Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen I

 | 
Rafael Chavarría Contreras
, 
Daniel Fauré Polloni
, 
Carlos Yáñez Canal
, 
et al.

Cultura y Poder

"Cultura Garpa". Apuntes y reflexiones sobre cultura, política y poder

Héctor Ariel Olmos

Texte intégral

1— Sí. Cultura garpa.

  • 109 Me refiero a “propio de la ciudad de Buenos Aires”. Hago esta aclaración porque hay otros porteños (...)
  • 110 El actante es quien realiza o el que realiza el acto, independientemente de cualquier otra determin (...)

2Uno de los recursos del lunfardo o argot porteño109 es hablar “al vesrre” (al revés). Así, “garpar” es el vesrre de “pagar”, pero con connotaciones que no aparecen en la palabra al “chorede”. En principio, la frase está conjugada en tercera persona del singular: es algo que alguien realiza, no la mera acción posible neutra que enuncia el infinitivo. Y elsujeto es Cultura que adquiere entidad de ser vivo, actante110. Puntualizo que, cuando escribo “Cultura”, con mayúsculas, me refiero al sector, al área de gestión, y cuando escribo “cultura”, con minúsculas, hago alusión al campo social.

3 — Sí. Cultura garpa.

  • 111 En Argentina, el intendente equivale al alcalde en otras latitudes. Es la máxima autoridad de una c (...)
  • 112 Es una práctica habitual en el desarrollo de la materia “Institucionalidad y políticas culturales” (...)

4La declaración corresponde a un intendente111 de una ciudad capital de un partido o departamento de la provincia de Buenos Aires de aproximadamente 50.000 habitantes. Estaba yo al final de una jornada en que habíamos recorrido los distintos equipamientos culturales con un grupo de estudiantes de Gestión Cultural de la Universidad Nacional de Avellaneda junto con las autoridades del área en la localidad, después de una larga conversación en la que nos interiorizamos sobre las actividades que llevan a cabo112. En esa localidad, el área de Cultura ha crecido exponencialmente gracias a la gestión del actual intendente. Ponen en juego una concepción amplia que posibilita una acción integradora, que abarca todo el territorio y estamentos sociales, descentralizada, participativa y coherente. Recuperan espacios, incorporan otros nuevos, visibilizan colectivos postergados, dinamizan la vida social... y es la primera vez que los funcionarios de Cultura —del nivel que sea— no se quejan por falta de presupuesto: “Nunca nos ha negado nada cuando le explicamos lo que vamos a hacer. Es más: nos alienta”, respondieron los directores cuando les preguntaron. Más tarde, entonces, felicité al intendente por las realizaciones. Me pareció (y me parece) uno de los políticos más lúcidos en cuanto al papel de la cultura en la política.

5— Es mérito de los chicos— comentó el intendente en alusión a los directores del área que, pese a ser jóvenes, eran experimentados y con gran formación en el área de la gestión.

6— Sin duda, pero el espacio y su dimensión los posibilita usted. Y no se le escapa que, con buenas armas, obtiene réditos políticos.

7El intendente sonrió, a la vez que asentía. Y respondió con la frase del principio:

8— Sí. Cultura garpa.

9Ahora, vamos a las connotaciones de la palabra “garpa”:

  1. “Garpa” porque, al partir de un criterio amplio, involucra a todos los sectores de la población, aunque haya segmentaciones en las propuestas y en las actividades (por lo común placenteras y gratificantes). Incluye tanto en la condición de espectadores como en la de productores y protagonistas.
  2. “Garpa” porque mejora las condiciones de vida de la comunidad.
  3. “Garpa” porque confiere prestigio.
  4. “Garpa” porque los involucrados se sentirán inclinados a sostener en el poder a quien los beneficia de esta manera.

10Y, seguramente, el lector encontrará más aspectos por designar al “garpe” aludido.

Las razones de la política

11En el caso referido, el intendente —profesor de Historia—, comprende el valor de la cultura como factor de cohesión social, ya que potencia los valores propios y no soslaya el cálculo político en términos electorales. Lo común es que el dirigente conciba el área de Cultura solo como la posibilidad de sumar votos y se vea tentado a generar espectáculos masivos ignorando, quizás, que no hay una traslación directa del sufragio del espectador al candidato que organiza el espectáculo. Al respecto, nos tocó participar a fines del siglo pasado de una campaña donde el intendente en ejercicio competía para continuar. Optó por los recitales masivos con músicos populares —no fue la propuesta que hicimos nosotros—. En estos recitales, el público asistente silbaba y abucheaba estruendosamente cuando se pronunciaba su nombre por los altoparlantes... perdió con holgura. Por tanto, la segunda parte de la ecuación no funciona sin la primera: Cultura ayudará a ganar elecciones solo si el candidato contribuye a que la gente viva mejor, en comunidad, con un sentido.

12A los puristas que creen que Cultura es un área que debe permanecer impoluta sin embarrarse en los pantanales de la política, les sugiero que no se dediquen a la gestión, porque la gestión contamina. Y sobre todo la gestión pública: integramos un sector del gobierno y nos movemos en consonancia con las otras políticas. Cultura no es una isla y, por lo tanto, participa de la campaña proselitista —algún politólogo estadounidense dice que los gobernantes están en campaña desde el momento en que asumen—. Por eso participa de los juegos de poder.

13Conviene subrayar que nos movemos en un circuito que con Ricardo Santillán Güemes hemos denominado la “tríada básica”: Concepto de Cultura, política cultural y gestión. Los tres elementos están imbricados de manera indisoluble: el concepto es lo que sustenta ideológicamente la política que se pondrá en juego a través de un proceso de gestión. Pero los avatares de la ejecución modifican la política y, a menudo, producen variaciones en lo conceptual. No hay gestión neutral ni batería de técnicas que se puedan aplicar tanto al manejo de un teatro como al de un campo de concentración.

14Así, más allá de ciertos delirantes posmodernos-pospolíticos- posverdaderos que cual vestales a punto de profanación clamaban —o claman— contra el poder y postulaban la obligatoriedad de alejarse de él por la contaminación de la que hablábamos, lo cierto es que, para llevar adelante una política, cualquiera sea, necesitamos poder.

Poder en cultura

  • 113 Guillermo Bonfil Batalla, “Lo propio y lo ajeno. Una aproximación al problema del control cultural” (...)

15¿Qué entendemos por “poder” en política cultural? Aquí recurro a la teoría del control cultural que postuló Guillermo Bonfil Batalla113:

Por control cultural se entiende la capacidad de decisión sobre los elementos culturales. Como la cultura es un fenómeno social, la capacidad de decisión que define al control cultural es también una capacidad social, lo que implica que, aunque las decisiones las tomen individuos, el conjunto social dispone, a su vez, de formas de control sobre ellas. (…) Aunque existen diversos grados y niveles posibles en la capacidad de decisión, el control cultural no sólo implica la capacidad social de usar un determinado elemento cultural, sino –lo que es más importante aún– la capacidad de producirlo y reproducirlo.

16Los elementos culturales son los recursos que un grupo humano necesita poner en juego para imaginar, formular y realizar un propósito social. Y los clasifica en materiales de organización, de conocimiento, simbólicos y emotivos, señalando que “no hay elementos culturales en abstracto”, por lo que siempre es imprescindible contextualizar. ¿Quién decide? Grupo, clase, sector. ¿Y sobre qué decide? Elementos. ¿Qué conocimientos valoramos y cuáles invisibilizamos? ¿Qué formas de organización —familiar, social, escolar, gubernamental— encomiamos y cuáles condenamos? ¿Buenas palabras, malas palabras? ¿Qué sentimientos son nobles y cuáles se censuran? El control cultural es la madre de todas las batallas en este campo lleno de conflictos, resistencias, oposiciones, imposiciones, apropiaciones... Un campo de tensiones y de lucha por el poder.

  • 114 Javier Pérez de Cuéllar, Lourdes Arizpe y otros, Nuestra Diversidad Creativa, México, UNESCO, 1997, (...)

17Entonces, en política cultural, tendremos que considerar el poder como el fortalecimiento 1) de la capacidad de decisión cultural de la comunidad sobre los elementos culturales: la UNESCO afirma que “el empoderamiento, basado en el principio de la autodeterminación cultural, es un objetivo al que aspiran particularmente las minorías. Por ejemplo, las poblaciones autóctonas que reclaman una devolución de poder a sus comunidades”114, pero señala que es clave la cuestión del acceso al poder. La formulación y aplicación de medidas concretas para promover dicho acceso es tarea tanto del Estado como de la sociedad civil. Solo la participación más amplia posible de todos los niveles de la sociedad en la vida cultural garantiza una vida plenamente democrática. Desde el punto de vista de la sociedad civil, el empoderamiento exige acceso a la información, así como a canales de expresión, representación y corrección.

18Como segundo punto, se debe considerar el poder 2) en el juego cotidiano de la política en que cada sector busca aumentar su espacio de influencia. Es decir, la capacidad de hacer lobby. Algo que no debe aterrarnos ni alterarnos. Presionar para lograr fines justos con medios nobles no solo es ético, sino necesario. Es que también en este campo vale el doble sentido de “política” como los procedimientos de lucha por el poder con algunos aspectos negativos de la confrontación ideológica; y, por otro lado, la acción del gobierno y sus programas de intervención. Manuel Antonio Garretón la define como “aquella esfera de la sociedad que se ocupa de las relaciones de poder en cuanto inciden en la conducción general de la sociedad” y distingue tres dimensiones:

  • La dimensión ideológica, que contiene la propuesta, debate y opción por visiones y proyectos de lo que se quiere para el país.
  • La dimensión instrumental, que implica la representación de intereses y respuesta a las reivindicaciones y demandas de la gente y de los ciudadanos.
  • Como actividad especializada, que incluye la lucha por puestos de representación y en las sociedades modernas llevó a la profesionalización y la constitución de lo que se denomina “la clase política”115.

Tejidos y entretejidos

19Desde el vamos, Cultura forma parte de programas y proyectos de poder tanto en una limitación elitista como en una concepción amplia. El árbitro del buen gusto, de lo que debe leerse-escucharse-verse y lo que ha de descartarse, sin duda ejerce un poder importante que, enunciado de un modo extremo, define lo que es humano y lo que queda afuera de la humanidad.

20Todo programa de poder tiene un innegable sustento cultural y busca modificar culturalmente la realidad sobre la que se aplica. Aquí la cultura es entendida como una forma integral de vida. Resultan notables las pugnas por la interpretación de algunos acontecimientos claves: por ejemplo, el Holocausto, la Guerra Civil española, entre otros. En Argentina, el bando triunfador de las contiendas civiles del siglo XIX liderado por Bartolomé Mitre, impuso una versión de la historia, construyó héroes casi como hagiógrafos, elevó a categoría de próceres a personajes oscuros como Bernardino Rivadavia o racistas expresos como Sarmiento, señaló réprobos y elegidos, instituyó un sistema educativo a imagen y semejanza del europeo sentando las bases de una colonización pedagógica que aún padecemos, y como si esto fuera poco, creó uno de los diarios más influyentes del mundo de habla hispana: La Nación, cuyo fundador Bartolomé Mitre concibió

  • 116 Arturo Jauretche, Los profetas del odio y La Yapa, Buenos Aires, Corregidor, 2007.

21como “tribuna de doctrina”. Arturo Jauretche116 desnudó en su texto a lo que denominó la intelligentsia en Argentina y cómo sirvió a la instalación de un sistema político inserto en la División Internacional del Trabajo, donde acata con mansedumbre un papel subalterno y dependiente. Para ello establece circuitos de prestigio:

  1. La generación del 80 fue un claro ejemplo de ese entramado en el siglo XIX.
  2. La acción de Borges y sus acólitos ocupando y manejando los resortes, la revista Sur que consagraban o hundían según sus preferencias y “roscas”.
  3. Los medios hegemónicos.

22Es preciso señalar que todo movimiento político en Argentina entraña y apunta a una transformación cultural, a una modificación sustancial en la forma de vida de la población:

  1. Lo fue el radicalismo con Hipólito Yrigoyen que sube al poder tras conseguir el voto universal, secreto y obligatorio —y cae víctima del primer golpe militar en 1930—. Las mayorías empiezan a tener participación en la vida política del país y surge una clase media y en 1983 con Raúl Alfonsín que reinstituye los valores democráticos y produce el histórico y ejemplar Juicio a las Juntas Militares, de la sangrienta dictadura que asoló a nuestrapatria.
  2. Lo fue el peronismo con Perón y Evita que logra el voto femenino acentuando el protagonismo de la mujer y la organización de los trabajadores como factor de poder decisivo.
  3. Lo fue el kirchnerismo que reasume los valores de independencia económica, soberanía territorial y justicia social del peronismo diluidos durante los 90, cuando un gobierno de ese signo se mimetiza con el neoliberalismo y fomenta la entrega del patrimonio y la subordinación, y se asiste a una estrepitosa decadencia radical.
  4. Lo es el macrismo que representa a los poderes hegemónicos y apuesta a un giro copernicano en las prioridades sociales.

23En todos los casos, Cultura tuvo y tiene un rol innegable, porque la batalla cultural no es un invento del siglo XXI.

De lógicas y ecologías

24En esta batalla por el poder, en cultura se busca, de manera explícita o implícita, imponer valores y construir hegemonía o

  • 117 Boaventura de Sousa Santos, Una epistemología del sur, México, Siglo XXI Clacso, 2009.

25contrahegemonía. Según Boaventura de Sousa Santos117, el poder hegemónico aplica lo que llama la razón metonímica, es decir, un reduccionismo de lo humano que ante la multiplicidad de mundos, establece un solo mundo: la “realidad” concreta, medible, e impone cinco lógicas de invisibilización y de creación de no existencia:

  • Monocultura del tiempo lineal: Contracción del presente, reducido a un instante fugaz. Lo contemporáneo es una parte extremadamente reducida de lo simultáneo. ¿Quién establece el tiempo que determina la contemporaneidad? Desde la posición hegemónica, se declara atrasado todo lo que es asimétrico con lo que se declara avanzado. El tiempo lineal (una abstracción que Rodolfo Kusch llama “tiempo del rendimiento”118). Aquí agrega Boaventura de Sousa Santos la noción de “razón proléptica”: es la forma de razón indolente que solo concibe al tiempo como lineal. Haciendo esto, el presente quedó con pocas posibilidades de incluir distintas experiencias sociales y racionalidades y, en cambio, el futuro se vuelve infinito e irreversible. Es un futuro con expectativas demasiado grandes: la historia y el presente sirven para llevarnos hacia el progreso, que también es infinito. El único objetivo del futuro (bajo este tipo de razonamiento) es convertirse en pasado.
  • Monocultura del saber: Solo valida una forma de saber: el científico, formal, consagrado por la academia, universal, totalizador. Ligado a una forma de apreciación, hasta de reglamentación del goce estético.
  • Clasificación social: Naturaliza las diferencias asimilándolas a desigualdades como atributos que niegan la intencionalidad de la jerarquía social. El racismo es claro ejemplo.
  • Escala dominante: Vale lo universal/global y se desecha como no existente lo particular/local.
  • Productivista: El crecimiento económico es el objetivo racional incuestionable. Se invisibilizan otras formas de producción. Por ejemplo: la atracción de turistas como objetivo primordial de la vida de una comunidad que se rige por otros valores (como la construcción de hoteles en la zona sagrada para la comunidad indígena de los Quilmes, que no aceptan que eso se convierta en un polo de atracción turística).

26Ante las lógicas de creación de no existencia, propone operar desde las ecologías opuestas para construir un poder contrahegemónico. Mientras las lógicas recortan, las ecologías incluyen.

  1. Ecología de las temporalidades: Diferentes culturas crean distintas temporalidades. Multitemporalidad (tiempos cíclicos, circulares, eterno retorno, sagrado, etcétera). Señala que hay que disminuir las expectativas del futuro para poder ampliar el presente (a través de distintas experiencias) para aumentar tanto las capacidades como posibilidades; es decir, dejar de reducir lo posible a lo real para concebir la realización de las promesas modernas mediante soluciones que no se encuentren inmersas en ella.
  2. Ecologías de los saberes: Su premisa es que no hay ignorancia general ni saber general. La injusticia social se corresponde con una injustica cognitiva. Propone el reconocimiento y valoración de todos los saberes, lo que no implica negación ni desvalorización del saber racional y científico, sino que se considera como uno de los saberes posibles.
  3. Ecología de los reconocimientos: Aceptar al otro como un legítimo otro en convivencia y no en desigualdad.
  4. Ecología de las transescalas: Recuperación contrahegemónica del universalismo a partir de las escalas locales/particulares. Contextualización: Edipo es universal porque parte de una identidad fuertemente local e histórica, una leyenda folclórica en el siglo de Pericles. El valor universal de El Quijote arranca de su carácter manchego del siglo XVII: Borges juega con esto en Pierre Menard, autor del Quijote.
  5. Ecología de las productividades: Valorizar sistemas alternativos de producción donde no sea el lucro el motor exclusivo.

La decisión cultural sobre el patrimonio

27La conservación del patrimonio no es una forma de acción neutra ni cultural ni políticamente. La decisión de qué es patrimonio y qué se debe conservar o no es política y remite a la concepción de cultura con la que nos movamos: ¿es patrimonio cultural una mansión de la aristocracia del siglo XIX y no lo es el puesto que un lugareño construye en los desiertos cuyanos con técnicas tradicionales, con admirable economía y aprovechamiento de los escasos recursos? Los programas de educación patrimonial y las formas participativas de gestión de áreas preservadas tienden a ampliar las bases sociales en el proceso de toma de decisiones sobre el patrimonio. Si tienen éxito, se logra fortalecer el sentimiento de pertenencia, la autoestima de la población y el reconocimiento de sí como sujeto de derechos, pero no es tarea simple neutralizar la tendencia a crear exclusión social y política, lo cual es inherente a la valorización de las tradiciones (incluso de las llamadas nacionales).

  • 119 Antonio Arantes, citado en Olmos-Santillán Güemes (compiladores), Culturar; las formas del desarrol (...)

28Por otro lado, las selecciones estéticas y funcionales de arquitectos y paisajistas implementan sentidos (implícitos y explícitos) que afectan las fronteras simbólicas, o sea, los marcos y los márgenes de los lugares sociales construidos y reconfigurados por la vida cotidiana. Esas intervenciones pueden tanto fortalecer como desestabilizar relaciones económicas y de poder entre grupos sociales, como sus marcadores de proximidad y distancia. Actualmente, muchos emprendimientos y políticas de patrimonio, al volverse potenciales para el mercado de esos bienes, acaban atribuyendo poca atención —si es que alguna— a la dimensión simbólica y, en el afán de producir lugares para el mercado, esas iniciativas ponen en escena identidades de vitrina para visitantes saturados de información en escenarios descartables119.

  • 120 Isabel Villaseñor Alonso y Emiliano Zolla Márquez, “Del patrimonio cultural inmaterial o la patrimo (...)

29En este sentido, hay que considerar también las declaratorias de patrimonio inmaterial: lejos de ser un simple acto de conservación o un instrumento de salvaguarda de la integridad de una práctica cultural específica, ponen en movimiento una serie de procesos (económicos, políticos y culturales) y juegos de poder que inciden sobre el conjunto de relaciones sociales que les dan origen y, en consecuencia, conllevan la posibilidad de modificarlas (Villaseñor y Zolla120).

  • 121 Resulta interesante la observación de Cristina Cruces Roldán en “El flamenco como objeto de deseo. (...)

30Al respecto, la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2003, ya muestra impactos preocupantes: arrendatarios de fincas cuyas familias han vivido muchas décadas ahí, deben entregar las tierras a sus propietarios (por lo común, terratenientes de la provincia que las hubieran mantenido ociosas), que ahora se interesan para venderlas o convertirlas en emprendimientos turísticos. Todo lo cual conduce a que se retire el poblador originario, portador y creador de la cultura que llevó a la declaratoria de UNESCO y, de a poco, se encamine la región a ofrecer una “identidad de vitrina” para consumo de quien pueda pagarlo. Cabe señalar que las “artesanías” que se venden en la plaza de Tilcara, pueblo central de la zona referida, proceden de fábricas ad hoc de provincias argentinas que no tienen nada que ver culturalmente con Humahuaca o de Bolivia. ¿Se ha convertido la Quebrada de Humahuaca en un gran parque temático? Se intentan circuitos turísticos a comunidades aborígenes, que orillan el peligroso límite del pintoresquismo for export. Los indicios no son precisamente alentadores. La “puesta en valor” opera como un desvalor121.

31La cultura local se convierte en objeto de consumo y la presión consumista conduce a la estandarización que uniforma y “pasteuriza” hasta la pérdida del sentido original, al descontextualizarse, en funesta proliferación de Disneyworlds y Parques Temáticos. Al respecto, asusta el “modelo” del Pelourinho, el lugar de mayor simbolismo afro-brasileño, situado en el centro de Salvador da Bahía, del que fueron desplazados los residentes pobres —quienes viven realmente esa cultura— para dar lugar a un proyecto de “conservación del patrimonio” llevado a cabo por una red de grupos culturales, empresas, fundaciones, bancos, instituciones gubernamentales, la Iglesia y la industria del turismo para atraer turistas con el obvio afán de lucro.

32Si no se toman los recaudos pertinentes, el turismo no será otra cosa que una herramienta más de la colonización con la máscara nefasta del progreso. Y, así, “desarrollo” equivaldrá a “depredación”. Villaseñor y

  • 122 Isabel Villaseñor Alonso y Emiliano Zolla Márquez, “Del patrimonio cultural inmaterial o la patrimo (...)

33Zolla122 ponen el acento en la patrimonialización de elementos inmateriales y los riesgos que conlleva: el reconocimiento de ciertas prácticas culturales como parte del patrimonio inmaterial de un país, las relocaliza dentro de un conjunto de estructuras políticas, económicas y simbólicas que rebasan el ámbito en el que habitualmente se desarrollan (el de la cultura local), por medio del involucramiento de una serie de agentes e intereses localizados en distintos ámbitos y niveles de gobierno (nacionales e internacionales), en la industria turística o en los medios de comunicación. La inclusión de prácticas culturales específicas como parte del patrimonio inmaterial, lejos de ser una práctica políticamente inocua, tiene el efecto de situarlas dentro de otros discursos y formas de representación, asignándoles nuevas significaciones y valores, y jerarquizándolas de acuerdo con criterios distintos a los que tienen en el ámbito local. Así,

  • 123 Villaseñor y Zolla, 81.

(…) el ejercicio del poder, por parte de instituciones o grupos de élite, genera una desigualdad social, ya sea política, cultural, racial, de clase o de género. Así, puede argumentarse que el discurso patrimonial, tanto nacionalista como cosmopolita, puede, en ocasiones, constituirse como un instrumento de dominación por medio del cual las instituciones culturales nacionales e internacionales están en posibilidades de apropiarse de las expresiones culturales, ya sea material o simbólicamente123.

34Volvemos a Bonfil: ¿quién decide sobre qué se patrimonializa? El control cultural a pleno. La definición de aquello que es digno de considerarse patrimonio entraña una relación de poder en la que los grupos de élite y las instituciones se otorgan a sí mismos la autoridad moral o legal para dicha definición. ¿En qué medida no se atenta contra los derechos culturales de los grupos sociales afectados cuando se patrimonializa una práctica que ya dejaría de ser local para “nacionalizarse” o “mundializarse”?

  • 124 Villaseñor y Zolla, 90.

El cambio de las prácticas culturales producido por los intereses económicos y políticos no es el único aspecto preocupante en el tratamiento y promoción de las expresiones culturales. El otro extremo, también alarmante, es la búsqueda por la conservación de la “autenticidad”, ésta definida por gestores e instituciones externos, en donde se condena la modificación de las formas expresivas, sin entender las razones del cambio cultural124.

  • 125 Roberto Gómez Bolaños, El Chapulín Colorado., México, programas de televisión
  • 126 Villaseñor y Zolla, op.cit., 95.

35¿Quién decide? ¿Los intelectuales urbanos que constituyen una élite legitimadora de expresiones de la alteridad para lo que formulan categorías ad hoc y se deleitan con el color, la nota exótica, el folclore de la peor calaña? ¿Los propios involucrados, las poblaciones? ¿La industria del turismo que valorará las culturas según las posibilidades de rentabilidad? Pero… ¡atención! “ ¡Que no panda el cúnico! ”125 No todo ha de ser malas noticias: “La entrada de muchas expresiones en los espacios institucionales del Estado con frecuencia es aprovechada en un sentido estratégico, como vía para demandar reconocimiento o hacer visible la existencia de demandas y reclamos”126.

Ideas para construir poder

36Sin ánimo de agotar las posibilidades, sino de ofrecer puntos de partida, aporto algunas sugerencias para la acción. Sin duda, el inicial es un concepto amplio (un modelo abierto). El concepto de cultura sobre el cual nos basemos va a determinar el tipo de política que diseñemos. Un modelo abierto permite relacionarnos más y mejor con otras áreas de gestión pública, privada, tercer sector, etcétera, que es una de las claves de la construcción de poder. Después viene lo que sigue:

37Contar con la información más completa y actualizada posible sobre las actividades culturales, su impacto en el desarrollo de la comunidad y sus posibilidades como factor de inclusión social.

38Formar los agentes necesarios para optimizar las gestiones, los públicos para asegurar el tránsito intergeneracional de los valores y aumentar las referencias identitarias. Y los artistas, para favorecer el surgimiento y crecimiento de creadores.

39Fortalecer y valorizar las expresiones populares que enriquecen el acervo cultural a través de las cuales una comunidad afianza y manifiesta su identidad.

40Ocupar y abrir espacios en el territorio, en las administraciones y en los medios: Cuanto más despliegue territorial se tenga, mayor será el poder con que contemos. Cuantas más instituciones haya en el territorio avocadas a la cultura, más posibilidades de acción y de encuentro con la comunidad. La existencia de estructuras en las administraciones públicas con mayor o menor reflejo presupuestario es un factor de peso en la trama de poder. Abrir espacios donde no los haya (creación de centros culturales, bibliotecas, salas; creación de direcciones, subsecretarias, institutos), mejorar lo que existe (ampliaciones, refacciones, modernización de equipamientos; jerarquización, elevación del nivel, de las instancias administrativas) constituyen pasos para la ampliación del poder.

41La presencia sostenida en los medios de comunicación es un buen soporte. Establecer redes de radio y televisión comunitarias y alternativas. La cuestión es la manera en que se ocupan los espacios porque un mal manejo de un equipamiento o de una estructura puede ofrecer la excusa para su cierre. No hay que olvidar: para gran parte de la dirigencia, la cultura es un gasto superfluo y es lo primero que habrá de reducirse en tiempos de crisis.

42Integrar jurisdicciones: ¿Cuántas veces las diferentes jurisdicciones que operan sobre un territorio actúan desarticuladas y a veces hasta en franca oposición? Los municipios no se relacionan con la provincia y el estado nacional va por su lado entre rivalidades y sospechas. El funcionamiento coordinado da resultados superiores al optimizar recursos materiales y humanos. Además, como plus, está el conocimiento que proporciona trabajar en equipo. Sobre todo, la convicción de que la cultura es más importante que las jurisdicciones.

43Exigir con la prepotencia del trabajo, no con la queja reiterada y aburrida, que por épocas parece la única manifestación de la “gente de la cultura”. Y para eso hay que generar hechos.

44Coordinar acciones con otras áreas de gestión y de la sociedad: No se puede concebir el sector Cultura como un compartimiento estanco, un mundo cerrado sobre sí mismo. Es preciso establecer acuerdos con otras áreas buscando los puntos de contacto que habrán de convertirse en nodos de poder. Las universidades, las escuelas, la formación docente, constituyen a simple vista un sector afín. Pero existen nichos para la acción en Obras Públicas, en Salud, en Economía, en Defensa, en Seguridad.

45Movilizar a toda la comunidad: La cultura es demasiado importante para una sociedad como para dejarla en manos de una élite y/o una administración. Movilizar a la comunidad no significa juntar gente en recitales masivos, sino involucrarla en aras de un proyecto común y propio del que sea verdaderamente protagonista.

La universidad en la tram(p)a

46¿Cómo se ubica la universidad pública en este campo, en esta pugna constante? Frente a la monocultura del saber, la universidad enfrenta la disyuntiva de:

  1. Apuntalar el academicismo colonizado y colonizador, un territorio en que se ha desenvuelto gran parte del mundo académico en Nuestra América al formar y crear élites para mantener el poder de una clase dominante y, por lo tanto, excluir de las herramientas de poder a toda otra clase social para garantizar la reproducciónsocial.
  2. Poner en valor y en juego todos los saberes y, con ello, abrir caminos de igualdad e inclusión.

47La universidad, sin lugar a dudas, incide (y puede incidir) en el basamento conceptual y, sobre todo, en los puntos 1, 2, 3, 7 y 8 del párrafo anterior. Información, formación de masa crítica, la cantidad mínima de personas necesarias para que el fenómeno adquiera una dinámica propia que le permita sostenerse y crecer, valorización de expresiones culturales, contribuir a la integración de las gestiones. La universidad puede —y debe— colaborar en el diseño de planes estratégicos, programas y proyectos. Obviamente, tiene que adoptar un fuerte compromiso con el territorio de influencia más allá de la supuesta “universalidad” que la palabra “universidad” denota: debe aplicar la ecología de las transescalas (puesto que lo universal se edifica desde lo local) y pintar la aldea como quería el viejo Tolstoi.

48Así, la universidad resulta un jugador clave en el necesario cambio de paradigma que requiere el sector Cultura para crecer como factor de poder, especialmente si se considera que el gestor es un operador del sentido en la vida de las comunidades, un catalizador de las energías culturales que circulan o están larvadas en las sociedades. Un actor que puede ser fundamental en esta trama si evita caer en la trampa de quedarse en el rol esclerosado y dependiente que le asignaron los poderes hegemónicos y caer en la creación de mandarinatos incalificables. Claro que, para esto, la universidad también debe asumir que... ¡Cultura garpa!

Bibliographie

Bibliografía

Antonio Arantes, citado en Olmos-Santillán Güemes (compiladores), Culturar; las formas del desarrollo, Buenos Aires, CICCUS, 2008.

Arturo Jauretche, Los profetas del odio y La Yapa, Buenos Aires, Corregidor, 2007.

Boaventura de Sousa Santos, Una epistemología del sur, México, Siglo XXI Clacso, 2009.

Cristina Cruces Roldán, Flamenco, negro sobre blanco. Investigación, patrimonio, cine y neoflamenco, Sevilla, Editorial Universitaria, 2018

Guillermo Bonfil Batalla, “Lo propio y lo ajeno. Una aproximación al problema del control cultural” en Adolfo Colombres (compilador), La cultura popular, México, La red de Jonás Premiá Editores, 1982.

Isabel Villaseñor Alonso y Emiliano Zolla Márquez, “Del patrimonio cultural inmaterial o la patrimonialización de la cultura”, Cultura y Patrimonio, 2012, obtenido de: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/mx/

Javier Pérez de Cuéllar, Lourdes Arizpe y otros, Nuestra Diversidad Creativa, México, UNESCO, 1997.

J. Greimas y J. Courtes, “Actante”, Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del lenguaje, Madrid, Gredos, 1990.

Rodolfo Kusch, Geocultura del Hombre Americano, Buenos Aires, García Cambeiro, 1975.

Notes

109 Me refiero a “propio de la ciudad de Buenos Aires”. Hago esta aclaración porque hay otros porteños en Nuestra América.

110 El actante es quien realiza o el que realiza el acto, independientemente de cualquier otra determinación. A. J. Greimas y J. Courtes, “Actante”, Semiótica. Diccionario razonado de la teoría del lenguaje, Madrid, Gredos, 1990.

111 En Argentina, el intendente equivale al alcalde en otras latitudes. Es la máxima autoridad de una ciudad.

112 Es una práctica habitual en el desarrollo de la materia “Institucionalidad y políticas culturales” que conducimos con Melina Goldstein y Walter Barrios: tras un trabajo de recopilación de datos, visitamos con toda la cátedra municipios de dimensiones sensiblemente menores que los del conurbano porteño. De vuelta en las aulas, los alumnos elaboran proyectos para aplicar en el municipio y los exponen para la evaluación final: los responsables de Cultura asisten en esas ocasiones y hasta ahora se han mostrado satisfechos con las propuestas.

113 Guillermo Bonfil Batalla, “Lo propio y lo ajeno. Una aproximación al problema del control cultural” en Adolfo Colombres (compilador), La cultura popular, México, La red de Jonás Premiá Editores, 1982.

114 Javier Pérez de Cuéllar, Lourdes Arizpe y otros, Nuestra Diversidad Creativa, México, UNESCO, 1997, 11-13

115 Garretón señala que la lucha por la posición o el poder como fin en sí mismo, conjugados con el abandono de la “dimensión proyecto” de la política y la incapacidad para responder a las demandas de la sociedad, dan lugar a las nuevas formas de corrupción.

116 Arturo Jauretche, Los profetas del odio y La Yapa, Buenos Aires, Corregidor, 2007.

117 Boaventura de Sousa Santos, Una epistemología del sur, México, Siglo XXI Clacso, 2009.

118 Rodolfo Kusch, Geocultura del Hombre Americano, Buenos Aires, García Cambeiro, 1975.

119 Antonio Arantes, citado en Olmos-Santillán Güemes (compiladores), Culturar; las formas del desarrollo, Buenos Aires, CICCUS, 2008.

120 Isabel Villaseñor Alonso y Emiliano Zolla Márquez, “Del patrimonio cultural inmaterial o la patrimonialización de la cultura”, Cultura y Patrimonio, 2012, obtenido de: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/mx/

121 Resulta interesante la observación de Cristina Cruces Roldán en “El flamenco como objeto de deseo. Autenticidad, mercado y políticas culturales”, sobre “las condiciones que exige UNESCO en sus Declaraciones de Patrimonio Oral e Inmaterial. La primera proclamación del año 2001 se dirigió explícitamente hacia espacios culturales y formas de expresión populares y tradicionales de valor excepcional, enraizadas, que sirvieran de modo de afirmación de la identidad cultural y jugaran un rol cultural actual. Pero, indicaba literalmente, debían estar “amenazadas de desaparición a causa de la falta de medios de salvaguarda y de protección, sea por procesos de transformación acelerada, urbanización o aculturación”. Es decir, la propuesta de UNESCO parece dirigirse a patrimonios del mundo que necesitan ser preservados garantizando así la propia diversidad cultural. Hacia culturas minoritarias que no están dotadas de patrimonios evidentes como los monumentales, pero que sí son depositarias de saberes con fuerte concentración de patrimonio cultural inmaterial. Hacia pueblos cuyos cauces de expresión y representación en sus estados-nación no están asegurados. Con este fin, a los aspirantes se les exige la presentación de un plan de acción de revitalización, salvaguarda y promoción. Plan de acción que en el caso de la Quebrada de Humahuaca no parece evidente. Flamenco, negro sobre blanco. Investigación, patrimonio, cine y neoflamenco, Sevilla, Editorial Universitaria, 2018

122 Isabel Villaseñor Alonso y Emiliano Zolla Márquez, “Del patrimonio cultural inmaterial o la patrimonialización de la cultura”, Cultura y Patrimonio, 2012, obtenido de: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/mx/

123 Villaseñor y Zolla, 81.

124 Villaseñor y Zolla, 90.

125 Roberto Gómez Bolaños, El Chapulín Colorado., México, programas de televisión

126 Villaseñor y Zolla, op.cit., 95.

Auteur

Argentino. Profesor en Letras, Master en Cultura Argentina. Director de la Licenciatura en Gestión Cultural en la Universidad Nacional de Avellaneda. Desarrolla cátedras de Política Cultural en distintos espacios académicos. ORCID ID: 0000-0001-9323-2350.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search