Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen I

 | 
Rafael Chavarría Contreras
, 
Daniel Fauré Polloni
, 
Carlos Yáñez Canal
, 
et al.

Paz

Cinco lecciones aprendidas de las paces y los conflictos

Mario Hernán López Becerra et Vizney Leonardo Bustamante Sierra

Texte intégral

1El texto que se ofrece presenta un conjunto de perspectivas sobre las paces y los conflictos, tanto en el terreno de la investigación como en el campo de las narrativas. Si bien se examinan de entrada las contribuciones de científicos sociales estadounidenses y europeos, el propósito central del artículo es proponer la investigación y la gestión cultural en América Latina como estrategias para centrar la atención en las acciones humanas y sociales que construyen paz en medio de conflictos y violencias.

2La ausencia de guerras y de violencias directas es la definición más convencional de paz. Sobre esta definición se han construido las relaciones entre las sociedades, los Estados y las culturas. Desde hace tres décadas, algunos investigadores están señalando otras rutas de pensamiento y acción con base en la regulación y transformación positiva de los conflictos.

3 En la primera parte, el lector encontrará una exposición general de los enfoques de estudio más difundidos; en los apartados siguientes se ofrece un panorama general de la rica y sugerente perspectiva de interpretación y agenciamiento social y cultural que ofrece la paz imperfecta. Dada la trascendencia actual de los temas en Colombia, el lector también encontrará menciones de obras literarias y ensayos que se han ocupado de indagar en los contenidos y significados de las violencias y cuyos vacíos indican nuevas rutas de trabajo.

Investigación de y para la paz: enfoques convencionales

4La superación de violencias directas ha sido la definición normativa de paz, su origen reciente se localiza en el período de entreguerras en Europa gracias a las investigaciones realizadas por sociólogos y matemáticos en los Estados Unidos. En la primera parte del siglo XX surgió la noción de “paz negativa” entendida como ausencia de violencia directa (involucra, entre otros, daños a la integridad, la aniquilación física y el daño material y psicológico). La paz negativa introdujo una línea de investigación que, en su momento, buscó identificar y analizar los factores detonantes de las guerras entre Estados; su propósito era diseñar estrategias dirigidas a evitar la violencia directa. En términos generales, los estudios de las guerras se han enmarcado en un campo de indagación definido como polemología; quienes trabajan en él examinan las confrontaciones bélicas como fenómenos sociales, económicos, ambientales y políticos, y analizan las causas, dinámicas e impactos de las confrontaciones armadas.

  • 373 Mario Hernán López Becerra, Concepciones y enfoques de políticas públicas para transformar la crisi (...)

5En la actualidad, el estudio de los tipos y expresiones de las violencias han marcado el desarrollo teórico de buena parte de los trabajos académicos y ha copado la agenda en casi todos los centros de investigación social en América Latina. Suele afirmarse que los trabajos sobre la violencia política de mediados del siglo XX en Colombia, dieron origen a un campo de trabajo en las Ciencias Sociales que se ha dado a conocer como violentología: desde la publicación en el año 1962 del estudio sobre la violencia en Colombia, elaborado por Orlando Fals Borda, Eduardo Umaña y el obispo Germán Guzmán, se considera a la violentología como un área de conocimiento que se ocupa de la comprensión de las violencias en las relaciones sociales, sus causas políticas y económicas y las dinámicas conflictivas en los territorios373. Por casi un siglo, la investigación para la paz ha estado subsumida en la indagación sobre las violencias; así pensada, la paz es una utopía, un lugar mitológico al final del camino de las violencias.

La paz de los violentólogos

6Como se advirtió atrás, producto de la investigación realizada en el período de entreguerras por el economista inglés Kenneth Bulding, se acuñó la noción de “paz negativa”, entendida como un conjunto de dispositivos necesarios para detener la guerra. Hacia el inicio de los años sesenta, en el contexto de un gran debate internacional alrededor de las políticas para el progreso y el desarrollo económico (en buena medida impulsado por las Naciones Unidas), aparecen los trabajos del Instituto para la Paz de Oslo (Noruega) liderado por Johan Galtung (1998, 2003).

7La asociación de la paz con justicia, bienestar e igualdad condujo a una noción más compleja y sugerente sintetizada en el concepto de “paz positiva”, definida como aquella que busca la superación de la violencia estructural a través de políticas para el desarrollo, la justicia y la democracia. Algunos trabajos de Galtung indagan en los órdenes de centro y periferia como obstáculos estructurales para alcanzar paz positiva.

8Desde los años sesenta, se consideran clásicos los trabajos del matemático y sociólogo noruego Johan Galtung. La complejidad y transdisciplinariedad en sus ensayos marcan un referente importante en el estudio de la paz construida por medios pacíficos. En su trabajo propone una tipología que integra tres violencias interrelacionadas: directa, estructural y simbólica. Desde esta perspectiva, la paz se asocia a la superación y regulación de cada uno de estos conflictos, surgiendo así las nociones de paz negativa, paz positiva y consenso social.

Violencias y Paces en Galtung2

Violencias y Paces en Galtung2

Otras rutas de investigación y acción para hacer las paces

  • 374 Vizney Leonardo Bustamante Sierra, Educación para el cultivo de paces desde las experiencias de mae (...)

9El enfoque violentológico ha sido cuestionado por algunos investigadores que han propuesto el abordaje de la paz desde la paz. Entre los trabajos más relevantes se encuentran los realizados por el Instituto de la Paz y de los Conflictos de la Universidad de Granada, España. En esta línea se destacan las investigaciones del profesor Francisco Muñoz que se enmarcan en la categoría definida como “paz imperfecta”, entendida como “aquellos espacios e instancias en las que se pueden detectar acciones que crean paz, a pesar de que estén en contextos en los que existen los conflictos y la violencia”374.

  • 375 Vicent Martínez, Filosofía para hacer las paces, Barcelona, Editorial Icaria, 2016

10El reconocimiento de la conflictividad, como rasgo característico de la vida humana y social, es el punto de partida de la paz imperfecta y el centro del giro epistemológico en la investigación sobre el tema375. A diferencia de las concepciones violentológicas, la paz imperfecta invita al reconocimiento de múltiples y diversas expresiones y vivencias pacíficas como producto de regulaciones y transformaciones positivas de conflictos, aun en medio de violencias.

  • 376 Bustamante, op. cit., 16.

Paz imperfecta376

Paz imperfecta376

11Si se comprende desde una perspectiva imperfecta, la paz no es un universal filosófico. No se trata de un concepto unívoco, puro e irreductible que designa un estado de plenitud deseado y utópico, sino que se trata de un concepto polisémico (paces) en tanto permite designar e identificar diferentes manifestaciones/ acciones de paz, realizadas de manera colectiva por seres humanos que se reconocen como imperfectos. En este sentido, la paz no es concebida exclusivamente como ausencia de violencias, sino que puede ser pensada y agenciada como capacidad creadora, resultado de la regulación y transformación de los conflictos, empleando medios noviolentos.

  • 377 Unesco, Cultura de paz, París, 2011.

12En este contexto, la cultura de paz adquiere nuevas posibilidades. Según la Unesco377, generar cultura de paz supone, ante todo, un esfuerzo generalizado para modificar mentalidades y actitudes con ánimo de promover la convivencia. Pensar cultura de paz en clave de paz imperfecta, implica gestionar positivamente los conflictos y trabajar en la creación de capacidades prosociales para la resolución de las contradicciones que puedan derivar en expresiones de violencia.

13Para instituciones como Unesco, la Educación es la punta de lanza de las actividades de promoción de cultura de paz. Según este organismo internacional, las estrategias que materializan esta iniciativa radican en el desarrollo de programas de educación cívica, una formación para la gestión de conflictos y el ejercicio real de la democracia.

14Desde el año 2000, el Instituto de la Paz y de los Conflictos de la Universidad de Granada ha desarrollado una perspectiva de trabajo innovadora. A partir de ella ha sido posible indagar en diversas experiencias humanas y sociales de resistencia, resiliencia e innovación comunitaria útiles para el diseño de políticas y estrategias de agenciamiento social y cultural. Como ruta metodológica, el Instituto diseñó la Matriz Unitaria y Comprensiva cuyo punto de partida es el reconocimiento y estudio de los conflictos, las mediaciones, las experiencias y vivencias de personas y organizaciones sociales, y el agenciamiento pacifista.

15El giro epistemológico y la ruta metodológica de la paz imperfecta convocan a la participación de sujetos políticos en el diseño y formulación de propuestas colectivas, así como a la elaboración de estrategias para la transformación socio-cultural con base en las experiencias y vivencias, al tiempo que señalan un camino prácticamente inexplorado por los investigadores de las sociedades y las culturas. Se trata de la identificación y comprensión de las capacidades humanas y sociales creadoras y generativas aun en medio de las adversidades. El estudio de las capacidades generativas permite indagar y conocer los repertorios empleados por personas y comunidades que han logrado transformar pacíficamente las tensiones y evitar las violencias en sus entornos.

  • 378 Martínez, op. cit

16En suma, los enfoques recientes proveen a los investigadores de otras posibilidades epistemológicas y herramientas metodológicas que invitan a interpelar la tradición investigativa; en su lugar, se propone el análisis de las estructuras psicológicas, sociales, políticas, institucionales y culturales que favorecen la construcción de la paz en contextos específicos378. Para el caso de América Latina, el giro epistemológico nutre el análisis y la comprensión de la dinámica actual de las sociedades, destacando los potenciales humanos y sociales que tradicionalmente han sido ocultados por los marcos interpretativos de las violencias como motores de la historia.

Co-creaciones para las paces

  • 379 Carolina Galea Robles, “Desafíos para una Gestión Cultural que promueva prácticas participativas: l (...)
  • 380 Galea, op. cit., 81.

17Galea379 examina los desafíos actuales para la gestión cultural que promueva prácticas colectivas. La investigadora afirma que desde hace más de medio siglo en el marco de los derechos culturales se está consignando la participación en la vida cultural de la comunidad. A su juicio, “se trata de ayudar a la autodeterminación y articulación de una comunidad capaz de influir en lo público”380.

  • 381 En las publicaciones del Observatorio Nacional de Paz se pueden consultar algunas de ellas.

18La perspectiva de Galea y sus presupuestos políticos coinciden en buena parte con los trabajos en los cuales participan los autores de este artículo. En ellos, el centro de la investigación es el diseño de lineamientos de políticas públicas para la construcción de paces estables y duraderas con base en procesos de co-creación en los que participan víctimas del conflicto armado, artistas y gestores culturales de procedencia local. Producto de esas experiencias se derivan reflexiones como las siguientes: por décadas, comunidades locales, víctimas del conflicto armado, gestores sociales y culturales han trabajado, en territorios diversos, en la generación de capacidades para la paz, aun en medio de violencias exacerbadas. Una revisión detenida de las experiencias en territorios directamente afectados por la disputa armada permite encontrar múltiples modalidades de resiliencia, resistencia, re-existencia y experiencias de paz imperfecta con base en creaciones artísticas y movilizaciones sociales identitarias381.

19En tiempos recientes, una parte de las experiencias de construcción colectiva de capacidades se realizan mediante laboratorios de co-creación. Los laboratorios pueden ser definidos como escenarios donde convergen diversas formas de interacción social, ya que facilitan la producción de conocimiento situado a través de experiencias de creación conjunta que apelan a las narrativas, la producción artística y el uso de diversas tecnologías de producción y circulación de contenidos. Las experiencias de co-creación entre actores sociales, víctimas y gestores culturales, con la participación de pobladores, creadores e investigadores académicos, entre otros, contribuyen a resignificar los espacios de incidencia en el ámbito local-territorial mediante dispositivos innovadores para la regulación y transformación positiva de conflictos en contextos culturales específicos. En una perspectiva colaborativa y de incidencia pública, la gestión cultural puede contribuir a regular intereses y tensiones, a impulsar la construcción colectiva de los territorios y a generar formas de empoderamientopacifista.

20Si se acepta que la construcción de paz es un proceso cultural que requiere trabajar en la Educación para la producción y cultivo de patrimonios comunes —lo cual demanda la generación de espacios y formas de creación que interpelen las prácticas hegemónicas—, una tarea central en la gestión cultural consiste en apoyar y potenciar acciones colectivas y la producción de otros órdenes locales, en los cuales se puedan desplegar repertorios noviolentos, horizontales y emancipadores.

Narrativas en tiempos de transición

21Un supuesto básico para indagar en las capacidades creadoras, es considerar que es posible regular los conflictos y erradicar las violencias. En algunas sociedades estas capacidades se revelan en los símbolos y en las maneras de ser y de pensar, en las cosmovisiones y en las formas de organización social; sin embargo, es usual que los potenciales humanos escapen a la mirada de artistas y creadores.

22En Colombia, dos generaciones de escritores han tenido como tema central las violencias desatadas a mediados del siglo XX. La confrontación bipartidista, cuyo punto de partida suele ubicarse a finales de los años cuarenta, hace parte de los temas centrales en las obras de escritores universalmente celebrados como Gabriel García Márquez. En tiempos recientes, escritores como Evelio Rosero, Laura Restrepo, Tomás González, Juan Gabriel Vásquez y William Ospina, entre otros, han abordado las violencias asociadas a la confrontación armada de las últimas tres décadas. A través de sus obras es posible palpar el sufrimiento causado a millones de víctimas y conocer las maquinarias del horror diseñadas por los victimarios. Los lectores atentos pueden encontrar en los intersticios de los relatos de los escritores más difundidos, y en otros, menos publicitados, gestas humanas y sociales que pueden ser consideradas como resistencias pacifistas ante la barbarie. A continuación, se reseñan algunos de estos autores y sus obras más célebres. Buena parte de ellas se han convertido en material de especial valor para la comprensión del conflicto armado; se trata de documentos insoslayables en los procesos de reconstrucción de memoria histórica y colectiva.

  • 382 Arturo Alape, El bogotazo: memorias del olvido, Andalucía, Editorial Pluma, 1983.

23Entre los más destacados ensayistas del conflicto armado se encuentra Arturo Alape (Carlos Arturo Ruiz)382, que en 1983 publicó El bogotazo: memorias del olvido. Se trata de un ensayo centrado en la reconstrucción de los hechos que terminaron con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948 y los procesos sociales y políticos posteriores. El asesinato del caudillo liberal es el epónimo del período reciente de las violencias que buscan ser superadas mediante acuerdos políticos. Los trabajos de Alape recaban en los orígenes de las confrontaciones y examinan los procesos de movilización y resistencia.

  • 383 Gustavo Álvarez Gardeazábal, Cóndores no entierran todos los días, Bogotá, Plaza y Janes Editores C (...)

24El escritor y columnista vallecaucano Gustavo Álvarez Gardeazábal383 publicó en el año 1972 Cóndores no entierran todos los días. La novela tiene como punto de partida el asesinato del líder Jorge Eliécer Gaitán y transita por la explosiva insurrección de los gaitanistas. Se trata de un clásico de la literatura de la violencia cuyos personajes anidan en la atrocidad de la confrontación bipartidista. En términos históricos, la narración sitúa al lector en acontecimientos centrales para la comprensión de los orígenes del conflicto armado, entre ellos, el pacto entre liberales y conservadores y la ruptura del acuerdo por estos últimos, hecho que se conoció como la hegemonía conservadora defendida por la iglesia católica de la época y por las armas de los chulavitas (policía) y los pájaros (sicarios).

  • 384 Alirio Fernando Bustos Valencia, La ley del monte, Bogotá, Editorial Intermedio, 1999.

25El desarrollo del conflicto interno armado ha sido el tema central en obras menos conocidas como La ley del monte del periodista Alirio Fernando Bustos Valencia384. El libro integra 16 historias inéditas cuyos escenarios son las selvas colombianas. En las historias, la ley del monte se impone con crudeza. Para el autor, se trata de una versión de la desgarrada y desconocida Colombia distante de los centros urbanos. Cada una de las historias recogidas en esta obra relata los horrores del conflicto interno armado y de la violencia desenfrenada en aquellos lugares en los que no hay presencia del Estado. La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) entra en escena cuando se describe ejercicio del poder territorial en la región oriental de Colombia.

  • 385 Martha Renza, Muchacha al desaparecer, Barcelona, Editorial Mondadori, 2009.

26La escritora chocoana Martha Renza385 publicó en el año 2009 la novela titulada Muchacha al desaparecer. En ella, presenta la historia de una mujer joven, militante de la guerrilla de las FARC que desaparece en el período en el que ese grupo subversivo adelantaba un proceso de paz con el gobierno del presidente Belisario Betancur (1982 - 1986). A juicio de algunos críticos, su obra está inscrita en el trabajo poético que ha desarrollado la escritora desde hace tres décadas.

  • 386 Patricia Nieto, Los escogidos, Medellín, Sílaba Editores, 2012.
  • 387 Patricia Nieto, Llanto en el paraíso: crónicas de la guerra en Colombia, Medellín, Editorial Univer (...)
  • 388 Alfredo Molano Bravo, Trochas y fusiles, Texas, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Intern (...)
  • 389 Alfredo Molano Bravo, Los años del Tropel: relatos de la violencia, Bogotá, Fondo Editorial CEREC, (...)
  • 390 Alfredo Molano Bravo, Alejandro Reyes y Alejandro Alfredo Molano Bravo, Trochas y fusiles, Texas, I (...)

27Otra autora que ha abordado el tema del conflicto armado y las violencias es Patricia Nieto386 con su novela Los escogidos (2012); obra que, a manera de crónica, recoge la voz en primera persona de los actores de la confrontación. En el año 2008 recibió el Premio Nacional de Cultura con Llanto en el paraíso: crónicas de la guerra en Colombia387. Entre los escritores más sobresalientes se encuentra el sociólogo, escritor y periodista Alfredo Molano Bravo. Su vida ha estado dedicada a narrar historias de campesinos, colonos y guerrilleros teniendo como escenario los territorios olvidados. Entre sus obras se encuentran Trochas y fusiles388 (1994), Los años del Tropel: relatos de la violencia389 (1985) y Los bombardeos del Pato390 (1980). Las crónicas de Molano son una fuente excepcional de testimonios, memorias y explicaciones acerca de los orígenes, dinámicas y responsabilidades de la confrontación armada en el país.

  • 391 Ingrid Betancur, No hay silencio que no termine, Bogotá, Editorial Aguilar, 2012.

28Sobre la violencia y el conflicto armado también han escrito las élites políticas que han sido víctimas directas. Tal es el caso de Ingrid Betancur quien, haciendo uso del recurso testimonial, escribió No hay silencio que no termine391, en el cual rememora algunos de los momentos más

29traumáticos vividos durante sus seis años y medio de secuestro y posterior cautiverio en las selvas por parte de los integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Colombia vive tiempos de transición: se han logrado acuerdos políticos con un sector de la insurgencia y se realizan procesos de diálogo y negociación con otra parte de ella. Para un sector de los ciudadanos, la paz está asociada a la finalización del conflicto armado, mientras que otros reclaman paz integral expresada en reformas sociales, políticas y económicas. Más allá de los acuerdos políticos, el país necesita crear mitos y leyendas con épicas distintas a las contadas por los portadores de la muerte, y en este propósito, las narrativas literarias también deben realizar su propia transición hacia las historias de la paz.

Nota final

30Las cinco lecciones aprendidas son una invitación a cuestionar la concepción tradicional de paz como ausencia de violencias y conflictos. Algunos investigadores proponen apelar a un giro epistemológico en el cual los seres humanos se descubren como imperfectos y, al mismo tiempo, poseedores de capacidades para gestionar tensiones empleando medios noviolentos. La paz utópica y unívoca puede ser interpelada por experiencias humanas y sociales en las cuales se recurre a medios pacifistas como la cooperación, la solidaridad, el amor, la incidencia, el humor, el arte y la construcción de lo común. En el terreno de la gestión cultural, los laboratorios de co-creación se constituyen en dispositivos para la generación de capacidades de actuación colectiva en contextos situados; con ellos se crean espacios de encuentro que generan procesos innovadores en los cuales se entrelazan múltiples visiones e intereses. Como se ha dicho, las violencias han centrado hasta ahora buena parte de las preocupaciones políticas y definido las agendas de trabajo de académicos e investigadores; asimismo, han sido temas recurrentes en las obras de artistas, escritores y narradores. Quizá por no haber sido estudiadas, enunciadas y descritas con detalle, las paces son una página en blanco en la historia y en la literatura.

Bibliographie

Bibliografía

Arturo Alape, El bogotazo: memorias del olvido, Andalucía, Editorial Pluma, 1983.

Gustavo Álvarez Gardeazábal, Cóndores no entierran todos los días, Bogotá, Plaza y Janes Editores Colombia S.A., 1972.

Ingrid Betancur, No hay silencio que no termine, Bogotá, Editorial Aguilar, 2012.

Vizney Leonardo Bustamante Sierra, Educación para el cultivo de paces desde las experiencias de maestros-sobrevivientes del conflicto interno armado en Colombia, Manizales, Doctorado en Educación, Universidad de Caldas, 2018, 15.

Alirio Fernando Bustos Valencia, La ley del monte, Bogotá, Editorial Intermedio, 1999.

Carolina Galea Robles, “Desafíos para una Gestión Cultural que promueva prácticas participativas: la experiencia del diagnóstico participativo para una fiesta ciudadana”, en Revista NOVUM 2ª Época, Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, 2011.

Johan Galtung, “Tras la violencia, 3 R.: reconstrucción, reconciliación, resolución”, Afrontando los efectos visibles e invisibles de la guerra y la violencia, Bilbao, Gernika Gogoratuz, 1998.

Johan Galtung, Paz por medios pacíficos. Paz y conflicto, desarrollo y civilización, Bilbao, Gernika Gogoratus, 2003.

Mario Hernán López Becerra, Concepciones y enfoques de políticas públicas para transformar la crisis cafetera en el departamento de Caldas –Colombia– como parte de una agenda para la paz positiva e imperfecta, Granada, España, Instituto de Paz y Conflictos, Universidad de Granada, 2013. En red: http://digibug.ugr.es/bitstream/10481/30791/1/21946541.pdf

Vicent Martínez, Filosofía para hacer las paces, Barcelona, Editorial Icaria, 2016.

Alfredo Molano Bravo, Los años del Tropel: relatos de la violencia, Bogotá, Fondo Editorial CEREC, 1985.

Alfredo Molano Bravo, Alejandro Reyes y Alejandro Alfredo Molano Bravo, Trochas y fusiles, Texas, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad de Texas, 1994.

Muñoz y Molina, Documentos del curso Fundamentos de los estudios para la paz y los Derechos Humanos, Granada, Instituto de la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada, 2009.

Patricia Nieto, Llanto en el paraíso: crónicas de la guerra en Colombia, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia, 2008.

Patricia Nieto, Los escogidos, Medellín, Sílaba Editores, 2012.

Martha Renza, Muchacha al desaparecer, Barcelona, EditorialMondadori, 2009. Unesco, Cultura de paz, 2011. En red: http://www.unesco.org/new/es/quito/education/human-rights-and-culture-of-peace/

Notes

373 Mario Hernán López Becerra, Concepciones y enfoques de políticas públicas para transformar la crisis cafetera en el departamento de Caldas –Colombia– como parte de una agenda para la paz positiva e imperfecta, Granada, España, Instituto de Paz y Conflictos, Universidad de Granada, 2013.

374 Vizney Leonardo Bustamante Sierra, Educación para el cultivo de paces desde las experiencias de maestros-sobrevivientes del conflicto interno armado en Colombia, Manizales, Doctorado en Educación, Universidad de Caldas, 2018, 15.

375 Vicent Martínez, Filosofía para hacer las paces, Barcelona, Editorial Icaria, 2016

376 Bustamante, op. cit., 16.

377 Unesco, Cultura de paz, París, 2011.

378 Martínez, op. cit

379 Carolina Galea Robles, “Desafíos para una Gestión Cultural que promueva prácticas participativas: la experiencia del diagnóstico participativo para una fiesta ciudadana”, en Revista NOVUM 2ª Época, Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, 2011.

380 Galea, op. cit., 81.

381 En las publicaciones del Observatorio Nacional de Paz se pueden consultar algunas de ellas.

382 Arturo Alape, El bogotazo: memorias del olvido, Andalucía, Editorial Pluma, 1983.

383 Gustavo Álvarez Gardeazábal, Cóndores no entierran todos los días, Bogotá, Plaza y Janes Editores Colombia S.A., 1972.

384 Alirio Fernando Bustos Valencia, La ley del monte, Bogotá, Editorial Intermedio, 1999.

385 Martha Renza, Muchacha al desaparecer, Barcelona, Editorial Mondadori, 2009.

386 Patricia Nieto, Los escogidos, Medellín, Sílaba Editores, 2012.

387 Patricia Nieto, Llanto en el paraíso: crónicas de la guerra en Colombia, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia, 2008.

388 Alfredo Molano Bravo, Trochas y fusiles, Texas, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad de Texas, 1994.

389 Alfredo Molano Bravo, Los años del Tropel: relatos de la violencia, Bogotá, Fondo Editorial CEREC, 1985.

390 Alfredo Molano Bravo, Alejandro Reyes y Alejandro Alfredo Molano Bravo, Trochas y fusiles, Texas, Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad de Texas, 1994.

391 Ingrid Betancur, No hay silencio que no termine, Bogotá, Editorial Aguilar, 2012.

Table des illustrations

Titre Violencias y Paces en Galtung2
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/2639/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 15k
Titre Paz imperfecta376
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/2639/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 21k

Auteurs

Colombiano. ter en Gestión Ambiental para el Desarrollo, Doctor en Paz, Conflictos y Democracia – Universidad de Granada, España. Profesor del Departamento de Administración de la Universidad de Caldas, Manizales, Colombia. ORCID: 0000-0002-6265-5382.

Colombiano. Licenciado en Filosofía y Letras –Universidad de Caldas. Especialista en Gerencia Educativa, Magíster en Ciencias Sociales, Máster en Scienses Sociales et Humaines – Université Paris Est Creteil. Candidato a doctor en Educación – Universidad de Caldas. Profesor de posgrados en Educación, Universidad Católica de Manizales. ORCID: 0000-0003-2981-7789.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search