Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Pueblo Obrero, Iquique

Texte intégral

El Pueblo Obrero, Iquique, 4/abril/1907

Desde Buenos Aires. PARA EL 1° DE MAYO

1De todas partes del mundo llegan noticias a esta capital de los activos esfuerzos que se gastan para que el 1° de mayo venidero resulte grandiosamente solemne. Parece que los trabajadores en todas partes se dan cuenta de lo que vale probar, en un momento dado, la fuerza que constituye la unificación de las masas proletarias. El 1° de mayo, es ya, en las principales naciones, un verdadero día feriado; la protesta del trabajo, la fiesta de los asalariados, y en muchas partes los patrones han reconocido e incluido en sus días feriados el 1° de, mayo sin descontar el jornal. En Buenos Aires, muchos gremios han impuesto a los patrones esta fiesta y la han reconocido sin que ella produzca dificultades.

2Los Centros Socialistas, los gremios y grupos anarquistas, inician ya sus preparativos para que el programa de ese día resulte espléndido, resulte una jornada de propaganda doctrinaria, de unión; y una demostración de fuerza viva, y de poder proletario. Yo me anticipo a comunicar estos preparativos-para que los compañeros de Chile preparen también, con tiempo, el espíritu y la voluntad de los trabajadores-, para que en ese día, el 1° de mayo sea el día de descanso universal de las clases laboriosas. Allí donde tanta apatía reina aún entre los obreros, donde aún se duerme, donde la explotación y la tiranía de los capitalistas es soportada con estúpida resignación por los operarios, es necesario sacudir con más fuerza ese letargo.

3La prensa obrera tiene esa misión. Los gremios organizados deben prepararse con anticipación, haciendo circular proclamas que den a conocer el significado del 1° de mayo. El Partido Demócrata, que hasta la fecha casi nada ha hecho por el 1° de mayo, debe también agitar el ambiente obrero, debe interesarle descansar en un día propio, determinado para los proletarios de todo el mundo. Todos los elementos que ya comprenden la gran significación del 1° de mayo deben, con tiempo, inducir a los trabajadores A NO TRABAJAR en ese día. Es el domingo obrero. Las fábricas deben paralizarse, las maquinarias deben estar muertas, silenciosas; los campos desiertos; en los talleres no debe moverse una herramienta; en la calle no debe haber tráfico de vehículos, los tranvías, los carretones, los carruajes, los ferrocarriles, todo debe descansar ese día. Es un solo día en el año. Un solo día, el que queremos que sea nuestro, propio, exclusivo de los obreros del mundo.

4Las patrias, las religiones y el capital tienen sus días de fiesta. El proletario también debe tenerlo: el 1° de mayo. Los trabajadores de Iquique, deben, alguna vez, dar la gran prueba de solidaridad internacional, no trabajando el 1° de mayo venidero. Salud y mucha propaganda.

Luis E. Recabarren
Buenos Aires

El Pueblo Obrero, Iquique 9/abril/1907

¡TRABAJADORES! ¡PROLETARIOS! El 1° de mayo

5Se consagra como un día de descanso simultáneo, universal, por todos los trabajadores organizados y conscientes del mundo. Trabajadores de Chile, no quedemos a la cola del ejército obrero que busca su redención. Imitemos a nuestros hermanos del mundo que descansan el 1° de mayo. Preparémonos, pues, para NO TRABAJAR el primero de mayo venidero. Destinemos ese día para glorificar el descanso y el homenaje a los mártires que han sucumbido luchando por darnos libertad y emancipación económica. Que nadie trabaje el 1° de mayo. Esa debe ser nuestra voluntad de hoy. Que todas las organizaciones obreras organicen mítines, conferencias, fiestas, etc., para ese día.

Luis E. Recabarren S.

El Pueblo Obrero, Iquique 25/mayo/1907

De Luis E. Recabarren S.

6De una carta que nos ha dirigido el señor Luis E. Recabarren S., desde Buenos Aires, extractamos los siguientes acápites por considerarlos de gran interés para nuestros lectores. Helos aquí: “La publicación de artículos o folletines patrioteros que alaban los hechos guerreros de la burguesía contribuyen a perpetuar en el pueblo las ideas de esclavitud y a la vez alaba la obra de los verdugos del pueblo. La acción diaria de la prensa obrera debe ser educar al obrero preparándolo para vivir en la sociedad futura y más, que esto, inculcando en el cerebro y en el corazón de los trabajadores las siguientes ideas:

7I.- La lucha de clases, es decir, separarse completamente de la burguesía, negándole su apoyo en el Ejército y en las religiones. El Ejército es hoy día la fuerza organizada con que la burguesía defiende sus privilegios, ataviados por la democracia y detiene al pueblo en sus avances hacia la conquista de sus libertades. Es una mentira que el Ejército sea para defender la patria, que es abstracta, y que el trabajador sólo recibe cadenas de ella. El hospital, la cárcel y la miseria con opresión y explotación es lo que la patria da a los obreros en todo el mundo.

8II- La acción política del pueblo debe ser empujada con entusiasmo y honradez por la prensa obrera. Los obreros deben apoderarse de los municipios y del Congreso para derogar todos los impuestos, todas las leyes aduaneras, comerciales y penales que hacen angustiosa la existencia de las familias obreras y que, en cambio, enriquecen a los burgueses. Esta acción política debe ser enteramente dentro de la lucha de clase, es decir el pueblo debe elegir proletarios que luchen por la emancipación proletaria, y nunca, pero nunca votar por un burgués. El obrero que vota por un burgués no hace sino darles más poder de opresión a sus patrones que lo explotan con las mercaderías. En mi concepto, los obreros deben apoderarse del poder político aún empleando para ello la revolución armada. ¿Los burgueses no van a la revolución armada para apoderarse del gobierno cuando el sufragio no les es suficiente?. Nosotros también podemos y debemos hacerlo.

9III- La organización gremial de oficio de los obreros en sociedades de resistencia contra el capital y la autoridad, es también obra que debe analizar, estudiar y propagar la prensa obrera, sin abandonar un momento esta idea, luchar hasta conseguir que todos los obreros se organicen en gremios de resistencia y que éstos se federen en cada localidad y todas las federaciones locales tengan pacto de reciprocidad y solidaridad dentro de la nación para las luchas internas y también fuera de ellas para ayudarse mutuamente aún a través de las fronteras. El capitalista no tiene patria, es internacional, se establece donde hay que explotar. El trabajador está obligado a ser internacional, porque en todo el mundo es víctima igual de la avaricia patronal y de la tiranía autoritaria gubernamental. Organizados los obreros en sociedades de resistencia, unidos así por la fraternidad social, es solamente la manera de conquistar mejor salario y menos horas de trabajo. Las sociedades de resistencia deben luchar por abolir el trabajo a destajo, por cuenta del trabajador, porque esto es fomentar el espíritu de avaricia y de egoísmo del obrero que lo divide y lo imposibilita para luchar y debe, en cambio, imponer el salario mínimo diario.

10Actualmente aquí casi todos los gremios tienen o trabajan a sueldo. Los obreros del puerto que ganan 4 pesos diarios, están en huelga pidiendo 5 pesos diarios de jornal como mínimo.

11IV- Para que los obreros queden libres de la usura de los comerciantes, deben formar sociedades cooperativas y con capitales obreros reunidos por acciones de 10 ó 20 pesos, y deben establecer panaderías, carnicerías; almacenes y proveer a sus socios y al pueblo de todos los artículos de consumo diario. La propaganda por la prensa es la mejor palanca para desarrollar estas ideas y la honradez empleada en todos los procedimientos es la clave segura del tiempo. Así, pues, compañeros, habladle diariamente al obrero sobre las ventajas que obtendrá organizándose en partido de clase, en sociedades de resistencia con cooperativas, en lucha abierta y franca contra la opresión presente, ello debe ser la honrada misión del periodismo obrero.

12El obrero, para emanciparse, tiene que atacar a la burguesía, quitándole el poder público, comercial y la propiedad de sus privilegios. “La emancipación de los trabajadores debe ser obra de los mismos trabajadores”, ha dicho Carlos Marx, hace 60 años, en Alemania y esta frase inmortal es el faro que nos guía y vivirá unida con esta otra del mismo autor: ¡Proletarios de todos los países, uníos!

13La publicación de artículos históricos guerreros, une al proletario con el burgués, pero no es unión igualitaria, sino que somete al proletario a la servidumbre de la burguesía”.

El Pueblo Obrero, Iquique 5/octubre/1907

A LOS DEMOCRATAS DE TODA LA REPUBLICA CHILENA

14Desde hace algunos años un puñado de proletarios chilenos luchan dentro de las agrupaciones del Partido por ampliar nuestro programa de aspiraciones y de acción, en el sentido de colocar a nuestro partido al nivel de los grandes partidos obreros del mundo, que indudablemente en sus acciones y en sus aspiraciones estampan el sello austero de toda su inteligencia.

15Ese puñado de demócratas ha querido, en primer lugar, reformar el nombre de nuestro partido, proponiendo que ese nombre sea: Partido Demócrata Socialista. Pero este sano propósito ha tropezado con grandes obstáculos puestos por los mismos obreros. Sin embargo, es necesario que los demócratas de hoy reconozcan que nuestro programa democrático no satisface ya completamente las aspiraciones generales del proletariado y que exige una ampliación inteligente que abra vastos horizontes a las aspiraciones del proletariado. La Democracia sola, no es el ideal moderno que pueda realizar el verdadero bienestar que perseguimos con nuestra organización y con nuestra lucha política; necesita la democracia completarse con los ideales socialistas que sustentan, hasta la fecha, la forma más acabada y completa de los sentimientos de la humanidad para realizar su felicidad verdadera.

16En ningún pueblo del mundo existe un partido obrero, como el nuestro, que lleve este nombre: Partido Demócrata. En Alemania, Dinamarca, Austria, Hungría, Serbia, Holanda, Bulgaria y dos o tres países más, la organización política de los obreros lleva por nombre: Partido Socialista Demócrata. En Bélgica, España, Estados Unidos e Inglaterra, se llama Partido Socialista Obrero, aunque hay agrupaciones que se llaman solo Partido Obrero. En los demás países se llama Partido Socialista. Solo en Chile se llama Partido Demócrata. Hay en algunos países Partido Demócrata, pero son organizaciones burguesas creadas con el propósito de dividir a los obreros y alejarlos de su verdadero hogar. Por todas estas razones expuestas, me permito llamar la atención de todos los demócratas de Chile hacia la necesidad de realizar desapasionadamente las reformas que desde hace algunos años propagamos.

17En esta virtud propongo que se trabaje porque la próxima Convención del Partido incluya en nuestro programa la Declaración de Principios que va más abajo. Los demócratas debieran conseguir que cada agrupación estudie y discuta con tiempo esta proposición y que, si es aceptada, encargue a sus delegados la aprobación de ella en la convención del partido. Pido, pues, a todos los demócratas estudiosos, que dediquen algunas horas al estudio de esta proposición, comparándola con la estructura actual de nuestro programa, para que noten el vacío y se decidan y se empeñen porque se lleve a la práctica. He aquí la proposición:

DECLARACION DE PRINCIPIOS

18El Partido Demócrata Socialista Chileno, representado por los delegados de sus agrupaciones y secciones, reunidos en Convención, afirma: Que la clase trabajadora es oprimida y explotada por la clase capitalista gobernante. Que por esta circunstancia acepta la lucha de clases que, en el terreno económico y político, los proletarios oponen a la explotación y opresión organizadas, declarando su solidaridad para con todas las asociaciones del mundo que sustenten iguales principios. En consecuencia: El Partido Demócrata Socialista declara que tiene por aspiración:

  1. La posesión de los poderes públicos por la clase trabajadora (Los poderes legislativo, ejecutivo, judicial comunal).
  2. La transformación de la propiedad individual o corporativa de los instrumentos de trabajo en propiedad colectiva, social o común; entendiéndose por instrumentos de trabajo: la tierra, las minas, las fábricas, los transportes, las máquinas, capital moneda, etc., todo bajo la administración comercial o sindical.
  3. La organización de la sociedad sobre la base de la Federación económica, el usufructo de los instrumentos de trabajo por las colectividades obreras, garantizando a todos sus miembros el producto total de su trabajo, y la enseñanza general científica y especial de cada profesión a los individuos de uno y otro sexo.
  4. La satisfacción por la sociedad de las necesidades de los impedidos por edad o padecimiento.

19En suma: el ideal del partido Demócrata Socialista Obrero es la completa emancipación de la clase trabajadora; es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores dueños del fruto de su trabajo, libres, iguales, honrados e inteligentes.

Luis E. Recabarren S.

Buenos Aires, setiembre de 1907

El Pueblo Obrero, Iquique, 4/febrero/1908

DE LUIS E. RECABARREN1

  • 1 Este artículo corresponde a la parte final de otro publicado en La Voz del Obrero, Taltal 13/enero (...)

20De un extenso artículo del compañero proscrito, aprovechamos los siguientes acápites por considerarlos muy interesantes. Helos aquí:

21El pueblo de Chile es de índole altiva. Trabaja mansamente, se deja explotar con resignación, pero es un león cuando se cansa de sufrir, cuando se ve colmado de abusos. En la mayor parte de sus acciones ha empleado la violencia para repeler la barbarie burguesa. El pueblo ha comprendido que los peores instrumentos con que se le destroza son el ejército y el servicio militar y los ha destruido, pero no lo suficiente, para evitar que aún se le fusile.

22Las grandes jornadas en abril 29 de 1888, en octubre 22 y 23 de 1904, en abril y mayo de 1905 y otras en Santiago; las de 1890, de mayo 12 de 1903, las de enero y marzo de 1904 en Tocopilla, y Agosto de 1904, en Valparaíso; las del 6 y 7 de febrero de 1906, en Antofagasta y otros cien actos enérgicos y violentos en que han actuado los proletarios chilenos juntos con el reciente de Iquique, no dejan tras de sí sino charcos de sangre, tumbas prematuras abiertas, huérfanos, viudas, mayores desgracias y un espíritu espantado, idiotizado, adormecido por largo tiempo.

23La violencia empleada como respuesta a los ataques de la tropa no ha señalado jamás una victoria obrera. Ni una sola conquista, en las luchas económicas, ha seguido a las irrupciones populares. Al contrario, los capitalistas aprovechando ese anonadamiento que sigue a sucesos luctuosos se han aprovechado cínicamente para salir airosos y vencedores en sus explotaciones vergonzosas del trabajo de los obreros. Hasta hoy los obreros no han podido seguir un camino más seguro. Son en su mayor parte ignorantes, sin orientaciones científicas sobre la lucha de clases, sin métodos, sin una organización siquiera regular; son muy pocos los realmente inteligentes y con una prensa, aunque numerosa, pero faltos de rumbos precisos en esta clase de luchas.

24Así se explica que sólo han pensado en la violencia, y cuyo método ensayado ya en repetidas ocasiones y estrellado contra las bayonetas y los cañones, debe señalar un cambio de táctica más inteligente, menos violento más eficaz, menos bulliciosa la organización, poderosa y perfecta del proletario en el terreno económico, político y cooperativo para sustituir inteligentemente, por estos tres caminos, a la actual sociedad. Lo demás será abatir las energías obreras.

Notes

1 Este artículo corresponde a la parte final de otro publicado en La Voz del Obrero, Taltal 13/enero/1908

Acheter

Volume papier

amazon.fr