Version classiqueVersion mobile

Comunidad y Estado en Álvaro García Linera

 | 
Tomás Torres López

Lugar de enunciación institucional (2006-2017): el Vicepresidente

Texte intégral

1La vicepresidencia ha sido el sitio desde el cual García Linera ha intervenido en los últimos 11 años. Este lugar enunciativo ha propiciado el intento de llevar a la práctica los diferentes postulados que había teorizado. No obstante, también ha descubierto nuevas conexiones y formas en las que se manifiesta la estatalidad.

2Este paso, importante en la carrera política e intelectual del autor estudiado, lo expuso a fuertes críticas de diferentes sectores de la izquierda radical. A su vez, ha permitido dar un giro observable en su preocupación política central en estos años: la economía.

3Marx, en la introducción de su “Contribución a la crítica de la economía política” del año 1859, proponía una fórmula para generar un cambio revolucionario:

  • 525 Marx, K., Prologo a la Contribución a la crítica de la economía, [En línea], https://www.marxists.o (...)

En cierta fase de su desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o bien, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad en el seno de las cuales se han desenvuelto hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social.525

4En esta reflexión del alemán, creemos, se encuentra el fundamento de este giro, es decir, en las vías para sustentar materialmente un proceso de cambios que pueda permanecer en el tiempo.

  • 526 Lenin, V., Obras Escogidas, Rusia, Progreso, T., 7, p. 32.

5Por otro lado, uno de los mayores referentes políticos de García Linera, proponía que: “(…) la política es la expresión más concentrada de la economía”526, por tanto, lo económico no es un elemento aparte de lo político, sino que un momento del todo. Hay una conexión que los vincula como totalidad concreta donde uno no se puede entender sin el otro.

6Ahora bien, esta posición, lejos de ser una claudicación al ímpetu revolucionario, es más bien una lectura responsable de la situación política boliviana. Esto porque, luego del intento golpista del año 2009, por parte de las fuerzas de derecha apoyadas por Estados Unidos que terminó con la expulsión su embajador en Bolivia, hubo una descendiente actividad política de los movimientos sociales, donde además se asomaban las primeras críticas sobre la profundidad de los cambios propuestos por el Movimiento al Socialismo (MAS).

7En sintonía con lo anterior, creemos que García Linera no está esperando una nueva oleada, sino que está intentando, mediante el desarrollo de las fuerzas productivas lograr desatar una situación revolucionaria con condiciones más favorables que las iniciadas en el año 2000.

8Lo que queremos decir es que más que un giro pragmático, lo que observamos es un intento por complementar el desarrollo de las fuerzas productivas como esfuerzo genuino por entrar en contradicción con las relaciones de producción capitalista.

  • 527 García Linera, Á., op., cit., 2005c.

9Por otro lado, este lugar de enunciación se centra en lo que hemos denominado fisura neoliberal del Estado. A partir de la caracterización que realiza el propio García Linera, de la fisura colonial y territorial del aparato estatal527, extendemos esa analogía para graficar que la oleada del año 2000 logró modificar la fisionomía estatal en diferentes formas, que además logró cristalizarse en la Constitución ratificada el año 2009 por la ciudadanía.

La enunciación vicepresidencial: ¿un intelectual institucional?

10La llegada a la Vicepresidencia se produce en un momento de convulsión social importante. El triunfo del MAS en las elecciones de diciembre del año 2005 generó una ruptura no sólo con el sistema de partidos que sustentó la transición democrática sino también con el imaginario colonial que implicó durante siglos la exclusión de las mayorías indígenas de los espacios de decisión política.

11El año 2006, se celebró la Asamblea Constituyente, norte estratégico de los movimientos sociales que se levantaron desde el año 2000. Bajo este contexto es que la institucionalidad política, el Estado y su fisionomía jurídica sufrieron importantes cambios. La primera por la llegada de indígenas al poder tanto estatal como también al legislativo, la segunda por el reconocimiento de la plurinacionalidad que permitió, entre otras cosas, decretar espacios de autonomía para el desarrollo comunitario y que, este es el tercer punto, se ejerciera justicia diferenciada a partir del respeto de las tradiciones ancestrales de los pueblos.

  • 528 Albó, X., & Suyelza, F., Por una Bolivia plurinacional e intercultural con autonomías, Bolivia, PNU (...)
  • 529 Cunha, C., A construção do horizonte plurinacional: liberalismo, indianismo e nacional popular na f (...)
  • 530 García Lienra, Á., et., al., op., cit., 2010a.

12Existe vasta literatura que estudia estas modificaciones en términos políticos, donde destacan las reflexiones de Xavier Albó sobre los caminos a seguir para una descolonización completa del Estado528. También, queremos resaltar, la aproximación desde la ciencia política que realiza el intelectual Brasileño Clayton Cunha529 la que nos sirve para comprender la formulación de las crisis institucionales y la alternativa Constituyente, a través de las diferentes influencias hegemónicas en la formación política boliviana de lo que podríamos denominar, junto con García Linera530, como el punto de bifurcación del “proceso de cambios”.

  • 531 García Linera., Á., “Cómo se derrotó al golpismo cívico-prefectural”, Discursos & Ponencias, 3, 200 (...)

13Cabe destacar el complejo escenario, bajo la figura legal del referéndum, que golpeó los primeros años de gobierno del MAS. Tanto la oposición política, como sectores radicalizados desestabilizaron la posibilidad de lograr, con una correlación de fuerzas favorables, una Asamblea Constituyente sin concesiones. El apoyo económico estadounidense al intento golpista de la derecha intentó frenar el “proceso de cambios” mediante el bloqueo de carreteras, asesinatos selectivos y masivos531. A pesar de estos esfuerzos que buscan alzar jornadas insurreccionales, el gobierno logró repelerlos y, en un hecho inédito, expulsó de su país al embajador de Estados Unidos.

14Ahora bien, la enunciación vicepresidencial supone que el lugar de producción intelectual se ve fuertemente modificado. Por una parte, la capacidad de realizar análisis teóricos en dicho lugar se vuelve complejo, dadas las tareas contingentes que requiere realizar un vicepresidente, por otra, la nueva legitimidad que otorga el pertenecer al aparato estatal.

15No obstante, la producción intelectual de García Linera, si bien se ve afectada en cuanto a volumen, no deja de estar presente. El último libro que editan como Grupo Comuna fue publicado el año 2010 y aborda el problema del Estado. Aunque el vicepresidente aporta con un capítulo, que fue escrito en el año 2008, el libro trata la problemática general de la crisis estatal y cómo este puede cambiar su fisionomía para potenciar y profundizar un proceso de cambios radicales como el acontecido en Bolivia.

  • 532 García Linera, Á., “Democracia liberal vs democracia comunitaria”, Walter Mignolo, Catherine Walsh (...)

16Por otro lado, más allá de las valoraciones que se puedan realizar de la gestión del gobierno del MAS, lo que este lugar enunciativo implica es la estabilización de un cambio de época. En otras palabras, el inicio de descolonización del Estado532, generó una modificación respecto del vínculo entre política y pueblos originarios, donde estos últimos lograron desbordar el carácter patrimonial que había caracterizado a éste. Teniendo en cuenta lo último diremos que el movimiento de su labor intelectual, desde la guerrilla a la cárcel, el paso por la academia para finalizar en la vicepresidencia, es descrita por el propio García Linera de la siguiente manera:

  • 533 Svampa, M., et., al., op., cit., 2009, p. 58.

El tránsito de la academia al ejercicio de la vicepresidencia trae aparejados varios cambios, pero también continuidades. Los cambios más fuertes se vinculan a espacios para la lectura perdidos, pese a que me esfuerzo a codazos para conseguir tiempo para leer libros. Cuando uno investiga se tiene una tendencia a mirar niveles de comportamiento social general, existe una capacidad de abstraerse de detalles, de acontecimientos puntuales para crear niveles de generalidad de pensamiento. La gestión cotidiana del gobierno obliga a un tipo de análisis puntual muy específico (…).533

17En otras palabras, el tránsito entre campos (intelectual y político) se ve afectado por la hegemonía de uno sobre otro en el quehacer cotidiano. Pero, a pesar de aquello, el vicepresidente logra realizar importantes análisis, sobre todo, del Estado.

18En la vicepresidencia, García Linera debió enfrentar dos conflictos importantes. El primero de ellos fue el denominado “gasolinazo” en el año 2010, el cual implicó una importante alza en el precio de los combustibles. Las manifestaciones sociales volvieron a sentirse, de manera más débil que las iniciadas a principios de siglo, pero tuvieron enfrentamientos, cortes de rutas, etc. La medida del gobierno del MAS tuvo que ser desechada para cuidar la estabilidad de la nueva institucionalidad del país.

19El segundo gran conflicto fue el desatado por la construcción de una carretera que debería atravesar el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS) en el año 2011. Manifestaciones de pueblos originarios, de corte radical, cuestionaron la medida y los principios de descolonización llevados a la práctica por el MAS en la Asamblea Constituyente.

20Mencionamos estos conflictos porque creemos que es desde ahí, la coyuntura, donde García Linera comienza a desarrollar sus reflexiones, esta vez prácticas, sobre el Estado. Pero, además, porque estos desencuentros también marcarán la separación entre quienes consideran que el “proceso de cambios” debe ser reconducido y quienes creen que la agenda de gobierno se encuentra en la ruta correcta.

  • 534 El propio García Linera en conferencias en diferentes universidades ha mostrado los datos que el Ba (...)
  • 535 Svampa, M., op., cit., 2011.
  • 536 Svampa, M., op., cit., 2013.

21Por otro lado, en términos económicos la gestión del MAS ha logrado grandes avances en materia de superación de la pobreza534. Sin embargo, hay autoras como Svampa535 que acusan los acusan de perpetuar un patrón extractivista de explotación de recursos que estaría en contradicción al modelo del “Buen vivir” propugnado por los indígenas. En el contexto mundial de alza de precios de las materias primas, existiría un consenso en los gobiernos progresistas mediante el cual se mantendrían los métodos extractivos de producción a fin de mantener una balanza de pagos favorable y un crecimiento sostenido del producto interno bruto536.

  • 537 Gudynas, E., op., cit., 2012.
  • 538 Lander, E., “Tensiones/contradicciones en torno al extractivismo en los procesos de cambio: Bolivia (...)
  • 539 En quechua significa “Buen vivir” o “Vivir bien” y apela a una cosmovisión indígena de reciprocidad (...)
  • 540 García Linera, Á., La geopolítica de la Amazonía. Poder hacendal-patrimonial y acumulación capitali (...)

22La socióloga argentina, ha sido una de las intelectuales más dura con la gestión de Morales-García Linera, pero también encontramos autores como Gudynas537 o Lander538 que han señalado la tensión que existiría entre extractivismo y el modelo Sumak Kawsay539. Ante estos cuestionamientos, García Linera desarrolla un breve capítulo en su libro “La geopolítica de la amazonía”540 donde explica que el método extractivo no implica necesariamente un modo de producción, sino más bien una condición ante la situación de dependencia. Que, además, las valoraciones sobre el “Buen vivir” y la Madre Naturaleza no pueden confundirse con la “folclorización” de las comunidades, debido a que nuevamente se caería en una suerte de colonialismo intelectual en el cual las carencias materiales de porciones importantes de la población no podrían ser cubiertas sin el dinero que proviniera de la extracción de recursos naturales.

  • 541 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.
  • 542 García Linera, Á., op., cit., 2016.

23Ahora bien, a pesar de las críticas al extractivismo, el Estado tendría legitimidad respecto de cómo se han adoptado las políticas económicas. Si consideramos lo mencionado al inicio de este capítulo, hay dos aspectos desde donde García Linera piensa el Estado. Uno de ellos es la descripción y análisis de la crisis estatal acontecida en Bolivia en los últimos años hasta llegar al punto de bifurcación541 y, la configuración del Estado plurinacional donde se aprecia un tránsito de dos formas estatales denominadas “Estado aparente al Estado integral”542. Las interrogantes prácticas se vuelcan a defender el legado del “proceso de cambios” antes las diferentes críticas que recibe de sectores intelectuales y políticos aliados.

24Por otro lado, las reflexiones sobre la comunidad son las que mayormente se ven afectadas, aunque no desechadas, ya que:

  • 543 Svampa., M., et., al., op., cit., 2009, p. 75-76

Cuando entro al gobierno lo que hago es validar y comenzar a operar estatalmente en función de esa lectura del momento actual [se refiere al desgaste de la movilización social y la necesidad de institucionalizar la contestación subalterna]. Entonces, ¿dónde queda el comunismo?, ¿qué puede hacerse desde el Estado en función de ese horizonte comunista? Apoyar lo más que se pueda el despliegue de las capacidades organizativas autónomas de la sociedad, hasta ahí llega la posibilidad de lo que puede hacer un Estado de izquierda, un Estado revolucionario: ampliar la base obrera, y la autonomía del mundo obrero, potenciar formas de economía comunitaria allá donde haya redes, articulaciones y proyectos más colectivistas, sin controlarlos.543

25Finalmente, este lugar enunciativo para nuestro caso de estudio es el que mayormente se ha extendido en su vida, más de 10 años. Las distinciones contextuales respecto de cómo se estabiliza el país, al paso del ejercicio democrático del gobierno “masista” puede ser analizado a la luz de los hechos realizados por esta administración. Sobre este punto se vuelve complejo establecer parámetros de vigilancia epistemológica sobre la obra del autor, ya que su producción intelectual se mezcla con las situaciones políticas en las que interviene, por ende, podríamos caer fácilmente en valoraciones políticas más que investigativas, sin embargo, creemos haberlas sorteado.

La fisura neoliberal del Estado

26Si bien la crisis neoliberal de Bolivia data de las críticas realizadas al proceso denominado “capitalizaciones”, que se originaron en el gobierno de Banzer y, posteriormente, perfeccionadas por Gonzalo Sánchez de Lozada, es por medio de los movimientos sociales donde comienza a agrietarse de manera más clara la hegemonía de la ideología neoliberal. Una vez en la vicepresidencia, García Linera, comienza de manera más fuerte a vincular el mundo social con el político para que, de este modo, esa grieta devenga camino sin retorno.

  • 544 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.
  • 545 Ibid., p. 13.

27Para entender la situación y crisis del Estado boliviano, García Linera plantea que: “toda crisis estatal atraviesa por cinco etapas históricas”544. Estas son: (a) la develación de la crisis, identificado con el quiebre del sistema simbólico de las creencias organizada o dispositivos de verdad. (b) El empate catastrófico, según el cual ninguna de las dos fuerzas primordiales o bloques sociales es capaz de imponerse sobre el otro. (c) La renovación o sustitución de las élites, en otras palabras, el asentamiento de un nuevo gobierno. (d) La “construcción, reconversión o restitución conflictiva de un bloque de poder económico-político-simbólico”545, la disputa por constituir un bloque de poder nuevo y (e) el “punto de bifurcación” que significa el camino de no retorno. En otras palabras, la victoria de un bloque por sobre otro el cual logra imponer su hegemonía y, por ende, una vía de estabilidad política y social.

28Los primeros cuatro puntos, obedecen puntualmente a las formas más o menos reconocidas históricamente de cuestionamiento a las ideas dominantes y la emergencia de formas de acción colectiva que ponen en entredicho los dispositivos del consenso. De este modo, como dijimos anteriormente, la crisis de Estado neoliberal no se iniciaría con lo acontecido en el año 2000 con la “Guerra del Agua”, sino más bien esta sería expresión en actividad, a las críticas del modelo neoliberal que se iniciaron en el cuestionamiento al proceso de capitalización.

  • 546 Gramsci., A., Selection from the prisión notebooks, Estados Unidos, International Publisher, 1992.

29El empate catastrófico, es un concepto gramsciano que releva la importancia de la hegemonía en la sumatoria de fuerzas sociales subalternas para constituir un nuevo bloque histórico546. De acá podemos decir que la necesidad de configurar una contrahegemonía capaz de interpelar desde lo particular a lo universal es fundamental. En consecuencia, la labor como comentarista político y como intelectual del Grupo Comuna le otorgaron un cariz particularmente importante a esta, ya que la capacidad de interpelar ampliamente a clases medias, sindicatos y organizaciones indígenas le permitió ser protagonista en la acumulación de capacidad contrahegemónica.

30Por su parte, la sustitución de las élites implica un elemento implícito que queremos destacar. La diferenciación analítica que se hace entre Estado y Gobierno permite entender cómo opera la llegada del MAS al aparato estatal. Esta no implica la toma del poder, sino más bien un recambio en la manera en la que se aplica la política, donde no se observa la concentración de fuerza social capaz de motorizar los cambios sociales. De este modo, la diferencia entre Estado y administración de este, permite comprender que la aplicación de la estatalidad requiere de un correlato social que supere la mayoría electoral, es decir, que devenga fuerza política que permita mantener la correlación de fuerzas favorables hacia el bloque histórico emergente.

  • 547 Mistificada, pero al fin y al cabo síntesis.
  • 548 García Linera, Á., op., cit., 2012a.

31Lo anterior se vincula con la necesidad de conformar un nuevo sujeto histórico. Ya que si bien, Bolivia contaba con la reciente experiencias de grandes movilizaciones, estas debían sumirse y aceptar la toma del poder como eje que los unifique, sin la afirmación estatal no sería posible universalizar las demandas y abrir un nuevo período político sin que se diluyan las energías. Si recordamos el lugar enunciativo de “intérprete” podemos decir que el Estado es una trama de fuerzas sociales, cuyo locus unificador es precisamente este, en consecuencia, en tanto síntesis547 de lo social, el aparato estatal permite la capacidad de universalizar la fuerza plebeya que había surgido desde la movilización. Esta tensión, monopolio del poder y democratización de este, es entendido por García Linera como una tensión creativa548 que no tiene una resolución predeterminada, sino que estaría presente hasta que el Estado, como tal, desaparezca.

  • 549 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.

32Finalmente, el punto de bifurcación es una propuesta que García Linera introduce para determinar la modificación de la crisis de Estado. El concepto tomado del físico soviético Ilya Prigogine, es traducido por el boliviano, como el proceso de normalización de la conflictividad en un período de disputas relevantes549. De esta forma, la bifurcación designa un nuevo camino creado, que puede ser aprovechado por las fuerzas de cambio o también puede permitir el rearme orgánico de los adversarios. En este enfrentamiento es que se juega el futuro de un proceso de transformaciones, el punto de bifurcación, entonces, sería el parteaguas entre un período histórico y otro, es decir, es un momento de estabilización, donde gane quien gane, la conflictividad social debería normalizarse a niveles que permitan legitimar una nueva institucionalidad.

33La crisis estatal de la que habla García Linera es también una crisis institucional debido a la multinacionalidad social y la monoetnicidad del Estado. De esta forma, la propuesta sobre la plurinacionalidad adquiere relevancia para configurar una correlación de fuerzas que permita perdurar en el tiempo. El autor propone que:

  • 550 García Linera, Á., “El Estado plurinacional”, Discursos y ponencias, 7: 3, 2009b, 7-18, p. 11.

En el caso actual, el núcleo se articula, primero, en torno al sindicato agrario, a la estructura vecinal urbana, a los núcleos del mundo obrero y luego, muy tardía y parcialmente, en torno a un cierto núcleo académico intelectual profesional. Es un intento de caracterizar al bloque histórico gramsciano, al bloque de liderazgo social de la estructura del país, podemos ubicar al movimiento indígena sindical articulado con el movimiento social urbano vecinal (…).550

34El punto de bifurcación, es decir, la manera en la que el bloque “plebeyo” logró imponerse al “burgués”, fue mediante la Asamblea Constituyente y la implementación del Estado plurinacional.

  • 551 García Linera, Á., “El evismo: lo nacional-popular en acción”, OSAL, 19: 6, 25-32, p. 26.
  • 552 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2003a.

35Ahora bien, en la medida en que las ideas movilizadoras no son representativas de la población real y sólo son una abstracción de esta, no podría construirse un nuevo Estado, puesto que si consideramos que la lectura que realiza del “proceso de cambio” se centra en: “(…) movimientos sociales ya no como base, sino como actores directos que avanzan de la resistencia hacia la expansión y el control de puestos en el Estado”551. De este modo, no podría haber una consolidación efectiva sin una identificación entre demandas y movimientos. Pero además porque la capacidad auto-representativa que implica la llegada de los movimientos sociales al poder requiere de la afirmación en los otros elementos constitutivos del Estado (correlación de fuerzas y entramado institucional) por lo cual, un estado “descolonizado” implica un esfuerzo por comprender las condiciones de abigarramiento de la sociedad boliviana552.

  • 553 Cunha, C., op., cit., 2015.

36Si bien el punto de bifurcación es un momento mediante el cual el Estado comienza a estabilizarse, este no puede entenderse ajeno al conflicto. Las disputas tanto dentro del “bloque plebeyo” como con el adversario marcarán el camino a seguir en la confección de una nueva forma-Estado. De esta manera, por ejemplo, en la Asamblea Constituyente del año 2009 se puede comprender la injerencia que tuvo la derecha en el momento culmine de redacción de la Carta Fundamental boliviana553. El funcionamiento de los tres pilares del Estado (ideas movilizadoras, correlación de fuerzas y entramado institucional), deberían ser pensados como espacios de disputa y tensión constante en tanto estos son construcciones históricas.

  • 554 García Linera, Á., op., cit., 2012a.

37En las “Tensiones creativas de la revolución”554, dos años después de sus primeras publicaciones respecto al nodo teórico que implica el “punto de bifurcación”, propone que este mismo:

  • 555 Ibid., p. 18.

Se trata del momento en que los bloques antagónicos, los proyectos irreconciliables de sociedad que cubren territorialmente la sociedad y el Estado, deben dirimir su existencia de manera abierta, desnuda, a través de la medición de fuerzas, la confrontación (el último recurso que resuelve las luchas cuando ya no hay posibilidades de otras salidas).555

38La capacidad política de la fuerza social, que sirvió a Bolivia para expulsar al embajador de Estados Unidos de su país, es muestra de cómo se constituyó el poder del bloque plebeyo. Sin embargo, creemos que es necesario insistir, el punto de bifurcación se cierra, pero los ciclos estatales de crisis se mantienen, según el mismo autor, con las idénticas cinco características.

39De esta forma, podemos comprender que el Estado en su trabajo analítico, se encuentra cruzado por la historicidad propia de Bolivia, es decir, su teoría no surge de la abstracción, sino del desarrollo de las luchas nacionales del país. Así, el intelectual logra hacer una diferenciación efectiva entre las crisis de larga duración (fisura colonial) y otra de corta duración (que hemos denominado fisura neoliberal). De este modo, logra generar un vínculo entre las estructuras coloniales heredadas con los problemas y conflictos propios de su tiempo para determinar un enemigo común.

  • 556 García Linera, Á., op., cit., 1999a.; García Linera, Á., op., cit., 2005c., & García Linera., Á., e (...)
  • 557 Ibid., 2010a.

40El estudio del Estado en Bolivia, entonces, es el estudio de la carencia de una legitimidad propia de sociedades multicivilizatorias. Donde las formas de producción ciudadana son maneras de representación excluyentes de las mayorías indígenas del país556. No obstante, la llegada al poder del Estado no implica, per se, una modificación de este en tanto continua y mantendrá en tanto sea Estado, características monopólicas de representación política y de riqueza557.

41La crisis de Estado, en consecuencia, no sería una cuestión nueva en la historia boliviana, sino que atendería a problemas que se presentarían desde la época misma de configuración y creación de sí.

Estado aparente y Estado integral

  • 558 Esto no implica el monopolio de las empresas, sino más bien García Linera hace alusión al conflicto (...)
  • 559 García Linera, Á., op., cit., 2016.

42Ahora bien, según el propio García Linera, no sólo en el monopolio de la riqueza558 y de la representación política se encuentran las falencias del Estado boliviano. Según el vicepresidente, hay cuatro fallas “tectónicas” que lo convertirían en un “Estado aparente”, estas son: (a) La exclusión de la mayoría indígena de la patria, (b) la centralización de recursos que dejó a fuera a las regiones e incluso dejó sin presencia de este a lugares de la geografía boliviana, (c) la omisión de la sociedad en el control de los recursos naturales y (d) la construcción económica subordinada a poderes extranjeros559.

43El Estado aparente, es entonces, la exclusión de las mayorías no sólo administrativa y políticamente, sino que también de la configuración identitaria boliviana. De esta manera, el Estado sería la expresión política y económica del excesivo poder de las dominantes:

  • 560 Ibid., p. 314.

Entonces, desde 1825 hasta el 2005, tuvimos una República ilusoria, mutilada y falseada que simplemente era la prolongación política de la hacienda territorial; por eso es que Bolivia nunca tuvo clases dirigentes sino clases dominantes que podían mantenerse en el poder por la coerción y por el soborno, pero nunca por el consentimiento o por la adhesión, porque eran clases sociales que vivían a espaldas de la sociedad, de las regiones, de los pueblos indígenas y de la soberanía del Estado.560

44Relacionado a lo anterior, queremos resaltar que el concepto de hegemonía apunta justamente a desarrollar una voluntad colectiva donde un grupo social es capaz de imponer su visión de mundo a otros sectores sociales (sean clases u otra forma orgánica de la sociedad), primando esta mirada particular por sobre la del resto del cuerpo social. Gramsci, propone que:

  • 561 Gramsci, A., Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y el Estado moderno, Argentina, Nueva Visión (...)

(…) la supremacía de un grupo social –que- se manifiesta en dos modos, como “dominio” y como “dirección intelectual y moral”. Un grupo social es dominante de los grupos adversarios que tiende a “liquidar” o a someter, incluso por la fuerza armada, y es dirigente de los grupos afines aliados. Un grupo social puede ser dirigente ya antes de conquistar el poder gobernante (esta es una de las condiciones principales para la conquista del poder); después, cuando ejerce el poder y aun cuando lo tenga fuertemente en sus manos, se vuelve dominante, pero debe continuar siendo también dirigente.561

45En este extracto observamos dos hechos que son de relevancia. Primero que la hegemonía no solo obedece a una cuestión política, es decir, no solo está en el nivel del Estado, sino que también es parte integral de los procesos sociales en general. Y dos, que la cuestión de la posibilidad de dirigir un proceso histórico se juega sobre todo en la sociedad civil.

  • 562 García Linera, Á., op., cit., 2016, p. 316.

46Sobre este punto la hegemonía entonces, sería la capacidad de un grupo social de poner tras de sí a la mayoría social que, comprometida con un proceso de reformulación estatal, sea capaz de disputar la conducción general de un proceso determinado. Este punto es fundamental para entender el trabajo político del gobierno del MAS, ya que García Linera propone que: “Hegemonía no es dominación sino capacidad de liderizar (sic) a otros sectores (que no son iguales a los de uno), de conducirlos, recoger, apoyar sus demandas y sumarlas a las propias; es la capacidad de seducir y convencer, de hacer acuerdos prácticos y materiales”562. Por eso, creemos que nuevamente el concepto de “plebeyo” implica la hegemonía del movimiento indígena por sobre el resto de las expresiones sociales que conformaron e incluso ayudaron a crear el “proceso de cambios”.

  • 563 Gramsci, Á., Antología, España, AKAL, 2013.

47Ahora bien, para el Gramsci ligado a los consejos obreros en Italia, el concepto tenía un eminente fin político, el de la superación de la sociedad capitalista mediante la acción directa de los organismos de la clase trabajadora italiana, tal como sucedió en Rusia con los Soviets563. Es más, para el marxista italiano, la hegemonía se jugaba en esos tiempos (entre 1917-1922) en la conformación del “sentido de gobierno” de la clase obrera, puesto que:

  • 564 Ibid., p. 61.

El Estado socialista existe ya potencialmente en las instituciones de vida social características de la clase obrera explotada. Relacionar esos institutos entre ellos, coordinarlos, subordinarlos en una jerarquía de competencias y de poderes, concentrarlos intensamente, aun respetando las necesarias autonomías y articulaciones, significa crear ya desde ahora una verdad y propia democracia obrera en contraposición eficiente y activa con el Estado burgués.564

48La capacidad de conducción y de dirección se encuentra en una disputa constante donde en el seno de la sociedad se enfrentan, por una parte, una visión de mundo dominante y por otra una visión subalterna. Esta última debe luchar contra los “aparatos de hegemonía” para lograr devenir dirigente/dominante.

49Este último concepto, si bien no es el centro del debate, nos gustaría aclararlo. Para la intérprete de Gramsci, Christine Buci Glusckmann este sería:

  • 565 Buci-Glucksmann, C., op., cit., 1979, p. 92.

Una hegemonía [que] se unifica solamente en aparato, por referencia a la clase que se constituye en y por la mediación de múltiples subsistemas: aparato escolar (de la escuela a la Universidad), aparato cultural (de los museos a las bibliotecas), organización de la información, del marco de vida, del urbanismo, sin olvidar el peso específico de aquellos aparatos eventualmente heredados de un modo de producción anterior (de tipo Iglesia y sus intelectuales.565

  • 566 García Linera, Á., op., cit., 2016, p. 311.

50El Estado aparente es un concepto que García Linera toma prestado de Zavaleta, cuando este último menciona las características ilusorias, incompletas, que no logran sintetizar la totalidad de la sociedad y sólo es representante de un grupo privilegiado: “(…) en síntesis, para Zavaleta –gran pensador orureño- un Estado aparente es un Estado parcial y que solamente articula fragmentos del territorio y ciertos hábitos políticos, dejando al margen y discriminando a otros sectores sociales, territorios, regiones y prácticas políticas.”566.

51En otras palabras, el Estado aparente sería el generado por la República boliviana, modificado por el Estado Revolucionario del 52 y por el neoliberal del 85. Estos mantendrían, de alguna forma, un continuum que entre otras cosas generaría puntos de interregno en diferentes localidades, lo que justificaría que existan “institucionalidades otras” que son legitimadas en territorios indígenas como prácticas comunitarias.

52El Estado aparente es también una “comunidad ilusoria”, ya que no logra hacer una síntesis real de las diferentes naciones que existen en la abigarrada sociedad boliviana. Solo se reproduce como patrimonio de un grupo privilegiado de individuos. De este modo, la síntesis parcial lograda por el Estado aparente no podría constituirse como tal hasta que la situación de subalternidad y exclusión de las mayorías indígenas fuera resuelto mediante la transformación de este.

53Cabe recordar que el concepto de “comunidad ilusoria” proviene desde sus reflexiones sobre la forma valor y la forma comunidad que aplicadas en términos políticos a la realidad boliviana le permiten al vicepresidente mencionar que:

  • 567 García Linera, Á., op., cit., 2009b., p. 7-8

Ese es el gran misterio del Estado: la capacidad de convertir la división real de una sociedad por clase, por género, por idioma, por región, en un sentido de totalidad o generalidad que unifique a todos. En el entendimiento de esa magia está el don de la política y del político, esta el don del poder. Ahí hay un hecho decisivo que es el de convertir la división en unidad.567

54Esta característica del Estado no es algo que sea específico de la forma neoliberal del poder político, sino que más bien obedece a la división en clase sociales del cuerpo social y la consecuente disputa por el poder.

55Antes de continuar con el Estado integral quisiéramos detenernos en un punto crítico de las reflexiones en este aspecto. García Linera afirma que las clases que ejercen el poder en Bolivia han sido dominantes y no dirigentes, es decir, carecen de hegemonía. Esto supone un problema, en tanto uno de los pilares de cualquier Estado son las creencias movilizadoras, lo que implica, per se, la imposición de las ideas dominantes a los dominados. De esta forma, creemos que aún en tiempos de ejercicio puro de fuerza se producen nuevas formas de hegemonía que son rescatadas por las clases dominantes. Ahora bien, esto no implica, bajo ningún punto de vista, una ruptura teórica, sino más bien una forma de comprender el ejercicio político de las clases acomodadas, que como vimos en su etapa guerrillera, era denunciado como la constitución de una nación y Estado excluyente.

56Por otro lado, el Estado integral sería:

  • 568 García Linera, Á., op., cit., 2016a, p. 319.

(…) aquel en el que hay una correspondencia entre la sociedad civil (los ciudadanos, las regiones, los trabajadores, las clases sociales) y su representación política estatal; aquel aparato político gubernamental que une y sintetiza a todos los sectores sociales, a los grupos nacionales, a las regiones y a las colectividades; aquel en el que hay un liderazgo social, político moral e intelectual que permite unir a todos.568

57El Estado integral se sustenta en tres pilares: la plurinacionalidad, la autonomía y la economía plural. La primera hace alusión a la igualdad de derechos, oportunidades y obligaciones sin hacer diferencias de nacionalidad. El segundo, se caracteriza por la desconcentración del poder estatal, pero manteniendo presencia a lo largo y ancho del territorio y finalmente, el tercer pilar sería aprovechar las capacidades que posee la sociedad boliviana, pero teniendo como eje articulador al aparato estatal.

58Desde esta perspectiva podemos decir que el Estado integral supone una correspondencia entre la sociedad civil y la sociedad política. Sin embargo, esto no quiere decir que el Estado como tal deje de existir, sino que es capaz de potenciar las diferencias de lo plebeyo para que devengan hegemónicas y se vean atravesadas y perpetuadas en el poder.

59Ahora bien, el Estado integral no es desarrollado mayormente desde la teoría, sino que más bien está continuamente siendo analizado desde la práctica. Podríamos decir que este es un concepto en construcción que está constantemente impugnado por la realidad boliviana, ya que mantener sus pilares implica un compromiso con la descolonización del mismo, pero también con una construcción que sea capaz de sostener en el tiempo los cambios políticos y sociales introducidos por el MAS.

Las críticas al Estado integral: ¿cómo defender el proceso de cambios?

60Como dijimos antes, el Estado integral no es un concepto que García Linera desarrolle a cabalidad. Esto porque consideramos que la integralidad del Estado es puesta a prueba cotidianamente, en otras palabras, más que algo acabado es un horizonte, donde los tres pilares de este tipo de Estado (Plurinacionalidad, autonomía y economía plural) se encuentran en pugna entre una concreción gradual y una expedita. Esto no quiere decir que no podemos analizar la descripción de esta forma del aparato estatal, sino más bien que debemos ser cautelosos en encontrar en ella una definición última.

61Un primer aspecto al momento de analizar el Estado integral es la centralización de la económica en manos del aparato estatal. Mediante los procesos de nacionalización de recursos naturales, aumento de la producción y el proyecto industrializador ha permitido sostener en el tiempo la capacidad de crecimiento económico en Bolivia. De este modo, pareciera ser que la pluralidad económica en realidad es más un deseo que una realidad.

  • 569 Esta crítica no sólo abrió un debate sobre los caminos para profundizar el proceso de cambios, sino (...)
  • 570 VV. AA., op., cit., 2011.

62En conocimiento de la centralización y planificación económica, un grupo de intelectuales569 publicó el ya mencionado: “Por la recuperación del proceso de cambio para el pueblo y con el pueblo”570 los autores planteaban una serie de críticas a la gestión del MAS, que entre otras cosas cuestionaban la manera de conducir el proceso, la dependencia del extractivismo, la falta de perspectiva revolucionaria cuyo sujeto central debería ser el indígena, etc.

  • 571 García Linera, Á., El “onegismo” enfermedad infantil del derechismo (o como la “reconducción” del P (...)

63Para contestar a este grupo, García Linera publicó un famoso libro titulado “El “onegismo” enfermedad infantil del derechismo (o cómo la “reconducción” del Proceso de Cambios es la restauración neoliberal)”571. En este texto aborda los diferentes logros que ha desarrollado el MAS en materia económica y también en igualación de derechos.

64Ahora bien, el tratamiento que otorga García Linera al Estado integral sufre variaciones respecto de la definición preliminar que hemos hallado en sus propios textos. A los tres pilares se le suman otros, como las disputas al interior del aparato estatal de manera “oculta” o la descolonización del mismo. Creemos que esto se debe a que, el Estado integral es puesto en práctica y más que un concepto del conocimiento puro se funde en la realidad boliviana a ser contrastado con las necesidades de las mayorías sociales y étnicas.

65El libro “onegismo” es importante por cuanto nos ayuda a reflexionar sobre la práctica del Estado integral. Por ejemplo, menciona que:

  • 572 Énfasis en el original.
  • 573 Énfasis en el original.
  • 574 Ibid., p. 111-112.

La diferencia entre un Estado sólido y uno aparente572, es que el primero logra realizar este contenido social [haciendo referencia a que todo Estado es poder político de un bloque social] clasista del Estado y sus instituciones mediante el “misterio”, la ilusión y creencia de imparcialidad e “independencia” social de las instituciones. En cambio, el Estado aparente organiza el contenido clasista de la institucionalidad sin mediación alguna, sin inversión, sin ilusión hegemónica, como mera designación patrimonial de casta (…) Y cuando el Gobierno busca desmontar precisamente esa patrimonialización de las instituciones y en particular de la justicia loteada durante décadas entre partidos, familias y apellidos, nuestros valientes “resentidos573 saltan, gritan y denuncian violación de la “independencia de poderes.574

66En este caso, Estado sólido es sinónimo de Estado integral, lo que nos permite observar que la lucha dentro de las instituciones del aparato estatal se desarrolla de manera “oculta” tal como si el Estado fuera un fetiche. Lo importante a destacar es que el intento por acceder a diferentes espacios institucionales, el bloque plebeyo intenta acercar el derecho y la justicia a todos y todas, según García Linera.

  • 575 Ibid.

67Un segundo aspecto que el vicepresidente da por sentado como avance del proceso boliviano es la “descolonización del Estado” donde si bien el mismo admite que este no ha sido completo, sí se han generado ciertos quiebres respecto del imaginario racista que habría regido la sociedad boliviana hasta antes del 2005575. Ante esto cita ejemplos de cómo el MAS ha logrado distribuir el Producto Interno Bruto a todas las alcaldías bolivianas, que en su mayoría son controladas por indígenas o dirigentes de organizaciones sociales, así como también las amplias mayorías parlamentarias con representación de los pueblos originarios.

  • 576 Ibid., p. 126.

68De esta forma, el Estado se ha modificado en una de las características resaltadas por fisura colonial, pero aún no es suficiente, en sus palabras: “Estos avances en la descolonización del Estado no significan que se ha se ha concluido todo lo que se tenía que hacer para desmontar la racialización del Estado. Para nada.”576.

69Respecto de la materialización efectiva de los cambios sociales que evocaron las movilizaciones del año 2000 y 2003 (Guerra del agua y Guerra del Gas respectivamente) García Linera propone:

  • 577 Ibid., p. 151.

La revolución es revolución precisamente porque tiene que cabalgar esa paradoja: acelerar la ejecución material de inversiones para satisfacer necesidades y requerimientos materiales de las organizaciones y detener la inversión para realizar la deliberación democrática con las organizaciones sociales para definir el tipo de obra que necesitan.577.

70De esta forma el Estado aparente y la profundidad del proceso de cambios estaría marcado por la coyuntura en la cual el desarrollo de las fuerzas productivas adquiere mayor preponderancia, dada la baja conflictividad social.

  • 578 García Linera, Á., op., cit., 2012b.

71En relación a la presencia territorial del Estado en toda la extensión geográfica, podemos encontrar en “La geopolítica del Amazonía”578 referencias prácticas de la necesidad de configurar una fuerza estatal en todo el territorio boliviano. Esto se debe a que mientras no exista regulación del poder de Estado las relaciones en lugares como la Amazonía o zonas geográficas de gran poder económico de sectores privilegiados, las relaciones de producción que imperarían serían las hacendales.

  • 579 Stefanoni, P., op., cit., 2015.

72En otras palabras, la falencia de soberanía estatal en lugares selváticos, por ejemplo, implica abandonar a las clases subalternas a su suerte frente a los poderes de las clases dominantes. Acá vale detenerse en pensar dos elementos. El primero es el titulo de la compilación realizada por Pablo Stefanoni, “La potencia plebeya”579 y la segunda, es la relación que García Linera va estableciendo, al menos, teóricamente entre el proyecto de las clases subalternas y la estatalidad. Ante esto consideramos que la propuesta del vicepresidente se encuentra enlazada con la idea de que el Estado debe apoyar a las clases subalternas, tanto económica como políticamente, de ahí que en la práctica la presencia nacional no sólo sea una cuestión de ejercicio soberano, sino de imponer condiciones a favor del trabajo, en palabras de García Linera:

  • 580 García Linera, Á., op., cit., 2012b, p. 24-25.

En cierta forma, en la figura del señor de la tierra se encierra la personificación de los poderes más despóticos existentes: no sólo es el dueño de la tierra, es también el contratante de trabajadores, el comprador de madera de bosque, el proveedor de bienes de mercado a las poblaciones alejadas, el influyente político que monopoliza familiarmente los cargos públicos y, por tanto, el proveedor de tierras fiscales y de favores públicos frente a una población desprovista de todo: tierras, propiedad, autoridad pública y Estado.580

73El Estado, entonces, sería el medio para destruir las relaciones despóticas mantenidas desde la colonización, pero no en el sentido sociológico de la modernización, sino como aufhebung, donde la descolonización implica mantener las lógicas del aparato estatal, modificándolo.

74Adicionalmente, la presencia estatal en la totalidad del territorio nacional permite avanzar en la noción de afirmación estatal ya que, si bien la nación es el espacio de constitución política de abajo hacia arriba de las clases subalternas, el Estado pasaría a ser el garante de la hegemonía ganada en el ciclo de protestas inaugurados en el año 2000 y finalizado con el punto de bifurcación del 2009. En otras palabras, la universalización de las fuerzas comunitarias hallaría en el Estado el complemento para devenir totalizantes.

75Para finalizar, quisiéramos destacar que el Estado integral aún se encuentra en proceso de confección práctica, teorizarlo implicaría especular respecto de los alcances y logros realizados por el MAS, cuestión que debe ser tomada con una perspectiva temporal más acabada y con datos que exceden los objetivos de este libro, no obstante, el trabajo político-teórico que hemos visto del vicepresidente, nos muestra una capacidad autocrítica que proyecta las posibilidades de analizar este tipo de formación estatal y que se ha mantenido relativamente estable en el tiempo, permitiendo potenciar las formas comunitarias de la política.

Revolución y Estado

  • 581 García Linera, Á., op., cit., 2017b
  • 582 Schavelzón, S., op., cit., 2018.

76En su último libro publicado, el año 2017,581 García Linera dejó abiertas varias controversias, particularmente aquella que dice relación sobre rol que deben cumplir los revolucionarios en momentos en que se está manteniendo el control de la institucionalidad. Esta reflexión, no ha estado exenta de polémicas582, pero desde nuestra perspectiva, las propuestas que se albergan en el libro logran dar cierre a la mayoría de sus preceptos teóricos que trabaja desde su época guerrillera.

  • 583 García Linera, Á., op., cit., 2017a.

77En términos de contextos la oleada de movilizaciones que llevó a los gobiernos progresistas al poder se encuentra en decadencia583, por ende, el tiempo histórico va marcando el camino y los preceptos sobre los cuales reflexionar una época cuyo horizonte es comunista.

78Bajo este panorama, es que García Linera reflexiona sobre qué es una revolución llegando a importantes conclusiones.

79Cabe destacar, que este texto tiene un cariz diferente a como se plantea generalmente, a discutir, situado desde la coyuntura política Latinoamericana, para lograr entablar, al igual como lo hizo con Forma valor y forma comunidad, un diálogo en términos generales, si se quiere, desde una perspectiva más teórica, a pesar de que el caso que analiza, la Revolución Rusa, tiene fuertes componentes que lo arraigan históricamente a un determinado contexto.

  • 584 García Linera, Á., op., cit., 2010b.

80En los marcos del reflujo de los gobiernos progresistas, enunciado anteriormente, sus tesis logran concretizar dos elementos que se vuelven importantes de comprender en perspectiva. El primero es que continua en la senda de pensar al Estado como una correlación de fuerzas, cuestión que en la enunciación de “intérprete”, desarrolló de manera más clara para finalizar, en el año 2010584, concretizado mediante un análisis a la obra de Poulantzas. En este sentido, es que comprendemos sus palabras cuando menciona que:

  • 585 Énfasis en el original.
  • 586 García Linera, Á., op., cit., 2017b, p. 17.

La forma estatal585 es fruto de antiguas luchas, capacidades y limitaciones en estado fluido de la sociedad que, al “enfriarse, al “solidificarse”, se institucionalizan y dejan, como la huella histórica viva de su potencia y de sus límites, a las estructuras estatales y económicas que regirán y regularán la sociedad bajo la forma de relaciones de poder y dominación durante las siguientes décadas, hasta un nuevo estallido.586

81De esta manera podemos aproximarnos a dos cosas más: la primera es que la revolución, que es el objeto de este libro que analizamos, es capaz de modificar las fisionomías estatales, pero que, y como segundo aspecto, estas logran estabilizarse por un momento, indeterminado, pero que no implica que las luchas se detengan, sino que otorga nuevos horizontes a partir de caminos cuyos tránsitos les han permitido llegar hasta ese momento. En otras palabras, las revoluciones, y por ende las instituciones, no son cuestiones permanentes e inmutables en el tiempo, sino que constantemente se modifican, mayor o menormente, dependiendo del estado de fuerza del bloque plebeyo, y que justamente en esos tiempos de producción de un nuevo orden dominante existe una continuidad de expugnación a las mismas instituciones generadas.

  • 587 Ibid.
  • 588 García Linera, Á., op., cit., 2010b.
  • 589 García Linera, Á., op., cit., 2017b, p. 43
  • 590 García Linera, Á., op., cit., 2010b.
  • 591 Salmón, J., Valor y comunidad: reencuentro marxista y boliviano. Una conversación con Álvaro García (...)

82El segundo aspecto que nos gustaría destacar de este libro, es que dentro de la fisura neoliberal del Estado, cuestión medular para este lugar de enunciación, ha generado cierto consenso que es de larga duración y que el ni el momento jacobino587 ni el punto de bifurcación588 han logrado superar y tiene que ver con lo que el mismo autor denomina como momento “gramsciano hegemónico”589 el cual apunta justamente a comprender que las propuestas de desestructuración de las ideas movilizadoras590 no se pueden decretar sino que se deben disputar, mientras exista un modo de producción dominante como el capitalismo que, junto con la explotación crea subjetividades e incluso un orden civilizatorio591. En consecuencia, la guerra de posiciones es una disputa sin fin.

83Desde lo anterior, podemos reflexionar sobre la capacidad discursiva que se genera entorno a la necesidad de la plurinacionalidad del Estado o, también, en relación a la función integral del aparato estatal. Esto porque la disputa por el sentido común se encuentra abierta y mientras las fuerzas plebeyas no permitan un enfrentamiento superior de lucha que pueda poner en entredicho el poder del orden de la forma valor, los avances en ese tipo de materias se vuelven victorias decisivas que permiten amplificar el rango de acción político.

  • 592 García Linera, Á., op., cit., 1990.

84Estas reflexiones, podríamos decir, logran concretar y materializar sus postulados de la afirmación estatal de sus reflexiones guerrilleras592 ya que la formulación de reconvertir el “capital económico” en “capital político” que describe en el libro permite extender la idea de que la estatización de los medios de producción no es un cambio necesariamente definitorio de un período socialista, en cuanto la ley del valor no ha sido superada en el planteamiento estricto de esta, pero si la forma de decisión política ha mutado a la democratización del poder político. En sus palabras:

  • 593 García Linera, Á., op., cit., 2017b, p. 70-71

Por consiguiente, la “superación” de la ley del valor en realidad representa una coacción gradualmente privada, privatizada en las decisiones de esa “parte” [hace referencia a las clases dominantes en decadencia] de la sociedad que se encuentra en las funciones de administración estatal. Y si bien estas decisiones personales delegadas por el poder del Estado no incrementarán la riqueza personal del decisor (valor de cambio que incrementa valor de cambio de su poseedor) y se ejecutarán con el objetivo de buscar el bienestar general de la sociedad, si aumentarán el poder político acumulado por el decisor y por ese grupo ( “parte”) de administradores estatales. En términos bourdianos (sic), nos encontramos frente a una reconversión del “capital económico” hacia una forma de “capital político” y no ante la supresión ni la superación de la ley del valor, que es el núcleo del capitalismo moderno.593

85Ahora bien, ¿Cómo es posible pensar las formas de superación de la ley del valor? La comunidad ha sido objeto de diferentes transmutaciones en la obra de García Linera, pero siempre ha mantenido su potencial revolucionario, en consecuencia, ¿es posible que las respuestas a dichas transformaciones radicales tengan un componente central en la enunciación institucional?

Reflexiones comunitarias ¿Qué pasó con la comunidad?

86Sin duda alguna un aspecto directamente afectado por este nuevo lugar de enunciación fue la comunidad. Creemos que esto se debe principalmente al intento por dar respuesta a la coyuntura y de observar el alcance y capacidad que puede tener el Estado.

  • 594 García Linera, Á., op., cit., 2010b.

87Existe sólo un documento que habla sobre la comunidad en esta etapa titulado “El socialismo comunitario un aporte de Bolivia al mundo”594. En este texto, el autor realiza un análisis del capitalismo, tratando de dar a conocer cómo funciona en sus diferentes esferas, es decir, política, económica y social.

88La comunidad, entonces, es abordada de manera similar a cómo lo fue en su etapa guerrillera o de “intérprete”, la importancia y la capacidad de resistencia que han tenidos los comunarios contra el capitalismo sería la característica resaltada por García Linera para entender la particularidad que adquieren las luchas contra el modelo capitalista boliviano. En palabras del autor:

  • 595 Ibid., p. 13.

La diferencia de Bolivia, en el marco de un capitalismo planetario, con otras sociedades, es que aquí han persistido y se han mantenido estructuras comunitarias en el campo, en las tierras altas y bajas y en parte en los barrios en las ciudades, que han resistido al avasallamiento capitalista que arrasa, aniquila y destruye todas las formas anteriores de sociedad; y esta diferencia es una ventaja.595

  • 596 Ibid., p. 14.

89La fuerza comunitaria, se mantiene teorizada como el vehículo que motorice los cambios estructurales: “El socialismo comunitario es la expansión de nuestra comunidad agraria con sus formas de vida privada y comunitaria, trabajo en común, usufructo individual, asociatividad, revocatoria, universalizado en condiciones superiores.”596.

  • 597 Ibid., p. 7.

90Un punto de crítica al planteamiento en este texto de García Linera es que no se comprende si el socialismo comunitario es una estrategia o una táctica. En otras palabras, no se vislumbra del todo si es que es un horizonte, propiamente tal, o es más bien un período de transición: “(…) un proceso largo al final del cual está el socialismo comunitario que, previamente, tiene que atravesar un período de transición, un puente, que tenemos que construirlo todos (…)”597. Acá se entiende al socialismo comunitario, como un objetivo a largo plazo, es decir, como una forma de sociedad distinta a la capitalista. Pero, en el mismo texto, más adelante el vicepresidente propone que:

  • 598 Ibid., p. 15.

Entre el capitalismo existente y el socialismo a construir hay un período - corto o lago- donde ambos conviven y pelean. Fragmentos de capitalismo se mantienen, pedazos de socialismo comienzan a surgir, unos derrotan a los otros, retroceden, vuelven a avanzar, es un período de transición y de luchas intensas donde viven los dos regímenes.598

91Ahora bien, la particularidad de que persistan comunidades con trabajo común en Bolivia permite hacer entender lo peculiar del proceso en dicho país, sin embargo, resulta bastante complejo de entender sin considerar la perspectiva del lugar de enunciación, la siguiente frase:

  • 599 Idem.

Tenemos que recoger del capitalismo la ciencia y la tecnología y de la estructura comunitaria el trabajo social y comunitario. Estas son las fuentes de nuestro socialismo: por un lado, la clase obrera, ciencia y tecnología y por el otro, comunitarisimo, distribución comunitaria; la suma de mundo obrero y mundo comunitario, son las fuentes de nuestro socialismo comunitario (…).599

92Si atendemos la tesis de que se requiere desarrollar las fuerzas productivas para tensionar las relaciones de producción capitalistas esta reflexión contiene, en su totalidad, vigencia.

93Respecto de la comunidad y el Estado, el socialismo comunitario como horizonte permitiría unir a la sociedad civil con la sociedad política, es decir, se prescindiría del Estado como organización política de lo social:

  • 600 Ibid., p. 15.

En lo político, en el socialismo comunitario, la sociedad política y la sociedad civil vuelven a fundirse gradualmente, esto quiere decir que un comunario, un joven, un estudiante, un campesino o un empresario se hacen partícipes directos de la toma de decisiones, sin necesidad de especializarse para ello, es la sociedad civil la que por sí misma toma decisiones mediante sus asambleas, congresos y cabildos.600

94El socialismo comunitario, entonces, no es una constitución cristalizada en la actualidad, sino más bien un proceso que, luego de desarrollar la capacidad de Estado como potenciador de las fuerzas plebeyas debería paulatinamente tender a desaparecer para dar paso a las comunidades autoorganizadas. Este planteamiento es difícil de rastrear de esa manera en sus obras producidas en lugares enunciativos anteriores. Lo que hace que sea bastante peculiar que un vicepresidente diga que el Estado será reemplazado por la organización desde las comunidades, de la sociedad civil.

95Lamentablemente, las reflexiones sobre la comunidad en el lugar enunciativo de la vicepresidencia no son mayormente desarrollados. Creemos que esto se debe a tres elementos: el contexto de disputa con una parte de la intelectualidad crítica que hemos revisado en el capítulo anterior del Estado. El lugar de enunciación marcado por lenguajes técnicos de desarrollo e implementación de políticas. Y finalmente, por la carencia de movilización social que permita observar, nuevamente, la potencia de las fuerzas comunitarias.

96De este modo, las polémicas generadas por la postura gubernamental frente a la movilización de comunidades indígenas en contra de la construcción de la carretera en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS) podría interpretarse como una suerte de distanciamiento entre las políticas “masistas” y los comunarios. Pero ¿acaso la particularidad de la abigarrada sociedad boliviana no requiere de hacer coexistir diferentes visiones en disputa entre una modernidad capitalista, otra socialista y una propuesta comunitaria? En este sentido, es que el texto “El socialismo comunitario…” busca contribuir y posicionarse desde la vereda en la cual socialismo y formas comunales puedan convivir en contra de la forma valor.

97Finalmente, creemos que la comunidad no pierde relevancia en las reflexiones del vicepresidente, ya que no desaparece, pero debemos destacar que no es el objeto de reflexión central en este lugar de enunciación. Adicionalmente a esto, la comunidad pareciera desvanecerse como sujeto estructurador de los cambios políticos y sociales en detrimento de lo “plebeyo”. No obstante, esto último, comprendido, como propone García Linera, es decir, como bloque histórico emergente en el que conviven diversas clases sociales, requiere de una guía que sea capaz de devenir en el cuerpo político que unifique la diversidad, es ahí donde consideramos que se encuentran afincadas las reflexiones comunitarias en tanto estas expresan el antagonismo entre la forma valor y la forma comunidad.

Notes

525 Marx, K., Prologo a la Contribución a la crítica de la economía, [En línea], https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/criteconpol.htm, S/p.

526 Lenin, V., Obras Escogidas, Rusia, Progreso, T., 7, p. 32.

527 García Linera, Á., op., cit., 2005c.

528 Albó, X., & Suyelza, F., Por una Bolivia plurinacional e intercultural con autonomías, Bolivia, PNUD, 2007.

529 Cunha, C., A construção do horizonte plurinacional: liberalismo, indianismo e nacional popular na formação do Estado boliviano, Tesis para optar al grado de Doutor-UERJ, 2015.

530 García Lienra, Á., et., al., op., cit., 2010a.

531 García Linera., Á., “Cómo se derrotó al golpismo cívico-prefectural”, Discursos & Ponencias, 3, 2008, 7-17.

532 García Linera, Á., “Democracia liberal vs democracia comunitaria”, Walter Mignolo, Catherine Walsh y Álvaro García Linera, Interculturalidad, descolonización del Estado y del conocimiento, Argentina, Ediciones del Signo, 2003b.

533 Svampa, M., et., al., op., cit., 2009, p. 58.

534 El propio García Linera en conferencias en diferentes universidades ha mostrado los datos que el Banco Mundial y el Interamericano de Desarrollo han recopilado con información socioeconómica de Bolivia.

535 Svampa, M., op., cit., 2011.

536 Svampa, M., op., cit., 2013.

537 Gudynas, E., op., cit., 2012.

538 Lander, E., “Tensiones/contradicciones en torno al extractivismo en los procesos de cambio: Bolivia, Ecuador y Venezuela”, Carlos Arce, Javier Gómez, Pablo Ospina, Víctor Álvarez, Bolivia, CEDLA, 2013, 1-44.

539 En quechua significa “Buen vivir” o “Vivir bien” y apela a una cosmovisión indígena de reciprocidad entre pares y con la Pachamama.

540 García Linera, Á., La geopolítica de la Amazonía. Poder hacendal-patrimonial y acumulación capitalista, Bolivia, Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, 2012b.

541 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.

542 García Linera, Á., op., cit., 2016.

543 Svampa., M., et., al., op., cit., 2009, p. 75-76

544 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.

545 Ibid., p. 13.

546 Gramsci., A., Selection from the prisión notebooks, Estados Unidos, International Publisher, 1992.

547 Mistificada, pero al fin y al cabo síntesis.

548 García Linera, Á., op., cit., 2012a.

549 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2010a.

550 García Linera, Á., “El Estado plurinacional”, Discursos y ponencias, 7: 3, 2009b, 7-18, p. 11.

551 García Linera, Á., “El evismo: lo nacional-popular en acción”, OSAL, 19: 6, 25-32, p. 26.

552 García Linera, Á., et., al., op., cit., 2003a.

553 Cunha, C., op., cit., 2015.

554 García Linera, Á., op., cit., 2012a.

555 Ibid., p. 18.

556 García Linera, Á., op., cit., 1999a.; García Linera, Á., op., cit., 2005c., & García Linera., Á., et., al., op., cit., 2010a.

557 Ibid., 2010a.

558 Esto no implica el monopolio de las empresas, sino más bien García Linera hace alusión al conflicto al interior del aparato estatal donde la representación de las clases dominantes sirvió como fundamento para generar su propia riqueza en tanto clase.

559 García Linera, Á., op., cit., 2016.

560 Ibid., p. 314.

561 Gramsci, A., Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y el Estado moderno, Argentina, Nueva Visión, 1984, p. 55.

562 García Linera, Á., op., cit., 2016, p. 316.

563 Gramsci, Á., Antología, España, AKAL, 2013.

564 Ibid., p. 61.

565 Buci-Glucksmann, C., op., cit., 1979, p. 92.

566 García Linera, Á., op., cit., 2016, p. 311.

567 García Linera, Á., op., cit., 2009b., p. 7-8

568 García Linera, Á., op., cit., 2016a, p. 319.

569 Esta crítica no sólo abrió un debate sobre los caminos para profundizar el proceso de cambios, sino también marcaría un punto de inflexión respecto del rol de los intelectuales con los “Gobiernos Progresistas”.

570 VV. AA., op., cit., 2011.

571 García Linera, Á., El “onegismo” enfermedad infantil del derechismo (o como la “reconducción” del Proceso de Cambios es la restauración neoliberal), Bolivia, Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, 2011.

572 Énfasis en el original.

573 Énfasis en el original.

574 Ibid., p. 111-112.

575 Ibid.

576 Ibid., p. 126.

577 Ibid., p. 151.

578 García Linera, Á., op., cit., 2012b.

579 Stefanoni, P., op., cit., 2015.

580 García Linera, Á., op., cit., 2012b, p. 24-25.

581 García Linera, Á., op., cit., 2017b

582 Schavelzón, S., op., cit., 2018.

583 García Linera, Á., op., cit., 2017a.

584 García Linera, Á., op., cit., 2010b.

585 Énfasis en el original.

586 García Linera, Á., op., cit., 2017b, p. 17.

587 Ibid.

588 García Linera, Á., op., cit., 2010b.

589 García Linera, Á., op., cit., 2017b, p. 43

590 García Linera, Á., op., cit., 2010b.

591 Salmón, J., Valor y comunidad: reencuentro marxista y boliviano. Una conversación con Álvaro García Linera, Bolivia, Centro de Investigaciones Sociales (CIS)-Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, 2018.

592 García Linera, Á., op., cit., 1990.

593 García Linera, Á., op., cit., 2017b, p. 70-71

594 García Linera, Á., op., cit., 2010b.

595 Ibid., p. 13.

596 Ibid., p. 14.

597 Ibid., p. 7.

598 Ibid., p. 15.

599 Idem.

600 Ibid., p. 15.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search