Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Bonete, Iquique

Texte intégral

El Bonete, Iquique 18/enero/1913

PEDANTERIA RELIGIOSA I

1A menudo, en la vida diaria de los pueblos, se originan discusiones que ponen en duda ciertas afirmaciones de la iglesia y en estas ocasiones los defensores del clero no oponen ninguna razonable teoría para defenderse, recurriendo solamente a expresiones groseras y brutales como éstas: El que no cree en Dios es un animal.

2Emplean esta expresión aconsejada por los mismos fariseos de sotanas. Esto revela que el clero y sus creyentes carecen en absoluto de cultura. Si un individuo cualquiera no puede creer en las afirmaciones de la iglesia o en Dios y tiene la franqueza de dar a conocer sus ideas, lo justo y lo lógico es que se le respete como individuo, y el que crea que piensa mal, debe, con cultura, hacerle ver el error, con pruebas, con argumentos capaces de constituir pruebas, pero nunca con insultos irrazonables.

3Yo no creo en Dios. ¿Qué culpa tendré por ello? Yo me afano en ver si Dios existe. Yo busco a Dios y no le encuentro en ninguna parte, antes, por el contrario, todo lo que veo me habla con el elocuente lenguaje de los hechos que Dios no existe y que sólo es una ficción; que sólo es una creación imaginaria de los hombres para atemorizar a los pobres de espíritu.

4Yo he buscado a Dios en Iquique. Una noche me propuse recorrer todos los prostíbulos públicos y clandestinos. Uno por uno los fui visitando, en alas de mi imaginación. Había en ellos centenares de niñitas hermosas, muy jovencitas, cuyas modalidades y costumbres estaban ya, ¡en tan corta edad! muy relajadas, tanto que producía repugnante lástima. Muchas de esas niñitas estaban prostituidas por sus propias madres, convertidas en rufianes. Miré en esas niñitas sus rostros alegres, y vi en ellas la ausencia absoluta del poder de ese Dios imaginado por el clero. Si Dios existe y es poderoso, ¿cómo no da una prueba de su poder y de su bondad impidiendo la prostitución de tanta niñita en su edad temprana? Bastaría que Dios, (al existir) inspirase el sentimiento de la honestidad para detener la corrupción.

5Pero supongamos que Dios no venga a la tierra porque tiene acá sus iglesias y sus representantes autorizados y dotados del poder suficiente ¿cómo es, entonces, que mientras las iglesias aumentan su radio de acción, aumentando sus escuelas, sus templos, sus diarios y revistas, y predicadores y sus asociaciones, a la vez que cada día disponen de mayores recursos de dinero y de poder, como es, digo, que las iglesias no son capaces de impedir el desarrollo del mal y de la perdición de tantas niñitas que podrían ser útiles a la humanidad? ¿Dos mil años no son suficientes para adquirir un poder capaz de inspirar el bien? Todo esto prueba, irrefutablemente, que Dios no existe. Pero más que todo prueba que las iglesias carecen de poder y de influencia moral para detener el mal.

6La causa de esta incapacidad consiste en que las iglesias no tienen por base una doctrina justa y sabia capaz de apoderarse del cerebro y del corazón de todos los seres humanos, para impulsarlos a obrar bien. Si las personas buenas quieren ayudar a moralizar los pueblos desmoralizados, no deben recurrir al concurso de las iglesias. Es necesario buscar el poder regenerador muy lejos de las iglesias. Continuaremos tratando este tema.

Luis E. Recabarren S.

El Bonete, Iquique, 25/enero/1913

PEDANTERIA RELIGIOSA II

7Hay una desgraciada ocurrencia repetida a cada paso por la casi totalidad de los llamados liberales y ella es la que sigue: Las escuelas de los frailes son las mejores. Y liberales y radicales llevan todos sus niños y niñas a recibir la corruptora enseñanza clerical, que multiplica el número de los hipócritas y de los jesuitas, que tanto dañan la verdad.

8Los hombres de Iglesia han tenido la inteligencia suficiente para crearse su propio ambiente y ellos, hábilmente, se han creado esa expresión: el clero tiene las mejores escuelas y los mejores profesores. Esta es una emboscada en la que los bobos del llamado liberalismo han caído como zorzales. No hay tal. Si el clero fuera capaz de proporcionar la mejor enseñanza, no tendríamos el país infectado y gobernado por una mayoría de rateros, ladrones, gariteros, rufianes y corruptores de toda especie, como la que fatalmente está introducida en todas las reparticiones de la vida pública del país.

9Si el clero fuera capaz de proporcionar la mejor enseñanza, en más de cien años que domina en la instrucción en este país, habría ya formado su base moral muy segura y muy grande capaz de dominar toda maldad. Nada de eso hay. Cada día que transcurre vemos, asombrados, cómo el clero aumenta sus medios eficaces de propaganda, cómo levanta nuevos templos, nuevas escuelas, nuevos diarios, cómo mantiene activas misiones ambulantes y todos estos medios extienden su propaganda y hacen penetrar el catolicismo, que dicen es la mejor doctrina moral. Sin embargo, mientras ellos progresan, también progresa la corrupción. En Tarapacá no puede desmentirse esta verdad. Mientras más influencia tiene el clero, más prostíbulos, más garitos, más tabernas hay en Iquique y el resto de la provincia. Y preguntadle a la prostituta, al garitero, al tabernero y a todos los corrompidos, cuál es su ideal religioso y os contestarán, sin vacilar, que son católicos.

10Todo esto prueba que esa doctrina religiosa no es capaz de producir seres buenos, enteramente buenos, pues la mayor parte son aparentemente buenos y eso se llama hipocresía. Hay doctrinas muy superiores que hacen del ser humano seres inteligentes y verdaderamente buenos. Procuraremos ir indicando rumbos a medida que lo permita nuestro desarrollo periodístico.

Luis E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

amazon.fr