Version classiqueVersion mobile

Feminismo y movimiento de mujeres socialistas en la Revolución Rusa

 | 
Cintia Frencia
, 
Daniel Gaido

5. La organización de mujeres bolcheviques y la Revolución de Octubre

Texte intégral

Las asambleas de trabajadoras después de la Revolución de Febrero

1Después de la Revolución de Febrero, que resultó en la abdicación del zar Nicolás II, los soviets, bajo la dirección de los mencheviques y de los socialistas revolucionarios, cedieron graciosamente el poder a un Gobierno Provisional burgués no elegido, salido del Comité Provisional de la Cuarta Duma, que continuó la guerra imperialista y que pospuso la reforma agraria hasta la elección de una Asamblea Constituyente en un futuro indefinido. Sin embargo, dado que los mismos soviets habían ordenado la elección de comités de soldados en el ejército y que les habían dado instrucciones a éstos de desobedecer las órdenes de los oficiales contrarios a los decretos del Soviet de Diputados de Trabajadores y de Soldados, el resultado final fue la inestable estructura de doble poder, signada por constantes crisis gubernamentales. La Revolución de Febrero encontró a la mayoría de la dirección bolchevique en la deportación o en el exilio: Kamenev y Stalin retornaron a Petrogrado el 13 de marzo, Kollontai pudo retornar el 18 de marzo, Lenin, Kruspakaya y Armand el 3 de abril, Trotsky (quien se incorporó al partido bolchevique en julio) recién el 4 de mayo.

  • 52 Moira Donald, “Bolshevik Activity amongst the Working Women of Petrograd in 1917”, International R (...)

2Las páginas de Pravda en el primer mes después de la Revolución de Febrero reflejan la creciente actividad política de las mujeres: casi todos los números contienen informes sobre asambleas de mujeres, que generalmente llamaban a las trabajadoras a organizarse en sindicatos, y cuyas demandas normalmente incluían puntos de especial preocupación para las mujeres trabajadoras, como la plena igualdad de derechos, el seguro para las trabajadoras y la protección de la maternidad, así como las demandas habituales de una jornada laboral de ocho horas, una república democrática y la redistribución de la tierra. Estas asambleas no fueron de ninguna manera insignificantes: los artículos a menudo informaban de una asistencia de alrededor de mil personas.52

  • 53 Женщины-работницы Выборгского района // Правда № 4,9 марта [22 марта] 1917 г. [“Trabajadoras del d (...)

3Algunas de las notas en Pravda eran simples llamados a asambleas de trabajadoras, como este anuncio del 9 de marzo: “Las trabajadoras del distrito de Vyborg están invitadas a una asamblea de mujeres para discutir los temas planteados por el momento actual. Avenida Finlandia, No 8, Teatro de arte, el domingo 12 de marzo, a las 2 en punto de la tarde.”53 Pero otros artículos contenían informes de las resoluciones adoptadas por dichas asambleas; por ejemplo la nota “Asamblea de mujeres de la región de Moscú” informaba sobre una asamblea celebrada el 7 de marzo en la Bolsa de Trabajo, Avenida Zabalkansky, la cual adoptó la siguiente resolución:

La asamblea de mujeres de la región de Moscú, al discutir la situación del país y la situación de las mujeres en las condiciones existentes, reconoció que es necesario lograr:

  1. La República Democrática, la jornada laboral de 8 horas, la confiscación de las tierras señoriales, monásticas y de la corona para los campesinos.
  2. La igualdad total de las mujeres.
  3. La protección del seguro social y de la legislación laboral para las mujeres, la prohibición total de las horas extras y del trabajo nocturno para las mujeres y los niños.
  • 54 Собрания женщин Московского района // Правда № 8,14 марта [27 марта] 1917 г. [“Asamblea de mujeres (...)

Para lograr todo esto, es necesaria una lucha organizada del proletariado revolucionario y del ejército revolucionario.
¡Organícense, mujeres!54

4El 10 de marzo de 1917, en Pravda № 5, un artículo de la hermana de Lenin, Anna Elizarova-Ulianova, escribiendo bajo el seudónimo "Olga Bobyleva", describía el desarrollo de las trabajadoras rusas de 1905 a 1917, enfatizando que las trabajadoras “independientemente, por iniciativa propia, comenzaron a participar en la revolución, a aprender por su propia cuenta”. La mejor prueba estaba en que la Revolución de Febrero había sido iniciada por ellas. Como consecuencia, la mujer trabajadora podía ahora “pararse junto al obrero, acompañarlo para conquistar ese brillante ideal de igualdad socialista, que ella tiene en común con él.”

  • 55 Оʌьга Бобыʌев. Привет русской работнице // Правда № 5. 10 марта [23 марта] 1917 г. C. 8-9. [Olga B (...)

Pero para esto ella necesita obtener las mismas condiciones de lucha que el hombre trabajador, y ella demostró que tiene derecho a exigirlas por sí misma. Ella necesita el mismo derecho que el hombre a participar en las elecciones, el derecho a ser elegida a la Asamblea Constituyente, a los municipios, a las organizaciones locales de los zemstva y volost. Ella necesita el mismo derecho que el hombre a estudiar y a ocupar todo tipo de puestos en el estado para los cuales demuestre ser capaz, ganar lo mismo que él, tener los mismos derechos que él sobre los niños. Todo esto debe ser logrado por la mujer rusa, y ella los logrará luchando en el mismo campo que el hombre trabajador, en estrecha asociación con él. Pero para lograr esto, ella debe desplegar toda la iniciativa y la energía de la que sea capaz; debe reconstruir sus organizaciones sindicales, debe ingresar a todas las células del partido en las fábricas y en las organizaciones del partido, debe restaurar su órgano, Rabotnitsa.55

5El sufragio femenino fue demandado por asambleas de trabajadoras inmediatamente después del derrocamiento del zar, comenzando por las trabajadoras del distrito de Vyborg, una fortaleza bolchevique y el punto de partida de la principal manifestación del Día Internacional de la Mujer el 23 de febrero. Según el informe de Pravda:

  • 56 Женский митинг // Правда № 9. 15 марта [28 марта] 1917 г. C. 10. [“Asamblea de mujeres”, Pravda, N (...)

El 13 de marzo, a las 2:00 pm, se realizó una asamblea de mujeres en las instalaciones de la Hermandad Cristiana. Asistieron a la misma 800 trabajadoras. Después del informe y del debate sobre el movimiento de mujeres, se adoptó la siguiente resolución:
"1) Nosotras, las mujeres proletarias, exigimos el derecho al sufragio universal, directo, igual y secreto, sin distinción de sexo y nacionalidad, para poder defender nuestros derechos nosotras mismas.
"2) Las mujeres proletarias defenderán firme y enérgicamente su derecho a participar en la Asamblea Constituyente para la implementación de un sistema democrático-republicano en Rusia.
"3) El movimiento de mujeres proletarias está en sintonía con el movimiento de toda la clase trabajadora, con la que comparte intereses comunes, y se separa del movimiento de mujeres burgués.
"4) Las mujeres proletarias luchan junto con los trabajadores masculinos no sólo por la plena libertad democrática, sino también por la destrucción del sistema capitalista en sí.
"5) Junto con el requisito de participar en la Asamblea Constituyente, las trabajadoras demandan una pronta introducción, por medios legislativos, de las siguientes reformas: a) Protección completa de la maternidad. b) Seguro para los trabajadores. c) Elección de inspectores de fábricas, con la participación directa de representantes de las mujeres."56

La manifestación feminista por el sufragio femenino

  • 57 Existe una filmación de la manifestación feminista-defensista del 20 de marzo de 1917, disponible (...)

6Las feministas, por su parte, tampoco permanecieron pasivas. La revolución de febrero de 1917 revitalizó a la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres y resultó en su logro más significativo. Ante el fracaso del Gobierno Provisional en apoyar la promulgación inmediata del sufragio femenino, el 19 de marzo de 1917 la Liga organizó una manifestación de aproximadamente 40.000 mujeres, dirigidas por Shishkina-Iavein y Vera Figner, una ex-heroína terrorista a quien las feministas habían ganado para su causa, montadas sobre un automóvil descapotado flanqueado por mujeres montando caballos blancos. La manifestación comenzó en la Duma de la ciudad de Petrogrado y se desplazó por la calle principal de Petrogrado, la Avenida Nevski, dirigiéndose a la sedel del Gobierno Provisional y del Soviet en el Palacio Táuride. En la manifestación se enarbolaron banderas con eslogans tales como "El lugar de la mujer es en la Asamblea Constituyente" y "Guerra hasta la victoria".57

7Figner y Shishkina-Iavein buscaron el apoyo tanto del Soviet como del Gobierno Provisional, pero primero fueron a reunirse con los líderes del Soviet. Mientras aclamaba a Figner como una luchadora por la libertad, M.I. Skobelev, uno de los líderes mencheviques del Soviet, afirmó que no podía apoyar las demandas de las manifestantes sin consultarlo con los otros dirigentes. Kollontai, que acababa de regresar del exilio, se esforzó por contener su exasperación cuando Vera Figner añadió su propio discurso a las súplicas patrióticas hechas por la Dra. Shishkina-Iavein y por la kadete Ariadna Tyrkova. La multitud esperó, y finalmente exigió que Nikolai Chjeidze, el presidente del Soviet, y Mijail Rodzianko, presidente de la Duma, se reuniera con ellas. Finalmente, Chjeidze salió del Palacio Táuride y afirmó ante las mujeres congregadas que el Soviet lucharía con ellas por sus justos derechos. Ante esto, Kollontai no pudo contenerse más, y denunció a todos los que colaboraban para prolongar los horrores de la guerra. "¡Todo el poder a los soviets!", gritó, y fue rápidamente arrastrada por un "patriota". Las feministas indignadas se apresuraron a atacarla y varios soldados la amenazaron con sus bayonetas, pero otras mujeres, así como algunos soldados, la apoyaron (Porter 1980, pp. 238-239). Rodzianko, aún dubitativo, sugirió que las manifestantes apelaran directamente al Príncipe Lvov, el jefe del Gobierno Provisional. Shishkina-Iavein y Figner ingresaron al Palacio Táuride para reunirse con él. Lvov primero rechazó las demandas de las mujeres, diciendo que las reglas electorales ya habían sido anunciadas y que no podían ser revisadas, pero finalmente cedió, aceptando que el término "sufragio universal" incluyera también a las mujeres.

8Dos días después, el 21 de marzo, una delegación de mujeres de Petrogrado y Moscú, que incluía una muestra representativa de líderes feministas y liberales, se reunió con Lvov. Las facciones feministas ahora estaban unificadas; la delegación incluía a Figner y Shishkina-Iavein, Shabanova, Miliukova y Tyrkova, Olga K. Nechaeva de la Unión Rusa de Organizaciones Democráticas de Mujeres, Pokrovskaia, la condesa filántropa Sofía Panina, Viceministra de Bienestar del Estado y Viceministra de Educación en el Gobierno Provisional, A.N. Rinkevich, Alexandra Kalmykova, una de los primeras patrocinadoras del “marxismo legal”, y las Dras. M.I. Nikolskaia y E.V. Gorovits, representantes de las mujeres de Moscú. No hubo mujeres trabajadoras ni socialistas entre las delegadas. Figner presentó a Lvov una breve declaración sobre los derechos de las mujeres y pidió que los ministros del Gobierno Provisional expresaran formalmente su posición sobre el tema. Lvov respondió afirmando que los ministros apoyaban unánimemente el sufragio femenino y que se estaba redactando una ley que otorgaría la igualdad política a las mujeres. Las mujeres de la delegación estaban jubilosas y Pokrovskaia declaró: "¡Viva la ciudadana libre e igual!". Como resultado de la aquiescencia de los líderes del Gobierno Provisional a las demandas de las feministas, dos miembros de la Liga de Mujeres pasaron a formar parte de en la comisión electoral cuando ésta comenzó a reunirse a fines de mayo, y la ley electoral del 20 de julio ratificó el derecho de las mujeres rusas a votar y a postularse como candidatas en las próximas elecciones a la Asamblea Constituyente.

  • 58 Ver su autobiografía: Yashka: My Life as Peasant, Officer and Exile, by Maria Bochkareva, Commande (...)

9Pero el Gobierno Provisional otorgó estos derechos a las “ciudadanas libres e iguales” con el objetivo de asegurar el apoyo de las mujeres para la continuación de la guerra imperialista y de transformarlas en carne de cañón. Poco después de la “victoria del sufragio”, Rodzianko se acercó a Maria Bochkareva para que creara un batallón de mujeres.58 Animadas por su nuevo “estatus de igualdad”, algunas mujeres respondieron a las apelaciones para “adoptar toda la gama de roles de ciudadanía”. El reclutamiento para los Batallones de la Muerte de Mujeres (Женские батаʌьоны смерти), de los cuales 15 fueron creados en 1917, enfatizaba los “nuevos derechos y obligaciones” de las mujeres como ciudadanas.

  • 59 A las mujeres se les permitió ser miembros del jurado y se las admitió a la práctica legal. En ago (...)

10Habiendo obtenido la promesa de la ciudadanía plena, muchas líderes feministas vincularon la causa de la igualdad de derechos con la victoria aliada. Organizaron una serie de asambleas dedicadas tanto a obtener la “igualdad de derechos” como a organizar el esfuerzo militar. A invitación de Shabanova, las sufragistas británicas Emmeline Pankhurst y Jessie Kenney fueron enviadas por el primer ministro Lloyd George para apoyar la propaganda a favor de la guerra. Pankhurst habló al menos ante una asamblea feminista a favor de la guerra mientras estaba en Rusia. Shabanova organizó una cena en el Hotel Astoria para Pankhurst y Bochkareva, y llevó a la líder feminista británica al cuartel del Batallón de Mujeres y a varios mítines patrióticos, así como a la consagración del estandarte del Batallón en la Catedral de San Isaac de Petrogrado. Shishkina-Iavein y otros miembros de la Liga de Mujeres se les unieron para rendir homenaje al batallón y organizaron un saludo a las soldadas en la Catedral de Kazán antes de partir para el frente. Pero fuera de la concesión del sufragio femenino, y de algunas reformas muy parciales59, el Gobierno Provisional no promovió un código que estipulara la igualdad de derechos de las mujeres: la inferioridad jurídica de la mujer continuó, como lo hicieron las leyes sobre el matrimonio y la familia, hasta la revolución bolchevique (Ruthchild 2010, pp. 227-232).

11El 21 de marzo de 1917, el mismo número de Pravda que contenía la primera "Carta desde lejos" de Lenin publicó "Las Trabajadoras y la Asamblea Constituyente", el primer artículo de Kollontai en Rusia, motivado por la manifestación de las feministas. Denunciando las ilusiones de “las señoras burguesas de la Liga por la Igualdad de Derechos” en la "‘promesa’ del Sr. Rodzianko de admitir a las mujeres a la Asamblea Constituyente", Kollontai afirmó que “la Asamblea Constituyente no es un club cuyas llaves están en el bolsillo del Sr. Rodzianko, y al cual no solo él, sino también todo el Gobierno Provisional, puede dejar o no entrar a ésta o aquella parte de la población.” Kollontai advertía que “el Sr. Rodzianko y sus colegas cerrarán las puertas de la Asamblea Constituyente en las caras de esas mismas trabajadoras gracias a cuya lucha heroica se encuentran en el poder.” No sólo los hipócritas del Gobierno Provisional, sino también aquellos que llevaban brazaletes rojos en el Soviet, pensaban en establecerse más cómodamente en el poder abriendo la puerta a las mujeres de la clase media y excluyendo a las trabajadoras, que amenazaban con acabar con el estado de cosas existente. “¡Pero la cuestión es precisamente los derechos políticos de todas las mujeres, de los muchos millones de mujeres trabajadoras!”

  • 60 А. Коʌонтай. Работницы и Учредитеʌьное Собрание. // Правда № 14. 21 марта [3 апреʌя] 1917 г. C. 2- (...)

12Kollontai subrayaba que la lucha por el sufragio universal femenino pasaba por continuar la revolución y por elegir un nuevo parlamento soberano que representara al pueblo. "Pero, al levantar la campaña por la representación y participación de las trabajadoras en la Asamblea Constituyente, debemos involucrarnos inmediatamente en un amplio trabajo entre las trabajadoras, debemos hacer un llamamiento a ellas para que se unan, se organicen en torno a nuestro estandarte socialista, en el cual la sangre de los proletarios dice: ‘¡Libertad, pan y paz!’. Sólo se asegurará la participación de las mujeres trabajadoras en la Asamblea Constituyente si de inmediato asumen la tarea de ganar estos derechos por sus propias manos, si lideran esta lucha bajo la bandera de la socialdemocracia revolucionaria."60 Cinco días después, Pravda publicaba una resolución adoptada por la asamblea de trabajadoras de la fábrica textil Baranov exigiendo el derecho a voto en las elecciones a la Asamblea Constituyente. Dicha resolución, muy similar a la adoptada pocos días antes por las trabajadoras del distrito de Vyborg, decía lo siguiente:

  • 61 Резоʌюции // Правда № 18. 26 марта [8 апреʌя] 1917 г. C. 9. [“Resoluciones”, Pravda, No. 18. 26 de (...)

En la asamblea de la fábrica Baranov, un gran número de personas estuvieron presentes, y dichas personas, en su mayoría mujeres, adoptaron la siguiente resolución.
"1) Damos la bienvenida a los Socialistas Revolucionarios y a los Socialdemócratas, y exigimos la organización inmediata de la convocatoria a la Asamblea Constituyente sobre la base del sufragio universal, igual, directo y secreto.
"2) Las mujeres proletarias defenderán firme y enérgicamente sus derechos en la Asamblea Constituyente para la implementación de un sistema democrático en Rusia.
"3) Las mujeres proletarias luchan junto con los trabajadores no sólo por la plena libertad democrática, sino también por la destrucción del sistema capitalista en sí.
"4) Junto con la demanda de participación en la Asamblea Constituyente, las mujeres proletarias demandan la pronta introducción de la siguiente legislación: a) seguro de maternidad completo, b) seguro de trabajo, c) elección de inspectoras de fábrica con la participación directa de las trabajadoras."61

Los esfuerzos de los bolcheviques por organizar las luchas de las trabajadoras

13Un ejemplo de los artículos publicados en Pravda contra el separatismo organizativo preconizado por las feministas es la nota publicada el 7 de abril de 1917 con el título “La mujer en el movimiento obrero”, que transcribimos a continuación:

  • 62 Н. Гʌебов, Женщина в рабочем движении // Правда № 26. 7 апреʌя [20 апреля] 1917 г., C. 1-2 [N. Gle (...)

En los últimos años, la mujer proletaria ha ocupado una posición cada vez más prominente en la economía contemporánea del país.
Reemplazar el trabajo de los hombres con el de las mujeres, incluso en aquellas ramas de la producción donde el trabajo de las mujeres era casi inexistente, se ha convertido en un fenómeno normal. Así, en la industria metalúrgica en 1913, el trabajo de las mujeres fluctuaba entre el 3.3% y el 4.3%, mientras que para fines de 1916 pasó a constituir del 20% al 25%. En general, en la región de Petrogrado, a comienzos de 1916 se incorporaron más de 50.000 trabajadoras.
Pasando del hogar familiar a la máquina de la fábrica, la mujer se convirtió en una camarada del trabajador masculino. Su conciencia ya no está determinada por la economía cerrada de la familia, sino por la fábrica y el colectivo de trabajo. Allí soportó todas las pruebas de la vida en la fábrica: bajos salarios y trabajo nocturno de 12 horas, la ausencia de protección como madres, etc., etc.
Pero, al mismo tiempo, la mujer proletaria absorbió la voluntad del colectivo consciente; junto con el trabajador de sexo masculino, se convirtió en miembro de las filas del partido, de los sindicatos y de otras organizaciones y, junto con él, trabajó para resolver en común las tareas proletarias generales.
La revolución se estaba precipitando, y la mujer fue, sin temor a nada, a abrirse camino hacia un nuevo orden libre. Y ahora, cuando la revolución todavía no se ha completado, cuando el proletariado requiere de todo el esfuerzo y de toda la energía disponibles, la mujer proletaria debe desplegar sus fuerzas para estar activa en todos los frentes: en el partido, en los sindicatos, en los clubes, en los municipios y en las elecciones a la Asamblea Constituyente.
Pero, recordando que sólo quien no está solo, quien forma parte del colectivo, es fuerte, la mujer proletaria debe organizarse y ser miembro del partido de la clase obrera. Las mujeres de las clases burguesas crean sus propias organizaciones puramente femeninas, donde las mujeres se oponen a los hombres y sólo demandan igualdad.
A la mujer proletaria se le plantean otras tareas, más complejas. Como representante de la clase obrera, no se distingue de toda la familia proletaria y lucha por los objetivos comunes. Por lo tanto, desde el punto de vista organizativo, una trabajadora no debe distinguirse de toda la masa de trabajadores. Junto con el trabajador construyen distintas formas de organización e ingresan en ellas como representantes de la clase obrera, independientemente de su sexo.
Es inútil y dañino crear organizaciones puramente femeninas, pero en las organizaciones generales es útil realizar propaganda y agitación entre las mujeres: organizar asambleas de mujeres, conferencias sobre los temas que son más relevantes para las trabajadoras, etc.
Ahora, cuando comienza una nueva construcción organizacional abierta, cuando se requiere la mayor coordinación de fuerzas, es necesario no dispersarse, sino marchar y vencer juntos.62

14El 10 de marzo, una reunión del Comité Ejecutivo del Comité de Petrogrado había puesto a Vera Slutskaya, ahora secretaria del comité bolchevique de la isla Vasilev, a cargo de la agitación entre las trabajadoras, y tres días después, en una sesión ampliada del Comité Ejecutivo, Slutskaya recomendó que el comité de Petrogrado incluyera una secretaría de la mujer, a la que cada distrito elegiría a una representante. Una reunión del Comité de Petrogrado del 15 de marzo resolvió establecer una secretaría para realizar el trabajo de agitación entre las mujeres y tomar medidas para reiniciar la publicación de Rabotnitsa. En el n. 34 del 16 de abril, Pravda anunció que la primera reunión de la secretaría de mujeres, que se había establecido de conformidad con las propuestas de Slutskaya, había tenido lugar, y que sólo dos días después de esta reunión la secretaría organizó una asamblea pública sobre las celebraciones del 1 ° de mayo, la guerra y la Internacional, a la que asistieron unas 2.000 personas. Pero la secretaría de la mujer pronto fue suplantada por un centro organizativo más efectivo, el Consejo Editorial del Rabotnitsa, cuando la revista fue relanzada el 10 de mayo de 1917 (Donald 1982, pp. 133-134,137-138).

  • 63 Kollontai, Alexandra 1937, "Die Frauen im Jahre 1917", Rabotnitsa, Nr. 31, November 1937, S. 12-13 (...)

15A Kollontai le preocupaba que las soldatki (las esposas de los soldados) aún no hubieran sido alcanzadas por la propaganda del Partido. Al salir de las oficinas de Pravda una noche con Lenin, Nadezhda Krupskaya y un grupo de camaradas del partido, Kollontai se quejó de esta indiferencia. Lenin le propuso que discutiera la idea con otras militantes y que presentara sugerencias al respecto en la conferencia del Partido que se celebraría a fines de abril. Sin esperar a la celebración de la conferencia, Kollontai se puso en contacto con varias soldatki y el 11 de abril de 1917 organizó una marcha de esposas de soldados hacia el Palacio Táuride, para rivalizar con la demostración feminista del mes anterior y para presentar ante el Soviet la demanda de que su miserable pensión mensual de siete rublos fuera aumentada a veinte rublos. Unas 15.000 mujeres se congregaron en el lugar y fueron recibidas por el menchevique Fyodor Dan como representante del Comité Ejecutivo del Soviet, quien se presentó ante ellas con un uniforme de médico del ejército, habló de la "caja vacía" y les aconsejó luchar "no por un aumento de la ración, sino por la paz". Kollontai se dirigió a las mujeres congregadas pidiéndoles que eligieran a sus propias delegadas al Soviet y que tomaran en sus manos la distribución de sus raciones y pensiones. Kollontai concluyó afirmando: "Estas mujeres odian profundamente la guerra: no pueden ser engañadas por las mentiras de las frases defensistas […] un instinto infalible les dice que esta guerra, iniciada por una banda de ladrones, de grandes potencias, es una guerra ajena a los intereses del pueblo." Finalmente, a mediados de abril 35 esposas de soldados lograron formar un comité de soldatki en Petrogrado, a partir del cual se desarrolló una red de organizaciones similares en Rusia y Ucrania.63

16El comité de soldatki decidió tomar en sus manos el bienestar de las familias de los soldados y renovar la demanda de una asignación de veinte rublos. A fines de mayo, una Conferencia de Mujeres Trabajadoras del distrito de Vyborg organizada por los bolcheviques aprobó una resolución de las representantes de las esposas de soldados de Vyborg exigiendo un subsidio de veinte rublos, que las esposas de los oficiales recibieran el mismo subsidio que las soldatki comunes, que "nuestros esposos, agotados por tres años de guerra, sean reemplazados [en el frente] por miembros de la burguesía y otros que se esconden de la guerra", y que "esta guerra de ladrones que sólo trae ganancias a los capitalistas se termine inmediatamente". La resolución concluía con la demanda "Todo el poder a los Soviets". En junio, el comité de soldatki formó una “Unión de esposas de soldados” para realizar un trabajo de agitación sistemático (Donald 1982, pp. 142).

17Esta iniciativa se dio en el marco de una ola de militancia obrera en la que las trabajadoras jugaron un rol destacado. Las empleadas domésticas de Petrogrado, por ejemplo, se habían estado reuniendo en número cada vez en mayor desde finales de marzo. "Camaradas empleadas domésticas", escribió una de ellas en Pravda, después de que una asamblea se desbordó en la calle: "¡Necesitamos una sala más grande!". Los trabajadores de los restaurantes también formaron su propio sindicato, el cual lanzó una campaña de afiliación entre "todas las camaradas que trabajan en los salones de té de Petrogrado". Las mujeres de la fábrica de chocolate Mignon hicieron un llamamiento al Soviet para protestar contra las condiciones de trabajo intolerables; las trabajadoras de las fábricas de tabaco exigían protección para las obreras embarazadas; y en la fábrica textil Frolic los trabajadores exigieron aumentos salariales del 100% para los hombres y del 125% para las mujeres (Porter 1980, pp. 252).

18Los bolcheviques obtuvieron un triunfo comparable al obtenido entre las mujeres de los soldados con la organización de la huelga de las lavanderas de la capital. Las siete u ocho mil lavanderas de Petrogrado trabajaban hasta catorce horas diarias en las condiciones más insalubres. Habían comenzado a organizarse después de la Revolución de Febrero, anunciando sus asambleas en Pravda, y para principios de mayo habían logrado que unas 3.000 lavanderas de la capital se afiliaran al sindicato de lavanderas recién formado. Las lavanderas decidieron declararse en huelga después de que sus demandas de una jornada laboral de ocho horas y de un salario mínimo de cuatro rublos por día fueran rechazadas por los propietarios de las lavanderías. La huelga comenzó el 1° de mayo y se extendió rápidamente, por lo que al día siguiente tres cuartas partes de las lavanderas de la ciudad estaban en huelga.

19Los esfuerzos de mujeres bolcheviques como Goncharskaya, que encabezó el sindicato de lavanderas, Novik-Kondratieva y Sajarova, que dirigió el comité de huelga, y por supuesto Kollontai, quien publicitó la causa de las lavanderas en el Soviet, en Pravda y en Rabotnitsa, impulsaron al Partido Bolchevique a dar un apoyo total y activo a las lavanderas. Kollontai lanzó la campaña con dos artículos en ediciones consecutivas de Pravda titulados "En la primera línea de fuego", en los que describió las condiciones de trabajo en la industria, explicó las demandas de las lavanderas y pidió a los trabajadores que respondieran a la amenaza de cierre de los propietarios con la demanda de municipalización de las lavanderías. Describió los esfuerzos de los empleadores por romper la huelga formando su propio sindicato de rompehuelgas y utilizando métodos aún más violentos. Kollontai enfatizó que las lavanderas estaban luchando no sólo por ellas mismas sino por los intereses de toda la clase trabajadora, y que su victoria sería una nueva victoria para todo el proletariado. Instó a que se diese tanto apoyo moral como material a las lavanderas, y a que el Soviet declarara su solidaridad con ellas, ya que estaban luchando para obligar a los empleadores a acceder a las demandas que habían sido aprobadas por el Soviet.

  • 64 Por ejemplo: Работницы и рабочие прачечных заведений // Правда № 6. 11 марта [24 марта] 1917 г. C. (...)

20Las apelaciones de Kollontai fueron exitosas. El 8 de mayo, en respuesta a su informe sobre la difícil situación de las lavanderas, el Comité Ejecutivo del Soviet acordó conceder a las mujeres huelguistas 5.000 rublos. Pravda dedicó diariamente espacio a lo largo de un mes a informes sobre la huelga, apelaciones a aportar al fondo de huelga y mensajes de apoyo de los trabajadores en otras industrias.64 Las donaciones de los sindicatos, soviets de distrito, comités de fábrica y comités de marineros fluyeron al fondo de huelga de las lavanderas. Los mensajes de solidaridad que se difundieron en Pravda instaban a las lavanderas a perseverar en su lucha contra los empleadores y los rompehuelgas, y reiteraban el llamado de Kollontai "Vuestra victoria es nuestra victoria".

  • 65 Cabe mencionar en este contexto el accionar de los comités de fábrica, en los cuales los bolcheviq (...)

21Finalmente, el 31 de mayo, Pravda anunció que la huelga había terminado con éxito y que los empleadores habían aceptado las demandas de las mujeres. Pero la victoria fue sólo parcial, porque cuando las lavanderas volvieron al trabajo, los empleadores frecuentemente incumplieron sus promesas. Las trabajadoras que tomaron parte activa en la huelga no fueron readmitidas y muchas lavanderías fueron cerradas. No fue sino hasta después de la Revolución de Octubre que las demandas de las lavanderas se implementaron por completo. Sin embargo, la huelga de las lavanderas fue una importante victoria para los bolcheviques y para sus esfuerzos por organizar las luchas de las trabajadoras (Donald 1982, pp. 143-144).65

El relanzamiento de la revista Rabotnitsa

22La publicación de Rabotnitsa se reanudó del 10 de mayo de 1917 como un semanario del Comité Central del Partido Bolchevique. Hasta el 26 de enero (8 de febrero de 1918), cuando su publicación fue suspendida por falta de papel, se publicaron 13 números, con una circulación promedio de entre 30 y 43 mil copias. El periódico era editado por la trabajadora A. Vasileva, asistida por Kollontai y por las veteranas de la Rabotnitsa de 1914: Lyudmila Stal, Praskovia Kudelli, Elena Rozmirovich y Konkordiia Samoilova. Esta última había sido arrestada como una de las editoras originales de Rabotnitsa y había sido liberada por la Revolución de Febrero después de tres años de prisión, luego de lo cual había sido nombrada secretaria de Pravda, donde había iniciado la página de mujeres.

23El primer ejemplar de la nueva Rabotnitsa, un número doble, se publicó el 10 de mayo. Las contribuciones fueron principalmente de miembros del comité editorial, aunque Zinaida Lilina y B. Breslav también proporcionaron material. Los artículos discutían asuntos de interés para las mujeres trabajadoras, tales como la historia de la revista Rabotnitsa, el papel de la mujer trabajadora rusa en el movimiento obrero, los logros de la Revolución Rusa para las mujeres y las tareas que se avecinaban, y la lucha por la paz. También se analizaban cuestiones tales como la jornada laboral de ocho horas, la licencia por maternidad, el trabajo infantil y las condiciones de trabajo. El primer número de Rabotnitsa contenía avisos de asambleas de mujeres, anuncios de otras publicaciones bolcheviques, en particular un folleto elaborado por el comité editorial de Rabotnitsa titulado "La inflación y la guerra", solicitudes de contribuciones financieras y de artículos para los siguientes números, y una declaración que llamaba a las trabajadoras a colaborar con la distribución de la revista. "¡No te mantengas a un lado!", escribió Kollontai en su artículo "Nuestras tareas", publicado en el primer número de Rabotnitsa: "¡Organizadas, somos una fuerza poderosa que nadie puede destruir!" Dicho número incluía también un artículo de Konkordia Samoilova sobre Bebel y un llamamiento a las mujeres para organizar grupos de trabajadoras lo suficientemente masivos como para elegir delegadas al soviet (Porter 1980, pp. 255-256).

24La publicación de Rabotnitsa fue parte integral de una campaña de agitación mucho más amplia que cobró impulso durante mayo y junio, con la organización de asambleas públicas por el consejo editorial y con la formación de una escuela de agitadoras adjunta a la revista. Las editoras acordaron organizar la escuela y elaborar un programa para ella en una reunión el 4 de mayo. Las conferencias tendrían lugar semanalmente, comenzando con una conferencia sobre las elecciones a las dumas regionales. Los miembros de la escuela formaron grupos en las fábricas que ayudaban a distribuir Rabotnitsa y a organizar asambleas y conferencias. Más tarde, los miembros de estos grupos se convirtieron en agitadoras entre las trabajadoras, y finalmente en corresponsales de Rabotnitsa.

25Desde mediados de mayo en adelante, el grupo Rabotnitsa desarrolló un programa intensivo de asambleas públicas. El 11 de junio tuvo lugar en el circo Cinizelli la primera de una serie de grandes asambleas públicas sobre el tema "La guerra y la inflación". Asistieron alrededor de 10.000 personas, y la multitud se desbordó en las calles, donde se realizó una segunda asamblea al aire libre. Se aprobó una resolución de protesta contra "los precios monstruosamente altos, la pesada carga que recae sobre los pobres, y su verdadera causa, la guerra mundial de los imperialistas" (Donald 1982, pp. 145-147).

26Rabotnitsa se transformó así en el centro de una red de agitación entre las obreras. Con el fin de mantener sus artículos actualizados, Konkordiia Samoilova, Klavdia Nikolaeva y Lyudmila Stal, después de escribir para el periódico por la mañana, viajaban a las fábricas y tiendas para hablar personalmente con las trabajadoras. Lyudmila Stal describió el trabajo de Rabotnitsa a los marineros en Kronstadt, Nadezhda Krupskaya y Zhenya Egorova oraron ante grandes asambleas mixtas en el distrito de Vyborg, Anna Itkina hizo otro tanto con las mujeres en el distrito de Narva, y Vera Slutskaya organizó asambleas masivas de mujeres en la isla de Vasilev. Un punto culminante en la campaña de los bolcheviques para ganarse la lealtad de las mujeres trabajadoras se alcanzó con la aceptación del documento de Kollontai sobre la protección del trabajo femenino, la igualdad salarial y la necesidad de atraer a más mujeres al movimiento sindical en el Primer Congreso Panruso de Sindicatos celebrado a fines de junio de 1917.

  • 66 Ver Daniel Gaido, “Las Jornadas de Julio”, Jacobin Magazine, 27 de Julio del 2017. Disponible onli (...)
  • 67 V.I. Lenin, “Tres crisis”, escrito el 7 (20) de julio de 1917, publicado en la revista Rabotnitsa, (...)

27Pero el crecimiento constante de la influencia bolchevique entre las trabajadoras de febrero a junio se detuvo abruptamente después de las Jornadas de Julio.66 Durante las semanas de reacción que siguieron, el apoyo a los bolcheviques se redujo considerablemente. Todos los aspectos del trabajo político se volvieron más difíciles, y el trabajo entre las mujeres sufrió particularmente, pero de ninguna manera fue abandonado. Las mujeres del consejo de redacción de Rabotnitsa menos Kollontai, que había sido arrestada, lograron mantener la publicación de la revista, y durante un tiempo fue de hecho el único órgano legal del Partido Bolchevique. La primera edición de Rabotnitsa después de la crisis de julio incluyó el artículo de Lenin "Tres crisis".67 El Gobierno Provisional intentó confiscar dicho número, pero las trabajadoras burlaron a los Junkers (alumnos de las academias militares) que irrumpieron en las instalaciones, y el número de Rabotnitsa fue editado y distribuido con éxito.

28Pasó un mes sin que se celebrara una asamblea de Rabotnitsa, y cuando finalmente se consiguió organizar una para el 30 de julio, atrajo a 700 personas. Para fines de julio, lo peor había pasado. Con el fracaso de la ofensiva de junio, comenzaron las deserciones masivas en el frente. La situación económica era cada vez más desesperada, y las trabajadoras sufrían especialmente por el aumento del desempleo y la caída de los salarios reales durante este período. Los bolcheviques se beneficiaron de esta situación y el resurgimiento general del apoyo a ellos se reflejó en una mayor concurrencia a las asambleas de mujeres trabajadoras. El 1 de agosto, la revista de la Organización Militar bolchevique Rabochii i Soldat (Trabajador y soldado) publicó un informe de una asamblea de empleadas domésticas en el Circo Moderno, a la que asistieron mil trabajadoras domésticas que protestaron contra los ataques difamatorios contra los bolcheviques y el encarcelamiento de sus líderes. En particular, exigieron la liberación inmediata de Kollontai, quien, declararon, "había promovido el desarrollo de nuestro sindicato". El 22 de agosto se celebró una gran asamblea en el Circo Moderno para protestar por la continuación del encarcelamiento de Kollontai, cuya salud se había deteriorado seriamente. Una semana después, otra asamblea de Rabotnitsa, a la que asistieron 5.000 personas, exigió la inmediata liberación de todos los bolcheviques bajo arresto y el regreso libre a Rusia de Lenin y Zinoviev, entonces en exiliados en la clandestinidad en Finlandia. En otra asamblea en el Circo Moderno, celebrada el 25 de septiembre, Kollontai, quien recientemente había sido liberada del arresto domiciliario, fue llevada en andas ante el fuerte aplauso de la multitud (Donald 1982, pp. 148-150).

29El Partido Bolchevique creó a principios de octubre el Grupo de Iniciativa de Mujeres Trabajadoras, cuya tarea principal era preparar una Conferencia de Mujeres Trabajadoras de Petrogrado que se celebraría en octubre, como parte de la campaña bolchevique para las elecciones a la Asamblea Constituyente. La primera reunión del Grupo de Iniciativa, que consistió en 19 mujeres de varias fábricas, organizaciones del partido y del consejo editorial de Rabotnitsa, tuvo lugar en octubre. A principios de octubre, el trabajo entre las mujeres alcanzó un nivel de actividad que recordaba al pico anterior en junio. El 1 de octubre, Kollontai, Kudelli y Samoilova oraron en una asamblea celebrada en el Circo Moderno sobre la Asamblea Constituyente. Kollontai también publicó al menos dos folletos sobre el tema, y ella y Samoilova escribieron artículos sobre la Asamblea Constituyente para Rabochii Put' y Rabotnitsa.

30El 10 de octubre, la Tercera Conferencia de Petrogrado del Partido Bolchevique llamó a convocar lo antes posible la Conferencia de Mujeres Trabajadoras, y acordó realizar elecciones de delegadas de las fábricas y de los distritos del partido, y formar comités de agitación. El 14 de octubre tuvo lugar la segunda reunión del Grupo de Iniciativa. Se propuso que la conferencia se celebrara entre el 27 de octubre y el 1 de noviembre. La agenda sería la siguiente: una exposición de las tareas de la conferencia; informes de las delegadas; discursos sobre la Asamblea Constituyente y la mujer trabajadora; discursos sobre la protección laboral y el seguro para las trabajadoras; la Asamblea Constituyente y los partidos feministas burgueses; el socialismo y la mujer trabajadora; y, finalmente, cuestiones organizativas. Las oradoras propuestas fueron Nikolaeva, Prokhorova, E. Solin, Samoilova, Kudelli, Lilina y Kollontai.

31El 22 de octubre, el comité editorial de Rabotnitsa, junto con el sindicato de lavanderas, celebró otra asamblea en el Circo Moderno sobre la Asamblea Constituyente. En total, durante el período previo a la Conferencia de Mujeres Trabajadoras, el Grupo de Iniciativa organizó setenta asambleas y publicó numerosos folletos tanto sobre la Asamblea Constituyente como sobre la conferencia que se avecinaba. Los preparativos para la apertura de la conferencia transcurrían sin tropiezos cuando fueron repentinamente interrumpidos por la insurrección armada de los bolcheviques en la noche del 25 al 26 de octubre (Donald 1982, pp. 150-152).

Inessa Armand y la organización de las trabajadoras de Moscú

  • 68 Existe una versión en inglés de un folleto de Olga Zakuta de mediados de 1917, titulado ¿Cómo en l (...)

32En Moscú, Inessa Armand y Varvara Yakovleva se pusieron al frente del trabajo del Partido Bolchevique para la organización de las trabajadoras. El 7 de abril de 1917, la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres organizó la primera asamblea feminista después de la revolución de febrero, un Congreso de Mujeres de toda Rusia celebrado en Moscú que contó con la presencia de Vera Figner, de las socialistas revolucionarias Breshko-Breshkovskaia y Maria Spiridonova y de la ex-integrante del grupo "Emancipación del Trabajo" Vera Zasulich. En dicho congreso, la dirigente de la Liga, Polixena Shishkina-Iavein había encabezado la formación de un nuevo grupo de coalición, la “Unión Republicana Panrusa de Organizaciones de Mujeres Democráticas” (Всероссийский Респубʌиканский Союз демократических женских организаций). Con un programa de apoyo a la guerra y de obtener el respaldo de las mujeres en las próximas elecciones a la Asamblea Constituyente, la Unión Republicana reflejaba las prioridades de los líderes del Gobierno Provisional y del Soviet, es decir de los kadetes, los socialistas revolucionarios y de los mencheviques.68

33Inessa Armand, que había regresado a Rusia junto con Lenin, se trasladó a Moscú a comienzos de mayo de 1917 y comenzó a editar, junto con Yakovleva, la revista La vida de las trabajadoras (Жизнь работницы). En un artículo sobre el Congreso de Mujeres, Armand escribió con el pseudónimo de “Blonina”:

  • 69 Арманд, Инесса Федоровна, “Работница и Всероссийский Женский Съезд”, Жизнь работницы, 1917, N. 1, (...)

La burguesía siempre intenta usar la ignorancia de éstas o aquellas capas proletarias para contraponerlas a la vanguardia obrera y, de esa forma, desunir a los trabajadores. Ahora, las damas burguesas de la Unión por la Igualdad de Derechos («Союза Равноправия») desean fervientemente someter a las trabajadoras a su influencia y se empeñan de todas las formas posibles en sacarlas de las luchas del proletariado, contando con la inexperiencia política de ellas. Por ejemplo, unas semanas atrás, estas “defensoras de la igualdad de derechos” (равноправки) y representantes de otras organizaciones de mujeres burguesas organizaron el Congreso de Mujeres de Toda Rusia. Representantes de organizaciones burguesas y proletarias fueron invitadas a asistir a la asamblea preliminar sobre la organización de este congreso. El debate en esta asamblea mostró claramente los objetivos de todo este intento: por un lado, separar a las trabajadoras de los trabajadores y de su movimiento y, por el otro, usarlas en las elecciones a la Asamblea Constituyente.
Las organizaciones burguesas por la igualdad de derechos (буржуазные равноправки) proclamaron abiertamente las "tareas comunes" en relación con la campaña electoral para la Asamblea Constituyente, la necesidad de que haya un gran número de representantes de mujeres en esta asamblea, etc. Hablaron sobre los discursos de los trabajadores contra las trabajadoras, afirmando que los trabajadores nunca lucharon por la emancipación de las mujeres, y así sucesivamente.
Siete representantes de los sindicatos y del Comité de Moscú abandonaron la asamblea, declarando que las mujeres burguesas y proletarias no tienen tareas comunes y que creían que las proletarias no deberían celebrar un congreso conjunto con representantes de la burguesía. Una representante de los mencheviques, fiel a su papel de auxiliar de la burguesía, defendió la necesidad de participar en este congreso con espuma en la boca, y logró, desafortunadamente, confundir a varias representantes de los sindicatos, quienes no se retiraron de la asamblea.
El plan de las “defensoras de la igualdad de derechos” (равноправок) finalmente fracasó, pero no se desaniman y continúan con la agitación para el congreso. Probablemente, estarán agitando para él en las provincias. En todas partes, las trabajadoras deben ofrecer la más tenaz resistencia a esos intentos de las mujeres burguesas de llevar a las trabajadoras con ellas. Las mujeres burguesas son tan explotadoras, tan enemigas del movimiento obrero y de la revolución obrera como los hombres burgueses. No hay ninguna diferencia entre ellos. En la campaña electoral, no importa si es a la Asamblea Constituyente, a las Dumas de la ciudad, etc., no sólo no podemos estar de acuerdo con las mujeres burguesas, sino que debemos luchar contra ellas de la manera más enérgica. Sus intereses y nuestros intereses están completamente en desacuerdo. Ellas, junto con todos los burgueses, quieren una representación burguesa que garantice los intereses de los propietarios, los intereses de los capitalistas, y nosotras no queremos una representación burguesa sino de los trabajadores, que garantice los intereses de los trabajadores.
Dentro de la Asamblea Constituyente o de las Dumas de las ciudades, las mujeres burguesas buscarán implementar ordenanzas, leyes, sistemas de gobierno necesarios para los burgueses, y se opondrán firmemente a la legislación laboral, al sistema estatal necesario para los trabajadores, a las luchas obreras.
No hay intereses comunes entre las mujeres, no puede haber una representación general de mujeres o una lucha general de mujeres. La trabajadora se une a las filas de los trabajadores contra toda la clase de los capitalistas, sin distinción de sexo. Ella lucha por la eliminación de la explotación, del poder y de la fuerza de los capitalistas, por el socialismo. La mujer burguesa está de acuerdo con el hombre burgués contra toda la clase trabajadora, por el mantenimiento de la explotación y del poder burgués, contra el socialismo.
En otros países, las trabajadoras lo entendieron hace tiempo y ya declararon que no hay nada en común entre ellas y las mujeres burguesas, y que no van con éstas a ningún congreso común. Lo mismo deben decir las trabajadoras rusas, tanto más ahora que se acentúa la lucha contra la burguesía en el umbral de la gran revolución proletaria mundial.69

34Aunque estaba programado que La vida de las trabajadoras saliera cada dos semanas, las editoras lograron publicar sólo dos números, una de ocho páginas el 20 de junio y otro de dieciséis páginas el 15 de julio de 1917. Su circulación nunca llegó a más de 15.000 ejemplares, un tercio de la tirada de Rabotnitsa en Petrogrado. Esto reflejaba el menor grado de conciencia y de diferenciación política en Moscú, donde la revolución bolchevique triunfó sólo después de una semana de combates y con un saldo de 400 muertos– mayormente bolchevique ejecutados después de rendirse por los alumnos de las escalas militares (Junkers), en lo que Victor Serge llamó “los comienzos del terror blanco” (Serge 1930, pp. 73-76).

35Moscú fue también el escenario de un evento significativo en la lucha por la emancipación de las mujeres en el imperio ruso: la reunión de representantes de la "nación musulmana" de Rusia, que se celebró en Moscú del 1 al 11 de mayo de 1917. Fueron las personas más moderadas, los diputados musulmanes de la Duma, quienes propusieron la idea, pero la radicalización política fue tan rápida que los creadores del movimiento-Maksudov, Kalikov, Safarov-quedaron atrás, al igual que los representantes de Alash-Orda, vinculados a los cadetes. En un mes, se llevaron a cabo unas diez convenciones preliminares. Al congreso asistieron más de novecientos delegados, que representaban proporcionalmente a todas las poblaciones musulmanas, así como a sociedades culturales, militares, de profesores, etc. El Presidio incluyó a doce personas, de las cuales seis eran tártaros (tres de Kazan-Orenburg y dos de Bakú), uno bashkir, un oseta, un turco de Crimea, un sart y un kirghiz. Una mujer, Selima Jakubova, presidió la convención.

  • 70 Ferro 1972, pp. 150-151, ver la resolución conteniendo las aspiraciones de las mujeres musulmanas (...)

36Fue la situación de la mujer la que causó las primeras escaramuzas entre progresistas y conservadores. Los primeros ganaron gracias a las delegadas mujeres, a quienes los clérigos trataron en vano de excluir de la sala de reuniones. La resolución que se adoptó encarnaba las esperanzas de las mujeres en la Rusia islámica: igualdad absoluta entre los sexos, incluyendo la igualdad de derechos políticos, "porque así está escrito en las Escrituras"; la prohibición de enclaustrar a las mujeres, porque "no se encuentra en el Corán"; la obligación del consentimiento de las jóvenes para el matrimonio y la fijación de la edad mínima de 16 años para el casamiento; prohibición de la poligamia; derecho al divorcio; abolición de los prostíbulos y de las leyes existentes sobre la prostitución, etc. Más de doscientos clérigos musulmanes protestaron ruidosamente en nombre de la moralidad ante la adopción de dicho programa, pero fueron derrotados. Rusia se convirtió así en el país que dio los pasos más audaces hacia la liberación de la mujer musulmana.70

La revolución bolchevique y la campaña electoral para la Asamblea Constituyente

37El 24 de octubre de 1917 los bolcheviques derrocaron al Gobierno Provisional y proclamaron un gobierno obrero-campesino, al que poco después se sumarían los socialistas revolucionarios de izquierda. Aunque la revolución en Petrogrado, a diferencia de Moscú, fue relativamente incruenta, poco después de la insurrección de octubre la organización de mujeres bolcheviques en la capital sufrió un duro golpe con la muerte de Vera Slutskaya, quien murió el 12 de noviembre de 1917 en manos de los cosacos cuando la unidad de Guardias Rojos a la que pertenecía fue enviada a sofocar la revuelta de Kerensky-Krasnov.

38Las elecciones a la Asamblea Constituyente se celebraron el 25 de noviembre de 1917, y todos los partidos desarrollaron una intensa campaña en torno a las mismas con un alto grado de libertad (Radkey 1990). La Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres presentó una lista feminista, que incluía a Shishkina-Iavein, Maria Chejova, Ekaterina Kuskova, Ekaterina Shchepkina, Liubov Gurevich, las historiadoras populistas Alexandra Efimenko y Alexandra Kalmykova, y la instructora del Instituto Médico de Mujeres L.M. Gorolits-Vlasova, una médica de Kiev.

39Por su parte, los bolcheviques hicieron un esfuerzo para movilizar a las obreras en apoyo de la lista electoral del Partido Bolchevique para las elecciones a la Asamblea Constituyente. La Conferencia de Mujeres Trabajadoras finalmente comenzó el 5 de noviembre, con una conferencia preliminar a la que asistieron 500 delegadas, representando a 80.000 mujeres trabajadoras no sólo de Petrogrado, sino de Moscú, Ivanovo y Tula. Se habían previsto alimentos y alojamiento para unas ochenta mujeres, pero pronto se hizo evidente que los bolcheviques habían subestimado enormemente las cifras. Esta respuesta fue una amplia justificación para los meses de trabajo que las mujeres bolcheviques habían realizado entre las mujeres trabajadoras de Petrogrado. La Primera Conferencia de Mujeres Trabajadoras de Petrogrado fue convocada oficialmente una semana después, el 12 de noviembre. El tema principal de discusión en el primer día de la conferencia fueron las elecciones a la Asamblea Constituyente. Konkordiia Samoilova dio el discurso de bienvenida.

  • 71 Rabotnitsa, 8 de diciembre de 1917, pp. 10-11.

40Klavdia Nikolaeva, una obrera gráfica, la presidente de la conferencia y una de las editoras de Rabotnitsa a pesar de poseer sólo cuatro años de educación formal, habló primero. Nikolaeva explicó que, de las diecinueve listas electorales, sólo una, la de los bolcheviques, se había comprometido a representar a los trabajadores y se esforzaría por consolidar las conquistas revolucionarias obtenidas con tanto esfuerzo (para entonces el gobierno bolchevique ya había promulgado los decretos soviéticos sobre la paz, la tierra y la jornada de trabajo de ocho horas, y al día siguiente del discurso de Nikolaeva se promulgó el decreto sobre el control obrero de la industria). Nikolaeva advirtió a sus oyentes que no se dejasen engañar para votar por la lista no. 7, la lista de la Liga por la Igualdad de Derechos de la Mujer, compuesta principalmente por kadetes. Haciendo campaña en las fábricas, las portavoces de la Liga se comprometían a defender los intereses de las mujeres trabajadoras, explicó. En realidad, si eran elegidas para la Asamblea Constituyente, las delegadas de la Liga representarían a las mujeres privilegiadas. “Nosotras, las mujeres con conciencia de clase, sabemos que no tenemos ningún interés únicamente femenino, que no deberían existir organizaciones de mujeres separadas,” declaró Nikolaeva. “Sólo somos fuertes cuando estamos unidos en una familia proletaria fraternal con todos los trabajadores que luchan por el socialismo.”71

41Antes de que esta sesión de la conferencia terminase, la Dra. Doroshevskaia, pidió la palabra. Explicó que ella era uno de los candidatos a la Asamblea Constituyente y que quería hablar en nombre de la Liga por la Igualdad de las Mujeres. Una andanada de silbidos acogió sus palabras, pero, ante la insistencia de Kollontai, se le dio la oportunidad de hablar. La Dra. Doroshevskaia inmediatamente les aseguró que no era un parásito social, diciendo: "Yo misma soy una mujer trabajadora, una médica, mi esposo me abandonó, así que debo alimentar a mis hijos con mi propio trabajo". "En todas partes las mujeres están sometidas", prosiguió. "En todas partes todavía luchan por sus derechos. Las mujeres que nos visitan de América e Inglaterra se solidarizan con nosotras y nos desean lo mejor en nuestra lucha. Los hombres no pueden defender nuestros intereses, porque no nos entienden."

  • 72 Rabotnitsa, 8 de diciembre de 1917, pp. 11-12. Las citas de Rabotnitsa están tomadas del libro de (...)

42Ninguna de las obreras fabriles presentes expresó simpatía por Doroshevskaia. Más bien estaban claramente de acuerdo con la delegada Fyodorova, la esposa de un soldado, que se burló de la idea de que todas las mujeres tenían intereses comunes y sugirió que le preguntaran a las “compañeras empleadas domésticas” que trabajaban para gente como Doroshevskaia si esto era cierto. Las obreras fabriles estaban, obviamente, también de acuerdo con una segunda delegada, que se preguntó en voz alta dónde estaba la Liga por la Igualdad de Derechos de la Mujer cuando la jornada laboral de las obreras fabriles era de catorce horas, y cuando las trabajadoras embarazadas perdían a sus bebés en sus bancos de trabajo.72

43Al día siguiente, dos obreras gráficas llamados Prokhorova y Vasileva y una trabajadora de una fábrica óptica, llamada Fomichev, leyeron informes sobre las condiciones de trabajo de las mujeres, y Anna Itkina habló de su trabajo con las mujeres del distrito de Narva. Kollontai aconsejó a las trabajadoras que estuvieran atentas a sus propios intereses y que eligieran a sus propios representantes a la Asamblea Constituyente, quienes plantearían la cuestión de la igualdad salarial, de la licencia por maternidad remunerada, y de la prohibición de las horas extras, del trabajo nocturno y de todo trabajo perjudicial para la salud de la mujer. Dada la pobreza y el aislamiento del nuevo gobierno, argumentó Kollontai, no se podía esperar que hiciera más al principio que proporcionarles a las mujeres la igualdad jurídica, introduciendo el matrimonio civil, legitimando por igual a todos los niños nacidos dentro y fuera del matrimonio, y otorgando el derecho al divorcio. Las mujeres todavía tendrían que luchar por conseguir su plena igualdad en el estado de los trabajadores, y esto, subrayó, solo podría hacerse si las trabajadoras formaban sus propios grupos dentro de los sindicatos, de los comités de fábrica, de los soviets y de las organizaciones del Partido (Porter, pp. 280-281).

44Más de cuarenta millones de votos fueron emitidos en las elecciones a la Asamblea Constituyente. La tasa de participación electoral ha sido estimada por el historiador Oliver Radkey en aproximadamente un 5%. La participación femenina en las ciudades, un 54 por ciento, superó a la de los hombres, un 47%. A pesar de todos los obstáculos a su voto, el porcentaje de mujeres votantes alcanzó el 70% en las zonas rurales; el total de hombres fue del 77%. Entre las nacionalidades no rusas la participación fue alta. En áreas urbanas como Bakú, el número de mujeres musulmanas que votaron ascendió al 77%. En total, 10 de los 767 diputados electos fueron mujeres; entre ellas se encontraban las bolcheviques Evgenia Bosh, Elena Rozmirovich, Alexandra Kollontai y Varvara Iakovleva y las socialistas revolucionarias Maria Breshko-Breshkovakaia, Vera Figner, Maria Spiridonova, M.D. Perveeva, O.A. Matveevskaia. Una feminista se presentó en la lista del partido kadete: Ariadna Tyrkova, en la lista de los kadetes en Nóvgorod, quien fue derrotada por una lista bolchevique que incluía a Trotsky.

45Radkey da un total de 7.676 votos para la lista feminista: 5.310 votos en Petrogrado y 2.366 en el distrito electoral de Pskov — un resultado insignificante para un total de más de 40 millones de votos (Radkey 1990, pp. 154,157). La última evidencia de la actividad de la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres es un folleto de 1918 titulado "Llamamiento de la Liga por la Igualdad de Derechos de las Mujeres a todos los rusos", exhortando a las mujeres a defender su patria de los invasores extranjeros y de los bolcheviques (Ruthchild 2001, p. 40).

  • 73 Alexandra Kollontai "Die ersten Schritte zum Mutterschutz" (Manuskript 1927), in Kollontai, „Ich h (...)

46En sus reminiscencias de la Primera Conferencia de Trabajadoras de Petrogrado, Kollontai no subrayó la victoria sobre las feministas sino el hecho de que en dicha conferencia se dieron “los primeros pasos para la protección de la maternidad”, debido a las Tesis sobre Protección de la Maternidad adoptadas en la misma, las cuales fueron luego enviadas al Comisariado del Pueblo para la Asistencia Pública y al Comisariado del Pueblo del Trabajo, que incluía el Departamento de Bienestar Social, como “una guía”.73

  • 74 Daniel Gaido y Kevin Murphy, “De la dictadura democrática a la dictadura del proletariado: El deba (...)
  • 75 Alexander Rabinowitch, The Bolsheviks in Power: The First Year of Soviet Rule in Petrograd, Bloomi (...)

47La Primera Conferencia de Trabajadoras de Petrogrado fue además importante por otro motivo, de carácter político más general. A principios de abril de 1917, Lenin asombró tanto a sus amigos como a sus enemigos cuando, después de llegar a la estación Finlandia, leyó su tesis defendiendo la transición de la Revolución Rusa de su primera etapa burguesa a una segunda etapa durante la cual el poder pasaría a manos del proletariado. Esta nueva política iba en contra de la perspectiva política de lo que Lenin llamó el “viejo bolchevismo” (la cual, a pesar de rechazar un frente común con la burguesía y abogar por una alianza del proletariado y el campesinado, limitaba la revolución a la consecución de metas democrático-burguesas) y señaló su acercamiento a la perspectiva de la revolución permanente bosquejada por primera vez por Trotsky y otros teóricos marxistas durante la revolución de 1905. Este rearme del Partido Bolchevique dio lugar a furiosas polémicas en sus filas en abril de 1917 y a un giro brusco en sus políticas, que documentamos en un artículo anterior.74 Las polémicas que tuvieron lugar en el seno del Partido Bolchevique entre el ala izquierda dirigida por Lenin y Trotsky y el ala derecha dirigida por Kamenev, Rykov, Zinoviev, Nogin y Vladimir Miliutin, entre otros, continuaron entre mayo y noviembre de 1917. Como lo demostró Alexander Rabinowitch, la revolución rusa no fue llevada a cabo por un partido "monolítico" sino en el marco de una lucha de tendencias, que reflejó tanto las tradiciones del "viejo bolchevismo" como las presiones a las que los dirigentes estuvieron sujetos por parte de otras tendencias políticas. La tendencia conciliacionista fue también muy fuerte en los primeros días posteriores a la toma del poder, ante la amenaza de una huelga general por parte del Comité Ejecutivo del Sindicato Panruso de Ferroviarios (Vikzhel) a menos que se estableciera un gobierno de coalición con los mencheviques y los socialistas revolucionarios, y no fue derrotada sino el 6 de noviembre de 1917, entre otras cosas gracias a la intervención de la Primera Conferencia de Trabajadoras de Petrogrado.75

  • 76 Elizabeth A. Wood, The Baba and the Camarada: Gender and Politics in Revolutionary Russia, Bloomin (...)

48Las aproximadamente quinientas mujeres presentes en la primera sesión de la Conferencia se inclinaron originalmente a apoyar la posición de los moderados bolcheviques sobre la construcción de un gobierno de coalición con los mencheviques y los socialistas revolucionarios, hasta que Liudmilla Stal, una ardiente oradora, una de los editoras de Rabotnitsa y una firme leninista, las persuadió de la crucial importancia de retener el gobierno existente, exclusivamente bolchevique, y de poner fin a las disputas intrapartidarias. En la noche del 5 de noviembre de 1917, una delegación de mujeres elegidas en la sesión se dirigió a Smolny, la sede del nuevo gobierno revolucionario, para transmitir estos sentimientos a los líderes bolcheviques. La delegación de trabajadoras, encabezada por Klavdiia Nikolaeva, se encontró en Smolny con Grigorii Zinoviev y Lev Kamenev, a quienes reprendieron por haber dividido al Partido y al gobierno bolchevique en un momento tan difícil. Según Stal, Zinoviev, a pesar de su elocuencia característica, no pudo hacer frente a lo que ella caracterizó como el "instinto de clase saludable" de las trabajadoras, las cuales "se aferraron" a su opinión de que el gobierno debía organizarse sobre la base del Partido Bolchevique solamente. En otra descripción del encuentro, Roza Kovnator, una destacada activista de Moscú, corroboró esta historia y señaló: "La delegación tuvo una conversación particularmente larga con el compañero Zinoviev, y tal vez algún día nos diga qué influencia tuvieron sobre él estas demandas de las trabajadoras de Petrogrado."76

Notes

52 Moira Donald, “Bolshevik Activity amongst the Working Women of Petrograd in 1917”, International Review of Social History, Vol. XXVII, 1982, pp. 134-135. Donald agrega: “Para las cifras de asistencia, ver Pravda, Nos 6 (11 de marzo), 9 (15 de marzo) y 12 (18 de marzo).” (nota 22 en ibid.). Existe un estudio sobre el rol de las trabajadoras en 1917 publicado durante la era estalinista: Надежда Д. Карпецкая, Работницы и Веʌикий Октябрь, Издво Ʌенинградского университета, 1974. [Nadezhda Denisovna Karpetskaya, Las trabajadoras y la gran revolución de octubre, Editorial de la Universidad de Leningrado, 1974. 135 p.]

53 Женщины-работницы Выборгского района // Правда № 4,9 марта [22 марта] 1917 г. [“Trabajadoras del distrito de Vyborg”, Pravda, No 4,9 de marzo [22 de marzo] de 1917, p. 9]

54 Собрания женщин Московского района // Правда № 8,14 марта [27 марта] 1917 г. [“Asamblea de mujeres de la región de Moscú”, Pravda No. 8,14 de marzo (27 de marzo) de 1917.]

55 Оʌьга Бобыʌев. Привет русской работнице // Правда № 5. 10 марта [23 марта] 1917 г. C. 8-9. [Olga Bobyleva, “Saludos a la trabajadora rusa”, Pravda, No. 5,10 de marzo (23 de marzo) de 1917, pp. 8-9.] http://istmat. info/node/28027

56 Женский митинг // Правда № 9. 15 марта [28 марта] 1917 г. C. 10. [“Asamblea de mujeres”, Pravda, No. 9,15 de marzo (28 de marzo) de 1917, p. 10.] http://istmat.info/node/28027

57 Existe una filmación de la manifestación feminista-defensista del 20 de marzo de 1917, disponible online en Davis Center for Russian and Eurasian Studies, 1917 Petrograd March for Women's Suffrage (March 19, 1917) https://youtu.be/LLOQASmngrE

58 Ver su autobiografía: Yashka: My Life as Peasant, Officer and Exile, by Maria Bochkareva, Commander of the Russian Women's Battalion of Death, as set down by Isaac Don Levine, New York: Frederick A. Stokes Co., 1919. https://archive.org/details/yashkamylifeasp02levigoog En 1919, después de haber completado una gira por los Estados Unidos, Bochkareva regresó a Rusia y trató de unirse a los blancos. Antes de que pudiera llegar al ejército de Kolchak, los bolcheviques la detuvieron. Fue juzgada, declarada culpable de traición y ejecutada en mayo de 1920.

59 A las mujeres se les permitió ser miembros del jurado y se las admitió a la práctica legal. En agosto, el Gobierno Provisional les concedió a las mujeres igualdad de oportunidades, remuneración, beneficios y títulos en el servicio civil (ver los documentos en Kerensky 1961, “The Question of Women Jurors”, p. 225, “The Admission of Women to the Bar”, p. 238, “The Extension of the Rights Granted to Women to Enter the Civil Service”, p. 239). Esta concesión fue particularmente significativa para las maestras de escuela, el mayor grupo de empleadas estatales, que por primera vez se encontraron en condiciones de igualdad con los hombres—lo que probablemente explique las prolongadas huelgas que llevaron adelante contra el gobierno bolchevique después de la revolución de octubre. La rama de Moscú del VUS (Sindicato Panruso de Maestros), que poseía unos 4.000 miembros, se unió casi unánimemente a la huelga de los empleados municipales de Moscú y se mantuvo en huelga hasta el 11 de marzo de 1918. En Petrogrado, la huelga de maestros se prolongó hasta el 6 de enero de 1918 (Fitzpatrick 1977, p. 55). Por el contrario, el Gobierno Provisional no hizo casi nada por las trabajadoras fabriles. Sólo en agosto de 1917 prohibió el trabajo nocturno en las fábricas tanto de las mujeres como de los niños, pero esta prohibición no afectó a miles de costureras que trabajaban en el hogar (Koenker 1981, p. 68).

60 А. Коʌонтай. Работницы и Учредитеʌьное Собрание. // Правда № 14. 21 марта [3 апреʌя] 1917 г. C. 2-4. [A. Kollontai, “Las trabajadoras y la Asamblea Constituyente”, Pravda, No. 14,21 de marzo [3 de abril] de 1917, pp. 2-4.] http://istmat.info/node/28027

61 Резоʌюции // Правда № 18. 26 марта [8 апреʌя] 1917 г. C. 9. [“Resoluciones”, Pravda, No. 18. 26 de marzo [8 de abril] de 1917, p. 9.] http://istmat.info/node/28027

62 Н. Гʌебов, Женщина в рабочем движении // Правда № 26. 7 апреʌя [20 апреля] 1917 г., C. 1-2 [N. Glebov, “La mujer en el movimiento obrero”, Pravda, No. 26. 7 (20) de abril de 1917, pp. 1-2.] http://istmat.info/node/28027

63 Kollontai, Alexandra 1937, "Die Frauen im Jahre 1917", Rabotnitsa, Nr. 31, November 1937, S. 12-13, in Kollontai, „Ich habe viele Leben gelebt“: Autobiographische Aufzeichnungen, Berlin: Dietz Verlag, 1980, S. 348-353. [Kollontai, Alexandra 1921, "Las mujeres en el año 1917", La trabajadora, No 3 Nr. 31, November 1937, pp. 12-13, en Kollontai, "He vivido muchas vidas": Apuntes autobiográficos, Berlin: Dietz Verlag, 1980, pp. 348-353.] El artículo de Kollontai sobre la manifestación de las esposas de los soldados apareció en Pravda como А. Коʌонтай, Демонстрация соʌдаток // Правда № 30 Среда 12 апреля [25 апр.] 1917 г. C. 5-6 [A. Kollontai, “Manifestación de mujeres de soldados”, Pravda, № 30, miércoles 12 de abril [25 de abril] de 1917, pp. 5-6.] http://istmat.info/node/28027

64 Por ejemplo: Работницы и рабочие прачечных заведений // Правда № 6. 11 марта [24 марта] 1917 г. C. 5 [“Trabajadoras y trabajadores de lavanderías”, Pravda No. 6,11 (24) de marzo de 1917, p. 5.]. Собрание рабочих и работниц прачечных заведений//Правда № 17. 25 марта [7 апреля] 1917 г. C. 9. [“Asamblea de trabajadoras y trabajadores de lavanderías”, Pravda No. 17,25 de marzo (7 de abril) de 1917, p. 9.]

65 Cabe mencionar en este contexto el accionar de los comités de fábrica, en los cuales los bolcheviques fueron la fuerza dominante en 1917 desde el comienzo, a diferencia de los soviets y de los sindicatos. Según el testimonio del historiador anarquista Paul Avrich, la acusación de "comportamiento grosero" fue empleada contra el personal directivo para describir una variedad de delitos, incluyendo el abuso de las trabajadoras. El capataz Avram Lebedev de la fábrica textil Ivan Garelin en Ivanovo-Voznesensk incurrió en un "comportamiento grosero" cuando recorrió la fábrica en estado de embriaguez, maldiciendo, interfiriendo con la producción, impidiendo la reparación de maquinaria y abusando de las obreras; en otra fábrica de la misma ciudad (un centro de la industria textil con una gran concentración obrera femenina), el subdirector Tuzhilov "intentó seducir a las mujeres en la empresa". Todos estos abusadores fueron expulsados sin ceremonia por los comités de fábrica (Avrich 1963, p. 172).

66 Ver Daniel Gaido, “Las Jornadas de Julio”, Jacobin Magazine, 27 de Julio del 2017. Disponible online.

67 V.I. Lenin, “Tres crisis”, escrito el 7 (20) de julio de 1917, publicado en la revista Rabotnitsa, No. 7, el 19 de julio de 1917, en Lenin, Obras completas, Madrid: Akal, Tomo 26, 1976, pp. 246-250.

68 Existe una versión en inglés de un folleto de Olga Zakuta de mediados de 1917, titulado ¿Cómo en la era revolucionaria la Liga Panrusa para la Igualdad de Derechos de las Mujeres ganó el sufragio para las mujeres rusas?, en el que la autora exalta el rol de la manifestación del 19 de marzo y concluye afirmando que la Liga “organiza la Unión Republicana Panrusa de Organizaciones de Mujeres Democráticas para hacer campaña entre las mujeres a fin de prepararlas para las elecciones” a la Asamblea Constituyente (Zakuta 1917).

69 Арманд, Инесса Федоровна, “Работница и Всероссийский Женский Съезд”, Жизнь работницы, 1917, N. 1, C. 5-6 // Статьи, речи, письма — М.: Поʌитиздат, 1975-С. 36-38. [Inessa Armand, “La trabajadora en el Congreso de Mujeres de Toda Rusia”, La vida de las trabajadoras, abril de 1917, N. 1, pp. 5-6, en Artículos, discursos, cartas, Moscú: Politizdat, 1975, pp. 36-38.] http://books.e-heritage.ru/book/10089772

70 Ferro 1972, pp. 150-151, ver la resolución conteniendo las aspiraciones de las mujeres musulmanas en el apéndice documental, pp. 356-357.

71 Rabotnitsa, 8 de diciembre de 1917, pp. 10-11.

72 Rabotnitsa, 8 de diciembre de 1917, pp. 11-12. Las citas de Rabotnitsa están tomadas del libro de Alexander Rabinowitch, The Bolsheviks in Power: The First Year of Soviet Rule in Petrograd, Bloomington: Indiana University Press, 2007, pp. 64-65.

73 Alexandra Kollontai "Die ersten Schritte zum Mutterschutz" (Manuskript 1927), in Kollontai, „Ich habe viele Leben gelebt“: Autobiographische Aufzeichnungen, Berlin: Dietz Verlag, 1980, S. 348-353. [Alexandra Kollontai, "Los primeros pasos para la protección de la maternidad" (manuscrito de 1927), en Kollontai, "He vivido muchas vidas": Apuntes autobiográficos, Berlin: Dietz Verlag, 1980, pp. 348-353.]

74 Daniel Gaido y Kevin Murphy, “De la dictadura democrática a la dictadura del proletariado: El debate en el Partido Bolchevique sobre las Tesis de Abril de Lenin”, Hic Rhodus. Dossier: A cien años de la revolución rusa, nro. 12, agosto de 2017, pp. 1-30.
http://www.sinpermiso.info/textos/de-la-dictadura-democratica-a-ladictadura-del-proletariado-el-debate-en-el-partido-bolchevique

75 Alexander Rabinowitch, The Bolsheviks in Power: The First Year of Soviet Rule in Petrograd, Bloomington: Indiana University Press, 2007, p. 43, citando a Izvestiia, 7 de noviembre de 1918, p. 7.

76 Elizabeth A. Wood, The Baba and the Camarada: Gender and Politics in Revolutionary Russia, Bloomington: Indiana University Press, 1997, p. 70, citando a Roza [Kovnator], "Pervaia konferentsiia Petrogradskikh rabotnits," Kommunistka, No. 5, octubre de 1920, pp. 23-24.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search