Version classiqueVersion mobile

Jorge Millas. Aproximaciones a su obra

 | 
Maximiliano Figueroa Muñoz
, 
Cristóbal Friz Echeverría

Los matices del pensar: reflexiones de Jorge Millas sobre filosofía y universidad

Cecilia Sánchez

Texte intégral

1. La preeminencia de la “Idea”

  • 198 Ver de Figueroa, Maximiliano, Jorge Millas. El valor de pensar, Santiago de Chile, Universidad Dieg (...)
  • 199 Sobre la concepción neoliberal de la universidad en América Latina recomiendo el libro de Friz Eche (...)

1La reflexión desplegada por Jorge Millas sobre la universidad entre los años 1961 y 1981, compilada en el libro Idea y defensa de la universidad (1981), ha permitido visibilizar la obra de Jorge Millas más allá del ámbito puramente disciplinario de la filosofía. Incluso, me atrevo a sostener que hasta el día de hoy este es uno de los pocos textos filosóficos citados por académicos e investigadores de otras disciplinas, con la excepción del libro de Humberto Giannini, La “reflexión” cotidiana. Hacia una arqueología de la experiencia, quien fuera uno de sus alumnos. Sobre el tema de la universidad, Maximiliano Figueroa tiene un magnífico capítulo en su libro Jorge Millas. El valor de pensar (2011), no sólo en lo que este tema tiene de conceptual, sino que también refiere el drama y el sufrimiento que representó para este filósofo su “exilio universitario” en plena dictadura tras su renuncia de la Universidad Austral en 1981, cuyo efecto, como señala Figueroa, supuso el declive irrecuperable de su salud.198 Mi aproximación a Jorge Millas no puede prescindir de este tema, aún a riesgo de duplicar las referencias, debido a que asistimos hoy a un fuerte enjuiciamiento a la educación escolar y universitaria de corte neoliberal por parte de los/las alumnos/as y académicos/as.199 A modo de contraste de la concepción que entiende al conocimiento universitario como un potencial productivo, es necesario repensar la universidad desde la perspectiva de los derechos y desde el carácter del saber y de sus finalidades. En la lectura que me propongo desarrollar en este artículo pongo el acento en la reflexión filosófica de Millas sobre la “idea” de la universidad, con la intención de contrarrestar las referencias puramente técnicas que se hacen en la actualidad sobre este estilo de institución. Por este motivo, es importante distinguir lo que el Estado dice de la universidad de lo que un filósofo como Millas exige de la universidad, dado que esta confusión está presente desde Andrés Bello, pese a que en este pensador del primer diseño de la Universidad de Chile se cruzan los intereses del Estado y los del pensamiento autónomo.

2Debo aclarar que el libro de Millas reúne diversas reflexiones sobre la universidad a propósito de lo que entiende por su “misión” e “idea”, cuyo contexto se ubica en el antes, el durante y el después de la dictadura de 1973. Esta distinción cronológica es proclamada por el mismo Millas en su publicación, de modo que quien lea sus escritos no puede pasarla por alto. En lo que a mi lectura se refiere, esta última clave es gravitante para aproximarme a su pensamiento. Parto por desarrollar primero algunos aspectos del interés de Millas por la filosofía y su modo de ejercerla. Para este efecto consulto dos de sus libros: Idea de la individualidad (1943) e Idea de la Filosofía (1969). Al señalar estos libros mi propósito es reparar en el uso reiterado que hace de la palabra “Idea”, incluido el libro Idea y defensa de la universidad. Dar cuenta de la preeminencia de la “idea” en sus escritos me permite introducirme en algunos aspectos de su estilo de pensamiento, sobre todo indagar en su valoración del matiz a la hora de pensar, a diferencia del pensamiento que se refugia en una postura extrema.

2. De la extroversión a la introversión

3En Idea de la individualidad, Millas abre la discusión acera del modo “auténtico” del ejercicio filosófico, diferenciándolo de la actividad del simple “curioso” o, como también lo llama, “hombre extrovertido”. ¿Cuál es el motivo de esta demarcación? Ante todo, su preocupación es por el tipo de interés que despierta la filosofía en Chile. En virtud de ese interés se pregunta:

  • 200 Millas, Jorge, Idea de la individualidad, Santiago de Chile, Prensas de la Universidad de Chile, 19 (...)

“ ¿Cuántos espíritus hay que puedan interesarse en Chile por cosas de esta índole? Muchos son, sin duda, los curiosos, estudiosos y lectores de la Filosofía; pero, los que la leen, ¿la necesitan?; ¿la sienten los que la estudian? Tengo sobradas razones para estimar como insólita la vocación auténtica del filosofar y las cosas al filosofar anejas”.200

4Hoy estaríamos muy contentos/as de tener muchos/as curiosos/as o interesados/as en la filosofía, pero sabemos que no es así; aunque no se puede negar que cuando la filosofía es atacada tiene más defensores de lo se supone. En todo caso, Millas es muchísimo más exigente, pues quiere destacar la actitud para la introversión de los auténticos filósofos (me imagino que también incluye a las filósofas auténticas).

  • 201 Ver de Millas, Jorge, “Si yo fuera bastante vanidoso como para ser modesto…”. Entrevista realizada (...)
  • 202 Ver la nota de la “Introducción” anotada con un asterisco, en Idea de la individualidad, op.cit., p (...)

5Como muchos de sus colegas del período, Millas inicia sus estudios universitarios en el área del derecho y de la historia; posteriormente suple su interés por la poesía por el estudio de la filosofía. Estas indicaciones son importantes para entender la infranqueable frontera que establece en sus libros entre disciplinas próximas a una espiritualidad “extrovertida”, como la de la historiografía, la del derecho y la de la poesía; dejando a la filosofía del lado de una “introversión profunda”. Millas parece conocer bien los imperativos prácticos que son inherentes a tareas como las de los historiadores, los juristas, incluyendo el ejercicio de la política. Su forma de vivenciar estas actividades las señala en una entrevista del siguiente modo: “fui de joven un casi poeta, un casi político y un casi abogado”. Sin embargo, cuando define su condición de filósofo, este “casi” se vuelve pleno, diciendo que dentro de lo indefinible de un ser humano tiene certeza de su interés por la filosofía, siempre que se acepte que el mundo de las cosas y el de los humanos sólo puede “casi comprenderse”.201 De este modo, Millas descarta la extroversión como modo de vida, empujada a vivir en los extremos del desprecio y la veneración. En cambio, la introversión, que es propia de la auténtica filosofía, al cultivar el arte de los matices permite una actitud vigilante para desentrañar realidades ocultas del mundo y de sí mismo. Esta última actitud es la que le parece poco frecuente en Chile. Es muy elocuente de su molestia con la tendencia a la extroversión su examen acerca del severo juicio de Max Daireaux sobre el pueblo chileno. Daireaux es un estudioso de la literatura hispano americana de nacionalidad francesa, para quien Chile es un “Rudo país de mineros y marinos”.202 Si bien esta sentencia es aceptada por Millas, rechaza la idea de que este intelectual francés no considere a Chile como un “país de poetas”, pues entiende que es una observación incompleta y una mala comprensión de las condiciones psicológicas que dan curso a la poesía.

  • 203 Ibid., pp.18-19.

6Aunque todavía falta para definir lo que Millas entiende por “idea”, hemos dado un paso para entender las prácticas inversas, a saber: la extroversión y el practicismo, no sólo de Chile, ya que también incluye a la América hispana. Pese al impulso a la extroversión, destaca de Chile su “sobriedad espiritual”; virtud que a juicio de Millas nos salva del inmediatismo o frenesí juvenil, ya que ser sobrios significa tener reacciones justas, ecuánimes y proporcionadas, es decir “apolíneas”. En cambio, el “frenesí” o “tropicalismo” del resto de los países de América es “dionisiaco” y desajustado.203 El desarrollo apolíneo de Chile lo advierte en su evolución cívica e institucional, también en la literatura que es reveladora de una espiritualidad equilibrada, igualmente en el humorismo que en modo alguno es alegre. En este recorrido, Millas equipara al pueblo chileno con el inglés por su humorismo y sobriedad, oponiéndolo al pueblo español marcado por su frenetismo. Un ejemplo de humor chileno, que siendo del alma chilena aparece en la poesía, lo advierte en la obra poética de su amigo Nicanor Parra, también en Jotabeche y en Jenaro Prieto.

7A partir de estos juicios entramos muy de a poco en un terreno importante para Millas: me refiero al espacio que ocupa la poesía en Chile, indiscutible vocación de una modalidad espiritual mayormente refinada, mejor que la propensión a la historia, el derecho y la política de partidos, aunque todavía se mueve en el ámbito de la extroversión.

  • 204 En estos términos se refiere a la progresión del pensamiento cuando evalúa nuevamente la relación e (...)
  • 205 Ibid., p. 101.

8De acuerdo a este esquema que parece asumir una progresión dialéctica,204 es posible preguntar cuál es el lugar de la filosofía. En la esfera de este saber, Millas establece varias distinciones: primero deplora que tanto el “curioso” como el “pedagogo” busquen a la filosofía para desarrollar un virtuosismo intelectual, a diferencia del “filósofo” que vive sus “ideas”. En este caso, Millas distingue el manejo de “representaciones” y el uso de “conceptos” de lo que, para él, es un “modo viviente de sentir” y “comprender”. Enseguida, desde el sentimiento y la comprensión entiende que se llega a la intuición de esencias. Por esta vía, Millas entiende que la intuición es un apoyo de la teoría. Se aprecia, así, que no es la teoría a secas lo que le importa; es la dirección humanista de la teoría, llegando a decir que “Filosofar es humanizar”: es decir, participar en la universalidad de lo humano que no separa lo teórico de lo práctico.205 En la veta humanista y vitalismo de Millas encontramos su filiación con autores como Hegel, Dilthey, Husserl, Heidegger, Bergson y Ortega y Gasset, entre otros, en la medida en que concibe lo humano desde la vitalidad, la temporalidad y la apertura, en oposición al ser en sí de las cosas.

  • 206 Millas, Jorge, Idea de la individualidad, op.cit., p. 79.
  • 207 Ibid., p. 83.

9Para rematar, es necesario indicar que lo que Millas entiende por idea se lo debe a las corrientes de la filosofía fenomenológica, desde donde rechaza los arquetipos platónicos. Asimismo, Millas objeta concebir a las ideas como una abstracción de cualidades comunes. Por el contrario, la concepción de la “idea” a la que alude supone un “repertorio condensado de todos los contenidos intuitivos”.206 Así pues, le reconoce a la idea una inestabilidad o movilidad de la conciencia que fluctúa entre una serie de concretos posibles. De este modo, se aleja de la simple abstracción, de lo puramente general, para concentrarse en modos particulares, vitales y dinámicos de un pensar libre que en ningún caso deja de lado la temporalidad, pues, según señala, “el tiempo mismo es el que dentro de la idea palpita prisionero”.207

3. Universidad, autonomía y libre reflexión

  • 208 Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad, Santiago de Chile, editorial del Pacífico, 1981, p (...)

10Como puede advertirse, cuando se trata de la defensa del acto de pensar, Millas asume una actitud sobria, lejana a cualquier tipo de exaltación. En algunos de sus primeros textos, la oposición entre exaltación y sobriedad la establece como una divergencia entre una forma juvenil de inmediatismo y una forma adulta de equilibrio. De igual modo, cuando habla de la universidad también asume la famosa progresión entre minoría y mayoría de edad, tan propia del iluminismo. Posteriormente, ésta se trasmuta en la oposición entre un pensamiento libre y uno sojuzgado. En mi opinión, el antes y el después de la dictadura en Idea y defensa de la universidad puede leerse desde el prisma moderno de raigambre kantiano que contrapone la autonomía a la heteronomía. En efecto, en el Prólogo de este libro el autor proclama que la custodia de la “misión” de este tipo de institución es una reacción al estado de “alienación” en el que se encuentra.208 Esta dramática situación la lee en síntomas tales como la pérdida de “identidad” y de “autonomía”, atribuible a una “pugna de ideologías” dentro y fuera de la universidad. Para el autor, esta pugna incide en la devaluación de su condición de “casa de estudio”, debido a que cuando el estudio es acosado por una “disciplina autoritaria” se trastoca en uno completamente “inauténtico”.

11Este libro también reacciona críticamente a la propuesta de poner a la universidad al “servicio del pueblo”, no obstante validar que se desempeñe como órgano social. El dilema en este caso no es optar entre una universidad del pueblo o una burguesa, pues para Millas la única opción es el desarrollo del saber guiado por la razón. En este contexto, debido a los traumas por los que ha pasado la universidad, tanto en el período reformista como en el de la dictadura, el autor asume un modelo de universidad ajeno por completo a los mentados en ambos períodos. En lo que sigue, intentaré hacer ver algunas de las críticas a los modelos confrontados para destacar el modelo defendido por Millas.

  • 209 Ibid., p. 59.
  • 210 Ibid., p. 61.
  • 211 Ibid., p. 62.

12Parto por referirme a la divergencia acerca de la autonomía universitaria entre una forma juvenil de percibirla y la forma académica defendida por Millas en el período anterior a la dictadura. En uno de los foros referidos sobre este tema, desarrollado en 1968, el autor reclama contra la forma juvenil de comprenderla, a propósito de la realización de fiestas que comprenden a la universidad como un recinto físico inviolable para “la comisión de delitos comunes”. Para Millas, esta no es más que una descompostura que rebasa la universidad, dado que en esta conducta de esparcimiento juvenil se expresa “la violencia” y el “encanallamiento” que también forma parte de la sociedad chilena. A la inversa, el sentido bajo el cual el autor patrocina la autonomía se relaciona con el “libre ejercicio de la cátedra” y con “los derechos inherentes al quehacer académico”.209 Acepta que la autonomía es un término equívoco, pues entre sus variados sentidos se puede encontrar el “puramente administrativo” a darse su propia organización, al igual que el de la inviolabilidad física; aunque ambos no pueden sustraerse a la supervisión estatal de los recursos públicos. Con respecto a su sentido académico e investigativo, Millas recurre a las premisas kantianas del libre desarrollo del pensamiento racional. Desde mi punto de vista, además de estos sentidos debe destacarse el examen político de este término, ya que en este nivel Millas reconoce que en América Latina se vive en una democracia inestable que obliga a explicitar permanentemente a la autonomía. Dicha declaración no le parece forzosa para Chile, debido a que contamos con una democracia bien consolidada. Por cierto, Millas no sospecha la proximidad de la irrupción de un Estado autoritario en Chile cuando señala: “La fuerza pública no puede invadir sus recintos sin orden judicial competente. Sólo en el caso de los Estados policiales y la amenaza potencial de que surjan, tiende a convertir este aspecto de autonomía en reivindicación institucional y principio indispensable”.210 El peligro que sí avizora en plena democracia es el de la intromisión de las luchas del poder político en la universidad, cuestión que atribuye a una discutible concepción de lo que se entenderá por reforma. Los principales males que identifica con respecto a esta intrusión son la “intolerancia” y el “dogmatismo”211

4. Reforma e idea de la universidad

  • 212 La conferencia a la que me refiero se titula “La universidad y su reforma”. Esta conferencia fue di (...)
  • 213 Ibid., p. 27.
  • 214 Ibid.
  • 215 Ibid.
  • 216 Ibid., p. 28.

13Cuando Millas aborda la “reforma universitaria”, busca hacerlo como filósofo, antes que como uno de los comentaristas del período, sin sospechar los dramáticos acontecimientos que se avecinan con la irrupción de la dictadura y el fin del Estado de Derecho. Para hacer patente su estilo de reflexión reviso primero una de las conferencias en que el tema principal al momento de hablar de la reforma es la pregunta por la “idea absoluta de universidad”, sin que esta idea refiera a la universidad en abstracto ni tampoco a la universidad de un determinado momento.212 A mi juicio, esta es la frontera en que se mueve el pensamiento de Millas, en un período en que las urgencias demandaban una definición de la universidad como espejo del contexto social de la época. Para recalcar esta línea divisoria, Millas busca diferenciar la concepción ideológica de la “Reforma”, escrita con “mayúscula”, de la “reforma”, escrita con “minúscula”, pues de este modo puede pensar la universidad desde ella misma y responder menos al tiempo presente. Con esta demarcación, el propósito de Millas es deshacerse de proclamas y consignas que empañan una comprensión intelectualmente responsable de la universidad. De ahí la importancia de la pregunta formulada de un modo negativo: “ ¿qué es aquello que no puede en ningún caso dejar de ser la universidad?”213 La respuesta a esta pregunta es muy simple: “Lo que una universidad no puede dejar de ser como tal, es una comunidad de maestros y discípulos destinada a la transmisión y al progreso del saber superior.”214 En su formulación positiva, la respuesta da cuenta de la esencia de la universidad como “función de la condición de la vida humana en lo que ella tiende de esencial”.215 Si bien reconoce Millas que esta formulación es simple, permite abrir una segunda pregunta: “ ¿cuál es ese saber superior cuya transmisión y progreso constituye, por lo visto, la tarea de la universidad? ”216

  • 217 Thayer, Willy, La crisis no moderna de la universidad moderna, Santiago de Chile, Cuarto Propio, 19 (...)

14En este punto el autor introduce una serie de interrogantes históricas, ya que ese “saber” en cuanto a su contenido, no es el mismo al de la época en que surgen las universidades. Advierte que en la Edad Media o, más atrás, en la Academia de Platón, entre otras academias y centros del saber, la concepción del conocimiento era diferente, aunque se mantenga la constante de que sigue siendo el resultado de las “técnicas para la investigación” de las que se dispone en determinado momento para discernir, integrar o verificar saberes. Dentro de las técnicas para la investigación cabe considerar el método escolástico, el de las ciencias naturales y humanas, entendiendo que la “ciencia” es un saber racional. Una vez que da por sentado esta forma de esencia, que tiene al conocimiento como “meta”; a la libertad y la verdad como “valores”; y a los procedimientos de la discusión y el diálogo como “técnicas racionales”; Millas ingresa en el terreno de la universidad contemporánea, poniendo el acento en que ninguna de las nuevas exigencias históricas, o misiones, pueden llegar a justificar que la universidad se traicione a sí misma. Este último punto es importante dejarlo latente para retomarlo al momento de concluir este texto, pues adelanto que el escenario de la universidad de la postdictadura también puede pensarse desde la “traición”, esta vez no a sí misma, sino que proveniente de los factores neoliberales heredados de la dictadura. Willy Thayer define este acontecimiento impugnando el término “transición” de la universidad en el marco del “desplazamiento del Estado como centro-sujeto de la historia nacional, al mercado ex –céntrico postestatal y postnacional”.217

  • 218 Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad, op.cit., p. 33.

15Hasta el momento Millas ha desarrollado una suerte de argumento aristotélico sobre la universidad, pues distingue entre una esencia permanente y el momento particular u accidental de concebirla durante la reforma. Cuando se enfoca en la universidad contemporánea introduce dos nuevos factores que la impactan y la transforman, me refiero a la “tecnificación” y la “masificación”. Estos factores alcanzan a la sociedad en su conjunto y, de modo ineludible, a la universidad y a la vida humana. No puede desconocerse que el sentido más amplio de la masificación, apreciada como pérdida de espiritualidad, Millas lo toma del pensamiento de Ortega y Gasset; tampoco se puede ignorar que el mismo Marx repara en la mecanización como una forma de deshumanización o alienación. Al advertir la magnitud de esta situación con respecto a la universidad, Millas la enfrenta poniendo un dique, puesto que acepta que la universidad pueda ser “de masas”, pero “no tiene por qué ser una universidad masificada”.218 En su opinión, la universidad de masas puede ser democratizadora si mantiene su esencia porque prepara para el poder a sujetos que han dejado de ser pasivos en la historia; si fuera así esta parece ser una resignificación de su misión. Con todo, reconoce que el peligro reside en que estudiantes y profesores pueden dejar de ser individuos y sean incapaces de un diálogo racional, ya que al mantener una conducta colectivizada pueden ejercer formas de violencias que cancelan el espíritu universitario. De este modo, cuando retoma la discusión sobre la reforma universitaria en el marco de la universidad contemporánea, juzga con severidad la exigencia del cogobierno, la inasistencia a clases y los cursos paralelos. Juzga de “manías” o “fetiches” estas situaciones cuando interrumpen la misión del cultivo del conocimiento.

  • 219 Ver Sánchez, Cecilia, “Filosofía universitaria y política. Chile en el período 1950-73”, Universum. (...)
  • 220 Thayer, Willy, La crisis no moderna de la universidad moderna, op.cit., p. 176.
  • 221 “Si yo fuera bastante vanidoso como para ser modesto…”. Entrevista a Jorge Millas, op.cit., p. 49.
  • 222 Sánchez, Cecilia, Una disciplina de la distancia. Institucionalización universitaria de los estudio (...)
  • 223 Ibid., p. 174.

16¿Cómo juzgar el pensamiento de Millas sobre la universidad? Para algunos de sus lectores/as este filósofo aparece defendiendo una universidad del “espíritu” en contra de la “colectivización” y “democratización”, de modo semejante a la crítica de José Enrique Rodó en Ariel a la democracia de masas proveniente de la América anglosajona. Reconozco que esta fue mi opinión en un artículo referido a la relación entre la filosofía universitaria y la política en Chile.219 Sin descartar del todo esta interpretación, en esta ocasión me interesa entender a Millas como un pensador que vivió en una temporalidad en tránsito; uso esta palabra en el sentido de experimentar un tiempo “imposible”, según una de las acepciones que le diera Willy Thayer a la experiencia que nos lleva a la decepción y no al cambio de lo nuevo e inédito.220 Por cierto, esta decepción puede decirse que la vivimos muchos, me incluyo, pero se la achacamos a la dictadura y a lo que resta de ella hasta hoy. Sin embargo, Millas trató sostenidamente de pensar los matices en un período de contrastes absolutos; de mantenerse en un pensamiento que consideraba “libre” cuando esta palabra había perdido su sentido moderno y la universidad empezaba a asemejarse a una “feria de saberes incoordinados”; expuesta a la especialización, la masificación y a los requerimientos frenéticos de jóvenes líderes de la “Reforma” con mayúscula que tenían como cometido “destruir la universidad”;221 en un país de “historiadores”, “legisladores” y “poetas” cuyos saberes son extrovertidos, según los caracteriza en su primer libro. En los textos de Millas se aprecia la resistencia de su pensamiento con respecto al exterior de la universidad, actitud que puede derivarse de la matriz clásica del humanismo imperante en las universidades chilenas desde Andrés Bello en adelante; es decir, su pensamiento se sostenía en demarcaciones que dejaban a la política en el exterior y las diferencias se asimilabas a un error, de acuerdo a como se leía en ese momento el contexto latinoamericano y las ideas sobre América Latina que ya comenzaban a permear el pensamiento en países como México, Argentina, Uruguay, entre otros. Con todo, debe reconocerse que la época de la reforma en Chile llegó a límites insospechados. A mi juicio, la postura más extrema la sostuvo Dantón Urqueta, para quién los universitarios deberían “abandonar las armas de la crítica para ir a empuñar la crítica de las armas. Entonces la Universidad, si es que la hay será un recinto en que sólo queden inválidos”.222 Frente a este tipo de optimismo revolucionario, Jorge Palacios fue, quizás, el único reformista que alcanzó a percibir la fragilidad de la estructura universitaria y su dependencia con la política gubernamental de turno, pues reconoce que sin autonomía un gobierno más reaccionario del que se tenía en ese momento (se refiere a la Democracia Cristiana) puede barrer de una “plumada” las conquistas universitarias de la reforma.223 Por cierto, es lo que sucedió sin más a partir del Golpe Militar de 1973.

5. Alienaciones de la Universidad

  • 224 Ver de Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad, op.cit., p. 133.
  • 225 Ibid., p. 140.

17Bajo dictadura, la universidad asume una nueva determinación que se superpone a la “extroversión” de la masificación. Esta vez Millas la cataloga de “alienada”, debido a que pierde su autonomía, ya en entredicho en el período anterior; ahora un poder extraño toma su control bajo la figura de los Rectores Delegados.224 De modo vertical, la dictadura le entrega un “orden” a la universidad como un “fin en sí”,225pero este orden es “externo” porque se funda en “valores ajenos a la universidad”. Millas reconoce que la intervención militar en la universidad es una reacción a la reforma y al estado de cosas que la acompañó, aunque esta reacción la encuentra tan fuera de lugar como la ideologización anteriormente denunciada. Tenemos, entonces, una nueva decepción para Millas; esta vez por la pérdida del “decoro” y del “estilo” de universidades asediadas por vigilantes y bajo las órdenes de Rectores Delegados carentes de experiencia universitaria.

  • 226 Ibid., p. 132.
  • 227 Ibid., pp. 148-149.

18Si bien la universidad venía perdiendo su autonomía con la masificación, la dictadura la suprime por decreto. Aunque por el momento sólo hemos hablamos de la fáctica ocupación de la universidad de parte del gobierno dictatorial, es bueno explicitar la internalización de otro elemento que empieza a definirla. Ya no sólo se está ante un poder externo basado en la autoridad; esta vez se trata de un poder que deja sin efecto cualquier interioridad y autonomía universitaria, organización social y autonomía personal. Me refiero a lo que el mismo Millas denomina “el economicismo de la sociedad de consumo y de la economía de libre mercado”.226 La misión e idea de la universidad de la que habla Millas en su libro queda ya sin efecto ante el autofinanciamiento que tiende a igualar a la universidad a una empresa privada. Él mismo señala que los viejos valores de la “libertad académica” y de la “autonomía universitaria” que se nombran en la legislación dogmática de la nueva Ley de Universidades decretada en 1980 han pasado a ser pura “retórica”. La economía de mercado pasa a ser para Millas la peor perspectiva para su “misión”, ya que el financiamiento a investigaciones sin consecuencias económicas se significa como un “mal negocio”, pese a ser un negocio “excelente para la universidad” si se la considera desde lo que ella es. En este sentido, el nuevo lenguaje que distorsiona por completo la “idea” de universidad es hoy el de la “eficiencia”, la “calidad del producto”, los “factores competitivos” y, también, como dice, “otras banalidades del mundo del lucro”.227

  • 228 Ver “Prólogo” al libro de Maximiliano Figueroa, Jorge Millas. El valor de pensar, op.cit., p. 18,

19Para terminar, quiero resaltar que Millas fue uno de los primeros en referirse al modelo de mercado adoptado por las universidades chilenas, sin dejar de contraponerlo a la concepción moderna del pensamiento universitario, cuya finalidad es el saber autónomo. Me parece importante reconocer el pensamiento de Millas sobre la universidad por practicar el arte de los matices en un tiempo en extremo difícil. Hubiese sido deseable pensar también la universidad y el saber en el contexto de la América Latina, pero, como sabemos, esta es una perspectiva resistida en nuestros medios académicos por considerar a Chile demasiado excepcional y por desarrollarse entre nosotros/as un pensamiento especialmente eurocéntrico. Algo de esa excepcionalidad chilena se lee en Millas cuando se refiere a la sobriedad de nuestro país. Con todo, el examen de Millas se acrecienta cuando discute con el neoliberalismo, dejándonos una forma curiosa de reflexión o, como la llama Humberto Giannini, un “pensamiento martirizado”228.

  • 229 Ortega y Gasset, José, Misión de la universidad, Madrid, Austral, 1965.

20De este modo, sin proponérselo Millas nos relata su postura de lo que podría haber sido un pensamiento introvertido bajo la temporalidad de la universidad, justo cuando ese pensamiento se vuelve imposible de practicar en Chile. Como es obvio, este pensamiento es muy distinto del que se podía ejercer en una “universidad vigilada”, texto publicado en El Mercurio en 1975, en el que Millas critica el autoritarismo ejercido dentro y fuera de las universidades del período de la dictadura, gesto que le valió la expulsión de la Universidad de Chile. Por cierto, hoy estamos en una figura de la universidad muy distinta a la de la dictadura; aun así, no ejercemos un pensamiento autónomo debido a las categorías neoliberales que llegó a reconocer y a cuestionar Millas, aunque debe reconocerse que en Chile esta categoría siempre ha sido relativa. Lo que no alcanzó a experimentar Millas fue la exigencia académica de la escritura de papers en revistas indexadas. Como se sabe, bajo este formato se tiende a comunicar los resultados de una investigación en vez de permitir el lento tejido del pensamiento. También debe destacarse en la reflexión de Millas su reivindicación de un pensamiento integrador, en contra del especialismo que el neoliberalismo consigue consolidar en la universidad y en la educación media en desmedro de los saberes filosóficos, históricos, éticos y estéticos. El problema es configurar un profesional que Ortega y Gasset tilda de “bárbaro” debido a que sabe sólo de una cosa.229 Al contrario, Millas sigue a Ortega y Gasset en la defensa de la integración del saber, con el propósito de salvar su dimensión vital.

Notes

198 Ver de Figueroa, Maximiliano, Jorge Millas. El valor de pensar, Santiago de Chile, Universidad Diego Portales Publicaciones, 2011, p. 252.

199 Sobre la concepción neoliberal de la universidad en América Latina recomiendo el libro de Friz Echeverría, Cristóbal, La universidad en disputa. sujeto, educación y formación universitaria en la concepción neoliberal Santiago de Chile, Ceibo, 2016.

200 Millas, Jorge, Idea de la individualidad, Santiago de Chile, Prensas de la Universidad de Chile, 1943, p. 13.

201 Ver de Millas, Jorge, “Si yo fuera bastante vanidoso como para ser modesto…”. Entrevista realizada por alumnos de Ingeniería comercial al ex decano de la entonces Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile, 1977, p. 46. http://mingaonline.uach.cl/pdf/racs/n1/Art05.pdf

202 Ver la nota de la “Introducción” anotada con un asterisco, en Idea de la individualidad, op.cit., p. 15.

203 Ibid., pp.18-19.

204 En estos términos se refiere a la progresión del pensamiento cuando evalúa nuevamente la relación entre poesía y filosofía en Idea de la filosofía. El conocimiento, tomo I, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1970, p. 151.

205 Ibid., p. 101.

206 Millas, Jorge, Idea de la individualidad, op.cit., p. 79.

207 Ibid., p. 83.

208 Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad, Santiago de Chile, editorial del Pacífico, 1981, p. 10.

209 Ibid., p. 59.

210 Ibid., p. 61.

211 Ibid., p. 62.

212 La conferencia a la que me refiero se titula “La universidad y su reforma”. Esta conferencia fue dictada el año 1962 en la Universidad de Panamá, ibid., p. 23.

213 Ibid., p. 27.

214 Ibid.

215 Ibid.

216 Ibid., p. 28.

217 Thayer, Willy, La crisis no moderna de la universidad moderna, Santiago de Chile, Cuarto Propio, 1996, p. 176.

218 Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad, op.cit., p. 33.

219 Ver Sánchez, Cecilia, “Filosofía universitaria y política. Chile en el período 1950-73”, Universum. Revista de Humanidades y Ciencias Sociales, 12, Universidad de Talca, 1997.

220 Thayer, Willy, La crisis no moderna de la universidad moderna, op.cit., p. 176.

221 “Si yo fuera bastante vanidoso como para ser modesto…”. Entrevista a Jorge Millas, op.cit., p. 49.

222 Sánchez, Cecilia, Una disciplina de la distancia. Institucionalización universitaria de los estudios filosóficos en Chile, Santiago de Chile, CESOC-CERC, 1992, p. 155.

223 Ibid., p. 174.

224 Ver de Millas, Jorge, Idea y defensa de la universidad, op.cit., p. 133.

225 Ibid., p. 140.

226 Ibid., p. 132.

227 Ibid., pp. 148-149.

228 Ver “Prólogo” al libro de Maximiliano Figueroa, Jorge Millas. El valor de pensar, op.cit., p. 18,

229 Ortega y Gasset, José, Misión de la universidad, Madrid, Austral, 1965.

Auteur

Doctora en Filosofía en la Universidad París 8 y en Literatura en la P. Universidad Católica de Chile (cotutela). Académica del Instituto de Humanidades de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Ha publicado Una disciplina de la distancia. Institucionalización universitaria de los estudios filosóficos en Chile (Cerc-Cesoc, Santiago-Chile, 1992); Escenas del cuerpo escindido. Ensayos de filosofía, literatura y arte (Santiago-Chile, Cuarto Propio/Universidad Arcis, 2005); El conflicto de la letra y la escritura. Legalidades/contralegalidades de la comunidad de la lengua en Hispano América y América Latina (Fondo de Cultura Económica, Santiago-Chile, 2013).

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search