Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen I

 | 
Rafael Chavarría Contreras
, 
Daniel Fauré Polloni
, 
Carlos Yáñez Canal
, 
et al.

Historia

Aproximaciones y provocaciones en torno a la emergencia de la gestión cultural en las postrimerías del siglo XX Latinoamericano

Rafael Chavarría Contreras et José Valdés Vergara

Texte intégral

Sobre la necesidad de una historia de la Gestión Cultural

  • 239 Sobre este punto ya se han escrito textos que permiten vislumbrar a la Gestión Cultural aún antes d (...)

1La Gestión Cultural en América Latina es un concepto que no pareciera poseer una extensa tradición cuando se analiza su trayectoria de forma superficial. Sin embargo, si rasgamos un poco aquella cubierta —la del momento de su profesionalización y asunción como disciplina académica—, podemos descubrir que tanto las prácticas como las orientaciones que hoy exhibe este campo, poseen una herencia que abarca una amplia gama de experiencias en el desarrollo cultural de la región239. Por tanto, es necesario volver a preguntarse —y a ello le debemos el título de este apartado y la motivación de nuestro texto—por qué es necesario que América Latina se interrogue sobre la historia de la Gestión Cultural. La respuesta, si bien parece sencilla, no está desprovista de complejidades cuando tomamos atención al contexto tanto de nuestra región como del momento en que se profesionaliza la disciplina. ¿Por qué? Porque, si bien la gestión se ha convertido en un campo profesional ya instalado en los países latinoamericanos, sus definiciones y marcos de acción aún están en construcción o permanecen en disputa.

2Somos herederos de un doble proceso del que debemos hacernos cargo: por un lado, de la herencia de prácticas culturales de nuestra región, y, por el otro, de la herencia e influencia emanada de los países del primer mundo que nos contagiaron e importaron el concepto de Gestión Cultural como tal. Es en el cruce de esas dos variables que se asoma la pregunta de si podemos hablar de una Gestión Cultural Latinoamericana. Pese a que esta interrogante no presenta respuestas aquí, creemos que, en el momento de clarificarla, es necesario comprender y recoger el amplio proceso de nuestro bagaje cultural como región. Para ello es necesario considerar el andar de animadores y promotores culturales, las intencionalidades en el plano cultural de los Estados, los procesos de educación popular abiertos por Freire en los 60, las particularidades que ofrecía la propuesta cultural de la Unidad Popular, la gestión y origen de ferias del libro a mediados del siglo XX como las de Buenos Aires, Bogotá, Lima y Guadalajara, entre otras infinitas prácticas y experiencias. Todo ello para abrir nuestros horizontes a la hora de definir nuestro propio campo, para reconsiderar las que creemos deben ser nuestras idoneidades y, sobre todo, para situarnos desde nosotros.

3De esta manera, el texto que presentamos se hace cargo de una de las últimas etapas del proceso de profesionalización de la Gestión Cultural. Con ello se pretende apuntar, de forma general, a ciertos elementos y tensiones que deben estar presentes para poder interrogarnos posteriormente sobre nuestro pasado.

Procesos de conformación y consolidación de la Gestión Cultural en América Latina

  • 240 Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, “Gestión cultural durante el gobierno de la Unidad Popular: Un (...)

4A la hora de narrar cómo la Gestión Cultural, tanto como concepto como oficio, se fue instalando en la región latinoamericana, es necesario tener algunas consideraciones generales. La primera de ellas es que la Gestión Cultural, como concepto, fue importada desde el continente europeo, el que, a su vez, fue direccionado en lógicas de corte neoliberal por el mundo anglosajón a comienzos de la década de los 80240. Sin embargo, desde las latitudes de América Latina, fue entrando en tensión la concepción importada, dado que las prácticas que engloban a la Gestión Cultural podían reconocer antecedentes en diversas experiencias de desarrollo cultural que se habían gestado a lo largo de la historia de la región. En segundo lugar, es necesario destacar que el proceso de inserción del oficio del gestor cultural tiene algunos paralelos y rasgos símiles en diferentes países de América Latina. Frente a ello, cabe consignar que la irrupción de la Gestión Cultural se debe a un proceso de doble reconocimiento: el reconocimiento de la necesidad de profesionalizar el trabajo en torno a la cultura y el autorreconocimiento del oficio del gestor cultural.

  • 241 Orientación que busca estar en sintonía con los planteamientos que emanaban organismos internaciona (...)

5El reconocimiento de la necesidad de profesionalizar el trabajo en torno a la cultura es realizado por la sociedad desde tres dimensiones: a) Desde los Estados que asumieron el desafío de levantar o redireccionar nuevas políticas culturales, acorde a los paradigmas internacionales emergentes que consideraban a la cultura como un elemento fundacional para el desarrollo241; junto con ello se reconocía la necesidad de que la actividad cultural debía ser dirigida —o al menos operativizada— por sujetos con las capacidades suficientes para asumir la tarea, asomándose así el concepto de Gestión Cultural como opción profesional pertinente al perfil que se buscaba; b) De la mano de este reconocimiento se vislumbran las primeras iniciativas de oferta académica, donde serían las universidades e instituciones a nivel superior las que se abocarían a la tarea de darle mayor sustento formativo a aquellos funcionarios públicos cercanos al ámbito de la cultura y las artes y a esta esperada nueva camada de gestores culturales. Estas ofertas académicas serán las que irán delineando con mayor precisión aquellas competencias que serían acordes a este nuevo campo, y c) Sería la propia sociedad civil, desde los actores empresariales y la ciudadanía, la que también se sumaría a este coro polifónico que le dio valor a este nuevo sujeto profesional desde la emergencia de cubrir diferentes necesidades y expectativas.

6En paralelo al reconocimiento que hace la comunidad de la necesidad de formar y consolidar la figura del gestor cultural, se comienza a producir un proceso de autorreconocimiento de parte de todas aquellas personas que se habían desempeñado en actividades de desarrollo y promoción cultural. En este sentido, cuando el concepto de Gestión Cultural arriba en la región, ya existía una fuerte presencia de prácticas que ciertos sujetos habían desarrollado, por lo que este accionar se inscribe tanto en las nociones de Gestión Cultural que llegaron a este territorio como en los objetivos culturales a ejecutar que declaraban algunos agentes de la sociedad. En este camino de autorreconocimiento, la gestión se aleja, en cierta medida, de las imposiciones conceptuales foráneas y se abre a un proceso que derivó en una apropiación del significado de la Gestión Cultural. Asimismo, se generan nuevas tensiones entre lo que entendía Europa y el mundo anglosajón por aquella disciplina/oficio, y lo percibido y practicado por América Latina. A continuación, haremos una revisión general de algunos casos nacionales que permiten ilustrar los procesos comentados y visibilizar los matices particulares que vivió —y vive— la Gestión Cultural como disciplina y oficio en diferentes rincones latinoamericanos.

Colombia

  • 242 Sobre estos antecedentes tanto en Colombia como en América Latina: Yáñez Canal, op. cit.
  • 243 Se destaca la idea base del artículo 70 de la Constitución, la cual da cuenta de que la cultura —en (...)

7El proceso colombiano, al igual que otras naciones latinoamericanas, está cargado de un fuerte caudal de antecedentes de prácticas que podrían denominarse en la actualidad como Gestión Cultural242. Sin embargo, la asimilación del concepto se enmarca desde la reformulación del Estado a mediados de los años 80 y que tiene como momento clave la relevancia que se le otorga a la dimensión cultural en la Constitución Política de 1991243.

  • 244 Angela María Orozco Marín, La formación en gestión cultural en Colombia 1991-2016: Aproximación ini (...)

8Se abría así la última década del siglo XX con aquel brío establecido en la Carta Magna del país con respecto a la cultura, el cual fue acompañado y reforzado con el proyecto de pregrado en Gestión Cultural presentado por la Universidad Distrital y el “Seminario Nacional sobre Gestión y Administración Cultural” realizado por la Universidad de los Andes y Colcultura. Esta atención al campo de la Gestión Cultural recibida por parte del Estado y de las universidades, da cuenta de que “la formación en gestión cultural proviene de la preocupación por el mejoramiento y actualización de las capacidades profesionales de los funcionarios públicos cercanos al ámbito de la cultura y las artes”244.

  • 245 Víctor Guedez y Carmen Menéndez, op.cit., 136.

9En este trayecto —enriquecido por una mayor cantidad de hitos que los aquí se mencionan—, se va perfilando e imprimiendo una perspectiva particular de la disciplina, tal como se hace explícito en el programa “Para un mundo posible” de Colcultura donde se establece lo siguiente: “El significado que aspiramos a otorgarle a la Gestión Cultural es: gestar no es administrar ni manipular, sino propiciar y facilitar la germinación, gestación y comprensión de los procesos culturales”245. Este aspecto se ha tenido en cuenta a la hora de revisar los distintos enfoques que han predominado en la Gestión Cultural, ya que “desecha” rápidamente las lógicas más vinculadas a los modelos europeos.

México

  • 246 Consejo Nacional para la Cultura y las Artes –México, Conceptos básicos para el diseño curricular d (...)
  • 247 Ibid., p. 206.
  • 248 José Luis Mariscal Orozco, Blanca Brambila Medrano y Valentina Arreola Ochoa, “La profesionalizació (...)
  • 249 Ibid., 183.

10En el caso de México, la década de los 80 fue el escenario del surgimiento de la Gestión Cultural como disciplina y profesión. Al respecto se pueden mencionar dos procesos relacionados con el ámbito formativo: la realización de cursos de formación de promotores culturales impulsados por la Secretaría de Educación Pública y que posteriormente desarrollaría la Dirección General de Culturas Populares. El otro es el plan de Actividades Culturales de Apoyo a la Educación Primaria (PACAEP) emanado durante el gobierno de Miguel de la Madrid. Sobre los cursos de formación de promotores culturales, cabe destacar que son un primer acercamiento formal a la delineación de un perfil de las competencias que ha de tener un gestor cultural, recogiendo en parte el espíritu de lo que anteriormente habían sido las labores realizadas en las misiones culturales desarrolladas durante la primera mitad del siglo XX246. La justificación de estos cursos — y que da cuenta de forma general de las competencias que eran requeridas— recaía en lo que se decía era la necesidad de “formar y preparar personas que puedan tener una injerencia en la totalidad del universo artístico, y que articulen, concentren, promuevan y dinamicen cada una de las áreas de dicho universo, es decir, que realice [n] una verdadera promoción artística”247. Mientras los cursos de formación de promotores culturales aportaban una delineación de las competencias de lo que hoy llamamos Gestión Cultural, el PACAEP también fue modelando aquel perfil profesional al tomar una serie de experiencias y metodologías provenientes de distintos actores248. Sin embargo, este antecedente da cuenta además de las necesidades culturales que asumía México, entendidas como una misión a asumir desde la vereda educativa, dado que su objetivo era “conciliar una estrategia modernizadora, de la cual el currículum es un resultante, con el fin educativo de formar individuos capaces de reafirmar la identidad cultural, a través de su participación activa en el desarrollo cultural [sic], en la preservación, enriquecimiento y disfrute de nuestro patrimonio cultural”249. Es decir, que se figura desde ya el horizonte de una Gestión Cultural que en su campo de acción logre el empoderamiento de la sociedad civil, de forma tal que ésta asuma en cierta medida las competencias y facultades de este campo.

Chile

  • 250 Nivia Palma, “Gestión cultural y políticas públicas en Chile: una historia compleja”, Mauricio Roja (...)
  • 251 Manuel Sepúlveda Contreras, Jorge Montealegre Iturra y Rafael Chavarría Contreras, ¿Apagón cultural (...)
  • 252 Nivia Palma, op. cit., 79.

11En Chile la aparición del concepto de Gestión Cultural va de la mano con el proceso de transición a la democracia que comienza a desarrollarse en la década de los 90. En este escenario, el Estado —pese a estar atado a la Constitución promulgada en dictadura—, debía reposicionarse en sus roles y metas luego de 17 años de haber sido cooptado por las fuerzas cívico-militares. En ese contexto, aparecen dos actores que buscan repensar el campo cultural, Por un lado, surge el aparato estatal que impulsa diversos programas para el área, pero, además, nace “una significativa red de actores culturales y políticos que compartían la convicción respecto a la imperiosa necesidad de pensar, diseñar, formular y ejecutar políticas públicas para el desarrollo cultural del país”250. Actores que surgen de la resistencia cultural acaecida durante el periodo que va entre los años 1973 y 1990251. Por otra parte, en Chile —al igual que en otros países de la región— el neoliberalismo había dejado su impronta al punto de inculcar sus lógicas en diferentes aspectos de la sociedad. Este antecedente tiene relevancia para la Gestión Cultural en tanto se impulsa la idea de que es necesario el diseño de un modelo de modernización de la administración del Estado en coherencia con un modelo de la economía neoliberal que restringe el rol del Estado, releva el mercado, desconfía de las competencias gerenciales de creadores y cultores, y confía en la eficiencia de profesionales gestores como personas que saben administrar252.

  • 253 Sobre este proceso se recomienda revisar: Manuel Bastías Saavedra, Sociedad Civil en dictadura. Rel (...)

12La lógica neoliberal y de carácter gerencial entra en una fuerte tensión no solo con los actores que impulsaban un nuevo quehacer cultural desde el Estado, sino también con los componentes de la sociedad civil que, desde sus experiencias durante la dictadura cívico- militar, desarrollaron iniciativas con miras a recomponer el tejido social desgarrado por el contexto de opresión, tales como Centro Cultural Mapocho, Taller Sol, Casa Kamarundi y ECO, Educación y Comunicaciones, entre otros253. Estos sujetos no lograron insertarse en las dinámicas culturales favorecidas por el Estado, ya que una parte de este sector renunció a la idea de colaborar con un aparato que, según dicen, no generó una real ruptura con el gobierno autoritario, y otro sector que, pese a tener la intención de seguir impulsando iniciativas de desarrollo cultural comunitario, no lograron sortear las dificultades económicas que el nuevo escenario de fondos concursables presentaba. Pese a ello, este grupo de actores y organizaciones siguió en pie gracias a que, por una parte, muchos de ellos se rehusaron a cesar sus funciones, mientras que, por otro lado, emergieron nuevas organizaciones que recogieron el espíritu del accionar de sus predecesores en el marco de los años 70 y 80. Así fue como una amplia gama de colectivos, principalmente desde los territorios urbano-populares, comenzaron a fortalecer lo que hoy se denomina Gestión Cultural Comunitaria, siendo la contraparte de aquella gestión asociada al mundo empresarial.

A modo de síntesis

13La revisión de estos tres casos no agota, de ninguna manera, las particularidades del desarrollo de la Gestión Cultural en los distintos países de América Latina, ya que estas también son primordiales para este análisis. Sin embargo, y tal como mencionábamos anteriormente en “Procesos de conformación y consolidación de la Gestión Cultural en América Latina”, a partir de la ejemplificación con estos países, se logran evidenciar tres tipos de procesos constituyentes de la Gestión Cultural que, con mayor o menor similitud, se acercan a lo vivenciado en el resto de la región. El primer proceso referido corresponde a la emergencia de la Gestión Cultural a raíz de un trabajo en sintonía entre el Estado y las universidades que fueron delineando tanto sus competencias como su marco de acción; el segundo proceso, aunque quizás ilustrado con menor claridad debido a la poca extensión de este trabajo, fue el mayor protagonismo por parte de los planteles universitarios, quienes desarrollaron programas formativos con mayor autonomía frente al Estado. Finalmente, el tercer proceso está referido a las tensiones que experimenta la Gestión Cultural en su profesionalización, donde el reconocimiento de su oficio por parte de diversos actores trae consigo perspectivas y enfoques diferentes que deben ser el caudalde su accionar.

Reconstrucción del concepto de Gestión Cultural

  • 254 Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, Aproximación crítica al concepto de Gestión Cultural en Chile, (...)
  • 255 Idem.

14El concepto de Gestión Cultural, analizado en clave histórica, es necesario comprenderlo en las tres dimensiones que lo alimentan: la administración, la gestión y la animación sociocultural; todas ellas dependen de su temporalidad y de los énfasis otorgados por los Estados nacionales en sus políticas culturales, sin embargo, son las que construyen la complejidad del concepto. La Gestión Cultural se articula, desde mediados de la década de los 80, bajo la nueva racionalidad del capitalismo contemporáneo. Este la define en términos radicales hacia lo neoliberal, donde la cultura “fue reinterpretada en términos económicos, en tanto recurso objeto de gestión, inversión. Desarrollo, como cualquier otro factor productivo”254. Esta Gestión Cultural ligada a la racionalidad neoliberal se ha destinado a reproducir sujetos que se disputan el recurso de la cultura como parte de una lógica de la competencia, internalizada y gestionada como una actividad productiva y, que además, debe ser consumida255.

15No obstante, se hace necesario ampliar el sentido de la Gestión Cultural y darle otros significados a partir de su heterogeneidad de oficios. Asimismo, que la competencia o la concursabilidad no necesariamente se conviertan en los motores que mueven al concepto y a los sujetos. La complementariedad, lo comunitario y comprender a la Gestión Cultural como un vehículo para el desarrollo humano nacional y de cooperación internacional, también forma parte de este concepto en construcción que busca restituir una finalidad social a partir de las necesidades, intereses y competencias de los mismos territorios.

Definición conceptual de la Gestión Cultural en términos históricos

  • 256 Raymond Williams, A Vocabulary of Culture and Society, Great Britain and New York, Fontana and Oxfo (...)
  • 257 Eduardo Nivón (compilador), Gestión cultural y teoría de la cultura, Ciudad de México, Editorial Ge (...)
  • 258 Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, “Del quehacer cultural a las políticas culturales durante el G (...)

16Para conceptualizar en términos históricos a la Gestión Cultural, se propone establecer para la región un perímetro que aclare el campo de los dos conceptos que la componen y que han sido utilizados de manera empírica. En primer lugar, comenzaremos por el concepto de cultura. Según Williams256, “cultura” es uno de los conceptos más difíciles de abordar en su lengua debido a la intrincada historia del concepto y, sobre todo, porque es empleado por varias disciplinas y por varios sistemas incompatibles de pensamiento. Esto lo podemos corroborar con el concepto científico de cultura que se desarrolló a partir del último tercio del siglo XIX, que pretendía distanciarse radicalmente de la noción humanista257. Sin embargo, esta no es ni ha sido la única forma de comprender la cultura: en las obras Cultura. Sociología de la comunicación y del arte, Cultura y Sociedad y Marxismo y Literatura, Raymond Williams ha dado cuenta de los diversos sentidos y énfasis que fue adquiriendo el concepto desde sus primeras formulaciones, y que estos no respondieron a un movimiento interno, sino que fueron el resultado de su interacción con una historia y una experiencia cambiantes. Son diversos e intensos los debates en torno al concepto de cultura; aquí cabe señalar las contribuciones realizadas desde la Escuela de Birmingham, sobre todo en su etapa inicial con Richard Hoggart, Stuart Hall, Raymond Williams y E. P. Thompson, quienes, como bien observa Armand Mattelart, emprenden la tarea de “comprende [r] de qué manera la cultura de un grupo, y sobre todo la de las clases populares, funciona como rechazo al orden social o, a la inversa, como forma de adhesión a las relaciones de poder”258.

  • 259 Ibid.

17En segundo lugar, es preciso caracterizar el concepto de gestión y, para ello, señalar que este concepto se acerca en sus orígenes al de administración. Sin embargo, aunque gestión y administración son conceptos que tienden a asimilarse, gerenciar se ha distanciado del segundo concepto al ser un acto más cercano a una lógica de dirección política que se acerca al mundo empresarial y, en cierta medida, que se aleja del Estado. Cabe mencionar que la gestión no es ajena a los procesos capitalistas del siglo XIX e inicios del XX, donde lo que prima es la planificación, organización, dirección, coordinación y control del proceso productivo, actividades propias de la acción de gestión, en su acepción administrativa y gerencial259.

18Así, cultura y gestión, dos conceptos que no necesariamente deben relacionase, pero que producto de la observación y del oficio se hace necesario identificar de manera conjunta, se han configurado como una categoría de análisis en sí misma. Esta categoría fue constituida históricamente de manera compleja y se considera un campo aún en disputa. Por tanto, debido a la problemática de su significación, se identifica de forma multidisciplinaria al incluir elementos que se superponen en diferentes planos (como la actividad cultural, los proyectos, planes, programas y las políticas). Además, se relaciona con oficios ligados al patrimonio, las artes o la cultura (con autonomía entre sí o de manera interconexa) y vincula prácticas diversas como la planificación, los diagnósticos, los planes de producción y la generación de audiencias, entre otros. De igual forma, la Gestión Cultural puede ser leída como un quehacer político de toma de decisiones (en términos territoriales o temáticos), donde la lógica del poder se materializa de manera compleja al interlocutar audiencias, gestores y privados / Estado.

Dimensiones y conceptos para la Gestión Cultural

19Si se considera que la Gestión Cultural es un concepto en disputa y en construcción y se asume su quehacer de carácter político, creemos que para el caso latinoamericano es necesario incorporar algunas dimensiones tanto en sus marcos teóricos y de acción. Es por ello que, a continuación, presentamos —solo a modo de provocación—, tres de estas variables que han de ser incorporadas en los sentidos de la disciplina; estas variables no fueron seleccionadas al azar, sino que asumimos que son elementos imprescindibles —aunque no de manera exclusiva—para hacerse cargo del recorrido histórico y del presente de nuestra región.

Memoria

  • 260 Daniel Fauré y José Tomás Valdés, Memoria, educación popular y gestión cultural comunitaria: el pro (...)

20La memoria posee dos cualidades que han de ser integradas en los horizontes de acción de la Gestión Cultural Latinoamericana dado los trayectos sociohistóricos por los cuales hemos transitado. La primera de ellas guarda relación con su capacidad de generación de identidad colectiva, capacidad a la que es necesaria recurrir en el trabajo de consolidación y fortalecimiento de las comunidades locales. Esto se hace aún más urgente en los escenarios actuales de globalización y neoliberalismo que fomentan la individualidad y que corrompen las culturas populares y subalternas. Ligado a lo anterior, es necesario poner en valor la memoria social y colectiva, ya que así se fortalecerá la identidad comunitaria y se facilitarán procesos de empoderamiento de la comunidad en sí misma. Esto se refleja en las narrativas que han acumulado los sujetos populares, donde el cúmulo de experiencias de asociatividad y de supervivencia se traspasaría mediante la memoria [articulándose de esta forma] como un saber propio y como potencialidad para la organización, es en su propio pasado en donde la clase popular hallaría las respuestas para encontrarse a sí misma como sujeto histórico y para proyectarse como tal ante la explotación y la opresión260.

21Por ello, sostenemos que la memoria ha de ser considerada en función de hacerse cargo de los escenarios de violencia social y política que han acontecido y que persisten en el continente. Allí, la memoria se perfila como la narración de aquella palabra negada, como la posibilidad de justicia y reparación a las violaciones de los Derechos Humanos, como un punto de encuentro con el pasado que permite hacer frente al olvido forzado. Pero, al mismo tiempo, permite hacerse cargo de las batallas por la memoria y la Historia que se abren tras estos episodios de violencia social y política, que usualmente no se han detenido tras el oleaje de dictaduras cívico- militares y son perpetuados por los propios Estados.

Territorio

  • 261 Catalina Sánchez Díaz, Suelos, Tierra y Territorio: una reflexión en torno a los desafíos de la ens (...)
  • 262 A modo de ejemplo se pueden citar dos trabajos bibliográficos que permiten dar cuenta de un amplio (...)
  • 263 Mario Garcés, Miguel Urrutia, Angélica Fuentes y Leandro Sepúlveda, “En la Huella de los Saberes Lo (...)

22El territorio ha de adoptarse en función a dos perspectivas si se considera que: “el concepto de territorio lleva implícitas las nociones de apropiación, ejercicio del dominio y control de una porción de la superficie terrestre, pero también contiene las ideas de pertenencia y de proyectos que una sociedad desarrolla en un espacio dado”261. A partir de aquel enunciado vemos que el territorio, por un lado, se perfila como un escenario de disputa al cual hemos de tomar atención, pues la conflictividad se genera en condiciones espaciales particulares de nuestros entramados culturales. Aquellas luchas son incontables —y despuntan con mayor algidez desde el momento mismo en que comienza el proceso de conquista de América— y en la actualidad aglutinan nuevas variantes en vista de nuestra condición tercermundista, donde nuestro entorno es devastado por las dinámicas económicas globales extractivistas, frente a las cuales han surgido nuevos movimientos sociales262. Ahondando en la segunda perspectiva, que asocia al territorio con los sentidos de pertenencia, vemos que la posibilidad identitaria del territorio se registra con mayor fortaleza en los sectores populares y subalternos de Latinoamérica, donde se interioriza la territorialidad como un componente básico de su propia identidad colectiva. Tal como lo señalan desde la ONG chilena ECO, Educación y Comunicaciones: “los sujetos populares experimentan sus primeras y fundamentales certezas simbólicas en relación al espacio físico que dominan, es más, la idea de dominar, surge primariamente de la recursividad en la ocupación del espacio”263. Es por ello que la Gestión Cultural Latinoamericana debe considerar al espacio físico no como mero entorno de la comunidad, sino como parte esencial de la misma.

Diversidad cultural

23Trabajar en torno a la diversidad cultural presenta una tensión sobre la cual la Gestión Cultural debe posicionarse y, al mismo tiempo, tomar sus resguardos. Esto tiene un acento especial para nuestra región, ya que, si bien todo territorio está compuesto por un alto abanico de identidades y culturas, es sabido que Latinoamérica está signada por la alta presencia de pueblos indígenas, los cuales, contrario a lo que algunos Estados —de carácter neocolonial— hacen creer, no se reducen a un adorno folclórico a desempolvar por la historia oficial. En ese escenario, la tensión se presenta en cómo trabajamos con la diversidad, dado que pueden presentarse dos enfoques en este quehacer: por un lado, existen y persisten trabajos con la diversidad cultural que, con una cuestionable intención de valorar la cultura otra, buscan la integración de la diversidad en función de conformar una cultura “mixta-homogénea”. Este trabajo, más que fomentar la multiplicidad, en realidad tiene por objetivo la sumisión y la cooptación, tal como se llevó a cabo durante el siglo XX mediante la aplicación, por parte de los Estados-nacionales, de políticas y prácticas ligadas al indigenismo, situación que persiste hasta el día de hoy en varios países de América Latina.

  • 264 Texeira Coelho, Diccionario crítico de política cultural. Cultura e imaginario, Barcelona, Gedisa E (...)
  • 265 Sino que, además, hegemonizan patrones identitarios culturales en torno a dinámicas de género y de (...)

24Por otro lado, en las últimas décadas han asomado con mayor fuerza nuevos principios para el trabajo con la diversidad cultural, los cuales intentan abandonar las lógicas paternalistas del trabajo ligado al indigenismo. Para ello se han potenciado nuevas categorías analíticas, como la de multiculturalismo, la que busca un “nuevo modo de interacción entre grupos étnicos y, en sentido amplio, entre culturas distintas […] Desde el aspecto étnico, el multiculturalismo es la lucha de las minorías raciales por una política de igualdad de oportunidades”264. Es precisamente desde ese lugar desde donde creemos que debe situarse la Gestión Cultural, velando por fortalecer las identidades y dinámicas culturales particulares, generando entre ellas diálogos y comunidad. Cabe destacar que el trabajo con la diversidad cultural no solo debe plantearse como diálogo, sino también como ejercicio de reparación y de justicia frente a las acciones represivas de distinta índole que han impulsado los Estados con tal de instalar las identidades dominantes permeadas de Occidente que no se reducen únicamente a los aspectos de índole racial265. Estas acciones han dejado una huella que hay que afrontar del mismo modo en que asumimos que la memoria debe hacerse cargo de los procesos de violencia.

Reflexiones (provocaciones) finales

25Hemos reiterado a lo largo de este escrito que la Gestión Cultural en América Latina es un campo que emerge, como concepto, de un proceso externo y reciente; sin embargo, como oficio, surge y se perfila como parte de una tradición de larga data, puesto que la cultura, más allá de los reconocimientos y esfuerzos realizados por los aparatos estatales de la región, corresponde a un componente esencial en nuestra constitución y proyección como sociedad, siendo parte de todo quehacer prefigurativo de diversos actores sociales. En este sentido, la interrogante sobre los antecedentes de la Gestión Cultural no nace con el objetivo de buscar hitos fundacionales, sino más bien como una provocación que busca dinamizar nuestras propias concepciones de lo que entendemos por Gestión Cultural, haciéndonos cargo de que somos, en primer lugar, acción antes que enunciado.

26En ese rescate de nuestra propia historia como gestores y gestoras culturales, creemos que se deben considerar algunos elementos que pueden enriquecer el debate más que acotarlo. El primero se relaciona con el hecho de que aproximarse mediante la Historia a la Gestión Cultural corresponde a un desafío complejo si se quiere pensar en términos generales desde una postura Latinoamericana. Y es que, pese a que tenemos un marco contextual común con respecto a lo que significó el arribo de la Gestión Cultural a la región, tal como evidenciamos en los procesos de profesionalización de México, Colombia y Chile, cada rincón latinoamericano posee sus propios énfasis y tensiones en aquel proceso.

27Esta historia no puede agotarse solamente en el período fundacional del concepto a fines del siglo XX, puesto que con ello perderíamos todo aquel bagaje de acción cultural del que somos herederos, el mismo que nos ha permitido posicionar un oficio frente a un modelo cargado de neoliberalismo, para así poder comenzar a insinuar que existe una Gestión Cultural Latinoamericana. Es por ello que es de crucial importancia recoger todos estos antecedentes para así poder seguir cargando de significados y sentidos propios nuestra praxis, pero, además, para tener en consideración todos aquellos matices que hacen de cada proceso local un recorrido propio que flexibiliza la noción de Gestión Cultural Latinoamericana. Sin embargo, no por ello debemos perder los puntos de contacto entre diferentes territorios, puesto que, de igual forma, permiten una mejor comprensión de las dinámicas en las que se forja y transforma la Gestión Cultural.

28Asimismo, es necesario recalcar que la historia de la Gestión Cultural no puede ser documentada únicamente por estudios de casos que rescaten las experiencias exitosas o de relevancia en tanto su relación con el aparato estatal; también debemos estar atentos a aquellas experiencias fallidas o de casos que emergen en espacios, fronteras y dimensiones periféricas. Si posicionamos los vectores de la memoria, el territorio y la diversidad cultural en la praxis de la Gestión, deberemos entonces poner atención a una historia que recoja nuevas voces y que se posicione en la vereda de los vencidos, los mismos que hacen de motor de las dinámicas históricas y que establecen las relaciones más estrechas con su identidad, su espacialidad y su comunidad.

29Finalmente, la reconstrucción del concepto de Gestión Cultural que se realiza dentro de este capítulo, solo se hace a modo de poder ofrecer una propuesta analítica, la cual también ha de ser acompañada de un enfoque histórico. En ese sentido, es necesario darle un significado propio al concepto de Gestión Cultural — tanto como concepto compuesto, como desde la gestión y desde la cultura en particular—, estableciendo un diálogo entre ambos conceptos. De ese modo, deberemos reconstruir nuestros sentidos de gestión, para así no caer en reproducir un significado único que esté vinculado a la racionalidad neoliberal, sino que pueda ser asociado también a las lógicas de la promoción, la animación y la administración cultural. Asimismo, es necesario siempre hacer dialogar nuestras concepciones de cultura, evitando así que sea un concepto estático, un componente alejado de nuestras memorias, de nuestros territorios y nuestra diversidad. Básicamente, analizar la historia de la Gestión Cultural es abrir una ventana a los cuestionamientos sobre lo que significa gestionar y lo que entendemos por cultura, preguntas que siempre han de ser contestadas en concordancia con los sentidos de las propias comunidades.

Bibliographie

Bibliografía

Ángela María Orozco Marín, La formación en gestión cultural en Colombia 1991-2016: Aproximación inicial desde los procesos de educación no formal, ponencia presentada en el 2do. Congreso Latinoamericano de Gestión Cultural, Cali, Colombia, 18, 19 y 20 de octubre, 2016.

Catalina Sánchez Díaz, Suelos, Tierra y Territorio: una reflexión en torno a los desafíos de la enseñanza y la práctica de la Geografía en Colombia, ponencia presentada en las II Jornadas Georaizal, Universidad Externado de Colombia, 2016.

Carlos Yáñez Canal, La identidad del Gestor Cultural en América Latina. Un camino en construcción, Bogotá, Editorial Universidad Nacional de Colombia, 2013.

Daniel Fauré y José Tomás Valdés, Memoria, educación popular y gestión cultural comunitaria: el proyecto Memorias de Chuchunco, ponencia presentada en el seminario “Comunidades, cultura y participación: Pensando la gestión cultural comunitaria”, Santiago de Chile, 21 de junio de 2017.

Eduardo Nivón (compilador), Gestión cultural y teoría de la cultura, Ciudad de México, Editorial Gedisa, 2015.

José Luis Mariscal Orozco, Políticas culturales: una revisión desde la gestión cultural, Guadalajara, Universidad de Guadalajara, 2007.

José Luis Mariscal Orozco, Blanca Brambila Medrano y Valentina Arreola Ochoa, “La profesionalización de la gestión cultural en México: apuntes de un proceso en marcha”, Antonio Albino Canelas Rubim, Carlos Yáñez Canal y Rubens Bayardo (eds.), Panorama de gestão cultural na Ibero-América, Salvador, EDUFBA, 2016.

Manuel Sepúlveda Contreras, Jorge Montealegre Iturra y Rafael Chavarría Contreras, ¿Apagón cultural? El libro bajo dictadura, Santiago, Asterion Ediciones, 2017.

Mario Garcés, Miguel Urrutia, Angélica Fuentes y Leandro Sepúlveda, “En la Huella de los Saberes Locales: Historia Tradicional y Nueva Historia”, ECO, Educación y Comunicaciones (ed.), La persistencia de la memoria popular: Historias locales, Historias de vida, Santiago, 2012.

Nivia Palma, “Gestión cultural y políticas públicas en Chile: una historia compleja”, Mauricio Rojas Alcayaga (ed.), Gestión Cultural en 3D: Debates, Desafíos y Disyuntivas, Santiago, Fondo de Cultura Económica.

Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, “Gestión cultural durante el gobierno de la Unidad Popular: Una aproximación necesaria”, en Uriel Bustamante Lozano y otros (editores), Formas y configuraciones de la gestión cultural en América Latina, Bogotá D.C., Universidad Nacional de Colombia, 2016.

Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, “Del quehacer cultural a las políticas culturales durante el Gobierno de la Unidad Popular (1970-1973): Antecedentes históricos de la gestión cultural en Chile”, en Hernán Camarero, Manuel Loyola (editores), Política y Cultura en los sectores populares y de las izquierdas latinoamericanas en el siglo XX, Santiago de Chile, Ariadna Ediciones, 2016.

Raymond Williams, A Vocabulary of Culture and Society, Great Britain and New York, Fontana and Oxford University Press, 1976.

Texeira Coelho, Diccionario crítico de política cultural. Cultura e imaginario, Barcelona, Gedisa Editorial, 2009.

Víctor Guedez y Carmen Menéndez (editores), Formación en Gestión Cultural, Santafé de Bogotá, SECAB, 1994.

Notes

239 Sobre este punto ya se han escrito textos que permiten vislumbrar a la Gestión Cultural aún antes de ser concebida como tal en América Latina. Entre algunas de las obras más relevantes, podemos señalar: Carlos Yáñez Canal, La identidad del Gestor Cultural en América Latina. Un camino en construcción, Bogotá, Editorial Universidad Nacional de Colombia, 2013 y Antônio Albino Canelas Rubim, Carlos Yáñez Canal y Rubens Bayardo (org.), Panorama da gestão cultural na Ibero-América, Salvador, EDUFBA, 2016.

240 Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, “Gestión cultural durante el gobierno de la Unidad Popular: Una aproximación necesaria”, en Uriel Bustamante Lozano y otros (editores), Formas y configuraciones de la gestión cultural en América Latina, Bogotá D.C., Universidad Nacional de Colombia, 2016, pp. 157-179.

241 Orientación que busca estar en sintonía con los planteamientos que emanaban organismos internacionales como el promovido por la UNESCO.

242 Sobre estos antecedentes tanto en Colombia como en América Latina: Yáñez Canal, op. cit.

243 Se destaca la idea base del artículo 70 de la Constitución, la cual da cuenta de que la cultura —en sus diversas manifestaciones— es el sustento de la nacionalidad. Colcultura, “Para un mundo posible: Programa Nacional de Formación de Gestión Cultural –Colombia”, en Víctor Guedez y Carmen Menéndez (editores), Formación en Gestión Cultural, Santafé de Bogotá, SECAB, 1994, 126.

244 Angela María Orozco Marín, La formación en gestión cultural en Colombia 1991-2016: Aproximación inicial desde los procesos de educación no formal, ponencia presentada en el 2do. Congreso Latinoamericano de Gestión Cultural, Cali, Colombia, 18, 19 y 20 de octubre, 2016. Disponible en: http://observatoriocultural.udgvirtual.udg.mx/repositorio/bitstream/handle/123456789/585/CLGC221.pdf?sequence=1&isAllowed=y

245 Víctor Guedez y Carmen Menéndez, op.cit., 136.

246 Consejo Nacional para la Cultura y las Artes –México, Conceptos básicos para el diseño curricular de la carrera de promoción artística, en Víctor Guedez y Carmen Menéndez, op.cit, 203.

247 Ibid., p. 206.

248 José Luis Mariscal Orozco, Blanca Brambila Medrano y Valentina Arreola Ochoa, “La profesionalización de la gestión cultural en México: apuntes de un proceso en marcha”, en Antonio Albino Canelas Rubim, Carlos Yáñez Canal y Rubens Bayardo (eds.), Panorama de gestão cultural na Ibero-América, Salvador, EDUFBA, 2016, 191.

249 Ibid., 183.

250 Nivia Palma, “Gestión cultural y políticas públicas en Chile: una historia compleja”, Mauricio Rojas Alcayaga (ed.), Gestión Cultural en 3D: Debates, Desafíos y Disyuntivas, Santiago, Fondo de Cultura Económica, 75.

251 Manuel Sepúlveda Contreras, Jorge Montealegre Iturra y Rafael Chavarría Contreras, ¿Apagón cultural? El libro bajo dictadura, Santiago, Asterion Ediciones, 2017.

252 Nivia Palma, op. cit., 79.

253 Sobre este proceso se recomienda revisar: Manuel Bastías Saavedra, Sociedad Civil en dictadura. Relaciones transnacionales, organizaciones y socialización política en Chile, Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2013.

254 Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, Aproximación crítica al concepto de Gestión Cultural en Chile, durante la segunda mitad del siglo XX, ponencia presentada en el 2do. Encuentro Nacional de Gestión Cultural, Tlaquepaque, Jalisco, 14 al 17 de octubre, 2015, disponible en: http://observatoriocultural.udgvirtual.udg.mx/repositorio/bitstream/handle/123456789/282/2ENGC073.pdf?sequence=1&isAllowed=y

255 Idem.

256 Raymond Williams, A Vocabulary of Culture and Society, Great Britain and New York, Fontana and Oxford University Press, 1976, versión en español por Tomás Austin M., 1990, disponible en: http://www.lapaginadelprofe.cl/cultura/rwulliams.htm

257 Eduardo Nivón (compilador), Gestión cultural y teoría de la cultura, Ciudad de México, Editorial Gedisa, 2015.

258 Rafael Chavarría y Manuel Sepúlveda, “Del quehacer cultural a las políticas culturales durante el Gobierno de la Unidad Popular (1970-1973): Antecedentes históricos de la gestión cultural en Chile”, en Hernán Camarero, Manuel Loyola (editores), Política y Cultura en los sectores populares y de las izquierdas latinoamericanas en el siglo XX, Santiago de Chile, Ariadna Ediciones, 2016, 137.

259 Ibid.

260 Daniel Fauré y José Tomás Valdés, Memoria, educación popular y gestión cultural comunitaria: el proyecto Memorias de Chuchunco, ponencia presentada en el seminario “Comunidades, cultura y participación: Pensando la gestión cultural comunitaria”, 21 de junio de 2017, Santiago de Chile.

261 Catalina Sánchez Díaz, Suelos, Tierra y Territorio: una reflexión en torno a los desafíos de la enseñanza y la práctica de la Geografía en Colombia, disponible en: http://www.georaizal.com/wp-content/uploads/2do.-arti%CC%81culo.pdf

262 A modo de ejemplo se pueden citar dos trabajos bibliográficos que permiten dar cuenta de un amplio abanico de estas nuevas luchas repartidas por América Latina: Raúl Zibechi, Territorios en resistencia – Cartografía política de las periferias urbanas latinoamericanas, y VV. AA., Territorios en disputa. Despojo capitalista, luchas en defensa de los bienes comunes naturales y alternativas emancipatorias para América Latina.

263 Mario Garcés, Miguel Urrutia, Angélica Fuentes y Leandro Sepúlveda, “En la Huella de los Saberes Locales: Historia Tradicional y Nueva Historia”, ECO, Educación y Comunicaciones (ed.), La persistencia de la memoria popular: Historias locales, Historias de vida, Santiago, 2012, 144.

264 Texeira Coelho, Diccionario crítico de política cultural. Cultura e imaginario, Barcelona, Gedisa Editorial, 2009, 216.

265 Sino que, además, hegemonizan patrones identitarios culturales en torno a dinámicas de género y de clase.

Auteurs

Chileno, Dr. © en Estudios Americanos por el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), Académico Asociado al Departamento de Historia de la USACH. ORCID ID: 0000-0001-8975-5685.

Chileno, profesor de Estado en Historia y Ciencias Sociales, Universidad de Santiago de Chile. ORCID ID: 0000-0003-2638-6098.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search