Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Comunista, Antofagasta

Texte intégral

El Comunista, Antofagasta, 17/041/1922

Desde la zona del carbón. 80 DIAS DE LUCHA YAGITACION. Un proletariado tenaz valiente. Mujeres dignas de admiración

1Toca a su fin la soberbia lucha que durante 80 días ha sostenido la organización obrera con la prepotencia insolente de las Compañías Carboníferas o, más claramente hablando, con la media docena de magnates que encabeza Carlos Cousiño y los obispos católicos.

2Al fin, por medio de negociaciones directas entre obreros y patrones y tratadas por separado por cada Compañía, se pudo encontrar una fórmula amistosa que pusiera fin a esta porfiada lucha entre obreros y patrones. Los obreros vuelven al trabajo mucho más unidos y fraternizados que antes. El sufrimiento sobrellevado durante 80 días ha sido un lazo de cariño que los ha estrechado aún más que lo que estaban antes del conflicto. Las actividades que forzosamente han tenido que desplegar en esta formidable acción, han despertado mucho más la inteligencia de la muchedumbre proletaria. Las bajas obtenidas por los obreros en esta batalla son 150 compañeros expulsados de las Compañías por haber demostrado más entereza que los demás para defender sus derechos de seres humanos dignos de vivir una vida mejor. Las bajas de las Compañías quizás si se puedan valorizar en varios millones de pesos.

3Los obreros saben ya con qué fuerzas cuentan para sus luchas venideras. Saben que poseen fuerzas y reservas inagotables. La gran ganancia de los obreros consiste en haber robustecido la moral individual y colectiva que es la virtud más valiosa que permite el progreso de las organizaciones obreras. La Federación, que capitalistas y gobernantes quisieron destrozar completamente, sale de esta lucha mucho más valiosa y formidable que antes. He ahí nuestra gloria. Las faenas han empezado a reanudarse sin mayores inconvenientes y pasarán algunos días más aún sin poder apreciarse en forma clara si se ejercerán o no represalias por parte de los capitalistas. Sin embargo, no les falta razón a los obreros para temer más de alguna informalidad o de alguna nueva sorpresa que pudiera obligar a los obreros a volver al conflicto, a luchar de nuevo con más bríos, con más ardor, con más valentía aún.

4Por esto, la clase trabajadora del país entero no debe guardar sus armas solidarias y debe mantenerse a la expectativa por si sobreviene un nuevo período de lucha. Papel preponderante en esta gigantesca acción que ha durado 80 días, han desempeñado todas las mujeres de los obreros del carbón. Con una resolución abnegada y valiente, han sido los elementos más preciosos que han alimentado la moral de los combatientes, animándolos a luchar y a sufrir juntos las consecuencias de esta gran batalla contra la tiranía. Mujeres jóvenes y ancianas, cultas o ignorantes, todas con la conciencia ya adquirida, fueron el alma gentil de la fuerza que animó durante los 80 días de la lucha, el espíritu de los obreros, encaminándolos al gran triunfo ya conquistado. Para ellas, para tan gentiles mujeres, para las heroínas del mineral del carbón, brindemos el cariño de todos los proletarios del país que sabrán amarlas por el valiente ejemplo que nos han dado en esta jornada.

Luis E. Recabarren S.
Schwager, marzo 22 de 1922

El Comunista, Antofagasta, 21/01/1923

Desde la Rusia Comunista. EN MOSCU. Una bellísima fiesta de fraternidad a los delegados extranjeros

5La Junta Central de los Sindicatos de Moscú ofreció una comida fiesta a todos los delegados que vienen al Segundo Congreso de la Internacional de los Sindicatos Rojos. Se escogió la sala de uno de los más grandes palacios que fue de la nobleza rusa y en donde funciona hoy día la Junta Central de los Sindicatos de Moscú.

6La sala comedor tenía una presentación sencilla. No había ninguna bandera. En las mesas había muchas flores. Para iniciar la comida, se ejecutó al piano LA INTERNACIONAL que fue cantada por toda la concurrencia, ofreciendo así un momento emocionante para quien como yo, oigo por primera vez esta canción cantada quizás por veinte idiomas diferentes a la vez, pero con la misma armonía, con el mismo gesto, con la misma intención. La representación obrera del mundo entero, unida en este momento de delicada fraternidad, repetía, con la Internacional, el juramento de destruir el régimen burgués, para dar a la humanidad el bienestar y la justicia que son necesarios.

7Después cantaron separadamente grupos de cada nacionalidad sus mejores canciones; los rusos primero, los franceses enseguida, los italianos, los españoles junto con argentinos, uruguayos y brasilero, (el chileno no sabe cantar), cantaron los alemanes, los ingleses, los escandinavos, los japoneses (que cantan muy feo), pero que cantan también contra la tiranía y el hambre del régimen burgués. Había en la sala además portugueses, polacos, checoeslovacos, chinos, rumanos, indios, coreanos, austriacos, letones, estonios, y otras nacionalidades que detallaré cuando escriba sobre las sesiones de los dos Congresos de las dos Internacionales. Entre medio de los cantos se hicieron algunos bailes de gustos populares rusos, que agrada ver. Fueron tres horas de alegría y fraternidad, en las que el corazón de los hombres y mujeres allí reunidos, palpitaba de entusiasmo bajo un mismo propósito.

8Mientras contemplaba esa alegría desbordante e ilimitada de aquellos hombres de todas edades, pensaba: todos estos hombres que hoy y mañana están resueltos a subir gloriosamente al cadalso para defender sus ideas de redención de la humanidad, hoy, siquiera unas pocas horas están convertidos en niños juguetones.

Luis E. Recabarren S.
Moscú, noviembre de 1922 El Comunista, Antofagasta 22/01/1923

DESDE LA RUSIA COMUNISTA. La sesión inaugural del Segundo Congreso de la I. Sindical Roja. Seis horas de alegría y fraternidad. En Moscú

9A juzgar por lo que tengo oportunidad de admirar, los rusos son incansables para todo aquello que produzca alegría, que eleve el espíritu y que desarrolle el amor por las cosas exquisitas y agradables. La tarde y noche del 19 de noviembre, desde las 7, fue acordada para verificar la inauguración de la labor del 2 ° Congreso de la Internacional Sindical Roja, con una fiesta adecuada al propósito. Me figuro unas tres horas de expansión.

10A las 7 es abierto el acto por el camarada Losovsky con una pequeña alocución, seguida de la Internacional ejecutada por una excelente orquesta. La sala, la inmensa e histórica sala del gran palacio que fue de la nobleza rusa, donde verificaba sus regias fiestas, está ahora llena de una clase trabajadora que representa al proletariado del mundo entero y de la revolución. Desde la América del Sur y del Norte, desde la Australia, el Japón y la China; desde el Egipto africano, de la Turquía, y toda la Europa, ha venido la representación de toda la clase trabajadora organizada en sindicatos revolucionarios que preparan y organizan la revolución de mañana, y en este momento agradable, aquí está reunida para empezar su temeraria labor de unir los esfuerzos revolucionarios para concluir con el régimen capitalista, producto de la esclavitud, de la miseria, del vicio y del crimen.

11¡Cómo pudiera reproducir, en estas líneas, el esplendor, la magnificencia, el espectáculo que veo -nunca visto en Chile por nosotros- y que hoy da la sensación de que se empieza a vivir una nueva era de la Vida Humana! Todas las grandes columnas que rodean la espléndida sala están adornadas de trapos rojos con inscripciones: entre columna y columna, hay dos grandes arañas de luces eléctricas, unas más arriba que otras, sumando unas 50 arañas con unas 2.000 lamparillas, aparte de un cordón de luces que entorna el plafón de la sala y que tendrá a lo menos unas 500 lamparillas.

12En el proscenio inmenso, esquinados a cada lado en lo alto, cuatro letreros en trapos rojos, que en ruso, alemán, inglés y francés dicen: “SALUD A LOS REPRESENTANTES DE LOS SINDICATOS REVOLUCIONARIOS DEL MUNDO ENTERO”. En el frente otro gran letrero que dice en ruso: “VIVA LA REVOLUCION RUSA QUE ES LA REVOLUCION DEL MUNDO ENTERO”. Esta sala está entornada de salones y salones inmensos donde se pasea agitada y alegre toda una interminable caravana de parejas y de grupos de hombres, mujeres y niños: ¡Son el proletariado revolucionario del mundo entero, reunidos allí, que en un momento pequeño de alegría, beben ese ambiente las fuerzas morales con que al día siguiente continuarán su pujante labor destructora de la injusticia humana!

13Después de escuchada la INTERNACIONAL de pie por toda esa multitud que representa el mundo obrero, el camarada Losovsky hace una ligera reseña, en francés y ruso, de la labor desarrollada por el Comité Ejecutivo de la I. S. R. en el transcurso desde el Congreso pasado al presente, labor que conocerán nuestros lectores cuando publique la cuenta de la acción del II Congreso de la I. S. Roja. Enseguida se organiza una serie de discursos por oradores de las principales organizaciones: de Rusia, de Francia, de Alemania, de Norte América, de Inglaterra, del Japón, de Italia. Cuando apareció en la tribuna Clara Zetkin, la compañera alemana, con su cabellera nevada que parece una permanente aureola a su vida entera consagrada a la Revolución, una ovación interminable saluda a la compañera de Rosa Luxemburgo. Habló como una joven llena de vigor, de entusiasmo y de convicción. Terminados los discursos, hubo un intervalo de un cuarto de hora, momento que aproveché para admirar en los grandes salones vecinos a la sala, a una hermosa muchedumbre internacional agasajada por el proletariado ruso paseándose alegre y animada. Continuada la fiesta, hay conciertos musicales de una exquisitez y delicadeza difícil de reproducir. Una de las piezas tocadas por esa enorme orquesta, armada de instrumentos raros que nunca había visto, de muchos violines, me produce la sensación de escuchar una marcha triunfal que anuncia melodiosamente el triunfo de la Revolución Mundial. Empieza por sentirse muy bajito, muy bajito, semejando el ruido suave y tierno de una gran banda de músicos que viene muy lejos y que avanza paso a paso, por el medio de una multitud que la contempla, silenciosa y atónita, y que el avanzar va produciendo la idea -posiblemente en todos los que están presentes-, de que esa banda pasará frente a nosotros.

14Si no hubiera visto el movimiento tan lento y suave de los arcos de los violines, habría creído que atrás, lejos del proscenio, había otra orquesta que trabajaba en combinación con la que estaba viendo allí. El ruido melodioso sube, sigue subiendo, yo pienso: ¡la banda se acerca! ¡Ya viene más cerca! ¡Ya pasa frente a nosotros! ¡Suena regiamente! ¡Va cantando la victoria definitiva de todos los Soviets del mundo! Parece haberse detenido un instante frente a nosotros como para que apreciemos mejor esa espléndida organización musical. Parece sentirse pasar el tropel de una gigantesca banda. Va pasando frente a una multitud silenciosa que tiene suspendida la respiración como para no perder una sola nota. ¡Va pasando!… ¡Va pasando frente a otras multitudes que le admiran de la misma manera! Va pasando, se va alejando. ¡Qué lástima! La música se siente ir; se siente alejarse más y más! Y sigue alejándose y alejándose. ¡Qué lejos va ya! Sí. Es necesario que las otras multitudes, las de los otros pueblos más lejanos, también oigan las notas que cantan el triunfo de la Revolución Mundial. ¡Qué la admiren! ¡Qué la gusten! Apenas se oye ya el eco de las notas metálicas de aquella banda gigantesca, que parece recién pasaba frente a nosotros! ¡Ya casi no se oye! Ya se perdió en la lejanía de su interminable marcha. El último eco de aquel canto triunfal.

15Un silencio absoluto domina la sala entera donde está viviente este inmenso mundo proletario. Hubiera deseado que ese silencio no se hubiera interrumpido para mantener la agradable sensación de que aún podíamos escuchar siquiera una nota más de aquella victoriosa armonía. Pero la multitud rompió su silencio en ovación jubilosa, hasta obligar la repetición de la pieza, gustada, sentida en lo hondo de nuestro ser, deseada… apetecida… Y volvimos a sentir un momento más de nuevo esa exquisita, esa suave armonía que nos hizo vivir fuera del mundo real presente. ¿Quién es el autor de esta armonía? Un obrero ruso, me contestan.

16Coros futuristas, cantados armoniosamente diciéndonos un poema de la vida nueva, hablándonos posiblemente de la vida, del porvenir, son presentados como una novedad, como una creación después de la Revolución. Declamaciones de corte desconocido, con ecos de multitud; cuadros de la vida campesina de la Rusia, con los trajes de la época, bailes, escenas y, finalmente, mucha música. Se da término oficial a la velada con la Internacional e Hijo del Pueblo, tocado por esa gigantesca orquesta y cantada por la multitud cosmopolita allí reunida llena de fraternidad y alegría. En tropel cariñoso, alegre, va saliendo ese mundo, al parecer no satisfecho de la cantidad de placer habido, aspirado, pues va cantando: la Carmañola, la Revolución, Avanti popolo!, hasta dispersarse en la calle.

17Era la una de la mañana. Habían transcurrido seis horas de fiesta. Después, cuando los delegados se dispersen regresando a sus países, llevarán sobre todo el mundo el eco real de toda esta magnificencia, y como el sembrador, arrojarán sobre las multitudes el dulce recuerdo de esta fiesta de un pueblo que ha sufrido y que sufre lo que ningún pueblo sufrió sobre la tierra, y que hoy recién empieza a gozar su felicidad conquistada y cuyas formas va creando al paso de la vida.

Luis E Recabarren S.
Moscú, noviembre 20 de 1922

El Comunista, Antofagasta 26/02/1923

UNA CARTA DE RECABARREN. Saludos a los compañeros de Antofagasta

18Nos ha llegado la siguiente carta del camarada Recabarren:

19A bordo del “Galicia”, enero - febrero de 1923

20Compañeros de la Redacción de El Comunista, Antofagasta - Chile.

21Tengo el agrado de comunicar por intermedio de ustedes a todos los compañeros de aquella región del salitre, mi regreso al país y al sitio de mis habituales actividades, quizás contrariamente a las calumnias propaladas con motivo de mi viaje a Rusia. Escribo esta carta desde a bordo del vapor en que regreso para que llegue a poder de ustedes, tal vez casi junto con mi llegada a Santiago, pues yo debo detenerme unos tres o cuatro días en la capital Argentina para saludar a los compañeros antes de regresar a mi país.

22De acuerdo con la Junta Ejecutiva de la Federación y del Comité Ejecutivo del Partido Comunista, anunciaré a ustedes la fecha en que pueda partir al norte. Tengo deseos de estar cuanto antes entre ustedes para comunicarles, personalmente, mis impresiones sobre mi visita a la Rusia de los Trabajadores y Campesinos que tuvieron la suerte de librarse del yugo de la explotación capitalista. Mientras tengo la suerte de poder dirigirme al norte, acepten todos los compañeros y compañeras de aquella región, mis cariñosos saludos de siempre.

Luis E. Recabarren S.

El Comunista, Antofagasta, 16/03/1923

UNA CARTA DE RECABARREN. Vendrá al norte el 1° de junio próximo

23Santiago, marzo 7 de 1923

24Compañero Ricardo Mondaca,

25Secretario General de la Sección Comunista de Antofagasta:

26Tengo el agrado de acusar recibo a la nota de ustedes de fecha 24 del pasado mes, en la que me demuestran su entusiasmo por mi regreso al país y al sitio de mis actividades, y al mismo tiempo, me piden que les indique la fecha en que haré mi viaje al norte. Yo tengo el propósito de estar en Antofagasta, si fuera posible, el 1° de junio del presente año, para hacer una gira lo más útil que sea a nuestros intereses comunes.

27Deseo, como siempre, que mi paso por la provincia de Antofagasta resulte de la mayor utilidad posible para el progreso de nuestra organización, en todos sus aspectos. Entiendo que el plan de la gira se hará de acuerdo con la Federación Obrera de Chile. Con la suficiente anticipación yo les avisaré la fecha precisa de mi llegada a esa que será por el longitudinal. Confío que mientras yo preparo este viaje, ustedes procurarán que desaparezcan todas las miserias de que siempre se ven rodeados y que tan fatales consecuencias les produce en la lucha contra la explotación. Con saludos comunistas para todos y todas, quedo de ustedes y de la Revolución Social.

Luis E. Recabarren S.

El Comunista, Antofagasta, 20/03/1923

De Luis E. Recabarren S. EN MOSCU. Los dos Congresos Internacionales: El Comunista y El Sindical Rojo

28Más tarde daré a conocer los trabajos de estos dos Congresos Internacionales a los que han concurrido representantes de los trabajadores de toda la tierra. Por ahora quiero dar una ligera impresión del aspecto especial del funcionamiento de estos dos Congresos obreros.

29El Congreso de la Internacional Comunista, sesionó en el Kremlin ¿Qué cosa es el Kremlin? El Kremlin es hoy el Palacio de Gobierno donde reside el Ejecutivo de los Consejos de obreros campesinos y soldados constituidos en República Comunista. Pero este Palacio fue en otros tiempos el Gran Palacio Imperial del Gobierno de los Zares que durante 300 años fueron el terror, el hambre y la tiranía de un pueblo compuesto de 200 millones de seres humanos. El palacio donde sesiona el Congreso de la Internacional Comunista es uno del conjunto de edificios que hay en el Kremlin y quizás es el más hermoso y artístico. Puertas y ventanas bronceados, inmensas galerías y pasadizos, pinturas y decoraciones, arcos y columnas y, en resumen, un grandioso esplendor es lo que por todas partes se admira. Elegantísimas arañas con inmensidad de luces eléctricas alumbran por todas partes.

30En la gran sala del Gobierno de los Zares sesionó el Congreso de la Internacional Comunista y la mesa directiva está colocada en lo que se llamaba el trono y que está igual que antes. La sala consta de tres naves divididas por gigantescas columnas todas decoradas en bronce. En la nave central está constituido el Congreso. En otra gran sala está la exposición de todos los elementos revolucionarios de la clase trabajadora del mundo. En tableros de un metro y medio de ancho por dos de alto, se han fijado fotografías, folletos, periódicos y afiches exclusivamente comunistas. De estos tableros, cuyo fondo es rojo, hay muchos. Un tablero más grande tiene dibujada una estrella de muchos picos y en cada uno de ellos se ha pegado el recorte o la cabeza o título de cada uno de los periódicos y diarios comunistas del mundo, indicando su nacionalidad.

31Departamentos para el estudio y reunión de comisiones con sus elementos necesarios, hay más de las suficientes. Para la facilidad del trabajo, los delegados no salen a almorzar, almuerzan en los extensos comedores donde antes comía la regia casta imperial de los zares. Los extensos salones que sirven de comedores se conservan cuidadosamente con sus alfombras, decoraciones, y sus excelentes pinturas que recuerdan las glorias del régimen de la tiranía. El salón donde se efectuaban las ceremonias de la coronación de los Zares, con pinturas religiosas, también está destinado en estos momentos a comedor de los obreros revolucionarios que han venido a los dos Congresos.

32Después del Kremlin, en Moscú, la nobleza rusa tenía un palacio dedicado a sus regias fiestas sociales. En este palacio es donde está reunido el 20 Congreso Internacional de los Sindicatos Rojos. Tiene poca diferencia, en cuanto a esplendor, al Kremlin. En este palacio funciona ordinariamente lo que llamamos en Chile la Junta Ejecutiva Provincial de los Sindicatos de Moscú. En uno de los regios salones de este palacio, se ha instalado la exposición, por naciones, de folletos, periódicos, diarios y fotografías relacionadas con la organización sindical. Si rememoramos los tiempos del zarismo, estos palacios serían el sitio de reunión de los tiranos, de los asesinos de la humanidad, los bárbaros llamados aristócratas, de la fuerza grosera de la minoría que oprime y estrangula a la mayoría. Pero no existe de eso sino el recuerdo. Ya no están allí, ni en ninguna parte de Rusia, aquellos tiranos. Ya no están los bárbaros de la aristocracia. Ahora están los proletarios, los obreros, los que sufrieron el hambre y el despotismo. Al esplendor de ayer, de la brutalidad enseñoreada sobre el mundo, le ha sucedido el esplendor de la nueva cultura, de la nueva civilización que el proletariado del mundo entero está construyendo afanosamente, a pesar de todos los obstáculos que aún, desde el exterior, procura formarle la burguesía de otros países.

33Ante esta realidad, nadie puede negar el poder de los tiempos que modifican todo, y la imposibilidad de detener la acción del tiempo. El tiempo hizo la revolución, el tiempo consolidó su triunfo y el tiempo continuará desarrollándolo a través del mundo.

Luis E. Recabarren S.
Moscú, noviembre 25 de 1922

El Comunista, Antofagasta, 01/05/1923

De Luis E. Recabarren S. AURORA REDENTORA (A propósito del Primero de Mayo de 1923)

34Los gritos ansiosos de la multitud se elevan y llenan el espacio inmenso reclamando mejor vida y una organización social basada en el amor y la justicia. Las multitudes se unen y comprenden que sólo con una fuerza organizada puede transformar sus gritos en realidad, es decir, sus ansias de bienestar caminando hacia la realidad de una vida de trabajo sin explotación. Y van uniéndose las multitudes: trabajadores de los talleres, de los puertos, del campo, soldados y marinos. Todos van reconociendo su condición de explotado y tiranizado. Todos van pensando en libertarse algún día que ya se supone cercano. Todos han saboreado ya la amargura de esta vida de esclavos, vida de miserables que nos hacen vivir los que se han hecho dueños de la tierra y de las fábricas, a costa del trabajo ajeno.

35Todos comprenden que esa vida de amargura y de esclavitudes no podrá mejorarla nunca la clase capitalista gobernante, puesto que, desde el pasado hasta la fecha, sólo vamos viviendo cada día en peores condiciones de miseria y esclavitud ¡No hay más que una sola esperanza! ¡Nuestra fuerza!

36La fuerza unida, disciplinada, vigorosa de la clase trabajadora de la ciudad y del campo, de los puertos y de las minas. Esa fuerza unida ya empezó su victoria allá, en Rusia. De un poderoso empuje derrumbó los tronos del imperialismo de los zares y del capitalismo… Y la clase obrera, después de sepultado el imperialismo explotador y tiránico, ha empezado a construir la Nueva Sociedad del Amor y de la justicia: el Comunismo!

37Y en ello están trabajando millones de hombres y mujeres que tienen hecho un vicio el trabajo y la abnegación. Los cimientos de la Nueva Sociedad ya están colocados: son el poder político y económico en manos de la clase obrera. Esto es una realidad hermosa que todos debemos imitar. Y en este día, Primero de Mayo, cuando todos nos juntamos a renovar nuestro juramento de unión para derrumbar el armazón de esta sociedad de injusticias, todos miramos hacia Rusia gritando: ¡¡SALVE AURORA REDENTORA!!

L.E.R.S.

El Comunista, Antofagasta, 06/05/1923

LA GIRA DE RECABARREN A LAS PROVINCIAS DEL NORTE

38Recabarren nos escribe anunciándonos el recorrido que hará en su gira a las Provincias del Norte. He aquí los detalles de su gira que nos anuncia en su carta:

39Santiago, abril 27 de 1923. Compañero. Tengo el agrado de comunicar a ustedes, y por su intermedio a todos los compañeros de esa, que estoy dispuesto a salir de Santiago en dirección a Antofagasta el sábado 2 de junio para llegar ahí el martes 5. Deberé salir con rumbo a Tocopilla el martes 12, en cuyo departamento estaré hasta el martes 26.

40El miércoles 27 llegaré a Iquique, deteniéndome en la provincia de Tarapacá hasta el sábado 14 de julio. El domingo 15 de julio volveré a Toco y a Tocopilla, hasta el sábado 21, fecha en que regresaré a Toco para tomar el Longitudinal y llegar al Cantón Bolivia el domingo 22 de julio, quedándonos en el Departamento de Antofagasta hasta el sábado 11 de agosto, para seguir el domingo 12 en dirección a Catalina a fin de hacer una gira por el Departamento de Taltal, comprendiendo Puerto y Pampa.

41Terminada esta gira por el Departamento de Taltal, regresaríamos a Santiago. Esta gira a través del salitre, la haré en compañía del compañero Ramón Sepúlveda Leal, de Viña del Mar.

42Detalles particulares de la gira los doy en pliego adjunto, detalles que pueden ser alterados por ustedes siempre que no se alteren las fechas de entradas y salidas por el Longitudinal. Creo estar seguro de cumplir exactamente este itinerario de viaje, pero de todos modos, a mediados de mayo, volveré a escribirles sobre el particular. Fraternalmente de ustedes y de la R.S.M.

Luis E. Recabarren S.

El Comunista, Antofagasta, 21/07/1923

CARTA

43Antofagasta, 17 de julio de 1923.

44Señor Gerente de la Compañía de Salitres de Antofagasta.

45Presente.

46El diputado suscrito saluda atentamente al señor Gerente de la Compañía de Salitres, y le ruega quiera tener la bondad de contestarle si habría inconveniente, por parte de esa Compañía, para permitir que en el recinto de sus oficinas salitreras de la pampa, pueda el diputado suscrito llevar a efecto algunas conferencias cuyo carácter no perturba la normalidad del trabajo y, en cambio perfecciona, la cultura de los trabajadores.

47Al elevar esta solicitud me guía el bien entendido propósito de demostrar a Ud. que nunca hemos pretendido realizar estos actos sin la venia correspondiente de repetirle nuestros propósitos especialmente culturales.

48Me repito atentamente de Ud.

Luis E. Recabarren S.

El Comunista, Antofagasta 22/07/1923

LO QUE EL DIPUTADO COMUNISTA, COMPAÑERO RECABARREN, CONTESTO A LA JUNTA LOCAL DE SALITREROS

49“Yo no puedo hablar de la mejoría que ustedes dicen, establecida en las condiciones de la vida de la pampa, puesto que nunca se me ha permitido visitar los establecimientos”, dice el diputado comunista.

50Si algunas mejorías se van estableciendo, son el fruto del incesante grito del proletariado encabezado por los comunistas.

51Esto es lo que ha obligado a los industriales a tomar este camino.

52La contestación que el compañero diputado Recabarren dio a los señores que constituyen la junta local de salitreros, está inspirada en un espíritu de ecuanimidad y justicia innegables, características que indudablemente son incapaces de reconocer los adversarios de nuestras ideas. Ya el diario de la junta local de salitreros o, al menos, el que defiende su causa, así lo ha demostrado, llevando a las columnas de un editorial el incidente que ha promovido la mezquina actitud de los salitreros. Si tienen ecuanimidad veremos si reproducen la respuesta que el diputado comunista de Antofagasta dio a los salitreros. Esto no lo podrán hacer, puesto que el diario del capitalismo tomó inmediatamente posición al lado de los de su clase. En párrafo aparte, en un editorial, comentamos también nosotros la actitud de los adversarios y defendemos los intereses de nuestra clase. He aquí la respuesta que el compañero Recabarren dio a los miembros de la junta local de salitreros:

53“Señor Eduardo Pinto R., secretario de la Junta Local Salitrera de Antofagasta. He recibido oportunamente la nota contestación de ustedes en que niegan mi cortés solicitud para realizar conferencias en el recinto de las oficinas salitreras, nota que ustedes han dado a la publicidad. Al acusarles recibo, me anima sólo dejar constancia una vez más, de la intransigencia con que siempre los industriales apreciaron sus derechos y los derechos de los trabajadores, intransigencia que ahonda el abismo que divide las fuerzas del trabajo.

54Además, las razones que aduce para impedir el ejercicio de un derecho, están basadas todas en irrealidades, fruto de la mezquina propaganda de la prensa y deja en pie el hecho de que los industriales se creen con derecho a negar a la totalidad de los trabajadores el ejercicio de sus derechos cívicos cuando ustedes se reservan el derecho de esclavitud y la ignorancia a masas enormes de trabajadores, negando la circulación de toda ilustración que no sea la esencialmente burguesa. En suma, la nota deja establecido que los trabajadores sólo tienen el deber de producir la riqueza para el disfrute ajeno, sin que ellos tengan el derecho de discutir los medios de mejorar su propia posición de productores y, junto con eso, constituye una nota despectiva para el respeto, no diré a que fuera acreedor un diputado del parlamento chileno, sino aún para cualquier ciudadano. Y esto deja establecido que cuando a un diputado se le niega despectivamente un derecho, para con los trabajadores se llega al abuso.

55Se quejan, sin razón ustedes, de que mi labor resulte perturbadora para la armonía que ustedes dicen debe reinar en las faenas y, sin embargo, toda tentativa de nuestra parte para iniciar una relación que pueda conducir la conducta común hacia un terreno, no diré de armonía, pero siquiera de entente, ha sido siempre sistemáticamente rechazada por los industriales. Yo no puedo hablar de la mejoría que ustedes dicen establecidas en las condiciones de la vida de la pampa, puesto que nunca se me ha permitido visitar los establecimientos, y si puedo hablar del horrible malestar de los obreros cuando los veo en mis numerosos auditorios dominando un estado andrajoso, prueba evidente que la mayoría no recibe los beneficios a que aluden en su nota y también me lo prueba la miseria de sus habitaciones, cuando penetro a dormir entre los trabajadores. Sin embargo, no es exacto del todo su afirmación en ese sentido, pues, alguna rara vez he tenido la oportunidad de constatar los progresos que yo haya podido ver, y si por ejemplo hay una leve mejoría en las habitaciones (porque es muy leve, mirando todo el conjunto existente) si ha desaparecido la tiranía de las fichas canjeables en otros tiempos hasta con el 50 por ciento de descuento, si los accidentes del trabajo merman, si una que otra firma concede el desahucio, si todas estas leves mejorías se van estableciendo ¿no creen ustedes que es el fruto del incesante grito del proletariado, encabezado por nosotros, el que ha obligado a los señores industriales a tomar ese camino?

56Si así es, nosotros reconoceríamos ese progreso como producto de nuestra acción. En cambio, contra ese progreso alcanzado mediante nuestra crítica despiadada, por lo cual hemos soportado abnegadamente todas las ofensas, hasta la de su nota que hoy acuso recibo, queda todavía en pie la peor de las tiranías: la prohibición del derecho de reunión, de asociación y de circulación de la prensa y, sobre todo, la negación de todo derecho de petición de los trabajadores, porque es un hecho inveterado que todo obrero que acuda a pedir una mejora, a nombre de los demás, a los señores administradores, sea infaliblemente despedido del trabajo, calificado de subversivo.

57La propaganda comunista, que aspira a la reorganización completa de la sociedad humana para colocarla sobre una base de justicia, no es prohibida sino en la zona del salitre y en los fundos, y ella está incorporada en todo el país dentro del derecho público. Sin embargo, de constatar tan leves mejorías en la vida pampina, no dudamos que algún día comprenderán los señores industriales que será siempre más conveniente a la tranquilidad dejar desenvolver libremente todos los derechos bajo el control de la crítica y de la cultura, que mantener una represión permanente que sólo alimenta odios comprimidos que ningún juicio sereno aconseja mantener.

58A la ofensiva nota de ustedes, basada en general en inexactitudes y que mi primer impulso fue devolver, respondo invitando a la Junta Local de Salitreros de Antofagasta a reconocer que la represión y prohibición de la propaganda comunista no conduce sino a colocarse fuera del respeto de nuestras leyes vigentes.

59Atentamente de ustedes,

Luis E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

amazon.fr