Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen I

 | 
Rafael Chavarría Contreras
, 
Daniel Fauré Polloni
, 
Carlos Yáñez Canal
, 
et al.

Género

Una categoría útil en la gestión cultural

Oscar Misael Hernández-Hernández

Texte intégral

  • 202 Oscar Misael Hernández-Hernández, “El análisis y el diseño de género en la acción cultural: una ref (...)

1¿De qué formas la categoría de género ha sido apropiada, definida y utilizada en la gestión cultural? El propósito de este capítulo es hacer una primera incursión en el tema, aunque como se ha argumentado en otro trabajo, el reto no es para menos, pues el concepto o categoría de género es polémico y su inclusión en el análisis, diseño e implementación de la gestión o acción cultural, bastante complicada202. Sin embargo, la exploración es más que necesaria, pues categorías como el género son relevantes en la práctica de la gestión cultural, tanto en términos teóricos —por ser sustento conceptual— como metodológicos o analíticos.

  • 203 Jorge Bernárdez López, “La profesión de la gestión cultural: definiciones y retos”, Ponencia presen (...)

2Si como señala Bernárdez López203, la gestión cultural remite a la administración de recursos de una organización cultural, ya sea promoviendo bienes, actividades o servicios culturales, entonces uno de los retos que enfrenta esta profesión o práctica social es tener mayor impacto en el conjunto de una sociedad que construye diferencias sexuales e incluso simbolismos y significados sexuales de los productos y la producción cultural que se genera. En otras palabras, dentro de su andamiaje epistémico o marco conceptual, la gestión cultural necesariamente debe apropiar categorías como el género —al igual que otras igual de relevantes—, pues los gestores culturales en sí no tratan con bienes o servicios culturales, sino con personas de ambos sexos y diferencias sexuales que están interesadas en bienes o servicios culturales, incluso interesadas en objetos artísticos simbólicamente sexuados. Algunas publicaciones sobre gestión cultural muestran lo anterior, aunque este documento no se propone explorar las formas o tipos de consumo.

3Por lo anterior, a lo largo de este capítulo se hará una breve revisión sobre cómo se ha construido la categoría de género en algunas publicaciones o trabajos sobre gestión cultural. Posteriormente se describirán algunos enfoques sobre el género, con la finalidad de hacer una precisión conceptual que permita, enseguida, plantear una definición teórica de dicha categoría que pueda ser utilizada por gestores culturales. Finalmente, se expondrán algunas implicaciones operativas del género en la práctica de la gestión cultural, tanto a nivel de profesión como de práctica social.

El género en la gestión cultural: una breve revisión

  • 204 Alessandra Galimberti, Gestión cultural y género, Ciclo Literario y de Diseño, No. 91, 2009.

4Aunque de forma limitada, el género ha sido incluido en los trabajos y estudios de gestión cultural. Ello se debe a que, como enfatiza Alessandra Galimberti, el binomio cultura y género “es un importante campo de reflexión y acción para aquellos y aquellas que trabajamos en el ámbito de la gestión cultural”204. Además de ser pocas las publicaciones, las definiciones y usos del género en la gestión cultural son polisémicas. No obstante, su inclusión ha sido significativa.

  • 205 Pilar Pastor Eixarch, El género en la gestión cultural en Aragón, Ponencia presentada en el II Encu (...)

5Un primer ejemplo es un estudio realizado en el noreste de la península ibérica, en la cual la autora se propuso hacer un balance de género sobre el desarrollo de la gestión cultural implementada en la provincia de Aragón. Específicamente, la autora tuvo como objetivos de su estudio: conocer la presencia de las mujeres en el sector cultural, principalmente en el ámbito público y en puestos de dirección; analizar la existencia de obras de mujeres artistas y creadoras en museos y salas de exposiciones; y conocer la distribución por género de premios, reconocimientos y becas en el sector cultural de la comunidad205.

6Como se observa, su interés en realizar un balance de género se limita a hacer un análisis por sexo en lo que ella denomina “sector cultural”, y específicamente en identificar el número de mujeres en el mismo. Prueba de ello son los resultados que presenta, los cuales eufemísticamente titula: “el género en el empleo del sector cultural” y donde expone datos que revelan que las mujeres, en unos casos, ocupan más espacios que los hombres como artistas, creadoras, etcétera, aunque en otros no, por ejemplo, en puestos de dirección u otorgamiento de distinciones o estímulos. Ante esto, la autora concluye que:

  • 206 Pilar Pastor Eixarch, El género en la gestión cultural en Aragón, p. 22.

La representación femenina es menor que la de los hombres, pero se ha ido incrementando en estos últimos años. Los puestos de gestión que ocupan las mujeres en este sector se corresponden con iniciativas que han puestos en marcha ellas mismas. 2. El sector profesional de la cultura en general está poco representado en las asociaciones empresariales o industriales generales. 3. Las asociaciones profesionales de cultura no son muy numerosas en relación a otros sectores, y las existentes, en su mayoría, son de reciente creación, aunque desarrollan una amplia actividad206.

7Posteriormente, Pastor Eixarch señala que es necesario, entre otras cosas, realizar valoraciones de los artistas sin conocer su género previamente; fomentar la participación de las mujeres en premios y reconocimientos; incrementar la visibilización de las creaciones realizadas por mujeres en diferentes espacios; incorporar formación específica sobre creación y género en los estudios de arte; y fomentar estudios de evaluación y seguimiento sobre la presencia de las mujeres en el sector cultural.

8La autora, como se nota, hace referencia a cosas como “balance de género”, “distribución por género”, “su género” y demás si leemos con detenimiento su publicación. Quizás el problema no solo es que usa género como sinónimo de mujeres, sino también que no presenta una definición de este concepto para de esta forma comprender el análisis que presenta, por sexo, sobre la participación de artistas o creadores en el sector cultural de una ciudad española en específico. Sin embargo, estos problemas de confusión sobre el género como concepto y categoría de análisis, no son exclusivos de algunos países y gestores culturales europeos, sino también mexicanos.

  • 207 Gema Lugo Espinoza (et. al.), Patrimonio cultural y género como estrategia de desarrollo en Tepetla (...)

9Por ejemplo, en una publicación sobre patrimonio cultural y género, los autores señalan que su objetivo fue “mostrar la influencia de género en la conservación y aprovechamiento del patrimonio cultural, y destacar la importancia de integrar la participación social de mujeres y de hombres de forma equitativa para fortalecer la cohesión social y detonar procesos de desarrollo”207. Aunque el objetivo es confuso, pues más adelante señalan que se propusieron incentivar la participación de mujeres y hombres de una comunidad del centro de México en la promoción de su patrimonio cultural

10— edificios, comidas, bailables, etcétera— lo que aquí interesa es identificar cómo abordaron e incluyeron el género.

  • 208 Ibid., p. 601.

11Lo primero que llama la atención, es que en su marco teórico los autores no aluden al género, sino a la perspectiva de género, la cual definen como: “la construcción teórica y metodológica que analiza las construcciones sociales de la diferencia sexual, cuestiona las relaciones de poder y promueve un cambio hacia la equidad”208. Enseguida afirman que dicha perspectiva permite tener una visión holística sobre la dinámica social y, por ende, de la participación a favor del desarrollo. Sin duda esto último es así, no obstante, queda la duda de cómo los autores incluyeron esta perspectiva en su análisis del patrimonio cultural —tanto material como simbólico— en una comunidad específica.

  • 209 Ibid., p. 606.

12En un primer momento, lo hacen describiendo algo que llaman problemática de género, en donde para complicar las cosas aún más, precisan que hicieron un diagnóstico de género de la comunidad con base en datos de seguridad pública municipal y del Sistema DIF nacional. Este diagnóstico que, para los autores, traza una problemática de género, solamente remite a información sobre violencia hacia las mujeres, violencia intrafamiliar, programas sociales orientados a mujeres, entre otros, para posteriormente concluir que en esta comunidad “prevalece la subordinación femenina”, donde las mujeres mantienen roles reproductivos y los hombres roles reproductivos, lo que tiene que ver con la dinámica del patrimonio cultural: “Esta condición subordinada a los roles tradicionales reproductivos, aunado a la problemática de violencia e inseguridad hacia mujeres influye en la dinámica de conservación y aprovechamiento del patrimonio cultural”209.

13A partir de esto, los autores resaltan que “se requiere profundidad en aspectos de género” y generar “estrategias de aplicación del enfoque de género en el desarrollo”, pues para ellos la problemática social y de género que identifican “afecta el potencial para trabajar en beneficio del desarrollo”, a decir del patrimonio cultural. Pero ¿cómo lograrlo? Los autores lo hicieron proponiendo una estrategia de desarrollo que acentuara el género en el aprovechamiento del patrimonio cultural a través de acciones como: elaborar diagnósticos de género, hacer talleres de liderazgo y empoderamiento para las mujeres, capacitación en temas de género para autoridades comunitarias y municipales, charlas sobre embarazos no deseados y paternidad responsable, o bien sobre violencia de género.

  • 210 Ibid., p. 610.

14Finalizan concluyendo “que al fomentar la participación de mujeres y hombres en la conservación del patrimonio cultural con perspectiva de género se promueve la equidad en la comunidad”, pues en su opinión “actualmente hombres y mujeres conservan su patrimonio cultural, pero no es suficiente para lograr que las mujeres tengan reconocimiento social y oportunidades equitativas de desarrollo”210. Como se observa, su preocupación de utilizar una perspectiva de género se orienta a incentivar la participación más activa —y equitativa— de las mujeres, y con ello lograr el desarrollo del patrimonio cultural en una comunidad.

15No obstante, al igual que la publicación española que intentó presentar un balance de género en la gestión cultural, en la mexicana nuevamente nos topamos con expresiones tales como “influencia de género”, “perspectiva de género”, “problemática de género”, “diagnóstico de género”, “género en el desarrollo”, entre otras que no solo adjetivan el género, sino también hacen más difícil su comprensión y en el caso extremo lo asocian como un asunto que alude a las mujeres.

  • 211 Isabel Veiga Barrio, Las gafas de género: una mirada a la gestión cultural, Ponencia presentada en (...)

16Para el caso de América Latina se encuentran dos trabajos que intentan articular el género con la gestión cultural. En primer lugar, está una publicación de Veiga Barrio, quien se propuso hacer una reflexión teórica sobre el uso de la categoría género en el campo de la gestión cultural. Ella inició afirmando que: “Plantearse hablar de gestión cultural y hacerlo desde la perspectiva de género, supone partir de una premisa fundamental, es decir, de la que existen desigualdades entre mujeres y hombres en los diferentes ámbitos de la vida social, política y cultural”211. Enseguida enuncia algunos postulados que en su opinión evidencian las desigualdades sexuales.

17En primer lugar, señala que el “sistema sexo-género” ha tenido efectos para las mujeres en general y para aquellas que se dedican al campo de la cultura en particular, lo que se traduce en formas de discriminación, pocas oportunidades y falta de reconocimiento para las mujeres y su aportación a la cultura. En segundo lugar, como resultado de lo anterior, la prevalencia de un patriarcado en la producción artística en todas las sociedades, dado que culturalmente solo se da reconocimiento a los varones. Enseguida, la autora presenta una reflexión derivada de un estudio sobre las artes escénicas y las relaciones de género que perpetúan el dominio de los varones:

  • 212 Ibid., p. 4.

Comprobamos que las discriminaciones hacia las mujeres artistas perduran, aunque la mayoría son indirectas en cuanto que no existiría una norma o regla que las impida desarrollarse profesionalmente en este ámbito en igualdad de condiciones respecto a los varones, sin embargo, en la práctica se encuentra en una situación de desventaja que las impide disfrutar de las mismas oportunidades y el mismo trato en relación a estos. ¿De qué estamos hablando? De presencia, de participación, de visibilidad y de promoción, principalmente. En pleno siglo XXI, se mantiene una división del trabajo en función de género cuya consecuencia será la segregación horizontal y vertical de las mujeres en el mundo laboral. Horizontal en cuanto se observa una masculinización de determinadas tareas o funciones y la feminización de otras. Vertical porque los puestos más valorados socialmente, aquellos donde se toman decisiones, que facilitan la proyección profesional y donde se reconoce y hace visible el trabajo estarán ocupados por los varones. La sexualización del trabajo propicia un difícil acceso de las mujeres a los mismos encontrándose con numerosas dificultades para acceder a este tipo de puestos, fundamentalmente barreras invisibles, tanto por arriba como por abajo, que les impiden ascender y ocupar puestos de liderazgo212.

18Para la autora, las barreras invisibles a las que se enfrentan las mujeres artistas o en el campo de la cultura, operan tanto a nivel estructural como de la vida cotidiana, lo que las limita como profesionales y como mujeres:

  • 213 Ibid., p. 5.

Por arriba se encontrarán con el llamado “techo de cristal”, es decir, barreras invisibles relacionadas con formas de hacer y organizar el trabajo masculinizadas, que responden a las necesidades, tiempos e intereses de los hombres que son los que dominan este tipo de espacios, además de estereotipos de género negativos sobre las mujeres que los hombres se encargarán de difundir y perpetuar para impedir, indirecta y sutilmente, que lleguen a ocupar este tipo de puestos; por abajo el llamado “suelo pegajoso” o ese terreno resbaladizo de las responsabilidades domésticas y familiares que dificultarán su ascenso. Porque nos encontramos que, por el hecho de ser mujeres, la conciliación de la vida laboral, familiar y personal repercute directamente en ellas y es un problema que afectará negativamente en su trayectoria profesional mientras que en el caso de los hombres son circunstancias que no alteran su carrera y desarrollo tanto profesional como personal. Consecuencia de la combinación de estas circunstancias, la trayectoria de las mujeres artistas tiende a ser discontinua, intermitente o con periodos de inactividad laboral lo que llega a suponer para ellas la expulsión del mercado de trabajo frente a la de los varones que presenta una línea más continua y con una tendencia ascendente. A su vez, sentimientos de culpabilidad, renuncia y sacrificio están muy presentes entre las mujeres tanto si han optado por dedicarle más tiempo a su vida personal o familiar como si optan por dedicársela a lo profesional, ya que en ambos casos no cumple con las expectativas socialmente previstas ni llegan a cubrir completamente sus aspiraciones personales y profesionales213.

19Sin duda, a diferencia de las publicaciones anteriores, la de Veiga Barrio es una reflexión teórica más profunda y precisa sobre la gestión cultural y el género. Su alusión al uso de la perspectiva de género en este campo profesional remite al análisis de las desigualdades sexuales en diferentes ámbitos de la vida social y espacios culturales propiamente, lo que resulta una invitación por demás importante. No obstante, en su escrito prevalece cierto romanticismo cuando refiere a cómo el “sistema sexo- género” discrimina de forma horizontal o vertical a las mujeres artistas a través de barreras —no tan— simbólicas.

  • 214 Ana Luz Castillo Barrios, “3.7 Gestión cultural y género: una aproximación”, en Manual Atalaya. Apo (...)

20En segundo lugar, está una publicación reciente de Castillo Barrios214, una guatemalteca que ha realizado estudios sobre gestión cultural en su país, Cuba y España. Para esta autora, la gestión cultural enfrenta cinco desafíos al momento de incluir el género: el sistema sexo-género y las construcciones culturales, la feminización de las profesiones culturales, el “techo de cristal”, la brecha salarial, la compatibilidad de la creatividad con las responsabilidades domésticas. Se trata de cinco elementos que, en su opinión, no solo definen retos conceptuales, sino también dan pistas de cómo concebir el género al momento de realizar estudios en la profesión:

  • El sistema sexo-género y las construcciones culturales. “Las estructuras sociales, presentes y pasadas, establecen un único binomio donde se interrelacionan sexo y género; es decir, naturaleza y cultura: mujer- femenino, hombre-masculino. Por un lado, este binomio tiene consecuencias negativas en cuanto al respeto a los derechos individuales ya que ninguna persona debe verse forzada a identificarse en términos de su sexo, negando cualquier posibilidad de pluralismo. Por otra parte, la existencia de este binomio ha generado construcciones culturales determinadas por años de cultura patriarcal. Se establecen definiciones de lo que significa ser hombre o mujer, cómo deben ser, la forma en que cada uno debe actuar y comportarse y se les asignan espacios a ocupar tanto dentro de lo privado como de lo público. Este condicionamiento genera estereotipos discriminatorios o sexistas que se convierten en barreras invisibles para que las mujeres inicien una carrera profesional en el sector cultural creativo y/o puedan desarrollarse dentro de ella”.
  • La feminización de las profesiones culturales. “En las primeras páginas de esta colaboración abordamos las características de la gestión cultural como profesión, siendo una de las más significativas, la tendencia a ser una actividad profesional desarrollada por mujeres. Podemos señalar, además, otras tendencias a la segregación por género en diversas ocupaciones culturales. A partir de datos como los anteriores, podemos concluir que la feminización de algunas profesiones culturales responde muchas veces, a las expectativas sociales, al acceso restringido de las mujeres a la formación adecuada, a barreras relacionadas con las características específicas del trabajo profesional en las diferentes industrias y actividades artísticas y por supuesto, a las barreras simbólicas que asignan roles, espacios y talentos diferentes para hombres y mujeres”.
  • El “techo de cristal”. No hay normas o reglas que impidan el ascenso de las mujeres en las carreras profesionales, tanto en el sector cultural como en otros sectores. “Sin embargo, en la práctica, las mujeres se encuentran en desventaja y no gozan de las mismas oportunidades ni del mismo reconocimiento que los hombres. Esta limitación velada del ascenso laboral de las mujeres dentro de un sector u organización se conoce como “techo de cristal”. Es un alto en el progreso de la carrera de las mujeres antes de alcanzar niveles superiores de liderazgo y reconocimiento”.
  • La brecha salarial. “De la misma forma que existe la brecha salarial entre hombres y mujeres en los distintos sectores económicos, las mujeres en el sector cultural creativo, ya sean artistas, directoras de una institución cultural, comunicadoras o gestoras culturales devengan un salario inferior al de los hombres”. “De la misma forma, las mujeres tienen mayores dificultades que los hombres para tener acceso a la financiación de proyectos e ingresar a las redes masculinas de influencia, como es el caso de la programación artística en festivales, teatros o salas de exposiciones. Estas limitaciones pueden generar menos trabajo para las mujeres y muchas veces, menos ingresos económicos”.
  • La compatibilización de la creatividad con las responsabilidades domésticas. “Nos referimos aquí a las barreras relacionadas con la asociación “natural” de las mujeres con las actividades reproductivas, en ámbito privado y lo doméstico, resultado de un sistema que asume que la crianza de los hijos e hijas y el cuidado de los mayores es responsabilidad de las mujeres. Esta situación, aunque no en exclusiva, da lugar a lo que se conoce como “suelo pegajoso”, término que según Angélica Bucio, se utiliza como metáfora para describir los mecanismos que aplican a las mujeres para mantenerlas atrapadas en la base de la pirámide económica y en los puestos de jerarquía media o baja. Entre estos mecanismos se encuentran el cúmulo de responsabilidades domésticas y familiares que se asignan socialmente a las mujeres, que muchas veces se asumen como normales, y causan el abandono de la carrera profesional”215.
  • Como se observa, los planteamientos de Castillo Barrios en mucho coinciden con los de Veiga Barrio. Ambas enfatizan la necesidad de incorporar la categoría de género en el campo de la gestión cultural ante la existencia de un sistema sexo-genérico que pone en desigualdad a las mujeres en general, y a aquellas que se dedican al campo de la cultura en particular. Sin duda esto pasa, pero si concebimos el género como un concepto que permite captar la construcción de desigualdades sexuales en diferentes momentos históricos, espacios y situaciones de interacción social, entonces es posible afirmar que dichas desigualdades no solo se dan hacia o entre las mujeres, ya sea que se desenvuelvan o no en el sector artístico o cultural.

Enfoques sobre la categoría género: una indagación

  • 216 Jill Conway, Susan C. Bourque y Joan W. Scott (Eds.), Learning about Women: Gender, Politics and Po (...)

21Hasta ahora se han revisado algunas publicaciones sobre gestión cultural que aluden al género y se ha observado que su inclusión alude a las desigualdades que viven las mujeres en el campo de la cultura y no a una visión relacional del género. Por supuesto, tales problemas no son exclusivos de, pues incluso entre las especialistas se reconoce la complejidad del asunto. A fines de los años ochenta, por ejemplo, un grupo de académicas feministas afirmaron que la creciente investigación sobre el género propició una comprensión más compleja de este como fenómeno cultural, aunque con matices y variaciones más sutiles216.

  • 217 M. Teresita De Barbieri, “Certezas y malos entendidos sobre la categoría de género”, en Guzmán, L. (...)

22En este apartado se presentarán algunas definiciones sobre el género para tener cierta claridad al respecto. No obstante, hay que destacar que al igual que el concepto de cultura, la categoría de género ha propiciado algunas confusiones precisamente porque no se distinguen los debates que hay sobre el mismo. Aquí se partirá de una observación realizada por Teresita de Barbieri, para quien el género ha sido concebido como: 1) un atributo de los individuos y 2) como un ordenador social217.

23Respecto al género como atributo, de Barbieri aclara que “para quienes la sociedad es un conjunto de individuos y el género un atributo que los/las califica, este último —el género— es: sexo, identidad individual, papeles o roles, e identidad individual y roles sociales”. Aquí me centraré en las ideas de género como sexo e identidad, pues el señalamiento es sumamente importante, ya que en gran parte de la literatura sobre el tema aún predomina esta concepción del género.

24Pensar el género como atributo, entonces, ha derivado en algunas confusiones, tales como usarlo como sinónimo de mujeres — o de estudios sobre mujeres— e incluso hablar de un género femenino y otro masculino—por no mencionar otros supuestos géneros que aluden a la identidad sexual de las personas—. Aunque parezca sorprendente, estas confusiones persisten a la fecha y es necesario reflexionarlas.

  • 218 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, Madrid, Ediciones Cátedra, 1998.

25En primer lugar, género no es sinónimo de mujeres ni de estudios sobre mujeres. Cuando Simone de Beauvoir, en Le deuxième sexe expresó: “No se nace mujer, se llega a serlo”218, se refería a que “mujer” en sí misma es una categoría cultural que se ha construido socialmente, es decir, la autora marcaba una distinción entre sexo — como categoría biológica— y género —como categoría cultural que engloba significados sobre lo supuestamente femenino o lo masculino.

  • 219 Guillermo Núñez Noriega, Los “hombres” y el conocimiento. Reflexiones epistemológicas para el estud (...)

26Desde esta última perspectiva, también se podría afirmar que “no se nace hombre, se llega a serlo”. Es decir, la categoría “hombre” también es cultural y socialmente construida, o como diría Núñez Noriega: los hombres también son sujetos “genéricos” en tanto ser reconocido o actuar como tal, está inmerso en un campo de representaciones y prácticas219.

27En conclusión, mujeres y hombres nacen con un cuerpo sexuado, no con un género; este emerge a partir de simbolizaciones culturales sobre la diferencia sexual propiamente. No obstante, la noción del género como un atributo sigue prevaleciendo, en especial al vincularse con el concepto de identidad. Desde una mirada psicosocial, por ejemplo, Patricia García Leyva ha resumido este entramado:

  • 220 Patricia García Leyva, Identidad de género: modelos explicativos, Escritos de Psicología, No. 7, 20 (...)

Cuando nacemos somos clasificados en dos grandes grupos: niños y niñas. Cuando crecemos, al mismo tiempo que desarrollamos la conciencia de ser un individuo distinto de los demás, el denominado self existencial, adquirimos el self sexual, la autocategorización como hombre o como mujer, y junto con este el self de género (…). La identidad de género es la autoclasificación como hombre o mujer sobre la base de lo que culturalmente se entiende por hombre o mujer (…) Es el conjunto de sentimientos y pensamientos que tiene una persona en cuanto miembro de una categoría de género (… )220.

28No se puede negar que la identidad es un proceso biopsico-social, sin embargo, tampoco se limita a “autocategorizaciones” o “autoclasificaciones” personales, sino colectivas sobre la tan sonada diferencia sexual, lo que por otro lado tampoco se restringe a la sexualidad, pues puede haber hombres —biológicamente— que aun cuando sus orientaciones y prácticas sexuales trasgreden los marcos heteronormativos, siguen considerándose hombres. Lo mismo aplica para el caso de algunas mujeres.

29Quizás la confusión de pensar el género como un atributo, ya sea equiparable a sexo o a identidad de género con tildes de sexualidad, puede ser aclarada si nos remitimos a las reflexiones de Candace West y Don H. Zimmerman, quienes a fines de los años ochenta escribieron y publicaron un ensayo sobre “hacer género”. Los autores iniciaron dicho ensayo señalando que hay sexo (hombre o mujer), categorías de sexo (masculino y femenino) y género, para posteriormente plantear una precisión:

  • 221 Candance West y Don H. Zimmerman, Doing Gender, Gender and Society, Vol. 1, No. 2, 1987, p. 127.

Para elaborar nuestra propuesta, desde el principio aclaramos que existen diferencias importantes que se pasan por alto entre el sexo, la categoría de sexo y el género. El sexo es una determinación hecha a través de la aplicación de criterios biológicos socialmente acordados para la clasificación de las personas como hembras o machos. Los criterios de clasificación pueden ser los genitales al nacer o los tipos cromosomáticos antes del nacimiento, y no necesariamente unos convergen con otros. Desde esta perspectiva, la categoría de sexo se logra mediante la aplicación de los criterios de sexo, pero en la vida cotidiana, la categorización es establecida y sustentada por despliegues identificatorios socialmente requeridos que proclaman la membresía de una persona en una u otra categoría. En este sentido, la categoría de sexo de una persona presupone el sexo de alguien y se erige como representante en muchas situaciones, pero sexo y categoría de sexo pueden variar independientemente; esto es posible para reclamar la pertenencia a una categoría de sexo incluso cuando el criterio de sexo está perdido. Género, por el contrario, es la actividad de manejar conductas situadas a la luz de las concepciones normativas de actitudes y actividades apropiadas para la categoría de sexo de una persona. Las actividades de género emergen de y refuerzan las reclamaciones a la pertenencia a una categoría de sexo (traducción personal)221.

30La propuesta de los autores, claramente se inscribe en un enfoque etnometodológico y sociológico sobre “hacer” género o cómo este se construye a través de actividades rutinarias, metódicas y recurrentes que las personas llevan a cabo en sus interacciones y en el marco de lo que una cultura define como hombre o mujer, masculino o femenino. De esta forma dejaron claro que el género no es un atributo (del sexo o de la identidad) sino una construcción cultural en sí misma.

  • 222 De Barbieri, op. cit.

31En cuanto al género como ordenador social, de Barbieri afirma que la idea central es concebir este concepto “como sistema de estatus; como resultado de la división social del trabajo; como representación; como organización de poder”222. No en balde, actualmente es común escuchar hablar de “ideologías de género”, “representaciones de género”, incluso de “cultura de género” que, en conjunto, forman parte de esta perspectiva teórica del género que trasciende a la primera.

32Una de las autoras clásicas que abonan en la comprensión del género dentro de esta perspectiva es Joan W. Scott, quien señaló que era necesaria “una visión más amplia” de esta categoría que incluyera no solo a la familia, sino también el mercado de trabajo, la educación y la política. Claramente, para Scott el género debía ser usado para estudiar una multiplicidad de instituciones que sin duda moldeaban la vida de mujeres y hombres en las denominadas sociedades modernas. Pero, ¿cómo Scott definió el género? Para la autora su definición constaba de dos dimensiones articuladas entre sí:

  • 223 Joan W. Scott, “El género: una categoría útil para el análisis histórico”, en Lamas, Marta, Comp., (...)

El género es un elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos y el género es una forma primaria de relaciones significantes de poder, pero la dirección del cambio no es necesariamente en un solo sentido. Como elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias percibidas entre los sexos, el género comprende cuatro elementos interrelacionados (… )223.

33En la definición de Scott, el género es una construcción social sobre las diferencias sexuales, es decir, sobre lo que significa ser un hombre o una mujer; pero, además, enfatiza que dicha construcción se hace visible en las relaciones sociales, las cuales son, en gran parte, relaciones de poder; todo lo anterior captable a través de símbolos, normatividades, políticas, instituciones y en la identidad misma. Por supuesto, la definición de esta autora no es la única, pues existen otras que especialmente durante la década de los noventa generaron debates y aportes.

  • 224 Marta Lamas, “Usos, dificultades y posibilidades de la categoría de género”, en Lamas, M. (Comp), E (...)

34Otra autora que en gran medida ha abonado a la comprensión del género como ordenador social es Martha Lamas. En un escrito ella señaló que las confusiones en torno a este concepto en parte se debían a las diferencias de idioma (la traducción de gender al español), pero, sobre todo, a que dentro de la academia había dos usos básicos del género: uno que lo usaba como sinónimo de mujeres y otro que aludía a la construcción cultural de la diferencia sexual. En su opinión, el primer uso es limitado pues restringe la comprensión amplia del género, mientras que el segundo es más atinado al aludir “al orden simbólico con que una cultura dada elabora la diferencia sexual”224. En otro trabajo, la autora presentó una definición más amplia del concepto:

  • 225 Marta Lamas, Diferencias de sexo, género y diferencia sexual, Cuicuilco, Vol. 7, No. 18, 2000, pp.  (...)

La nueva acepción de género se refiere al conjunto de prácticas, creencias, representaciones y prescripciones sociales que surgen entre los integrantes de un grupo humano en función de una simbolización de la diferencia anatómica entre hombres y mujeres. Por esta clasificación cultural se definen no solo la división del trabajo, las prácticas rituales y el ejercicio del poder, sino que se atribuyen características exclusivas a uno y otro sexo en materia de moral, psicología y afectividad. La cultura marca a los sexos con el género y el género marca la percepción de todo lo demás: lo social, lo político, lo religioso, lo cotidiano. Por eso, para desentrañar la red de interrelaciones e interacciones sociales del orden simbólico vigente se requiere comprender el esquema cultural de género225.

35De forma evidente, Lamas conceptualizó el género como un ordenador social dentro de la cultura. Por supuesto, esta noción puede variar temporal, espacial y situacionalmente, pues la cultura en sí misma está sujeta a transformaciones de este orden y, por consiguiente, también las simbolizaciones de las diferencias corporales y sexuales de mujeres y hombres en cada sociedad. De lo contrario, los significados de la feminidad o de la masculinidad no tendrían variaciones culturales como lo han mostrado un sinnúmero de estudios antropológicos y sociológicos.

  • 226 Gabriela Castellanos Llanos, “Sexo, género y feminismo: tres categorías en pugna”, en Tovar Rojas, (...)

36Finalmente, otra autora que en los últimos años ha contribuido a la comprensión del género como un ordenador social es Gabriela Castellanos Llanos. Para ella, a pesar “del etnocentrismo de nuestra visión occidental contemporánea del sexo como una realidad universal”226, es posible esbozar una nueva definición relacional del género como concepto y como categoría analítica. Para esta autora:

  • 227 Ibid., p. 48.

Género, entonces, es el sistema de saberes, discursos, prácticas sociales y relaciones de poder que dan contenido específico al cuerpo sexuado, a la sexualidad y a las diferencias físicas, socioeconómicas, culturales y políticas entre los sexos en una época y en un contexto determinados. Vemos así que toda la constelación de elementos que hoy se llaman “sexualidad”, desde las diferencias anatómicas entre hombres y mujeres hasta sus relaciones afectivas, pasando por su orientación sexual, estarían en parte contenidos en la categoría de género227.

37Para la autora, como se observa, el género es un constructo que abarca todas las dimensiones de la vida, incluso que trascienden lo cultural. Sin embargo, respecto a esto último, reconoce que el género se nutre de las concepciones ideológicas en la cultura y se traduce en las interacciones que se dan entre los cuerpos, los discursos y las prácticas propiamente culturales que establecen mujeres y hombres, incluso las mujeres entre sí y los hombres entre sí.

Hacia una definición del género en la gestión cultural

  • 228 Carlos Yáñez Canal, Emergencia de la gestión cultural en América Latina. Hacia una sociología de la (...)

38Sin duda, en el contexto de América Latina, la gestión cultural ha tomado vigencia desde hace algunas décadas, aunque no al ritmo deseado. Al respecto, Yáñez Canal afirma que en la región se empieza a hablar del tema a fines de los años ochenta del siglo pasado, aunque la acción cultural vivió un proceso ligado a la administración pública bajo discursos de multiculturalismo, y es hasta los años noventa que se empieza a hablar de economía de la cultura, descentralización, autonomía y diversidad cultural que plantean un proceso de despolitización de la cultura228.

  • 229 Castillo Barrios, op.cit., p. 7.

39De fondo, el problema no solo radica en los procesos de formación y politización que ha atravesado la gestión cultural como profesión o como práctica social en la región latinoamericana, sino también en los procesos de consolidación de una dimensión epistémica que, como se enuncia líneas arriba, busca una integración teórica para captar y resolver necesidades o problemas culturales. Dicha integración definitivamente incluye —o debe incluir— conceptos o categorías como el género —al igual que identidad, poder, patrimonio, etcétera—, pues de esta manera, parafraseando a Castillo Barrios, se pueden “evitar que las relaciones tradicionales de poder entre hombres y mujeres se normalicen, se acepten y se difundan a través de las diferentes expresiones artísticas, perpetuando las desigualdades”229.

  • 230 Uriel Bustamante Lozano, José Luis Mariscal Orosco y Carlos Yáñez Canal (Eds.), Formas y configurac (...)

40Hasta ahora se ha hecho una breve revisión de cómo el género ha sido apropiado, definido y utilizado en algunos estudios de gestión cultural, así como una indagación de este como categoría de análisis. En adelante se intentará construir y proponer una definición amplia del género como categoría útil en la gestión cultural, tratando de contribuir a la dimensión epistémica de dicha profesión, la cual “busca la integración teórica frente al modo de ver las necesidades, los problemas culturales y los modos de resolverlos”230.

41Como se ha hecho notar, los pocos trabajos sobre gestión cultural que han incluido la categoría de género, la han adjetivado y han aludido a “influencia de género”, “perspectiva de género”, “problemática de género”, “diagnóstico de género”, “género en el desarrollo”, entre otras. Si bien se parte de la premisa —bien fundamentada— sobre la existencia de desigualdades sexuales o un sistema de sexo-género que en particular subordina a las mujeres, el planteamiento es limitado. Ante esto, ¿cómo definir el género y apropiarlo como una categoría útil para el análisis en la gestión cultural?

42Con base en los postulados clásicos de académicas feministas como las descritas, se propone concebir el género en la gestión cultural como una perspectiva que permite captar un sistema, organización, división y representación sexual que tiene lugar tanto en la profesión o práctica de la gestión cultural, como en el campo de la producción, distribución y consumo cultural. Asimismo, como una herramienta analítica que permite identificar las diferencias, desigualdades y opresiones que viven las mujeres y los hombres, las mujeres entre sí y los hombres entre sí, al interactuar en la profesión o práctica de la gestión cultural, o bien en el campo cultural. En ambos casos, la propuesta de género debe verse en el marco de relaciones de poder, resistencia y resignificación.

43Tal como se aprecia, se trata de una propuesta de género con dos postulados (como perspectiva y como herramienta de análisis) que están articulados entre sí y que pueden emplearse para indagar en ámbitos diferenciados (en la profesión, la práctica o el campo cultural) desde una mirada relacional (mujeres y hombres, mujeres entre sí u hombres entre sí) y desde la óptica del poder. La propuesta, entonces, intenta ser integrado y trascender viejas confusiones del género como enfoque homogéneo o como sinónimo de mujeres en la cultura, las artes o la gestión cultural.

  • 231 Marta Lamas, La perspectiva de género, La Tarea. Revista de Educación y Cultura, México, 1995, p. 6

44En el primer caso, el género como perspectiva, bien vale la pena recordar que: “La perspectiva de género implica reconocer que una cosa es la diferencia sexual y otra cosa son las atribuciones, ideas, representaciones y prescripciones sociales que se construyen tomando como referencia a esa referencia sexual”231. Es decir, la perspectiva de género constituye un lente para ver las concepciones y significados estructurales que se construyen en torno a los cuerpos sexuados. Incluso, para Lamas, hay que considerar que dicha perspectiva debe considerar lo siguiente:

  • Desde la educación abarca varios ámbitos.
  • Reconoce los contextos culturales y diseña acciones para garantizar la inserción de las mujeres en el trabajo y promover su desarrollo profesional y político.
  • Supone revisar desde cómo organizamos los tiempos y los espacios, hasta las creencias más enraizadas.
  • Desesencializa la idea de las mujeres como seres femeninos, como madres, como cierto tipo de trabajadoras.
  • Identifica y se propone eliminar las discriminaciones reales de que son objeto las mujeres, por mujeres, y los hombres, por hombres.
  • Reparte las responsabilidades familiares, introduciendo un cambio en el sistema de prioridades ciudadanas.

45De entrada, se puede observar que para la autora la perspectiva de género alude a una diferenciación entre lo biológico y lo cultural, y, por otro lado, que se trata de una perspectiva que, de usarse como enfoque teórico- conceptual, es útil para captar justamente cómo en diferentes ámbitos de la vida social —como la gestión cultural o el campo cultural—, se construyen diferenciaciones y desigualdades entre mujeres y hombres, incluso entre mujeres y entre hombres; mismas que cobran visibilidad a través de simbolismos, normatividades, formas de organización y subjetividades.

46Hasta aquí la propuesta de concebir el género en la gestión cultural como una perspectiva, misma que puede ser usada para captar las asimetrías y significados sexuales que pueden existir en la profesión o práctica de la gestión cultural, o bien en el campo cultural; es decir, entre los gestores culturales o en su ámbito y sujetos de estudio. Ahora es necesario decir algo más del uso del género en la gestión cultural, como una herramienta analítica. Las concepciones de género planteadas por las académicas feministas en sí mismas describen qué elementos hay que tomar en cuenta al usar el género como tal, como se sintetiza a continuación:

El género como herramienta de análisis. Elementos a considerar

Autoras Elementos
De Barbieri Sistema de estatus
División social del trabajo
Representación
Organización social del poder
Scott Los símbolos y los mitos
Los conceptos normativos
Las instituciones y organizaciones
La identidad subjetiva
Lamas Prácticas
Creencias
Representaciones
Prescripciones sociales
Castellanos Llanos Sistema de saberes
Discursos
Prácticas sociales
Relaciones de poder

47El reto, por supuesto, es cómo hacer del género una herramienta de análisis en la gestión cultural, considerando que se trata de una profesión y una práctica heterogénea e interdisciplinaria. Con fines meramente exegéticos, podemos retomar el ejemplo planteado por Veiga Barrio en su ensayo pionero sobre el binomio género y gestión cultural. Ella plantea un caso para tratar de bajar, en sus propias palabras, “un escalón más tangible” sobre el uso del género en la práctica de la gestión cultural:

  • 232 Veiga Barrio, op.cit., p. 11.

“si nos situamos dentro de lo que serían las fases de un proyecto o programa cultural, podríamos apuntar una serie de aspectos que deberían tenerse en cuenta. Por ejemplo, en la fase de diagnóstico deberíamos realizar un análisis interno de nuestra organización para comprobar la composición de nuestros equipos, los puestos que ocupan mujeres y hombres y la responsabilidad que se les otorga, si los procesos de trabajo y la cultura organizativa responde a un modelo masculinizado; también sería útil analizar nuestras programaciones anteriores y la realidad de nuestro entorno; en cuanto al análisis del sector cultural podría responder a cuatro preguntas básicas: ¿Quién hace qué? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿A cambio de qué? (Thuren, 1993). Prestar atención a elementos tales como los ámbitos en que se desenvuelve la vida cultural de mujeres y hombres, los roles que asumen, los tipos de actividades que se realizan, el contenido, imágenes, lenguaje y mensaje de estas. Igualmente, descubrir quién las ejecuta o quien las protagoniza a nivel de creación, producción o difusión. Analizar el público que asiste a según qué oferta cultural, los tiempos disponibles de mujeres y hombres, sus necesidades e intereses”232.

48Sin duda, usar el género como herramienta de análisis de un proyecto o programa cultural como el planteado por Veiga Barrio, permitiría conocer las diferenciaciones por sexo de un equipo de trabajo, de sus posiciones o responsabilidades, incluso si el esquema laboral o la vida cultural de mujeres y hombres se inserta en un sistema sexo-genérico. No obstante, como ya se ha enfatizado, usar el género como perspectiva y más específicamente, como herramienta de análisis, implica mucho más que lo anterior: debe ir más allá de captar las diferencias por sexo y más bien desentrañar las desigualdades sexuales, los simbolismos y las relaciones de poder que se tejen en distintos niveles de la vida social o cultural.

  • 233 Gloria Comesaña Santalices, “La ineludible metodología de género”, Revista Venezolana de Ciencias S (...)

49De lo contrario, solamente se estará replicando una supuesta “metodología de género” cuyo único mérito será hacer distinciones por sexo, ya sea de un grupo de gestores o de mujeres y hombres en un proyecto cultural. Si nos ajustamos a la etimología de “metodología” y más específicamente a su alusión al “método” (como procedimiento ordenado y sistemático que se sigue en las ciencias para llegar a un fin), aludir a metodologías de género como lo han hecho algunas autoras233 no constituye tal cosa, sino más bien una propuesta teórica para interrogar e interpretar las diferenciaciones y desigualdades sexuales al sugerir distinguir entre lo biológico y lo cultural, así como partiendo de conceptos como género, patriarcado u otros.

50Ante esto, podría afirmarse, por un lado, que hablar de una perspectiva de género en la gestión cultural —como en cualquier otro campo de estudios—, no significa hablar de una metodología en sí, sino de una propuesta teórico-conceptual que al apropiarse puede convertirse en una herramienta de análisis sustentada en diferentes técnicas, instrumentos y formas de análisis de las construcciones de género en la vida de quienes accionan la cultura, o de quienes la consumen.

  • 234 De Barbieri, op.cit.

51Sobre esto último, la propuesta realizada por De Barbieri234, aunque planteada hace dos décadas, sigue vigente: para esta autora, analíticamente es necesario diferenciar, por un lado, información desagregada por sexo que sea útil como sustento empírico inmediato; y, por otro lado, estudiar las relaciones sociales de género en contextos específicos. De esta forma no solo se despliegan dos estrategias de análisis vinculadas entre sí, sino también se pueden comparar marcos ideales y reales en lo que respecta a la igualdad y/o equidad de género.

El uso del género en la práctica de la gestión cultural

  • 235 Joan Scott, Género: ¿todavía una categoría útil para el análisis?, op. cit., p. 98.

52Casi tres décadas después de que Joan W. Scott publicó su artículo sobre el género como una categoría útil para el análisis histórico, ella misma se preguntó si dicha categoría aún era útil para el análisis, la respuesta fue que sí: siempre y cuando se hiciera uso crítico de la misma, si se iba más allá de concepciones programáticos sobre el género como sexo, y “si se toma como una invitación a pensar de manera crítica sobre cómo los significados de los cuerpos sexuados se producen en relación uno con el otro, y cómo estos significados se despliegan y cambian”235.

  • 236 José Luis Mariscal Orosco, “La triple construcción de la gestión cultural en Latinoamérica”, TELOS. (...)

53Por supuesto, cuando Scott afirmó que el género aún era una categoría útil para el análisis, no solo se refería al histórico, sino también para el análisis en otras disciplinas o campos de estudios, como el de la gestión cultural. Sin embargo, como se ha hecho notar, es en este último en el que el uso del género, ya sea como perspectiva o como herramienta de análisis, implica un reto grande debido a la heterogeneidad e interdisciplinariedad del mismo, incluso debido a la variedad de concepciones que se tiene de la gestión cultural en regiones como América Latina236.

54Sin embargo, ya sea que en ciudades latinoamericanas la gestión cultural sea vista como encargo social y ocupación laboral, como una profesión que anhela el reconocimiento, o como un campo académico que intenta sistematizar los hallazgos en materia de acción cultural, lo cierto es que el género es una categoría importante y es necesario incluirlo como parte del análisis. No solo se trata de conocer la segregación que puede haber por sexo en la profesión, la práctica o el campo cultural, sino más bien de captar cómo las diferencias y desigualdades sexuales pueden definir y obstaculizar el desarrollo de la gestión cultural.

55Las propuestas de autoras hispanas como Veiga Barrio y Castillo Barrios sin duda han sido por demás relevantes al enfatizar reconocer que, en el ámbito de la gestión cultural, sea cual sea su conceptualización o dimensión, se hace visible un sistema sexo-genérico que deriva en la sexualización y discriminación en el trabajo, pero que también se hace palpable al delinear políticas, programas o proyectos culturales en diferentes espacios y situaciones de interacción social.

56Ante esto, las y los gestores culturales en América Latina, no solo tienen como reto apropiar una perspectiva de género y trazar una ruta que les permita usar esta categoría como herramienta de análisis, ya sea al explorar su propia profesión o práctica, o al explorar un proyecto o campo cultural determinado; también tienen como reto desentrañar sus propias ideologías, saberes, prácticas y relaciones de género al ejercer la acción cultural con mujeres u hombres con identidades sexuales y culturales diferenciadas y en constante construcción y redefinición.

Bibliographie

Bibliografía

Jorge Bernárdez López, “La profesión de la gestión cultural: definiciones y retos”, Ponencia presentada en el I Foro Atlántico de Gestión Cultural “gestión ARTES 03”, Tenerife: Asociación Canaria de Gestores Culturales, 2003.

Uriel Bustamante Lozano, José Luis Mariscal Orosco y Carlos Yáñez Canal (Eds.), Formas y configuraciones de la gestión cultural en América Latina, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 2016.

Gabriela Castellanos Llanos, “Sexo, género y feminismo: tres categorías en pugna”, en Tovar Rojas, P.(Ed.), Familia, género y antropología. Desafíos y transformaciones, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2003.

Ana Luz Castillo Barrios, “3.7 Gestión cultural y género: una aproximación”, en Manual Atalaya. Apoyo a la Gestión Cultural, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2014, p. 1-12.

Gloria M. Comesaña Santalices, “La ineludible metodología de género”, Revista Venezolana de Ciencias Sociales, vol. 8, núm. 1, 2004, p. 0.

Jill K. Conway, Susan C. Bourque y Joan W. Scott (Eds.), Learning about Women: Gender, Politics and Power, Ann Arbor, The University of Michigan Press, 1987.

M. Teresita de Barbieri, “Certezas y malos entendidos sobre la categoría de género”, en L. Guzmán y G. Pacheco (Comps), Estudios básicos de derechos humanos IV, San José, Costa Rica, IDH, 1995.

M. Teresita de Barbieri, “Sobre la categoría género. Una introducción teórico- metodológica”, Revista Internacional de Sociología, Nos. 2 y 3, 1992, pp. 147-178. Simone de Beauvoir, El segundo sexo, Madrid, Ediciones Cátedra, 1998. Alessandra Galimberti, “Gestión cultural y género”, Ciclo Literario y de Diseño, No. 91, 2009, p. 0.

Patricia García Leyva, “Identidad de género: modelos explicativos”, Escritos de Psicología, No. 7, 2005, pp. 71-81.

Oscar Misael Hernández-Hernández, “El análisis y el diseño de género en la acción cultural: una reflexión”, en José Luis Mariscal Orozco (coord.), Gestionar en clave de interculturalidad, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2015.

Marta Lamas, “Diferencias de sexo, género y diferencia sexual”, Cuicuilco, Vol. 7, No. 18, 2000, pp. 1-24.

Marta Lamas, “La perspectiva de género”, La Tarea. Revista de Educación y Cultura, México, 1995.

Marta Lamas, “Usos, dificultades y posibilidades de la categoría de género”, en

M. Lamas (Comp), El género: la construcción cultural de la diferencia sexual, México: UNAM-PUEG, 1996, pp. 265-302.

Gema Lugo Espinoza et al., “Patrimonio cultural y género como estrategia de desarrollo en Tepetlaoxtoc, Puebla”, Pasos. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, Vol. 9, No. 4, 2011, pp. 599-612.

José Luis Mariscal Orosco, “La triple construcción de la gestión cultural en Latinoamérica”, TELOS, Revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, Vol. 17 (1), 2015, pp. 96-112.

Guillermo Núñez Noriega, “Los “hombres” y el conocimiento. Reflexiones epistemológicas para el estudio de los “hombres” como sujetos genéricos”, Desacatos, No. 15-16, 2004, pp. 13-32.

Pilar Pastor Eixarch, “El género en la gestión cultural en Aragón”, Ponencia presentada en el II Encuentro Mujeres en la Cultura, Zaragoza, España, 27 y 28 de noviembre, 2012.

Joan W.Scott, “El género: una categoría útil para el análisis histórico”, en Marta Lamas (Comp.), El género: la construcción cultural de la diferencia sexual, México: UNAM-PUEG, 1996, pp. 265-302.

Joan W. Scott, “Género: ¿todavía una categoría útil para el análisis?”, La Manzana de la Discordia, Vol. 6, No. 1, 2011, pp. 95-101.

Isabel Veiga Barrio, “Las gafas de género: una mirada a la gestión cultural”, Ponencia presentada en el 1er. Congreso Latinoamericano de Gestión Cultural, Santiago, Chile, 23 al 27 de abril, 2008.

Candace West y Don H. Zimmerman, “Doing Gender”, Gender and Society, Vol. 1, No. 2, 1987, pp. 125-151.

Carlos Yáñez Canal, Emergencia de la gestión cultural en América Latina. Hacia una sociología de la gestión cultural, Manizales, Universidad Nacional de Colombia, 2014.

Notes

202 Oscar Misael Hernández-Hernández, “El análisis y el diseño de género en la acción cultural: una reflexión”, en Mariscal Orozco, José Luis (coord.), Gestionar en clave de interculturalidad, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2015.

203 Jorge Bernárdez López, “La profesión de la gestión cultural: definiciones y retos”, Ponencia presentada en el I Foro Atlántico de Gestión Cultural “gestión ARTES 03”, Tenerife, Asociación Canaria de Gestores Culturales, 2003.

204 Alessandra Galimberti, Gestión cultural y género, Ciclo Literario y de Diseño, No. 91, 2009.

205 Pilar Pastor Eixarch, El género en la gestión cultural en Aragón, Ponencia presentada en el II Encuentro Mujeres en la Cultura, Zaragoza, España, 27 y 28 de noviembre, 2012, p. 8.

206 Pilar Pastor Eixarch, El género en la gestión cultural en Aragón, p. 22.

207 Gema Lugo Espinoza (et. al.), Patrimonio cultural y género como estrategia de desarrollo en Tepetlaoxtoc, Puebla, Pasos. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, Vol. 9, No. 4, 2011, p. 599.

208 Ibid., p. 601.

209 Ibid., p. 606.

210 Ibid., p. 610.

211 Isabel Veiga Barrio, Las gafas de género: una mirada a la gestión cultural, Ponencia presentada en el 1er. Congreso Latinoamericano de Gestión Cultural, Santiago, Chile, 23 al 27 de abril, p. 2.

212 Ibid., p. 4.

213 Ibid., p. 5.

214 Ana Luz Castillo Barrios, “3.7 Gestión cultural y género: una aproximación”, en Manual Atalaya. Apoyo a la Gestión Cultural, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2014, pp. 1-12.

215 Ibid., pp.7-10.

216 Jill Conway, Susan C. Bourque y Joan W. Scott (Eds.), Learning about Women: Gender, Politics and Power, Ann Arbor, The University of Michigan Press, 1987.

217 M. Teresita De Barbieri, “Certezas y malos entendidos sobre la categoría de género”, en Guzmán, L. y Pacheco, G. (Comps), Estudios básicos de derechos humanos IV, San José, Costa Rica: IDH, 1995.

218 Simone de Beauvoir, El segundo sexo, Madrid, Ediciones Cátedra, 1998.

219 Guillermo Núñez Noriega, Los “hombres” y el conocimiento. Reflexiones epistemológicas para el estudio de los “hombres” como sujetos genéricos, Desacatos, No. 15-16, 2004, pp. 13-32.

220 Patricia García Leyva, Identidad de género: modelos explicativos, Escritos de Psicología, No. 7, 2005, p. 73.

221 Candance West y Don H. Zimmerman, Doing Gender, Gender and Society, Vol. 1, No. 2, 1987, p. 127.

222 De Barbieri, op. cit.

223 Joan W. Scott, “El género: una categoría útil para el análisis histórico”, en Lamas, Marta, Comp., El género: la construcción cultural de la diferencia sexual, México: UNAM-PUEG, 1996, pp. 275.

224 Marta Lamas, “Usos, dificultades y posibilidades de la categoría de género”, en Lamas, M. (Comp), El género: la construcción cultural de la diferencia sexual, México, UNAM-PUEG, 1996, p. 332.

225 Marta Lamas, Diferencias de sexo, género y diferencia sexual, Cuicuilco, Vol. 7, No. 18, 2000, pp. 3-4

226 Gabriela Castellanos Llanos, “Sexo, género y feminismo: tres categorías en pugna”, en Tovar Rojas, P. (Ed.), Familia, género y antropología. Desafíos y transformaciones, Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2003, p. 47.

227 Ibid., p. 48.

228 Carlos Yáñez Canal, Emergencia de la gestión cultural en América Latina. Hacia una sociología de la gestión cultural, Manizales, Universidad Nacional de Colombia, 2014.

229 Castillo Barrios, op.cit., p. 7.

230 Uriel Bustamante Lozano, José Luis Mariscal Orosco y Carlos Yáñez Canal (Eds.), Formas y configuraciones de la gestión cultural en América Latina, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 2016, p. 35.

231 Marta Lamas, La perspectiva de género, La Tarea. Revista de Educación y Cultura, México, 1995, p. 6.

232 Veiga Barrio, op.cit., p. 11.

233 Gloria Comesaña Santalices, “La ineludible metodología de género”, Revista Venezolana de Ciencias Sociales, vol. 8, núm. 1, 2004.

234 De Barbieri, op.cit.

235 Joan Scott, Género: ¿todavía una categoría útil para el análisis?, op. cit., p. 98.

236 José Luis Mariscal Orosco, “La triple construcción de la gestión cultural en Latinoamérica”, TELOS. Revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, Vol. 17 (1), 2015, pp. 96-112.

Auteur

Mexicano. Sociólogo y doctor en antropología social. Profesor investigador en El Colegio de la Frontera Norte, México. ORCID ID: 0000-0002-5882-8789.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search