Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

Adelante, Talcahuano

Texte intégral

Adelante, Talcahuano 15/09/1917

UN PAR DE PALABRAS

1Aún hay muchos obreros que rehúsan unirse, mirando con indiferencia la miseria en que viven. Muchos también son nuestros enemigos: unos, huyendo de la sociabilidad obrera, otros, militando en los partidos políticos burgueses, dando su apoyo a los propios enemigos.

2Esta última persecución hecha por el Gobierno a los pobres de Tocopilla, Taltal, Chañaral, Lota, Lebu y otros pueblos, nos trae una demostración evidente del odio que el rico, que el patrón, que el Gobierno profesa a los pobres, sobre todo a los que piensan en estudiar y emanciparse de la ignorancia. En esta campaña de odios hecha por los burgueses, ya como gobernadores, como jueces, como fiscales, como Ministros de Cortes y aún como Ministros de Estado y hasta el mismo mal agradecido del Presidente Riesco, elevado con el apoyo popular, campaña hecha contra el pueblo, ha quedado perfectamente en claro que nosotros los trabajadores nada tenemos que esperar de la canalla reinante, a no ser mayores azotes.

3Todos esos burgueses divididos en bandos políticos llamados balmacedistas y radicales, o conservadores y liberales, en tiempos de elección halagan las pasiones del pueblo y lo engañan con sus acostumbradas mentiras hasta que por su concurso llegan al poder, desde donde se convierten en los verdugos del pobre que les ayudara. Estos últimos azotes que hemos recibido, cuando gobernaban al país los partidos balmacedista y radical, partidos que en los últimos tiempos han encontrado cierto apoyo en la masa del pueblo, debido a los embustes que pregonan en sus diarios y “choclones”, han concluido por llevar a nuestro espíritu el real convencimiento de que los burgueses no serán jamás los amigos del trabajador. El partido balmacedista, el último nacido sobre el charco sangriento de una revolución en que peleaban los ricos sacrificando a los pobres, llegó a los pueblos ofreciendo el “non plus ultra” de las libertades, ofreciendo perfeccionar el sistema de gobierno y mil maravillas que hoy no ha cumplido; pero, en cambio, este partido se lanzó a la victimización de los obreros y, por medio de sus Gobernadores y Ministros, como Víctor Gutiérrez en Tocopilla y Manuel E. Ballesteros, como Ministro del Interior, se nos encarceló, se nos robó, se nos sableó y se nos asesinó de la manera más infame.

4Se violaron todas las leyes, incluso las del decoro, se escarneció la libertad, se prostituyó la justicia y se blasfemó al pueblo. Todos los pueblos han visto la brutalidad ejercida por el gobierno en los últimos meses y ninguno de esos partidos que mienten amor al pueblo, ha procurado, no diré castigar aquellos abusos, pero ni siquiera corregirlos ni detenerlos.

5Pero ante estos hechos que arrancan gritos de sublevación no podemos permanecer en silencio y el pueblo trabajador debe castigar a los malvados de una manera inflexible. En las futuras elecciones vendrán llenos de cinismo a llamar al pueblo y a ofrecerle lo que le están ofreciendo hace ya cien años, sin cumplir una sola de esas promesas. Los adelantos que el pueblo haya conquistado se los debe a sí mismo, a su iniciativa, a su labor realizada desde el solio de la sociabilidad obrera. Pronto llegará, pues, la hora de castigar a la burguesía que se burla de los fueros, pueblo.

Luis E. Recabarren S.

Adelante, Talcahuano 19/01/1918

De Luis E. Recabarren S.

6Podría argumentarse (como ya sucedió) que este artículo, como el anterior, ha penetrado a un terreno ideológico o de remota realización. No lo estimo así, sin embargo. Creo no engañarme al recordar que quizás todos los ideales anunciados en el pasado y repetimos en su época respectiva, corrió fantásticas ilusiones no han tenido sino una vida efímera como ilusiones, para convertirse a la brevedad en realidades.

7No será necesario recordar hechos históricos que cada lector puede hacerlo. Ahora, con respecto a la forma que debe adquirir el desarrollo de la acción gremial, es necesario plantear la practicabilidad de las acciones futuras, porque ya no es posible, cuando nos preguntamos ¿cómo llegaremos a la abolición del salario? respondemos: los hechos del porvenir lo dirán. Eso es muy ambiguo e impropio de hombres que hayan adquirido la conciencia de la necesidad y de la posibilidad de transformar el régimen. Precisamos trazarnos un plan para que la clase obrera vaya preocupándose de las condiciones que lo han de realizar.

8Si se estimara que penetramos en un terreno impracticable, vengan la polémica útil y un estudio sobre nuestra acción presente y futura para preparar la organización del sindicato a la abolición del sistema del salario que es la más ruin esclavitud. Ninguna realidad presente ha dejado de tener por base una ilusión, una fantasía, una utopía. El asunto no es de hoy.

  • 1 Desgraciadamente todavía el caso se repite. Como en tiempos de Víctor Hugo, (no hace más de cien a (...)

9Hace muchos años que Víctor Hugo exclamaba “Las utopías de hoy serán realidades de mañana”1. Y no es concebible que el proletariado ya en lucha, ya con un poco de conciencia, y que a diario critica los prejuicios existentes, incurra en caer en el prejuicio de calificar iluso o prematuro o iniciar la presentación de un plan a seguir para obtener la abolición del régimen del salario por las razones vertidas ya en capítulos anteriores.

10Entremos a este terreno con la serenidad que se debe penetrar a la iniciación de los grandes acontecimientos de la historia, y con la serenidad debida para afrontar también sus grandes responsabilidades. “Es tiempo ya de abreviar las divagaciones”.

11Los sindicatos deben activar su propaganda para fortalecer en calidad y cantidad, para iniciar una acción más precisa y definida. La lucha por un miserable aumento de salario no es suficiente.

Adelante, Talcahuano 19/01/1918

EL MEJOR REMEDIO CONTRA EL MALESTAR DE LOS OBREROS MANOS A LA OBRA

12Muchos años se ha discutido sobre la manera de remediar el malestar de los obreros, es decir, sobre la situación originada por la desenfrenada explotación de que es víctima la clase obrera, especialmente en la región del salitre. Mucho se ha discutido, digo, y también se han llevado a la práctica unos cuantos ensayos de organización obrera, que no han producido mayores resultados debido exclusivamente a la falta de paciencia y de honradez de los mismos obreros o, mejor dicho, a la falta de moral y de capacidad.

13A mi juicio, el que muchos ensayos bien intencionados hayan fracasado, no es motivo para entregarse al abandono y dejar que la cruel explotación aumente el sinnúmero de víctimas, ni es motivo para no volver a ensayar otros sistemas de organización que pueda dar mejores resultados, ya sea por su forma diferente a las anteriores, y a la vez porque las condiciones actuales son más propias y más seguras para intentar organizar nuevamente a la clase trabajadora.

14Durante los meses de mayo a agosto de 1916 estuve en Punta Arenas, recogiendo impresiones y experiencias sobre la forma de organización implantada por la “Federación

15Obrera de Magallanes” y pude comprobar que su aplicación en la región salitrera daría espléndidos resultados, como los ha dado en Magallanes y Tierra del Fuego, entre los trabajadores del campo, en faenas de esquila y frigoríficos. Esa forma de organización es muy sencilla y creo que con poca explicación la comprenderán todos los que leen estas líneas.

16La Federación Obrera de Magallanes está formada por todos los gremios de trabajadores que organizados se han adherido a la Federación, cuya Comisión Administrativa reside en Punta Arenas, donde está la secretaría central, y asiento oficial de la organización. Todos los socios de cualquier gremio y de todas las regiones pagan sus cuotas al tesorero de la Comisión Administrativa, teniendo una sola caja para toda la organización. Como los socios no pueden acudir a la tesorería a cancelar sus cuotas, por la distancia, la Federación tenía, en el momento de mi visita, dos recaudadores rentados, empleados permanentes de la organización, que recorrían estancia por estancia recaudando las cuotas de los socios. De esta manera la Federación adquirió en menos de cinco años un gran esplendor financiero y un magnífico poder de mejoramiento para las condiciones de los obreros.

17Transportemos esta misma forma a la región salitrera. En cada oficina, campamento o mina, los trabajadores se agruparían formando una sección, y entre ellos nombrarían un delegado recaudador, que se encargaría de cobrar o recoger las cuotas de los socios, para entregarlas al recaudador de la tesorería central, que visitaría las secciones a lo menos una vez cada mes. Aparte de las secciones organizadas en cada oficina, mina, etc., en los puertos, especialmente en Iquique y Antofagasta, se agruparán todos los obreros que quieran adherirse, subdivididos por gremios para tratar sus asuntos particulares, pero todos formando una sola Federación Salitrera, con la Comisión Administrativa Central, encargada de la administración de toda la organización. Esta Comisión Administrativa Central, compuesta de más de 15 personas, sería elegida por un año, en asamblea general realizada en los puertos, en la que tomarían parte todos los socios que se encuentren presentes.

18En los puertos, los gremios funcionarán independientes unos de otros para tratar de sus asuntos internos, especiales del gremio. Pero con una sola administración y una sola tesorería. Una reglamentación establecería la forma de pagar sus gastos particulares. En las secciones de la pampa, de las minas, caletas o puertos vecinos, se procedería de igual manera, pero, en donde fuera necesario por haber un número apreciable de asociados, también pueden subdividirse por gremios sólo para tratar sus asuntos particulares, pero unidas con las demás secciones formando una sola organización en toda la región salitrera.

19He dicho, al principio, que ahora hay una situación más garantida que antes para una buena organización, por cuanto en Iquique, Antofagasta y Taltal, existen en cada puerto una imprenta propia de los obreros, fundada para servir sus intereses y que es, por tanto, una base de seguridad para afirmar y perpetuar la obra de la organización.

20He ahí esbozada, claramente, una idea que si la llevan a la práctica los obreros y se preocupan de adquirir el progreso que necesitan, en pocos años palparán sus buenos resultados. Estas modestas opiniones las entrego a la consideración de los obreros para que, por su propio bien, traten de darle forma práctica, para salvarse de la miseria que les produce la desenfrenada explotación que sufren.

Luis E. Recabarren S.
Buenos Aires, diciembre 1917

Adelante, Talcahuano 5/02/1913

LA RUSIA REVOLUCIONARIA LIBRANDO AL MUNDO DE LA GUERRA I

21Si fue un asombro para el mundo la deposición y prisión del ex zar Nicolás Romanoff, tomando el gobierno de Rusia, casi enseguida, la fracción socialista encabezada por Kerensky, resultó un estupor mayor cuando el mundo fue sorprendido con la noticia que el “soviet” central, apoyado por la guarnición de Petrograd deponía a Kerensky, asumiendo el poder por intermedio de Lenin y Trotsky, que era el presidente de aquella asamblea.

22El terror para el mundo capitalista era el programa de los maximalistas, que hablaba de paz inmediata y de abolición de la propiedad, entregando las tierras a la explotación común. Desde el primer momento se habló con desprecio, con repugnancia y con grosería del “caos ruso”, de la “traición maximalista”, vendidos al oro alemán, y los comentarios villanos cruzaron el mundo para desprestigiar lo que mañana el mundo civilizado llamará “la acción sublime, noble y valiente de la Rusia obrera y revolucionaria”, salvando al mundo de las garras de la guerra y convirtiéndose en el más formidable baluarte de la verdadera democracia.

23Lleva apenas poco más de un mes el régimen maximalista, y podemos decir que ha avanzado más de un siglo en tan corto tiempo. Francia, a 130 años de la gran revolución, no ha recorrido tan hermoso camino con horas tan difíciles. El inmenso territorio ruso, que antes gobernaba un hombre bajo el régimen del látigo, emplomado, hoy está subdividido por regiones que se han dado su propia constitución liberada de todos los despotismos y crueldades de otros tiempos; la tierra que antes era propiedad de los aristócratas, grandes duques burgueses, etc… ahora es de la comunidad; es propiedad y patrimonio común. El sueño, la utopía de esos locos llamados socialistas pasa a ser hoy no sólo una realidad, sino que la fuente de todo progreso y felicidad humana; esto era lo más temido por la clase capitalista de Rusia y de todas partes.

24En Rusia, podemos decir que no hay Ejército, ya no hay militarismo, lo que hay por el momento es todo un pueblo armado que no se dejará despojar de sus conquistas alcanzadas con tantos peligros y dolores. Los privilegios y las iglesias han sido abolidos y los bienes que ellas han arrancado a la ignorancia del pueblo, vuelven para servir sus intereses. Es el programa de la verdadera revolución que ninguna democracia pretendió ensayar jamás.

25Para cimentar su verdadera y auténtica revolución, el pueblo ruso no ha necesitado hacer funcionar ninguna clase de patíbulos. Brazo firme y enérgico, sí, cerebro sereno y voluntad para impedir que los burgueses y sus instrumentos vuelvan a restablecer la explotación y opresión del pueblo de convicción y de rumbos precisos, los que viven todavía ilusionados por engaños de la burguesía. La hipocresía aliadófila habrá de reconocer al gobierno maximalista para evitar que el imperialismo alemán esclavice a la democracia rusa, como si entre los maximalistas no hubiesen cerebros superiores que no se dejarán esclavizar ni por unos ni por otros y que por sobre todas las pretensiones y deseos de aniquilar la revolución, la fuerza maximalista habrá de triunfar para llevar la felicidad a la raza humana.

26La paz significará el triunfo de la revolución rusa, es decir, la abolición del régimen burgués capitalista, con todo su cortejo de explotación, tiranías, miserias, vicios y delincuencias. La paz significará para Rusia, bajo el régimen maximalista, aprovechar la primera y la más certera oportunidad para la abolición del sistema capitalista y el comienzo de un régimen socialista. La paz impuesta por Rusia, será la paz impuesta por la clase trabajadora libre de todo el mundo, y esto es lo que ningún gobierno capitalista quiere aceptar, pero los sucesos los llevan forzosamente a ese terreno. Si la paz se impone ahora, será el programa de la revolución, que es el programa de la clase obrera de todos los países. Que esto no conviene a los intereses de los aliados y de los imperios centrales, pero conviene a los verdaderos intereses del proletariado, cuya verdad y realidad se conocerá en el porvenir. Como este tema es interesante desarrollarlo, continuaré en otros artículos. (Continuará).

Adelante, Talcahuano 6/02/1918

LA RUSIA REVOLUCIONARIA LIBRANDO AL MUNDO DE LA GUERRA II

27Se dejó de hablar del caso ruso, que realmente llevaba al país por un camino iluminado a consolidar el progreso de la revolución social. El deseo de los gobiernos europeos y de los seudo socialistas de ver sucumbir el régimen maximalista, no ha podido realizarse, no cabe duda que todo el pueblo está empeñado en la consolidación del régimen maximalista. Ya no se habla de la “traición maximalista”. Los “perdonavidas” de los ingleses hablan de benevolencia para el nuevo régimen, hablan más, dicen que es necesario acercarse y darle la mano a Rusia maximalista, para salvarla de las garras de Alemania que se apresta a hacerla aún presa. Para los ingleses, los maximalistas son un atado de imbéciles, que cegados por la ilusión de la paz, no comprenden los lazos que Alemania les tiende. Hay que correr en salvación, ya no se puede soñar que vuelvan al poder los guerreros zaristas o demócratas; ya no se puede soñar en que Rusia puede ser un factor de guerra al lado de aliados.

28Rusia marcha ciega, según los ingleses, a firmar la paz con Alemania, y es necesario que Inglaterra intervenga en esa paz para salvar a Rusia de las astucias imperialistas de Alemania. ¡Mentecatos! El mundo os conocerá mañana mejor que ahora. Rusia maximalista ha invitado a todos los beligerantes al armisticio y a la paz. Ningún gobierno aliado contestó ese llamamiento, despreciando así a Rusia. Trotzky declaró que en la conferencia de la paz intervendrán los que asistan a ella. Como hasta aquí sólo Alemania se resuelve a tratar la paz, ya se han vislumbrado varios puntos graves para el porvenir de los burgueses de los países aliados y se aprestan a disimular sus desprecios anteriores y con el pretexto de salvar a Rusia, se resolverán a ser benevolentes y a entrar en negociaciones de paz. Si Alemania firma sola la paz con Rusia, arrancará un tratado de amistad comercial de tal naturaleza que hará inútil e impotente todo propósito de boicot por parte de los aliados. La población y la extensión territorial de Rusia, sus riquezas naturales e industrias, son un factor de tan grande importancia que no le restan su valor los capitalistas europeos, y los obliga a no prolongar más allá sus desprecios por el gobierno maximalista que no han podido destronar.

29Ante la seriedad de la acción maximalista, la prepotencia arrogante de la clase capitalista, siempre dispuesta a perder lo menos, y no lo más, ya se inclina y se acerca a Rusia. No somos de los que daremos más importancia a la realidad que a los pretextos. Por cualquier camino que entren ahora las naciones a negociar la paz, será siempre caer bajo la fatal determinación trazada por los maximalistas. A los aliados no les convendrá las bases de paz que establecerán Alemania y Rusia y que no podrán notificar después. Ante este peligro, cuando ya se vea cercano, procurarán los aliados disculpar de alguna manera su demora para intervenir a tiempo y repartirse las ventajas del tratado de paz. Cualesquiera que sean los detalles y fórmulas de paz y sus consecuencias, las bases fundamentales han de ser las que ya conocemos propuestas por los maximalistas, lo que equivale a imponerse un principio de verdadera justicia democrática y proletaria.

30Así la guerra habrá terminado obligada por los maximalistas; se ajustará la paz que necesita el pueblo trabajador; no habrá victoria militar; el militarismo no desaparecerá, no por un convenio, sino por el ejemplo que ofrecerá Rusia. La abolición del régimen capitalista iniciado y consolidado con la paz en Rusia, se irá extendiendo a los demás países y, en seguida, el mundo reconocerá lo que hoy no quiere reconocer, que el maximalismo ruso ha sido el más notable, el más valioso factor para poner fin a la guerra, ahora y para siempre.

31(Continuará)

Adelante, Talcahuano 7/02/1918

De Luis E. Recabarren S. LA RUSIA REVOLUCIONARIA LIBRANDO AL MUNDO DE LA GUERRA III

32Se ha repetido por nosotros muchas veces: “el verdadero valor consiste en oponerse a las fuerzas ciegas”. Al maximalismo, a quien se ha cubierto de cieno ahora, se elevará mañana cubierto de gloria, a traer la paz perpetua, ante la conciencia universal. Es el camino que recorrerán todas las grandes sublimes ideas. Debemos alegrarnos de que la humanidad vaya a disfrutar de la paz establecida por el pueblo de Rusia, superior por cierto a la paz que se proponían dictar los burgueses que destrozaban a la clase trabajadora.

33El secular sacrificio de las fuerzas revolucionarias de Rusia se habrá premiado con la aureola de paz y la abolición del régimen de explotación capitalista, que muchos insensatos preferirían postergar para consolidar uno de los bandos criminales de la guerra. ¡Rusia maximalista es hoy la antorcha del mundo! Salud a esa Rusia.

34Rusia revolucionaria, librando al mundo de la guerra, es el más poderoso baluarte de la verdadera democracia; de la democracia del pueblo honrado y trabajador.

35Conclusión

Adelante, Talcahuano 13/02/1918

LA RUSIA REVOLUCIONARIA ANTE LA INTERNACIONAL OBRERA UN EJEMPLO PARA IMITAR

36Nunca se pudo ocultar que en Rusia, desde el comienzo de la guerra, hubo una parte importante del proletariado opuesta tenazmente a la barbarie. Aún no es posible tener datos ciertos sobre la extensión de aquella oposición ni conocemos los sufrimientos soportados por aquellos, tal vez oscuros, pero heroicos defensores de la verdadera civilización y de la democracia obrera y socialista.

37El tiempo, breve por cierto, en este caso, ha transcurrido, y la ilusión de aquellos rusos proletarios y revolucionarios, enamorados de la paz y del trabajo, de la libertad y de la justicia, aparece ante sus ojos más cerca, más grande, más realidad. ¡No más guerra! No más descuartizamiento de hombres! No más ruinas materiales y sufrimientos humanos! ¡No más barbarie, bajo ningún falso pretexto! Y el pueblo ruso, esa enorme masa humana, por lo mismo difícil de alcanzar, la más numerosa de las naciones europeas, en medio del estrépito de la guerra, de la ebriedad patriotera, de la invasión, de la destrucción, ¡se detuvo! cesó la lucha fratricida, invitando con esa acción a los obreros del resto del mundo a seguir su ejemplo: a poner fin a la matanza humana iniciada por la clase capitalista del mundo.

38Desgraciadamente, todavía en las trincheras y en el ambiente de los otros países no se repite el pensamiento de los obreros de Rusia. Apenas si en Italia se ha esbozado un principio de rebelión que aún no brota y se expande vigoroso para el bien de la humanidad. Las palabras, en ese sentido, de algunos valientes y abnegados se ven estranguladas por la mano de la democracia capitalista y guerrera. En todos los países en guerra, de día en día se piden y se emplean medidas represivas contra los pacifistas. La democracia burguesa y capitalista, ha prohibido pensar y hablar de paz al pueblo. Sólo les estará reconocido a los gobiernos, cuando ellos lo crean conveniente. Al pueblo no le permitirá discutir, pues en el concepto burgués, sólo le corresponde ser el instrumento silencioso de la muerte y la destrucción.

39En Rusia, al comienzo de la revolución, se intentó “desviar” el curso revolucionario de su verdadero cauce. Pero felizmente, el pueblo genuino, obrero y campesino, no toleró mucho tiempo la “desviación” y tomó por su cuenta la dirección de su acción revolucionaria. Por alguna parte y en algún momento debía empezar el derrumbe de la autocracia y del capitalismo. Rusia obrera ha dado el primer paso y el más brillante ejemplo. ¿Quién le imitará enseguida?

40Repetidas veces los maximalistas rusos han pedido el apoyo del proletariado internacionalista para poner fin a la guerra. Últimamente ha dicho Trotsky: “La guerra en el frente ruso ha terminado ya”. Es una sentencia y es “una invitación” al proletariado de todos los países. Pero, dirán algunos, ¿y el imperialismo alemán, el cuco del mundo, el peligro contra la civilización? Ah! Bien claro y bien elocuente ha hablado y ha obrado la Rusia obrera y revolucionaria: “Cada pueblo debe encargarse de derrumbar su propio imperialismo y su propio militarismo, sin esperar la acción de los otros. Rusia obrera no ha pedido a nadie ayuda para derrocar el más feroz y sanguinario de los emperadores modernos. ¿Acaso Nicolás fue menos peligroso, menos cruel que Guillermo? ¿Acaso los grandes duques, los aristócratas y capitalistas de Rusia serán menos autocráticos y conservadores que los de Alemania u otro país? ¿Acaso el proletariado ruso no ha tropezado con mayores obstáculos que los otros proletariados?

41Rusia obrera ha derrumbado, con un poderoso empuje, su clase capitalista, con todo su cortejo de gobernantes, cortesanos, espías y bribones de todo género, para marchar paso a paso hacia la civilización nacional. Las tierras con todos “sus anexos” serán del Estado para trabajarlas en beneficio de la comunidad. ¡No más señores ni amos de las tierras! Las industrias, las máquinas, los ferrocarriles, todo, todo será propiedad de la comunidad. Adiós para siempre la propiedad privada, herencia maldita del pasado, que fue la causa de tantos y tantos horrores humanos. El pueblo ha decretado su abolición y las cosas marchan a los hechos consumados. La soberanía verdadera del pueblo por medio del Soviet (algo así como una Federación local), reemplaza todos los gobiernos para realizar la administración forzosamente pública. Rusia realiza en estos momentos “su nueva organización”, por cierto distinta y opuesta al sistema capitalista, y mientras la burguesía aterrorizada mira esa acción, el proletariado de los otros países continúa despedazándose bajo la dirección de sus clases capitalistas, sin querer darse todavía por notificado de la invitación hecha por los obreros de Rusia. ¡Hemos barrido nuestro imperialismo y militarismo!

42Es el primer paso hacia el triunfo final de la expropiación capitalista, de la abolición del régimen burgués, grita en alto la clase obrera de Rusia, como diciendo: Necesitamos la paz para consolidar el nuevo régimen del proletariado comunista; la continuación de la guerra puede volver al poder a la clase capitalista y demorar por otro siglo nuestras esperanzas de justicia social, que hoy podemos afirmar definitivamente.

43Hemos notado que desde el estallido de la revolución rusa, los gobiernos de los demás países en guerra, y sus secuaces, extreman su propaganda guerrera y su literatura oropelesca, de guerra, forzándose en desviar la mirada y la atención del proletariado sobre los sucesos de Rusia. Esa táctica, fruto del miedo, se ha extremado en Francia e Italia, hasta ahora con éxito. La burguesía tiene miedo, y con razón, que la revolución social termine con la guerra mundial, ajustando las cuentas a los culpables del martirio humano. Ojalá que la borrachera guerrera pueda detenerse un momento y entonces el proletariado de la Internacional comprenda que su misión no puede ser otra que apoyar la revolución rusa, hoy en todo su esplendor y llena de promesas. La vacilación será siempre propicia a fracaso.

44Es el caso inequívoco que debemos declarar de qué lado nos quedamos: si con los maximalistas, que derrumban con la acción (no con palabras) el militarismo y el capitalismo, aboliendo todo ese sistema para reemplazarlo por el colectivismo, comunismo; o preferimos marchar engañados, al lado de la burguesía, siguiendo la guerra en pos de palabras ilusorias a modo de programa. Lamentablemente es que todavía el proletariado vacile, poniendo en peligro el triunfo de la expropiación capitalista. Pues el triunfo del maximalismo en Rusia ha de ser la base inconmovible para el derrumbe del régimen capitalista, con imperialismo y militarismo de todo el mundo.

45Doy, sin vacilar, mi voto de adhesión a los maximalistas rusos, que inician el camino de la paz y de la abolición del régimen burgués, capitalista y bárbaro. Quien no apoye esta causa, sostendrá el régimen capitalista con todos sus horrores.

Luis E. Recabarren S.
Buenos Aires, diciembre 22 de 1917

Adelante, Talcahuano 12/03/1918

DESDE BUENOS AIRES. Correspondencia especial para ¡Adelante!

46Compañero Pradenas:

47Como ya sabe Ud. por las cartas que le envié oportunamente, aquí los chilenos fundamos una Institución que a la vez que nos sirve de protección, nos recuerda la amada tierra chilena. Ella tiene hasta hoy vida próspera y lozana, y son numerosos los compatriotas que han recibido sus beneficios.

48Hace poco le hicimos una visita en cuerpo al eminente escultor Guillermo Córdoba, compatriota nuestro que tiene su estudio en la calle Carril N° 267, donde confecciona la estatua del héroe de nuestra Independencia, General O’Higgins. Nos recibió con la gentileza que le es característica, pudiendo admirar en todos sus detalles la grandiosidad y pureza de líneas del monumento al héroe que evoca la epopeya legendaria de la Independencia chilena. A nosotros, profanos en el arte escultórico, nos sería muy difícil formular un juicio crítico sobre un trabajo de ese género; nos concretamos a decir que dejó la más agradable impresión en el ánimo de todos los acompañantes las explicaciones del señor Córdoba, retirándonos encantados de su conversación franca y amena.

Nuevo Partido Socialista

49Una nueva división ha venido a fraccionar las fuerzas socialistas de esta capital, que ahora unidas y compactas obtuvieron la primera mayoría. Expulsado Palacios por causas ya demasiado conocidas para repetirlas, el Comité Ejecutivo intentó imprimirle al partido rumbos chauvinistas y guerreros. A la protesta de los diversos Centros, el Comité Ejecutivo contestó expulsando en masa a los descontentos. Estos han formado el nuevo Partido Socialista Internacional, y en cuya fundación le ha cabido un papel preponderante a nuestro compatriota Luis E. Recabarren. Del manifiesto dirigido al pueblo, transcribimos lo siguiente:

50El Partido Socialista, al aprobar la guerra capitalista, rompe por completo su solidaridad con los socialistas que, en medio de los horrores de la conflagración, trabajan infatigablemente en toda Europa y en Estados Unidos por la instauración de la paz y del socialismo, conforme a las resoluciones de los congresos socialistas de Stuttgart, Copenhague y Basilea, confirmadas en los recientes congresos de Zimmerwald y Kienthal. Y para hacer más patente esa absoluta desvinculación del Partido Socialista con el socialismo, el órgano oficial del Partido, en un comentario sobre los maximalistas, llamó a éstos “los peores enemigos de la revolución rusa”, como si el advenimiento al poder del primer gobierno genuinamente socialista que registra la historia fuera una gran desgracia. Cuando una agrupación llamada “socialista” condena a un pueblo que se propone firmemente concertar la paz mundial, derrocar a la burguesía e implantar el tan anhelado reinado del proletariado socialista, y cuando expulsa de su propio seno a los defensores del socialismo y de la paz, ¿puede honradamente seguir ostentando el rótulo de “socialista”? ¡No! ¡Ni un segundo más! Una agrupación así, además de abdicar del socialismo, se ha tornado profundamente anti-socialista.

51No existía, pues, el verdadero Partido Socialista en la república. Acabamos de fundarlo. Al hacerlo, afirmamos que en ninguna ocasión transigiremos con el adversario ni usaremos de la injuria y de la calumnia como arma de combate. Atacaremos a las instituciones, no a los hombres. No nos afiebraremos por obtener leyecitas de complacencia que aun mutiladas, no se cumplen. Haremos, por ser mucho más provechosa, una severa labor de contralor y de crítica implacable a las instituciones capitalistas. La crítica demoledora allanó el camino a la revolución francesa; la crítica persistente precipitó, en plena guerra, la revolución rusa; la crítica tenaz, indomable, moverá a los obreros a una acción revolucionaria y a la política burguesa a conceder parciales beneficios efectivos por temor a no perderlo todo.

52Cuando breguemos por el programa mínimo será a condición de abonarlo, de empaparlo, por decirlo así, en la levadura revolucionaria del programa máximo consistente en la propiedad colectiva, por cuya implantación, a la mayor brevedad, lucharemos sin descanso y sin temores.

53Trabajadores: La barbarie capitalista ha cometido su crimen más nefasto y abominable al desencadenar la guerra mundial. Ningún sacrificio más cruento e inhumano, ningún móvil más sórdido e interesado. Demuestra él, como dice el manifiesto de Zimmerwald, que el capitalismo no sólo no es compatible con el socialismo sino ni con las condiciones más elementales de toda comunidad humana.

54La clase obrera tiene una misión grande e inmediata que cumplir: sepultar a la guerra en su horrible lecho de sangre y ruinas. Despierta al fin el proletariado a la realidad de las cosas y comprende que cuesta menos vidas derrumbar a la burguesía y lograr la propia emancipación económica y moral que servir de combustible al cañón y a la metralla en servicio exclusivo de una minoría de explotadores que, o no van a la guerra o permanecen satisfechos, usufructuando a retaguardia. El fin de la guerra se avecina, gracias a la enérgica intervención del proletariado. El único vencido, al final, será el capitalismo imperialista con sus aliados naturales, el militarismo ensoberbecido, los tronos autocráticos.

55Un ardiente e impetuoso soplo revolucionario parece cruzar triunfante por el planeta. Ha comenzado en Rusia y se extiende hacia todos los rincones del mundo. Su móvil: la instauración del socialismo. Con la mirada elevada en tan alto ideal queremos ser en esta sección de América, los agentes eficientes, activos, de esta hondísima transformación revolucionaria.

56Proletarios: Si deseáis estar a la altura del momento histórico y si no queréis traicionar vuestros propios intereses, alistaos en nuestras filas. Hombres y mujeres, enérgicos y esclarecidos que visionáis fervientemente una sociedad más justa, sin explotados ni explotadores, sin guerras ni tiranos, aportad vuestros esfuerzos a la emancipación proletaria que importa la emancipación y la reconciliación de toda la humanidad.

57¡Viva el socialismo internacional!

58El Comité Ejecutivo: Luis E. Recabarren; José F. Grosso; Guido A. Cartey; Juan Ferlini; Alberto Palcos; Aidé Cantoni; Pedro D. Zibecchi, Carlos Pascali, Arturo Blanco, José Alonso y E. González Mellen.

Adelante, Talcahuano 16/05/1918

LA PRENSA

59Nadie podrá desconocer hoy día que la prensa desempeña la misión más interesante en la humana labor de todos los días, en todos los rincones del mundo. Ninguna ciencia, ningún producto científico, literario, artístico, alcanzaría ni el triunfo ni la ventaja de servir a la humanidad si no fuera porque la prensa, con sus rápidas alas telegráficas, informa al mundo de todos los sucesos, llevando las más numerosas impresiones y sensaciones a todos los cerebros.

60La metralla, hija de la maldad del hombre, ha destruido pueblos enteros. La prensa es más poderosa que la metralla: ella fulmina la maldad, poniéndola a la luz del mundo entero; la prensa es creadora, ella es la madre de la civilización y de la cultura: la prensa es la fuente fecunda, la fuente ricamente inagotable de la savia poderosa que cautiva, que aprisiona los cerebros y corazones, para ponerlos a su servicio; la prensa es el arma más revolucionaria de los tiempos modernos: la maldad no resiste a su escalpelo; el bien no puede ser secuestrado, porque la prensa, con poder omnipotente, lo devuelve a la libertad.

61La felicidad ideal de la humanidad no puede tener otra base que el deber y la cultura, que el saber envuelto en la pureza de una verdadera cultura, y estos factores de la felicidad sólo progresan mediante el indispensable concurso de la prensa. La prensa es el único laboratorio donde puede analizarse con precisión el estado de descomposición de nuestra actual sociedad. Como todas las cosas naturales, la prensa tiene sus purezas y sus impurezas. En los metales y otras sustancian, se llaman escorias las impurezas. En la prensa también hay escorias.

62Las buenas personas y muy especialmente los trabajadores, deben tener la clarividencia para distinguir cuál es aquella prensa escoria que nada útil puede ofrecer a la mentalidad humana.

63Los trabajadores tenemos nuestra prensa y es nuestro deber perfeccionarla para hacer de ella un poder sugestionador, cuya fuerza sea capaz de unir, bajo las tintas de los hermosos sentimientos a todos los seres humanos que sueñan con días mejores y también a los que nada piensan, pero que en el mañana podrán pensar. El día en que nos demos cuenta del valor incomparable de la prensa, entonces nos convertiremos en apasionados propagandistas de ella, sabremos enseñar al pueblo la riqueza inapreciable de su valor. El día que sepamos apreciar la fuerza que desarrolla la prensa en cada cerebro y en cada corazón; el día que podamos darnos cuenta que la tiranía puede ser más fácilmente destruida por la prensa que por la metralla; el día que comprendamos que la explotación y la opresión pueden ser reducidas a nada mediante la acción que la prensa desarrolla en el seno de los pueblos, entonces, compañeros y compañeras, entonces la prensa será para nosotros parte inseparable de nuestra vida.

64El escritor de más nombre, el dramaturgo de mayores triunfos, el científico que más utilidad haya dado al mundo, todos los poderes de la ciencia vivirían entre sombras, a no haber sido por la feliz invención de la imprenta. Los pueblos oprimidos en la esclavitud y en la abyección más asquerosa, no habrían alcanzado la esperanza presente de confiar en su desaparición, sino hubiera sido por la acción de la prensa que ha llevado dosis abundantes de luz a los seres humanos. ¡La prensa! Para ella nuestros cantos de admiración ilimitada, porque la prensa es el factor decisivo de la redención de los miserables.

65¡La prensa! ¡Es lima que rompe cadenas! Ella es consuelo de las almas buenas y la esperanza de los pueblos enteros. La prensa es tea que quema lo impuro. El bienestar con ella es más seguro. Ella aproxima la felicidad.

66¡La prensa! Por ella los pueblos sufrientes de vigilias seculares han podido iniciar las grandes jomadas de su redención, porque han bebido en sus páginas el elixir de la nueva vida. Los pueblos miserables, sepultados en las cavernas insondables de la ignorancia, deben a la prensa la felicidad de haber destruido las vendas tenebrosas que cubrían sus ojos. La prensa es ahora el vehículo de carrera vertiginosa que conduce a los pueblos a la cúspide de la grandeza moral. La prensa es el crisol gigantesco donde toda la humanidad será fundida dejando al pasado las escorias de la vida para brindar delicadamente al porvenir del precioso fruto de la pureza. La prensa, trabajadores, es nuestra salvación.

67La prensa, que es propia de los obreros, la que ha nacido para servirlos, la que vive para darles savia y vida, vigor y fuerza, esa prensa, trabajadores, debe ser el objeto de vuestros desvelos. ¡Sin la prensa no alcanzaréis progresos, sin la prensa no valdréis nada!

68Dad a la prensa obrera todos vuestros entusiasmos, para que ella sirva nuestras aspiraciones. Nosotros para ella y ella para nosotros. La prensa es la Marsellesa de los oprimidos.

69¡Salud a la prensa redentora de la humanidad!

Luis E. Recabarren S.
ADELANTE, TALCAHUANO

Adelante, Talcahuano, 11/03/1919

DESDE “EL DESTIERRO”. La ignorancia de los burgueses

70Lautaro es uno de los pueblos más pintorescos de la frontera. Y en este tiempo con su verde esplendor, sus mujeres bellísimas y amigos sinceros y buenos, resulta para nosotros, los relegados de Antofagasta, un momento de agradable descanso, en vez de un desatinado e inmerecido castigo, como han pretendido proporcionamos las autoridades de Antofagasta, cómplices de tres o cuatro capitalistas insensatos.

71Es posible que los lectores de Adelante no hayan conocido bien las causas que produjeron nuestra relegación a Lautaro. La prensa de los ricos ha dicho tanta tontería y tanta mentira, que llegamos a dudar de que esa prensa tenga escritores serios y cultos. Todo lo que ha dicho contra nosotros es la más soez mentira. Es una burda calumnia, con lo que pretenden dejar impunes los abusos autoritarios de Antofagasta y del Gobierno.

72En Antofagasta NO HA OCURRIDO el más leve incidente de donde pudieran sacar un motivo para dar base a los abusos cometidos. Ni la Federación Obrera ni el Partido Socialista ni el Partido Demócrata habían realizado actos públicos que pudieran infundir temor a nadie ni habían tomado todavía acuerdos sobre el mitin proyectado para el 7 de febrero pasado. Los abusos del norte no son tampoco frutos del miedo, como pretenden algunos hacernos creer para justificar los abusos. Lo que se ha querido hacer en Antofagasta y Tarapacá, es dar un golpe mortal a la Federación Obrera y a los partidos obreros socialista y demócrata. Eso es todo.

73El incremento creciente de la organización y de la educación obrera no agrada a los degenerados capitalistas que pretenden conservar siempre al pueblo sumido en la degradación y el vicio para explotarlo vilmente. Nosotros, que no podemos consentir ni en el aniquilamiento de la raza ni en la desenfrenada explotación que se hace en las salitreras, levantamos nuestra voz y nuestra pluma para condenar los procedimientos incultos de la burguesía y para incitar e interesar a los obreros a educarse, a ilustrarse, a hacerse capaces, en una palabra, para conquistar su propia redención. Esta obra educativa nuestra no agrada a los burgueses más embrutecidos, que son la mayoría en el norte y que cuenta con la complicidad incondicional de autoridades ineptas e ignorantes del modo de ventilar los problemas sociales de la época.

74Creen esos burgueses, en su eterna ceguera, que esos golpes de autoridad matan el espíritu de progreso en los obreros. Y en realidad se equivocan completamente. La clase trabajadora de Chile ha llegado, en 1919, a un grado de cultura y de comprensión de sus deberes sociales que la coloca en condiciones de exigir el respeto que se merece como fuerza única irreemplazable de la riqueza social. Y cuando la burguesía se da cuenta de esta nueva condición de la clase obrera, pretende destruirnos. Nuestro deber es impedir que la clase rica, después de explotamos ignominiosamente, pretenda destruir nuestra organización, nuestros intereses y nuestra salud social.

75Trabajadores de pie, para salvar el presente y el porvenir de la clase obrera. Cuando contemplamos las bellezas de este destierro, nos figuramos que los gobernantes tardíamente arrepentidos de lo ridículo de su acción, quisieron endulzarnos el castigo. Una vez terminado nuestro destierro, tendremos el gusto de visitar a los compañeros de Talcahuano.

Salud y actividad.
Luis E. Recabarren S., Oscar A. Chanks, Mariano Rivas, Arturo Siemsen
Lautaro, marzo 7 de 1919

Adelante, Talcahuano 29/01/1920

LA SEGUNDA CONVENCIÓN DE LA FEDERACIÓN OBRERA DE CHILE

76(El texto corresponde al publicado en 13 enero de 1920 en El Socialista, de Antofagasta)

Adelante, Talcahuano, 30/06/1920

En la Prisión. TOMEMOS BUEN RUMBO

77(El texto corresponde al publicado en El Socialista, de Antofagasta, en 11 de julio de 1920. En Adelante, fue inicialmente publicado en dos partes: 30 de junio y 1 de julio de 1920).

Adelante, Talcahuano, 9/07/1920

LA IMPOTENCIA BURGUESA FRENTE A LA FUERZA OBRERA

78(El texto corresponde al publicado en igual fecha en El Socialista, de Antofagasta).

Adelante, Talcahuano, 10/07/1920

LA NOBLE MISION DE LA MUJER EN LA FEDERACION

79(El texto corresponde al publicado en igual fecha en El Socialista, de Antofagasta).

Adelante, Talcahuano, 15/07/1920

POR ELDIARIO DE LA FEDERACION EN LA CAPITAL

80(El texto corresponde al publicado en El Socialista, de Antofagasta, en 15 de julio de 1920. La versión de Adelante, de igual fecha, señala a junio de 1920 como fecha de redacción).

Notes

1 Desgraciadamente todavía el caso se repite. Como en tiempos de Víctor Hugo, (no hace más de cien años) se objetaba todo ideal de progreso como error utópico, así hoy todavía hay socialistas también, como cualquier conservador, que se han atrevido a calificar de sueños las proposiciones que en estos artículos se están haciendo (Nota de Recabarren)

Acheter

Volume papier

amazon.fr