza hacia una cibersociedad. Esta es la denominación que podemos utilizar para caracterizar la naturaleza actual de la organización social de las sociedades capitalistas post industriales, donde el espacio de las tecnologías de la infocomunicación es muy intenso y extenso, y se están expresando en países como Francia, China, Chile o Argentina.

51En Chile, hace casi dos décadas, que se hacen las declaraciones de renta por vía electrónica y la mayoría de los servicios públicos y privados hacen un volumen creciente de sus transacciones por medio de Internet. Un 80 % de los hogares chilenos tiene Internet y hay muchos más celulares por persona que habitantes en el país.

52La mediación cibernética en la vida cotidiana de los chilenos, para obtener información, como ocurre con la nueva ley de transparencia que obliga a las organizaciones estatales a entregar información sobre sus componentes, sus presupuestos, sus acciones. Igualmente, para hacer compras, para intercambiar documentos, es enorme el lugar que ocupan los canales cibernéticos y no se necesita de mayor fundamentación para mostrar la evidencia. Y esto está cambiando las relaciones sociales, la manera en que se instala la tecnoinformación en la cotidianidad y el imaginario personal y colectivo.

5. El dinero transmutado en información

53En algún momento de la historia social concreta reciente, se nos ha hecho natural que la información sea la principal expresión del dinero. Del trueque, al pago del “salario” a comienzos de la vida humana en sociedad, se pasó a las monedas-metal, a la ficha-salario, luego al billete impreso con respaldo en oro, a las tarjetas de plástico… y hoy el circulante-dinero, está en cuentas codificadas, a merced de los sistemas informáticos, dejando de tener el respaldo en oro o una garantía de existencia real.

54Más bien el dinero existe hoy transmutado en información codificada, la riqueza simbolizada está enredada en los sistemas informáticos, con muchas cajas negras en el camino. Tenemos que hacer fe que los bancos almacenan y administran la información dinero que efectivamente existe de las personas y de las empresas y que no hay datos falsos. Esto mantiene vivo (creíble) el sistema del intercambio en todo el planeta.

55La información – dinero, como todos sabemos, es una representación simbólica del trabajo (capital, dinero) que tiene un efecto real en el intercambio de productos, servicios y marcas y que en la teoría del valor del Capital de Marx se encuentra explicada y desarrollada.

56Y es tan real, esta conversión de información en dinero, que su manipulación es capaz de generar estafas, clonación de tarjetas, robo de códigos, hakeo de cuentas, introducción de virus y miles de formas de como vulnerar la seguridad de las operaciones comerciales y financieras o de cualquier naturaleza, alterando diversos aspectos propios de la información en beneficio de agentes que no son los verdaderos dueños de esos activos.

57La información está en todas las operaciones comerciales, es el propio dinero y es al mismo tiempo el vehículo necesario para hacer posible el intercambio. Sin la información codificada en ambientes informatizados, no podríamos hacer funcionar los cajeros automáticos, el movimiento de nuestras cuentas bancarias o cualquier operación comunicativa.

58Y uno de los principales problemas que tenemos que enfrentar los sujetos en la sociedad cibernética, es saber si la información de que disponemos en los medios masivos, en internet, en sus redes sociales, en lo que se lee, escucha o ve… . tiene la procedencia o la identidad que suponemos, si es suficiente, si es oportuna, si es de calidad suficiente para elegir a las autoridades, para hacer las compras, para tratar nuestros problemas de salud. Nos preocupamos de saber si con la información disponible estamos o no en condiciones de entender la realidad o si tenemos suficiente insumo para intervenir en ella con poco margen de error.

59Se podrá alegar que siempre, en cualquier momento de la historia social, se ha necesitado de una buena información para desenvolverse en la vida. Y eso es cierto. El cambio actual es que la mediación entre la información, el conocimiento y la acción es cada vez más densa y esencial, porque el campo de la experiencia de los sujetos, permanece más o menos invariable en la historia humana, mientras que el campo de la información crece de manera espectacular cada segundo que pasa.

6. Seremos, cada vez más, una sociedad asistida tecnológicamente

60A la luz de lo señalado, podemos afirmar que estamos al comienzo de la cibersociedad, es decir de la sociedad cuyas funciones económicas de producción y de distribución, como de interacciones sociales privadas y públicas… empiezan a ser dominadas por los sistemas cibernéticos: aplicaciones informáticas, plataformas digitales, servicios electrónicos diversos… o por soldados robots que tomarán decisiones en terreno… . por sobre las formas directas de interacción de los sujetos en las transacciones de la vida cotidiana como en la toma de decisiones de todo orden. Para ilustrar esta afirmación, veamos el rol de la información a nivel biológico.

61Una avispa tiene en su ADN la información suficiente y necesaria que le permite vivir plenamente, realizar sus funciones de alimentación y de reproducción, resolver todos sus desafíos biológicos y lo hace sin mucha información externa que podría tomarle mucho tiempo adquirirla Una avispa no va a la universidad para hacer una microcirugía de alta complejidad, ni acumula mucha información de su entorno para realizar su misión de preservación de la especie.

62Con su equipamiento informativo inicial en su ADN, la avispa, logra identificar, localizar, atrapar y paralizar al gusano usando su aguijón en los puntos neurálgicos, depositar luego sus huevos para que una vez transformados en larvas, se alimentan de la carne fresca del gusano y no podrida. Con la misma información “interna” de su programa biológico, la avispa logra también cavar un agujero en la arena para poner el cuerpo del gusano y sus huevos en un lugar seguro para sus descendientes.

63Un ser humano para estar apto para hacer tareas complejas, semejantes a las de la avispa, necesita muchos años de preparación. Para ser profesional requiere de 18 años de escolaridad y seis años de infancia. Ser profesional lo logra alrededor de los 24 años de vida. Es decir, en casi un tercio de todo su programa de vida. Ello porque requiere de información adecuada, externa a su dotación informativa biológica, que se obtiene mediante un proceso formativo muy largo e incierto.

64La organización humana contemporánea, propia de la sociedad post-industrial, está haciendo el trayecto de imitación de la avispa, construyendo una cultura que le entregue a los sujetos una información fiable mediante la dotación de aplicaciones tecnológicas externas al sujeto que le permitan reemplazar un creciente campo de decisiones humanas por dispositivos e instrucciones ligadas a las tecnologías.

65Es lo que los informáticos e ingenieros, llaman aplicaciones tecnológicas e inteligencia artificial. Que en el fondo es el ordenamiento de información puesto en dispositivos de fácil acceso como los celulares, los computadores o en los dispositivos con funciones específicas, como los pilotos automáticos de aviones o trenes.

66Lo específico de estos dispositivos es que le otorgan a la información una función que antes no tenía, que es la de producir acción. Uso la información y mi clave para sacar dinero de un cajero automático, comprar un pasaje o pagar una cuenta. Esto no era posible antes del desarrollo de la infocomunicación que, sintéticamente, es la información asociada con acciones y con toma de decisiones que ante solo hacían los agentes humanos.

67Antes de la llegada de la “infocomunicación”, la información era un patrimonio que daba principalmente ventajas cognitivas y, por cierto, políticas. Por ejemplo, el que los sacerdotes del antiguo Egipto supieran sobre las crecidas del rio Nilo, tenía efectos políticos-prácticos para preparar la siembra como también fundaba el poder teológico. Saber leer la biblia en latín, durante la edad media en Europa, tenía efectos en el poder religioso que separaba a los que administraban la fe y el conocimiento divino de los que la ignoraban y esto daba también un poder terrenal por la vía del pago de las indulgencias.

68En todos estos casos la asimetría de posición de la información tenía consecuencias prácticas y cognitivas, pero no se correlacionaba con acciones inmediatas. Y esto es lo que ocurre con los dispositivos informacionales (Castells 1999) que la información junto con ser constitutiva de los poderes sociales, genera, con sus códigos, acciones que reemplazan a otros sujetos y que antes no se podían realizar.

69Hay, por ejemplo, un software, que se obtiene gratuitamente, que registra la frecuencia del sonido producido por un bebé, el que fue asociado con la acción sonora frecuente, cambiante y redundante de los bebés observados, llevó a identificar la relación entre la frecuencia e intensidad del sonido emitido con la necesidad fisiológica del bebé. Se pudo diferenciar esos sonidos, clasificarse con lo que permite identificar la necesidad-sonido y luego dar las instrucciones.

70De esta manera, una madre inexperta puede bajar a su celular esta aplicación que le indique si el bebé llora porque tiene hambre, sed, tiene dolor o está sucia, dándole instrucciones o indicaciones de qué hacer en cada caso.

71Este es un caso en que se puede observar claramente como una información construida tradicionalmente por un esfuerzo personal de observación, de error y de corrección, puede ser reemplazada por una aplicación infocomunicacional. Es decir, en este caso, no es necesario que la joven mamá haya conversado con su madre o con otras personas para cumplir su función maternal. Basta tener una interacción con un dispositivo electrónico mediado por un programa o aplicación. Se ha eliminado la adquisición de experiencia por la vía de la interacción madre-hija y se ha suplantado por una aplicación tecnológica.

72Podríamos pensar también que esta búsqueda tecnológica está asociada con la necesidad de disminuir los errores de nuestra intuición o la falta de confianza en nosotros mismos para lo cual estamos recurriendo a agentes externos o de infocomunicación o de inteligencia artificial para tener más seguridad en la toma de decisiones.

73Es posible que este afán de ir reemplazando nuestra propia experiencia por inteligencia artificial, que nos hace buscar la perfección y enfrentar las sucesivas negaciones, nos lleve a desear instalar un Juez electrónico que procese información detallada del caso a tratar, considere el contexto, las atenuantes y las agravantes del inculpado y aplique los códigos pertinentes existentes, para, finalmente, dictar sentencia.

74Podríamos pensar que este juez electrónico actúa con menos distorsión que un juez humano que está sometido a presiones e intereses que pueden serle difícil de manejar. Esta idea de una justicia limpia de presiones, es la idea que nos motiva a hacer un uso creciente de las prótesis tecnológicas (McLuhan 1993) y abandonar el esfuerzo por resolverlo de manera autónoma o directa.

75De esta manera, posiblemente la inteligencia artificial estaría llamada a reemplazar a la actual justicia corrupta e ineficiente de nuestra sociedad, de la misma manera que la burocracia de la sociedad moderna logró separar las funciones jurídicas, mediante la instalación de códigos y de procedimientos universales que pudieran reemplazar la discrecionalidad de la autoridad que ha descrito magistralmente Max Weber, superando con la nueva burocracia la arbitrariedad del rey.

76Pero de igual modo, el actual desarrollo de sistemas autónomos lleva también a delegar en dispositivos artificiales la acción de la guerra, cuyos límites e impactos estamos lejos de controlar. Veamos lo que se discute actualmente en la ONU sobre el tema: 116 especialistas en robótica e inteligencia artificial han redactado una carta dirigida a Naciones Unidas, en la que solicitan la prohibición del desarrollo de robots dedicados a la guerra.

77El documento cuenta con la firma, entre otros, de Elon Musk — fundador de Tesla y SpaceX— quien ya alertó hace un mes sobre los peligros para la civilización de la inteligencia artificial. Otro de los firmantes es Mustafa Suleyman, cofundador de la compañía de inteligencia artificial DeepMind, propiedad de Google (3 i).

78Es a este tipo de proceso de tecnologización y de dependencia informática que estamos identificando como la cibersociedad. Es el estado de convivencia social donde su curso de acción está dominado por los sistemas operativos programados, donde los sujetos interactúan tanto con otros sujetos humanos como con los servicios y plataformas informáticas, no pudiendo, muchas veces, diferenciar la identidad o naturaleza artificial o humana de sus “interlocutores”.

79Esta fusión de interacciones directas y las realizadas con identidades artificiales, se da en un contexto en que la tendencia es a generar una disminución cada vez más sensiblemente de las actividades directas entre sujetos humanos las que tienden a ser reemplazadas por dispositivos artificiales, especialmente cuando se trata de las acciones económicas pero que también incluyen las culturales y las propias del proceso cognitivo, mediado por la información almacenada en sistemas informáticos .

80El mundo laboral o productivo está cambiando mucho y cambiará más en la medida que se fortalezca la cibersociedad, que no se detendrá en su desarrollo, porque, por ahora, estamos viendo sus ventajas. Sin embargo, los desafíos presentes son de baja intensidad, frente a los que se vienen en los próximos 50 años. El aprendizaje y sus métodos, así como las competencias laborales tendrán trastornos o modificaciones enormes. Los robots serán más seguros para operar personas que los cirujanos más connotados del presente.

81También la manera de hacer y de vivir la democracia serán distintas a las actuales. El control ciudadano será cada vez más severo y habrá, posiblemente, mucha más rotación de las autoridades en sus cargos y los puntos de toma de decisiones se multiplicarán en diversos niveles y módulos.

82Si estamos definiendo por comunicación la relación o la puesta en común de una acción y un significado entre sujetos humanos, mediados por el lenguaje ¿Cómo podríamos denominar la relación entre un humano que compra un pasaje en avión (acción) relacionándose con una plataforma y una aplicación informática?

83Esta acción de compra, mediada por la tecnología, la denominaremos interacción sujeto-sistema informático, pero no la podemos denominar comunicación porque no hay una puesta en común de significados, no hay una relación simétrica o directa entre sujetos, aunque el sistema si permite una interacción que produce un beneficio para el sujeto.

84A esta relación sujeto-sistema informático, la denominemos relaciones de infocomunicación, porque se genera un servicio (compraventa de un pasaje) para un sujeto mediante el despliegue de los códigos informativos, con procedimientos de señales electrónicas (del dominio de la informática) pero sin que tengamos un interlocutor con el cual compartir significados reales.

85Ahora, con este ejemplo, sabemos que se pueden generar acciones entre un sujeto y un dispositivo informático e incluso generar cambios (datos) en el propio sistema informático y en el seno de la organización (empresa aérea). Esta forma simbólica-real de operar relaciones comerciales entre un sujeto y una organización, ocurre porque es mediada por un soporte informático, lo que es, sin duda, una característica central de la CIBERSOCIEDAD y que no existía en las sociedades anteriores.

86El dinero, en esta modalidad, tiene su presencia por la vía de transformarse en información codificada. El dinero interviene en la relación sujeto-sistema, porque se convierte en información, es decir, en una estructura formal codificada.

7. La utilidad de la información social

87Concordemos que la información, en tanto es representación formalizada o codificada de la realidad, tiene la gracia de reducir incertidumbre, acotar las dudas y el campo de probabilidades, lo que nos facilita la toma de decisiones.

88Paradojalmente, buscamos tener la mayor cantidad de información para conocer mejor una situación, pero la sobreabundancia de información nos lleva mucho tiempo en procesarla, y lo sabemos cada vez con mayor fuerza, nos genera nuevas incertidumbres, abre nuevas interrogantes porque tenemos más elementos que analizar y no siempre sabemos si éstas son pertinentes, incluso si son falsas o verdaderas las informaciones… . lo que no contribuye a la claridad en la toma de decisiones.

89Esta sobredosis de información ha derivado en una nueva entropía, perdiendo esta su principal función negentrópica de reducir incertidumbre, como es el deseo de todos nosotros y como se la considera en todas las teorías actuales.

90Esto nos plantea la pregunta siguiente: ¿Cuál es la cantidad óptima de información que necesitamos para la toma de decisiones con el menor margen de error o qué condiciones debe tener la información o un conjunto de ellas para ser fiable, oportuna, pertinente? ¿O qué características debe reunir un sujeto humano para manejar bien las informaciones disponibles y cometer menos errores?

91¿Qué depende de la calidad de la información y qué depende de la calidad del sujeto para reducir incertidumbre? Recordemos cual es la naturaleza de la información o cuál es su esencia para responder a estas preguntas.

92Para explicar el concepto de información en el campo social, es pertinente ubicar el tema en la fenomenología, es decir en la relación entre lo que llamamos la realidad, los sujetos que la observan o la integran y las categorías lógicas y lingüísticas que median entre los sujetos y entre los sujetos y la naturaleza.

93La información surge, o más bien se inicia, por la vía de la existencia de una señal en el espacio tiempo, como es- por ejemplo- la captación de la luz de una estrella. Tal presencia -que se distingue de otras señales- es susceptible de transformarse en un signo, por comparación o analogía con otras señales, para que un sujeto humano lo transforme o le asigne un significado.

94El significado, que es propio del sujeto, es al mismo tiempo un producto intersubjetivo (Husserl 1982) en el sentido que se establece sobre la base de sujetos inmersos en un proceso-contexto que participan de un fenómeno que exige el uso de su racionalidad, y que se alojan dentro de una estructura social común y que están dotados de un lenguaje que permite formular tal significado y compartirlo entre otros yoes o sujetos.

95El ser humano que observa o participa, puede simplemente emocionarse con la luz de la estrella y disfrutar de su belleza o considerar que tal señal puede entregar algún indicio (signo-señal) por ejemplo, sobre la edad de la estrella observada, que al ser sometida su luz a un espectrómetro (dispositivo que mide longitudes de ondas luminosas) y ser comparada con las luces de otras estrellas, entrega un rango de la edad de la estrella observada.

96De esta manera la señal proveniente de la manifestación de la naturaleza, da una pista al sujeto que, al ser analizada o comparada, proporciona un nuevo dato de la señal-signo el que se convierte en una información (lenguaje) que es la manera tangible que estructura la relación entre lo observado y lo asociado -comparado., entregando un nuevo significado.

97Llamo, en este caso, información, a la puesta en forma, mediante el lenguaje, de lo que pienso o sé sobre la luz de la estrella. Sin esta puesta en forma, no hay nada que haga tangible la observación. Informar es en consecuencia la acción de transformar en tangible las ideas o las emociones, provenientes del contacto con la naturaleza o del contacto con otros sujetos dotados de lenguaje, que están dentro de esta estructura social formal encuentra un soporte lingüístico que la sostiene y la hace distinguible de otras informaciones o estructuras (formas)

8. Información y conocimiento

98Y de esta manera, la información, es el conjunto de formas producidas y necesarias para que exista el inicio del proceso de la comunicación humana, proceso que se constituye en las relaciones entre sujetos. Esto permite que se transforme la señal de inicio en un proceso de observación cognitiva, en términos que los sujetos pueden articular un reconocimiento de señales dentro de otras señales y con lo cual se convierte en datos tales señales, al ser comparadas. Estos se transforman en información al ser formuladas y luego conocimiento al generar significado en los sujetos.

99A partir de la medición de la luminosidad de la estrella, la puedo asociar con otras luminosidades, haciendo uso de la abstracción lógica humana, lo que me permite teorizar sobre la edad de las estrellas o del universo.

100Hay en este caso, un procedimiento científico, que surge de asociar una señal (luz) con otra señal (rango de luz) por intermedio de un dispositivo (espectrómetro) que separa los rangos de luminosidad unos de otros. De esta manera, de una señal o dato inicial, (naturaleza) obtengo un nuevo señal-signo (sujeto) que, transformo en un significado nuevo que no estaba en su origen. A esto le llamamos conocimiento.

101La información es entonces, una puesta en forma (in-forma) de una señal, de una idea o de una emoción que, sostenida mediante el lenguaje, que ya no está en la propia naturaleza, sino que, en el sujeto interpretante, pero que puede salir del sujeto y objetivarse como una entidad independiente, configura un conocimiento.

102Esta objetivación que está sostenida en la forma, en la formulación, en la in-formación, es la base que permite que se transforme en una estructura que puede ser adquirida y procesada por sistemas informáticos no humanos. Por ello los computadores pueden “dialogar” con otros computadores y compartir base de datos y alimentar sus sistemas.

103La información, en este sentido, es una exteriorización codificada de las señales captadas y asociadas, inicialmente por sujetos humanos, pero que se hacen o existen, independiente de ellos. En otros términos, la información es el resultado de una relación de señales-signos (abstracción), propias del uso del lenguaje y que el humano en sociedad puede reconocer si tiene compatibilidad lingüística. (abril 1997)

9. Comunicación, Información y tiempo

104Mc Luhan, (2001) tenía toda la razón cuando establecía que la era eléctrica y electrónica nos devolvía a la aldea, a la tribu, con ello estaba afirmando que el tiempo de los sujetos que están dentro de la “aldea global” hiperconectada, rompe con los espacios y las distancias que existían previo a tal cambio y todo se vuelve a lo inmediato, sin importar la distancia. Por ello nos recordaba que la aldea moderna es una extensión de nuestro sistema nervioso central.

105A esto podemos agregar, cuando pensamos en los buscadores electrónicos como GOOGLE que, esos dispositivos o sistemas de búsqueda de información son una extensión de nuestro cerebro, de nuestra memoria, pero también de la memoria y del cerebro de otros. Y con ese dispositivo, que funciona siguiendo un algoritmo, interactuamos, hacemos preguntas y tenemos respuestas, generamos resultados y conocimientos, sin que exista un sujeto real en la red de la interacción.

106Y con ello se da la tremenda paradoja que acumulamos- en la red de internet- muchos más recuerdos e información de los que nosotros mismos producimos, convirtiéndose la “aldea global”, generada por la electrónica y la infocomunicación, en una realidad mucho más extraña que la aldea tribal que le da origen a la denominación de Mac Luhan, porque sabemos todo lo que pasa sin que necesariamente podamos actuar en esa aldea. Sabemos que hay guerra en Siria, pero no podemos hacer mucho para detenerla desde Chile, y aunque el gobierno de los EEUU o de Rusia tengan mucho que ver con lo que ocurre en Siria.

107Esta aldea global contemporánea es extraña no solo sobre la relación entre lo inmediato y las magnitudes de distancia, que hace que los espacios no tengan implicancia en la interacción, sino que también porque el conocer lo que sucede en ciertas partes de la aldea, no asegura el poder intervenir y cambiar las cosas como ocurría en la tribu primitiva.

108Por ejemplo, puedo informarme que hay matanzas tribales en Uganda, pero desde Chile o desde India, es muy poco lo que puedo hacer. La aldea global añade un campo de alienación a lo que ampliamente han definido Marx y Freud, el de la contradicción entre el saber y el no poder actuar o intervenir. Esta situación no estaba presente en las sociedades anteriores a la era electrónica. De esta manera, una nueva sensación de impotencia social y personal se instala con la aldea global electrónica informatizada: la de conocer inmediatamente lo que ocurre en cualquier parte del planeta y la impotencia para cambiar el curso de lo que ocurre.

109Dicho de otra manera, hay una contracción del tiempo y del espacio en la “aldea global”, descrita por Mc Luhan, pero no hay una ampliación real o una modificación sustantiva del campo de acción de los sujetos que la componen, los que siguen limitados en su interacción a sus espacios inmediatos o a sus realidades locales.

110La aldea global ha comprimido el espacio convirtiendo el planeta en un espacio común instantáneo, pero no ha podido cambiar del todo el dominio o el universo de sus habitantes en sus acciones comunicativas previas a la aldea global.

10. La sobreabundancia de la información y sus desafíos

111Evidentemente que uno de los desafíos mayores que presenta la cibersociedad es la generación de una cantidad impresionante de información, la que, junto con generar herramientas para tomar decisiones, produce, al mismo tiempo, una creciente entropía o proceso de desgaste de energía y pérdida de orientación ante las variedades de estímulos y de señales del medio ambiente.

112El valor de probabilidad de la información (científica o técnica) según nos enseña Shannon que se mide por la reducción de la incertidumbre, es difícil de aplicar para la información en ambiente social. Esto porque mucha información sobre un mismo acontecimiento puede generar – y es lo más probable- mayor incertidumbre,

113En el campo social, una información reduce mucho el campo de probabilidades cuando logramos identificar el juego de interés o la intencionalidad a la que responde la información o el discurso recibido.

114Y esto no es reducible a las cantidades matemáticas de información, sino que más bien, a distinguir qué se entiende de la relación información-luchas sociales, identificar los principales campos de intereses en juego, los que, a su vez, están limitados a campos de fuerza social posibles. (Escarpit 1983)

115Por ejemplo, en el Chile actual, hay tres fuerzas en disputa para definir el futuro del sistema de previsión social: Los que están a favor de mantener un sistema individual de ahorro obligado de pensiones, denominado AFP, los que están en contra del sistema actual: no + AFP y los que están por hacer modificaciones importantes, sin alterar la esencia del sistema, tal como se estableció en un estudio realizado en el Centro de Estudios de la Actualidad Nacional de la Universidad de Santiago de Chile.

116Si logramos identificar los campos de interés de estos discursos o informaciones en los medios sabremos por donde van las intencionalidades sociales y políticos de cada medio y del conjunto de ellos.

117Y esta manera de analizar si bien debe recurrir a la estadística para expresar las diferencias de tratamiento informativo, no es suficiente para comprender el rol de las informaciones o las líneas editoriales de los medios que elaboran información sobre el tema.

118Para lograr reducir la incertidumbre en el campo social, no basta con medir el valor de probabilidad, es necesario relacionar el contexto social político en términos de los campos de acción y de los intereses en juego con las informaciones que provienen de los sostenedores de estas posturas y que están representadas en cada uno de los medios en un período determinado. De manera explícita la entropía de la información social, se manifiesta en los siguientes aspectos:

119Una cantidad enorme de datos o de información, simplemente no pueden ser procesados por la mayoría de los seres humanos, es decir, el volumen, la frecuencia, la intensidad, los envoltorios informativos… sobrepasan la capacidad digestiva de los sujetos de darle acceso y de atribuiré significado. Es decir, es información que no logra tener vida social.

120Grandes cantidades de esas informaciones generadas en los sistemas de información no son pertinentes (Escarpit) o no tiene aplicación y sentido para los perceptores, constituyéndose en una verdadera basura, en toneladas de palabras-residuos, que no solo nos sobra y que no necesitamos, sino que nos intoxica y nos hace perder energía para enfocarnos en lo que deseamos o necesitamos.

121Mucha de la información disponible en las distintas plataformas es directamente falsa o mal intencionada, elaborada para respaldar intereses que muchas veces ignoramos. Esto incluye las identidades (avatares) verdaderas y falsas o adulteradas que se manifiestan en la realidad virtual, donde resulta difícil de detectar el verdadero domicilio del interlocutor o de si se trata de un robot o de un software malicioso o interesado. Las grandes empresas y las organizaciones de vanguardia, tienen sistemas destinados a procesar y evaluar grandes cantidades de información, hacer confrontación de datos, detectar las identidades falsas o peligrosas y hacer perfiles de los que generan información y ponerse al resguardo de las intoxicaciones o de los fenómenos de entropía propia de la sobreabundancia de información.

11. Información y democracia en Chile

  • 6 PIB per cápita 2017 en Chile es de $US 3.687. Ver en: https://www.datosmacro.com/pib/chile

122Si busco investigar o saber cómo está la economía y la democracia en Chile, debo identificar algunas señales del mundo social. Por ejemplo, tener presente el PNB del país6, que es el cálculo de lo que produce un país (población) durante un año, y lo dividido por el número de habitantes, logro saber cuál es el ingreso per cápita promedio de esos habitantes.

123Y si comparo los distintos ingresos de las personas de cada país, puedo establecer un ranking y saber cuáles y donde están los habitantes más ricos y los más pobres, en términos de información.

124De nuevo aquí, surge una información que, en este caso, proviene de combinar dos datos (abstracción matemática) que no están ni en lo dado espontánea y socialmente, ni en el solo espíritu lógico del sujeto. Está instalado como una estructura independiente porque intersubjetivamente hablando podemos establecer cuando un conjunto de pobladores es rico o es pobre.

  • 7 A pesar de la necesidad de combatir la pobreza y el reconocimiento de ser un fenómeno complejo con (...)

125Es decir, el concepto de pobreza depende de una especie de consenso conceptual abstracto. Por ello cambian los patrones de referencia de un país a otro. Para las Naciones Unidas el parámetro para medir la pobreza es muy bajo7, por lo que resultan ser pobres una cantidad relativamente pequeña. Pero si tomamos el referente de Bélgica y lo aplicáramos a la totalidad de las poblaciones de los países, tendríamos solo una parte muy pequeña de ricos en el planeta. Inicialmente la señal de partida es una abstracción, basada en una fórmula matemática previamente acordada) sobre la medición de la economía de una organización de sujetos (país) y no es, por cierto, una señal espontánea de la naturaleza ni una pura suma lógica.

126Sin embargo, el procedimiento para tener una información proviene de cruzar dos señales-datos, siguiendo un procedimiento lógico matemático. Mientras las grandes organizaciones como el FBI, la DEA, la CIA, las grandes empresas multinacionales, tienen una enorme capacidad de reducir incertidumbre, de procesar grandes volúmenes de datos… los ciudadanos comunes y corrientes, carecen de procedimientos o de recursos para evaluar la información que reciben y están expuestos a malas decisiones, engaños e ignorancia.

127La democracia, en teoría, es una forma de organización donde los ciudadanos eligen sus autoridades y las controlan, lo que implica que hay reales opciones de gobernar y quedan abiertas las discusiones sobre cómo orientar y calificar las informaciones que circulan en los medios y en las redes sociales.

128Esto implica que en una democracia están en disputa los significados de la realidad y la valoración de los políticos, mediado por los diversos agentes mediales que, en definitiva, ejercen el mayor poder de informar a la población.

129Las elecciones de autoridades en un sistema democrático, forman parte del juego del poder y estos procesos están mediados por las campañas político-electorales que producen discursos o información social, para ganar la confianza y el apoyo a los candidatos. El campo de lo políticamente correcto –propio de los códigos del sistema político- (Luhmann 2006) es muy amplio y los discursos generalmente, recurren a diversas estrategias para configurar una realidad aceptable o conveniente.

130El marketing, la publicidad, el lobby, las relaciones públicas, la propaganda y con mucha creatividad de palabras… acompaña estas campañas, cada vez con más fuerza en Chile. En general, las campañas apuntan mucho más a la emocionalidad de las personas que a las disputas por tener los mejores programas, con lo que se empobrece la función política y se debilita el universo del ciudadano.

131No está garantizado que el ciudadano inteligente, que sabe por quién le conviene votar, que tiene antecedentes suficientes para evaluar las propuestas y las acciones de los partidos y de los candidatos, logre plasmar – en la democracia chilena actual– sus preferencias. Debe luchar contra una industria cultural capitalista muy bien montada y con montañas de discursos que donde los candidatos se acusan mutuamente de ineficientes, de corruptos y se autoproclaman como los mejores.

132Solo alguien dotado de capacidad crítica, de entendimiento histórico de lo que está en juego, de autoconciencia de su realidad… podría estar en condiciones de tomar buenas decisiones. La pregunta es si la democracia chilena tiene muchos ciudadanos con estas características.

133Al final la frase que se viene en memoria ante esta pregunta es la respuesta: tenemos los gobernantes que nos merecemos. Y esto es lapidariamente cierto, porque en las democracias actuales, el que gana la guerra de las palabras es el que gana la guerra política y con ella el poder económico.

12. La guerra política y semántica

134Esto es así porque los discursos sociales y sus actores, (Verón 2013) se mueven en los ámbitos propios de la guerra semántica de los sujetos reales, dominados por la defensa de sus intereses y visiones, lo que los lleva a enfrentar un campo creciente de incertidumbre, muchas veces a ser parte de una guerra sucia en el amplio campo de la semantización de la realidad, (Foucault 1991) que se llama construcción de sentido en Habermas (1989) o construcción social de la realidad en Berger y Luckmann (1983.)

135Saber de la pertinencia de la información y de su valor en juego, es en no pocas oportunidades, más importante que conocer el valor de probabilidad, porque gran parte del valor de la información en el campo político y social se extrae o se logra cuando se separa lo verdadero de lo falso, lo aproximado de lo preciso, o se puede distinguir entre lo sustantivo y lo secundario, la distorsión de la orientación de la informacióndiscurso.

136Estas semantizaciones que los sujetos hacen inmersos en la industria de representación de la realidad o de simbolización de la realidad, se encuentran tanto en los discursos o en las formulaciones (información) como en las acciones que producen los actores o agentes sociales (comunicación), así como en la ficción del cine o la televisión y que recogen o difunden los medios masivos y las redes sociales, con sus propios enfoques y énfasis.

137Este es el tipo de insumo, denominado por los autores de Frankfurt como la “industria cultural”, lo que mayormente el conjunto de la población, dispone para su toma de decisiones políticas, sociales, económicas o para poblar su universo emocional.

138No debe perderse de vista que la interacción humana es dinámica y relativamente inestable y que muchas de las formulaciones o discursos obedecen a estrategias cambiantes de los sujetos, a intencionalidades no necesariamente reveladas o fácilmente detectables y donde mentir o engañar puede formar parte importante de la estrategia discursiva.

139Esta situación de cambiar o distorsionar el relato mediante la propia formulación de lo que se vive u observa, o simplemente mentir, no es frecuente o aplicable a los discursos y evaluaciones de los fenómenos naturales o a la construcción de los dispositivos tecnológicos, pero es sustantivo a las relaciones intersubjetivas (Foucault 2005).

13. ¿Cómo hacer frente a los desafíos de la entropía informativa?

140Una manera de enfrentar este desafío proveniente del exceso de información, es dotarse de capacidad crítica para seleccionar las fuentes más fiables o interesantes, tener capacidad para evaluar, comparar e inferir resultados de la información que se recibe, poder confrontar los discursos de las personas e instituciones con las conductas y actitudes que se observan en la vida cotidiana de esas personas para develar sus intenciones. Y esto es complejo y será cada vez más complejo.

141De allí la necesidad de avanzar hacia metodologías en ciencias sociales que permitan hacer este trabajo de selección y evaluación de la información, con celeridad y en tiempo oportuno. Un análisis etnometodológico, un análisis crítico del discurso, un análisis de contenido tradicional de las informaciones públicas, o un análisis semiótico o hermenéutico de cualquier texto… nos ayudan, pero son tan lentos y engorrosos estos procedimientos ante la multitud de información disponible, que los hace poco útiles en la vida práctica o cotidiana.

142Esto obliga a utilizar otros procedimientos de análisis de las informaciones, que solo son posible con las nuevas tecnologías digitales y nos llevan a pensar que la solución está en democratizar el uso del Big Data o la Minería de Datos, de asociar información social con informática, de modo que los intelectuales, el mundo académico, pongan a disposición de los ciudadanos algunas herramientas que reduzcan la brecha entre los que saben procesar información en grandes volúmenes y lo que no saben nada de esto, entre los que utilizan a fondo la información disponible y lo que lo utilizan de manera errática o deficiente, entre los que tienen información fiable y oportuna de los que carecen de información pertinente y útil.

143Se habla mucho hoy en Chile y en muchos países del mundo, de la post verdad, es decir, la imposición social engañosa de un pasado o un presente. Tal situación proviene de la capacidad que tienen los conjuntos humanos y sus sistemas de información de levantar visiones, de construir convicciones, de ganar elecciones… que no necesariamente se ajustan a la secuencia o al mérito de los hechos o fenómenos reales.

144Sabido es el caso vivido por el padre de Ana Frank que después de leer muchos relatos falsos o lejanos de su experiencia ante los nazis, es que decide publicar el famoso Diario de Ana Frank, que en el titulo original se llamaba “La casa de atrás”. Con ello buscaba restituir, en parte, la experiencia real de su hija – también judía – vivida en sus años de encierro durante la ocupación nazi en Holanda.

145Siempre somos sujetos de eventuales engaños, masivos, personales o grupales, cualquiera sea el tipo de sociedad en la que hayamos vivido. En nuestras sociedades abundan la mentira, las medias verdades, las distorsiones… mezcladas con miedos aprendidos o no superados y con aspiraciones obsesivas o cambiantes.

146La historia social humana es una historia de engaños y de desengaños, de viejas y de nuevas creencias, de construcción y desconstrucción de conocimientos con individuos y organizaciones en permanente disputa por ganarse el corazón, el trabajo y la razón de las personas. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Cervantes, ilustra magistralmente estos “entuertos” que no logramos superar.

147Estos relatos y experiencias están mediados por la información colectiva y personal, por los procesos de apropiación de significados generados o ayudados por esas estructuras o formas que circulan.

148Sin embargo, nunca en la historia anterior, habíamos generado tal cantidad de palabras (Foucault 2005), representaciones abundantes, antagónicas y complementarias, pertinentes y desorientadoras al mismo tiempo. Y estas gigantescas montañas de palabras es el caldo de cultivo para cometer los grandes errores o enfrentar los desafíos con inteligencia.

149Esta guerra encarnizada por semantizar la realidad, por definirla, por entenderla, por intervenirla, se hace cada vez más pesada y pesante para los dirigentes y los dirigidos, los productores y los consumidores, para las autoridades, expertos y para la población porque los agentes que producen significados o información en los sujetos, aumentan las contradictores, el número de las verdades… .aumentan, las capacidades de difusión aumentan, los fenómenos sociales por esta razón fundamental, se hacen cada vez más complejos y las certezas no terminan de durar cada vez menos.

150La reducción de incertidumbre apunta en gran medida a la eficacia y eficiencia dentro de la tradición intelectual dominante en el presente. Pero aquí estamos llamando la atención sobre los aspectos que apuntan en dirección de la libertad y de la responsabilidad social.

151Precisamente es la responsabilidad la que está siendo abandonada por los gobiernos y la población de las sociedades dominadas por el mercado, pero también es la actitud hegemónica de la ciencia moderna de la información. De la misma manera, la semántica tiende a ser desplegada para dar sentido a ese sujeto que debe tomar una decisión meramente libre, pero olvidando la solidaridad o la colaboración y situándose frecuentemente en el campo de la competencia con los demás.

152Aquí, con este texto, ofrecemos diferentes caminos para entregarles herramientas de análisis para que avancemos en la obtención de una información pertinente para los ciudadanos que puedan desplegar su inteligencia para relacionarse entre sí y con sus autoridades y con ello mejorar nuestras condiciones reales de vida democrática.

Bibliographie

Bibliografía

Abram, S. (1999) "Posicionamiento de los profesionales que trabajan en las bibliotecas especializadas en la post–era de la información", en Revista de Tecnología de la Información. No. 4 Año 1. Biblioservice C.A. Maracaibo– Venezuela. p.p. 34–38.

Abril, G (1997) Teoría General de la Información. Información, Datos, Relatos y Mitos. Barcelona. Editorial Cátedra, Colección Signos e Imagen

Adorno. T. (1986) Dialéctica Negativa, La Jerga de la Autenticidad. Obra Completa, Madrid. Editorial Akal, Colección Básica de Bolsillo. Traductor Alfredo Brotons

Berger, P y Luckmann, T. La Construcción Social de la Realidad. Madrid Amorrortu Editores

Borgucci, E. (1999) "La gerencia del conocimiento y la ética en la organización virtual", en Revista Educación y Ciencias Humanas. No. 13. Año VIII. Maracaibo– Venezuela, pp. 61–77.

Capurro, R (2005) Ética de la Información. Un intento de ubicación. Traducción de un artículo en alemán publicado en International Review of Information Ethics. Traducción hecha por el propio Rafael Capurro. Fue publicada en la revista Códice: Revista de la Facultad de Sistemas de Información y Documentación. Universidad de la Salle, Bogotá Vol. 1, n 2.

Castells, M. (1999). La era de la información. Economía, Sociedad y Cultura. Vol. 1. Madrid: Siglo Veintiuno Editores.

Eco, U. (1992) Los límites de la interpretación. Barcelona: Lumen.

Eco. U (2000) Tratado General de Semiótica. Barcelona. Quinta Edición 2000. Editorial Lumen. Traducción: Carlos Manzano.

ESCARPIT, R (1994), Sociologie de la littérature Paris, Presses Universitaires de France

Escarpit, R. (1977) Teoría General de la Información y la Comunicación. Barcelona ICARIA

Escarpit. R (1983) Teoría de la Información y Práctica Política. Barcelona. España. Fondo de Cultura Económica

Foucault, M. (2005). Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión. (A.G. Camino, Trad.) Madrid: Siglo Veintiuno.

Foucault, M. (2005). La arqueología del saber. (A.G. Camino, Trad.) Buenos Aires: Siglo Veintiuno.

Foucault, M. (2001). Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones. (M. Morey, Trad.) Madrid: Alianza.

Foucault, M. (1996). Tecnologías del yo y textos afines. Barcelona: Paidos. Foucault, M. (1996). Foucault, M. (1991). Saber y verdad. Madrid: La Piqueta. Ariès, P., Bejin, A., & F

Galindo, L. J. (2000). "Hacia la construcción de mundos posibles en nuevas metáforas conceptuales", en Revista Comunicación No. 109. Ob. cit. p.p. 44–49.

Habermas, J. (1981) Historia y crítica de la opinión pública. Gustavo Gili, Barcelona,

Habermas, J. (1988) La lógica de las ciencias sociales. Tecnos,

Habermas, J. (1987) Ciencia y técnica como ideología. Tecnos, Madrid,

Habermas, J. (1981) Teoría de la acción comunicativa, 2 vols. Taurus, Madrid, 1

Habermas, J (1989) Teoría de la acción comunicativa: Complementos y estudios previos. Cátedra, Madrid,

Habermas, J. (1989) El discurso filosófico de la modernidad. Taurus, Madrid,

Habermas, J. (2012) Mundo de la vida, política y religión, Trotta, Madrid,

Habermas, J . (2016) En la espiral de la tecnocracia, Trotta, Madrid.

Husserl, E, (1982) La idea de la fenomenología. Cinco Lecciones, trad. de Manuel GARCÍA-BARÓ, Fondo de Cultura Económica, México; Madrid; Buenos Aires. El original alemán es: Die Idee der Phänomenologie. Fünf Vorlesungen, editado por Paul JANSSEN, Felix Meiner Verlag, Hamburg, 1986.

Kuhn, T (2013) La Estructura de las Revoluciones Científicas. Madrid. Fondo de Cultura Económica de España. Traducción de Carlos Solis.

McLuhan, M. (1996). La Galaxia Gutenberg. Madrid, España: Editorial Aguilar.

McLuhan, M. (1993) Comprender Los Medios de Comunicación, Barcelona, Buenos Aires, México. Editorial Paidós

Mattelart, A. (2003). "La sociedad de la información. El enfrentamiento entre proyectos de investigación", en Revista Diálogos. No 67 (septiembre) FELAFACS. Lima–Perú. pp. 19–28.

Luhmann, N (2007) La Sociedad de la Sociedad. México. Editorial Heder. Traductor Javier Torres.

Pineda, M. (2003) "La sociedad de la información como una sociedad en transición: Caracterización, tendencias y paradojas", en Revista de Ciencias Sociales. Vol IX, No. 2. Mayo–Agosto de 2003. Universidad del Zulia. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales.

Sodré, M. (1998) Reinventando la cultura. La comunicación y sus productos. Barcelona–España: Gedisa.

Vedral, V (2012) Decodificando la realidad. El universo como comunicación cuántica. Traducción de Josep Sarret Grau. Madrid Ediciones de Intervención Cultural/Biblioteca Buridán

Vera, H (2008) Epistemologias del Periodismo y de la Comunicación Política. Ciberdemocracia vs Ciberdictadura. Santiago de Chile, Editorial USACH. Colección Humanidades.

Veron, E. (2004) La Semiosis Social. Fragmentos de una Teoría de la Discursividad. Barcelona, Paidós.

Veron, E (2013) La Semiosis Social 2. Ideas, Momentos, Interpretantes. Buenos Aires, Barcelona, México. Paidós Estudios de Comunicación 38

Wolton, D. (2000) Sobrevivir a Internet. Barcelona–España: Gedisa.

Notes

1 El Centro de Estudios de la Actualidad Nacional, CEAN USACH, fue creado el año 2016 por la Escuela de Periodismo y la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago de Chile para monitorear los medios digitales chilenos y generar políticas públicas en este tema. Su sitio es: www.ceanusach.com

2 El Ranking anual elaborado por el Foro Económico Mundial dejó a Chile en el puesto 35 a nivel global en el uso de tecnologías de información y de comunicación. Finlandia lidera el listado. A nivel latinoamericano, Chile es el país que más alto aparece en el listado, al igual que en 2013. Esto pese a bajar una posición, cediendo el lugar 34 a España y quedando en el puesto 35. Fuente:http://www.emol.com/noticias/tecnologia/2014/04/23/656703/chile-es-lider-regional-en-uso-de-tecnologias-de-informacion-y-comunicacion.html

3 La cibersociedad se inscribe en un escenario postmoderno en donde podemos visualizar la interconexión y fusión de ciertos componentes arquetípicos con las últimas manifestaciones de la cultura tecnológica. Efectivamente, es posible entender los medios de comunicación como prolongaciones del hombre.

4 El concepto “industria cultural” en este texto, se utiliza en el sentido de los autores de la Escuela de Frankfurt, es decir, como la producción simbólica masiva de los dispositivos hegemonizados por las clases dominantes, entendiendo la cultura como parte de los procesos económicos en la generación de “conciencia falsa” y pérdida de la utopía social como de la conciencia crítica en la población.

5 La transition des termes et initiales (TIC) et autres, faisant passer en trente années du domaine informatique au domaine numérique, n’est pas neutre. Il traduit un changement dans l’impact de l’objet informatique dans la société: de simple machine à automatiser le traitement de l’information, on en est venu à un environnement global envahi d’objets dont le fonctionnement est fondé sur l’informatique en réseau, c’est-à-dire sur des interactions à partir d’information 3i: https://elpais.com/tecnologia/2017/08/21/actualidad/1503310591_969485.html

6 PIB per cápita 2017 en Chile es de $US 3.687. Ver en: https://www.datosmacro.com/pib/chile

7 A pesar de la necesidad de combatir la pobreza y el reconocimiento de ser un fenómeno complejo con múltiples dimensiones, continúa existiendo un amplio debate en torno a cómo medirla. La importancia de esto radica en que la forma en que se mida va a determinar los números de pobreza que se obtengan y, por lo tanto, las recomendaciones de políticas que se realicen. Es decir, la metodología empleada en la medición de la pobreza tiene una implicancia práctica fundamental. Es por ello que medidas alternativas no son indiferentes entre sí, sino que por el contrario conllevan distintos resultados y, en definitiva, diferentes visiones subyacentes acerca de cómo combatirla. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1852-42222015000200003.

Auteur

Periodista, Universidad de Concepción (Chile); Doctor en Comunicación Social Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Evaluador académico de proyectos de Conicyt en Becas Chile, Representante del Colegio de Periodistas en el Fondo del Pluralismo de Conicyt. Consultor de la Unesco y del Consejo de Europa en materias de educación en Derechos Humanos. Ha sido Vicerrector de la Universidad Católica del Norte de Antofagasta. Integrante del Consejo Académico de l’Université de Paix, Namur, Bélgica. Director de varias escuelas de periodismo de Chile y de la Universidad de Santiago de Chile en particular. Académico durante 21 años en la Universidad de Santiago de Chile de las cátedras de Teoría y de Metodología de la Comunicación. Autor de diversos libros sobre la comunicación política y el periodismo. Su último libro (Editorial Usach) se titula: Epistemologías del periodismo y de la comunicación política. Actualmente es Director y fundador del Centro de Estudios de la Actualidad Nacional (CEAN USACH)

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search