Version classiqueVersion mobile

Antropología en dilemas: parágrafos transdisciplinarios

 | 
Andrés Recasens Salvo

Parágrafo 23. El problemático rol de la mujer

Texte intégral

1En los meses de mayo y junio del año 2018 los movimientos feministas de Chile y de Europa organizaron marchas por las avenidas principales de las ciudades, con la finalidad de reclamar los derechos de la mujer a participar activamente en todas las actividades políticas, económicas y sociales a las cuales acceden hoy en día de manera restringida, cuando no están ausentes.

  • 82 Recasens Salvo, Andrés. 2015. Reflexiones sobre sistemas políticos complejos y patógenos. (una antr (...)

2En otra parte, hacía presente la necesidad de conceder a la diversidad, a la diferencia, ser la única forma de enriquecer aquello que se denomina naturaleza humana. Como asimismo hacía presente que aun cuando algunas expresiones culturales parezcan bizarras y ajenas, eran merecedoras de una comprensión y respeto. Sin embargo, hacía notar que aquellas sociedades en las cuales se atentaba en contra de los derechos humanos de las personas y, especialmente, sobre la salud y la dignidad de la mujer, no deberían estar incluidas en dichos merecimientos. Me refería de manera especial a la ablación genital femenina. Según antecedentes de los organismos internacionales, en más de 15 países se practica ese tipo de mutilación, alcanzando a alrededor de 84 millones el número de las mujeres afectadas.82

3Estimo que es pertinente proponer para la situación mencionada una categoría de análisis sobre la cual conceptualizaron y teorizaron los antropólogos sociales que podríamos llamar clásicos, pero que en nuestro medio parece estar olvidada. Se trata del concepto de rol. Se reconoce el hecho de que todas las sociedades se estructuran en torno a actividades que dan lugar a instituciones, organizaciones y grupos. Y todas estas actividades están definidas en sus objetivos y en las formas de llevarlos a cabo.

4El antropólogo social Siegfried F. Nadel definió el concepto de rol como el comportamiento socialmente relevante que es siempre intencional; es, repetitivo, recurrente y tiene cierto grado de frecuencia. Manifiesta, además, que un rol determinado, en una situación de interacción social, representa para otros actores situados en sus respectivos roles un conjunto de datos que pueden identificar, estimar y sobre los cuales pueden orientar sus propias acciones intencionales. El concepto de rol para el autor se refiere esencialmente a una conformidad normativa, en el sentido que los atributos reconocidos que se encuentran presentes en los individuos portadores de un rol, se suponen como consecuencia de las leyes de la sociedad o implican a éstas de un modo u otro. Más precisamente, expresa Nadel, que los individuos suponen –y la sociedad espera de todos ellos lo mismo– que los demás presentarán esos atributos (de un modo consciente e intencional) como derechos y obligaciones, títulos o responsabilidades que les han sido asignados.

  • 83 Nadel, Siegfried F. 1966. Teoría de la Estructura Social. Ediciones Guadarrama. Madrid.

5Colocados en los dos extremos de una relación social, implican derechos y obligaciones entre ambos. El derecho de uno determina la obligación del otro, pues las actitudes del uno condicionan las respuestas del otro; sobre todo, en el caso de los roles complementarios de alta definición o alta especificidad, como sucede con los roles sujetos al protocolo diplomático. Mientras que los roles de profesor–alumno, médico–paciente, esposo–esposa, padre–hijo, serían roles complementarios de menor estructuración de los mutuos comportamientos, y se sujetan a obligaciones y derechos que tienen una amplia configuración; esto es, tienen una baja definición o una baja especificidad.83

6De lo anterior, se puede deducir que los roles que se desempeñan al interior de la familia pueden estar sujetos a una baja especificidad normativa y pertenecer a una categoría que se ha dado en llamar “cuasi-rol”. Esta condición es general para todos los miembros de una familia. En la definición de estos “cuasi-roles” influye la tradición, si corresponde a sociedades tribales o de carácter rural; y de la tradición familiar cuando se trata de sociedades urbanas heterogéneas. En general, lo que ha primado es un rol femenino que se desempeña hacia dentro de la familia, en el ámbito del hogar, y un rol masculino que se desempeña en la sociedad a través de instituciones y organizaciones en las que ejerce un papel determinado. Esto no deja de sugerirme una comparación con lo que sucedía en la prehistoria: la mujer se encargaba de las labores domésticas, mientras que el hombre salía al mundo a cazar, a buscar el sustento; y cuando se avecinaba un grupo extraño defendía a los suyos a punta de lanza. Esta forma primitiva de estructurar los roles del hombre y de la mujer ha sido el fundamento de la organización en sociedades posteriores, cada vez más subyacente. Pero no hay que olvidar que la humanidad ha entrado al tercer milenio, el cual fue proclamado como el inicio de la era del conocimiento, de la libertad y de la equidad para todos y cada uno de los seres humanos.

7El problema radica en que la mujer puede estar desempeñando solamente el “cuasi-rol” familiar, y que, además, la situación a veces de subordinación impregna cualquiera otra actividad que desempeñe fuera del hogar. Mientras que el hombre puede desempeñar muchos roles, algunos de los cuales pueden ser roles de una alta especificidad normativa y de una alta definición.

8No hay duda de que es necesario buscar soluciones. No se trata de ser reactivos, porque conduce a la improvisación y a propuestas no maduradas suficientemente. Pero tampoco se trata de crear comisiones con el único objetivo de aplazar las decisiones requeridas, producir cansancio, frustración y el abandono de las tareas. Se trata de reunirse para dialogar y llegar a un análisis profundo de la situación, colocándose metas cortas con conclusiones precisas y factibles para esta hora, y crear vías para alcanzar metas de mayor alcance, en donde las personas puedan visualizar avances concretos.

9Es preciso primero reconocer que las posiciones de poder alcanzadas por los hombres en la sociedad no siempre responden a méritos personales y que, a veces, se obtienen por la vía de la política, de las relaciones de amistad o de parentesco. Y así mismo, hay que reconocer que ha habido obstáculos para la mujer cuando busca legítimamente obtener posiciones de liderazgo tanto en la política como dentro de algunas instituciones u organizaciones públicas o privadas. Que no ha habido, ciertamente, una equidad en las oportunidades para la mujer. Y que esta igualdad de oportunidades, las más de las veces, se ve limitada por una historia pasada.

10Se dice que los hombres son más aptos para determinadas ciencias, mientras que las mujeres no lo son. Nadie podría aceptar esta especie de determinismo de género. Pues hay hombres que no solo no son aptos para las ciencias, sino que también no tienen ninguna vocación para ellas. Lo que ha habido, más antes que ahora, es una disposición cultural para que las mujeres se orienten hacia las pedagogías u otras carreras de las humanidades. Y, por la misma razón, hay hombres que piensan que eso debe ser así, como también hay mujeres que piensan de esa misma manera. Pero esto solo tiene que ver con nuestro folklore un tanto machista que no tiene deseos de compartir el mundo con la mujer.

11En algunas oportunidades, se ha planteado desde la política la idea de crear cuotas para la mujer en algunas estructuras de la sociedad. Eso tiene sentido como una reparación en algunos organismos en que las exigencias de formación son básicas, como en el parlamento. Sin embargo, esto no es prudente en actividades que necesitan una alta calificación profesional donde es conveniente el concurso. Pienso que más que crear cuotas por género, es preferible establecer órganos idóneos encargados de fijar reglas claras, honestas y equitativas para elegir a las personas que han concursado a determinadas posiciones. Y establecer un Consejo al que puedan apelar las personas que concursaron y se sientan perjudicadas por las decisiones que se adoptaron. Con respecto a este tipo de concursos, cabe reconocer el notable número de mujeres que han alcanzado altos grados de perfeccionamiento profesional, tanto en las ciencias como en las humanidades, lo que las califica y, a veces, las ha calificado para obtener cargos de relevancia en la sociedad.

12Pienso que se debería comenzar, entre otras posibles, con las siguientes medidas: que todo cargo público o privado esté sujeto a una comisión idónea, honesta y equitativa para realizar los concursos que deben ser obligatorios. De modo que las mujeres que se estimen calificadas para un cargo puedan concursar en igualdad de condiciones que los hombres. Y dos, que el Ministerio de Educación establezca normas que aseguren en los niveles básico, medio y superior una formación y orientación equitativa tanto para mujeres como para hombres, a fin de que puedan encontrar su vocación. No es moralmente aceptable seguir la costumbre de elegir a dedo los nombramientos para favorecer a parientes y amigos o a los que militen en algún partido político determinado. En estas circunstancias casi siempre se trata de corrupción.

13Una cuestión que considero de la mayor importancia es la de revisar la condición de cuasi-roles de los derechos y obligaciones tanto de hombres como de mujeres al interior de la familia. Encuentro irracional que la unidad social básica que sustenta el desarrollo y destino de toda sociedad carezca de una mayor y más adecuada especificidad de los roles. Su baja definición, entre otros males, ha ido generando a lo largo del tiempo un deterioro en la continuidad del patrimonio cultural de la sociedad. Hablo del patrimonio no solo en el sentido material sino, esencialmente, de los valores, normas, usos y costumbres que resguardan la convivencia entre las personas y entre las instituciones, como asimismo, de los cambios que se propongan y que se convengan dentro del ejercicio de la democracia. Cualquiera definición que se proponga sobre los roles del hombre o de la mujer en la familia, se debe tener una preocupación responsable por la crianza y formación que debieron tener y deben tener las nuevas generaciones. Si ambos padres trabajan por razones económicas o porque ambos sienten el derecho a salir al mundo, debe legislarse sobre la situación de esos niños. Rescatando lo postulado en la antigüedad clásica de que el hombre y la mujer son un ser original, único e irrepetible; y rescatando de la sabiduría de la India aquello de que cada ser que nace trae un mundo por hacer, debiera obligarnos a reflexionar sobre los millones de mundos que han sido abortados por el abandono, la pobreza y la irresponsabilidad social. Los niños no pueden dejarse en manos inexpertas. Como tampoco frente a un televisor para que se queden quietos. La obligación del Estado es proveer de un remplazo a la crianza y formación que no pueden dar los padres. Pero asegurándose de que se trata de instituciones en donde los niños estén resguardados de cualquier tipo de abuso, maltrato, descuido o abandono. Además de que estén asistidos por profesionales calificados. Cuando el Estado invierte en el niño, está asegurando un futuro desarrollo tanto para él como para la sociedad futura.

14Finalmente, estimo muy necesario dejar de lado la común y reiterada reticencia por parte del sector público a la colaboración de las universidades, en donde existen académicos del más alto nivel, los que podrían aconsejar en la solución del problema que aquí nos ha ocupado, como de muchos otros.

Notes

82 Recasens Salvo, Andrés. 2015. Reflexiones sobre sistemas políticos complejos y patógenos. (una antropología social). Capítulo III “Antropología y violencia.” Bravo y Allende editores. Santiago.

83 Nadel, Siegfried F. 1966. Teoría de la Estructura Social. Ediciones Guadarrama. Madrid.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search