Version classiqueVersion mobile

Jorge Millas. Aproximaciones a su obra

 | 
Maximiliano Figueroa Muñoz
, 
Cristóbal Friz Echeverría

La tarea de la sociedad de masas

Maximiliano Figueroa Muñoz

Texte intégral

Introducción

1El desafío espiritual de la sociedad de masas es uno de los libros más contingentes, pero, también, más vigentes de la producción de Jorge Millas. Su contingencia está atada necesariamente al carácter de su objeto: la concreta sociedad moderna que le tocó como circunstancia en desarrollo. Su vigencia reside en que ofrece un marco todavía pertinente, en algunos aspectos, para identificar rasgos y entender tensiones de la sociedad actual, refleja, a la vez, la tarea de comprensión del tiempo presente que Millas consideró como responsabilidad intelectual propia del filósofo.

  • 47 Giannini, H., “Comentario crítico. El desafío espiritual de la sociedad de masas”, Revista de Filos (...)

2Han transcurrido casi seis décadas desde su aparición, y en el ejercicio de su lectura es muy difícil no experimentar la sorpresa ante un texto que penetra, en el escrutinio de su circunstancia, hasta al punto de adelantarse a problemas y desafíos en los que nosotros hoy, en este momento concreto de la historia, aún nos debatimos. Y si bien las reacciones próximas a su publicación fueron escasísimas, cabe notar la reseña de Humberto Giannini quien calificara el libro como “una suerte de fenomenología de nuestra situación histórica”, “una diagnosis” “a la cual debemos reconocer hondura y penetración”47.

3En el lenguaje de la teoría social contemporánea, lo que Millas captó fue el avance del proceso de modernización y una parte importante de los problemas, cambios e impactos que supondría en la dinámica de la vida social y en el fenómeno de la individuación. Captó uno de los rasgos más característicos de la modernidad, su ambivalencia. Millas la identificó presente en una paradoja cuya extensión histórica alcanza hasta el corazón de nuestro propio tiempo: ninguna otra sociedad ha promovido tanto la idea de la individualidad e incitado tan profusamente en su retórica a perseguirla, ninguna ha ampliado tanto las mejoras en las condiciones materiales ni procurado “una conciencia de desarrollo, autonomía, capacidad, posibilidades de vida” y, al mismo tiempo, suscitado en las personas un “sentimiento agudo de precariedad” y una “sensación menguante de su individualidad”. Leyó el malestar moderno vinculado a una frustración y desánimo explicables, en parte, porque como en ninguna otra época se ampliaron e intensificaron las expectativas de realización o plenitud sin generar suficientemente las condiciones efectivas para su concreción.

  • 48 Millas, J., El desafío espiritual de la sociedad de masas, Ediciones Universidad de Chile, Santiago (...)
  • 49 Ibíd., p. 29 61

4Millas conoció el trabajo de Kurt Lewin, fundador de la psicología social, profesor en la Universidad de Iowa entre 1935 y 1944 y autor de la teoría del campo en las ciencias sociales; tomó de él la noción de “nivel de aspiración” y la utilizó como una noción basal en el foco de su análisis. La sintetizó de la siguiente manera: “Las culturas, como los individuos, tienen un nivel de aspiración representativo de la meta de logros presupuesta por la voluntad colectiva. Ni tan homogéneo ni tan inmediato como en los individuos, es, sin embargo, no menos real y determinante en el desarrollo de una cultura: representa, verdaderamente, esa dimensión de la orientación histórica en que los ideales normativos (…) se vitalizan y convierten en exigibilidad concreta, en norma efectiva de inspiración”48. A juicio del pensador chileno, la insatisfacción rastreable en la sociedad de masas está vinculada, en una medida importante, con la elevación de las expectativas derivables de esta orientación histórica: “Aspiramos hoy a más, a muchísimo más que antaño, en múltiples órdenes de acción: en el del conocimiento, en el de la técnica, de la educación, de la justicia, del arte, del confort”49.

5El desafío espiritual de la sociedad de masas es la obra que presenta esta conciencia aspiracional en la fuerza de su emergencia, sus páginas toman partido por esbozar caminos para que la moderna sociedad genere condiciones que respondan a la expectativa que el filósofo chileno pronosticó destinada a hacerse creciente: conducir el efectivo ser histórico del hombre a la altura de su idea y de las exigencias normativas del desarrollo cultural moderno. En este sentido, buscando comprender la tensión constitutiva de su circunstancia social, Millas se ofrece como uno de nuestros intelectuales más contemporáneos, resultando su lectura valiosa para los esfuerzos dirigidos a lograr una comprensión adecuada del presente. La perspectiva que anima esta presentación fue esbozada en el libro Jorge Millas. El valor de pensar (2011). Sólo esbozada porque ese libro se centró, más bien, en la reflexión y testimonio público de Millas entre los años 1973 y 1982. Algunos pasajes de este artículo aparecen en dos trabajos anteriores, “Universidad y sociedad de masas” (2013) y “Sobre derecho y sociedad en Jorge Millas” (2014). Junto con integrar esas aproximaciones, sumamos otras tratando, además, de aportar a una ruta para el balance crítico de esta importante obra del pensador chileno.

1. El desafío espiritual de la sociedad de masas en el proceso intelectual de Millas

6Vinculado a otros títulos como Ensayos sobre la historia espiritual de occidente (1960) e Idea de la Filosofía (1969-70), el libro que se comenta viene a reflejar una década especialmente fructífera en la producción de Millas. Da ocasión, también, para reparar en la opción, predominante en su obra, por el ensayo como forma de expresión de sus ideas. La filosofía, a la par que el más radical esfuerzo de integración comprensiva que realiza el ser humano frente a la experiencia, es, a su juicio, impulso animado por una vocación comunicativa con los demás. Nada más alejado de Millas que el hermetismo en que muchas veces la academia encierra el decir filosófico. En su perspectiva, la búsqueda de la claridad comprensiva comprometía también la plasmación oral o escrita del pensamiento. Hay en Millas, presente y manifiesta, la convicción de que el trabajo intelectual es una oportunidad de contribuir a ampliar los marcos de lucidez y libertad en la vida individual y social; la convicción de que el escritor ha de entender su labor como implicada en una extensión comunicativa en el espacio social. El hecho de que una parte de su reflexión esté contenida en conferencias, discursos e incluso entrevistas, y que la lectura de este material sea indispensable para abarcar su pensamiento, viene a ratificar esta voluntad comunicativa que animó su quehacer filosófico. Todo esto significa, al mismo tiempo, un ánimo práctico en su afán teórico, una pretensión de irradiación o contribución intelectual a ese espacio humano en que se delibera, o debiera deliberarse, la determinación del curso de la vida social.

7Si notamos que el primer libro de Millas, publicado a temprana edad en 1943, titulado Idea de la individualidad, tuvo su foco atencional en elaborar una filosofía del individuo que él denominara personalismo filosófico, se justifica interrogar por el proceso que lo lleva a centrarse, más tarde, en la conformación de la sociedad moderna en curso ¿Cómo traslada el autor su atención desde el plano de la individualidad al plano del desarrollo de la moderna sociedad de masas? ¿Cuál es el camino que lo conduce a hacerlo? ¿Cómo llega a escribir uno de los más importantes libros de su período de madurez: El desafío espiritual de la sociedad de masas ¿Cómo la problemática que aborda llega a ocupar su atención y dedicación? Es posible proponer cuatro razones. Las dos primeras internas al proceso intelectual del propio Millas y las otras dos, podría decirse, de carácter contextual.

  • 50 Reedición: Millas, J., Idea de la individualidad, Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago, 2 (...)
  • 51 Ibíd, pp. 151-173
  • 52 Arendt, H., The Origins of the Totalitarianism, Harcourt Brace Jovanovich, Inc., New York, 1951, Ch (...)
  • 53 Una descripción de esta postura en Kornhauser, W., The Politics of Mass Society, The Free Press of (...)

8La primera razón postula que esta preocupación es entendible, precisamente, a la luz de su primer libro, Idea de la individualidad50. Ya en esa obra juvenil (recordemos que se basa en la tesis, presentada dos años antes, con la que concluye sus estudios filosóficos en la Universidad de Chile), específicamente en la segunda parte titulada “Simbolismo de lo impersonal”, realiza una descripción de las fuerzas de masificación o despersonalización que comporta la sociedad moderna. El capítulo sexto51 plantea la vinculación entre el Estado totalitario y el fenómeno de la sociedad de masas con una lucidez que aproxima a Millas a los planteamientos de un importante libro que verá la luz posteriormente en el año 1951: Orígenes del totalitarismo, de Hannah Arendt52. Lo acerca, además, a las coordenadas de lo que en teoría social se denominó la crítica democrática a la sociedad de masas53.

9La segunda razón sostenible reside en la influencia que, seguramente, ejercieron lecturas explicitadas, en distintos momentos, por el propio Millas. Friedrich Nietzsche, Oswald Spengler, Georg Simmel, Soren Kierkegaard, Miguel de Unamuno, Williams James, John Dewey, Gabriel Marcel y, por supuesto, Ortega y Gasset, son autores que ocuparon la atención del filósofo de manera importante, algunos desde muy temprano. Podría decirse que, mirados desde la reflexión que Millas articulará, ofrecen un tema eje que permite su vertebración; precisamente uno, dicho de modo muy general, central en el propio autor cuando se considera la totalidad de su obra: la relación individuo-sociedad o, expresado más claramente, la determinación de las formas en que la sociedad promueve o inhibe la construcción de la individualidad auténtica.

  • 54 Wright Mills, C., The power elite, Oxford University Press, New York, 1956
  • 55 Dewey, J., Individualism, Old and New, Southern Illinois University, Illinois, 1930. Millas cita en (...)
  • 56 Lippman, W., The public philosophy, Mentor Books, New York, 1956
  • 57 Lewin, K., Lewin, K., and Dorwin Cartwright (Ed.). Field theory in social science. Harper, New York (...)
  • 58 Mead, G. H., Mind, self and society, The University of Chicago Press, Chicago, Illinois, 1930
  • 59 Bell, D., “The Theory of Mass Society, A Critique”, Commentary, XXXII (1956), pp. 75-83

10La tercera razón está vinculada con los estudios de Millas en Estados Unidos. Éstos se centraron en la psicología y la teoría social (obtuvo el Master en psicología por la universidad estatal de Iowa y realizó estudios en la New School for Social Research en Nueva York). Pues bien, cabe notar un rasgo de la escena intelectual norteamericana que debe haber influido en el pensador chileno, a saber, el tema de la masificación de la sociedad moderna que ocupaba un puesto destacado en el ambiente intelectual y académico estadounidense, como lo reflejan las obras de C. Wrigth Mills54, John Dewey55, Walter Lippman56, Kurt Lewin57 George Herbert Mead58, Daniel Bell59y la ya mencionada Hannah Arendt (aunque sólo encontramos en Millas citas o referencias a los cuatro primeros autores). La cuarta razón emerge del propio desarrollo del pensamiento filosófico en América Latina y en Chile. Progresivamente la discusión filosófica de la época, en el contexto general de la guerra fría y de las luchas políticas y debates ideológicos que caracterizaron y marcaron el momento, se vio reclamada a atender cuestiones relativas al curso de la vida social, a definir la posición de la filosofía frente a la sociedad histórica moderna y sus conflictos sociales. Para el contexto general latinoamericano puede considerarse el excelente libro del profesor Carlos Beorlegui, Historia del pensamiento filosófico latinoamericano (2003), para el contexto chileno, cabe destacar la obra de Iván Jaksic, Rebeldes académicos (1989 y 2012). Las publicaciones de autores nacionales contemporáneos a Millas como Juan Rivano (Entre Hegel y Marx: Una meditación ante los nuevos horizontes del humanismo, de 1962; El punto de vista de la miseria, de 1965) o Humberto Giannini (Reflexiones acerca de la convivencia humana, de 1965), dan una muestra clara de lo sostenido.

2. Millas y el debate sobre la sociedad de masas: la perspectiva democrática y el distanciamiento de Ortega

  • 60 Millas, J., “Derecho y sociedad de masas”, Primeras jornadas sociales, Seminario de Derecho Privado (...)
  • 61 Millas, J., The Intellectual and Moral Challenge of Mass Society, Applied Literature Press, Illinoi (...)

11El desafío espiritual de la sociedad de masas se vincula al debate de su época aportando la identificación de temáticas como las siguientes: la conciencia histórica asociada al momento epocal; los aciertos y límites de la teoría social de Ortega y Gasset sobre el fenómeno de la masificación; las condiciones estructurales del diálogo y la comunicación humana; la individuación y sus desafíos ante las fuerzas impersonales que animan la sociedad tecnificada de masas; el puesto y papel de la educación en la dinámica auto-regenerativa de la sociedad democrática; el aporte de las artes, la ciencia y el humanismo en la construcción de la identidad de una sociedad histórica y el afianzamiento de una individualidad ética y crítica. A tales temas se suma el desafío del derecho ante la sociedad de masas que Millas plasmó en una conferencia de 196460 y que apareció como capítulo agregado en la edición del libro en inglés publicada el año 1977 con el título The Intellectual and Moral Challenge of Mass Society61. Esta inclusión explicita que Millas siguió pensando el fenómeno descrito en su libro de 1962 y haciéndose aún más consciente de su complejidad.

  • 62 Baudrillard, J., Cultura y simulacro, Kairós, Barcelona, 1978
  • 63 Canetti, E., Masa y poder, DeBolsillo, Barcelona, 2010.
  • 64 Sloterdijk, P., El desprecio de las masas, Pre-Textos, Valencia, 2002.
  • 65 Cfr. Kornhauser, W., The politics of mass society, Free Press, University of Michigan, 1959.

12Cabe situar el texto de Millas en la escena histórica de la discusión intelectual general sobre la sociedad de masas. Las distintas posiciones en torno a este fenómeno de transformación social son rastreables en la literatura desde el siglo XIX. En el siglo XX se reflejan con claridad hasta la década de los sesenta y, en menor medida, en décadas posteriores, aunque no dejará de estar presente o, al menos, de ser conectable con el trabajo de autores más contemporáneos como, por ejemplo, Jean Baudrillard62, Elias Canetti63 y Peter Sloterdijk64. Por lo tanto, en su momento, la publicación de Millas conecta con una problemática que, si bien tenía un largo desarrollo, aún conservaba vigencia en sus términos de expresión. Esto explica, por ejemplo, que el libro haya tenido en los Estados Unidos la ya mencionada edición en inglés. Es posible identificar dos grandes fuentes intelectuales en la teoría de la sociedad de masas: una es la reacción que se produce en el siglo XIX ante los cambios revolucionarios de la sociedad europea, y la otra, la reacción en el siglo XX ante el surgimiento del totalitarismo65. La primera fuente puede denominarse crítica aristocrática a la sociedad de masas, y la segunda, crítica democrática. La crítica aristocrática registra la mayor producción y representa una reacción ante la constatación de la pérdida de exclusividad y poder por parte de las élites y la emergencia de las masas en la vida cultural y política. Representantes destacados son Jacob Burckhardt y Gustav Le Bon, en el siglo XIX, Karl Mannheim y José Ortega y Gasset, en el siglo XX, entre otros. La crítica democrática suele tener también un sentido defensivo, pero respecto a los logros políticos conseguidos frente a las élites y el peligro que representa la amenaza del totalitarismo. Son vinculables con esta crítica autores como Emil Lederer, Hannah Arendt y el sociólogo Charles Wright Mills.

  • 66 “La muchedumbre, de pronto, se ha hecho visible, se ha instalado en los lugares preferentes de la s (...)

13El desafío espiritual de la sociedad de masas se inscribe en esta escena como un marcado distanciamiento frente a la crítica aristocrática o elitista. Específicamente la representada por José Ortega y Gasset. La rebelión de las masas, el libro que dio reputación europea a Ortega, aparece en 1928, pero las primeras reflexiones que lo conformaran salen a la luz el año 1926 en periódicos de Madrid. La pluma de Ortega describe de manera magistral el fenómeno de la emergencia de la sociedad de masas como fenómeno asociado a la expansión y concentración cuantitativa de individuos en las ciudades modernas, se trata de la emergencia de las muchedumbres constatable ya visualmente, sostendrá66. Calificar la posición de Ortega como elitista no significa calificarla de antidemocrática, importa dejar esto al menos indicado.

  • 67 Millas, J., Op. Cit., p. 36
  • 68 Ortega y Gasset,J., op.cit., pp. 103-104
  • 69 Ibíd., p. 104

14Ahora bien, ¿Por qué Ortega habla de “rebelión de las masas”? Las palabras del pensador español nos las recuerda el propio Millas: “Las masas se han hecho indóciles a la conducción de las minorías, no las obedecen, no las siguen, sino que, al contrario, las dan de lado y las suplantan”67. Esta rúbrica sintetiza uno de los problemas que advierte Ortega y nos muestra que lo hace como quien advierte un mal o amenaza de declive. Reparemos en otros pasajes: “Todo destino es dramático y trágico en su profunda dimensión. Quien no haya llegado a la entraña del destino, no ha hecho más que acariciar su mórbida mejilla. En el nuestro, el ingrediente terrible lo pone la arrolladora y violenta sublevación moral de las masas. La indocilidad política de las masas no sería grave si no proviniese de una más honda y decisiva indocilidad intelectual y moral. La masa, antiguamente, presumía que, al fin y al cabo, con todos sus defectos y lacras, las minorías de los políticos entendían un poco más de los problemas políticos que ella. Ahora, en cambio, cree la masa que tiene derecho a imponer y dar vigor de ley a sus tópicos de café. Yo dudo que haya habido otras épocas de la historia en que la muchedumbre llegase a gobernar tan directamente como en nuestro tiempo”68.El siguiente juicio es categórico como balance o perspectiva: “Es ilusorio pensar que el hombre-medio vigente, por mucho que haya ascendido su nivel vital en comparación con el de otros tiempos, va a poder regir, por sí mismo, el proceso de la civilización”69.

  • 70 Millas, J., op.cit., p. 37
  • 71 Ibíd., p. 39
  • 72 Ibíd., p. 40

15Millas relativiza críticamente la idea descrita por Ortega y pone en duda la afirmación de que un empoderamiento de las masas se esté efectivamente produciendo y, más aún, que sea la gran característica de nuestro tiempo. Dice: “Las masas cuentan hoy, es cierto, más que antaño. Su potencia de acción es formidable: hacen grandes números, llenan espacios, pueden mover y destruir la fábrica entera de la comunidad civilizada. Pero el poder, el poder, ¿lo ejercen ellas?”. Millas en este punto es rotundo, y señala: “aunque las masas de hoy, a diferencia, quizás, de las de antaño, constituyen un factor importante del poder, no lo tienen de verdad”70. A su juicio, lo que sí se ha producido es una separación tajante entre el sujeto del poder en sentido estricto (voluntad como designio de acción sigue radicada en minorías) y el sujeto de la acción misma, donde sí tiene un papel la masa. Millas se pregunta: “ ¿Qué son hoy, por ejemplo, las asociaciones gremiales de obreros, empleados y profesionales sino organizaciones con una enorme capacidad de acción, pero que, no obstante, carecen del verdadero poder? ”71. En este sentido, se reconoce más cerca de la descripción realizada por el sociólogo C. Wright Mills72. Para éste, lo propio de la masa radica en su dificultad de articularse como comunidad capaz de originar opinión pública y en quedar, más bien, bajo el influjo e incluso manipulación de los medios de comunicación, poniendo, a su vez, la acción que respondería a esta supuesta opinión bajo el control de una autoridad y de unas instituciones en la que las que aquella no logra penetrar real y efectivamente de modo significativo. Sostuvo Wright Mills que “los que suponen que las masas son todopoderosas o que, por lo menos, van en camino de serlo, están equivocados”. “La manipulación es el ejercicio secreto del poder, sin que se den cuenta de ello aquellos sobre los cuales influye”. La tesis central de Mills, que Millas identifica en su conferencia de 1964, es que la sociedad de masas se caracteriza por el poderío de élites directoras, de minorías influyentes, cuya estrategia de mando consiste en hacer creer que la gente, que el hombre-medio, toma realmente las decisiones.”

  • 73 Ibid., p. 42

16La reacción de Millas, que se anuncia ya en el título de su libro, se aleja de la alarma y negatividad de Ortega y todos los representantes de la crítica aristocrática; pero va, también, más allá de una mera posición defensiva como a la que tiende la teoría democrática hasta ese momento, por lo tanto, puede proponerse que cabe entenderla como una rama o vertiente de ésta, distinguible principalmente por su carácter positivo o afirmativo. Dirá: “La sociedad de masas representa un desafío al espíritu, por su magnitud el más serio que éste haya confrontado. El problema reside en encontrar para la nueva situación su correspondiente forma espiritual, mediante un régimen de valores, normas de contención y de empuje, jerarquía de bienes y elección crítica de rumbos”73.

  • 74 Figueroa, M., Jorge Millas. El valor de pensar. Reflexión y testimonio entre 1973-1982, Cap. III, E (...)

17Leída en sus páginas, pero más aún en el contexto global de la obra de Millas, específicamente a la luz de lo que de ella se hace explicita expresión en su última etapa de vida como pensador público, este libro puede ser interpretado como el planteamiento del desafío de la democratización efectiva de la sociedad74. Las páginas que dedica a la democracia en diversos escritos, discursos y entrevistas, reflejan no sólo una idea clara del carácter de este sistema, sino la total centralidad que este tendría, a su juicio, en el desarrollo de la sociedad occidental. Millas le asigna a la democracia, además, una clara centralidad axiológica, es decir, para él vendría a expresar un avance civilizatorio, un sistema político de valor sustancial y no únicamente procedimental, un sistema que, como ningún otro, permitiría dar cauce de realización moral a la convivencia humana y a la efectuación de la individualidad.

3. El desafío espiritual

18La propuesta del libro evita, es cierto, el énfasis político y opta, más bien, por un acento o perspectiva que podríamos denominar holística o filosóficamente integradora. Quizá porque refleja la atención que tenía Millas en esa época en la formulación de su idea de espíritu concreto. Es en esta idea, clave y distintiva de su pensamiento, que este encuentra su punto de articulación intelectual, su clave hermenéutica para identificar los desafíos generales y específicos que habría que acometer ante el despliegue de la sociedad de masas. Las páginas que dedica a precisar la idea de espíritu en el libro constituyen el eje de la identidad de su diagnóstico y propuesta. Cabe leerlas como una prolongación coherente con lo que señala en el “Prólogo” de Ensayos sobre la historia espiritual de occidente. En este sentido, la obra de Millas descansaría, en una medida importante, en la elaboración de un criterio de comprensión del desarrollo de la historia humana que le otorgaría unidad de sentido, que permitiría a sus ejercicios críticos y comprensivos de la configuración de la experiencia humana a través del tiempo, una suerte de unidad conceptual pragmática e integradora para postular sentido, es decir, con posibilidades para interpretar el pasado y el presente, a la vez que identificar en ellos desafíos para un futuro posible.

  • 75 Millas, J., op.cit., p. 43
  • 76 Millas, J., op.cit., p. 43
  • 77 Ibíd., p. 46
  • 78 Ídem.

19Que la sociedad de masas represente el desafío de encontrar para ella “su correspondiente forma espiritual”, viene a significar que la tarea consiste en lograr la “participación activa del hombre en el hacerse de su vida mediante una toma de conciencia que, sostenida por el conocimiento y la valoración, le permita interpretarla y dirigirla”75. Millas postuló que esta conciencia está determinada por lo que denominó “dos circunstancias”: primero, por el hecho de que esa conciencia es siempre conciencia de una específica situación y, segundo, por pertenecer al contexto más amplio del “desarrollo concreto del hombre en la historia”76. La individualidad es una forma de realización de la espiritualidad y hacerla posible es la tarea histórica específica de las nuevas condiciones de vida. Sostendrá Millas que en su sentido positivo: “la masificación de la cultura implica también la humanización plenaria del hombre, en la medida en que a más y más individuos de nuestra especie se abre la posibilidad de un ascenso a más altos patrones de vida”77. Simplemente “las medidas, válidas para una sociedad de pocos hombres libres, ya no nos sirven”78.

20La sociedad de masas es para Millas, reiteremos, la oportunidad histórica de poner la vida real, el efectivo ser histórico del hombre, a la altura de su idea. Esto debería traducirse en dar acceso a los bienes materiales y espirituales necesarios para la promoción de seres individuales protagonistas de sus vidas e involucrados en la construcción y rectificación del orden social al que pertenecen. A lo largo de su libro, Millas presentará los desafíos que cabe enfrentar. Sólo referiremos el papel que le atribuye a tres factores: la solidaridad de los fines, el sentido político de la educación y el derecho.

a) La solidaridad de los fines.

  • 79 Millas, J., Idea de la filosofía, Editorial Universitaria, Santiago, 1970, Vol. II

21El pragmatismo filosófico, junto a la fenomenología, es una de las más importantes influencias en la articulación del pensamiento de Jorge Millas. Verificable, por ejemplo, en sus referencias a William James en su primer libro, también en el citado “Prólogo” a Ensayos sobre la historia espiritual de occidente que explicita una óptica de inspiración pragmatista para la lectura del desarrollo histórico, o en su análisis de la verdad en Idea de la filosofía79, en que queda delimitada una suerte de afinidad crítica con esta corriente. En su libro de 1962 el pragmatismo filosófico le sirve a Millas en varios pasajes, sostendrá, en uno de ellos, que la teoría del valor propuesta por el pragmatista John Dewey en su Theory of Valuation (1938) aportaría una idea fundamental para la sociedad de masas: la solidaridad de los fines.

22Esta idea contribuiría a la evitación de tres riesgos que Millas identifica como comunes en la estimación que establecemos en la relaciones entre medios y fines: i) suponer que el valor de los fines finales se puede transferir de modo absoluto, sin degradación, a los medios; ii) pensar que el valor de un bien transferido es función exclusiva del nexo instrumental que lo liga a determinado valor final ; iii) el admitir que el bien final es autónomo e inmutable y, por lo tanto, independiente del proceso de su consecución y que logra mantenerse idéntico a través de él

  • 80 Millas, J., El desafío espiritual, p. 106
  • 81 Ibíd., p. 107 [Millas toma la cita de Dewey, J., Theory of Valuation, International Enciclopedy of (...)

23¿Qué aporta específicamente la perspectiva de John Dewey? Aporta el hecho de que pone de relieve la pertenencia de los medios y los fines a un continuo concreto de acciones y efectos que haría insostenible la máxima de que el fin justifica los medios80. Las palabras las cita el mismo Millas: “La referida máxima, a pretexto de decir que los fines, en cuanto consecuencias reales, garantizan los medios empleados -aserto legítimo-, sostiene en verdad que un fragmento de tales consecuencias -fragmento elegido arbitrariamente gracias a un acto de preferencia emocional- autoriza el empleo de ciertos medios para alcanzarlo a él en particular, sin necesidad de prever y pesar otros fines o consecuencias de aquellos medios”81. Esto quiere decir, interpreta Millas, que cabe considerar que, si bien existe una continuidad de los medios y, también, una continuidad de los fines, importa no desatender que existe, sobre todo, una solidaridad de los fines mismos y la necesidad de estimación del valor de todos los elementos que constituyen la situación concreta de la acción. Dicho sucintamente: el fin no justifica los medios porque no hay un valor propio del fin, absoluto y aislado, lo que hay es el valor total de una situación concreta en que los fines y sus medios forman parte. Ningún valor, convertido en fin último, puede, pues, anular otros valores sin degradarse a sí mismo al menoscabar la plenitud axiológica del sistema de valores en que la acción humana se ve embarcada.

24El corolario que se extrae en El desafío espiritual de la sociedad de masas, por ejemplo, en el caso de una acción política que persigue la meta de la justicia social, es que no cabría la justificación de medios revolucionarios inescrupulosos. En este sentido, el pensador tuvo clarísima conciencia de las derivaciones violentas que pueden producirse cuando toma forma una lógica estimativa degradada e inconsistente del sistema de medios y fines. La preocupación principal se plantea en los distintos pasajes que insisten sobre el riesgo de transformar en banal al ser humano, en cosificarlo, despersonalizarlo hasta someterlo a consideraciones meramente instrumentales y dejar subordinada su dignidad, y hasta su misma vida, a metas supuestamente superiores y más valiosas.

  • 82 Ibíd., p. 108
  • 83 Ibíd., p. 109

25Desde lo dicho, se entiende la atención que el filósofo le presta al fanatismo, siguiendo la ruta abierta por Gabriel Marcel en Les hommes contre L’humain (1951). Para el fanático, sostiene Millas en un pasaje de brillante lucidez expresiva, “el mundo de los valores ha perdido su complejidad y riqueza: un valor único, o un tipo único de valoraciones, ha expulsado a todos los demás o los ha absorbido hasta el punto de anularlos, privándoles de rango y eficacia (…) Enceguecido por el resplandor de un bien único, separado del resto de la vida, el fanático no ve cosas a su luz, sino sólo la luz; la suya es una conciencia “encandilada”82. Se alojaría en el fanatismo una aberración axiológica, acompañada de “una pretensión de conocimiento y sabiduría, que da a su preferencia estimativa, no sólo el carácter de una decisión absoluta, sino de un ver absoluto, el ver de la realidad misma, de las cosas en su ser”83. Estas ideas se extienden a otros textos que Millas dedicará a la crítica de los ideologismos y a su denuncia de lo que llamará en una conferencia de 1975 las máscaras filosóficas de la violencia.

b) La educación

26La idea de la educación que tiene Millas hace pensar en la de John Dewey, y aunque cuando desarrolla el tema no remita a ella explícitamente, señala su sorpresa de que la teoría educativa del pensador norteamericano hubiese sido, hasta ese momento, casi desatendida. Al igual que el pragmatista norteamericano, ve un vínculo estructural entre la educación y la auto-construcción de la sociedad. La tesis que se puede desprender del libro es que a los desafíos de la masificación se respondería, en una medida importante, con la educación y, específicamente, con una capaz de posibilitar la existencia de una comunidad política que dé curso a la realización intersubjetiva del hombre. Una educación que no lo sea para la vida en común, no es educación en absoluto, sostendrá enfáticamente Millas.

  • 84 Ibíd., p. 179
  • 85 Ibíd., p. 181

27El capítulo VII está dedicado a insistir en este sentido político de la educación: “Sólo se educa el ser político que es el hombre, en cuanto pertenece a una comunidad interesada en realizarlo qua ser político; y sólo hay una sociedad política allí donde existen seres educados para hacerla posible”84. Millas piensa, concretamente, en una educación para la democracia y concibe a ésta como el sistema que mejor promueve la individualidad, valorándola, incluso, como su propia condición de posibilidad: “La educación es el proceso autorregenerativo de la sociedad, a través de la formación espiritual del individuo. Educa a sus miembros en cuanto los forma para hacerse a sí misma. Los educa como personas, en verdad, según una aspiración que en la sociedad democrática alcanza su apogeo: la de hacer de ellos auténticos individuos, seres formados en la plenitud de las posibilidades humanas que cada cual ofrece como proyecto singular. Pero al conformarles de este modo, ella, la propia sociedad formadora, se forma a sí misma”85.

28La educación para la democracia se vincula con lo dicho en el punto anterior. La posibilidad fanática está agazapada en los ideologismos, encontraría en el hombre masificado un terreno propicio para su emergencia y en los movimientos totalitarios su expresión más extrema. Desde la conciencia de este riesgo Millas planteará la especificidad del desafío espiritual de la educación moderna como una tarea formativa del individuo en el pensamiento complejo, crítico y anti-dogmático, en necesaria vinculación con la promoción o fortalecimiento de la dimensión dialógica del ser humano y su correspondiente concreción en espacios sociales e institucionales. Adquieren, así, su entero sentido las consideraciones que el texto plantea sobre la formación ética, estética y científica que deberían animarse y concretarse en un proceso educativo a la altura del desafío de la sociedad de masas. Bases para hacer posible una individualidad no cerrada individualistamente, con sentido de responsabilidad social y capaz de identificar y resistir a las trampas del fanatismo y de cualquier simplificación ideológica.

c) El derecho

  • 86 Millas, J., “Derecho y sociedad de masas”, Primeras jornadas sociales, Seminario de Derecho Privado (...)

29En la ya citada conferencia “Derecho y sociedad de masas”, se indica el desafío político que toda sociedad tiene de construcción moral de sí misma: “Una sociedad no puede sobrevivir –afirma el pensador- sin una representación adecuada de su estructura y dinámica, que asegure a sus miembros unos principios de valoración reguladora y seguridad” que permitan su cohesión y proyección como comunidad. En este sentido, Millas pensaba que la sociedad de masas abría el derecho a una etapa nueva en la que se verificaría la transformación o ampliación del significado de los derechos subjetivos. Sostuvo que la vieja gama de derechos que emergen en los orígenes de la sociedad liberal capitalista, se debiera enriquecer con la institución del derecho al trabajo, el derecho a la vivienda y el derecho a la educación. Afirmó, con claridad, que tales derechos no pueden ser leídos como una franquía para la “libre” competencia por tales derechos, sino como ejercicio efectivo de ellos por acción representativa de la sociedad. La sociedad asume los derechos individuales como tales en aras de su efectividad86, sostuvo; y al hacerlo, podríamos añadir, estaría requiriendo en su base la existencia de un acto deliberativo de la sociedad misma que llegue a plasmarse en el orden jurídico como expresión fiel de aquello que se quiere sea expresión de la autoimagen moral de la sociedad. En la realización de estos derechos, la sociedad, parece haber pensado Millas, reconocería su índole democrática, las condiciones básicas para el desarrollo de la individualidad y de una efectiva ciudadanía. En definitiva, constituiría una parte decisiva de la tarea espiritual que debe enfrentar la sociedad de masas.

Consideraciones para un balance crítico

30Una aproximación general y parcial a un libro no impide los juicios de balance o crítica, aunque les exige limitarse a un desarrollo acotado, sin más énfasis que el que puede tener un esbozo. En este escrito se han afirmado varios méritos del libro de Millas, cabe complementarlos, ahora, con algunas consideraciones que, aunque queden sólo enunciadas, quizá contribuyan a la tarea de su ponderación.

i) Millas y Ortega: comprensión y contemporaneidad

31La primera consideración se refiere a que es posible identificar en esta obra la manifestación de una idea de la tarea intelectual que recorre el trabajo de Millas, que lo anima y sostiene y que refleja el influjo decisivo de Ortega bajo el cual se desarrolla. Tendría el intelectual como una de sus misiones, sostuvo Millas, aportar a una conciencia esclarecida de las condiciones de desarrollo de la época en curso. Esto significa, a nuestro parecer, identificar que la comprensión es una condición que determina o cualifica nuestro ser contemporáneo. Millas, conscientemente moderno en este aspecto, escribe El desafío espiritual de la sociedad de masas desde una anhelo o necesidad de ser auténticamente contemporáneo, de estar, a través de su entendimiento, a la altura de la circunstancia que le tocó vivir. Vincular la contemporaneidad a los grados o límites de la comprensión, significa cualificar o identificar un sentido especial de contemporaneidad. Significa trascender el sentido común y distinguir una contemporaneidad dada, inevitable y estructural, frente a otra contemporaneidad que es tarea, trabajo, logro, conquista, responsabilidad incluso. A la primera, proponemos denominarla genético-histórica y, a la segunda, comprensiva-hermenéutica o, simplemente, crítica. La primera expresa un hecho macizo por su obviedad: somos seres del tiempo en que nos tocó nacer; en este sentido por el simple hecho de nacer y estar en este tiempo, todos somos contemporáneos. La segunda, abre a grados de diferencias en la contemporaneidad porque supone niveles o grados de conciencia de lo que nuestro tiempo es y de lo que implica estar o existir en él. Si la primera es un hecho, la segunda, más bien, un estado en proceso de desarrollo en el que no entramos sin propia y decidida voluntad.

  • 87 Millas, J., “Ortega y la responsabilidad de la inteligencia”, Anales de la Universidad de Chile, (1 (...)

32El desafío espiritual de la sociedad de masas encarna la idea de que vivir, auténtica y lúcidamente, implica una praxis comprensiva que arraiga en la propia época histórica, que la contempla, escruta e interpreta a la vez que se deja penetrar y aleccionar por ésta. En este sentido, por más diferencias que podamos rastrear entre las evaluaciones de Millas y Ortega frente a la sociedad de masas, lo cierto es que en su espíritu este es un libro esencialmente orteguiano. El esfuerzo de comprensión del tiempo presente que nos toca vivir como condición necesaria para considerarnos contemporáneos, como requisito para estar en situación de responder a la circunstancia en que se muestra el tiempo presente, opera como convicción que anima la obra de ambos autores. Millas, pensando en Ortega, llamaría a esto “la responsabilidad de la inteligencia”. Como advertirá el lector, esta expresión refiere al título del ensayo que Millas dedica al pensador español. Llegado al punto de explicitar lo que considera el aporte más valioso de la obra orteguiana, Millas no duda en reconocerlo en la idea de que el trabajo del intelectual se dirige a un hacerse cargo del desafío de identificación comprensiva de “el tema de nuestro tiempo”. Las palabras de Millas son claras: “La obra orteguiana consiste, en gran parte, en una meditación viva y sistemática de nuestro tiempo”. Ningún otro filósofo contemporáneo, añade, “puede exhibir una preocupación más alerta y universal por el tiempo histórico de nuestra época”87.

33Lo que Millas valoró de Ortega es lo que anima buena parte de su obra, es lo que traduce en su praxis intelectual y lo que nos propone como tarea o responsabilidad de la inteligencia toda vez que esta decide arraigar en su tiempo histórico de pertenencia.

ii) Millas y Zambrano: poner término a la historia sacrificial

34Resulta interesante notar la cercanía de sentido entre la reflexión de Millas sobre la sociedad de masas y la que realizó la pensadora española María Zambrano. Se trata de dos autores que, admirando la obra de Ortega, en este tema se distancian de su óptica. Zambrano tuvo un paso por la Universidad de Puerto Rico poco después del regreso de Millas a Chile; conocedora del trabajo filosófico de Ortega y colaboradora del pensador en algún momento, desarrolló una interpretación de la sociedad de masas también reactiva a la orteguiana. El libro Persona y democracia: una historia sacrificial, publicado en 1958, posee una coincidencia sorprendente con el sentido que anima la perspectiva de Jorge Millas, al menos en dos aspectos centrales. Por un lado, en la interpretación de la democracia como el más valioso impulso a promover en el desarrollo histórico en curso y, por otro, en una concreción de las posibilidades de la conciencia epocal que demandaría una tarea de realización efectiva de la persona en su individualidad. Para Zambrano, la democracia no sólo sería el sistema que mejor permite el ser persona, sino también el que exige serlo. Tanto en Millas como en Zambrano, la conciencia histórica debería avanzar hasta transformarse en la convicción, política y socialmente arraigada, de que no existen empresas históricas superiores al valor de la persona. Para ambos, el desafío de la sociedad de masas consiste en la generación de condiciones que hagan posible entrar a una etapa histórica nueva en que se ponga fin a siglos de historia sacrificial.

35En el caso de Millas, esta óptica, mejor dicho, esta convicción que se hace concepto y que anima su teoría, es básica y reconocible como constante en toda su obra. Identificable claramente en uno de sus textos juveniles: “Teoría del Pacifismo”. Relevar esta constancia permite postular que su pensamiento encuentra en la idea y defensa de la dignidad humana un eje articulador decisivo que define su identidad, posibilitando concebirla como una obra permanentemente motivada por el impulso de resguardo y promoción de la vida humana individual como valor absoluto. Millas no sólo argumentó contra las justificaciones ideológicas de la violencia revolucionaria y de la violencia contra-revolucionaria, contra la violencia de totalitarismos y dictaduras, contra la violencia del terrorismo de grupos o del Estado, argumentó también contra la justificación de la guerra y contra la pena de muerte. Su posición respecto al valor de la vida humana es absoluta. La interpretación de la idea de “espíritu concreto” no parece que pueda obviar este hecho. Postulamos, más bien, que las ideas de individualidad y espíritu concreto son indisociables de la idea y defensa de la dignidad humana, y que de esto trata, en el fondo, El desafío espiritual de la sociedad de masas.

iii) Jorge Millas y su consideración del derecho

36La posición de Millas respecto al derecho, es conectable, él fue conciente de ello, con el estado del desarrollo de la teoría del derecho en su tiempo. Especialmente conectable, juzgamos, con la doctrina de los derechos sociales que planteó Thomas H. Marshall, sociólogo británico autor del libro Citizenship and Social Class (1950), quien postuló que tales derechos vendrían a sumarse a los derechos civiles y a los derechos políticos derivándose de la sola condición del individuo como ciudadano. La sociedad chilena, como sabemos, ha sostenido un intenso debate en el que estos planteamientos se recuperan y actualizan con fuerza a través, especialmente, del aporte del pensador y abogado constitucionalista Fernando Atria. Que los derechos sociales, en el lenguaje de Millas « el derecho subjetivo socialmente objetivado », sea una idea polémica entre nosotros y haya emergido en los últimos años en conflicto con formas de estructuración social e institucional vigentes, viene a indicarnos lo pertinente que resulta la visión de Millas todavía hoy.

37La crítica a la teoría de la libertad de Von Hayek, uno de los últimos campos en que Millas alcanzó a trabajar, cabe leerla en línea de afinidad con la idea de los derechos sociales y, esto parece especialmente relevante, permite constatar la lúcida conciencia que el pensador llegó a tener de la posibilidad de que la sociedad chilena fuera pensada y proyectada a partir de bases distintas a las que él identificó y propuso. Previó la posibilidad de que se llegase a confundir, dicho en sus términos, la construcción de una sociedad de hombres libres con una sociedad de meros competidores. La posibilidad, traducida en términos actuales, de que la idea, socialmente operativa como criterio en la organización política y social, no fuera la idea de ciudadano sino la de productor y consumidor.

iiii) Jorge Millas y Jaime Guzmán: el conflicto refundacional

38Que Millas lea el desarrollo de la sociedad de masas desde la óptica de un desafío espiritual, que interprete que ésta requiere encontrar la forma espiritual para su despliegue, permite entender que haya reaccionado tan tempranamente, tan rápidamente ante cada uno de los frentes que a partir de 1973 reflejaron un espíritu refundacional, frente a la materialización de una voluntad orientada a dar nuevo cauce y forma al desarrollo de la sociedad chilena. La óptica de lo espiritual hizo que Millas intentará leer su tiempo como un desafío dirigido a las bases o fundamentos de la construcción de la sociedad. Los pronunciamientos y la actividad intelectual pública, efectivamente verificable o explicita, denota su clara conciencia de que las decisiones que impulsaba la dictadura militar abarcaban una amplitud de campos y se encaminaban a cimentar una nueva modelación de la sociedad chilena.

39Esta conciencia es reconocible, desde una vereda ideológicamente contraria, en otro intelectual: el abogado y profesor universitario Jaime Guzmán. Desde la creación del movimiento gremialista en el contexto universitario, Guzmán fue transformándose crecientemente en un intelectual orgánico impulsor de cambios sociales, económicos, institucionales y políticos que extenderían su vigencia en las décadas siguientes. Millas y Guzmán: conciencia y compromiso opuestos frente a cambios orientados para la emergencia de otra sociedad. Lo que el primero criticó temprana y decididamente, el segundo avaló e impulsó desde un activo aporte ideológico. El examen de esta contradicción abre el campo para uno de los análisis, a nuestro juicio, más interesantes para la comprensión de las bases del chile contemporáneo.

iiiii) Violencia e interrupción de la democracia

40El desafío espiritual de la sociedad de masas, sin omitir la dimensión política que está en juego en el fenómeno que examina, asignándole incluso a la educación, como alma de su sentido, la formación de individuos que siendo efectivamente tales sean capaces de asumir la responsabilidad política de dar cauce de realización a una democracia, lo cierto es que el acento del diagnóstico y propuesta del libro parece ser más bien de carácter cultural o, si se prefiere, de una pretensión filosófica y holística. Queda así abierta la posibilidad de interpretar y valorar críticamente la opción de Millas, en tanto determinante de la manera de enfocar el problema que atiende y de los acentos que privilegia.

41Millas parece mantener en lo básico la estimación de la política que presentó en su libro de 1943. Si bien desaparecen los énfasis negativos, permanece su idea de la política como una esfera que vendría a reflejar determinantes culturales de índole más radical. Millas capta el conflicto de poder que en el seno de la estructura social genera la sociedad de masas, pero parece no haber estimado suficientemente la intensidad y complejidad de tal conflicto. Sus páginas desatienden, o, mejor dicho, casi desatienden, las resistencias que las élites podrían desarrollar a los procesos descritos por él mismo, específicamente parece no haber reparado en la potencial traducción política de tales resistencias. Resistencias que vendrían a hacerse evidentes apenas una década después de publicado su libro. Quizá si toda la obra intelectual y la acción testimonial de Millas en los últimos años de su vida, principalmente de carácter político, sea un reflejo de la conciencia que él mismo tomaría de los límites de su interpretación y propuesta de los años sesenta. La conflictividad que encerraba la sociedad de masas en Chile terminó desplegándose con inusitado vigor y, habría que decirlo, con brutal violencia.

Notes

47 Giannini, H., “Comentario crítico. El desafío espiritual de la sociedad de masas”, Revista de Filosofía, vol. 10 n. 1, Santiago, 1963. Pág. 121-123

48 Millas, J., El desafío espiritual de la sociedad de masas, Ediciones Universidad de Chile, Santiago, 1962, p. 28

49 Ibíd., p. 29 61

50 Reedición: Millas, J., Idea de la individualidad, Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago, 2009 (primera edición en Prensas de la Universidad de Chile, Santiago, 1943)

51 Ibíd, pp. 151-173

52 Arendt, H., The Origins of the Totalitarianism, Harcourt Brace Jovanovich, Inc., New York, 1951, Chapter X

53 Una descripción de esta postura en Kornhauser, W., The Politics of Mass Society, The Free Press of Glencoe, New York, 1959, Part 1. Un buen ejemplo de critica a la sociedad de masas desde la perspectiva democrática puede verse en Arendt, H., “Authority in the Twentieth Century”, The Review of Politics, XVIII (1956), 403-417

54 Wright Mills, C., The power elite, Oxford University Press, New York, 1956

55 Dewey, J., Individualism, Old and New, Southern Illinois University, Illinois, 1930. Millas cita en El desafío espiritual….,especialmente: Dewey, J., Democracy and education, Macmillan Co., New York, 1958; Dewey, J., Logic, the theory of inquiry, Henry Holt and Co., New York, 1955.

56 Lippman, W., The public philosophy, Mentor Books, New York, 1956

57 Lewin, K., Lewin, K., and Dorwin Cartwright (Ed.). Field theory in social science. Harper, New York 1951

58 Mead, G. H., Mind, self and society, The University of Chicago Press, Chicago, Illinois, 1930

59 Bell, D., “The Theory of Mass Society, A Critique”, Commentary, XXXII (1956), pp. 75-83

60 Millas, J., “Derecho y sociedad de masas”, Primeras jornadas sociales, Seminario de Derecho Privado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, Santiago, 1964, pp. 13-25

61 Millas, J., The Intellectual and Moral Challenge of Mass Society, Applied Literature Press, Illinois State University, Illinois, 1977, Chapter VIII: “Law and Mass Society”, pp. 188-218

62 Baudrillard, J., Cultura y simulacro, Kairós, Barcelona, 1978

63 Canetti, E., Masa y poder, DeBolsillo, Barcelona, 2010.

64 Sloterdijk, P., El desprecio de las masas, Pre-Textos, Valencia, 2002.

65 Cfr. Kornhauser, W., The politics of mass society, Free Press, University of Michigan, 1959.

66 “La muchedumbre, de pronto, se ha hecho visible, se ha instalado en los lugares preferentes de la sociedad. Antes si existía, pasaba inadvertida, ocupaba el fondo del escenario social (…) El concepto de muchedumbre es cuantitativo y visual. Traduzcámoslo sin alterarlo a la terminología sociológica. Entonces hallamos la idea de masa social. La sociedad es siempre una unidad dinámica de dos factores: minorías y masas. Las minorías son individuos o grupos especialmente cualificados. La masa es el conjunto de personas no especialmente cualificadas… el hombre en cuanto no se diferencia de otros hombres, sino que se repite en sí un tipo genérico” Ortega y Gasset, J., La rebelión de las masas, Ed. Andrés Bello, Santiago, 1989, p. 55. Otros pasajes ilustran la postura crítica aristocrática de Ortega, interesantes por su carga valorativa y por su cercanía con un naturalismo que se vincula, a mi parecer, con su vitalismo de raigambre nietzscheana: ver p. 101

67 Millas, J., Op. Cit., p. 36

68 Ortega y Gasset,J., op.cit., pp. 103-104

69 Ibíd., p. 104

70 Millas, J., op.cit., p. 37

71 Ibíd., p. 39

72 Ibíd., p. 40

73 Ibid., p. 42

74 Figueroa, M., Jorge Millas. El valor de pensar. Reflexión y testimonio entre 1973-1982, Cap. III, Ediciones UDP, Santiago, 2011.

75 Millas, J., op.cit., p. 43

76 Millas, J., op.cit., p. 43

77 Ibíd., p. 46

78 Ídem.

79 Millas, J., Idea de la filosofía, Editorial Universitaria, Santiago, 1970, Vol. II

80 Millas, J., El desafío espiritual, p. 106

81 Ibíd., p. 107 [Millas toma la cita de Dewey, J., Theory of Valuation, International Enciclopedy of Unified Science, Vol. II. Number 4, The University of Chicago Press, 1939.]

82 Ibíd., p. 108

83 Ibíd., p. 109

84 Ibíd., p. 179

85 Ibíd., p. 181

86 Millas, J., “Derecho y sociedad de masas”, Primeras jornadas sociales, Seminario de Derecho Privado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, Santiago, 1964, pp. 23-25

87 Millas, J., “Ortega y la responsabilidad de la inteligencia”, Anales de la Universidad de Chile, (101), Santiago, 1956.

Auteur

Licenciado en Filosofía, Pontificia Universidad Católica de Chile; Doctor en Filosofía, Universidad de Deusto, País Vasco. Profesor y director del Magíster en Filosofía Política y Ética de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez. Autor del libro Jorge Millas. El valor de pensar. Testimonio y reflexión 1973-1982 (UDP, 2011) y responsable de la edición del volumen Jorge Millas. Irremediablemente filósofo. Entrevistas y discursos (UACh, 2017).

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search