Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Trasandino, Los Andes

Texte intégral

El Trasandino, Los Andes 12/sept./1909

OTRA VEZ A LA LUCHA

1Vuelve nuestra modesta publicación a continuar su tarea suspendida. Es decir, volvemos con el pensamiento de ser útiles al pueblo, a esa gran masa laboriosa que riega la tierra con el sudor de la, frente, y que necesita de nuestro estímulo para recuperar las fuerzas gastadas, de su espíritu y de su cuerpo.

2Modesta es nuestra esfera de obreros, sólo ofrecemos lo que podemos dar: LUZ para alumbrarle el camino más corto a su felicidad. Ese es el campo en que vamos a luchar, y decimos luchar porque, por desgracia, hay mucha gente interesada en mantener al pueblo en el error y en la ignorancia, a fin de explotarlo tan fácilmente como se esquilma a una oveja. El pueblo sufre porque es ignorante, porque es sencillo como un niño. La ignorancia le mantiene en el vicio y le conduce a la miseria. No sabe que somos carne de su carne y sangre de su sangre y que hemos tenido la felicidad de romper la venda de la ignorancia, queremos como hermanos, convidarle con nuestra luz y acariciarle con nuestras ideas.

3¿Qué pretendemos con eso? ¿Buscar glorias? ¡No! Nada de eso. Sólo queremos que la clase trabajadora, que es la que realiza y ejecuta todo pensamiento, se eleve dignamente y sea merecedora al amor social y al respeto que merece como creadora de la vida. ¿No le debemos la vida a la clase trabajadora? ¿No es acaso la clase trabajadora, que encorvada bajo los rayos del sol, en los campos, siembra el trigo, lo corta, lo muele y lo hace pan? ¿No es ella quien nos da el pan de cada día? ¿No es acaso la clase trabajadora la que en los campos y en los establos cuida las vacas que nos dan su leche y su carne que es nuestro alimento diario? ¿No es acaso la clase trabajadora la que siembra las papas, los porotos y todo aquello que forma nuestra alimentación? ¿No es ella la que corta la lana, la que cultiva el algodón, que después lo transforma en telas para hacer de ellas las ropas que cubren nuestro cuerpo para preservarlo en el verano del calor y en el invierno del frío? ¿No es ella la que ha fabricado este papel, esta tinta y esta pluma, que permite transmitir a todo el mundo este pensamiento?

4¡Ah!, yo que comprendo que no podría vivir un minuto sin el fruto del trabajo abnegado de todos esos trabajadores, ya sea el minero, el agricultor, el médico, el obrero de esa industria; ya sea el basurero, que cuida de la higiene para preservarme de las epidemias; yo me descubro a venerar la acción sagrada del trabajador que, encorvado bajo los rayos del sol, prepara el pan cada día, ¡que alarga mi existencia y que me hace gozar del placer de vivir!

5Sí, trabajador del campo, tú das la primera materia para que pueda trabajar el obrero de la ciudad. Si tú no das el trigo, el panadero no da pan. Si tú no das la lana, el sastre no da la ropa. ¡Sí, trabajador del campo y de la ciudad, tú eres el rey de la creación. Todo cuanto existe es tu obra! El Ferrocarril majestuoso, demostración viviente de progreso y civilización, lazo que une pueblos y familias, creación sublime del genio del saber que lo ideó en su mente, el Ferrocarril, digo, no existiría, si tú, obrero de la mina, no hubieras aportado la materia. Si tú, obrero de la ciudad, no hubieras modelado fierros y maderas. El sabio creador de las teorías es premiado, cuando menos con la gratitud humana que utiliza sus creaciones y con sus monumentos que inmortalizan su nombre; pero para ti, obrero del campo y de la ciudad, que dais vida real a la teoría del sabio, ¡no hay otra recompensa-triste es decirlo-que tu choza de paja y tu negra miseria! ¡que tu cama de tierra y tu pan de abrojos!

6Sacarte de allí, no a buscar glorias y grandezas, sino a buscar pan blando, vida feliz y un hogar con amor, es la misión que tiene este modesto periódico, que lo inspiras tú, pueblo querido que renace para ti y que pide tu concurso para salir junto contigo a donde hay vida y a donde hay luz. Venid, pueblo, a gozar la vida que habéis creado. Sólo es necesario para ello abandonar los vicios y la ignorancia. ¡Venid, os ayudaremos a subir!

Luis E. Recabarren S.

El Trasandino, Los Andes, 19/septiembre/1909

EN EL ANIVERSARIO DE LA PATRIA

7Todo un mundo de entusiasmos y de alegrías se desencadena entre el pueblo en estas fechas que se llaman: el aniversario de la independencia nacional. La clase pobre, que también rinde su tributo y hasta el exceso en estos días, se arroja al charco de las fiestas hasta la última moneda que posee. Nosotros, que miramos las cosas dentro de la órbita de nuestra misión de periodistas y de educadores del pueblo, sentimos un profundo pesar cuando vemos a la clase trabajadora participar en una fiesta que no es la suya, y sentir alegrías por la llamada independencia nacional que ninguna libertad real ha traído al pueblo productor.

8Se dice que esta fecha significa la emancipación de la opresión española que ejerció su tiranía en estos países sud-americanos durante tres siglos y que la revolución de 1810 dio al pueblo libertad y patria. Nosotros diferimos de este modo de pensar. Si la opresión española desapareció de esta tierra, no ha sucedido otra cosa que un cambio de opresión. La clase trabajadora vivió tres siglos sometida a la esclavitud de la tiranía española, y cuando en Chile sonó lo que se llamó la hora de la libertad y de la emancipación, esa libertad y esa emancipación que conquistó el pueblo-soldado de 1810, sólo fue para la clase burguesa y adinerada, pero en ningún caso lo fue para el pueblo que continuó siendo esclavo de la nueva clase que se erigía en gobierno en Chile.

9Desde esa fecha, antes y hoy, el pueblo carece de libertades y de garantías. El pueblo no es otra se cosa que un simple paria. Hoy día, a los 99 años después de la llamada emancipación, el pueblo chileno, es decir, la masa del proletariado productor, no disfruta de mayores garantías ni libertades que aquellas que actualmente existen en la misma llamada madre patria. Tan miserable y esclavo vive hoy el pueblo chileno como el pueblo español. Y si se quiere, entre la clase trabajadora de España hay más educación, más cultura, más conciencia y más capacidad que entre la clase trabajadora de Chile. ¿Qué es, pues, los que hemos ganado con la llamada independencia nacional? ¿Acaso el pueblo de Chile no es ametrallado, asesinado, encarcelado y perseguido cuando pretende hacer uso de sus derechos constitucionales? La tiranía burguesa española ¿no es idéntica a la tiranía burguesa chilena? ¿Qué es, pues, lo que el pueblo celebra en esta fecha?

10El pueblo, en realidad, nada tiene que celebrar. El pueblo es arrastrado, en esta época, a prestar su concurso exhibiendo durante una semana toda su desnuda miseria moral y material presentándose, andrajoso o poco menos, en un lamentable estado de embriaguez que revela el grado de cultura que ha alcanzado en un siglo de vida libre e independiente, durante el cual, la clase escogida que nos gobierna, se enorgullece, sin duda, de ser la directora y educadora de un pueblo que no puede ser orgullo de ninguna sociedad que realmente sea culta. En una palabra, en Chile tenemos un pueblo tan atrasado y grosero, como la misma burguesía que lo gobierna, que no se diferencia sino en el barniz de hipocresía con que se encubre.

11La verdadera emancipación del pueblo no ha sonado aún, ni sonará hasta tanto el pueblo mismo se eduque, se organice y se emancipe de la tiranía burguesa y capitalista que hoy lo oprime social, política y económicamente, como le ha oprimido toda la vida. Pueblo: si queréis tener verdadera emancipación, rompe primero las cadenas de tus vicios, edúcate, organízate y haz la administración de tus intereses directamente, y sólo entonces serás libre.

Luis E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

amazon.fr