Version classiqueVersion mobile

Feminismo y movimiento de mujeres socialistas en la Revolución Rusa

 | 
Cintia Frencia
, 
Daniel Gaido

Apéndice: Los bolcheviques y los soviets de lucha contra la prostitución

Texte intégral

August Bebel y Friedrich Engels sobre la prostitución

1La primera edición del libro de Bebel La mujer y el socialismo, que Kollontai llamaría la “Biblia” de las mujeres, apareció en 1879 con el título La mujer en el pasado, presente y futuro (McDermid and Hillyar 1999, p. 38 citando el prefacio de Kollontai a la edición rusa de A. Bebel, Zhenshchina i sotsializm, Petrograd, 1918, p. iv). Según Bebel, la penetración del nexo del dinero en todos los aspectos de las relaciones sociales, había convertido al matrimonio burgués en algo sin amor y al matrimonio proletario en algo miserable, llevando a un crecimiento gigantesco de la prostitución, con todas sus temidas consecuencias para las mujeres y jóvenes de la clase obrera, que de modo creciente se veían obligadas a dedicarse a ella para poder vivir, sobre todo en épocas de crisis y desocupación. Bebel consideraba a la prostitución “una institución social necesaria de la sociedad burguesa, al igual que la policía, el ejército permanente, la iglesia y la clase capitalista” (Bebel 1891, p. 141).

2A fines del siglo XIX la mayoría de los estados europeos habían comenzado a legalizar y regular la prostitución, lo que significaba que los prostíbulos eran autorizados por el gobierno y se requería de las prostitutas registrarse y someterse a exámenes médicos periódicos. La reglamentación de la prostitución era vista como una reforma social destinada a mejorar la salud pública y reducir las enfermedades venéreas. Bebel se oponía al reconocimiento legal y a la supervisión estatal de la prostitución, y criticaba a quienes consideraban que la vigilancia policial de la prostitución era justificable y que el Estado debía proporcionar a los hombres prostitutas libres de sífilis. Además, el control de las prostitutas no incluía a los clientes, lo que volvía una farsa a la vigilancia médica como medida de profilaxis. La experiencia había enseñado que ni la introducción de burdeles públicos bajo supervisión policial ni el examen médico regular impedían la propagación de enfermedades venéreas (en particular la sífilis y la gonorrea), por no hablar del estigma social que imponían a las prostitutas que debían someterse a tales exámenes. Sujetas a la arbitrariedad policial, a la detención arbitraria y a la prisión, las mujeres que habían caído bajo el control policial eran degradadas a meros objetos. Bebel creía que la regulación estatal de la prostitución hacía “extremadamente difícil, incluso imposible, para la prostituta volver a encontrar alguna vez un trabajo decente. Una mujer que ha caído bajo el control de la policía está perdida para la sociedad, y por lo general se hunde en la miseria en unos pocos años” (Bebel 1891, p. 146). Finalmente, la prostitución daba lugar a la trata de mujeres a escala internacional, “esclavas blancas” a las que se mantenía atrapadas en los burdeles mediante un sistema de esclavitud por deudas (Bebel 1891, pp. 149-151).

3Cinco años después de la publicación del libro de Bebel apareció el famoso libro de Engels El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. Siguiendo la tesis del antropólogo estadounidense Lewis H. Morgan, Engels sostenía que la primera institución doméstica en la historia humana no había sido la familia sino el clan matrilineal, y afirmaba que el derrocamiento del derecho materno por los griegos y los romanos fue “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo.”

4Ya “en la época floreciente de Atenas” Engels atestiguaba la existencia de “una prostitución muy extensa y protegida por el Estado”. La proliferación de hetairas era la contrapartida de la degradación de la mujer destinada a procrear descendientes legítimos: “En Eurípides se designa a la mujer como un oikurema, como algo destinado a cuidar del hogar doméstico (la palabra es neutra), y, fuera de la procreación de los hijos, no era para el ateniense sino la criada principal” (Engels 1884, pp. 78-79). En Roma, la palabra familia no se aplicaba a la pareja conyugal y a sus hijos, sino tan sólo a los esclavos. Famulus quería decir esclavo doméstico, y familia era el conjunto de los esclavos pertenecientes a un mismo hombre. En tiempos de Gaius la "familia, id es patrimonium" (es decir, herencia), se transmitía aun por testamento. Esta expresión designaba un nuevo organismo social, cuyo jefe tenía bajo su poder a la mujer, a los hijos y a cierto número de esclavos, con la patria potestad romana y el derecho de vida y muerte sobre todos ellos. El fin de la nueva institución familiar era procrear hijos cuya paternidad fuera indiscutida; esto era indispensable porque los hijos serían los herederos de las propiedades del padre (Engels 1884, pp. 70-71).

5La aparición de una clase social desprovista de medios de producción y de bienes que puedan ser transmitidos en herencia por primera vez sentó las bases para la desaparición de la monogamia y para el surgimiento de nuevas formas de relaciones entre los sexos, desprovistas de consideraciones materiales. “Así, pues, la familia del proletario ya no es monogámica en el sentido estricto de la palabra” y señala la transición hacia una nueva forma de familia y de sociedad (Engels 1884, p. 88). Engels se preguntaba qué sucedería con la prostitución en este nuevo orden social, y contestaba: “con la transformación de los medios de producción en propiedad social desaparecen el trabajo asalariado, el proletariado, y, por consiguiente, la necesidad de que se prostituyan cierto número de mujeres que la estadística puede calcular. Desaparece la prostitución, y en vez de decaer, la monogamia llega por fin a ser una realidad, hasta para los hombres” (Engels 1884, p. 92). La familia individual dejaría de ser la unidad económica de la sociedad y la economía doméstica se convertirá en un asunto social; el cuidado y la educación de los hijos, también. La sociedad cuidaría por igual de todos los niños, dando lugar al desarrollo de relaciones sexuales más libres y, al mismo tiempo, a la desaparición de la prostitución junto con la monogamia, ya que “en el mundo moderno la prostitución y la monogamia, aunque antagónicas, son inseparables, como polos de un mismo orden social” (Engels 1884, p. 93).

La prostitución en Rusia antes de la Revolución de Octubre de 1917

6En la Rusia zarista, la prostitución estaba generalizada. Un sistema de registro de las prostitutas estaba en uso, y poco antes de la Primera Guerra Mundial, 40.000 mujeres se habían registrado en San Petersburgo y 20.000 en Moscú. Muchas más mujeres practicaban la prostitución sin registrarse (Quigley 1991, p. 1204).

7Los móviles que, antes de la Revolución de Octubre, empujaban a las mujeres rusas a seguir el camino de la prostitución eran, en primer lugar, causas comunes al conjunto de los países capitalistas, tales como los salarios insuficientes (menos de la mitad de los pobres salarios de los trabajadores), las largas horas el trabajo, la falta de protección laboral y de inspección de las condiciones higiénicas, el desempleo, etc. En segundo lugar, existían una serie de causas derivadas del carácter inconcluso de la revolución democrático-burguesa en Rusia: la restricción extrema de los derechos civiles y políticos de las mujeres, su imposibilidad absoluta de acceder a las carreras de Estado, las oportunidades limitadas de obtener una calificación mediante la instrucción, la prohibición de obtener trabajo en toda una serie de profesiones, la servidumbre en el ámbito de los derechos de propiedad y de herencia.

8La inferioridad y subordinación de la mujer en la familia estaban sancionadas por la legislación. El artículo 107 del tomo X del "Código Civil" de la Rusia zarista, publicado en 1832 bajo el título de "Cuerpo de leyes del Imperio de Rusia", decía: "La mujer está obligada a obedecer a su marido como cabeza de familia; a amarlo y respetarlo y manifestarle una obediencia ilimitada (v neogranichennom poslushanii); a testimoniar su satisfacción y apego a él como cabeza de familia" (Lamarche Marrese 2006, p. 337). Los cónyuges estaban obligados a vivir juntos y, por tanto, en caso de mudanza, de entrada, en funciones, o de cualquier otro cambio de residencia permanente del marido, la mujer estaba obligada a seguirle. Por las mismas causas existía una ausencia de responsabilidad del padre hacia los niños nacidos fuera del matrimonio.

9El mayor número de prostitutas era reclutado entre las sirvientas que generalmente venían del campo. La tierra fragmentada al extremo, las granjas campesinas que no poseían un caballo, el hambre y la miseria del pueblo forzaban a cientos de miles de campesinas jóvenes a dejar el campo para buscar trabajo en la ciudad. De acuerdo con el censo de la población rusa en 1897, el número de empleadas domésticas era 1.300.000. En la mayoría de los casos, las empleadas domésticas enfrentaban condiciones de trabajo extremadamente duras y serviles. Cuando perdían su trabajo, y al mismo tiempo su salario y su hogar, las empleadas domésticas quedaban desamparadas, y a menudo, encontrándose en la calle, tomaban el camino de la prostitución:

Según el censo de 1889 de Dubrovskii, 8.151 prostitutas (46 por ciento) enumeraban el servicio doméstico como su antiguo trabajo. Otros estudios también demostraban que la mayoría de las prostitutas afirmaba haber trabajado como ama de llaves, cocinera y niñera antes de dedicarse a la prostitución. Por ejemplo, 1.753 (41 por ciento) de las mujeres estudiadas por Oboznenko en 1891-93 habían sido sirvientas. Entre las mujeres que se registraron [como prostitutas] en 1909, el 48 por ciento había estado en el servicio doméstico. A modo de comparación, las sirvientas en general comprendían solamente un tercio de las trabajadoras en San Petersburgo (1890) y el 28 por ciento de las mujeres en Moscú (1902) (Bernstein 1995, pp. 107-108).

10Un número significativo de prostitutas eran ex-trabajadoras textiles que vivían de un salario miserable, sujetas a la buena voluntad de sus jefes, que a menudo eran procuradores y transformaban sus talleres en centros de reclutamiento para prostíbulos.

11La situación económica de las trabajadoras fabriles, cuyo salario promedio era de 9 a 10 rublos al mes, es decir de dos a dos veces y media menor que el de los hombres, no era envidiable tampoco. Sin embargo, a pesar de este salario de hambre las trabajadoras resistían tenazmente las tentaciones de la prostitución, ya que eran sostenidas, en la fábrica, por una creciente conciencia de clase de la cual estaban desprovistas las empleadas domésticas. Vimos más arriba el testimonio de Nadezhda Krupskaya, en su folleto "La mujer trabajadora" (1899), sobre cómo los empleadores instaban a las obreras a prostituirse para complementar sus magros salarios y cómo los trabajadores respondieron incendiando los burdeles.

La regulación de la prostitución en la Rusia zarista

12En Rusia antes de la Revolución de Octubre, como en muchos otros países de la época, existía una regulación de la prostitución, estrechamente relacionada con una vigilancia médico-policial. Esta vigilancia médico-policial incluía no sólo la revisión obligatoria de las mujeres sometidas a examen y su confinamiento forzoso en caso de enfermedad, sino también una serie de medidas que exacerbaban la posición inferior de las mujeres y empeoraban su situación económica.

13Estas medidas incluían ante todo el registro de prostitutas, es decir, el registro oficial de sus nombres en la lista de prostitutas. Les retenían el pasaporte (en la Rusia prerrevolucionaria cada persona tenía necesariamente un pasaporte expedido por la policía o, en el campo, por las autoridades locales), que sustituían por una tarjeta especial. La libertad de movimiento de una prostituta bajo vigilancia era limitada. Experimentaba tales dificultades en la elección de su casa, que casi todas las prostitutas se reunían en un local especial-los burdeles.

14La tarjeta médica expedida a mujeres inscritas en las listas de la prostitución era llamada, en la Rusia zarista, la "tarjeta amarilla". Cada vez que estaba obligada a presentar un documento de identidad, la prostituta no podía ocultar su condición, por lo que su tarjeta amarilla le impedía, en la mayoría de los casos, el retorno a la vida laboral. Cuando, empujadas por el desempleo, la temporada baja, o salarios extremadamente reducidos, las mujeres recurrían a la prostitución como un medio temporal de sustento, eran registradas con facilidad y recibían la tarjeta amarilla, que luego volvía casi imposible para ellas recomenzar una vida de trabajo.

15En muchas ciudades, el estado de servidumbre impuesto por la tarjeta amarilla era reforzado con medidas adicionales. Por ejemplo, en Varsovia, de conformidad con una decisión del comité médico-policial, las mujeres inscritas en las listas de las prostitutas debían, en el momento del censo, ser designadas como "prostitutas"; en las listas de los inquilinos que se mostraban en la entrada de cada casa, había que dejar un espacio en blanco en la rúbrica "profesión" antes del apellido de la prostituta, que debía ser subrayado, pero en la práctica en lugar del nombre subrayado simplemente se escribía "prostituta". Las prostituidas registradas tenían en principio derecho a elegir una vivienda; pero en realidad encontraban enormes obstáculos para ejercerlo. Por ejemplo, el municipio de Minsk había decretado: "se prohíbe la vivienda en alquiler para las prostitutas sin el permiso del Comité de Salud". En varias otras ciudades se decidió que las prostitutas que no vivían en los burdeles podrían ocupar viviendas particulares, pero en algunas calles y de forma individual.

16Eran especialmente los burdeles los que alojaban a las prostitutas y las retenían en dicha condición. Si las condiciones de control y las regulaciones a las que estaba sujeta la mujer que vivía en viviendas privadas, obligada para poder vivir a ejercer parcialmente la prostitución, la privaban de la posibilidad de ganarse la vida mediante un trabajo o un oficio cualquiera, las condiciones de vida en un burdel destruían en ella el hábito del trabajo.

17La supervisión médico-policial de las prostitutas tenía un carácter de clase muy marcado, lo cual afectaba particularmente a las mujeres pertenecientes a los estratos más pobres de la población. De acuerdo con la normativa aplicable en Riga, por ejemplo, sólo podían ser objeto de supervisión "las personas pertenecientes a los estratos más bajos de la población." En Kronstadt, el reglamento indicaba que la supervisión debía extenderse sólo a las mujeres "del pueblo" y no a las personas de las clases "distinguidas". Según el reglamento de San Petersburgo, la policía debía someter a la consulta médica sólo a "mujeres de clase baja." De acuerdo con el reglamento de Jarkov, era necesario, en las búsquedas de prostitutas clandestinas, "limitarse a detener a las mujeres proletarias " (Bronner 1936, pp. 10-11).

18En virtud de la ley, si una prostituta se negaba a someterse a la supervisión y contagiaba a un cliente de una enfermedad venérea, era castigada con la detención o con una multa de 500 rublos. La supervisión de la prostitución clandestina se hacía generalmente mediante redadas, mediante detenciones en las calles, en los cabarets y en los refugios nocturnos de mujeres sospechosas de ejercer la prostitución clandestina, donde se detenía a menudo también a mujeres inocentes. “San Petersburgo exigía que todas las mujeres vagabundas se sometieran a exámenes médicos, y los agentes del comité de hecho incluían a mujeres en las listas de prostitutas contra su voluntad” (Bernstein 1995, p. 37). Una vez en las garras de la regulación, era casi imposible para la mujer escapar de dicha condición.

19Por otro lado, la supervisión de la prostitución en la Rusia zarista no daba ningún resultado desde el punto de vista sanitario: las consultas médicas en todas las ciudades del Imperio Ruso estaban mal organizadas; se examinaba a las mujeres en locales donde las prostitutas no podían siquiera desvestirse; la inspección se realizaba a toda prisa, en un cuarto oscuro, a menudo por un enfermero o enfermera; el resultado de esta visita médica sólo beneficiaba al fisco. Según el testimonio ofrecido en 1897 por el doctor Konstantin Stürmer, director del departamento médico:

las prostitutas en la ciudad de Bakú eran examinadas en la comisaría de policía en un salón deshilachado o en una mesa prestada de otra oficina. Las prostitutas aguardaban su turno para encontrarse con el "público abigarrado" habitual y, según los funcionarios de Bakú, a menudo estaban demasiado "avergonzadas" para llegar sobrias. Por los funcionarios de Saratov, Stürmer se enteró de que las prostitutas en burdeles eran examinadas en simples tablas. Se desnudaban, montaban la mesa y, como no había espéculo disponible, extendían sus propios labios vaginales (ocultando a veces las úlceras venéreas con los dedos). En Orel, las prostitutas eran examinadas en una habitación pequeña, húmeda y mal iluminada en la comisaría local. En Nikolaevsk y Tula, los policías llevaban a las prostitutas a las celdas de la prisión para sus exámenes. En Astrajan, las mujeres eran examinadas en una silla de madera por médicos que carecían de instrumentos médicos. Los médicos de la ciudad báltica de Revel (ahora Tallin) tampoco contaban con equipo médico especial para exámenes internos, y examinaban a las prostitutas en una habitación pequeña y sin calefacción. El comité médico-policial de Varsovia realizaba los exámenes de prostitutas en un sótano oscuro ante la humillante presencia de varios policías. Stürmer se refirió a las condiciones de Zamost como "indignantes". En el informe del médico del distrito, descubrió que los exámenes se realizaban en una habitación de la planta baja cuya ventana daba a la calle. Cuando las prostitutas venían para sus exámenes semanales, una multitud de espectadores se reunía en la calle para echar un vistazo por la ventana abierta y burlarse (Bernstein 1995, pp. 107-108).

20No estaba mejor organizado el tratamiento médico de las prostitutas. Era insuficiente incluso en las grandes ciudades. En Nizhny Novgorod, Saratov, Kiev, Tomsk no se hospitalizaba, por falta de espacio, a todas las prostitutas que tuvieran enfermedades venéreas contagiosas. En muchas ciudades, las prostitutas se veían obligadas a pagar el tratamiento médico, que costaba a menudo grandes sumas. Es evidente que los resultados de dicha supervisión médico-policial eran muy insatisfactorios.

En 1889, A. Dubrovskii, editor de un censo de la prostitución rusa en el imperio, estimó que el 58 por ciento de todas las prostitutas registradas sufría de una enfermedad venérea. En la muestra de Oboznenko, alrededor de la mitad de las prostitutas habían contraído sífilis o gonorrea durante el primer año después del registro... También existían tasas extremadamente altas de enfermedades venéreas entre las mujeres recién registradas como prostitutas, lo que a menudo eran una indicación de que habían tenido relaciones sexuales comerciales. Entre los inscritos por primera vez en San Petersburgo en 1908,213 (28 por ciento) de 756 mujeres sufrían de enfermedades venéreas. En 1909, el porcentaje subió a 37 por ciento, o 199 de las 545 mujeres que se registraron. (Bernstein 1995, pp. 74, 48)

21No es de extrañar que en estas circunstancias también en Rusia naciera un movimiento a favor de la abolición de la supervisión médico-policial. El gobierno se limitó a permitir en el año 1910 la convocatoria a un congreso de lucha contra el tráfico de mujeres y sus organizaciones. En la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague, Dinamarca, en agosto de 1910, Alexandra Kollontai presentó un informe sobre el movimiento de trabajadoras rusas en el que señalaba que, al igual que el movimiento obrero y la izquierda en su conjunto, el movimiento de mujeres proletarias también había sufrido los golpes de la reacción que siguió a la revolución de 1905, “pero el Congreso para la lucha contra la prostitución que tuvo lugar en abril de 1910 en San Petersburgo reavivó la actividad de los círculos de trabajadoras en Petersburgo y Moscú. Asambleas públicas y secretas tuvieron lugar, e incluso fue enviada como delegada al congreso una representante de las trabajadoras de Moscú” (Kollontai 1910, p. 75). Su actitud, al igual que la de sus camaradas, era una de oposición frontal a la prostitución. El congreso decidió por unanimidad apoyar la demanda de exigir al gobierno el cierre inmediato de los burdeles. Esta decisión, sin embargo, no se implementó.

La revolución bolchevique y la liberación de la mujer

22La revolución bolchevique tuvo un carácter combinado: fue producto de la combinación de una revolución obrera socialista en las ciudades con una revolución democrático-burguesa respaldada por una gran revuelta campesina en las zonas rurales, en las cuales residía la aplastante mayoría de la población-el 84% en 1926, según Moshe Lewin (Lewin 2005, p. 61). Esto se reflejaba en muy bajos niveles de alfabetización: en 1920, sobre 1.000 mujeres había apenas 225 que sabían leer y escribir, lo que arrojaba una tasa de analfabetismo femenino del 78% (Bronner 1936, p. 23). La legislación soviética temprana también tuvo, en consecuencia, un carácter combinado, que reflejaba este proceso de revolución permanente – es decir, de combinación de las tareas democráticas y socialistas en la revolución.

  • 83 Ver la version inglesa en Decrees and Constitution of Soviet Russia, reprinted from The Nation, Ne (...)
  • 84 Ver la version inglesa en The Marriage Laws of Soviet Russia 1921, con un prólogo fascinante del e (...)
  • 85 Ver la versión española del decreto en Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación (...)

23Entre las medidas de carácter democrático adoptadas por el gobierno bolchevique a fin de impulsar la liberación de la mujer se cuentan los Decretos sobre el matrimonio civil y el divorcio del 18-19 de diciembre de 1917;83 el Código de Leyes sobre el estado civil y las relaciones domésticas, el matrimonio, la familia y la tutela del 16 de septiembre de 1918;84 y el Decreto sobre la legalización del aborto promulgado el 10 de noviembre de 1920, el cual convirtió a Rusia en el primer estado del mundo en legalizar la interrupción voluntaria del embarazo.85

  • 86 Первый Всероссийский съезд работниц и крестьянок, Москве 16 – 21 ноября 1918 года. Ver la nota de (...)

24La legislación soviética colocó a la mujer jurídica y políticamente en pie de igualdad con el hombre. Sin embargo, esto de por sí no eliminó la prostitución. En un escrito de julio de 1920 titulado “La obrera en la Rusia soviética”, Inessa Armand, la dirigente del de Zhenotdel, el Departamento de Mujeres de la Secretaría del Comité Central del Partido Comunista de Rusia, señalaba que objetivo de la erradicación de la prostitución (a la cual describía como “el fenómeno más repugnante, el más odioso de la esclavitud asalariada del proletariado”) había sido afirmado en el Primer Congreso de Toda Rusia de Trabajadoras y Campesinas, celebrado en Moscú del 16 al 21 de noviembre de 1918, al que asistieron 1.147 delegadas en representación de más de un millón de mujeres.86 La resolución al respecto rezaba:

Constatando que las raíces de la prostitución están profundamente arraigadas en la sociedad capitalista, la primera conferencia de toda Rusia de obreras y campesinas pobres invita a luchar contra la prostitución no sólo mediante el cierre de los prostíbulos, no sólo mediante el castigo a los proxenetas… sino mediante la erradicación de todo el legado del régimen capitalista a través de la aplicación del seguro de maternidad, de la educación universal de los niños y de la substitución de la familia burguesa por el matrimonio libre (Armand 1921, p. 13).

25El congreso declaró que la mujer rusa, como ciudadana libre e igual, ya no debía estar sujeta a la prostitución, y aprobó una resolución que afirmaba que “la ciudadana de la Rusia soviética nunca debe ser objeto de compra y venta” (Wood 1997, p. 112).

La prostitución bajo el comunismo de guerra (1918-21)

26El 28 de junio de 1918 el gobierno soviético se vio obligado a dar inicio a la política económica conocida como “comunismo de guerra”, basada en la requisa forzosa de grano debida al bloqueo y al consecuente colapso de la producción industrial. Dicha política, que los campesinos soportaron porque detrás de los ejércitos blancos se encontraban los antiguos terratenientes que hubieran revertido la reforma agraria adoptada por el nuevo régimen, permitió al gobierno bolchevique poner en pie un Ejército Rojo de cinco millones de personas y derrotar a los blancos, pero entró en crisis con la finalización de la guerra civil y de la guerra ruso-polaca, lo que condujo a masivos levantamientos campesinos como la revuelta de Tambov (Antonovshchina) y finalmente a la revuelta de Kronstadt en marzo de 1921, que forzó al Décimo Congreso del Partido Bolchevique a abandonar el “comunismo de guerra” y a adoptar la Nueva Política Económica (NEP).

27Durante los duros años del "comunismo de guerra" el problema de la prostitución perdió su filo. En un momento en que para toda la población la falta de mercancías era general, y en el que el dinero había perdido todo valor y era reemplazado por la cartilla de racionamiento, la clientela de la prostitución en general se redujo drásticamente. Al mismo tiempo, el poder soviético estableció la obligación general de trabajar. La primera Constitución soviética, adoptada el 10 de julio de 1918, afirmaba explícitamente: “La República Socialista Federativa de los Consejos (Soviets) de Rusia considera el trabajo como deber de todos los ciudadanos de la República y proclama esta divisa: ‘el que no trabaja no tiene derecho a comer’.” (p. 101) La obligación universal del trabajo vigente bajo el comunismo de guerra, presuponiendo la inexistencia del desempleo, se refleja claramente en el siguiente poster contemporáneo:

Трудовой хʌеб. «Нет, граждане, за деньги этого хʌеба купить неʌьзя. Покажите ваши трудовые книжки. Кто не трудится, — тот не ест». (1920) Pan ganado con el trabajo. "No, ciudadanos, no se puede comprar este pan con dinero. Muestren sus registros de empleo. Quien no trabaja-no come". (1920)

28Es en este contexto que fue pronunciado el discurso de Alexandra Kollontai, entonces Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública, en 1921, en ocasión de la tercera conferencia de dirigentes de los Departamentos Regionales de la Mujer de toda Rusia. Titulado “La prostitución y las formas de combatirla”, dicho discurso afirmaba que, en el marco de la política del comunismo de guerra, las prostitutas debían ser consideradas como “desertoras del trabajo” y ser objeto de la obligación universal del trabajo como todos los otros ciudadanos soviéticos (Kollontai 1921b).

29En una serie de catorce lecciones pronunciadas en la Universidad Sverdlov de Leningrado en la primavera de 1921, Kollontai resumió como sus argumentos de la siguiente manera:

Como es natural tampoco existe en nuestra nueva sociedad sitio para los parásitos femeninos-por ejemplo, para las queridas bien alimentadas que viven a cuenta de sus maridos o amantes o para las prostitutas profesionales-, pues entre nosotros campea el lema: «la que no trabaja, que no coma». Pero no solamente ha cambiado nuestra relación respecto al matrimonio y a la familia, sino también nuestro criterio frente a la prostitución. Las distintas formas del fenómeno de la prostitución que existen en la sociedad burguesa, y van en aumento, retroceden cada vez más en nuestra república de trabajadores. Esa prostitución es consecuencia de la situación social insegura de la mujer y de su dependencia del hombre. Desde que nos preocupamos de que la implantación del trabajo general obligatorio se extienda a todo trabajo, naturalmente ha retrocedido también la prostitución profesional. En los lugares donde sigue existiendo esa prostitución en nuestra república de trabajadores es combatida por las autoridades. Pero la combatimos no porque la consideremos un delito contra las buenas costumbres, sino porque se trata de una forma del fenómeno de «deserción de la producción», ya que una prostituta profesional no aumenta con su trabajo la riqueza de la sociedad, sino que en realidad vive de la ración de otros. Por eso condenamos la prostitución y la combatimos como una forma de negarse a trabajar. Las prostitutas no son ante nuestros ojos una categoría de seres especialmente reprobables, y en definitiva en nuestra república de trabajadores no juega ningún papel si ahora una mujer vende su cuerpo a muchos hombres o solamente a uno; por consiguiente, si se mantiene a costa de un marido o como prostituta profesional a costa de muchos hombres. Pues en ambos casos las mujeres no se alimentan con su propio trabajo productivo. Por eso todas las mujeres que no acuden al trabajo general obligatorio, y no tienen en su familia niños pequeños a quienes atender, son obligadas a trabajar exactamente como las prostitutas (Kollontai 1921c).

30Pero la realidad soviética, signada por la herencia del atraso ruso y por la devastación causada por la primera guerra mundial, la guerra civil y la guerra rusa-polaca, con sus secuelas de millones de muertos, distaba mucho de la visión idealizada de Kollontai sobre el comunismo de guerra. En 1920, Krupskaya describía en la revista Komunistka (La comunista) cómo mujeres abandonadas, viudas campesinas, madres de hijos pequeños, todas desesperadas, se entregaban a la prostitución: “La pobreza obliga a las mujeres a venderse”, escribía Krupskaia. “No son prostitutas que hacen un negocio con esto, sino madres de familia”. La pobreza empujaba a las mujeres al “sexo por un trozo de pan”; era “la tumba de las relaciones humanas” (Крупской 1920, p. 18). Para el año 1922, luego de la terrible hambruna de 1921, había en Rusia al menos 7 millones de niños sin hogar (besprizorniki), reducidos al vagabundeo, la limosna, la delincuencia y la prostitución (Ball 1994, p. 1).

La nueva definición legal de la prostitución

31Las medidas adoptadas por el gobierno bolchevique con el fin de liberar a las mujeres fueron acompañadas por una política de erradicación de la prostitución. Dentro del Partido Comunista, se estableció en agosto de 1919 un Departamento de Mujeres de la Secretaría del Comité Central (Zhenotdel) que consideraba a la eliminación de la prostitución como uno de sus objetivos principales. En 1919, el Comisariado del Pueblo de Salud formó por primera vez una comisión contra la prostitución, la cual fue reorganizada en 1923 bajo el Comisariado del Pueblo de Salud como el Consejo Central de Lucha contra la Prostitución.

32En consonancia con la actitud de Bebel, el gobierno soviético abolió la política regulatoria zarista hacia la prostitución y se opuso tanto a la regulación como a la criminalización. Por lo tanto, la prostitución no fue considerada un delito, pero se prohibió el proxenetismo o regentear un prostíbulo. En 1921, un tribunal ruso condenó a varias mujeres por dedicarse a la prostitución. En el mismo caso, el tribunal condenó a otras personas por proxenetismo y por permitir la prostitución en su departamento. El Comisariado del Pueblo de Justicia, en ejercicio de su poder de "control judicial supremo”, revocó las condenas por ejercicio de la prostitución, mientras que mantuvo las convicciones de las demás personas. El Comisariado explicó de la siguiente manera los motivos de su decisión:

Si bien es indiscutible que el proxenetismo y el mantenimiento de un centro de corrupción son delitos penales, el acto de ejercicio de la prostitución como tal no puede de por sí ser considerado punible; la lucha contra este mal social, que es el resultado, principalmente, de la pobreza de las masas y de la condición inferior de la mujer, una herencia inevitable del orden burgués-capitalista, debe llevarse a cabo a través de medidas dirigidas a la eliminación de las causas que lo generan (Comisariado del Pueblo de Justicia, Decisión en la causa penal No. 2828 de 1921, citado en Quigley 1991, p. 1211).

33Por lo tanto, el ejercicio la prostitución no estaba tipificada como delito. El primer Código Penal de la Rusia Soviética fue promulgado en 1922. No penalizaba ejercer la prostitución o la compra de los servicios de una prostituta. Pero en línea con la decisión del Comisariado del Pueblo de Justicia de 1921, el artículo 171 prohibía el proxenetismo y el artículo 172 penalizaba regentear un prostíbulo. Los tribunales imponían penas severas, por lo general de tres años o más, a las personas condenadas en virtud de estos artículos (Quigley 1991, p. 1211).

Las Directrices para el Movimiento Comunista Femenino y la prostitución (1920)

34La Internacional Comunista, fundada en marzo de 1919, creó en una rama femenina autónoma en abril de 1920, la cual organizó la primera de una serie de cuatro Conferencias Internacionales de Mujeres Comunistas en Moscú entre el 30 de julio y el 2 de agosto de 1920, durante el Segundo Congreso de la Internacional Comunista. Las “Directrices para el Movimiento Comunista Femenino” fueron redactadas por Clara Zetkin y, previa consulta con el Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, editadas por ella para su presentación al Segundo Congreso de la Internacional Comunista.

35El Congreso, por falta de tiempo, no pudo tratar la cuestión de las mujeres según lo previsto inicialmente, pero de todas maneras las Directrices de Zetkin fueron publicadas en el órgano oficial de la Tercera Internacional, Die Kommunistische Internationale, y son indicativas de la política de los bolcheviques hacia la prostitución (Zetkin 1920).

36Las Directrices instaban a los Partidos Comunistas en los países en los cuales el proletariado había conquistado el poder estatal y edificado su dominio en el sistema de los soviets, como en Rusia, a adoptar “previsiones económicas y educativas que permitan la recuperación de las prostitutas, esa herencia del orden burgués, rescatándolas del lumpenproletariado y reincorporándolas a la comunidad de los trabajadores” (Zetkin 1920, p. 545).

37En todos los países en los cuales el proletariado seguía luchando por la conquista del poder político, las Directrices instaban a los Partidos Comunistas a la “Adopción de disposiciones económicas y sociales adecuadas para combatir la prostitución; medidas higiénicas contra la difusión de las enfermedades venéreas; eliminación del ostracismo social hacia las mujeres prostituidas; superación de la doble moral sexual, distinta para los dos sexos” (Zetkin 1920, p. 548).

38Luego del fallecimiento de Inessa Armand a causa del cólera el 24 de septiembre de 1920, fue Kollontai quien presentó el informe introductorio de la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Comunistas que se reunió en junio de 1921 bajo la presidencia de Clara Zetkin, en vísperas del Tercer Congreso de la Internacional Comunista. En dicha Conferencia, Kollontai propuso tres líneas de intervención: “El Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo, la lucha contra la prostitución y la batalla por la despenalización del aborto” (Marie 2010, p. 455).

La Nueva Política Económica (NEP) y el resurgimiento de la prostitución

39La Nueva Política Económica –adoptada, como dijimos, bajo la presión de las rebeliones campesinas y de la revuelta de Kronstadt- fue básicamente una política de concesiones al campesinado, comenzando por la abolición de la requisa de granos, reemplazada por un impuesto en especie sobre un porcentaje de la cosecha, y por la restauración del comercio privado entre la ciudad y el campo mediante la abolición de los destacamentos camineros y de la estabilización del valor de la moneda.

40Como consecuencia, aumentó la producción agrícola y la superficie cultivada, y la población urbana que había escapado al campo pudo volver a las ciudades. Surgió un estrato de campesinos ricos, conocidos como kulaks, en una sociedad abrumadoramente rural, y reaparecieron las diferencias sociales abolidas durante el comunismo de guerra.

41Se llevó a cabo una descentralización de las industrias estatales, que fueron agrupadas en trusts regulados por los principios de la contabilidad comercial y la generación de ganancias, dando lugar a una especie de capitalismo de estado erigido sobre una economía atrasada, caracterizada por la exportación de productos primarios y la importación de maquinarias y manufacturas. Esto implicó una ola de despidos y un renacimiento del desempleo, que hizo que resurgiera la prostitución.

42Cuando se introdujo la NEP en marzo de 1921, las condiciones de la prostitución cambiaron. El desempleo afectó en primer lugar a las trabajadoras menos calificadas. Dos tercios de los desempleados eran mujeres. Las oportunidades para el desarrollo de la prostitución se recrearon y empezaron a crecer. El Consejo Central de Lucha contra la Prostitución, establecido por el gobierno para coordinar los esfuerzos contra la prostitución, explicaba: "no podemos aceptar la opinión de que [dedicarse a la prostitución] debe ser castigado, mientras persista el desempleo y no podamos acabar con él" (Halle 1934, p. 229).

43En enero de 1923, el primer Comisario del Pueblo de Salud, Nikolái Semashko, afirmaba: "La Nueva Política Económica dio a luz una vez más un aumento de la prostitución, que había desaparecido. Está llegando información de varias partes de la república acerca del resurgimiento de todo tipo de prostitución profesional, de burdeles secretos y de proxenetismo."

44Semashko afirmaba que "los viejos métodos de control utilizados en la Rusia pre-revolucionaria, que en lugar de proteger a las mujeres las oprimían, deben ser absolutamente repudiados. Esto incluye las razzias, la investigación de las prostitutas y los exámenes médicos forzados.” Ante todo, debían atenderse las necesidades materiales de las prostitutas mismas, ya que la falta de atención sobre este asunto, afirmaba Semashko, "inevitablemente empuja a los sectores más vulnerables a la prostitución" (Circular del Comisario del Pueblo de Salud, No. 21, "Acerca de las medidas para la lucha contra la Prostitución", Semanario judicial soviético, 26 de enero de 1923, citado en Quigley 1991, pp. 1206, 1215).

45Las afirmaciones de Semashko se basaban en datos empíricos, ya que “numerosos estudios contemporáneos destacaban la conexión entre la prostitución y el desempleo durante la NEP”. Incluso las mujeres empleadas se veían forzadas ocasionalmente a prostituirse, dada su concentración en empleos de bajos salarios y sin calificación. “Un estudio de 1923 reveló que muchas trabajadoras fabriles recurrían a la prostitución para complementar sus salarios.” Los dos grupos más grandes de prostitutas urbanas eran las besprizorniki, niñas, adolescentes y mujeres sin hogar que rápidamente descubrían que la prostitución era más lucrativa que la mendicidad, y las mujeres desocupadas que no lograban hallar un trabajo estable (Goldman 2011, pp. 126-128).

46Durante la década de 1920, el gobierno y los académicos soviéticos analizaron las condiciones de vida de las mujeres que ejercían la prostitución, como base para su eliminación. Descubrieron que las mujeres que ejercían la prostitución con frecuencia desarrollaban problemas de alcoholismo. También encontraron que las prostitutas eran frecuentemente detenidas por robo o por alteración del orden público. Por otra parte, las mujeres que ejercían la prostitución vivían en viviendas deficientes o eran personas sin hogar. Muchas eran analfabetas o no habían completado la educación primaria, y pocas tenían calificaciones que les permitieran conseguir un trabajo. Estos hechos indicaban que las mujeres habían sido arrastradas a la prostitución provenían de las clases más humildes (Quigley 1991, pp. 1206-1207).

El decreto sobre las medidas de lucha contra la prostitución (26 de diciembre de 1922)

47En Izvestia, el diario del Comité Ejecutivo Central de la URSS, en la edición del 26 de diciembre de 1922, fue publicado un decreto sobre las medidas de lucha contra la prostitución, proveniente del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, el Comisariado del Pueblo para la Salud Pública y el Consejo Central de toda Rusia de los Sindicatos. El editorial en este número de Izvestia informaba que

La ausencia de instrucciones claras dadas por el centro a las localidades en lo que respecta a la cuestión de la lucha contra la prostitución ha dado lugar a hechos extremadamente lamentables. En presencia de un aumento de la prostitución, los órganos de administración local se han visto obligados a elegir por sí mismos los medios para luchar contra la prostitución, y a menudo han cometido negligencias graves. En muchas ciudades surgió una regulación encubierta de las mujeres prostituidas, que son acosadas, procesadas y llevadas por la fuerza a realizarse exámenes médicos. Tal situación, obviamente, debe ser considerada inadmisible. El centro debe examinar esta cuestión con absoluta claridad e indicar a los órganos de poder local que la lucha contra la prostitución no puede ser sustituida en modo alguno por una lucha contra las mujeres prostituidas. Esto resulta con nitidez del decreto sobre este tema publicado en este número.

48El decreto "Sobre las medidas contra la prostitución" indicaba en sus partes principales:

La ola de prostitución, que descompone la vida social, se levanta y, con ella, están aumentando sus compañeros inevitables: las enfermedades venéreas. Dirigimos la atención de todos los órganos de poder local a la urgencia de la lucha más enérgica contra el mal antes mencionado y les pedimos que empiecen a tomar las siguientes medidas:

a) Sigan las instrucciones dadas a las localidades por el Comisariado del Pueblo y muestren especial prudencia antes de despedir mujeres como resultado de la reducción de personal, en particular a las mujeres más vulnerables desde el punto de vista material (mujeres solteras, mujeres jóvenes sin hogar, mujeres embarazadas, mujeres con hijos menores de edad). Las secciones de defensa y los sindicatos deben defender en primer lugar los intereses de estos grupos de mujeres, recordando que las medidas imprudentes empujan a las mujeres más vulnerables a las filas de la prostitución.

49Podemos ver los esfuerzos en este sentido realizados por los sindicatos en el cartel de la página siguiente.

50El decreto "Sobre las medidas contra la prostitución" continuaba afirmando que se debían tomar las siguientes medidas adicionales:

b) Organizar talleres conjuntos, de tipo industrial y agrícola, que sean capaces de incluir ciertos grupos de mujeres desempleadas con cualificaciones insuficientes. Estas comunas deben organizarse con una amplia participación de los entes locales y disfrutarán de las condiciones más favorables desde el punto de vista de la disponibilidad de edificios, gastos de alquiler, impuestos, así como de provisión de crédito y de equipos esenciales.

c) Promover la cualificación profesional de las mujeres garantizando un número de plazas en las escuelas de educación profesional y técnica.

d) Luchar contra el hecho de que todavía existan mujeres sin hogar, organizando casas conjuntas para las mujeres desempleadas y casas de estancia temporal para las mujeres y las jóvenes que recién llegan a las ciudades.

e) Reforzar las medidas de protección para con las niñas sin hogar.

f) Intensificar la labor de propaganda y educación entre la población trabajadora-entre los adultos y adolescentes, así como en las organizaciones profesionales, sindicatos, clubes de jóvenes, el Ejército Rojo, y en las escuelas. Este trabajo, que tiene como objetivo informar a los trabajadores acerca de la naturaleza de la prostitución, la inadmisibilidad y la indignidad de su existencia en la república de los trabajadores y los peligros que la acompañan, debe hacerse a través de los esfuerzos combinados de los sindicatos, las organizaciones del Partido y el Ejército Rojo.

Уничтожив капитаʌизм, проʌетариат уничтожит проституцию. Проституция-веʌикое несчастье чеʌовечества. Рабочий, береги женщину-работницу! "Destruyendo al capitalismo, el proletariado destruye a la prostitución. La prostitución es una gran desgracia para la humanidad. ¡Trabajador, cuida a la trabajadora!" (Soviet Provincial de Sindicatos de Moscú, 1923)

51Todas estas medidas son preventivas. Fortaleciendo la resistencia de las masas trabajadoras, ayudan a mitigar el aumento de la prostitución.

52Junto a las medidas mencionadas anteriormente, también es necesario tomar medidas radicales para luchar contra la prostitución que ya existe y en contra de las consecuencias que de ella resultan. Entre estas medidas, debemos indicar las siguientes:

1. Reforzar la supervisión administrativa allí donde la población trabajadora pueda ser incitada a la corrupción y las mujeres a la prostitución. Este control debe ser llevado a cabo por las secciones de administración de los soviets locales. Cabe señalar que los antiguos métodos de supervisión practicados en la Rusia zarista, que de hecho no conducían a la protección sino a la opresión de las mujeres, deben ser rechazados totalmente. Estos métodos repudiables incluyen los allanamientos, la persecución de las mujeres prostituidas, las inspecciones médicas forzosas, etc. La lucha contra la prostitución no puede de ninguna manera ser sustituida por la lucha contra las mujeres prostituidas.
2 Llevar a cabo una lucha radical contra los proxenetas, los procuradores, los dueños de prostíbulos bajo no importa qué rótulo, aplicando todos los medios de represión administrativa y judicial.
3. Organizar un tratamiento médico gratuito y accesible a las masas para tratar las enfermedades venéreas, preferentemente mediante la organización de clínicas. (Bronner 1936, pp. 27-30)

Los Soviets de lucha contra la prostitución y la revisión del Código Penal

  • 87 Sobre la operación de los Soviets para combatir la prostitución en los Urales ver Мирошниченко 201 (...)

53Para coordinar las medidas tomadas en la lucha contra la prostitución con las requeridas para la solución de los problemas que tenían su origen en las condiciones locales, se crearon, además de las secciones para proteger la salud pública, Consejos para combatir la prostitución o Soviets de lucha contra la prostitución (советов по борьбе с проституцией).87

54Según el testimonio de Alexandra Kollontai, la Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública los Consejos (soviets) de lucha contra la prostitución, igual que la legislación sobre el aborto, fueron adoptados por el gobierno bolchevique a iniciativa de las obreras:

Por iniciativa del grupo de mujeres comunistas en Moscú y con el pleno apoyo del Comité Central del Partido Comunista fue organizada en noviembre de 1918 en Moscú, el Primer Congreso panruso de obreras y campesinas [быʌ I Всероссийский съезд работниц и крестьянок]. Asistieron más de un millar de delegadas elegidas en asambleas de obreras y campesinas. Esta conferencia sólo tuvo una importancia crítica como propaganda, sino que sentó las bases de la organización en el Partido Comunista de un aparato especial en el Comité Central para la dirección del trabajo entre las mujeres en toda Rusia [Zhenotdel]. La formación de un aparato especial dentro del partido, con miras a la participación de las masas femeninas en la construcción de la República del trabajo y en la lucha por el comunismo fue así oficialmente reconocida por el partido.
En un primer momento, fueron las Comisiones para la agitación y la propaganda entre las trabajadoras [«Комиссии по агитации и пропаганде среди работниц»], organizadas en torno a los comités del partido, las que llevaron a cabo este trabajo. El lema de estas comisiones es: agitación, no sólo de palabra, sino por la acción, lo que significaba la formación de comunistas conscientes y activas mediante la participación de las campesinas y de las trabajadoras en el trabajo vivo y activo de los soviets. Con este fin, las Comisiones de trabajadoras [Комиссии работниц] crearon un dispositivo especial que conecta el partido con las amplias masas atrasadas de las trabajadoras, a saber, la asamblea de delegadas. Cada fábrica, cada taller con cincuenta trabajadoras elige su representante para la asamblea de delegadas de las trabajadoras. Las delegadas son elegidas por tres meses. Ellas están obligadas a asistir a las reuniones semanales donde las delegadas se ponen al corriente de los acontecimientos políticos actuales, trabajan en diferentes áreas de la construcción del Estado soviético, en particular las relativas a la educación social, la alimentación social, la protección de la maternidad y otras áreas de la tarea soviética que contribuyen directamente a la emancipación económica de las trabajadoras. Las delegadas no sólo asisten a reuniones, sino que se distribuyen sus fuerzas para la realización de una serie de trabajos prácticos, tanto en las empresas (como miembros de las comisiones de trabajo llevado a cabo para la mejora de las condiciones materiales, para la protección de la maternidad, etc.) como en la inspección de las instituciones soviéticas, para el estudio de los métodos y sistemas de trabajo en las diferentes áreas del aparato soviético, así como para participar en la diversas campañas llevadas a cabo por el partido o por los órganos soviéticos. A medida que el trabajo del partido entre las mujeres aumentaba, surgió la necesidad de ordenar el trabajo, de profundizarlo y armonizarlo. En el otoño de 1919, el partido reorganizó sus comisiones de trabajadoras en el Departamento para el trabajo entre la Mujer (Zhetnodel) [Отдеʌ по Работе Среди Женщин (Женотдеʌ)]. Este Departamento tiene representación hoy en día en cada comité local del partido, empezando por el Comité Central y terminando en los comités de pueblo, de barrio y de distrito.
Los Departamentos de trabajadoras [Отдеʌы работниц] no sólo involucran a las obreras y campesinas en el partido y en los órganos de la construcción soviética, formando así comunistas activas, sino que toman la iniciativa en la construcción del sistema soviético, planteando ante el partido y ante los órganos soviéticos los problemas relativos a la cuestión de la emancipación total y práctica de la mujer. De este modo, por iniciativa de los Departamentos de trabajadoras se adoptó la ley sobre la legalización del aborto; el octavo Congreso de los Soviets decidió la participación activa de las trabajadoras en la reconstrucción de la economía del país, en la organización de la producción mediante su participación en el trabajo de todos los órganos de gobierno de la economía popular; por iniciativa de los Departamentos de trabajadoras se formó la Comisión para combatir la prostitución [комиссия по борьбе с проституцией] y se crearon comisiones destinadas a ayudar a los órganos de protección de la maternidad y la infancia; también fueron aceptados, durante la redacción de la ley sobre el trabajo obligatorio (abril de 1920), una serie de puntos relativos a la protección de la fuerza, la salud y los intereses de la mujer-madre. Finalmente, en abril de este año [1921], a propuesta de las secciones de mujeres, a través del Consejo de Comisarios del Pueblo, se promulgó una ley sobre las pasantías, es decir, una ley que decreta la participación de las trabajadoras y campesinas en el trabajo de las distintas secciones de los comités ejecutivos de los soviets y sus instituciones durante dos meses, con el fin de dar más vida al aparato soviético, liberarlo de sus elementos burocráticos y transformar mediante la práctica a estas obreras en buenas trabajadores soviéticas (Kollontai 1921d, pp. 8-10, énfasis nuestro).

55En 1921 el Comisariado del Pueblo de la Seguridad Social de la RSFSR creó la Comisión Interdepartamental para combatir la prostitución [образована Межведомственная комиссия по борьбе с проституцией], y un año después en el Comisariado del Pueblo de Salud de la RSFSR comenzó a funcionar el Consejo Central para combatir la prostitución [Центраʌьный совет по борьбе с проституцией: Tsentral'nyy sovet po bor'be s prostitutsiyey], con Semashko, el Comisario del Pueblo para la Salud Pública, a la cabeza. La incorporación de los Consejos para combatir la prostitución a los servicios de salud pública fue causada por el hecho de que estos servicios debían luchar contra las enfermedades venéreas.

56Las actividades del Consejo Central de Lucha contra la Prostitución se iniciaron con la revisión de los artículos vigentes en el Código Penal relativos a la lucha contra la prostitución. En febrero de 1923, el Consejo planteó esta cuestión ante el Comisariado del Pueblo de Justicia. Por lo tanto, el Comisariado del Pueblo de Justicia precisó los artículos en cuestión y les dio la siguiente forma:

Artículo 170
Cualquier tipo de coacción, ejercida por codicia o con otros fines personales, que conduzca a la prostitución, por medio de la influencia física o moral, será castigada con prisión por un período mínimo de tres años.

Artículo 171
Los proxenetas, los traficantes que reclutan mujeres para la prostitución y los operadores de prostíbulos serán sancionados con prisión por un período mínimo de tres años, con confiscación parcial o total de la propiedad personal. Si las personas inducidas a la prostitución estaban bajo la tutela o la autoridad de los acusados, y si no habían alcanzado la mayoría de edad, la pena se agravará y conllevará a un período mínimo de prisión de cinco años. (Bronner 1936, p. 35)

57Mijail Strogovich, un especialista en derecho penal, explicó la opinión del gobierno soviético de que la prostituta era la víctima de la prostitución afirmando que los artículos 171 y 172 del Código Penal sólo castigaban al móvil de ganancia material del proxeneta. Dichos artículos se incluían en un capítulo del Código Penal titulado Crímenes contra la vida, la salud, la libertad y la dignidad del individuo: "Esto significa que los crímenes previstos por los dos artículos indicados se practican en contra de la personalidad de las mujeres que ejercen la prostitución [....] en los casos de los delitos previstos en los artículos 170 y 171 del Código Penal, una mujer dedicada a la prostitución es la víctima" (Mijail Strogovich, "La lucha contra la prostitución a través de la represión penal", Semanario judicial soviético, no. 37, 1925, citado en Quigley 1991, p. 1210, 1211, 1213).

La milicia para combatir la prostitución

  • 88 " Инструкция органам милиции по борьбе с проституцией". Приказ ЦАУ НКВД (25 января 1924 г.), en Ис (...)

58Sin embargo, en muchos lugares la lucha contra la prostitución había tomado la forma de una lucha contra las propias mujeres prostituidas. Los servicios locales de la milicia habían adoptado con frecuencia los métodos de control practicados por la policía zarista: organizaban redadas contra las prostitutas, que eran detenidas y forzadas a realizar revisaciones médicas; se les prohibía a aparecer en los cafés, en establecimientos de recreación, etc. El Consejo Central de Lucha contra la Prostitución llamó la atención del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos sobre la inadmisibilidad de tales casos y, de acuerdo con él, elaboró una "Instrucciones a los órganos de la Milicia para combatir la Prostitución", publicadas por orden del Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos el 25 de enero de 1924.88. Los pasajes clave dichas Instrucciones rezaban:

1. Las tareas principales de la milicia para la lucha contra la prostitución son las siguientes:
a) Descubrir los lugares de corrupción que ayudan al desarrollo de la prostitución y crean formas horribles de explotación, manejadas por elementos criminales, para las mujeres que caen en la prostitución debido a las condiciones económicas u otras.
b) Descubrir y evitar que las personas que realizan el trabajo de proxenetas y reclutadores de mujeres para la prostitución (comercio de mercancía humana), vivan a expensas de las mujeres prostituidas.
c) Tomar medidas para impedir el uso de lugares públicos y de entretenimiento a los fines de la prostitución.
2. Todas las personas que pertenecen a la categoría de ciudadanos que figuran en el apartado "b" del artículo 1 de la presente Instrucción, descubiertos durante una ronda de la milicia, serán detenidos o sometidos a una investigación criminal, y los prostíbulos serán cerrados inmediatamente.
3. La aplicación práctica de las medidas anteriores se llevará a cabo por la milicia de la siguiente manera:
a) Visitas periódicas a establecimientos de carácter público como cafeterías, bares, restaurantes, etc. Debe notarse que en el cumplimiento de este deber los miembros de la milicia tienen el derecho de visitar sin excepción todas las habitaciones y cuartos privados de estas instituciones.
b) La vigilancia continua de los baños públicos y, durante la temporada de verano, de bulevares, jardines y plazas.
c) Visita de edificios residenciales en los que se supone que se practica la prostitución.
4. Llevando a cabo esta misión con energía y severidad, la milicia no puede, sin embargo, aplicar métodos de represión contra las mujeres prostitutas y sus clientes; si es necesario, se los puede citar el tribunal como testigos.
Nota: Las prostitutas que no hayan alcanzado la edad de 16 años serán derivadas a las organizaciones respectivas de Comisariado del Pueblo para la Educación.
5. Teniendo en cuenta que la mujer que vive en la prostitución ha sido empujada a situación por las condiciones materiales y los avatares de una vida fallida, todos los miembros de la milicia deben observar para con ellas las reglas de cortesía y no utilizar bajo ninguna circunstancia métodos rudos. (Bronner 1936, pp. 31-32)

59Los Consejos de Lucha contra la Prostitución organizaron el trabajo de erradicación en el ámbito local, con diferentes grados de éxito. Proporcionaban viviendas temporarias a mujeres desempleadas y a campesinas que migraban a las ciudades. Ambos grupos de mujeres eran vistos como poblaciones vulnerables que podrían recurrir a la prostitución. El gobierno soviético también estableció clínicas para el tratamiento de enfermedades venéreas en forma gratuita (Quigley 1991, p. 1215).

60Los Consejos de Lucha contra la Prostitución instaban a que los nombres de los clientes fueran colocados en las pizarras de anuncios de las fábricas en las que trabajaban (Halle 1934, p. 231). La policía informaba a los empleadores de los clientes, cuyos nombres se publicaban en los periódicos locales. El Partido Comunista incluso expulsaba a miembros que hubieran frecuentado una prostituta (Quigley 2007, p. 44).

La respuesta a la "Carta de la prostituta Tania" (1925)

61El Consejo Central de la Lucha contra la Prostitución recibió en 1925 una carta firmada por la "prostituta Tania." En esta carta, dicha prostituta, "en nombre de muchas otras", criticaba al Consejo por "la lucha contra los lugares de libertinaje", alegando que este método era en realidad especialmente perjudicial para las prostitutas, porque todo se hacía para reducir su ganancia al mínimo, quitándole sus medios de existencia. "Las ganancias," dijo en su carta, "caen día a día, dada la dificultad de encontrar un lugar, y si finalmente se lo encuentra el pago es tan caro, que elimina toda la ganancia."

62El presidente del Consejo Central del Comisariado del Pueblo para la Salud Pública, N. Semashko, publicó en el diario Rabóchaia Moskva, con su propia firma, una "Respuesta a la prostituta Tania". En la misma se afirmaba:

En nombre de varias otras se ha dirigido Ud. al Consejo Central de Lucha contra la Prostitución, quejándose de que con su creación la situación ha empeorado para las prostitutas. Pide Ud. que las prostitutas sean dejadas en paz, afirmando que no roban ni cometen delitos. No piensa Ud. que la prostitución sea un caldo de cultivo de enfermedades venéreas, uno de los peores flagelos, cuya existencia requiere de la lucha contra la prostitución. Ud. se queja de que, como resultado de esta lucha, resulta difícil encontrar un lugar para las prostitutas y sus clientes, y afirma que, debido al Consejo, las ganancias de la prostituta han caído en picada, y que esto demuestra que las medidas tomadas son incorrectas. Pide Ud. al Consejo de Lucha contra la Prostitución que no entregue a las mujeres prostituidas el control de la milicia.
En realidad, no existe un control de las mujeres prostituidas, no debería haber control alguno. La tarea a realizar por la milicia es identificar los diferentes lugares de corrupción, para poner en manos de la justicia a los proxenetas y procuradores-y esta difícil tarea, la milicia la cumple con dedicación. Por otro lado, la milicia no tiene derecho a utilizar contra las mujeres prostituidas medidas represivas. En este sentido la sección de la milicia, que pertenece al Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, ha dado a los servicios locales directrices muy claras. No negamos la posibilidad de que un miembro particular de la milicia, inferior a su tarea, haya fracasado en el cumplimiento de su deber. Tal ofensa no quedará impune. Cualquier mujer prostituida cuyos derechos civiles hayan sido infringidos por un miliciano tiene derecho a demandarlo ante la corte, después de haber establecido su identidad, poniéndose en contacto con el Consejo local para la Lucha contra la Prostitución, o directamente con las autoridades judiciales.
La prostitución es un mal doloroso de nuestra organización social. Lo hemos heredado del sistema capitalista, junto con otras enfermedades sociales. Y esta enfermedad, así como las demás y probablemente más rápido que ellas, vamos a liquidarla mediante el fortalecimiento de nuestra vida económica. Sabemos que no es, en la mayoría de los casos, por sed de lujo que las mujeres se ven obligadas a vender su bien más valioso, su propio cuerpo, sino por una necesidad desesperada. También sabemos que la lucha contra la prostitución afecta a la mujer prostituida por la disminución de sus ingresos, pero aun así llevaremos adelante esta lucha, porque el interés de la comunidad, al cual subordinamos los intereses de los individuos y grupos aislados, así lo exige. (Bronner 1936, pp. 33-35)

Notes

83 Ver la version inglesa en Decrees and Constitution of Soviet Russia, reprinted from The Nation, New York, December 28, 1919, pp. 56-60.

84 Ver la version inglesa en The Marriage Laws of Soviet Russia 1921, con un prólogo fascinante del editor en jefe del Colegio de Leyes, A. G. Hoichbarg.

85 Ver la versión española del decreto en Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras: de la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, pp. 109-111. http://oapen.org/search?identifier=619630

86 Первый Всероссийский съезд работниц и крестьянок, Москве 16 – 21 ноября 1918 года. Ver la nota de Kollontai sobre el congreso en Коллонтай 1923 y las resoluciones del congreso en Первый Всероссийский съезд работниц 16-21 ноября 1918 года и его резолюции, Харьков, 1920 (El Primer Congreso de Mujeres Trabajadoras de Rusia del 16 al 21 de noviembre de 1918 y sus resoluciones, Kharkov, 1920. 23 pp.)

87 Sobre la operación de los Soviets para combatir la prostitución en los Urales ver Мирошниченко 2011 y 2013.

88 " Инструкция органам милиции по борьбе с проституцией". Приказ ЦАУ НКВД (25 января 1924 г.), en История полиции и милиции России. Хрестоматия /Сост.: Гребенкин М. Ю., Кофман Б. И., Миронов С. Н.; Под ред.: Сафиуллин Н. Х. -Казань: Изд-во Юрид. ин-та МВД России, 2005, pp. 144-145. ["Instrucciones a los órganos de la Milicia para combatir la Prostitución", Orden de la Admiración Central de la NKVD (25 de enero de 1924), en Historia de la policía y de la milicia de Rusia, compilado por M. J. Grebenkine, B. I. Kaufman y S. N. Mironov; editado por N. H. Safiullin, Kazan: Editorial Jurídica del Instituto del Ministerio del Interior de Rusia, 2005, pp. 144-145.]

Table des illustrations

Légende Трудовой хʌеб. «Нет, граждане, за деньги этого хʌеба купить неʌьзя. Покажите ваши трудовые книжки. Кто не трудится, — тот не ест». (1920) Pan ganado con el trabajo. "No, ciudadanos, no se puede comprar este pan con dinero. Muestren sus registros de empleo. Quien no trabaja-no come". (1920)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1959/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Légende Уничтожив капитаʌизм, проʌетариат уничтожит проституцию. Проституция-веʌикое несчастье чеʌовечества. Рабочий, береги женщину-работницу! "Destruyendo al capitalismo, el proletariado destruye a la prostitución. La prostitución es una gran desgracia para la humanidad. ¡Trabajador, cuida a la trabajadora!" (Soviet Provincial de Sindicatos de Moscú, 1923)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1959/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 432k

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search