Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Manifiesto del nuevo realismo

 | 
Maurizio Ferraris

Prólogo

Texte intégral

1En junio de 2011, en Nápoles, en el Instituto Italiano para los Estudios Filosóficos, encontré a un joven colega alemán, Markus Gabriel, que estaba proyectando un congreso internacional sobre el carácter fundamental de la filosofía contemporánea. Markus me preguntó cuál, en mi opinión, podría ser el título adecuado, y yo le respondí: New Realism.

2Era una consideración de sentido común: el péndulo del pensamiento que a inicios del siglo XX se inclinaba hacia el antirrealismo en sus varias versiones (hermenéutica, postmodernismo, “giro lingüístico” etc.), con la curva final del siglo se había desplazado hacia el realismo (también aquí, en sus tantos aspectos: ontología, ciencias cognitivas, estética como teoría de la percepción, etc.).

  • 1 En términos variados está, por ejemplo, el New Realism, un movimiento post-idealista de inicios de (...)
  • 2 Cfr. Rassegna Nuovo Realismo (http://labont. it/dibattito-sulnuovorealismo). Para un comentario me (...)

3Eran las 13.30 horas del 23 de junio, y el cuño anotado se convertía en el título de un congreso. Pero el nuevo realismo al que aludiremos aquí no es en absoluto una teoría mía, ni una dirección filosófica específica1, ni una koiné de pensamiento, sino simplemente la fotografía (que sí considero realista) de un estado de cosas, como me parece que ha sido demostrado varias veces en el amplio debate de los últimos meses2.

  • 3 La República, 8 de agosto de 2011

4Justamente, para subrayar esta circunstancia, he adoptado, en un artículo de hace algunos meses con el que anunciaba el congreso3, la forma de Manifiesto, asociándome al sentido de ese manifiesto que decía “un fantasma da vueltas por Europa”. Cuando Marx y Engels lo escribían no era para anunciar urbi et orbi que habían descubierto el comunismo, sino para constatar que los comunistas eran muchos. En sentido contrario, si Kant hubiese iniciado la Crítica de la razón pura con “un fantasma que da vueltas por Europa: la filosofía trascendental”, lo habrían tomado por loco, visto que, en efecto, él estaba proponiendo una teoría que en ese momento sólo existía en su libro. Lo que aquí aspira a una cierta originalidad o que, por lo menos, advierto como elaboración personal, son las reflexiones que he desarrollado en el curso de los últimos veinte años, y que sintetizo en este pequeño volumen.

  • 4 Expresión técnico-ontológica. N. del E.
  • 5 Para una descripción de conjunto cfr. mi “Autopresentazione”, en D. Antiseri, S. Tagliagambe, Filo (...)
  • 6 H. Putnam, Rinnovare la filosofia (1992), Garzanti, Milano 1998, pp. 128-129

5La elaboración del realismo ha sido, en efecto, el hilo conductor de mi trabajo filosófico después del viraje que, a inicios de los años 90 del siglo pasado, me llevó a abandonar la hermenéutica para proponer una estética como teoría de la sensibilidad, una ontología natural como teoría de la inenmendabilidad4 y, finalmente, una ontología social como teoría de la documentalidad5. Para mí, la apelación al realismo no ha significado, por lo tanto, jactarme de un risible monopolio filosófico de lo real, no demasiado distinto de la pretensión de privatizar el agua. Ha sido más bien sostener que el agua no está socialmente construida; que la sacrosanta vocación deconstructiva que está en el corazón de toda filosofía digna de este nombre, debe medirse con la realidad, de otro modo es un juego fútil; y que toda deconstrucción sin reconstrucción es irresponsabilidad6.

6Pero no hay que olvidar la dimensión contextual en la que desarrollo mis consideraciones, que encuentran su origen en una reflexión acerca de los resultados de lo postmoderno.

  • 7 El original en italiano refiere al “populismo mediático”, sin embargo, en nuestra traducción creem (...)

7Eso que llamo nuevo realismo es, en efecto, antes que todo, la toma de razón de un viraje. La experiencia histórica de las manipulaciones mediáticas7, de las guerras post 11 de septiembre del año 2001 y de la reciente crisis económica, han significado un pesadísimo desmentido de aquellos que, según mi parecer, son los dos dogmas de lo postmoderno: 1. Que toda la realidad está socialmente construida y que es infinitamente manipulable, y 2. Que la verdad es una noción inútil porque la solidaridad es más importante que la objetividad.

8Las necesidades reales, las vidas y las muertes reales, que no soportan ser reducidas a interpretaciones, han hecho valer sus derechos, confirmando la idea que el realismo (así como su contrario) posee implicancias no simplemente cognoscitivas, sino también éticas y políticas. Obviamente, el viraje no tiene sólo una historia, sino a la vez, y antes que todo, una geografía, circunscrita a lo que Husserl llamaba “espíritu europeo”, del Occidente que Spengler profetizaba su ocaso hace 90 años. Difícilmente se puede pensar en un postmoderno en China o en India. Sin embargo hoy, la porción del mundo en que vivo –que es un poco más amplio que el círculo de mis amigos y conocidos–, de este Occidente que ha experimentado el postmodernismo, ahora parece abandonarlo ¿Cómo ha ocurrido? Veamos

Notes

1 En términos variados está, por ejemplo, el New Realism, un movimiento post-idealista de inicios del XX (cfr. E. B. Holt et al., The new realism. Cooperative studies in philosophy, Macmillan, New York 1912). Para una presentación programática cfr., The Program and First Platform of Six Realists, in «The Journal of Philosophy, Psychology and Scientific Method», VII, 18, 1910, pp. 393-401. Sobre los usos contemporáneos de “realismo” ver cfr., la voz “Realism” de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, http://plato.stanford.edu/entries/realism/

2 Cfr. Rassegna Nuovo Realismo (http://labont. it/dibattito-sulnuovorealismo). Para un comentario me permito remitir a mi artículo Nuovo realismo FAQ, en «Noema. Rivista online di filosofia», http://riviste.unimi.it/index.php/noema/article/view/1413.

3 La República, 8 de agosto de 2011

4 Expresión técnico-ontológica. N. del E.

5 Para una descripción de conjunto cfr. mi “Autopresentazione”, en D. Antiseri, S. Tagliagambe, Filosofi italiani contemporanei, Bompiani, Milano 2009, pp. 226-235

6 H. Putnam, Rinnovare la filosofia (1992), Garzanti, Milano 1998, pp. 128-129

7 El original en italiano refiere al “populismo mediático”, sin embargo, en nuestra traducción creemos más adecuado hablar de manipulación, por dos razones: primero, para evitar insistir en el abuso que se hace de la expresión populismo y, segundo, para recoger el sentido más exacto del termino usado por el autor, que hace alusión, precisamente, a la profundización de las tendencias distorsionadoras e interesadas de simulación presentes en las estrategias comunicacionales de la mayor parte de los medios actuales. N. del E.

Acheter

Volume papier

amazon.fr