Version classiqueVersion mobile

Jorge Millas. Aproximaciones a su obra

 | 
Maximiliano Figueroa Muñoz
, 
Cristóbal Friz Echeverría

De la tarea intelectual: actualidad y disonancias del pensamiento de Jorge Millas97

Fernando Pérez Villalón

Texte intégral

  • 97 Una primera versión de este texto fue leída el 15 de noviembre del 2012 en la sesión del Coloquio N (...)
  • 98 Millas, Jorge. De la tarea intelectual. Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1974, p. 32.

1En su discurso de incorporación a la academia de la lengua, de 1962, le correspondía a Jorge Millas honrar la memoria de Valentín Brandau, el académico cuyo lugar vacante iba a ocupar y, como él mismo explica, se resistía a que ese homenaje consistiera en injertar en su discurso “el índice copioso de sus servicios y honores públicos y de su diversificada obra de escritor” acompañado del “cortejo de adjetivaciones convencionales, entusiastas, pero retóricas, con que la sociedad suele reconocer al hombre destacando el mínimo de los merecimientos para no olvidarlo del todo.”98 En vez de eso, Millas se propuso evocarlo in vivo y no in vitro, dialogando con su pensamiento a partir del “esencial y dinámico desacuerdo” en el que se encontraba a menudo con él. Siguiendo un poco su ejemplo, intentaré aquí dialogar con el libro de Millas que hoy nos convoca, De la tarea intelectual, a partir de la idea de que respetar a un pensador no es repetir sus ideas, ni limitarse a explicarlas, sino comprometerse con ellas en ese cuerpo a cuerpo que siempre implica, necesariamente, desacuerdos, discordancias y tensiones, desviaciones, aunque por supuesto también hacerse cargo de la cuota de verdad que todo pensamiento riguroso y radical como el de Millas siempre lleva dentro.

  • 99 Woolf, Virginia. Un cuarto propio. Santiago de Chile, LOM, 2006, p. 7.
  • 100 Millas, Jorge. Op.cit, p. 34.
  • 101 Millas, Jorge. Op. cit., p. 11.
  • 102 Millas, Jorge. Op. cit., p. 12.
  • 103 “Lo que Montaigne hacía en realidad, era ensayar continuamente el metal de su alma contra los más v (...)

2Él mismo sabía que esa verdad no es una joyita o bagatela que, parafraseando libremente a Virginia Woolf, un conferencista pueda entregarle al público en una hora para que la lleven a sus casas envuelta en el papel de sus apuntes y la pongan como decorado “eternamente sobre la repisa de la chimenea”, sino que es un pez pequeño que se pesca muy de vez en cuando y que es preciso devolver al agua para que no se nos muera entre las manos.99 Intentaré hacerme cargo, entonces, de la afirmación de Millas de que “la misión orientadora de las ideas consiste (…) en activar el pensamiento ajeno, hostigando la conciencia de los problemas y poniéndola en el camino de la zozobra y de la búsqueda, es decir, de la verdad misma, que, por ser dialéctica, es afán y no sosiego, viaje y no llegada.”100 Aprovecho, antes de entrar en materia, de agradecer la invitación de la Fundación Jorge Millas a participar en el coloquio itinerante (cuya condición nomádica me parece que le hace justicia a este dinamismo del pensamiento del escritor) y en la presente publicación, así como de celebrar su empeño en rescatar la obra y las ideas de Millas en un medio que a menudo parece creer que todo comienza de cero en cada generación. De hecho, mi primera reacción cuando una amiga de hace tiempo me llamó por teléfono para proponerme participar en este coloquio fue “pero no soy filósofo”, impulsado por el reflejo que lamentablemente la universidad actual tiende a fomentar en nosotros, de ocuparnos exclusivamente de una disciplina, y de un área sumamente restringida y acotada dentro de esa disciplina. Una de las cosas que aprendí preparándome para esta presentación fue en qué medida la obra de Millas no se deja encasillar en los límites estrechos de la filosofía, la disciplina en la que sin duda más se destacó, ni de ninguna otra, sino que exige el calificativo más amplio de pensamiento que le damos a quienes no se limitan a moverse dentro de una cancha o tablero pre-dibujado, sino que nos obligan a mover sus límites, repensarlos, desplazarlos y trazarlos otra vez. Se trata, por otra parte, de un pensador que es también un escritor, no sólo en la medida en que publicó textos que podemos calificar de “literarios” sino en la medida en que tuvo una aguda conciencia de la íntima relación entre pensamiento, lenguaje y escritura. En esa medida, la obra de Millas se inscribe no sólo en la historia de la filosofía chilena, sino del ensayismo chileno y latinoamericano, un género híbrido en el que se entremezclan la escritura literaria y el pensamiento, íntimamente entreverados, y un género que continúan cultivando entre nosotros pensadores notables como Carla Cordua, Humberto Giannini y Pablo Oyarzún, entre varios otros. Es, de hecho, en el libro que comentamos hoy, que se encuentran algunas de las más lúcidas reflexiones de Jorge Millas respecto a la relación entre la escritura y el trabajo intelectual. La palabra escrita es para Millas “la palabra en cuanto órgano apto para recoger y reconstruir la experiencia concreta y no sólo su abstracta estructura conceptual”,101 y el escritor “un aguijón de la conciencia, capaz de profundizarla, expandirla y elevarla a un alto nivel de clarividencia mediante la palabra.”102 La escritura no es, entonces, meramente un medio de expresión para la conciencia, sino el lugar en que ocurre el pensamiento, en que esa conciencia se acrecienta en su esfuerzo por hacerse cargo de las dimensiones más concretas del mundo en torno a ella, al ensayarse contra ellas, como escribe Juan José Arreola a propósito de Montaigne.103

  • 104 Millas, Jorge. Op. cit., p. 12.

3Millas es, por tanto, un pensador que escribe, un pensador que sabe que el pensamiento se hace con palabras, pero también un escritor que piensa, un escritor que sabe que si la escritura corta por completo los lazos con las responsabilidades de comprender el mundo, articularlo, interrogarlo en diálogo con otros, se arriesga a convertirse en un ejercicio estéril, en una “intrascendente amenidad (…) para las horas del tedio y el cansancio.”104 Es, por lo tanto, en cuanto escritor y lector de literatura que intento acercarme a la obra de Millas y de hacerme cargo, en la medida de mis posibilidades, de la exigencia que ella nos plantea, pero también en tanto que universitario. Digo deliberadamente universitario, y no profesor de universidad, en primer lugar porque hice hace poco la transición de estudiante de doctorado a profesor, y confieso que todavía no me acostumbro del todo a este nuevo estatus y las responsabilidades y exigencias que conlleva, pero también porque no quiero acostumbrarme a esa distinción, porque pienso que en la universidad, a la que Millas dedicó algunas de sus más agudas y lúcidas reflexiones, que conservan hoy en día su vigencia y pertinencia, en un cierto sentido somos todos estudiantes, todos aprendices, todos perpetuamente principiantes.

  • 105 Jorge Millas, Op. cit., p. 63.
  • 106 Jorge Millas, Op. cit., p. 64.
  • 107 “El orden democrático es un ideal sencillo y permanente: es la comunidad de hombres que, desiguales (...)
  • 108 Nancy, Jean-Luc. La comunidad inoperante. Santiago de Chile: LOM, 2000, p. 159.
  • 109 Nancy, Jean-Luc. Op. cit., p. 19.
  • 110 Ver el capítulo III, “Democracia y derechos humanos”, de Maximiliano Figueroa, op.cit., pp.127-175.
  • 111 Jorge Millas, Op. cit., p. 67.
  • 112 Jorge Millas, Op. cit., p. 72.
  • 113 Millas, Jorge. Idea y defensa de la universidad. Santiago de Chile, Ediciones UDP, 2012, p. 175.
  • 114 Me refiero a La excepción universitaria. Reflexiones sobre la educación superior chilena, de Juan M (...)
  • 115 Jorge Millas, De la tarea intelectual, p. 62.
  • 116 Barthes, Roland. El placer del texto y Lección inaugural. Madrid: Siglo XXI, 2007, p. 57.
  • 117 Millas, Jorge. Op. cit., p. 24.
  • 118 “Las funciones puramente vegetativas del organismo político gozan, como en la conducción de la vida (...)

4Es en ese sentido que me gustaría evocar el texto “Los estudiantes y el deber intelectual”, no en el antipático papel de un profesor que les recuerda a los estudiantes sus deberes, sino como alguien sometido a una exigencia compartida en tanto que miembro de una comunidad universitaria. Me parece especialmente pertinente evocar, en este momento histórico en que se está discutiendo un profundo cuestionamiento del papel de la universidad y de la educación en nuestro país, la definición que propone Millas de la universidad como “un entendimiento común en el propósito de llevar adelante cierta tarea”, una definición en la que la tarea importa menos, afirma Millas, ya que ha cambiado y se ha redefinido a lo largo de la historia, que “el entendimiento sobre un modo de hacer en común aquella tarea”.105 El término entendimiento, precisa Millas, no debe comprenderse en un sentido meramente intelectual, como cuando un profesor le pregunta a los estudiantes si entendieron, o en el sentido de ponerse de acuerdo o llevarse bien (entenderse), sino que implica un reconocimiento radical del otro en tanto que otro, como persona que comparte con nosotros “la experiencia común de la existencia”,106 y por lo tanto no como meramente ajeno y distinto de nosotros sino como alguien con quien podemos dialogar a partir de ese suelo común, o mejor, generar en el diálogo un suelo común, entregarnos al diálogo como aquello que nos pone en común, que nos hace estar en común. Esta noción de la universidad como un hacer en común, y por lo tanto como una comunidad, comparte varios rasgos con la definición de Millas del sistema democrático,107 y me parece que sería interesante discutirla en diálogo con las reflexiones acerca del estar en común como determinación de la existencia en La comunidad inoperante, de Jean-Luc Nancy, un pensador que ha abordado la comunidad como don, como tarea infinita, y como “imperativo categórico, anterior a toda moral (…), de no renunciar al sentido en común”,108 junto con hacerse cargo de las paradojas de la “disolución, de la dislocación o de la conflagración de la comunidad”109 en el horizonte contemporáneo. Pero, volviendo a la universidad, en el pensamiento de Millas es claro que este compromiso con el diálogo, el entendimiento, excede en importancia la capacitación para el desempeño de una profesión que por momentos parece convertirse en el único horizonte de nuestras universidades. De hecho, entiendo que en su obra, como en la de Hannah Arendt, esta capacidad de diálogo es parte de la definición de lo humano y un componente esencial de la democracia, a la que defendió con tanta convicción durante los años de dictadura.110 Creo que el pensamiento de Millas a este respecto nos propone un matiz importante para nuestra labor como profesores, investigadores, y estudiantes, cuando llega incluso a afirmar que “mantener viva esta comunidad del entendimiento racional” es más importante que “estudiar con seriedad”.111 Este recordatorio me parece urgente para todos quienes participamos de la vida académica, ahogados con frecuencia en sus múltiples demandas y exigencias: los trabajos que entregar y corregir, las clases que dar o tomar, actividades de extensión como esta misma. No se trata, ciertamente, de que Millas menosprecie la importancia del estudio, del rigor, y de la pasión por el trabajo intelectual, que él practicó toda su vida, se trata de que se da cuenta de que ninguna de esas actitudes es un fin en sí, y de que su pensamiento se resiste con razón a cualquier definición de la universidad que implique “hacer del hombre [o del conocimiento, o del pensar] un instrumento”.112 Es bien sabido que Millas tuvo el valor de defender esta concepción de la universidad frente a diversas coyunturas que, a su juicio, la amenazaban: su libro Idea y defensa de la universidad recoge sus lúcidas críticas al proceso de reforma universitaria de fines de los 60 junto con los textos en los que cuestiona las transformaciones impuestas a la universidad por la dictadura. Su capacidad para oponerse a los dogmatismos e ideologías de cualquier signo político que le parecieran poco razonables es ciertamente una muestra de entereza no sólo moral, sino que intelectual, y revisando algunos de esos textos, sorprende además la vigencia de varias de sus reflexiones. Millas se pregunta, por ejemplo, en un texto de 1981, a propósito de las facilidades dadas por la dictadura para la creación de universidades privadas, si será sensato entregar “a las leyes azarosas de las pugnas ‘competitivas’ la multiplicación de las instituciones de educación superior”, y luego diagnostica que la “peor perspectiva en que puede colocarse a las universidades para entender su misión, resolver sus problemas y promover su desarrollo, es la de la sociedad de consumo y de la economía social de mercado.”113 Ni falta hace decir que Millas anticipa aquí con total claridad algunos de los problemas que han llevado a la actual crisis de la educación superior chilena, y no es casualidad que quienes intentan pensar algunas de las dimensiones de esta crisis lo tomen como punto de partida.114 Debo decir, al mismo tiempo, sin embargo, que echo de menos algo de ironía en la concepción de Millas de la universidad, algo de capacidad de articular no sólo sus posibilidades sino sus limitaciones, no sólo su misión sino sus zonas ciegas, que son muchas. Citaba antes a Virginia Woolf, que a partir del pensamiento sobre la situación de las mujeres en relación a la educación universitaria pone el dedo en la llaga de algunos hábitos de la universidad partiendo por aspectos tan concretos y prosaicos como qué se come en sus casinos. Por momentos me falta en el pensamiento de Millas esa veta aterrizada, y por momentos me distancia de él cierta solemnidad algo engolada de la que él mismo era consciente, como cuando les dice a los estudiantes en un discurso de recepción que la universidad les “ofrece sus dones de sabiduría”.115 Como profesor universitario, me gustaría pensar que mi tarea es menos entregarle a los estudiantes “dones de sabiduría” que, como decía Roland Barthes, ofrecerles sabores, y una sana dosis de perplejidad.116 Siento que tal vez esta concepción de la universidad como un templo del saber conlleva un riesgo de sobreestimación de la tarea intelectual, y del intelectual como figura, que asoma también en pasajes como aquéllos en los que Millas, luego de una defensa de la democracia como “régimen de la duda metódica y del riesgo experimental”117 que resuena potentemente si consideramos la fecha del discurso (1974), propone la misión del intelectual como “cabeza de la sociedad”.118

  • 119 Pienso, en alguna medida, en las reflexiones que propone acerca de la pedagogía Jacques Rancière en (...)
  • 120 “ ¿La torre de marfil? Sí, claro, la famosa torre donde mataron a Arquímedes los romanos que invadi (...)
  • 121 Me refiero al famoso aforismo de Walter Benjamin en Calle de dirección única: “La crítica es una cu (...)

5Confieso no reconocerme en estas frases, que me parecen más cercanas a la idea platónica del filósofo como gobernante de la polis, que el propio Millas discute en su discurso de incorporación a la academia chilena de la lengua incluido en este libro, que a la idea del filósofo como tábano de la ciudad, propia de Sócrates. Creo que valdría la pena pensar otros lugares para el intelectual en el cuerpo social que la cabeza en la que lo pone Millas: el intelectual como dedo pulgar, como entraña, como nariz o antenas de la sociedad, el intelectual como una de las muchas patas de una mesa que cojea, como parte de una masa acéfala, ya no desde la superioridad de un rol privilegiado sino desde una profunda y radical relación con el no saber.119 Siento que hay en la metáfora del intelectual como cabeza de la sociedad la creencia equivocada de que los intelectuales pueden situarse en una altura por encima de los conflictos, de que el pensamiento tiene lugar en una esfera superior a la del resto de la realidad en vez de ser parte de ella. Atribuirle esta concepción a Millas, sería, por cierto, simplificar su pensamiento, siempre mucho más matizado y complejo. Por otra parte, él mismo, en un texto en que critica la politización de la universidad en los años de la reforma universitaria, reivindica lúcidamente la metáfora de la “torre de marfil” como lugar del pensamiento y de la reflexión intelectual.120 En esa cita, el propio Millas subraya que la torre de marfil que por momentos se le reprocha ser a la universidad es parte del mundo y de su historia, al mismo tiempo que rechaza firmemente el ingreso de la política a la universidad. Ahora bien, incluso sin estar de acuerdo con el modo en que allí Millas plantea la cuestión, persiste la pregunta por el lugar desde el cual sería posible pensar los problemas de la sociedad con algún tipo de distancia, a menos que esa distancia de la que la crítica dependía no sea ya posible…121

  • 122 “No fui, pues, yo quien dejó a la poesía: ella me dejó a mí. Es probable que todo se deba a Nicanor (...)

6Por otra parte, el propio Millas, en el mismo párrafo en que incluye esas frases, cita a Nicanor Parra, y creo que no sería tan despistado leer su solemnidad como un intento de temperar la tal vez excesiva tendencia al chacoteo y la ironía de su compañero de generación. Millas mismo recuerda también que él comenzó su vida intelectual como poeta, vocación que abandonó en parte debido a la presencia en su generación de la figura del antipoeta.122 No estaría mal acaso que en nuestro medio intelectual hubiera un esfuerzo por matizar las dosis de Parra con algo de Millas, el humor cáustico de la antipoesía con la lucidez prosaica del pensamiento crítico, la concisión epigramática de los artefactos con la extensión dialógica de los ensayos, el ingenioso e instantáneo juego de palabras con la humilde tarea de desentrañar paso a paso un problema. Creo que no sería poco que la universidad se propusiera esa tarea.

  • 123 Readings, Bill. The University in Ruins. Cambridge, Mass., Harvard UP, 1996.
  • 124 Pound, Ezra. Antología. Trad. De José Coronel Urtecho y Ernesto Cardenal. Madrid: Visor, 1983, p. 1 (...)

7La universidad actual no es, por cierto, la que Millas conoció. El propio Millas fue parte de un proceso de institucionalización y de profesionalización de la filosofía y otras disciplinas humanistas que llevó a lo que se ha llamado “la universidad de la excelencia”123, una universidad que hace difícil el tipo de humanismo amplio que practicó alguien como Millas con sus exigencias de especialización disciplinar que es fácil lamentar pero difícil aprehender lúcidamente en todas sus dimensiones. Creo que una de las tareas que el pensamiento de Millas nos propone es la de articular la exigencia de rigor y de excelencia intelectuales con la capacidad del pensamiento de exponerse a lo desconocido, a lo nuevo, a lo que desborda las categorías de las disciplinas y el saber establecido que la universidad resguarda. Esta paradoja, que el libro de Garrido, Herrera y Svensson La excepción universitaria desarrolla muy lúcidamente, tal vez sea la encrucijada intelectual más importante de la universidad actual. Pero esta no es sólo una comunidad de investigadores, sino que también un centro de enseñanza, e incluso un lugar en el que el esfuerzo de pensar en teoría no debiera distinguirse del empeño en transmitir el pensamiento, en compartirlo, en ejercerlo en común. La universidad que nos toca vivir es, en ese mismo sentido, una universidad atravesada por la lógica del mercado exactamente del modo en que Millas temió: sin negar que la aparición de las universidades privadas ha traído consigo muchos beneficios (quien escribe estas líneas trabaja en una de ellas), es innegable que su creación ha sido parte de un proceso que convierte a la enseñanza universitaria en mercancía, a los estudiantes en clientes y a los profesores en prestadores de un servicio por el que se paga un precio. Con usura, escribió Ezra Pound, “ninguna pintura es hecha para durar ni para vivir con ella / sino que es hecha para vender y vender pronto / (…) con usura la línea se hace gruesa”,124 y esa descripción le calza perfectamente a algunas de las deformaciones que han invadido a la universidad actual. No tengo ninguna solución para ese conflicto, ni demasiadas certezas que ofrecer respecto a los problemas que plantea, pero creo que a partir del pensamiento de Millas queda claro que uno de los imperativos con los que tenemos que enfrentar esos problemas es precisamente el de la comunidad universitaria, una comunidad que se disuelve y disloca si no somos capaces de entendernos, de escucharnos, de asumirnos como un nosotros que dialoga incluso en las instancias de más radical desacuerdo y disonancia. La universidad es el lugar que hace posible que esos desacuerdos se conciban como parte de una conversación, de un concierto, de una construcción colectiva, y de nadie más que nosotros depende que lo siga siendo.

  • 125 Oyarzún, Luis. Temas de la cultura chilena Santiago de Chile, Editorial Universitaria, p. 163.
  • 126 Oyarzún, Luis. Op. cit., p. 171.
  • 127 Figueroa, Maximiliano. Op. cit, p. 54.

8Mi primer encuentro con la obra de Millas fue precisamente cuando terminaba mi licenciatura en letras con un seminario de título sobre el Diario íntimo de Luis Oyarzún como parte de un proyecto de investigación acerca del ensayo chileno dirigido por Roberto Hozven. Leí por ese entonces su Idea de la individualidad, obra precoz de un pensador que entonces tenía apenas 26 años y que revela una madurez, talento y capacidad reflexiva que justificadamente lo convirtieron instantáneamente en una de las promesas de la filosofía chilena de ese entonces. Pero es en las páginas de un ensayo de su amigo Luis Oyarzún que encuentro una imagen de Millas con la que me gustaría quedarme. Se trata del “Retrato de una generación” con el que concluye su Temas de la cultura chilena, un ensayo en el que aparecen Nicanor y Violeta Parra, Jorge Cáceres, Pablo Neruda, y como telón de fondo el ambiente intelectual del Internado Barros Arana en el que Oyarzún y Millas se conocieron. Oyarzún recuerda que Millas lo inició en los rigores de la poesía de Valéry y en el pensamiento de Freud ( “No poco tiempo vivimos obsesionados interpretando a troche y moche nuestros sueños y los ajenos”125), y luego evoca los años en que el pensador trabajaba en su primer libro, en el que “Analizaba gravemente la situación del hombre contemporáneo y los problemas fundamentales de la cultura, con un dominio del lenguaje y un rigor intelectual que, aun a esta distancia, nos impresiona como excepcional entre nosotros.”126 Este ambiente de precoz fervor intelectual, recuerda Oyarzún, fue interrumpido por las noticias del inicio de la Segunda Guerra Mundial: ¿Qué podían significar nuestras pobres obras en medio de aquel mare magnum? Había que velar y contemplar, meditar y vivir hasta el instante en que los frutos laberínticos e inasibles que la época nos permitía producir hubieran madurado y se hubieran abierto como granadas. No tuvimos urgencia. No tenemos urgencia. El valor verdadero de las creaciones artísticas no depende ni de los comentarios del día, ni de la crítica de los diarios, ni de la crónica ágil e ilustrada de los magazines, que tanto seduce a tantos jóvenes. Depende, sí, de una actitud interior que se traduce en conducta, de una cultura espiritual que es, en el fondo, amor, amistad creadora, fervor por algo de lo mucho que la vida, pródigamente, ofrece. (172-173). Se ha recordado mucho al Millas ya mayor, aislado y expulsado de la universidad por su imbatible honestidad y valentía intelectuales en “tiempos oscuros”.127 A mí me gustaría concluir con esta imagen de un Millas joven, miembro de una generación que por entonces comenzaba a crear su obra con entusiasmo algo ingenuo, todavía no desilusionada por los golpes de la vida y de la historia, con un fervor que reconozco en cada página de su obra y que reconozco también en quienes la critican y cuestionan. Mientras concluyo estas líneas, bajo mi ventana pasan grupos de estudiantes camino a la Plaza Italia, a una más de tantas marchas por la educación, caracterizadas por los gritos alegres y entusiastas pero también por las consignas repetidas mecánicamente, por la oposición lúcida a las injusticias de un sistema mercantil sin límites, pero también por una arrogancia juvenil a la que a veces le cuesta comprender la complejidad que implican sus reivindicaciones y que puede poner en peligro el diálogo racional del que depende, según Millas, la propia democracia. No creo que tenga sentido preguntarse qué haría Millas ante la situación actual, sino preguntarse a partir de él qué haremos nosotros. Preguntárselo combinando la conciencia crítica con el “fervor por algo de lo que la vida, pródigamente, ofrece” es hoy en día la tarea intelectual de todo ciudadano.

Notes

97 Una primera versión de este texto fue leída el 15 de noviembre del 2012 en la sesión del Coloquio Nómade en Homenaje a Jorge Millas realizada en la Universidad Alberto Hurtado.

98 Millas, Jorge. De la tarea intelectual. Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1974, p. 32.

99 Woolf, Virginia. Un cuarto propio. Santiago de Chile, LOM, 2006, p. 7.

100 Millas, Jorge. Op.cit, p. 34.

101 Millas, Jorge. Op. cit., p. 11.

102 Millas, Jorge. Op. cit., p. 12.

103 “Lo que Montaigne hacía en realidad, era ensayar continuamente el metal de su alma contra los más variados temas, tal como las puntas de oro de diversos quilates se prueban contra la piedra de toque.” Arreola, Juan José. “Prólogo” a Michel de Montaigne. Ensayos escogidos. México D.F.: UNAM, 1997, p. 14.

104 Millas, Jorge. Op. cit., p. 12.

105 Jorge Millas, Op. cit., p. 63.

106 Jorge Millas, Op. cit., p. 64.

107 “El orden democrático es un ideal sencillo y permanente: es la comunidad de hombres que, desiguales como personas, convierten sus desigualdades naturales en fuentes de dinamismo y, corrigiendo las desigualdades antinaturales, buscan un mínimo de concordia para vivir en común.” Discurso de Millas en el teatro Caupolicán en 1980, citado en Figueroa, Maximiliano. Jorge Millas. El valor de pensar. Santiago de Chile: Ediciones UDP: 2011, p. 151.

108 Nancy, Jean-Luc. La comunidad inoperante. Santiago de Chile: LOM, 2000, p. 159.

109 Nancy, Jean-Luc. Op. cit., p. 19.

110 Ver el capítulo III, “Democracia y derechos humanos”, de Maximiliano Figueroa, op.cit., pp.127-175.

111 Jorge Millas, Op. cit., p. 67.

112 Jorge Millas, Op. cit., p. 72.

113 Millas, Jorge. Idea y defensa de la universidad. Santiago de Chile, Ediciones UDP, 2012, p. 175.

114 Me refiero a La excepción universitaria. Reflexiones sobre la educación superior chilena, de Juan Manuel Garrido, Hugo Eduardo Herrera y Manfred Svensson (Santiago de Chile, Ediciones UDP, 2012).

115 Jorge Millas, De la tarea intelectual, p. 62.

116 Barthes, Roland. El placer del texto y Lección inaugural. Madrid: Siglo XXI, 2007, p. 57.

117 Millas, Jorge. Op. cit., p. 24.

118 “Las funciones puramente vegetativas del organismo político gozan, como en la conducción de la vida personal, de una manifiesta preeminencia frente a las del entendimiento. Afortunadamente, es también natural que los humanos tengan cabeza, y que la cabeza piense y pueda servir al cuerpo entero. Si el intelectual no reconoce en ello su misión propia, él y la sociedad quedan descabezados.” Millas, Jorge. Op. cit., p. 25.

119 Pienso, en alguna medida, en las reflexiones que propone acerca de la pedagogía Jacques Rancière en El maestro ignorante (Buenos Aires, Libros del Zorzal, 2007).

120 “ ¿La torre de marfil? Sí, claro, la famosa torre donde mataron a Arquímedes los romanos que invadieron Sicilia y, de donde, sacaron a Servet quienes lo llevaron a la hoguera; la torre desde donde Newton pudo ver que una manzana que cae y la luna que gira se mueven conforme a unas mismas leyes; la torre en que sorprendió a Pavlov la Revolución Rusa y a donde los revolucionarios acudieron a ofrecerle sus respetos; la torre donde, justo por ser alta torre se mira más lejos, y donde, por lo mismo, hay más silencio para dialogar mejor; la torre, en fin, que es de este mundo, porque la ha edificado la inteligencia del hombre en la historia, que es su historia en este mundo precisamente.” Millas, Jorge. Idea y defensa de la universidad, p. 78.

121 Me refiero al famoso aforismo de Walter Benjamin en Calle de dirección única: “La crítica es una cuestión de distancia correcta. Ella se encuentra a gusto en un mundo en el que todo depende de las perspectivas y los decorados y en el que todavía es posible adoptar un punto de vista. Mientras tanto las cosas se han acercado cáusticamente a la sociedad humana.” (Madrid, Alfaguara, 1987, p. 76).

122 “No fui, pues, yo quien dejó a la poesía: ella me dejó a mí. Es probable que todo se deba a Nicanor Parra, con quien compartí mi adolescencia. ¿Cómo podía la poesía haberse quedado conmigo, si él había comenzado a cortejarla?” Entrevista con Alfonso Calderón de 1970, citada en Figueroa, Maximiliano, op. cit., p. 33.

123 Readings, Bill. The University in Ruins. Cambridge, Mass., Harvard UP, 1996.

124 Pound, Ezra. Antología. Trad. De José Coronel Urtecho y Ernesto Cardenal. Madrid: Visor, 1983, p. 105.

125 Oyarzún, Luis. Temas de la cultura chilena Santiago de Chile, Editorial Universitaria, p. 163.

126 Oyarzún, Luis. Op. cit., p. 171.

127 Figueroa, Maximiliano. Op. cit, p. 54.

Auteur

Doctor en Literatura Comparada, Universidad de Nueva York. Director del Departamento de Arte, Universidad Alberto Hurtado. Autor del libro Objeto novela/VIA (2018)

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search