Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Deber, Chañaral

Texto completo

El Deber, Chañaral 23/mayo/1907

LA DEMOCRACIA EN LOS MUNICIPIOS. Lo que se debe hacer

1El Partido Demócrata alcanza una regular representación en los municipios del país, y en varios de ellos cuenta, o con mayorías propias o forma mayoría en combinación con otros grupos. En estas condiciones, debe plantear ya la realización de obras que llamen la atención del pueblo y que lo atraiga a la organización política en mayores proporciones de lo que ha ocurrido hasta la fecha y desde hace veinte años.

2La acción presente de los actuales municipales demócratas, de hacer simple administración, encaminándola a la corrección y de cautelar la buena y atinada inversión del presupuesto, es una obra natural y lógica, pero que no interesa sobremanera al pueblo elector. Necesitan los municipales demócratas salir de ese terreno y abarcar nuevos horizontes que sean una novedad en el país y que violenten el entusiasmo popular en favor del Partido Demócrata. Que nazcan acciones obreras en los municipios, pues de por sí constituyen una propaganda permanente. Por ejemplo: el Municipio demócrata puede establecer y mantener panaderías permanentes para venderle al pueblo pan de mejor calidad y más barato. Este trabajo puede realizarlo en tales condiciones, que obligaría a los dueños de panaderías vender en las mismas condiciones si no quieren sufrir la terrible competencia que le haría la Panadería Municipal, resultando de esto un visible beneficio para la población y así, el Partido autor de esta obra, robustecería sus filas.

3Los establecimientos burgueses que no pudieran resistir la competencia municipal, quebrarían, desapareciendo y con ello ganaría doblemente el pueblo, pues desaparecería un explotador del trabajador. Sería esto un bien popular, piénselo bien el Partido, los actuales municipales, los directorios de agrupaciones y el Directorio General, y entren a obrar en este nuevo terreno. Cualquier Municipio estaría hoy en condiciones de entrar a hacer estos servicios locales que beneficiarían muy directamente al pueblo. Probar es triunfar. Así como monopolizar la producción del pan, podría hacerlo con la carne y con todos los artículos más indispensables del consumo diario. Debiera establecer almacenes municipales completamente surtidos, a fin de librar al pueblo del terrible sabotaje de algunos comerciantes sin conciencia.

4Algunos Municipios podrían abarcar obras de mayor aliento, como ser, monopolizar algunos artículos de consumo; papas, frejoles, trigo, verduras, etc., y llegar hasta la construcción de habitaciones. En el país hay varios Municipios que cuentan con mayorías demócratas: Tocopilla, Santa Luisa; Concepción; Coquimbo; Talcahuano; Valdivia y algunos otros, que están en el deber de ensayar una obra de esta índole. Creemos que el objeto que impulsa al pueblo a tomar parte en la administración municipal, por intermedio del Partido Demócrata, no ha de ser simplemente por cambiar los hombres, o por emplear un poco más la honradez en los mismos actos de los burgueses. Si ese sólo fuera el objeto, en pocos años moriría el entusiasmo por el partido y habríamos fracasado en esta obra de emancipar un pueblo de la tutela burguesa. La municipalización de algunos servicios públicos, como los ya indicados, es un tema que deberán estudiar con mayor detención los demócratas y desarrollar ideas y publicarlas a este respecto, tanto que la acción se deje sentir en los municipios. Esta obra no es solamente para aquellas municipalidades en que cuentan con mayoría propia los demócratas. En aquellos pueblos donde la representación del Partido sostiene y forma parte de una mayoría, debe imponer este orden de ideas. Formar parte de una mayoría por sostener unos cuatro empleados, no es cumplir con el programa de la Democracia. Si queremos que el Partido ofrezca al pueblo un nuevo factor de vida, que contribuya a robustecer su organización, empújese el rumbo de la representación por el camino indicado. Los compañeros que están en el campo inmediato de la acción tienen la palabra sobre el tema que debe quedar en discusión. Salud y propaganda.

Luis E. Recabarren S.

Comprar

Volumen papel

amazon.fr