Version classiqueVersion mobile

Comunidad y Estado en Álvaro García Linera

 | 
Tomás Torres López

Consideraciones finales

Texte intégral

1Los resultados de nuestra investigación nos permiten concluir, entre otras cosas, que no podemos observar rupturas en los conceptos de Estado y comunidad y en la relación que median entre ellos en la obra de Álvaro García Linera. Ahora bien, esto no implica que los planteamientos teóricos del autor se mantengan sin modificaciones, sino que, al ser un asiduo lector de la coyuntura, otorga énfasis diferentes a partir de la situación política nacional. De este modo, los lugares de enunciación nos permiten observar dichos relieves para determinar que la trayectoria de vida con la intelectual, se encuentran cohesionadas bajo la búsqueda constante de realizar transformaciones profundas que terminen con las exclusiones, políticas, sociales y culturales, que vivencia la mayoría de la población boliviana.

2Es necesario recalcar que las ideas de transformación del Estado, mediante la apropiación de este por parte del bloque “plebeyo” se encontraba en las reflexiones que, en el contexto de lucha guerrillera, comenzaba a plasmar en sus primeros libros. Adicionalmente a esto, consideramos que cualquier intelectual que se plantee analizar la realidad está, inmediatamente, interviniendo en ella, en consecuencia, potencialmente puede contribuir a su transformación, este camino creemos es el que adoptó García Linera.

  • 601 Benda, J., op., cit., 1951.

3Su labor como intelectual público, luego de su encarcelamiento, da cuenta de cómo observa el rol que deben desempeñar las ciencias sociales con el campo social. El muro que separa, metafóricamente, el campo intelectual del político ha intentado ser derribado por este autor que, en conjunto con sus pares, creo un colectivo (Grupo Comuna), que desafió los cánones neutralistas de la sociología clásica de intelectuales y llevó a cabo en profundidad esa traición que mencionaba Benda601, para que aflorara un vínculo estrecho entre la acción colectiva y la intelligentsia. Sin dudas este hecho, permitió ampliar las audiencias de las ciencias sociales, y de la sociología en particular, modificando la manera en que se comprendía la labor intelectual. Si bien no fue el primer esfuerzo en plantearse este tipo de objetivos, el Taller de Historia Oral Andina de Silvia Rivera Cusicanqui comenzó un trabajo de reagrupación de intelectuales que estudiaran críticamente la realidad boliviana en 1994, si fue exitoso porque logró cohesionar ambos mundos, el político y el intelectual.

  • 602 Svampa, M., et., al., op., cit., 2009.

4Parafraseando a García Linera, la hegemonía realizada por intelectuales bolivianos que no investigaban, sino que producían sentido común602, fue puesta en entredicho y modificada. Si la propuesta gramsciana de la dominación sin coerción directa se le adiciona la capacidad dóxica de la producción del conocimiento bourdueana, nos enfrentamos a una situación en la cual la reflexividad de los sujetos es puesta en duda. Ante esta situación, la capacidad de hacer pensamiento crítico se complica debido a que hay que realizar un doble esfuerzo. Primero coordinarse colectivamente y luego producir conocimiento con estándares que el campo exige para acumular capital simbólico. Estos dos requisitos se detallan a lo largo de nuestra investigación, ya que son parte fundamental de la trayectoria del autor investigado.

5Finalmente, fue gracias a un estudio desde el punto de vista dialéctico de la totalidad el que nos permitió aproximarnos a los énfasis que surgen a partir de los lugares enunciativos. En otras palabras, la situación política y cultural boliviana en el período estudiado, pasó por diferentes situaciones: ofensiva del movimiento obrero, represión estatal, apertura de los mercados, reconfiguración del sujeto político, momentos de insurrección, etc., que fueron contorneando e influyendo en el contenido de los libros de García Linera. En consecuencia, la sociología de los intelectuales revolucionarios nos permitió acercarnos desde la comprensión de que esas situaciones forman momentos del todo.

6Por otro lado, la trayectoria de los conceptos de comunidad y Estado a partir de los diferentes lugares de enunciación desde los cuales reflexionó García Linera, como mencionamos, ha pasado por diferentes énfasis. A modo de exponer detalladamente este punto, es que continuaremos dividendo en los lugares enunciativos, la obra del autor. De esta manera, buscamos mostrar lo más nítidamente posible, los principales argumentos que encontramos para sostener la tesis de que no existe un sisma epistémico. Luego de ello, realizamos un análisis global del período estudiado.

Lugar enunciativo guerrillero (1988-1992)

  • 603 García Linera, Á., op., cit., 1990.

7En esta etapa rastreamos un elemento central que se repite, de manera solapada e incluso con otras palabras a lo largo de su trayectoria, este es, la afirmación estatal603. A pesar de aquello, como vimos, el requisito de esta es la constitución política de las comunidades. Para esto, la determinación del ser social indígena requiere de la reproducción de las formas comunitarias de producción, es decir, elementos comunes que vayan más allá de la historia de opresión compartida. Para Qhananchiri estas se encontrarían en la práctica de la negación de la negación de la forma valor. De aquí se comprende que el Estado sea observado como negatividad.

8Las influencias del Marx que estudia la comuna rural rusa son apreciables de manera nítida en esta etapa. Por ejemplo, en la idea de convivencia entre modos de producción diferenciados, que, más que imponer una línea cronológica para el desarrollo capitalista, tanto Marx como la interpretación que hace García Linera de él, buscan abrir caminos de transición al socialismo para no padecer la modernidad del capital. El comunista alemán no fue el único que intervino en esta visión no lineal de la historia. La experiencia en México, con guerrilleros centroamericanos fue también decisiva al momento de constituir su idea del rol que desempeñan los indígenas en la denominada “cuestión nacional”.

9Esta noción, la de una modernidad alternativa, emerge bajo la concepción de universalización de las fuerzas comunitarias. Para concretarse este proceso, debe surgir una fuerza capaz no sólo de tomar sino de transformar el Estado.

10El Estado es pensado como expresión cristalizada de las correlaciones de fuerza entre explotados y explotadores. El aparato estatal no sería sólo un tema de naciones sino, principalmente, de relaciones de producción las que también expresarían un aspecto de la situación político-cultural de la dominación. Al existir modos de producción diferentes entre sí, se generarían formas específicas de producción de valor las que influiría en las relaciones sociales generales. La idea de la primacía del valor de uso sobre el valor de cambio es tomada de los estudios que Bolívar Echeverría hace del El Capital en sus cursos de marxismo dictados en la UNAM.

  • 604 Torres, T., & Ortega, J., op., cit., 2017.

11Sobre la comunidad, en esta etapa, el autor ve en ella el sujeto capaz de lograr transformaciones profundas. Es en las relaciones comunitarias donde se encuentran las fuerzas del trabajo vivo, es decir, la capacidad creadora de los sectores subalternos. La forma política604, o sea, la expresión fetichizada de las relaciones en el campo político sería la expresión de la realidad del capital, mientras que la comunidad seria la manera mediante la cual se concretan formas antagónicas a la valorización del valor.

12En la búsqueda de concretar formas antagonistas de producción, es que surge la importancia del concepto de nación. Este designaría la afirmación de la constitución política de las comunidades, una especie de espacio de universalización de las experiencias de opresión compartidas. Como negación de esta identidad se encuentra el Estado. La comunidad y la nación son el complemento que permite entender aspectos socio-culturales que escapan a la producción directa de valor, es decir, una visión más amplia que la ofrecida por el marxismo ortodoxo.

13Para finalizar, el énfasis que otorga García Linera al Estado en esta etapa es el de la negación de la identidad indígena. Este, al ser una mera abstracción de la sociedad representa a una minoría económica y racialmente beneficiada. De este modo, la comunidad es vista como la potencia capaz de subvertir esta situación histórica. Ahora bien, esto no implica una disputa entre naciones, sino más bien, un llamado a los trabajadores, de diferentes orígenes étnicos a extender las relaciones comunitarias, es decir, Qhananchiri presenta un análisis cuya centralidad es la lucha de clases. El aparato estatal para ser asaltado debe ser transformado y para ser transformado debe ser asaltado. La afirmación estatal sería entonces, la alternativa para seguir un camino hacia el socialismo donde la constitución política de las comunidades es tan importante como el momento de lucha directa.

Lugar enunciativo carcelario (1992-1997)

  • 605 García Linera, Á., op., cit., 2015b.

14En la cárcel de Chonchocoro los análisis sobre el Estado y la comunidad logran profundizarse. Para García Linera el aparato estatal sería la expresión política de la forma valor. Como contraparte y a partir de un análisis dialéctico, las formas autónomas en las que se constituyen las comunidades se enfrentarían de manera fragmentaria a las sociabilidades universalizadas que produce el Estado605, por ende, las luchas por la emancipación tendrían frente a sí un límite objetivo.

15Los cercos programáticos que implicaba el contexto de militar en una guerrilla, como la beligerancia constante a las instituciones políticas, no le permitían mostrar de forma clara las conclusiones a las que estaba llegando. De este modo, el lugar enunciativo carcelario otorga una “libertad” que le permite expresar, sin arrepentimientos, las vías para potenciar las fuerzas comunitarias que se deberían anidar en el Estado.

16La forma valor y la forma comunidad, como sociabilidades diferenciadas y antagónicas tienen atención central en esta etapa. Ambas maneras de concebir el mundo y las relaciones de producción que conllevan se encuentran enfrentadas debido a la hegemonía de una por sobre otra. La disputa no versa sobre la necesidad de volver en la historia a formas “superadas” o de asumir las relaciones capitalistas como un momento necesario para el avance del proyecto socialista, sino más bien de comprender que la historia se crea a saltos, interrupciones y retrocesos que, mediante la perpetuación de características previas, enfrentadas con las del presente, se desarrolla la vida social.

17La comunidad en esta etapa es observada, directamente, como expresión del trabajo vivo. Si bien, como guerrillero, la comunidad representaba las relaciones de producción no-capitalistas donde primaba el valor de uso, en la cárcel, esta toma cuerpo como forma de insubordinación a la objetivación del trabajo. A diferencia de lo que se suele pensar, las influencias de Antonio Negri sobre García Linera se presentan de manera tangible en este período. Las ideas como insubordinación, trabajo vivo o proceso inmediato de trabajo dan cuenta de usos teóricos similares entre ambos. No sería bajo la idea de multitud, en la etapa de “intérprete”, el punto de encuentro.

  • 606 Negri, A., op., cit., 2004.

18Las posibilidades latentes del trabajo vivo como creación productiva frente a la objetivación del trabajo muerto, es algo que abunda en las teorizaciones del Negri de los 70, sobre todo del que escribe sobre la necesidad de la insubordinación por medio de la autovalorización del proletariado606. Esto último, García Linera, lo comprende como el ejercicio práctico de relaciones sociales antagónicas al capital. La autovalorización, entonces, sería la manera mediante la cual las fuerzas comunitarias serían capaces de expandir luchas parciales a globales, es decir, de transformar desde lo particular, lo general.

19Nuevamente, comunidad y Estado son dos conceptos vinculados entre sí que, si bien se niegan, se necesitan para propiciar el desarrollo postcapitalista boliviano. Las características de estos, formas de producción socializadas y reparto del excedente (comunidad) y la capacidad de universalización de la sociabilidad (Estado), serían las maneras mediante la cual es posible pensar un diálogo emancipatorio que propicie una duradera formación social contraria a la modernidad capitalista.

  • 607 Tal y como lo hace el dinero en la explicación que entrega Marx en el reconocido capítulo “El fetic (...)

20En la cárcel se produce una profundización reflexiva sobre lo planteado por Qhananchiri. Por una parte, existe una despersonalización del antagonismo social para pasar a una abstracción que permita observar como las formas que adopta el valor se encuentra en disputa. La modernidad se enfrentaría a la comunidad. Esto puede parecer como la lucha entre dos temporalidades y la apuesta de García Linera puede ser leída como un eterno retorno a formas de vida naturales, sin embargo, no se trata de eso. La disputa está en como las relaciones de producción son capaces de producir una construcción socio-cultural antagonista. La confrontación se entiende mediante la idea de que la centralización de los medios de producción implica, per se, el monopolio del poder político de una clase por sobre el resto de la sociedad (forma valor) contra la democratización del poder político por medio de relaciones comunitarias que afirman la importancia de la cualidad por sobre la cantidad (forma comunidad). De este modo, este período reafirma la necesidad de vincular la posibilidad universalizadora del Estado, que en apariencia es capaz de representar lo general607 y junto con la comunidad, podría alcanzar una socialización de los medios de producción, la tierra y la riqueza.

Lugar enunciativo académico (1997-2005)

  • 608 García Linera, Á., op., cit., 2005a.

21Como intérprete, es decir, cuando comienza a dedicarse a la academia luego de su prisión política, García Linera comienza a observar lo que denomina fisura colonial608. Esto apunta a las estructuras coloniales de dominación heredadas que se reproducen en el presente. De este modo, el interés respecto del Estado sería entender las cristalizaciones institucionales que adopta esta ruptura de lago plazo. Si bien esto pareciera ser contradictorio con el surgimiento de fuertes movimientos sociales que impugnaban al campo político con demandas anti-neoliberales, no lo es del todo, ya que lo realizado por el sociólogo autodidacta buscaba analizar los problemas que no pudieran ser resueltos sino únicamente por medio de una Asamblea Constituyente que pusiera en el centro la cuestión indígena.

22Ahora bien, es en este período donde logra caracterizar los tres componentes del Estado (ideas movilizadoras, correlación de fuerzas y entramado institucional), los que le permiten determinar la profundidad de una crisis, como también las maneras de manifestación del ciclo de protestas iniciado en el año 2000 con la “Guerra del Agua”, ya que mientras no se logre impugnar estos elementos no sería posible una transformación del Estado.

23La exclusión de las mayorías indígenas es rastreada desde los orígenes de la República, por ende, no es azaroso el estudio de la fisura colonial, sino más bien una forma de expresar como la política ha sido enajenada de la mayoría de la población boliviana. En este contexto teórico surge la idea de plurinacionalidad como salida a la distancia generada, entre indígenas y política, por los años de Estado colonial. Cabe destacar que este concepto no fue puesto en discusión exclusivamente por García Linera sino por la mayoría de los intelectuales pertenecientes al Grupo Comuna.

24Sobre la comunidad se observa un giro reflexivo importante. Al igual que en sus etapas precedentes las formas comunitarias son caracterizadas como trabajo vivo, pero ahora la insubordinación está relacionada a la capacidad disruptiva que adopte esta como movimiento social. Es decir, los movimientos sociales son expresión del trabajo vivo y serían, por consiguiente, una forma que asume la comunidad en tiempos de neoliberalismo.

  • 609 García Linera, Á., op., cit., 2001a.

25Este ejercicio intelectual se fundamenta en que existen tipos de movimientos sociales donde la forma comunidad es uno de ellos, aquel que aglutinaría las demandas del movimiento indígena. Pero también hay otros en los que se pueden rastrear influencias de la comunidad como tal. Ejemplo de ello, es que en la forma multitud las relaciones horizontales de sus miembros, las decisiones asamblearias y vocerías son experiencias adoptadas desde la constitución política de las comunidades de los pueblos originarios que es explicada por el propio García Linera609, si bien no es lo medular del análisis, se encuentra presente. Lo fundamental es la potencialidad emancipatoria, permanencia en el tiempo y capacidad instituyente de la acción colectiva.

26Su rol como asesor de sindicatos cocaleros, sumado a su presencia en paneles de discusión política de televisión lograron otorgarle legitimidad dentro del campo intelectual y social. De este modo, el énfasis en el Estado y la comunidad, de esta etapa, está puesto en cómo es posible institucionalizar la contestación subalterna iniciada en la Guerra del Agua para que pueda perdurar en el tiempo y de este modo que no devenga sólo en una explosión de malestar. En este contexto, aparece nuevamente la afirmación estatal. La constitución del sujeto político se había realizado por medio de las movilizaciones e incluso se habían creado expresiones políticas como el MAS que, lejos de ser un partido tradicional es una sumatoria de organizaciones de base y movimientos sociales. En consecuencia, la experiencia acumulada por este instrumento político apuntaba directamente a transformar el Estado por medio de una Asamblea Constituyente. Así, este fue el espacio perfecto para poder aplicar sus reflexiones precedentes. Ahora bien, García Linera es consciente de que la coyuntura va determinando las características y profundidad de los cambios, es decir, no se puede avanzar, vía decretos, más allá de lo que las mismas clases subalternas permitan. En este sentido surge el concepto del “Gobierno de los Movimientos Sociales” que de alguna manera sintetiza la posición que ya había expresado desde la guerrilla, esta es, la colaboración entre comunidad y Estado para avanzar hacia el socialismo.

Lugar enunciativo institucional (2006-2017)

27La llegada a la vicepresidencia implicó grandes cambios respecto de su quehacer intelectual. Si bien continuó su producción teórica, esta se vio afectada fuertemente en términos de volumen.

28Teniendo eso en consideración, es que surgen dos conceptos que son claves para comprender el énfasis que otorga al aparato estatal en esta etapa. Por una parte, tenemos lo que denomina, tomando el concepto de René Zavaleta Mercado, Estado aparente, el cual sería la mistificación de la forma enajenada de representación de la totalidad, que se expresa tanto a nivel político como geográfico. Como contraparte emerge la idea de Estado integral el cual tendería a representar a la totalidad de la población buscando extender su influencia en todo el territorio nacional.

  • 610 García Linera, Á., op., cit., 2015c.
  • 611 Con esto nos referimos a la etapa de intérprete cuando García Linera caracteriza al Estado con tres (...)

29Suponer esta diferencia es pensar que en la práctica ha estado presente uno de ellos. En este sentido, al marcar los puntos entre uno y otro extremo lo que se realiza es un ejercicio mediante el cual uno (Estado integral), implica la transformación radical del otro (Estado aparente). Bajo esa lógica podemos observar una continuidad teórica desde su época guerrillera, ya que si bien el Estado es una mistificación de la generalidad o una “comunidad ilusoria”610, no deja de tener características de universalización. De igual modo, la llegada a la vicepresidencia no implica que por medio de una administración de nuevo tipo se logren realizar cambios en la fisionomía del Estado, en consecuencia, lo que se requiere, es comprender que la disputa que se libra al interior611 de este debe venir acompañada de un correlato social.

30Estado integral entonces, implica pensar un Estado imbuido con las necesidades mayoritarias de la población eso si, sin despreocuparse del resto de la sociedad, ya que no se podía dar cabida a la constitución política alternativa que podría representar la oposición por los intentos golpistas de este sector en el año 2009. Por su parte la comunidad no es teorizada detenidamente y más bien se comprende como el preludio de un futuro socialista. En el lugar de enunciación guerrillero, planteamos la idea de que García linera comprende al socialismo como extensión de la comunidad. El socialismo, dada la condición de abigarrada de la sociedad boliviana, no puede desentenderse de este problema. Para eso la comunidad, que implica relaciones de producción antagónicas al capital, requiere de mezclar en su constitución política, elementos tradicionales de su historia con una perspectiva estratégica que ponga como horizonte la transformación social.

  • 612 García Linera, Á., op., cit., 2005b.

31El socialismo como extensión de la comunidad, implica una mixtura entre formas no-capitalistas de producción con formas post-capitalistas de producción. Estas, las segundas, se encuentran, en ciernes, en las primeras, pero no desarrolladas. De cualquier manera, García Linera propone considerar el concepto de socialismo comunitario para entender la necesidad de diálogo entre ambas tradiciones, cuestión que ya había intentado realizar en su conocido artículo “Indianismo y marxismo: El desencuentro de dos razones revolucionarias”612.

  • 613 García Linera, Á., op., cit., 2012a.

32El énfasis en este período está marcado por la cooperación entre comunidad y Estado. Estos elementos implican una tensión constante entre un lado y otro, son una tensión creativa, puesto que una (la comunidad) apunta hacia la democratización del poder político mientras que el Estado, por definición, implica necesariamente lo contrario613. Ahora bien, el que no exista un tratamiento directo hacia la comunidad como en los períodos precedentes, creemos que no significa que pierda importancia, sino más bien que la capacidad de generar un consenso entre ambas partes pasa, primero, por transformar el carácter del Estado, volverlo integral.

33A continuación, realizamos una lectura general de los conceptos que permita extender las reflexiones desde los lugares de enunciación. De esta forma buscamos exponer los énfasis diferenciados, las posibles aperturas investigativas y las contribuciones que buscamos mediante este libro.

Una visión global

34Si bien consideramos que no existen quiebres que impliquen reconsiderar aspectos que fueron trabajados en los diferentes contextos enunciativos, si creemos que se pueden observar diferentes énfasis a partir de la situación en la cual este intelectual está interviniendo. Hemos visto de manera detallada las principales conclusiones a las que llega García Linera en sus diferentes lugares de enunciación y cómo sus reflexiones permanecen en el tiempo.

  • 614 García Linera, Á., op., cit., 1990.

35El Estado, ha mantenido un tratamiento más o menos similar en las diferentes enunciaciones. Sin embargo, lo que pudiéramos observar en su etapa guerrillera como “afirmación estatal”614, posteriormente se fue desarrollando en conjunto con las situaciones que fueran emergiendo en la coyuntura política boliviana. En este sentido, al igual que con la comunidad, los énfasis respecto de cómo acceder al poder estatal y quienes deberían ser los sujetos históricos que vehiculizaran las aspiraciones subalternas son dos aspectos que marcarán los puntos analíticos diferenciados a partir de los lugares de enunciación.

  • 615 García Linera, Á., op., cit., 1999b.
  • 616 García Linera, Á., op., cit., 2001b.

36Relacionado a lo anterior, podemos decir que las reflexiones de García Linera sobre la comunidad y el Estado se ven afectados por el interés de contornear un nuevo sujeto. En sus investigaciones sobre la condición obrera615, como sobre las construcciones simbólicas de la misma616 se puede observar que la fuerza política de la clase trabajadora estaba en franca decadencia luego de la derrota política sufrida a manos de los militares en la denominada Marcha por la Vida. Ahora bien, si analizamos sus escritos durante la guerrilla, podemos ver con detención que el discurso de sublevación no va dirigido a la nación en abstracto, es decir, a un concepto, en el sentido filosófico, sino que apunta a los trabajadores. Esto incluye a los pueblos indígenas, ya que la introducción del capitalismo en el campo boliviano habría penetrado en los pueblos originarios generado diferencias de clase al interior de estas.

  • 617 García Linera, Á., op., cit., 2000b.

37El emplazamiento a los trabajadores de diferentes nacionalidades, lo desarrolla en los lugares enunciativos de la guerrilla (1988-1992) y la cárcel (1992-1997), es decir, entre los años 1988 y 1997. La investigación empírica sobre la clase obrera boliviana (publicadas entre el año 1999 y 2001), le permite, como dijimos, observar que hay una fisionomía de esta, descentralizada y des-sindicalizada. La academia le permite acceder a diferentes datos para llegar a esa conclusión y anunciar la “muerte de la condición obrera”617. En este sentido, podemos decir que es un intelectual que está constantemente analizando la coyuntura para buscar un camino revolucionario, observando en las movilizaciones sociales generadas a partir del intento de privatización del agua la emergencia de un sujeto que no tiene una identidad pura, ni sindical ni indígena, sino más bien múltiple.

  • 618 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.
  • 619 García Linera, Á., op., cit., 2001a.

38De este modo, comienza a teorizar sobre el bloque plebeyo. Este concepto, permitió acelerar sus reflexiones precedentes sobre la “afirmación estatal” y sobre la capacidad que tiene el Estado de universalizar y potenciar las fuerzas subalternas en miras de avanzar hacia un horizonte socialista. De la misma manera, las reflexiones sobre la comunidad pasan de una centralidad en las relaciones de producción no-capitalistas de latencia libertaria del trabajo vivo (en las enunciaciones guerrillera y carcelarias) a las formas de subjetivación que generan la sociabilidad comunitaria, presente en los movimientos sociales bolivianos del año 2000 en adelante. Este bloque de poder en conformación618 tendría características urbanas y rurales, campesinas y obreras, intelectuales y mineras, etc., es decir, es de una composición de clase heterogénea, sin embargo, la hegemonía de esta fuerza social que se asomaba en la historia tenía que recaer en los movimientos de indígenas y trabajadores619.

  • 620 García Linera, Á., op., cit., 2016.

39En este sentido, una situación similar pasa desde el lugar enunciativo de “intérprete” (1997-2005) al de vicepresidente (2006-2017). Puesto que, por una parte, la comunidad comienza a desvanecerse de las reflexiones principales del intelectual para dar paso a una concentración en la defensa del “proceso de cambios” y en consolidar un “Estado integral”620. Es indiscutible que los intereses teóricos de García Linera sufren cambios a partir de los lugares de enunciación, es más, ese es el motivo por el cual los estudiamos, pero no podemos afirmar que hay un desplazamiento directo de lo comunitario a favor de lo institucional, más bien lo que opera es una lectura constante de la realidad que permita a las clases subalternas cambiar el orden de cosas, sea como eje el Estado o los movimientos sociales.

  • 621 Burawoy, M., op., cit., 2005.
  • 622 Hablamos de “La geopolítica de la Amazonía” (2012) y de “El “onegismo” enfermedad infantil del dere (...)

40Los lugares de enunciación nos permiten observar un segundo elemento aparte de la trayectoria de los conceptos. Mediante la investigación descubrimos que las producciones discursivas de García Linera se modifican a partir de los contextos enunciativos. Las audiencias, en el sentido de Burawoy621, se modifican y por ende el vínculo entre intelectual y estas también. Esto lo notamos, por ejemplo, en los libros producidos en sus tiempos de guerrillero (1988-1992) donde busca interpelar a un sujeto de manera directa, lo que hace que el discurso se focalice a los trabajadores e indígenas. Mientras que como “intérprete” (1997-2005), si bien se mantiene un llamado e interpelación ya no es desde el aspecto político, sino que más bien desde la reflexión académica de proponer lecturas críticas del presente y posibles salidas a dichos momentos. En la vicepresidencia (2006-2017) el dispositivo del discurso se modifica sustancialmente. En este período y el carcelario (1992-1997) se pueden apreciar las modificaciones más importantes. El primero porque hay un llamado a la totalidad de las naciones y ciudadanos que componen el Estado plurinacional, incluso en sus libros donde polemiza con otros sectores de intelectuales622, y el segundo por encontrarse prisionero donde más bien realiza su trabajo teórico más denso.

41En relación con lo anterior, el período carcelario, por los libros que analizamos, nos permite observar que hay dos situaciones de relación con sus audiencias. La primera está enfocada a discutir con académicos y conocedores de la obra de Marx plasmado en el libro “Forma valor y forma comunidad”, mientras que, en sus últimos momentos en prisión, en el libro “Las armas de la utopía”, vuelve a haber una interpelación directa a las comunidades y trabajadores. Si bien esto último, la relación audiencias-intelectual no es parte de nuestros objetivos investigativos, nos parece importante destacarlo, ya que se relaciona directamente con su forma de establecer sus intervenciones, como también por la normatividad resuelta de este grupo social, cuestión que García Linera intenta solucionar en la práctica.

42De este modo, a partir de nuestro análisis, creemos que García Linera no solo es un intelectual crítico, sino uno que, a lo largo de su trayectoria, busca teorizar la coyuntura e intervenir en ella. Si observamos los diferentes lugares de enunciación podemos ver que, salvo en el período carcelario, el actual vicepresidente, ha estado presente en los hitos políticos más relevantes. La creación de una de las últimas guerrillas en América Latina, como asesor/actor/comentarista en las movilizaciones del primer quinquenio del siglo y posteriormente como segundo al mando del Palacio Quemado.

43El período carcelario no le permitió estar presente en la formación del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos. Además, no hay registros que nos permitan decir que García Linera tenía interés en la conformación de este. Es más, consideramos que hubiera sido difícil que esto sucediera debido a las cercanías que tenía el intelectual encarcelado con su ex compañero del EGTK, Felipe Quipe. Este último, representa una visión radical del katarismo-indigenista, por ende, hubiera sido complejo ver la participación de Qhananchiri en la conformación del MAS.

44La lectura sistemática de la coyuntura es el marco sobre el cual García Linera produce sus postulados. Más que interesarse en generar tratados que puedan ser aplicados en el tiempo, es un intelectual que busca transformar la realidad.

  • 623 Aguiar, J., op., cit., 2014.

45Tras haber realizado esta investigación creemos que los lugares de enunciación no sólo son pertinentes para comprender la producción intelectual de un autor, sino que, en este caso particular, como lector de la coyuntura, permite entender los aparentes cambios políticos que afectarían su trayectoria. En este sentido, consideramos que algunos de sus críticos como Aguiar623 no consideran el impacto que tiene el contexto en la producción intelectual y por ende la diferenciación de énfasis que tiene el autor con el Estado, la nación, la comunidad y las luchas emancipatorias.

46Las intervenciones también cambian a partir de los diferentes contextos enunciativos. Si bien como guerrillero sus intervenciones intelectuales se proponían debatir con la izquierda tradicional boliviana mediante la publicación y difusión de panfletos, en la cárcel con los “cuadernos de discusión” y como intérprete con su participación en los medios de comunicación es en la vicepresidencia donde logra materializar un dispositivo de intervención, dada la legitimidad y poder que otorga la maquinaria estatal. Esto no quiere decir que sus actividades intelectuales dispuestas a transformar la realidad no tuvieran efectividad antes de la vicepresidencia, es más, creemos que, mediante el aporte de los intelectuales, más la demostración de poder que realizaron los movimientos sociales, se logró consolidar el “proceso de cambios”.

  • 624 García Linera, Á., op., cit., 1991.

47Sobre esto último, creemos que la noción de teoría y práctica como una unidad dialéctica624 se aprecia de manera clara. En el lugar enunciativo de la guerrilla Qhananchiri ponía en el centro del quehacer intelectual y político, la fundición de conocer la realidad, estudiarla, y esforzarse por transformarla. A lo largo de su trayectoria observamos que fue más que una propuesta, ya que esta va tomando cuerpo en el desarrollo de su vida mediante las diferentes intervenciones.

  • 625 García Linera, Á., op., cit., 1990., García Linera, Á., op., cit., 1991., García Linera., A., et., (...)

48Por otro lado, los análisis y definiciones, en los diferentes lugares enunciativos que hace del Estado, se aprecian ciertos aspectos comunes. Tanto la idea de ser un monopolio de la legitimidad, de la riqueza y de la política625 se encuentra como uno de los nodos centrales para describir la maquinaria estatal. La trama de la correlación de fuerzas en su interior permite que tanto en la guerrilla, la cárcel y como “intérprete” esté en la búsqueda de un sujeto que sea capaz de hacer emerger un nuevo bloque de poder que dispute la conducción hegemónica y política del país. También el entramado institucional es considerado, si bien no tanto como guerrillero ni en la cárcel, si como “intérprete” y vicepresidente.

49El Estado a lo largo de su trayectoria no pasa por definiciones que de alguna manera vayan siendo selectivas a partir de la situación política, a diferencia de lo que realiza para concretar su práctica intelectual y política, sino que menciona los aspectos nodales de este para que pueda ser comprendido y abordado desde la contestación subalterna. Es decir, si bien García Linera es un lector de la coyuntura, también establece demarcaciones claras con el adversario. De otra manera, la modificación constante de las condiciones políticas no hubiera permitido que este la ayudara a los sindicatos y movimientos sociales.

  • 626 Lo decimos por el análisis de sus componentes y su forma de intervención en el campo social, no com (...)

50En este sentido, más que un giro práctico, que desembocaría en la llegada a la vicepresidencia, lo que observamos es que sus proposiciones políticas se modifican a partir de cómo observa la coyuntura. De esta manera, el Estado, en particular, pasa de un análisis estructural626 a otro coyuntural. De ahí que el autor hable de diferentes fisuras (colonial y territorial). Las estructuras coloniales heredadas permiten definir un rasgo fundamental en las formaciones estatales de nuestros países, ya que la exclusión de las mayorías indígenas bolivianas no sería sólo una cuestión reciente, sino que nos remonta a la forma de construcción de la República.

  • 627 García Linera, Á., op., cit., 2016.

51Por otro lado, por fisura territorial entendemos la carencia de institucionalidad estatal en partes del territorio nacional. Ahora bien, el concepto nos permite comprender de manera acotada en el tiempo de formación de la República hasta la llegada al poder del MAS en el año 2005, como funcionaba un Estado incompleto que no era capaz de tener presencia en la totalidad del territorio, ni mucho menos tenia la capacidad de distribuir el excedente. A esto García Linera lo denomina Estado aparente627, tomando prestado el concepto del sociólogo de la misma nacionalidad, René Zavaleta.

  • 628 García Linera, Á., op., cit., 2012b.

52De alguna manera, lo que hace el intelectual estudiado es poner en perspectiva las diferentes temporalidades históricas que conviven en la abigarrada sociedad boliviana. Por una parte, las herencias coloniales no permiten la participación política de los pueblos originarios y por otra la espacial demuestra cómo, aún en tiempos de hegemonía capitalista en el país andino, se perpetúan ese tipo de hechos, ya que al no existir soberanía en territorios existen relaciones de producción no-capitalistas con formas de dominación hacendal y las del régimen de explotación628.

  • 629 Ceceña, E., op., cit., 2005.

53En este sentido, la “afirmación estatal” pasa de ser una propuesta para las naciones oprimidas a una opción plebeya, mediante la cual el análisis de la constitución estatal y de la exclusión no sería únicamente para los pueblos originarios, sino que, con el avance del neoliberalismo, ejemplificado en el intento de privatización del agua, demostraría que la exclusión abarcaría diferentes sectores sociales, desde clases medias hasta trabajadores agrícolas y campesinos629.

  • 630 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010.

54Volviendo sobre este punto, la conformación del bloque plebeyo, desde una mirada de la definición de Estado de García Linera, otorgó parte de la estabilidad del “proceso de cambios” dado que este conglomerado heterogéneo, donde conviven diferentes sectores, naciones y clases sociales, fue capaz de interpelar a la mayoría del cuerpo social. Ahora bien, y esto con perspectiva de presente, puede ser también que el desgaste de este sea también la génesis de una posible derrota electoral. Cabe destacar un punto conflictivo en el lugar de enunciación vicepresidencial. En su texto “El Estado en transición. Bloque de poder y punto de bifurcación”630, García Linera propone que mediante el quiebre de la resistencia reaccionaria, tras pasar por la emergencia de un nuevo imaginario, el empate catastrófico y la renovación de las élites se comenzaría a gestar un período que denomina, punto de bifurcación. Para el vicepresidente, este momento se caracterizaría por la disputa de dos proyectos que terminaría con la imposición de uno de ellos como vencedor, el problema surge cuando nos preguntamos ¿hasta qué punto esa imposición es hegemónica? De ahí que el momento “gramsciano” deba extenderse ad infinitum como vía efectiva de hacer perdurar las transformaciones realizadas.

55Por otro lado, creemos que existe un punto que no es abordado, al menos no de manera directa. La conformación del bloque plebeyo, como conglomerado social, es conflictivo y si bien en el punto de bifurcación se logra anular el proyecto del enemigo, este es capaz de rearticularse e intentar influir en una formación político-social tan heterogénea como esta. Por lo cual, el nuevo período histórico, más que marcar un nuevo sentido de época es el origen para confeccionar una nueva hegemonía. Este punto no es abordado por García Linera y parece soslayarlo. Sin embargo, luego de esta etapa definitoria que permitió la estabilidad institucional de la Constitución masista, se presentaron diferentes problemas como el conflicto del “Gasolinazo” o el del TIPNIS.

  • 631 García Linera, Á., op., cit., 1988, García Linera, Á., op., cit., 1990, García Linera, Á., op., cit (...)

56En relación con la comunidad, sucede algo similar que con el Estado. Esta, en el lugar guerrillero y carcelario de enunciación, es abordada como la latencia de relaciones sociales antagónicas al capital631, observadas tanto las capacidades de sus relaciones de producción no centradas en la creación de mercancías, como también por la forma de apropiación del trabajo y la propiedad de la tierra. En otras palabras, la producción y distribución del fruto del trabajo se reparte a partir de lógicas colectivas donde tanto la propiedad, el instrumento y el objeto de trabajo, no se basan en su uso privado sino comunitario.

  • 632 García Linera, Á., op., cit., 2015b.
  • 633 García Linera, Á., op., cit., 2001a.
  • 634 García Linera, Á., op., cit., 1999c.

57Luego de analizar este punto detenidamente en Forma valor y forma comunidad632 García Linera comienza a observar el surgimiento del bloque plebeyo. De ahí, el análisis de los movimientos sociales se vuelve central, donde la parte simbólica cultural que implica la sociabilidad comunitaria, se encuentra contenida en ellos como expresión performativa de relaciones sociales no alienadas. Si bien la forma comunidad es un tipo de movilización social, esta, en tanto abstracción de las formaciones sociales no-capitalistas, se encontraría presente en la forma multitud, esta última la más masiva633. Ahora bien, el ejercicio intelectual realizado por García Linera para entrelazar lo comunitario con los movimientos sociales pasa también por pensar la comunidad como clase social634, es decir, como víctimas de las relaciones capitalistas de producción que comparten cierta cultura y forma productiva común.

  • 635 García Linera, Á., op., cit., 2015b.
  • 636 Svampa, M., et., al., op., cit., 2009.

58Lo anterior no implica que la comunidad haya perdido sus características de latencia emancipatoria, sino que su aplicación práctica, al contexto de movilizaciones sociales, sería mediante la extensión de las lógicas comunitarias que son descritas por García Linera en su período de enunciación carcelaria635. De este modo, tal como el propio sociólogo autodidacta menciona en una entrevista con Pablo Stefanoni, Maristella Svampa y Franklin Ramírez636 sus intereses investigativos serían mezclar el proceso técnico del trabajo, que encuentra en el Proceso de Trabajo Inmediato, con las construcciones simbólico-culturales de las clases.

59De esta manera, se constituye un ejercicio que consideramos es la extensión práctica de la comunidad en su lugar de enunciación vicepresidencial. Los movimientos sociales pasan a ocupar gran parte de su reflexión, estos serían el motor de conformación de las clases plebeyas que podría llegar a conformarse como bloque de poder.

60Ahora bien, una de las críticas a este punto de la teoría en García Linera tiene que ver en que a veces cuesta apreciar a los movimientos sociales sin un vínculo estatal. Si bien, en términos analíticos, la diferenciación suele ser bastante clara, el rango de actividad política de la acción colectiva con el poder político organizado del Estado en algunos momentos se diluye. Lo problemático de esto es que se pierde la noción de si la movilización social se define como negación o afirmación de la maquinaria estatal.

61Por otro lado, la descripción de contexto que realizamos a lo largo de la investigación da cuenta de cómo influye no sólo en sus intervenciones, sino también en sus reflexiones. A partir de esto, es que consideramos que García Linera es un lector asiduo de la coyuntura, ya que es mediante las diferentes expresiones políticas donde se va forjando una teoría del sujeto de transformaciones en Bolivia, las reflexiones comunitarias y también los objetos de estudio a priorizar. De esta manera, la perspectiva metodológica de la totalidad nos permitió establecer el hilo que se hilvana con la practica intelectual del guerrillero, el prisionero, el “intérprete” y el vicepresidente. Sin comprender el contexto político sería difícil apreciar el sustento y motivaciones de las reflexiones proporcionadas por García Linera.

62Especial atención requiere en su trayectoria, la experiencia del Grupo Comuna. El debate con estos intelectuales permitió, según creemos, abrir nuevas lecturas alejadas del marxismo más clásico. La incorporación de Bourdieu, en algunos momentos de Foucault, si bien son menores, se encuentran presentes. Este colectivo de intelectuales, además, permitió dar soporte a las proposiciones políticas de García Linera y jugaron un papel fundamental en el Proceso de Cambios. No obstante, luego de configurar el lugar enunciativo de la vicepresidencia el grupo se separa y la mayoría pasa a ser crítica de la gestión masista y del propio García Linera, especialmente dura es su ex pareja, Raquel Gutiérrez. Existe una influencia importante en la configuración teórica tanto del Estado como de los movimientos sociales, sin embargo, el grueso de las reflexiones o, mejor dicho, la matriz sobre la cual se basa el pensador altiplánico para teorizar estos objetos continúa siendo el marxismo, a pesar de que en el colectivo existían influjos fuertes de postestructuralismo.

  • 637 Echeverría, B., op., cit., 1998.

63Un punto importante de destacar es la influencia de autores marxistas en la teoría de García Linera. Es evidente el influjo que tuvo las lecturas de la crítica de la economía política realizadas por Bolívar Echeverría. Su estadía en México sirvió para que el intelectual boliviano se relacionara con estas corrientes interpretativas del marxismo que se ven de manera muy nítida en su etapa guerrillera y carcelaria. La primacía del valor de cambio como objeto constituyente de lo político, a su vez, el valor de uso denotaría la capacidad del “valor natural”637, como eje de transformación de la sociedad. La disputa entre valor de uso y valor de cambio es similar a la idea de forma valor con la forma comunidad, respectivamente.

64Un segundo marxista influyente en sus reflexiones fue René Zavaleta Mercado, quien mediante conceptos como forma multitud contribuyen, en su período de “intérprete”, a analizar las manifestaciones de los movimientos sociales. A su vez, la noción de Estado aparente también se encuentra teorizada por el connotado sociólogo. Tanto la idea de abigarrado como de Estado integral le permiten a García Linera tener las herramientas para caracterizar una situación política, que hacía más de 20 años, ya era apreciada por Zavaleta.

65Sobre este punto, un gran ausente es José Carlos Mariátegui. El marxista peruano no forma parte, más que en contadas ocasiones y jugando un papel secundario, en las reflexiones de García Linera. No podemos afirmar de manera contundente la razón, ya que ambos marxistas son heterodoxos y han cuestionado la hegemonía de una visión eurocéntrica del mismo. Este es un punto importante de esclarecer y deja abiertas varias interrogantes, tales como: ¿en qué medida el “socialismo práctico” tiene semejanzas con el socialismo comunitario? O ¿Cómo se vinculan sus propuestas de “nacionalización” del marxismo en sus determinados contextos? entre otras.

66Para finalizar, quisiéramos relevar dos puntos. El primero es otra hebra investigativa que se abre a partir de su ejercicio como vicepresidente. Como mencionamos, consideramos que en este lugar de enunciación la preocupación económica comienza a volverse muy importante en las intervenciones públicas de García Linera. De esta manera, se abren preguntas como ¿qué influencia tiene la economía en la política en este lugar de enunciación?, ¿es posible que el interés de desarrollar las fuerzas productivas permita un choque con las relaciones de producción? entre otras, esta última es de interés central para el marxismo.

  • 638 García Linera, Á., op., cit., 2011, p. 142.

67A diferencia de lo que se pudiera esperar de esta fórmula, creemos que la atención en este punto se debe a que: “La fuerza organizativa y la disposición colectiva de los movimientos sociales durante los últimos 5 años había llegado al Gobierno por la vía electoral, descartando la acción insurreccional ofensiva.”638. De este modo, creemos que el intento por desarrollar las fuerzas productivas al máximo de su capacidad es una manera de tratar de engendrar nuevas contradicciones que permitan avanzar en la profundización del socialismo. Así, la “potencia” que otorga el Estado es fundamental. Ahora bien, cabría preguntarse ¿este tipo de formulaciones -el máximo desarrollo de las fuerzas productivas- podrían encontrar un camino distinto a como han sido juzgadas por la historia? Creemos que esta pregunta solo puede resolverse en un sentido práctico, pues tal intento modificaría sustancialmente la formación social boliviana, por ende, las disputas al interior del bloque de poder.

Notes

601 Benda, J., op., cit., 1951.

602 Svampa, M., et., al., op., cit., 2009.

603 García Linera, Á., op., cit., 1990.

604 Torres, T., & Ortega, J., op., cit., 2017.

605 García Linera, Á., op., cit., 2015b.

606 Negri, A., op., cit., 2004.

607 Tal y como lo hace el dinero en la explicación que entrega Marx en el reconocido capítulo “El fetichismo de la mercancía” en “El Capital”.

608 García Linera, Á., op., cit., 2005a.

609 García Linera, Á., op., cit., 2001a.

610 García Linera, Á., op., cit., 2015c.

611 Con esto nos referimos a la etapa de intérprete cuando García Linera caracteriza al Estado con tres elementos, uno de ellos es la correlación de fuerzas, el otro la trama institucional y el tercero las ideas movilizadoras.

612 García Linera, Á., op., cit., 2005b.

613 García Linera, Á., op., cit., 2012a.

614 García Linera, Á., op., cit., 1990.

615 García Linera, Á., op., cit., 1999b.

616 García Linera, Á., op., cit., 2001b.

617 García Linera, Á., op., cit., 2000b.

618 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.

619 García Linera, Á., op., cit., 2001a.

620 García Linera, Á., op., cit., 2016.

621 Burawoy, M., op., cit., 2005.

622 Hablamos de “La geopolítica de la Amazonía” (2012) y de “El “onegismo” enfermedad infantil del derechismo (2011).

623 Aguiar, J., op., cit., 2014.

624 García Linera, Á., op., cit., 1991.

625 García Linera, Á., op., cit., 1990., García Linera, Á., op., cit., 1991., García Linera., A., et., al., op., cit., 2003., & García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010.

626 Lo decimos por el análisis de sus componentes y su forma de intervención en el campo social, no como una decisión epistemológica.

627 García Linera, Á., op., cit., 2016.

628 García Linera, Á., op., cit., 2012b.

629 Ceceña, E., op., cit., 2005.

630 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010.

631 García Linera, Á., op., cit., 1988, García Linera, Á., op., cit., 1990, García Linera, Á., op., cit., 1991, García Linera, Á., op., cit., 2015b & García Linera, Á., et., al., op., cit., 1996.

632 García Linera, Á., op., cit., 2015b.

633 García Linera, Á., op., cit., 2001a.

634 García Linera, Á., op., cit., 1999c.

635 García Linera, Á., op., cit., 2015b.

636 Svampa, M., et., al., op., cit., 2009.

637 Echeverría, B., op., cit., 1998.

638 García Linera, Á., op., cit., 2011, p. 142.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search