Version classiqueVersion mobile

Jorge Millas. Aproximaciones a su obra

 | 
Maximiliano Figueroa Muñoz
, 
Cristóbal Friz Echeverría

Proyecciones y tensiones de una idea. Jorge Millas y su defensa de la universidad230

Cristóbal Friz Echeverría

Texte intégral

  • 230 Proyecto FONDECYT de Iniciación N° 11170435.
  • 231 Entre la abundante bibliografía a este respecto, cabe mencionar algunos títulos: Giannini, Humberto (...)
  • 232 Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad. Santiago, Editorial del Pacífico/CPU, 1981. Hay un (...)

1Desde su muerte en 1982, y con decidida fuerza en los últimos años, diversos intelectuales han puesto de relieve la labor intelectual y política de Jorge Millas durante la dictadura militar. En esta labor se ha destacado, entre otros hechos, su participación en la primera Comisión de Derechos Humanos en 1978. También su intervención oral, junto al ex presidente Eduardo Frei Montalva, en el Teatro Caupolicán de Santiago, en vísperas del plebiscito a la Constitución en 1980. Junto con ello, se ha señalado – acaso como su gesto de mayor fuerza o repercusión– su defensa de las universidades frente a la intervención cívico-militar, y su crítica al proyecto de hacer de las mismas entidades competitivas en clave mercado. Éstos y otros sucesos, han llevado a presentar a Millas como uno de los principales intelectuales críticos de la dictadura231. En las páginas que siguen, haré una breve revisión de la “Segunda Parte: Después de 1973” de Idea y defensa de la universidad (1981)232, obra que en su conjunto recoge algunas de las conferencias, artículos, ensayos y discursos que, desde la década del 60, el filósofo dedicó al problema universitario. Como es de esperar por la data de los textos que componen esta Segunda Parte, es en ella donde se encuentra, en gran medida, la crítica de Millas a la situación de las universidades chilenas bajo el régimen político encabezado por Augusto Pinochet.

2En mi parecer, esta Segunda Parte es, por un lado, expresión del pensamiento educativo-universitario de Millas –el cual es indisociable del estado de cosas que define a las casas de altos estudios chilenas en las dos últimas décadas de su vida–, y de su defensa de las mismas durante la dictadura. Puede considerarse, complementariamente, como un documento o un testimonio epocal que, en cuanto tal, está cruzado por las tensiones, los problemas y contradicciones que definen en buena medida el período de los escritos. En lo que sigue, procuraré poner en evidencia tales aspectos, y mostrar que, con todas las distancias que podamos (y acaso debamos) tomar respecto del pensamiento educativo-universitario del autor, los documentos que componen la Segunda Parte son un importante incentivo para pensar y repensar la situación de nuestras universidades en el presente, de cara al futuro.

Educación, universidad, democracia

3Antes de ingresar a Idea y defensa de la universidad –a su Segunda Parte, específicamente–, es conveniente esbozar panorámicamente el pensamiento educativo de Millas, y el lugar que ocupa la universidad en el mismo. Para este propósito, es de fundamental importancia el último capítulo de El desafío espiritual de la sociedad de masas (1962), titulado “Una nueva educación para una nueva sociedad”. Lo son además algunos textos compilados en De la tarea intelectual (1974), obra que recoge textos de 1962 y 1974.

  • 233 Millas, Jorge, “Una nueva educación para una nueva sociedad”, El desafío espiritual de la sociedad (...)

4En el capítulo que cierra su obra sobre la sociedad de masas, de 1962, el filósofo establece un vínculo indisociable entre individuo, sociedad y educación. Señala que únicamente se educa al ser humano (al “hombre”, según sus términos), en tanto que ser político, para incorporarlo a la comunidad que quiere realizarlo como tal; y a su vez, que la sociedad política tiene lugar únicamente por los sujetos educados que la hacen posible. El resultado de esta consideración es, para el autor, por un lado, que toda educación es “para la vida en común, o mejor, para la realización intersubjetiva del hombre”; y por otro, que sin educación no hay una sociedad defectuosa, más bien no hay sociedad alguna233.

  • 234 Ibíd., p. 181.
  • 235 Millas, Jorge, “El escritor y el deber intelectual” (1974), De la tarea intelectual, Santiago, Univ (...)

5Nuestro autor especifica la mentada relación, indicando que la educación es el proceso por el que la sociedad, consciente y reflexivamente, se conserva, renueva y perfecciona a sí misma. Este “proceso autorregenerativo”, como le gusta nombrarlo, tiene lugar según él por la formación de los individuos que componen la comunidad; es decir, que para conformarse a sí misma, la sociedad forma a los sujetos como individuos234. Para Millas, formar a los sujetos como individuos corresponde a desarrollar en ellos todo lo ínsito en sus posibilidades de ser, lo que como salta a la vista, se condice con el clásico precepto según el cual la educación sería un proceso de actualización de ciertas potencias presentes en el ser humano. Éste, en su opinión, es una realidad que se hace plena en cuanto es consciente de sí: Millas refiere, en efecto, “la circunstancia de ser tal la condición humana, que sólo en la conciencia de sí alcanza el hombre su cabal substantividad. El hombre sólo es tal –diríamos– en cuanto está ante sí mismo”235.

  • 236 Millas, Jorge, “Los estudiantes y el deber intelectual” (1962), Op. cit., pp. 64, 65.

6En oposición a lo que pudiera parecernos en un primer acercamiento –en oposición, incluso, a lo que pudiera desprenderse de su primera obra, Idea de la individualidad (1943), en la que resaltan ciertos ribetes individualistas en su concepción de la vida humana–, esta autoconciencia no supone para el filósofo aislamiento o solipsismo. Por el contrario: este estar ante sí, que es primariamente una forma de entender y comprender –es decir, un acto o suceso intelectual–, se da a la par que se está ante el otro, que lo reconozco como un igual a mí. Según Millas, “El entenderse implica (…) el acto primordial de la humanidad del hombre, que es reconocer al prójimo, es decir, al hombre mismo”. En base a esta afirmación sostiene que el entendimiento es “el reconocimiento del prójimo como persona”236.

7En base a estas consideraciones, el intelectual chileno estima que, sin menospreciar otras potencialidades del ser humano –como su sensibilidad–, la educación es y debe ser ante todo formación de su pensamiento. Esta formación, por su parte, no tiene para el autor valor por sí misma, aislada del contexto social en que acontece la vida individual. Ella debe apuntar, más bien, a la posibilidad del sujeto de realizarse plenamente ( “espiritualmente”, dirá él) en el trato con los demás, bajo el entendido de que lo humano consiste en la posibilidad de ser individuo, en relación con quienes conforman la comunidad política.

  • 237 Millas, Jorge, “El escritor y el deber intelectual” (1974), p. 24; “Platón: La misión política del (...)

8Como vemos, el concepto de educación de Millas descansa en el vínculo por él establecido entre el sujeto humano –que sólo es pleno en cuanto individuo en relación de reconocimiento con el otro– y la sociedad, la que se regenera y perfecciona mediante la constitución de sus miembros. Avancemos señalando que para nuestro autor el sistema político más propicio para la constitución de la individualidad es la democracia, en cuanto régimen que no sólo se condice con lo indeterminado y abierto de la historicidad y la libertad humanas, sino como aquel que permite hacer de los seres humanos verdaderos individuos, que se reconocen como sujetos de “interés infinito” en sus mutuas relaciones. De ahí que sostenga que la educación, como proceso autorregenerativo de la sociedad mediante la formación plena de sus integrantes, tiene en la sociedad democrática sus mayores posibilidades de realización237.

  • 238 “Una nueva educación para una nueva sociedad”, pp. 213-216.

9Ahora bien, no obstante reconocer Millas la importancia de la educación básica y secundaria en la conformación del individuo y la sociedad, postula –y ésta es sin duda una de las tesis principales de su filosofía educacional– que es el nivel universitario la instancia culminante y decisiva del proceso educativo. En su parecer, si bien son pocos los sujetos que acceden a este nivel de formación (pensemos que Millas desarrolla este postulado a comienzos de los 60, cuando en nuestro país, por ejemplo, son grupos muy minoritarios los que cursan estudios universitarios), es toda la comunidad, mediante la formación de estos pocos, la que es educada y reeducada. La universidad, sostiene el autor, es la instancia en que se forma el “equipo director de la sociedad”. A éste corresponde, según él, recibir una formación que alcanza un nivel de “plenitud en extensión y hondura”, lo que es requerido, en sus palabras, por “la selección intelectual y funcional de la minoría que accede” a ella238.

10Millas piensa a la universidad como una institución primaria y fundamentalmente docente, en la que estos grupos minoritarios son formados, ante todo, en el ejercicio de la inteligencia y el pensamiento, por obra del contacto con las grandes conquistas de la “ciencia”, entendida en un sentido lato y comprehensivo, como el saber más avanzado de cada época respecto del mundo, en sus dimensiones natural, histórica, social, antropológica, etc.

  • 239 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 130; “Prólogo” (...)

11Dado que, como mencioné anteriormente, para nuestro filósofo el conocimiento no se justifica por sí mismo, sino en relación al contexto humano en que se desarrolla la individualidad, sostiene que esta educación de los futuros dirigentes por medio de la formación de su inteligencia, tiene un carácter moral. Millas habla, en efecto, del “valor intelectual y moral del conocimiento”; y en consecuencia, de la universidad como el lugar donde la racionalidad puede y debe “imponer la compostura práctica y la dignidad moral sobre los seres humanos”. A propósito de este componente moral y valórico que según Millas tiene el conocimiento, y de la universidad como institución que educa en el ambiente creado por la inteligencia para el saber, sostiene: “la universidad sí se requiere, y es insustituible, para dos fines: primero: crear un ambiente en donde la inteligencia y la ciencia puedan convertirse en disciplina colectiva; y, segundo, traspasar a la juventud, y a través de ella, mediante hábitos y destrezas, a la nación entera, los valores y resultados de dicha disciplina”239.

  • 240 Millas, Jorge, “Democracia y autoridad universitarias” (1967), Ibíd., pp. 49-50.

12De la mano de lo anterior –y a propósito de la relación establecida entre educación y democracia–, Millas afirma que a pesar de ser una institución selectiva y a la que por fuerza ha de acceder una minoría, la universidad “es y no puede dejar de ser esencialmente democrática”. Esto se debe, según el autor, a su misión fundamental de enseñanza basada en la ciencia y en la posibilidad de acrecentar el conocimiento ya existente. En sus palabras: “La relación de enseñanza intelectual y moral es un vínculo entre personas que se valoran como tales, y se sitúan en el plano igualitario de la comprensión racional y del común interés por la verdad”. Considerar esto equivale, para Millas, a sostener que la universidad es democrática, en cuanto es una “calificación (…) intelectual y moral” la que permite a sus miembros pertenecer a ella240.

  • 241 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 124. Indiquemos (...)

13Debe anotarse –a modo de contextualización y de apunte crítico– que las reflexiones de Millas sobre el carácter democrático de las casas de estudios superiores que acabo de referir, pertenecen a un artículo de prensa titulado “Democracia y autoridad universitarias”, publicado en octubre del 67, a propósito del proceso de reforma universitaria en curso, al que se opone abiertamente. En efecto, la afirmación del carácter “esencialmente” democrático de la universidad, es en buena medida una reacción de Millas ante las exigencias – en boga en aquel entonces– de “democratizar” las universidades. Dichas demandas de democratización, como se sabe, apuntaban, por una parte, a abrir las instituciones a las necesidades sociales (en buena medida, mediante la extensión); a aportar, por otra, formación a más personas que las minorías que hasta el momento accedían a ella; y a hacer más participativas las decisiones al interior de las casas de estudio, por medio del cogobierno académicos-funcionarios-estudiantes. Sobre este último asunto, el autor es enfático al señalar que le parece un despropósito y un contrasentido que los alumnos quieran participar de los procesos de conducción de las instituciones: habla, pues, del “absurdo de pedir la universidad orientación a quienes ella se las debe según la naturaleza misma de las cosas”. Es esta “naturaleza” de las cosas, en la óptica del autor, la que establece una suerte de jerarquía (acaso natural, por tanto) entre quienes ya saben –los docentes– y los estudiantes, que como sujetos en formación, y aún desprovistos de saber, deben supeditarse a aquéllos241.

  • 242 Millas, Jorge, “Universidad y sociedad” (1969), Idea y defensa de la universidad, pp. 72-74.

14Consecuencia de esta interpretación elitista de la educación y la universidad, y en general de la sociedad, la cultura, la política y la democracia –es decir, una democracia dirigida por las elites formadas en la universidad, y que formándolas a ellas educa a la sociedad en su conjunto–, es la consideración de que la universidad es “una condición de existencia de la sociedad”. Esto se debe, según Millas, a que en tanto que lugar de cultivo y circulación del pensamiento libre –ejercicio de por sí democrático, según él– la universidad comparece como norma de la sociedad, como instancia orientadora de la vida en comunidad. Así lo establece el autor: “Desde su campo de verdad y en función de su riguroso quehacer de conocimiento, la universidad es, frente a la sociedad, no sólo formadora de sus miembros, sino normativa”242.

15Finalicemos este breve boceto del ideario político-educativo de Millas, llamando la atención sobre el hecho de que esta concepción elitista de la educación, la cultura y la política no es nueva en nuestro país, y que mucho menos habría que rubricarle a Millas su autoría. La misma, o una versión no muy distinta, se hace presente –por mencionar un ejemplo representativo– en Andrés Bello, fundador y primer rector de la Universidad de Chile, y que desempeña un papel crucial en la consolidación de nuestro sistema educativo en el siglo XIX.

  • 243 Bello, Andrés “Sobre los fines de la educación y los medios para difundirla” (1836), López, María J (...)
  • 244 Cf. Ruiz Schneider, Carlos, De la República al mercado. Ideas educacionales y política en Chile, Sa (...)

16Bastará recordar que, para este insigne intelectual, la educación era de importancia tal en la construcción de un orden republicano, que no dudó en afirmar que ella debía tener una “generalidad suficiente”. Todos los “hombres”, para Bello (presumiblemente por “hombres” pensaba única o principalmente en los varones), debían recibir alguna educación, pero no todos la misma, “porque cada uno tiene distinto modo de contribuir a la felicidad común”. La justificación de esto, según Bello, residía en que aun cuando un orden republicano supusiese una igualdad institucional o formal, había “una desigualdad de condición, una desigualdad de necesidades, una desigualdad de método de vida”243. La educación debía, por lo tanto, acomodarse a dichas desigualdades, reproducirlas y sancionarlas. Para ello debía ofrecer una formación primaria, orientada al trabajo, para las masas populares; y una formación científica y humanista, en los niveles secundario y universitario, para los sectores dirigentes244.

  • 245 Bello, Andrés, “Discurso pronunciado en la instalación de la Universidad de Chile” (1843), López, M (...)

17Este elitismo y aristocratismo, en efecto, se hacen patentes asimismo en el discurso que pronuncia Bello con ocasión de la instalación de la Universidad de Chile en 1843. Ahí sostiene que, aun cuando la instrucción primaria y secundaria le parecen de gravitante importancia, el mejor favor que se le puede hacer a la sociedad chilena en materia educacional es fortalecer las instituciones superiores, entendiendo que “de estos centros es de donde se derraman [las adquisiciones científicas] por las diversas clases de la sociedad”. A ello agrega: “La instrucción literaria y científica es la fuente de donde la instrucción elemental se nutre y se vivifica; a la manera que en una sociedad bien organizada la riqueza de la clase más favorecida de la fortuna es el manantial de donde se deriva la subsistencia de la clase trabajadora, el bienestar del pueblo”245.

La universidad: enajenación y defensa

18Una vez revisada en términos generales la concepción de educación y universidad del filósofo chileno –que, como hemos visto, redunda y descansa en una determinada interpretación de la sociedad, la política y la democracia–, nos encontramos en condiciones de abordar el texto que acá nos convoca: Idea y defensa de la universidad, puntualmente su Segunda Parte. Tal como señalara al comenzar este trabajo, el libro corresponde a una selección de los escritos que Millas dedica al tema universitario entre 1961 y 1981. No obstante su carácter antológico, él mismo tiene, según expresión de su autor, una “unidad”, que se enraíza en la interpretación de Millas respecto de la situación de las universidades chilenas en las décadas comprendidas.

  • 246 Millas, Jorge, “Prólogo” (1981), Idea y defensa de la universidad, p. 9. Este concepto de alienació (...)
  • 247 Véase Scherz, Luis, La universidad chilena desde los extramuros, Estudio introductorio y compilació (...)
  • 248 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), Idea y defensa de la uni (...)

19Dicha situación es caracterizada por nuestro autor como un estado de continua enajenación o alienación. Millas entiende estas categorías –centrales, como sabemos, para autores como Hegel y Marx–, en el sentido del traspaso de una cosa (para el caso que nos ocupa, la universidad) a un poder ajeno o extraño, lo que tiene por resultado que su discernimiento y voluntad –su autonomía, a fin de cuentas– ya no le pertenezcan246. Según el filósofo, la enajenación de nuestras universidades se remonta a la segunda mitad de la década del 60, cuando desde determinados sectores, principalmente de izquierda, se esgrime una serie de demandas a las casas de estudios, desembocando en el proceso de reforma universitaria. En oposición a otros intelectuales de la época –como Luis Scherz, por sólo mencionar un ejemplo247–, Millas se opone rotundamente a la reforma en curso, por considerar que ella tiene por finalidad principal o exclusiva que algunos grupos políticos de izquierda tomen el control de las instituciones; es por ello que a este respecto habla del “asedio político a la universidad chilena”248.

  • 249 Jaksic, Iván, Op. cit., p. 107; y Muñoz, Fernando, Op. cit.

20Conviene anotar, siguiendo a Iván Jaksic y Fernando Muñoz249, que en un comienzo Millas mira con buenos ojos la intervención militar a las casas de estudios superiores, bajo la esperanza de que ella devolvería el orden a las mismas. No debemos olvidar, pues, que por la época nuestro autor es, si bien no un militante, sí un simpatizante cercano de la Democracia Cristiana. Dicha confianza se quiebra –como en general sucedió a los sectores de centro que en un comienzo apoyan, sin disimulo, el Golpe de Estado del 73– en un período de cerca de dos años, probablemente debido a la constatación de que, lejos de restituir el orden y devolver la conducción de las instituciones a los académicos, la intervención se mantendría en el tiempo.

  • 250 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), p. 84.

21Este quiebre se pone de manifiesto en un artículo de 1976, titulado “Imperativo de confianza en la universidad chilena”, en el que Millas denuncia la vigilancia a la que son sometidas las instituciones. Aquí habla de la “universidad vigilada”, e indica que ésta no constituye un estado de cosas mejor que el que representara la “universidad comprometida” de la reforma y del gobierno de la Unidad Popular. Ambos modelos, en su parecer, descansan en la idea de que la universidad debe asumir un compromiso social determinado: con la revolución y el cambio social, por un lado, y con los fines del Estado totalitario por el otro. En la perspectiva de Millas, el único compromiso legítimo de las casas de estudios superiores es servir a la nación mediante el conocimiento avanzado (la “ciencia”), como instancia en cuyo contacto deben formarse las capas dirigentes de la sociedad250.

  • 251 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 133, 134.

22Como vemos, para Millas la intervención militar-gubernamental de las instituciones, es la reacción ante los estragos que afectaban a las universidades desde mediados de los 60, no obstante lo cual, posteriormente reconocerá que la supuesta solución resultaría tan perjudicial como el mal que se trataba conjurar. Así lo expresa en 1980: “Nos politizaban –alienándonos– las contiendas de los partidos introducidas desde fuera, y ahora nos politiza –siempre alienándonos– la autoridad de gobierno”. Dentro de los elementos que configuran la enajenación producida por la intervención militar, el filósofo destaca el hecho de que las autoridades universitarias sean designadas por el gobierno, el cual concede a los denominados rectores delegados atribuciones casi ilimitadas para conducir las instituciones a su antojo. Esto provoca, en la descripción de Millas, un ambiente de incertidumbre entre los académicos, quienes deben restringirse en su derecho a expresar sus opiniones, con tal de evitar perder sus puestos de trabajo251.

  • 252 Millas, Jorge, “La universidad y su misión de pensamiento” (1976), Idea y defensa de la universidad(...)

23Ahora bien, dado que los fenómenos históricos y la actuación de los sujetos en ellos son complejos, es importante mencionar que, si bien Millas critica la designación unilateral de rectores delegados en algunos de los textos de la Segunda Parte de Idea y defensa de la universidad, en ella encontramos un elogioso discurso de despedida en homenaje a Gustavo Dupuis Pinillo, primer rector delegado de la Universidad Austral, al momento de dejar el cargo, en abril del 76. Dicho discurso tiene el elocuente título de “La universidad y su misión de pensamiento”, y en él Millas agradece al coronel haber restituido el orden en la corporación valdiviana, permitiendo que ella “haya sido una verdadera Casa de Estudios Superiores”, es decir, el lugar donde tiene libre fuero el pensamiento. El filósofo no escatima elogios a la labor realizada por Dupuis y a su propia persona: lo presenta como un hombre virtuoso, guiado por “el buen sentido, que es el sentido del bien razonablemente posible”, dotado de “penetrante visión”, de “criterio” y “ágil sentido de análisis”, virtudes que le han permitido – en su opinión– tener un “sabio desempeño”. En virtud de todo esto, al final del discurso lo despide como “nuestro colega y amigo muy querido”252.

  • 253 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea”, (1980) p. 126-127, 135.
  • 254 Millas, Jorge “Delenda est universitas?” (1981), Idea y defensa de la universidad, p. 154.

24Volviendo al diagnóstico que según el propio autor da coherencia a la obra que estamos comentando –a saber, la progresiva alienación de las universidades chilenas–, cabe enfatizar que, con todas sus diferencias, las demandas surgidas en el proceso de reforma universitaria y durante el gobierno de la Unidad Popular, por un lado, y las imposiciones de la intervención militar-gubernamental por el otro, representan para Millas el mismo fenómeno. Esto es: la exigencia, procedente de fuerzas exógenas a las casas de estudios superiores, de que se identifiquen con su medio, lo que pone en riesgo la “identidad” de las mismas, y el carácter normativo que tienen ante la sociedad. Tal es la gravedad de esta situación para el autor, que en 1980 no vacila en afirmar que, en el caso chileno, discutir “el problema de la universidad contemporánea”, ya no hace relación a las condiciones ideales de funcionamiento de las instituciones, sino a “la sobrevivencia de la universidad”253. Millas es aún más enfático al año siguiente, cuando afirma: “El hecho es tan grave, que no lo presento aquí ni siquiera como conjetura. Me limito a hacer retóricamente una pregunta, a ver si los responsables sondean la profundidad del peligro y enmiendan rumbos. ‘ ¿Hay que destruir las universidades? ’ ”254.

  • 255 Millas, Jorge, “Prólogo” (1981), p. 12.

25Es ante este diagnóstico que se erige la tesis que según su autor confiere unidad a Idea y defensa de la universidad: ante el creciente deterioro de nuestras universidades –producido por la continua enajenación a que han sido sometidas desde mediados de los 60–, su defensa debe ser promovida –enuncia Millas en el “Prólogo” de 1981– de idéntico modo a como lo ha hecho él mismo desde aquellos años255. De esto último dan cuenta los textos de la Primera Parte.

La universidad: su idea, su esencia

26En virtud de lo señalado, lo que hace el filósofo en su libro – y que me parece explica la elección del título del mismo– es presentar una idea de la universidad, en base a la cual defender a las casas de estudios superiores chilenas, ante las distintas demandas e intervenciones que según él las alienan. Como resulta evidente, la “idea” de la universidad comparece aquí como un ideal normativo, valorativo y proyectivo en un sentido fuerte, en cuanto condensación de lo que se considera el “deber ser” de la institución.

  • 256 Bernasconi, Andrés, “La crisis del modelo latinoamericano de la universidad”, Brunner, José Joaquín (...)
  • 257 Desarrollo y discuto esta cuestión, procurando poner de relieve algunas de sus implicancias –y pres (...)

27Es pertinente, a propósito de esta carga normativa que encontramos presente en la “idea” de universidad de Millas, traer a colación las observaciones de Andrés Bernasconi sobre los “modelos” o “paradigmas” de la universidad. Dichos conceptos, según el autor, deben comprenderse “en sus complementarios sentidos de modelo ‘de’ y modelo ‘para’ la universidad”, los que dan cuenta de “una representación estilizada de la realidad (…) Al mismo tiempo, un modelo es un conjunto de instrucciones para la acción, un patrón para hacer cosas”. Es, en definitiva, señala Bernasconi, “una idea culturalmente asentada de la esencia, el rol y el modo de organización de la universidad, y de su relación con el estado y la sociedad en general, que ejerce una influencia normativa sobre quienes están en posición de dar forma a dicho rol, organización y relaciones”. De tales consideraciones concluye: “Un modelo puede existir aunque ninguna universidad se ajuste perfectamente a él”256. Como puede observarse, una “idea” (un “modelo” o “paradigma”) de la universidad, es un ideal normativo cuya adopción implica un posicionamiento, una toma de posición fuertes, en base a los cuales evaluar y enjuiciar a una o más instituciones de enseñanza superior, o al funcionamiento y los lineamientos de un sistema de educación superior en su conjunto257.

  • 258 Millas, Jorge, “La universidad y su reforma” (1962), Idea y defensa de la universidad, p. 26-27.

28Pues bien, para comprender el sentido y la poderosa carga normativa de la idea de universidad de Millas, conviene detenerse en la distinción que hiciera, en una conferencia de 1962, entre lo que denomina la “idea absoluta de la universidad” y su “idea relativa”. El punto de partida de la diferenciación es, según señala el autor, la necesidad de deslindar lo que corresponde a la universidad en cuanto universidad (o, si se quiere, como universidad sin más), y lo que le compete “en cuanto pertenece a un medio y a un tiempo”. Millas aclara que, en su parecer, el sentido de esto último, de su “idea relativa” (qué ha de ser la universidad en un contexto, el chileno por ejemplo), sólo es inteligible y abordable desde la consideración de la “idea absoluta”, pues sólo ésta hace relación, en sus palabras, “a la universidad en su esencia como función de la condición humana en lo que ella tiene de esencial”258.

  • 259 Friz, Cristóbal, La universidad en disputa. Sujeto, educación y formación universitaria en la conce (...)

29Como vemos, el texto citado pone de manifiesto que en la “idea absoluta” de la universidad de Millas, hay dos “esencias” en juego –la de la “condición humana” y la de la propia institución–, y que es sobre aquélla que se erige ésta. Así, la mentada “idea absoluta”, en Millas, se corresponde en un sentido fuerte con la “esencia”, “naturaleza” e “identidad” de la universidad y lo universitario. Considero, pues, que el pasaje citado es sumamente esclarecedor del posicionamiento normativo de Millas ante el problema universitario. Un posicionamiento que, con ciertos resguardos, podemos calificar de “esencialista” o “realista”, en cuanto tiende a defender una representación de la universidad como algo que por una suerte de esencia o naturaleza le corresponde. Conforme lo he expuesto en otro lugar: “al posicionarse Millas desde una perspectiva esencialista para defender la verdadera universidad, nos encontramos ante una norma que se supone erigida por y desde sí misma (o si se quiere, desde lo que hay de esencial en lo humano); desligada de todo punto de vista, como algo necesario, por tanto inconfrontable con otras normatividades, y respecto de la cual no cabe en suma discutir”259.

  • 260 Millas, Jorge, “La universidad y su reforma” (1962), p. 27.

30¿En qué consiste, entonces, la esencia de la universidad para Millas? Dada la centralidad que otorga el filósofo al pensamiento y al conocimiento en la vida humana tanto individual como social, y puesto que piensa que la formación intelectual que tiene lugar en la universidad educa a la sociedad en su conjunto, postula que la esencia de la misma estriba en el cultivo, la enseñanza y el aprendizaje de la “ciencia”. En sus palabras: “Lo que la universidad no puede dejar de ser como tal, es una comunidad de maestros y de discípulos destinada a la transmisión y al progreso del saber superior”260.

  • 261 Millas, Jorge, “Misión de la universidad frente a las ciencias y las artes” (1979), Idea y defensa (...)

31Esta definición muestra, según ya habíamos indicado, que lo específico de la institución de educación superior para el autor es la docencia, en tanto que divulgación del conocimiento científico en la acepción genérica por él asumida. En su perspectiva, por lo tanto, ni la investigación ni la extensión son funciones “esenciales” de la institución. Así, para Millas, no se requiere que el docente haga aportes significativos en su disciplina; basta con que esté al tanto del estado actual de la misma, para enseñarla con propiedad. Del mismo modo, no estima indispensable que la universidad sirva a la comunidad mediante la extensión; como sabemos, considera que aquélla constituye un indispensable aporte a la sociedad por su sola existencia261.

  • 262 Millas, Jorge, “Universidad y sociedad” (1969), Idea y defensa de la universidad, p. 67.
  • 263 Rojas Mix, Miguel, Siete preguntas a la Educación Superior y otros ensayos, Santiago, USACH/LOM, 20 (...)

32Anotemos, nuevamente a modo de observación crítica, que la indicación de Millas de que “la extensión es una función de complemento y no de esencia”, da buena cuenta de cierta cerrazón sobre sí misma que el autor quiere asegurar a la institución de educación terciaria. Tal como indica el año 69, asume en términos positivos la metáfora de la “torre de marfil” que algunos sectores proreforma, utilizaban irónicamente para criticar lo que estimaban como indiferencia de la universidad ante el destino de la sociedad. Contra tales sectores, para Millas la universidad es y debe ser una torre de marfil, en la que se dé la calma y serenidad necesarias para el diálogo racional, y donde tenga cabida el ejercicio del pensamiento en la libertad de su expresión262. Este carácter ensimismado de la universidad como “torre de marfil”, ha sido criticado, por ejemplo, por Miguel Rojas Mix, quien señala: “La torre de marfil fue el modelo universitario que generó la idea de libertad de cátedra, de gratuidad del conocimiento y de autonomía universitaria (…) de espaldas a cualquier modelo social y sin aceptar la injerencia del Estado ni la de pertinencia social (…) Era el culto al saber por el saber en sí (…) [era una] forma absolutamente clasista de entender la enseñanza como entrenamiento de las elites”. La conclusión que saca el autor de tal consideración es tajante; en sus palabras: “La ‘torre de marfil’ es una historia del pasado”263.

  • 264 Millas, Jorge, “Misión de la universidad frente a las ciencias y las artes” (1979), p. 111-112.

33Retomemos el hilo de la exposición, y recalquemos una vez más que las reflexiones de Millas sobre la esencia y lo esencial de la universidad y lo universitario, se inscriben en el diagnóstico que cruza Idea y defensa de la universidad: la enajenación de las instituciones, por obra de poderes ajenos, desde mediados de los 60 hasta comienzos de los 80. Una elocuente ilustración de esto, son las declaraciones con que el autor concluye una conferencia del año 79, en la que reflexiona justamente sobre las funciones esenciales y no esenciales de la institución. Ahí señala: “el problema de lo que es esencial e inesencial para la universidad, el tema, por cierto, de su identidad, sólo adquiere importancia cuando ésta, por modo crónico o agudo, se pone en peligro”. A continuación agrega que el riesgo de que distintos poderes impidan a la universidad dedicarse a sus tareas esenciales, “se aplica, naturalmente, no sólo a los peligros que la amenazan desde dentro por lo que la universidad misma hace, sino también a los que desde fuera la amagan, por lo que otros, y especialmente el poder del Estado y otros poderes sociales, hacen con ella (…) Esto último, claro, es mucho peor”264.

  • 265 Millas, Jorge, “Universidad y sociedad” (1969), p. 80.

34Advirtamos, para cerrar este apartado, que en concordancia con su posicionamiento “esencialista” o “realista” respecto de la idea de la universidad, nuestro autor no sólo se atribuye haber buscado dicha idea esencial, sino también haberla encontrado. En un artículo de 1969, por ejemplo, sostiene: “Pocos se han resuelto a buscar en su radicalidad de sentido la idea universitaria. Los más la dan por presupuesta”265. Podemos concluir, por tanto, que la defensa de la universidad presente en la Segunda Parte de la obra, supone la intelección de dicha idea y esencia. Dicha intelección sería el garante de la posibilidad y la necesidad de “que la institución conserve su identidad esencial”, de “conservarla y fortalecerla en su esencia”.

  • 266 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), p. 87.

35Esta idea “esencial” o “absoluta” es, en definitiva, el parámetro normativo con el que Millas critica los dos grandes peligros que para las instituciones de educación superior –para su autonomía– representa la dictadura; los peligros, pues, de que da cuenta testimonialmente en la Segunda Parte de Idea y defensa de la universidad: la vigilancia constante de sus quehaceres, y el proyecto de hacer que las instituciones operen como empresas competitivas en un mercado. En 1976 Millas escribe: “hace falta como nunca la conciencia en vigilia y esfuerzo de libre lucidez que debe ser una universidad. Por eso, es menester conservarla y fortalecerla en su esencia, a lo cual no contribuye, ciertamente, tratarla como menos digna de confianza que otros poderes del Estado y colocarla bajo tutela. Tampoco contribuye a ello, y, al contrario, malogra seriamente su espíritu y su desarrollo, el afán irreflexivo de considerarla como una empresa más del país, y meterla en la camisa de fuerza de la libre competencia y del autofinanciamiento”266.

La idea y la defensa de la universidad de Millas en la actualidad

  • 267 Me refiero, pues, a algunos de los puntos problemáticos que he mencionado durante estas páginas. És (...)

36Como lo señalara al comenzar este artículo, la Segunda Parte del libro que acá nos convoca, no obstante sus posibles contradicciones y problemas267, constituye en mi parecer un importante aliciente para pensar la situación de las universidades chilenas en la actualidad. Dicha situación, como es sabido, es en gran medida deudora de la dictadura militar, la que el año 81 instaura una serie de Decretos con Fuerza de Ley –lo que se ha dado en conocer como Ley General de Universidades–, y que es la normativa que aún en la actualidad rige a grandes rasgos nuestro sistema de educación superior. Si bien Millas fallece al año siguiente de establecida la nueva legislación – y no alcanzó, por lo tanto, a ponderar sus efectos a mediano y largo plazo–, sus reflexiones sobre la dirección que se daría a las instituciones terciarias, me parecen lúcidas y aún vigentes.

  • 268 Millas, Jorge, “Delenda est universitas?” (1981), p. 146.
  • 269 Para el ideario político de Guzmán, ideólogo indiscutible de la dictadura y de la institucionalidad (...)

37Dentro de la crítica de Millas a las disposiciones establecidas por la Ley General de Universidades, quiero detenerme, en primer lugar y preferentemente, en sus observaciones sobre lo que agudamente denominó el “contexto de ideas y valores expresados en las nuevas disposiciones y en la fundamentación oficial de la Ley”268. Dicho contexto, como es de esperar, guarda relación con el proyecto –impulsado por el brazo civil de la dictadura, con Jaime Guzmán e intelectuales como los Chicago boys a la cabeza– de instaurar al libre mercado como mecanismo de coordinación de la sociedad chilena y sus instituciones269.

  • 270 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), p. 88.
  • 271 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 132-133.

38Como buen observador de su tiempo, Millas entendió con anterioridad a 1981, que el poder cívico-militar instalado en el país desde septiembre del 73, procuraría establecer un régimen de libre mercado para la educación superior, privilegiando la creación de instituciones privadas, y la homologación de éstas con las públicas, en tanto que entidades que han de competir en igualdad de condiciones, cual empresas de un mismo rubro o industria. Es decir, la instauración de un sistema descentralizado, en el que conforme con el proyecto neoliberal que tiene en el Chile dictatorial su primer escenario de experimentación, se confía a la iniciativa privada la dirección de las instituciones, pasando el Estado a cumplir el rol de posibilitar el correcto funcionamiento del mercado educacional. En efecto, ya en 1976 Millas advertía sobre los inconvenientes de abordar los problemas de financiamiento de las universidades “como una cuestión más de la economía de mercado”270. Pues bien, la crítica de Millas al “contexto de ideas y valores” que se expresa en la Ley General de Universidades, apunta justamente al hecho de querer someter a las universidades, que son instituciones educacionales, a los parámetros de funcionamiento de las empresas en un sistema de libre mercado. A este respecto, denuncia la “preeminencia con que el economicismo de la sociedad de consumo y de la economía de libre mercado va imponiéndose en la política universitaria del país, hasta culminar en las extravagancias del autofinanciamiento y de la emulación empresarial hacia donde algunos empujan a nuestras corporaciones”271.

  • 272 Coraggio, José Luis, “Las propuestas del Banco Mundial para la educación: ¿sentido oculto o problem (...)
  • 273 Millas, Jorge, “Delenda est universitas?” (1981), pp. 147, 150.

39Según José Luis Coraggio, el economicismo consiste en que “una serie de cuestiones, propias del ámbito de la cultura y la política, han sido planteadas y respondidas usando la misma teoría y metodología con que se intenta dar cuenta de una economía de mercado”272. Como podemos ver, en esta delimitación del economicismo, uno de sus rasgos principales es cierta confusión –ya sea premeditada o no– de ámbitos: en concreto, el cultural y político (en el que según el economista argentino se inscribe lo educativo) y el económico (específicamente, los mecanismos de funcionamiento de la economía de mercado). Esta confusión o indistinción de planos, por su parte, puede cubrir diversos registros. Entre ellos, de particular relevancia es aquel que hace relación a las categorías y herramientas conceptuales con que se abordan las cuestiones educativas; herramientas que bajo ningún respecto son neutras valorativamente, sino que, antes bien, son portadoras de una fuerte carga normativa. Millas fue consciente de esto, y en consecuencia criticó “los criterios economicistas que inspiran la Ley, con su insistencia en lo ‘competitivo’ y en el nuevo financiamiento”. Para el filósofo, constituye un grave error utilizar “conceptos empresariales y comerciales” para abordar los problemas que hacen relación a instituciones educativas, como las universidades. En consecuencia, indica que, en caso de querer aplicar la noción de “competencia” a las casas de estudios superiores, debe hacerse teniendo en cuenta que, en este plano, su significación es diferente a cuando se la utiliza en un sentido económico, para designar la “lucha por los mercados –en buenas cuentas, por el mayor lucro”. En contraposición a ello, señala el autor, lo que cabría pensar como competencia entre instituciones de educación superior, queda mejor expresado por el concepto de “emulación”, entendida como “la natural pugna entre universidades” por “valores espirituales y prestigio”, lo que en ningún caso, en su opinión, es justificadamente traducible a indicadores mercantiles273.

  • 274 Abordo el pensamiento educativo-universitario de José Joaquín Brunner, como ejemplo de estos supues (...)
  • 275 Millas, Jorge, “Delenda est universitas?” (1981), p. 149.

40Las observaciones de Millas respecto del concepto de competencia, son en general extensibles a todo el instrumental teórico que, desde el 81, se ha tornado hegemónico en los discursos oficiales sobre educación superior en el país, los que son refrendados, como se sabe, por los presuntos “expertos” o “técnicos” en la materia274. Señala Millas: “los conceptos empresariales y comerciales no sirven en ellas [las universidades] cuando se trata de entender y solucionar sus problemas reales. Sólo por comodidad de lenguaje y para señalar meros indicios de lo que queremos significar, podemos hablar de ‘eficiencia’, ‘calidad del producto’, ‘mercado’, ‘factores competitivos’ y otras banalidades del mundo del lucro, en relación con las universidades”275.

  • 276 Ibid., p. 147.
  • 277 Ibíd., p. 148.
  • 278 Ibíd., pp. 148, 149.

41La censura de Millas a la Ley General de Universidades no se agota en estas advertencias respecto del “contexto de ideas y valores” que la anima, y se extiende a sus consecuencias prácticas. Entre ellas, cabe mencionar el pronóstico –acertado en gran medida– de que la apertura de nuevas posibilidades de educación superior propuesta por la legislación –la que instala una serie de facilidades para crear corporaciones privadas–, quedará restringida a los grupos y entidades que cuenten con una cuota importante de poder económico276. Podemos indicar, por tanto, como condensación de las críticas de Millas, un profundo recelo ante el proyecto de dejar las instituciones de educación superior al alero de las fuerzas del mercado, sustrayéndolas a la planificación. En sus palabras: “Nuestro país tiene muchas limitaciones materiales, culturales y tecnológicas (…) ¿Estiman los teóricos de esta Ley que es sensato sustraer a toda planificación la creación de nuevas universidades y la proliferación de centros ‘competitivos’ de enseñanza verdaderamente superior, dada la notoria insuficiencia de recursos, principalmente humanos? ¿Se estima sensato dispersar nuestras limitadas reservas intelectuales e inducir a bajos niveles universitarios, entregando a las leyes azarosas de las pugnas ‘competitivas’ la multiplicación de las instituciones de educación superior? ”277. Como hemos señalado anteriormente, las universidades, para Millas, son las instituciones que renuevan en forma constante “las reservas de aquellas formas de nutrición humana relacionadas con el conocimiento”; en cuanto tales, en su opinión, “están más allá de los mercados”. De estas consideraciones concluye enfático: “La peor perspectiva en que puede colocarse a las universidades para entender su misión, resolver sus problemas y promover su desarrollo, es la de la sociedad de consumo y de la economía social de mercado”. Y afirma que, en forma contraria a esta perspectiva, la universidad que el país necesita “sólo puede surgir de una constelación de factores que Chile, como nación organizada, debe promover consciente, motivacionalmente”278.

  • 279 Cf. La universidad en disputa, especialmente la Primera Parte, “Sujeto, educación y formación unive (...)
  • 280 Millas, Jorge, “La concepción de libertad-poder de Friedrich von Hayek”, Anuario de Filosofía Juríd (...)

42Concluyamos señalando que esta censura a la desregulación de la educación superior por obra de las lógicas mercantiles, puede inscribirse en una crítica más amplia al neoliberalismo, el que por esos años se instalaba en el país, entronizando al mercado como ente coordinador de los distintos ámbitos de la vida humana, la sociedad y sus instituciones. Por los documentos que han llegado hasta nosotros, Millas alcanzó a esbozar esta crítica en un artículo publicado póstumamente, en el que aborda la noción de libertad de Friedrich Hayek, quien, junto a Milton Friedman, es el principal referente y autoridad intelectual de las “modernizaciones” neoliberales acontecidas en el país. Como es sabido, Hayek arremete contra las pretensiones de conducción racional de la sociedad, aduciendo que todo intento de planificación comporta la “fatal arrogancia” de un presunto conocimiento vedado a la condición humana. Consecuencia de esto, para Hayek y también para Friedman, es la inviabilidad de la planificación, y de toda lucha por la justicia social, la igualdad o incluso el aseguramiento de niveles mínimos de vida para la población (por ejemplo, el establecimiento de un salario mínimo). Todo intento en esta dirección implica, en la óptica neoliberal, una violación de la libertad individual, entendida por Hayek en un sentido puramente negativo, como no interferencia279. Contra dicha interpretación, afirma Millas: “Redimir socialmente al individuo es incrementar su poder, es decir, su libertad. No otra cosa hacemos cuando enseñamos a leer al analfabeto, cuando abrimos más oportunidades a la educación profesional, cuando difundimos las artes y las letras; pero es también lo que hacemos al buscar las mejores condiciones posibles de salud, alimentación y vivienda para el común de los hombres, procurando el esfuerzo social para tales servicios, o la seguridad de remuneraciones mínimas”280.

43Como he procurado poner de manifiesto en este estudio, si bien me parece necesario, hoy en día, tomar distancia respecto de la idea universitaria de Millas –la que, en algún sentido, muestra ciertos ribetes “esencialistas” o “realistas”, al sostener que hay algo así como una “naturaleza” o “esencia” de las casas de estudios superiores, una y la misma para todas las instituciones, expresada en su correspondiente “idea absoluta”–; y si bien no compartamos del todo su visión respecto de lo que define o debiera definir a las universidades, la actualidad del texto acá comentado me parece innegable, en cuanto invita a pensar lo que queremos para nuestras instituciones de educación superior. Invita a pensar, a fin de cuentas, qué idea o ideas de la universidad –qué ideas reguladoras, qué parámetros normativos– queremos postular para el futuro, y sobre los cuales discutir y construir el derrotero de las instituciones, de nuestra convivencia y nuestra democracia.

Notes

230 Proyecto FONDECYT de Iniciación N° 11170435.

231 Entre la abundante bibliografía a este respecto, cabe mencionar algunos títulos: Giannini, Humberto, “Jorge Millas, o del difícil ejercicio del pensar”, Hoy N° 278, Santiago, 17 de noviembre 1982, p. 14; “Millas: reflexión y universidad”, Revista de Ciencias Sociales N° 49/50, Universidad de Valparaíso, 2004/2005, pp. 87-95; “Acerca de la dignidad del hombre. Homenaje a Jorge Millas a 20 años de su muerte”. La “reflexión” cotidiana. Hacia una arqueología de la experiencia, Santiago, Universitaria, 2004, pp. 317-332; Jaksic, Iván, “Jorge Millas: filósofo entre la política y el espíritu”. Revista de Ciencias Sociales N° 49/50, Universidad de Valparaíso, 2004/2005, pp. 97-110; Friz Echeverría, Cristóbal, “Jorge Millas como intelectual”, Mapocho N° 69, Biblioteca Nacional de Chile, Primer Semestre de 2011, pp. 145-155; “Política, comunicación, educación. Una aproximación al problema del poder en Jorge Millas”, Revista La Cañada. Pensamiento filosófico chileno N° 3, 2012, pp. 226-243. La investigación más completa y mejor documentada es, según entiendo, Figueroa, Maximiliano, Jorge Millas. El valor de pensar. Reflexión y testimonio entre 1973-1982, Santiago, UDP, 2011. Por su parte, hay también trabajos que tratan de matizar o problematizar la labor de Millas como crítico de la dictadura y la intervención a las casas de estudios superiores. Un buen ejemplo es Muñoz, Fernando, “Jorge Millas y la universidad: reflexiones críticas”, El mostrador, 25 de marzo de 2014, en:http://www.elmostrador.cl/opinion/2014/03/25/jorge-millas-y-la-universidad-reflexiones-criticas/.

232 Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad. Santiago, Editorial del Pacífico/CPU, 1981. Hay una reedición en Ediciones UDP, Santiago, 2012.

233 Millas, Jorge, “Una nueva educación para una nueva sociedad”, El desafío espiritual de la sociedad de masas. Santiago, Universitaria, 1962, p. 179

234 Ibíd., p. 181.

235 Millas, Jorge, “El escritor y el deber intelectual” (1974), De la tarea intelectual, Santiago, Universitaria, 1974, p. 13.

236 Millas, Jorge, “Los estudiantes y el deber intelectual” (1962), Op. cit., pp. 64, 65.

237 Millas, Jorge, “El escritor y el deber intelectual” (1974), p. 24; “Platón: La misión política del intelecto”, De la tarea intelectual, p. 34; “Una nueva educación para una nueva sociedad”, p. 181.

238 “Una nueva educación para una nueva sociedad”, pp. 213-216.

239 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 130; “Prólogo” (1981), Idea y defensa de la universidad, pp. 10, 11.

240 Millas, Jorge, “Democracia y autoridad universitarias” (1967), Ibíd., pp. 49-50.

241 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 124. Indiquemos, aunque sólo sea al pasar, que esta concepción de la educación, que tiende a polarizar los roles de educadores y educandos –los primeros saben y prescriben; los segundos, ignorantes, deben someterse al criterio y las decisiones de aquéllos–, ha sido criticada por numerosos autores. Entre ellos, y sólo a modo de ejemplos destacados: Freire, Paulo, Pedagogía del oprimido, Madrid, Siglo XXI, 2007; y Rancière, Jacques, El maestro ignorante. Cinco lecciones sobre la emancipación intelectual, Buenos Aires, Libros del Zorzal, 2007.

242 Millas, Jorge, “Universidad y sociedad” (1969), Idea y defensa de la universidad, pp. 72-74.

243 Bello, Andrés “Sobre los fines de la educación y los medios para difundirla” (1836), López, María José y José Santos Herceg (comp.), Escritos republicanos. Selección de escritos políticos del siglo XIX, Santiago, LOM, 2011, p. 83.

244 Cf. Ruiz Schneider, Carlos, De la República al mercado. Ideas educacionales y política en Chile, Santiago, LOM, 2010; especialmente, capítulos 1 y 2.

245 Bello, Andrés, “Discurso pronunciado en la instalación de la Universidad de Chile” (1843), López, María José y José Santos Herceg (comp.), Escritos republicanos. Selección de escritos políticos del siglo XIX, Santiago, LOM, 2011, pp. 94-95.

246 Millas, Jorge, “Prólogo” (1981), Idea y defensa de la universidad, p. 9. Este concepto de alienación (o enajenación) es el mismo que utiliza en su ensayo sobre la violencia, como principal categoría para denunciarla e impugnarla. Cf. Millas, Jorge, “Las máscaras filosóficas de la violencia”, Dilemas: Revista de ideas, Santiago, 1974, pp. 3-20.

247 Véase Scherz, Luis, La universidad chilena desde los extramuros, Estudio introductorio y compilación de José Santos Herceg, Santiago, UAH, 2005.

248 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), Idea y defensa de la universidad, p. 82.

249 Jaksic, Iván, Op. cit., p. 107; y Muñoz, Fernando, Op. cit.

250 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), p. 84.

251 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 133, 134.

252 Millas, Jorge, “La universidad y su misión de pensamiento” (1976), Idea y defensa de la universidad, p. 90, 92, 94, 95.
Un comentario agudo sobre éste y otros tópicos, lo presenta Muñoz, Fernando, Op. cit.

253 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea”, (1980) p. 126-127, 135.

254 Millas, Jorge “Delenda est universitas?” (1981), Idea y defensa de la universidad, p. 154.

255 Millas, Jorge, “Prólogo” (1981), p. 12.

256 Bernasconi, Andrés, “La crisis del modelo latinoamericano de la universidad”, Brunner, José Joaquín y Carlos Peña (eds.), Reforma de la educación superior, Santiago, UDP, 2008, pp. 50-51.

257 Desarrollo y discuto esta cuestión, procurando poner de relieve algunas de sus implicancias –y prestando atención, entre otros autores, a la significación de la misma en Millas–, en La universidad en disputa. Sujeto, educación y formación universitaria en la concepción neoliberal, Santiago, Ceibo Ediciones, 2016; véase puntualmente el apartado “La esencia de la universidad”, pp. 216-224. Me he ocupado también del particular en “En torno a la “esencia” y el “fin” de la universidad”, Derecho y Humanidades N° 19, Universidad de Chile, 2012, pp. 41-52. Para un acercamiento general, véase también mi “Universidad, política, ciudadanía: Querella en torno a los modelos de universidad en América Latina”, Anales de la Universidad de Chile N° 11, 2016, serie 7, pp. 19-35.

258 Millas, Jorge, “La universidad y su reforma” (1962), Idea y defensa de la universidad, p. 26-27.

259 Friz, Cristóbal, La universidad en disputa. Sujeto, educación y formación universitaria en la concepción neoliberal, Ceibo editores, 2016, p. 222.

260 Millas, Jorge, “La universidad y su reforma” (1962), p. 27.

261 Millas, Jorge, “Misión de la universidad frente a las ciencias y las artes” (1979), Idea y defensa de la universidad, p. 111

262 Millas, Jorge, “Universidad y sociedad” (1969), Idea y defensa de la universidad, p. 67.

263 Rojas Mix, Miguel, Siete preguntas a la Educación Superior y otros ensayos, Santiago, USACH/LOM, 2006, pp. 194-195.

264 Millas, Jorge, “Misión de la universidad frente a las ciencias y las artes” (1979), p. 111-112.

265 Millas, Jorge, “Universidad y sociedad” (1969), p. 80.

266 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), p. 87.

267 Me refiero, pues, a algunos de los puntos problemáticos que he mencionado durante estas páginas. Éstos son, por ejemplo, la tesis de que la universidad, no obstante su carácter selectivo y restrictivo, es una institución por sí democrática, y como tal normativa (educadora de toda la sociedad, mediante la formación de las elites); esto, en mi interpretación, se condice con una concepción elitista y aristocrática de la educación, la cultura y la democracia. Dicha tesis, como mencioné, es en buena medida la respuesta de Millas a las exigencias de democratización del proceso de reforma universitaria, a las que se opuso rotundamente. Dentro de tal oposición, cabe destacar también su crítica a las demandas de cogobierno, y en particular su idea de que en la universidad hay una separación tajante –acaso natural– entre el docente que sabe y enseña, y el estudiante que, carente de saber, debe someterse a los dictados de aquél. También, por cierto, su defensa de la universidad como torre de marfil, como institución en cierto grado ensimismada, y que por su sola presencia representa un beneficio para la sociedad. Y por último, su favor inicial a la intervención militar, la que sólo es criticada por él un par de años después de instalada.

268 Millas, Jorge, “Delenda est universitas?” (1981), p. 146.

269 Para el ideario político de Guzmán, ideólogo indiscutible de la dictadura y de la institucionalidad por ella legada, véase Cristi, Renato, El pensamiento político de Jaime Guzmán. Una biografía intelectual, Segunda edición corregida y aumentada, Santiago, LOM, 2011. He revisado el proyecto educativo del sector civil de la dictadura en “Educación y formación universitaria en Chile a 40 años del Golpe de Estado: El ladrillo, muestra del neoliberalismo educativo”, Revista La Cañada. Pensamiento filosófico chileno N° 4, 2013, pp. 136-168; y en el capítulo “Educación y formación universitaria en El ladrillo”, La universidad en disputa, pp. 109-124.

270 Millas, Jorge, “Imperativo de confianza en la universidad chilena” (1976), p. 88.

271 Millas, Jorge, “Problemas fundamentales de la universidad contemporánea” (1980), p. 132-133.

272 Coraggio, José Luis, “Las propuestas del Banco Mundial para la educación: ¿sentido oculto o problemas de concepción?”, Coraggio, José Luis y Rosa María Torres, La educación según el Banco Mundial. Un análisis de sus propuestas y métodos, Madrid, Miño y Dávila Editores, 1999, p. 45.

273 Millas, Jorge, “Delenda est universitas?” (1981), pp. 147, 150.

274 Abordo el pensamiento educativo-universitario de José Joaquín Brunner, como ejemplo de estos supuestos “técnicos” o “expertos” en lo material, en “Mercado, competencia, neoliberalismo: El concepto de universidad de José Joaquín Brunner”, Estudios de Filosofía Práctica e Historia de las Ideas Vol. 17 n° 1, 2015, pp. 21-32; y en el capítulo “Educación y formación universitaria en José Joaquín Brunner”, La universidad en disputa, pp. 141-156.

275 Millas, Jorge, “Delenda est universitas?” (1981), p. 149.

276 Ibid., p. 147.

277 Ibíd., p. 148.

278 Ibíd., pp. 148, 149.

279 Cf. La universidad en disputa, especialmente la Primera Parte, “Sujeto, educación y formación universitaria en la teoría neoliberal clásica”, pp. 37-90.

280 Millas, Jorge, “La concepción de libertad-poder de Friedrich von Hayek”, Anuario de Filosofía Jurídica y Social, Sociedad de Filosofía Jurídica y Social, EDEVAL, Valparaíso, 1996, p. 458.

Auteur

Licenciado en Filosofía y Doctor en Estudios Americanos, Especialidad Pensamiento y Cultura. Autor del libro La universidad en disputa. Sujeto, educación y formación universitaria en la concepción neoliberal (Santiago, Ceibo Ediciones, 2016), y de artículos y capítulos de libros sobre filosofía política, filosofía de la educación y pensamiento filosófico en Chile y Latinoamérica. Académico de la Universidad de Santiago de Chile.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search