Version classiqueVersion mobile

Feminismo y movimiento de mujeres socialistas en la Revolución Rusa

 | 
Cintia Frencia
, 
Daniel Gaido

4. La revolución del 23 de febrero (8 de marzo) de 1917

Texte intégral

La Primera Guerra Mundial y la Conferencia de Berna

  • 43 Sobre este tema ver Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trab (...)

1El estallido de la Primera Guerra Mundial el 28 de julio de 1914 resultó —como resultado de la presión de la burocracia sindical y partidaria dentro del SPD, que se manifestó antes de la guerra en una creciente marginalización de la organización de mujeres y de jóvenes dentro del propio partido43— en la traición del internacionalismo proletario por parte de la socialdemocracia alemana, que votó a favor de los créditos de guerra en el Reichstag en agosto de 1914, y en el consiguiente colapso de la Segunda Internacional (Pannekoek 1914). Debido al aumento de la represión durante los años de la guerra en Rusia, y al exilio de las organizadoras bolcheviques como Samoilova y Kudelli, no tuvieron lugar celebraciones del Día Internacional de la Mujer en 1915 y 1916.

2Durante la Primera Guerra Mundial, todas las organizaciones feministas rusas –la Sociedad de Ayuda Mutua de las Mujeres de Shabanova, la Liga por los Derechos de la Mujer de Shishkina-Ravein y el Partido Progresista de la Mujer de Pokrovskaia– se volvieron defensistas y llamaron a la “movilización de las mujeres” para la guerra, como lo hizo la sufragista Christabel Pankhurst en Gran Bretaña. Las principales publicaciones feministas respondieron con un coro de arrebatos patrióticos al estallido de la guerra y se volcaron entusiastamente a actividades que ayudaron al esfuerzo militar, adoptando el argumento de que el conflicto sería bueno para la igualdad de derechos. La revista La causa de las mujeres hizo un llamado a la unidad de las mujeres, apelando al patriotismo, al nacionalismo, al sacrificio y a una posible recompensa después de la guerra en su número del 1 de agosto de 1914.

3Incluso Maria Pokrovskaia, una feminista esencialista que había escrito extensamente sobre la violencia de los hombres y que podría haber considerado a la guerra como otro ejemplo de la depravación de los gobiernos dominados por hombres, se unió a la “defensa de la madre patria”. Los alemanes, argumentó, personificaban la violencia masculina. No era sólo la nación la que enfrentaba el asalto sino específicamente sus mujeres. En las páginas de su diario, El heraldo de la mujer, los informes de atrocidades se limitaban a los presuntamente cometidos por los alemanes. Un artículo en la edición de marzo de 1915 de El heraldo de la mujer, por ejemplo, afirmaba que se alentaba a los soldados alemanes a violar a las mujeres en los países conquistados.

4Anna Shabanova se sumó con entusiasmo a la campaña de apoyo a la guerra, arrastrando con ella a la Sociedad de Ayuda Mutua. Polixena Shishkina-Iavein, la líder de la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres, en un ensayo incluido en un folleto titulado ¿Qué puede esperar Rusia de la guerra?, argumentó que en el conflicto las mujeres rusas habían demostrado que ellas, al igual que los hombres, estaban contribuyendo al esfuerzo de guerra. Todas las organizaciones de mujeres trabajaban por el “bien de la nación”. Las revistas feministas resaltaban los aspectos “positivos” de las hostilidades, aplaudiendo, como lo hicieron otros defensores de la templanza, la prohibición por parte del gobierno zarista de la venta de bebidas alcohólicas el 31 de julio de 1914. Las páginas de las publicaciones feministas estaban repletas de artículos que detallaban cómo las mujeres ayudaban a la causa cosiendo vendas, visitando enfermos y heridos, trabajando como enfermeras e incluso luchando como soldados. El trabajo de las mujeres “en defensa de la patria” fue visto como una forma de probar que eran dignas de la igualdad política (Ruthchild 2010, pp. 213-216).

  • 44 Ver las memorias del diputado bolchevique en la cuarta Duma Aleksei E. Badayev, The Bolsheviks in (...)
  • 45 Sobre la Conferencia de Berna ver Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de la (...)

5En contraste con las posiciones de las feministas, no sólo las mujeres más prominentes del movimiento socialista internacional, como Angelica Balabanoff, Rosa Luxemburg, Clara Zetkin, Alexandra Kollontai e Inessa Armand, se opusieron a la guerra, sino que los cinco diputados bolcheviques en la Duma debieron pasar tres años en la deportación en Siberia por oponerse a votar los créditos de guerra y por denunciar al conflicto como una carnicería imperialista.44 En línea con esta posición política, los bolcheviques tomaron parte activa en la tercera y última conferencia de la Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Berna en abril de 1915, la cual, aunque presidida por Clara Zetkin, de hecho se organizó a iniciativa de los bolcheviques y adoptó un manifiesto con la consigna “¡Guerra a la guerra!”. La mayoría de las delegadas a la Conferencia de Berna, en la que participaron Inessa Armand, Krupskaya y Lilina Zinoviev, adoptaron una posición pacifista, pero las delegadas bolcheviques suscribieron la declaración por considerarla “un paso adelante”.45

6El Día Internacional de la Mujer sólo pudo ser celebrado en Rusia en 1915 y 1916 mediante proclamas y asambleas rápidas, debido a las condiciones de represión imperantes. Una empleada de la Fábrica de Tuberías de Petrogrado, Melaniia Savchenko, recordaba cómo su grupo de trabajadoras y unas pocas estudiantes de medicina distribuyeron la proclama del Día Internacional de la Mujer de 1915 a sus compañeras de trabajo, pero antes del siguiente Día Internacional de la Mujer en 1916 ya todas estaban en la cárcel, donde permanecieron hasta el 27 de febrero de 1917 (Stites, p. 290). Para el Día Internacional de la Mujer de 1916, el Comité de Petersburgo del Partido Bolchevique emitió la siguiente proclama en nombre de la "Organización de Mujeres Trabajadoras del POSDR":

  • 46 Аʌександр Шʌяпников, Канун семнадцатого года. Т. 2: Семнадцатый год, М.: Гос.изд-во поʌит. ʌитерат (...)

¡Compañeras trabajadoras! Hoy es el día de nuestra solidaridad; el día en que la trabajadora, habiendo roto sus antiguas cadenas de obediencia, esclavitud y humillación, se une orgullosamente a las filas del proletariado internacional para luchar contra el enemigo común: el capital. ¡Trabajadoras! El gobierno ha enviado a nuestros hijos a la crucifixión en aras del capital, así que construyamos nuestras propias organizaciones, reunámonos en fábricas y talleres, en las oficinas y detrás de los mostradores, y gritemos ante el capital insaciable: ‘¡Basta de sangre! ¡Abajo la guerra! ¡Llevemos a la autocracia criminal ante la justicia!’46

7La proclama finalizaba con un llamamiento a la unión internacional de los trabajadores y las trabajadoras.

El libro de Kollontai sobre el Seguro estatal de maternidad (1916)

8En 1916, cuando ya había vuelto a militar en las filas de los bolcheviques, Alexandra Kollontai publicó su libro Sociedad y maternidad. I. Seguro estatal de maternidad, un trabajo masivo de 641 páginas, producto de un largo interés en el tema. En un ensayo sobre la celebración del Día Internacional de la Mujer en Rusia en 1914 publicado en Die Gleichheit en febrero de 1914 (No. 12, p. 180), Kollontai informaba que la agenda de la celebración incluía “las siguientes demandas: el derecho al sufragio femenino, la provisión estatal de la maternidad y la cuestión del alto costo de vida.” La ley de seguros aprobada en 1912 contenía un anexo que se refería a las mujeres embarazadas y con hijos, pero que la aplicación de esta ley era muy limitada. La fracción socialdemócrata en la Duma del Estado estaba preparando un proyecto de ley para la provisión efectiva de la maternidad, pero Kollontai aclaraba que “la aprobación de este proyecto dependerá de la medida en que las masas apoyen enérgicamente a sus representantes en el parlamento” mediante movilizaciones masivas. En su “Autobiografía”, Kollontai señala que, en 1913, “cuando presentaron en el seudoparlamento ruso (la Duma) un proyecto de ley sobre seguridad social, la fracción socialdemócrata de la Duma (el ala menchevique) me encargó elaborar un proyecto de ley sobre protección de la maternidad. No era la primera vez que dicha fracción había utilizado mis servicios para efectuar un trabajo legislativo. Ya antes de partir a mi exilio forzoso fui consultada, en calidad de profesional, sobre el tratamiento que debía darse al problema de Finlandia en la Duma imperial” (Kollontai 1976, p. 86).

9La cuestión de la protección y de la provisión para la madre y el niño constituían, según Kollontai, una parte integral del programa socialista defendido por la clase trabajadora; estaba estrechamente relacionada con los objetivos básicos de dicha clase y no se podía resolver sin alcanzar su objetivo final. La forma de provisión de la maternidad adoptada por el gobierno en Alemania y tomada como modelo por muchos otros gobiernos, que comprendía el seguro para embarazadas y madres lactantes dentro de un sistema de seguro de salud, debía, según Kollontai, servir simplemente como una etapa de transición hacia un nuevo sistema fundado en un principio diferente, en el que la provisión de la nueva generación dejara de estar a cargo de los individuos y se trasladara a la sociedad, como una de las medidas conducentes a la emancipación femenina. El seguro integral de maternidad y la provisión para los niños pequeños tenían que implementarse como parte de un conjunto más amplio de políticas sociales que permitieran a la mujer desempeñar su rol de madre sin abandonar su trabajo, sin perder su independencia económica y sin retirarse de la participación activa en la lucha por los ideales de su clase.

10La comunidad debía garantizar a las madres durante el embarazo, el parto y el período de lactancia la asistencia material necesaria para satisfacer las necesidades tanto de la madre como del niño. Si a cada mujer trabajadora se le garantizaba una licencia por maternidad adecuada antes y después del parto; si tenía la posibilidad de dar a luz a su hijo en condiciones saludables, con el cuidado apropiado para ella y para su niño; si se le daba la posibilidad de cuidar del niño durante las primeras semanas de su vida y de alimentarlo sin correr el riesgo de perder su ingreso, esto constituiría el primer paso hacia la emancipación de la mujer trabajadora. Si, además, el Estado y la comunidad se comprometían a construir viviedas para mujeres embarazadas y lactantes; a proporcionar atención médica gratuita a la madre y al niño, y a proveerlos de los alimentos y la ropa necesaria; si además se construía una amplia red de guarderías, jardines de infantes y centros para el cuidado de los niños donde la madre trabajadora pudiera dejar a su hijo sin sentirse preocupada, este sería un segundo paso adelante. Finalmente, si la legislación social asignaba la debida importancia a la protección del trabajo femenino; si establecía una jornada laboral corta, períodos de descanso para las madres lactantes y una jornada laboral reducida para las trabajadoras jóvenes; si tomaba las medidas necesarias para reemplazar los métodos de producción nocivos con técnicas menos perjudiciales para la fisiología femenina; si prohibía un número de prácticas laborales peligrosas, etc., este sería un tercer paso adelante hacia la emancipación de la mujer trabajadora. Mientras la familia había sido fuerte, estable y viable; mientras la mujer vivía y trabajaba exclusivamente dentro de la familia, la cuestión de proteger y proporcionar los medios materiales necesarios para la maternidad no podía haber surgido. Fue sólo cuando la familia dejó de ser una unidad de producción, cuando la desaparición del campesinado y del artesanado condujeron a la generalización el trabajo asalariado bajo el capitalismo, y ante todo del trabajo de las mujeres fuera del hogar, que surgió la posibilidad de la crianza y de la educación socializada de los niños. Kollontai concluía con estas palabras:

  • 47 Аʌександра Коʌʌонтай, Общество и материнство. I. Государственное страхование материнства. Пг.: Жиз (...)

Esa visión del seguro de maternidad, que lo ve como una medida para aligerar la carga de la maternidad para la mujer de la clase trabajadora y, al mismo tiempo, como una medida que alienta la transferencia de la preocupación por la nueva generación de los individuos privados [los padres] a la comunidad, es aceptable sólo si se admite que la forma presente de familia colapsará inevitablemente y se desintegrará en el curso de la futura evolución histórica de la sociedad… Hoy, cuando la familia como unidad social específica no cumple funciones de producción dentro del orden burgués, con su división generalizada del trabajo y el principio individualista de la producción, ya no hay argumentos positivos que puedan justificar dejar toda la responsabilidad por la nueva generación en manos de esta unidad privada… Lógicamente, la responsabilidad de la nueva generación debería recaer en la nueva unidad económica, en ese colectivo social que necesita de la nueva generación para su propia existencia futura. Dado que la familia ha dejado de existir como unidad económica y que ha dejado de requerir una afluencia de mano de obra nueva; dado que las personas reciben lo que necesitan para vivir, no de la familia, sino de la comunidad en general, el cuidado de los niños pequeños y de las madres que las dan a luz también deberían ser responsabilidad de esa comunidad. Tal argumento, sin embargo, es aceptable sólo para una sociedad que esté genuinamente preocupada por cuidar de sus miembros-es decir, para una sociedad socialista.47

  • 48 Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras: de la Inte (...)

11El análisis de Kollontai en Sociedad y maternidad cerraba con este razonamiento, aceptable en términos generales para todos los marxistas. Luego de la Revolución de Octubre de 1917, Kollontai extraería de dicho análisis una serie de conclusiones sobre el carácter de las relaciones sexuales, de pareja y familiares bajo el socialismo que la acercarían a las teorías anarquistas sobre el amor libre, y que por ende dieron lugar a un debate en el seno de la cúpula bolchevique que documentamos en otro trabajo.48

El Día Internacional de la Mujer de 1917 y la Revolución de Febrero

12Del 18 de julio de 1914 al 1 de octubre de 1916, 40.000 trabajadores industriales en Petrogrado fueron enrolados y enviados al ejército. Sin embargo, el número de trabajadores en la capital aumentó en 148.200 durante los tres años transcurridos entre 1914 y 1917. Esto significa que hubo una afluencia de aproximadamente 180.000 trabajadores a las filas de la clase obrera. Los campesinos constituían entre el 50% y el 75% de los trabajadores recién contratados. La segunda fuente de nuevos trabajadores fueron las mujeres y los niños. El número de mujeres aumentó en todos los sectores de la industria. Las mujeres predominaban en la industria textil antes de la guerra, constituyendo el 57% del total de trabajadores textiles, pero la proporción de mujeres aumentó aún más durante la guerra, hasta llegar al 6%. En la industria alimentaria, las mujeres constituían más de la mitad de la fuerza de trabajo. Incluso en la industria metalúrgica, donde en tiempo de paz sólo había habido un pequeño número de mujeres trabajadoras (2,7%), el aumento de mujeres trabajadoras llegó a constituir más de una quinta parte durante la guerra. A principios del año 1917 había en total 129.800 mujeres trabajadoras en las fábricas de Petrogrado (Donald 1982, p. 131).

13A pesar de la gran afluencia de mano de obra femenina a Petrogrado, hasta comienzos de 1917 las mujeres estuvieron empleadas predominantemente en los sectores industriales que no participaron en el movimiento huelguístico durante la guerra. Para comienzos de 1917, el descontento había llegado a las trabajadoras anteriormente desorganizadas de las fábricas textiles. El movimiento huelguístico que inició la revolución de febrero provino de estas trabajadoras.

14La guerra impuso una tremenda carga a las mujeres trabajadoras, ya que el sustento de la familia a menudo caía sobre sus hombros, cuando los esposos y los padres eran enviados al frente, fallecían o eran heridos en la guerra. Trabajaban largas horas por un salario escaso, y luego tenían que hacer las tareas domésticas cuando regresaban a casa. El cuidado de los niños era un problema gravísimo. Algunas grandes fábricas establecieron sus propias guarderías, y había una guardería cooperativa en el distrito de Vyborg. La ausencia de madres en el hogar también contribuyó a un fuerte aumento en el número de delitos cometidos por menores, que aumentó de 1.860 en 1913 a 1.987 en 1914,2197 en 1915 y 3.301 en 1916, un aumento del 7%. Todo esto, sumado a la carga de trabajo adicional impuesta por la introducción de horas extras en la industria, ahora abocada mayormente a la producción de guerra, así como las interminables colas en las panaderías y demás centros de abastecimiento de comestibles, transformaron a las mujeres de la retaguardia en la vanguardia de la revolución (Hasegawa 2017, pp. 79-86).

15El 13 de febrero de 1917, la Duma de la ciudad de Petrogrado aprobó por unanimidad la propuesta de introducir el racionamiento, que comenzaría a principios de marzo. Después de tomar esta decisión, se difundieron rumores de que el racionamiento de alimentos, que restringiría el consumo de pan per cápita, se introduciría en el futuro cercano. Esto causó pánico. Enormes colas se formaron frente a panaderías, y hubo incidentes dispersos de ataques a panaderías. No sólo desaparecieron los alimentos, sino también otros materiales esenciales: botas, chanclos, telas, jabón y medicamentos. La leña era tan costosa que muchas personas se vieron obligadas a decidir si debían calentar sus casas y sobrevivir con raciones casi de inanición o, si debían comer, pero morir congelados. Esto era particularmente difícil para los niños, que habían sido privados de leche, huevos, té y manteca, y que ahora se encontraban en la situación precaria de perder la última fuente vital de alimento: el pan. Un agente de Ojrana (la policía secreta zarista) comentó proféticamente: “El resentimiento es peor en las familias numerosas, donde los niños se mueren de hambre en el sentido más literal de la palabra, y donde no se escuchan otras palabras excepto ‘paz, paz inmediata, paz a toda costa’. Y estas madres, exhaustas por estar de pie interminablemente en las colas, y por haber sufrido tanto viendo a sus niños medio muertos de hambre y enfermos, están quizás más cerca de una revolución que los Sres. Miliukov, Rodichev y Cía [líderes del Partido kadete]. Y por supuesto, son mucho más peligrosas, ya que son reservas de material inflamable, que sólo necesitan una chispa para incendiarse” (Hasegawa 2017, p. 187).

16A pesar de que el Día Internacional de la Mujer había sido celebrado en Rusia en 1913 y 1914, el 23 de febrero (8 de marzo) no estaba tan bien integrado en la tradición del movimiento obrero ruso como el Primero de Mayo o el 9 de enero (el aniversario del “Domingo Sangriento” de 1905). Así, cuando se acercó el Día Internacional de la Mujer en 1917, no es sorprendente que ninguno de los partidos socialistas rusos lo recibiera con el entusiasmo y la determinación necesarios.

17Desde finales de diciembre de 1916, los miembros la Organización Inter-Distritos de Petrogrado (межрайонцы: Mezhraiontsy) habían intentado organizar una acción conjunta con el Comité Bolchevique de Petersburgo y el Grupo Iniciativa (Menchevique) para celebrar juntos el Día Internacional de la Mujer, pero las tres organizaciones no pudieron ponerse de acuerdo sobre las consignas y decidieron actuar de forma independiente. El Grupo Iniciativa dedicó un número de su revista, Trud (Trabajo), a la celebración del Día Internacional de la Mujer. Los Mezhraiontsy fueron los más activos, logrando distribuir volantes entre los trabajadores, que explicaban en un lenguaje simple que los trabajadores, especialmente las mujeres, eran víctimas de la guerra, que continuaba generando enormes ganancias para los capitalistas. Enfatizando que su miseria y su hambre no serían eliminados a menos que el sistema capitalista fuera derrocado, el folleto instaba a los trabajadores a movilizarse: "Es hora de decirles en voz alta: ¡Basta! ¡Abajo con el gobierno criminal y toda su banda de ladrones y asesinos! ¡Viva la paz!". Los Mezhraiontsy celebraron una serie de asambleas "educativas" del 20 de febrero al 23 de febrero de 1917 en la fábrica Aivaz y en la cooperativa de trabajadores Obedinenie. Varios días antes del 23 de febrero, los Mezhraiontsy, anticipándose a una huelga general, recomendaron la elección de comités de fábrica, de distrito y de toda la ciudad.

18Los bolcheviques no publicaron ningún volante ese día, ya que la imprenta del Comité de Petersburgo había sido destruida por una redada policial. La inacción bolchevique, sin embargo, fue el resultado de la política del Buró del Comité Central en Rusia, dirigida por Shliapnikov, más que de dificultades técnicas. El Buró, considerando la acumulación de fuerzas organizativas del partido como su tarea más urgente, ordenó a los órganos inferiores de los partidos que no desviaran su energía innecesariamente en esta ocasión y que restringieran sus actividades a la propaganda entre las trabajadoras. Esta política despertó resentimiento entre las militantes del Partido Bolchevique en el distrito de Vyborg, que abogaban por una acción más audaz y querían llamar a una huelga (Hasegawa 2017, pp. 201-202).

19El 22 de febrero, un trabajador bolchevique de la fábrica de Erikson y miembro del comité del distrito de Vyborg del partido bolchevique, Vasily Kaiurov, organizó una asamblea de trabajadoras, en la que explicó el significado del Día Internacional de la Mujer, la historia del movimiento de liberación de las mujeres trabajadoras y, sobre todo, el significado de la lucha contra la guerra. Kaiurov, sin embargo, instó firmemente a la audiencia a abstenerse de movilizarse y a seguir sólo las instrucciones del Partido Bolchevique. En otras palabras, incluso militantes bolcheviques fogueados como Kaiurov subestimaron la desesperación y la ira de las trabajadoras, quienes tomaron la iniciativa desobedeciendo las instrucciones expresas de los propios bolcheviques, como lo recordaba el propio Kaiurov seis años después:

  • 49 Васиʌий Никоʌаевич Каюров, “Шесть дней Февраʌьской ревоʌюции” // Пролетарская революция. 1923. No (...)

La víspera del “Día de la Mujer” me habían enviado a una asamblea de obreras en Lesnaia, donde definí el sentido del “Día de la Mujer” y del movimiento femenino en general; al llegar al momento actual, insistí, sobre todo, en invitar a las obreras a evitar toda manifestación parcial y a actuar exclusivamente bajo las instrucciones del Comité del partido [...].
Entonces, cuáles no serían mi sorpresa e indignación cuando al día siguiente, el 23 de febrero, en un pasillo de la fábrica Erikson, el camarada Nikífor Ilitch vino a informarme del estallido de una huelga en varias fábricas textiles y de la llegada de una delegación de obreras que traían una resolución donde pedían el apoyo para los metalúrgicos.
Estaba indignado con la conducta de las huelguistas: en primer lugar, porque manifiestamente éstas habían hecho caso omiso de las decisiones del Comité Regional del Partido, pero, además, porque había llamado personalmente a las obreras a la contención y a la disciplina la noche anterior y, de repente, una huelga.
Una huelga que, al parecer, no tenía más objetivo ni razón de ser que las colas, esencialmente compuestas de mujeres y niños, que se formaban delante de las panaderías para conseguir el pan.49

20Las huelgas de mujeres se extendieron rápidamente a otras fábricas en el distrito de Vyborg. En la mañana del 23 de febrero se celebraron asambleas ilegales en varias fábricas textiles en el distrito de Vyborg. Cinco de los más grandes —Nikolskaia (1.497 trabajadoras), Vyborg (755), Nevka (2.748), Sampsonievskaia (1.592) y Lebedev (998)— se concentraron a lo largo de la orilla del río Neva y de la avenida Sampsonievskii. Si bien las trabajadoras de otras fábricas textiles no habían sido arrastradas al movimiento huelguístico, las mujeres de estas fábricas habían participado activamente en el movimiento de huelga durante la guerra. Ahora abandonaron el trabajo al final de sus asambleas y marcharon a las fábricas vecinas, gritando simplemente “¡Pan!”.

21La fábrica textil Nevka estaba ubicada entre dos grandes fábricas metalúrgicas, Nueva Lessner y Erikson. Las mujeres se trasladaron a estas fábricas, apelando a los trabajadores metalúrgicos a unirse a su huelga, gritando: “¡Pan!” y arrojando piedras a las ventanas de las fábricas. Cuando la policía arrestó a una mujer, ella le gritó al policía que la arrestaba: “No tienen mucho tiempo para divertirse, ¡pronto estarán colgando de sus cabezas!”.

  • 50 “No es difícil ver que la causa directa de la huelga del 23 de febrero fue la escasez de alimentos (...)

22La huelga y la demostración iniciada por las trabajadoras textiles impulsaron a los militantes bolcheviques a adoptar medidas urgentes. Por un lado, sabían que el Buró Ruso del Comité Central era reacio a apoyar la acción directa en ese momento. Por otro lado, no podían ignorar y aislar a las compañeras trabajadoras que habían iniciado el movimiento huelguístico. En las asambleas celebradas en los patios de las fábricas, se pusieron al frente del movimiento que los había tomado por sorpresa. La huelga iniciada por las trabajadoras textiles que exigían pan se transformó de esa manera en una manifestación política dirigida por los elementos experimentados y conscientes de la clase trabajadora (Hasegawa 2017, pp. 206-207).50

23El segundo número del periódico bolchevique Pravda, publicado el 7 de marzo de 1917, decía lo siguiente sobre el papel del Día Internacional de la Mujer en la Revolución de Febrero, en un artículo anónimo titulado “Un Gran Día”:

Mucho antes de la guerra, la Internacional proletaria designó al 23 de febrero como el Día de Internacional de la Mujer.
El 23 de febrero es el Día de la Mujer, como el 1 ° de mayo es el día del proletariado de todo el mundo.
Hace una semana, el 23 de febrero, en Petrogrado, el antiguo gobierno impidió que las trabajadoras celebraran su día.
Y debido a esto, los primeros enfrentamientos tuvieron lugar en las manifestaciones, y la revolución comenzó en la fábrica de Putilov.
El primer día de la revolución es el Día de la Mujer, el Día de la Mujer de la Internacional de los Trabajadores.
¡Gloria a la mujer!
¡Gloria a la Internacional!
Las mujeres fueron las primeras en tomar las calles de Petrogrado en su Día de la Mujer.
En muchos casos, las mujeres de Moscú decidieron el destino de las tropas: entraron en los cuarteles, persuadieron a los soldados, y los soldados se pusieron del lado de la revolución.
¡Gloria a la mujer!
En los tristes años de la guerra, la mujer asumió sobre sus hombros una carga sin precedentes: la angustia de los seres queridos, llevados a la guerra, se alternó con el dolor de los niños hambrientos.
Y la mujer no se desesperó. Ella levantó la bandera de la revolución.
¡Gloria a la mujer trabajadora!
En los días en que las autoridades sembraban y fomentaban el chauvinismo y el odio sin sentido de algunas naciones contra otras, la trabajadora se levantó al llamado de la Internacional hace cinco años [cuando celebró por primera vez del Día Internacional de la Mujer en Rusia en 1913].
¡Gloria a la Internacional!
El Día de la Internacional de la Mujer condujo a una revolución.
Y la revolución seguirá siendo fiel a este día.
La revolución liberará a la Mujer Trabajadora del dolor y de los horrores de la guerra.
La revolución revivirá, con una fuerza sin precedentes, la fraternidad de los trabajadores de todos los países, la Internacional se reconstituirá.
Esta será la Tercera Internacional.
El 23 de febrero –el Día de la Mujer– es el día de la Revolución Rusa, el primer día de la Tercera Internacional.
Un gran día para los trabajadores de todo el mundo.

  • 51 Веʌикий день // Правда № 2 Вторник 7 марта [20 марта] 1917 г. [“Un Gran Día”, Pravda, martes 7 de (...)

¡Gloria a la mujer! ¡Gloria a la Internacional!
¡Gloria a la gran revolución rusa!
¡Proletarios de todos los países, uníos!51

24El artículo “Un Gran Día” había sido también publicado como un folleto por el Comité Central del Partido Bolchevique unos cinco días antes, en las postrimerías de la Revolución de Febrero (Donald 1982, p. 132, nota 12).

Notes

43 Sobre este tema ver Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras: de la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, “La burocracia partidaria y sindical contra el radicalismo del movimiento de mujeres socialistas”, pp. 62-65. http://oapen.org/search?identifier=619630

44 Ver las memorias del diputado bolchevique en la cuarta Duma Aleksei E. Badayev, The Bolsheviks in the Tsarist Duma, New York: International Publishers, 1932.

45 Sobre la Conferencia de Berna ver Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras: de la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, pp. 92-99. Ver también los documentos en Olga Hess Gankin and H. H. Fisher, The Bolsheviks and the World War: The Origin of the Third International, Stanford University Press, 1940, pp. 286-301.

46 Аʌександр Шʌяпников, Канун семнадцатого года. Т. 2: Семнадцатый год, М.: Гос.изд-во поʌит. ʌитературы, 1992, C. 173. [Alexander Shliapnikov, La víspera del decimoséptimo año. T. 2: El decimoséptimo año, Moscú: Editorial estatal de literatura política, 1992, p. 173.]

47 Аʌександра Коʌʌонтай, Общество и материнство. I. Государственное страхование материнства. Пг.: Жизнь и Знание, 1916. [Alexandra Kollontai, Sociedad y maternidad. I. Seguro de maternidad estatal, Petrogrado: Vida y conocimiento, 1916.] La Introducción al libro fue traducida al inglés como “Preface to the Book Society and Motherhood”, en Alexandra Kollontai, Selected Articles and Speeches, Moscow: Progress Publishers, 1984. Disponible online en el Marxists Internet Archive. Kollontai publicó un adelanto en alemán de su libro: Alexandra Kollontay, "Staatliche Mutterschaftsversicherung", Die neue Zeit, 33. 1914-1915, 1. Bd. (1915), H. 11/12, S. 363-371.

48 Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras: de la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Santiago de Chile: Ariadna Ediciones, 2016, pp. 129-139. Los dos ensayos en los que Kollontai desarrolló estas ideas se titulan “Tesis sobre la moral comunista en el ámbito de las relaciones conyugales” (1921) y “¡Abran paso al Eros alado! (Una carta a la juventud obrera)” (1923). Para una respuesta contemporánea ver Polina Vinodgraskaya, “El ‘Eros alado’ de la camarada Kollontai” (1923). Todos estos textos están disponibles online en castellano en el Marxists Internet Archive.

49 Васиʌий Никоʌаевич Каюров, “Шесть дней Февраʌьской ревоʌюции” // Пролетарская революция. 1923. No 1 (23), с. 157-170. [Vasily Nikolaevich Kayurov, "Seis días de la Revolución de Febrero", Revolución proletaria, 1923, No 1 (23), pp. 157-170. Citado en Marie 2010, p. 449.]

50 “No es difícil ver que la causa directa de la huelga del 23 de febrero fue la escasez de alimentos. El eslogan ‘Pan’ llevó a las trabajadoras textiles del distrito de Vyborg a la calle. Unió a los trabajadores en huelga con las mujeres y los jóvenes haciendo largas colas, mientras ponía nerviosos a los soldados enviados para reprimir a los manifestantes. Pero la huelga del 23 de febrero no fue simplemente un motín de pan. La demanda de pan fue una expresión simbólica de su profunda desaprobación del sistema en sí. A pesar de la persistente afirmación de que la Revolución de Febrero fue una revolución ‘espontánea’, esta afirmación debe ser descartada. Tan pronto como comenzó la huelga de las trabajadoras textiles con el lema ‘¡Pan!’, los elementos ‘conscientes’, los activistas experimentados de las grandes fábricas metalúrgicas, se unieron a la misma y asumieron el liderazgo de la huelga y de la manifestación” (Hasegawa 2017, pp. 218).

51 Веʌикий день // Правда № 2 Вторник 7 марта [20 марта] 1917 г. [“Un Gran Día”, Pravda, martes 7 de marzo (20 de marzo) de 1917.] http://istmat.info/node/28027

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search